'Héroes invisibles' es una serie documental cuyo protagonista es un español que abandonó su cómoda vida en España para intentar mejorar las condiciones de los más desfavorecidos en el extranjero. Violencia, narcotráfico, inmigración, terrorismo o pobreza extrema son algunos de los temas que se retratan en los diferentes destinos: Kenia, Camboya, Honduras, Mauritania, México, Costa Rica, Jordania, Nepal, India, Mediterráneo Central, el Líbano, Etiopía, Ecuador, Estados Unidos, República Dominicana y Zambia.

La serie de documentales está dirigida por Víctor Cerdán y cuenta con los reporteros, Merche Forner, Omar Razzak y Tábata Peregrín, y con los operadores de cámara, Elena Fernández y Alberto González. Un equipo con larga experiencia en la elaboración de este tipo de documentales bajo la dirección de producción de Marta Manzano y la producción ejecutiva del periodista y escritor Manuel Cerdán.

3779361 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
Para todos los públicos Héroes invisibles - Mauritania - ver ahora
Transcripción completa

Un héroe, para mí, es una persona normal,

una persona que, en su trabajo, realiza...

Lo realiza lo mejor que sabe

y... y con toda la ilusión del mundo.

No tiene por qué ser nadie en especial o que...

Que en un momento puntual haga un trabajo

fuera de lo normal y... Y el resto del tiempo

pues a lo mejor el trabajo sea más bien mediocre.

Para mí es un héroe.

No sé si hay héroes más allá de los "films" y de los cómics,

pero para mí un héroe es una persona que trabaja

y, en nuestro caso, las personas que trabajan

aquí en Mauritania podrían ser consideradas todas como héroes

por hacer el trabajo o, al menos, intentar hacerlo lo mejor posible.

Soy el capitán Pablo Lorenzo Formigo,

tengo de naturalidad 47 años.

A través de mi carrera he tenido oportunidad de estar

en el Líbano y aquí en África, con la Jefatura de Fiscal

y Fronteras, he estado en el Cabo Verde, Guinea-Bisáu,

Senegal, Mauritania, esta es la segunda vez.

Dale. Pues la idea inicial era un poco

colaborar con la Gendarmería mauritana

en el control de los flujos migratorios.

Intentar o impedir que se organizasen salidas masivas

con dirección a la Islas Canarias.

¡Julio!

Aquellos que están juntos, aquel grupito de cayucos.

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

(HABLAN TODOS A LA VEZ)

¿No saben? No, les está diciendo

que está prohibido pescar, que es donde está el capitán.

(HABLAN EN SU LENGUA)

El gendarme jefe de la Gendarmería nos acaba de comunicar

que esta zona no está habilitada para hacer pesca con esa red.

Con lo cual le han advertido, le han dicho

que tienen que marchar a otro sitio.

Prestamos apoyo a la Gendarmería mauritana,

les orientamos, les asesoramos

y patrullamos la bahía y las costas próximas a Noadibu

en las embarcaciones de la Guardia Civil

con el objetivo de controlar la inmigración irregular.

(RADIO) ¿Patrullera del Cuco? -Estamos buscando

un cayuco senegalés grande, a ver si, por favor,

nos podéis echar una mano.

-Vale, estamos a vuestra popa.

Nos adelantamos e informamos. -Venga, gracias.

(HABLA EN FRANCÉS)

-Han hecho una inspección y, ahora, si hay algo más, nos avisan.

La patrulla es un poquitín limitada en el tiempo,

el helicóptero máximo hora y media podría estar

del despegue al aterrizaje.

-Adelante para Cuco.

Bien, recibido, muchas gracias, Cuco.

Además del control que sobre la inmigración

se realiza en este país,

nosotros no podemos estar al margen

de posibles circunstancias adversas,

como puede ser un atentado terrorista.

Estamos viendo que países limítrofes

con Mauritania sufren atentados muy graves,

como el último caso de Mali, Burkina Faso,

que no queda lejos del sur de Mauritania.

Y eso nos preocupa, a la dirección general le preocupa.

La seguridad en el contingente debe ser, ya no la misma

que tenemos en España, la conciencia de un atentado allí,

sino que debe ser mayor.

(Locución en otro idioma)

(Disparos)

(Locución en otro idioma)

(HABLAN EN SU IDIOMA)

(Voz en otro idioma)

El otro día, el teniente coronel,

que es quien gestiona los niveles de alerta que firmamos,

me ha recordado que Mauritania sigue con nivel de alerta naranja.

Burkina Faso tuvo atentado, Níger tuvo atentado,

Mali ha tenido atentados.

Yo no digo que haya uno en Mauritania o en Senegal,

que es de los países que faltan, pero que no estamos fuera

del objetivo de... Como occidentales que somos.

Nuestra seguridad veis que no es...

No está garantizada.

Nos han dado pistolas, pero es limitada

la seguridad de una pistola que tenemos;

que salimos por la tarde y no la llevamos.

Prestemos atención porque puede pasar algo.

Creo que debemos hacerlo por la seguridad de cada uno.

(HABLAN ENTRE ELLOS)

Mi hija es un poquitín... Tiene vocación artística,

porque le gusta mucho cantar,

eh, bailar...

Que haga lo que le guste.

Si quiere ser artista, pues artista.

(Tono del móvil)

Te quería decir que te echo mucho de menos.

Pero, mira, si lo ves por el lado bueno,

solo queda una semana para que vuelvas.

-¡Hola! Hey, ¿qué te pasa

con el dedo del pie, macho?

Tienes nueve, para jugar a fútbol te llega.

Con nueve dedos, imagínate con 10.

Ah, no, déjate, en la moto te vas tú solo.

Sí, sí, sí, pero responsabilidad cero,

la de un champiñón tienes.

Bueno, despide a tu madre, dale un beso de mi parte

y ya hablamos. Venga, vale.

Venga, chao. Besos.

Nosotros a las cuatro zarpamos, ¿vale?

Ajá. Y nos vamos hacia

la zona de Cabo Blanco.

-Lo que veamos de cayucos que puedan ser sospechosos

lo vamos hablando y ya os vamos dando coordenadas

y nos coordinamos por la radio.

-Sí, porque ahora vienen los cayucos de Senegal

con los pescadores. Y vienen saturados.

Aprovechando el tema del otro día

de los muertos estos del cayuco,

que era... Se supone que estaban por la zona de La Güera pescando.

Yo recuerdo uno que llegó a Arguineguín

que traía inmigrantes vivos a bordo.

Y, cuando los bajamos en el puerto,

todo el suelo del cayuco, el fondo del cayuco,

estaba inundado, estaba lleno de cadáveres

que se habían ido... Y ellos dijeron que algunos

los habían tirado según iban falleciendo,

pero que otros no.

(Locución en inglés)

A nuestra derecha está todo el puerto,

la zona del pueblo de Noadibu.

Toda esa parte de la izquierda es el puerto artesanal.

Ya veis la cantidad de cayucos que hay por aquí.

Vamos a darle una vuelta para ver si son pescadores,

por si llevan más gente de la habitual,

si llevan o no llevan aparejos, o si llevan o no llevan más latas

de combustible de lo habitual en esta zona.

Entonces, eso podría delatar si se trata

de migración irregular o de pescadores.

Van dos, cuatro o cinco.

Sí, son pescadores todos.

En realidad lo que el helicóptero hace es,

no solo localizar cayucos con inmigrantes ilegales,

sino ayudarles humanitariamente si ven alguna desgracia.

(Locución en inglés)

(HABLA EN INGLÉS)

(Murmullo)

Las mafias no distan mucho en Mauritania de España,

o en España de Colombia o Brasil.

Las organizaciones criminales en la trata de seres humanos,

como es este caso, lo único que ven y persiguen

es un fin económico, no hay más,

o sea, no les preocupa la vida de las personas.

Es muy fácil convencer a una persona que está desesperada.

Los candidatos son los que vienen con objeto de no pescar,

sino estar a la espera de que alguien les propusiera,

una persona con varios cayucos y, si se da la posibilidad

y le pagan bien, pueden emprender un viaje.

Lógicamente, la gente que trabaja en el mundo de la pesca,

pues el sueldo que se les paga aquí es muy bajito,

con lo cual, el hecho de que te vayan a pagar

por un billete 700, 800 euros por persona,

si eso lo multiplicamos por 40 ó 50 de media

que llevaba cada cayuco, pues da una cifra

muy importante de dinero.

Cuando sale alguien a hacer deporte

intentamos guardar una distancia prudencial

y en ningún momento dejamos solo al personal.

Las mafias de la inmigración pueden estar pendientes de nosotros

y se puede plantear la situación de un secuestro,

ametrallamiento, cualquier situación de riesgo.

El caso es evitarla.

-Es nuestro ejemplo,

intentar llegar a cogerlo algún día corriendo.

-Este hombre se lo curra, ¿eh?

Intentamos compaginar el lado policial

y el lado humanitario.

Y el lado humanitario nos ofrece la posibilidad, en este caso,

la Misión Católica con la cual tenemos una afinidad enorme

desde principios de la misión.

La Misión Católica les da esa oportunidad de aprender

pues, en este caso, costura, idiomas, eh...

Incluso informática.

Para una mujer la vida aquí es muy dura,

mucho más de lo que conocemos en Europa.

Lo primero que te extraña es que un hombre pueda tener

varias mujeres o se pueda casar con varias mujeres a la vez.

Choca, ¿no? Y el hecho de que, a lo mejor,

la mujer no pueda ser infiel y el marido sí, entre comillas,

pues también nos choca, ¿no?

La igualdad social que existe en España pues aquí no,

pero aquí no porque la propia sociedad,

la propia cultura y tradición mauritana

no lo establece así, entonces, para nosotros choca mucho

pues que normalmente la mujer no la encontremos

en la sociedad ocupando muchos puestos de trabajo

Noadibu es una ciudad clave en África,

donde convergen multitud de gente

que está intentando encontrar su El Dorado particular que,

en este caso, es España o, más adelante, Europa.

(HABLA EN INGLÉS)

-Creen que cuando llegan a Europa, hay vivienda para todo el mundo,

el nivel de vida va a ser, o la calidad de vida

que van a tener será muchísimo mejor

que la que tienen aquí sí o sí.

Y no saben que, cuando llegan allí, nadie regala nada.

En nuestro país todo el mundo se tiene que ganar el pan.

-Tenía un sueño.

Ah, era jugar al fútbol cuando era joven.

Ahora no sueño, ahora solamente es vivir simplemente,

intentar organizarme,

ah, guardar y economizar lo que gano

y... edificar

la vida a mi propio nivel.

(HABLA EN INGLÉS)

No hubo un estudio ni un control de los que salen y llegan,

porque no hay una frontera, han salido 200 y han llegado 200.

Se calculaba que miles de personas murieron en el mar.

Morir no es un peligro para muchos

como ustedes en Europa.

Morir para africanos es un acto muy simple

que no significa nada,

absolutamente.

Lo que importa es alcanzar el objetivo

que se fijó al principio.

(HABLA EN INGLÉS)

En mi caso, puedo decir que provengo

de una familia de héroes.

Mis padres tuvieron que emigrar a Suiza y a mí me dejaron

con un año con mi abuela, hasta los siete u ocho años

que volvieron de Suiza porque en España no había trabajo.

Una parte de mí tiene algo que ver con la inmigración,

porque yo me crié con mi abuela en un pueblo donde

solo había niños y abuelas.

Las mamás y los papás estaban todos en Suiza,

en Alemania o París.

Una de las cosas que me ha gustado experimentar

es la vida de un inmigrante, lo dura que es:

Abandonar su familia y su aldea

para intentar que su familia sobreviva

cuando llegué al país de destino, en nuestro caso,

a través de la frontera española.

(Murmullo)

El motor está bien, hemos hecho toda la revisión,

los intercambiadores de calor están ahora bien

y, luego, empezamos con el aceite hidráulico

de los hidrojets que están bien, y la contramarcha.

En principio está todo bien.

No podemos salir y encontrarnos un problema en el mar

que no podamos a lo mejor solucionar en ese momento.

-Parece que tenemos un problema en uno de los motores.

Está Carlos ahora intentando solucionarlo

y, mientras, tenemos que estar con el barco sin gobierno.

Por eso notaréis que nos movemos un poco más.

(Sonido de motor del barco)

-Oye, Luis, ¡Luis!

Eh, pon el barco de manera que no se mueva mucho

porque el problema no es de combustible,

es una pieza del acelerador que se ha soltado.

-Entonces, en cuanto lo tengas,

apagamos motores e intentaré repararlo.

Está Carlos en la máquina con el resto de mecánicos

de la tripulación mauritana. Intenta, a la vez de arreglarlo,

que sirva de clase práctica para ellos.

-Vamos a arrancar. Creo que la avería se solucionó.

Cuando lleguemos a base, si están los motores muy calientes,

dejamos enfriar. Y mañana, antes de salir,

hacemos la reparación en base y comprobamos el sistema.

Hasta que salgamos todos, no arranques.

(Suena un pitido)

(Arranca el motor)

Buenos días. ¿Cómo está usted? Muy bien. ¿Qué tal?

¿La salud? La salud bien, ¿no? Muy bien.

Huy, mira el avión.

Viene por ahí ya Corrales.

Ya no tiene vuelta atrás. Aunque quiera...

Tuvo tiempo de arrepentirse.

Aunque secuestren el avión. Con las medidas

de seguridad actuales, ya no pueden secuestrarlo.

No le queda más que aterrizar.

Empieza el relevo. Exactamente.

Me hace ilusión verle. No es por nada.

Date cuenta que fue nueve años.

Y después, contactos en el Facebook

y teléfono y felicitaciones.

Ya tenía que ir a buscarte. Se quedaba en el avión el tío.

Tenía que recoger la maleta. Hombre.

¿Qué pasa? Nueve años. Con televisión y todo.

Coge la maleta y tráela.

El motivo de la reunión no es otro que presentaros

a mi relevo, el Capitán Francisco Corrales Galindo.

Ya viejos amigos desde la misión.

Y lo que quiero hacerte, es un poco una introducción

de cada uno de los jefes de destacamentos.

El Capitán Bernardo, jefe del Destacamento de Helicópteros.

El Alférez Diego, jefe del Punto de Contacto Seahorse

y el apoyo con el destacamento de Patrulla Terrestre.

El Alférez Julio, jefe del Destacamento

del Servicio Marítimo de la Guardia Civil.

Y el Sargento Barbosa, jefe

del Destacamento Patrulla Terrestre.

El arma, para nosotros es una herramienta de trabajo.

Entonces, como tal, la tienes que cuidar.

Es el que tiene un coche y está todo el día de comercial,

cuida su coche porque tiene que moverse

de un sitio para otro. Yo cuido mi arma

porque es mi herramienta de trabajo.

-Nosotros, para salir de Nuadibú, tenemos que decírselo

a la gendarmería, que es la que tiene

la responsabilidad de nuestra seguridad.

Existe un peligro latente de secuestros.

Claro. Acuérdate de aquellos... Los cooperantes españoles.

Claro. Aquí fue, en esta carretera.

La Nacional 2, que va de Nuadibú en dirección a Nuakchot.

Pues un control que no existía.

Pararon y secuestraron a un vehículo de control.

Magreb Islámico, que es un grupo, una facción terrorista,

que actúa en la zona del Sahel.

¿Pagarían algo por nosotros? ¿Merecemos la pena?

Al ser funcionarios y, sobre todo, policía,

yo creo que sería más llamativo

y más radical. Sí. Sí.

Ahora no tenemos el problema de los cayucos que salían en 2007.

Entonces, la patrulla terrestre tiene más competencias

y más importancia que antes.

Una vez a la semana, se hace un servicio coordinado.

Patrulla terrestre, conjunta, y helicóptero,

que da apoyo de seguridad.

(Ladridos)

Los perros, normalmente, son de drogas.

Detectores de drogas y explosivos.

-Drogas y explosivos. Hoy en día, con todo el tema

de si atentado de aquí, atentado de allá...

No. Es una zona caliente.

-La mayoría de estos perros también vienen de España.

-¿La droga qué es? ¿De entrada o salida?

-La mayoría, de entrada. -De entrada.

-Después del puesto 55. La compañía de Nuadibú.

Controla los vehículos, las personas.

Cada persona es el primer puesto comercial.

-El puesto fronterizo de entrada.

Desde hace un tiempo para acá, él nos provee de los listados

y los cotejamos con la gente que ha llegado a las Islas Canarias.

Y han salido por aquí o han entrado por otra parte.

Claro. Es un poco establecer rutas.

Esperemos que, con todos los problemas que hay en Siria,

Grecia y Turquía, no se repunte otra vez

la inmigración hacia otros sitios.

Hay que estar atentos.

Una cosa muy peculiar que veo, es que, cuando ves

a dos mauritanos de la mano, caminando por la calle,

eso en España significa otra cosa.

Pues aquí no. Aquí, ver eso significa hermandad.

Muchas veces, muchos mauritanos, yo tengo mauritanos

que son amigos, pues nada más verme, me cogen de la mano

y seguimos caminando. Es algo habitual.

Si lo hiciéramos en España, se vería de otra forma.

Incluso, para la Guardia Civil,

es muy impactante, claro, ver a dos guardias civiles de mano.

Sí, cerramos. Aquí estás seguro,

pero es mejor cerrar el coche con la llave, ¿sabes?

Tenemos 75 000 euros, digamos, en la cuenta de la subcaja.

Y eso después hay que anotarlo en el asiento oficial,

porque esa factura va a la dirección.

En la dirección, hay un control de Hacienda.

La dirección está controlada como una empresa.

Habrá que hacer el primer trámite, que es el pago del alquiler

al propietario de las casas.

Tienes que tratar directamente.

No es por desconfiar de la gente que trabaja

en los bancos de Mauritania, pero no somos contables,

o, por lo menos, yo no soy contable ni soy banquero.

La Guardia Civil tiene que justificar

que la factura coincide al céntimo.

A mí me preocupa. Hay que hacerlo.

Claro.

¿Qué te ha pasado?

¿Quieres que te enseñe la técnica buena?

Voy a contar el suyo.

Cógelo así. Ahora, ponlo de lado.

Ponlo... No, hombre. Sin coña.

Mira. Vamos a acabar.

Él no quiere. Es que la veteranía es un grado.

Pero a los viejos no los cambiamos ni para atrás.

Vale.

Hala. Pégale en la puerta, a ver si está MacKenzie.

¡MacKenzie!

Abderramán.

Cariñosamente conocido como MacKenzie.

Un hombre que lleva trabajando con nosotros,

en la limpieza de nuestros barcos, desde el año 2006.

Y hoy hemos querido agradecer sus diez años de dedicación

y trabajo a nuestro contingente.

Y hoy hemos venido a visitarle por reconocerle un poco

ese gran trabajo y esa devoción que tiene por nosotros.

¡Ah, mira, una ovejilla! ¡Ostras, qué guay!

(Balidos) Mira qué bonito.

Él mismo, fuera del trabajo que nos dedica a nosotros,

va construyendo lo que veis aquí, una casa de bloques.

Él hace su propio cemento en las horas libres.

Él hace sus propios muros. No llueve en Mauritania,

pero la noche se echa encima y hace mucho frío.

Y de momento, no tiene techo. Lleva así diez años.

Él pasa el mes con 180 euros, más o menos.

Que es un salario que está por encima de la media

de un salario de un funcionario mauritano.

Él, lo más contento que está,

es que no tiene problemas para cobrar.

Sabe que cuenta con ese dinero todos los meses.

(Graznidos)

Estos son los vecinos que tenemos.

Que viven en una chabola, aquí al lado, a unos 20 metros.

Tienen una chabola con unas cuantas cabras.

Y es una casilla que se han hecho con unas maderas viejas.

Y de vez en cuando, nos piden agua,

porque, evidentemente, no tienen agua corriente.

La casa de ellos está hecha con trozos de madera,

trozos de palé. Y luego, por dentro, para evitar que entre,

sobre todo, la arena con el viento,

está forrada con cartón clavado con clavos

y algún plástico que pueden conseguir.

Es lo único que tienen.

Nos llevamos una garrafa de agua de cinco litros

y una bolsa de magdalenas para los niños.

La garrafa de agua era, principalmente,

porque como nos iba a hacer el té, evitar un poco beber un agua

que ellos la tienen ahí almacenada

al sol durante días, hasta que la gastan.

Bueno, es una manera de prevenir cualquier infección

o cualquier enfermedad, sobre todo, intestinal.

No es nada difícil de cogerla aquí en esta zona.

-Aquí viven con... -Con 30 000 uquiyas.

-Con 30 000 uquiyas al mes. -Menos de 100 euros al mes.

Tienes que hacerlo, porque si te invitan

con toda la buena fe del mundo, lo que no puedes hacer,

es decir: "No. Yo no voy a ir porque me da asco".

Son gente que no tienen, prácticamente, de nada,

pero que lo poco que tengan, te lo comparten.

No los veo muy diferentes. Los veo diferentes,

en el sentido de que ellos no tienen las comodidades

o los avances que tienen nuestros hijos en Europa.

Por lo demás, no dejan de ser niños.

-Cuando uno sale a hacer algo de deporte,

o visitar una de las playas y los ve,

viven y se divierten con, prácticamente, nada.

Una rueda, un trozo de hierro, una pelota que está hecha a mano.

No hay ni una pelota redonda.

Y los ves jugando, 30 o 40 detrás de la pelota.

O sea... Y descalzos.

¡Eh!

¡Eh, eh, eh!

Venga.

Descalzos y sin zapatillas,

en mitad de la arena, con todo esto que corta.

Aquí llegan muchos barcos de gente que trabaja

pescando en la bahía de Nuadibú.

Y entre el personal que trabaja, hay mucho personal inmigrante.

Entonces, se trata de venir, controlarlos, conocerlos.

Pueden darnos información sobre rutas de inmigración.

(ORA)

-Se trata de un grupo de mauritanos

que están rezando. Es una mezquita.

Son gente que trabaja aquí, que pasa muchas horas,

y, entonces, tiene necesidad de improvisar una mezquita

aquí, en el lugar de trabajo.

Están, prácticamente, siempre aquí.

Pasan la vida aquí en el puerto.

Es un fusil de asalto Kalashnikov.

Y es el miembro de la gendarmería

que nos da protección a la patrulla.

Esa es la cámara térmica que tenemos,

que la saben utilizar, porque se les dimos cursos.

Captan lo que es la diferencia de calor.

(HABLAN EN SU LENGUA)

-Se trata de un ciudadano camerunés.

Y no se encuentra aquí por motivos de trabajo.

Ha venido a recoger a su madre,

que sí que trabaja aquí y se encuentra viviendo

en la ciudad de Nuadibú desde hace ocho meses.

(HABLAN EN OTRO IDIOMA)

Es un trabajador senegalés.

Sí, tiene residencia.

¿Tiene residencia, verdad? No hay problema.

¿Amigo?

¿Cuánto tiempo hace que vive aquí en Mauritania?

¿Yo? Casi nueve años.

Nueve años. Casi.

Mucho tiempo. Claro.

No tiene comida, no tiene agua.

Nada. ¿Desde Mauritania?

Sí. Yo, llegar a Gran Canaria,

llevo allí 6 días,

después, me voy a Fuerteventura, llevo allí 40 días.

Y llevo Madrid 6 días.

Y la Cruz Roja me manda a Sevilla

y llevo en Sevilla nueve, ocho, casi nueve años

que yo llegué allí a ganar dinero y ganarme la vida muy bien.

¿No llegaste a conseguir la documentación

para estar, legalmente, en España? Porque tuve papeles,

no tuve ningún problema allí, gracias a Dios.

No tuviste ningún problema, pero, tuviste que abandonar el país.

Sí, eso sí, porque te piden muchas veces papeles

que no puedes retener, tengo mi familia aquí

y tengo que volver aquí con mi familia.

¿Tienes intención de volver algún día a Europa?

No sé.

Algún inmigrante nos comenta que hay mafias buenas

y mafias malas, las mafias malas

son las que no le organizarán la salida del cayuco,

es decir, le prometen la salida de un cayuco,

y no hay cayuco, se van a quedar con su dinero y ya está.

Y las mafias buenas que dicen que son ellos, son las que,

efectivamente, le organizarán la salida.

Casi en el 80 o 90% de los casos van a engañar a esa gente,

se van a quedar con su dinero

y no va haber ninguna salida de cayuco.

Como los africanos piensan que España, que las Islas Canarias

están a tiro de paso,

que en unas horas estás ahí en España,

pues, los solían embarcar en un cayuco, los tapaban

con un toldo para decirles que se escondieran

por si hubiera controles

y le estaban dando vueltas por toda la bahía

y al cabo de 6 o 7 horas, pues, les desembarcaban

y les decían: "Ya habéis llegado a España",

y, luego, bueno, se daban cuenta que lo que habían hecho

es dar vueltas a lo tonto.

La mayoría de las veces es representante de una familia

que viene, toda una familia

ha cotizado para pagar el viaje a esa persona

y una familia africana no son 4 o 5, como una familia

europea, son 20 o 30 personas.

Entonces, llegan aquí y la mayoría de las veces a la mayoría de ellos

les prometerán un viaje

les engañarán, se quedarán con el dinero,

¿y esa gente, qué hace? no puede volver a su país

de origen porque es una deshonra.

Cuando decide abandonar su tierra, porque su familia

decide que él triunfe, entre comillas, en la vida

y buscarse una vida mejor

que pueda ayudar a su familia, posteriormente, en Europa,

el fracaso de no conseguirlo, pasa de ser un héroe a un villano.

Volver a casa con manos vacías

es una vergüenza.

Porque depende, también,

de nuestra cultura africana que nos es común.

Vergüenza.

Han dilapidado la fortuna de la familia, entonces,

¿qué tienen que hacer?

Se quedan aquí como una especie de tierra de nadie,

intentando volver a hacer el viaje.

Conseguir dinero aquí supone,

pues, en el caso, de la mujer, pues, prostituirse,

para ganar dinero y de los hombres pues, a aceptar cualquier

trabajo que los explotan donde son explotados

de manera, pues, exagerada,

hasta conseguir la cantidad para intentar el otro viaje.

Prefieren llegar donde están

viviendo o avanzar,

regresar es cosa imposible.

(HABLAN ENTRE ELLOS)

(Móvil)

Papi, ya es viernes, hoy comimos en el Club Militar

y, después, voy a ir

a atletismo para correr como tú, solo quedan dos días.

Mua, besitos.

¿Esto se te ha ocurrido a ti?

La idea de la placa está bien, pero,...

Esto, la verdad, no sé a quién se le ha ocurrido,

pero, hemos decidido darle, ahora, una sorpresa

al capitán Pablo que se va ahora,

y vamos a hacerle una, no sé, un pequeño regalo con esta placa.

Mira, ¿y el escudo de España y Mauritania, los hace él aquí?

Es de bronce. Oui, oui, de bronce, sí.

Con esas herramientas

de alta precisión. Pues, la verdad, sí.

Yo creo que lo bonito es que es hecho, manualmente,

artesanalmente, y demás. Es un artista.

¿Qué artista? Tú eres un artista.

Sí, artista, soy artista.

Una anécdota muy peculiar que, normalmente, siempre damos

el texto que tiene que escribir.

(HABLA EN OTRO IDIOMA)

Y siempre nos lo da con faltas de ortografía,

tu nombre y demás y cada uno cuando coge su placa

ve las faltas y es una...

Pero, ¿por qué?, si solo tiene que copiarlo.

La verdad, que no lo sé, pero, es... Es gracioso.

Cuando vas a un sitio que tiene otra cultura,

pues, lo suyo es intentar

integrarse y ejercer un poco de empatía, ¿no?, también,

comprender su situación, su cultura, sus tradiciones,

su manera de vivir que es muy diferente a la nuestra

y, bueno, a unos se les da mejor, a otros se les da peor.

(LEE) Al capitán de la guardia civil, don Pablo Lorenzo Formigo,

en reconocimiento a su labor desarrollada en Nouadhibou,

tus compañeros de contingente en Nouadhibou, 3 de abril de 2016.

(Gritos de niños jugando)

(Griterío)

(Cánticos)

Bueno, pues, no sé,

creo que en algo hay que creer, entonces,

bueno, creo en Dios, sí.

Yo creo que para ser católico tampoco tienes que planteártelo

de ninguna manera extraña.

(Campanillas)

(Cánticos)

Bueno, la verdad, es que no soy, soy católico, pero, no soy

muy creyente y no suelo visitar mucho las iglesias.

No sé, creo más en la suerte

que si... Que creer en Dios.

Puede que exista un Dios, pero, creo más en la suerte

que en Dios, la verdad, no soy muy, muy católico,

más allá que sí es verdad que cuando era jovencito

el cura nos obligaba a hacer las labores de monaguillo

y cuando nos podíamos escapar, nos escapábamos, pero, eso.

(LLAMA A LA PUERTA)

Por la noche, el procedimiento a seguir es el mismo

que de día solo que tenemos que tener mucho más cuidado

por el tema de que los cayucos

no llevan luces, no llevan una señal luminosa

y las que lo llevan, pues, son focos que ellos colocan

de diferentes colores, sin seguir ninguna norma de navegación.

Ponlo en el costado, ponlo en el costado.

Tenemos que tener la máxima

precaución para no llevárnoslos por delante.

Bueno, bueno.

Bueno, la verdad, es que cuando estás aquí, el día a día

está gruñendo y tal,

pero, luego, cuando te vas, lo echas de menos.

Con lo tiquismiquis que somos algunos...

En el fondo somos algo masocas.

Sí, porque la convivencia es difícil.

El tiempo que estamos fuera, el tiempo que estamos aquí,

la familia somos nosotros.

Claro. Es el apoyo.

Y más, aquí.

Que aquí estamos en una aparente...

"Calma", hasta que pueda dejar de haberla, ¿no?

Entonces,...

Bueno, estos dos personajes que hay aquí son:

Nuestros amigos de la casa, ¿verdad?

Us Mamba. Usmamba.

Usmamba. Sí, Usmamba.

Que es el que más tiempo lleva trabajando con nosotros.

Nueve años casi. Nueve años casi.

Usman vive aquí, en Nouadhibou con su mujer.

Sí, sí. Y has dejado

a otra mujer en tu país y Patrick aquí, solo,

en un apartamento de soltero, ¿eh?

Sí. Un poco bandido, Patrick.

No, no. Pero, Patrick está casado, ¿eh?

(HABLA EN SU IDIOMA)

¿Cuántas veces has venido aquí? Yo, una vez.

Una vez. Una vez, estuve en Senegal antes.

¿Cuánto tiempo Senegal? 17 meses.

Quien sufre es, en mi caso, mi mujer, si nos tienen que dar

una medalla, que no nos la den

a nosotros, que se la den a nuestras mujeres

porque son ellas la que se la han ganado.

Yo creo que eso se lo he dicho a mi mujer siempre

y alguna vez tengo que ser,

ahora mismo, me declaro casi culpable de haberla engañado

algunas veces y decirle: "No vuelvo más", sabiendo que iba

a volver en unos meses.

Bueno, si me oye, le pido perdón.

¿Qué pasa, qué me vas a medir?

(Bullicio)

Oye, ¿queréis callaros ya?

Venga, me ha tocado, por antigüedad, despedir a Pablo

que ya se va, después,

de nueve meses aquí que ya está bien.

Que quisiera darte en nombre, por supuesto, de todo el mundo.

Hombre, muchas gracias.

Muchas gracias.

(Aplausos)

Cuando uno viene a la misión ya sabe que se termina

y no se para a pensar que cuando llegue el final,

las últimas palabras en vez de ser para quien se va,

la despedida es para uno mismo las cosas son fáciles

porque vosotros las hacéis fáciles y cuando llegue a España

pues hablaré con la jefatura y decir que el trabajo hecho aquí

ha sido perfecto. Te deseo muchísima suerte

y espero que en nueve años coincidamos otra vez.

(Risas)

Por ejemplo, por ejemplo,...

Hola, ¿qué pasa, dónde andamos? Hola.

¿Dónde andamos? Nada, aquí, acabo de dejar a tu hija

en atletismo y, ahora, voy a coger al mayor para llevarlo al cirujano.

Y dice tu hijo que te tiene el jardín entero hecho,

que vamos que cuando vengas vas a tener que sembrar de nuevo.

Sí, voy a sembrar, sí, sembrar, sí.

Me voy a ir de vacaciones. De vacaciones, sí,

verás la que te espera cuando vengas.

Que las vacaciones me las voy a tomar yo,

tú te vas a encargar

de tus hijos y la que se tomará 15 días de balneario seré yo.

Hostia, si lo sé, no me voy, me quedo aquí en el desierto.

Sí, ya, ya.

Ahora, la que me queda es a mí, ahora, a descansar a mí.

Lo que pasa, que no me dejan más, me están esperando

con la batuta, que voy entregando ya que solo me queda entregar

la llave de la habitación y el teléfono.

Ay, vale, qué pena.

Bueno, pues, venga, un besito que tu hijo tiene prisa ya.

Venga, vale, venga, besos.

Venga, te quiero, chao. Os quiero, chao, chao.

Bueno, tío, ¿nos veremos dentro de nueve años o qué?

Hostia... Bueno, y si es así que sea así.

Señores, yo siento mucho, estoy muy cómodo, pero,...

Mucha suerte, mi capitán. Pero, está deseando irse.

Estoy deseando irme, venga.

Suerte. Gracias, buen final de misión.

Usman... Te veo aquí dentro de ocho años, nueve o diez.

Gracias por las comidas, Emilio, muchas gracias.

Bueno, paisano. Te veo en 8 años.

Hombre, no, a ti te veo menos. Como las olimpiadas.

Javi, en Coruña, sale, chao.

¡Patrick...! ¿Qué?

Ya me irás contando qué tal.

Héroes invisibles - Mauritania

55:32 30 oct 2016

Héroes invisibles retrata la vida del Capitán de la Guardia Civil Pablo Formigo en su misión den Mauritania.

Héroes invisibles retrata la vida del Capitán de la Guardia Civil Pablo Formigo en su misión den Mauritania.

ver más sobre "Héroes invisibles - Mauritania" ver menos sobre "Héroes invisibles - Mauritania"

Los últimos 15 documentales de Héroes invisibles

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 55:00 hoy Serie sobre españoles que trabajan para ayudar a los demás en diversas partes del mundo.

  • Etiopía

    Etiopía

    55:11 pasado sábado

    55:11 pasado sábado Iñaqui Alegría es pediatra y director del hospital de Gambo, un centro médico etíope donde se trata la lepra, la tuberculosis y la desnutrición infantil entre otras enfermedades.

  • Líbano

    Líbano

    55:08 02 dic 2017

    55:08 02 dic 2017 Sergio Cózar lleva cuatro años en Líbano y desde entonces trabaja cada día para ayudar a los refugiados sirios y palestinos que escapan de los conflictos bélicos de Oriente Próximo. A través de Sergio y otros cooperantes españoles conocemos historias de la población y de los desplazados por la guerra.

  • Mediterráneo central

    Mediterráneo central

    55:19 25 nov 2017

    55:19 25 nov 2017 Guillermo Cañardo, un médico que desde hace dos años se dedica en cuerpo y alma al rescate de inmigrantes que tratan de llegar en barca a Europa a través del Mediterráneo.

  • India

    India

    55:22 18 nov 2017

    55:22 18 nov 2017 Pablo Castells es un abogado barcelonés que funda la ONG "Streets of India" en 2009 para ayudará a los niños, las mujeres y los enfermos de los Slums de Nueva Delhi. Pablo, además de mostrarnos su trabajo visita a Jaume San Llorente en Bombay para conversar sobre la situación actual de la pobreza.

  • Zambia

    Zambia

    55:05 11 nov 2017

    55:05 11 nov 2017 Serie documental que viaja por todo el mundo para descubrir historias de españoles que dedican su vida a la acción social y humanitaria. Decidieron dejarlo todo en España y salir de su zona de confort para dedicar su vida a ayudar a los demás. Se embarcaron en la aventura de la cooperación y la ayuda humanitaria y viajaron cientos de kilómetros para lograr que niños, mujeres y hombres en diferentes situaciones de vulnerabilidad consiguiesen labrarse un futuro mejor. Pobreza, inmigración, hambre o desigualdad son sólo algunas de las situaciones a las que hacen frente los protagonistas. El espacio visita Zambia, la primera parada. Allí conocerá a una joven madrileña que dejó su vida en España para fundar una ONG.

  • México

    México

    55:09 06 nov 2016

    55:09 06 nov 2016 La psicóloga Marta Rodríguez ayuda a las víctimas de la violencia en Ciudad Juárez, México. Trabaja con mujeres víctimas de la violencia, su objetivo es formarlas como terapéutas para que ellas puedan ayudar a otras víctimas.

  • Mauritania

    Mauritania

    55:32 30 oct 2016

    55:32 30 oct 2016 Héroes invisibles retrata la vida del Capitán de la Guardia Civil Pablo Formigo en su misión den Mauritania.

  • Camboya

    Camboya

    55:21 23 oct 2016

    55:21 23 oct 2016 Kike Figaredo, apodado como "el obispo de las sillas de ruedas" en su labor humanitaria en Camboya. Uno de cada 250 habitantes está mutilado por las minas antipersona y los accidentes de tráfico.

  • Jordania

    Jordania

    55:12 09 oct 2016

    55:12 09 oct 2016 Jerónimo Candela es cooperante en el segundo campo de refugiados más grande del mundo. Desde el inicio de la guerra, Jordania ha acogido a cerca de 1.200.000 refugiados sirios.

  • Costa Rica

    Costa Rica

    55:32 02 oct 2016

    55:32 02 oct 2016 Regina Domingo salva a los tiburones y a las tortugas en peligro de Extinción en Costa Rica. Dejó una vida acomodada en Barcelona para luchar contra la pesca ilegal.

  • Honduras

    Honduras

    55:52 25 sep 2016

    55:52 25 sep 2016 Eduardo Ubierna en misión humanitaria en Honduras , en la ciudad más peligrosa del mundo. Es el jefe de operaciones del Comité Internacional de la Cruz Roja.(CICR).

  • Nepal

    Nepal

    55:45 18 sep 2016

    55:45 18 sep 2016 La motorista Alicia Sornosa recauda fondos para las víctimas del terremoto de Nepal.

  • Kenia

    Kenia

    55:06 11 sep 2016

    55:06 11 sep 2016 Álvaro Pérez Pla, un joven emprendedor que ayuda a los niños huérfanos de Kenia. Trabaja en Kibera, el segundo asentamiento de África.

  • 2:41 27 oct 2017 Pobreza, guerras, hambre y desigualdad son los principales problemas a los que se enfrentan los protagonistas de la serie documental Héroes Invisibles. Estos españoles dejaron atrás una vida fácil para embarcarse en la aventura de la ayuda humanitaria con la esperanza de crear un mundo mejor. Zambia, Ecuador, India, Líbano, Etiopía, Mediterráneo Central, Estados Unidos y República Dominicana serán los destinos de esta segunda temporada de Héroes Invisibles.

Mostrando 1 de 1