Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5273596
Para todos los públicos Hacer de comer - Migas de pastor y tarta de limón - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Jordi, pasa. Qué tal.

Oye, qué ilusión tenerte aquí. La ilusión es mía, me invitasteis.

No siempre se tiene al mejor panadero del mundo

o de los mejores. Se intenta hacerlo bien

que ya es mucho. Mira, delantal por aquí,

tengo el pan que me mandaste ayer.

Lo importante es lo primero, el pan.

Hola, buenos días a todos, hoy tenemos a Jordi

para hacer unas migas del pastor

y luego, haremos una tarta de limón.

¿Has hecho migas muchas veces?

Las comí, pero hacerlas, primera vez.

Pero qué pan, por ejemplo,

yo usé el candeal de todos estos. Es el rey para las migas,

¿qué buscamos? Un pan tupido, más denso, sin mucha alveoladura

así que, lo ideal es el candeal clásico.

¿Qué más panes me mandaste ayer? Lo que hicimos fue complicarnos

un poco, opciones para migas: ¿Queremos algo más nutricional?

Pues por qué no un pan integral. Jamás en mi vida ni vi ni hice,

pero, bueno, ¿por qué? No descarto unas migas con pan integral.

Es más, creo que las migas más tradicionales,

hace siglos, no había harina refinada y algo integral era.

Harinas más duras porque tenía cáscara y tenía...

Las harinas morenas, pero, incluso, hagamos cosas

más raritas, un pan con maíz tostado

que también es denso y podría ir bien.

También, totalmente, necesitamos, como dices,

sobre todo, una miga densa, con mucho cuerpo

no muy alveolada sino lo contrario.

Y por último y ese sí que no nos servirá para unas migas

esto sería mientras elaboramos

con un buen aceite de oliva virgen extra.

Muy de tu tierra. Sin duda, un pan de cristal,

en este caso de tomate. Imagínate qué miga,

es el contrario de unas migas. Aquí podríamos coger el choricito,

ponérselo aquí a la brasa y tendríamos un bocadillo

de pan cristal con chorizo, podría estar genial y tomate.

Cómo huele. Sí, sí.

¿Lleva pimentón también? Sí, para darle... Sí, sí.

Se nota el toque del pimentón, genial.

Bueno, Jordi, una pregunta porque, al final, como consumidor,

voy a comprar el pan, ¿en qué me fijo?

Es la pregunta del millón, pero me fijo dónde lo hacen,

cómo lo hacen, no tanto en los cartelitos

porque hoy en día... Todo es masa madre,

de ese tema ya no hablamos por ser un debate largo,

todo es masa madre ahora. El márketing muy bien,

pero dónde hacéis el pan, ¿lo puedo ver?

¿Cuándo lo hicisteis, ayer? Larga fermentación,

que sea natural, masa madre, harina integral.

Son las cosas importantes para un buen pan,

no solo que sepa rico si no que nos siente bien.

Claro, pero la historia es que no puedo...

Podría detectar si es de buena masa madre,

evidentemente, abriéndolo, oliéndolo, buscando ese punto

de acidez que te da el pan. Mi pregunta, claro,

no voy a ir a la panadería y a hacer así, ese sí.

O sea, sin tocarlo, sin verlo, ¿eres capaz de distinguir

si el pan es bueno, malo o regular?

Normalmente, el color de la corteza.

Fermentación es sinónimo de panes con más color.

¿Sí, o qué? O sea, más claritos es que no fermentó mucho.

Menos de algún tipo, un candeal es blanco de por sí.

Porque la harina es así. Sí, es mucho más blanca

y el proceso, pero lo principal es la miga y sin tocarlo,

solo ver una miga gelatinosa. Este pan de tomate,

mira la miga que parece que brilla,

es como gelatina pura, esto es fermentación, fermentación.

Larga siempre. Mucho, de un día para otro.

Lo que sabemos, un buen pan bien hecho,

larga fermentación nos sentará mejor,

la digestión será más liviana, nos dará más energía,

no tendremos problemas con glútenes, azúcares,

tantas fobias que hay hoy con la alimentación.

¿Sabes cuándo digo siempre eso? Con las pizzas,

cuando una pizza sienta bien es que la masa fermentó.

Lo clavaste, la pizza es de las cosas

que más reacción nos da. Claro, a veces te comes

dos trozos de pizza y, buah, me siento...

Que no haces la digestión hasta el día siguiente.

O sea, mucho hace la fermentación y cuando una pizza

te sienta bien es cuando, verdaderamente, fermentó.

Hoy en día fermentan pizzas a 24, 48 hasta 72 horas,

tres días, todo eso son glútenes y azúcares

que después tu intestino no hará la faena

porque la hizo el panadero. Tremendamente, interesante

escucharte, de verdad. Si te parece, nos lavamos las manos

y yo voy a ir retirando el pan y voy a contar los ingredientes.

Voy a dejar para que veáis el pan que he elegido.

Bueno, me voy lavando las manos, las migas es el típico plato

que hacía mi padre cuando yo era pequeño.

Y además, hacía para mucha gente, teníamos una caravana

y usábamos mucho un camping que había en Marbella

y entre muchas otras cosas que hacía, gachas...

Hacía migas y me encantaba verlo y las hacía a la luz de la lumbre

en una sartén impresionante y ahí todos, pum, meneando migas.

Estás curtido. Sí, la verdad, he visto hacer migas

desde pequeño y es algo que me fascina.

Ahora contaremos los ingredientes que vamos a necesitar.

Evidentemente, pan, chorizo, panceta, tomillo,

pimentón dulce, ajo, sal, aceite de oliva

y huevo para hacer huevos fritos y luego, me pongo siempre,

que con eso... Sí, parece que no, pero me viene muy bien.

Para que no se seque. Sí, porque, al final,

repartimos de una forma mucho más homogénea.

Y lo vamos moviendo. Luego, trapito húmedo

y ya lo tenemos aquí, prácticamente, preparado.

Por cierto, un secretillo, hace un año que no como carne.

¿Sí, o qué? Viniste al sitio ideal. Yo quería esta receta

y hoy tiene que ser mi... ¿Sí, o qué? Bueno, te viene bien,

hay mucha gente que... Eso se llama pescitarias

la gente que solo... Es verdad, que solo toman verdura y pescado.

Tal cual, sí. ¿Y hoy qué hacemos entonces?

No, hoy chistorra en vena. Ahí, bien.

Te cuento, mira, primero la panceta porque es lo primero que usaremos.

La muestra, vamos a dejarle,

en este caso, la piel se la quitamos.

Así, pero lo más... Suerte que no lo hice yo.

Claro, pero bueno, lo más abajo posible

porque necesitamos grasa.

Bueno, ya te lo corto del todo. Ya me puedo ir.

Para no complicarte la vida. Ojo, que la piel se puede quedar,

no pasa nada, yo la quito porque se quedará dura.

Para que fuera la perfección necesitaríamos deshidratarla

cosa que no vamos a poder hacer.

Y ya a la mitad y aquí, pam, pam, y el chorizo en rodajitas.

Yo mientras lo primero que haré

será sacar nuestra sartén de migas. En este tipo de sartén

las hice yo toda la vida y, evidentemente,

no las dejaré de hacer aun en una inducción aquí.

Luego, el ajito. Aceite de oliva.

El ajo lo que vamos a hacer es romperlo,

¿y cómo lo rompemos? De esta manera.

Tan, sumamente, sencilla y el romperlo es para que suelte

todo el aroma en el aceite.

¿Voy bien o más pequeño? Así, perfecto.

Vale. Luego, el chorizo lo sacaremos

y en esa grasa que ya sabe a ajo, a chorizo, el tomillo

que le echaremos, etc., vamos a echar el pan

y vamos a empezar a secarlo, como está húmedo, lo secamos.

Y de ahí viene tanto movimiento en el caso de hacer migas siempre.

Bueno, yo quiero que nos cuentes

a todos qué te pasó en el año 2017.

Has dejado el listón muy alto, tiene que salir este pan sí o sí.

Pues que la UIBC, la organización internacional

de panadería y pastelería, me dio ese premio tan chulo

de "World Baker", panadero mundial del año 2017.

Y no es que fuera a mí, es lo que hacemos en casa,

en Vilanova y la Geltrú y lo que hacemos es distinto

nos remontamos a los orígenes y mira, nos reconocieron.

Y bien allí en el pueblo, tu familia.

Supercontentos, sí, cómo no.

Y más siendo tradición familiar. Bueno, aquí el ajito,

la panceta que ya para ir un poco más deprisa

la voy a echar ya por aquí.

No he suspendido tampoco. Para ser panadero, la verdad...

Para no haber estudiado. No, ahora tengo otra pregunta,

¿eres panadero por vocación o por obligación?

No, por obligación, no, mis padres me lo dijeron siempre,

estaríamos jubilados si no hubieras seguido.

Tengo mucha curiosidad, ¿eres de los panaderos

antiguos de las dos de la madrugada?

Cambió mucho, ¿sabes por qué? Gracias a frío.

El frío, las neveras han hecho que nuestros abuelos

se levantaban a las tres de la noche,

hacer la masa, dormir entre los sacos de harina

y ahora, no, ahora hacemos el pan el día anterior, fermenta

toda la noche y entramos para cocer.

Y entras, directamente. Así el pan gana en calidad

y yo en calidad de vida. Mi pregunta:

¿hay sexta generación, tienes hijos, no?

Dos años y medio. Que sea feliz, ¿no?

Eso, que vea mundo y después, si quiere,

mira contentos estaremos. Se lo digo a mi hija

que queréis ser cocineras, vale, pero si no lo sois, mejor.

Es verdad, eso mis padres lo decían, sin duda.

Oye, y a ti cocinar, porque el pan se moja en algún lado,

qué plato haces que mojes pan.

Es verdad que ahora que no como carne,

yo no voy tanto a estofados que antes hacía más.

Es más plancha y más rápido. Y ahí el pan perdió protagonismo,

pero lo trabajo mucho en tostadas, bocadillos para recuperarlo

y tú de eso sabes un rato. Te hago un favor.

Venga. Te haré un regalo.

¿A ver? Ojo.

Hombre, te regalo nuestro libro "Hacer de comer".

Vale, ya tengo deberes para hacer.

Ya tienes, ya tienes.

Aquí encontraréis recetas tradicionales, sencillas,

con todo tipo de detalles para que podáis hacerlo en casa

con todo lo que tenéis a mano.

Así que, Jordi, para ti. Ya no tienes excusas

para hacer platos donde mojar pan.

La siguiente vez que vuelva, me verás un chef.

Ahí está, totalmente. Lo podemos guardar aquí mientras

y ahora te lo llevas. Esto está ya doradito.

Lo justo para empezar ya a sacarlo aquí.

Yo sé que mucha gente pensará: "¡Cómo estamos poniendo esto!"

Es inevitable cuando quieres saltear de verdad.

La encimera la llenamos un poco siempre.

Como si haces pan y no te ensucias de harina.

Claro. La cocina queda perdida

y es parte de la gracia. Es inviable hacerlo

de otra manera que no sea así.

Bueno, mira. Sacamos aquí un poquito.

Bajamos un poco. Voy a echar el choricito ya.

Lo voy a echar aquí aparte,

para que no me salte en exceso.

Guardamos la tablita por ahí.

Cuéntanos qué es el pan ecológico.

El pan ecológico, como cualquier alimento,

te garantizan que el origen desde su agricultura,

ha sido sin pesticidas, sin herbicidas,

sin productos de origen químico, digamos.

Es verdad que si un productor

se está cuidando y está tomando responsabilidad

para que sea ecológico ese alimento,

puede ser sinónimo de que el proceso sea

de mayor calidad, porque me fijo en los parámetros,

igual que la larga fermentación.

Es un poco todo sumado. Hace 15 000 años

que comemos gluten, desde el Neolítico.

La diferencia es, la que hablábamos antes,

la fermentación, el proceso. Repítemelo 20 veces.

Escuchar esto viene bien. Hay mucha gente que tiene

en la cabeza que el gluten es malo. El Demonio.

Etcétera, etcétera.

Otro tema es la celiaquía.

Un pequeño porcentaje de la población

tiene que eliminar el gluten de su dieta.

El resto de personas sensibles al gluten...

Lo de la pizza. Se me hincha la barriga.

El problema no lo tiene la pizza,

es que la masa debía fermentar bien.

Tiene que ser un trigo antiguo. Hemos tenido pan de espelta,

que es un trigo que da menos reacciones.

Que los productos sean buenos, bien procesados.

Os cuento. He sacado el chorizo.

Está tan interesante y tan metido en la conversación,

que ya he sacado el chorizo.

En esta maravillosa combinación de cosas,

vamos a echar un poquito de tomillo. ¿Vale?

Y ahora, en cuanto el tomillo, que no se queme,

que ya estoy oliendo a tomillo, simplemente,

coja un poco de aroma,

me voy con el pan.

Ahora es el momento. Ahora.

Tú que estás acostumbrado a trabajar con las masas,

aunque esta no sea con las manos... Le puedo dar.

Con las manos sería más complicado.

Aquí lo importante es intentar repartir toda la grasa.

Y a fuego medio, ir dejando poquito a poco,

que es el secreto de las migas. Sin parar, ¿no?

Jordi, te toca, eh. Así me sentiré útil.

Tírale. Bueno, lo que vamos a hacer es ir moviendo poco a poco.

Le puedes dejar un poco, lo mueves, lo dejas

ahí que vaya... Asentándose.

Y luego, lo movemos. Vale.

Es trabajoso, pero merece la pena.

Ese punto de humedad que le vamos a quitar ahora,

es cuando se quedan las migas tremendamente ricas.

Yo lo que hago al final es dejarlo... Le subo el fuego,

cuando ya estén. Le subo el fuego y las dejo quietas al final.

Y lo que hago es que tuesten un poco por abajo.

Y cuando hayan tostado por abajo, lo quito, lo muevo

y añado un poco de sal, un poco de pimentón dulce

y, evidentemente,

todo lo que tenemos aquí.

Ya está, ya puedes parar. Te voy a dejar tranquilo.

Coge dos huevos de aquí y los echas aquí.

Venga. Ahí voy. Bueno, voy a echar aquí

todo el género maravilloso.

Se escucha y todo cuando echas aquí la grasita del chorizo.

Me sorprende.

Y ahora, sal. Y ahora, pimentón.

Yo siempre, a las migas es, probablemente,

casi lo único a lo cual le echo el pimentón sin cocinarlo.

Un poquito. La verdad es que también es

para darle un poco de color.

Aparte de ese toque. Al final, sin cocinarlo

también es casi entre comillas.

Porque ahora mismo, en cuanto lo movamos

y con el calor,

exactamente, se hará. Bueno, huevo, sal.

¿Vale? Y ahora, muy caliente,

tal y como veis, vamos a echar los dos huevos.

Y vamos a dejar que se vaya haciendo.

Uno por aquí casi y otro por aquí.

Ahí estamos. Vamos a meterle aún más caña.

Quiero que dore un pelín por abajo.

Ya tenemos la yema, prácticamente, perfecta.

Y yo incluso aquí le voy a hacer el corte

para sacar primero uno y luego otro.

Por mucha frutita que le echemos a las migas,

si no hay un buen huevo frito...

(RÍE) ¿No?

Lo podíamos emplatar, eh.

Pero yo creo que las migas hay que ponerlas así.

Mira. Este lo voy a dejar aquí

para que se vea. Terrible.

No quiero ser malo contigo, ¿pero quieres probarlo?

¿Te atreves? No me voy a quedar sin probar.

Apartaré la carne, pero el sabor está ahí.

Eso seguro. "Benvingut" al mundo de la carne.

Venga, tírale y ahora me cuentas.

Pan, eh. Migas.

No sé por qué razón también ese pan empapado en la grasa

es otro rollo, es otra historia.

¿Te ha gustado? ¡Madre de Dios!

Un punto crujiente, un punto tierno.

Jordi, "moltes gràcies".

"A vosaltres". Ha sido un auténtico placer.

Gracias por traernos el pan,

por poder hacer esas maravillosas migas.

Y por la "masterclass" que me has dado.

¿Me aceptas de pinche? Total.

No solo la que me has dado tú, sino la que le has dado

a todo el mundo hablando de panes y del gluten.

Ha sido tremendamente interesante.

Muchas gracias. Porque sé que tienes prisa,

si no, te quedas conmigo haciendo la tarta de limón.

Ahora me toca hacer tarta de limón.

Bueno, va. Te iré viendo. Lo dicho. "Moltes gràcies".

Nos vemos pronto. A cuidarse.

(Canción "Rock The Joint")

Y ahora tenemos una maravillosa tarta de limón.

Ojo porque es de mis "top ten".

Empezamos. Agua, azúcar, clara de huevo,

fécula de maíz, huevos, mantequilla,

limón, zumo de limón, masa quebrada

y uno poco de harina y mantequilla

que hemos usado para encamisar el molde

y no se nos pegue la masa,

que es lo primero que vamos a hacer.

Es coger la masa, una masa quebrada,

que compremos en el supermercado.

¿Que nos atrevemos a hacer una receta que encontremos?

Sin problema. Pero esta receta tiene

tantos pasos para hacer esa crema tan maravillosa,

que es mejor, en este caso, ayudarnos y comprar la masa.

Mira. La tenemos en papel, cortada.

Y lo que hacemos es ponerla aquí.

Así. Vamos aquí pegando poquito a poco.

Y ahora voy a quitar el papel.

Bueno, papel ya fuera.

Es importante que no tengáis la masa fuera de la nevera

mucho rato. ¿Qué os puede pasar? Que se os rompa.

Voy a pasar el rodillo por encima

para quitar

la parte que nos sobra y que, ojito, podríamos utilizar

para cualquier otra preparación.

Y la tenemos, por ejemplo,

para hacer empanadillas. ¿Por qué no?

Pero lo podemos guardar así, mira, en una bolita.

Papel film y a la nevera si la vais a utilizar pronto.

Y si no, al congelador.

Bueno, una vez que tenemos la masa,

hay que pensar que esto puede subir. Y, entonces...

Como no queremos que suba, ¿qué hacemos? Pinchamos.

Pero además del tenedor,

como también quiero evitar 100% que no suba,

lo que haré es el truco de toda la vida.

Probablemente, yo, a diferencia de vosotros,

lo que hago es guardar los mismos garbanzos

siempre que hago algo similar.

Estos garbanzos van a servirme de peso

para que no se formen ninguna pompita.

No me he imaginado nunca cocinando con esto,

pero la verdad es que nunca se sabe.

A lo mejor, hacemos un potaje con garbanzos tostados.

Un día lo voy a tener que probar.

Bueno.

Bueno, sin miedo a la hora de llenarlo.

Hay que evitar también que los bordes

no suflen tampoco ni se hagan burbujas, ¿vale?

Bueno, perfecto para meter al horno

180 grados, 20 minutos.

¿Para qué nos sirve esto? Yo ya la tengo en el horno,

me despreocupo de ella y empezamos con el relleno.

Ya tenemos la masa en el horno.

Vamos a ponernos con la crema de limón.

Empezamos con la primera base: zumo de limón,

agua,

ralladura de limón y mantequilla. ¿Vale?

Ponemos la mantequilla,

el zumo de limón

y el agua.

Y lo que vamos a hacer, es ir calentando

para que la mantequilla se vaya derritiendo en el zumo.

Mientras tanto, voy a rallar un poquito de limón. ¿Vale?

No entera, porque voy a dejar para ponerle, un poco,

a la tarta cuando esté terminada.

Hacemos una tarta de limón, que sepa a lo que tiene que saber,

que es, evidentemente, limón;

si no, la hacemos de naranja, o de queso o de...

Por cierto, la de queso,

cuántas recetas he visto de nuestra tarta de queso.

Enhorabuena, las que veo tienen una pintaza increíble.

Esto lo voy a calentar, importante, no tiene que hervir;

el zumo de limón, donde hay frescura, acidez,

hay que intentar mantenerla al máximo.

Solo calentamos lo justo para derretir la mantequilla.

Por otro lado, tenemos cuatro yemas de huevo,

dos huevos enteros,

fécula de maíz

y azúcar.

¿Qué voy a hacer con esto?

Primero, voy a blanquear los huevos.

Echamos la yema, por aquí;

juntamos con dos huevos;

ponemos el azúcar, se la añadimos;

primero, blanqueamos, un poquito, una vez, blanqueadas, un poquito;

voy a añadir el azúcar.

Ahí vamos.

Hay que armarse de paciencia, y hacerlo con ganas y con fuerza,

ese aire es fundamental para que esté bien montado,

para que la crema esté aireada

y tenga muchísimo mejor cuerpo y textura.

Ahora, vamos a añadir la fécula.

Fécula de maíz, almidón de maíz; es lo mismo, ¿eh?

Bueno, cuando ya esté integrado,

volvemos a darle otro poquito más.

¿Sabéis a quién le encantaba la tarta de limón? A Walt Disney.

De hecho, es una de las razones, seguro que ahora os fijáis,

en todas las películas, o en casi todas, hay una tarta;

de una manera u otra, pero, siempre, hay una tarta.

Era fiel seguidor de la tarta de limón.

¿Habéis visto bien? ¿Veis?

Esta textura, ya se nota que solo coge el aire necesario

y que está bien, bien emulsionada.

Voy a quitar ya del fuego este poquito de agua

con zumo de limón y mantequilla, porque hay que añadírselo,

evidentemente, lo menos caliente posible,

pero que la mantequilla siga líquida.

Voy echando, poquito a poco, integrando

lo mejor posible el zumo de limón

con los huevos.

¡Guau! Cómo huele a limón, a frescura, a acidez.

Y, ahora, que ya lo tenemos integrado,

lo volvemos a añadir al cazo,

porque esta es la razón por la que lleva fécula, espesarla.

Ahora, con muchísimo cuidado, ¿vale?

No seáis valientes, mejor cinco minutos más

y a un fuego mucho más moderado, que ponerlo a fuego alto

y que se nos pegue, ¿vale? Al final, conseguiremos

una crema de limón tostada, a lo mejor, no está mal,

pero no es lo necesario; así que vamos a ir moviéndolo

hasta que consigamos el espesor deseado

y así esperamos a que termine de hacerse la masa

que, recordad, tenemos en el horno.

Masa quebrada fuera del horno, como veis, tiene que quedar así.

Yo, por ahora, no le voy a quitar el molde,

porque vamos a añadirle encima la crema de limón,

que tiene que quedar con esta textura que veis aquí,

que, evidentemente, hemos dejado enfriar tras hervirla.

No lo llenéis hasta arriba porque, recordamos,

luego, va a llevar un poquito de merengue.

Ahora, quince minutos a 180 grados en el horno.

Bueno, tarta fuera del horno.

Recordad, quince minutos, ¿vale? Así tiene que quedar.

Este es el espacio perfecto para el merengue italiano

que le vamos a poner encima.

Por un lado, ¿qué es un merengue italiano?

Es un merengue, aparte del merengue que conocemos,

al que le vamos a añadir un jarabe que vamos a hacer

con esta cantidad de agua y con este azúcar,

vamos a llevarlo a 118 grados.

Sabemos que los cien grados hierve,

pues, lo dejamos un poco más de tiempo, que suba la temperatura,

y ahí sabremos que está a 118 grados.

Venga, pongo, aquí, a hacer el jarabe.

Por otro lado, claras de huevo,

una pizca de sal.

Recordamos que tenemos, por aquí, este limón,

del que vamos a usar esta parte que teníamos raspada de antes,

vamos a añadírsela al merengue, que, siempre, ese punto de acidez,

hará que nos suban, bastante mejor, las claras.

Ahora, le damos caña y reservamos este azúcar

para añadírselo cuando la clara esté a punto de nieve.

Bueno, ya está empezando a hervir, ya sabemos una cosa muy clara,

que está a cien grados; por tanto, lo dejamos, un poquito,

y esperamos a que llegue a esos 118 que necesitamos.

Con un poquito menos de fuerza

vamos a ir echando, poco a poco, el azúcar;

ahora es cuando es un merengue, si no lleva azúcar, no es merengue,

serían unas claras a punto de nieve.

Con la ayuda del jarabe va a ser un merengue

muchísimo más potente e imponente.

Como veis, lo echo, poco a poco, para que quede muy uniforme;

una vez echado todo, lo que necesito es que repose

unos cinco minutos para que la temperatura baje algo.

Merengue italiano en la manga

y boca rizada, que queda mucho más bonito.

La tarta, recordamos, la hemos reposado en frío,

eso nos facilitará que aquí, con muchísimo cuidado,

la podamos sacar para ponerla en el recipiente de presentación.

Quitamos el molde, por aquí, acercamos la tarta

y, ahora, vamos, poquito a poco, haciendo puntitos, ¿vale?

Intentamos que sean de un tamaño similar,

seguimos así y vamos rellenando en los huecos,

le vamos dando vueltas hasta recubrir toda la tarta.

Nosotros vamos a usar el soplete para quemarlo ligeramente;

seguramente, en casa, penséis: Ay, no tengo soplete,

si no tenéis soplete os voy a dar una alternativa,

relativamente, sencilla, que es hacerla en el horno.

Ponéis el gratinador lo más fuerte posible,

porque no necesito que la tarta se caliente,

necesito algo muy rápido que dore el merengue y ya está.

Es más, si lo queréis hacer así, recomiendo hacerlo con el molde

o ponerle papel de aluminio para que la masa no se queme.

Ojito, si vamos a quemar, con la puntita de la llama,

no seáis bestias, que no estamos caramelizando.

Vais a ver qué rápido coge colorcito,

ya huele a merenguito tostadito y quemado.

Si no queréis tostarlo, también, es una opción,

pero, desde luego, no podéis compararla con esta.

Aquí está nuestra tartita de limón y merengue.

Como toque final, como habíamos dicho antes,

ponemos este poquito de ralladura que nos queda,

la echamos por encima; si queréis, poned hierbabuena

o cualquier tipo de hierba que os apetezca.

Aquí queda la nuestra,

a partir de aquí podéis hacer lo que queráis y como queráis.

Mirad qué postre más delicioso.

("Runaround Sue", Dion)

("Runaround Sue", Dion)

Migas del pastor y tarta de limón, un menú atrevido pero que triunfa;

si queréis triunfar, no lo penséis, animaos a hacerlo.

Ya sabéis, haz la comida y mejora tu vida.

Y yo, que hace mucho tiempo que no como migas,

es lo primero que voy a atacar.

¡Brutal! La verdad es que tenía unas ganas de migas tremendas.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Migas de pastor y tarta de limón

Hacer de comer - Migas de pastor y tarta de limón

11 jun 2019

Dani García recibe en su cocina a Jordi Morera, panadero,que nos muestra distintos tipos de pan. Dani García prepara un plato tradicional con pan: unas migas del pastor. De postre una tarta de limón.

ver más sobre "Hacer de comer - Migas de pastor y tarta de limón" ver menos sobre "Hacer de comer - Migas de pastor y tarta de limón"
Programas completos (96)

Los últimos 383 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Esther

    En la receta de la tarta de limón, está incluida también las comunidades para el merengue?, gracias!!

    13 jun 2019