www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5445546
Historia de nuestro cine - Coloquio: Bicentenario del Prado - ver ahora
Transcripción completa

Buenas noches de nuevo y bienvenidos

al coloquio de "Historia de nuestro cine".

Con motivo del bicentenario del Museo Nacional del Prado

nos hemos trasladado a este lugar mágico

que a estas horas está en silencio, sin público,

y agradecemos que haya abierto sus puertas para nosotros.

El Museo del Pardo ha sido inspiración y escenario

de algunas películas de nuestro cine.

¿Quieren que les enseñe el museo?

Vamos a ver otro, que ese sí que tiene castañas pilongas.

Los dos títulos de esta noche,

tanto el documental "Las cajas españolas",

que acabamos de ver, como "Goya, historia de soledad"

son ejemplo de la influencia del Prado y sus pinturas

en el cine español,

y para hablar de ello nos acompañan José Manuel Matía,

el exjefe de conservación de dibujos y estampas

del Museo Nacional del Prado.

¿Qué tal? Bienvenido. Bien, gracias.

Bueno, bienvenidos nosotros, porque estamos en tu casa.

Bienvenido a "Historia de nuestro cine".

Muchísimas gracias. Y gracias por acogernos.

También está con nosotros Javier Portús,

el exjefe de conservación de pintura española.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Muy bien.

Bienvenido. Encantado de estar aquí.

Al programa; estamos encantados de estar en vuestra casa.

Y también nos acompaña Carlos Heredero,

director de la revista "Caimán, cuadernos de cine",

colaborador del programa. ¿Cómo estás?

Bien, encantado de volver aquí.

Nosotros alucinando, ¿verdad?

Nosotros encantados en este marco incomparable.

Es un privilegio.

Hablemos de la importancia que tiene este museo,

la pinacoteca más importante del mundo,

su relevancia histórica, social, cultural.

Y también, cómo el cine ha tomado este lugar como escenario.

Y también sus pinturas han sido gran inspiración

para el cine español.

Sí, el Museo del Prado tampoco ha sido un museo

que haya sido protagonista de muchísimas películas.

Pero sí es cierto que ha tenido una presencia

que se puede ir hilvanando un poco

a través de la historia del cine español.

A veces de formas anecdóticas,

recuerdo, por ejemplo "Las chicas de la cruz roja"

que aparece el Museo del Pardo al fondo.

Otras veces con una presencia más activa,

Tony Leblanc como guía de las salas.

Otras veces han sido sus obras.

Es cierto que las obras del Museo del Prado ha dado pie

a cualquier ficción cinematográfica que se enfrente

a la biografía de un artista, inmediatamente recurre

a las obras del Prado porque son los iconos:

Goya, Velázquez; van a estar siempre presentes, por ejemplo.

José, tampoco debe ser fácil rodar

aquí dentro del museo; debe ser complicado.

Complicado desde muchos puntos de vista.

Tiene que ser compatible el rodaje con el propio horario del museo,

que desde hace unos años es especialmente difícil,

teniendo en cuenta que el museo abre todos los días de la semana

de 10:00 a 20:00; el espacio que queda se reduce,

se reduce muchísimo,

aparte de por cuestiones técnicas.

Carlos, estaba yo pensando cuántas horas habrán pasado aquí

figurinistas del cine, decoradores, para aprender

y empaparse de cómo era esa época.

Directores de fotografía.

Sí, yo estaba pensando en directores de fotografía.

Y estaba pensando al azar,

porque los ejemplos pueden ser muchos,

en que cuando Luis Cuadrado

está fotografiando "El espíritu de la colmena",

está mirando Zurbarán, que esa fotografía tan particular

de una película como "El espíritu de la colmena".

José Luis Alcaine

ha sido otro grande director de fotografía español.

Es un asiduo y buen conocedor del Museo del Prado,

no solamente en España,

directores de fotografía importantes de todo el mundo.

Una pinacoteca como el Prado

es una fuente de inspiración y estudio permanente para el cine.

Insisto, no solo para el cine español,

sino para cineastas y fotógrafos de otros países.

Y con motivo del bicentenario del museo,

sí que se han realizado varios ciclos de películas

que están vinculadas con el museo.

Sí, en colaboración con la filmoteca nacional,

se han organizado ciclos de cine,

tanto aquí como en la propia filmoteca,

que han intentado un poco abordar esta variedad

desde el mundo del documental hasta las propias películas

en las que el Museo del Prado ha sido protagonista.

U otras películas que abordan la actualidad

de otros museos internacionales; se ha tratado de ofrecer panorámica

de los documentales

que tratan de contar la vida diaria de los museos.

Hablando de documentales,

hemos comenzado la sesión doble de esta noche

con el documental "Las cajas españolas",

que se estrenó en el 2004, dirigido por Alberto Porlan,

que ha estado con nosotros presentando la película.

Es una historia muy cinematográfica "Las cajas españolas", Javier.

Muy cinematográfica

porque tiene una carga dramática muy importante.

Es una de las grandes historias que ha servido

para en sí misma, no solo hablar de arte,

no solo hablar de protección del patrimonio,

sino hablar también de las peripecias

que pasó y el drama del país entero.

Con los frentes apenas estabilizados y a tiro de cañón del enemigo,

sal del Museo del Pardo el primer convoy hacia Valencia

cargado con 18 obras maestras

que firman Tiziano, Goya, El Greco, Tintoretto y Velázquez.

Este documental muestra la importancia

del trabajo de la Junta de Protección del Tesoro Artístico.

Efectivamente cuenta esa historia. Nacional.

Lo que ocurre es que es un documental un tanto peculiar,

porque realmente es un documental reconstruido,

incluso hasta un falso documental

en la medida en que cuenta hechos verdaderos

valiéndose de imágenes documentales.

Solo ocho minutos, nos decía él. Claro.

Son muy pocos los minutos de imagen rodada

que se conservan sobre esa vicisitud tan importante.

El resto es ficción reconstruida.

Y en esa cruzada y esa historia hay un nombre propio

que es el de Timoteo Pérez Rubio, que es fundamental

para que hoy podamos dar las gracias

de tener todas estas obras aquí.

Sí, es fundamental; una de las cosas bonitas

de toda esta historia al final,

es que se puede personalizar en una serie de hombres y mujeres

que trabajaron unidos además en una causa común.

Todo lo que subyace detrás de esta historia

tiene una carga política enorme, una carga dramática enorme,

pero al final fue el esfuerzo de personas concretas

con nombres y apellidos; funcionarios, muchos de ellos,

que dedicaron años de su vida

precisamente a preservar con una profesionalidad

y a la vanguardia, además, de una metodología

que luego se puso de manifiesto en posteriores conflictos bélicos.

Es decir, sentaron un precedente de cómo trabajar,

de cómo mover las obras de arte, como tratar de preservarlas,

para cumplir órdenes que tenían,

que era acompañar al Gobierno de la república.

Me gustaría hacer una aclaración.

Esa historia no empieza el julio de 1936,

sino que empieza en 1931.

Con la llegada del Gobierno de la república,

el pueblo español se dota de una Constitución.

En esa Constitución, por primera vez en una constitución europea,

hay una mención expresa al patrimonio histórico,

hay una definición de ese patrimonio

como algo que es propiedad de todos los españoles,

independientemente de quién sea su propietario nominal.

Y hay una mención, y es muy importante,

a la obligación del Estado

de garantizar la protección de ese patrimonio.

Ese mandato constitucional se convierte en ley

en 1933, en una ley muy avanzada

en el contexto europeo, y eso es lo que explica

que inmediatamente después del golpe de Estado de Franco,

se pongan y de manera prioritaria, los mecanismos

para la protección de ese patrimonio.

Esa es una legislación puntera en el contexto europeo.

José Manuel, un año antes de que se estrenase

este documental, en 2003, tú eras asesor técnico

de una exposición aquí en el Museo del Prado

que hablaba de este tema de "Las cajas españolas",

se tituló "Arte protegido".

Yo creo que fue la primera vez que se visibilizaba esta historia.

Junto con la proyección hubo un documental

que se hizo breve pero en la exposición

se contaba esta historia

y con materiales documentales y originales,

que a veces son fotografías muy pequeñas.

Fue la primera vez, se puso una placa además en el museo

recordando las personas que trabajaron en todo el proceso,

pero contaba no de forma documental y fílmica,

como vemos en este documental de "Las cajas españolas",

sino a través de materiales

en los que precisamente se ha recreado

para hacer "Las cajas españolas".

¿Y películas de ficción que traten de esa Junta de Protección

del Tesoro Artístico nacional que recuerdes?

Es inevitable acordarnos de "La ola de los valientes",

la película de Antonio Mercero y que tiene como protagonista

a un joven Gabino Diego que para salvar un cuadro

se lleva a su casa el autorretrato de Goya,

que tenemos aquí a nuestra espalda.

Y cómo lo custodia. Y una buena parte de la peripecia

de la película es la aventura de este joven entusiasta

por conservar y salvaguardar ese autorretrato d Goya.

Hemos escogido para grabar este programa,

este coloquio de "Historia de nuestro cine", esta sala de Goya

porque estos cuadros son protagonistas

de "Las cajas españolas", pero especialmente protagonistas

de la película que vamos a ver a continuación,

"Goya, historia de una soledad", que se estrenó en 1971,

está dirigida por Nino Quevedo.

Y es que, Javier, yo creo que es el pintor

más cinematográfico que tenemos.

Desde luego, el pintor español más cinematográfico.

También el pintor español al que ha habido

un mayor número, con diferencia, de acercamiento

desde el punto de vista de la creación literaria

y todo tiene que ver con varias cosas.

Goya es el primer pintor español

del que poseemos un caudal muy importante

de información biográfica.

Goya es también un pintor que vive en una etapa,

y una etapa muy larga, porque vive 82 años,

una etapa fundamental en la historia de España.

Y hay otra cosa también muy importante.

Goya es el primer pintor español

para el que la subjetividad

forma parte del contenido de sus obras.

Si me permitís. Sí.

Es que la reflexión de Javier, que me ha parecido apasionante,

me hace pensar también, en la profunda modernidad de Goya,

que además viene a conectar con el que es el propio nacimiento

de la modernidad; ese concepto nace a final de los años 50,

comienzo de los años 60, con la modernidad cinematográfica,

ese concepto de expresión, cuando la gente empieza a entender

que Alfred Hitchcock es un autor con un universo poético propio

como puede ser Goya; entonces, esa expresión personal,

ese paso de entender un arte como una expresión personal autoral

de una escritura propia, me ha hecho pensar.

Goya nos da muchas claves para adentrarnos

en su propia personalidad y eso lo convierte

en una materia novelable o convertible

en cinematografía de manera muy fácil.

El ideal en arte solo tiene un nombre: belleza.

Esa belleza que se hace forma y color con los pinceles

y emoción con las palabras.

# Hijo del dolor

# que en el silencio

# ahogó su propia voz.

Esto no es pintar; la pintura debe imitar a la naturaleza.

Yo invento mis reglas según mi capricho.

¿Qué te parece el punto de vista

que adopta el director, Nino Quevedo?

Pues yo creo que el que sea una película del año 71

también nos está marcando un poco

por dónde van a ir los tiros con la película.

Y realmente incide en muchos de los tópicos

que se han manejado desde el siglo XIX,

en el que comienza a publicarse,

se publica la primera biografía de Goya.

Y lo cierto es que ahí empiezan a manejarse ya una serie de tópicos

o empiezan los mitos, un poquito después,

del Goya amante de la duquesa de Alba

y la duquesa de Alba, un espíritu absolutamente libre,

que es lo que vemos en la película

que no es posible documentar.

De hecho, últimas investigaciones nos apuntan

a que es una pura ficción sin ningún fundamento sostenible.

Y es uno de los tópicos que manejan.

Luego otro es el del Goya atormentado,

creo que más que Goya atormentado, lo que nos encontramos

es con un Goya preocupado por la sociedad de su tiempo,

preocupado por aquello que ve y un Goya activo

en el sentido que va a desarrollar una carrera paralela

a la de pintor oficial en la que va a dar rienda suelta

a su propia visión del mundo.

A renunciar a la limitación de la naturaleza.

Puedes alzar el vuelo por primera vez.

No podrá usted hacerlo; no le dejarán.

Lo haré como yo quiera o no lo haré.

"Goya, historia de una soledad",

la película que vamos a ver a continuación, es el debut

en el largometraje de Nino Quevedo.

Es un hombre interesante que había coqueteado anteriormente

con la pintura también, antes de dedicarse al cine

y que había sido productor ejecutivo

de dos películas muy importantes para el cine español,

como son "La tía Tula", de Miguel Picazo,

y "La busca" de Angelino Fons, dos películas muy características

del nuevo cine español de los años 60.

En el 71, efectivamente, estábamos ya en otra época,

en otro contexto sociológico,

político y cinematográfico, sobre todo.

Y bueno, lo curioso es que Nino Quevedo no vuelve

a hacer ninguna película hasta el 83.

Solamente hizo dos y la película de Goya es ciertamente,

en todos los sentidos, sentido más tradicional o tópico,

un biopic manejando todos esos tópicos

o lugares comunes muy fantaseados

y muy adaptados a determinados gustos de la época.

Hasta en tres ocasiones, Paco Rabal se metió

en la piel de Goya en la ficción.

¿Qué os parece?

¿Qué te parece, Javier, esa interpretación,

interpretaciones de Paco Rabal? Sí.

Efectivamente, pensamos en Goya

y lo identificamos por Paco Rabal

porque lo que asociamos a Goya se puede asociar también

a los registros expresivos

de Paco Rabal, pero también, porque hay una serie de similitudes.

Goya es uno de los artistas españoles,

seguramente el que más antes de Picasso,

que nos ha dejado un mayor número de autorretratos

en esa obsesión suya por reflejar su propio mundo,

también reflejaba su propio rostro desde que era muy joven

hasta que ya fue mayor.

Lo que vemos es que tiende hacia un tipo de expresividad

que reconocemos también en la expresividad que asociamos

a Paco Rabal.

Una expresividad de personas con mucha voluntad,

con personas con mucho carácter.

Y ambas cosas se reconocen tanto en los autorretratos,

sobre todo a medida que va cumpliendo años Goya,

como en las imágenes de Paco Rabal

caracterizado como el pintor.

Hemos hablado de Paco Rabal, pero tenemos que hacer alusión

al resto del reparto de la película

que vamos a ver a continuación, Carlos.

Es una coproducción; eso introduce a la actriz Irina Demick

interpretando a la duquesa de Alba,

María Asquerino también en la película,

que recibió el premio a la mejor interpretación

por parte del Círculo de Escritores Cinematográficos.

Es un reparto absolutamente polarizado

por la figura de Paco Rabal.

Yo tuve ocasión de hablar con Paco Rabal en otro rodaje suyo

completamente distinto y Paco decía,

y lo dijo muchas veces y lo ha dicho en varias entrevistas,

lo cómodo que se sentía haciendo de Goya.

Siempre lo dijo.

Queda muy poquito, cuatro días, el próximo 19 de noviembre,

se inaugura la exposición de Goya,

de los dibujos de Goya, y que tú eres el comisario.

Efectivamente. Pues nada, estamos en capilla.

Cuatro días para celebrar el 200 aniversario del Prado

con una exposición de Goya, que Goya es un artista

que cuando abre el Museo del Prado, él está vivo,

vive en Madrid y tiene colgadas dos pinturas,

los retratos ecuestres de Carlos IV y de la reina María Luisa.

Y ahora celebramos el bicentenario,

que creo que poniéndonos de largo, sacando la mayor exposición

que se ha hecho, yo creo que nunca, de dibujos de Francisco de Goya.

La exposición de llama "Solo la voluntad me sobra".

Qué bonito. Es una frase muy bonita

que él mismo escribe cuando él está en Burdeos,

escribe a un exiliado que vive en París y le dice:

"Ni vista, ni pulso, ni tintero ni papel.

Todo me falta y solo la voluntad me sobra".

Lo que uno ve cuando ve la obra de Goya

es que ha podido tener carencias

pero la voluntad le ha impulsado a ofrecernos un panorama,

no voy a decir de la sociedad de su tiempo,

sino de la humanidad; por eso nos interesa Goya

y yo creo que va a ser la gran celebración,

que el Museo del Prado lo celebra mostrando

que las obras que conserva siguen siendo actuales.

Gracias por habernos abierto las puertas

del Museo del Pardo; estamos felices

de haber hecho aquí el programa. Ya lo creo.

Y de haber aprendido tanto, no solo de cine,

también de arte de pintura.

Muchísimas gracias. Gracias.

De verdad, un placer. A vosotros. Gracias.

Nino Quevedo nos muestra la obra y vida

del artista Francisco de Goya a través de sus obsesiones,

su convulsa relación sentimental con la duquesa de Alba,

su tormentosa enfermedad y su espíritu artístico indómito.

Nos dejamos llevar por esta historia,

que como el propio nombre de la película apunta,

está cargada de nostalgia y sobre todo de soledad.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Coloquio: Bicentenario del Prado

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Historia de nuestro cine - Coloquio: Bicentenario del Prado

15 nov 2019

Celebración del bicentenario del Museo Nacional del Prado con la emisión de las películas "Las Cajas Españolas" y "Goya, historia de una soledad"; que serán comentadas por Elena Sánchez, Javier Postús, José Manuel Matilla, y Carlos F. Heredero.

ver más sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Bicentenario del Prado" ver menos sobre "Historia de nuestro cine - Coloquio: Bicentenario del Prado"
Programas completos (6)
Clips

Los últimos 1.170 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios