Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5288757
Para todos los públicos Hacer de comer - Patatas a la importancia y pasta con langosta - ver ahora
Transcripción completa

Koke, mira aquí, mi cocina.

¡Guau! ¿Cómo la ves?

¡Pero qué espectáculo!

¿Has visto? Maravillosa.

¿Te gusta o qué? Me encanta.

Y estar aquí, bueno, muchísimas gracias.

¿Se ve como en la tele? Muchísimo mejor que en la tele.

Más bonita, ¿no? Grande, espectacular.

Envidia, creo que voy a copiar.

Envidia cuando vi la foto

de tus patatas a la importancia, ¿eh?

Sabes lo que me pasó, ¿no? No.

Yo voy viendo las fotos que me manda el equipo,

me meto en las redes sociales, lo voy viendo.

Y de pronto vi la patata a la importancia.

Y dije: "Oh, esa receta quiero hacerla".

Y digo al equipo: "Llamad y tal".

Y no me fijé que eras tú.

Claro, porque tú y yo somos amigos y me hice mi receta.

Exacto. La subí con el #hacerdecomer.

Y curiosamente luego veo "Koke", y flipé.

Y aquí estamos.

Buenos días a todos. Os presento a Koke.

Hola, qué tal. Que es una amiga mía,

pero que colgó la receta de las patatas

a la importancia, su foto, a nuestras redes sociales.

Así que hoy vamos a hacer con Koke unas patatas

a la importancia y luego vamos a hacer una pasta

con langosta y salsa americana.

Hala. ¿Lo ves bien o no?

Porque son dos platos únicos,

pero de costes totalmente diferente.

Ahora, eso sí, ninguno de los dos

os va a dejar indiferentes.

Si te parece mientras nos lavamos las vamos

voy a ir contando los ingredientes.

Para las patatas a la importancia necesitamos:

cebolla, harina, caldo de carne,

pan, sal, ajo, jamón,

azafrán, salsa de tomate, pimentón agridulce,

vino blanco, perejil, patata, huevo

y aceite de oliva que hemos reciclado

de otra fritura.

¿Tú reciclas el aceite en casa, Koke?

Sí. Sí, sí. Sí, ¿no?

Lo limpio y lo tamizo. Igual yo.

Y seguro que eres como yo, que lo guarda en el horno.

Sí, en el horno. Es verdad, lo guardo en el horno.

No sé por qué todo el mundo lo guardamos en el horno.

En el fondo es una cuestión de que no le dé la luz,

que esté bien tapadito, que no entre mucha humedad.

En el fondo la razón por la que todo el mundo

guarda el aceite que ya se ha usado en el horno.

Bueno. Hala, jefe.

Koke, cuéntame cómo haces tú la receta.

En principio cortando las patatas

lo más parecidas de tamaño.

Rodajitas, ¿no? Sí, rodajitas

como de medio centímetro, lo llamaba el canto de un duro,

pero es un poquito más. Sí.

Y rebozándolas en harina y huevo.

Y después haciendo un sofrito.

Claro, el sofrito tiene que quedar melosito

y cremosita la salsa.

Yo añadía una cucharada de harina.

Nosotros vamos a hacerlo con un majadito, ¿no?

Aquí con un tres estrellas. No.

Como comprenderás... Pero totalmente de acuerdo,

queda genial y me das la idea a mí para hacerlo en casa.

Perfecto. Fenómeno.

Bueno, vamos a empezar pelando patatas, ¿vale?

Venga. Oye, te veo el brazo...

Sabes que te ayudo pero sin...

¿Qué te ha pasado? Porque te veo por ahí

que no puedes hacer movimientos.

Bueno, lo cuento rápido. Que me he pegado un tortazo.

Te has pegado un tortazo. De esos de dar una voltereta.

¿Pero de resbalón? Sí, de resbalón,

de meter el pie donde no debía.

No te preocupes que voy a ser tu pinche.

De lujo. Tú mándame.

Voy a ir pelando las patatas.

Que procuramos del mismo tamaño y al freírse

tengan la misma textura. Claro que sí.

Vamos a hacer una fritura romana, ¿no?

Exacto. Básicamente a la romana.

Sí, exacto. Perfecto.

Y luego tendremos que batir huevos.

¿Eres capaz? Oye, y si no, grito.

Pero vamos... Bueno.

Oye, Koke, cuéntame. Cuenta.

Yo te he conocido siempre como Koke,

pero voy a aprovechar y te voy a preguntar cosas

que nunca te he preguntado. Hala.

Koke. ¿De dónde viene Koke?

Mis hermanas, que somos siete chicas como sabes.

Entonces las dos mayores no sabían decir nada más

que cuando nací y llegué de la clínica "Ma koke".

No sabían decir María José

y me quedé con Koke para toda la vida.

Sí, ¿no? Oye, ¿le pones siempre sal al huevo o no?

Yo sí, le pongo una pizquita. Aunque sea para batir.

Igual la cebolleta para echarla también.

Y varillita.

¿Puedes con la izquierda de verdad?

Voy a hacer yo aquí... Quiero que vengas aquí

y lo pases bien, no que te lesionemos más.

No, luego le das tú la última,

pero yo con la izquierda. Venga, le pego aquí.

Yo me vuelvo a lavar, porque una cosa que no soporto

después de haber echado sal es no volver a pasar

los dedos por el agua. Totalmente.

A ver por aquí, un cuchillito.

Y vamos a cortarla ya en rodajas, ¿vale?

Sí. Venga, eso lo dejamos por aquí.

Tamañito. ¿Así te viene bien o no?

Sí, el canto de un duro. El cantito de...

Se refiere a los antiguos. Yo hace tiempo que no veo...

Se refiere a los antiguos que eran más altos.

Pero yo soy, yo todavía soy de la época que he vivido

conscientemente lo que era la peseta y el euro.

Por eso. Lo que era 500 pesetas, ¿eh?

La monedita esa de 500 que para mí era... vaya.

Es verdad, es gorda. Sí, era brutal.

Era... pero impresionante. Mira, así, ¿no?

Me parece un lujo verte haciéndolo a ti, la verdad.

Aquí.

Así, lo que vamos a hacer... Es escurrirlas, ¿no?

Sí, darle un bañito de agua.

Sí, para quitarle el... Sí, es importante siempre

darle el agua y ver ya que el agua sale trasparente.

Yo te estaba diciendo que podíamos hacer

unas patatas a la importancia ilustradas,

que yo sé que tú las haces. Ah, sí.

¿Cómo las harías y con qué?

Yo tengo dos maneras de ilustrarlas

que os recomiendo para algún día especial

que queráis hacer en casa,

que es con la misma base

pero haciendo un fumet de pescado.

Y entonces podemos hacerlo con cigalitas.

Entonces las rehogamos en el último momento,

cocemos las patatas con ese fumet,

rehogamos las cigalitas, porque a mí tampoco me gusta

echarlas directamente al guiso porque me da asquete.

Sí. Me gusta que deje una película.

Yo soy de cocinar por partes. Yo también, y luego lo echo.

Y cada cosa en su momento justo.

Estoy de acuerdo contigo.

Y también incluso se pueden hacer con almejas.

Uh. Entonces usas más perejil,

más como si te fueras a la salsa verde.

Eso suena muy bien.

Y está muy bueno también, buenísimo.

Harina, huevo y vamos organizando por aquí.

Bueno, sal.

¿Tú le echas sal aquí en crudo? Sí, ¿no? Yo le hecho, vaya.

Y luego a la cebolleta le echo sal para que sude.

Mira cómo está. Le queda un pelín.

Yo lo que siempre digo, para esto frito

y con no demasiado calor es ponerlas rubias digo yo.

Sí, es el colorcito ideal, cierto.

Cuando dicen: "Es que hay que dorar".

Sin pasarse, dejarlas como rubitas.

Luego ya se acaban de cocer y tampoco se deshacen.

¿Eres capaz de pelarme el ajito o no?

¿Vas bien o no? Voy bien, voy bien.

Sobre todo es... el primer ajo desde el tortazo.

Mira lo que tengo aquí, ¿eh? Yo soy de majado de verdad.

¿Entero? No, lo voy a freír.

Lo que voy a hacer es freírlo. Ah, vale.

Mira, vamos a freírlo y vamos a freír también el pan.

Ya que tenemos el aceite aquí vamos a aprovechar todo.

Para luego pasarlo al mortero. Sí, el perejil...

Se puede freír. Yo hoy no lo voy a freír.

Una razón muy sencilla, y es porque en el aceite

no quiero que caiga mucha agua.

¿Y unos granitos de sal para que no resbale?

Tú cuando haces los majados echas un poco de sal antes

no se te resbala tanto.

Grandioso. Pero bueno, oye...

No, tienes toda la razón. Pero nunca lo había hecho.

Como pedías aportar trucos.

Lo tenía que haber guardado para la red social.

Oye, con el #hacedecomer subidme todos los trucos

que queráis, porque yo no lo sé todo.

Que por otro lado es lo mejor de este mundo,

el poder aprender todo el rato. Mira, ya tenemos el ajito aquí.

Hale, para adentro. Qué olor más bueno.

El pan frito y el azafrán.

El azafrán este ya está tostado.

Siempre escuchamos que si el azafrán

hay que darle un poco de calor para que suelte su aroma.

A no ser que uno compre azafrán tostado,

que es lo que nosotros hemos hecho.

Y le vamos a poner aquí unas hebritas de azafrán.

Da un sabor buenísimo. Perfecto.

Venga.

Lo dejamos aquí y luego lo machacamos

con un poquito de caldo. Sí.

Si quieres darle...

Pero no quiero tampoco...

no quiero que sufras.

Venga, patatita con harina al huevo.

Ahí.

Koke. ¿Qué?

¿De dónde te viene la afición por la cocina y por el comer?

Pues mira, mi madre y mi abuela que cocinaban de lujo.

Entonces... Y de ahí te viene la afición.

Pero encontrabas un paladar exigente.

Era buenísimo, pero a la hora de las comidas muy exigente.

Por cierto, creo que tenéis libro nuevo, ¿no?

Bueno, bueno. Del programa, ¿no?

Te lo voy a enseñar, es que tengo uno guardado.

Tengo uno guardado aquí en el cajón.

Me chifla. Que era para regalártelo.

Encima me voy a ir con libro. Te vas a ir con libro.

Ojo, y con libro firmado, ¿eh?

Madre mía, madre mía. Mira.

Mira, mira, mira, mira.

Para que veas que es verdad que lo tenía aquí...

guardadito para ti, ¿eh?

"Las mejores recetas. Hacer de comer".

El libro "Hacer de comer. Las mejores recetas".

Aquí, Koke, ojito, porque vas a tener

muchas de las recetas tradicionales que hacemos

en el programa junto con trucos, consejos.

Y verás que está todo dividido en una forma muy sencilla

y fácil para que la gente lo pueda hacer en casa.

Y este es tuyo, ¿eh? Muchas gracias.

Me voy como los Reyes Magos hoy.

Perfecto. Bueno...

te voy a echar un poquito de caldo a tu majado ya.

Ahora ya sí es el momento.

Ahí. No mucho más, ¿eh? Porque al final si no...

Mira, otro poquito.

Sí, pero no demasiado. Si no se... exactamente.

Bueno, yo mientras voy a seguir enharinando

con huevo y friendo las patatas, ¿vale?

Ojito, este el color rubio que decía Koke.

Es que además lo toco y no se cae.

Y eso es importante y primordial, ¿vale?

Así que así tiene que quedar.

Y así voy a seguir haciendo estas patatas.

Tenemos nuestra patata, perfectamente, frita a la romana,

tenemos nuestro majado que ha quedado... Pesa, eh.

Pero quedó así, esta es la textura ideal,

que lo ayudamos con un poco de caldo.

Ahora, empezamos el sofrito. Sí, exacto.

Un poco de aceite de oliva, ¿no? Y con un poquitín de sal

para que llore más. Muy bien.

Oye, pero eso es de mucho nivel. No sé, es de mucho cocinar.

Pero no a tu nivel, pero de mucho cocinar.

Para quien no nos entienda, llorar es soltar un poco el agua.

Yo le añado agua en muchas ocasiones

que si ves el programa, lo habrás visto.

Para que no se me pegue y no coja color y que además

se cueza más rápido, le añado agua.

Un poco de agua. Pero, no te preocupes,

¿quién te ha enseñado a cocinar, estos truquitos del majado

y estas cositas? Todo viene de casa

donde era tan importante la cocina que mi padre nos decía:

"Si de mayor os va bien todo, tenéis dinero y tal,

siempre antes una merluza fresca que un abrigo de visón".

Ahora que me enseñaste tantas cosas.

No, hoy te toca a ti. No, hoy mira, te digo,

mientras pocha la cebolla, vamos a hacer un jamón crujiente.

En este caso, mira, lo que haremos será sacarlo.

Lo pones en el papel. Reconstruimos lo que es el corte

del jamón. Como si viniese del supermercado.

Como si viniese del súper en paquete, totalmente, mira.

Con dos laminitas tendremos de sobra.

Perfecto, qué bueno. Aquí otra.

Así.

Tapamos aquí, como veis, y me lo llevo al microondas,

¿puedes, no? Sí.

Un minuto, máxima potencia. Vale.

Mientras aquí, la cebolla la pochamos a fuego medio.

Si queremos o tenemos mucha prisa haced como hago muchas veces,

un poquito de agua que se evaporará

y lo que sí nos va a dar es rapidez.

Bueno, ¿ahí bien, no? Espectacular y huele de maravilla.

Tomatito, ahí, que ya está frito.

Ahora, hay que esperar.

Yo le echaría un poquito de pimentón.

Agridulce, ¿vale? Me encanta de La Vera,

para que no se queme. Es difícil que se nos queme

porque va la cebolla, el tomate... Claro, hay agua.

Así, ¿cómo lo ves?

Oye... Que menudo pinche de lujo.

A ver, a ver tu truquito. A ver, mira, ya queda bien.

Ya está quedando bien, está casi perfecto.

Ahora lo dejaría que enfríe porque no caed en la tentación

de ver que tiene un poco de humedad, esperad que enfríe.

Si vemos que ahora al enfriar aún no está crujiente del todo,

le damos otros 30 segundos, ahora lo veremos cuando enfríe.

Venga, siguiente paso. Hay quien echa el majado

para mezclarlo bien con esto y luego, el vino

para que no se evapore el alcohol. Me gusta, me gusta.

Pero tú mandas. No, ¿sabes que me gusta?

Que muchas veces falla mucha gente en la cocina

en los procesos, los tiempo, el por qué, exactamente,

en la cocina es vital el orden de hacer las cosas.

Muchas veces con los mismos ingredientes

salen cosas que no tienen nada que ver, incluso pesados.

Ahí, muy bien.

Aquí estamos a punto de añadir el vinito.

Vinito, sí. Mira, yo hago así

para integrarlo bien. Ya integrado, vino.

Ahora, vino. Venga.

El vino esa cantidad y en esta superficie

va a hervir rápido. Rapidito.

Ahí, mira, huy.

Qué pinta. Suculencia.

Yo siempre hago así. Esto estará suculento.

Es que huele. A ver, ¿patatas? Patatas.

Patatitas, ya huele que el vino redujo,

mirad la pinta que tiene y echaré todas las patatas.

Caldito, ¿no? Caldito.

Ahí está, lo echaré todo porque sé que ya

echándolo todo y con el hervor nos quedará suculento,

sedoso, así que dejamos cocer la patata 20 minutitos

y esto estará casi listo.

Koke. A emplatar.

Mira qué pintaza, vamos a ponerlo aquí bonito.

Sí. También hay que ser cuidadoso.

Sí, hay que serlo, claro que sí.

Sí, bueno, creo que lo haré una a una, a lo mejor tardamos

un poquito más, pero nos aseguramos

de que están perfectas. Fijaos que no se quedaron desnudas

como dice Koke. ¿Eres más de comer o de cocinar?

Eres de las dos, eres de las mías. Soy como tú, sí,

me encanta comer y guisar o cocinar.

A mí, la verdad, también, pero me hice cocinero

porque me encantaba comer. Ya que estás lesionada

y prepararé una pasta con langosta no te haré trabajar.

¿Me dejas descansar un ratito? Sí.

Ponerme el cabestrillo un ratito. Mi casa es grande, donde quieras

descansa un poquito. Aquí solo hay buena gente.

Esto para limpiar y luego, ponerle tu truquito.

Sí, terminamos luego, lo corté en grande,

pero ahora le daré otro cortecito, así.

Qué bueno. Vamos a terminar un poco ahí.

Y las patatas a la importancia son así.

(Música)

La segunda receta de hoy es pasta con langosta

en salsa americana. Es una receta con un punto exótico

y exclusivo, pero por suerte para nuestro bolsillo

funciona como plato único en nuestro menú.

Ya veréis que está deliciosa, vamos a ello.

Los ingredientes que vamos a usar son:

Langosta, pasta, laurel, sal,

mantequilla, pimienta, aceite de oliva, langostinos,

cebolla, puerro, brandy,

salsa de tomate, pulpa de ñoras, perejil

y fumet de marisco y pescado.

Yo tenía esta hojita de laurel aquí, tengo una agüita caliente

y usaré este palito que además, huele a laurel

e impregnará toda la langosta

de laurel, así que le damos la vuelta

y se lo vamos a introducir.

Siempre tiene un orificio en el cual, así.

Y voy a poner, aparte del laurel, un poquito de sal en el agua.

Aquí, y vamos a cocinar la langosta.

Normalmente, cuando la eche en al agua hirviendo

el agua se vendrá abajo, que perderá temperatura

y volverá a hervir. En cuanto vuelva a hervir

es cuando hay que estar pendientes. Yo suelo hacer siempre,

con los mariscos algo más grandes,

es abrir aquí un poco la cabeza y meter el dedo.

Si ves que ya esto tiene temperatura

es que está cocinada. Aún así, calculemos el tiempo

y yo os voy a decir el tiempo.

Vamos a sumergir hacia arriba, así, y vamos a ir tapando.

Vamos a dejar a la langosta cocer unos siete minutos

y nos vamos a poner con la salsa americana.

Cogemos otra ollita y vamos a poner un poquito

de aceite de oliva aquí.

Vamos a hacerla un poco más mediterránea.

Lo curioso de la salsa americana que a pesar de su nombre

la inventó un francés

que, por curiosidad, vivía en América.

He echado el laurel para que cogiera aroma

y primero, el aceite bien calentito.

Ahora, ya la cebolla.

Nada que ver tiene el aroma del laurel cuando coge calor

con el aceite de oliva al aroma del laurel

al echarlo, habitualmente. Lo que tampoco me gusta

es que se queme, por lo tanto como ya hizo su trabajo

lo que haré será apartarlo, así.

Y aquí. Puerro, también, bien picadito,

ya sabéis que me gusta cortar las cosas finitas

porque se cocinan mucho mejor y mucho antes.

Os puede parecer que perdéis tiempo a la hora de cortarlo,

pero ese tiempo ganaréis el doble a la hora de cocinarlo.

Langostinos, pellizco, lo que llamo pegar un pellizco.

Pellizco aquí, ¿vale? Tiro aquí, me llevo ya

casi la mitad del langostino.

Lo dejo aquí y tiro hacia arriba.

Y me debería salir entero, pero no siempre me sale.

Así, perfecto, bueno, sigo pelando los demás langostinos.

Hay una cosa curiosa en el crustáceo

que es que siempre muda. La langosta se come su carcasa

al mudar y muchas veces los marineros

cuando cogen langostas o bogavantes que mudan,

pues no los venden porque piensan que está malo

y prefieren que tengan la carcasa y el caparazón

Bueno, pues os diré una cosa, cogí en alguna ocasión

y esto frito es maravilloso.

Hay un vídeo en mi "Instagram" donde salo comiéndome

un bogavante frito y lo que es la pinza del bogavante

frita y la carcasa que ya no tiene, no es dura, es blanda

y es alucinante, de verdad.

Pero, bueno, sigamos con lo que estábamos,

la langosta que ya pasaron esos minutitos

y la echaré en agua con hielo. Sabéis que es importante

cortarle la cocción lo antes posible.

Tengo un poco de agua con hielo aquí preparado ideal

para enfriar, cocer, etc. Siempre solución.

Yo lo primero que haría sería intentar cortar la cocción

si no me cabe en el recipiente entero,

de la cola que es lo importante porque de la cabeza

solo queremos su sabor y ese lo buscamos en la salsa.

Pero la cola sí que necesitamos cortar

la cocción lo antes posible.

Por lo tanto, haced lo que yo acabo de hacer.

Mientras tanto, echamos el brandi.

Así. En cuanto evapore el alcohol,

vamos a echar lo que es la pulpa de ñoras

y la salsa de tomate.

Así. Ya lo tenemos así.

Metemos el tomate

y la ñora, ¿vale?

Que nos va a dar sabor, evidentemente,

y nos va a dar color a la salsa americana,

que siempre tiene esa sensación de salsa rojiza

e, incluso, rosácea.

Así. Muy bien. Cómo huele de bien la ñora.

Es un proceso que hay que hacer rápido.

No dejéis mucho tiempo la pulpa de ñora, porque se quema.

Voy a echar ya, mirad, aquí las carcasitas

y las cabecitas de los langostinos.

Y lo que yo hago, que también es importante,

es buscar la cabeza y presionar un poquito.

Así.

Antes de echar el caldo, quiero, sin duda,

echarle la cabeza de la langosta. Voy a sacar una tablita aquí

para poder sacar

lo que es su cabeza.

Así. Ahora lo que voy a hacer,

es separar la cabeza un poco del cuerpo.

Recordad que metimos el palito.

¿Qué habría pasado si no hubiéramos metido

esta brochetita de laurel?

Primero, que no tendría el aroma que tendrá,

que lo tendrá dentro. Y segundo, que se hubiera rizado.

Vais a ver una presentación espectacular,

que me gustaría hacer aquí con vosotros y compartirla.

La verdad es que esa lámina perfecta de la langosta

solo se nos daría si estuviera así.

Aquí. ¿Vale?

Cuidado con toda esta agüita.

Esperad aquí un poquito porque quiero trocearla.

Y antes de nada, vais a ver cómo está

perfectamente cocinada.

Y quiero quitarle la brochetita de laurel.

Que se la podemos quitar después,

pero aquí se me resiste y se me resbala.

Así que con un trapito...

Pincha, eh. Ahora.

¡Oh! De verdad os digo...

Que esto, que parece algo simplón y tal

y casi una tontería, es brutal.

Mira. ¿Cómo se limpia la langosta? Así. Se presiona.

Poquito a poco. Tenéis que tener cuidado,

porque esto parece que no, pero pincha.

Lo que voy a hacer, es sacarle ya la carcasa

para echársela a la salsa.

Perfecto.

Perfecto. Mirad qué pinta.

¡Oh!

¿Cómo lo veis?

Brutal de cocción. Vale. La vamos a dejar aquí apartadita.

Muy bien. Carcasita a la salsa.

Cabeza. Bueno, aquí lo que hago, es poner la punta

y, luego, aquí presiono hacia abajo.

Una vez que está así, tiro hacia atrás. ¿Vale?

Le doy la vuelta, ¿vale? Y hago la misma operación.

Presiono hacia abajo. Y ahora, hacia el otro lado.

Y ya tengo aquí esta maravilla, que mirad.

Esto que está aquí es carne pura.

Y la vamos a dejar para ponérsela..

De verdad. Esto no lo echéis a la salsa

porque merece más la pena metérsela con los langostinos.

Picaremos ahora los langostinos y se lo meteremos.

¿Qué es lo importante aquí, sobre todo? Esto.

Lo que es el bien llamado coral,

la esencia pura de cualquier tipo de marisco.

Así que para adentro.

Así.

Bueno, listo.

Y ya ahora lo voy a poner a hervir.

20 minutitos a fuego medio, ¿vale?

Que vaya sacando su esencia poco a poco.

Luego, podemos, más que triturar, machacar,

colaremos y reduciremos la salsa para que nos quede perfecta.

Tengo el agua hirviendo para la pasta.

Ya sabéis que la pasta necesita sal.

Así que yo echo la sal. Soy bastante generoso.

Y ya que está hirviendo, echo la pasta también.

Así.

Siete minutitos necesita esta pasta de cocción.

Pero, tranquilamente, esto lo veis

en los paquetes donde la compréis. Siempre viene el tiempo exacto.

Bueno, volvemos a nuestra salsa americana.

La hemos tenido cociendo 20 minutitos.

Mirad ya qué pinta tiene y cómo huele a marisco.

Esto es la salsa americana de verdad.

Importantísimo que huele a marisco. Voy a colarla.

Yo ya he machacado antes, así que ahora tampoco necesito

machacar muchísimo más, porque ya he ido dándole

poquito a poco para sacarle toda la esencia a estas cabezas.

Bueno, esto lo dejamos ya por aquí.

Con la ayuda de esa lengua,

vamos a sacar todo el caldito.

Así. Muy bien. Pasamos por aquí.

Fijaos qué pinta tiene del tomate y del coral,

de los langostinos y la langosta. Esto por aquí.

Y ahora esta salsita.

Candela por aquí.

Y voy a ir cortando, ¿vale?,

lo que es la langosta.

Voy a cortar primero los langostinos, ¿vale?

Hay gente que los tritura. Pero a mí me parece un poco

que un género tan sumamente noble como este,

tiene que estar ahí y, además, nos va a aportar

bastante textura.

Reducción. Langostino para adentro.

Y ahora vamos a cortar la parte más cocida.

Fijaos. Así.

Mirad. Mirad qué blanco anacarado más bonito.

Es que está en su punto de cocción.

Y la mejor manera es cortarlo por aquí, ¿vale?

Tenemos aquí casi la guía de cómo cortar una langostita.

Esto lo vamos a colocar encima de la pasta

de una manera bastante bonita.

Me lo voy a colocar por aquí

mientras terminar de cocer la pasta.

¿Vale? Quiero ver cómo queda, cómo es de largo

para hacer mi rulito de pasta.

Así.

Muy bien.

Os quiero enseñar una presentación muy original de la pasta.

No es nada fácil. Es laboriosa, pero yo creo

que si la conseguís hacer en casa, vais a triunfar.

Aquí. Así. Mira. Sería así encima de la pastita.

Bueno, pues este es el tamaño. Lo dejamos por aquí.

La pasta ya está.

Así. Han pasado siete minutitos.

Voy a escurrirla ligeramente.

Ahora. Bueno.

Yo me he preparado aquí un papel de horno y pinzas grandes.

La voy a poner así, hacia arriba.

Y ahora voy a empezar a estirar tallarines.

Y voy poniéndolos así.

Hay que intentar que quede lo más uniforme posible.

Atención. Le vamos a ir dando vueltas.

Así. Muy bien.

Cuidado aquí para que no se pegue.

Un poquito... Así, mira.

La voy a pasar aquí, ¿vale?

Con mucho cuidadito. Así.

La paso al centro.

Le quito... Así.

Si no fuera a ser salseada, probablemente,

intentaría hacerlo uno a uno, poniéndolo perfectamente,

de una manera más lenta y cuidadosa.

Pero aquí, como va a ir salseada

con esta maravillosa salsa americana,

a la cual ahora le voy a añadir la mantequilla...

Voy a pasar esta varillita por aquí.

Brutal. ¡Oh!

El perejil, recordad que lo teníamos por aquí.

Y la pimienta también se la vamos a echar ahora mismo.

Así. Un poquito de pimienta.

Y el perejil se lo echo ahora al final.

Y ahora, lo que hago es salsearla.

Bien de salsita, ¿vale?

Ahí.

Veis estos tropezones, que son la langosta,

la parte de la cabeza, los langostinos.

No me digáis que no es agradable ir cogiendo la pasta

y que te caiga un trozo de langostino,

aparte de la langosta maravillosa que vamos a poner ahora.

Salseamos.

Y os recuerdo que esto es un maravilloso concentrado

para hacer una sopita de marisco, si os sobra un poco.

Y podríamos congelarlo perfectamente.

Lo que sí haría, sería quitarle los tropezones para congelarlo.

O sea, colarlo antes.

Bueno, y ahora vamos a intentar colocar

de una manera bonita

nuestra langosta.

Yo creo que así es como hay que comer las cosas.

La langosta con su cocción, por un lado.

Y luego, hemos sacado toda la esencia,

todo el sabor de la cabeza para hacer esta salsita abajo.

Y por último... este aquí.

Un plato de éxito asegurado. ¿Os atrevéis con él?

Pasta con langosta y salsa americana.

(Canción "The End")

Bueno, no es como en mi restaurante,

pero, bueno, esta apuesta también, eh.

Perdona, pero de lujo.

A ver qué te parece. Cuando cambio un poco la receta,

también me pongo nervioso. ¿Funcionará? ¿No funcionará?

¡Venga, hombre! Ya, ya, que tengo que probar la langosta.

Esto...

Oler, huele que alimenta.

A ver qué te parece.

Buenísimo. El toque del jamoncito "crunchy",

como crujiente, buenísimo. Patatas a la importancia

y pasta con langosta y salsa americana.

Un plato muy económico y otro que es un capricho.

¿Con cuál te quedas?

Mejor, quédate con los dos y disfruta el doble.

No lo olvides. Haz la comida y mejora tu vida.

Y nosotros, pues a seguir comiendo. ¡Hala!

Oye, el toquecito crujiente...

¡Hum! Le da, le da. El jamoncito.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Patatas a la importancia y pasta con langosta

Hacer de comer - Patatas a la importancia y pasta con langosta

20 jun 2019

Dani García invita a su cocina a Koké Tejera, una seguidora del programa que subió a las redes su receta de patatas a la importancia y que hoy viene a cocinarlas. Después, Dani García prepara un segundo plato de pasta con langosta y salsa americana.

ver más sobre "Hacer de comer - Patatas a la importancia y pasta con langosta" ver menos sobre "Hacer de comer - Patatas a la importancia y pasta con langosta"
Programas completos (96)

Los últimos 383 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios