Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5128093
Para todos los públicos Hacer de comer - Crema de alcachofas y guiso de conejo - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Sintonía)

Bueno, ya estamos aquí, por fin.

Qué bien. ¿Cómo vas? Pues, voy bien.

Aquí, a currar contigo, sabes que me gusta mucho...

Lo que no... Huy, Dani. ¿Qué te pasa?

Parece que esto ha encogido.

Yo creo que tú has agrandado.

Será de comer contigo.

Tienes un morro que te lo pisas. Espérate.

Buenos días. Buenos días.

Nunca te fíes de un cocinero delgado.

(RÍEN A CARCAJADAS)

Esa te ha gustado. Bueno, es verdad.

Es verdad, lo digo en serio, no te fíes de un cocinero delgado,

esto no es por justificar nuestra anchura, ¿eh?

Hoy, sobre todo, por él.

Vamos a hacer una crema de alcachofas con jamón

y un guiso de paletillas de conejo con alcachofas, también.

Oh... ¿Nos lavamos las manos?

Hombre, faltaría más. Venga.

Y para hacer todo esto va a venir alguien inolvidable,

que creo que nos robó el corazón a toda España

en la primera edición de "MasterChef".

Con esto que estoy diciendo y con las alcachofas,

(Timbre) solo puede venir una persona.

Maribel. Maribel.

Voy, Dani, por favor, que voy yo.

Maribel, ¿qué pasa? Nos robó el corazón y la alcachofa.

¿Qué tal? Aquí estamos.

¡Dani! Hombre, qué ilusión.

Tenía unas ganas de verte... ¿Cómo estás?

Te conozco de la tele y de todos tus éxitos.

En la tele te venía más grande, qué ha pasado.

Los años, hijo, los años. (RÍEN)

¿Qué quieres? Los años... Pasa, pasa, estás en tu casa.

Tu chaqueta, por favor. Dámela. Trae.

Yo estoy para eso, no te preocupes.

Qué bien, ¿no? Tener una persona... Dame, Dani.

¿Cómo estás? Bien, ¿y tú?

La verdad es que me da miedo hacer un plato de alcachofas contigo.

Tú debes de saberlo todo. No te creas...

No confundamos, de verdad. La gente piensa que los cocineros,

además, de tres Estrellas Michelín, sabemos de todo,

imaginaos si tuviéramos que saber de todo.

Cuántos tipos de alcachofa hay, cuántos tipos de ajo, de zanahoria,

de patata, de puerro, de dónde vienen... Es imposible.

Y que las amas de casa, también, tenemos nuestros truquillos.

Yo he crecido con mi madre y con mi abuela.

Y yo. Y saben más cosas que yo, seguro.

Y yo, también, es la que me ha enseñado, mi madre.

Bueno... (SONRÍE)

Hoy, vamos a hacer una sencillísima crema de alcachofas,

los ingredientes para la crema de alcachofas son:

alcachofas, aceite de oliva, cebollino, sal y jamón.

Un poquito de caldito, el que quiera ponerle.

Vamos a echar agua. Porque las vas a rehogar, supongo.

Sí, claro. Pues, ya está.

Bueno, ¿empezamos? Empezamos.

Ponte con el cebollino y Maribel, ya nos hemos lavado las manos,

que se lave las manos. Vamos a ello.

Como haremos dos recetas de alcachofas,

vamos a enseñar dos formas para que no se oxiden.

Es importante, porque la oxidación aporta un mal sabor al producto.

Hay que intentar que se oxiden lo menos posible.

Nosotros tenemos nuestros trucos pero quiero saber los tuyos.

Siempre utilizo limón. Siempre, ¿no?

Voy a lo práctico, uso limón; muchas personas usan perejil.

Lo haremos de dos maneras; primero, limón, como tú lo haces,

en honor a ti, y, luego, en la siguiente receta,

las vamos a cocinar de una manera diferente

y le vamos a añadir el perejil. Venga.

¿Vale? Venga, lo primero... ¿Te ayudo?

Venga, cuéntale a Antonio cómo se sacan los corazones;

además, suena superbonito: ¿cómo se saca el corazón?

El corazón. Antonio y yo somos muy románticos.

¿Cómo lo haces? Como lo hago en mi casa,

esto no lo tiro porque esto funciona, también.

Pero esto sí, ¿no? Esto sí.

¿Pone el agua con limón Antonio? Le quito unas hojitas...

Pero el agua con limón es para tenerlas en remojo, ¿no?

Ahí le vamos a poner un poquito de zumo de limón.

Perfecto. Ahí está.

Qué poca agua. No, es suficiente.

¿Vale con esto? Sí.

Vale. Sí, sí.

Dani, ella a la antigua, sin guantes ni nada.

La gente es que se pone guantes para...

Yo soy un ama de casa de las antiguas, como dice él.

Yo, también, ¿eh? Me da pereza ponérmelos.

Me los pongo, si hago muchas, si salgo a cenar

o si me pongo el brillante que me ha regalado mi marido.

No puedo ir con las manos... ¿Cómo se llama?

Juan. Juan, qué suerte tienes.

Sí... me hace unos regalos... Ojito. ¿Sí o qué?

Sí. Si no, le pedimos más.

No, no, no. Bueno, a lo que íbamos.

Esto lo hago así y, luego,...

Que las quiero para hacer la crema, pues yo...

Las cortas, un poco, más. ¿Con medio limón vale?

Si quieres, le echo más, como no lo pago...

(RÍEN)

Maribel es superahorradora. Yo sí.

Es ama de casa 100% Sí, claro, así me ha ido de bien.

Claro que sí.

¿Qué hacemos con los pelitos que quedan aquí dentro?

Yo soy muy ahorradora, pero eso se lo quito.

Quiere decir que la alcachofa no ha tenido mucho frío,

sabes que las alcachofas tienen que tener frío.

Pero todas tienen pelo, ¿no? Todas no, algunas no tienen.

Hay finas y no finas, hay personas peludas y otras no.

Aquí pasa lo mismo. (RÍEN)

Dani es más peludo que yo. Ay, qué bueno.

O sea, están las alcachofas osito y las que no, ¿no?

Vamos a terminar de pelar las alcachofas y hacemos la crema.

Hemos conseguido pelar las alcachofas

y, ahora, tenemos nuestra olla, aceite de oliva, sal y alcachofa.

Vamos a encenderla y le explicamos a Antonio

a hacer el aceite de cebollino. Para el aceite de cebollino...

Cogemos cebollino, lo rompemos, vaso de batidora de mano,

aceite de oliva, "ran, ran, ran". Y colamos. Vale.

Fácil, Antonio. Es facilito, venga.

Me pongo al lío, Dani. Echo aceite.

Fácil de verdad va a ser esta cremita de alcachofas,

porque solo va a tener aceite, alcachofas, aceite, sal y agua.

A veces, nos complicamos en mezclar cosas... que está bien,

pero como hoy venías tú y te veo tan pura, en el buen sentido,

que digo: "Tengo que hacer una crema de alcachofas

que se identifique con Maribel".

Yo le suelo poner un poco de cebolla y, en vez de jamón,

¿qué te parece un huevo escalfado? Me parece genial.

Qué bueno, por favor.

Si tuviera que hacer una crema de restaurante, al final,

siempre terminaría con un poquito de lácteo, ¿no?

Un poco de mantequilla, de nata... De nata...

Pero para la gente que es intolerante a la lactosa...

Hay que dar opciones a la gente que tiene alergias y no puede.

Esta crema es ligera y muy buena. Muy ligera.

Y las propiedades que tiene la alcachofa son exquisitas.

Por eso vamos a hacerla hoy, para los que el delantal le encoge,

por lo visto es buena. Te veo estupendo.

¿Ah, sí? ¿Me ves bien? Te veo fenomenal.

No te quiero hacer propaganda, no sea que no puedas salir.

A ti te para la gente, ¿no?

Bueno, pero me da igual, yo a eso... no le echo cuenta.

No necesitas ligar, ya tienes a tu marido.

Después de 44 años, qué ligue voy a tener.

Te voy a contar una anécdota. Cuenta, cuenta.

He estado en Cuba. Fuiste a Cuba.

Me di cuenta de que al bajar para ir a desayunar,

estaban todos muy bien uniformados, bueno, una cosa...

Y, de repente: "Hola, Maribel". Y yo: "No me lo puedo creer".

Pero no hice mucho caso, que no pensaran que era una creída.

Me voy para dentro, me siento ¿y qué crees que me sacaron?

Un plato de alcachofas. Me quedé... No me lo puedo creer.

Me quedé, que me quería morir. Y digo...

"¿Hasta aquí ha llegado lo de la alcachofa?".

La gente ve "MasterChef" España allí.

Yo, también, la relaciono mucho con la alcachofa

y te tengo preparado un juego. Lo he llamado "Trivialcachofa".

Ay, madre mía... ¿Qué te parece?

Lo que tú digas. ¿Te pongo a prueba?

Mira qué color. Y el olor, ¿eh? Es que huele ya...

Vamos a cubrir, un poquito. Con un poquito de agua.

Maribel, "Trivialcachofa". A ver, ¿qué pasa?

A la pregunta: ¿Cómo se dice alcachofa en ruso?

(CON ACENTO) Yo soy ruso, señor.

A. "Alcakovska", B. "Artishok", C. Vladimir Putin.

(RÍEN) No, ese, desde luego, que no.

Nos quedamos con "alcakovska" y "artishok".

"Artishok". ¡Correcto!

La relacionaba. Qué maravillosa, ¿eh?

Vamos a ir complicando. Ay, sí, ya veo la complicación.

A la pregunta: ¿Cuántas alcachofas se usaron para el récord Guinnes

de la mayor cantidad de alcachofas a la brasa hechas a la vez? Ojito.

A. 3000, B. 5000, C. Más de 12 000.

Como en mi pueblo, más de 12 000.

¡Correcto! Ha estado brutal.

Porque tres mil me parecen poquísimas.

Eres una máquina, ¿eh? Es que en mi pueblo esto se hace.

¿Se hace el "Trivialcachofa"? No se hace el "Trivialcachofa",

se hacen las alcachofas para los vecinos y para quien venga.

Antonio y yo queremos ir. Nos hemos preparado tan bien esto

que tenemos hasta un premio. ¿Qué me dices?

Si lo he acertado, me debes un premio.

Ha acertado todas. Por ser la reina de las alcachofas

te has ganado... Qué cara.

La alcachofa de ducha de oro, ¿eh? Ojito, ¿qué te parece?

Jope, pero... ¿de oro de verdad? Hombre.

Parece que es pintura... No, no, no.

No empieces a buscar los detallitos como Dani.

No, que me encanta. Antonio, es un tío serio.

Qué pena, podría haber traído

la mía de oro que me dieron en Benicarló.

¿De oro de verdad? De verdad, os lo habéis currado.

Hombre, aparte no sé. Esto es algo de ducha.

Una alcachofa. Claro, la alcachofa.

La alcachofa de la ducha.

De ducha, la ponemos ahí. La pondré al lado

de la alcachofa de oro. ¿Esto cómo lo ves, bien, no?

Ahora se cuela, ¿lo colaste? Claro, si no, tendría grumos.

Ya tenemos las alcachofas bien rehogadas y le echamos

un poco de agua, cubrirla sin más.

Y las vamos a cocinar.

Muy bien.

Bueno, un poquito de sal.

Ahí. Vamos a darle...

Caña. Candelita.

Maribel, tú que eres la experta, cuánto rato.

Pues yo... Fíjate qué sencillita.

Sí, nada, media horita, un poquito menos.

¿Media horita? Creo que menos incluso.

¿Más? No, menos.

Yo lo tendría media hora porque le doy menos de caña.

¿Por ahorrar? (RÍE) No...

Porque he visto que, bueno,

o he intuido que eres muy ahorradora.

A mí el ahorro me va, me va. El ama de casa, yo nunca

tiro nada, siempre, lo que sobra... Croquetas, croquetas, pimpán...

Lo que sea. Sin tirar.

Bueno, aún así, 25 minutos, ¿qué nos ahorramos? Cinco minutos.

(RÍEN)

Eso también es un ahorro, ¿no? Te ha gustado, eh.

De energía, de energía. Sí, venga.

25 minutos.

Alcachofas con el agua aquí,

pero, ojo, porque saqué

unas poquitas para ponerlas de guarnición.

¿Vale? Las más bonitas que vimos las hemos sacado.

Cómo se nota que tienes tres estrellas.

Bueno, bueno. Piensas en todo.

Me vas a poner colorado. No te pongas colorado.

Ya me estoy poniendo nervioso, ni eché el aceite de oliva, dámelo.

Créetelo, créetelo. No, yo soy muy tímido.

Receta sencilla, pero con todos los nutrientes

y todo el sabor de la alcachofa.

Vamos aquí, así, cerramos.

Y hay que pegarle de verdad.

Dale, Dani.

Bueno, esto ya está. Cuidado con el aceite, Dani.

Cuidado con el aceite, mira, Antonio lo sacará de aquí

y lo va a colar porque todavía para dejarlo ya...

Lo más fino posible y lo más perfecto y suave posible.

Pásame el jamoncito. Un poquito de jamón.

Bueno, aceite de girasol, ¿vale?

Bien calentito.

Te quedarás a comer con nosotros, ¿no?

Me quedaré a comer con vosotros, pero...

Me queda hacer una receta más. Bueno, pero yo ya aunque

sé que también llevará alcachofas, que también está muy buena.

Hombre, en tu honor, en tu honor. Si me permites, me pegaré

una vueltecita por el barrio porque os quiero traer algo

que no os lo imagináis porque eso aquí no lo conocéis.

Bueno, enséñame la textura, quiero que la gente vea

la textura de la crema. Dame el cazo.

Está perfecta. Enséñamela ahí y me la echas aquí,

pero enséñalo, enséñalo.

Tira ahí para arriba que se vea.

Oye, tiene muy, muy buena pinta. Dani, el trabajo de Maribel y mío

tiene su efecto. Ha funcionado, ha funcionado.

Ahora quieres que te la meta aquí sin salpicar.

Mira, yo es que estoy aprendiendo Trae más cebollino.

Un poco más de cebollino.

Que el cebollino lo ponemos fresquito.

Mira, hemos puesto la alcachofita que nos había sobrado

¿Vale? Me parece una idea genial

porque yo pongo otras cosas y está muy bien la alcachofa.

¿Te está gustando así? Mucho, y ahora esto.

Está crujientito y sabe a jamón tostadito.

Sí. Dani, su cebollino.

Venga, vamos a hacer una cosita, vamos a hacer así.

Y vamos a hacer así.

Y... Madre mía.

Eso se lo haré a mis hijos cuando llegue.

Y echaremos la cremita luego, cuando tú vengas.

Venga. En la mesita.

¿OK? Muchísimas gracias, un placer.

A ti por invitarme, estoy encantada.

Nos vemos en nada, media horita,

hacemos así y hacemos las paletillas.

No haré tarde porque a la mesa... No des muchas vueltas.

(HABLA EN CATALÁN)

Oh. (HABLA EN CATALÁN)

(HABLAN EN CATALÁN)

Y eso que no me lo quiten,

la mano de oro. La alcachofa es tuya

y la pondremos en la mesa. Venga, hasta luego.

El delantal, por favor.

(Música)

Seguimos en el mundo alcachofa, ¿vale? Ahora, en este caso,

un guisito de conejo con alcachofas.

Es una carne que no usamos, habitualmente, y está genial

y tiene un nivel de colesterol muy bajo.

Los ingredientes para este guisito de conejo con alcachofa,

por un lado las alcachofas, alcachofas y perejil.

Luego, vamos a marinar

las espalditas de conejo en un poquito de ajo

laurel, sal, vino blanco, cebolla, puerro y pimiento verde.

Y por último, un poquito de caldo

que en este caso es de pollo también.

Vale. Antonio, ¿vamos?

Vamos. ¿Empiezas a marinar?

Claro. ¿Vale? Y yo empiezo

con las alcachofas. Perfecto, Dani, marinamos

para que la carne coja más sabor.

Para hacer el marinado lo que tienes ahí es una mallita

que nos permitirá, en primera instancia,

luego, al final, sí que vamos a tener que sacar

la paletilla y tal sin la verdurita,

pero que en esa vez no tengamos que dejarla ahí.

Por lo tanto, metemos tanto la cebolla, el puerro,

el pimiento verde en la malla ponemos la paletilla bien de sal

y de pimienta, el ajo rojo, el laurel y cubrir de vino blanco.

Perfecto, Dani. Y yo mientras, veis, hemos puesto

perejil y acordaos que en la receta anterior

pusimos limón para que la alcachofa

no se oxidara, no se pusiera negra.

Nosotros en este caso, perejil, ponemos la alcachofa,

prácticamente, entera. No digo que sea ni mejor ni peor,

pero sí que en esta ocasión, sacar el centro de la alcachofa

es bastante más sencillo. Ahora, la voy a cubrir de agua

y las vamos a cocer 15 minutitos. Evidentemente, por fuera

cogerá algo de oxidación, pero por dentro veréis cómo quedarán.

Voy a echar aquí el agüita.

Ojito, Dani, que tengo truquito también.

¿Sí o qué? Sí, porque hago las alcachofas

en el microondas. Un poquito de aceite de oliva,

un poquito de sal, cuatro minutitos y listo.

Bueno, la alcachofa yo le cogí manía en la escuela de hostelería

porque se cocía en un agua con harina y limón.

Sí. Eso se llamaba blanqueta.

Blanqueta. Sí, no un caldo, era un agua

con harina, que mezclabas la harina

un poquito, mezclabas zumo de limón y poníamos perejil.

El perejil es una bomba de oxígeno.

Para que nos entendamos, hará que se oxide mucho menos

y por dentro no llegue la oxidación.

Y tengo ese recuerdo porque hacíamos los fondos

de alcachofa, las pelábamos que había que hacerlo rápido

en la escuela, la echábamos sobre ese agua con harina

y luego, las cocíamos y luego, se dejaban reposar ahí.

¿Qué pasaba? Que quedaban absolutamente, impolutas,

pero cuando las cogías en frío, tenía harina pegada

y le cogí manía a ese... A quitar harina ahí,

lavarla y tal y de ahí le cogí manía.

Pero hablamos del año noventa y...

¿95?

Con esto os digo que no cojáis manías a los alimentos

porque yo tengo alguno, de un bombón de coco que me acuerdo

me comí en casa de unos tíos míos con mi hermana

que le pegaba por debajo de la mesa para sacármelo y dárselo,

os prometo, odiaba el coco, he odiado al coco media vida

y, al final, acabé haciendo platos de coco.

Te gusta el coco, vamos. Me gusta...

O le tienes esa cosa, ese retintín.

Lo tengo, pero lo como. Venga, vámonos, tírale ahí,

el laurel, el ajito, bien de sal has puesto.

Sí, sal y pimienta. Pobre, pobre de pimienta,

rompe aquí. He puesto ajito, lo machaqué

y lo puse en la malla también. Perfecto.

Y este último lo ponemos aquí. Vale, más pimienta.

¿Más pimienta? Más.

Le he echado tela. Te veo flojo hoy.

¿Cómo que flojo? Venga, así.

Vámonos. Y esta alcachofita,

que nos dura un tiempecito también en la nevera, la guardamos

para hacer millones de preparaciones,

pero ahora se me ocurre una alcachofita frita

que también son geniales,

el corazoncito de alcachofa frita, brutal.

Vinito. Venga, el vinito ahí.

A ver, ideal para el marinado, si queréis hacerlo el día antes,

mejor, la noche antes que sabemos que haremos un guisito

de conejo, pues lo hacemos. Y os hago un resumen rápido.

Tenemos la alcachofa cociendo con el agua y la bomba de oxígeno

llamada perejil, ¿te parece bien o no?

Por favor, dame un perejil, dámelo.

Qué nivel, el perejil vale para todo, venga.

Por aquí, 15 minutos, ¿vale? Recordemos, paletilla de conejo

marinando con la cebolla, el puerro y el pimiento verde.

Un poquito de ajo, de laurel y vino blanco

y... Pimienta.

Olorcito a campo, eh. Hombre.

Vámonos ahí. Ahí, como nos gusta a nosotros.

Las cosas de campo tienen que saber a campo

y las cosas de mar, a mar,

aunque a veces hagamos mar y montaña,

pero bueno, ¿no? Pero en este caso

es campo y queremos que sepa a campo.

Romero, tomillo.

¿Vámonos? Vámonos, Dani.

¿Nevera? Que macere 20 minutitos y dejamos

las alcachofas cociendo, recordad, 15 minutitos

y están perfectas por dentro.

(Música)

Hemos dejado reposar unos 20 minutos esta paletilla

y marinando con ese vino, hierbas, verduritas en la nevera.

Y ahora vamos a marcarla.

Y recordamos que tenemos la alcachofa aquí,

que hemos cocido 15 minutos

y que estamos dejando enfriar en su propia agua.

Y... Antoñito.

Un bol. Por favor. Os he dicho que no tiramos nada,

porque esto con lo que hemos marinado,

va a ser al final el guiso. Que se podría hacer el guiso

tal y como lo vamos a hacer sin marinar, sí.

Que saldría menos rico, sí.

Ollita caliente. Voy a sacar la paletilla del marinado.

Y vamos a ir marcándola. La vamos a secar un poco,

porque para que marque bien, necesito que esté seca.

Eso es primordial también. Vamos a coger un poco de papel.

Y te seco. Dame. Y me secas.

Ponlo aquí, que te lo seco yo. Venga.

Así de gusto. La verdad es que yo soy incapaz ya,

a mi edad, de no tener un pinche como Antonio.

Puedo ser como tu animal doméstico.

Soy un poco más listo que los animales.

¿Más que un delfín? Hombre...

(IMITA EL GRITO DE UN DELFÍN)

(RÍEN)

En Marbella hay muchos delfines. Cocinar con risas siempre...

Hay que pasarlo bien.

Hay que pasarlo bien. Bueno, venga.

Un poquito de aceite aquí. Lo tenemos seco

y lo que voy a hacer, es dorarlo bien.

Y luego meteremos la verdura.

Y la fondearemos muy bien. Y luego meteremos el vino

donde ha marinado la paletilla. ¿OK?

Dani, yo tengo una preguntita que creo que mucha gente

se la hace en casa y lo ha escuchado como yo.

Que el marinado o algunos marinados ablandan un poco la carne.

¿Eso es verdad? Bueno, sí. Es cierto.

Te lo juro. Es cierto.

Pero tampoco hace milagros. No. Claro.

Voy a comprar una carne de segunda para decir que es solomillo,

la marino y aquello ablanda. No, pero que ablanda un poquito.

Poquito, muy poquito.

Mira. Paletilla hacia abajo, ¿vale?

Va a chisporrotear porque, por muy seco que queramos,

al final... Claro.

La carne de conejo ha pillado líquido de la marinada.

Oye, Dani, dicen que España significaba "isla de conejos".

¿Pero porque había muchos conejos de verdad?

Bueno, aquí conejos hay.

¿El conejo es típico en España o en más sitios?

Bueno, hay mucha cría de conejo y Cataluña es

la mayor productora de conejos en España.

Bueno, mira. Mira qué color. Qué doradito.

Y lo mejor es lo que está quedando en el fondo,

que eso es el sabor puro y duro. Eso es la esencia.

Y mucha gente pone otra sartén y eso lo tira.

No, no. Para nada. Esa es la esencia del conejo.

Esto se "desglasa" con un poco de líquido, ¿vale?

Aquí, como ya la verdurita tiene líquido,

lo va a soltar y lo va a levantar.

Dani, por si la gente en casa no se acuerda.

"Desglasar" por favor. "Desglasar".

Podemos decir que es recoger los jugos que quedan

en el fondo de la cazuela. Como pasa rápido,

yo ya voy a añadir un poquito de este vino blanco

donde hemos marinado.

Para que esto vaya un poquito más deprisa.

Mientras, Antonio, la alcachofita por aquí.

Yo ya me voy preparando porque sé lo que viene.

Sé lo que me viene. Venga.

Limpiamos, pues.

Vamos a pegarle candela a esto.

Y ahora aquí sí podemos tapar, ¿vale?

¿Por qué estamos pelando las alcachofas?

Nos gusta hacer guisos de ensamblar.

La alcachofa la podemos cocer como la hemos cocido hoy

y la echaremos al final porque está ya cocinada.

Y esto no quiere decir que el guiso vaya a saber menos

a alcachofa. Ensamblamos.

Lo que llamamos ensamblar. Exacto.

Mira.

Y esto hay que cocinarlo bien.

Dani, te voy a decir una cosa de un conejo, que vas a flipar.

¿Tienes un amigo conejo? El conejo más grande del mundo.

¿Dónde? A: Gran Bretaña. B: Chicago. C: Filipinas.

Te lo digo yo. Comodín del público. Venga.

Gran Bretaña. 1,20, 22 kilos.

Vamos, que lo veo boxeando. ¡Con 1,20 de altura

y 22 kilos de peso! O sea, que de pié, es como yo.

De pié, es como tú. Hombre, 1,20 no, pero más o menos.

Pero por aquí. Por "Hacer de comer".

¿Sabes hacer el conejo también? ¿Cómo haces?

Hacen así, ¿no? Algo así, como las ardillas, ¿no?

Exacto. (RÍEN)

Las ardillas son iguales que los conejos.

¿Qué pasa? Que yo no soy aquí de esto de la jungla.

Bueno, Dani, ¿te corto las alcachofas o qué?

Venga. Déjamelas bien limpias que está ya prácticamente para...

Fijaos. Y es el momento ideal para ir echando.

Espérate. La voy a poner aquí.

Así.

Ahora vamos a echar el caldito.

Son paletillas de conejo. Ojito, eh.

Esto no necesita mucha cocción.

Así en que, en 15 minutos, espero que a nuestro Antonio

le dé tiempo a limpiar las alcachofas. ¿OK?

Veis que ya un poco el hueso sobresale.

Ya se ha desprendido un poco ese trocito de carne

de lo que es el hueso. Así estarían al punto.

Para mí, estarían al punto. Ahora vamos a sacarlas.

Y vamos a triturar.

Hombre. Qué bien huele.

Oye, Dani, ¿tú sabes cuánto corren los conejos?

50 kilómetros por hora o más.

¿Pero cuál es la velocidad máxima en un campo?

Aproximadamente, unos 37,4 kilómetros por hora.

Y a partir de ahí, los multan. A partir de ahí,

según la velocidad que cojan, más o menos, multan.

Oye, pero que 55 kilómetros por hora...

Hombre, esa pata es... Está el conejo de campo

y el conejo comercial, llamémoslo así.

Este es conejo de granja.

Llamémosle de granja. Vale. De granja y de campo.

¿Es posible que el conejo de campo sea más duro

porque tiene más músculo y esté más fuerte?

Más duro y, luego, es mucho más sabroso.

Yo he hecho muchos platos de conejo.

Está mucho más cercano a la liebre,

que al conejo de granja. Esta carne blanca,

relativamente suave.

El de granja 25 kilómetros por hora y el de campo, el doble, 50.

Muy bien. Tritura. Dani, trituro.

Te he traído una cazuela aquí. Venga.

¿Vamos a colar o qué? Mira. Vamos a hacer una cosita.

Vamos a poner las paletillas aquí.

Cuanto más trabajemos la salsa y mejor batamos,

menos se nos quedará aquí.

Que vemos que se nos queda mucho y da pena tirarlo,

guardamos, congelamos y esto es perfecto para hacerlo

con una crema de verduras otro día.

Bueno. Ojito, eh.

Ahora llega la última parte para disimular, entre comillas,

el ensamblado, que es cocinarla un pelín con la alcachofa.

Tenemos ahí tomillo fresco, vamos a freírlo

y se lo echamos por encima. Y romero también.

Tomillo y romero. Venga, sí.

Ojito, eh. Venga, perfecto.

Fíjate qué bonito y qué sutil y qué elegante.

Dani, su aroma, su aroma. ¿Sabes qué voy a hacer?

Sacar una cazuelita. A ver.

Tráeme aceite de girasol. Voy.

Y mientras... Pintaza, eh, Antonio.

Pero pintaza de verdad, eh.

En cuanto el aceite esté caliente,

vamos a echar el romero y el tomillo.

Dame un poquito. Esto cuidado porque salta, eh.

Ese aceite podríamos utilizarlo otra vez, ¿no?

Este ya es un aceite de hierbas.

Está aromatizado. Claro, claro.

Aceite aromatizado. Lo pasamos aquí para quitarle

un poquito la grasa. Y ahora ya...

Lo echamos aquí y así es como lo vamos a dejar.

En cazuela. En cazuelita, sin más.

Esto ya está. A ver si viene Maribel ya,

que el olor me come y me llama.

(Canción "Come" de Jain)

Mirad qué os he traído para que veáis

que no solo se cocinan las alcachofas.

También con ellas se hacen unos centros...

Bueno, no quiero decir otra vez "mi pueblo",

porque qué aburrida. Siéntate.

Siéntate, por favor. En mi pueblo hacemos

unos centros con la alcachofa.

¿Os gusta o no? Somos muy caballeros aquí.

Gracias. Es que como os habéis portado tan bien conmigo,

he dado una vuelta y he dicho: Voy a...

Mira, Dani. Mira qué toque.

Mira qué toque. ¿Has visto qué look?

Qué nivel, Maribel. Eso se dice, ¿no?

A ver. Qué nivel. Mira qué nivel

de cremita de alcachofa aquí para ti.

Mira. ¿Has visto?

Esto es de estrella ya, sirviéndote.

Y la delicadeza que tiene. Mira qué pulso.

Y la delicadeza que tiene.

No me pongas más, que si no... Antes decías que iba a poner poco

y ahora dices que voy a poner mucho.

Me sabe mal que se invadan las alcachofas.

Si no, Antonio se pone celoso.

Como no le ponga a Antonio... Oye, Maribel, mira.

Aquí, nuestra pedazo de alcachofa.

No le pongas mucho, que si no, se van las alcachofas.

Antonio con ese cuerpo necesita alimentarse.

A mí me das condimento, por favor.

¿Y qué te parece nuestro conejo?

También tiene un aspecto... Yo también lo hago así, eh.

No es por quitarte el mérito a ti,

porque sé que lo tienes y mucho. Pero yo también lo hago así.

Está bien. ¿Y le pones el romero frito por encima?

Eso no. ¡Ah! Yo sabía

que te iba a pillar en algo.

Y vosotros, para que no os perdáis ningún detalle,

podéis consultar nuestras redes sociales,

en @hacerdecomertve.

Y ya sabéis. Haz la comida y mejora tu vida.

Y a comer alcachofas. ¡Hombre!

Yo voy a empezar con la cremita. Y yo también.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Crema de alcachofas y guiso de conejo

Hacer de comer - Crema de alcachofas y guiso de conejo

08 abr 2019

La protagonista es la alcachofa, una hortaliza con solamente un 1% de grasa. Dani García y su pinche Antonio cuentan con la visita de Maribel, "la reina de las alcachofas". Para la segunda receta, un guiso de conejo con alcachofas, también ponen en valor la carne del conejo, una carne saludable.

ver más sobre "Hacer de comer - Crema de alcachofas y guiso de conejo" ver menos sobre "Hacer de comer - Crema de alcachofas y guiso de conejo"
Programas completos (58)

Los últimos 230 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios