Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5464616
Para todos los públicos Hacer de comer - Coliflor asada y codornices rellenas - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

Yo creo que ya está todo esto más que limpio.

Bueno... Tengo que dejar la casa impoluta,

porque hoy tengo una visita muy especial

y no quiero que me saque los colores.

¡Muy buenos días a todos!

La visita que voy a recibir, va a ser de Andrea Vilallonga,

una experta en protocolo que quiere enseñarnos

cómo poner la mesa correctamente en días festivos.

Y para que se sienta muy bien, voy a elaborar dos platos

que van a conquistar su paladar.

Primero haré una coliflor asada con una salsa de yogur especiado.

Y de segundo, cocinaré unas codornices

rellenas de cebollitas.

Primero... a lavarse las manos.

Y, mientras tanto, como siempre, os cuento los ingredientes

para preparar esta coliflor asada.

Sal, pimienta, aceite de oliva, queso, coliflor,

tomillo, eneldo, hierbabuena,

limón, pimentón picante,

yogur, ajito y cebolla.

Lo primero de todo va a ser asar la coliflor.

Y para asarla, vamos a hacerlo en el horno.

¿Y por qué os digo esto? Porque ya hicimos un día

una coliflor asada pero en sartén.

Y yo quiero que aprendamos e incidamos

en este tipo de cocciones para este tipo de verduras.

Que siempre tenemos un poco esa sensación

de que la coliflor solo se puede hacer

en el agua y hervida.

Y, la verdad, asada queda increíble.

Como veis, la coliflor viene con su tallito verde.

Pero lo que nos interesa, es...

Solamente, lo que es la flor en sí de la coliflor.

Cuando compréis una coliflor, fijaos siempre

en que aquello tenga cuerpo, que esté dura.

No quiero coliflores blandas ni con connotaciones amarillentas.

Quiero algo blanco, nácar y con cuerpo. Así...

Bueno, voy a quitarle esas hojitas por ahí.

Yo siempre voy metiendo así, como veis...

No quiero meter mucho ni incidir mucho,

porque ahora veréis cómo la vamos a cortar.

Vamos a intentarla cortar de una manera...

¿Cómo deciros? Yo creo que trasversal.

Así, de arriba hacia abajo.

Quiero que se vea un poco toda la anatomía de la coliflor,

que merece la pena. Porque, como decía antes,

siempre estamos como muy acostumbrados

a, primero, solo hervirlas y, segundo, hervirlas en cogollos.

Así que hoy la vamos a hacer de una manera mucho más especial.

Que sepáis que tiene tanta vitamina C como un cítrico.

O sea, que un zumito de naranja. No. Dos zumitos de naranja

equivalen un poco a esta coliflor. Lo primero que vamos a hacer...

Cortarla así. Primero, en el lado...

Esta parte la utilizaremos para otro tipo de cocciones.

Os digo una cosa. A mí me encanta, también, cruda.

A lo mejor, nunca lo habíais pensado,

pero cruda es absolutamente genial.

Así, mojada para "dipear", como una "crudité".

Siempre estamos acostumbrados a que la zanahoria

la comemos cruda, el pepino lo comemos crudo,

el calabacín, etcétera...

La coliflor también se puede comer cruda.

Una vez que tenemos lo que son las puntas cortadas,

lo que voy a hacer, es lo siguiente...

Este corte a la mitad.

Y a esto me refiero cuando hablo de anatomía.

La anatomía de la coliflor, que es esta parte de aquí.

Y con eso... pues son restos que vamos a guardar

para millones de preparaciones.

Esto lo rallas un poquito y se lo puedes mezclar

a una ensalada como una especie de sémola.

La coliflor es verdad que tiene un cierto olor especial.

Pero solo sale cuando se extra cuece.

Esto se debe a que tiene compuestos de azufre.

Seguro que todos, lo he dicho más de una vez

en este programa, recuerda cuando llegábamos a casa

y olía a coliflor.

A casa no, al portal. Ya llegábamos al portal

y aquello olía a coliflor.

Bueno... ¡Importante! Vamos a asarla.

Quiero que hagáis esto, estas incisiones. Aquí.

En la parte del tallo, ¿vale? De los tallos más gorditos,

que veis por aquí, metedle un par de incisiones. Así.

Para que se cocine también bien por dentro.

Luego, como, además, lo vamos a gratinar

con queso manchego... Pero no se va a ver

y es bueno para su cocción.

Así. Bueno...

La coliflor la voy a asar junto con cebolla y ajo.

Y ahora os explicaré el porqué.

Porque, con esta cebolla y este ajo asado,

vamos a preparar la salsa.

Así que voy a cortar aquí un poquito solo.

Así. Yo tengo el horno precalentado.

Y visto así, ¿qué nos faltaría?

Un poquito de sal... Un poquito de pimienta...

Y un poquito de... oro líquido, aceite de oliva.

Así. Sin miedo y con generosidad.

Sobre todo, cuando vamos a asar.

Yo siempre echo, primero, el aceite porque se queda pegado a la sal.

¡Ahí! Un poquito de sal... Un poquito de pimienta...

Así que nos lo vamos a llevar el horno ya,

que lo tenemos a 200 grados.

Y lo vamos a tener 30 minutitos.

Así que, en ese tiempo, estará la coliflor,

la cebolla y el ajo... perfectamente asados...

Y me acabo de quemar.

Pero no pasa nada. Nunca pongáis la mano aquí, eh.

Siempre lo digo.

¡Ay, la cocina!

¿A qué huele esto? ¿A azufre? No.

Me ha quedado una coliflor asada perfecta.

Y huele a lo que tiene que oler cuando está en su punto.

Por el otro lado, tenemos aquí la cebollita,

que ha mermado bastante, y el ajito asado.

Yo lo que voy a hacer, es lo siguiente...

Por un lado, la cebolla y el ajo

me los voy a guardar para poder hacer la salsita

que va a acompañar a esta coliflor.

Así que meto ahí la cebolla.

Y me encanta esta sensación de ajito asado,

caramelizado, con ese puntito dulzón, picante...

Me encanta cómo huele el ajo asado. Es genial. Mira...

Lo quitáis de esta manera tan sencilla,

como yo estoy haciendo.

También lo podéis hacer de esta manera,

como lo vamos a triturar, se podría hacer,

tirando de abajo hacia arriba.

¡Ahí! Sacamos la pulpita y fuera.

Bueno, lo siguiente... A ver...

Me quiero poner con la coliflor. No nos olvidemos de la coliflor.

Con cuidadito y sin quemarme, voy a quitar

todos los restos de peladura.

¡Así! Bueno, yo comprendo que, a lo mejor,

muchas veces, la coliflor nos cueste,

les cueste a los niños, etcétera... Pues vamos a darle un toquecito

que la haga diferente. ¿Vale? Primero, voy a deshojar por aquí,

así, de esta manera tan sencillita.

Voy a ir sacando las hojitas del tomillo fresco.

Quiero que esté debajo. Por encima, voy a rallar

un poquito de queso manchego.

¡Cómo me gusta el manchego y cómo me gusta La Mancha!

Sus quesos, sus vinos, sus migas y, sobre todo, su gente.

Para gratinar, no solo existe el parmesano.

Que, muchas veces, lo hemos utilizado en el programa

y nos encanta el parmesano.

Pero... ¡Ojito, eh! Hoy tenemos coliflor gratinada

con manchego.

Voy a intentar que caiga, sobre todo, en la zona tallo.

Como os recuerdo, hemos hecho esas incisiones

para asegurarnos de que se quede perfectamente cocida.

Y quiero hacerlo solo aquí. Por cierto, eh...

La coliflor, he dicho lo del azufre,

pero no he dicho todo lo bueno que tiene.

¿Qué tiene, también? Pues bajo contenido

en hidratos de carbono, por lo tanto, nos aporta

muy pocas calorías.

Es una gran fuente, por otro lado, de fibra.

Y tiene vitamina B, ácido fólico,

potasio, calcio, hierro...

Consumamos coliflor, consumamos de esta manera,

con su punto de cocción idóneo, como este.

Nos lo llevamos al horno. Vamos a gratinarla.

Yo ya lo tengo puesto en el grill porque soy un chico previsor.

Ya sabéis... Así que voy a tenerlo...

Bueno, voy a ponerlo arriba del todo

y con tres o cuatro minutitos

va a ser el tiempo necesario y suficiente

para que se gratine en condiciones.

¿Qué hacemos mientras? Pues vamos a hacer esta salsita.

A ver... ¿Qué tengo por aquí? ¿Vale?

Tengo una sartén que he puesto. Tengo eneldo.

Tengo hierbabuena. Tengo limón. Y tengo yogur y pimentón.

¿Vale? He puesto una sartén porque quiero añadirle pimentón.

A mí no me gusta el pimentón en crudo.

Necesito darle un pelín de cocción.

¡Ahí vamos! Aceite de oliva, pimentón...

Ajito asado, cebolla asada...

Y ya veréis qué salsa más rica nos va a quedar

para acompañar esta coliflor gratinada.

Bueno... Pimentón por aquí.

¡Ahí está! Pimentón integrado y cocinado.

Ya, con esto tengo más que suficiente.

¡Ahí! Echo el pimentón por aquí.

Mientras tanto... Empiezo a oler... Me voy a llevar esto.

Porque he dicho tres o cuatro minutitos.

Pero me da la sensación...

Le falta coger un pelín de color.

Le voy a dar 30 segundos,

a ver si soy capaz de triturar, mientras,

este aceitito con pimentón,

ajo asado y cebolla asada. ¡Ahí vamos!

Este aliño, que vamos a hacer del yogur especiado,

para la verdura va genial.

Pero sabéis que lo podríais utilizar

para cualquier tipo de elaboración.

Una ensalada, un pescado, por ejemplo, al horno...

Incluso, una carne. ¿Por qué no? Nos valdría perfectamente.

Bueno... Voy corriendo al horno, que no quiero que se me pase.

Porque sabéis... ¡Uy! Suena. Suena y huele.

¡Ahí! ¡Exacto! Ya casi se me iba a ir, eh...

Hablando con vosotros... Espero no volver a quemarme.

Mirad qué color. Ese es el color que quiero, eh.

Este asado, con este gratinado. Fijaos cómo en el tallo,

hemos conseguido ponerle ese puntito de jugosidad.

Y si lo veis bien... ¿Veis? El tomillo.

El tomillo escondido, escondido debajo,

que tiene humedad y nos va a saber muy bien.

Bueno... A ver cómo está esto. Tiene buena pinta.

Seguro que echándolo al final, no se te quema.

Mira. Se me ha salido un poco.

Voy a darle un último golpe.

Bueno, con este toquecito, lo tengo.

Y vamos a ir dándole forma a nuestro maravilloso aliño.

Estoy buscando esto... Lo tengo aquí. Y bueno...

Vamos a ponerle un poquito de la piel del limón.

Bueno, puedo echarla aquí o echarla al yogur, también.

Yo creo que los yogures son el alimento que más controversia

genera respecto a la fecha de caducidad.

Yo, personalmente, debo reconocer que cuando veo

una fecha de consumo preferente, la cumplo.

Hay muchos amigos que me dicen: "¡No, hombre!

Si cuatro o cinco días... se puede".

¡Me da igual! Yo soy un tío serio y, por si acaso,

prefiero curarme en salud, nunca mejor dicho.

Recordamos... Yogur, limón, el ajito asado,

el tomate, el aceite... ¡Uy, el tomate!

Lo veo rojo y ya veo el tomate.

El pimentón, el aceite de oliva, el ajito asado,

la cebolla asada, el yogur...

Y la ralladura de limón.

A la cual, ahora, también le voy a añadir

un poquito de zumo de limón.

Siempre se añade una vez rallado.

Yo lo corto así, de esta manera.

Con un poquito, nos es suficiente.

La verdad es que el limón y el yogur

son una combinación maravillosa. Yo, de hecho, mis favoritos

siempre han sido dos. El de macedonia...

Seguro que vosotros también. Y el de limón.

Ahora como bastante menos yogures. Eso también es cierto.

Yo creo que será la edad.

Así... Mis hijas sí que comen bastantes.

Pero bueno... Para la salsa es cierto que el yogur y el limón

también casan muy bien.

El yogur siempre suele llevar algo cítrico.

Y luego, a los griegos les gusta mucho el pepino con el yogur.

Voy a darle un poquito de caña.

¡Así! Mirad.

La típica salsa de yogur, la "tzatziki", vaya,

con un poquito de pepino y yogur, que es maravillosa.

Voy a pasearla por aquí para intentar...

Este gesto nos ayuda a recoger todo lo que hay,

o a intentarlo, por lo menos.

Todo lo que hay... ¡Así!

Poquito a poco...

¡Así! Por los laterales del bote.

Y veis... Ya tengo la salsa triturada.

Bueno, la hierba se la voy a incorporar ahora.

Prefiero que mantenga la frescura.

Este tipo de cosas siempre tienen que ser al final.

A ver... Ya lo tenemos, prácticamente, todo para emplatar.

Con muchísimo cuidado... No quiero quemarme

porque vaya día llevo quemándome.

Por aquí me voy a sacar un platito chulo, eh, y acorde.

Espátula chula y acorde también. Con mucho cuidado,

porque recordamos que esta coliflor está ya

más que cocinada.

Así... Y ojo con la presentación, que yo creo que es muy importante.

Tan importante como, por ejemplo, poner la mesa.

Yo, hoy, he querido traer a una experta en protocolo

porque creo que nadie mejor que ella

para contaros cómo se debe...

Bueno, pues colocar bien un servicio.

Sobre todo, en ocasiones especiales,

hay que tener un poquito más de cuidado

a la hora de poner la mesa en casa.

Porque nos gusta que quede bonito.

Así que yo le voy a hacer, también, estas lagrimitas

que se llaman en cocina...

Así...

Acorde a que hoy tenemos aquí un servicio de protocolo

¡Ahora sí! Nuestro toquecito. Quiero hierbecitas por aquí.

Ponemos por encima un poquito de eneldo fresco.

Y ahora... un poquito de hierbabuena, también.

Primer plato listo.

Coliflor asada con salsa de yogur especiada.

(Canción "Run Away With Me")

Pues, ahora llega el momento de nuestras codornices.

Os voy a contar los ingredientes que necesitaremos para esta receta:

codorniz, cebollita francesa, ajo, pimiento rojo, puerro,

pimiento verde, tomate concentrado, pimentón de La Vera, comino,

caldo de carne, nabo, zanahoria, azúcar, mantequilla

y, evidentemente, aceite de oliva, sal y pimienta.

Vamos a empezar con el relleno de la codorniz.

Tengo aquí una sartencita, pongo un poco de aceite de oliva,

y esto que tenemos por aquí va a ser nuestro sofrito;

un poquito de ajo, un poquito de cebollita,

de puerro, y de pimiento rojo y verde.

Por otro lado, vamos a hacer unas verduritas glaseadas;

un acompañamiento ideal para cualquier tipo de carne.

Bueno, aquí, un poquito de ajo roto,

para que suelte todo su perfume.

Ahora, voy a meter, por otro lado, estas cebollitas;

me interesa que las cebollitas vayan impregnándose de grasita

y vaya perdiendo agua. Queremos un sofrito,

pero sabéis que me gusta la verdura en su punto;

necesito que tenga cuerpo.

Me es más interesante que caigan los pimientos,

de hecho, los voy a poner por este ladito,

y, sin mezclarlos, poco a poco...

No me gusta mezclarlos, ¿eh?, en este caso,

pero, poco a poco, van a ir cocinándose.

Por aquí, por este ladito, voy a dejar, solo, el puerro,

que se vaya pochando muy poquito a poco.

La codorniz de granja tiene, un poco,

este tono más... limpio, sonrosado, sin embargo...

si las veis que son más oscuras es porque son de caza.

Vamos a salpimentarlas y con un cuchillito voy a...

Mejor, con unas tijeritas, les voy a hacer una incisión,

para, luego, meterles el relleno. Como tengo que hacer el sofrito,

voy a ir aprovechando para ir glaseando las verduras.

Un glaseado es una técnica culinaria

que da mucha vistosidad a los platos,

porque quedan muy brillantes y muy glaseadas.

Voy a empezar poniendo azúcar en la sartén,

voy a echar aquí, en este mismo cacharrito, agua.

Voy a hacer, casi, un caramelo.

Podemos llevarlo hasta el punto de tostado del caramelo,

en el caso de verduras glaseadas no lo voy a llevar muy allá,

ni siquiera, al color avellana, va a ser, un poquito, menos.

Aquí, como digo, nos vamos a buscar una cocción excesiva del caramelo,

también, vamos a añadir un poco de caldo que tengo ahí.

Con el caldo y con este azuquítar que veis,

vamos a meter, ya, las verduritas,

con cuidado, como digo, vamos a impregnarlas, ¿veis?

Momento de añadir un poquito de mantequilla

y, posteriormente, un poquito de caldo.

¡Ahí!

Vais viendo cómo ese caramelo se va impregnando...

¡Mirad qué bonito!

A ver, tengo, por aquí, un poquito de caldo, ¿vale?

Que voy a echarlo así, poquito a poco, ¿vale?

Según me vaya pidiendo.

Quiero que vaya reduciendo, que coja cuerpo

y que se vaya, como su nombre indica,

glaseando, poquito a poco.

Me sobra un poco de caldo, tengo más para, luego, asar,

así que lo voy a echar aquí, un poquito más,

para que se vaya cociendo más rápidamente.

Esto tiene que sofreír y fondear, un poquito, ¿vale?

Y esto tiene que ir...

Mirad cómo va reduciendo y cogiendo esa pinta de caramelo;

hemos conseguido, además, cocinarlas, poco a poco.

Os decía que el glaseado es un acompañamiento perfecto,

¿y sabéis cuál es el acompañamiento perfecto en vuestra cocina?

Esto, el libro «Hacer de comer», las mejores recetas.

Tenéis acompañamientos, primeros, segundos,

postres, salsas, cremas... Lo que queráis.

De una manera sencilla haréis estas recetas en casa.

Momento para dar el siguiente paso...

Abrimos hueco.

Esto de hacerlo de esta manera, como lo estoy haciendo hoy,

es para que ganéis un poquito de tiempo.

Voy a poner aceite aquí... Comino. El comino puede ir encima,

no quiero que el comino vea el aceite ni se queme;

no estamos hablando de algo como el pimentón,

que sí que necesito, como en este caso, cocción.

¡Ahí! Para adentro.

Tengo el horno precalentado, lo tengo a 180 grados.

Voy a echar el tomate concentrado, aquí, también.

Voy a hacer mucho hincapié en la importancia

de precalentar el horno.

Es verdad que cada horno tiene un punto de cocción

y puede variar un minuto arriba, un minuto abajo,

pero os aseguro que si no habéis precalentado,

los tiempos pueden cambiar muchísimo más;

así que, por favor, precalentar, siempre, el horno.

Voy a dejar, un poco, más la cebollita

y voy a añadir este poquito de caldo que me quedaba por aquí;

la cebollita es más dura, y necesita algo más de cocción.

El relleno está, prácticamente, ya está la cebollita.

¡Mirad qué maravilla!

Quiero que haya juguito, este caldito con este caramelo.

Aquí voy a echarlo, sin miedo, ¿eh?

Esta salsita con este azuquítar y este caldito.

Bueno, el relleno, siguiente paso...

A ver, lo tenemos, prácticamente, listo.

Lo podéis rellenar con manga, lo que pasa es que está caliente,

al estar caliente es mejor hacerlo como yo,

y lo voy a hacer con una cuchara; mirad, así.

Las voy a ir rellenando con cuidadito...

(Música)

(Música)

Codornices rellenas y, ahora, llega el momento de bridarlas.

No queremos que se nos escape el relleno. ¡Ahí!

Llega el momento de asarlas.

Podíamos marcarlas, lo hacemos muchas veces aquí,

pero, en este caso, hoy no lo voy a hacer;

las voy a asar, directamente, no necesitamos cerrar los poros.

Lo que sí voy a hacer, evidentemente,

es salpimentarlas y meterle un poco de caldo,

para preservar, un poco, la humedad;

por eso hemos hecho hoy el relleno de esta forma.

Sal, aceite de oliva, pimientita...

Y, ahora, voy a echar aquí abajo el caldito

para preservar toda la humedad; esto es importante, siempre.

Nos vamos al horno, que lo tengo a 180 grados,

y lo vamos a tener unos veinte minutitos.

(Música)

Veinte minutitos y las tengo... Mirad...

Mirad qué colorcito, con su rellenito dentro...

Sabéis que lo vamos a encontrar en cuanto lo abramos.

Aquí, vamos a ponerla por aquí.

A mí me gusta ponerle, también, ¿por qué no?

No he podido evitarlo, esto me gusta;

ir al huerto y coger ramilletes de tomillo,

que le dan altura, gracia... Así lo vamos a poner.

Un poquito de peineta vegetal, ¿no?

Ahora voy a repartir nuestras verduritas glaseadas.

Voy a dejarlo bonito, que Andrea debe estar al llegar,

porque nos va a contar todos los secretos

para poner una mesa, siguiendo las normas de protocolo.

Lo que voy a hacer con el glaseado

es lo que tenéis que hacer vosotros en casa...

Echarlo por las codornices, que brillen un poquito.

Cuidado, no lo dejéis mucho tiempo,

porque, al final, esto se solidifica con el azúcar.

Ahora sí que sí, ya está lista la segunda receta de hoy:

codornices rellenas con cebollas.

(«NATIONAL EXPRESS», THE DIVINE COMEDY)

(«NATIONAL EXPRESS», THE DIVINE COMEDY)

Andrea, gracias por venir a contarnos cómo se pone una mesa.

Gracias por invitarme.

Sobre todo, para eventos más especiales.

Para cuando queramos quedar mejor que en el día a día.

Ahí está, aunque estemos en casa, hay que poner la mesa bien.

Claro, igual que nos vestimos bien, ponemos la mesa bien.

¿Te cuento cómo lo hacemos?

He preparado lo que has pedido, soy tu ayudante de protocolo.

Venga, empezamos por los platos, ponemos el plato bajo.

Primero el base. Exacto.

Y, luego, encima el de sopa. El hondo, exacto.

Para la sopa o la ensalada; el primer plato.

Luego, vamos con los vasos, siempre, debemos ir...

En protocolo se va de izquierda a derecha.

Empezamos con el agua. El agua, siempre...

El primero. ¿El primero a la izquierda o...?

Aquí. Centrado no, hacia un lado.

Vale, lo voy a poner aquí, que yo soy torpecillo.

No, ponlo aquí, que haga una medialuna.

Para que no cueste esfuerzo. Siguiente paso.

Siguiente paso, la copa de vino tinto.

El vino tinto es la más grande.

Exacto, ahí está. A mí me gusta poner en medialuna,

pero esto es libre, se puede ser creativo.

El protocolo no es muy estricto en esto,

siempre y cuando, vaya de izquierda a derecha.

Al lado de la copa de agua va la copa de vino tinto.

Exacto. Luego, la copa de vino blanco.

Ajá.

Y, luego, la de cava o champán, depende lo que prefiráis.

La de cava o champán va aquí.

Luego, el platito del pan. El platito del pan.

Siempre, se pone a la izquierda.

Sí, siempre. A ver, esto lo sé, ¿no?,

pero es verdad que, sobre todo, en un evento, ¿no?

Sobre todo, en mesas redondas. Sí.

En una mesa cuadrada, todavía, pero en una redonda...

Al final, el de al lado, acaba cogiendo mi pan.

Tampoco juzguemos. No pasa nada.

Todos nos equivocamos.

Llamas al camarero para que lleve más pan

y el otro se sentirá incómodo, «no pasa nada».

«Te has comido el mío». «No pasa nada».

Bueno, así tiene dos. Venga, perfecto.

Tenemos... Cubiertos.

No, el cuchillo del pan.

Para la mantequilla o para lo que sea.

Exacto. Mucha gente lo utiliza para cortar el pan.

Es para la mantequilla.

El pan se corta con las manos. Perfecto.

Vamos con los tenedores, desde dentro hacia afuera;

así que empezamos con la carne. Te los paso.

Evidentemente, a la derecha el cuchillito...

A la derecha el cuchillo. Y a la izquierda el tenedor.

El cuchillo mirando al interior. ¡Ah, mira! Yo es que...

Este es... Este lo sé.

Es el del pescado. Claro.

Muy bien, muy bien. Por fuera, también.

Exacto. Si hay sopa o hubiese sopa, al lado de los cuchillos.

Al lado de los cuchillos. Exacto.

La cuchara del gazpacho, por ejemplo.

Luego, la cucharita... Cucharita del postre, ¿no?

Eso es. ¿Delante?

Depende de donde vayas dicen que no hace falta

poner cucharitas de postre, porque al retirar todo

y trae el postre, traen los cubiertos.

Vale. Pero depende de cada uno.

Una cosa con la que, siempre, la gente se lía.

¡Ay! Cuéntanos, ¿por dónde se empieza?

Porque hay quien se come la carne con la pala del pescado y el que...

Cuando alguien me pregunta esto sé que no han visto «Pretty Woman»,

porque hay una escena maravillosa, que es de fuera hacia adentro.

Se lo explica, ¿no? Se lo explica muy bien.

Julia, cuando quieras puede venir a explicarlo; con Andrea, ¿eh?

No, no, delante de Julia me inclino.

Servilleta. Servilleta.

La servilleta se puede poner a la izquierda o a la derecha,

depende de las culturas, depende del país;

pero lo que está prohibidísimo es meterla en el vaso.

Vale. ¿La pones a la derecha?

No, donde tú me digas, yo soy un mandado.

No, a ver...

Bueno, ahí. Cartelitos.

Espera, cosas que no hay que hacer con la servilleta.

Es importante. Muy importante.

Mucha gente llega y aprovecha para limpiarse el sudor;

hacen así y se limpian todo el cuerpo.

«¿¡Hola!? ¿Qué haces? Es para limpiarse la boca».

¿Así, también? Sí.

¿En serio? Sí.

Otra cosa que he visto, la servilleta como un babero.

Y... También lo he visto.

A ver... A menos que comas...

A mí me da vergüenza, pero hay veces... ¡Percebes!

Yo, que tengo sentido del ridículo, lo veo feo,

pero es más feo llevar un lamparón.

Sí, pero... Creo yo.

Vas a casa y te cambias. O pedimos un babero.

Dani, parece que nos casemos, ¿eh? Me gusta el cartelito.

Qué maravilla. Bueno...

¡Eh! Dani y Andrea.

El cartelito, siempre, va aquí delante.

Mirando hacia... o sea, así.

Mirando hacia ti, cuando buscas el sitio estás por fuera.

Está cogiendo forma. Está bonita.

Parece una boda.

Casi, casi. Y, luego, nos podemos sentar.

No, el centro. ¡Es verdad!

¿No? Cosas importante del centro.

Como es una boda, flores blancas. Exacto.

Es importante que los centros no sean demasiado altos.

Totalmente, de acuerdo.

Si son flores frescas, que no pierdan,

es muy feo encontrar la mesa llena de pétalos.

Y que no huelan mucho.

Es importante. Se puso de moda, hace un tiempo, hacer popurrí,

eran flores secas con un olor... De los que pones en el lavabo.

¡No, hombre, no! En el lavabo y en la mesa...

Sé que parece obvio, pero te juro que...

No, pero pasa, seguro. Exacto.

Estoy de acuerdo con Andrea.

Ya que tenemos la mesa puesta, te invito a que te sientes.

Muchísimas gracias.

Voy a hacer protocolo, imagino que esto sí.

Voy a quitar los centros.

Sí, sí. Colaboración, venga.

Siéntate. Voy.

Mientras, voy acercando los platos que hemos preparado.

Mira, por un lado, hemos hecho esta maravillosa coliflor asada

y, por otro lado, unas codornices rellenas de cebollita.

Qué maravilla. Espero que te guste el menú.

No sé si me gusta, pero tiene buena pinta.

La mesa está bien puesta. Tienen una punta increíble.

¿Sabes cómo empezaríamos a comer, quién daría la señal

para empezar a comer si estuviese el plato servido?

Eh... el que paga, ¿no?

Más o menos, más o menos. Digo yo...

Pero ¿cómo? ¿Cómo es?

Eres el anfitrión, me invitas tú. Porque estoy aquí.

Sí, me has invitado. Estoy en mi casa.

Hay gente, estamos todos hablando, pero cuando cojas el tenedor

es la señal, para nosotros, de que podemos empezar.

Está bien saberlo. Sí, está bien.

Vas a tener que esperar un segundito,

porque me quiero despedir de la gente que tenemos en casa.

Ya veis que, además, de hacer estos dos estupendos platos,

hemos tenido la suerte de tener a Andrea,

para enseñarnos a poner la mesa en un día festivo.

Así que, como, siempre, os digo: haz la comida y mejora tu vida.

Ahora, ojito, me voy a poner bien...

Eso me ha gustado, ¿eh?

Yo hago así y... Todos, ¡al ataque!

Pues, ya está, vámonos.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Hacer de comer - Coliflor asada y codornices rellenas

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Hacer de comer - Coliflor asada y codornices rellenas

12 dic 2019

Dani García intentará, con sus dos recetas de hoy en Hacer de Comer, conquistar el paladar de Andrea Villalonga, una experta en protocolo que le enseñará a poner la mesa correctamente. De primero, servirá una coliflor asada con salsa de yogur especiada y, de segundo, unas codornices rellenas.

ver más sobre "Hacer de comer - Coliflor asada y codornices rellenas" ver menos sobre "Hacer de comer - Coliflor asada y codornices rellenas"
Programas completos (191)
Clips

Los últimos 763 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios