Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5467742
Para todos los públicos Hacer de comer - Escudella y canutillos de crema - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

No te me resistas, por favor,

que toda la pericia que tengo cocinando,

creo que no la tengo con las manualidades.

Pero, bueno, ya lo he conseguido. ¡Listo!

Estaba cambiándole la goma a la olla exprés.

Recordad que estas cosas hay que revisarlas.

Pero ahora es el momento de hacer de comer.

¡Muy buenos días a todos!

Os voy a contar el menú que he preparado hoy.

Primero vamos a hacer una escudella catalana.

Y después, vamos a preparar unos canutillos con crema

con una de nuestras espectadoras.

Pero, primero, empecemos por la escudella.

Yo voy a ir lavándome las manos y os voy contando

los ingredientes que vamos a necesitar.

Nabo, chirivía, apio,

col, puerro, zanahoria,

cebolla, carne picada de cerdo, carne picada de ternera,

perejil rizado, ajo, huevo, pan, patata, leche, harina,

"galets", garbanzos, butifarra blanca,

butifarra negra, falda de cordero y falda de ternera,

manitas de cerdo, rabo de cerdo

y un contramuslo de pollo, además del hueso de jamón.

Bueno, con esto... nada puede salir mal.

Así que, bueno, vamos a organizarnos.

Vamos a ir por partes. Lo primero que vamos a hacer,

es quitar impurezas a aquellas carnes

que nos pueden aportar

un poco más de suciedad, entre comillas.

Estas son las manitas de cerdo, el rabo de cerdo

y el hueso de jamón.

Así que por aquí ya me he puesto un agua,

que está caliente, y ya voy a poner a hervir.

Y voy a meter las siguientes partes...

Aquí, hueso de jamón...

Rabo de cerdo es lo que le sigue al rabo de cerdo,

porque el rabo de cerdo no es solo

el que veis, habitualmente, que es este.

O sea, también es la segunda parte, que es esta.

Y manita de cerdo. Así que lo pondré a hervir

y, en unos tres minutos, aproximadamente, lo tendremos.

Mientras, me voy a ir preparando los vegetales,

que todavía no he cortado, como la chirivía, el apio

y la col, que la puedo cortar también a la mitad.

Bueno... ¡Qué platazo la escudella!

Para mí, es inevitable acordarme de la familia Salas, en Barcelona,

amigos míos de toda la vida, a los que quiero mandar un besito

porque nos ven cada día desde Barcelona.

Con ellos, he comido muchos domingos

y he comido escudellas.

Así que esta escudella es para vosotros.

Bueno, seguimos aquí. Mira, tenemos el apio limpio.

Y lo voy a cortar en tres.

Cuántos catalanes han tomado escudella en Navidad.

Yo creo que todos, ¿no?

O sea, la escudella, los canelones...

Yo creo que... Bueno, son recetas supertradicionales.

Seguramente, alguno esté diciendo: Yo le meto esto, lo otro...

Siempre decimos que no hay dogmas y, menos, en la cocina tradicional.

Luego pasa como con las paellas y ese tipo de preparaciones

que todos cocinamos y que, al final, cada cocinero

le va dando su... su vidilla, ¿no?

Lo que sí es cierto es que vamos a intentar acercarnos

lo más posible a la receta tradicional.

Bueno, vamos a ver aquí ya... Las impurezas ya están por ahí.

Así que me voy a sacar un platito

y voy a quitar todo aquello que no queremos que esté

en nuestra escudella.

Mira... De verdad, que es un gesto pequeñito,

pero que, oye, cambia radicalmente la receta.

Os quería enseñar esto. Estoy quitando la espuma

para que veáis todo lo que no queremos.

Y para que veáis que cuando saque del agua

lo que tengo aquí dentro, no se me quede pegada.

Vamos a ponernos con la olla grande.

En este caso, el primer paso que vamos a hacer,

es meter esta faldita de ternera.

Básicamente, vamos a meter

lo que tiene una cocción mucho más larga.

Así que la faldita de ternera...

Junto... Así... Con la manita de cerdo.

Veis que ya la saco limpita de impurezas.

¿Os acordáis de esa manita que hicimos con Toño?

Impresionante, eh. Con esa salsa de panceta...

¡Buenísimo! ¿Que no os acordáis? Bueno...

Nuestra página web rtve.es/hacerdecomer.

Ahí lo tenéis.

Huesecito de jamón... Para adentro.

Rabo de cerdo... Así... Para adentro también.

Apago este fueguecito. Así...

Ahora, lo que voy a hacer, es cubrirlo con agua.

Y, de momento, lo vamos a dejar cocer

durante tres horitas.

Y, poquito a poco, ir quitando

las impurezas que puedan ir surgiendo.

(Música)

Tres horas han pasado ya,

pero la carne todavía no está en su punto.

Nos queda una hora más de cocción.

Es el momento que vamos a aprovechar

para meter el resto de ingredientes.

Más parte cárnica. La falda de cordero... aquí.

Ya sabéis que esto se hace por una cuestión de sentido común.

Cada cosa necesita su cocción.

Ahora, el pollo. Así...

De carne, nos queda butifarra blanca,

butifarra negra, que no sé si echarla toda

o hacerla a la parrilla. Pero... ¡Es broma!

Estamos haciendo una escudella de verdad.

Así que para adentro. Toda la parte vegetal, también.

Aquí tenemos la chirivía, el apio...

Mira. La col la voy a partir a la mitad, en esta misma tabla.

¡Perfecto! Por aquí la col...

Zanahoria, puerro, cebolla y el nabo.

Además de la patatita que tengo por aquí.

La verdad es que la patata la puedo meter entera.

Después de una hora, va a estar más que hecha.

Bueno, así, poco a poco. Si necesita un poco más caldo,

se le puede echar tranquilamente un poco más de agua.

Ahí ya el nabo... Y así que nada...

Ahora, lo que vamos a tener que esperar,

es un poquito más.

¡Ah, y los garbanzos! Que no se nos olvide.

No tienen la misma presencia que en un cocido madrileño,

pero también lleva legumbres la escudella.

Así, sus garbancitos... para adentro.

Los garbanzos, como siempre, ya sabéis,

en remojo desde la noche anterior.

Bueno, ahora sí que sí, una horita cociendo

a fuego medio. Y... empezamos a estar cerca

de la escudella.

(Música)

Ya ha pasado una hora y es el momento de colarlo.

Lo voy a hacer así, porque así...

Bueno, es mucho más sencillo que hacerlo al revés.

Quiero el caldo abajo, que, además, sabéis

que lo vamos a utilizar ahora

para cocinar la pelota y los "galets".

¡Aquí! Y la carnecita, la voy a dejar por aquí

junto con la verdura,

para, después, dedicarle un ratito para poder ir sacando

cada uno de los ingredientes por separado.

¡Oh, maravilloso! Por ahora, vamos a dejar el caldito por aquí.

Y vamos a ponernos a hacer la "pilota".

He usado la leche para hidratar el pan.

Básicamente, es como si estuviéramos haciendo

una albóndiga. Y veis cómo ha chupado todo.

Sabéis que esto... lo que vamos a conseguir,

es ganar jugosidad y untuosidad. Así...

Lo voy a ir rompiendo aquí, porque luego es

bastante más difícil romperlo dentro de la carne.

Así que ese pasito

es importante que lo hagáis.

Bueno, carne de ternera picada.

Carne de cerdo picada...

Ajito picadito...

Así. Voy a dejar el perejil para el final.

Un huevo. ¡Cómo huele la casa! Me encantan los guisos estos

porque me recuerda a cuando llegaba a casa

de mi madre o a casa de mi abuela.

Siempre olía a guiso, sobre todo, en la época de invierno.

Y estos son sabores, oye, que a mí... me gustan.

No sé. Me vuelven como un poco melancólico.

Bueno, un poquito de sal... Y voy a poner también

un poquito de pimienta. En Cataluña, por ejemplo,

a todo lo que es fuet, etcétera...

Son muy apimentados. Yo creo que es la comunidad

más apimentada, digamos, del país.

Así que un poquito de sal y pimienta, además del huevo.

Nos quedaría solo añadir... Así... Esta picadita del pan.

Y el perejil, que se lo voy a echar ahora.

Bueno... Vamos mezclando la "pilota".

Por cierto, si hay una cosa que me gusta de Cataluña,

es el fuet y, después del fuet, es la butifarra.

¡Me encanta! Sobre todo, me encanta la butifarra de perol.

Hoy hemos utilizado la cruda, que por eso lleva cocción

y se cocina dentro del caldo. La butifarra blanca y negra.

Pero, de verdad, la butifarra de perol... ¡Guau!

Me parece fascinante. Momento perejil.

Así... Mezclamos bien.

Bueno, me encanta. Mirad. Esto está perfectamente mezclado.

Bueno, llega el momento manualidades.

Ya sabéis que es mi parte favorita en la cocina.

Así que... Bueno, os reís de mí porque, a veces,

digo que soy torpe.

Pero, también, poco a poco, voy mejorando y ganando destreza.

Antes he conseguido ponerle la goma a la olla exprés.

Así que no os digo nada.

Me voy a echar aquí, también, en la manita

y un poco por aquí para no ensuciar mucho.

Y vamos a hacer la "pilota".

A la hora de trabajar la masa y la carne,

notaréis que está un poco más... Que te pringas un poco más.

Básicamente, que se nos queda pegada a las manos.

Etcétera... Pero os digo una cosa.

Necesitamos eso. Eso luego se traduce en jugosidad

en la carne cuando vayamos a cocerla.

En este caso, voy a hacer la pelota como con forma

de balón de rugby.

Pero también os digo que he visto a mucha gente

que hace pelotitas pequeñas.

He visto meter la carne en el "galet".

Todos los tamaños habidos y por haber de pelota.

¡Vámonos a por la segunda!

Qué hambre me está entrando, con el olor a escudella...

Me está entrando, de verdad, mucha hambre.

Rellenar el galet queda vistoso, pero, no sé...

Si hago escudella, la hago como la estoy haciendo.

Me gustan las manualidades, pero no tan complejas

como rellenar el galet. ¡Ahí, perfecto!

Pilota lista, el caldo hirviendo, otra vez.

Qué maravilla. Gafas empañadas, pero espíritu a tope.

Me voy a limpiar las manos, porque llega el momento

de añadir el galet y la pilota al caldo.

Tanto el galet como la pilota, tienen el mismo tiempo de cocción;

que son, exactamente, doce minutitos.

Voy a añadir, primero, el galet. Aquí lo tenéis.

Por favor, podemos versionar recetas,

pero si hacemos una escudella, que sea, siempre, con galets;

nos olvidamos de los fideos, por ejemplo.

Si alguno piensa en echar fideos porque no encuentra galets,

o estrellitas o sopita de letras...

¡No! Galets, siempre, para la escudella tradicional.

Segundo paso, voy a meter con mucho cuidado,

por aquí, así, nuestra pilota.

No hay que tocarla, hay que hacer este movimiento.

Y, ahora, por aquí, así, meto la otra y muevo un poquito.

Doce minutitos de cocción.

Mientras tanto, aprovecho para sacar, uno a uno,

todos los ingredientes cárnicos y de verduras

que tengo en la olla, para ponerlos bonitos.

(Música)

He trabajado, pero la recompensa merece la pena.

Mirad cómo ha quedado la sopita.

Tenemos que hacer una cosita, que es probarla.

Sé que el hueso de jamón tenía sal y, al final, ha reducido mucho,

empezamos por aquí y mirad dónde hemos llegado.

Por lo tanto, mi intuición es la positiva, está buenísimo,

no necesita, absolutamente, nada más.

Voy a ir sirviendo la sopa con la pilota.

Una pilotita por aquí...

Como veis, he separado la parte cárnica, por un lado;

y la parte vegetal, por otro ladito.

Mirad estos galets y este caldito maravilloso.

Una cosa, que este plato esté lleno de carne

no quiere decir que os la debáis comer toda;

mañana podéis hacer croquetas con todo lo que sobre.

Servís un poquito de cada,

pero, primero, esta riquísima sopa con galets y la pilota.

Qué mejor manera de empezar a comer.

«Bon profit a tots».

(«L'ESCUDELLA», MUCHACHO & LOS SOBRINOS)

(«L'ESCUDELLA», MUCHACHO & LOS SOBRINOS)

Aún huele a escudella, la verdad. Debe ser mi invitada.

Marián, ¿qué tal? ¡¿Qué me traes?!

Ya estoy aquí, Dani, ya llegué.

Pasa. Al fondo a la derecha. Gracias.

Ella es Marián, una de nuestras espectadoras,

que ha subido la receta de los canutillos de crema

a las redes sociales, escribiendo #hacerdecomer.

Con esta pintaza,

cómo no iba a pedirle que viniera a cocinarlos conmigo.

Hola, ¿qué tal? ¿Cómo estás?

Muy bien. Un placer. Vienes con regalo y todo.

Es un detalle, porque me ha hecho mucha ilusión que me llamaras.

Más ilusión me hacen las granadas. Son granadas de casa.

¡¿De tu casa?! Qué bien. Sí, son orgánicas, naturales.

Las voy a poner por aquí. Muy bien.

Me encanta la granada. Tengo el recuerdo de mi padre

de hacer zumo con naranja y granada.

Te gustará. Seguro. Ponte el delantal.

Gracias. ¿De dónde las has traído?

De la comarca del Maresme. Ajá.

De Cabrera de Mar, que es donde vivo, en Barcelona.

Aparte de granada, si me traes guisantes, me muero;

si hay una cosa que me gusta del Maresme son los guisantes.

Los «pèsols». Los «pèsols».

Bienvenida, vienes de Cabrera de Mar,

pero no eres de allí, ¿no?

No, yo nací en Badajoz, en Tierra de Barros.

Imagino una papada de Badajoz con guisantes del Maresme, ¿no?

¡Qué rico! Y las presas.

Qué rápido hago un plato, no es imaginación, es hambre;

así que me imagino este tipo de cosas.

Ahora me cuentas, un poco, la receta...

Vete lavando las manos y voy contando los ingredientes

que he preparado para hacer tu receta de canutillos de crema.

Aceite de oliva, sal, leche, azúcar, harina, huevos,

vainilla en polvo, limón, almidón de maíz

y creo que no me dejo nada; aceite de oliva 0,4, ¿vale?

Soy tu pinche. Total. ¡Ah, no!

Sí, sí; claro que sí.

Un tres Estrellas Michelín, qué lujo.

Vamos a ver, yo soy diferentes Danis García;

aquí cocino con vosotros. Vale.

Da igual las Estrellas, los premios o lo que sea.

Además, esta receta es tuya.

Sabes que me gusta darle algún toquecito,

por ayudar y por dar una variante, pero es tu receta;

así que, cuéntame cómo la vamos a hacer.

Cogemos el limón.

Tenemos que hacer una masa y un relleno, ¿no?

Exactamente. Empezamos por la crema pastelera.

¿Me pongo con la crema? Perfecto.

Que los ingredientes para la crema los tengo por aquí.

¿Cómo haces la crema?

Cojo la leche, una parte la echo en el cazo

y otra parte le echo en un bol.

¿Para? Para diluir el almidón de maíz.

Con un poquito de leche, con el resto de la leche...

Lo diluimos. Exactamente.

¿Qué más?

La leche del cazo la pones en el fuego.

Por lo pronto, esto se va calentando,

mientras, voy diluyendo el almidón con la leche,

cortaré la corteza de limón y ve contando cómo haces la masa.

Vale. Te voy a sacar un bolecito,

porque sé que necesitas un bolecito, ¿no?

Ve contando, mientras, yo me voy moviendo por aquí.

Cojo la harina, que me parece que está medida, ¿no?

Sí, está medida, me porto bien, soy un pinche bueno.

Perfecto.

Perfecto no, no creas...

En la cocina sí, al menos, lo que he visto.

A veces, se me queman cosas.

Como a mí, como a todos, es lo bueno de la cocina.

¿Cómo vas a hacer la masa?

Cojo la harina y cojo la leche,

hago un pequeño hueco en medio y vierto la leche.

Mientras, le estoy quitando la parte blanca a la piel de limón.

Y, ahora, el aceite.

Aceite de oliva 0,4. Eso es, la acidez perfecta.

Tienes que conseguir una masa homogénea.

Mientras le das vuelta... Eso es.

Y yo voy sacando lo blanco del limón,

cuéntame cositas, ¿no?

Pues sí, mira, a mí me encanta cocinar,

me encanta verte... (RÍE)

Te veo, prácticamente, casi, todos los días.

Espera, que tengo que echarle una pizca de sal.

Claro, tranquila, ve contándonos todo.

Cuando ya no puedes más con la cuchara, empiezas a amasar.

Con la mano, ¿no? Sí.

Trabajo artesano manual. Como tiene que ser.

Mientras me cuentas, voy a echar la cáscara de limón,

para que infusione, un poquito. Sígueme contando.

Esta masa de los canutillos es muy simple,

como la que se hacía antiguamente, es una receta de toda la vida.

También, se llaman cañas. ¿Quién te enseñó a cocinar?

Por lo que veía, sobre todo, mi suegra era una gran cocinera,

y por las amigas, que hemos intercambiado recetas.

¿Hacer cocina fusión? Sí.

Me refiero a que si fusionas Cataluña con Extremadura.

Pues sí. Yo hago la escudella, pero la hago a mi manera.

Le meto los productos del cerdo, que me encantan,

le dan un sabor fantástico; le echo garbanzos;

pero no pongo pilota, echo morcillo o jarrete,

que es una carne muy rica. Bueno, vaya nivel, ¿eh?

Sale delicioso. Es una mezcla.

Suena bien. Yo lo he hecho con pilota.

Con la pilota sale genial.

¿Te quedas a comer conmigo? ¡Ay, madre mía! Qué orgullo.

No te asustes, yo no me como a nadie,

me voy a comer la escudella y tus canutillos.

Es un lujo, Dani. No, de verdad.

Yo sigo, ¿cómo llevas la masa? Yo la veo bien, ¿no?

Ya está, ya está.

Por otro lado; he puesto la leche a hervir,

ha hervido con el limón y, ahora, le pongo la vainilla,

la echo aquí, que vaya pillando calorcito.

¿Sacas las yemas de los huevos? Claro. Claro que sí.

Voy a echar el almidón y la leche para que se vayan integrando.

El proceso es muy simple, al final, en algunas...

Échalas, sin miedo.

En alguna ocasión, hemos hecho, como si la receta fuera mía...

Tengo esa tendencia a...

Vamos a hablar de cremas pasteleras.

Una crema pastelera, que nos parece algo muy difícil,

si vamos a cualquier pastelería y vemos algo relleno de crema,

«me encantaría hacerlo, qué difícil es».

No es tan difícil, al final, la crema pastelera

no deja de ser una leche que infusionamos con un aroma,

en esta ocasión, por elección de Marián,

hemos echado vainilla y cáscara de limón,

y está perfecto, pero se puede echar otro aroma.

Por otro lado, tenemos esta solución

donde hemos mezclado el almidón de maíz

con leche y las yemas de huevo.

Lo que voy a hacer será integrar las dos juntas.

Sabéis que la crema pastelera es amarillenta,

la razón es que lleva yema de huevo.

Bueno, nos quedaría el azuquita, ¿no? Está por aquí.

Exactamente. Ahí, mira.

Las temperaturas son muy importantes.

Sí, porque se nos puede hacer una tortilla de crema pastelera

en vez de una crema pastelera fría. Muy importante.

Las medidas igual. En la pastelería, la verdad,

el tema de las medidas es supercomplicado.

Bueno, aquí veis que lo que hago es un primer escaldado

de las yemas de huevo. A ver, mientas lo mezclo...

Ahí, en un cazo. Marián, cuéntame más cosas.

¿Tienes hijos, a qué dedicas tu tiempo libre?

Pues bueno, tengo tres hijos. Tres hijos.

Tres hijos, sí. Edades.

Pues mira, 41... Te pregunto por si tienen

edad de papilla o edad... Este tiene edad de caviar

con bimi, con 41 ya. Tiene 41 que ese tiene dos hijas

tengo dos nietas, después tengo otro, el segundo

que tiene 33 años. 33.

Y después, Clara, que tiene 31. Marián, sois familia grande.

Sí. Bueno, esto ya está.

Mira qué puntito y qué cremosidad. Se me ocurre una cosa, mira,

necesitamos que la crema pastelera enfríe, no podemos dejarlo ahí,

así que, una horita en esta bandejita

y yo mientras tanto, como veo que eres una familia

tan grande y seguro que necesitas muchas ideas

para poder hacer de comer todos los días,

tengo para ti el libro "Hacer de comer,

las mejores recetas". Aquí encontrarás

ya no solo tú, si no ellos, también, recetas supersencillas

como las que hacemos aquí en el programa.

Con todo lo que tenéis siempre a mano en casa

para que os salgan perfectas.

Te lo guardo. Muchísimas gracias.

Te lo guardo y te lo firmo luego. Gracias, de verdad.

Perfecto, ¿echamos la crema en la bandejita?

Sí, pregunto, ¿por qué dejas el limón?

Yo le dejo siempre todo hasta el final,

quiero decir, todo quiere decir, si la hago con canela, se la dejo,

si la hago con vainilla, le dejo la vaina de vainilla,

sin problema, a mí me gusta porque bueno, no nos quita nada

y sí nos puede aportar, nos puede seguir aportando aroma.

Buena idea. La estiramos por aquí.

Venga, ¿nos ponemos con la masa? Sí.

La crema la dejamos una hora y es muy importante taparla.

Yo la voy a ir tapando y tú vas a ir con la masita,

mientras tanto, también, pongo el aceite a calentar.

No me quiero dejar ni un gramito. Hay que taparla porque si no,

te crea la costra. Exactamente.

Bueno, tú dime, la masa, te pongo el aceite a calentar.

Sí, mira, se puede estirar la masa, pero yo, en casa,

la suelo coger en pequeñas bolitas, te hará las muestras.

Venga, házmelas. Ese es tu truquito de abuela.

Sí. No te importa, eres abuela ya.

Estoy orgullosísima que me digan abuela.

Entonces, hago una bolita un poco más pequeña

que una nuez, 15 gramos, no tiene más.

No tiene más. Entonces, las pongo en un plato,

en vez de estirarla y ya lo verás cómo se hace.

Una vez hecha la bolita, la coges, es muy fácil,

la coges, la pones así, la estiras...

le pones los dos dedos y ahora coges los cilindros

Y lo vas haciendo, necesitarás harina

para que no se te... Bueno, ya se está pegando.

Se pega. Es que el canutillo resbala

al ser de metal. Tiene el aceite también

y entre el canutillo del aceite y el acero.

Yo los tengo de caña, de bambú, y ese no resbala.

Vaya nivel. Que por eso se llaman cañas.

Por eso se llaman cañas. Como las cañas de bambú,

vamos a hacer una cosita porque como lo haremos ahí

para más cantidad, yo es que estoy mal acostumbrado,

estoy mal acostumbrado a hacer cosas a lo grande, digamos.

Es muy difícil que cocine, en casa cocino para cuatro,

pero, normalmente, cocinamos para más,

entonces, cogemos toda la masa, así, mira.

Vamos a poner por aquí un poquito de harina.

Así. Y vamos a darle forma ahora,

al canutillo, así.

Y ahora, vamos... Vamos a estirarlo.

Ahí, poquito a poco, vamos a coger un rodillito

y vamos a estirar, ahí, poquito a poco.

Oye, la masa se ha quedado perfecta.

Ya está. Que conste que tu idea

me ha encantado, pero te voy a enseñar otra

que yo creo que te quedará también un poquito más elegante.

Lo principal es que valga y valen perfectas las dos.

Todo vale, con esa se haría hasta un pestiño, tranquilamente.

Bueno, así, mira, corto así. ¿Sabías que es un postre árabe?

Sí, todo ese tipo de masas que tiene aceite, se fríen y tal...

Se fríen. Sí, nosotros, en Andalucía

tenemos mucha tradición. Mira, una cosita así.

Y en toda España. Sí, la verdad que sí.

Bueno, he hecho una tira aquí, lo que haremos ahora es enrollar.

Poquito a poco, mira, voy echando un poco al lado

para que vaya, evidentemente, pasando hacia abajo

y voy a llegar hasta el final. Si me sobra, lo puedo cortar.

Bueno, ¿cómo lo ves? Precioso.

¿Te parece si lo freímos? Un señor canutillo.

Creo que el aceite está en su punto y si te parece, freímos ese

y mientras tanto,

enrollamos más canutillos y freímos el resto.

(Música)

Los canutillos de Marián, mirad qué chulos nos quedaron.

Han quedado bien, eh. Gracias.

Bueno, oye, que conste que lo cojo con esa tranquilidad

porque están fríos ya los hemos dejado enfriar,

así que, aquí. Hemos dejado, también, enfriar

la crema pastelera en la nevera. Yo quiero que vayas rebozándolos

de azúcar mientras yo voy a explicar

lo que voy a hacer. Lo que voy a hacer es caramelizarla

y dejaré que el caramelo se humedezca y varillearé

y tendremos una crema de caramelo, de eso se trata.

Fíjate qué fácil y con qué gesto tan, sumamente, sencillo.

Un poquito más de azúcar por aquí, así.

Mira, lo que no quiero es que toque la corteza de limón

que veo que está por aquí, ligeramente, salida

y la voy a quitar ya. Una por aquí...

Qué buena, qué buena pinche eres, estás ahí atenta a todo.

Total, total. Yo soy pinche bueno también.

Total. Bueno, ahí vamos.

Pues ahora, lo que tenemos que hacer

es caramelizarla, así.

Mira, poquito a poco,

este caramelo, luego, nos aportará...

Esto, viene de un defecto

que conseguimos darle sabor porque, al final,

al hacer un caramelo por encima, una crema catalana,

buscas también textura, que tenga un poco de crujiente.

En este caso, lo que vamos a hacer es que ese crujiente se humedezca

que desaparezca,

pero se nos quede el sabor a caramelo.

¿Y qué aroma, eh? Así que, nada, bueno,

¿eres deportista? Sí, mucho.

Sí, ¿no? Menos mal porque si esto, entre las judías

y los canutillos hoy tenemos que hacer un maratón ahí,

hasta el Maresme corriendo. Siempre he hecho mucho deporte,

me encanta, disfruto. Yo cuando estudiaba, hacía basket

o baloncesto y después, tenis, deporte en el mar,

en el mar he hecho todos. ¿De todo?

De todo. Bueno, con esto

es más que suficiente. Necesito que el caramelo humedezca,

lo voy a romper, es una crema catalana, casi.

Perfecto. Y ahora, voy a empezar a juntar,

el caramelo se va a ir humedeciendo y se va a ir integrando

y casi nos dejará una crema un pelín más oscura.

¿Qué te parece el truquito? Fantástico.

Bien, ¿no? Ahí tienes una crema de repente

que era de vainilla y de limón con un toque a caramelo.

Perfecto. Vamos a ir echándolo,

llega el momento de rellenar. ¿Que podéis hacerlo

con la cucharilla? Eso es de tener paciencia y arte.

Yo, como soy un tío torpe, lo que voy a hacer es...

Un artista. No se lo cree, le digo eso

y la gente no se lo cree, pero soy torpe.

Todos tenemos defectos. Bueno, mira.

Voy a usar esta manga, voy a ir metiendo por aquí,

así será mucho más sencillo el poder rellenarlo.

Voy a coger y voy a rellenar uno primero.

Aquí, mira.

Llenamos la manga, así que lo lleno del todo

y este mismo gesto lo vamos a hacer

con todos los canutillos.

(Música)

Y el último, ahora tenéis que tener en cuenta

que la crema está un pelín más caliente

porque la hemos caramelizado. Marián...

Delicioso. Bueno, aquí os dejo

los canutillos de crema de Marián terminados.

Así que yo creo que ya va siendo hora...

Muchísimas gracias. De irnos a comer.

Sí. Venga, pues vámonos.

(Música)

Hemos hecho un menú que bien podría servir

para cualquier celebración. Además de verdad.

Escudella y canutillos de crema, aunque ahora que lo pienso bien,

yo estoy de celebración por poder tenerte aquí,

en mi cocina, de verdad. Y yo estar aquí contigo.

Es un lujazo. Pues nada, muchísimas gracias.

Vosotros, ya sabéis, entrad en la cocina

y poned en práctica todos los consejos que os damos

porque lo que siempre os digo: Haz la comida y mejora tu vida.

Vamos allá, ¿no? Hombre.

Al ataque. "Bon profit".

"Bon profit", al ataque.

Yo voy a probar, la pilota por un lado

que me gusta mojarla como si la sopa fuera la salsa.

Cómo está la sopa. ¡Cómo está la sopa!

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Escudella y canutillos de crema

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Hacer de comer - Escudella y canutillos de crema

17 dic 2019

Dani García comienza el programa con un plato muy catalán: escudella. El postre son unos canutillos de crema que elabora con la ayuda de Marian, una espectadora del programa que subió una foto a las redes sociales del programa.

ver más sobre "Hacer de comer - Escudella y canutillos de crema" ver menos sobre "Hacer de comer - Escudella y canutillos de crema"
Programas completos (191)
Clips

Los últimos 763 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios