Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5163076
Para todos los públicos Hacer de comer - Mejillones en escabeche y mejillones tigre - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Dani, de verdad. Vaya tela, la mala suerte que tenemos.

Te lo juro de verdad. Es que siempre nos toca

el típico señor que no tiene ni idea

que llega a hacer la compra: "Ponme los boquerones cortados.

No, perdona, ¿me los puedes abrir? Córtalos en lomos".

Siempre igual. Yo lo paso mal pero tú ni aguantas.

Menos mal que hemos comprado.

Buenos días a todos. Hoy, ojito.

Le vamos a dedicar el programa a los mejillones.

Además, ese tipo de producto es tan versátil como barato.

Con unas posibilidades enormes.

Vamos a hacer tres recetas: mejillones en escabeche

con patatas chips, algo tradicional que me encanta.

Los famosos mejillones tigre, que a todos nos gustan también.

Y luego, ojito. Va a venir un amigo nuestro:

Pepe Solla, estrella Michelín, gallego,

a enseñarnos a hacer una buenísima sopa de mejillón.

Pues mira, Dani, me voy a lavar las manos.

Y yo también, venga.

El mejillón es algo tan sencillo.

Me gusta trabajarlo de diferentes maneras.

Bueno...

Antonio va a hacer el trabajo duro. Lo primero que va a hacer

es limpiar el mejillón y sacar su agua.

Y con esa base de los mejillones por un lado

y su agua por otro, vamos a hacer las tres recetas.

Mientras limpia mejillones,

os voy a contar los ingredientes que necesitamos

para estos mejillones en escabeche.

Para el escabeche: un poquito de cebolla,

un poquito de vino blanco,

aceite de oliva, vinagre de buena calidad,

zanahorias, pimienta y pimentón dulce.

Aparte de los aromáticos: laurel, romero, tomillo y ajo.

Por otro lado, vamos a hacer unas patatitas chips.

Antonio limpia los mejillones y yo me pongo con el escabeche.

Vamos a hacer el típico escabeche como el de las latas.

El típico escabeche de las latas.

Ya sabéis que un escabeche

es el tipo de preparaciones que se hacían antiguamente

para conservar productos. Igual que los salazones.

Antonio, tengo la olla preparada. Dime.

¿Cómo limpiamos los mejillones?

¿Hay barba, hay bigote? Hay barba, hay bigote.

¿Hay perilla? Es como afeitarme yo.

Vemos que tiene aquí una pequeña barba y lo que hacemos

es limpiarlo. Le rasco un poco aquí

y lo que hago es tirar. Y me sale.

Y listo. Impoluto.

Yo voy echando el ajo, el laurel, romerito...

Poco, justo para que no se nos queme.

Esa es la manera perfecta de hacerlo

cuando vas a utilizar la cáscara.

Pero si no vas a utilizar la cáscara,

se le pega un buen lavado de agua y se puede cocer.

Y luego, cuando lo saques,

le quitas ese pelito ya cocido, que solo tienes que tirar.

Pimienta. Si hay una cosa,

además del vinagre, que tienen los escabeches es el aroma.

Vamos a echar la zanahoria también.

Recordemos: ajo, laurel, romero, tomillo, pimienta,

cebolla y zanahoria por ahora.

Y en nada, voy a empezar a echar vino blanco

y vinagre. Y antes de ello, el pimentón.

Pimentón por aquí.

Ya sabéis, siempre lo decimos, el pimentón hay que hacerlo

sin que se queme.

Vino. Dani, ¿ya los mejillones?

Claro, los necesito ya. Ok, ok. Listos.

Necesito un poquito de jugo de mejillón para reducirlo.

Y luego lo vamos a cortar con un poquito de aceite de oliva.

Visto, Dani. Para cocer los mejillones,

no hay cosa más sencilla y más agradecida,

sobre todo a nivel gustativo.

Mejillones, fuego fuerte.

Un par de hojitas de laurel.

Y ya que me ha sobrado tomillo, se lo voy a echar.

Porque a las tres recetas le vienen perfecto.

Importantísimo: taparlo. Si no, no se crea el vapor.

Vamos a dejar eso. En tres o cuatro minutos soltará su jugo.

Y vamos a sacar un poquito para añadírselo

a nuestro escabeche de mejillones.

Recordemos: mejillones,

que han estado cuatro minutos y medio aproximadamente

y ya los tenemos.

Antonio está cortando mi guarnición favorita,

que son estas patatitas chips,

que estamos metiendo en agua bien fría.

Y limpiándolas bien de fécula.

Recordemos que tenemos todavía el escabeche

al que vamos a añadir ahora mismo caldo de mejillones.

Vamos a separarlo.

Los mejillones por un lado...

No me tengáis mucho tiempo los mejillones.

Necesito que los mejillones estén jugosos. Son frágiles,

cuatro minutos más y el bicho pasa de ser esto a ser esto.

¿Te los voy separando? Venga. Tú ve separando

el mejillón de la cáscara.

En este caso, vamos a coger unas pocas para hacer los tigres,

pero para la receta del escabeche

los vamos a poner sin cáscara en nuestro escabeche.

Y luego, algo que Antonio no ha hecho y que tiene que hacer.

Es poner un poco de caldo al mejillón.

Un colador por aquí...

Dices lo que no hago, pero lo que hago bien

es quemarme las manos por ti ¿Te estás quemando por mí?

Ojito. Mira, mira.

Mira qué cantidad de caldo.

Lo ideal es esperar un poquito para que se enfríe

Ojito, este caldo lo vamos a utilizar para las tres recetas.

Primero voy a añadir

un poquito aquí. Tened en cuenta que es un caldo

muy puro. Es yodo.

Es sabor a mar puro, sabor a mejillón.

Luego, otro poquito para que no se nos sequen

los mejillones. ¿Te retiro la cazuela grande?

Retírame la cazuela.

Retiramos eso también.

Recordamos por partes: tenemos eso controlado.

En el escabeche, vamos a dejar que un pelín el caldo del mejillón

y en cuanto cueza, lo corto con aceite de oliva

y vamos a añadir los mejillones.

Bueno, patatita. Aceite de oliva.

Esto lo sigo cocinando por aquí para ponerme el aceite de oliva

un poquito más cerca. Siempre tenemos la manía

de querer freír a temperaturas muy altas y no.

La patata además requiere de todo lo contrario.

Requiere que se vaya secando. Es la mejor fórmula.

De verdad, mira.

Dani, ¿vale ya o quieres más, quieres menos?

¿Sigo pelando? Los quiero todos.

¿Quieres todos?

No, hombre. Todos no. Es broma. Hombre...

Primer paso. Papel para secarlas

y papel en otro platito

para sacarlas del aceite.

Lo bueno de esta patata es que se va a hacer en nada.

Pero hay que tener cuidado, hay que seguir los pasos

y, sobre todo, la temperatura. Las secamos bien. Nada de sal.

La sal siempre al final.

Porque la sal hará que la patata llore

y que suelte agua.

Tenemos aquí el escabeche, no nos hemos olvidado de él.

Y vamos a echarle,

como hemos dicho, un poco de aceite de oliva.

Lo cortamos.

Antonio, los mejilloncitos...

Vamos a poner los mejillones por aquí.

Como tienen ya bastante agua, no hace falta echar todo el agua.

Y esa agua la volvemos a recuperar.

Ahora vamos a cocinarlo dos minutos. Antoñito, ¿cómo lo ves?

Lo veo de diez. Aceite, perfecto.

Me cojo todas las patatas juntas, pero las voy a tirar

separadas poquito a poco porque sino se van a pegar.

Siempre que hagamos chips, de esa manera.

De verdad. Y sin miedo.

Ahora mismo no tocamos la sartén, no metemos nada.

Es la temperatura ideal.

Segunda tanda de patatas fritas.

Los mejillones los tenemos aquí.

Perfectos.

Yo que tú, lo que haría es que pongas abajo la verdura.

Luego, mejillón, que se vean bien.

Que se vean los mejillones. Cógeme los más bonitos.

Hay que ser inteligente para emplatar.

Vale, vale, Dani, ok.

Ya están casi deshidratadas y las voy a sacar ya.

¿Cómo lo tienes? ¿Tienes las dos puestas ya?

Sí, listo, Dani. Voy a emplatar

los mejillones en escabeche con patatas chips.

Y saca los ingredientes de la siguiente receta.

Venga, vale.

Mira qué bonito, ¿eh?

Qué patata, qué pinta.

La perfección del dorado.

Ahora es el momento de la sal.

Y ahora es el momento de añadirle un poco de pimentón picante.

Y nos vamos ya a preparar los mejillones.

¿Cómo se hace el tigre? (RUGE)

Los mejillones tigre. (RÍE)

Ya nos tiene Antonio preparados todos los ingredientes

para los mejillones tigre. Ya sabéis que son una bechamel.

Pero importantísimo.

En este caso va a ser una bechamel acompañada de caldo de mejillones

en la misma proporción.

Mitad y mitad. Lo que se viene llamando una velouté.

Para eso vamos a necesitar:

la cáscara de los mejillones, los mejillones que hemos cocido,

el caldo de mejillones que hemos hecho anteriormente

y una bechamel al uso.

Mantequilla, un poco de sal, nuez moscada,

pimienta, leche y harina. Y luego, los vamos a empanar.

Y el un, dos, tres del empanado:

Harina, huevo y pan rallado. ¿Te parece?

Me parece bien. ¿Vamos a ello?

¿Vas picando los mejillones? Vale.

Voy haciendo yo la bechamel. Tenemos mantequilla, harina,

nuez moscada... La bechamel siempre sabe a nuez moscada.

Uno cuando huele nuez moscada,

siempre se acuerda de la bechamel.

Aquí le estamos dando candelita.

¿Cómo lo llevas, Antonio? Bien, Dani.

Voy a echar la harina.

No es la primera vez que hacemos bechamel.

Pero lo voy a volver a repetir.

Coced la harina, por favor.

No quiero que sepa a harina cruda.

Importantísimo, cocer tanto en ese momento

como a posterior. La leche, templadita.

Siempre se integra mucho mejor. El caldo de mejillón, igual.

Templado, ¿vale? Esto ya está.

Huelo que la harina se ha hecho.

Ya está cocinada. Se ha cocinado.

Está tostadita.

Venga, la leche. Dani, mejillón picadito.

Mejillón picadito. Échame la misma proporción ahora

de caldo de mejillones. Voy.

¿Puedes? Te lo voy a poner perfecto.

Buscando la perfección, como siempre.

Venga, dale. Va por ahí.

Vamos a darle con una varilla para que integre perfectamente.

¿Tienes los mejilloncitos? Mejilloncitos, Dani.

Que cueza, siempre. ¿Lo echas?

Sí.

¿Sabes cómo se descubrió el cultivo del mejillón?

No tengo ni idea. Un marinero irlandés

en el siglo XIII naufragó por la costa de Francia

y puso unos palos

con unas redes. Una portería de fútbol.

Para cazar aves. ¿Las llevó al cielo?

No. Cuando volvió, los palos estaban llenos de mejillones.

Y dijo: "Así hago negocio".

Las cosas como son. Total.

Ni Galicia ni na'.

Yo pensaba que fue un gallego. Galicia es la mayor productora

de mejillones. Bueno...

La mitad del mundo son de allí. Qué pasada.

Está a punto de sal, pero nos faltan dos cositas.

Un chorrito de aceite, que nos viene genial.

Y, a mí me gusta al final, mucha gente dirá:

"Se lo echa al principio".

Pero no hay mejor manera que echárselo ahora

que ya sabes a qué sabe la masa. Este poquito de...

Nuez moscada. Integramos bien.

Dejamos que tenga un hervor también.

Qué bonita esta masa.

¡Qué ganas tenías! ¿Eh? Es que lo he visto...

Venga, échalo tú. Que te vea ahí. Tírale.

Vámonos. Me encanta, me encanta la texturita.

Ya que me lo llevo.

A ver, muchas ganas de hacer esto

pero lo que tenías que hacer no lo has hecho.

¿Qué? La cazuela en medio...

Que no te he recogido... Bueno.

No te me vayas, no te me vayas que sin ti me pierdo.

Sin ti a mi lado falta un hueco. (CANTA) Sin ti no soy nada...

Lo ideal es que la masa repose para que este proceso

que voy a hacer ahora mimo, sea más sencillo.

¿Lo podemos hacer así el día que tengamos prisa? También.

Lo que hacemos es rellenarlo. Dejarlo reposar.

Meter incluso en el congelador.

Para luego poder empanarlo.

Perfectamente.

Facilito, ¿no? Facilísimo.

El un, dos, tres del empanado, como decimos siempre:

harina, huevo y pan rallado.

Ya tenemos aquí los mejillones, Antonio en acción.

Aceite calentito que he aprovechado

del aceite en el que hemos hecho las patatas antes.

Además es un aceite totalmente limpio.

No lo podíamos hacer al revés porque va a haber impurezas.

Aquí, como con cualquier otro frito,

necesitamos nuestro papel absorbente para escurrirlo.

(Timbre)

Voy yo. Yo recojo.

Lo dejo en tus manos, ¿eh? Ok.

Creo en ti. ¿Cómo ha llegado tan pronto?

No hemos terminado.

Tengo fe ciega en ti. Limpio, lo dejo impoluto.

Pasa aquí, te voy a presentar.

Tengo aquí a... Pepe.

Que me pillas con las manos en la masa. Un abrazo.

Me alegro de verte. ¿Qué tal?

Pepe ha sido profesor mío. ¿De qué?

Él en MasterChef nos enseñaba, nos daba clase.

¿Es verdad o no? No me lo puedo creer.

¿Qué estáis haciendo? Te hemos llamado por una razón.

Yo he pensado: mejillones, Galicia. Pepe.

O sea que... Ha sido nuestro un, dos, tres...

Del empanado. Los mayores productores del mundo.

Antes hemos hecho unos mejillones en escabeche con patatas chips.

Qué bueno. Ahora, unos mejillones tigre.

Y luego te hemos preparado todos los ingredientes para tu sopa.

Vale, perfecto.

Mis padres en el restaurante hicieron como aperitivo

durante muchísimos años estos mejillones.

¿Sí? Cuando empecé a trabajar...

O sea que has empanado mejillones tigre...

He empanado mejillones, he hecho mejillones...

Había un Antonio allí. Picar el mejillón...

Pero no es el mismo sitio de tus padres.

El restaurante sí. Casa Solla. ¿La misma ubicación?

Sí, va a hacer 58 años.

Vamos a ponerle un delantal. Claro.

Me tienes aquí liado... Me va a tocar trabajar.

Delantal para que no te ensucies. Lo hacemos por ti.

Que sí, que sí.

Yo lo hago por ti, Pepe. Voy a ir emplatando.

Estamos muy orgullosos en Galicia.

Es un producto tremendamente humilde

y mágico para muchísimas cosas.

Se lo estaba diciendo: lo barato que es y lo bueno que está.

¿Sabéis que ese mejillón puede tener sobre año y medio?

Tarda entre año y medio y dos

a que coja este tamaño. Tengo una curiosidad.

¿Se les echa de comer a estos bichos

o es lo que el mar ofrece? No, no, no, no.

No, es un filtro. Es como un filtro.

Correcto, filtra agua y de eso se van alimentando.

Por eso hay que ser superestricto a la hora de comprar siempre

por los canales normales, porque filtran

y por lo tanto se cargan de una toxina

y puede ser que tengan toxicidad. Pero si tú compras

por los canales normales, puedes comer y es maravilloso y delicioso.

Y barato.

Esto tengo que superarlo con mi sopa.

Si no, quedo mal. Entre que termina de emplatar,

yo voy sacando los ingredientes y te vas preparando.

Vale, venga. Sencillo, ¿no?

Poquita cosa hace falta, ¿no? ¿Esto es digno de Casa Solla?

Esto es digno de todas las casas. Sí, señor.

Tengo una inmensa curiosidad de ver la sopa de mejillones

de Pepe. Si es muy facilita.

Conociéndote, fácil y sabrosa.

Fácil y sabrosa. Y triunfo.

-(RÍEN)

Te hemos preparado

el caldo de mejillones y el mejillón,

ya hecho, que hemos hecho al principio.

Un poquito de zanahoria, de apio, de cebolleta, de maíz.

Hojita de apio por otro lado. Para el final.

Tenemos un poco de mantequilla para el maíz.

Un poquito de azafrán y de colorante alimenticio.

Además de la nata. Vale. Antes que nada,

vamos a asar el maíz. Venga.

El maíz es muy dulce. Queremos un punto dulce,

pero que no endulce tanto nuestra sopa

cuando lo utilicemos entonces.

Vamos a untarlo de mantequilla y asarlo.

Vale. Hacemos... Mira.

¿Sabes lo que pasa? La cosa fina la hacemos nosotros. Tú y yo.

Y por esa zona que corten el apio, la zanahoria y eso, ¿vale?

Lo que quieras. No te importa, ¿no, Antonio?

No me importa. ¿Eh?

Creía que Pepe Solla venía con buenas intenciones.

Dame un cuchillo para untar la mazorca.

Las suyas son buenas, las mías, no.

¿Me podéis pasar, por lo menos, un pelador?

Un pelador.

Esta es la historia, ¿vale?

Oye, qué fino eres. Nosotros aquí...

Ojito, como si cortáramos... Exacto.

Esto es para que se unte bien y entre dentro de las comisuras.

Eh, comisuras. Comisuras.

Esa te la apuntas también. Antonio dice que digo cosas raras.

No me quejo, tengo mi propio diccionario de la cocina.

Bueno, esto es lenguaje adaptado a la cocina.

En el caso de comisuras sí.

En el caso de comisuras sí.

¿Qué es lo que queremos?

Lo que decía, que se nos tueste para que ese tostado

que le da esos tonos amargos contraste un poco

el punto dulzón que tiene el maíz. Si no se nos queda

muy dulce de más.

Te voy a poner agua. Tu idea es escaldar un poco la verdura.

¿El horno lo tenemos funcionando? Sí.

Estoy en vuestra casa. El horno, a la izquierda.

Te lo voy a llevar, venga. Aquí veo el papel...

200 grados, ¿vale? Sí, sí.

Que coja tono. Sin miedo. Que se vaya dorando.

Hay que dejarlo hasta que se tueste.

Exacto. Paciencia, la cocina necesita tiempo.

Totalmente de acuerdo. Las verduritas, perfecto.

Verduritas. ¿Es el agua para escaldar?

Le echamos un poquito de sal. Justo.

Vamos a escaldarlas porque queremos el punto crujiente.

Un escaldado y suficiente. Y punto. Que no tenga esa crudeza.

Exacto. Podían ayudar a cortar.

Si vais a estar aquí hablando.

Si me dejáis una tabla... ¿Qué pasa?

Yo me pongo. Claro, venga.

Cuéntanos cómo has hecho esto. En este caso, la cebolleta

la vamos a utilizar al final también.

El punto verde... Casi crudo, más fresco.

Crudito del todo.

Normalmente, la cebolleta que cocinamos es esta parte.

Y esta solemos desecharla. Vamos a usar este tramo.

Esa la guardamos en la nevera. El resto lo guardamos,

pero vamos a quitarle esta hoja. Un cuchillo...

¿Te vale este? Este me vale.

¿Seguro? Lo que vamos a utilizar es

esta parte intermedia.

Vamos a quitarle esta hoja para que todo esté fresco.

Eso lo guardamos. Teníamos una ramitas de apio

del otro día... Exacto.

Está guardado donde nos dijiste. El apio podemos ir cortándolo.

La cebolleta la tenemos lista y yo la haría al final.

Antonio tiene ya casi todo, ¿no?

El apio y la zanahoria. Apio y zanahoria para escaldar.

Agua fría con hielo. Exacto.

Antonio es el rey del agua con hielo.

Para cortar cocción.

Oye, es una máquina. Sí, bueno, bueno...

Qué bien que esté Antonio. Si yo lo hago

y lo hago mal, quedo muy mal.

A mí me pasa como a ti. La gente no lo entiende.

Sabemos cortar, pero nos falta la destreza del día a día.

Llevamos muchos años en esto también.

Como te decía, cuando hablábamos de los mejillones tigre.

Anda que no hice mejillones tigre. Claro, claro.

Hoy día, ya no.

Le he contado a Antonio que al empezar , limpiaba enchufes

con un palillo y no me cree.

Con un palillo quitando al enchufe...

No voy a decir el restaurante. Y las juntas.

Y las juntas. Todo, todo.

Ahora ya es ilegal, pero las juntas es como...

Antes teníamos eso. Sí, sí, claro.

Mira: apio, zanahoria... Perfecto.

Sin miedo.

Primero, ¿la zanahoria cuánto? Nada.

Esto van a ser cosas de segundos.

Recupera hervor. Eso es importante.

Cuando lo hemos echado y vemos que empieza a hervir...

Fuera. Justo.

Me encanta que digas eso,

porque Antonio me tacha de raro y extraterrestre.

No le trato de tío raro. Extraterrestre de la cocina.

Lo tiene en la cabeza.

¿Que yo lo apunto en mi diccionario?

Se te va a ir quedando en la cabeza.

Pero si ya me pregunta. Así se nos quedó a nosotros.

A base de hacerlo y repetirlo y escuchar.

Y se me queda.

Esto un poquito menos. Menos todavía.

Sería un hervor levemente. Levemente.

Ya tenemos la distintiva entre uno y otro.

Gracias, Pepe, gracias. Bueno, Pepe.

Si te parece, voy a terminar de escaldar la verdurita.

El maíz vamos a dejarlo 20 minutos hasta que se dore.

Y volvemos para terminar la sopa.

Ya tenemos aquí toda la verdura preparada.

Recordemos. Zanahoria y apio, ligeramente escaldados.

20 minutos de maíz. Antonio se va a poner con él.

La cebolleta y las hojas de apio que vamos a incorporar

en el último momento.

Pásame, Antonio... Llego, yo llego.

Llegas, eres grande. Déjale que trabaje.

Gracias. Le estamos interrumpiendo.

Eso es. Gracias, Pepe.

Vale. Nata. Primero, nata.

Primero un poquito de nata. Perfecto. A eso le damos candela.

Y de esto también va a depender un poco

cómo queremos de untuosa, de sedosa nuestra sopa.

Oh, repíteselo a Antonio eso.

A ver, por favor. Lo de untuoso.

¿He escuchado la palabra untuosidad?

Y sedosidad. Sedosidad.

Claro, Dani es muy sedoso.

Yo es que se lo explico y él no me cree.

Es como la música, hay que medir notas, tempos, intensidades

¿Ves cómo lo ha explicado? Lo ha comparado con la música.

Pepe tiene dos debilidades aparte de la cocina.

No me voy a equivocar, porque lo conozco bien.

Una es la música, toca la guitarra de manera bestial.

Yo sería el mánager porque no valdría para otra cosa.

Pero podemos hacer un dueto. Yo traigo mi guitarra.

Podemos hacerlo. Yo la traigo.

Me vais a liar. Y otra cosa,

que a mí me encantaría haber aprendido de pequeño

pero que he sido incapaz, que es windsurf.

De hecho coincidimos en Brasil. En México. Ah, Brasil, es verdad.

Te quise liar para que te vinieses conmigo.

Yo con este cuerpo, creo que la tabla se hunde.

Que no, que no se hunde.

Vamos allá. Para terminar la sopa...

Un guiso cuando está sabroso es cuando se mezclan los sabores.

Esos gustos dentro del mismo elemento.

En este caso, el conductor. La nata primero.

Eso es cocinar por intercambio. Cocinar por intercambio.

Exacto. Todos van aportando. Lo que decía, la densidad.

Si lo dejamos reducir más, tendremos más sedosidad.

Untuosidad. (RÍE)

Ahora esperamos un pelín.

Ha reducido ya casi.

Un pelín. Otra cosa divertida,

estamos usando nata, podemos usar leche de coco.

Un matiz totalmente distinto.

Muy tailandés. No queremos que esté

demasiado untuoso, metemos caldo.

¿La proporción? Vamos a ir viéndola.

En casa tenemos... Voy moviendo.

En el restaurante sí que somos muy de pesar y medir.

Sí, sí, pero en casa...

Yo siempre digo que soy diferente Dani García.

Una cosa es el restaurante con estrella Michelín,

otra cosa los casual y otra cosa en mi casa.

cocinando para mí.

Hierve. Que hierva otra vez.

Ya está hirviendo. A partir de aquí tenemos

verduritas, mejillones... Vamos a perfumarlo.

Tenemos azafrán aquí. Es un aroma genial.

En este caso vamos a utilizarlo directo.

De esto hay que ser comedidos.

Es caro pero con esto nos llega. De sobra con esa cantidad.

Guardamos esto. Para otra cosa.

Ya huele, ya es otra cosa.

Vamos a darle un poco de color.

Para que nos recuerde a la carne de mejillón.

Tenemos un poquito de colorante. Nada, muy poquito.

Un toquecito, mira.

Ahora vamos a meterle un poco de chicha.

Maíz, venga.

Todo el maíz para dentro.

Hombre, ya que me he pegado el curro, las dos mazorcas.

Por cierto,

estaban muy bien peladas. Vale, vale. Gracias.

Gracias, Pepe, gracias.

Apio. Y ya estamos casi terminando.

Sí, sí. Nos queda esto y lo que siempre dejamos para el final.

Eso que vaya recuperando.

El mejillón ya está bien cocinado.

Lo que queremos es... Calentarlo.

Y cuando esto esté bien, lo metemos al final

y solo nos quedaría el perfume fresco que tenemos.

Ahora sí que puedes ir escogiendo. Escoge un par de hojitas o tres.

Las bonitas, hay que hacerlo guay.

¿Solo las hojas?

Solo las hojas.

¿Cómo va eso? Ya casi lo tenemos.

Hay que esperar a que cueza. Exacto.

No quiero que sobrecozamos el mejillón.

Que tenga hervor, que tenga fuerza y un toquecito final.

Espérate, te voy a traer una cosa para aligerar.

Miedo me das. Vigila la sopa.

Venga, vale. Sí, sí. Yo estoy pendiente.

Esto hay que dejarlo... El jefe se escaquea.

Esta responsabilidad final... Sí.

Igual no está bueno, yo me voy. (RÍE) Sí.

Hemos dicho que son tus dos pasiones.

Venga, tírale. Quiero que todo el mundo te vea

que vas mucho más allá de ser un cocinero.

Quiero que Dani te dé tonalidad.

Que yo sé que le gusta mucho cantar.

Dejamos unos minutitos que hierva, que yo quiero escucharte.

(Música)

¿Eso es sol? Esto es sol.

(Música)

Y eso es do. (CANTAN) "¿Dónde estabas entonces

cuando tanto te necesité?

Nadie es mejor que nadie,

pero tú creíste vencer.

Si lloré ante tu puerta de nada sirvió.

Barras de bar

vertederos de amor.

Os enseñé mi trocito peor.

Retales de mi vida,

fotos a contraluz".

Ese es re.

(CANTAN) "Me siento hoy como un halcón

herido por las flechas de la incertidumbre".

Oh, qué bueno, qué bueno. Qué bueno, qué bueno.

Genial, guardo la guitarra otra vez.

Vamos a lo que vamos. Gracias por venir.

Me has levantado el ánimo, te lo juro.

La música me levanta el ánimo. A mí también.

Cuando viene un cocinero estrella me pongo nervioso.

Qué va. No estamos estrella, estamos en casa.

Ya, ya. Es lo que más mola.

En casa de Dani, amigos. Sí.

Ya lo tenemos. Sí, lo tenemos. Vamos con esto

y ya lo último, la cebolleta.

Picamos. Y si quieres, un poco ladeado. ¿Vale?

Bien finito, ¿no? Sí, finito

porque queremos más el perfume.

Tenemos textura de sobra de verdura.

Bueno, Pepe. Acabo de meter el mejillón

y he apagado el fuego. Eso es, correcto.

Pepe, caldito ya no necesitamos más, ¿verdad?

Echa un poquito más. Al final teníamos mucha chicha.

¿Ves? Las cantidades...

Vamos ahí. Hay que ir midiendo.

¿Sal? Con el caldo yo creo que no...

Exacto. Creo que no hace falta.

Pero siempre hay que probarlo.

Está bien. Tiene un punto dulce

porque tenemos ese maíz, las verduras...

Yo creo que vale. ¿Necesitas más?

No. Listo, perfecto.

Qué mezcla de textura y aroma. Brutal.

Esto nos encanta.

Al final, esta parte hace que quede un poco

como hacemos en casa. Brutal.

Ojo. Habéis visto que hemos tardado nada

en hacer esta sopa que parece una sopa

de nivel muy pro.

Y dio tiempo a terminar la canción.

-(RÍEN)

Si por ti está ok...

Yo por mí... Lo que tengo es hambre.

Exacto, nos lo vamos a comer. (RÍE)

Nuestros tres platitos de mejillones. Vámonos.

Vámonos. Vamos.

Bueno, Pepe, especial mejillones hoy.

Estilo gallego.

Muy bueno. Hemos hecho los tigres,

que nos has visto hacer y que deseas probar.

La sopita también, ya tuya, con ese toque brutal.

Tiene pintaza. (RÍE) Tengo más ganas de aquello.

Y ojito, que esto te gusta también.

Hemos hecho unas patatas chips.

Les hemos echado un poco de pimentón.

Y ahora viene lo mejor.

Porque no hay mejor cosa que empapar unas patatas chips.

Vaya pintaza. Un poco de escabeche...

Es brutal. Brutal, brutal.

No sé qué está mejor, si la patata o el mejillón.

(RÍE) Aquí todo.

Además cuando vas mezclando... La verdad es que huele.

Qué bien huele.

¿A vosotros qué os ha parecido nuestro especial mejillones?

Si os ha gustado y queréis que hagamos un especial dedicado

a algún otro ingrediente, dejadnos vuestros comentarios

en nuestras redes sociales, en @hacerdecomertve.

Bueno, y ya que os he visto cantar,

¿sois capaces de despedir el programa cantando?

Venga, dale. ¿Qué toca ahora?

(CANTA) # Haz la comida. # (CANTA) # Y mejora tu vida. #

(RÍEN) Vamos a comer, venga.

Yo quiero esto.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Mejillones en escabeche y mejillones tigre

Hacer de comer - Mejillones en escabeche y mejillones tigre

24 abr 2019

Contamos con la visita de Pepe Solla, un experto en productos del mar y elabora junto a Dani García y Antonio tres platos: mejillones en escabeche, mejillones tigre y sopa de mejillones y apio al azafrán

ver más sobre "Hacer de comer - Mejillones en escabeche y mejillones tigre" ver menos sobre "Hacer de comer - Mejillones en escabeche y mejillones tigre"
Programas completos (77)

Los últimos 306 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos