Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5115757
Para todos los públicos Hacer de comer - Ensalada de quinoa con naranja y albóndigas con verduras - ver ahora
Transcripción completa

Antoñito... Dime.

¿Has traído lo que te pedí? Hombre, faltaría más.

Ni que fuera la primera vez que voy a hacer la compra,

si ya estoy acostumbrado a tu casa. A ver el material, sácalo.

Me has pedido el mango. Mango, OK.

La naranja. Naranja, perfecto.

Te he pedido un poquito de leche. Un poquito de...

Me pediste un poquito de leche. No, no, no, no.

¿No me has pedido leche? No, lichi.

Leche, dijiste. Era lichi, no me vale la leche.

Y un poco de salmón, que me ha costado encontrar.

No, no, no... ¿OK?

Jamón. Salmón, dijiste, Dani.

Ja-món. Bueno, pues he traído esto.

Menos mal que ni los lichis ni el jamón o la leche y el salmón

los necesitamos para esta receta. Me lo quedo y hago lo que quiera.

Ahí, exacto. Venga, vale, aquí veo unas croquetas de salmón.

Ahora lo meto en la nevera, no te preocupes.

Hola a todos, buenos días. Menos mal que lo que necesitamos

para la receta de hoy lo tenemos aquí, ¿vale?

Vamos a hacer una ensalada de quinoa

con verduras y fruta. Vale.

Luego, vendrá Rocío, una de nuestras espectadoras,

que ha mandado su receta y vamos a hacer albóndigas

con carne y verduras baby.

Huy... ¿Cómo lo ves?

Lo veo, vamos... Aparte, las albóndigas me flipan.

Te flipan, ¿no? Me flipan.

Estas te van a gustar. Bueno, yo estoy expectante.

A ver qué nos dicen. A ver qué nos dicen y hacemos.

Los ingredientes de esta ensalada son los siguientes:

naranja, mango, zanahoria, cebolla morada, espinacas frescas

y acelgas rojas. Luego, tres tipos de quinoa:

la quinoa blanca, que es la más usual;

la quinoa negra y la roja. Un poquito de perejil, sal,

aceite de oliva, caldo de verduras para cocer la quinoa

y, al final, un poco de vinagre balsámico.

En tu honor, vamos a ponerle un poquito de romero,

Antonio Romero. Me gusta, me gusta.

Antonio va a ir cortando las verduras y las frutas.

He elegido estos tres tipos de quinoa para que aporten

diferentes texturas y sabores. La quinoa blanca es la más común

y la más usual, además, la vamos a cocer en solitario

porque tiene una cocción diferente, un poquito más corta

que la negra y la roja. Es la más suave de todas,

a nivel de textura y a nivel de sabor,

por lo tanto, al final, todo lo que le metas, casi, sirve

de soporte de la ensalada, el hilo conductor de la ensalada.

La negra suele quedar más crujiente que las otras y le da un toque

más rústico, tiene una textura más rugosa, más gruesa.

Y la roja, igualmente, tiene un sabor terroso,

como de tierra, casi de tubérculo, ¿no?

Como la patata, ¿no?, como la patata ahí.

Tiene sabor a tierra pero nos da ese punto crujiente

y tiene la misma cocción que la negra.

Y es que huelen.

Es verdad, es verdad. No tienen nada que ver.

Nada, esa huele mejor. Esa huele, la otra no huele.

¿Ves tú? Por ahí voy... ¿Has visto mi olfato?

Lo primero e imprescindible que tenemos que hacer es lavarla;

hay que tratarla como el arroz, bueno, más bien es como el arroz,

la cocción es, casi, la misma, también.

Se necesita la típica medida: por una de arroz, dos de caldo,

si echo un cazo de arroz, echo dos de caldo.

Esto es, básicamente, lo mismo, pero antes de nada, voy a lavarla.

Para lavarla usaremos un colador.

Dani, este menú, aparte es muy espacial.

Espacial no, será una ensalada especial.

No, no, no; espacial. La NASA ha incluido la quinoa

en los vuelos de los transbordadores espaciales.

Yo diría especial. La han incluido en ensaladas.

¿En serio? Te lo juro, Dani.

Aparte, la quinoa en el espacio crece muy bien, sin gravedad.

¿Dónde es "en el espacio"? En el espacio exterior.

¿En Marte o...? En Júpiter.

Donde no hay gravedad, Dani, donde no hay gravedad.

La quinoa se planta superbién. Ojito, ¿eh?, ojito.

Es tan ligerita que puede crecer donde sea.

Estos de la NASA controlan, controlan.

Tienen pinta de saber. Sí, sí, sí, sí.

Lavar la quinoa; paso fácil, imprescindible e importante.

Caldito de verdura, también, se puede hacer con agua,

no pasa, absolutamente, nada si lo hacéis con agua,

pero el caldo de verdura la enriquecerá mucho más,

va a estar muchísimo más buena.

Siempre echamos doble de caldo que de quinoa.

Estamos haciendo una receta para personas

intolerantes al gluten y para vegetarianos.

Creo que habrá mucha gente que nos lo agradecerá, seguro,

porque lo vamos a hacer rico, que es lo más importante.

Muchas veces tenemos en la cabeza esa sensación de que la cocina sana

no es rica, ¿no? Muchas veces me dicen "ensalada de quinoa"

y digo: "Qué aburrido". Al final, hay que buscarle algo de chispa,

sobre todo, hay algo por encima de todo, el aliño.

La manera de aliñarla ahí es donde está el truco

y donde está, un poco, esa parte de chispa que podemos meterle.

La primera vez que probé quinoa fue quinoa con atún.

Ojito, con atún de almadraba, fue en Tarifa.

Bueno... quinoa ilustrada, ¿no? Eso ya es quinoa de nivel.

Eso es... un platazo total.

Importante, como veis, las hemos separado en dos cazos.

Voy a dejar la quinoa blanca quince minutos cociendo,

y la quinoa roja y negra cociendo veinte minutos;

solo es cinco minutos más. Seguro que hay alguno pensando...

Puedo cocer estas cinco minutos y añadirle la blanca.

Cierto, se podría hacer perfectamente,

pero como somos curiosos lo hemos hecho en dos cacitos,

además, como friega Antonio, la verdad...

No tengo problema en ese sentido. Ya huele a verdurita, de verdad.

Mientras terminamos de cocer las quinoas voy a echarle una mano

a mi querido Antonio y le voy sacar los gajos de la naranja.

Tenemos la quinoa cocida; la blanca, la negra y la roja,

que han cogido cuerpo con el caldo de verduras,

por lo tanto, ya están ricas. Por otro lado, gajitos de naranja;

cuadraditos de mango; cuadraditos de zanahoria;

cebolla morada; acelga roja; espinaca; romero, que, realmente...

Podríamos haberlo infusionado pero lo vamos a poner,

en honor a Antonio, encima, más de decoración que otra cosa.

Perejil, aceite de oliva, sal y vinagre de Módena.

Antonio va a mezclar el vinagre de Módena con el aceite de oliva

en una proporción de un 30% de vinagre de Módena,

depende de nuestros gustos, y un 70% de aceite de oliva.

Mientras, yo voy a ir ensamblando estos ingredientes.

Como veis, le he pedido a Antonio que haga la vinagreta aparte,

tiene una razón muy clara y específica.

Yo podría hacer la ensalada y, luego, echarle nuestras cosas,

¿qué es lo que pasa?, que no integra igual los sabores.

Mezclo quinoas, echo la naranja,

echo el mango, echo la cebollita morada,

la zanahoria...

En crudo, ¿eh? Yo soy muy de verdura cruda, me encanta.

Vamos a ir mezclando y, ahora, le echaremos las hojas verdes.

Dani, le he echado sal, ¿es válido?

Es válido, como habéis visto no he añadido sal,

porque el caldo de verdura ya tenía su propia sal,

así que lo haremos al final.

Me encanta poner a punto las cosas al final.

Es una ensalada divertida, donde hay muchos ingredientes

pero el protagonista final es la quinoa.

¿Tú te acuerdas de ver a tu madre cocinando con quinoa?

No, creo que ni sabe qué es. Eran otros tiempos.

Era otro rollo. O con mango...

Mi madre hacía ensalada de bacalao, la ensalada malagueña,

que tenía bacalao, patatas, aceituna negra...

Mi padre ponía a secar el bacalao al fuego...

Ese olor, ese aroma del bacalao seco quemándose...

Ese punto de sal lo tengo grabado en la cabeza.

Dani, en mi casa era lechuga, tomate y atún, y ya está.

Una buena ensalada. Pero ¿dónde está el bacalao?

(RÍE) Yo quiero bacalao, como tu madre.

Cuando se empezó a echar remolacha era algo moderno, ¿no?

Era como... ¡guau...! Remolacha...

¿Sabes qué me pasó con la remolacha?

La primera vez que comí. Lo puedo imaginar.

¿Te lo imaginas? Contigo todo puede pasar.

No sé si debería decirlo... Cuéntalo, cuéntalo.

De chico comí remolacha aliñada y me salía el pipí rojo.

(RÍEN)

Y yo: "Mamá, mamá, que he hecho pipí rojo".

Y me dijo: "Claro, niño, has comido remolacha".

Pero yo me creía que estaba malo o algo.

Dani, ojito... Esto es algo inaudito,

está perfectamente montada. Es la razón de hacerla aparte,

no podemos mezclar aceite de oliva, vinagre de Módena y que salga así.

Antonio lo ha hecho perfecto, poquito a poco, y ha conseguido

que emulsione y que se ensamble el vinagre de Módena.

Vamos aliñando, poco a poco.

Al hilo de lo que estabas diciendo, Antonio, es alucinante

cómo han ido cambiando los ingredientes;

hace diez años no sabía nadie qué era la quinoa.

Yo la vi en Perú, la cocina peruana es maravillosa

pero antagónica entre el frío y el caliente,

la fría es muy fresca, superrefrescante,

con los ceviches, las limas, los cítricos...

Y la cocina caliente es muy potente,

se usaba la quinoa en guisos.

No sé qué filtro pasó de Perú aquí, pero pasó por el filtro "healthy"

y, al final, la tenemos en ensalada.

Vamos a probar, vital, el triunfo de una ensalada

está en muchas cosas, pero, sobre todo, el aliño.

No a la ensalada sosa.

Vamos, que no te fías de la cantidad de sal que echas.

Sana, sosa.

Vale, pero, ojito, que has matizado que te gusta

terminarla al final, no le ibas a echar tanta sal.

Exacto. Tienes más vinagreta para ponerle ahora encima.

Sí, tengo un poquito más.

Bueno, vamos allá. Vaya pinta, ¿no?

Dani, el rollito de las acelgas, las espinacas, la mezcla

de los colores. Está bien y facilito, facilito.

La vamos a amoldar, pero no la apretaré hacia abajo,

que tenga volumen y esa maravillosa vinagreta

que Antonio nos ha hecho. Hombre.

Oye, el tema del emplatado, Dani, siempre dándole la vuelta,

a mí no se me hubiera ocurrido un molde así, a modo tarta

para emplatar una ensalada de quinoa, te lo juro.

Queda bien. O sea, brutal.

Oye, nos falta una cosa. Hombre, yo sé lo que falta.

Faltan dos, dos, echa perejil aquí que se lo pondremos fresquito.

Un toque fresco y como te prometí darle

toque romero. Dime que no le da toque.

Hombre, le da un toque brutal, una palmerita aquí.

Antonio tenía que sembrar...

(RÍEN)

Ahí está.

Muy Antonio, ahí.

¿No? Y ahora ya sería movemos un poquito, quitamos...

Y ya tenemos aquí nuestra ensalada de quinoa

con un poquito de fruta de verdura, tremendamente, rica,

tremendamente, bonita y con un toque de romero.

(Música)

Bueno, espero que a Rocío

le guste nuestro toque verduritas "baby".

Espero, espero, Dani.

(Timbre) Voy a abrir, ¿vale?

Venga, tira. OK.

Ya sabéis que siempre me gusta darle mi toquecito

aunque sea una receta de ella.

¿Qué te parece? ¿Qué pasa, Dani?

¿Qué tal, cómo estás? ¿Cómo estás? Llévate esto, Antonio.

Yo te lo quito. Espera que me desnude.

Eres gallega por lo que veo. Gallega por lo menos.

¿Qué pasa, hijo? No, yo que te veía

de La Coruña, más o menos. Por lo menos.

Con ese acentillo. De Alcalá de los Panaderos,

Alcalá de Guadaira, Sevilla, prima hermana de...

Prima hermana de aquí. Aquí, hay que ver.

Escucha, te traes aquí tú, como él es quien elige la receta

y a los invitados, solo vienen sevillanas.

Hombre... Es que tú no tendrías dudas.

Hacéis buena pareja, es verdad. Llevo casada 10 años con mi marido.

No puede. Y eso está muy feo el tener...

Julio, era broma. Julio, que no, que no.

Cuéntame, Dani. Te preparamos todo

para hacer tus albóndigas, vamos a ir por partes.

La salsa, un poquito de aceite, un poquito de vino blanco,

caldo de carne, tomate, cebolla, pimiento verde

y zanahoria. Estupendo.

Y un poquito de ajo. Luego, para hacer la albóndiga

en sí y para aliñar la carne. Carne de ternera, carne de cerdo.

Vale. Otro poquito de leche, ajo,

harina, un poquito de vino blanco,

perejil, huevos, pan rallado y sal.

Estupendo. Perfecto, ¿no?

Maravilloso. Añadiremos pimienta

que me encanta echar a todo un poquito de pimienta.

Las verduritas "baby" te las traje yo

para darle ahí un toque un poquito más especial.

Creo que te gustará en el emplatado cómo quedará

y creo que aporta mucha tesura al plato, aparte

de visibilidad y volumen y ese toque vegetal también.

Claro. Zanahoria "baby", maíz "baby"

y tomate cherry que lo saltearemos con un poquito de mantequilla.

Qué bueno. ¿Te parece?

Estupendo, hijo. Yo es que veo una mazorca de maíz

y huele a mantequilla ya. (SONRÍE)

Lo mismo salen palomitas. Van a salir...

(RÍEN)

Bueno, tú mandas, soy tu pinche número uno y Antonio

tu pinche número dos. Tú mandas.

Me vas a picar un poquito de la cebolla y esas cosas

para llorar yo, llora tú. Eso, tú no te preocupes.

Para que llore yo, ¿es o no? Totalmente, de acuerdo.

Corto todo lo de la salsa, ¿no? Claro.

Vale, perfecto. Me lo preparas.

Tú, habla con Dani. Dani, vamos a poner la carne, ¿no?

Venga. Aliñemos la carne.

Vale, vamos a aliñarla. Si no...

Qué bien, qué fácil.

Hombre, la carne sola yo no lo veo, venga, empezamos.

Un poquito la carne, ¿no? Un poquito la carne,

ahí, mi alma, vamos.

Haga usted el favor, Antonio. No, no.

El ajito de lo podemos dar a Antonio también.

Antonio, corta un poco de ajo. Venga, venga, ahí.

Por favor. Carne de ternera.

Carne de ternera. Carne de cerdo.

Estupendo. Venga, siguiente.

Bueno, yo siempre le echo primero un poco el ajo, pero aquí

como Antonio va lento. Sí, sí, vamos a ver, a ver.

Venga, ahí, que voy a quedar muy mal.

Dani, lo estás viendo. Dani, a este no lo contrates más.

No es por nada, pero te pegan caña por todos lados.

Ya veo, ya. Bueno...

Un poquito de sal. Sal, venga, tírale.

En verdad yo soy más de sal de la otra y con la sal

soy más sosa. Sal de la otra.

De la otra, de la gorda. ¿Sal gorda le echas a las cosas?

Porque yo soy más de esa gorda que de esa fina.

Bueno, eso está bien. Dame la pimienta, anda.

La pimienta. Yo soy muy de pimienta también.

Tú eres muy de pimienta. Muy de pimienta.

Yo soy... Vaya, superpimienta, me encanta.

Bueno, cuando le echemos el ajo. Bueno, cuando terminemos

aquí a ver si el ajo.

¿Nos echamos un refresquito mientras?

¿En serio, en serio me vais a decir eso?

¿Eh, Antonio? En serio, ¿no?

Te está dando. Mira, qué cosa más grande, mira.

Venga. Yo después le echo aquí mi perejil.

Tú, di lo que tú haces. Yo soy muy de perejil,

también que hay que condimentar la vida.

Ahí está, eso me encanta. Hay que condimentar la vida,

hay que darle gracia. Siempre explico a la gente

que nos ve que una cosa es el sabor y otra es el aroma.

Claro. No tiene nada que ver,

una cosa puede estar sabrosa, pero no aromática y que si ya

juntas sabor y aroma, aquello ya es otra dimensión.

Te tengo que contar un secreto, resulta que como yo te sigo

en redes sociales, yo lloré lo más grande cuando te dieron

las tres estrellas Michelin. Yo también.

Pero yo era como tu mujer o tu hermana, prima o madre

o tu... algo de tu familia era yo. Pues muchísimas gracias.

Pero yo lloraba a la par tuya en la cocina, ay, este hombre,

ay, qué bien, qué alegría, te lo juro.

La verdad, fue... El día

más importante de mi vida profesional,

no solo mío, de todo mi equipo. Pero forma parte mío también

porque lloré a la par tuya. Muchas gracias.

Has usado vino blanco. Vino blanco.

Aquí se puede meter algún aromático, aromático

a nivel de vino, para mí, por ejemplo, jereces

son vinos que para este tipo, un poco de manzanilla también

como vino blanco, le vendría genial.

Se lo echo todo, ¿no? Sí.

Yo soy muy de, también, tipo Pedro Jiménez,

yo soy muy de... ¿Tienes las manos limpias, no?

Yo, estupenda, mira. Lávatelas y ahora

para meterle la mano ahí.

Hacemos un repaso, lo que estamos haciendo

es aliñar la carne y hemos echado carne de cerdo,

de ternera, ajo, sal, pimienta, un poquito de vino blanco

y perejil, lo he dicho bien, ¿no, Rocío?

Estupendo, hijo. Venga, y ahora la leche,

¿cuándo se la ponemos? Yo se la echo...

Porque hay gente que le echa migas, empapa la miga de pan.

A ti eso no te gusta. A mí eso no.

Bueno, entonces, la leche, ¿va aquí?

Claro. ¿Echo toda?

Échala, a ver lo que podemos hacer con ella.

Lo que tú digas. Lo que sí, yo soy mucho

de echarle un poquito de pan rallado.

Échale, perfecto, que tenga cuerpo.

Un poquito de pan rallado, pero no mucho que si no...

El pan rallado es el cemento, básicamente, un poco en el caso

que veamos que se nos queda líquido,

que nos pasamos de vino, salvo que el equilibrio

carne, líquido, no es perfecto, pues un poco de pan rallado

y mezclamos, igual que pan rallado se puede echar miga de pan.

¿Ya puedo mojar las manos? Las manos en la masa.

Mira qué cosa más grande.

¿Ves? Ya le he dado un poquito más de cuerpo

y al darle más cuerpo... Claro.

(RÍE) Soy de La Coruña, ¿eh?

No te rías, Dani, o me parto.

Bueno, pues echa un huevito, Dani.

Bueno, lo echamos y ahora ya mezclamos todo bien.

Eso es, vamos. Perfecto, vámonos.

Todo, estupendo, maravilloso para que todo quede integrado.

Perfecto. El huevecito aquí estupendo.

A mí me conocen como la comadre.

O sea, yo voy a Alcalá de Guadaira y digo...

Preguntas por el barrio

del instituto que dónde está la comadre.

"An cá comadre", más o menos, ahí.

Bueno, vamos a hacer bolitas. Vamos a hacer las bolitas

y yo te voy a preguntar un truco, ¿cómo lo haces, te mojas las manos,

te las mojas en harina? Es importante mojarse las manos,

aceite es mucho mejor para hacer albóndigas.

No se te quede debajo. Vamos a hacer nosotros las bolitas,

lo que son las albóndigas, y Antonio se está poniendo

las pilas, a ver si nos tiene ya todas las verduritas cortadas

para hacer la salsa.

¿Vamos con las albóndigas? Vamos con ellas.

(Música)

Vamos a contar qué estamos haciendo,

recordad que boleamos, ya hicimos la mezcla

de la carne, lo que es la albóndiga,

hemos enharinado y ahora estamos...

boleando, friendo un poquito hasta que se ponga doradita

y un poquito de aceite.

En este mismo aceite haremos la salsa.

La salsa. Y para hacer la salsa recordamos

también que tenemos ya, que Antonio nos picó,

cebolla, pimiento verde, zanahoria, tomate.

vino blanco y caldo. Caldo de carne.

¿Perfecto? Perfecto.

Ve tú vigilando y yo voy a decir diferentes posibilidades.

Esto no lo he hecho en mi vida con dos cucharas.

Porque yo soy muy finito. Claro, fíjate.

¿Has visto? Mira, mira.

Y yo voy a contar un truquito bueno.

Lo que hemos hecho con la harina, mezcláis la mitad de harina

y la mitad de pimentón.

Qué bueno. Pimentón dulce.

y lo mezclas. Hacemos el mismo proceso

que estamos haciendo ahora, ¿vale?

Con mitad de harina y mitad de pimentón.

Incluso a esa harina y a ese pimentón

se le puede echar un poco de orégano seco,

en este caso, ¿vale?

Y mezclas la harina con el pimentón, el orégano seco

y la rebozas exactamente igual.

Nos va a dar un toque diferente.

Te bajo el fuego, ¿no? Sí, por favor.

Te veo ahí... Me ves apurada.

Te veo apurada. Te voy a bajar el fuego.

Dani, yo no veo tan rápida a Rocío, eh.

¡Que no de qué! Vamos a ver, Antonio.

La hemos puesto en apuros.

Bueno, tú tienes ahí el agua con el hielo.

Sí. Por otro lado, vamos a cocer

ligeramente la zanahoria.

La cortamos así un poquito. Qué bonita.

Para que quede bonita. Veis que no las hemos pelado.

No hace falta. Estas zanahorias tienen truco.

Me he tirado media vida pelando zanahorias "babies".

Y no recuerdo quién fue, de repente, un día,

en algún sitio fui a cocinar, fui a pelarla

y me dijo: "¿Dónde vas?

"Tú cuécelas, las enfrías". En cuanto la cuezas ligeramente,

con la misma mano, veréis cómo se quita

perfectamente la piel y se nos queda perfecta.

Mucho más bonitas que si las peláramos.

En cambio, las minimazorcas y el tomate "cherry"

los vamos a saltear directamente.

Y aquí empezamos a hacer la salsa. Vale.

Claro. Venga, dime tú.

Yo me estoy metiendo demasiado en tu receta.

Bueno, no pasa nada, Dani.

Vale. Yo metería aquí un poquito de aromático.

Nos falta ahí tomillo, romero fresco.

Un poquito de tomillo y romero fresco.

Sí, Antoñito. Ahora mismo.

Haz el favor, Antonio, hijo. (RÍE)

¿Vas a buscarlos en el cajón? No. Las tijeras.

Qué bonita. Me gustan a mí las zanahorias "babies".

Son hortalizas que no se han desarrollado.

Por eso se llama "baby". Y por eso son más tiernas.

El bebé. El "baby" de las verduras.

Venga, tírale. A ver, no. ¿Primero la cebolla no?

Ese es mi error. Para eso he venido, Dani,

para que me enseñes. Eso le pasa a mucha gente.

Ajo, cebolla. Siempre. Ajo, cebolla, puerro.

Ajo, cebolla, puerro. No se me va a olvidar en la vida.

Que no se te olvide. No tiene nada que ver.

Lo tienes que echar aquí.

Y aquí es donde va a soltar, donde va a bailar

y donde se va a hacer.

Mira cómo huele ahora. Huele. Hombre, claro.

Huele a ajo, al perfume del ajo.

Y eso es absolutamente vital. Aromáticos.

Venga, una hojita de romero. Vámonos, Dani.

¿La meto entera? Entera.

Y un poco de tomillo. Luego se la quitaremos

para hacer la salsa, a la hora de triturar.

Perfecto. No tiene nada que ver lo que es ahora

el aroma de todo, del romero, del tomillo,

que hay que hacerlo un poquito en el aceite;

y absolutamente el del ajo. Recordad eso.

Ajo primero de todo.

Ahora sí. Bueno, ya me he colado en tu receta.

Quizás, por ejemplo, en este tipo de receta

un atadillo así, como de la... ¡Que te diga Antonio!

Antonio, por favor. Mira.

Yo hago unos "bouquet garni"... ¿Cómo? Repítelo.

Eso tiene un nombre.

"Bouquet garni". ¿"Garni"?

Son unas cositas que hago yo con el puerro,

le echo sus aromáticos dentro. ¿Eso vas a ir a mi casa a hacerlo?

Aparte, que me ha enseñado Dani García.

¿Tú a qué te dedicas, Rocío? Pues mira.

Después te he traído hasta un regalito.

¿Ah, sí? Qué ilusión. ¡Hombre!

Mi hermano se dedica a hacer corbatas.

¿Ah, sí? Corbatas, pajaritas.

¡Oh! Se dedica a moda de hombre,

para poner guapa a la gente de Alcalá.

Para cuando vayamos a la comunión. A los tíos guapos de Alcalá.

¿Vale? Y yo te he traído una corbata para que la luzcas.

No me lo puedo creer. Perdona.

A todo esto, ¿qué haces? ¿Corbatas?

No. Yo las vendo. Me dedico a venderlas.

Ah, te dedicas a venderlas.

Bueno, voy a echar ya esto. Venga, echa ya.

Tú ve echando. Igual, venga. Estamos haciendo

un poco del sofrito de la salsa.

Claro. En el aceite que teníamos de las albóndigas.

Aceite, ajo, cebolla, pimiento verde.

Echamos un poco de zanahoria. Perfecto.

Y seguimos dejando cocinar. Qué bien ha cortado Antonio.

Mirad. No hemos pelado.

Nos hemos ahorrado un poco el trabajo.

Y fijaos cómo, con el mismo dedito, lo va a hacer Antonio,

se va quitando toda la piel.

¿Vale? Y, además, se nos queda más bonita

que con el típico corte.

Y se nos queda la piel aquí. Venga. Todo para ti.

Venga, Dani. Vámonos.

Qué buenos tomates. Cuéntame qué vamos a hacer

a continuación. Le tenemos que echar vino blanco.

Ahí está. Gustoso. Gustoso.

Aromático. Aromático. Yo se lo echo todo

porque me gustan las cosas sabrosas.

Y yo te hago una pregunta. Es carne, ¿no?

Sí. ¿Por qué blanco y no tinto?

Verdad. Es que me gusta más el sabor del vino blanco.

Son diferentes, eh. Son connotaciones

totalmente diferentes. Pero aquí un poco de vino tinto

tampoco vendría mal, eh.

Además, nos va a dar un poco de color también y tiene sentido.

Ojo, que vino blanco vale.

Es su receta y yo quería preguntarle.

Me gusta más el vino blanco. Pero vamos.

Qué arte para echar el caldo, ¿no? ¿Cuánto tarda eso?

Pues no sé. Unos 10-15 minutos para añadirle todo.

Trituramos y metemos la carne dentro.

Y ya lo dejamos unos 10-15 minutos que termine

de echar cuerpo las albóndigas. Perfecto.

Recordemos lo que hemos hecho. Teníamos la salsa.

Ha reducido. La hemos triturado.

La hemos vuelto a meter en el cazo.

Y hemos metido las albóndigas.

En el fondo, ¿cuánto tiempo de cocción es la carne?

Unos diez minutos. Como mucho.

Como mucho. Que haga el "chup chup".

Antonio y yo siempre hablamos de la cocciones por intercambio.

Necesitamos que las albóndigas sepan a salsa

y que la salsa sepa a albóndigas.

Bueno, es justo el punto perfecto.

No porque más se cuezan, van a ser más buenas. Al revés.

Queremos que la albóndiga esté tierna, jugosa y rica.

Por otro lado, hemos puesto una sartén con mantequilla

y aceite. Y ahora echamos la mazorca, que es la guarnición,

el tomate "cherry" entero sin cortarlo.

Y luego, nuestra zanahoria "baby" que ha pelado Antonio escaldada.

Voy a echar esto y vamos a ir preparando el emplatado.

Echo por aquí.

Antonio. Dime.

Estaría genial para el emplatado...

En la albóndiga hay salsa y donde hay salsa...

¿Eh? Hace falta pan.

Hace falta pan y mojar. Y mojar bien, ¿no?

Pues eso es lo que necesito, un poco de pan.

Antonio, ¿tú sabes que he traído unos panes que quitan el sentido?

¿Es lo que estaba allí fuera? Claro.

Voy a por ellos. ¡Claro! Haz el favor.

¿Qué son, panes de tu pueblo? De Alcalá.

El mejor pan que tú te puedas meter en la boca.

Vaya. O sea, que vamos a mojar bien hoy.

No veas lo que tenemos por aquí. Mira, mira.

Qué alegría que nos traigan cosas. Qué ilusión.

El pan. Un poquito de pan.

Cuando veas el pan, vas a llorar.

Mira. Mira, mira. Mira, Dani.

Mira, Dani. Esto es lo que yo siento por ti.

Yo con esto me hago un bocata. Está perfecto.

Te lo cortas a la mitad, te metes jamón, aceite de oliva.

Yo te he traído una receta de salsa

y te tenía que traer pan. Estoy totalmente de acuerdo.

Bueno, vamos a darle un último salteado aquí.

Y mientras, vamos a ir poniendo...

Mira, mira, mira. Mira, Antonio, qué cosa más grande.

¿Cuál vamos a poner ahí? ¡Hombre!

A ver. Elígelo. ¿Cuál le pondrías tú al Julio?

A mi Julio siempre lo mejor. Lo más grande.

A mi Julio, mi corazón entero. Pues ese.

Yo creo que vamos a poner todos. Búscate una placa

y ponemos todos en la mesa.

Claro. ¡Todos ponemos!

Mira. Con amor y todo.

¡Hala! Me lo llevo para la mesa.

Dani, te dejo aquí el poquito de tomillo.

Venga. ¡Madre mía, cómo has resaltado

mi receta, Dani! ¡Qué cosa más grande!

Esto está bien. Y ahora yo cogería

esta hojita de tomillo. E ir tirándosela.

Como el que no quiere la cosa.

¿Cómo ves esta versión de tus albóndigas?

¡Oh! Me caigo muerta ahora mismo.

Y ahora, para terminar, ya que hemos puesto

un poco de romero a la ensalada de Antonio,

este, que, además, tiene más sentido.

Lo ponemos aquí y a volar. ¿Te quedas a comer con nosotros?

Claro. ¡Hombre, por favor! Vámonos.

(Canción "Counting Stars")

Qué ganas de mojar el pan en la salsita, Rocío.

Claro, Antonio. Primero, que abra aquí mi amigo

el regalito, ¿no?

Haz el favor. Este papelito de estrella.

Es papel porque he venido con una estrella Michelín.

Ahí está. Claro. Mi hermano ha tenido el detalle.

¡Oh! Qué bonito, eh. Qué bonito, qué bonito.

Hasta en su... Mira, mira. Esto ya, categoría.

Hasta en su fundita. Categoría.

Artesano. Las hace mi cuñada.

Que conste. Muy bonita.

¿Te gusta? Esto me lo guardo aquí

y un día que vaya a Alcalá a comerme la tortilla de tu madre,

voy yo ahí con la corbata. Maqueado. Vas maqueado.

Me parece estupendo. Bueno, Rocío, cuéntales

cómo has venido tú a cocinar aquí con nosotros.

Me dio por subir una fotito de mis albóndigas.

La subí a las redes sociales con el hashtag #hacerdecomer.

Y digo: "¿A mí me van a llamar ni nada?"

Pues mira, aquí estás con nosotros. Pues mira. Aquí estoy.

Quién te lo iba a decir,

aquí, en nuestra mesa. Fíjate.

Mil gracias por compartir con nosotros tu receta.

Gracias. Y hasta aquí, nuestro programa

de hoy. Dos platos estupendos y una invitada

que nos lo ha hecho pasar genial.

Nos vemos mañana. Y ya sabéis. Haz la comida y mejora tu vida.

Vámonos. Hombre, Dani.

Claro. Dale.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Ensalada de quinoa con naranja y albóndigas con verduras

Hacer de comer - Ensalada de quinoa con naranja y albóndigas con verduras

03 abr 2019

Dani García cocina una receta con quinoa, se trata de una ensalada de quinoa con naranja, mango, cebolla y zanahorias. Después, viene Rocío, una seguidora del programa para cocinar unas albóndigas de carne con guarnición de verduras.

ver más sobre "Hacer de comer - Ensalada de quinoa con naranja y albóndigas con verduras" ver menos sobre "Hacer de comer - Ensalada de quinoa con naranja y albóndigas con verduras"
Programas completos (55)

Los últimos 218 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. esther

    QUE DELICIA

    13 abr 2019