Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5481002
Para todos los públicos Hacer de comer - Setas con salsa de puerro y lasaña con gambas, langostinos y merluza - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Vengo de dejarme los riñones intentando inflar

las ruedas del coche.

El caso es que estoy un poco mosca,

porque no sé si le he puesto demasiado aire.

Y me da miedo que me explote.

Debo reconocer que soy un auténtico desastre

con esto de la mecánica.

Y, sobre todo, las cosas que tienen que ver con el coche.

Pero si algo se me da bien, es cocinar,

que es lo que vamos a hacer ahora mismo.

Así que muy buenos días a todos.

Hoy os voy a presentar el menú que vamos a preparar ahora mismo.

Por un lado, haremos una terrina de setas

con salsa de puerros.

Y después, haremos una lasaña

con gambas, langostinos y merluza.

Para hacer la lasaña, vendrá conmigo Natalia,

de la cuarta edición de "MasterChef".

Pero, de momento, empezamos con la terrina.

Y lo primero que voy a hacer, es lavarme las manos

y contaros los ingredientes que vamos a necesitar

para esta terrina.

Huevos, puerro, mantequilla, caldo de verduras,

sal, pimienta, aceite de oliva, setas, perejil, zanahoria,

cebolla, tomillo fresco, nuez moscada, ajo,

nata y vino blanco.

La terrina la vamos a hacer rellena de setas.

Y lo que vamos a hacer, es acompañarla

con una salsita de puerro.

Así que el primer paso va a ser ir poniendo

un poquito de aceite y mantequilla en esta olla pequeña

que tengo ya por aquí.

Vamos a darle un poquito más de fuego.

Esta va a ser para la salsa de puerro.

Repito que es el acompañamiento de nuestra terrina.

Por otro lado, tengo una ollita más grande,

que es esta ollita que está por aquí,

que vamos a ir dándole un poco de caña.

Y vamos a empezar a sacarle sabor y aroma a las setas.

Ya sabéis que eso es algo primordial

y que me encanta hacerlo, si recordáis bien,

siempre sin añadir grasa, ¿vale?

Porque la seta es como muy porosa.

Bueno, tengo por aquí los champiñones.

Y este tipo de seta es un surtido que podéis encontrar

en cualquier supermercado.

Setas un poco más salvajes. También hay de cultivo.

Champiñón de cultivo. Os he dejado uno aquí

para enseñaros. Me encanta hacer eso.

Me encanta enseñaros a limpiar el champiñón,

¿veis?, de esta manera.

No soporto ver a nadie

que limpie el champiñón debajo de un grifo de agua.

Esto no puede ser. Hay que intentar evitar el agua

por todos los medios. Y la mejor manera de hacerlo,

para quitarle ese resto de tierra que nos encontramos por ahí,

es lo que estoy haciendo ahora mismo. Fijaos.

Se queda perfecto. Así que...

Tengo aquí ya un poquito de aceite, como hemos dicho.

Mantequilla y puerro. Repito para que no nos perdamos,

para la salsita.

Así.

El otro día, buscando información

para daros en el programa, para contaros cosas,

porque, creáis o no, me documento y me pongo serio.

¿Que vamos a hacer una salsita de puerro?

¿Qué podemos hablar del puerro? Es muy curioso.

Descubrí algo que os va a dejar como a mí me dejó, anonadados.

Resulta que el puerro está presente en el escudo de Gales.

Según cuenta la leyenda, en la Batalla de Hatfield,

que enfrentó a galeses y a sajones,

el rey de Gales pidió a sus soldados

que llevaran puerros en sus vestimentas

y en sus uniformes para poder distinguirles de sus enemigos,

porque, por lo visto, iban vestidos todos iguales.

Bueno, desde ese momento, el puerro se convirtió

en símbolo nacional de Gales.

La verdad es que, además de enseñaros a cocinar,

os enseño cotilleos históricos,

que siempre son graciosos y simpáticos de contar.

Bueno, que luego queda bien en una cena decir:

Oye, el puerro. ¿Sabéis que el escudo de Gales...?

Etcétera. Bueno, vamos a centrarnos

en la receta. Tengo aquí ya la olla caliente

y voy a echar todas las setas, tal y como estáis viendo.

Intentando siempre evitar el agua, por favor.

Y aquí vamos a ir fondeando. Muy bien. Poco a poco.

Va a llegar un momento en que la seta empiece a soltar

su propia agua.

Y esa agua es el agua donde se va a cocinar.

Una vez que ya esté esa agua evaporada,

la sacaremos de aquí y empezaremos a hacer el sofrito.

Un sofritillo a base de ajito, puerro,

cebolla y zanahoria, que es, precisamente,

lo que voy a ir cortando ahora.

Me parece muy curioso

que en España, que estamos acostumbrados a comernos,

por ejemplo, la zanahoria cruda, incluso, la cebolla

en un salpicón, en una pipirrana,

que te la comes cruda, el puerro parece

que nos da la impresión de que no se come crudo.

Bueno, os voy a desmontar ese mito.

Hay una receta supertradicional china, en este caso,

que es el pato pekinés, donde en el "crepe" se pone

puerro crudo.

Y está más que bueno. Al final, también te da

cierta frescura y cierta gracia.

Bueno, se pone, además, puerro y pepino.

Y he puesto el ejemplo de China,

pero sé que por la zona de Ponferrada

se toma también mucho puerro crudo.

Os decía que yo era un poco torpe con esto de la mecánica.

Pero lo digo de verdad. Yo soy incapaz.

Es más, os voy a contar una cosita curiosa.

Llevo el coche que... Eso es verdad, eh.

Me compré un coche nuevo hace poco

y, desde hace algunas semanas... Tampoco lo cojo mucho,

porque estoy fuera de viaje.

Cada vez que lo cojo, le falta el limpiacristales,

el líquido limpiacristales.

¿Y os queréis creer que no lo lleno porque no sé cómo se abre el capó?

De verdad, eh. No sé cómo se abre la parte de adelante.

Y he buscado ahí botoncito y tal, pero los coches de hoy día

vienen tan eléctricos y con tanto rollo,

que no lo pillo.

Bueno, ahí. ¿Veis? Las setas han estofado un poquito.

Han soltado primero un poco de agua.

Ha evaporado esa agua. Se ha concentrado un poco más.

Y esto está ya, prácticamente, listo

para que yo lo saque por aquí.

A ver. Aquí mismo.

Así.

Que no os creáis que esto es, a veces, fácil.

Cocinar uno solo en este tipo de olla...

Mira. Siempre se me cae un poco.

Ahí. Yo soy muy torpe. Es algo que mucha gente no piensa.

No soy ágil a la hora de cocinar.

Y los errores hay que reconocerlos. Venga, setitas fondeadas.

Puerrito también.

Así que vamos a hacer dos cositas.

El puerro, momento de echarle el caldito.

Así lo vamos a dejar durante diez minutitos.

Luego lo trituraremos y ya tenemos esa salsita de puerro.

Como veis, tan sumamente sencilla.

Aquí voy a echar más aceitito de oliva. Así.

Vamos a hacer un poco este sofrito,

que nos va, pues no sé, a engalanar

un poquito más nuestra terrina.

Echamos el ajito en el aceite.

Vamos a echarle también tomillito fresco por aquí.

Así. Tenemos la cebollita,

que se la voy a echar no encima, sino...

Mientras el ajo termina de dorarse.

Y que no se me olvide que tengo puerro aquí también.

Venga, el ajito ya está. Voy a ir añadiendo el puerro.

Ahora lo que quiero es que el puerro,

la cebolla y el ajito sofrían tranquilamente cinco minutitos.

Y diez minutitos el caldo con el puerro para la salsa.

Y yo, mientras, voy a aprovechar para, por ejemplo,

rallar la zanahoria.

Listo.

A ver.

Salsa de puerro lista aquí, esperando a ser triturada.

Fondeado de este empiece de sofrito

con nuestro ajito, cebollita, puerro y tomillo, listo también.

Momento ideal para añadir el vinito blanco.

Que esto, como vais a ver, se va a reducir rápidamente.

¿Por qué? Porque lo tengo bastante fuerte de fuego

y, luego, es muy amplio. Y eso nos ayuda

a que la reducción sea muchísimo más rápida

que si fuera, por ejemplo, en un cachorro un poco más pequeño.

Mira. Veis ya casi que, prácticamente, está.

Así que es el momento ideal de añadir las setitas otra vez.

Mirad aquí.

Es que huele maravillosamente bien.

Y, al final, ese puntito de acidez que nos aporta

el vino blanco.

Así que, ahora, la nata.

Así.

Tengo por aquí también un poquito de nuez moscada.

Así.

Ahí. Y ahora, lo que vamos a hacer,

es dejar reducir a fuego lento

durante diez minutitos. No hace falta mucho más.

Luego lo tenemos que juntar con huevo.

¿Qué pasa cuando juntamos con huevo

y hacemos estas preparaciones?

Que el huevo se puede cuajar, si está muy caliente.

¿Qué tenemos que hacer?

Enfriarla un pelín. Y para ello, vamos a utilizar,

a ver si tengo por aquí,

una bandejita para abrirlo

un poquito.

Y va a perder la temperatura necesaria

para poder añadir los huevos.

Y la salsa de puerro, que no nos olvidemos de ella,

vamos a triturarla ahora mismo.

¿Qué vamos a hacer? Pues meterlo aquí dentro

y triturarlo.

Así que ahí voy.

Con cuidadito.

Porque en cuanto volvamos, tendremos la salsa lista

y la terrina, prácticamente, preparada.

(Música)

(Música)

Salsa de puerro terminada,

mirad qué textura tan, sumamente, maravillosa;

la zanahoria rallada, por aquí; enfriando tenemos, recordamos,

ese sofrito con la seta, el vino y la nata reducida;

y lo que vamos a hacer, ahora, es añadir cinco huevos.

Me ha encantado hacer esta mezcla de setas,

y os digo una cosa, añadirle al final un poquito de trufa, ojo.

No me voy a poner en la blanca, pero una trufita negra aquí

sería, absolutamente, genial.

Cinco huevecitos, un poquito de pimienta

y, ahora, voy a emulsionarlo, ligeramente,

añadiré la zanahoria y lo mezclaré, os lo recuerdo,

con nuestras setas.

Por aquí tengo nuestra bandeja con un poquito de agua,

porque vamos a terminar de cocinarla al baño María;

y aquí, a mi derecha, tengo la terrina,

una terrina no deja de ser este recipiente,

que, normalmente, se hacía de barro vidriado,

pero que, ahora mismo, lo encontramos de muchas maneras.

Os digo una cosa, veo este tipo de terrinas

y me acuerdo, cómo no, de las terrinas de fuagrás.

Cuántas veces he hecho terrinas de fuagrás.

Aquí, aunque las setas estén más frías,

hay que saber ir emulsionando, enérgicamente,

para que el huevo no se nos cuaje, ¿no?

La función del huevo es que cuaje dentro de la terrina

y no que cuaje aquí, ¿no?

Encontraréis, también, terrinas ovaladas

y terrinas de mil formas, pero creo que en la mente de todos

está, sobre todo, esta formita mucho más rectangular.

Así, con mucho cuidadito, ahora, voy a ir añadiendo las setitas.

Solo se ha caído una.

No era fácil, ¿eh?, en un recipiente así.

La cocción de la terrina tiene dos partes;

por un lado, tenemos que darle calor,

pero, también, que enfríe, que cuaje.

Así que lo que vamos a hacer es meterla al horno

durante setenta minutos a 170 grados

y, después, tendremos que dejarla reposar

durante una horita en la nevera.

Así que la meto en este recipiente con agua

para hacer esta cocción al baño María,

y nos vamos, ya, para el horno.

(Música)

(Música)

(Música)

¿Veis cómo ha quedado? Mirad qué maravilla,

con todos esos trocitos de setas diferentes.

Una cosa importante, que es por qué la hacemos al baño María.

¿Veis? Está jugosa, está húmeda y no está reseca;

además, la voy a napar, para que sea una terrina sorpresa,

además, con tropezones. Me gusta que la terrina

tenga cuerpo y, aparte del cuerpo, que tenga tropezones,

que tenga chicha, ¿no? Como decía mi abuela.

Las cosas tienen que tener chicha.

Vamos a limpiar aquí, un poquito...

Y, ahora, le vamos a dar un toquecito más de color.

Perejil por aquí.

Listo. Aquí tenéis preparada la primera receta de hoy,

terrina de setas con salsa de puerros.

(SUENA "I'M BORN TO RUN", AMERICAN AUTHORS)

(SUENA "I'M BORN TO RUN", AMERICAN AUTHORS)

(Interfono)

Hola, Natalia. Hola, Dani, soy yo.

Pasa. Al final a la derecha. Vale, vale.

Ella es Natalia, de la IV edición de "MasterChef",

y hoy me va a ayudar a cocinar

una lasaña con gambas, langostinos y merluza.

Vamos, que nos va a quedar más elegante

que la banda sonora del "Doctor Zhivago".

¡Hola! Natalia, ¿qué tal?

Muy bien. Gracias por invitarme. Bienvenida.

Muy bien. Qué bien huele. Me hacía ilusión tenerte aquí.

Y a mí, hombre.

Para cocinar, ya lo sabes, lo primero, ponerse el delantal.

Ponte aquí, que, siempre, me pongo a la derecha,

me cuesta mucho encontrarme gente por este lado.

¿Te puedo contar un chiste? Sí, mujer, claro.

Que empieces contando chistes no lo tengo claro, pero bueno...

¿Sabes qué hacen los cocineros cuando están tristes?

Pues, no lo sé.

Pucheros. Me lo contó un cocinero, así que... bueno...

Me lo apunto como chiste malo, pero de cocineros está bien.

Nunca lo había escuchado, ¿eh?

Ve lavándote las manos, Natalia, y yo, mientras tanto,

iré contando los ingredientes para esta receta.

Los ingredientes para esta lasaña son

ajo, cebolla, pimiento rojo, parmesano, salsa de tomate,

pimentón, pasta de lasaña, brandy, fumet, langostinos, gambas,

merluza, nuez moscada, harina, mantequilla, leche, sal,

aceite de oliva y pimienta. Qué rico. Dime qué hago.

He puesto agua a hervir para ir cociendo la pasta,

pero te voy a ir sacando una tablita verde,

que indica que vas a ir cortando,

cortando el ajito y la cebollita.

Tengo, por aquí, preparada un poquito de agua con hielo,

porque la otra agua la tengo, prácticamente, hirviendo,

para ir cocinando la pasta de lasaña.

La bechamel, también, la harás, ¿no?

La bechamel, también, la haré.

Primera parte de la bechamel, mantequilla así;

segunda parte, fundamental para que la bechamel salga bien,

que es cocinar mucho la harina. Sí.

Cocinarla en esta primera fase, cuando está con la mantequilla,

y cocinarla en la segunda fase, una vez hayas añadido la leche.

Cuanto más tiempo de cocción tenga la bechamel,

os aseguro que mejor estará, sin duda.

Pero bueno, por ahora, plaquitas de lasaña al agua.

¿Cocción? En este caso, en el paquete ponía seis minutos.

Lo que hacemos, como habéis visto, es añadir la harina,

esto se llama "roux",

que es la mezcla entre la mantequilla y la harina.

Aquí, Natalia, lo importante es cocinarla bastante tiempo.

¿Cómo llevas el relleno?

Bien, bien, poco a poco. ¿Así está bien, más o menos?

Así está perfecto. Vale.

Mientras tanto, voy a ir sacando otra cazuelita

para ir haciendo el sofrito.

Y aprovecho para preguntarte, porque yo te he visto,

has estado un tiempo con nosotros en Lobito, en Marbella.

Me encantó, de verdad.

No sé si sabéis que en cualquiera de mis restaurantes

hay gente que nos pide ir, simplemente, unos días

para ver cómo se cocina, y Natalia estuvo en Lobito.

Sí, me hacía mucha ilusión y, de verdad, es que...

Fue de las experiencias más increíbles.

¿Has seguido dedicándote a la cocina?

Sigo. En Televisión de Cataluña tuve un programa de cocina.

¿Ah, sí? Qué bien.

Y estoy haciendo, de vez en cuando, servicios de chef privado,

"caterings", también, hago teatro...

¿Ah, sí? He hecho una obra de teatro.

¿Interpretas? Sí, sí, sí.

Qué bien, ¿no?

No puedo vivir sin cocinar ni sin interpretar,

así que busco un equilibrio, porque si no...

Genial. Pon aquí el ajito, ya que estamos...

Vale. Así.

He puesto esta otra olla con un poquito de aceite,

el ajo que ya está, cómo ves, básicamente, bailando,

no hace falta que esté en el fuego.

Me encanta este movimiento y este aroma.

Venga, échale la cebollita.

¿Está bien cortada? Perfecta.

Vale. Con esto me vale.

Cuando cortas cebolla o ajo, la cocina se queda hecha...

A mí, también, por eso no te preocupes.

Yo sigo con la bechamel, veis que va licuando, poco a poco,

y que la bechamel, el "roux", va cociendo.

Voy a sacarte la tabla azul y tienes que ir cortando...

La dejo aquí, ¿no?

Sí, déjala ahí, sin problema. Te doy otro cuchillo...

Las gambas en trozos así, que hay cuerpo, que se noten;

los langostinos, prácticamente, igual.

Así... ahí... Vale.

Y, luego, la merluza, en cuadraditos,

básicamente, será la protagonista de nuestra lasaña, ¿no?

¿Te gustan las lasañas? ¿Te gusta encontrar el tropezón?

El tema del pescado y el marisco... Por eso fui a tu restaurante,

porque es lo que más me gusta; además, estoy trabajando las algas.

¿Ah, sí? Tú, también, las cocinas, ¿no?

Sí, las cocino, me gustan.

Me gusta el sabor y, además, a nivel nutricional,

son muy interesantes.

Acabo de añadir el pimiento rojo, por un lado;

voy a añadir, también, la leche a la bechamel;

y voy a ir sacando la pasta al agua con hielo para enfriarla.

Se me acumula el trabajo. ¿Te ayudo?

Saca la pasta, si quieres. Vale.

Porque no me gusta tenerla mucho tiempo en agua,

se enguachina como digo yo, así que, ponla en agua con hielo

y en este trapito y este plato

lo que vamos a hacer es ir colocándola

y estirándola para que se seque.

Así.

Bueno, venga, para que no nos perdamos,

estoy haciendo un sofrito por aquí,

en el que hemos añadido, ahora mismo, ajo, cebolla,

aceite de oliva y pimiento rojo.

Yo estoy haciendo una bechamel por aquí donde voy añadiendo,

poco a poco, la leche, integrando bien

para que no queden grumos. Bueno, cómo recuerdas

tu paso por "MasterChef", dime. Pues, lo recuerdo como un sueño.

Yo creo que me costó años de recuperarme

porque fue todo tan rápido. ¿Disfrutaste mucho?

Yo creo que puse más nerviosa que disfrutar, en ese momento no...

Has disfrutado después.

Sí, viendo los programas y conociendo a la gente

y el mundo de la gastronomía que tanto me gusta,

pero estando ahí, al tener tantísima presión

todo el rato, estás como... No tienes tiempo,

piensas en las recetas, a ver qué te toca,

es muy difícil, eh. Yo siempre digo que recomiendo

el apuntarse a "MasterChef", pero tienes que estar

muy preparado a nivel... De todo, no solo de cocina,

psicológico creo que también. Más que nada es psicológico,

hay que ser fuertes, sí, sí. Bueno, aquí voy a...

Venga, la bechamel voy a hervirla, se ha integrado, perfectamente,

la harina con la leche y ahora necesito ya ese puntito

que hierva y es el momento de espesar y el momento, también,

de volver a cocer la harina, es fundamental.

De verdad, lo decimos millones de veces, pero no nos cansaremos

de repetirlo, el truco de una buena bechamel

es cocinar bien la harina, ahí es dónde está el sabor

de verdad, perdiendo un poco ese punto de sabor a harina cruda.

Tenemos aquí ya, por otro lado, el sofritillo

que ya está, prácticamente, a punto.

Casi, casi está.

Y que vamos a echar el pimentón y el brandy.

Aquí, ¿cómo llevas el pescadito? Lo tienes, prácticamente.

Sí. Movemos aquí.

Bueno, brandy, ya eché el pimentón y ahora añadiré el brandy.

Así, necesitamos que cueza un minutito para que, como siempre,

evapore el alcohol y nos quedemos con lo mejor,

ese saborcito, en este caso, hoy, de brandy.

Y la bechamel la ponemos a punto de sal,

pimienta y nuez moscada, tráetelo para acá.

Venga, eso te lo dejo a ti, así, ponle ahí tu toque,

ponla bien a punto de sal, sin miedo, las cosas

que estar ahí... Yo mientras con mi sofritito,

como veis, ha evaporado el alcohol, el brandy,

y llega el momento de echar el fumet que lo tengo por aquí

y la salsita de tomate, pásamela también.

Así, aquí lo que vamos a hacer es añadir primero la salsita

de tomate, así, que pegue un hervor.

Ya sabéis, me escucháis decir eso mucho,

pero yo lo necesito, necesito que al integrar cosas

aquello pegue un hervor solo, necesito ese hervor.

Ese hervor que veis ahí, es, para mí, fundamental.

Momento de añadir el fumet y en cuanto hierva,

voy a añadir la gamba y el langostino

y la merluza. Tiene una pintaza esto.

¿Cómo está? Bien, a ver, lo voy a probar.

Me falta un poco de sal, pero es que me gusta mucho la sal.

¿Sí o qué? Soy muy salada.

No pasa nada, a ver si al final nos va a quedar soso.

¿Sabes qué decimos en Rusia? Qué dicen en Rusia.

Que la persona que pone demasiada sal

está enamorada. Sí, eso lo sé yo.

Bueno, ¿estás enamorada? Con la vida.

De la vida, pues ya está. Ya hirvió un poquito,

lo justo para poder ir añadiendo la gamba, el langostino

y la merlucita.

Aquí ya tenemos la proteína,

la materia prima, lo importante y en cuanto pegue un hervor,

voy a añadir la bechamel necesaria. ¿Cómo la ves?

La textura es muy buena. Hombre.

Voy a ir sacando la bandeja por aquí y voy a ir poniendo.

Así, mira, una plaquita abajo

A ver, en esta ocasión, no quiero hacer una lasaña

que sea muy alta, con un par de capas

tenemos más que suficiente, así.

Y ahora, un tercio de la bechamel

que hemos hecho es la que añadiremos al sofrito.

El resto, pues, la usaremos para napar y la podemos usar

para otras preparaciones. Y ahora, necesito que me hierva.

Ahí. El hervir es importantísimo, pero recordad

que no queremos pasarnos de cocción de la merluza,

de la gamba y del langostino. Bueno, así, venga.

¿Vamos montando la lasaña? Vale.

Venga, tú misma, te toca.

Vamos echando, te cojo este mismo cacito.

Yo soy muy generosa al meter la parte.

Así, vamos a hacer dos capitas.

Venga, toma, que si no te digo yo...

Es que tengo esa poca paciencia, en el fondo soy como tú.

¿Vas mucho a Rusia?

Bueno, no tanto como me gustaría, a lo mejor.

Bueno, no es que me gustase, es que estoy bien aquí.

Estás bien aquí. ¿Sabes qué pasa?

Que estoy tan bien en España y aparte España es el país,

creo que es el país mejor hecho del mundo y cuando tengo un poco

de necesidad de ver nieve, pues voy a Andorra

o voy a Galicia. Tenemos de todo, la verdad.

Tenéis de todo, no tengo que salir de aquí para...

Que sí que salgo, pero no. Pero lo justo.

Es una maravilla, de verdad. Bueno, otra capita y tapamos.

Has vivido en diferentes sitios en España.

Sí, en Barcelona antes y ahora, en Madrid,

llevo poco tiempo, pero... Algo lento, ¿no?

(RIENDO) No te preocupes,

no te preocupes, te lo echo. Voy a probar, ¿no?

Sí, hombre, claro.

Te gusta probar, me parece muy bien.

Sabes que luego no ceno nunca. De tanto probar, ¿no?

Claro, a ver. Mira, así, lo ponemos por aquí.

Espectacular. Quiero que haya cuerpo

que la merluza, incluso, que tenga cuerpo.

Sabéis que la merluza es, relativamente, débil,

que al final, quieras o no, se tiene que hacer en su punto

si no, conseguiremos un puré y eso es una cosa

que no consentiría. No me gusta, absolutamente, nada,

el hecho de sobrepasar, sobrecocer y convertirlo

casi en un puré. Claro, claro.

Bueno, vamos a cubrir la lasaña con la bechamel, poquito a poco.

¿Te la echo y tú la cubres?

Pues, al final, no nos sobrará. Ah, yo pensaba que sobraría.

Pues vamos a ser generosos y vamos a añadir todo ya.

Ya que estamos. Bueno.

¿Para cuántas personas más o menos?

Siempre hacemos las recetas enumeradas

para cuatro personas, pero no quiere decir

que aqui esté haciendo esto para cuatro personas

porque aquí comen, por lo menos, seis, ¿no?

O cuatro con mucha hambre. O cuatro como yo.

Con mucha hambre. Pero, bueno, por ejemplo,

la lasaña de mar se puede congelar y hacerla en apartados pequeñitos

y no me importaría hacer más en este caso.

Pero cuando hago platos que se pueden estropear

y no me como, prefiero hacer lo justo y menos cantidad

y hago para dos, aunque en la receta

veáis que pone para cuatro.

Es que esto me pasa asiduamente, muchos me escriben diciéndome:

"Oye, es que...", cuando hicimos gazpacho.

"Tú tenías más tomates que yo y la receta...", pero en ese caso

hice el gazpacho para más personas. Toquecito de pimienta,

me encanta darle este toque al final,

me encanta el aroma de la pimienta cuando gratina en el queso.

¿Vamos a gratinar? Venga.

Venga, listo, ahí. Ábreme el horno.

Bueno, el horno, básicamente, con cuatro minutos gratinando

vamos a tener de sobra, así.

Mira cómo huele. A pimienta, es una mezcla.

Es que el toque de pimienta que se caliente y gratine

con el queso, ojito, tiene su chispilla,

es un buen truco. Así que, bueno, a comer,

cuidado, que quema un poquito y tenemos nuestra lasaña

de merluza, langostinos y gambas.

(Música)

Por cierto, Natalia, ¿sabes inflar ruedas de coche?

¿A qué viene eso?

Es que sabes qué pasa. No tengo ni carné, así que, no.

Lo intenté tantas veces. Lo tienes más complicado que yo.

Es que tuve un percance por si me echabas una mano.

Ah, no, para cocinar sí, pero para inflar...

Bueno, ya hiciste mucho para el menú de hoy

porque vaya dos platos nos han quedado.

Terrina de setas con salsa de puerros

y lasaña de gambas con langostinos y merluza.

Voy a enseñarte por dentro, voy a pegar un cortecito aquí.

Qué textura. Así, me voy a levantar.

Así, bueno, eso sí, no me voy a ir sin antes recordaros

lo de siempre. Gracias.

Haz la comida y mejora tu vida.

Bueno, vaya pintita. Qué pinta.

¿Puedo ya? (HABLAN EN RUSO)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Setas con salsa de puerro y lasaña con gambas, langostinos..

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Hacer de comer - Setas con salsa de puerro y lasaña con gambas, langostinos y merluza

10 ene 2020

Hoy Dani presenta dos recetas para triunfar: primero una terrina de setas con salsa de puerro. Después recibe a Natalia, aspirante de MasterChef 4, con quien prepara una lasaña con gambas, langostinos y merluza.

ver más sobre "Hacer de comer - Setas con salsa de puerro y lasaña con gambas, langostinos y merluza " ver menos sobre "Hacer de comer - Setas con salsa de puerro y lasaña con gambas, langostinos y merluza "
Programas completos (191)
Clips

Los últimos 763 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios