www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3645178
Historia de nuestro cine - Coloquio: Cine musical - ver ahora
Transcripción completa

Bienvenidos. Ya os podéis sentar.

Buenas.

Buenas noches, de nuevo.

Con Carlos Gardel, todo un mito de la canción argentina,

cerramos esta semana de cine que comenzamos el lunes

con otra estrella, Imperio Argentina.

Una de las grandes cantantes de los años 30

y la mujer por la que suspiraban los dos protagonistas

de "La canción de Aixa", película dirigida por Florián Rey.

(CANTA) "¿Quién me abrió esta herida?"

-Quieres decir que ese corazón es de otro?

Pero será mío.

El martes cambiamos totalmente de registro.

Nos movemos al ritmo de la música yeyé de los 60.

Mochi y Mickey.

Protagonizaron y pusieron la banda sonora de "Megatón Ye-Ye",

la película que supuso el aterrizaje de la modernidad pop

en el cine español.

(Música)

Esta semana hemos recuperado también el debut

a finales de los 60 del inclasificable Iván Zulueta.

Una película 100 % popera y, cuyo único pretexto,

era la música.

Fórmula Quinta, los pop tops, los buenos, los íberos o los mitos

pusieron ritmo a la noche del miércoles.

No cabe duda que alguien pretende boicotear la canción

que nos va a representar en el próximo festival...

De la música de los 60, pasamos al flamenco más desgarrado.

"Bodas de sangre" suponía el inicio del bonito romance cinematográfico

que Carlos Saura ha mantenido durante años con el cante jondo.

Embrujados por la fuerza y el duende de Antonio Gades

y Cristina Hoyos, pasamos la noche del jueves.

(Palmas)

Las cinco películas de esta semana tienen la música

como uno de sus protagonistas.

Nos acompañan esta noche Jaime Chávarri,

director y guionista de muchas de las películas del cine español,

algunas de ellas las hemos visto ya en "Historia de nuestro cine".

En 1997 estrenaba "Sus ojos se cerraron y el mundo sigue andando",

la película que hemos visto esta noche.

A finales de los 60 escribió junto a Iván Zulueta

"Un, dos, tres, al escondite inglés".

También una película que vimos el miércoles.

Bienvenido. Tenía muchas ganas de verte por aquí.

Aquí estoy.

Hemos hablado mucho durante este año de ti.

Me alegro. Gracias por acompañarnos.

También nos acompaña Miguel Ángel Carreño.

Al que todos conocemos como Micky.

Cantante y vocalista del grupo Micky y Los Tonys.

Uno de los protagonistas de la película que vimos el martes.

"Megatón Ye-Ye". Qué película más estupenda.

Buenas noches. Buenas noches.

La he revisado yo también.

Me he llevado una agradable sorpresa.

Nos contarás como fue aquella experiencia.

Francisco Miñarro también está con nosotros.

Pero todos le conocemos como Paco Clavel.

Artista multidisciplinar.

Melómano, cinéfilo. No sé cómo describirte.

¿Cómo quieres que te presente? Una estrella.

Pero aparte de estrella, popólogo.

Popólogo del pop español.

Controlas absolutamente.

De eso, de pop vamos a hablar mucho esta noche.

Un placer tenerte con nosotros. Muchas gracias.

Buenas noches a Luis Parés.

A nuestro colaborador y compañero. ¿Qué tal?

Muy bien. Vamos a comenzar.

Esta semana hemos visto diferentes películas

en las que la música es muy importante.

Vamos a hablar de la tradición del musical en España

que poco tiene que ver con la tradición que tienen en Hollywood.

Hay una característica común, tanto en España, en Hollywood,

el género musical es el género por excelencia

que se crea para evadirse de la realidad.

Eso es un poco en todos los países.

Entonces, en España, por las circunstancias especiales que vivimos

en los años 40, 50 y 60, ese evadirse de la realidad

era un poco relativo.

Muchas veces había una especie de subtexto o metalenguaje

que, concretamente, en las películas que habéis elegido,

es muy interesante de comentar, tanto en "Megatón Ye-Ye"

como en "Un, dos, tres, al escondite inglés",

como en otras películas que habéis elegido.

En las cuales siempre hay un intento consciente o no

de contar algo al margen de lo que es el cine musical.

Evadirse de la realidad, pero no tanto.

Eso me parece muy interesante.

Desde el cine mudo a principios del cine sonoro,

hay películas que tienen esa tradición del cine de Hollywood.

Aquí en España. Por ejemplo "El bailarín y el trabajador"

de Luis Marquina, que pudimos ver hace poco en el programa.

El musical español siempre ha recurrido

a la música popular española. Que no es lo mismo que la música pop.

Sobre todo porque era un elemento cohesionador.

Por eso siempre se articulaban los musicales españoles

alrededor de la tonadilla, la copla o del flamenco.

Pero hemos tenido excepciones también.

"El bailarín y el trabajador" o "Diferente",

que son dos películas que no se fijan en la tradición autóctona española.

Se fijan más allá.

"El bailarín y el trabajador", en cierto modo,

intenta ser un reflejo muy pálido del musical norteamericano

de los años 30.

Luego está "Diferente", que es una rareza,

la mires por donde la mires.

-Yo creo que es un barrido muy interesante

la selección que habéis hecho.

Empieza con "La canción de Aixa".

Yo no tenía referencias.

Por supuesto, de Imperio Argentina sí.

Y luego ya, pues hasta la última,

que es "Un, dos, tres, al escondite inglés".

Es un icono de la música pop.

Totalmente diferente a lo que se había hecho anteriormente.

Me sorprendió, yo también fan, de Megatón Ye-Ye.

Ese cine es más próximo por mi edad, porque yo soy un niño.

Luego ya, después, era muy adicto

por lo petardas que eran algunas películas.

Las actrices maravillosas.

Pero todo el rollo folclórico,

empezando ya en los 60...

Yo me decanté más por el cine en plan popi, en plan pop.

(CANTA) "La luz de la tarde se va.

Estrellas y luceros perdiéndose están".

La primera película que hemos visto esta semana es "La canción de Aixa",

de Florián Rey, estrenada en 1939.

Con Imperio Argentina como protagonista.

Una auténtica estrella de los años 30.

A mí me extraña muchísimo porque me recordaba cosas extrañas

esa película.

Es decir,

el señor en Marruecos, donde fuera,

con ese sentido de la...

Cómo diría yo. Del honor.

Yo, que he vivido tres años ahí, por esa zona,

entonces de repente he recibido ese mensaje directamente.

También...

Imperio, yo no soy muy seguidor de Imperio.

No es mi rollo.

Mi rollo es más bien de "Un, dos, tres...",

pero me tocó el alma Jaime con lo de "Sus ojos cerraron".

Ahora estoy aprendiendo a bailar el tango.

Esa cosa que se hace con Aitana, muy bonita...

Me entusiasmó esa película.

¿Qué importancia tiene la música en "La canción de Aixa",

que ya lo lleva en el título implícito?

En "La canción de Aixa", no es un musical realmente.

Es una película de propaganda política.

A un extremo tan tremendo que, incluso, se llega a justificar

el famoso collar de orejas humanas de los regulares.

-A los tres días vuelve con la chica en la grupa

y en las orejas de todos, arruinando los arreos de su caballo.

-Eso solo demuestra que es un valiente.

-Es un momento aterrador.

Yo es, quizá, el momento más aterrador que recuerdo

en el cine franquista de toda la época.

Estaba rodada durante la guerra.

Después de la guerra eso ya no se hubiera permitido.

-Lo que pasa es que la rodaron alemanes.

-La rodaron en Alemania. Era una coproducción.

-Era la última de las películas generalmente estupendas

que hicieron Florián Rey e Imperio Argentina en Alemania.

Carmela de Triana.

Algunas eran estupendas, pero "La canción de Aixa"

la verdad es que... Deja mucho que desear.

- Yo echo de menos en "La canción de Aixa"

lo que tú has dicho, Jaime. Hay solamente dos canciones, ¿no?

Luego, también, me encanta lo de la película.

La estética que tiene.

El vestuario. Está bien cuidado, ¿no?

-Están disfrazados. Bien disfrazados. Pero bien disfrazados, ¿eh?

Vamos a ir avanzando en el tiempo.

A finales de los 50, en Estados Unidos arrasaba Elvis Presley.

Aquí lo más moderno que teníamos eran las películas

de los niños prodigio.

Marisol, Rocío Dúrcal.

Los más roqueros eran el Dúo Dinámico.

Musicalmente era un catalizador porque Marisol cantaba

una de flamenco, una moderna, una yeyé.

Generalmente...

Se las arreglaba para ir metiendo un poco de todo

y acostumbrando a la gente.

-Había cierta reticencia a aceptar la modernidad.

Si tenemos en cuenta, si pensamos que el Dúo Dinámico

era el grupo más moderno y lo primero que hacen es un remake

de "Botón de ancla", los vemos.

Entonces en las películas se aparece siempre como un elemento yeyé.

Un grupo entra en una discoteca y hay un grupo tocando.

Normalmente se ríen. No son motivos de escarnio.

Hasta tal punto de que, un año antes de "Megatón Ye-Ye",

se había hecho historia de la televisión.

Donde Concha Velasco canta "La chica yeyé".

Aunque es un himno totalmente pop, era una especie de burla.

Estaban aceptando la modernidad como algo imparable.

Pero todavía están reticentes y se burlan de ella.

Hasta que llega "Megatón Ye-Ye", que es como el film manifiesto

de: "Hay una nueva juventud que traiga una nueva música".

(CANTAN) "Tú serás para mí la que siempre soñé".

¿Podemos considerar "Megatón Ye-Ye" como una película fundacional?

¿Qué supuso en su momento? Yo creo que sí.

"Megatón Ye-Ye" cómo llega a nosotros.

Yo estoy actuando en el Parral, en Madrid, con Los Tonys

y se acerca un señor que se llama Paco Lara Polop, el productor.

"Oye, queremos hacer una cosa de cine con vosotros".

Vale. ¿Y después?

Lo graba en esa película el final,

de representar a España en el Festival de San Sebastián.

Cuidado, que eso también tiene su miga.

Yo no sé cómo la colocaron, pero ahí estuvo.

Después fue una película de mucho éxito.

Yo he vivido las, cómo se llama,

los aplastamientos que producen las fans en el cine,

porque después de la proyección, actuábamos nosotros en directo.

No sabes lo que era aquello, ¿eh?

Nos hicimos una gira por toda España con "Megatón Ye-Ye"

y eso fue... Muy serio.

-Yo creo que también "Megatón Ye-Ye" reunió a artistas

que estabais en el top entonces.

Micky y Los Tonys es un grupo también diferente de todo lo que había.

Estaba Fernando... -Fernando Argenta.

-Luego fue director de Radio Clásica, en Radio Nacional.

Mochi.

Estaba también una chica de televisión que era Gloria Cámara.

Muy guapa, ¿no?

-Hay un momento en "Megatón Ye-Ye" donde la película

se explica a sí misma.

Hay un momento muy bonito en el que es como si os entrevistasen

a vosotros.

Sale un primer plano y entrevistan a Mochi.

A Mochi le dicen: "¿Por qué crees que vuestra música es incomprendida?".

-Yo no creo que estén, precisamente, en contra de nuestras ideas

ni en contra de nuestro ritmo.

Ellos siguen el ritmo que les marcó su época

y nosotros, naturalmente, el de la nuestra.

-Lo que está aportando "Megatón Ye-Ye" es un nuevo ritmo.

-Hay una cosa para mí importantísima.

No había visto la película y me encantó.

La secuencia de tu número en el estudio de cine

la tuve que ver tres o cuatro veces,

porque me producía una emoción que no sabía de qué venía.

Me di cuenta en un momento dado que era la utilización del espacio.

Veníamos de un playback en un autobús donde todo el era apretado

y de repente pasamos a un sitio donde, tú moviéndote,

además con una elegancia...

Con una gracia extraordinaria, ante una María José Goyanes,

que está como en un mundo nuevo.

(CANTA) "Yo también soy feliz".

-Ese concepto de mundo nuevo es lo que está en la película.

El ambiente de la película es como el de "Mueve cartas a Berta".

Es el Madrid de los 60.

Ahí irrumpen esas ganas de moverte que, sobre todo,

están en tu personaje.

Esas ganas de utilizar el espacio de otra manera.

Eso es el puro cine.

En "Megatón Ye-Ye" incorpora la música nueva

a una realidad que todos estábamos viviendo en ese momento.

Eso me parece que no hay otra película que lo haga.

O por lo menos, esta es la primera.

A mí me resulta la película enormemente emocional.

-Hay una escena donde hay unos turistas

y entonces cantan "Zorongo gitano" de Lorca.

-Exactamente.

-Me sorprendió, ¿no?

(TARAREA) -Es como un invento del director.

¿Sí, no?

-Viendo que bailaba el flamenco y tal...

Y lo que se cuenta en esa secuencia, el bajista que dice:

"¿Usted conoce a lord no sé cuántos...?".

Le dice a una chica.

-Lord Branigan fui yo. Este es mi tigre.

-Era lo absurdo. Absurdo, muy naif y muy guapo.

Muy simpático, de verdad.

Entre el 65 y 75 es verdad que ha habido un auge de la música pop.

Eso lo refleja el cine.

También hay un título, "Codo con codo".

En "Codo con codo" soy el novio de Massiel. Acuérdate.

-Pero tú también estuviste con Julio Iglesias, ¿no?

-Claro. En "La vida sigue igual". -Madre mía.

Todo primeras estrellas.

Ahí tenemos películas de Los Brincos,

de Massiel, por supuesto, de Raphael...

Lo que pasa es que muchos directores que no son jóvenes,

como Jesús Yagüe...

que pertenecen a las generaciones anteriores,

se aprovechan de esta corriente yeyé.

Se apropian. En cierto modo, la adulteran.

Estoy hablando de gente como Pedro Lazaga,

que hace "A 45 revoluciones por minuto",

estoy hablando de Javier Aguirre, que hace "Los chicos con las chicas".

Son películas con grupos jóvenes, con canciones jóvenes,

pero cuyas tramas ya no son jóvenes. Ya son arquetípicas.

Es un poco lo que pasa con el fin de yeyé.

Empieza siendo totalmente rupturista, y acaba siendo bastante acomodada.

Teníamos que hablar de "Último grito",

el programa de TVE donde hay muchos de esos nombres

y el espíritu de ese programa luego lo vamos a ver

en "Un, dos, tres, escondite inglés".

Estaba presentado por José María Íñigo.

Que también le vemos en la película.

¡Tú eres José María Íñigo!

-Claro, ¿y tú? ¿Tú eres Paty?

"Un, dos, tres, al escondite inglés",

que es de la película que estamos hablando,

la escribiste junto a Iván Zulueta.

Se estrena...

Es un año posterior al éxito de Massiel.

Aunque se estrena más tarde, ¿no?

Tarda en estrenarse tres o cuatro años.

La película no le gusta a nadie.

La película se intentó un poco...

Para que se estrenara al mismo tiempo que el festival de Eurovisión.

Pero como se trataba de matar a todos los concursantes...

-Nos informan de que tres o cuatro grupos, por lo menos,

han sido puestos fuera de combate por un individuo

u organización desconocidos por completo,

utilizando los métodos más diversos.

Es una película que, por un lado, lo que tú dices.

Ha aceptado completamente el mundo pop.

Por otro lado es una manera de evitar hablar

de lo que pasaba realmente. Tiene un doble carácter.

El reconocimiento de un mundo pop, como si existiera,

pero solo cinematográficamente.

Y la negación absoluta de lo que pasaba en la calle.

Era la condición de la película.

Había actrices americanas, unos decorados y vestuario...

-Muy psicodélico. -Totalmente psicodélico.

Era, realmente, en ese sentido...

No tenía nada que ver con "Megatón Ye-Ye".

Aquí el mundo era creado para la película.

No era una película puente. Era una película que rompía.

No tenía público todavía.

-Creo que el arranque es genial, ¿no?

Cuando sale la cantautora y dice...

-"Mentira, mentira, es la canción de corte moderno, pero melódica".

-(CANTA) "Mentira, mentira... Mentira fue tu amor.

Mentira aquel día de sol".

Muchos de los grupos importantes a finales de los 80.

Y también está este señor.

Cantando la canción "Apache". Era un tango.

-Luego canté mejor.

Y luego "Las cosas del querer". -Ahí sí me gustó.

(CANTA) "Encima de las montañas, ven conmigo.

Que nunca ha visto a nadie cómo es".

Háblame de esos otros grupos que aparecen en la película.

Tenemos Fórmula Quinta, tenemos Los Ángeles...

(HABLAN A LA VEZ)

Al final están los pop tops.

-Yo creo que eran todos los grupos que estaban rompiendo un poco

los cánones de lo que era la música.

Eran grupos vanguardistas.

Los pop tops en aquella época rompieron totalmente.

Fórmula Quinta, aunque era un grupo chicle,

pero eran divertidísimos. Eran totalmente nuevos.

-Fíjate qué cosa más curiosa. La mayoría cantando en inglés.

(Inglés)

A veces tienes la sensación de que la trama parece que tiene fuerza,

pero es una excusa para dar pie a estos videoclips,

que en realidad es en lo que se había especializado Zulueta

en "Último grito".

Con lo cual, la locura del atentado contra el festival de Eurovisión

pasa a ser como algo más anecdótico y lo importante realmente

son los grupos y esas canciones.

-Y el diseño que tienen tan pop.

Esos colores. Esas chaquetas. -Todos los decorados.

Los pintamos nosotros además.

Todos los decorados están pintados por Iván Mercedes y por mí.

El vestuario lo elegíamos... un poco las actrices también.

Se vestían de otra manera.

Tenían un concepto más moderno de la estética.

Nos ayudaban muchísimo.

(Palmas)

Cambiamos absolutamente de tercio.

La película que vimos ayer es del año 81.

Carlos Saura. "Bodas de sangre".

No tiene nada que ver con este mundo pop.

Que nos introducimos en el mundo flamenco.

Del que hemos hablado recientemente aquí, en el programa.

Brevemente, quiero que me hables de esta trilogía que comenzaba

con "Bodas de sangre".

Esta trilogía flamenca maravillosa.

Sobre todo era cine de baile.

Realmente, si ha habido un coreógrafo para flamenco en este país,

ha sido Antonio Gades.

Luego, es un fenómeno que no ha vuelto a repetirse.

Y, gracias a esas películas,

tenemos una idea del trabajo que hacía.

Lo que hicieron en estas películas Saura y Gades no se había hecho antes

y no se ha vuelto a hacer.

-A mí lo que más me gustó la intervención de mi Marisol

cantando la nana.

Su cuna de acero,

su colcha de Holanda.

Era demasiado.

Y Cristina Hoyos.

La fuerza que tiene Cristina Hoyos y él...

Yo lo que me llamó la atención de esa película

es todos los entresijos de la preparación,

cómo se maquillan, cómo llegan, se saludan...

Eso lo introdujeron posteriormente

porque la película había quedado corta.

Para que fuera un largo, hicieron ese previo.

Fue un acierto absoluto.

Y te introduce muy bien en todo lo que es la preparación

de esos ensayos.

Que también hay un género musical que es como el director de escena

en el proceso de preparar su musical.

-"All that jazz". -"All that jazz", de Bob Fosse.

Sin embargo, lo que hace Carlos Saura,

que no podemos olvidar que es una especie de petición

que le hace Emiliano Piedra,

es como volver a la esencia.

El flamenco siempre ha estado en la historia del cine musical español,

pero siempre ha tenido cierta cosa tendenciosa

o cohesionadora de la identidad española

o abiertamente política.

Él limpia todo eso y devuelve el mero espectáculo

y la mera obra. -Y el sentido del teatro.

-Exacto.

-Muy importante en las películas de...

Por ejemplo, en la última... ¿Cuál es?

En "El amor brujo" se pierde un poco.

Porque no es entresijo. Es como un teatro recreado.

En "Carmen" también está.

En estas dos películas hay lo que es una compañía trabajando juntos

que es tan bonito. La gente haciendo algo que le gusta.

Disfrutando de algo que está...

Pasándoselo bien desde el primer guitarrista...

-¿Sabes de dónde viene eso? Del directo.

Es que están en directo. -Claro.

-La canción es directa.

-Eso sí es muy tradicional del musical americano.

La historia del montaje de una obra de teatro eso sí...

-La ambientación que tiene.

Aparte, me sorprendió cuando estaba enseñando Roger las navajas.

Luego se ve al final cómo se rueda.

Cómo hacen así...

Es muy curioso ver cómo los entresijos,

la preparación... -La falta de decorado.

El hecho de que se ruede en los sitios donde se ensaya.

Todo eso es muy interesante.

-En "Carmen" ya da una vuelta. Ya plantea...

(HABLAN A LA VEZ)

Una historia paralela.

-El decorado ya lo plantea en términos de puesta en escena.

Algo muy amplio, con un espejo mucho más grande.

-Pero sigue siendo una sala de ensayo.

En "El amor brujo" ya no.

Ya es un decorado como si fuera la función representándose.

(Música)

A finales de los 80 estrenas "Las cosas del querer".

La vimos hace poco en el programa. Recuperas la copla.

Y supone un exitazo en su momento. Nos ponen verdes.

Cuando hablábamos de la película, nos decían que estábamos locos,

que nadie iba a ver eso, que no le interesaba a nadie.

Estaba totalmente pasado.

Y yo tampoco tenía ninguna seguridad.

Y era un disparate.

Ángela Molina no había cantado en su vida,

había bailado, pero no profesionalmente.

Y todo era una especie de juego sobre el alambre

absolutamente disparatado.

Me acuerdo el día del estreno que estaba Lola Flores a un lado,

Paquita Rico a otro. Carmen Sevilla a otro.

Y, como el productor se había enfadado conmigo,

todas tenían luz menos yo.

Habían dicho al del cine Capitol que no me pusieran luz.

Entonces, yo estaba rodeado de todas las folclóricas y a oscuras.

Lo recuerdo... Fue genial.

Paco tiene un papelito ahí. Tiene un papelito, sí, señor.

-Soy Antoñito, el ayudante de Mario.

Y soy reconocido como el mejor actor que ha cerrado unas cortinas.

(Risas)

Me dijo: "Tú natural y tal".

La verdad es que disfruté muchísimo en el rodaje de la película.

Bueno, lo que me tocaba a mí.

Ver cómo se ensayaba...

-No me acorrales. -Ya...

¡Ay, Dios mío!

La segunda parte de "Las cosas del querer"

te lleva a Argentina y no sé si ahí ya

empieza esa unión con Argentina

que luego desemboca en la película que hemos visto esta noche.

"Las cosas del querer" fue un exitazo en Argentina absolutamente,

más que en ninguna otra parte. Ellos plantean la segunda parte.

Como Luis Sanz y yo acabamos un poco mal, no quería que la dirigiera yo.

Pero los actores y los productores de Argentina

dijeron que la dirigía yo o no había película.

Entonces, no entré nada en el guion.

Y el guion no me gustaba mucho.

La película funcionó muy bien en Argentina, peor en España.

Y, bueno, ahí está. Es una continuación.

Me encantó porque trabajé con Darío Grandinetti,

que luego he hecho muchas películas con él,

y con una actriz argentina maravillosa llamada Susú Pecoraro,

que ojalá hubiera hecho más películas con ella

porque me parece fabulosa.

Y lo pasamos muy bien haciéndola.

Darío Grandinetti está en la película que hemos visto esta noche,

es el gran protagonista.

(CANTA)

¿Cómo te atreves a abordar un mito como el de Gardel?

Que para los argentinos es lo más.

Seguramente, porque en España no era tan mito.

Y, luego, porque afortunadamente en Argentina dicen

que la mejor película sobre Gardel es "Sus ojos se cerraron".

O sea que, por ese lado me quedé muy contento.

Porque se han hecho muchas películas sobre Gardel

y ninguna ha funcionado mucho.

Esta no es que funcionara bien comercialmente,

pero sí tiene un cierto prestigio.

La gente, cuando la ve, le gusta mucho.

¿Qué os ha parecido a vosotros? A mí me encantó.

Te he dicho que estoy aprendiendo a bailar tango.

Pero, aparte de eso, el personaje este...

¿Cómo se llama el actor? -Darío Grandinetti.

-Aparte, que lo lleva maravillosamente.

Y me gusta mucho un personaje que aparece por ahí

que se llama Aníbal.

-Sí, es Ulises Dumont,

uno de los mejores actores de habla española que ha habido nunca.

Se ha muerto hace un par de años.

Un tipo encantador y un actor maravilloso.

-Y después es como la vida misma.

No tengo más que darte las gracias por haberla dirigido y porque...

Es que, a mí, Gardel me entusiasma.

Con mi Buenos Aires querido.

Ese "Mi Buenos Aires querido" del final... ¡Uf!

-Es que hay actores que, sin que se parezcan a los originales...

Porque no lo pretendíais. Hacen que no les eches de menos.

Y con eso basta.

-Yo creo que la película no habla de Gardel, sino del mito de Gardel.

Es decir, de todo lo que irradió Gardel

y todo lo que hizo que creciese a su alrededor.

-Yo la enfoqué, qué hacemos para gustar a las mujeres,

lo que nos pidan.

Ese es el enfoque que yo di.

En vez de Gardel y tal, cuando estamos enamorados,

hacemos unas barbaridades que van en contra nuestra,

nos autodestruimos por gustar a Aitana,

que yo lo entiendo, porque es fantástica.

Pero, claro, realmente, lo tomé más por ese lado

de la relación con la realidad, con la relación hombre-mujer,

que con la historia de los mitos.

La mitómana era ella y decidí que era un problema de ella.

-A partir de su punto de vista, te permites falsear la realidad

porque Gardel sí que subió a ese avión,

pero, sobre todo, lo que me gusta

es que como hablas del mito a través de los ojos de ella,

te permites ese requiebro final

que es lo que da sentido a la película,

que es lo que hace que entiendas que no es una película sobre Gardel,

sino sobre el personaje de Aitana Sánchez-Gijón.

-Está preciosa, por cierto. -Está preciosa.

-Me parece una de sus mejores interpretaciones. Está estupenda.

Decías: "Me atreví a hacer una película sobre Gardel

porque era argentino y lo hacía en España",

pero te has atrevido también con camarón,

que aquí en España es Dios. Es intocable.

-Sí, pero porque estaba Óscar. Sin Óscar no me hubiera atrevido.

(CANTA FLAMENCO)

Yo había visto a Camarón en persona,

había visto lo que era cuando aparecía en un escenario.

Aparte de gustarme muchísimo como músico y como cantante,

Camarón tenía un carisma...

Entonces, estaba seguro que no íbamos encontrar a nadie,

no que se pareciera,

pero que, por lo menos, mientras durara la película

no echaras de menos al Camarón de verdad.

-Lo que dice Jaime es verdad

porque, por ejemplo, cuando tocas a un ídolo de tal magnitud,

que son estrellas a nivel mundial, Carlos Gardel o Camarón,

quiero decirte que imitarlos queda como raro.

-De hecho, Óscar lo imita y lo imita muy bien.

Además, con el agravante

de que Camarón se había muerto hace poco tiempo.

No era como Carlos Gardel que es una imagen más o menos borrada.

Camarón estaba muy reciente y todo el mundo lo recordaba.

Sin embargo, mira, cuando íbamos grabando por Andalucía,

la gente...

A Óscar le llamaban Joselito, como se llamaba Camarón.

Y los músicos flamencos que tocaban en la película,

le miraban como si fuera Camarón.

Y las hermanas de Camarón lloraban cuando le veían hacer los playback

como si fuera Camarón.

Las chicas tienen algo especial.

Las chicas son guerreras.

Ahí, en el 2002 y 2005,

dos títulos que suponen un taquillazo,

dos películas de Emilio Martínez Lázaro.

"El otro lado de la cama", "Los dos lados de la cama".

Eso sí que es un musical en toda regla.

Las canciones hacen que avance la acción.

Además, en la primera, sobre todo,

la gente se pone a cantar espontáneamente.

Generalmente, hay una tradición en España

de que el musical español es un musical de actuación.

Tú cantas porque tienes un grupo y cantas.

Ángela canta porque está trabajando en un teatro

y Gardel canta porque es un cantante.

Pero eso de que, de repente,

la gente se pusiera espontáneamente a cantar, no pasaba.

Pasaba un poquito en las películas de Marisol,

pero siempre con un pequeño...

Cosa de estar actuando para alguien, aunque fuera en una fiesta.

En cambio, Emilio consigue que la gente empiece a cantar

en medio de una situación y te lo creas. Y está muy bien.

-Esa idea extraordinaria de guion que las canciones hagan avanzar la trama,

pero, al mismo tiempo, canciones que ya recuerdas.

O sea, que conoces.

Eso hace que el espectador empatice rapidísimamente.

-No tiene que oír nada nuevo. -Exacto.

Y no es nada impostado.

No es un tipo que dice: "Te voy a cantar esta canción porque sí",

sino que tiene sentido en la trama.

Eso fue una idea muy inteligente

porque hizo que el público estuviese ahí y que le gustase.

-Es el primer musical americano español, sin duda.

Además, logrado.

Más recientemente,

¿qué otros títulos en los que la música tenga un papel

protagonista absoluto? Es muy caro el musical.

Es muy complicado, es muy caro.

"Habana blues", por ejemplo, de Benito Zambrano, se me ocurre.

Me gusta mucho esa película.

Es una película preciosa y las canciones hacen avanzar la acción.

¿Ves? También son gente que canta.

Está dentro del ambiente de la película.

-Una muy bonita, bueno, al menos, a mí me gusta mucho,

"20 centímetros", de Ramón Salazar.

Hay gente que le gusta la leche merengada.

Hay gente que le gusta la leche condensada.

Realmente, el musical es muy caro.

Y con este sistema tan difícil de sacar las películas adelante,

rentabilizar un musical es muy difícil.

-Creo que hay una laguna en el musical español

porque no hay películas muy representativas.

Y fue una época fuerte, en plan musical, sobre todo.

Bueno, Almodóvar lo...

Lo llevó un poco a sus películas,

pero no se ven reflejadas en películas de los años 80.

Así que sean como unas películas de culto o...

-Hombre, cine de Almodóvar...

"Qué hace una chica como tú en un sitio como este".

Hay una, "A tope". -Nada más.

-Es lo que pasó con "A 45 revoluciones por minuto",

que es un director que intenta apropiarse de la cultura juvenil...

-Que no le pertenece.

Pues ha sido un placer.

Me gustaría saber qué estáis haciendo últimamente.

¿Retirado ya del cine...? Hago teatro, doy clases.

Yo creo que cine, no...

Qué pena. No está en mis planes.

Bueno, seguiremos recuperando tus películas aquí.

El consuelo que nos queda.

Eso es lo que tiene el cine y no tiene el teatro.

-Yo estoy en rodajes

que hacen unos chicos en Murcia.

Soy proxeneta, tengo a tres chavalitas trabajando para mí

en el polígono industrial. Son actrices maravillosas.

Y yo soy papi viejo.

La serie se llama "24/7".

Son chavales que...

Pues, mira, poco a poco, están ahí,

están aprendiendo, son muy buenos actores

los de la escuela de arte dramático de Murcia.

Pero muy buenos, muy buenos. Paco, ¿en qué andas?

Estoy haciendo música en RNE. Se llama "Extravaganza".

Fíjate qué palabra, qué raro en ti.

Rescato cosas imposibles.

Aparte de eso,

tengo una exposición que se llama "La vida es un cabaret".

-¿Una exposición?

-Sí. Con duetos que he hecho con mucha gente.

Con Lucía Bosé,

con Alaska, con gente de Radio Futura y tal.

Y es divertida.

Muchísimas gracias a los cuatro por habernos acompañado.

Ha sido, de verdad, un placer.

De amores apasionados,

de esos que barren todo a su paso, que cambian destinos

y que llevan incluso a la destrucción de sus protagonistas,

hablaremos la próxima semana.

Para ello hemos seleccionado estos títulos:

"La malquerida", de José López Rubio,

"La celestina", de César Fernández Ardavín,

"Morbo", de Gonzalo Suárez,

"Deprisa, deprisa", de Carlos Saura y "Amantes", de Vicente Aranda.

Menuda semana la que nos espera.

Os vemos el próximo lunes. Adiós.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Cine musical

Historia de nuestro cine - Coloquio: Cine musical

25 jun 2016

Elena S. Sánchez, el director de cine Jaime Chavarri, Micky, Paco Clavel y nuestro colaborador Luis E. Parés, charlan sobre el Cine musical y las películas emitidas en la semana.

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Cine musical" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Cine musical"

Los últimos 716 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos
Recomendaciones de usuarios