www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5481455
Historia de nuestro cine - Coloquio: Productores - ver ahora
Transcripción completa

De nuevo, mañana se entregarán los Premios Forqué,

que cumplen este año sus bodas de plata.

Nacieron hace 25 de manos de EGEDA,

la entidad de gestión de los derechos audiovisuales

y son un buen pretexto

para que cada año en "Historia de nuestro cine"

dediquemos un programa a recordar la importancia de la producción

y de los productores en el cine en general

y en el cine español en particular.

Para hablar de los premios,

de la labor del producto y de las dos películas

que conforman la sesión doble de esta noche,

está con nosotros Gerardo Herrero, es fundador de Tornasol films,

director, guionista y coproductor de la película que acabamos de ver,

"Nueces para el amor". ¿Cómo estás?

Muy bien, Elena.

Saludamos también a Félix Tusell,

el director de Estela Films y productor ejecutivo.

Miembro de una saga de productores, nieto de Jorge Tusell,

productor de la película que veremos después del coloquio,

"Un día perdido". ¿Cómo estás?

Muy bien, encantado. Gracias por estar aquí.

También está con nosotros Luis Pares,

colaborador habitual de "Historia de nuestro cine",

historiador cinematográfico y te lo sabes todo

de la historia del cine español.

Casi todo.

En primer lugar si os parece,

puesto que mañana es el pistoletazo de salida

a la temporada de premios cinematográficos

en nuestro país, llegan los Forqué,

hablando un poco de cómo habéis visto

la producción de 2019 del cine español.

Creo que ha sido un año excelente,

nos ha traído grandes películas y grandes descubrimientos,

también consagración de maestros como Almodóvar,

Amenábar, no sé, a mí me ha encantado este año,

la verdad.

Gerardo. Mejor no lo puedo decir.

Muy bien, me ha parecido un buen año,

todos los años hay siempre un buen puñado

de películas interesantes,

y siempre hay que sacar el lado positivo del cine español,

cómo no.

Además, óperas primas muy interesantes,

porque junto a esos nombres consagrados,

también gente que está empezando

y tiene historias interesantes que contar.

Supongo que te estás refiriendo a "La hija de un ladrón",

de Belén Funes, que es una... "La inocencia" o muchas otras.

Dos de los grandes debut del año.

Me gustaría resaltar además de Almodóvar y Amenábar,

hay un cine más pequeño que por fin está teniendo

la visibilidad que merece;

pienso en Óliver Laxe, "Lo que arde",

que tiene presencia en los premios

y que ha ido muy bien en taquilla,

que es algo que no siempre pasa en el cine español.

Además, ganó en Cannes, es verdad que Óliver Laxe

es uno de los cineastas españoles que siempre va a Cannes

y suele tener muy buena acogida.

Os voy a decir a los cuatro títulos

que compiten mañana a mejor película

en el 25 aniversario de los Forqué.

"Dolor y gloria", "La trinchera infinita",

"Mientras dure la guerra" y "Lo que arde".

¿Os atrevéis a hacer una porra de cuál creéis que va a ganar?

¿Cuál va a ganar o cuál quiero que gane?

Te puedes mojar en las dos cosas.

Los que votáis sois los productores,

así que ¿por dónde crees que van los tiros?

Creo que quizás la mejor película en un sentido global

sea "Dolor y gloria", sí.

Me mojaría por ella.

Yo creo que sí, que puede ganar.

Gerardo, ¿te mojas?

Yo estoy seguro que va a ganar "Dolor y gloria".

-Yo creo que va a ganar Amenábar,

pero me gustaría que ganase Óliver Laxe.

Óliver Laxe. Maravillosa.

Vamos con Gonzalo Suárez, que es la medalla de oro,

además es un premio que tú recibiste en 2013.

La medalla de oro de EGEDA que reconoce también

toda esa aportación al cine español.

Fíjate, yo creo que ha sido la votación más rápida

por unanimidad dentro

del Consejo de Administración de EGEDA

cuando se planteó el nombre,

todo el mundo estaba de acuerdo, no hubo nadie,

siempre hay algunas veces que gente dice:

"Me gustaría esto, me gustaría lo otro".

En este caso todo el mundo estaba de acuerdo.

¿Qué crees que significa Gonzalo Suárez

en la historia del cine español?

Gonzalo Suárez, cuando entró en la historia del cine español

a finales de los 60, significó la libertad y la independencia.

De hecho, intentó poner en pie unas películas independientes

sin contar con los grandes productores,

cosa que no consiguió

pero él quería hacer un cine realmente independiente,

radical y de vanguardia.

Creo que al final se ha ido modulando un poco,

pero nunca ha acabado de renunciar a hacer algo innovador,

significa un aliento que pocas veces

ha tenido el cine español,

esa imaginación desbordada.

Tengo entendido que estás trabajando

con Gonzalo Suárez ahora en un nuevo proyecto.

¿Nos puedes contar algo?

Sí, tenemos varias cosas entre manos,

pero lo que sí que puedo decir

es que sigue siendo el aliento de libertad

y de imaginación y que era,

a finales de los 60, con sus 85 años lo mantiene intacto.

Estamos hablando hoy de la labor de los productores.

Eres la tercera generación de una familia de productores.

¿Cómo has decidido hacerte

con ese catálogo de tu abuelo y decir:

"Quiero seguir por esta senda"

en unos momentos en los que no corren

buenos tiempos para la lírica?

Además es muy joven y además apostando por gente

como Gonzalo Suárez,

Cuerda, gente de toda la vida del cine español.

Venía un poco predestinado, es verdad, porque mi abuelo,

mi padre, mi madre, todo el mundo se ha dedicado al cine.

Mis hermanas también se dedican,

y alguien se tenía que hacer cargo de la productora.

A mí me parece una profesión apasionante.

Como dice mi socio Arturo Valls:

"Si ya fuera rentable, sería la pera".

Pero bueno, nada, ahí estoy, muy contento,

me gusta mucho cuidar el catálogo de las películas de los años 50,

60, 70 y demás.

También nos gusta mucho producir nuevas cosas de gente joven,

como aquí el amigo,

aprovecho a decir que también estamos

en un proyecto juntos,

o de gente mayor y consagrada como Cuerda o Gonzalo Suárez.

Hablemos de la película que acabamos de ver,

"Nueces para el amor" se estrenó en el 2001,

dirigida por Alberto Lecci, director argentino,

es una coproducción con España,

ya te embarcaste en esa coproducción

y es verdad que siempre has tenido

una vinculación profesional muy grande con Sudamérica,

pero especialmente con Argentina.

Sí, hubo una época que hacíamos muchas películas con América Latina,

con Iberoamérica, más en particular con Argentina,

porque se produjo esa conexión entre el cine español

y el cine argentino,

y empezaron a salir muchos proyectos interesantes

y muchos que no he podido hacer.

Una cantidad enorme de proyectos que sobre todo los últimos años,

me ha costado más hacer.

Alberto Lecci era... Yo le llamo Lecci.

Sí, no, yo he dicho "Lechi" pero sonaba...

Suena mejor Lecci.

Era el ayudante de dirección de Adolfo Aristarain entonces,

a partir de ahí,

la primera película que quise coproducir

con América Latina fue una película de Adolfo Aristarain,

que se llamó "Un lugar en el mundo".

Cuando yo lo intenté hacer se llamaba "Canto de abejas"

y ya conocía a Alberto,

ya siempre me he llevado muy bien con él.

Si me gustó mucho el proyecto de "Nueces para el amor".

Es una historia de amor entre dos personas

que por el destino o por circunstancias muy duras

como fueron lo que pasó en la Argentina de esa época,

se separan y a partir de que se separan,

agigantan ese amor adolescente y no pueden olvidarse

durante toda la vida.

Es muy interesante cómo muestra esa historia de amor pero también

el retrato de la realidad argentina a lo largo de 25 años

y cómo nos va contando esa evolución.

Que si lo pensamos bien,

algo que él ha podido aprender de Adolfo Aristarain,

porque sus películas siempre tienen esa doble lectura.

Por una parte un argumento muy de lo que le pasa

a un grupo de personas, pero que siempre está cruzado

por lo que pasa en esa historia con mayúsculas.

En esta película es muy interesante,

porque vemos cómo de una forma que puede parecer a veces azarosa,

pero que nunca lo es del todo, lo que sucede,

lo que decide gente que no tiene nada que ver contigo,

acaba condicionando tu propia vida y cómo, al fin y al cabo,

hace un retrato generacional de algunos personajes.

Podrían ser cualquier otros dos personajes

argentinos de esa misma época,

porque toda una generación sufrió esa dictadura militar,

esa guerra de las Malvinas,

pero también esa pasión por el mundial de fútbol.

"-¿Qué dice allá de las Malvinas?

Acá dicen que los ingleses no pueden entrar a puerto argentino.

-Acá están contando otra historia. -¿En serio?

-Bueno, mi amor, te dejo. Me están esperando para comer,

y esta comunicación me saldrá un ojo de la cara."

Y menuda historia de amor de la que nos habla,

de esos amores que es irremediable...

Básicamente, bueno, por una parte,

es lo que nos proporciona

a los espectadores españoles mucho del cine argentino

grandes historias románticas, pensemos también

en "El secreto de sus ojos",

pero la historia de amor que nos cuenta esta película

nos está diciendo que el amor no se olvida.

Es decir, que no se olvida, tampoco se supera.

Es esa historia que sigue apareciendo

cada vez que se encuentran.

Lo cual es bonito pero también es duro

de afrontar para una persona adulta,

¿hasta cuándo me acompañarán los fantasmas?

Es otra lectura que puede tener la película

con el personaje de Cecilia.

Luego también me gustan mucho los interludios

esos que hay en el que están pasando por detrás imágenes.

Es un recurso que me ha parecido muy bonito.

¿Qué era lo más importante para ti

a la hora de producir esta película?

Bueno, lo que se ha dicho de retrato social

dentro de una historia de amor,

dentro de un contexto político,

también la posibilidad de conectar la relación del cine español

y el cine argentino, estaba ahí,

Ariadna Gil está estupenda,

que además después ella hizo con Alberto varias películas más,

siguió trabajando, algunas que ni siquiera

se han visto en España.

Está maravillosa Ariadna en la película.

Está maravillosa y había conseguido romper el primer cliché

al que se enfrentó,

porque empezó en el cine español como actriz de comedia.

De comedia así como sutil, elegante, "Amo tu cama rica",

"Los peores años de nuestra vida" pero comedia.

Y gracias a papeles

como el de "Lágrimas negras" de Ricardo Franco,

son papeles más complejos y sobre todo muy, muy dramáticos,

ella demuestra que es capaz de admitir otros registros.

De tal forma que lo que más me gusta de la interpretación

de Ariadna Gil no es tanto cómo domina el acento argentino,

que realmente te lo crees perfectamente,

sino cómo consigue ese arco dramático,

de ser una mujer superfuerte a ser una mujer supervulnerable.

-Creo que si te gusta lo que vas a hacer

y en este caso a mí me gustaba,

pero no solo el personaje o la película, que además te gusta,

el acento argentino, te gusta Argentina,

tienes ganas de realmente eso,

hace que tu disposición sea tan abierta que rápidamente,

como una esponja empiezas a quedarte con cosas.

Hemos hablado de Ariadna Gil, pero también

tendríamos que destacar la interpretación masculina.

Son dos hermanos en las diferentes épocas.

Son Gastón Pauls, que es el más conocido,

tiene una trayectoria en cine y televisión más fuerte

que su hermano pequeño,

también es el que hace el personaje más pequeño.

Son hermanos de un gran escritor argentino

que es Alan Pauls.

Qué interesante también

el tratamiento del color en la película

y que nos transmite de esas épocas tan diferentes.

El blanco y negro, el color...

Había una apuesta muy arriesgada, yo viendo la película pensaba:

"Joder, esto y enmarcándolo en el tema de la conversación,

de la producción en España y no sé cuántos,

¿sería posible hacer una película con un planteamiento cromático

tan arriesgado a día de hoy?".

Pues no lo sé.

¿Creéis que eso condiciona a la hora de...?

Hombre, desde luego, yo sé que si vas a según qué sitios

y dices:

"Una película en blanco y negro" a secas,

te digo que creo que despertaría cierta reticencia.

-Totalmente. Totalmente.

"-Resulta que estas hermanas

han encontrado un niño en la estación.

Alguien que por descuido lo ha dejado allí.

-Con un papel escrito encomendándolo a nuestra caridad.

-Un niño abandonado.

-Vamos, que hay madres que no merecen serlo.

-Habrá frescura."

Hablemos de la película que vamos a ver a continuación.

"Un día perdido" de José María Forqué,

estrenada en 1954,

producida por tu abuelo,

¿qué nos puedes contar de esta película?

A mí Forqué siempre me ha gustado muchísimo,

también es verdad que había una relación afectiva

muy fuerte entre mi familia,

mi abuelo, mi tía abuela, que era la secretaria de mi abuelo,

todos amaban a Forqué.

Y es una película que me gusta mucho,

me lo he pasado muy bien viéndola.

Es una película muy interesante en muchas cosas,

es verdad que el final quizá envejece peor.

Es normal en las películas de esta época.

Sí, sí.

Pero si te detienes en muchos detalles del nudo,

son apasionantes.

Ese retrato de Madrid es fabuloso,

aparte de la curiosidad de ir viendo

los lugares en los que ha sido rodado

y detectar...

"Esto es la Carrera de San Francisco, tal".

Luego ese retrato de una ciudad con todos sus personajes

que habitan una realidad muy dura,

pero siempre con esa perspectiva cómica que Forqué domina.

Como en "Atraco a las tres".

"-En esta casa si no fuera por la alegría que dan los niños...

Zapatos para todos no hay, pero peor sería que estuvieran enfermos.

-¿Nunca lo están?

-Eso sí, algunas veces, pero lo malo sería

si estuviéramos tristes."

-La importancia que tiene "Un día perdido"

es que es la primera vez que Forqué encuentra un registro

que no solo le haga sentirse muy a gusto

sino que sabrá hacer muy bien,

que es esa comedia madrileña castiza popular.

-Ese reparto lo hice yo con el acuerdo absoluto

de Jorge Tusel, y la película funcionó bien.

Me dio una cierta situación de un joven prometedor.

Fue prácticamente mi primera película.

-Es la primera vez que una especie de anécdota leve,

como la que sucede en la película, unas monjas encuentran un bebé,

hace que él pueda construir y mostrar

toda una especie de fresco social que era el Madrid de aquella época.

Eso a él le venía muy bien, porque lo sabía hacer perfectamente.

También lo sabía hacer perfectamente

porque tenía un guionista que era Noel Clarasó,

que era una estrella

en la literatura española de aquellos años.

Era un humorista muy conocido y que está muy atento

al hablar popular.

Noel Clarasó es el que después revoluciona la comedia española

con películas como "Las muchachas de azul"

o "Viaje de novios".

-La película es muy entretenida, muy divertida,

un poco naif a veces,

pero tiene muchos detalles de comedia,

me parece graciosísimo la pareja de novios

que está todo el tiempo diciendo que quieren estar solos

y que quieren irse y nadie les deja.

Tiene retrato social

con la historia sobre todo de cómo era la vida,

la mujer de Pepe Isbert, que es también un gran personaje,

que está ahí,

que se le nota el deseo de ser madre permanentemente,

pero su capacidad de aceptar lo que va pasando,

yo creo que la película es un fresco de una época de España,

y para ver cómo era la España de la época es maravillosa

sobre todo la interpretación de Pepe Isbert,

que es impresionante.

"-Estas hermanas que las he traído aquí porque,

ya te explicaré.

Es mi mujer.

Y estas son tres monjitas, pasen, pasen al comedor."

El personaje de su mujer al que aludes está interpretado

por Irene Cava Alba, que siempre lo decimos,

es de esas actrices que tiene una presencia

que cada vez que aparece lo llena todo.

No lo suficientemente reivindicada.

Genial.

-Y también tenemos a Ana Mariscal como, digamos,

esa monja dulce y sabia que está dirigiendo

la búsqueda de la madre,

que tenemos que tener en cuenta que Ana Mariscal había sido

la gran estrella del franquismo,

un poco el rostro del franquismo,

y aquí estaba intentando empezar a cambiar.

No solo de tipo de papeles, sino también de tipo de profesión,

porque justo este año, el año siguiente,

hace su primera película como directora,

es la primera mujer que en España consigue

establecer una carrera continuada como directora de cine.

A su lado tenemos a Elvira Quintilla.

-¿Resultó difícil hacer de monja?

-No, qué va.

¿No ves que yo ya tengo una especie de vocación?

Yo ya voy siempre por lo bueno, por lo sacrificado.

Yo ya tengo una especie de recogimiento,

esa manera de ser y de hablar.

No, no. Me gustó mucho.

-Entre los secundarios,

Antonio Garisa, Félix Fernández, que es mi gran amor.

Están como todos.

Hay momentos realmente cómicos, divertidos.

Sí, los espectadores cuando vean la película

disfrutarán mucho,

en particular de una secuencia en la que, bueno,

tienen repartido el suelo, que es muy cómico cómo...

Y en el fondo es donde lo que hablábamos antes,

qué realidad tan terrible,

el problema de la vivienda y con qué ojos

o desde qué perspectiva tan buena para abordar el asunto.

-Me estoy acordando del baile,

el baile ese chino que hay todos cantando una canción china,

todas con pantalones cortos, muy avanzado para la época.

Enseguida ya les dejamos a los espectadores

con "Un día perdido", pero aprovechando

que en este 2020 el programa cumple cinco años de emisión,

casi mil películas de la historia del cine español

emitidas aquí, en La 2,

os quería preguntar

por vuestra película preferida de la historia del cine español,

puesto que es también la pregunta

que les vamos a hacer a todos los espectadores.

Tenéis la oportunidad de contarnos.

Mi película preferida sería "La escopeta Nacional".

Es una película que he visto cientos de veces,

me sé diálogos de memoria y me parece que representa

la mejor comedia española.

Gerardo.

Bueno, a mí lo que más me gusta es "El extraño viaje",

y la mejor película del cine español "El espíritu de la colmena".

Buenos títulos.

Luis, aunque tú ya has presentado tu lista,

al igual que todos los compañeros...

¿Cuál está en el número 1?

"El mundo sigue", además sin ningún tipo de duda.

Magnífica película dirigida por uno de los grandes

de la historia de nuestro cine, Fernán Gómez.

Gracias a los tres por haber estado con nosotros,

os dejamos con uno de esos títulos menos conocidos

del siempre interesante José María Forqué, recuerden,

mañana se celebra la gala de los premios

que llevan su nombre,

una ceremonia que tendré la suerte de presentar

un año más, esta vez acompañada por el gran Santiago Segura.

La podréis seguir a través de La 1 de TVE.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Productores

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Historia de nuestro cine - Coloquio: Productores

11 ene 2020

Elena S. Sánchez charla con Gerardo Herrero, Félix Tusell y Luis E. Parés, sobre productores en el Cine Español y las películas que emitimos "Nueces para el amor" (2000) y "Un día perdido" (1954).

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Productores" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Productores"
Programas completos (6)
Clips

Los últimos 1.170 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios