www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4064018
Historia de nuestro cine - Clara es el precio (Presentación) - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

¿Qué tal? Buenas noches.

Hoy viajamos al cine español de mediados de los 70

a través de uno de aquellos primeros títulos

de la personalísima filmografía de Vicente Aranda.

"Clara es el precio" fue su quinta película

y la cinta con la que el cineasta catalán entraría de lleno

en el cine erótico.

Para ello optó por un reclamo seguro, Amparo Muñoz,

que acababa de alzarse con el título de Miss Universo.

Corten. ¿Cómo ha ido?

¿Ha sido buena?

-Están esperando las señoras de Oliver y Valverde.

-Se trata de que me ayudéis a organizar

una pequeña fiesta en su honor.

Te necesitamos para que triunfen unas cúpulas

que son como un invento del deber.

Ella es Clara.

-Bajará si no prohíbe las hierbas.

-La virginidad es algo muy apreciado por los clubs, Clara.

-Le ofrezco cuantos hoy, cuanto tengo.

-Quiero tener un hijo tuyo. -Basta.

Guárdela. La hago a usted responsable, señorita.

-¡Quita eso! ¡Quítalo, basta!

¿Cómo está, Luis, buenas noches? Hola, buenas noches.

Vamos a hablar de la quinta película de la filmografía de Vicente Aranda.

¿Qué lugar ocupa dentro de esa filmografía?

Es prácticamente como una bisagra, sin duda.

Separa una época de otra.

Es decir, antes de esta película,

el hombre estaba esforzado en películas míticas

de la escuela de Barcelona, etc.

Aunque ya en "La novia ensangrentada" había cambiado ligeramente,

pero bueno, esta película está en medio.

-Sí, yo en algún tiempo he sido esteticista.

He procurado irlo abandonando.

Pero, más que abandonarlo, irlo ocultándolo.

Irlo difuminándolo.

Actualmente, si hay narrador,

lo fundamental es perseguir la narración.

-Además, es una película muy emblemática,

porque resume perfectamente gran parte de los contenidos

que le persiguen durante toda la filmografía.

Empezando por el papel absolutamente primordial que juega la mujer.

Primero la mujer como elemento...

No tanto como elemento, sino como figura activa.

Como dueña de su destino y capaz, por supuesto,

de ejecutar la justa venganza sobre un mundo absolutamente machista.

-Dile que me voy a Barcelona

y que espero que jamás vuelva a poner los pies en mi casa.

Eso es sintomático en el director de películas como "Libertarias",

"Fanny Pelopaja".

La mitad de las películas de Vicente Aranda,

la protagonista es femenina.

Y eso no se veía en el cine de ahora,

imagínate entonces, que no se veía en absoluto.

Tenemos sexo, humillación, venganza.

Son constantes que estarían presentes en el cine.

Es lo que decíamos de, hasta qué punto esta película

puede servir como perfecto resumen de la filmografía de Vicente Aranda,

y si me apuras, hasta del propio cine que se ha estado haciendo

en ese momento determinado.

Hablamos de 1975, el año de la muerte de Franco.

El principio de muchas cosas, por decirlo así.

Efectivamente, todo eso está funcionando

de manera activa en la película.

La figura, el papel que desempeña el sexo,

es un motor de todas las acciones humanas,

y a su lado, el dolor, el sufrimiento,

ese cierto placer y, sobre todo,

tacto para tratar determinadas cosas.

Y todo eso, sobre todo, como la otra cara del placer.

Al fin y al cabo,

siempre se habla de Vicente Aranda como un director

que maltrata ligeramente a sus personajes

en una especie de relación tirante de amor y odio.

En el cine de Vicente Aranda, lo que hace muy bien

y siempre está muy preocupado es, precisamente,

por analizar esa maquinaria del deseo

que mueve, precisamente, el comportamiento humano.

Todo eso está perfectamente en esta película, sin duda.

-Quiero saber por qué conmigo no.

Quiero saber quién de los dos no puede.

O no quiere o no sabe.

-No grites, creerán que te estoy pegando.

-Que lo crean, es lo que quiero. ¡Pégame, pégame!

Pégame y acaba de una vez con esta falsa.

Hablábamos del sexo, de la humillación y de la venganza,

pero hay otros temas de interés en esta película

y temas valientes para la época.

La película habla de la homosexualidad.

-Sí, Miguel y Jorge.

Hace tiempo que se conocen y son así.

-Habla de la impotencia, efectivamente.

Es uno de los pilares en los que funciona la película.

-No será complacencia lo que te ha hecho soportar

dos años a ese guapito impotente.

-Son temas que funcionan, prácticamente,

como una bomba en la película.

La piel, digamos,

de ser una simple y hasta cierto punto inocente película de destape,

se va convirtiendo en una maquinaria que va rompiendo muchos tabúes

de la época y tabúes que se mantienen.

Una película muy atrevida.

Fue rodada en el 74.

Todavía no había muerto Franco.

Ahí estaba la censura.

¿Cómo consiguió pasar...?

Se benefició muy mucho de lo que fue su momento.

Es decir, se benefició en todos los sentidos.

Pío Cabanillas acababa de ser nombrado ministro

y en realidad lo que se procuró fue un cierto aperturismo

que, efectivamente, la censura se relajó bastante

y fue el inicio, por decirlo así, del destape.

Esta película se aprovecha de ese arranque, por decirlo así.

Mantiene un cierto pudor con las constantes que ha mantenido el cine.

Es destape, pero no destape en el sentido puro y duro del término,

sino que, de alguna forma, esas escenas oníricas, etc.,

que nos remiten al cine anterior, por supuesto, de Vicente Aranda.

La película esta, precisamente, en medio de su filmografía,

y en el medio, prácticamente, de la situación que vivía

España en ese momento.

De hecho, gran parte del público fue a ver la película

para ver a Amparo Muñoz.

Amparo Muñoz en su máximo esplendor.

-Realmente era un personaje para una persona más experimentada, ¿no?

Con más edad o más vivencias hasta ese momento.

-Y se encontró con una ligera decepción.

Hizo ella de la película, por supuesto, un éxito,

pero se quedaron absolutamente descolocadas.

Porque el cine de Vicente Aranda ataca directamente

a la línea de flotación de los comportamientos

y de las sociedades burguesas adocenadas, etc.,

y eso está presente ahí.

Tuvo el éxito que cabía esperar,

puesto que tenía una figura como Amparo Muñoz,

recientemente nombrada Miss Universo.

Y esa carga erótica que no había sido tan habitual

en el cine hasta ese momento.

La gente fue a verla y quizá se llevó una ligera decepción.

Pero también hay que entenderlo dentro del giro que estaba dando

la filmografía de Vicente Aranda.

Las tres primeras películas encuadradas

en lo que ya se ha hablado aquí de la escuela de Barcelona,

"El brillante porvenir", "Fata Morgana",

Que es un poco el icono de "Las crueles".

Luego vendría "La novia ensangrentada"

que era acercarse al cine de género.

Está ya era un melodrama.

Un melodrama que tiene, por supuesto,

ciertos ligeros apuntes de comedia, incluso.

Pero, efectivamente, es ese acercamiento que Vicente Aranda

intenta hacia el público, sin renunciar a sus señas de identidad.

Y efectivamente, le respondió el público.

Muchas gracias, Luis. Buenas noches.

Amparo Muñoz es Clara.

El centro de este historia donde ya estaban algunas de las obsesiones

de Vicente Aranda.

El sexo, la humillación o la venganza.

Le acompañan en este juego peligroso,

con momentos realmente surrealistas, dos galanes del cine

de mediados de los 70.

Juan Luis Galiardo y Máximo Valverde.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Clara es el precio (Presentación)

Historia de nuestro cine - Clara es el precio (Presentación)

13 jun 2017

Los últimos 692 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios