Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5153478
Para todos los públicos Hacer de comer - Potaje de garbanzos. Humus - ver ahora
Transcripción completa

Dani, de verdad, no veas cómo estoy hoy.

Escucha, vienes siempre atacado.

Es que ha habido un conato de incendio en mi barrio.

¡Y un montón de humo y yo viéndolo! ¡Madre mía!

¿Pero por la ventana del vecino? ¡Por la ventana del vecino no,

que me puse a mirar y las tostadas se me quemaron!

¡Ay, Dios mío! De verdad, pero bueno...

No pasa nada. Hoy viene un bombero a cocinar.

¡Vaya suerte tenemos! ¿Has visto?

Bueno, que no se incendie la cocina.

Buenos días. Hoy va a venir un bombero espectador del programa

y que viene a hacer con nosotros un potaje de garbanzos con bacalao.

Y con lo que sobre, haremos un hummus, ¡que me encanta!

Sacar el garbanzo y aprovechar un poquito...

Yo soy muy de hummus. Vamos a hacer una receta

que mi padre hacía antiguamente,

que era garbancitos machacados con aceite de oliva.

Al estilo... Al estilo de mi padre.

¡Vamos que nos vamos!

Dani, ¡lo que nos gusta aprovechar lo que sobra de un plato!

¿Sabes lo que pasa? Sale natural.

Claro. Es así, se lleva dentro.

Garbanzos, hummus. Se hace un potaje...

(Timbre) Voy yo, ¿vale?

Seguro que está fuertecito. Me tranquiliza que venga

un bombero, por Antonio... que le da por quemar algo.

Y hoy sabemos que alguien lo va a apagar.

Pasa, por favor. -¿Paso? Paso.

¿Qué tal, Jorge? ¿Cómo estás? -¿Necesitas un bombero?

¿Sabes qué pasa? Que tengo un pinche que quema muchas cosas.

-¿Dónde está el fuego? ¡No, tranquilo!

No, pero tengo un pinche que quema muchas cosas.

Y hoy voy a estar tranquilo,

porque siempre estamos cocinando y tengo...

¡Váyase que se le vaya algo y se le queme!

-¿Un poquito trastillo, no? Un poquito.

Bueno, se hace lo que se puede.

Bueno, deciros a todos. ¿Por qué Jorge está aquí?

Está aquí porque puso el hashtag #hacerdecomer,

una receta de este potaje

de bacalao; la subió a sus redes sociales, la vimos

y dijimos: que venga a hacer la receta.

Y como estamos en Semana Santa,

qué mejor receta que un potaje de bacalao,

que sería un potaje de vigilia.

Tengo preparados los ingredientes que nos has pedido, ¿vale?

Un poquito de aceite de oliva, de agua,

cebolla, tomate, laurel,

bacalao desmigado, garbanzos, un huevo duro,

espinacas frescas. Y para el majado:

un poquito de sal, el comino ajo y pan.

-Yo creo que lo tienes... ¿Con esto puedes hacer un potajito?

-Nos podemos defender. ¿Empezamos?

-Sí. Nos repartimos, ¿el majado y luego el sofrito?

Yo soy tu pinche. Vamos a hacer el sofrito.

-Vale. Antonio va a hacer el majado.

¿Lo controlas o no? Yo creo que sí.

Tú contrólale, eh. -Yo lo voy a hacer como siempre

lo hacía mi abuela, mi madre... Genial. ¿De dónde eres?

-Yo soy valenciano. Mi padre es de Guinea Ecuatorial

y mi madre es española.

Entonces yo tengo esa mezcla, mulatito...

Bueno, para el majado hay que freír el pan, ¿no?

-Vale. El pan lo vamos a freír.

-Echamos aceite, muy generosos.

De oliva virgen si puede ser. A sus órdenes, Jorge.

-Fenomenal. Venga, venga.

¿Te ha gustado? Empezamos con la cebolla.

-Empezamos con la cebolla, si quieres te la acerco...

Un poquito de aceite también, ¿no? Un poquito.

-Vale, perfecto. ¿Tenemos calor ahí, Dani?

Tenemos. ¿Te parece bien el nueve? Sí, bien el nueve.

Echo la cebollita. Verás que algo no cuadra aquí.

Y están los garbanzos en seco, pero tiene su razón.

Sé que nos dijiste que los pusiéramos anoche en agua.

Pero mucha gente,

como a mí me pasa en alguna ocasión, me levanto diciendo:

hoy quiero hacer un caldito de puchero a las niñas.

¡Ya no he puesto los garbanzos en remojo!

Podemos hacer varias cosas.

Una de ellas, poner un día garbanzos en remojo,

sacarlos al día siguiente y congelarlos

y ya tenemos esos garbanzos.

Que no hemos hecho eso, qué vamos a hacer, que es un truco:

meterlos en el microondas nueve minutos

a toda potencia. Y eso nos va a evitar esas 12 horas de remojo.

-Buena idea, Dani. Una preguntita:

¿el ajito lo vas a freír o lo puedo ir majando?

-Yo lo que haría es, el ajito meterlo ya a freír.

Vale. ¿Así, con el pan?

-Y luego el pan. Mi madre y mi abuela lo hacían con almendra.

Y el majadito se quedaba en almendra.

Es una sugerencia. Está bien.

-Vamos a bajar un poco el fuego.

Dame los garbanzos, Antonio. Garbancitos.

Contrólame el ajito, por favor.

El ajito... no, perdón.

-Pues yo lo veo doradito y ya se puede retirar.

Bien escurridito... Ya estoy yo aquí para salvarte.

¡Ah, encima que estoy...! Ya estoy aquí para salvarte.

Tú, Jorge... -Antonio, le metemos el pan.

Dime, dime. Te quedas mirando el sofrito y yo

echo el agua a los garbanzos y lo meto

nueve minutos a toda potencia en el microondas.

Agua, lo cubrimos hasta arriba.

Y un poquito más porque va a crecer.

Y una vez cubierto,

nos vamos al microondas.

Como veis, no hace falta taparlo ni nada.

Vamos ya directos al microondas.

900 vatios...

Vamos a darle, eso, nueve minutitos.

Ya está. Y a esperar esos nueve minutitos.

Bueno, vamos a ir repasando.

Por un lado, Antonio está haciendo el majado; freímos ajo y pan.

-Correcto. ¿Algo más?

-Un poquito de comino, de sal.

Aunque tampoco abusaría mucho de la sal

porque luego el bacalao va a dar...

Mucho sabor. Bueno, aquí lo explicamos.

Hay que medir eso y la sal al final.

-Exacto. Venga, id echándolo ahí.

Y nosotros mientras... tenemos la cebolla.

Sí, vamos a ir ya... casi está fondeado.

Y le vamos a echar ahora el tomatito.

Jorge, ¿echamos un poco de comino? -Un poco.

Tú me dices cuánto... échalo tú.

Échamelo. -Ahí generosos con el comino...

Ahí, ahí. Pues cuando tú quieras, Dani, yo veo doradita la cebolla.

Ahí está. Es importante ese paso, debe estar cocinada.

Y ahora el tomatito.

Bueno, fácil, eh. Un potajito... -Muy fácil, muy sencillo.

¿Cómo lo ves? -Lo veo de maravilla.

Tienes habilidad, eh. ¡Y huele bien, eh!

-Una pasada. ¿Habilidad? ¡Soy el hombre majado!

No es igual el brazo, pero me ha llamado bombero raso.

-Yo también soy raso. Bombero buceador.

¿Coges pulpo y eso? -No, no.

Hombre, ya que sabes, ¿seguro, no?

-Los vemos, los vemos. Pero está prohibido.

-No, buceamos con botella.

Bucear sin botella en apnea sí que puede.

La pesca... La pesca a pulmón.

-A pulmón. Pero con botella no.

Además de en el parque de bomberos, ¿en casa cocinas?

-Sí, me gusta cocinar. Tengo dos nenas

y me gustan mucho los arroces. He aprendido mucho en el parque.

Porque siempre, los que son un poco más mayores,

se dedican a la cocina y vas viendo mucho,

mucha gente cómo cocina y vas aprendiendo detalles...

¿Hacéis "brunch"? Un domingo en el parque de bomberos...

¿Sí? -Dani, ¿tú sabes lo que hacemos

cuando nos sentamos a comer?

Sorpréndeme. -Decimos: ¡por Dios, que no suene!

Ah, claro. -Para que no suene el servicio,

porque te tienes que levantar

y dejar la comida. Antonio.

Vamos a enseñar si es verdad lo que acabo de contar. ¡Vais a flipar!

Es mágico. Al final nos encontramos esa situación.

Nos apetece lo hacemos, se nos ha olvidado.

Tenemos todos los avíos

de los garbanzos. Y fijaos cómo ha evolucionado el garbanzo.

Parece que está hecho en remojo toda la noche.

¡Se han inflado, Dani! -Tomo nota.

¿El laurel no, lo echamos ahora? -Sí, parte un poco.

Y le ponemos un poco de aceite para que coja aroma

-Y una hojita de laurel ahí, que vaya cogiendo sustancia.

A mí me gusta hacerlo así y apartarlo.

Ya huele. Y antes de que se queme, mezclamos.

-Le metemos una escurridera... Sí.

O si no, con esta misma. ¿Lo echo ya, no?

-Cuidado, está calentita el agua. Bien caliente.

Una vez que se saca del microondas. Echamos los garbanzos ya...

¿Porque este plato es supertípico de la época de vigilia, no?

-Sí, claro. Cuando no se puede comer carne.

¿Tú eres muy de tradiciones? -Sí. Bueno, como llevo mezcla

por parte de mi padre y mi madre. Por parte de mi madre,

en días así había que comer potaje de vigilia.

Y bueno, mi padre también tiene otras maneras, otra cocina,

más de su país. Hacía "chocolate".

Y recuerdo que estaba muy bueno pero la cocina la hacía polvo.

¿Pero porque es muy pesado?

-No, porque empezaba a las ocho y terminaba a la una.

Dime un par de platos típicos de Guinea. Me muero por...

-Allí se come mucha carne sobre todo.

Y luego el plato este de chocolate,

es como un cacahuete que se amasa, se machaca,

saca un poco la esencia y se hace el plato típico.

Eso tiene buena pinta, eh. Ya vamos a echar el caldito.

-Que tenga un poquito de agua, ¿no? Vamos a meterle agua, Antoñito.

¡Vámonos! Venga.

A mí me gusta que cubra y cuando vaya cociendo echo más.

-Exacto. Siempre estamos a tiempo de echar más.

Yo le dejaría poquito, que vaya... A mí me gusta que tenga cuerpo.

-Que vaya hirviendo. Vale.

Y esto ahora, ¿tiempo?

-Cuando empiece a hervir, si baja el caldo, echamos agua.

Y unas tres horas tranquilamente. -Que hierva.

Y luego vamos a echar el bacalao y las espinacas al final, ¿no?

¿Y el majado? -Y el majado, todo mezcladito.

Al final, ¿no? Cuando esté el garbanzo cocinado.

Nada, tres horitas aquí.

Vamos a hacer unos abdominales, unas flexiones...

-Dani, ¿te atreves? La verdad es que no.

-Tienes un patio muy bonito. Tengo un patio pero...

Yo me siento ahí a leer.

Te puedes cebar. -Me puedo divertir, ¿no?

¡Si al final el que pringa soy yo! Enséñale.

Aquí, en el pasillo. -Vente para acá.

Antonio es de los que suda. -Venga, nos ponemos, yo te ayudo.

¿Hacemos unas sentadillas primero? ¿Sentadillas?

Venga, Antonio, te veo. -Mirada al frente...

Cuello, tronco, saco pechito y bajamos despacito.

Mira qué pecho. Y subimos, eso es.

Oh... Perfecto. ¿Otra?

Bueno, ya está. Eso es.

Chicos, tres horitas, ¿vale? Tranquilo.

Yo vigilo los garbanzos mientras. Seguimos aquí.

Qué bien vivimos... Hay que bajar más.

No puedo. Un poquito más.

Tres horas después, 1500 flexiones y 3200 sentadillas,

voy a echar el bacalao.

Antonio, si quieres, puedes picar ya el huevo duro.

Lo pico, ¿no? ¿Tienes agujetas o...?

No sé cómo mover la mano. Verás mañana.

Tenemos el bacalao, nos queda el majado y las espinacas.

¿Qué hacemos? Podemos meterle las espinacas.

Se las metemos todas, ¿no? Sí, todas.

De sal hay que probar.

Y completamos con el majado, importante.

¿Qué tal? ¿Bien? Sí, un poco sufrido, pero bien.

Esto se va a calentar y la espinaca se integrará bien.

Hay muchos platos de vigilia que me encantan:

las torrijitas, las espinacas con garbanzos...

Muy bueno. Los buñuelos de bacalao...

Esto, casi, está, ¿eh? Qué pintaza tiene.

Tiene mucha, ¿eh? La verdad, Jorge,

es que da gusto recetas así, la cosas como son.

Son de mi madre y de mi abuela, hay que decirlo.

Haremos un humus pero, también, os voy a enseñar algo que hacía

mi padre cuando yo era pequeño, es un plato muy sencillo

que no deja de ser un humus andaluz, casi.

Recuerdo de mi "gastroinfancia". Todos tenemos ese momento, ¿no?

¿A que sí? Sí, verdad.

¿Cuál es tu recuerdo de gastroinfancia?

Yo tengo el recuerdo del bocadillo untado

con crema de cacao, para almorzar. Qué bueno.

El bollo de leche con el chocolate y se metía al microondas.

Sois dos pijitos, lo digo desde ya.

Ni que habláramos de gulas. Un buen bocadillo de chóped.

Un pan lleno de chóped con mantequilla.

Cuando me daban el bocadillo de chóped, pedía un pastelito.

"Un pastelito, que no me gusta, que si la pegatina..."

La pegatina no, la calcomanía, que íbamos con los brazos tatuados.

Papel de plata y bocadillo de chóped bueno.

Y el pan de ayer, ¿eh? Ya está.

Vamos a probarlo.

Con el bacalao no la necesita. Tiene un punto de sal bueno.

Claro, con el bacalao no hemos tenido que añadir más.

Está riquísimo. Y el cuerpo que tiene me gusta.

Tiene buena presentación. De diez.

Os recuerdo que era bacalao desalado,

pero ha estado salado, con lo cual, tiene...

Sí, claro. En la alta cocina usamos mucho eso,

metemos en agua y sal los pescados, cogen cuerpo y cogen sal.

Y, luego, el bacalao le da ese punto más espeso.

También, le da cuerpo. No queda caldoso, tiene cuerpo.

Eso es fundamental. Claro.

Hemos usado bacalao desalado, ¿eh?

Una cosa, has mandado muy bien y has trabajado poco;

te has parecido más a mí que a Antonio.

Me habéis puesto el galón de capitán y yo... pocos galones.

Aquí tenemos el potaje de vigilia perfecto para nosotros.

¿Te quedas a comer? Dani, no puedo.

¿No? ¿Han tocado la campana?

Me han dado permiso y dicen los jefes que tengo que volver ya.

Un saludo a todos los bomberos de España,

que hacéis una labor increíble. Si queréis que os mande de pinche

a Antonio el fin de semana me llamáis o mandáis un #...

En las redes sociales, #llevateaantonioacasa.

Tú te crees... Y os lo mando el fin de semana.

Muchas gracias, Jorge. Muchas gracias.

Ha sido un auténtico placer, esta es tu casa.

Antonio... un placer. Yo te acompaño.

Ha sido un placer estar aquí, superdivertido.

Te acompaño. A cuidarse. Hasta luego.

Yo me quedo, porque voy a empezar a sacar

los garbancitos para hacer el siguiente plato.

("Mixed Bizness", Beck)

("Mixed Bizness", Beck)

("Mixed Bizness", Beck)

Uno, dos... Todavía, sigo; todavía, estoy.

Sigues teniendo agujetas.

Dice que si lo hago se me pone su cuerpecito.

(RÍEN) Anda ya...

Hemos hecho el potaje de vigilia, hemos cogido los garbanzos

y vamos a hacer un humus; para acompañar el humus

hay que hacer un poco de pan de pita casero.

¿Vamos allá? Vamos al lío, Dani.

Ingredientes que necesitamos para el humus: garbanzos;

zumo de limón; comino; "ras el hanut"

y sésamo, para hacer el tahine, también, hierbabuena para terminar.

Para el pan de pita: harina, levadura prensada,

agua, sal y un poco de aceite de oliva.

Evidentemente, a quien le tocará hacer el pan de pita es a...

Con la A. Antonio.

Exactamente. Dani, me pongo con ello.

Yo voy a ponerme a hacer el tahine, que, como todos sabéis,

y si no, os lo digo ahora, es una pasta de sésamo blanco.

Se puede hacer en crudo o, ligeramente, tostado.

Soy de molinillo y me encanta hacer la pasta de sésamo en molinillo.

Antonio. Dime.

Has cogido el agua, vale. Un poco de agua.

Levadura prensada. Sí.

La levadura prensada es importantísimo,

cada vez que la utilicemos, disolverla en agua;

imagino que es por la razón que Antonio, muy inteligentemente,

ha cogido el agua. Correcto.

Correcto. (RÍE)

La disuelves, y la trabajas con sal y con aceite de oliva.

Y amasar, amasar y amasar, que no has hecho bíceps.

Es verdad, hoy me han faltado. Sí, ¿verdad?

Pues entonces, a amasar. Al lío, Dani.

Mientras, voy a hacer el tahine; voy a echar el sésamo blanco,

excepto este poquito, que dejaré para decorar,

voy a meter un pelín de agua. Dame agua, Antonio.

¿Un poco de agua? Y un pelín de aceite de oliva.

Ahí. Tome, usted, el agua, Dani.

Nada, ¿eh? Un poquito.

Ahí, eso me vale, y vamos a triturar.

Yo lo hago en molinillo porque, con esta cantidad,

es más cómodo; que no lo pilla, le echo más agua.

Está bien el sésamo este, ¿eh? Si queréis, podéis usar

batidora de mano o cualquier batidora normal,

pero os digo que con mortero será complicado.

Hay muchos países de Oriente Medio que se disputan y dicen:

"Fui el primero en hacer el humus". Libaneses, palestinos, sirios...

Yo soy muy de Beirut y de comida libanesa,

y el mejor humus de mi vida lo he comido en Beirut.

Voy añadiendo el agua, poquito a poco,

porque esto no deja de ser un praliné sin azúcar.

Hay que decir que el humus no deja de ser garbanzos machacados;

pero solo con añadir el tahine, esa pastita de sésamo;

y el zumo de limón, lo hace diferente.

Es una de las mejores opciones a la hora de reutilizar garbanzos.

Aparte, el humus se puede hacer de muchos tipos, ¿no?

El que me gusta, tras el hummus, es el "baba ganush".

"Baba ganush", ¿qué es?

Es muy parecido pero con berenjena asada.

La berenjena asada triturada. Exacto.

Esto es una pasta de sésamo blanco de verdad.

Esto conserva bien, con un poco de aceite por encima,

nos dura bastante tiempo, ¿eh? Yo me voy con los garbanzos.

Vale, Dani. Como creo que para el pan te queda,

me dará tiempo de hacer otra receta más con los garbanzos.

Sí, es verdad.

Voy a hacer lo que hacía mi padre al día siguiente de comer puchero,

y es tan simple como esto. ¿Qué quieres?

Los garbancitos. Los garbancitos por aquí.

Mira, echaba los garbancitos

y con el tenedor los machacaba; a veces, incluso, le ponía cebolla.

Para mí es el sabor típico de mi infancia, ¿no?

Esta ensaladita de garbanzos fría, como el hummus. Mirad qué facilito.

Voy a hacer cuatro recetas mientras Antonio hace el pan.

Qué exagerado. Le ponía un poco de sal...

Tan sencillo como estáis viendo.

Le ponía limón, que le encantaba, se lo echaba a muchas cosas,

hacía ensalada de limones. Voy a ir por perejil.

¿Sabes cómo me gusta el hummus? ¿Cómo?

Cuando ponen el "crudité", que ponen zanahoria...

Te encanta, ¿no? Y lo vas mojando...

A mí me gusta. Brutal.

Mirad, mi padre hacía algo tan sencillo como esto.

Antonio, vamos a echarle aceite pero le voy a echar arbequina.

El plato de tu padre lo hacemos de diez, como él lo haría.

Mira qué colorcito... oro líquido.

Cuando cocinamos en crudo yo soy monovarietal arbequina.

¿Tú qué eres, monovarietal o eres un "coupage"?

¿Sabéis que es un "coupage" y un monovarietal?

No, yo no lo sé. Explícalo. Monovarietal es solo una aceituna,

en este caso, arbequina; en un "coupage"

hay diferentes tipos de aceitunas. Es como el vino.

Y un tío lento haciendo pan de pita se llama Antonio.

No, mírenlo, ya está hecho. Bueno, no es tan lento...

Voy a dejar este platito aquí; nos lo comeremos, luego,

en honor a mi padre que cocinaba mucho conmigo e iba al mercado.

Bueno, bolitas... ¿Bolitas? Vamos al lío.

De, exactamente, ochenta gramos. No te preocupes, tengo mi báscula.

¿Tu báscula en la mano? Mi báscula táctil.

Pan de pita, importante...

Pita significa... Pan.

O pastel. O pastel.

En griego, eh.

Es un pan muy de Grecia y Turquía.

Correcto. Si hay una cosa que me encanta

de Turquía, son las masas.

Importante. Cuando una cosa lleva levadura,

lo que pretendemos también

es que fermente. Correcto.

Va a coger volumen. Y no solo volumen.

También se fermenta, evidentemente, por sabor.

¿Cómo se fermenta en casa? En un sitio seco

y en un sitio con cierta temperatura.

O sea, no me vale frío, porque al final

la levadura desarrolla una cierta temperatura

y necesitamos que desarrolle, que suelte todo su aroma. ¿Vale?

Que es lo que hace que un pan sepa.

Pero el mundo de la levadura es un mundo tremendamente complejo.

Siempre hay levaduras viejas.

Hay masas madre que tienen años y años de vida.

Y cada día se va alimentando esa masa.

Se coge un trozo y se deja reposar otro.

En un pan de pita no tiene tanta importancia.

Pero para que entendáis el efecto de la levadura.

Vamos a taparlo. Vamos a dejar reposar 40 minutos,

como he dicho, en un sitio que no haya frío,

sin duda, y que haya cierta temperatura y seco.

Qué arte, ¿no? ¿Te parece?

Déjalo al lado del horno.

Déjalo al lado del horno.

Vamos a ver cómo ha quedado la masa después de 40 minutos de reposo

y de fermentación. Veis cómo ha crecido un poco.

Ha desarrollado la levadura

y con esto, además, su sabor.

Perfecto. A mí me gustan gorditas.

Incluso, a veces, se nos suflan.

Yo mientras me voy a poner con el humus.

Venga, Dani. ¿Voy preparando para amasar?

Venga, Antonio. Vamos a amasarlo con el rodillo.

¿Vale? Lo justo. No te vengas arriba.

Voy a echar un poco de harina en la encimera.

¿Te parece? Y algo importante, que es

tener la bandeja en el horno.

Porque vamos a echar la masa en la bandeja caliente.

Garbanzos. Yo me pongo a hacer el humus.

Garbancitos. El humus es lo más sencillo del mundo.

Pero seguro que en muchas ocasiones estáis pensando:

"Es que no me sale bien.

Es que me queda algo más parecido al cemento".

El verdadero truco del humus, ¿sabes cuál es?

El agua muy muy fría

que hay que añadir al final.

Acordaos de este maravilloso "tahín"

que hemos hecho natural.

Lo que vamos a hacer, es mezclar el humus con las especias.

Me encanta echar las especias al final.

En todo caso, un poco de "ras el hanut"

y, al final, ponemos por encima un poco de comino.

Dani, agua fresquita de la nevera.

¿OK? Esto está muy frío,

que es lo que necesitamos.

Pásame el zumo de limón,

ya que estamos ahí. Zumo de limón.

Bueno. Primero voy a hacer

un primer triturado con esto.

Cerramos aquí.

Vamos a...

Y ahora es el momento del agua, eh.

No hay que añadir tampoco mucha. La necesaria.

Qué bien huele a garbanzo guisadito ahí, cocidito.

Y al sésamo.

Un poquito de agua fría.

Y ahora ya, poco a poco, porque si no,

se nos puede quedar muy líquido.

Suavito, eh. Va a estar suavito.

Esa agua fría es fundamental.

Fundamental para que nos quede un humus que merezca la pena.

Vamos a sacarlo de aquí. Me voy a llevar la maquinita.

Y Antonio... Bueno, porque nosotros somos

muy operativos y hacemos las cosas bien.

Se va a traer la bandeja.

El horno lo vamos a tener a 230 grados.

¿Bandejita aquí? Está muy caliente.

La ponemos y lo echamos directamente.

Eso pasa hasta con los suflés.

Los suflés que yo hago necesitan bandeja caliente

por una razón muy sencilla.

En cuanto pones la masa, ya se hacen.

Y esa va a salir muy especial, de verdad.

Va a ser un pan de pita pero muy nuestro,

porque nos gusta que tenga

un poquito de grosor, un poco de cuerpo.

Y, además, nos gusta intentar

que sufle todo lo posible y que se quede así.

Además, luego le vamos a pintar un poco con aceite de oliva

por encima y le vamos a poner especias.

Ahí. Está bien. Déjalo. En cuanto la sueltes,

ahí se deja. Sí, sí.

¿Vale?

Vale. Veréis como en seis, siete minutos está perfecto.

Yo mientras voy a sacar el humus de aquí,

en este bol para terminarlo.

Porque le faltan las especias, un poco de aceite de oliva.

Vale. Mira qué pinta.

Dani, tengo un problema. ¿Qué te pasa, que no te cabe?

Que no me cabe. Pues dos bandejas.

¿Y congelar la masa podríamos? También.

Ahí me has ganado. Congélala,

porque tenemos de sobra para nosotros.

Dani, ¿esto cómo se metería en el congelador?

¿Con un poco de film? Eso filmado...

Eso filmado y a congelar.

Lo que más me gusta del humus, que es de estas cosas

que siempre se te quedan en las manos

y no paras de comer todo el rato.

Siempre estás pegándole...

Siempre le estoy pegando ahí candelita.

A ver. "Ras el hanut".

Esta es la especia que llevan los "shawarmas".

Fíjate. Tiene una connotación dulzona.

Es una mezcla de especias que ellos jamás te lo dirán.

Es como una receta secreta,

que hay multitud de especias dentro de ella.

Incluso, hojas deshidratadas

de alguna que otra flor tipo rosa o clavel.

Bueno, un poquito de comino.

Ojito con el comino porque es de esos ingredientes

que Antonio y yo llamamos... Invasivos.

Oye, Dani, ¿por qué no hacemos...? Y ese poquito de aceite de oliva.

Dani, ¿hacemos cuatro, que tenemos

para ti y para mí? Hacemos cuatro.

Tenemos antes unos garbanzos. Perfecto.

¿Te parece? Y aquí.

Y otro día, volveremos a hacerlo sin problema.

Mirad qué humus más bonito.

Vamos, Antonio. Yo estoy ya, eh.

Yo estoy... Vamos. En seis o siete minutos,

quiero verte recoger esto ya y nos vamos.

Llevo esto al congelador y nos vamos al lío.

Venga.

Yo tengo aquí la tablita para emplatar.

¿Lo voy metiendo en el horno?

El acompañamiento del pan de pita le va genial.

Si os queréis quedar solo con la receta del humus,

un poquito de mollete también le viene bien.

El humus está tan rico, que nos vale todo.

¿Vamos al horno? Vamos al horno, sí.

Y limpiamos ya todo aquí.

¿Voy, Dani? Seis o siete minutos, 230.

No estamos acostumbrados a esa temperatura.

Siempre utilizamos temperatura un poco más baja.

En este caso, la necesitamos y veréis cómo va a quedar.

A ver cómo está ese pan. Está brutal seguro.

Pan "pitsuflé", "pitasuflé". Pan "pitsuflé".

Un pan "pitsuflé". Venga, sácalo.

Yo confío en ti, Antonio.

¿Cómo ha quedado? No quiero ni mirar.

Dani, hasta yo estoy sorprendido con esto.

Pan "pitsuflé" pero suflé.

Qué pintita. Está hueco, eh. "Toc, toc".

Sorpréndeme porque este emplatado...

Vamos a hacer esto. Ojito, eh.

Estas son las cosas ya que dan el toque.

Esto es mucho nivel.

Ya lo sé, ya lo sé.

Mira, mira. Esto es mucho nivel.

Mira cómo huele el "ras el hanut".

Esto es "ras el hanut". Ahora un poco de sésamo.

Cómo huele el "ras el hanut". Además, como el pan está caliente,

el aroma sube mucho más.

Bueno.

Ojito con esto, porque, de verdad,

si estáis acostumbrados a humus cemento-cola,

esto es humus de verdad.

Voy a hacer una cosa que llevo años de mi vida

intentando hacer perfectamente desde que estuve

en primer vez en Beirut.

Ah, yo creía que era que ibas a coger la espatulita

e ibas a chupar el dedito. No.

¡Ah! Parece que llevas haciendo

agujeros en el humus toda la vida, eh.

Y en el medio... Te ha salido.

¿Decías que nunca lo habías hecho?

No. Que no me sale perfecto. ¿Que no te sale perfecto?

Esto parece una piscina de garbanzos.

Límpiamelo, límpiamelo. Voy.

Y aquí, de verdad, aceite sin vergüenza.

Un poquito de comino.

Y aquí, ojito, eh. Ya sabéis que no hay cosa

que nos guste más... Que una hierba.

Que una hierba. Y, sobre todo, si la hierba es buena.

(RÍE)

Bueno.

Este, que es precioso.

Uno aquí. Este que es precioso... Este.

Y aquí os dejo el humus

con pan de pita ligeramente suflado.

(Canción "The Devil Never Sleeps")

No me diréis que con esto vais a pasar hambre

en Semana Santa. Seguro que no.

El clásico potaje de vigilia y este humus

con este pan de pita casero y ligeramente suflado.

Fíjate cómo está. Está para mojar. Además, mira.

¡Uf!

Toma pan y moja. Nunca mejor dicho.

¿Cómo lo ves? ¿Sabes lo que te digo?

¿Qué? (CANTA) #Me sabe a humus.#

#Me sabe a humus, los garbancitos que yo me "cumus".#

Escúchame. Esas rimas forzadas... No, no.

Es que me ha salido sola. No me lo puedo creer.

Me ha salido. Nos despedimos.

Ya sabéis. Las recetas completas las tenéis

en rtve.es/hacerdecomer.

Y no os olvidéis de lo más importante:

haz la comida y mejora tu vida.

Y toma pan y moja. ¿De dónde te sacas eso?

No lo sé. Se me viene a la cabeza.

Pero moja aquí. Me llega la inspiración y no para.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Potaje de garbanzos. Humus

Hacer de comer - Potaje de garbanzos. Humus

18 abr 2019

Jorge Ondo, un seguidor del programa, nos visita hoy para enseñarnos a preparar su potaje de vigilia. Dani García le da sus consejos y trucos para mejorar su receta. Después, Dani y Antonio cocinan un hummus de garbanzo con pan de pita casero, un plato para aprovechar los garbanzos que sobran.

ver más sobre "Hacer de comer - Potaje de garbanzos. Humus" ver menos sobre "Hacer de comer - Potaje de garbanzos. Humus"
Programas completos (58)

Los últimos 230 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Carmen

    Buenas tardes, me gustaria que me indicase como puedo imprimir las recetas. Temo el dia en qué se acabe el programa ya que Dani García resuelve todas mis dudas!! Sus consejos son insuperables y ha revolucionado mi dia a dia, seis comensales a diario y ocho los fines de semana; en mi casa esperan expectantes las comidas de los domingos, y yo deseo muchos platos de cuchara y horno. Muchas gracias, y un cariñoso saludo

    pasado lunes