www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3643834
Historia de nuestro cine - Bodas de sangre (Presentación) - ver ahora
Transcripción completa

¿Qué tal? Bienvenidos.

Os advierto que la que vamos a ver esta noche no es una película al uso.

Ya lo dijo Carlos Saura en su paso por el Festival de Cine de Cannes

de 1981,

que había querido hacer un documento sobre la creación

para transmitir al espectador

esa fascinación que sólo se siente cuando se asiste a los ensayos

y no desde la lejanía del patio de butacas.

Esta noche os queremos hacer partícipes de esa intimidad creativa.

(Música a base de palmas y taconeos)

¿Cómo estás, Carlos? Encantado de volver.

Para hablar de flamenco, de lo que nos gusta, además.

¿Por qué no decirlo?

En el 81, Carlos Saura estrena "Bodas de sangre"

y es una película ya importante dentro de esa década, muy destacada.

Absolutamente, por varios motivos,

entre los cuales yo destacaría las dos aportaciones principales

que implica.

Por un lado, la propia filmografía de Saura,

porque se abre a un género nuevo, con el cual no contábamos nadie,

como es el musical;

un género, además, que volverá a afrontar reiteradamente

y, sin ir más lejos, con el propio Antonio Gades,

que aquí es tan importante.

Como coreógrafo y como bailarín.

Y, por otra parte,

es una película muy importante en el cine y el flamenco

porque propone un extraño mestizaje de documento, de ficción,

de reportaje...

todo con una estilización cinematográfica muy curiosa

y que es, casi, vanguardista.

¿Cómo llega Carlos Saura

a esta primera incursión en el mundo del flamenco?

Teniendo en cuenta que venía de hacer cosas totalmente distintas..

Pues es muy curioso, porque llega a través de Emma Penella, la actriz.

Vio el espectáculo que había hecho Antonio Gades sobre la obra de teatro

le gustó muchísimo y, entonces, le sugirió al marido,

que era un productor muy importante, Emiliano Piedra,

llevarlo al cine.

En los títulos de crédito ya se destacan dos nombres,

por supuesto, Federico García Lorca, que es el autor de "Bodas de sangre"

y también Antonio Gades,

que es el alma de esta versión de la obra.

Bodas de sangre es la obra más importante de Lorca,

bueno, junto con Yerma y junto con "La casa de Bernalda Alba".

Es una obra que data de 1933

y se había inspirado en un suceso verídico

que sucedió en la Almería profunda un poco antes, en 1928.

Entonces, Gades hizo el espectáculo con base en la obra

y a partir de un guión de Alfredo Mañas, nada menos,

que fue el autor en que se inspirarían para "Los tarantos",

otra película importantísima en la historia del flamenco

y del cine, y que también hemos comentado aquí.

Esa es la primera película de esa trilogía flamenca

con Antonio Gades.

Hace unas semanas veíamos "Carmen".

Es una trilogía

que establece un punto y aparte en el flamenco en el cine.

A todos los niveles.

Por esa estilización que es muy elegante

y, al mismo tiempo, minimalista.

No nos cansaremos de decir la fuerza que tiene Gades...

La cámara le quiere, ¿no?

Es que su presencia es imponente.

Es verdad. Sin ser actor, convence como actor

y convence a base de dos virtudes importantísimas.

Por una, la naturalidad, y, por otra, el carisma.

Es decir, atrae, revienta la pantalla.

-El baile en el cine es muy difícil.

Porque, además, ese estado anímico del personaje que va, que va,

que va, que va...

lo tienes que estar cortando.

Por supuesto,

también hay que destacar el trabajo de Cristina Hoyos

y el feeling, ¿no? La química que hay entre ellos.

Sí. Absolutamente. Tiene también un gran poderío cinematográfico,

porque, aparte de ser una bailaora extraordinaria,

su mirada es penetrante.

-Ella era muy lista, aprendía enseguida.

Cualquier paso que le daba Antonio, cualquier movimiento,

cualquier cambio, ella inmediatamente lo aprendía;

hasta el punto que muchas veces le recordaba a Antonio los pasos.

¡Qué momento tan bonito protagoniza Marisol cantando esa nana.

A mi me encanta ese momento de la película.

Sí, sí. Es un momento bellísimo,

porque tiene un espíritu absolutamente lorquiano.

En la entraña, en la intensidad que le da a la letra,

la expresión de ella... Fantástico.

De todos modos, yo creo que hay que ser justos

y destacar también a Pepe Blanco

cuando sale cantando "Sombreo, ay, mi sombrero",

porque es uno de los pasodobles por antonomasia de nuestra cultura.

Me ha hecho mucha gracia reconocer, porque no recordaba que salía,

a José Mercé. Sí, jovencísimo.

Sí. Ya con las patillas y demás...

pero sabes que Mercé,...

yo creo que es uno de los mejores cantaores de su generación.

¿Sabes, Carlos,

que cada vez que emitimos una película de Antonio Gades

tiene muchísima audiencia?

Yo creo que a la gente le sigue gustando

disfrutar del arte que tenía.

Pues no sabes cómo me gusta oírlo,

porque Antonio Gades es

un auténtico mito de la cultura española del siglo XX.

Pues otra ocasión para disfrutar de él. Gracias.

Un placer.

Si al talento narrativo de Federico García Lorca

unimos el talento cinematográfico de Carlos Saura

y el talento como coreógrafo y bailaor de Antonio Gades,

el resultado es un producto, como mínimo, de obligado visionado.

Si, además, os gusta el flamenco, la emoción está asegurada.

Disfrutadla.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Bodas de sangre (Presentación)

Historia de nuestro cine - Bodas de sangre (Presentación)

23 jun 2016

Los últimos 695 programas de Historia de nuestro cine

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos
Recomendaciones de usuarios