Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5219162
Para todos los públicos Hacer de comer - Quiche de bacon y filloas - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Escúchame... tarde, eh.

Dani, lo siento, fui al banco y la maquinita esta que te detecta

que pita, pi, pi... Dejo la cartera, paso y pita.

Dejo las llaves, pita, los zapatos, pita.

No paraba. ¿Dejaste los zapatos, de verdad?

Dejé los zapatos, los dejé.

Y al final, qué te pitaba. La máquina estaba estropeada.

Pensé que sería el pendiente. No, la máquina.

Las cosas que te pasan no le pasan a nadie.

Lo siento, Dani, pero ya estamos aquí, cuéntame.

Buenos días a todos, hoy haremos dos recetas maravillosas,

una quiche lorraine con Jacob Petrus,

ojito, que tiene algún problemilla

y luego, filloas con tendencia dulce.

Me encanta.

¿Te parece? Soy superfan de "Aquí la Tierra".

Ah, yo también, también, el tío es simpático.

(Timbre) Abro yo.

Venga, abre, bueno, me lavo las manos.

A ver qué le pasa porque la quiche no es complicada,

tiene dos o tres secretillos, pero no mucho más.

Qué pasa, Jacob. Qué pasa, Tony, cómo andas.

Bienvenido, bienvenido. Qué bonita, oye.

Dani. Dani, qué tal.

Cómo estás. Bienvenido.

"Aquí la Tierra", aquí tu casa. Yo vengo con hambre.

Hay que venir con hambre, aparte de cocinar, luego...

Es que creo que uno tiene que cocinar con hambre.

Entonces, vengo bien. Imagina, siempre con el ansia

de saber un poco cómo quedará el plato,

si no, no sabe igual. y me tienes que ayudar.

Te ayudaré en lo que sea. Tengo un problema con la quiche.

Dime un poco lo que te pasa. Lo que me pasa, a ver,

yo sigo la receta, cojo la masa, los ingredientes,

meterlo en el horno, 180 grados y al sacarlo, está cruda.

Siempre le falta un puntito más. Vale.

No entiendo por qué, hay algún paso que no hago bien.

Creo que lo solucionaré fácil, pero enséñame tú qué haces.

Te preparé lo que has pedido.

Eso sí, lávate las manos. Venga, vamos a hacerlo bien.

Pero te lo cuento, sencillamente, mezclo los ingredientes,

tengo la base preparada, mezclo los ingredientes

y para el horno. Te saqué un bol por si lo necesitas

para que lo hagas, lo que tú necesites.

Vale, ya, directamente. Sí, sí, pasa, por favor.

Por aquí, ¿no? Venga, ¿echamos todo ya?

Lo que tú quieras. Toma, como tú lo hagas.

Vamos a ver. La cebolla en crudo, todo crudo.

En crudo, ahora, me estoy poniendo nervioso.

No, tú, tranquilo. Tranquilo no estoy.

A ver, quesito. Un poquito de queso.

Mira qué rico.

Que no pasa nada, hay mucha gente con problemas en la quiche,

no solo con las quiche con las filloas también.

Tengo un problema, directamente. Si se queda cruda, lo tienes,

eso seguro. En mi casa no me dejan hacer

más pruebas, ya me dicen...

Vete con Dani. Huevo le echarás, ¿no? Un poquito.

¿O cómo va la cosa? Pues no le echaba, pero...

Bueno. No me extraña

que se quede cruda del todo.

Ya está, hacemos la masa, la mezclamos ahora todo.

¿Y así todo va para dentro? Sí, claro, ¿no?

Así. Échale, por lo menos

un par de huevos y le echo más de...

Por lo menos, por lo menos. Ay, madre.

Empiezo a ver la luz o, al menos, lo mal que lo hacía.

Lo primero que tiene un quiche, un quiche no deja de ser

una especie de flan salado para entendernos.

¿Vale? Flan salado por lo tanto un flan

necesita huevos. Para que no te quejes,

te la voy a menear yo. A ver, qué arte.

Lávate las manitas. Lávatelas que te preparo aquí.

Tengo una curiosidad, tu apellido es...

Mi apellido es de Menorca. Mallorquín, pero es catalán, ¿no?

Sí, pero ya llevo 20 años en Madrid.

Ya eres casi. Soy ciudadano del mundo.

Ah, bueno, eso está bien.

Bueno, cuéntame, cuál era el proceso de tu...

Vale, ¿lo echas, no? Vale.

Venga.

Ahí, pum... Qué pintaca.

Y ya al horno, ¿no? Qué pintaca.

Claro, ahora horno, esto, en teoría, no tiene más.

Ya están los ingredientes, lo meto al horno y cuando veo

que está doradito para que no se me queme la masa,

lo saco, pero al abrirlo, está crudo.

A ver cómo te queda, creo saber qué te pasa.

Ya lo hice muchas veces, no hace falta demostrarlo aquí

que lo hago mal.

(RÍEN)

¿Pero sabes qué pasa? Que si no lo veo,

no pillo los puntos importantes, o sea, vamos a intentar ser

superdidácticos con lo que te pasó

y explicaremos los por qué.

Y verás como no lo olvidarás jamás. Desdeluego.

(Música)

20 minutos, ¿vemos cómo va? Venga, vamos.

Por favor. La gracia es que...

Es que buena pinta tiene, claro, eso está claro.

¿La saco? Por favor.

Venga, la saco. Un pollo asado puede tener

buena pinta, pero estar crudo. Ay, ay, a ver, entonces,

¿qué, por qué?

Bueno, a ver. Te explico el por qué.

Vamos a ver.

Huele bien. Oler, huele bien.

Huele bien, hay queso, hay bacon,...

Bueno, vale, intento ver lo positivo.

Mira, ha cuajado bien,

pero esto es...

Crudo total. Claro, lo que me pasa siempre.

Creo que las cosas se cocinan por partes,

pero nos ponemos a ello y poco a poco te explico un poco

los trucos de la receta. Llévate eso, por favor.

Hombre, tampoco está tan mal, no está tan mal.

Empezamos de cero, fíjate si es desde cero,

que haremos hasta la masa. ¿Ah, también?

Hasta la masa. Vale.

Y los ingredientes para esta quiche lorraine son:

Un poquito de clara de huevo,

bacon, cebolla, queso, nata,

harina, sal, nuez moscada, pimienta, mantequilla

y huevos. Antonio, por un lado,

picamos la cebolla y mientras yo con Jacob

voy a hacer la masa.

Bien. Harina, mira, vamos a hacer aquí

un huequecito, ¿vale? Vale.

Y vamos a meter los huevos, tres huevos.

Siempre pongo aquí.

Lo bueno de la masa brisa es que es muy fácil de hacer,

es una masa que se hace a la primera homogénea y punto.

No necesita nada más, luego, ojo, es una masa

que podemos congelar, perfectamente.

Mira, voy primero a batir los huevos un poco aquí

y poco a poco rasco un poco y meto harina.

Y le incorporas la harina. Poco a poco rasco otro poquito

al ver que se integra y meto harina.

Echo un poco aquí de sal.

Venga, tírale. Venga.

Quieras que no,

pero la muñeca, ojo. Sí, eh.

Por otro lado, lo que pica Antonio, la cebolla

es para relleno y a diferencia de lo que hizo Jacob

nosotros la vamos a fondear.

Muy bien. No sé yo.

Y ahora, ahí, coges un poquito, cada vez pesa más,

es como cuando en el gimnasio montas kilos y kilos.

Ahora me arrepiento de decir si te ayudaba

con lo bien que estábamos.

No pasa nada, ahora echamos la mantequilla.

Se me pega, ay, madre, ay, madre.

Ahora llega un momento en que se trabaja a mano.

Vamos poco a poco mezclando

y ya llega un momento que es incómodo aquí

y ya nos la pasamos aquí y Antonio me pondrá harina.

¿Harina, Dani? Claro, ahí para que le demos

y trabajemos aquí un poquito.

Encima de la mesa.

Se tiene que... Se tiene que quedar.

Siempre, en este punto, la mantequilla está pomada

y luego, la dejamos cuajar un poquito para estirarla.

Siempre, yo al menos, tengo la duda de cuándo está.

Mira, pues lo importante es que esté homogénea.

¿Vale? Y en este caso no se pegue tanto,

por lo tanto comería más harina

así se dicen en nuestro argot, decimos toda la harina que coma.

No pasa nada. No pasa nada hasta que quede seca

y hasta que no te quede nada de mantequilla

que ya ves que está disuelta dentro.

Bueno, Jacob, ahora presentas y diriges "Aquí la Tierra",

¿cómo fue eso? Porque estás en meteorología, periodista,

¿qué quieres hacer, de todo?

Yo no, a ver, yo por mí, hago lo que me digan,

pero en este caso es una aventura.

Aventura total. Como siempre digo:

"Para mí es el regalo de la vida" porque me está dando tantas cosas

y tan buenas. Es un programa muy agradecido

lo es por la audiencia de cada día,

por el público en general, lo es por los niños.

Es que enseñáis muchas cosas. Enseñamos todo lo que pasa

en un territorio, desde el clima que tiene, desde el tiempo que hace

y a partir de ahí, qué especies hay,

que la gente lo valore, pues doble premio.

Veis que está blandita porque la mantequilla está pomada

y ahora le damos cuerpo para estirarla

y eso lo hará Antonio, enfriarla.

Venga.

30 minutitos en la nevera.

Bacon... Cebolla.

¿Vale? Aquí ya hay una cosa distinta.

Aquí hay una cosa diferente. Aquí ya...

Vamos a echar la cebolla, ¿vale?

La cebolla no se cocinará, exactamente, igual metida

en la nata ahí. es que no se cocina

porque el huevo se cuaja y al final, es como hacer cebolla

a baja temperatura, entre comillas,

que no nos interesa, nos interesa sacar

lo mejor de la cebolla y para eso la pochamos, mira.

Como ves, yo eché primero sin grasa, soy mucho

de echarle la grasa

ya cunado lleve un poquito, ahora.

Ahora, sí. Ahora.

¿Sabes por qué? Porque me gusta secar

casi el producto un poquito antes de echarle la grasa.

Cuando la cebolla esté un poquito más pochada

lo que hago es dejar la mitad de la sartén,

esto es una cuestión de prisa, que no debería ser.

Está mal en la cocina y en todo.

Esto de ir con prisas no es bueno. Pero, por desgracia,

en muchas ocasiones, es la realidad.

Entonces, lo que hago es echar aquí mi bacon.

que se va a ir haciendo y va a ir soltando grasita

hacia la cebolla.

Dame, Dani. Mira.

Así, dejamos media horita nuestra masa, que repose

y tenga cuerpo para estirarla.

Y dejamos que esto se fondee, poquito a poco.

Dani, Jacob es un profesional. ¿Qué te parece?

Jacob Pro. ¿Qué te parece?

Vamos mejorando, algo se pega; no la masa, de estar con vosotros.

Si la masa se pega tenemos un problema, ¿eh?

Creo que no, ahora lo confirmamos.

Espero que estar con nosotros sea una solución.

Bueno, creo que está bien. Así va bien, ¿no?

Recordamos: media hora reposando, la hemos sacado, la hemos estirado.

Venga, Antonio, ve dándole un poco de forma.

Beicon y cebollita bien fondeados. Qué pintaca.

Nada que ver con el crudo. Nada que ver a cómo lo hacía.

Bueno, Dani, aquí se me ha roto un poquito.

A ver, que se nos rompe, como le ha pasado a Antonio,

de la que nos va a sobrar por aquí. Le vamos dando.

La quitamos y hacemos un pequeño parche,

pero que el parche sea homogéneo; la quitamos del mismo borde

y vais haciendo que quede perfecto. ¿Lo cortas de ahí?

Claro, con el mimo borde se corta. OK.

Ojito, esta masa a congelar.

Para las miniquiches. No se tira nada.

Absolutamente nada. Jacob, para nuestras miniquiches.

La guardamos nosotros o te la puedes llevar.

Eso está arreglado. ¿Qué vas a hacer?

Fíjate si no tiramos que cuando hacemos esto

utilizamos unos garbanzos que siempre usamos para este paso.

Importante, aparte de llevar peso vamos a pinchar un poquito la masa.

Papel de horno y, bueno, no es un truco que hayamos inventado,

porque esto lo hacían mi madre y mi abuela.

Eso es, truco de la abuela. Truco de la abuela, total.

Tú fuiste el hombre del Tiempo, por llamarlo de esta manera,

¿sabes qué hizo Martín Rubio en los años setenta, ochenta...?

¿Sabéis que...? Bueno, cuéntaselo, cuéntales qué es lo que hizo.

Era un personaje maravilloso, simpatiquísimo,

con ganas de reír, siempre.

Él se apostó su bigote, tenía un bigote muy característico,

si acertaba una previsión meteorológica;

total, que Eugenio falló la previsión.

Como se había apostado el bigote, ¿sabes qué?

Al día siguiente empezaron con un plano corto sin el bigote,

iban abriendo y ahí se vio al bueno de Eugenio sin su bigote.

Pero genial, de verdad, un tipo maravilloso, fantástico.

Algún día haremos una apuesta, pero a mí no me sale bigote.

A mí no me pillarás en esos jardines,

porque a Eugenio le preguntaban si llovería el domingo,

pero ahora sois muy pesados, ahora decís:

"Dime si el domingo a las seis de la tarde en la calle tal

va a hacer mucho viento para saber si pongo una carpa".

Eso, ya es muy complicado. Claro.

Ya nos ponemos exquisitos.

Bueno, importantísimo, ¿vale? Primer paso, ¿qué hay que hacer?,

darle una cocción previa para que la masa esté perfecta.

Luego haremos otra cosa, ponerle un trajecito de neopreno,

ya te explicaré porqué. Ahora, diez minutos a 180 grados.

Porque no interesa que se queme la masa.

No se quemará, tiene el papel y los garbanzos;

los garbanzos sí se queman. Ah.

Primera cocción, ¿vale?

Truco. ¿Qué pasa en una masa de este tipo al meterle humedad?

Se multiplica la humedad. Si hay humedad y hay frío,

¿qué haces en el mar? Te pones un traje de neopreno, ¿no?

Pues, vamos a ponerle un traje de neopreno a esta masa.

Lo vas a pintar tú con clara de huevo.

¡Anda! ¿Y eso? Ah... es para eso.

Para que haga efecto tenemos que cocinarlo un poco más

y la clara de huevo hará de impermeabilizante.

Claro, qué bueno, eso es un truco bueno.

Antonio, tres huevos batidos. Sí.

Esto es otro truco. Pero, sin miedo, venga.

Estoy aquí prudente. Te veo tímido.

Impone, ¿verdad, Jacob? Vaya, ya te digo.

Es un truco que tardamos un momento y queda perfecto.

¿Ahí, por todos los lados va bien? Ahí está, perfecto.

Sí. Ahora, ¿Antonio, tienes eso?

Listo.

Antonio, ten cuidado, que quema, un pelín, todavía.

Cinco minutos más al horno, recordamos, está a 180 grados.

Mientras tanto, nuestro beicon y cebolla bien fondeaditos.

Vamos a mezclarlo con el huevo, échame aquí la nata.

Claro, fíjate cómo huele ya. Es que...

A cómo huele en crudo. No tiene nada que ver.

Bueno, ahora mezclamos bien.

Estamos haciendo el tradicional, el quiche Lorraine puro y duro,

el de beicon y queso. Ajá.

A partir de ahí, podéis hacerlo como queráis

y no será el quiche Lorraine, será el tuyo;

quiche Antonio, quiche Jacob, quiche Dani...

Echamos pimienta, que sabéis que nos encanta.

Bien de pimienta.

Un poquito de nuez moscada, poquito, sabéis que la nuez moscada

es un ingrediente que llamamos, Antonio...

Invasivo. Invasivo.

Sal y mirad. Qué rico.

Vamos a esperar a que termine de ponerse el traje de neopreno...

Sí, sí. La masa.

Y, luego, vamos a echar el relleno.

Cuidado que quema, ¿eh? Sí.

Neopreno puesto. Eso es.

Apto para bucear. Está impermeabilizado totalmente.

Fijaos que ha subido un pelín. Sí.

Tampoco ha subido tanto, como otro tipo de masas,

pero siempre está bien pincharla, ponerle el peso, etcétera.

Luego vamos... Que quede doradita, ¿no?

Sí, no más. Ahora, prácticamente, está cocinada,

por eso ya no se quedará cruda.

Ahí está. Bueno...

Ahora llega el momento clave, meter la quiche al horno

y que quede doradita, como la tuya, pero cocinada.

180 grados, 20-25 minutos. Va a quedar... perfecta.

¿Vamos, Dani? Con cuidadito.

Tú, ¿no? Como si fuera un paso de Semana Santa.

Jacob, ábreme el horno. Cuidado, ¿eh?

(TARAREA) Vámonos.

Ahí está. ¿Abres, por favor?

Voy.

Importante la cocción de una quiche Lorraine,

que no parezca que dentro haya huevos revueltos.

(RÍEN) Que eso es vital.

Vamos a dejarlo enfriar un poco, ya está un poco frío.

Antonio tiene un grandísimo truco que a mí me fascina.

A ver... El truco es cuando está...

Aquí es donde emplataremos. El truco de Antonio

va más allá del truco de la tortilla de patatas.

Vamos a ver... ¿Estás seguro?

Yo no tengo miedo. Tiene que ser rápido.

Tiene que ser, ¡pam!, quítalo. Ay, ay, ay.

Quítalo, sin miedo. Ay, espérate.

Fíjate cómo está cocinado por debajo.

Y la volcamos. Quita el plato y hacemos la magia.

Ahí está. Toma ya con el truco.

Truco fácil.

Vamos a hacer filloas. ¿Te atreves a cocinarlas?

¿Me dejas que vaya a...? Estáis preguntando

si el fin de semana hará sol, si os podéis ir...

¿Voy a mirar los mapas y, luego, lo comentamos?

Te dejo porque Antonio y yo tenemos plan el fin de semana.

Anda que no sabéis... Necesitamos sol, ¿eh?

Me voy a enterar de lo que hacéis. Necesitamos sol.

Muy bien, nos vemos ahora.

Adiós. Hasta luego.

Antonio. Dime.

Antes de la filloas yo creo que...

Nos tendremos que...

Hay que cambiar el delantal, porque vamos...

Al usar harina, nos pasa lo mismo.

Cambiamos el delantal y vamos con las filloas.

Venga. ¿Vamos?

(SUENA POSTCARD FROM PARIS", DE THE BAND PERRY)

(SUENA POSTCARD FROM PARIS", DE THE BAND PERRY)

Ahora toca el turno de unas filloas gallegas.

Para las filloas vamos a necesitar huevo, harina, mantequilla,

anís, azúcar, sal y leche.

Las vamos a acompañar de una "ganache",

para una "ganache" sencilla necesitamos

un poquito de nata y de chocolate.

Vamos a echar, primero, la harina, siempre, ¿vale? ¿Por qué?

Bueno, porque me gusta darle, un poquito...

Para romper, si tiene algún grumito y tal,

la rompemos y, ahora, hacemos un agujerito.

Echamos tres huevos.

¿Provoca el mismo efecto que el tamizado? Pregunto...

Se acerca, es cierto que se acerca; al final, estás rompiendo...

El tamizar, lo que te permite, es la perfección.

La perfección. Dejarlo bien, ¿no?

Vamos a echar un poco de sal.

A mí me gusta echarle la sal a los huevos.

¿Por qué se le echa sal, Dani?

Siempre le da un toque, pero no solo a las masas, ¿eh?

Una idea, si tenéis en casa, una vez que hagamos el "ganache",

se le puede poner sal encima, sal en escamas,

incluso, un poco de pimienta, un poco de especias... Es brutal.

Para potenciar el sabor, ¿no?

Totalmente. Voy a echarte el azúcar.

Echa el azúcar. Voy a echar el líquido ya.

Ponme liquidito. Seguro que hay gallegos viéndonos.

En la receta tradicional gallega se sustituye la leche por caldo.

Nosotros hemos querido darle ese toquecito más de...

De postre. De postrecito.

Vemos que esto es muy fácil.

Fijaos cómo se integra bien.

Dani, entre las "filloas" y los "crepes"

ha habido una medio guerra entre España y Francia.

Bueno, entre Galicia y Francia.

Los franceses sabes qué dicen, ¿no?

Que las "filloas" son unas copias de sus "crepes".

Normal. ¿Qué dicen los gallegos?

Que no. ¿Qué va a decir un gallego?

Que los "crepes" han llegado a Francia

gracias al Camino de Santiago.

Podemos hacer una "filloa sousete" y nos quedamos en medio.

Ahí, ahí. Ni para Francia ni para España.

Ni Dépor ni Olympique de Lyon.

Bueno, esto es opcional.

Pero como Antonio tiene siempre una botellita de anís,

porque a él le gusta tocar... Me gusta.

Pues vamos a ponerle porque perfuma muchísimo

y le da un toque que a mí me gusta

y es bastante agradable.

Yo creo que ya, ¿no?

Media horita, reposo.

Vamos allá. Vamos a taparlo bien.

Venga, Dani. Bueno, vamos a reposar.

Media horita, ¿vale? Media horita en la nevera.

Es importante reposarla.

Voy a ello, Dani. Venga, vamos allá.

Media horita de reposo. Ya está perfecta.

Mantequilla. Y, Antonio, me vas a hacer la "ganache".

Hoy vamos a hacer una "ganache" sencilla.

Pero dentro del mundo "ganache",

nos podemos complicar la vida lo que queramos.

Os voy a dar un par de ideas sencillas que podéis hacer.

Por ejemplo, infusionar la nata.

Con cualquier sabor que queráis.

Empezamos desde vainilla, a una cascarita de naranja.

Cualquier cosa así. Hasta irnos ya a sabores

un poquito más tipo cardamomo, pimientas...

Y luego, sal. Yo siempre que hago

una "ganache", le pongo un poquito de sal.

Lo vamos a hacer también.

Pero porque te levanta mucho el sabor.

Bueno, cobertura de chocolate, también importante.

Dependiendo un poco de los gustos,

al final, mayor o menor porcentaje de cacao.

Que podríamos hacerlo con chocolate blanco, sin duda.

Que podríamos hacerlo con chocolate con leche, sin duda.

En este caso... Antonio es un tío suavito.

Por lo tanto, 55%. Digo lo de Antonio para disimular.

¡Era él, era él! Me quiere echar las culpas.

Bueno, ¿cómo picamos el chocolate? Como si picáramos una cebolla.

En juliana. O en "brunoise".

Has dicho "igual".

No. Yo, normalmente, lo que hago es así,

ligeramente oblicuo. ¿Vale?

Y mira. Con estos dos dedos, se apoya y vas deslizando.

Ah, no sabía yo ese truquito. Antonio, lo ves, ¿no?

Lo veo, lo veo. Hacerlo oblicuo

y con dos dedos: "taca,taca". "Taca".

Vámonos. Vámonos. Mientras tanto...

Tú vas a ir haciendo

alguna "filloa" que otra. Ya ves.

Para que entendáis un poco, la "ganache" es el relleno

que llevan casi todos los bombones.

Es un relleno. Lo haremos al microondas.

El microondas cambió la manera de trabajar en la pastelería.

Porque, al final, para hacer el chocolate

siempre tienes que poner un baño maría.

Y el microondas le ha dado muchísima vida.

Bueno, mantequilla que voy a utilizar para engrasar

nuestra sartén. Echo esta cantidad de mantequilla,

que es mucha. Pero, sobre todo, para que la sartén caliente.

Me gusta. Llevo haciéndolo así toda la vida,

no voy a cambiar. No cambies.

¿Sabes qué se dice? La primera es para la cocinera.

O sea, que la primera es para el cocinero, en este caso.

Lo hago a lo bestia. Dejo aquí esta.

Paso un poquito. Y, además, ya mido.

Ya voy midiendo si verdaderamente ya veo también

que vamos a necesitar como un cucharón y medio

de este cucharón que tengo yo.

Vale. Esto lo voy a dejar cuajar un poquito. Y la limpio.

Antonio, microondas.

Echamos el chocolate.

Y la nata. Un minutito solo.

Esto lo que hago es, básicamente, limpiar.

Un minutito, 500 vatios. No me lo pongáis al máximo,

que se quema. Con cuidado, por favor.

Un minutito y vemos. Vemos. 500 vatios,

sacamos, movemos. Venga.

Bueno, ya vemos aquí un poco.

Le he echado mantequilla.

Si estuviéramos haciendo de caldo, ¿qué se hace?

Echarle manteca de cerdo.

Bueno, Antonio, un platito. Platito.

Venga. Esta, que hemos utilizado para moverla,

lo que vamos a hacer, es utilizarla para probarla.

A ver cómo está a punto de sal.

Cómo está el punto de azúcar.

¿Cómo está eso, Dani? Yo, sinceramente,

le echaba un poco de sal.

Un poquito más.

Oye, Dani, microondas, minutito. Lo traigo, lo vemos.

500 vatios. Lo traes y lo vemos.

Pero, Dani, no está tan mala, eh.

No. Está perfecta. Pero un poquito más...

Un poquito más de saladito. Mira, Dani.

Prueba. Muévelo ahí porque ya el chocolate

vais a ver cómo se integra.

Me voy a poner con la "filloa".

Ahora voy a echar mucha menos mantequilla que antes.

O sea, nada. Con esta pizca me sobra.

Mira. Otra cosita que podéis hacer tonta, es esto.

Meterle un poco de mantequilla.

Para que brille un poco. Pero caliente. Claro.

¿Tú no metías el dedo

en el bote de cacao, Dani? (RÍE)

Eso es un grave problema

que siempre he tenido y siempre he hecho.

Bueno, vamos allá. Esto está perfecto.

Yo voy a ir...

Le he echado mantequilla. Hay gente que le echa miel.

La idea es darle un poco de brillo.

¿Cómo está, Antonio? Muéstralo ahí.

Tírale para arriba y que la gente lo vea. ¡Ahí!

Fíjate solo con ese minutito. Un minutito y mira.

Mirad aquí ya, esta doblez me hace ver

que la puedo coger

y darle la vuelta.

Ya aquí es cuando está bien. Empieza a hacer pompitas.

Aquí es cuando te puedes permitir el lujo,

que ha cogido calor, de tirarlo para arriba.

A Antonio le gusta que haga estas cosas.

¡Oh! Dani, ¿qué te iba a decir?

¿Las recetitas de hoy están en tu libro?

¡Hombre, por supuesto! Estas y muchas más.

En el libro "Hacer de comer" nuestros espectadores

van a encontrar muchas recetas que hacemos aquí.

Dani, y todo explicado sin complicaciones y detallado.

Facilito, facilito. Exacto.

Para que todos puedan hacerlas en casa.

"Hacer de comer", las mejores recetas.

Ahí está.

Vamos a seguir con las "filloas".

Venga. Siempre la primera...

La primera es para probarla.

La segunda sale feílla todavía.

Claro. Eso siempre pasa. Ese mito es real.

Ese mito es totalmente real.

Esta para mí. Totalmente. Mira.

A ver ahora...

Y a partir de aquí, es cuando van a salir todas

preciosas y perfectas. Venga.

Como el chocolate ya está listo,

ya solo nos queda hacer unas cuantas "filloas".

(Música)

Bueno, última "filloa" ya.

Así.

Hemos hecho unas cuantas, pero por si acaso nos sobra,

las congelamos porque congela a la perfección. Ojito.

Para otro día las sacamos. Las sacamos y listas.

Mira. Vamos a presentarlas así todas.

No las vamos a rellenar porque no a todo el mundo

le gusta la misma cantidad de chocolate. Échamelo aquí.

Lo vamos a poner aquí al ladito.

Y luego, ya sabéis. Un poco de nata,

alguna que otra mermelada... Un poco de frutos rojos.

Incluso, frutos secos. Un platanito picado.

Una fresita picada. Ya a gusto. ¿Vale, Dani?

Hay gente que solo quiere azúcar por encima.

Nosotros lo presentamos así, al ladito,

para dar posibilidades a todo el mundo, de cantidades.

Y al que no le guste el chocolate,

pues solo con un poco de azúcar. La ponemos así.

Ya hay hambre, ¿no, Antonio? Que si hay hambre.

En cuanto llegue Jacob, comemos.

¿Cómo lo ves?

Aquí tenéis la "filloa" con chocolate.

(Canción "Head Over Heels")

Bueno, has llegado justo. Estamos ya. Todo preparado.

Justo a tiempo. Pero te voy a decir una cosa.

Aquí no digo pronóstico hasta que no prueba la comida.

Venga. Luego ya veremos si lo arreglamos.

Lo aceptamos, lo aceptamos.

Queréis sol para el fin de semana.

Queríamos sol. Mira, para pronóstico,

yo tengo uno. Ya que tenemos aquí a un meteorólogo,

voy a hacer yo de meteorólogo.

A ver, ¿cómo sería? Yo podría hacer... Vamos a ver.

Buenos días, familia. En el día de hoy,

se avecina un tiempo apetitoso.

Tenemos aquí un frente cálido formado

por dos platos como dos soles.

Una "quiche" de bacón y unas "filloas".

Vamos, un anticiclón de sabor.

¿Qué te parece? Impresionante.

¡Qué nivel! Me he puesto en modo como...

¿Sabes? Hablando, transmitiendo. Como poeta, ¿no?

Hombre, tampoco... Tampoco te vengas arriba.

No, no. Podríamos hablar de un fichaje.

Te hago un favor. Jacob, te sale competencia.

Ojito, eh.

Bien. Estaba inspirado. Bueno, y vosotros no olvidéis

que todos los detalles de las recetas

los tenéis en nuestra página web: rtve.es/hacerdecomer.

Y recordad, haz la comida y mejora tu vida.

¿Vamos? ¡Hombre, por favor!

Yo quiero que abras la "quiche". Venga, vámonos, Dani.

Tírale.

Mi pronóstico es que te gustará. Venga, vámonos.

¡Ahí! ¡Qué pintaza!

Maravilloso. Toma, Dani.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Quiche de bacon y filloas

Hacer de comer - Quiche de bacon y filloas

17 may 2019

Dani y Antonio preparan un postre típico gallego: unas filloas con ganache de chocolate, que son típicas del Carnaval gallego. Después, el geógrafo Jacob Petrus, presentador del programa "Aquí la Tierra" en La 1, viene a pedirle ayuda a Dani García porque la masa de la quiche le queda cruda.

ver más sobre "Hacer de comer - Quiche de bacon y filloas" ver menos sobre "Hacer de comer - Quiche de bacon y filloas"
Programas completos (76)

Los últimos 302 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios