www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4554927
Historia de nuestro cine - Coloquio: Comedias negras - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Buenas noches. Bienvenidos.

Gracias por acompañarnos un viernes más

en el "Coloquio de Historia de nuestro cine".

Hoy, comienzo lanzándoos una pregunta,

que también haré a nuestros invitados:

¿Creéis que cualquier tema, por duro o doloroso que resulte,

es susceptible de ser tratado desde el humor?

La muerte, la enfermedad, la violencia o las desgracias

son a menudo tratadas desde la comedia.

Es lo que denominamos comedia negra,

un género muy frecuentado por el cine español.

Recordamos los cinco títulos de la semana

y enseguida os presento a nuestros invitados de esta noche.

El certificado.

Tu certificado.

No quiero que nadie pueda poner en duda

que nuestro matrimonio es perfecto en toda regla.

¿Podré tomar unas trufas si sobran?

-Claro que sí. -¿Me lo jura?

-No hace falta que te lo jure. -Como luego las cuenta.

(NARRA) -"Y cada vez, mi madre quedaba más como una idiota

delante de todo el mundo".

"Yo procuraba no pensar".

-Para Teleaquí, Gema Perdulí.

-¡No te acerques o la mato!

-Julia, no eres una asesina, no quieres matar a nadie.

-Pero vosotros sí. Quítate de en medio.

Voy a salir de aquí, y pienso pasar por encima del que sea.

Pero ¿qué haces? ¿Qué quieres, rematarlo?

-Se me ha resbalado. -¡Que os calléis, cojones!

-Acabaremos fracturándole el cráneo, y a ver qué le decimos al médico:

"Se nos cayó por la escalera, doctor".

(TODOS RÍEN)

Después de repasar algunos de los mejores momentos

que nos han dejado las películas de la semana,

os presento a los cuatro invitados que me acompañan esta noche.

Está con nosotros Santiago Lorenzo, director de "Mamá es boba",

la película que recuperábamos el miércoles

y que además fue su ópera prima.

Una comedia triste de la que hablaremos más adelante.

¿Cómo estás? Muy bien.

Bienvenido de nuevo. Fantástico.

En el salón de tu casa, se está fenomenal.

Me gusta eso del salón de mi casa. Así me siento yo.

Pues yo también. Gracias, Santiago.

Es la segunda vez también que nos acompaña,

o la tercera quizá, Javier Maqua, periodista, escritor y director,

entre otras, de "Carne de gallina",

la película que veremos después del coloquio.

¿Cómo estás, Javier? Bienvenido. -Muy bien.

Qué película la tuya, ¿eh? Con unos meses más, me parece.

Sí, ¿no? ¿Qué película qué? ¿Cuál?

Estupenda la película que veremos. ¿Te has reído?

De reír, y con un trasfondo

un poco negro también.

Gracias por estar con nosotros.

También saludamos a Álvaro Fernández Armero,

guionista y director, coautor junto a Juan Cavestany

de la serie "Vergüenza"; habréis escuchado hablar de ella.

Es una comedia políticamente incorrecta

y de las más premiadas del año. ¿Cómo estás?

-Muy bien. Enhorabuena.

Está teniendo un exitazo la serie. Gracias. Estamos muy contentos.

Ya haciendo la segunda temporada. Así que lo soñado.

Tú debutando aquí. Sí, yo soy nuevo.

Un placer que estés hoy con nosotros acompañándonos.

Y Jordi Costa. ¿Cómo estás, Jordi?

-Muy bien.

Voy a comenzar haciéndoos la pregunta

que les formulaba a los espectadores.

¿Creéis que cualquier tema, por duro que sea,

es susceptible de ser tratado desde la comedia?

-Sí.

No cabe más respuesta que esa: Sí.

Sí con acento en la i.

-Solo es posible eso.

-Pues casi que lo compro. -Solo.

-Sí, exactamente.

-Solo es posible una buena comedia partiendo...

de los más dolorosos acontecimientos.

Y sale la mejor comedia. Cuanto más bajo, más alto.

¿Estás de acuerdo? -Sí.

Es el clásico tópico.

Lo de siempre, lo de "'El apartamento' es un drama

y habla de un tío que casi se suicida y es una comedia...".

Se pone de ejemplo esa película, como hay tantos ejemplos.

Pero es verdad que si tú ves ahora una película de los 80 o 90,

seguramente estén yendo mucho más lejos

en cuanto a propuesta

que lo que ahora mismo se puede hacer.

Eso es algo que sale en muchos coloquios.

Ahora, como que nos autocensuramos.

Parece que hay temas a los que es más difícil llegar;

desde la comedia sería la única manera.

Pero incluso desde la comedia sería complicado abordarlos.

-Yo es que creo que la comedia...

de última hora está también...

abordando cosas bastante extremas, ¿no?

En los últimos años, se ha hablado de los límites del humor.

En general, se vuelve a hablar de los límites de todo.

Y yo también, en este caso,

estoy absolutamente de acuerdo con mis compañeros.

Creo que el humor no puede tener límites.

No hay que poner límites ni a la imaginación,

ni a la ficción en ningún caso.

Pero también es verdad que en el caso de la comedia...

Creo que nos podemos reír de todo,

pero hay veces...

que está bien fijarse en quién ríe ciertas gracias,

o en qué tono se ríen las gracias.

Bueno, como crítico de cine, cuando estoy en una sala,

la tonalidad de las risas...

a veces me coloca a favor o en contra de esa película.

Porque creo que no todas las risas tienen el mismo peso,

ni toda la comedia se elabora desde la misma posición.

Pero, desde luego, límites creo que no se pueden poner.

Lo que no quiere decir que todas las gracias sean

extraordinarias y válidas.

Hay muchos tipos de comedia.

Y esta noche, vamos a hablar de la comedia negra.

¿Cuáles son las peculiaridades de esta comedia, del humor negro?

-La comedia que no es negra, para mí no tiene gracia.

O sea, la comedia blanca es como para institutos

y para cuarteles y eso.

Para mí...,

la comedia o es negra o es otra cosa.

Y para que sea negra, ¿qué elementos tiene que haber en una comedia?

Que sea divertida.

Es que se describe a posteriori en vez de a priori.

Que son términos que uno tira de vez en cuando.

Si tenía gracia es que era negra.

Se deduce por los efectos más que por las causas.

Javier se ríe. ¿Cómo la describirías tú?

-No. Eso... eso es muy difícil.

Yo no sé definir lo que es una comedia negra.

Porque todas las comedias son negras, como él dice.

Todas parten de un conflicto muy fuerte.

Y entonces...

Son risas estranguladas.

Hacer reír al espectador

y que le quede un ligero regusto, amargor de boca,

para que le movilice un poco en una determinada dirección.

¿No? Y que...

Si se está riendo de sí mismo, en la mayoría...

No en todas. En las que son comedias puras, no en las farsas.

En las farsas, digamos que el espectador está

por debajo...

por encima del personaje,

y se siente muy contento porque sabe más que...

Moralmente, es superior a los personajes.

Eso en las farsas.

Pero en las comedias son más equidistantes:

uno tiene que estar más...

El espectador tiene que...

pues relacionarse al mismo nivel, moralmente, que los personajes.

Y a veces, los personajes hacen unas cosas

en las que él se siente reflejado.

"Ja, ja, ja", pero después, se queda con el regusto amargo de la boca...

porque se queda, y entonces es la comedia negra.

-Tradicionalmente...

yo entendía "comedia negra" cuando era pequeño

cuando había un muerto.

Si había un muerto, era comedia negra.

Luego, es verdad que eso se ha ido modificando,

y ahora se entiende por comedia negra...

aspectos que van más allá.

Se toca un poco...

lo incómodo,

o esas son comedias un poco más especiales.

Bueno, la definición es eterna.

Lo que estamos viendo ahora,

si nos atenemos un poco a las cinco películas

que estamos viendo en este ciclo, es que comedia negra es eso.

Y que salga Eduardo Antuña.

Porque, desde luego, ha hecho casi pleno.

Sí, en tres de las cinco películas de esta semana.

"Las tres que podía haber hecho, las ha hecho".

"Eduardo tiene mucho que ver con la comedia negra española".

Si hablamos, Jordi, de comedia negra,

¿cuáles son los referentes que salen de manera natural

en la historia de nuestro cine?

-Yo creo que hay un gran introductor en nuestro país que es Rafael Azcona.

Que luego también la unión de Azcona con Berlanga

"crea una...

una reacción absolutamente explosiva".

Por supuesto, otra de las grandes tradiciones asociadas

con la idea de comedia negra, de humor negro,

es el surrealismo.

Y en este caso, tenemos a Luis Buñuel como un gran ejemplo...

"y como un gran motor".

"La verdad es que...

entre la tragedia y la comedia negra,"

quizá la diferencia es muy tenue.

A mí me gustaba mucho la definición que daba Roald Dahl, el escritor,

que decía: "Si un hombre resbala con una piel de plátano y se cae,

eso es comedia;

si un hombre resbala con una piel de plátano, se cae,

se rompe la crisma y muere, eso es una tragedia,

pero si un hombre resbala con una piel de plátano

y en el resbalón, va a parar al interior de una máquina

que le convierte en salchichas, eso es comedia negra".

Que, de repente, la comedia negra...

no excluye la muerte de la ecuación cómica.

Analicemos las cinco películas de la semana.

"El certificado" era la primera, de Vicente Lluch,

estrenada en 1969.

Métete en la cabeza que no lograrás nada de mí hasta que nos casemos.

-No te fías de mí, que soy el hombre más formal.

En 30 años, no he dejado de pagar ni una letra. ¿Ves lo que es eso?

¡Adúltero! -¡Bruja!

-Ay.

Canalla.

-Histérica.

Mejor será que se avenga a razones.

De lo contrario, como la ley está de mi parte...,

voy a poner una denuncia por adulterio

contra Víctor y contra usted. -Tendrá pruebas, supongo.

-Es facilísimo probar la evidencia.

Ese hogar que quieres abandonar y caer en brazos de una cualquiera.

-No trato de abandonar nada, sino de pedirle un crédito

a Ramiro Gómez, el director del banco.

-¡Mientes!

(Disparos)

Vicente Lluch; cuando presentamos la película,

hablábamos de él como un director maldito.

Creo que solo dirigió tres largometrajes.

Sí, sí. Es un director de...

de obra realmente escasa.

Y luego, aparte, su siguiente trabajo

que es "Laia", también con Nuria Espert,

"que era una adaptación de una novela de Espriu,

también tuvo el condicionante de que el propio Espriu,

al parecer, repudió la adaptación".

Pero realmente, "El certificado" ha sido...

uno de los grandes hallazgos de esta semana para mí.

Es la única de las películas en la que no estaba sobre aviso;

de repente, me sorprende.

Me parece que es una película que quizá también tiene...

un cierto punto de conexión

con ciertos relatos azconianos.

Nunca se habla demasiado

de una especie de misoginia azconiana que hay

en historias como "Vivan los novios"

"o como 'La boutique', por ejemplo".

"Y aquí, la figura de Nuria Espert,

con ese certificado que utiliza como instrumento

y como arma arrojadiza, me ha llevado a todo ese mundo".

"Y me parece una película imaginativa en sus recursos visuales".

"El modo en que habla de cómo..."

"El lenguaje de la publicidad ya queda incorporado

al inconsciente de los personajes,"

que solo pueden ver la realidad a través de ese filtro.

Me parece realmente deslumbrante.

Para mí, ha sido...

un descubrimiento.

Y eso.

¿También ha sido un gran descubrimiento para Javier?

-Sí. Yo no tenía ni idea de la existencia...

de esta película.

Lo que más me asombra de la película son los chirridos.

Una película con un montaje más o menos ordinario;

es un delirio de película.

Y, de repente...,

corta de manera...

Con papagayo, o lo que fuera,

"cualquier chillido que se le ocurra al director,

y pone una imagen ahí...".

Realmente, no tiene nada que ver con nada.

Lo asombroso es que es del año 69,

un año en el que estaba finalizando el nuevo cine español.

Es un año...

fundamentalmente mesetario,

y algunas cosas...

de la Escuela de Barcelona, pero...

Ese señor,

con esos dos señores,

con Adolfo y con Nuria,

hace esta película tan absurdamente disparatada,

fuera de onda.

Y entonces, yo...

Creo que las películas fuera de onda tienen un punto positivo.

Hay momentos en la película que son de verdadera vergüenza ajena,

parafraseando la "Vergüenza"

de tu serie. -Sí, sí.

-No, no. Cuando empecé a verla,

no me creía lo que estaba viendo.

Me costó.

Es verdad que tiene algo un poco hipnótico la película.

Cuando entras en su código, te vas dejando llevar,

te vas dejando llevar y, al final, la acabas comprando

y te acaba incluso gustando.

Pero al principio no daba crédito,

estaba muy muy sorprendido.

Creo que tiene mucho que ver...

con ese cine de finales de los 60 un poco psicodélico

que debía de haber en el mundo y en Europa.

Yo noto como esa...

esa marca de la época, de la psicodelia.

-Yo creo,

en la línea de lo que dices, que es una película que habla

del choque entre una especie de España eterna,

un poco ejemplificada en la importancia que se le da

al tema de la virginidad,

en las figuras de los retratos de los padres

"que constantemente están adoctrinando y recordando

y luego, ese mundo...

de grandes almacenes, de clubes nocturnos,

de bailes modernos

y, sobre todo, de esa publicidad omnipresente

y de esa televisión omnipresente".

Me parece que es una película que refleja

un poco la neurosis

de un país antiguo entrando en una especie de modernidad

que no puede asimilar.

-A mí me ha parecido muy agobiante.

La otra vez que estuvimos aquí también vimos películas...

bajo el rótulo de comedia, pero que eran muy agobiantes

porque se les ve a todos tan quemados

y tan insatisfechos.

Dan ganas de irse a la calle...

a hacer las cosas que ellos, no se sabe por qué, no hacen.

Estoy hablando de eso.

Estoy hablando...

de esas cuestiones sexuales...

que ellos no hacen.

Pero es que acabas muy quemado,

acabas como harto.

Si ha sido así esto, tuvo que ser un asco.

Aquí se ve la doble moral también.

De la época. -Sí, se ven muchas cosas.

¿Qué es lo que se ve exactamente?

Se ve, sobre todo, a Nuria Espert que participó muy poco en cine.

Y aquí le hace hacer un pase,

"unos pases de modelos, la pone guapísima".

"Y a Adolfo. Que son dos personas

que hacen un cine retórico,

quieran o no quieran".

"Porque son así ellos".

-Uh. Tu pelo.

Cómo crece tu pelo.

(RÍE) No, no. No, la llavecita no.

-"La verdad es que no hay"

ningún personaje que se salve en esta película.

Porque, de repente, la idea esta del marido burgués hipócrita,

el hermano que tiene...

"que tiene mucho más poderío económico que él

y luego, efectivamente, ese componente misógino

de repente de la mujer como mantis"

que introduce de repente; utiliza la virginidad como una especie...

de Venus atrapamoscas.

Ese certificado es como lo que todos desean.

"Y luego, bueno, hay escenas realmente sórdidas

como la de la agresión callejera".

Y cómo está rodada además, desde el punto de vista de ella.

-Quédate con nosotros. Vamos.

-Dame un besito. -Sí, a mí también.

-¡No seas arisca!

-No te resistas.

-¡Vamos! -¡Déjenme!

Aparece Rosa María Sardá al final.

-"Y Román Gubern, haciendo de sacerdote".

"Sí, sí. Son dos elementos...". -"Sí, Román Gubern".

Vamos a hablar de la película que veíamos el martes,

"Los fieles sirvientes", de Francesc Betriu,

estrenada en 1980.

Me gustaría...

que vigilaras a tus compañeros de servicio.

Ya sabes, los chismes,

esas cosas que se dicen cuando no hay trabajo.

-A la señorita le ha dado la rabia.

Hay que atizarla un par de cachetes para amortiguar la tremolina.

(MUJER GRITA)

-Toma champán.

Toma champán.

Entonces daba gloria trabajar en casas ricas.

Había más clase.

Se respiraba señoría por doquier.

Mira, bastaba con que el señor te mirara...

para que, sin decir palabra, obedecieras en el acto.

¿Cómo la definirías?

¿Como una sátira? -Es una sátira

como al estilo de Dario Fo.

Es una...

es una sátira social.

Pero además,

en el sentido puro de la expresión.

Es una película como muy de la época.

Y da la impresión de que, en ciertos aspectos,

hay aspectos de aquella época que vuelven a día de hoy.

El último plano, en el que están viniendo los coches...

por fin,

por fin vienen a la masía que es adonde están,

me parece como la llegada...

"San Fernando de Henares. Los tíos de la trama Gürtel...

llegando a los juzgados".

"Muy actual". Tenemos esa sátira

sobre el sistema de clases también.

-En ese sentido, pensaba mucho, viendo la película, en Buñuel.

De alguna manera, noto como la sombra de Buñuel.

No sé si...

Los expertos dirán si se ha podido inspirar algo en Buñuel.

Pero me venía "El discreto encanto de la burguesía",

me venía incluso "El ángel exterminador",

"'Viridiana'". Incluso "Viridiana" también.

"Cuando están sentados en la mesa. Hay algo del universo de Buñuel

que todo el rato me resonaba viendo esta película".

Es la cuarta película de Francesc Betriu,

y era un proyecto largamente esperado.

Llevaba mucho tiempo queriendo sacar adelante esta historia,

que no había tenido suerte.

-Llevaba mucho tiempo. Le costó.

De todas maneras, dentro de la carrera de Betriu,

es una rareza

porque está hablando en todo caso...

de los sirvientes, de un estamento concreto,

pero en un entorno...

de lujo y burguesía cuando, en realidad,

el universo imaginario de Betriu yo lo asocio mucho más al lumpen.

Para mí, Betriu es el director de la gran película del barrio chino

"que es 'Furia española'".

"En ese caso, también veo la huella de Buñuel".

"A mí, Betriu me encanta".

"Esta me parece una rareza".

Aparte de eso, la veo, pero no sé si estoy proyectando un poco...

nuestra posición del presente hacia atrás,

pero la veo como una cierta alegoría

sobre la Transición también.

Yo también asocio la idea esta de los poderosos que nunca llegan

a la ausencia que se produjo con la muerte del franquismo.

Y luego, lo que vemos es a unas clases subordinadas

que no tienen conciencia de clase

"y que se dedican de alguna manera

a destruirse entre ellas,

hasta que, finalmente, llega otra vez..."

llega una especie de orden,

que no sabemos si es el viejo orden o un nuevo orden.

Y me parece muy significativo el gesto de Amparo Soler Leal

de atrasar el reloj constantemente.

"Eso también creo que nos coloca un poco más

en un territorio que nos está diciendo

que no estamos haciendo costumbrismo, sino otra cosa".

Javier, ¿a ti también te conduce

a ese retrato político de la Transición?

-"Sí. Es muy obvio en la película".

Además, creo que tiene un papel importante ahí

Gustavo Hernández, que es el guionista.

Hace un guion bastante bien,

y bastante pegado a lo que quiere contar...".

-¿Dónde vais con esos pelos? ¡Sucias!

-"La metáfora que quiere hacer del país,

con aquella casa, con... con la mansión".

Yo espero, con esa película,

quitarme de encima la honrosa,

pero a la vez molesta etiqueta de director maldito.

Creo que es una película contada en clave de comedia,

con humor, con cierta crueldad,

pero sin guiños

y muy fácil de comprender.

-Y es la mejor película de él, "Los fieles sirvientes",

que tiene muchas cosas de Buñuel: la cabeza de oca,

las ocas como corderos que vienen...

"y vuelven".

"Y... y una escena..."

que de repente cambia de alguna manera.

De los actores no voy a decir nada, están extraordinarios en general.

Pero hay una secuencia

que a mí me emocionó,

porque para un poco el ritmo

tan didáctico que tiene siempre Paco Betriu

de "plano para ti, di eso; plano para ti, di...;

plano, di lo otro",

que a veces hace que se resienta... el ritmo.

Es toda la secuencia

en donde empieza con la habanera,

la señora María Isbert,

que está sembrada,

mientras José Vivó, que es otro extraordinario del cine,

"son una pareja perfecta, la escucha,

y cuenta cómo es el fin...

de los criados;

el fin, de una determinada manera,

de ser sirviente, de ser el servidor".

-Luego, después;

luego, después,

cuando la oscura noche

cubrió de sombras

los campos de batalla...

Los sirvientes han sido muy retratados en el cine,

pero es verdad que Betriu los retrata de una manera

muy curiosa,

desde un punto de vista diferente a lo que estamos habituados.

-Ahora los llamarían sirvientes empoderados.

(RÍE) Es verdad.

La experiencia anarquista aragonesa o algo así.

Es una especie de...

Es muy hermoso verlo.

En esa especie de masía que dominan ellos,

cuyas puertas dominan ellos y cuyos tocadores...

"dominan ellos mucho mejor que los señores".

Decía Jordi que en "El certificado" no se salvan ni ellos ni ellas.

Aquí tampoco, ¿no?

-Sí, bueno, lo que pasa es...

Es verdad que no se salva nadie, pero hay...

hay como una intención de un retrato un poco más amable

sobre los personajes, no tan extremo como en "El certificado",

por esa cuestión alegórica también que hay en la historia,

bueno, la alegoría de oprimido, opresor del rey,

o el siervo.

Y en ese sentido, sí tiene...

Yo sí que le cojo cierto cariño...

Ternura. Empatizas.

a los sirvientes.

No rescataría a ninguno en concreto,

"pero como colectivo,

tengo un recuerdo que me provoca simpatía

en esta historia, a pesar de todo".

Hablemos de las interpretaciones de esta comedia

que es una comedia coral.

Citabas a María Isbert.

Bueno, cómo están todos en definitiva.

Amparo Soler Leal también.

-"Sí, Amparo Soler Leal realmente

me parece impresionante".

"Bueno, en los primeros minutos de la película,

interpreté que era la señora, pero no".

"Directamente te das cuenta de que es la gobernanta".

"La relación que establece con el personaje de Paco Algora

me parece fascinante".

Paco Algora también es...

El personaje es de una especial riqueza

dentro de la película.

Y, bueno, yo creo que en la película también hay algo...

Estábamos hablando ahora de todos esos referentes,

pero a mí me recordaba también algo que proponía

esa película de Lars von Trier que se llamaba "Manderlay",

"donde aparecían unos esclavos que no querían ser liberados".

"Creo que en el fondo...".

Yo no la veo tan simpática la película,

o tan afectuosa con los personajes como decía Álvaro

porque me da la impresión de que estamos viendo justamente...

Está describiendo una realidad de gente que no quiere...

que no quiere romper ese código social.

Está hablando de alguna manera de una nación de súbditos,

o de una nación de gente...

de alguna manera dominada que espera que vuelva alguien...

que siga con un nuevo orden de dominio.

-Es curioso, porque es verdad que la película tiene...

Es muy evidente digamos,

o lo que más destaca digamos es

el componente de metáfora social que tiene.

Pero al verla,

yo me dejaba llevar mucho,

y como que estaba viendo un relato existencialista de alguna manera.

O sea, que es gente

como atrapada en algún mundo en esa masía.

O sea, me resultaba fácil despojarme del contexto social,

que lo hay y es muy evidente;

y, de repente, me sumergí como en otra lectura...

más beckettiana de "Esperando a Godot"

de alguna manera.

Yo hice esa lectura de la película curiosamente.

Hablemos de la película de Santiago Lorenzo,

de su ópera prima, estrenada en 1997, "Mamá es boba".

Ya el título es tela marinera: "Mamá es boba".

(NARRA) "Me llamo Martín Zamora".

"Vivo en la calle Bustamante, 25,

de una ciudad que se llama Palencia,

con pe, en España".

-Hemos venido aquí a poner en pie Teleaquí.

Una televisión local,

plural, abierta, participativa y, sobre todo...,

muy muy joven.

(NARRA) -"Ahora, a mí me duele un poco pensar

que la pobre mujer cuando más feliz fue

fue cuando más hizo el ridículo".

¿Cómo surge esta idea?

No quería que empezaras a hablar de la mía por mí.

¿No?

Si quieres, empiezo por otra persona.

Pero cuéntame un poco el germen y ahora ya reparto juego.

Antes de venir, he estado sacando unos papeles

de cosas que yo escribía mientras la estaba haciendo.

Y...

me cansé de intentar entender lo que ponía la letra.

(RÍE)

Lo que recuerdo es estar escribiendo una película que me parecía inmoral,

pero que no podía dejar de escribir.

Y cuando me quise dar cuenta,

en vez de escribiéndola, estaba rodándola,

y me seguía pareciendo inmoral, pero no podía parar de rodarla.

Y cuando me quise dar cuenta...,

la estaba montando.

Y cuando me quise dar cuenta, después de mil problemas,

porque las estructuras de distribución

ya no estaban para cuentos,

la película se estaba incluso estrenando.

Y los peores momentos de la década de los 90

los pasé rodando esto,

y los mejores

de los 90, de los dos mil y de esta década

también se deben a esta tontería,

el último de los cuales es venir hoy aquí.

Y veinte años después, ¿no sabes qué fue

lo que te llevó a rodar esta película?

"La nula necesidad de pensar qué estaba haciendo".

"Eso es lo que me llevó a hacerla".

-Eh.

¿Qué tenemos por aquí?

-Buenas, buenas noches.

Es mi marido.

Ana, Toribio. Toribio, Ana.

Como decía Jordi, aquí son todos unos asquerosos,

no hay personaje que se salve.

Aparecen unos pobres, que en vez de ser nobles

y en vez de ser tal...,

son... gente con muchas taras éticas

por todos lados.

"Pero había que hacerla".

"Había que hacerla, y ver cómo era una película...

en la que todo el mundo es despreciable".

"Una...".

Un castin de gente...

plagada de defectos

que está intentando buscarse la vida como buenamente puede.

Ramón Picabea no sé qué. Como es gay, le llaman La Ramona.

Pero en el periódico, le dicen Larra,

por un periodista que hubo en España que se suicidó.

A mí me recuerda,

el principio de la película que es una cosa...

Tanto el principio como el último plano,

"el último plano con esas rayas de detrás

que se han dejado...

en el banco de madera donde han estado sentados

que estaba recién pintado...".

"Eso de que se marchen, como Charlot, hacia el infinito,"

pero con la mancha detrás,

quiere decir que les va a perseguir toda su vida,

hasta que se quiten eso.

Eso y la primera escena,

que me parece que es muy equivalente en cierta medida...

Algo tendrá, no sé si te has dado cuenta o no,

de una de Todd Solondz.

Que empieza...

"la película..."

"No me acuerdo cómo era: 'Bienvenido...'".

-"'Bienvenido a la casa de muñecas'". -"'Bienvenido a la casa de muñecas'".

"Es que me parece que es esa...

la del acoso". -"Sí".

La película sobre el acoso infantil, ¿no?

Y todo el principio contra el frontón...

"Ver un frontón, que esté rodada en Palencia...".

(NARRA) -"Mis padres siempre hacen el ridículo allí donde van".

"Siempre me da vergüenza de ellos".

Yo también creo que una película como "Mamá es boba"

no se parece en nada,

pero tiene algo justamente de esa amargura...

de vieja comedia italiana

y, al mismo tiempo, creo que también...

coincidía en el tiempo

con un cierto cine de la crueldad.

Yo creo que el vínculo con Todd Solondz también es claro.

Yo creo que, en este caso,

"Mamá es boba" entronca con un modelo de discursos

que han hablado desde cierta posición

de exclusión y de marginalidad.

Pero lo interesante, o lo que yo creo que hizo

que "Mamá es boba" fuera una obra...

con una recepción tan problemática fue que justamente...

Santiago tuvo la capacidad...

de... convertir el propio lenguaje de la película en algo extraño,

"en algo que no quería integrarse,

que no quería pertenecer a los discursos de uniformidad

y a los discursos un poco de integración y de poderío".

"Eso es lo que la hace tan especial".

La mirada de Santiago hacia sus protagonistas

no es condescendiente.

-No, no, no. Es... es tremenda.

Revisitarla ha sido muy fascinante.

La he visto curiosamente...

Ahora mismo, creo que esa película ha envejecido muy bien.

Ahora, en el caso...

Me he acordado de "Vergüenza" viendo la película,

de la serie que hago con Juan.

En el fondo, él ya había hecho antes

estas situaciones que ahora queremos provocar

de personajes un poco desnortados que provocan vergüenza ajena.

Esta película es un catálogo inacabable.

Lo que pasa es que llega más lejos,

pero muy lejos:

efectivamente, a los terrenos de Todd Solondz

y a una crueldad... para con el personaje...

realmente notable.

Realmente notable.

Que a mí me fascina.

Es una película que me encanta. -A mí me gusta mucho "Vergüenza".

Vaya eso por delante.

Mucho, en serio.

Y otra cosa, si me dejas. Por supuesto, sí.

Esto...

Con el tiempo, me he acabado convirtiendo en este...

"este Eduardo Antuña, homenajeado esta semana".

"Y me he dado cuenta hace tiempo que yo me...".

Que la vida que llevo es la que lleva él.

Al final, no me he convertido en...

Es decir, mi vida se parece mucho a la que lleva él

y la de mi señora, a la que lleva ella, Faustina.

"Así que, al final, nos hemos ido recolocando

y hemos acabado siendo ellos,"

dos tíos que viven en un sitio donde apenas hay nada

y se dedican todo el tiempo a decir soplagaitadas...

sin freno. Y que son superfelices.

Sobre todo, que somos muy felices.

¿Y cómo consigues este castin? ¿Cómo das con ellos?

Es que yo creo que reflejan a la perfección

lo que quiere contar la historia.

Pues me gusta mucho eso.

El papel de...

Empezando por orden alfabético,

el papel de... de Toribio

"estaba ya casi dado hasta que apareció Eduardo Antuña,

del que yo no tenía ninguna noticia

porque él solo había hecho teatro en Asturias".

Y se llevó por delante el papel.

O sea, estaba claro que lo tenía que hacer él.

"Y Faustina Camacho venía de Granada, la inmensa Faustina Camacho".

"Venía de Granada y había hecho algo de teatro

y nunca había hecho cine, y también apareció en un castin".

Nadie sabíamos nada de ella.

Y...

Y también, estaba clarísimo que había que contar con ella.

Cuando se estrenó, no lo decíamos,

pero Faustina murió sin verla.

Eso sí que lo había leído.

-Ah, ¿ha muerto? Falleció antes.

-Falleció hace veinte años. -¿Sí?

-Sí. Se habría inflado a trabajar.

Y...

Un día, fuimos...

Eduardo y yo a verla...,

y era la última vez que la íbamos a ver.

Se había hecho pases privados de "Mamá es boba".

Y ella estaba en la cama, nunca quiso ingresar en hospital,

y recuerdo que nos dimos un beso

y me dice, fueron sus últimas palabras:

"Y pensar que tú y yo no hemos follado".

Esa es Faustina Camacho. Es decir, está...

No sé, le queda un mes... Un humor muy negro.

y dice ese tipo de cosas.

(LEE) "De Ramón Picabea, gerente de Avanzada,

edición Palencia".

"Para pedirle que nos conozcamos y hablemos".

Es que esta película trata un tema tremendo

como es el acoso escolar.

Y hablabas de ello hace veinte años.

Hoy, el tema está en los telediarios con mucha frecuencia.

-Creo que la película también asocia esa idea del acoso escolar

a una cosa que sería, no sé cómo llamarlo,

si el acoso mediático...

De repente...,

la transformación en estrellas de personajes que están ahí

"para que te rías de ellos,

que es algo que estaba pasando en la televisión de ese momento".

"Y la película vincula los dos tipos de humillación

de una manera muy... imaginativa

y además, muy pertinente".

"De alguna manera, los roles que ha habido en un patio de colegio

se siguen perpetuando en los roles profesionales"

de la vida adulta.

Y yo creo que la película refleja muy bien eso.

Bueno, hablando también de la tristeza,

hablando de comedia y tristeza,

creo que pocas veces he escuchado cosas más tristes en una película

como la voz en off del niño de "Mamá es boba".

Que además, te... rescata...

el recuerdo de humillaciones

que has visto o que has podido vivir,

como lo de cagarse en clase, lo de cagarse en el colegio,

que de repente se convierte en el objeto de...

"en el objeto de atención de quien no quiere serlo".

(NARRA) -"Y lo pasé tan mal como él, pero al menos no me pegaron

porque estaban todos muy ocupados insultando a mamá".

Vamos a hablar de "La comunidad", la película que veíamos ayer.

Pero este no es el caso, mira tú por dónde.

Este es el caso del típico piso alucinante, sin más.

Pero ¿qué es esto?

¿Qué están haciendo aquí?

¿Cómo han entrado?

¡Salgan inmediatamente de mi casa!

-¿Tu casa?

¿Qué cree que le pasó al ingeniero?

No aceptó las normas de la comunidad. No quiso firmar y desapareció.

-No sé de qué me habla. -¡Escuche, le va la vida en ello!

-Aquí somos una comunidad.

Estrenada en el año 2000.

Fue la película más taquillera del año 2000.

De Álex de la Iglesia.

¿Creéis que es una de las mejores películas de Álex?

-Sí. ¿Por qué?

Porque el guion es más redondo.

Bueno, ya os habréis dado cuenta...

de que muertos ha habido varios esta semana.

Unos cuantos. Claro, comedia negra. Y alrededor del muerto...

se crea una especie de subgénero.

En este caso, el muerto aparece al principio

y ya que le den.

Pero trae cola el muerto. "Pero trae cola".

"Normalmente, las películas con cadáver suelen ser

películas muy simbólicas,"

muy de "qué puedo hacer con el cadáver,

qué hago ahora con el cadáver,

dónde escondo ahora el cadáver".

Y normalmente, suelen tener siempre una componente muy metafórica.

Y en esta...

Primero, es curioso, porque es algo con que muchos,

no digo todos,

los urbanos, los urbanitas,

nos hemos enfrentado con situaciones parecidas.

Quiero decir con alguien en el cuarto que dice: "Aquí huele".

"No sé qué, no sé cuántos".

Y entras y...

Y entonces, te inventas todo el asunto.

Yo recuerdo, cuando apareció "La comunidad",

que dije: "Anda, esto es lo de mi vecino".

Y... Pero luego, él...

tiene esa tendencia a la espectacularidad,

a convertirlo todo en...

Los caballos.

"Eso es Hitchcock".

"Hitchcock también hacía lo mismo: 'A ver qué se me ocurre a mí'".

"Y como se le ocurren ideas visuales,

se le ocurre ir al edificio de Naciones Unidas

o al monte ese donde saca las caras de los presidentes

o a un trigal, para que la cosa sea espectacular".

"Y Álex también tiene este prurito..."

de la espectacularidad..., -El icono, ¿no?

-del "vamos a tirar todo por los aires".

Y esta lo tiene.

Lo tiene en esa parte, en esa parte final.

Pero el argumento en sí mismo y el coral...

le pertenece a ese tipo de películas donde...,

que lo decía también antes Santiago,

de películas donde no hay nada moralmente consistente.

O sea, donde todo el mundo es malo.

"Y es la mejor película de él".

"A mí me lo parece sin duda ninguna".

-¡Que esta es una casa decente!

¿Es esa?

-La del traje de chaqueta.

-¿Cómo ha conseguido entrar?

-Por lo visto, fue ella la que llamó a los bomberos.

-Qué hija de puta.

Eso nos gusta mucho.

Una especie de caballos, unos edificios...

Es como de musical.

"Como de momento absolutamente...

sintético".

"Entonces, en ese momento, los personajes dicen la verdad".

Eso me encanta.

Ella se descubre, Terele le dice: "Tú eres como yo".

"Di que eres como yo,

reconoce que eres un monstruo como todos nosotros".

¡Di que eres como yo!

¡Dilo!

-No, Ramona.

Tú nunca harías esto.

Javier lo primero que destacaba era el guion.

Tenemos a Álex de la Iglesia y a Jorge Guerricaechevarría.

¿Cómo nace esta historia? Que creo que...

pretendía ser una película de terror,

pero el humor está muy presente.

-Sí. Y luego, también

me parece interesante

un referente que mencionaron ellos,

tanto Jorge como Álex,

y que tenía que ver no solo con el tipo de historia

que estaban contando, sino también con el reparto que quisieron reunir.

De repente, querían...,

lo dijeron... en entrevistas en el momento del estreno,

de alguna manera homenajear

sus recuerdos televidentes

de un programa como "Estudio 1",

de esas adaptaciones teatrales.

"De ahí la presencia de figuras,

de actores históricos como Emilio Gutiérrez Caba,

como Terele Pávez, como Sancho Gracia, etcétera".

"Y por supuesto, tiene algo también

de las 'Historias para no dormir' de Chico Ibáñez Serrador".

"O sea, esa idea de repente de convertir"

un terreno absolutamente cotidiano

como es un... bloque de viviendas

en un espacio posible para el terror.

Por supuesto,

podríamos pensar que también hay una especie de declinación española

de "La semilla del diablo".

Esto de que en la puerta de al lado puede habitar el mal directamente,

o una secta satánica.

Y quizá también en esta película hay una cierta idea...

de visión de conjunto...

sobre el país y sobre ese momento.

Creo que la cultura del pelotazo está ahí.

La figura de Carmen Maura

"igual encarna esta especie de ímpetu especulado

dentro de un edificio que es un poco como una España eterna,

como una España eterna y negra".

Yo la entiendo porque ella ha llevado una vida supergrís.

Y está harta, aunque disimula.

Y las gentes que están todo el rato saliendo adelante

e intentando poner vida,

estar optimistas, están agotadas.

Hacía alusión a las reuniones de comunidades de vecinos.

Y es que da mucho juego lo de los vecinos,

lo peor de cada casa ahí en una misma escalera,

compartiendo el rellano.

-Yo creo que esta película...

Los ingredientes con los que suele trabajar Álex

le han funcionado aquí al cien por cien todos.

O sea, por una parte, esa...

ese esperpento español digamos

de comedia española clásica de toda la vida,

de los cómicos que hablábamos antes.

Esto está lleno; te identificas con esos personajes

que ves en tu rellano o con tu portero.

De esa España de siempre.

Mezclado con su virtuosismo

a la hora de crear mundos.

Cómo rueda, cómo...

cómo hace de eso un género dentro de otro género.

Son como...

Va superponiendo géneros, pero en este caso,

todos están como muy compactados.

-Sí. -Y funciona perfectamente.

-Si tuviera que ponerle alguno, le diría que es

de costumbrismo histérico. -Costumbrismo histérico, sí.

-Da la impresión de que en cada cuadrito hay...

ha habido trabajando en el cuadro un montón de gente muy lista.

Siempre hay cada detalle: una pistolita,

un jersey, un jersey de pico horroroso...

"que no sé qué personaje lleva ese jersey asqueroso".

Ves hasta las pelotillas de la ropa. Está llena de fondos.

Siempre hay un chiste visual por detrás,

o hay un chiste superescondido, pero que si te apetece...

La película se ve fantásticamente bien,

pero si te apetece quedarte a mirar,

cada mella de cada cuarterón de cada puerta está como...

Es como si "que no se nos olvide poner las mellas

en los cuarterones de las puertas,

que no se van a ver, pero van a estar".

Y toda la película está llena de mucha gente pensando:

en vestuario, en la luz, en todo.

En la música que va a ir detrás, en los detallitos.

En que si no puede ser que un tío vaya...

En que hay un fluorescente iluminando el portal;

con lo mal que queda, pero lo real que es.

Y el repartazo que tiene.

Es otro de los grandes alicientes.

Bueno, está Carmen Maura y está toda la comunidad.

Emilio Gutiérrez Caba, que ganó el Goya

y que está también en un registro muy distinto

al que estamos acostumbrados.

-"Sí, fue muy sorprendente la aparición de Emilio

en ese registro".

"Sí, todos los actores están genial, soberbios,

pero Eduardo Antuña el que más".

(RÍEN)

Es un hombre tan útil.

Jordi. -Manuel Tejada, Bonilla,

"Paca Gabaldón creo que sale también".

Kiti Mánver. "Kiti Mánver".

"Es que, bueno...,

más que una comunidad, es un cóctel de estrellas".

Un cóctel de estrellas

y también, como señalamos antes, como una especie...

de gesto de homenaje a toda una memoria...

generacional de actores

que de alguna manera Álex y Jorge Guerricaechevarría

habían apreciado como espectadores.

Está todo...

Todos los rostros están muy asociados a esos dramáticos televisivos

que veíamos en blanco y negro.

Lo sacáis por la puerta de atrás y sin armar ruido.

Que no se entere nadie.

-Es lo único que te preocupa, solo eso.

Deshacerte de mi padre cuanto antes.

Si no podemos cobrar la pensión de papa,

¿cómo saldremos adelante?

-Imagínate que papa no murió.

Que no ha muerto todavía.

-El lunes ingresan la paga y el crédito.

Vamos al banco, sacamos el dinero y después, llamamos al médico.

-Luisón.

Luisón.

Luisón.

¿Estás ahí?

-Chica, ¿no lo ves?

-Está duro como una piedra.

-Parece un congelado.

-Una familia entera viviendo de un pobre jubilado.

-¿Crees que somos los únicos?

¿Qué pasaría si no fuera por las pensiones?

De eso se aprovechan estos cabrones.

Andan repartiendo pensiones para taparnos la boca,

pero la mina acaba.

Y nosotros, este y yo y tus hijos, ¿de qué vamos a vivir? ¿Eh?

Vamos a hablar ya de la última película,

la que tenemos por delante esta noche, "Carne de gallina".

La estrenaste en el 2002.

Y fue tu tercera y última película de ficción.

Sí, porque me dio un infarto...

y rodar es muy duro,

pero mucho más duro es conseguir el dinero para rodarla.

Y entonces dije...

Pero para "Carne de gallina", conseguiste ese dinero,

sacaste adelante el proyecto. Se lanzaron a por él, sí.

Yo sabía que estaba escribiendo un guion

con la colaboración de Maxi

que, dentro de lo que es la industria del cine español,

iban a ir a por él,

cosa que nunca he hecho, pero esa vez lo hice.

Y que me gustaba a mí, claro.

Porque yo quería hacer una película de amor a Asturias

y a la clase obrera asturiana, a los mineros y a todas las cuencas.

-Los tres. También.

Tus padres son asturianos. No a mí familia.

Pero que tus orígenes están en Asturias.

¿Eh? Tus orígenes están en Asturias.

Sí, mis orígenes están en Asturias.

Pero no pertenecen a la clase social...

En honor a mi familia, puse la escena del balcón

donde el médico dice: "¿Cómo vamos a pagar esto

si tienen unas jubilaciones de quinientas mil?".

Pues eso.

Aquí todo el mundo sabe que el carbón es una ruina.

Y las minas debían estar cerradas hace años.

-Ya, ya, ya.

-Y en lugar de eso, pagamos a los mineros

sueldos de ejecutivo y pensiones de cuatrocientas mil.

-Y lo otro. -Ya, ya.

-A costa de todos los españoles.

Y para que tengan la boca cerrada.

Y la verdad es que fue un regalo que me hicieron todos;

y yo también, porque estaba en malas condiciones,

recién salido de la UCI.

Y era una película que necesitaba mucho ritmo.

Y entonces, había que correr mucho.

Esas cosas que hacemos los directores;

te dicen que te quedes quieto, pero por ahí.

Y, bueno, con la cosa...

Sin embargo, lo hice.

Y recién salido de la UCI, decides hacer una película

donde uno se ríe de la muerte.

Sí.

Está muy bien. Es lo único que se puede hacer.

Terapia total. Con la muerte

"es lo único que se puede hacer,

reírte de lo absurdo".

"Y aparte, que me había pasado eso que pasa en la película".

"A mí, con... mi abuelita".

"O sea, algo parecido".

Es una cosa de la cual,

fuera de campo, os puedo contar algunas cosas.

-Lo de la abuelita, Javier, no lo de las...

Bueno, es que la vamos a ver después.

-Lo del cadáver de la abuelita, de mi abuelita.

Tenemos a ese muerto,

además que muere en unas condiciones bastante curiosas.

Sucede al principio de la película, pero no lo desvelaremos.

-"Para mí, ese es el ejemplo de comedia negra clásica

que se entiende de libro,"

de diccionario.

Se podría decir que "Carne gallina"

se ajusta perfectamente a la definición canónica.

Y yo...

A mí, esta película...

Es que soy medio asturiano también.

Mi padre es asturiano, era asturiano.

Y toda la vida he estado en Asturias, lo conozco, he vivido allí.

Entonces, lo que más valoro de esta película es

el respeto por lo asturiano.

Quiero decir, es una historia contada en Asturias

y por los asturianos.

"Los personajes, los secundarios...".

"Notas que es gente de allí, que hablan como hablan allí,

que no impostan...".

"O sea, que no castellanizan el acento".

"O sea, es que también tiene...".

Otra cosa que también me ha gustado mucho es...

que es una película muy fronteriza

entre también dos Españas,

como hablábamos antes de "El certificado",

de esa España que iba a entrar en la Transición enseguida.

Pues esta es una España que va a entrar en el euro.

Entonces, te está contando ese momento de transición,

otra transición.

Y ahora ya sabemos qué ha pasado.

Entonces, al verla ahora,

para mí ha cogido un valor mucho mayor.

Por eso mismo, porque son personajes que están preguntando

qué va a pasar con esa... esa vida que hemos conocido hasta ahora,

adónde nos va a llevar.

-Lo que me gusta de la película es que no aparezcan hórreos,

ni platos de fabada, ni la lloviznosa Asturias,

sino todo lo contrario. Y esta Asturias en estado puro.

Es que es muy olorosa, muy de...

Eso es lo que mola de las películas que hablan de alcohol,

que nadie beba.

Pues aquí pasa con la de Javier, que es una película

que tiene un...

un aroma a pueblo

que puede ser muy...

Pero nadie aparece ejerciendo de tal.

Es decir, que no aparece el hórreo.

Y en cambio, es una película con la pobreza muy bien pintada.

Pero muy bien pintada.

"A mí me está oliendo al escay de los sofás".

"Y eso tiene mucho mérito porque todavía entonces,"

para pintar a un yonqui, se le ponía una chupa de cuero,

que nunca tuvo un yonqui una chupa de cuero,

y para pintar a un pobre, se le ponía a un tío sucio,

no pobre, sino sucio, que no es lo mismo.

Y esta película está muy bien a los efectos de pintar la pobreza...

muy bien pintada.

-Escay, sintasol y formica. -Sí.

-Le decía yo a la decoradora:

"No se te ocurra,

porque a estos señores, con formica, sintasol y escay".

"No te pongas...".

Decía Álvaro que es un buen ejemplo de comedia negra.

-Sí, de comedia negra,

pero también de comedia con un componente político y social.

Yo creo que,

y que me corrija Javier si me equivoco,

detrás de esta película,

aparte de que podemos encontrar

ecos de esa tradición berlanguiana, también hay algo

del Ken Loach más cómico,

del Ken Loach de "Lloviendo piedras".

Esa idea de ponerse al lado

del que está de alguna manera juzgado y oprimido.

Y en ese sentido, creo que la película intenta...

hablar con bastante seriedad

"de la problemática de la cuenca minera

como sustrato...

de una comedia negra que, además, se apoya..."

en un gran tema del subgénero de la comedia negra

que es el muerto recalcitrante,

el cadáver que se niega a desaparecer...

"y que directamente se convierte en el centro de uno de los enredos".

Y en ese sentido, lo quería valorar especialmente.

Yo tengo muchas amigas y muchos amigos asturianos.

Y creo que es la película en la que más reconozco su acento.

En especial, Anabel Alonso

me parece que hace un acento asturiano exquisito.

Y realmente,

suena como mis amigos de allí.

Nadie me pone la mano encima. -Fuiste a elegir el peor momento.

¿Qué quieres que te diga? -¡Callad, coño!

-Ni que esta casa fuera tuya. -A este paso, será del banco.

Es una mujer que...

que ha estado sola

y quiere hacerse con una familia.

Y la tiene en este caso, que son los Quirós.

En alguna ocasión, has dicho que no hay nada más conmovedor

que la sonrisa de un pobre.

Sí.

Y tú aquí les tratas con muchísima ternura.

Eso es evidente.

Sin embargo, el rector de la Universidad de Oviedo

consideró que era una película...

grosera que dejaba mal a Asturias.

Bueno, en fin.

Yo he tenido muchos problemas con Asturias siempre.

Porque la quiero demasiado, y cuento ciertas verdades

que algunos intentan...

intentan olvidar

y esas cosas.

En fin, es una película.

El acento...

Era imposible llevar a todo el castin...

asturiano, pero hice castin asturiano

y hay muchos asturianos presentes en la película,

que son los que facilitan

que los tres o cuatro que no lo son: Karra, Anabel...

Anabel había estado viviendo un año y medio,

"o algo así, en Asturias,

y tenía pillado el asunto".

"Y Karra es un actor mimético,

de esos que llegan a Santander y habla en cántabro,

al siguiente día tiene acento cántabro".

"Y..."

en general, los demás,

casi todos, prácticamente todos, eran asturianos.

Tuve dificultades con Isabel Ordaz, que ya le dije: "Tú de Lugo".

-"Sí".

-"Porque no lo conseguía".

Yo les decía a los actores una cosa que me parece importante,

que es la diferencia que hay entre una comedia de situación

y una comedia de personaje.

Les decía: "Aquí...".

A Anabel, sobre todo, y a Karra, a los dos.

Porque están acostumbrados a hacer reír.

Son cómicos.

Y les dije: "Nada, nada, nada".

"La gente se ríe de la situación que haya,

pero tú de ninguna manera tienes que hacerle reír".

"'O sea, tú nada'".

"'O sea, no hagas de payasa',

le decía yo a Anabel".

"'Y tú necesitas',"

"tienes hambre de risas,

y es magnífico y funciona muy bien, pero aquí no".

"Aquí nada, tiene que salir

de la propia situación;

y si se ríen, bien, y si no, qué le vamos a hacer".

¿Por qué no seguiste dirigiendo?

Pues porque no me dejaron.

Y ahora, ya tenemos que ir terminando.

Ahora, tenemos que ir terminando.

Quería saber qué es lo que estáis haciendo cada uno.

Porque ya vamos a ver la película,

no podemos desvelar muchas más cosas.

¿Con qué estáis ahora?

Javier.

Ahora, escribo alguna obra de teatro,

una cosa sobre Einstein y Willi Heinrich

que he escrito en teatro.

Y publico teatro, publico alguna novela.

Tengo una novela muy cinéfila sobre mi época de...

Se llama "La sombra".

No estoy quieto.

Pero ya no tengo ni la más mínima esperanza,

y además, si me lo dijeran,

no sé qué haría...,

de dirigir una película. No.

Santiago, ¿tú tampoco quieres volver al cine?

-¿Para dirigir y tal? No.

Yo me siento muy director de cine en mi casa escribiendo novelas.

Y tengo la impresión de que mi editorial,

"a quien mando un saludo, Blackie Books...".

Yo la llamo sin querer "productora",

porque me suena como una productora donde tienes una gran libertad

y donde te sientes muy apoyado...

y muy querido.

Y entonces, pues nada, yo sigo aquí a mis novelicas.

Tengo un libro de cuentos que se llama "Nueve chismes".

Y estoy para acabar la cuarta...

la cuarta novelica que me voy a sacar.

Ajá.

Que tiene...

No sé cómo será de buena.

Espero que esté a la altura del título.

El título es fantástico. ¿Cómo se titula?

Es que luego te lo mangan, yo me lo voy a guardar todavía.

Pero todas mis novelas tienen un artículo plural...

y un sustantivo en concordancia de género y número.

Y seguiremos con esa...

"Los millones", "Los huerfanitos".

El próximo día que vengas,

espero que sea con el libro debajo del brazo.

Ahí además te revelo el título con toda tranquilidad.

Claro que sí.

Álvaro, segunda temporada de "Vergüenza".

-Sí, estamos ahora de lleno en ello.

Con Javier Gutiérrez. Sí.

Con Malena Alterio.

El mismo elenco de la temporada pasada,

y nuevas incorporaciones...

que ya se enterará la gente de quiénes son.

Tampoco quiero desvelarlas aún.

La ficción televisiva está muy en boga,

pero ¿harás cine?

Sí, sí. Seguramente, a continuación,

ruede una película, pero...

Como se ha retrasado tantas veces y todo se retrasa mucho,

lo digo con la boca pequeña porque no me fío.

Pero en principio, en otoño rodaría una película.

¿Comedia también? Sí, comedia.

Hasta ahí puedes leer. Hasta ahí puedo leer.

Pues muchísimas gracias a los cuatro por haber estado con nosotros

en "Historia de nuestro cine" esta noche.

Disparatada, tierna, desternillante y negra, negrísima,

así es "Carne de gallina", la película con la que terminamos

esta semana dedicada a las comedias negras.

Como dijo un crítico en su momento:

"Una historia gozosamente incorrecta y salvajemente divertida".

Enseguida estamos de vuelta para presentarla.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Comedias negras

Historia de nuestro cine - Coloquio: Comedias negras

06 abr 2018

Elena S. Sánchez, Javier Maqua, Santiago Lorenzo, Álvaro Fernández Armero y Jordi Costa, charlan sobre "Comedias negras".

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Comedias negras" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Comedias negras"
Clips

Los últimos 1.039 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios