Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5443334
Para todos los públicos Hacer de comer - Judías pintas estofadas con chorizo y tarta de calabaza - ver ahora
Transcripción completa

¿Cuál te gusta más? La azul, la azul.

La azul, azul, ¿seguro? Sí.

¿Sí? Bueno, gracias, ¿eh? Oye, te cuidadito y abrígate,

que he visto que hace frío y está cayendo...

Vale. Un beso. Venga, un besito. Chao, chao.

Buenos días a todos. Le pedía consejo a mi hija,

porque tengo una boda y soy bastante torpe

para elegir colores, y quiero ir a la altura.

En lo que no soy nada torpe es en decidir

el menú que vamos a hacer cada día, y, hoy, lo que haremos

será unas judías pintas estofadas con chorizo

y, después, una tarta de calabaza.

Así que me voy a ir lavando las manos

para poder empezar con las judías pintas con chorizo.

Primero, para el caldo que haremos: hueso de ternera, falda de ternera,

hueso de babilla, cebolla, puerro, zanahoria, apio, tomate, ajo,

laurel, tomillo, pimienta negra, vino tino y agua.

Y, después, del caldo, con ese caldo,

prepararemos estas alubias con puerro, cebolla, ajo, laurel,

pimentón agridulce, un hueso de jamón, chorizo,

sal, pimienta, aceite de oliva y perejil.

Bueno, empezamos por el caldo.

Muchas veces, en el programa veis que tengo caldos preparados,

en esta ocasión, he querido empezar de cero,

para que veáis, no sé, cómo se hace este caldo.

Por lo pronto, voy a coger la parte cárnica del caldo,

que es lo que voy a marcar primero,

porque hay dos maneras de hacer este tipo de caldos:

una es, a partir de un caldo que no es oscuro,

sería un fondo no oscuro, un fondo blanco,

en el cual pondríamos el agua, echaríamos todos los ingredientes

y le daríamos a toda pastilla, para que hirviera;

la otra manera, es el fondo oscuro, ¿y qué necesitamos

para que un fondo sea oscuro? Color.

Por lo tanto, lo primero que haré, porque este fondo será oscuro,

será caramelizar, entre comillas, y marcar aquí la parte cárnica;

esa es la razón por la que tengo aquí esta parte,

a la que le voy a echar un poquito de sal.

Aunque sean huesos y otros tipos de cortes,

también, tienen que llevar su sal, y un poquito de aceite de oliva.

Como necesitamos un caldo con color,

siempre, necesitamos marcarlo. No sé si recordáis cuando hicimos

ese maravilloso consomé, que, también,

hicimos este fondo oscuro a partir de meter los huesos,

entonces eran huesos de ternera, en el horno.

Ahora, os voy a dar otra alternativa,

que es la que estáis viendo, marcarlos, directamente, aquí.

Voy a subir el fueguecito ya y voy a ir cortando las verduras;

las verduras que, en este caso, pueden ir "grosso modo".

Os digo una cosa, en el fondo, hacer un fondo, nunca mejor dicho,

o hacer un caldo oscuro, en este caso,

es mucho más sencillo de lo que, a veces, imaginamos.

Es tan fácil como esto que estáis viendo.

Os ponéis un poquito de música, la tele o nos ponéis a nosotros

y empezáis a cocinar, como lo hago yo;

en cuestión de nada, de unos minutitos,

tendréis el fondo en marcha, que se diría, ¿no?

Una vez en marcha, lo único que hay que ir haciendo

va a ser quitar impurezas, quitarle esa espumilla que sale

y que no nos gusta, como digo, son las impurezas,

e ir, básicamente, dejándole espacio y tiempo.

Os digo otra cosa importante y básica para los fondos y caldos,

muchas veces, nos da la impresión de que... Voy a echar el ajo ya

y, también, voy a echar la pimienta.

Muchas veces, nos da la impresión de que porque más tiempo esté

mejor nos va a salir, y eso, realmente, no es así.

Hay un momento en el que el hueso o la verdura no dan para más,

ya nos ha dado todo lo que nos tenía que dar.

Voy a ir dándole la vuelta. ¿Veis lo dorado? ¿Veis cómo queda?

Ya es el momento de echar la cebollita, también.

Ahí, para adentro.

Mucha gente que no hace caldos, porque dice, no sé,

que la casa le huele mucho, ¿no? Pues, no sé, oye...

Abrid las ventanas, poned la campana.

El olor de un fondo, de un caldo bien hecho,

de un caldo con nada, con no más de dos horitas,

y es más que suficiente,

para que el caldo nos haya dado todo lo necesario.

A mí me encanta hacer caldos y me encanta tenerlos en casa,

tenerlos congelados por si hago una crema de verduras.

Yo me hago una crema de calabacín y no tiene nada que ver

si el caldo que le echo es de verduras o es agua;

eso es, en el fondo, lógico y de cajón, ¿no?

Os digo una cosa, os voy a confesar algo que suelo hacer,

porque, a veces, no me da tiempo de hacer caldos,

en las épocas de muchos viajes... Pues, tengo que confesar

que un caldito de verduras y tal, suelo comprarlo.

También, cuando voy a la compra todo el mundo mira qué compro

y el caldo lo pongo al final, porque seguro que algunos dirán:

"Y este comprando el caldo hecho, tanto que...".

Lo confieso aquí y así no me tengo que esconder,

a veces, tengo la necesidad de comprar estas cosas hechas,

que me facilitan mucho la vida, y a vosotros seguro que también.

No pasa, absolutamente, nada, de verdad.

Esto, prácticamente, está.

Voy a echar el tomatito, la zanahoria, el laurel...

Otra cosa importante, en este tipo de fondos oscuros,

como he dicho antes, es el vino tinto. Me gusta.

Lo que sí os pido es que lo dejemos un minutito,

porque quiero que evapore el alcohol.

Queda, terminantemente, prohibido hacer este tipo de fondos y caldos

donde metamos el vino y, directamente, el agua.

¡Nunca jamás! Necesitamos que hierva, un poquito,

para que pierda ese punto... de crudeza.

Si lo estáis escuchando, ya se ha ido evaporando,

así que es el momento de añadir la última parte.

Así... el agua.

Aquí vamos a añadir la sal al final, ¿vale?

Quiero que hierva, que reduzca...

Siempre, en las reducciones se pilla mucho sabor;

así que, ahora mismo, lo que haré es ponerlo aquí.

Me queda esperar un par de horas para que se vaya cociendo

y que, poco a poco, vaya quitándole las impurezas.

(Música)

Mirad este gestito, mirad, hago este remolino y me meto aquí.

"Taca, taca, taca, taca...". Fue de lo primero que aprendí

en la Escuela de Hostelería, a limpiar caldos.

Me parecía muy gracioso hacer así e irme por el lado...

La verdad, tiene su arte.

No lo voy a usar todo, congelaré lo que me sobre.

Esto lo voy a dejar por aquí...

¡Sigamos! Recuerdo que tenemos para las alubias este caldo,

el ajito, la cebolla, el puerro, el perejil, el laurel,

el pimentón, la judía pinta, el hueso de jamón y el chorizo.

¿Qué voy a hacer con el hueso y el chorizo?

Aquí he puesto agua a calentar y haré, prácticamente, lo mismo,

así se quitan las impurezas y, a lo mejor, el exceso de grasa.

Mientras tanto, voy a ir picando el ajito, el puerro y la cebolla,

porque tendremos, aproximadamente, unos cinco minutitos

para tener listo el chorizo y el hueso de jamón.

Espero ser capaz de ir cortando, en ese tiempo, el ajito...

Le he pedido consejo a mi hija, de verdad, sobre la corbata,

porque nos os podéis imaginar lo nervioso que me pongo

si tengo un evento y debo vestir de chaqueta y corbata.

Tengo que confesar que no es lo mío,

lo odio, me siento incómodo, no me siento yo.

Sobre todo, si es época de calor, de verdad, es insufrible.

No me gusta. Me tenéis que querer como soy;

con camiseta, vaqueros y zapatillas.

Y no pasa nada.

Aquí tengo la cebollita cortada y por ahí está el chorizo,

que ya está oliendo; de verdad, me encanta el chorizo.

Lo que os voy a contar es algo que estamos haciendo

en uno de mis restaurantes, que me encanta,

en uno de los que está orientado al mundo del pescado

y al mundo del marisco. Lo que estamos haciendo ahora,

aprendimos a hacerlo de Ángel León, que, junto a Ricard Camarena,

fueron los que empezaron a hacer embutidos de pescado.

Lo que hacemos es coger esos embutidos y hoy, por ejemplo,

habríamos hecho judías pintas con chorizo de lubina.

Eso es lo que estamos haciendo. O unas migas con chorizo de lubina,

de corvina, de mero, de lo que se nos vaya antojando.

Vamos haciendo estos platos tradicionales, de toda la vida,

pero con embutidos marinos.

Bueno, ollita por aquí, vamos a empezar a hacer el sofrito.

Voy a hacer un pequeño cambio.

A ver si soy capaz de, lo que quiero es que lo veáis bien;

así que, no pestañeéis, que os lo vais a perder.

No hay guiso sin sofrito y es te no va a ser menos.

Aquí tengo un poco de aceite de oliva...

Y lo primero que voy a poner, yo creo que ya lo sabéis de sobra,

vamos a poner a bailar el ajito, pero también, laurel.

Ajito por aquí, mirad cómo suena,

es un gesto que nos cuesta nada hacer

y que es importante. Bueno, voy a echar aquí

en un ladito mientras se termina de hacer el ajo

para ir ganando tiempo, la cebollita.

La verdad que las judías pintas son de aquellas legumbres

que te encuentras en todo el mundo. Voy a EE.UU., me las encuentro,

voy a Inglaterra, me las encuentro. Voy a echar ya el puerrecito

y sin embargo, la verdad, que nosotros en el día a día,

como mucho más de garbanzos, judía blanca, lenteja,

evidentemente, fabes, pero la judía pinta,

de verdad, están muy ricas que a mí me gustan

y me gustan utilizarlas y tienen un sabor muy peculiar,

además de ser ricas en fósforo, fibra, vitaminas y minerales.

Ya sabéis que las legumbres siempre nos aportan muchísimo.

Bueno, veis el sofrito, le hago aquí un huequecito,

voy a poner un poco más de aceite de oliva,

sabéis que me gusta así, no porque me apetezca,

sino que quiero y necesito hacer las cosas bien

y tostar el pimentón en condiciones.

Así, ¿veis? Pues, bueno, esto ya está, prácticamente.

Vamos a ir echando las alubias, les quito, primero, el agüita.

Así. No sé si lo he dicho que creo que no, pero, bueno,

las tengo en remojo desde anoche, ahora, hay que coger

el hueso de jamón. A ver, el chorizo lo voy a sacar,

también, pero todavía no lo voy a meter.

Tengo aquí el hueso de jamón. Vamos a tener en cuenta

que ahora, la legumbre estará cociendo una hora y media.

¿Qué pasaría si meto el chorizo? Pues, bueno, algo muy sencillo,

que en esta hora y media, ya tendría el chorizo,

totalmente, deshecho

y es algo que ni tú ni yo queremos que nos pase

por lo tanto el hueso de jamón que nos dará un saborcito

muy agradable lo añado ya, pero el chorizo, como veis,

lo he sacado aparte y lo añadiré en los 10 últimos minutos.

Con eso es más que suficiente para que se integre bien.

Ahora, vamos a echarle el caldito hasta que lo cubra bien,

el resto ya sabéis que lo voy a congelar

para cualquier otro tipo de preparación.

Así, vamos allá.

Hora y media cociendo y recordad, insisto,

en los últimos 10 minutos incluiremos el choricito.

(Música)

Os recuerdo que en los últimos 10 minutos hemos echado el chorizo.

Después de una hora y media tenemos esta maravilla.

Hueso de jamón que pongo aquí en un ladito,

le damos las gracias, huesecito, porque nos has dado todo.

Y por aquí ya, mirad, qué pintita.

Así, bueno, ¿ahora, qué me queda? Básicamente, enseñaros

cómo queda la alubia, así, perfecta, qué rica, qué buena,

enterita y ponerle un poquito de verde

y de chispa con este perejil.

Así que, mirad qué gracia

y qué puntito. Quema un poquito.

Tenéis estas judías con chorizo.

(Música)

Ha venido uno de mis proveedores de confianza, Roberto Cabrera

y me ha traído, directamente, desde su huerta,

todas estas variedades de calabaza.

Porque como voy a hacer una tarta de calabaza,

quería que supiésemos

un poquito más sobre el mundo calabaza,

¿no? Que está bien porque siempre eso de:

"Te dan calabaza", y no se sabe por qué se decía,

pero se decía. Cuéntanos un poco, Roberto,

qué nos has traído. Bueno, os he traído

calabazas de temporada. Empezaré por esa que es la más común,

es la calabaza cacahuete y calabaza violín.

Violín, yo cuando vi cacahuete, digo: "Se parece a un cacahuete",

pero yo y mi equipo siempre la llamamos violín.

Es durita de pelar, nunca mejor dicho.

Bueno, vamos a esta, por ejemplo, que es la calabaza vasca,

es una variedad que se cultiva mucho en la Provenza

y que en el País Vasco también se consume mucho.

Se corta en estas rodajas que siempre la veremos fileteada,

en rodajas, y siempre se ha puesto en el cocido.

¿UY cuál es la andaluza? Ya que estamos con al vasca

lo digo por el tamaño ya que los vascos

vais siempre tan, sumamente, sobrados, dime cuál es la andaluza.

Traje la andaluza roteña. Vaya, es más grande que la vasca.

Puede llegar a pesar hasta 30 kilos.

Es una variedad que trajeron, se trajeron las semillas de Méjico

y se cultiva en la zona de Almonte, es una variedad típica

para el cocido andaluz, una de las que se añade.

Cocido gitano, aquí se añade calabaza

y a mí me gusta mucho el cocido porque aparte de color

le aporta también ese punto,

sumamente, dulce que da la calabaza.

Luego, tenemos la calabaza carruecano

que es la más utilizada. Dime, porque son dos momentos

de la maduración, digamos. Son dos calabazas

que es la misma variedad, carruecano, dependiendo

de si la viésemos por fuera, solo, no sabríamos decir

cuál es más madura. Cuando tienen estas manchas amarillas

no es por nada malo, es porque la tierra...

Se quedan apoyadas en la tierra y se quema.

Pero sí que es muy importante el corte.

El corte y el color. Correcto.

Cuando la calabaza está pálida, como esta...

Más verde. Más verde, podemos decir

que va a tener mucho menos sabor, como si fuese un melón.

Entonces, siempre mucho mejor que busquemos este color naranja.

Correcto. Roberto, a la hora cocinar,

eso es como las patatas que dices: "Patatas para freír,

patatas paja", que tiene su almidón, etcétera,

¿en la calabaza pasa algo similar? Por ejemplo,

esta que es la andaluza también se usaba en el cocido

y la que más se utiliza para crema es esa o esta.

Pero esta valdría, ¿no? Sí, pero quedaría muy diferente.

Por dentro es una calabaza mucho más verde,

tiene un sabor más ácida y es muy diferente.

O sea, a lo mejor, sí que podíamos hacer

para hacer una crema perfecta, un punto de acidez

y de verde de esta con un punto más dulzona de esta,

quiero decir, para ponernos en plan un poco perfeccionista.

Por último, ¿dónde se debe guardar la calabaza?

En un lugar seco donde guardaríamos las patatas,

melones, lugar seco, que no haya mucha luz

y una vez cortada, en frigorífico.

Bueno, Roberto, muchas gracias, un auténtico placer,

siempre aprendo cosas cuando viene un especialista.

Gracias. La verdad, recibí mucha información

para poder hacer ahora mi tarta de calabaza.

Seguro que está buenísima, gracias. Tu casa, a cuidarse.

Nos vemos, yo me voy a los fogones y voy a empezar

a hacer esta tarta de calabaza.

Bueno, los ingredientes que vamos a necesitar

son por un lado: Calabaza violín o cacahuete,

nata, zumo de naranja y mantequilla, por otro lado,

la sablé: Huevo, harina, mantequilla, harina de almendra,

cacao y azúcar moreno. Y, finalmente, azúcar blanca,

azúcar moreno, nata, huevo, canela en polvo

y jengibre en polvo, además de aceite de oliva y sal.

Lo primero que voy a hacer es asar la calabaza.

Puede que haya gente que diga: "¿Por qué la asas y no la cueces,

por poner un ejemplo, en agua?" Pues os digo la verdad,

siempre que uso la calabaza sea para, prácticamente,

lo que sea, lo que hago es asarla. No tiene nada que ver,

el sabor es, totalmente, diferente a cuando uno la cuece.

Lo que tenemos que hacer es quitarle las pepitas

a la calabaza, así, con una cuchara es suficiente.

A mí, desde luego, me gusta hacerlo con cuchara, pero, de verdad,

que vaya tela, muchas veces el limpiar la calabaza,

no es nada fácil, tiene una piel,

oye, que cuesta trabajo, vaya.

Las pepitas estas si queréis, las tostáis en el horno

y os las coméis con un aperitivito que están buenísimas.

Bueno, lo que hago es buscar un poco la base y partirla

a la mitad por aquí, con cuidado, ¿vale?

Intento poner el cuchillo aquí para poder presionar

con las dos manos y así tirar hacia abajo.

¿Vale? Así que, me saco la placa, por aquí.

Bueno, y la llevamos al horno

que lo tenemos precalentado a 200 grados. Le voy a poner

un poquito de aceite de oliva. Así, además,

para que se haga bien, necesitamos también,

un poquito de sal, sin problemas.

Y necesitamos que esté su tiempo, un tiempo necesario

que serán 40 minutos, nada más y nada menos

que a 200 grados. Pero esto va a hacer

que se evapore toda su agua y se concentren todos sus azúcares.

No os preocupéis que no nos quedaremos

con los brazos cruzados. Muchas veces escucharéis

harina de almendra y digáis: "¿Dónde la puedo encontrar?"

Pues la harina de almendra es solo almendra triturada,

en polvo, no es una preparación especial.

Es simple y llanamente, almendra cruda, normalmente,

triturada, que se queda en forma de polvo. Es esto.

Así que para la mezcla, vamos a juntar

la mantequilla con la harina, la almendra molida

o harina de almendra. El cacao está por aquí.

Así. Mirad qué bien.

La sal, que la tengo por aquí.

Voy a poner un poquito. Una pizquita es suficiente.

Y el azúcar moreno. Qué bueno y qué rico

y qué otras connotaciones y qué otros registros

nos da el azúcar moreno, eh.

Casi nada. Venga, voy a echar ahora aquí.

La mantequilla que no esté

ni muy fría ni pomada del todo. ¿Vale?

Como la estoy haciendo yo. Así es como la tenéis que echar.

Bueno, cierro aquí.

Y empiezo a triturar...

Así...

Bueno, esto ya está listo. Y ahora, voy a añadir un huevecito.

Así. Por aquí.

Bueno. Bueno, yo creo que ya por aquí lo puedo añadir

y echar, sin tener que levantar.

Ahora, simplemente, batir un poquito más

para integrarlo perfectamente.

Si pesáis las cantidades tal y como os las hemos dado,

os quedará como yo estoy haciendo.

Que os quede perfecto, con ese punto de humedad necesario.

Así. Esto ya está.

Ahora, lo que vamos a hacer,

es sacar un huevo que tengo por aquí.

Este "film". Así.

Aquí, con cuidadito.

El "film" nos va a ayudar a darle forma a la masa,

sin necesidad de pringarnos mucho con la mano.

Vamos a ir echando la masa aquí.

Ya sabéis que, en la repostería, a veces,

es imposible no pringarse. Pero aquí no es una cuestión

de ensuciarse, sino que es una cuestión

de hacerlo rápido y hacerlo un poquito más operativo.

Así que voy a quitar el "film" de aquí.

Como veis, voy a envolverlo. Así. Voy a hacer una bolita.

Así. Y lo dejaremos reposar en la nevera una hora.

Luego lo estiraremos con el rodillo y tendremos

nuestro "sablé" de cacao listo para ponerlo en el molde.

(Música)

Masa reposada una hora y ahora bien estirada.

Ojo, porque esta masa lleva cacao y queremos que quede

bien hidratada y jugosa.

Es complicadilla de trabajar, ¿vale?

Sabéis que tiene un poquito más de humedad.

Pero esta complejidad, luego nos lo va a agradecer

nuestro paladar, ¿vale?

Así que mira, voy a hacer lo siguiente.

Voy a ir poniéndola aquí,

así, de esta manera.

Y voy a ir, poquito a poco, pegándola al molde en sí.

Mira, así. Vais pegándola poquito a poco,

tal y como yo voy haciendo, con los deditos.

(Música)

Bueno, ya, como la tengo bien pegada a los bordes,

lo que estoy haciendo, es quitarle el papel.

Ahora ya pinchamos con un tenedor,

porque lo que no queremos es que nos suba la masa y no sufla.

Así.

Aquí, perfecto.

Vamos a poner unos garbancitos por encima

y nos vamos a ir al horno.

Lo tenemos, en esta ocasión, a 200 grados.

Y lo vamos a dejar durante 18 minutos.

Así que nos vamos a llevar al horno, directamente.

Y mientras esto se va a hornear en estos 18 minutos,

vamos a empezar a preparar el relleno de la tarta de calabaza.

Y lo primero que tenemos que hacer, es preparar el puré de calabaza.

Para este puré, ¿qué es lo que vamos a hacer?

Lo primero: tenemos que quitarle la piel a la calabaza.

Y vamos a triturarlo con, recordamos que tenemos por ahí,

nata, zumo de naranja y mantequilla.

Para quitarle la piel, tan sumamente sencillo como esto.

(Música)

Ahí vamos. Tenemos por aquí ya

el puré de calabaza, o la calabaza que vamos a hacer puré.

Por aquí, un poquito de nata,

zumo de naranja y mantequilla.

Voy a añadir el zumo de naranja.

La naranja y la calabaza, es algo que está casado.

Es como el salmón y el eneldo y como el melón con jamón.

La verdad, que siempre que hay calabaza por medio,

suele haber algo de naranja, aunque sea un poco de ralladura.

Añadimos la nata.

Añadimos la mantequilla también por aquí.

Y ahora, lo que vamos a hacer, es triturarlo bien, dejarlo finito.

Y vamos a esperar a que salga del horno nuestro "sablé".

Y lo dejaremos reposar diez minutos

para que pierda temperatura.

(Música)

La masa está lista. Os recuerdo que la he dejado reposar

diez minutitos. Ya ahora lo que voy a hacer,

es sacar los garbancitos de aquí.

Voy a poner por aquí. Y ahora viene la segunda parte.

Tenemos el puré. Voy a coger una lengua.

Y vamos a añadir aquí el purecito.

Y recordad. Tenemos, por otro lado, azúcar moreno,

jengibre en polvo, canela en polvo y nata.

Porque la otra azúcar que veis que nos queda,

será para hacer como una crema catalana,

para caramelizarlo. Así que ponemos la natita.

El puré voy a integrarlo primero solo.

Así, un poquito.

Ahí.

Por un lado, ¿vale?

Por otro lado, vamos a coger un huevo, una yema.

Mirad. Así.

Un huevo.

Yemita por aquí.

Azúcar moreno.

Vamos a montar un poco, a integrar por aquí.

Así. Lo hago así para disolver el azúcar moreno.

Ahora ya lo integro todo poquito a poco.

Ahí.

Cómo cambian las connotaciones.

Cómo cambia el registro cuando añadimos el azúcar moreno.

Es otra historia. Sabéis que el azúcar moreno

nos da un poco esas connotaciones casi torrefactas,

regaliz, que merece mucho la pena.

Jengibre en polvo por aquí.

Canela en polvo por aquí.

Vamos a ponerle una pizquita de sal también.

Que ya sé que hay gente que todavía

le extraña que le pongamos sal al dulce.

La verdad, los mejores bombones de vuestra vida,

probablemente, sean los que llevan ese puntito de sal.

Así. Listo.

Lo tenemos prácticamente. El relleno listo.

Así que esto que está aquí, va a ir en la tartaleta.

Así.

Apuramos muy bien el rellenito, el interior.

Lo que hace que nuestra tarta sea de calabaza.

Y nos la llevamos al horno otra vez.

En esta ocasión, 170 grados.

A ver. Así, voy a dejarla aquí.

Y lo vamos a dejar entre 40 y 45 minutos.

(Música)

Pero qué bonito color me ha quedado. Mirad.

Jugosita y genial.

Pero vamos a darle el último toque,

que es el caramelizado.

Así, poco a poco. Si podéis hacerlo con una pala,

porque tenéis una, pues genial.

Si no, lo hacéis con un soplete como yo estoy haciendo.

¿Veis? Poquito a poco, con una mano.

Es importante hacer lo que estoy haciendo, eh,

ir espolvoreando y echando a la vez.

Porque si no, ponemos demasiada azúcar.

¿Vale? Esto no es un truco, sino que es algo

que, realmente, hay que hacer y que se hace así.

Bueno, qué maravilla de caramelizado, eh.

Pompitas. Quiero que me hagáis una capita fina

y que lo hagáis tal y como lo he hecho,

poquito a poco, espolvoreando.

Ahora, cuidadito, porque, evidentemente,

quema un poquito del molde por el lado.

Pero yo ya tengo la astucia como para sacar

y ponerlo aquí.

Bueno, qué ganas de probarla y compartirla con vosotros.

Aquí está nuestra tarta de calabaza.

(Canción "Nice Guys")

Ya tenemos las dos recetas de hoy listas para comer.

La potencia del chorizo y la untuosidad de la judías

y, además, la dulzura de la calabaza.

La propuesta de hoy tiene de todo.

Os avisé de que eso de elegir corbatas, no era lo mío.

Pero hacer menús, no se me da nada mal.

¡Que aproveche! Y como siempre os digo:

haz la comida y mejora tu vida.

Ahí vamos.

Mirad qué judía. Este brillo me encanta.

Veis por ahí ese brillito que tiene.

Voy a catarlas pero ya.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Judías pintas estofadas con chorizo y tarta de calabaza

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Hacer de comer - Judías pintas estofadas con chorizo y tarta de calabaza

14 nov 2019

Hoy dos recetas con productos que todo el mundo tiene a mano: judías pintas estofadas con chorizo y tarta de calabaza. Para realizar la segunda receta, invita a Roberto Cabrera, una de las personas que más mimo le pone a las hortalizas, para explicar los diferentes tipos de calabaza que existen.

ver más sobre "Hacer de comer - Judías pintas estofadas con chorizo y tarta de calabaza" ver menos sobre "Hacer de comer - Judías pintas estofadas con chorizo y tarta de calabaza"
Programas completos (174)
Clips

Los últimos 696 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios