www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4924678
Historia de nuestro cine - Coloquio: Cine familiar - ver ahora
Transcripción completa

Hola de nuevo,

la familia es una fuente inagotable

de conflictos, afectos, encuentros, desencuentros, traumas,

y por eso la ficción vuelve una y otra vez al seno familiar

para contarnos las historias

más dispares desde los géneros más opuestos.

Esta noche la familia y el humor van de la mano en el programa doble

de "Historia de nuestro cine".

Dos películas a las que les separan casi 40 años

y para hablarnos de ambas,

pero especialmente de la que acabamos de ver,

"Manolito Gafotas",

me acompaña la escritora y actriz ocasional Elvira Lindo,

que es creadora del personaje

y coguionista de la película, ¿cómo estás?

Muy bien,

muy contenta de presentar de nuevo esta película en la tele

porque siempre que se pone tiene mucha audiencia.

De todo ello vamos a hablar enseguida.

Saludamos primero a Adriana Ozores,

una de las grandes actrices españolas de su generación

y Catalina, la madre de Manolito Gafotas en la ficción.

¿Cómo estás? Bienvenida. Muy bien.

Y también saludamos a Javier Ocaña,

colaborador habitual del programa,

crítico de cine del diario El País.

Y comenzamos hablando de Albaladejo,

el director de la película,

esta era su segunda película

y tú llevabas ya colaborando con él desde la primera.

¿Cómo surge esta unión entre vosotros?

Al final estuvisteis cuatro películas trabajando juntos.

Pues fue un proceso muy curioso porque a mí me sugirieron

hacer una película sobre la última noche del siglo XX,

y entonces escribí un guión, y después se buscó al director.

Entonces entre la productora y yo buscamos un director

que había hecho unos cortos, uno especialmente brillante,

que había hecho

rodando "Todos a la cárcel" con Berlanga.

Y ya había algo en su forma de dirigir a los actores,

y la idea del cine, que nos sedujo especialmente

y creímos que le iba mucho para hacer

"La primera noche de mi vida",

que era una especie de comedia tragicómica.

Como nos fue bien la experiencia en la que también estaba Adriana,

pues repetimos actores y repetimos pareja de creación.

El hecho de sumergirme en el mundo de Elvira,

de "Manolito Gafotas",

ha sido como tirarse a una piscina de agua templada

porque me gusta tanto ese mundo que lo único

que me da rabia es no haberlo inventado yo.

¿Cómo es trabajar con Albaladejo?

Estupendo, con Miguel es excepcional en ese sentido.

Ha habido algún compañero cuando ha trabajado con él por primera vez,

que decía: "esto no lo veo claro".

Y yo: "fíate de lo que te dice".

Qué tándem tan fructífero, ¿verdad?

El de Miguel Albaladejo, que estuvo aquí hace poco hablando

de su relación profesional con Elvira Lindo,

qué tándem, qué cuatro películas y qué bien han trabajado juntos.

Sí, en principio son comedias

pero creo que todas ellas tienen un punto amargo importante

y todas o buena parte de ellas

son una fusión de clases sociales distintas

que van interactuando entre ellas con la dificultad que tiene,

con la armonía que puede tener todo ello.

Y todo eso salía en "La primera noche de mi vida",

en "El cielo abierto",

y algo de eso hay en "Manolito Gafotas",

que es una comedia familiar,

pero tiene un punto amargo que no suelen tener

las comedias familiares.

"Supongo que debe ser normal llorar un poco

cuando una familia no consigue salir de Carabanchel Alto

en ningún verano".

Recordemos a los espectadores cómo nació Manolito Gafotas,

porque su origen está en la radio y tenía tu voz.

En realidad yo lo empecé a hacer en la radio,

pero casi como un juego,

lo que pasa es que a la dirección le gustó

y entonces la propia repetición creó el cuento,

como ocurría con los cuentos tradicionales.

"A raíz de la invasión de los piojos en las cabezas del imbécil y mía,

creé una sociedad benéfica."

Tuve ya que crearle un barrio, una familia,

lo del imbécil salió así...

Era una cosa que yo contaba todos los días,

y cuando ya escribí el primer libro

y después cuando escribí el guión para la película,

es como que tenía muy claro cuál era su mundo

y el lector tenía muy claro cuál era el mundo de Manolito.

Y tiene mucha razón Javier

en que el componente social es muy importante,

son novelitas sociales.

No es solamente humor, tienen un trasfondo.

Era curioso, por ejemplo, en libros infantiles,

hablar de la dificultad económica de los padres.

Eso era algo que no sé...

Y hacerlo de una forma humorística, eso era algo que no se solía hacer.

-¿Qué te ha pasado en el ojo?

-Es ketchup.

-¿Dónde está el cristal, Manolito?

(PADRE) -Catalina, mujer...

-Las terceras en un mes, papá.

Es que no me digas.

Hablemos de esa madre neurótica a la que das vida, Catalina,

que puede estar sacada

de una comedia italiana protagonizada por Anna Magnani.

Sí, Elvira y Miguel

me ofrecieron el personaje y es eso,

es la oportunidad de poder hacer

un personaje que tienes conciencia

de que va a tener una trascendencia.

Da igual porque friendo las salchichas, el huevo frito,

limpiando los mocos de los niños...

-Es curioso que podría ser un personaje antipático

y nunca lo es.

Es una madre correctora,

es una madre...

Pero sin embargo, tanto en los libros como en la película,

es un personaje al que los niños aman profundamente.

"Yo sabía que las collejas estaban sobrevolando mi cabeza

en aquellos momentos.

Una colleja es una torta que te da una madre,

en su defecto, cualquiera,

en ese lugar del cuerpo que se llama nuca."

Y luego había "feeling" entre...

Había una complicidad sentimental y apasionada

entre Roberto y Adriana.

Ya los hemos visto como pareja en otras películas.

Sí, somos muy amigos, además.

"Catalina, que tengo hambre de todo."

Han pasado 20 años desde que se estrenó

"Manolito Gafotas".

¿Cómo se ve hoy ese retrato de la familia

que hicieron Miguel y Elvira?

Creo que la película adquiere una nueva dimensión.

Me ha sorprendido mucho verla,

la recuerdo haberla visto con gusto en su día

y creo que ahora se ha hecho mejor película,

y cuento un poco porque creo que vivimos

tiempos de excesiva corrección política,

hemos cambiado para bien en muchos aspectos,

pero igual estamos exagerando en otros,

y ver en la primera media hora de película

a una madre al borde de un ataque de nervios dando collejas,

a un abuelo dando capones,

a una profesora que no puede con sus alumnos

y está absolutamente desquiciada,

un niño que desea a la madre de uno de sus amigos

y la desea casi sexualmente.

Durante el transcurso de la película,

ver las sospechas de que un padre

puede estar poniéndole los cuernos a su madre.

En una película familiar, hoy sería impensable.

Me imagino que una de las cosas más difíciles para esta película

fue encontrar a ese niño,

Dar con ese niño al que habías imaginado, creado...

Sí, fue muy difícil.

Yo creo que él está muy tierno

porque además tiene una imagen muy bonita este niño.

Tuvo mucho mérito el director

porque hubo algunos momentos complicados de dirección

y creo que él los subsanó.

-Los niños son imprevisibles.

Si no les apetece grabar ese día, pues no graban.

Si al día siguiente les apetece,

pues te tiras seis, siete escenas, ocho secuencias...

Haces lo que quieras con ellos.

Es duro, hay que tener mucha paciencia.

-A ducharse, Manolito. -Ya me duché ayer.

-Los camioneros se duchan todos los días.

-¿Por qué, papá? -Porque huele a choto, por eso.

En "Historia de nuestro cine" ya te hemos visto en ocasiones

y aquí tienes un papel, el de guardia civil,

que ya estaba en la primera película de Albaladejo,

que recupera en esta.

¿Cómo te lo pasas tú en esos caminos?

Aquí yo creo que es el momento más absurdo de la película

porque salgo recitando un poema.

-Nuestras vidas son los ríos que van a dar a la mar,

que es el morir.

allá van los señoríos derechos a se acabar y consumir.

-A mí hacer ese pequeño papel me hacía estar en el rodaje

y me llevaba a convivir con los actores,

y eso me ayuda mucho para escribir diálogos,

saber las dificultades que tienen.

Y luego yo creo que hay que decir una cosa de esta película,

y es que tuvimos éxito, eso siempre es una alegría.

Puedes hacer una buena película y comértela con patatas,

pero en este caso,

había muchos niños esperando ver esta película

y yo creo que se sigue viendo.

¿Podríamos decir que es la película

de la que más contenta estás

de la adaptación que se hizo al cine?

Bueno, es muy diferente "El otro barrio",

pero a mí también me gusta esa película.

Y "Una palabra tuya" también me gustó.

Yo no tengo mucha queja, además, cuando entrego,

cedo mis derechos de un texto, entiendo lo que es el cine,

es una obra colectiva y alguien se puede equivocar

y no salir como esperabas, pero en este caso de Manolito,

yo participé tan activamente en la película,

que si hubiera salido mal,

hubiera sido de mi responsabilidad también.

Vamos a hablar de la película que vamos a ver a continuación,

"Don José, Pepe y Pepito" de Clemente Pamplona,

estrenada en 1961.

En primer lugar, vamos a hablar de quién es este director.

Era periodista...

Como director no es muy conocido quizás.

Y no hemos emitido ninguna... Ninguna película suya.

Era periodista, de ideas falangistas,

luchó en la guerra civil española en el bando nacional.

Fue herido gravemente en la batalla de Teruel

y luego ha tenido cargos periodísticos muy importantes

a lo largo de todo el franquismo.

Al mismo tiempo iba haciendo guiones y demás.

Y luego, aquí lo importante es su labor cinematográfica,

quizá más importante como guionista que como director.

Como guionista, es uno de los autores

del guión original de "Agustina de Aragón",

que luego en siguientes versiones reformaron otros guionistas,

y es el guionista de "Los ases buscan la paz",

la película biográfica sobre el futbolista Ladislao Kubala.

Y luego como director,

probablemente esta película que vamos a ver es la más importante

junto a "Farmacia de guarda" y junto a una versión

de una de las obras de teatro de Arniches

que más se ha llevado al cine,

que es "La chica del gato", que era con Gracita Morales.

Yo creo que uno de los grandes aciertos

de esta película son sus actores.

Estamos hablando de finales de los años 50.

Tenemos a Manolo Morán, Antonio Casal, Jorge Vico,

ya con esa terna, que son los protagonistas...

Además, representan una época que a mí me ha resultado curiosísimo

cuando he trabajado con compañeros de mi edad.

Son capaces de tener una herencia directa

de aquella manera de hacer

que tenemos todos tan metida en el ADN.

Entonces, era esa época maravillosa

donde se hacía un cine tan auténtico

y con actores como Pepe Isbert, como su hija...

Es una maravilla.

-Yo qué sé de Don José.

En esta casa todos son don Joseses y Quirogas.

Y luego, también, la época que retratan,

estas películas nos sitúan en esos finales de los 50,

en ese Madrid de entonces.

Aparte, hay algo sociológico que te gusta ver en estas películas,

que es...

Es que estaban bien hechas, sean como sean.

Cómo están hechos los interiores, ves las ciudades,

a mí me parece que son todas muy curiosas de ver.

Están bien rodadas.

Estas cosas curiosas que sucedían en el cine de entonces

donde tenemos a Manolo Morán

ejerciendo de padre de Antonio Casal,

cuando en realidad tenían cinco años de diferencia,

pero cuela perfectamente.

Esto hoy es impensable.

Bueno, no, muchas veces pasa, sigue pasando.

-No sé si con tan poca diferencia

porque tenía 55 Manolo Morán y 50, Antonio Casal.

Yo creo que es muy llamativo Antonio Casal, por ejemplo.

Es bastantes años después de "La torre de los siete jorobados"

y tiene un aspecto bastante semejante.

Tenía 50 años, pero puedes decir que tenía 45.

Manolo Morán tiene 55 pero puedes decir que tiene 65,

con lo cual ya encaja, ya hay 20 años, suficiente.

¿Podríamos hablar de ciertos apuntes en esta película

de lo que después se llamaría el desarrollismo económico español?

Sí, se supone que es una empresaria que viene de Estados Unidos y demás

y el desarrollismo llega después,

con los planes de desarrollo del franquismo.

Pero hay apuntes de una España un tanto más moderna,

aunque sea en el exterior, en el interior no demasiado,

porque los personajes son bastante rancios.

-En España todas las cosas las dejan para mañana,

solo dejan para hoy el divertirse.

-Pues vamos a divertirnos ahora mismo.

No vamos a decir más de la película

porque los espectadores la van a ver enseguida.

Sí que me gustaría saber con qué proyectos estáis.

Proyectos de cine.

Seguramente en primavera se haga una película

con Gracia Querejeta muy bonita,

de tres mujeres que se encuentran en un parque

cada vez que van a hacer footing y sus aventuras.

Entonces, estamos muy ilusionados con esa.

Luego, sigo trabajando en la serie de televisión "Velvet".

Y luego proyectos de teatro

en los que me han ofrecido una cosa muy interesante

para septiembre para La Abadía.

Y en proyectos

con intención de creación propia,

de empezar a levantar un proyecto desde mí,

no tanto esperar a que me lo ofrezcan.

Fenomenal.

¿Elvira?

Uy, yo tengo muchos proyectos. Las dos no paráis, pero...

Hace muy poco hice una representación con músicos

en Berlín y ahora estamos trabajando para traerlo aquí a España

y tenemos muchas ganas de contarlo.

Es una historia de un niño al final de la guerra civil española.

Y luego estoy escribiendo un libro, estoy con muchos proyectos ahora.

¿Algún proyecto que tenga que ver con el cine?

Pues ya me gustaría.

Lo que pasa es que soy una persona impaciente

y para el cine hay que ser paciente

y pensar que no todo lo vas a controlar tú.

Y pensar que es difícil

y que es un camino largo y tortuoso, ¿no?

Entonces hay que ponerle mucha paciencia,

pero sí que me gustaría, porque al final,

el hecho de tener un proyecto donde participa mucha gente,

para un trabajo como el mío que es tan solitario, viene bien.

Es siempre una cura de humildad

porque los guiones los corrige todo el mundo.

Siempre es bueno.

Muchísimas gracias por haber estado con nosotros aquí

en "Historia de nuestro cine", ha sido un auténtico placer.

A vosotros por poner a nuestro Manolito.

Claro que sí.

Gracias, Javier. Nada.

Es tiempo ya de conocer a los Quiroga,

Pepe, el abuelo, don Pepe, el hijo, y Pepito, el nieto.

Tres generaciones de una familia madrileña

que parecen tener mucho más en común

que el apellido y la procedencia.

Una divertida manera de comenzar el fin de semana.

Nos vemos la próxima semana, hasta entonces.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Cine familiar

Historia de nuestro cine - Coloquio: Cine familiar

04 ene 2019

En una noche dedicada al "Cine familiar", Elena S. Sánchez charla con Elvira Lindo, Adriana Ozores y Javier Ocaña sobre "Manolito gafotas" (1999) y "Don José, Pepe y Pepito" (1959).

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Cine familiar" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Cine familiar"
Programas completos (5)
Clips

Los últimos 1.094 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios