Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5251321
Para todos los públicos Hacer de comer - Salmorejo y pastel de carne - ver ahora
Transcripción completa

Sí, mira, te dejo, eh, ¿vale?

(Sintonía)

Sí, mira, te dejo, eh, ¿vale?

No, en serio, te tengo que dejar.

Huy... No te escucho,

sí, no te escucho, no, venga, adiós, adiós.

Vaya tela. Vaya truquito más...

No te escucho. Te costó cortarle.

Me costó y más cuando es tu amigo que me lo pasaste a mí.

Sí, te quitaste el marrón de encima rápido.

Para eso están los pinches, para ayudar al chef.

Para ayudarte, qué pesado. Ay.

Madre mía. Buenos días a todos.

Buenos días. Os cuento qué haremos hoy,

hoy haremos un estupendo salmorejo y un pastel de carne.

(Timbre) ¿No será tu amigo el pesado?

No, no, no. No te preocupes porque es Álex,

uno de los espectadores que puso en sus red social

un impresionante salmorejo con #hacerdecomer

y lo llamamos. Pasa, por favor.

Dani, aquí está Álex. Álex, qué tal.

Qué tal, Dani. Encantado, eh.

Oye, vaya pintaza tenía tu salmorejo.

Es una receta de mi abuela

que he ido cogiendo y a ver si os gusta.

Una de sus debilidades, Dani. ¿Sí? Venga.

Al lío, yo me lavo las manos. Yo me las lavé.

Nos lavamos todos, Álex también. Sí.

Yo mientras os contaré los ingredientes del salmorejo.

Aceite de oliva, vinagre de Jerez,

sal, jamón, ajo, pimiento verde,

tomate maduro, pan y huevo.

¿Cómo lo ves, te falta algo de tu receta?

No, todo lo que llevaba mi abuela. Ahí, todo.

Perfecto, buen tomate. Las abuelas son verdaderas sabias.

¿Tocaste algo la receta de tu abuela?

Sí, porque soy maniático de la salud.

Mira, yo procuro no pelar el tomate porque así tiene fibra

que es algo propio mío que entiendo

que haya gente que no le guste. Y luego, mínimo aceite posible,

pero eso ya... Eso me duele en el corazón,

me duele en el corazón. Un gazpacho o salmorejo

sin aceite de oliva o con menos...

Bueno, justito. Yo casi le quitaría pan

en todo caso que no lo voy a hacer.

(RÍEN)

Es que tampoco, no, no me imagino un salmorejo

sin pan ni sin aceite.

No, pero igual pan con fibras... Si te parece, hay algo importante

que cada uno la deba adaptar a sus necesidades.

Nosotros hoy las contaremos

tal y como creemos que se hace mejor el salmorejo.

Realmente, un huevo será la única diferencia con la tradicional

que no expliqué, pero, ojo, seguro que en Córdoba nos entienden

cuando yo digo: "Un huevo". Vale.

¿No? Mi abuela hace un gazpacho

riquísimo que nadie en la familia sabía cómo hacerlo.

Y ella nos contó que ella le echaba un huevo en crudo.

Claro. Pero no nos sale igual que a ella.

Por ahí va la cosa. Por ahí, ¿no?

Sí, y tú el tomate dijiste que no querías quitarle la piel.

No lo suelo hacer. Hoy lo vamos a hacer.

Entiendo que para la gente...

Lo trajimos para cambiarle la receta.

Perfecto me encanta. Bueno, escaldamos el tomate

para limpiarlo, fácilmente, y pelarlo con el cuchillo

y quitarle la piel. Antonio me picará el pimiento

y nosotros escaldamos el tomate. Perfecto.

¿Muy picadito quieres el pimiento?

No, tampoco, a groso modo.

Antonio, échame aquí agüita. Agüita.

Vale, escaldado se suele hacer, por ejemplo, tal y como

es este tomate es el ideal para una salsa de tomate.

¿Antonio, te parece bien? Yo te quiero decir una cosa,

Dani, a mí muchas veces me mataste por echar al salmorejo

trocitos de ingredientes porque me dijeron que el salmorejo

es solo aceite, ajo, pan y tomate.

Hay una discusión que no me meteré en ella,

un debate tremendo, que es la porra antequerana

y el salmorejo cordobés. Además yo soy malagueño

y no me meto en estos... Y se comenta siempre

que es un poco el tipo de pimiento, si usas pimiento rojo

o verde, cuenta la leyenda. Cuenta la leyenda.

Cuenta la leyenda. Dani, te dejo el agüita.

Sí, necesito hielo. Mira, nos traemos cosas para acá.

Voy a la nevera, Dani. Venga.

El tomatito, mira, Álex,

mira, importante el tomate maduro, ¿vale?

Vamos a poner el agua a tope para que hierva

porque el escaldado es con el agua hirviendo.

Yo le quito la raíz y le hago una cruz.

Esta crucecita nos permitirá limpiar el tomate

de la piel, perfectamente. Vale, venga, ¿me haces el resto?

Sí, claro. ¿Cómo manejas el cuchillo, bien?

Sí. Cuéntanos mientras.

Mientas te miro dinos de dónde vienes.

Pues soy de Zaragoza aunque venga a hacer un salmorejo.

Eso iba a decir porque...

Oye. Bueno, en verano hace calor

como para salmorejo y gazpacho. Sí, hay buen tomate,

el de Barbastro, no es este tipo de tomate

como para el salmorejo, pero para ensaladas está muy bueno.

Luego, tengo a mitad de mi familia en Andalucía, Granada,

así que mi abuela es la que hacía el gazpacho.

El gazpacho y el salmorejo, así es, y nada,

soy fisioterapeuta. Anda, Antonio, lo llamamos por eso.

(RÍEN)

Os veía en la tele y estáis con mala postura...

¿Sí o qué, cómo? A ver, ¿cogemos malas posturas, sí?

Bueno, no es llamativo, pero, bueno, las encimeras,

a veces, son bajas para gente un poco más alta

o que sois, más altos. Está pensado para mí, no para él.

El pinche que sufra, que sufra.

Bueno, Álex, cuéntame, cuántos amigos tuyos

no te habrán dicho: "Porfa, tío, haznos un masajito

porque no sé cuánto, tú que eres fisio", ¿te pasa mucho?

Mucho, amigos y no amigos, a mí me presentan a alguien

y ya me cuenta lo que le duele. Dime una cosa,

a ver si me das luego un masaje.

Creo que ya está.

La afición a la cocina de dónde te viene.

Viene que siempre estuve ahí con mi madre y abuela

cocinando porque me gustaba mucho y ahora con mi trabajo

mucho más porque, al final,

la gente me gusta cambiarle un poco desde dentro también.

O sea, haces un masaje y le dices recetas.

Más o menos, le digo que hay que comer bien,

lo mismo que intento hacer con vosotros, pero con más éxito.

Bueno, pero... A ver, nosotros hacemos recetas

muy sanas, pero aquí respetamos la tradición

y, sobre todo... No hay que llevarla al extremo.

Claro. Y esta receta es muy sana.

Yo, por ejemplo, al gazpacho

no le echo pan por muchas cuestiones.

Yo le echo un poco de zanahoria,

un poco le echo para que espese un poquito.

No me riñas, se la echo. Qué cosa más rara.

Ah, le echas un huevo crudo al salmorejo y no es raro.

¿Sabes lo que hago? Siempre he querido hacer un libro

y tenía un título que era solo de trucos de cocina,

solo de trucos de cocina que se llamara:

"No le eches agua al gazpacho". "No le eches agua al gazpacho".

Claro, así evitas echarle pan para qué echar zanahoria.

Vale, ¿así se llamará, "No le eches agua al gazpacho"?

(RÍEN)

Es una cosa que pensé hace muchos años

que es una cuestión de trucos, sí. Teníamos que patentarlo.

No, pero es verdad que, al final, la gente tiene manía,

o sea, fijaos la ilógica, ¿vale?

Que es que muchas veces la cocina y el poco sentido común,

o sea, le echo pan para espesar el gazpacho,

pero echo agua para licuarlo, o sea, por lo tanto,

si quito el agua, quito el pan y dejo un gazpacho puro,

que sepa a tomate, no sé, digo yo, solo usando el sentido común.

Está bien, pero aún doy vueltas al título del libro que me gustó.

Porque pensé en sacar un libro de trucos.

Porque hacemos cosas que no tienen sentido alguno.

Es verdad. ¿No o qué?

¿Sabes qué le echo algunas veces? Un calabacín.

Ya no sé si esto es un gazpacho, un gazpacho de zanahoria,

de calabacín... Mamá, está bueno, te lo digo yo.

Ya está, Dani. Mamá, no dejes hacer gazpacho

al niño en casa. Cuando vengas a mi casa,

te lo hará mi madre, y dirás:

"Qué rico", y te dirá: "Con calabacín y zanahoria

y no lleva pan". No digo que no esté rico,

pero sería una sopa fría de tomate y calabacín.

No le llames gazpacho. Mi madre llama gazpacho a eso.

¿Qué hacemos? Mamá, tú, tranquila. Sigamos con el salmorejo,

¿cómo llama tu madre al salmorejo?

Salmorejo es salmorejo, salmorejo.

Tenemos el agua y ya que la tenemos

hacemos el huevo duro. Venga.

Le echo sal por el huevecito ya también para el tomate.

Bien de sal cuando cozamos huevo

para pelarlo bien por encima de todo.

Pónmelo aquí. Huevecito.

Y lo sumergimos y lo vamos a dejar abajo.

Y ahora, en cuanto hierva, que será ya, echaremos el tomate.

El tomate lo que haremos será que se levante

un poco esa cruz que hicimos aquí, se nos levantará un poquito

y aquí quitamos la raíz para que lo pelemos perfectamente.

Bueno, ya hierve eso y vamos echar aquí los tomatitos,

ojito, no es cocer, a ver si vamos a hacer un salmorejo

de tomate "concassé". Bueno, Antonio, el agua fría.

El agüita fría por aquí. Quitamos a tablita,

vamos a echar una mano a Álex.

Venga. Y ahora, necesito otro bol

grandecito, bueno. ¿Como este?

Mira qué ayudante más bueno. Pues, sí, mira, pues, sí.

Yo me sirvo. Y el bol idóneo,

dije uno grandecito, pum. El más grande que había.

Importante que aquello, de verdad, no tiene nada que ver el sabor

de un tomate crudo a uno cocido.

Pero, bueno, ya vemos aquí en cuanto está, al agua con hielo

para cortarle, precisamente, esta cocción.

Oye, Álex, que eres fisio,

te quería comentar si hay algún dolor típico en la cocina.

Algún tipo de dolencia típica de cocinero.

Pues, algún cocinero hemos tenido con alguna lesión

en el tendón de estar manipulando, todo lo que son dedos

suele generar problemas

y las contracturas típicas por estar mal

y del músculo angular o trapecio. Yo aquí.

Yo, aquí, estoy, siempre...

¿Digamos que estoy corriendo altos riesgos al cocinarlas así?

Sí... ¿Has visto?

Está buscando que digas algo para evitar pelar papas.

Siempre hay riegos...

Mirad, tomatitos escaldados.

Os voy a enseñar cómo se pela un tomate de este tipo.

Mirad, fijaos cómo la piel sale, perfectamente.

Lo dejamos aquí y, ya que estamos, les quitamos las pepitas.

Con la mano, ¿no? Estamos hoy finos, ¿eh?

Sí, estamos finos, finos.

Ahí. Yo me voy a poner...

A la hora de tomarlo, evitaremos pasarlo por el colador.

Terminamos de pelar los tomates y de cocer el huevo,

y lo tenemos, casi, listo para empezar a montar el salmorejo.

Huevo cocido durante diez minutos, tomate limpio,

pimiento verde pelado.

Robot. Máquina.

Me encanta no tener que forzar mi mano derecha.

Echa el tomatito. (RÍE)

Voy a echar el ajito. Te voy a dar lo más importante,

corta el ajito en cuatro y échalo. Maravilloso.

Escúchame, de ti depende, ahora mismo...

El perfume, el perfume del plato. Vale.

Pimientito, Antonio. Pimientito.

Toma, termina, por favor.

Le echo el toque ahí, ¿no?

Vale. Muy bien.

Voy a pegarle una pasada, es importante moler primero;

antes de hacer una sopa fría, cualquier sopa fría,

un gazpacho, un ajo blanco, una porra, un salmorejo...

Siempre digo que las sopas frías tienen una base, esto que tenemos,

y, luego, el aliño. En este caso, será un aliño muy especial,

aparte de sal, aceite de oliva virgen extra

y vinagre de Jerez, vamos a ponerle ese huevo,

que va a tener una presencia vital para que la textura sea cremosa.

¿Vale? Cerramos.

¿Lo has pillado o no? Porque te veo ahí...

No, no, lo he pillado.

Córtame el pan, anda. (RÍE)

Por ahora, estamos haciendo tu receta, ¿no?

Sí, sí, sí. ¿Sí, no?

Tiene muy buena pinta.

Tenemos, lo que llamo, la base, ahora podríamos decidir

hacer un gazpacho o un salmorejo. Un salmorejo.

Podríamos meter remolacha cocida, un poco de aceite de oliva,

sal y vinagre, y hacer un gazpacho de remolacha.

Con esta base podemos hacer multitud de cosas,

pero vamos a hacer el salmorejo de tu abuela

y quiero que le eches tú el pan, tírale.

Hay que echarle el suficiente, el salmorejo debe tener cuerpo.

Tiene que ser pan, pan. ¿Pan de molde? No.

Para que quede fino, le echo pan rallado.

Pan rallado... Probadlo con pan rallado.

No lo probéis, de verdad. (RÍE)

Pan rallado, superfino. Sí, sí, sí, sí.

¿Superfino? Anda, sigue cortando.

Te lo prometo.

Ojito, tenemos la base, tenemos el pan, ya casi está,

nos faltaría el aceite de oliva, la sal y el vinagre;

pero vamos a darle un toque brutal que hará que se emulsione.

Os va a parecer muy montado pero en boca es supersutil.

¿Cuál es el truco? Un huevo. Un huevo.

Aceite de oliva virgen. Aceite de oliva virgen.

En muchas recetas veréis AOVE, aceite de oliva virgen extra.

Correcto. AOVE.

AOVE. Aceite de oliva virgen extra,

en ese caso, arbequina 100%, monovarietal, ¿vale?

Huevo, a la vez. Tú echas el huevo y yo voy echando el aceite.

Y se irá montando. Emulsionando.

Vale. Venga, vamos allá.

Tírale, sin miedo.

Que caiga.

Antonio, vinagre. Vinagre, por aquí, ¿lo echo?

Esto está casi. Tú me dices, Dani.

Échale la sal que tú consideres, ya que es tu salmorejo.

Sí, vale. ¿Un poquito más?

Un poquito más, ¿no? Yo soy muy de vinagre.

Tú me dirás, ¿eh? Vale, vale.

Vale.

Bueno...

¿Vas picando el huevo? Sí.

Ese es un huevo duro.

Yo, siempre, le doy por una parte, que es esta,

en esta parte, siempre hay aire. Le doy un golpe aquí y lo pelo.

Toma, Álex. Esto empieza a pillar forma.

Mirad, de verdad, qué emulsión tan brillante.

Bueno, a ver... Esto lo voy a sacar por aquí...

¿Tú qué usas? En honor a tu abuela hemos traído...

¡Hombre! Con lo que creo que, de verdad,

se tiene que servir un salmorejo, de verdad.

Fijaos ahora, llega un momento importante y vital,

que es ver cómo ha quedado la textura.

Mira cómo suena, Antonio.

Te has venido arriba, ¿eh? ¿Yo? Te has venido tú, Dani.

Yo disfruto. Yo no he hecho nada.

¿Tú no disfrutas? Sí, claro.

Pero disfruto más viéndote la cara, es que... transmite.

Si lo queremos más montado, añadimos más aceite.

¿Has visto cómo ha caído, cómo suena?

Guarnición... jamoncito picado. Que no falte.

Tiene que ser la guarnición de un salmorejo.

Estos taquitos de jamón van genial. Que tenemos ibérico, ibérico;

que no, de cebo; que no, pues, blanco.

Pues nada.. Venga...

Echa el huevo y dinos una versión más ligera

para acompañar al salmorejo que no sea...

Jamón cocido de pavo, ¿no? No, no, no, no.

Jamón de pavo. Hay cosas que no...

No, ahí no se escatima.

Ponlo por aquí, para que esté repartido.

Así... ahí... Tradicional, tradicional.

Yo desayuno todos los días una tostada de jamón y tomate.

¿Sí, no? Eso es bueno y sano.

Perfecto para empezar. Con aceite.

Bueno...

Álex, muchísimas gracias por venir y compartir con nosotros

esta maravillosa receta de salmorejo.

Espero que no te haya molestado que le hayamos dado un toquecito.

Lo habéis mejorado.

Y, bueno, ¿cómo no? Ahí...

Eso es marca de la casa. Me gusta el aceitito así.

Gracias. Muchísimas gracias.

Te acompaño a la puerta. Un placer.

Aquí tenemos nuestro salmorejo cremoso tradicional.

("Rock The Joint", Bill Haley)

("Rock The Joint", Bill Haley)

Vámonos con este pastel de carne,

que podría ser un gratén de patata y carne.

Un "cottage pie". Un "cottage pie".

Después te lo explico. ¿Seguro?

Sí, sí, sí.

Ingredientes para el pastel de carne...

Ajo, cebolla, zanahoria, laurel, puerro, salsa de tomate,

vino tinto, un poquito de sal, carne picada, emmental rallado,

patata, leche, aceite de oliva y huevos.

Te voy a ahorrar pelar patatas y vamos a cocerla con piel.

Ay, gracias. Venga, venga.

Lávalas y échalas aquí con agua, pero, bien lavaditas, ¿eh?

Sí, sí, vamos a quitarle todo.

Lo hemos llamado pastel de carne porque muchos lo relacionan

y porque es un término, tremendamente, genérico.

Las patatitas por aquí. ¿Las has limpiado bien?

Las he limpiado, creo que me falta echarle lejía.

Te falta echarle sal.

Te lo dejo a ti, que eres el que le da los toques.

Un poquito de sal, siempre. Toma.

Agüita, sal y vamos a cocinar nuestras patatitas aquí.

Decir pastel de algo, es algo muy genérico, ¿verdad?

Es, totalmente, genérico, ¿no? Pero entiendo que un pastel es...

Yo, ¿eh? Como yo lo entiendo. Tú.

Entiendo que un pastel es algo que se cocina desde crudo, ¿no?

Vale, o sea... No desde cocinado.

Vale, vale, vale.

Nosotros, en este caso, vamos a cocinar la carne antes.

Vale. Y, luego, la vamos a bañar

en un maravilloso y suculento puré de patatas gratinado.

Perfecto. ¿Qué más hago? Lo que tú me digas.

Pues, pelar, ¿no? Pelar el ajito, la cebolla,

la zanahoria y el puerro, lo más finito que puedas;

porque hay que ser fino, que es un relleno.

Perfecto. No va a ir triturado.

Lo primero que vamos a hacer es añadir la carne a la sartén

y empezar a cocinarla, pero, salteándola, no cociéndola,

son sabores, totalmente, diferentes.

Vale. Carne de ternera 100%.

¿Podéis hacerlo con cerdo? Sí. ¿Añadirle pollo? Sí.

¿Podéis hacerlo con las tres? Sí. Depende del gusto.

Lo que sí os pediría es que llevara grasita, ideal;

pero si lo queréis hacer con pechuga de pollo

o con muslo de pollo por hacerlo mucho más ligero,

entre comillas, también, se puede hacer.

Este plato en Reino Unido se llama "cottage pie",

que es pastel de rancho. ¿Pastel de rancho?

Lo hacen con puré de patatas, con carne picada...

Con todo. Sí, igual.

Ojito, Antonio, fíjate.

Si tenemos todo esto, tenemos la inercia de echarlo todo,

voy a echar la mitad y lo haré en dos veces,

porque quiero que mi carne esté, perfectamente, salteada.

Si echo toda la carne aquí, va a haber tal pelotera de carne

que no se cocinará perfectamente.

Habéis visto que, aún, no le he echado nada de grasa;

lo que sí haré es echarle sal.

Dame la pimienta, Antonio.

Dani, hasta que te conocí, no he visto a nadie cocinar tanto

desde seco. Pero tú fíjate. Vente aquí.

Vente, de verdad. Es que quiero que la gente

lo entienda a la perfección. Vente aquí.

Huele. Aparte de pimienta, porque acabo de echar

la pimienta y tal y cual.

¡Oh! Huele a carne. Huele a carne plancha.

Si yo le hubiera echado toda la carne aquí,

se nos estaría cociendo.

Si le hubiera empezado a echar también mucha grasa

en esta cantidad de carne, al final cuece. No se saltea.

Eso nos pasa mucho. Ya. Pero el sabor

no tiene nada que ver.

Voy a ir salteando bien toda la carne

y Antonio va a ir ya picándome en plan finolis,

porque te veo fino.

Dani, me estás refinando. Te estoy refinando.

Y la gente lo sabe y yo lo sé.

Y yo lo sé. Lo dicho.

Carne bien salteada.

Y Antonio cortándome toda la verdurita.

(Música)

20 minutos hemos tenido cociendo las patatas.

Esta carne, que está perfectamente salteada.

Y aquí está la prueba. Esto que veis aquí doradito

es el "Maillard" perfecto, que nos va a seguir dando sabor

a toda la preparación.

¿Cómo lo ves? No lo veo, pero sí sé cómo es.

No. Sí sabes cómo sigue.

¿Ahora lo ves? Ahora lo veo.

Oye, Dani, me huele

a que me voy a tener... ¿Cómo sigue?

¿Pelando las patatas? ¡Ahí está!

Bueno, con mucho cuidadito. Cómo conozco yo ya al chef.

Están calientes todavía.

Te lo voy a poner por aquí. Venga.

Ten cuidado, que quema. Me limpias las patatitas.

Las pelas. ¿Les puedo quitar el agua?

Yo creo que sí, porque si no, va a ser complicado.

No. A ver si... Bueno, voy a saltear

el ajo y el laurel.

Aquí.

El ajito, que ya me dora. Y ya voy a echar aquí la cebolla.

Mira qué pintaza tiene esto. Oye, ¿sabes que antes

se creía que la patata era venenosa?

¿En serio? Sí, sí. Pero menos mal que llegó

un tal... Recuerda este nombre. Federico "El Grande".

Él lo que hacía era dárselo a sus súbditos

para que ejercieran ellos mismos de catadores

para ver si la patata era o no venenosa.

Y se descubrió que no era venenosa.

Este gran manjar que tenemos. Y, aparte, amenazaban

al que no se la comiera, con cortarle la nariz y las orejas.

Tú mírame la nariz, Dani.

Yo creo que tú has comido muchas patatas.

Bueno, cebolla perfecta. Echo el puerro.

Una cosa que me gusta mucho siempre,

es añadirle un poquito de agua. ¿Vale?

Cuando está cocinando, nada, una gotina.

Así. ¿Vale?

Para que no se me pegue y cocina mejor.

Ya veis que tiene color, que ha fondeado

y siempre nos viene bien.

De verdad que esto es el gran truco de la cocina.

No truco, porque no es un truco.

Es dejar que las cosas se hagan en condiciones

y que tomen su tiempo. Que se cocinen.

Que se cocinen. Exactamente.

Bueno.

Esto tiene buena pinta,

tanta, que voy a echar ya la zanahoria.

Voy a añadir el tomillito fresco.

Antonio, ¿cómo ves el pasapurés?

Yo lo veo de diez. Lo que pasa es que a ti,

como te gusta muchas veces machacarlo,

yo, lo que tú digas. Pasapurés.

Pasapurés. Vale.

Bueno, otra ventaja que tenemos de haberlo cortado pequeñito.

Lo hacemos mucho más rápido, aparte de dejarlo muy elegante.

Superelegante. Me estás poniendo elegante.

Te estoy poniendo elegante. Últimamente...

Bueno, y ahora voy a echar el vinito.

Aquí.

Y vamos a dejarlo reducir

casi las tres cuartas partes.

Vamos a hacer que evapore el alcohol

y que el vino saque su esencia,

que es lo que necesitamos en este relleno.

Hablando de alcohol.

¿Sabes para qué se utiliza también la patata?

Para hacer bebidas alcohólicas. Pero no me tengo que ir muy lejos.

Polonia y Galicia para hacer vodka y Finlandia para hacer ginebra.

¿Ahora qué? Eso no lo sabías tú. No, no.

Son cositas que te estoy aportando

hoy de la patata. Sí. Mira.

Venga, Antonio, dale ahí al purecito.

Bueno, y vosotros, si buscáis platos fáciles

y de la mejor cocina tradicional, este es vuestro libro.

Hay que ver qué bien está la sección

de trucos y técnicas de cocina, perfectamente detallado

y explicado para torpes como yo.

Esa es la intención, que lo podáis hacer

todo ahí en casa. Y los torpes como Antonio.

Ya le vale. Aquí tenéis el libro

de "Hacer de comer: Las mejores recetas".

Bueno, Antonio, esto ya está. Voy a echar el tomate,

que es la última parte.

Que ya solo es cuestión de integrar.

Antonio... Dani, esto pesa, eh.

Pesa, eh. Échale un poco de leche. No pasa nada.

Tranquilo, tranquilo. Bueno, te voy a calentar

la leche en el microondas para que te pese menos el puré.

Bueno. Los que os preguntáis por qué la calentamos,

por una cuestión obvia

de hacer puré de patatas más fácil.

Bueno, Antonio. Listo, Dani.

Venga. Dos yemitas.

Dos yemitas. Vale. Dos yemitas.

A ver. Esas dos yemitas son para el puré.

Y esto que ya está. Fijaos también la salsita de tomate

cómo queda y qué bien huele.

Y voy a echar ya la carne.

Mira. Aquí mezclamos bien con la salsita.

Y nada, unos segundos, que es lo que voy a tardar yo

en ir al microondas a por la leche para terminar el puré.

Venga.

Antonio, dos yemitas. Sí.

Pero antes le vamos a echar...

La leche.

Venga. Tenemos aquí el puré. Las claras.

Tenemos las dos yemas. Cómo me gusta mi espatulita.

¿Te las bato, Dani? Venga, bátelas. Mejor.

Voy echándole la leche.

Y ahora echaremos el punto de sal y pimienta,

porque esto sí que está soso seguro.

Venga, tírale, que la vas a montar. Listo.

Venga.

¿Vale? Vamos allá.

Empezamos a trabajar un poquito.

Importante que la pulpa esté todavía caliente, ¿vale?

Porque es la mejor manera de integrar esta leche

y estas yemas de huevo, que es lo que nos va a hacer

que gratine, a pesar de que, además, tenemos el queso.

Antonio, sal y pimienta. Hay que tener en cuenta

que no tiene nada y que es patata, por lo tanto, está soso.

Y esto puede ser una boloñesa perfecta, eh.

Bien de pimienta, eh. Sí, sí.

Ahí. Bien.

Venga. Vamos a hacer dos capitas, ¿no?

Primera capa, vamos a poner carne.

Carne, patata. Carne, patata.

Venga. Vamos a echar un poco de queso.

Aunque no vaya a gratinar, pero también es importante

el saborcito del quesito.

Lo que vamos a hacer, es lo siguiente:

una capa de carne, un poquito de queso.

Patata, carne, un poquito de queso.

Patata y queso.

A saco. A saco.

A saco. A saco, Paco. Me gusta.

A saco, Paco. Queso a saco, Paco.

Y con esto ya lo llevaremos a gratinar al horno.

(Música)

(Canción "Love Vibration")

Bueno, Dani, vaya pintaza, eh.

Ya verás cuando te lo comas.

Esa patatita envolviendo a esa carnecita,

ese sabor, esa hierba...

Hilo conductor. El hilo conductor hace la patata,

que envuelve ahí todo eso y hace de hilo conductor.

De diez. Vaya pintón.

Es que menudos dos platos hemos hecho hoy, eh.

Un salmorejo típico de Córdoba, pero con nuestro toque.

Y un pastel de carne que está poniendo de los nervios a Antonio.

Es muy difícil no caer en la tentación.

Y vosotros, si queréis caer en la tentación de hacer

estas dos recetas, visitad nuestra página web:

rtve.es/hacerdecomer. Y ahí tenéis todos los detalles.

Nos vemos la próxima semana,

como siempre, aquí en La 1 con muchas ganas de hacer de comer.

Y ya sabéis: Haz la comida y mejora tu vida.

Y mejora este salmorejo, que está de diez.

No te has podido esperar. Estoy despidiendo

y ya te he visto con la cucharita.

Sé que es una falta de educación. Yo con el cucharón.

Venga, ponte un poco, Dani. Mira qué textura.

Me gusta la textura. Tráeme tu plato.

Gracias. Mira. Mira qué textura.

Es que es crema. Me encanta. Claro.

Es una crema de salmorejo. ¿Has visto?

Es una crema de salmorejo. O un salmorejo cremoso.

No me pongas más, que tengo que tener hueco

para el pastel de patata.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Salmorejo y pastel de carne

Hacer de comer - Salmorejo y pastel de carne

30 may 2019

Álex Vallés envío su receta del salmorejo a través de las redes del programa, y hoy viene para cocinarlo junto a Dani García, que le da indicaciones y consejos para que el salmorejo salga perfecto. Finalmente, una segunda receta: un pastel de carne.

ver más sobre "Hacer de comer - Salmorejo y pastel de carne" ver menos sobre "Hacer de comer - Salmorejo y pastel de carne"
Programas completos (97)

Los últimos 386 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Marina

    Antonio yo también Le echo zanahoria al gazpacho en vez de pan, sale igual de rico q con pan y me ahorro las calorias

    07 jun 2019
  2. Amelia

    Muy buena receta. Muy bien explicado

    01 jun 2019