'Héroes invisibles' es una serie de ocho documentales cuyo protagonista es un español que abandonó su cómoda vida en España para intentar mejorar las condiciones de los más desfavorecidos en el extranjero. Violencia, narcotráfico, inmigración, terrorismo o pobreza extrema son algunos de los temas que se retratan en los destinos de los ocho capítulos: Kenia, Camboya, Honduras, Mauritania, México, Costa Rica, Jordania o Nepal.

La serie de documentales está dirigida por Víctor Cerdán y cuenta con los reporteros, Merche Forner, Omar Razzak y Tábata Peregrín, y con los operadores de cámara, Elena Fernández y Alberto González. Un equipo con larga experiencia en la elaboración de este tipo de documentales bajo la dirección de producción de Marta Manzano y la producción ejecutiva del periodista y escritor Manuel Cerdán.

3788395 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
Para todos los públicos Héroes invisibles - México - ver ahora
Transcripción completa

Me he enfrentado a situaciones que en España no me tocaría.

O sea, estar trabajando en un centro comunitario

y que, en esa semana, aparezca una cabeza en las instalaciones

y decir: "¿Qué estoy haciendo aquí? Qué miedo".

Sí nos ha tocado estar entre policías y narcotraficantes

tirándose de balazos de un lado a otro de la calle

y tener que salir corriendo con el coche,

con suerte de que no te pase nada.

(Suena el motor de la moto)

Yo soy Marta, tengo 29 años, soy de Móstoles, en Madrid.

Llegué aquí, a Juárez, hace cuatro años.

Ciudad Juárez ha salido del foco de la agenda internacional,

Juárez ya está tranquilo, ya es un lugar de paz, ¿no?

Se tiene ese concepto. Sí llegó mucha ayuda internacional

y nacional en la oleada de violencia,

se apoyó mucho a las asociaciones civiles y, un año después,

dijeron: "Bye-bye, hasta aquí hemos llegado, nos vemos.

Y, ahora, búsquenselas, ¿no? Y sí es un problema

para muchas asociaciones. Enfrentamos las consecuencias

de la violencia con una décima parte

de los recursos que había hace cuatro años.

Ahora mismo estoy en la dirección de una asociación civil,

se llama Salud y Bienestar Comunitario.

Trabajamos en el poniente de la ciudad, sobre todo,

dirigimos proyectos de atención a personas afectadas

por la violencia, principalmente mujeres

y de prevención de de la violencia.

Es difícil encontrar a alguien que no se haya visto

directamente afectado por la violencia en sus vidas,

que perdiera a un familiar de forma trágica.

(Murmullo) ¡Gracias!

¡Hola, chicas! ¡Buenos días! ¿Cómo estás?

¿Cómo estamos? Bien, ¿y tú?

¿Qué tal? Muy bien.

Como me dijiste, la sesión de repaso es el ocho de junio.

Ah, esa sí... Ese día vamos a repasar

tanto auriculoterapia como terapia floral.

Se pueden hacer otras cosas: Invitarlas a acompañar a

otras terapeutas formadas a que... O sea, que vean ese modelaje...

Hay una parte del trabajo de oficina que disfruto mucho,

que es la parte de proyectos.

Me gusta mucho estar coordinando, planificando y viendo, o sea...

Creo que eso se me da bien en lo que cabe.

Y también la parte de calle, de dar talleres,

de estar con la gente, de ir a visitar a las terapeutas

que están en los centros de atención de forma voluntaria,

dando acompañamiento... Esa parte me apasiona

porque es donde ves las historias reales de cambio,

ves el impacto que tenemos en la vida de la gente.

Eso es lo que crea la magia, es lo que más disfruto.

Considero que Marta trae una mente diferente,

para mí fue como conocer otro pensar de otro país

que es muy diferente a nosotros.

Considero... La considero una persona muy inteligente

y, aparte, muy abierta y solidaria con la gente.

Marta es una persona disciplinada, muy comprometida,

este, muy cuidadosa con los detalles,

sobre todo cuando es para la comunidad.

Y tiene mucho que dar.

(Murmullo)

(Sirenas)

La violencia ahora mismo no está presente tanto

de una forma tan visible como era cuando ha sido

a oleada de violencia, que veías los tanques.

Ahora es un poco más sutil.

Eh, reportaron el cuerpo de un hombre muerto

dentro de una de las viviendas.

Hace rato me comentaban unos vecinos de por aquí

que se escuchó un disparo.

Entonces, probablemente lo hayan asesinado

con arma de fuego.

En estas fechas, sí ha habido

cierto incremento en los asesinatos.

Últimamente, 30-40 muertos al mes.

Sigue la inseguridad y sigue el miedo

porque siguen pasando cosas.

Es fácil que escuches una bala por la noche

y nos echemos Álex y yo al suelo al lado de la cama,

hasta que pase. Y el corazón te palpita

y sientes miedo.

Ciudad Juárez fue mundialmente conocida por ser la ciudad

más peligrosa del mundo y esto ocurrió en un contexto

en unos cuatro o cinco años en los que los niveles de violencia

en la ciudad fueron espectaculares.

Entre 2008 y 2012 hubo más de 10 000 muertos

entre incontables delitos que se cometieron, o sea,

hubo una guerra en las calles, la ciudad estaba en estado de sitio

y había tanques en la calle, extorsiones,

asaltos con mucha violencia,

robos, violaciones, es decir, fue una crisis gigantesca, ¿no?

Con un gran impacto para la ciudad.

Y hoy estamos trabajando con las consecuencias

de esa oleada de violencia y con la que genera

el ciclo de la violencia. Se repiten patrones

en violencia entre familias, violencia en las escuelas.

Es lo que afrontamos en el trabajo en esta zona.

Cuando vine la primera vez, antes de venir a Ciudad Juárez,

tuvimos un Skype con la organización de aquí

y la ONG que me enviaba desde España.

En un momento dado, preguntaban a las de aquí como:

"¿Cuál es el protocolo de seguridad que siguen?".

Aquí, en la organización, para estar tranquilas.

Entonces, desde aquí respondieron: "Pues rezamos mucho".

Y dije yo: "¡Huy, caray!".

Sí me afecta como mujer, o sea, sí tengo más miedo

por el hecho de ser mujer, no estoy como en España,

no puedo caminar libremente a las dos de la madrugada

para ir a mi casa. No me siento segura,

hay muchas probabilidades de que pase algo.

Se siente miedo por ser mujer, yo siento miedo.

Lo más difícil es enfrentarse a los casos de madres desaparecidas.

Acompañar un caso de alguien que ha perdido un familiar,

no que lo ha perdido, que ha desaparecido,

que no hay un cuerpo que llorar, que no hay una persona

que acompañar, que despedir, porque no hay despedida.

O sea, ese tipo de acompañamientos es lo más duro

a lo que nos enfrentamos, porque nunca hay un cierre.

Es un proceso constante pues de sufrimiento.

Que uno tiene que aprender a vivir con ese sufrimiento,

sin respuestas.

Es lo más... La impotencia más grande, yo creo,

que hemos sentido en nuestro trabajo diario.

(Campanada)

(Campanada)

(Campanadas)

Esta colonia se llama López Mateos, es una zona marginada en la ciudad.

Mayormente vive gente pobre,

con bajos niveles educativos,

batalla para trabajar porque no hay mucho trabajo por aquí,

hay que ir lejos.

(Canción religiosa)

(CANTAN UN TEMA RELIGIOSO)

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

(TODOS) Amén.

Tomen asiento. Escuchemos atentamente la palabra de Dios.

De una manera muy especial, pedimos el día de hoy

por Jessica Ivonne Padilla Cuéllar,

que está desaparecida ya desde hace algunos años,

y su mamá, Anita, hoy nos ha pedido ofrecer esta misa

de una manera especial por ella.

Una de nuestras feligresas aquí en la comunidad

nos pidió la oportunidad de plasmar allí en el mural

pues ese tributo también para su hija

y para otras muchachas que ya tienen algún tiempo desaparecidas.

Mi nombre es Anita Cuéllar,

soy mamá de una joven desaparecida: Jessica Ivonne Padilla Cuéllar.

Llevamos ya pasaditos de cuatro años y medio.

Nosotros estábamos pasando por una muy mala economía.

Me dice mi hija: "Mami, déjeme trabajar".

Finalmente, acepté y estuvo saliendo ella el lunes,

martes y miércoles. El jueves ya no regresó.

Yo digo que sigue viva a estas alturas,

pero no por su cuenta, o sea, no por su propia voluntad.

Donde quiera que ella esté yo sé que alguien la tiene...

Retenida.

¿Haciendo qué? No lo sé.

No pudiera yo imaginarme qué esté pasando con ella.

La idea de hacer este mural pues es para recordarles

a la comunidad que ella sigue desaparecida,

que sigan unidos para pedir por su regreso,

por su bienestar donde quiera que esté;

no solamente de ella, sino de todas las jóvenes.

Yo creo que sigue siendo un tema muy sensible.

Y el Gobierno intenta escuchar a las mamás

y aplicar algo de sus recursos.

Tal vez no suficientemente, no se ha llegado como a encontrar

la plenitud de la justicia que todos esperaríamos,

que estas mujeres fueran encontradas.

Todavía estaríamos hablando

de decenas de muchachas que están desaparecidas.

El cuerpo de Cristo. -Amén.

Yo conozco a 45 mamás

y, a veces, tenemos la oportunidad de juntarnos las 45.

Por lo general no porque, lamentablemente,

en medio de esta situación que estamos viviendo,

tenemos que continuar.

Tenemos que seguir trabajando,

otras estamos estudiando, en mi caso, estoy tomando

un taller de formación para terapeuta.

(Piadas de aves)

La importancia es parte básica de estar aquí.

Te pones a analizar como todos los factores que hacen

que existan estas situaciones de violencia tan extremas.

Y, o sea, ¿qué puedo hacer yo? ¿Qué puedo hacer yo ante esto?

Igual lo que se puede aportar, aunque sea poco,

es granito a granito de arena.

(Murmullo)

SABIC es una ONG, es pequeña, trabajamos principalmente

en el norponiente de la ciudad, que es donde venimos cada día,

donde tenemos los centros de atención de las voluntarias,

tenemos la sede. Es una zona que ha sido sistemáticamente

marginada por el Gobierno, por las políticas de desarrollo.

El trabajo que hacemos va dirigido a la atención

a víctimas de la violencia, a programas de prevención también.

El componente que nos caracteriza es la formación de las voluntarias,

de las terapeutas, de mujeres de la comunidad que puedan dar

un acompañamiento de escucha con terapias alternativas

a otras mujeres y niños de la zona que sufren la violencia.

El programa de formación es esa forma en la que,

estas mujeres que han sufrido experiencias muy duras,

deciden que quieren formarse y capacitarse para acompañar a

otras mujeres en esas situaciones, es su compromiso con su comunidad.

Es como esa parte el eje central del programa que realizamos.

Carmen va a repartir una etiqueta a cada una.

Bueno, enseguida ustedes van a ver unos frasquitos, ¿sí?

Estos son los frasquitos que les vamos a hacer llegar.

Tenemos diferentes tipos de formación, igual la principal

es el programa de formación de terapeutas corporales populares.

Son seis meses en los que aprendes

sobre herbolaria tradicional mexicana, sobre terapia floral,

auriculoterapia, el sistema de poner balines en la oreja,

que es parecido a la acupuntura.

Son un tipo de técnicas para dar un acompañamiento integral.

Estas formaciones tienen componente de desarrollo personal.

La mitad de los talleres son de trabajo interno.

La terapia floral me encanta porque digo yo

que es el psicólogo sin que yo hable.

El psicólogo no me gusta porque tengo que relatar mi historia.

Y no me gusta, menos repitiendo historias desagradables.

A mí me encanta lo natural,

yo casi toda la vida he tratado mi salud con...

con lo natural, con hierbitas. Entonces, cuando me dicen

en Sabic que hay un taller para terapeutas

donde puedes conocer todo esto y aplicarlo a alguien más.

Dije: "Bueno, a mí me está funcionando

en medio de esta situación tan difícil que tengo.

Y mi amor por mí, por la vida

me da la inquietud de saber más.

De conocer toda esta técnica, toda esta manera

de sanación para poder ayudar a alguien más.

Buenos días. Soy Anita Cuéllar Figueroa.

En este momento soy su terapeuta

de aquí de Sabic. Estoy aquí para ver

de qué manera puedo apoyar su causa o su molestia.

¿Y su nombre es? -María Teresa.

Mucho gusto, Mari.

Este... Adelante.

¿Tiene algún problema que identifique ahorita?

Pues traigo mucho dolor en la cabeza.

También tengo un dolor muy fuerte en el riñón.

Bien... Pues nos ponemos en manos de Dios

para acceder al canal que necesita en este momento

para mejorar su bienestar.

Digan que son las esencias florales.

Es la energía vibracional de las flores.

Se toman en gotas. -Muy bien. La esencia floral

es un medicamento de medicina alternativa

el cual no afecta ni se contrapone

contra ningún medicamento

ya que solo la energía vibracional de la planta,

en esta casa de la flor.

Okey, entonces paciente te explico que la terapia

floral es... Le dicen, por favor.

Lo que trabajamos aquí son principalmente

flores de Bach que permiten un trabajo con las emociones

muy bonito y que ayudan a llevar los procesos

de psicoterapia. En Sabic, lo que se hizo,

fue trabajar las flores de Juárez.

Se desarrolló un sistema propio con las flores de aquí

de la región, se elaboraron las esencias.

Y es principalmente con lo que se trabaja

y la gente se siente muy arraigada

con este tipo de terapias

porque son de aquí, tiene la energía de aquí,

la vibración de aquí. Y eso se siente bonito.

Yo vengo a estos talleres porque a mí me sirven mucho

para sacar... Puros problemas que traigo.

Pues de una muerte que me sucedió con un hijo.

Y las terapias me ayudan mucho a sacar

todo el dolor.

La que sigue.

Esa. -¿Esta?

Libertad, amor, culpa, responsabilidad,

preocupación, tranquilidad...

Ya he terminado. ¿Qué tal? ¿Cómo estuvo hoy?

Ah, bien padre. Aprendí mucho. ¿Te gustó? Ya viste cómo hacen

magia aquí las chicas. ¿Ya aprendiste?

Bueno, la consultante dice que le salió,

así que yo digo que me fue bien.

Y a seguir practicando lo que hoy aprendí.

Me voy muy emocionada. Me alegro.

...ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Lillian era una personita maravillosa.

Cuando llegaba de mi trabajo me recibía bailando.

Abrazándome y dándome besos. Era cosa de todos los días.

Muy linda persona.

Mi hija estaba sentada en su cama

haciendo un trabajo que iba a entregar

al día siguiente.

Y me dijo: "Mamá, voy a salir a las 10 de la mañana de aquí.

Me voy a las 10 y regreso.

Y como a las 10 de la mañana sentí en mi corazón

como un presentimiento.

Muy fuerte. No se me quitó en todo el día.

Y ya no regresó. Estuvimos marcando

a su teléfono y no contestaba.

Y ahí empezó nuestra pesadilla.

Pasaron los años...

Y hasta el año pasado en enero, en la segunda semana...

Nos dieron respuesta, que la habían encontrado.

Sus restos junto a otras 7 niñas

en el arroyo Navajo.

Eran puros huesitos, y no toda completa.

Y esa fue la historia de mi hija.

A ella creo que no le gustaría verme llorar.

(BALBUCEA)

Yo me tengo que desahogar porque me hace falta.

Mucha falta.

(TOCAN TAMBORES)

Hola. Hola, hija.

Hola, madre. ¿Qué tal?

Bien. ¿Vosotros qué?

¿Estrenando camisetas?

Pues muy bien. Hemos ido a Villar de Cañas,

allí al cementerio nuclear, que es la séptima

marcha que hacemos todos los años

en contra del cementerio. Sí.

Es un pueblo pequeño y quieren hacer

el cementerio nuclear por eso. ¿Pero ya está aprobado eso?

¿Qué? ¿Ya está aprobado?

No, no, no. No está aprobado. Yo creo que mis héroes

son mis padres. Desde que soy pequeña

les recuerdo en plan "activities", o sea,

muy activos socialmente.

O sea, desde la asociación de padres del colegio,

hasta estar pintando el carril bicis de Móstoles,

a estar plantando árboles en la Vía Verde

porque el gobierno lo prometió y no lo hicieron

y entonces "venimos a plantar".

Para mí sí son como un ejemplo,

en este sentido, de ser congruente, ¿no?

De querer un mundo mejor e intentar hacerlo.

Aunque sea poquito a poco.

¡Hola, Álex! -¿Cómo están?

Bien. Aquí estamos de gemelos hoy.

Mira, nosotros también. -Vosotros también estáis

de azul, pero bueno.

¿Cómo están? -Muy bien, cariño.

Hemos pasado el día muy bien, por el campo, una marcha...

Ayer anduvimos casi 15 kilómetros.

Y estuve en el Congreso de los Diputados el otro día.

Sí, te vi en las fotos.

Y también decían eso, ¿sabes? No necesitamos

ninguna central. No hace falta.

Entre la eólica y la solar se cubre.

Pero hay muchos intereses por medio y ya está.

¿Y qué me contáis vosotros? Nada, es que ya casi

nos vamos a ir de hecho.

Vamos a escalar. Sí.

Qué bien, a escalar. -Hoy toca escalada.

Vamos a ir a donde fuimos con vosotros, al Trepachanga

A donde fueron ustedes. Pues ya nos vamos,

creo que luego os llamamos. O si no mañana, ¿vale?

Venga. Vale. -Bueno, estamos aquí.

Un beso a todos. Ya hablamos. Muchos besitos.

Chao. Cuídense.

Hasta luego. Adiós.

Chao.

¿Pusiste aquí todas las puntas? Eh... Sí.

Pero no sé si está el "grigri".

Ese no está ahí.

Lo voy a poner aquí.

Eh... ¿Estos? Sí, también.

¿Sí? Cogemos varios para que...

¿Los dos? Sí.

Vale. Míralos, aquí están.

Vale, pues me voy a poner las lentillas.

¿Has metido agua? Ya está.

Chica lista.

Uno de los motivos por los que estoy aquí

es porque Alex es de aquí. Bueno, nació en Chihuahua

pero vive aquí y ha sido la razón de volver.

Vine originalmente a hacer las prácticas del máster.

Aquí nos conocimos y ya empezó despacito

nuestra historia de amor. Y fue una de las razones

para volver. Se siente casa, se siente familia.

Yo llegué sin conocer a nadie, obviamente.

Vivía con una compañera de trabajo,

Y como la gente aquí es muy acogedora, muy amable,

se hacen redes sociales muy fácilmente.

Esta compañera me dijo: "Te voy a presentar

a mis sobrinos que son de tu edad y a ver qué plan".

Y me presentó a uno de los sobrinos que escalaba.

Me invitó un día a escalar y ese día conocí a Álex.

Nos conocimos en la ciudad y luego vinimos aquí

a escalar a esta zona que llaman Trepachanga.

Y fue la primera vez que escalaba así en la roca,

en el monte. Álex me estaba asegurando

con la cuerda abajo y yo subí toda la emoción.

Recuerdo que bajé y le di un abrazote grande.

Recuerdo mucho ese momento.

Ciudad Juárez está en el medio del desierto de Chihuahua,

que es uno de los desiertos más grandes de Latinoamérica.

Hay muchos cerros, como donde vamos a escalar.

Pero es una llanura inmensa. Hay zonas de dunas.

La ciudad más cercana está como a 3 horas y media.

Es muy difícil decir "vamos de visita a otra ciudad,

vamos a pasar el día aquí". Es que no hay.

Quitado ir al paso de Estados Unidos.

No hay muchas alternativas así como para pasar un día fuera.

¿Es época de alacranes o qué? Cuando llueve.

¿Cuándo llueve?

¿Después de llover? Entre julio y agosto.

Hola.

Sí, Marta la verdad es que ha sido muy dedicada

en todo lo que se propone. Yo la veo haciendo proyectos

para apoyar en las personas. Ella trasnocha,

se levanta temprano, se va todo el día...

A mí lo que me gusta de ella es su carácter.

Tiene un carácter muy decisivo, no sé cómo explicarlo...

Es como un carácter fuerte pero como muy tierna.

Jamás había conocido a nadie como ella y para mí

es un ejemplo a seguir.

Hay algo curioso que ha traído aparejado

la violencia de Ciudad Juárez. Ciudad Juárez es un espacio

en el que se han desarrollado muchas iniciativas comunitarias

y participativas a lo largo de los años, pero especialmente

raíz de la violencia han surgido muchas ONG,

y las que habían se han fortalecido.

Hay muchas redes de ONG, de asociaciones civiles.

Pero hay una cooperación y una comunicación entre ellas

que no se ve en otros lugares.

¡Hey! ¿Cómo estás?

...un diálogo entre las compañeras

que tienen un rol do coordinación general

en algunas de las organizaciones

donde participan

las defensoras comunitarias en Juárez y en Chiguagua.

Y que pudieran ellas compartirnos desde su propia experiencia,

desde su labor de defensa de derechos humanos,

pues un poco cuáles han sido sus aprendizajes,

los retos y los aportes para continuar.

Trabajando ahora, estamos en Salud y Bienestar Comunitario.

Para las que no lo conocen, pues sí decirles que es

una asociación civil que surge de la comunidad para la comunidad.

O sea, es un proyecto de mujeres de la zona poniente.

Son doce años de trabajo de la asociación

en temas, sobre todo, de atención a mujeres víctimas de la violencia,

a sus familias, a niños.

Y una de las mayores dificultades que hemos encontrado,

es la burocracia institucional que hay para poner una denuncia.

La revictimización constante. El hecho de que los policías

lleguen a la casa desde donde ha llamado una mujer

que ha sido golpeada y llegan con esa actitud abusadora

y aún, ni la escucho y le digo: "Es que le provocaste".

O sea, que es la realidad que están enfrentándose.

Las largas esperas para poner una denuncia.

Hay momentos en los que a mí me falta mucho por saber

de muchos temas y me toca estar en la mesa

del Observatorio Nacional de Violencia Armada y Género.

Y voy un poco aterrorizada por dentro.

Pero siempre como desde este ser mío.

No intentar ser lo que no soy. O sea, ser lo que sé.

Lo que no sé, lo pregunto.

Y este es uno de estos espacios,

porque estoy con las grandes de la ciudad.

Y llego yo aquí jovencita y como dispuesta a empaparme

de lo que ellas saben y aportar lo poco que yo pueda.

Y con esto, les agradezco mucho a todas las personas,

todas las mujeres que estáis hoy aquí.

Gracias. (APLAUDEN)

Muy bien. Entonces, para Marta Rodríguez.

(Ovación) Muchas gracias.

Y un pequeño obsequio.

(Aplausos) Marta. Marta Dieguila.

(Ovación) Lidia Cordero.

Hay mucha solidaridad entre las mujeres de Juárez,

entre las organizaciones, entre las compañeras,

entre las voluntarias y en la calle, en la vida diaria.

Es fácil que tu vecina te eche un cable con lo que sea,

hasta sin pedirlo. Así están.

Buenos días.

Buenos días, chicas. -Buenos días.

-¿Cómo estuvo? ¿Alguna novedad? -No.

¿Todo bien? Todo bien. Bueno.

Mi nombre oficial es María Juana Rocino Ros.

Sin embargo, aquí todo el mundo me conoce por Juana Mari Orozco.

Soy nativa de Pamplona. Y tengo aquí, en esta ciudad,

pues yo creo que como 52 o 53 años.

Hace tanto tiempo, que se me olvida.

Hoy en día, en relación al año 2008, 2010,

cuando estábamos en toda esa vorágine de violencia,

creo que es incomparablemente mejor.

En los años de la violencia, yo recuerdo,

la mayoría de mis amigas emigraron a EE.UU.,

a El Paso a vivir y se fueron cantidad de familias.

Mi esposo y yo decidimos quedarnos aquí.

Mi esposo es muy mejicano, muy juarense.

Y me pareció que era un momento en que había que luchar en Juárez

por recuperar la ciudad que tanto nos ha dado

a los que vivimos aquí.

Los niños han sido muy afectados,

porque, en un gran porcentaje, han sido víctimas,

ya sea que han muerto sus padres.

Hijos de víctimas o de victimarios.

En algunas escuelas, nos decían: "No podemos hacer nada

porque sabemos que el papá del niño es sicario".

Vamos a una escuela primaria donde hay niños

de los seis a los doce años, que está localizada

en una zona marginada de la ciudad

y donde el programa Educación en Valores que yo dirijo,

está trabajando desde hace ya varios años en esta escuela.

Nosotros no somos terapeutas. Estamos tratando de prevenir

que estos niños caigan en conductas delictivas

a través de la formación y de la creación de una conciencia

de lo que está bien y lo que está mal.

Porque parece ser que existe una especie de anomia moral

donde el bien y el mal se confunden.

(JOSÉ MARÍA) Hoy hemos venido a esta escuela

que es de Ismael Dávalos, a supervisar una actividad

del programa Educación en Valores.

Esto lo hacemos todos los días en 58 escuelas de la ciudad.

(JUANA MARI) Y lo que hacemos, es tratar de capacitar a maestros,

ayudarles a que ellos sean formadores de sus alumnos

en base a cinco valores que consideramos importantísimos.

Que es la honestidad, la responsabilidad, respeto,

solidaridad y perseverancia.

Hola. Buenos días.

A Juana Mari la conoces. -Sí. Ya me conoces.

Qué gusto verte. -Gracias.

Adelante. (JUANA MARI) José María, que es uno

de los asesores del programa, trabajó mucho con los maestros,

capacitándolos en todos estos temas de autoestima,

de resolución pacífica de conflictos.

(JOSÉ MARÍA) Básicamente, los niños aquí viven

en un contexto difícil. Han padecido la violencia

directamente en sus casas.

Violencia que han padecido sus padres, sus madres.

Muchos de ellos, son huérfanos que viven con sus abuelos.

La escuela, para estos estudiantes, es el espacio más seguro

que ahorita tienen, Cuando abrimos la escuela,

que los pequeños nos esperan para abrirla,

es verlos contentos y como respirar

de que ya estoy bien, ya estoy aquí.

Porque la verdad es que cuando ellos se quedan en casa,

se quedan a tener que solucionar problemas

que ni siquiera está en sus capacidades

o en sus facultades de hacerlo.

A ver. ¿Alguien de ustedes había escuchado sobre el bullying?

-Sí. Yo sí. -¿Quién quiere dar una explicación?

Ahorita vamos a ver lo que digan, si se relaciona

con este lado o con aquel lado. ¿Sí?

¿Violencia cómo? -Si molestan a alguien.

¿De qué tipo lo pueden molestar?

(HABLAN A LA VEZ) Valentina.

¿De qué otra manera puede ser violencia?

Cuando le ponen apodos. -Apodos. ¿Sería verbal?

-Sí. -A ver. Lo que vayamos diciendo,

lo vamos a ir ubicando.

Que lo molesten como Valentina.

-Pegándole. -¿Cuál será?

¿Violencia qué? -Física.

Físico. Sería violencia física.

Sí.

Los niños que asisten a la escuela los notamos

con muchas secuelas. Requieren de atención diferente,

una atención psicológica. Y no la tienen.

No tienen esa oportunidad.

Psicológico. ¿Por qué psicológico? ¿Qué será psicológico?

Yo digo que es algo que nos va a afectar aquí, en nuestra mente.

-Se nos va a quedar grabado. -Se queda ahí.

¿Qué nos podrá estar pasando con eso?

No querríamos ir a la escuela.

(JOSÉ MARÍA) Ni en la escuela, ni en la casa,

ni con los familiares. ¿Sería agresión qué?

-Psicológico. -Psicológico.

Este tipo de clase nos ha ayudado porque los niños han entendido

más tipos de problemas que siempre han tenido,

pero no sabían cómo resolverlos ellos.

Ya, con este tipo de clases, saben a quién acudir o qué hacer,

de qué manera pueden resolver.

Ayer hubo un cuerpo cerquita de mi casa.

Había muchos ministeriales y una ambulancia y un policía.

Y estaba un racer volteado cuando pasamos por allí.

(JOSÉ MARÍA) ¿Pero fue accidente

o alguien que lo mataron ahí? -No. Lo mataron.

Hay muchos problemas como personas muertas.

Vienen y las tiran para acá, para la orilla.

Ya los niños tienen muy cercano eso.

Dicen: "Pues en tal parte, estaba acordonado

porque encontraron dos personas en pedazos, pues,

o en bolsas negras o que un perro se comía a alguien".

Ya muertos por la misma violencia de la ciudad.

¿No tengo que ser igual a quién?

-A mi mamá. -A mi papá.

-A mi mamá y mi papá la mejor cosa.

La verdad es que no estamos nunca preparados,

porque nunca sabemos cuál es el límite de las cosas.

Solo como maestros, no estamos preparados para esto.

Necesitamos siempre el apoyo de alguien más.

Yo siempre agradezco al programa.

Educación en Valores es un programa que ha venido a decirnos

que podemos mantenernos de pié. Y luego, continuar.

Siempre hemos pensado que algo hay que hacer.

O sea, algo hay que hacer. Y granito tras granito de arena,

pues así vamos componiendo.

(JOSÉ MARÍA) Esta generación de niños, si no se cuida,

puede ser la generación del rencor.

Puede ser una generación que nos lleve a cosas más duras,

si esta generación es descuidada, tanto por autoridades,

tanto por la misma sociedad civil.

(RÍEN)

Me llamo María Dolores.

Y vivo en la colonia Díaz Ordaz.

¿Se portaron bien? -Sí.

Soy viuda. Y hoy he cumplido diez años

que me quedé sola.

Bueno, van a comer sopita con chilito.

Yo quiero solo sopa. -Vayan a enjuagarse

las manoplas allí.

Pero muévanle, porque se les enfría.

Pues yo cuido a mis dos nietos, los que me dejó mi hijo.

Pues a él le dieron un balazo.

Pues yo digo, cómo hay gente que le dan muchos balazos y viven.

Y él, con un balazo, tuvo para morir.

Nos fuimos al hospital y me metieron a verlo.

Y fue la policía. Entonces, le dijeron

que si sabía quién le había dado.

Entonces, le dijo que no.

Fue cuando yo ya le volví a preguntar

y ya me dijo quiénes eran.

Le dije: "¿Por qué no le dijiste a la policía?"

Y dice: "Porque me da mucho miedo que vayan a ir a tirarte

a la casa, allá con los niños".

Entonces, por eso, como no pude yo poner demanda,

así se quedó.

Pero, primero, come. Come, porque si no, no llenas.

Después, al rato tienes hambre otra vez.

Y ya, cuando lo enterré, le dije a la mamá de los niños

que trabajara, que yo se los cuidaba.

Pero no. Ella se fue y ya...

Pero, aunque yo mire a mi hijo en la caja,

yo le decía: "Yo voy a ver por tus criaturas".

Porque yo no los voy a desamparar.

Enferma como esté y todo. Pero...

Pues quiero que salgan adelante.

Porque...

La matan a una también.

Se queda uno marcado para toda la vida.

Y yo a ellos les doy consejos, porque les digo yo:

"Ustedes ya entienden".

Digo: "Y pórtense bien".

Digo: "Porque llegan a crecer con la maldad o no sé,

digo no más tienen dos caminos,

el panteón y la cárcel".

Yo vivo de que mi esposo me dejó pensión, pues así vivimos.

Así vivimos, pero, le doy gracias a Dios

de todos modos porque digo yo: "Hambriento no andan".

Y, pues, le pido a Dios que me deje verlos más grandesitos.

De que... Pues, que se valgan.

Se valgan por ellos mismos, va.

Mira, aquí a la derecha este centro recreativo,

en el 2009-2010, cuando llegaron los Federales aquí,

con la violencia, este fue el cuartel general.

¿Aquí, también? Hasta 5000 soldados

llegamos a tener en esos espacios.

Hoy vamos a ir a Riberas del Bravo

que es una zona que está por el Valle de Juárez.

Son unos barrios caracterizados por población migrante,

sobre todo, por personas de otras parte de Méjico

que han venido aquí a vivir,

a trabajar en la maquila, en las fábricas.

Uno del trabajo que hacemos como ONG,

es coordinar nuestra labor

con otras organizaciones que están en la ciudad,

trabajamos en áreas distintas, pero, nos mueve un fin común,

en este caso, pues, también, colaboramos mucho con Sepas.

Carolina trabaja y coordina como en las dos ONG

y estamos aquí un poco para conocer el trabajo

de mujeres que se han capacitado como terapeutas

que están ofreciendo este servicio, este acompañamiento,

a otras mujeres en esta zona,

pues, que ha sido muy...

Ha sufrido una gran repercusión de la violencia,

es una de las más dañadas en la época de violencia,

de las más marginadas, está lejos del centro.

Hola, yo soy Marta, encantada.

Le voy a presentar aquí a Marta. No nos conocíamos, encantada.

Ella es la directora de Sabic, tanto que les platico de Sabic.

¿Ustedes cuándo se capacitaron, desde cuándo están aquí?

Híjole, yo ya tengo tres años.

Ah. Tres años, este...

¿Colaborando aquí en Riberas? Un poquito más de tres años

colaborando aquí, yo digo

que la auriculoterapia ayuda bastante.

Sí, a mí, me encanta, a mí me funciona, así dolores

de espalda y resfriados,

mi primer remedio es ponerme las semillitas

porque así, el resfriado

en lugar de 7 días, son 2 días y ya.

Y ya se me quita.

¿Desde cuándo estás aquí, desde el año pasado?

Sí, también, tomé el curso

porque, también, yo vi, pues, mucha mejoría.

Yo vine porque andaba muy deprimida

y me gustó la atención que me dio la médica.

En mi comunidad, con los vecinos, sí ayudaba a bastantes personas.

Pásenle el test.

Siéntese.

Hay como un dolor de garganta,

mucho corrimiento nasal y temperatura.

-¿Sí, puede dormir? Sí.

Me gusta mucho ayudar a la gente,

aunque no me paguen, no me interesa.

Yo lo que quiero es que la persona se alivie.

Soy ama de casa y este...

me hablaron para venir al taller aquí,

estudiamos como por cuatro o cinco meses

y, también, lo que nos ayuda mucho es la práctica,

porque una cosa es la teoría y otra cosa, practicar en el oído

y el oído, a veces, son orejitas muy chiquitas

y, a veces, bueno, ¿verdad?, pero, sí, sí es efectivo.

-Gracias.

¿Y desde cuándo vives aquí, Tere?

Aquí tengo viviendo desde hace como 15 años

tengo viviendo aquí en este lugar.

En este canal, es canal de aguas negras,

seguidos se encontraron cuerpos aquí en el canal,

los mataban y los tiraban aquí en el canal.

No me digas,

¿y aquí se los encontraban los niños, las señoras...?

La gente que lo usaba daban aviso a la policía

para que vinieran y tenían que venir a recogerlos.

Entonces, esta es ya la valla

de la frontera con El Paso, con Estados Unidos.

Sí, esta valla tiene, más o menos,

dos años que se construyó, antes estaba..

¿Cómo dos años? Sí, antes, no.

¿No había nada? No, nada más el río Bravo.

A unos cuantos metros

podemos decir que a 40 o 50 metros estamos de la frontera.

El Paso es la ciudad más segura de Estados Unidos,

contra la ciudad estigmatizada

por ser la ciudad más violenta del mundo, incluso.

Sí, es algo muy, muy fuerte, realmente.

Ahora, si podemos ver aquellas casas, estás vacías

porque mucha gente, cuando hubo la violencia, se fue.

Mucha gente se queda en esas casas abandonadas

mientras que encuentran la manera de cruzar a E.E.U.U.

(Ladridos)

Los niños de estas colonias están muy afectados

y no lo tomamos muy en cuenta, entonces, nosotros hemos estado

trabajando en talleres con duelos aquí con los niños

y nos refieren mucho eso: "Es que se fue mi amiguito",

"Es que se fue la mamá que me cuidaba",

"La vecina que me cuidaba a mis hijos",

entonces, son duelos que se van acrecentando.

O sea, ¿esto sería, sala, cocina, una habitación y un baño?

Ajá, y nada más.

Porque estas casas no es que se quedaran abandonadas

recién construidas, o sea, la gente vivía y se fueron.

Ajá, había gente viviendo cuando pasó, cuando se puso

muy fuerte la violencia, mucha gente se fue,

sacó sus ventanas, sus puertas y se fue.

Ok. Ya es por los delincuentes

ya quitaron todo lo bueno, lo que pudieron.

Lo que se pudo rascar. Y se lo llevaron.

Y así, como esta, hay muchísimas, hay miles de casas así.

Este fenómeno de casas abandonadas, casas destruidas.

¿Y cómo se siente vivir entre estas casas?

Pues, se siente horrible vivir entre, digamos, suciedad.

(Ladridos)

(Timbre)

Hola. Marta, qué gusto verte.

¿Cómo estás? Qué gusto verte.

Ya casi te desconozco fuera de la oficina.

No sacamos tiempo, mira, él es Álex.

Ah, Alejandro, mucho gusto, encantada,

déjame presentarte a mi esposo.

-Mucho gusto. Muchas gracias, ¿cómo estás?

Adelante, por favor. -Trajimos un vino.

-Muchas gracias, oye, es un Rioja, guau.

-Adelante, por favor.

-Cuando vine aquí, me iba a ir a Inglaterra

a aprender el inglés y, entonces,

mis hijos iban muy seguido para allá.

Y me dicen: "Oye, ¿por qué no te vienes

allá a Juárez a aprender inglés?".

A Juárez a aprender inglés.

(RÍEN) Ja, ja, ja.

Después, no me vine para un año,

pero, ahí conocí a este señor, ¿verdad?

¿Y cuántos años tenías? Pues, como 22.

¿Y sabes qué te digo?

Dije: "Ay, estos mejicanos", porque el mejicano te baja

el cielo, la luna y las estrellas.

Pero, luego, boteas y está diciendo lo mismo a la de al lado.

Qué horror, hay que cuidarse mucho.

Son bastantes enamoradizos. -Te diste cuenta, ¿no?

Sí, se dio cuenta, sí, pero, ¿dónde se conocieron, saliendo?

En un partido de fútbol americano.

¿Ah, sí? ¡Ah, mira!

Y decidiste quedarte. Decidí quedarme, así es.

Y no me arrepiento, la verdad.

¿Y cómo habéis estado? Yo llegué en el 2012 ya

y ya estaba pasando mucho la oleada de violencia,

pero, me imagino que... ¿Cómo lo vivisteis vosotros?

Bueno, al papá de esta chica que acaban de conocer

lo balasearon, afortunadamente, se pudo recuperar,

aunque, no se ha recuperado del todo.

-A la una de la tarde, llegando a su casa.

Una bala perdida, ¿no?

No, no, ¿para qué trae la camioneta?

Afortunadamente... -Aquí, han entrado,

¿cuántas veces entraron a robar esta casa?

-No existe ese número. -Sí, yo creo como cinco veces.

Sí, en la última vez cortaron, porque tenemos alarma,

cortaron la alarma,

nos llevaron la caja fuerte, todo lo que había.

No estabais en casa.

No, pero, también, a las 12 del mediodía.

-Yo salí de aquí, yo salí de la casa

como a las 12:15 o 12:20,

y regresé como a las cuatro de la tarde.

-Y ya. -Todo despelucado, terrible.

Ha sido terrible.

El centro fue una de las zonas más devastadas

por la violencia y es una de las zonas

más inseguras para estar

a pesar de que hay mucha vida,

están los mercados callejeros, también, es uno de los sitios

más inseguros, es donde más desaparecen mujeres

y hay asaltos, balaseras...

O sea, curiosamente, es como una de las zonas

más inseguras a pesar de ser el centro de la ciudad.

En mitad del día desaparecían chicas y se sabía dónde,

en qué lugares, o sea, tiene mucho que ver

que hay un control de esta zona por parte

de personas vinculadas a la trata de personas

que tienen muy checado,

muy controlado quién está paseando, quién no.

Testigos, seguramente, sí hay,

lo que hay es un miedo terrorífico a hablar.

(Música)

Yo creo que la principal razón

por la que estoy aquí es porque amo lo que estoy haciendo

y porque encuentro un entorno

muy favorable para hacerlo, o sea, la gente.

La gente de la ciudad es superacogedora, muy cálida,

o sea, es la ciudad, también, como de esta violencia extrema,

pero, es que, también,

es la ciudad del acogimiento máximo.

Es una ciudad muy cálida con las relaciones sociales.

Es muy fácil hacer amigos,

en ese sentido, eso le da muchos puntos para querer vivir aquí.

Héroes invisibles - México

55:09 06 nov 2016

La psicóloga Marta Rodríguez ayuda a las víctimas de la violencia en Ciudad Juárez, México. Trabaja con mujeres víctimas de la violencia, su objetivo es formarlas como terapéutas para que ellas puedan ayudar a otras víctimas.

La psicóloga Marta Rodríguez ayuda a las víctimas de la violencia en Ciudad Juárez, México. Trabaja con mujeres víctimas de la violencia, su objetivo es formarlas como terapéutas para que ellas puedan ayudar a otras víctimas.

ver más sobre "Héroes invisibles - México" ver menos sobre "Héroes invisibles - México"
Xcerrar

Los últimos 8 documentales de Héroes invisibles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • México

    México

    55:09 06 nov 2016

    55:09 06 nov 2016 La psicóloga Marta Rodríguez ayuda a las víctimas de la violencia en Ciudad Juárez, México. Trabaja con mujeres víctimas de la violencia, su objetivo es formarlas como terapéutas para que ellas puedan ayudar a otras víctimas.

  • Mauritania

    Mauritania

    55:32 30 oct 2016

    55:32 30 oct 2016 Héroes invisibles retrata la vida del Capitán de la Guardia Civil Pablo Formigo en su misión den Mauritania.

  • Camboya

    Camboya

    55:21 23 oct 2016

    55:21 23 oct 2016 Kike Figaredo, apodado como "el obispo de las sillas de ruedas" en su labor humanitaria en Camboya. Uno de cada 250 habitantes está mutilado por las minas antipersona y los accidentes de tráfico.

  • Jordania

    Jordania

    55:12 09 oct 2016

    55:12 09 oct 2016 Jerónimo Candela es cooperante en el segundo campo de refugiados más grande del mundo. Desde el inicio de la guerra, Jordania ha acogido a cerca de 1.200.000 refugiados sirios.

  • Costa Rica

    Costa Rica

    55:32 02 oct 2016

    55:32 02 oct 2016 Regina Domingo salva a los tiburones y a las tortugas en peligro de Extinción en Costa Rica. Dejó una vida acomodada en Barcelona para luchar contra la pesca ilegal.

  • Honduras

    Honduras

    55:52 25 sep 2016

    55:52 25 sep 2016 Eduardo Ubierna en misión humanitaria en Honduras , en la ciudad más peligrosa del mundo. Es el jefe de operaciones del Comité Internacional de la Cruz Roja.(CICR).

  • Nepal

    Nepal

    55:45 18 sep 2016

    55:45 18 sep 2016 La motorista Alicia Sornosa recauda fondos para las víctimas del terremoto de Nepal.

  • Kenia

    Kenia

    55:06 11 sep 2016

    55:06 11 sep 2016 Álvaro Pérez Pla, un joven emprendedor que ayuda a los niños huérfanos de Kenia. Trabaja en Kibera, el segundo asentamiento de África.

Mostrando 1 de 1