www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5356877
Historia de nuestro cine - Coloquio: Últimas obras - ver ahora
Transcripción completa

(Proyector)

¿Qué tal? Buenas noches de nuevo.

¿Cuánto dicen de los directores

sus últimas películas? ¿Suelen estar a la altura

de la obra que les precede?

Esta noche en "Historia de nuestro cine"

recuperamos los trabajos con los que cerraron sus carreras

dos grandes del cine español:

Jaime Camino y Ladislao Vajda. Para hablar de estas dos películas,

saludamos a Manuel Gutiérrez Aragón, uno de los cinco guionistas

de "Largo invierno", la cinta que acabamos de ver.

Además de guionista, es director de cine, escritor

y miembro de la Real Academia Española

desde el 2016. ¿Qué tal? Eso por reducir

así un poquito tu currículum. ¿Cómo estás?

¿Qué tal? Y buen amigo de este programa,

todo hay que decirlo. Por supuesto, por supuesto.

También nos acompaña la periodista Marta Medina,

a quien podemos leer en "El Confidencial"

y en 2015 dirigió el corto "Despertar".

¿Cómo estás? Pues muy bien.

Muchas gracias por invitarme. Debutando aquí, en el programa.

Sí, con un poco de nervios, pero bien.

Ya verás como esto es pasarlo bien y hablar de cine,

que es lo que nos gusta.

Y también buenas noches a Fernando Méndez-Leite.

¿Cómo estás? Muy bien, encantado de venir

a hablar de cine, como dices tú.

Claro que sí. Además,

qué dos directores los de esta noche,

porque hablamos de sus últimas obras,

pero es que tenemos a dos cineastas muy representativos

del cine español: por un lado, Jaime Camino,

también Ladislao Vajda.

Y aquí tenemos esa dicotomía entre director-autor,

director-artesano, de eso que hablamos muchas veces.

¿Representan esto los directores de hoy?

Jaime Camino, desde luego, es un director-autor,

puesto que, desde los comienzos

de su carrera,

ha escrito o coescrito todos sus guiones,

incluso ha sido productor de casi todas sus películas,

con lo cual es evidente

que Jaime Camino es un director-autor.

Y Ladislao Vajda sí podría decirse

que ha sido más un director-artesano en cuanto

a que ha trabajado con guiones ajenos

y para muy distintas productoras

y muy distintos países, además,

y ha trabajado en todo tipo de géneros y eso.

Ahora bien,

yo creo que, de alguna manera,

Ladislao Vajda es un autor y no hay más que ver películas

como "Marcelino, pan y vino",

"Mi tío Jacinto", "Un ángel pasó por Brooklyn",

"El cebo", para ver que ahí hay la mirada

de un director

que pone mucho en la creación

que está dirigiendo,

que no es simplemente alguien que pasa por ahí

y planifica una película,

sino que es alguien que tiene una visión de la vida y del cine.

¿Cómo definirías a estos dos cineastas

de los que hablamos hoy?

En el caso de Vajda,

que, para nosotros, cuando estudiamos cine,

era una referencia porque era un gran director

no en esta película,

que, realmente... Que no es tanto de él.

No dirigió él casi porque se murió en el rodaje.

O sea, que esta película, realmente,

estaría en borrarla de su cinematografía,

pero para nosotros

Vajda era un verdadero director de cine.

No sé si autor, pero verdadero director de cine

porque, por ejemplo,

todavía "El cebo" es una de las mejores películas

de cine negro que se hayan visto en España

y "Marcelino, pan y vino",

aparte de su éxito comercial

y ternurista,

es una buena película;

por lo menos, muy bien dirigida.

"Mi tío Jacinto". Y "Mi tío Jacinto".

Yo creo que Vajda es una referencia inexcusable

en el cine español.

¿Qué destacarías, Marta, des estos dos directores

de los que vamos a hablar esta noche?

Pues, por ejemplo, de Vajda, sí que es un tipo de cine

que es muy representativo de nuestro país

y que él sí que supo hacer suyo de alguna forma.

Y de Camino, o sea, claro,

qué evento ha marcado más la historia de España

que la Guerra Civil, entonces su interés,

su forma de tratar la memoria histórica,

su forma de hablar de la reconciliación

me parecen fundamentales en el cine español.

Soy un derrotista,

señor comisario político.

Si te digo que la gente quiere que acabe la guerra,

aunque sea viendo entrar a Franco caballo,

¿no tengo derecho a pensar así?

Vamos a hablar ya de Jaime Camino,

el director de la película que acabamos de ver,

"El largo invierno",

estrenada en 1992, su última película de ficción,

después haría un documental,

y, como apuntaba Marta, la Guerra Civil y sus consecuencias

han sido una constante a lo largo de su trayectoria.

Fernando.

Sí, de hecho, ya desde su tercera película,

"España otra vez", empieza a tratar

temas relacionados con la Guerra Civil,

con el exilio, con el regreso, con las Brigadas Internacionales,

con los Niños de Rusia,

es decir, que a lo largo de toda su filmografía,

ha estado trabajando

temas muy íntimamente relacionados

con la Guerra Civil.

Creo que son películas muy interesantes

de, digamos, distinta calidad, algunas son mejores que otras,

pero, en todo caso, creo que es una

de las filmografías más centradas

en ese tema que hay en toda la historia

del cine español.

En los años 70, hace un documental fantástico,

a mí me gusta muchísimo,

"La vieja memoria", sobre la Guerra Civil

y luego hace "Las largas vacaciones del 36",

que es una película de la Guerra Civil,

digamos, en la retaguardia en el seno de una familia catalana.

En los años 80 hace un documental sobre Lorca,

hace también "Dragon Rapide",

que es la historia del avión

que trajo a franco a la península

en los comienzos de la Guerra Civil,

y, finalmente, termina su filmografía

haciendo "El largo invierno",

que habla también de la guerra,

del final de la guerra, prácticamente, en Barcelona,

y el documental de "Los niños de Rusia",

que vuelve a ser otro

de sus trabajos, a mi juicio, más interesantes.

Es la segunda vez que colaborabas con él en el guion,

ya lo hiciste en "Las largas vacaciones del 36",

y esta puede ser un poco

la continuación de aquella película.

Absolutamente sí, "Las largas vacaciones"

fue una película

que funcionó muy bien.

Yo pienso que, además, es de las mejores películas

de Jaime Camino.

Su tratamiento de la Guerra Civil,

en esa película por lo menos,

es un poco no alinearse

con ninguno de los dos bandos

comprendiendo cosas de los dos.

Es un poco la burguesía liberal atrapada

que no quiere identificarse

con lo que es la resistencia republicana

más radical

ni, por supuesto, tampoco con el franquismo.

Yo pienso que es un punto de vista, por lo menos,

distinto, interesante.

Y esto, "El largo invierno", es un poco, sí, la continuación

de aquella película, "Las largas vacaciones".

Y es interesante también,

como sucedía ya en "Las largas vacaciones del 36",

cómo nos cuenta las consecuencias de este conflicto

en el ámbito de lo cotidiano,

cómo le afecta a una familia

donde están los dos bandos representados.

Sí, a mí me interesa mucho, creo que en la primera secuencia

solo veíamos en ruinas, hay unas excavadoras

y eso un poco habla de eso,

de a través de...

La casa se convierte como en un microcosmos,

que es un maqueta, una representación

de todo lo que está pasando de puertas para afuera y vemos

cómo primero están los miembros de la familia que son

afines a la república y luego cómo se va cambiando

la balanza de poder,

cómo eso, vemos también a nivel cotidiano el hambre,

la miseria, la falta de recursos.

Luego también

una familia venida a menos, que tiene la porcelana fina,

pero no tiene para comer, o ese momento en el que entra

el hombre con el solomillo, un solomillo.

Solomillo.

Un solomillo de verdad.

Un solomillo.

Un solomillo de verdad

Decía Manuel que en "Las largas vacaciones

del 36" conseguía no alinearse con ninguno de los dos bandos.

¿Consigue también eso en esta otra película?

Yo creo que hay un alineamiento con el bando republicano clarísimo

en toda su obra,

lo que ocurre es que ese alineamiento

no es excesivamente marcado

ni excesivamente maniqueo,

como puede ser en otros casos.

Pero sí, yo creo

que ese mismo punto de vista

está en las dos películas.

Aquí, en el seno de una misma familia,

es decir,

en la familia hay republicanos que se han quedado en Barcelona

y los que se han ido al bando nacional y que vuelven

y ahí hay de todo. También hay

algún personaje un poco caricaturesco,

pero es que también

los fascistas a veces son fascistas,

o sea, que eso también hay que tenerlo en cuenta.

Pero ¿qué posos deja esta película?

¿El poso de que la reconciliación

es posible o al contrario?

Debo decir que, evidentemente, el punto de vista de Jaime Camino

no era neutral, él era republicano,

era un poco el punto de vista

de, digamos, la burguesía liberal,

de la burguesía republicana,

no tanto del bando

que defendía la república con las armas

y con su sangre y con heroísmo, como era esto que se suele llamar

el pueblo español,

o sea, que estos republicanos son de vajilla de Sèvres.

Hemos usado la vajilla de Sèvres,

la cristalería de Bohemia

y la cubertería de plata.

Hablemos del reparto,

porque estamos ante una coproducción

entre España y Francia, tenemos un reparto muy interesante,

internacional, y en el centro, en ese personaje de Claudio,

el personaje central, está Vittorio Gassman,

era la primera vez que trabajaba con un director español.

A mí me parece bastante interesante

porque es un personaje incluso a veces un poco patético,

o sea, en ese afán

de ser el mayordomo perfecto,

o sea, de cumplir su labor y de no mojarse,

sí cae a veces en eso,

en ciertos momentos de patetismo

que me resultan interesantes.

Me parece que no es un...

Y lo que hablabas de la ambigüedad,

de la ambigüedad del personaje, me parece que funciona muy bien.

El personaje del criado,

eso también es nuevo para mí como experiencia,

es un personaje difícil porque, bastante distante

del tipo de personajes que generalmente

yo actúo, tiene su pequeños secretos

y un matiz gris, como un color indefinible

pero interesante para intentar exprimirlo.

Pero, claro, Gassman es uno de los grandes,

sin duda alguna, del cine europeo,

es un actor con una trayectoria impecable,

con obras maestras por todas partes

y él era un actor de estos que se salía de la pantalla

en todos los géneros, además.

¿Creéis que "El largo invierno"

es una buena manera de cerrar una carrera,

una trayectoria como la de Jaime Camino?

Yo pienso que la película

tiene mucho del estilo de Jaime Camino a trozos,

es más redonda "Las largas vacaciones"

y algunas, como ha dicho Fernando,

algunos documentales, como "La vieja memoria",

que ha quedado como una pieza testimonial

importante de exiliado.

Yo pienso que sus primeras películas

o algunas hablaban mucho del exilio,

que es otra manera de contar la Guerra Civil

también muy interesante

porque exiliados hay exiliados interiores

y exiliados exteriores.

-Ni "El largo invierno" ni "La dama de Beirut" son

las mejores películas de sus autores, pero hay

una enorme diferencia

entre una y otra:

"El largo invierno" es una película muy de Jaime Camino

y con suficientes elementos de interés y con suficiente calidad

como para no desdecir del resto de su filmografía,

mientras que "La dama de Beirut" está muy lejos del altísimo nivel

de calidad de las mejores películas

de Ladislao Vajda.

De todos modos, esto de la última película

no se puede prever.

Jaime de Armiñán escribió un magnífico artículo

hace poco, hace unos años, en el "ABC"

en que proponía la idea de una subvención

a la última película, es decir,

el director se comprometía con la Administración

a no hacer ya más películas para que le subvencionara la última

y poder hacer la que quisiera;

un artículo muy gracioso, como era habitual en Jaime.

Pero hay que matizar algo más,

es que en 1965 se estrena "La dama de Beirut",

pero es una película que Ladislao Vajda

no puede terminar, incluso no sé en qué momento

del rodaje fallece, o sea, que tampoco es una obra 100 % suya.

No, es que es raro el proyecto de "La dama de Beirut"

dentro de la vida de Vajda

porque Vajda viene de hacer unas cuantas películas

de producción alemana o en coproducción Alemania y España

de un nivel artesanal mucho más interesante

y más aceptables que "La dama de Beirut",

entonces no se sabe muy bien por qué demonio acepta el proyecto

de "La dama de Beirut",

y, efectivamente. fallece en mitad del rodaje

y le sustituye el ayudante de dirección,

que era Luis María Delgado,

que ya había dirigido en esa época

la película "Diferente",

tan importante en el tema de la homosexualidad.

LGTB. En la época.

Fui a Barcelona y a las tres semanas de rodaje

murió Vajda.

Fue un golpe tan tremendo porque, aparte de amigo, era

una persona de las que son irrepetibles,

de todo, era un profesional como la copa de un pino y luego

un valor humano también tremendo.

Una película a mayor gloria de Sara Montiel.

Sí, además, a mí me interesa porque me parece

un producto como muy "kitsch",

o sea, es un "thriller" musical

que luego tiene

esos primeros planazos de Sara Montiel con los pelucones

y de repente con el plano tintado de rojo

o esos números musicales cantando "La española" en frente

de jeques árabes y hablando de su cara serrana.

Me parece que eso tiene,

por lo menos, es un atractivo extraño,

pero interesante.

No olvidemos que Ladislao Vajda

descubrió a Sara Montiel

cuando tenía muy pocos años, ¿no?

Sí, dirigió su primera película

cuando todavía ni siquiera se llamaba

Sara Montiel. "Te quiero para mí".

Se presentó Ladislao Vajda,

en paz descanse,

y dijo: "Ah, me gusta mucho",

sabes que tenía

el acento muy de su tierra,

dice: "Me gusta mucho.

Pues le voy a dar un papelito en la película"

y entonces me dio un papel, que es de la película

de "Te quiero para mí".

Actué en la película, me gustó muchísimo y desde ahí empecé ya.

Yo creo, poniéndonos ya en plan erudito,

yo creo que, en la filmografía de Sara Montiel,

hay serie A y serie B, entonces hay películas,

como las primeras que hace con Amador,

y con Orduña, "El último Cuplé",

"La violetera", "Carmen la de Ronda",

"Mi último tango", "Pecado de amor",

que son como películas de serie A,

sobre todo "La reina del Chantecler",

es una película que no está nada mal de Rafael Gil.

Pero luego hay unas películas

que se incluyen dentro de esa filmografía

que son como muy raras,

muy "kitsch", como muy bien decía Marta.

Hay una película que hizo con Bardem.

-Claro, hizo luego "Varietés" con Bardem,

que era un "remix" de cómicos,

pero en los años primeros 60 hace

"La bella Lola" y hace "Noches de Casablanca"

y "La dama de Beirut" y tal,

que son películas que produce Balcázar

en Barcelona y que son películas,

tú dices, "a mayor gloria de Sara Montiel",

yo creo que no, que en esta película

Sara Montiel es una más de esta historia.

¿Una más? Sí, bueno,

evidentemente, con las canciones.

Es la. Pero la película tiene mucha trama

y muchos personajes.

Las películas con Sara Montiel dentro

siempre eran como dos películas:

había una película que se rodaba primero,

me acuerdo de, cuando rodaba Bardem,

que era así, se rodaba primero,

incluso con Sara Montiel yendo y viniendo, y luego había

otra película, que eran los "playbacks".

Entonces los "playbacks" se cuidaban mucho. Entonces veías,

por ejemplo, una taberna horrible iluminada

de cualquier manera y de pronto el escenario

era como otro sitio,

como una cosa iluminada de Hollywood

con sus pluses

para Sara y tal

y era otra película, porque, realmente, allí

aquello se vendía sobre todo por los "playbacks".

-Los "playbacks" se hacían como a ella le gustaban.

-Cuando no le gustaba el director

porque le ponía la cámara donde ella no decía,

echaba al director.

# Perdida.

# Ay, perdida. #

Yo no sé si he contado en este programa alguna vez

que estuve en el rodaje

de "Tuset Street", que empezó Jorge Grau

y la acabó Marquina. En ese rodaje yo lo que vi

es a un director muy mayor,

que era Luis Marquina,

sentado en una butaca en el extremo del plató

y a Sara Montiel dando prácticamente todas las órdenes

al iluminador y al cámara, al segundo operador,

es decir, que ella controlaba allí todo.

Yo estuve un par de días en aquel rodaje

y lo que vi es eso:

un director al servicio de una actriz,

que era la que mandaba en esto.

Pero ¿ella y quién más ha hecho eso en el cine español?

No sé, me resulta.

Supongo que solo ella,

porque, además, ella tenía razón,

la cámara estaba bien

donde ella decía.

# Que nada ni nadie

# hará que mi pecho

# se olvide de ti. #

No hemos dicho nada de Giancarlo Viola.

Giancarlo del Duca, que era como firmaba

como actor en la época.

Era un galán de esos que se traía

Sara Montiel para hacerle compañía en las películas,

que fue uno de sus grandes amores

y que fue amigo suyo hasta los últimos momentos.

-Las chicas solo tienen que atender a un cliente por noche.

-Canalla.

Es verdad que hay un tratamiento de la mujer,

un tratamiento de la violencia,

de esa trata de mujeres

que, vista hoy, nos llama mucho la atención

y nos cuesta digerirlo.

Sí, porque está como muy naturalizado,

estamos hablando de un entramado de una trata,

una mafia de trata de blancas, de trata de mujeres que, además,

las llevan sin su consentimiento

a otros países y, sobre todo, hay una secuencia

que a mí me chocó bastante

y ahora es una cosa que no se podría hacer,

que es: hay un momento en que le dan

una paliza a una de las chicas,

vamos, a la protagonista,

y hay un montaje paralelo con un grupo tocando música.

(GRITA) ¡Ah!

(GRITA) ¡Ah!

(Golpe)

(GRITA) ¡Ah!

Claro, ahora, visto en nuestro tiempo,

me parece inconcebible, incluso tiene una cosa como muy...

O sea, no es cómica, pero casi lo roza.

Pues vamos a ver qué les parece a los espectadores

esta "Dama de Beirut". Muchas gracias a los tres

por haber estado con nosotros esta noche.

Un placer. Un placer.

-Adiós.

Os dejamos ya con "La dama de Beirut",

que, aunque no está entre las obras más sobresalientes

de Ladislao Vajda y ni siquiera pudo terminarla,

sí deja de manifiesto el buen hacer del cineasta húngaro

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Últimas obras

Historia de nuestro cine - Coloquio: Últimas obras

27 jul 2019

Elena S. Sánchez, Manuel Gutiérrez Aragón, Marta Medina y Fernando Méndez Leite; charlan sobre las últimas obras de Ladislao Vajda que emitimos hoy "El largo invierno" y "La dama de Beirut".

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Últimas obras" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Últimas obras"
Programas completos (6)
Clips

Los últimos 1.126 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios