Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5100347
Para todos los públicos Hacer de comer - Tortilla de espárragos y pizza de chocolate - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía del programa)

Dani, de verdad, vaya cómo estaba el mercado de abarrotado.

Me encanta el mercado. La verdad es

que me lo he pasado de lujo.

Allí comprando las cosi...

Dani, perdón. ¿Qué te pasa?

Perdón, Dani. ¿Qué te ha pasado?

Lo siento.

Creo que ha habido... ¡No me lo puedo creer!

Dani, perdóname.

¿Pones las latas sobre los huevos? Sí.

Lo siento, Dani. Yo soy superordenado en la compra.

Cosas frágiles, huevos separados y siempre arriba.

Yo he metido los huevos aquí. Después he metido dos o tres latas

pero he tenido cuidado. Te lo prometo.

Bueno, fácil. Íbamos a hacer una tortilla...

Tortillita de cartón. Tortillita de cartón.

Menos mal que soy un tío de recursos

y tengo huevos de sobra. Vale.

Buenos días. Hoy haremos una tortilla de espárragos

y una pizza de chocolate, que luego vendrá

una invitada a cocinar con nosotros.

Para la tortilla de espárragos vamos a necesitar crema fresca,

espárragos verdes,

tomates amarillos,

tomate "cherry" rojo.

Vamos a hacer una tortilla que no te imaginas

cómo es el emplatado. Solo por una zona.

Y aroma. Estragón, en este caso.

Pimienta, aceite de oliva y sal.

Y, como es obvio, huevos.

Nos vamos lavando las manos. OK.

Yo siento ser pesado pero eso es fundamental.

Lo de las manos, ¿verdad?

Es fundamental lavarse las manos. Lo sé.

Necesito que me saques ya una tablita

y vamos a ir picando a picando los tomates "cherry",

los rojos y los amarillos. Y yo me voy a poner

con los espárragos. Vale.

Oído, Dani. Bueno, espárragos verdes, ¿vale?

Los vamos a dividir en tres.

La parte tierna, que es la puntita siempre.

El cuchillito. ¿Vale?

Parte tierna del espárrago por un lado.

Vamos a coger un par de ellos más.

Luego, parte que se dice siempre más leñosa.

¿Vale? Que es la parte de abajo.

Fuera. Se desecha.

La desechamos. OK.

Ojito con lo que vamos a hacer.

Tráete un poco de hielo. OK. Voy a por ello.

Con los tallos, que a mí me gustan muchísimo también.

Es un poco menos tierno que la punta.

Vamos a sacar una laminita para comerlo crudo.

Fijaos lo que vamos a hacer con el tallo.

Con la ayuda de un pelador que todos tenemos...

Imposible vivir sin pelador.

Es algo tremendamente útil en cocina.

Al agua con hielo. ¿Y lo del tema de agua con hielo?

Para que se quede terso.

Se nos va a quedar terso y nos va a dar

una textura en boca. Perfecto.

Bueno, Antonio, vamos cortando los tomatitos a mitad.

Perfecto. Cuatro rojos y cuatro amarillos.

Yo sigo laminando para comérnoslos en crudo.

Agua con hielo para que esté vivo, fresco y terso.

Dani, ¿cuánto tiempo en el agua?

Lo puedes dejar en el agua, hasta la hora del emplatado

se puede quedar un ratito. Y nos los comemos en crudo.

Nos los comemos en crudo. Yo nunca he probado una tortilla

con los espárragos crudos así por arriba.

Es que te estás poniendo en un plan minimalista aquí.

Que si los esparraguitos, que si las puntitas.

Los tomates "cherry". ¿Por qué "cherry"

y no tomates normales?

Por algo muy sencillo. Ese dulzor y ese aroma

no tiene nada que ver. Yo siempre digo

que cómo no inventan un híbrido en tomate grande

que sepa a tomate "cherry".

Es verdad. Está tremendamente bueno.

Fíjate si a mí me crearan en "cherry".

Totalmente. Serías más dulce como los tomates "cherry".

Más dulce. El tomate "cherry" es

muchísimo más dulce y tiene un toque de acidez perfecto.

Lo que nosotros en cocina llamaríamos acidulado,

que es algo mágico en boca.

Dani, ¿yo soy acidulado? Eres acidulado con un toque amargo.

Gracias, eh, por la parte que me corre.

¿Sabes cuál es la diferencia entre un espárrago blanco

y uno verde? No tengo ni idea.

En el fondo, son los mismos, que es lo primero

que hay que tener en cuenta. Es lo mismo.

La diferente es que el verde está por encima de tierra

y le da el sol, por lo tanto, se activa la clorofila.

Y los blancos están debajo de tierra

y se recolectan sin que haya salido

y haya visto el sol. Ah, vale. Perfecto.

Es muy curioso porque se recolectan solo

por la noche, para que no reciban absolutamente ni un rayo de luz.

¿Los espárragos por la noche? Los blancos.

Solo los blancos por la noche. Los blancos.

Bueno.

Estamos listos. Vamos a batir cuatro huevos.

OK. Cuando termines los tomates.

¿Te vale con estos tomates? Perfecto.

Vale. Vamos a saltear ahora

los espárragos y los tomates en la misma sartén

donde vamos a hacer la tortilla.

Mientras tanto, lo primero que hacemos es lavar el espárrago.

Y vamos a dejar un poco de agua en el plato

y os voy a explicar ahora por qué.

Bueno.

Sartén ya bien caliente, muy importante.

Y echamos los espárragos.

Un poquito de aceite.

Bien salteado, eh. Un poquito de sal.

Y el agua, ahora tenemos que tener en cuenta

que el espárrago es ligeramente gordo

y vamos a echarle un poco para que cueza.

Dejamos reducir el agua completamente.

Vamos a cocer ligeramente los espárragos dentro de la sartén.

Va a ser un cocido salteado.

Separaremos y saltearemos los tomates.

Y lo que no sabes es de dónde viene

lo de "te mando a freír espárragos".

No tengo ni idea, Dani.

Se supone que era lo que más se tardaba en hacer.

Si te mando a cocer espárragos, ibas a tardar menos.

Porque los espárragos son más gruesos

y a la hora de freír tarda más que al cocerlos.

Por lo tanto, era como "vete lo más lejos posible

y tarda lo máximo posible". Te mando a freír espárragos.

(RÍE) O sea, que me voy a freír

espárragos, vaya. Básicamente.

Ya tenemos salteados los espárragos.

Y ahora vamos a saltear los tomates.

Recordamos que son tomates "cherry" rojos y amarillos. A la sartén.

Aguantamos un poquito y aceite de oliva.

¡Cómo huele, eh!

Estos tomates "cherry" sirven para muchísimas cosas.

Siempre los comemos en crudo, pero ojito al salteado.

Desprende mucho más aroma.

Dani, ¿voy batiendo los huevos? Exactamente.

Cuatro huevos, ¿vale? Con cuatro es suficiente.

OK. Me pongo con ello, Dani.

¿La tortilla francesa es, realmente, francesa?

¿O eso es leyenda urbana?

Realmente, cuenta la leyenda que se hace desde la Prehistoria.

La Prehistoria. O sea, de tu época, básicamente.

(RÍE) Hombre, tú tienes más pinta

de cavernícola que yo, eh.

No sé quién está más lejos de los dos.

Pero yo todavía me mantengo joven.

(RÍE) Venga, vamos.

Cuatro huevitos. Sal, pimienta.

Lo que vamos a hacer, es batir los huevos.

Y vamos a tirar los huevos hacia la tortilla.

Y así se va a quedar.

Imaginad como si estuvierais haciendo un "crepe",

pero solo por una parte. Lo que vamos a hacer...

¿Cómo te gusta a ti? A mí, poquito hecha.

Vamos a hacerla poquito hecha.

Podéis darle más vueltas, pero hay un momento

en que hay que dejarla estática. Va a quedar como un "crepe".

Que me quede claro, Dani,

que no le vas a dar la vuelta. No.

Va a ser una tortilla solo por un lado.

Pero podemos cocinarla un poco más moviéndola al principio.

De verdad, eres fino fino.

Cuando veas la presentación, vas a flipar.

Dani, ¿cómo lo tenemos por aquí? Perfecto.

¿Te vale? Me vale perfecto.

Vamos aquí. Le tiro un poco de aceite al huevo también.

Tú te puedes creer que yo tengo un amigo

que hace tortilla de arroz, tortilla de espaguetis,

tortilla de garbanzos. De lo que quieras.

Cuando digo arroz, no digo blanco. Digo paella.

¿Paella? Sí, sí. Tortilla de paella.

¿Eso tú cómo lo ves? Lo veo una auténtica guarrada.

La tortilla española mejor no estropearla.

No me lo imagino. Una cosa es unos espaguetis

y otra una tortilla. Está bien aprovechar las sobras,

pero hay sobras y sobras.

Por ejemplo, tortilla de patatas, patatas con cebolla.

Claro. O te sobran, yo qué sé, que has hecho unos sándwiches,

jamón de York y tal. Se le puede echar.

Claro. Mi abuela las hace de calabacín

y están brutales.

Ahí está. Ahí vemos. Hemos echado los huevos.

En este caso, cuatro huevos.

Y vamos a moverla en un principio

hacia el punto que queramos. ¿Vale?

Hay mucho huevo líquido. Pero va a llegar un momento

en que vamos a ponerla uniforme y vamos a parar de moverla.

Y ese punto, como a Antonio le gusta poco hecha,

se la vamos a hacer poco hecha.

¿Pero me la vas a dar rota? No, no.

Después va a ser como un platito, ¿no?

Ahora vas a flipar. De verdad que vas a flipar, ¿vale?

Llega un momento, que el momento es este,

en el cual dejamos de tocarla,

dejamos que cueza un poco, que se solidifique

y que se cuaje la parte de abajo.

Vale.

Nos vamos a traer esta tablita para emplatar.

Ve sacando los espárragos.

Bueno, ya tenemos la tortilla hecha

y la vamos a echar sobre esta maderita.

Oye, Dani, ¿sabes una cosa? Dime.

¿Tú sabes que en 2014 hicieron una tortilla de 16 000 huevos?

Al tío le dijeron: Échale huevos. Y se lo tomó a pecho.

En serio. Se lo tomó en serio.

16 000 huevos. ¡Madre mía!

Qué bueno. ¿Es verdad o te estás quedando conmigo?

No, que es verdad, te lo prometo. En 2014, 16 000 huevos. Un artista.

(RÍEN) Vaya crac.

Bueno... vamos a poner los tomates, ponle un poco de sal y de pimienta.

Sal y pimienta. OK. Un toquecito.

Dale al molinillo con la sal buena, con la pimienta...

Dani, nunca había visto una tortilla así,

con lo difícil que es darle la vuelta...

Si no queremos darle la vuelta, no se la damos.

Está superbién, así no tengo que darle la vuelta.

Es más fácil de hacer y la dejas al punto que quieras.

Claro. Y mira qué bonita.

Tienes un relleno con parte cruda, con parte cocinada...

Toque crujiente, meloso. Eso.

Me la apunto, me la apunto.

Es vital una sartén antiadherente, porque las sartenes de tu casa...

A ver, la que tenemos. ¿En casa no podemos hacer esto?

Con una sartén antiadherente, todos pueden tener una.

O sea, una buena sartén, unos buenos huevos...

Ahí está. Y sin darle la vuelta.

Sin darle la vuelta. Y unas verduritas salteadas.

Antes de servir le ponemos crema fresca en el medio.

Esto hará que la tortilla tome otra dimensión gustativa, en serio.

Digamos que esto es la salsa de la tortilla ¿o qué es?

Esto le dará ese toque agrio, ácido...

Sobre todo, hará que sea un punto más elegante.

Y no es dulce. No es dulce.

Rompemos, como siempre nos gusta, rompemos hierba, en este caso,

un poquito de estragón, ¿vale? El estragón es una hierba

que tiene connotaciones más dulces, tirando a anisado,

y al espárrago, al tomate y al huevo le va perfecto.

Echamos más pimienta, te has quedado corto.

Trae más pimienta.

Un poco más de pimienta, aquí la tienes.

Aceite de oliva y pimienta de verdad, sin miedo.

Oye, Manuel, escúchame, ¿te enteras de cómo se hace una tortilla?

Déjate de tonterías de tortillas de macarrones y todas las cosas.

Fijaos qué rápido, qué bonita, qué fácil; parece alta cocina.

Tenéis en diez minutos una tortilla deliciosa en mesa.

("Wicked World", Laura Jansen)

("Wicked World", Laura Jansen)

("Wicked World", Laura Jansen)

("Wicked World", Laura Jansen)

¿Cómo es que te ha dado por hacer una pizza de chocolate?

Bueno, realmente, a mí no, a una espectadora.

Sabes que la gente cuelga... Ojito, porque podéis colgar

vuestras recetas en redes sociales con #hacerdecomer

y puedes venir a cocinarlas, como va a hacer Esther.

(Timbre) Voy a por ella.

A mí no me cuentan nada y no llevo mi mejor modelito,

las cosas como son...

Ester, ¿qué tal? Encantadísima de estar aquí.

Bienvenida. Muchas gracias.

Te presento a Antonio. Hola.

Muy buenas, ¿qué pasa?

Encantado. Igualmente.

Nos va a echar una mano para hacer tu pizza.

Pide lo que quieras, pide lo que quieras.

Os voy a pedir mucho. Tengo ganas de aprender,

nunca he hecho una pizza de chocolate.

No me lo creo. Hay cosas que no hago.

Llevo veintipico años cocinando, todo no puede ser.

Estoy más contenta si puedo enseñarte algo que no has hecho.

Seguro. Igual que tú, muchos de los espectadores

pueden enseñarnos muchas cosas.

He traído lo que nos has pedido. Vale.

300 gramos de harina, 5 gramos de levadura,

150 mililitros de agua, aceite de oliva.

Fenomenal, vamos bien. Un poquito de sal y azúcar.

Y los ingredientes del "ganache". Eso va aparte, para luego.

Si vas a cocinar con nosotros... Nuestro delantal.

Nuestro pedazo de delantal. Qué bonito, me encanta, por favor.

Te queda estupendo. Ideal, ideal. ¿Me lo abrochas?

¿Está bien por ahí? Fenomenal. Fantástico.

Hoy aquí mandas tú, pero antes de todo, hay que lavarse las manos.

¡Ah! Eso es fundamental. Algo tan sencillo...

Aquí hacemos cola cuando vienen invitados.

Es fundamental lavarse las manos. Es importantísimo.

Un paño para secarme. Aquí.

Venga, Dani, dale.

Vámonos. Por favor.

Vale... yo templo el agua, un poquito.

¿Quieres que la temple? Por favor.

Perfecto. Gracias.

¿Tú cómo haces la masa?

Lo primero que voy a hacer es un volcancito.

Viene bien para todas las masas.

Eso es. Perfecto.

Vamos bien con los pasos. Vamos bien.

Su agüita templadita. Muchas gracias.

Eso humea. No, hombre que no quema.

Era templada. ¡Ay! Que no quema.

Le voy a echar un par de cucharadas de sal.

De sal. Muy bien.

Un poquito de sal para darle sabor y, también, un poco de azúcar.

¿No es una pizza dulce? Claro, sal para que le dé un toque.

Para notar un poco... Para darle contraste.

Le echo azúcar, también. Ahí está.

Y mezclamos todo. ¿Echamos la levadura ya o después?

¿Sabes dónde echo la levadura? En el agua templada.

Mira, es buen truco. Para integrarla mejor.

¿Quieres que te lo haga? Hay que usar las manos.

O me das los ingredientes. Vamos a hacer una cosa.

Dime. Una cosa importante.

Vamos a separar la mitad y vamos a hacer nosotros una,

a la vez, pero le echaremos cacao en polvo.

Y hacemos así... Vale, me parece bien.

Perfecto. Lo mismo pero con cacao en la masa.

Hemos echado la harina, la sal, el azúcar...

Todo el día dándole a la cabeza, innovando.

Hacemos buen grupo, porque yo estoy igual siempre.

Tienen el azúcar y la sal, vamos a separarlas.

Voy a ir echando la levadura... Para que se disuelva.

Sí, en el agua para disolverla y para que se active antes.

Ya que estamos, te voy a preguntar de dónde eres.

Yo soy... de Madrid. De Madrid.

Y tú del norte o por ahí.

Pero depende de cómo me ponga, si quiero hablar fino, hablo fino.

Yo, "ci" quiero hablo como los de tu tierra, "miarma".

¿Y de amigas cómo estamos? ¿Tenemos amigas solteras o no?

¿Te presento a unas amigas guapas? Si es posible...

Guapas y simpáticas, las tengo de todo.

Yo soy lo que soy, poquita cosa. Bueno, yo te veo bien.

¿Tú estás soltera? ¿Me estás proponiendo algo a mí?

No te propongo nada, pero... Dani, perdona.

Si queréis me voy. No, no, no.

Venimos a aprender y a aprovechar, comida de aprovechamiento.

Volvemos contigo, yo estoy para los dos.

Yo estoy con el volcán pero veo que está en erupción.

Recordad que tenemos la misma masa, hemos separado las harinas

y la única diferencia, por ahora y será la única,

es que yo he añadido dos cucharadas de cacao en polvo.

Vámonos. Fantástico.

Tienes que dividir y echar la mitad de tu levadura disuelta en agua.

¿La mitad aquí? Por favor.

Ahora, tenemos que añadir otra cosita más.

Un poquito de aceite de oliva. Eso es.

Yo quiero una cuchara. Una cucharita, ahora mismo.

Échale un chorreón, sin miedo. ¿Lo echamos directamente?

Sí. Venga, hay que arriesgarse o morir.

Le haces caso a Daniel y a mí no.

Estupendo. En la mía un poquito más.

¿Ya está, no? ¿Cómo lo ves? Perfecto.

De lujo. Ahora, seguimos removiendo.

Esther, ¿a qué te dedicas?

Pues, mira, a la cocina no me dedico profesionalmente,

pero sí que me dedico a ella las, casi, 24 horas del día

porque cuando duermo, sueño con cocina.

O sea, es tu "hobby".

Sí, pero soy... ya me habéis visto, soy, un poco, vende todo.

¿Modelo? Soy comercial.

O sea,que me vas a vender bien.

Se nota, no es por nada. Con las manitas, ¿no?

Yo creo que ya sí. Nos ponemos a cocinar de verdad.

Le gusta la cocina, es comercial, fíjate cómo me puede vender.

Oye, ya llega un momento que la saco porque me molesta.

A mí, también. Por favor, dadme suciedad.

Toma, quita esto. Dame, por favor.

Trabajamos la masa mejor. ¿Me lo das?

Te tiene que quedar mejor, mejor que a Dani. Hoy lo dejamos.

Hoy me gano una Estrella Michelín.

¿Sabes que en Finlandia si se vende la pizza

por menos de seis euros, dicen que te pueden multar?

¿En serio? No me lo puedo creer.

Piensa en la materia prima, en el dinero que es.

Ellos piensan que no pagas impuestos.

Está bien que lo controlen. Está bien.

Esther, cuéntanos, para que la gente lo sepa,

¿cuál es el punto idóneo de la masa?

Cuando no se queda pegada en las manos.

Bueno, es un buen truco, la verdad.

Ahí es cuando lo veo bien. Si veo que se me pega

echo harina sobre la superficie donde estoy trabajando y sigo.

Tenemos la masa, casi, terminada. Sí, ya la tenemos.

¿Cuánto tiempo de reposo? Suelo dejarla cuarenta minutillos.

Es vital que la levadura actúe y, para eso, hay que guardarla

en un sitio seco a temperatura ambiente y un puntito más.

Sí, ese era el truquillo.

Esther, ¿cómo lo ves? Tenemos aquí las masas,

solo falta destaparlas, ¿estamos preparados?

Han fermentado, han crecido. Han doblado, ¿no? Fenomenal.

Tú decías que ibas a ayudar, ¿no? Yo te ayudo.

Necesito que eches sobre tu mesa un poco de harina y de cacao.

Perfecto. Y que te pongas a amasar.

A amasar. Bueno, a darle con el rodillo.

Perfecto. Por favor.

Tenemos los ingredientes del "ganache", cuéntame.

Es con lo que vamos a rellenar la pizza.

¿Cuánto de nata? 300 gramos.

¿Cuánto de chocolate? 200 gramos.

De cobertura, ¿de qué porcentaje? Del 85%.

Eso es amargo, ¿eh?

Sí. Un tonito amargo, amargo.

Venga, y cuál es el proceso. Hervimos un poquito la nata

en el cacito este que me tienes preparado.

y cuando ya hierva como está ahora incorporamos el chocolate.

Yo quiero que recordéis que es un "ganache"

por si no lo sabéis, es lo que se usa, normalmente,

para los rellenos de bombón,

pero al revés de lo que ella ha hecho

que no se lo he dicho. Para mí, el "ganache",

la perfección es la emulsión. Hay que hervir la nata

como ella ha hecho,

pero en vez de echarle el chocolate, directamente,

a la nata, al revés, la nata al chocolate

y mientras el chocolate funde, vas emulsionando y eso hará

que coja mucho más cuerpo que la emulsión sea más cremosa.

Va a salirte bien igual. Gracias, sí, jolín.

Bueno, ya aprendiste algo. Fenomenal.

Yo contenta que me enseñes alguna cosita, algún truquito

y que me vaya sabiendo algo de lo que tú haces.

Perfecto. Bueno, a vosotros

os enseñaré mi pizza. Tengo una duda existencial,

una chica como tú con lo fácil que es comprar una pizza fuera,

¿por qué haces pizza en casa? Porque me gusta complicarme

un poco la vida, a mí, eso de comprar la masa ya hecha,

todo, no, no. No te gusta.

Es mucho mejor así. Hay que cocinar,

no es tan complejo, ojo. Por eso.

Que es muy sencillo. Ya veis, lo que hacemos es,

tremendamente, sencillo. Yo la masa de pizza

la hago desde pequeña en casa con mi abuela, cuando tenía antojo

me decía ella: "Venga, qué hacemos hoy",

y yo: "La pizza, por favor, de chocolate".

Y entonces, pues... Siempre la he hecho

y es muy sencilla, son nada, cinco ingredientes de nada.

Bueno, la abuela, pero la pizza es muy italiana,

¿tu abuela es italiana o algo? Bueno, de Extremadura.

Ah, bueno, pizza extremeña. Le echamos un poquito de sal.

Un poco de sal, tú me dices. Un poquito más, un poco más, ahí.

Fenomenal. Otra cosa que podemos hacer,

un truquito para ti también, la próxima vez que hagamos

un "ganache", en la misma nata

puedes meter un poquito de vainilla,

un poquito de canela, un poquito de anís estrellado,

cualquier tipo de especia, bueno, seca o, incluso,

para los más... Atrevidos,

algún tipo de hierba, eneldo por qué no,

que le viene bien al chocolate,

estragón le viene muy bien, esas hierbas que tienen

esas connotaciones dulces. ¿Y las especias como la pimienta

que ahora se echa mucho?

Perfecto, pimienta, cardamomo blanco...

¿Me dices que le echaste cosas saladas al chocolate?

Buenísimo. ¿Y tú lo dejas?

Yo lo he probado. Echamos un puntito de sal,

pero lo que digo para ellos es que no se os olviden

que se pueden hacer muchas más cosas, a la hora de hervir

puedes infusionar lo que quieras, ya sean especias o hierbas.

OK. Le das otro aroma,

harás un "ganache" con ese punto final aromático.

Y creo que esto ya está, ¿no? Perfecto.

¿Cómo lo ves? Antonio,

necesito esas tabletas de chocolate que sé que tú

tienes por ahí guardadas. No sé cómo veis esto,

yo lo digo. Ah, estupendo.

Esto, Antonio, muy bien, muy bien. Y la bandejita del horno, ¿vale?

A mí, Dani, muchos piropos no me echa, ya te lo digo.

Bueno, pues te digo que la verdad, que lo has hecho muy bien.

¿Sí? Bueno, solo nos queda rellenarlo

y meterlo en el horno. ¿Pones algo en la bandeja?

Papel de horno, ¿no? ¿Papel de horno?

Sí. Un poco de papel de horno.

Aquí tenemos. Lo tenemos todo preparado ya.

Vamos a ver. Venga.

¿Por cuál empezamos, por la de...?

Por la mía, muy fácil, la tabletita.

La tableta de chocolate que tengo por ahí, ahora mismo.

Venga, tírale.

Dani. Venga.

Su chocolate. Yo ahora voy a hacer mi masa

y la pondré aquí encima tal como hicimos con la tuya.

Vale, y la horneas. Sí.

Y... Sin nada. Sin nada.

¿Y el chocolate? Haré primero mi masa

y cuando la tengamos hecha, le echo el chocolate.

Como nosotros con la tortilla, ojo, concepto tortilla.

Nosotros justo antes hemos hecho una tortilla

con ese concepto, hicimos el huevo y luego,

le pusimos las cosas encima.

Huy, eso tengo que verlo yo. Tienes que verlo, luego la pruebas.

Vale, me parece fantástico.

Vale, pues cojo mi masa. Te ayudo

Muchas gracias.

La ponemos así.

Y ya al horno, ¿no?

Yo la meto en el horno a 200 grados y 15 minutillos.

OK, 200 grados, 15 minutos

¿Nos vamos al horno? Vamos.

¿Está previamente, calentado? Por favor, Esther.

Fenomenal, pues vamos allá.

Yo mientras me quedo con mi masa de pizza de cacao.

Recordad que cogimos, exactamente, la misma masa

que ella, pero le añadimos un poquito de cacao.

Y lo que haremos será lo siguiente, me lo curré mucho primero

porque fue un poco a la prisa.

Tableta de chocolate.

Dentro y como si lo hiciera así, si lo cocinas así, el chocolate

se nos iba a quemar, vamos a hacer una calzone.

Una empanadilla de las que te gustan,

pero de chocolate. Bueno, venga, te lo compro,

te lo compro. Ojito, que la temperatura es,

exactamente, la misma, 200 grados y 15 minutitos.

¿Nos vamos? Vámonos.

¿Vamos a por la pizza? Vámonos.

A ver cómo están. ¿Qué te parece si emplatamos aquí?

Fenomenal, ¿no? ¿Cómo lo ves?

Compartimos, ¿no? Compartimos, yo pongo

la mía aquí y la tuya ahí. Me parece bien.

Cómo huele, Dani. Oye, huele fantástico.

Hum. Qué pinta.

Bueno.

Cuidado, que voy que quemo.

Ole. Vamos a poner una para allá.

Venga, ¿empezamos la tuya? Venga, fenomenal.

Venga. La cojo, directamente,

a ver que no me queme.

La ponemos por aquí. Venga.

Fantástico, esto tiene muy buena pinta, eh.

Tu "ganache". Muchas gracias.

Vale, entonces lo que haré ahora

será pintar con el chocolate por arriba.

Perfecto, toda la superficie,

como si fuera el tomate, entre comillas.

Qué chocolatito tan rico, oye, fantástico.

Vale, solo tengo una duda, ¿algo más aparte del chocolate?

Sí, Antonio, por favor, me falta una cosita,

una última cosita y no te pido nada más.

Dígame usted. Unos frutitos rojos

para decorar por arriba. Te traigo los frutos rojos

y, oye, ¿te quedas a comer, no? Hombre.

Venga, pues ahora te traigo, ahora te traigo.

Bueno, tengo que decir que tu calzone tiene

muy buena pinta también. Has visto que fácil también.

Frutitos rojos, Esther. Muchas gracias, muy bien.

Ahora fuera de cachondeo,

¿necesitáis algo más o no, por favor?

¿La mesa? ¿Pongo la mesa?

La mesa lisa y vamos. Por favor, tengo un hambre

que me muero. Pues me pongo a ello.

Bueno, y yo mientras, facilito.

La mía va a ser muy fácil, eh.

Un poquito... Porque ya le echaste

el relleno por dentro. Ahí está, azúcar glasé.

Sin más.

Bueno, quiero arriesgarme a abrirla ahora a ver si nos queda

como estoy soñando porque a veces piensas una cosa

y luego no es así, cierra los ojos.

Mira cómo cruje.

Y...

Oye, fantástica. Ojito ahí, ese chocolatito.

Me muero de ganas de probarla. La vamos a poner aquí

y es más te robo esas grosellitas.

Bueno, vale, creo que ya con este terminé también.

Listo, mira.

¿Cómo lo ves? Mira, te robo otra.

Otra grosellita por aquí.

Perfecto.

La mía terminada, ¿te echo una mano?

Me queda nada, pero si me quieres ayudar un poquito.

Fenomenal, pues vamos a decorarlo.

¿Alguna manera en concreto? No.

¿Qué haces una carretera?

Sí, que quede más o menos mono y ya está.

¿Una cruz? Eso es.

Ahí, perfecto. Y le ponemos,

creo que unas grosellas por aquí.

Tu próxima pizza en casa, cuál será, ¿esa o esta?

Igual pruebo la tuya.

Tienes que probarla. Sí.

Y esto ahí, fantástico. Pues ya lo tenemos así que,

vámonos a la mesa.

(Música)

Oye, esto tiene pintaza. Madre mía.

Bueno, bueno, oye, tortillita light,

facilita, mismo concepto que la pizza, hicimos la base

y luego, encima y como comeremos algo "healthy" podemos permitirnos

el lujo de tomarnos

una porción de chocolate.

Y vosotros, os esperamos en el próximo programa

con muchas ganas de hacer de comer y como digo siempre,

haz la comida y mejora tu vida.

¿Empezamos por la tortilla? Vale, esta es la tortilla

que dijisteis que hicisteis.

Sí, por favor, a mí un poquito, dejadme más tortillita

que estoy a dieta. Antonio, hoy no hay dieta.

Sí, Esther. No, hoy no, un día es un día.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Tortilla de espárragos y pizza de chocolate

Hacer de comer - Tortilla de espárragos y pizza de chocolate

28 mar 2019

Dani García cocina una tortilla de espárragos. Después, Esther Roncero, una seguidora, viene a preparar: calzone y una pizza con chocolate.

ver más sobre "Hacer de comer - Tortilla de espárragos y pizza de chocolate" ver menos sobre "Hacer de comer - Tortilla de espárragos y pizza de chocolate"
Programas completos (141)

Los últimos 567 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. esther

    QUE. DELICIA.

    13 abr 2019