Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5342968
Para todos los públicos Hacer de comer - Pasta carbonara y Tortos con aguja de ternera - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Buenos días a todos.

Me pilláis preparando la "mise en place" de hoy.

¿Sabéis lo que es?

Son las tareas previas a ponerse a cocinar

para tener todos los ingredientes

y objetos necesarios bien organizados.

El menú de hoy es para todos los gustos

y, también, para todos los bolsillos.

Vamos a preparar, de primero, una pasta carbonara.

Y de segundo, haremos un plato con aguja de ternera.

Un corte muy económico, pero que no pierde

ni calidad, ni sabor. Lo mejor de todo es

que para hacer la aguja de ternera, vendrá Sergio Rama.

Que, además de ser un gran conocedor de la ternera,

es un chef excepcional.

Mientras llega Sergio, os voy a contar los ingredientes

de esta carbonara.

Espaguetis, ajo, parmesano,

sal, cebolla, nata,

yema de huevo, pimienta y panceta.

Como ya tengo las manos limpias,

lo que voy a ponerme ya es a trabajar.

Y voy a sacar el cacito para llenar de agua.

Sobre la carbonara podemos hablar muchísimas cosas.

Una receta que es un poco como la tortilla de patatas.

Cada cocinero la hace a su manera. Aunque sabemos de sobra

que la carbonara no se hace con nata.

Pero yo voy a hacer la que hago en mi casa,

la que hago con mi hija y la que más nos gusta a nosotros.

Aunque tengo que reconocer que la carbonara pura y dura,

hay muy buenos restaurantes en España

que la sirven tal y como es, con un poco de yema de huevo,

pimienta, sal y panceta.

La que vamos a hacer nosotros, la podemos llamar "carbonata",

en vez de carbonara. Porque, al final,

le vamos a añadir nata y así nadie se nos enfada.

Lo primero, voy a picar el ajo.

Luego picaremos un poco la cebolla.

Fondearemos bien, ¿vale? Aquí necesito que esté caída,

pero no caramelizada.

El nombre "carbonara" viene de carbón.

Resulta que los carboneros de Lazio en Roma,

necesitaban un plato rápido lleno de nutrientes

después de un duro día de trabajo.

Y necesitaban, además, que fuese barato y fácil de hacer.

Así que se inventaron esa salsa.

Voy a poner un poco de aceite de oliva.

Tampoco mucho, porque cuando jugamos con nata,

en ocasiones, es mejor añadir

un poco de mantequilla, que aceite de oliva.

Le voy a poner aceite de oliva.

Siguiente paso: vamos a coger la cebolla.

Y la cebolla la vamos a partir en dos.

Quiero una cebolla relativamente fina.

Hay un reporte de la academia italiana

de la cocina que dice que la pasta a la carbonara

es la receta italiana más falsificada de todo el mundo,

porque defienden que no lleva ni nata, ni cebolla,

ni muchas de las cosas que le vamos a añadir.

Yo le voy a echar panceta, pero muchos de vosotros

seguro que le echáis bacón, porque os gusta ese toque ahumado.

Así, mira. Vamos a cortar la cebollita.

Fijaos qué pequeñita. Ya sabéis que insisto siempre

en intentar hacer las cosas de un solo corte, ¿vale?

Y aquí, de nuevo, otra vez.

Según cómo hagamos estos cortes de finos,

es como nos saldrá. O sea, que no nos importe

perder un poco más el tiempo en llegar al final de la cebolla.

Así. Ya el ajito está bailando,

ya hay aroma de ajo en la cocina.

Y ya tenemos la cebolla cortada al primer golpe.

Voy a echar la cebollita aquí en un ladito.

Me voy a sacar la tablita roja

para cortar nuestra pancetita.

Veis que ya el ajo ha bailado, ya el ajo tiene

un pelín de color. No necesito más.

Ya sé que ha soltado todo su aroma.

No voy a echar grasa, pero sí voy a echar

un poco de líquido. Ya sabéis que esto lo hago

en muchísimas ocasiones, pero es un truco efectivo.

Además, la panceta nos va a aportar bastante grasa al plato.

Pero voy a hacer un huequecito en la cebolla y en el ajito

para hacerla aparte. No quiero que, a priori,

toque el ajo y la cebolla.

Aquí la tenemos.

Veis que aquí, en este caso, tiene este huesecito,

que siempre nos encontramos en el bacón.

Y ese huesecito siempre nos hace la vida

un poco más compleja.

Vamos a quitarlo por aquí. Así.

Y ahora vamos a partir a la mitad.

Veis que el agua está ya hirviendo.

Momento para echar la sal y echar la pasta.

Agua hirviendo. Y ahora, voy a echar la sal.

Y luego, lo que no quiero, es enfriarla.

O sea, tenemos que tener un poco el equilibrio

y esa sensación de saber cuánto vamos a tardar

en hacer la salsa y cuánto vamos a tardar

en cocer la pasta, para que sea, cuando cueza

la pasta, la echemos directamente a la salsa sin enfriarla.

Muevo aquí un poquito la cebolla.

El tiempo de cocción de la pasta

siempre nos viene bien indicado en los paquetes.

Lo que sí os digo, es que es bastante importante

dejarla al dente o semi al dente.

Ya sabéis que, además, es más digestiva

y nos va a ayudar a hacer la digestión

si la cocinamos realmente bien y en su punto.

Siempre se contaba que el espagueti,

para ver si estaba en su punto o estaba al dente,

se tiraba a un azulejo en la cocina.

Y ahí ya se veía si, realmente, estaba cocinado o no

en su punto, si se pegaba un poco a la pared.

Para mí, es una cochinada.

Pero, para mí, dos que me han perseguido

toda mi vida, el mito que siempre me decía mi madre.

Me voy a la piscina, en verano, recién comido:

"No. Una hora y media de digestión".

Pasar esa hora y media hasta que te pudieras bañar,

a mí me parecía un auténtico infierno.

Entonces, cogí el truco de coger el agua,

me echaba un poco en los brazos, luego, en la nuca.

Poco a poco, con miedo de que verdaderamente

me pudiera pasar algo malo.

Seguro que os ha pasado a vosotros también.

No es verdad, que no hace falta esperar tanto tiempo para bañarte.

Pasta, pasta seca, en este caso.

Normalmente, la carbonara se hace con espagueti

y siempre con espagueti seco. No fresco. Así que ahí vamos.

Lo que suelo hacer, es ponerlo aquí en medio

y abrir la mano y dejarlo caer.

Cuando coja un poquito, nada, un pelín de humedad,

voy haciendo así. ¿Veis?

Y voy doblando y voy metiendo poco a poco.

A pesar de que os he dicho que no iba a echar más grasa,

pero veo que la cebolla necesitaba un poco de "punch".

Es una cuestión de sensibilidad.

Voy a añadirle un pelín más de grasa.

Así. Y os vuelvo a insistir. Intentad siempre

que los espaguetis tarden exactamente lo mismo

que va a tardar la salsa.

Ahora aquí, lo que voy a hacer en un ladito de la sartén...

Voy a echar ya nuestra pancetita.

Y aquí ya voy a meterle un poco más de fuego.

Quiero que la panceta sofría bien.

Quiero hacer la panceta a tope, con cuidado

de que no se nos queme la cebolla,

porque son dos cocciones muy diferentes.

¿Qué es lo que hago en esos casos?

Aparto un poco más la cebolla y la amontono una encima de otra.

Y lo que quiero, sobre todo, es que la pancetita

vaya soltando su grasita y vaya dorando.

Aquí ya nos va a quedar un poco lo que es la nata.

Voy a ir quitando ya la tabla.

Y ahora, en breve ya, la voy a juntar con la cebolla.

Y ahora ya sí, bajaré un poco el fuego.

Mira. Ya voy a mezclar absolutamente todo.

Hay exceso de grasa y quiero quitarle eso.

Así que voy a coger un colador

y lo voy a quitar. Pero esa grasa, ojo...

La voy a guardar, porque la puedo utilizar

para un montón de cosas.

No deja de ser una grasita de panceta

con una pinta excepcional. ¿Vale?

Pero es excesiva para esta receta de carbonara.

Sé que puede parecer un poco engorroso tener

que quitarle la grasa. Pero os aseguro

que va a ser que el plato sea diferente, mucho más ligero,

mucho más suave al paladar

y no haya exceso de algo que no queremos.

Que es absolutamente genial para cualquier otro plato.

Pero aquí, cuando vamos a mezclar con crema de leche,

con nata, no la quiero. Me parece excesivo.

En esta ocasión, necesitamos lo que es la grasa de la nata.

¿Qué sería una "carbonata", sin ese puntito y sin esa grasa?

Bueno, es lo que voy a hacer ahora.

Ya lo voy a poner a fuego medio-alto.

Y voy a echar la natita.

Y aquí viene uno de los trucos de la "carbonata",

que es la yema de huevo.

Tantas yemas de huevos como personas van a comer.

En cuanto la nata hierva,

voy a meterle una yema de huevo por persona.

En este caso, somos dos personas, pues voy a meter dos yemas.

Y, evidentemente, llega el momento del sazonamiento,

sobre todo, con la yema de huevo. La sal y la pimienta.

Fundamental la pimienta en este plato.

La carbonara real solo lleva yema de huevo

y lleva bastante pimienta.

La yema nos va a dar un poco esa suculencia,

la palabra es "suculencia",

que necesitamos. Y ese último toque, que es

verdaderamente sublime.

Voy a separarlas. Y ya sabéis que las claras

las podemos guardar en la nevera el tiempo casi que queramos.

Duran bastante sin yema y sin ninguna partícula

de... cáscara de huevo.

Estamos aquí, que ha empezado a hervir y a reducir la nata.

Así que, también, momento de añadir la sal

y mucha pimienta.

Como habéis visto, bastante pimienta.

Y ya están los espaguetis en su punto también.

Las yemas yo siempre digo que son la mejor salsa del mundo.

A lo mejor estáis pensando: "Echa el huevo entero".

Pero no merece la pena. Ya cambia radicalmente.

Necesitamos solo un poco esta suculencia, esta sedosidad.

Esto lo voy a hacer ya todo fuera del fuego.

Primero, lo que voy a hacer, es añadir la yema.

Voy a mover rápidamente y enérgicamente.

No me la echéis nunca hirviendo. Eso es importante.

Y voy a coger también el cacharrito para echar

la pasta "a posteriori".

Apago el fuego.

Ahora mismo, este fuego está a cero

y, a penas, ya no hay ni burbujitas;

por lo tanto, cojo la yema de huevo y la pongo aquí en medio, ¿vale?

Ahora, enérgicamente, muevo.

Este movimiento es, tremendamente, importante.

Así que... yo le pondría un poquito de pimienta.

Tened en cuenta que el parmesano le aportará un punto de sabor

y, también, un punto de salazón; ya tenemos esto aquí, básicamente.

Aquí lo podríamos hacer de diferentes maneras;

sacar la pasta y enfriarla, como hace mucha gente...

Yo lo que hago, si podemos y tenemos opción, es hacer esto;

coger la pasta y, directamente, añadir los espaguetis aquí.

Intentad escurrirlos muy bien. Voy a echar la olla para acá...

Aquí viene un momento complejo, la verdad, que es cómo mezclarlo;

prefiero mezclarlo así, en la sartén,

así, el espagueti, se embadurna muchísimo mejor

y tenemos integrada, perfectamente, como estáis viendo,

la salsa con los espaguetis.

¿Veis? Al final, es una salsa que está, totalmente, integrada.

Ahora viene otro punto complejo, que es ponerlo en el plato.

Yo voy a intentar, a intentar, ¿eh? No os prometo nada,

pero voy a intentar ponerlos de una manera, al menos, ordenada.

Lo que voy a hacer es esto...

Ordenar la pasta es difícil, ¿eh? Lo importante es que esté buena

y esta tiene pinta de estar buenísima.

Voy a poner la pasta abajo y, ahora, le echaré tropezones.

Ahora, echo los tropezones encima, para que luzcan y se vean bien,

y la vamos a coronar de parmesano.

Esto me gusta hacerlo al final, para que no desvirtúe la salsa;

si echamos el queso parmesano en la salsa la convertiríamos

en una salsa mucho más compleja, dónde el queso se funde

y donde se espesaría más de lo que deseamos;

así que lo que hago, y me gusta, es echarle el parmesano ahora,

este es el momento de añadirlo.

Depende de los gustos y de cuánto nos apetezca,

pero creo que con esta cantidad tenemos más que suficiente.

Ya veis que de una forma muy rápida hemos hecho esta pasta carbonara,

en este caso, "carbonata".

(SUENA "SEVEN NATION ARMY", DE THE WHITE STRIPES)

(SUENA "SEVEN NATION ARMY", DE THE WHITE STRIPES)

Sergio, muchas gracias por la carne que has traído.

Claro que sí, viene de un sitio muy bueno.

Os presento a Sergio Rama, además de ser experto en ternera,

es chef, tanto de restaurante como de "catering", ¿no?

Claro. Concretamente, en Asturias.

Nuestro paraíso.

Le pedí que nos trajera cortes de ternera poco habituales.

Cuéntame qué has traído.

He traído delantero, parte delantera de la ternera,

porque nuestra raza, Dani, como es tan tierna,

permite utilizar el delantero, es parte de la aguja.

La raza es ternera asturiana. Sí.

Cuéntanos, cuando la gente va a la carnicería, ¿qué ve?

Recomiendo que en la carnicería pidan partes de la aguja,

luego, el carnicero seleccionará, porque tiene diferentes músculos,

y les recomendará cuál es mejor para filete, para horno...

El carnicero es quien controla bien los cortes.

Todo esto que tenemos es aguja, pero diferentes músculos.

Si te parece, para que sepan dónde está la aguja,

he dibujado una vaquita, la he dibujado con arte, ¿eh?

Vaya estilazo.

Es una vaca asturiana, no creas que...

Le faltan los cuernos, un poco mayores.

Los he hecho chiquititos, ¿no? Bien, bien.

Indícame dónde está la aguja para que lo sepan en casa.

La aguja estaría aquí, esta parte es la aguja,

y los músculos son diversos; dependiendo del animal,

unos van insertados así y otros, de otra manera.

Estos de aquí se llaman presa...

El delantero es el gran desconocido de lo que es el vacuno,

porque se utiliza poco.

Es cierto que la parte delantera se utiliza bastante menos.

Muy poco, siempre se utiliza en guisos, en hamburguesas...

Animo a la gente a que la empiece a utilizar.

Ahora, que ya ubicamos dónde está la aguja,

cuéntanos los cortes que tenemos, para qué podemos utilizarlos.

Esto es un corte de la parte de abajo,

que tiene capas de colágeno, este lo aprovecharía para guisar;

este lo vamos a utilizar hoy. Parte baja de la aguja.

Este es el corte que utilizaremos, se asemeja a un filete.

Yo lo veo desde lejos y diría: "Esto lo guisaría".

Pero este corte quedará muy bien asado.

Queda genial a la plancha, ¿no? Eso es, a la plancha.

Este músculo, en la carnicería española,

es un músculo que no tiene nombre, pero es un músculo entero

que funciona muy bien a la plancha. Vale.

Y, luego, esta parte, Dani, es muy parecida a un entrecot;

es bueno a la plancha, como un entrecot, o para filetes.

¿Cuál haremos?

Con esta, que es la que mejor nos entra en la sartén.

Lo vamos a hacer...

Vamos a empezar a rustir con aceite de oliva y sal.

Perfecto. Vamos a ponernos a trabajar.

Te voy a dar el delantal, te lo pones, te lavas las manos

y yo, mientras, os contaré los ingredientes que vamos a usar.

Pimiento verde, pimiento rojo, limón, cebolla morada,

harina de maíz, queso tierno, mostaza en grano, mayonesa,

sal, aceite de oliva y pimentón dulce,

además, obviamente, de esta aguja de ternera asturiana.

Con todo esto, ¿qué vamos a preparar?

Vamos a hacer un torto con una aguja de ternera.

Muy asturiano. Claro, superasturiano.

Perfecto. Manos a la obra.

Yo te haré de pinche. Vale, perfecto.

Tú vas haciendo el torto... Sí, hago el torto.

Y yo voy cortando la verdura y rustiendo, si quieres.

Sí, claro. Pongo por aquí la sartén...

Muy bien. Cuéntame los pasos.

Cortaría los vegetales, los pimientos, en juliana.

¿Y la cebolla morada? La cortaremos, también, en juliana,

pero en este sentido, Dani, no en el normal, en este sentido.

Vale. ¿Tiene alguna razón?

Sí, porque le meteremos un poco de zumo de limón y...

Haremos un ceviche, ¿no?

Sí, para decorar por encima y darle cítrico a la receta.

Perfecto. ¿Qué haremos con la carne?

Vamos a rustirla en la sartén, poco a poco, para que coja color.

Vale. ¿Sal, pimienta...?

La pimienta la pondremos luego, primero ponemos la carne

con un poquito de aceite y con la sal.

¿Y con la harina? Haremos un torto de maíz.

Para ello, si me calientas el agua, estaré encantado.

Ya te digo que hoy estoy aquí de pinche.

Pongo a calentar el agua. ¿Hirviendo o...?

Sí, que hierva. ¿Se hace con agua hirviendo?

Para que amalgame bien, si no, no se mezcla bien.

Me comí mi primer torto con Nacho Manzano, en Casa Marcial,

que lo hacía con queso cabrales y cebolla muy caramelizada. Brutal.

Hoy lo vas a aprender a hacer.

Te saco, también... Un bol me hace falta.

Un bolecito por aquí... Este es perfecto.

El agua está hirviendo, la sartén está calentándose

y la ternera, cuando esté caliente, con aceite y sal.

Perfecto. Nos vamos al torto.

Ponemos la harina... Mientras, voy cortando.

El torto lo usaremos de base, ¿no es así?

En un plato pondremos los tortos, encima, la carne con los vegetales

y, por último, le pondremos queso, para que gratine.

Vale. Muy bien, perfecto.

¿Esto hay que echarla, ya, el zumo de limón?

Claro, para que se vaya cocinando con el zumo de limón.

Por aquí, seguramente, tiene que haber...

¿Un exprimidor? No, un colador.

Exprimo el limón sobre la cebolla. Qué bien huele este limón, ¿eh?

Y qué lleno está de zumo.

Y qué pinta; sí, sí. Yo soy muy de limón.

Te gusta por su frescor, ¿no?

La acidez es fundamental en el mundo de la cocina,

es que, siempre, le aporta... Para contrastar.

Claro, a la parte más grasienta le aporta mucha frescura.

Lo dejamos aquí reservado. ¿Cuánto rato lo maceramos?

Unos quince o veinte minutos. Perfecto.

La sartén está caliente, el agua va a hervir...

El agua me vale ya.

Voy a echarlo en seco, para que rusta bien, ¿no?

Tiene que estar muy caliente, ¿eh? Es importante, para que contraiga.

(LA CARNE CHISPORROTEA)

¿Qué es rustir?

Rustir, básicamente, es cerrar poros,

lo que pasa es que rustir va acompañado de un dorado.

De un rustido. De un "maillard" que se llama.

Ese efecto de "maillard", donde cualquier producto

carameliza la proteína y se dora.

Esa reacción que nos gusta tanto en cocina.

Reacción de "maillard". Sí.

Ahí está el sabor. Es una reacción agradable.

Agua hirviendo. Para acá el agua.

¿Qué necesitarías? El tenedor, por eso está aquí.

Con el tenedor lo vas moviendo un poquito, ¿no?

La harina de maíz es una harina agradecida.

Es muy agradecida y muy energética, también.

Mira, Dani, lo movemos así y cuando quede limpio el bol...

Cuando se separa es que ya está. Claro.

Eres chef, empresario de un "catering",

das clases de cocina a niños, organizas concursos...

Cuando alguien te pregunta a qué te dedicas, ¿qué dices?

No sé. No lo sabes, ¿no?

Pienso que nos une lo mismo: la cocina,

nuestros productos españoles de calidad...

Y yo pienso que los cocineros tenemos que centrarnos en eso,

en elevar lo nuestro. ¿Cómo va eso?

Bien, ya huele, oye, por cierto, tengo que decir

que huele a ternera buena, se nota, se nota.

Es el territorio de la ternera. Bueno, le daré aquí la vuelta ahí

Qué buena pinta. Ahora, le echaré aceite de oliva.

Un poquito por aquí. Pues muy bien, mira el torto,

Dani, cómo ha quedado. Perfecto, mirad la masa,

ya está, ahora se calienta, no necesita reposo, nada.

Nada, es una masa rápida, se hace en cinco minutos

y ahora usamos un trapo húmedo para formar el torto.

¿Te parece que lo haga yo? Perfecto.

Voy a darle la vuelta a esto otra vez.

La juliana de pimiento, ¿así de fina, menos fina, más?

Yo lo veo perfecto.

Dani, mira. Ah, lo haces individual,

vale, vale. Hacemos así, por eso mojamos

lo que es el trapo de cocina para que se despegue.

Mira, Dani, se despega, perfectamente, lo reservamos

en un platito, este me vale y lo reservamos aquí.

Yo creo que la ternerita también está.

Dices que no suelta agua nuestra carne.

Nada, nada. Haré tres tortos

que creo que para que el plato esté guapo con tres tortos va bien.

Corto verdura que me pilla el toro. ¿Cómo empezaste a cocinar?

Cuando era muy joven con 17 años, iba a estudiar

otra cosa y me dio por empezar a cocinar.

Mis padres son pasteleros de siempre.

¿Ah, sí? Sí, sí.

Le gustan mucho en Asturias los postres.

Somos muy "llambiones", ¿conoces la palabra?

¿Muy cómo? "Llambiones".

No lo escuché nunca. "Llambión" es una persona

que le gusta mucho el azúcar. Ah, golositos como digo yo.

¿Qué tal si ponemos una sartén al fuego

para freír los tortos? Perfecto, necesitas aceite, ¿no?

Sí. Pongo una sartencita...

Tampoco muy grande. Medianita, una cosa así.

La pequeña. La pequeña.

Sí, así frío de uno en uno o los fríes tú, como quieras.

Así.

¿Bastante aceite? Un pelín más, un pelín más.

Así es suficiente. Ahí. ¿Muy fuerte el aceite?

Sí, que caliente a punto de humo y los freímos.

O sea, 180 grados, aproximadamente, vale.

¿Cuánto rato tiene que estar rustiendo la carne?

Pues la carne esperaría un poco más, no tan blanda.

Muchas veces, no tenemos la sensibilidad

de cómo están las cosas por dentro.

Si tocas en la punta, notarás un poco la sensibilidad

que está cocinado y de que aquí no.

Claro, aquí está crudo. ¿Necesitamos que esté rojita?

Pregunto. Sí, pero tampoco muy rojita.

Que tenga el corazón rojo un poquito más el corazón,

esperamos cuatro, cinco minutos, le damos la vuelta y luego,

ya la sacamos de la sartén y en esta sartén

saltearemos los vegetales. Friamos los tortos

mientras terminamos de rustir la carne.

Perfecto, si quieres, los echo yo. De uno en uno

y ahora, empezará a suflar un poco. Me encanta cómo suflan.

(Música)

Mira, Dani, esto ya está, mira qué guapo queda, infladito.

Me encanta, me encanta lo inflado. A ver, la carne la tenemos

lista también. Sí, la sacamos de la sartén ya.

Vamos a sacarla por aquí, aquí. Perfecto.

Y fijaos, la verdad que esto me entusiasme, esos juguitos

caramelizados, estas cositas que quedan por aquí

que muchas veces las obviamos. Aquí quieres hacer la verdura.

Sí, saltéala y coge color y sabor. Un pelín de aceite.

Aceite y tiro la verdurita. Ahí está.

Así, venga, dejamos esto ahí, siguiente paso.

Cortar la carne. Cortar la carne, sacamos de aquí...

Una tablita. Las cortas tú, te saco la tablita.

Vale, perfecto, me pongo yo ahí.

Un cuchillito, la carne. Qué buena pinta.

Échalo en la sartén si quieres. Lo echamos ahí otra vez,

aprovechando todo, eres de los míos.

Hombre, es que nos gusta aprovechar.

Quiero que contemos a la gente porque, por ejemplo,

ahora haremos filetes y habrá alguien en casa diciendo:

"Lo corto en filetes y lo echo en filetes".

Diferencias. Es, completamente, diferente.

La carne al cocinarla así, el filete es más vulnerable

Exacto. Se pierde más jugo...

Exacto, a eso iba, en el fondo, lo que se busca

es dejar todos los jugos dentro,

es la diferencia de hacerla así a hacerla en filetes.

Eso, además, hay que cambiar, la cocina tiene que ser variada.

Claro, no todo se cortar un filete y lo hacemos con prisa.

Se le da un poco a la imaginación. Mira, Dani, mira por dentro.

No, tiene, vaya, yo soy de los que cojo la puntita.

Para probarla ya, ¿no?

Brutal, me encanta.

OK, tenemos la carne preparada, salsa, ¿no?

Perfecto, cómo están los vegetales. Los vegetales, yo...

Yo los sacarías ya. Eso, eres de los míos, 100%.

Yo siempre cuento aquí que tenemos la manía

de extracocer las verduras. Bueno, la cultura de...

Incluso, el pimiento así está ya perfecto.

Que tenga su texturita. Exacto, su punto crocante.

Bueno, eso lo sacamos por aquí, yo saco una de estas.

Aquí, y todavía sobre estos jugos...

Ahí, pones la mayonesa, pimentón. ¿Echo la mayonesa aquí?

Sí. No lo he visto nunca.

Échalo, échalo. Confío en ti 100%.

Yo no lo he visto jamás. Ponlo ahí, añade pimentón,

cuidado con el fuego, mostaza. Fuego, tenemos que jugar

con un fuego no muy... Bajito, ¿no? O sea, medio.

Correcto, y luego, podemos añadir pelín de agua, una gotita.

Una gotita de agua, aquí mismo, lo echo aquí.

Yo lo separo del fuego ya.

Una gotita de agua, Dani. Hay que calentarlo un poquito.

Un poquito más. ¿Un poquito más?

Sí, un poquito más, un poquito más, esto ya está.

Listo. Sí, esto lo sacamos de...

No diréis que no suena fácil. Facilísimo

porque hay que buscar recetas para hacer en casa en 10 minutos.

Entonces, ya casi emplatamos. Sí, esto lo reservo aquí

para que no... Fuera del fuego. Saco ya la tablita de emplatar.

No, hay que meterlo en el horno. Ah, al horno, pues entonces,

lo que sacaré será la bandeja del horno.

La bandeja de horno. ¿Quieres que gratine con el queso?

Sí, claro, ahí está, pones los tortos ahí.

Tortitos. Venga, ponemos la carne encima.

¿Pongo dos, tres? Tres trocitos ahí, eso.

Y luego, vamos a poner los vegetales. Tiene buena pinta.

Tiene una pinta brutal.

Verdurita encima. Ahí, está.

La pongo así, ¿rallas el queso? Sí, dónde hay un rallador,

¿aquí guardado? Aquí, esto está más colorado.

Este es finito. Prefiero este.

Para el queso tierno puede ser mejor.

Yo soy más tosco. Ahí está.

Asturias, país de quesos.

País de pastos, de estar a gusto entre tanto verde.

Me imagino que la cebolla irá después porque le da ese toque.

Esto lo ponemos con el quesito. Eso a gratinar al horno

y la salsa y la cebolla después. Claro, luego ponemos salsa

y el topping de cebolla, ¿qué te parece?

Me parece genial tiene una pintaza brutal.

Ya abro yo el horno. Vamos al horno, ¿cuánto tiempo?

Pues hasta que se funda el queso. Hasta fundir el queso

lo ponemos aquí arriba. Eso, que gratine un poquito.

(Música)

Qué color ha cogido y, ojo, cómo huele.

Tiene una pintaza. Tiene pinta, tiene pinta.

Vamos a sacarlo de ahí. Sí, con un tenedor.

¿Un tenedor? ¿Por qué no pones un plato?

Eres de los antiguos, estoy buscando una espátula...

Sofisticación. Soy muy sofisticado, es verdad.

Ahí está, uno por aquí. Te dejo el difícil a ti.

Por eso decía lo de la espatulita porque quema, espérate,

cogemos aquí un poquito. Os recordamos que tenemos

la cebollita con el limón por aquí

y la salsita que todavía no hemos utilizado.

Tú me dices. Coge la mayonesa.

¿Napo así...? A medias, eso, irregular.

Así, me meto en la carnecita. Fantástico.

Y dejo el doradito ahí.

Por ejemplo, por aquí, así, ¿no? Está bárbaro.

Huele muy bien con la mostacita. Mejor va a saber, verás.

Perfecto. Hala, le ponemos cebollita.

Cebollita, ponle, sin problema.

¿Y sabes lo que me pasa? Que veo esto aquí

y me apetece mucho y tenemos dos posibilidades,

una de ella es comérnoslo nosotros u otra es romperlo un poquito así.

y ponérselo arriba que queda genial.

Hala. Tortos de aguja.

Bueno, pues genial. Ahora queda comerlo.

(Música)

Sergio, mundo menú tenemos hoy, pasta carbonara o carbonata,

como queramos, porque la hice con nata.

También la hago con nata. Pues ya no soy el único,

ya no me siento mal. Y tus tortos con aguja de ternera.

Claro, pues yo tengo hambre. Tienes buen saque.

Hombre, solo hay que verlo. Bueno, elaboramos un menú

de primera calidad y a un precio muy asequible.

no te cortes, Sergio, tírale, puedes ir comiendo.

Ya voy. Como veis, hemos elaborado

dos platos muy sencillos que además, son una delicia

para tu paladar y disfrutareis preparándolos.

Haz la comida y mejora tu vida y yo te acompaño, evidentemente,

y me voy aquí porque la carbonara está todo el rato picando.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Pasta carbonara y Tortos con aguja de ternera

Hacer de comer - Pasta carbonara y Tortos con aguja de ternera

16 jul 2019

Hoy Dani García prepara un menú para todos los bolsillos. En primer lugar, un plato sencillo y sabroso: pasta a la carbonara. Después, el chef Sergio Rama, un gran conocedor de la ternera, cuenta todos los secretos sobre este ingrediente y los consejos para cocinarlo.

ver más sobre "Hacer de comer - Pasta carbonara y Tortos con aguja de ternera " ver menos sobre "Hacer de comer - Pasta carbonara y Tortos con aguja de ternera "
Programas completos (105)

Los últimos 418 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Gloria

    Un poco difícil lo de los tortos

    17 jul 2019