Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5454406
Para todos los públicos Hacer de comer - Cerdo adobado con verduras y besugo al horno - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

¡Qué raro...! Juraría que las dejé aquí.

Mira que soy ordenado y me gusta tenerlo todo en el mismo sitio.

¿Y mis brochetas? Bueno... Voy a ver

si están en otro cajón.

No vaya a ser que las niñas las hayan cogido.

Justo aquí, bueno, aquí tengo mis brochetas,

muy buenos días a todos. Las buscaba porque el primer plato

que vamos a preparar hoy

va a ser un cerdo adobado y lo quiero presentar

en forma de brochetita. Por otro lado, vendrá una malagueña

que, personalmente, y tengo que confesar,

en su momento me robó el corazón, va a venir Nuria Fergó

y con ella haremos un besugo al horno,

pero, de momento, vamos a empezar con el cerdo adobado

y por lavarme las manos. Y así, voy diciendo

todos los ingredientes: Pepino, limón, hierbabuena,

yogur, vinagre de Jerez, vino blanco, aceite,

solomillo de cerdo, laurel, tomillo fresco,

ajo, pimentón y orégano, además de calabaza, cebolla,

calabacín y pimiento rojo y verde.

Y, evidentemente, aceite de oliva, sal y pimienta.

Bueno, con las verduritas que tenemos en el plato

lo que voy a preparar es un salteado de verduras,

pero el primer paso es adobar y para que además

se impregne bien de ese adobo, yo, por lo menos.

personalmente, prefiero cortarlo. Necesitamos que se impregne

lo mejor posible y si lo ponemos entero

a no entero es la razón por la cual se nos va a impregnar mucho mejor.

Bueno, tenemos ya el cerdo cortado, vamos a empezar con el macerado.

Así que me voy a coger este bol y voy a poner el cerdo.

Una cosa vital, primero siempre lo seco, lo que hacemos,

normalmente, es coger la parte del macerado,

hacemos la mezcla y se lo echamos, ¿eso está bien?

Sí, ¿hay una manera mejor de hacerla? Sí,

hay una manera mejor de hacerla

que es esta que yo os enseñaré ahora.

Primero, lo seco, como decía, ¿qué es lo seco? Pues esto

que estoy echando, la pimienta, la sal, el pimentón

y el orégano y una vez añadido lo seco,

añadimos la parte aromática,

ajo rojo, tomillo y laurel. Una vez que hayamos hecho esto

empezamos a añadir la parte líquida que es lo que veis aquí,

aceite, vinagre de Jerez y vino blanco.

Bien de sal, sin miedo, así.

Ahí vamos, muy bien, pimentón, orégano

y aquí, me voy a pringar las manitas.

Quiero que se pegue bien lo que es pimentón,

la sal, la pimienta y el orégano a la carne.

A lo mejor pensáis: "Hará una brocheta de cerdo,

qué sencillo", pues todas las cosas sencillas

tienen su puntito y ese puntito

es el que nos hará hacer una grandiosa brocheta

o una brocheta del montón, así que, vosotros elegís.

Bueno, tomillito, ahí, fresquito, para dentro, laurel roto,

de verdad, no imagináis la importancia en la cocina

de todo este tipo de procesos, es, absolutamente, vital.

Ajo roto, eh, para dentro.

Ajo roto... Ahí, vamos.

Este mismo macerado

lo podemos hacer con cualquier otro ingrediente

y hablo de carne y de pescado. Momento de añadir

la parte, como decíamos, líquida. Vinagre y vino,

dejo el aceite para el final.

Ahora, dos horitas en nevera

y estará la carne macerada y en su punto.

(Música)

Macerada la carne vamos a empezar con las verduras.

Tengo la sartén un pelín caliente y lo primero que voy a hacer

es añadir la calabaza. ¿Qué pasa cuando añadimos verduras

de este tipo que son muy duras y que lo ideal sería poner un cazo

con agua y sal y cocerlas un poquito?

¿Qué es lo que hago? Hago dos en uno,

¿qué quiere decir? Pongo una sartencita

y ahora, veréis así, mi truquito.

Voy a poner un poquito de agua aquí mismo y vais a ir viendo

cómo se va ir cocinando. Bueno, siguiente paso,

vamos a coger tanto la calabaza como el pimiento

para añadirlo a la brocheta, a ver, ¡huy! He dicho calabaza,

quería decir cebolla, ¿sabéis qué pasa?

Que pienso cómo hacerlo

aún mejor porque siempre cambio cosas

a última hora, bueno, como, por ejemplo, mira,

esto, a lo mejor, lo podríamos cortar así,

quedaría bien si lo pusiéramos así, perfectamente,

empezamos por aquí. Mirad, vaya, quedaría bien

hasta si le metemos aquí el trocito de cerdo.

Así que eso es lo que vamos a hacer, mirad.

Veréis qué cosa más bonita, así, cuando la brocheta

solo es la carne, la podríamos haber salteado,

directamente, aquí, por ejemplo, metemos aquí, así.

Metemos otra, así, ahora, yo creo que un poquito de cebolla.

Ahí, mirad, va quedando bien, ¿no? Así.

No me digáis que no cambia la presentación

en lugar de presentar ahí solo la carnecita, lo presentas ahí,

y queda genial. Mirad, en este caso dentro del verde

y estamos juntando sabores. Mirad como ya va desapareciendo

el agua que teníamos así que, ahora sí es el momento

del aceitito de oliva. Voy a bajar ahora, un poquito,

la temperatura porque quiero

que se vaya haciendo poquito a poco.

Vamos a moverlo porque... Así. Mirad qué pinta.

Y la voy a echar a un ladito.

Seguimos, vamos a poner uno normal, así.

Y ahora ya sería uno con pimiento.

Bueno, una más... Así.

Mirad, y esto es importante siempre que todo esté hacia el mismo lado

para que en la plancha quede, totalmente, recto

y todo se haga por igual, no que haya aire entre medio.

Bueno, voy a hacer la otra, a ver si me queda igual de bonita.

(Música)

Pues sí, me ha quedado, exactamente, igual de bonita.

Bueno, aquí tenemos nuestras dos preciosas brochetas.

A ver, voy a poner esto en un ladito por aquí

y me voy a lavar las manos y la tabla que nos queda,

a ver, me he pringado, pero eso es el adobo,

es la cocina, hay que pringarse. ¿Quién dijo que, vaya,

vayamos a pasar por la cocina de puntillas?

De puntillas no se puede pasar por una cocina,

hay que pringarse. Os recuerdo que tenemos la calabaza aquí,

la puse a fuego lento, mirad qué pintita,

además, mientras se nos hace eso. Va cogiendo colorcito,

de verdad, esta manera de hacer la verdura es un caballo ganador.

Así, la vais a tener siempre a puntito y con texturita.

Bueno, calabacín, yo creo que ya, en este caso,

aquí, ni agua ni nada, su textura me gusta mucho.

Este tipo d verdura es muy agradable

a la hora de cocinar. Yo he puesto el pimiento

y la cebolla en la brocheta, ¿pero que lo queréis hacer

en el salteado de verduras? También,

¿y hacer una brocheta normal? También, bueno, quiero, no sé,

me apetecía que le dierais chispa

y que le dierais vida como ahora, este toquecito

de pimienta a toda la verdurita, venga.

A ver, voy a poner un poquito de sal y voy a poner la brocheta

en el ladito, lo que quiero es que se cocine

el cerdo con la verdura, las verduras con el cerdo

y el adobo y así quedará, ya veréis, genial.

Venga, lo dejo así, le doy un poco más de candela.

Este mismo adobo es tan bueno que lo voy a poner

un poquito antes de echarlo porque me gusta echarlo

con un poco de humedad y que esa humedad

vaya desapareciendo y vaya caramelizándose, así.

Mirad qué pintaza, bueno, siguiente paso,

nos faltaría un poco lo que es el "dip", "dipear",

una salsita que nos refresque al lado y va a ser esta salsita

de zumo de limón, yogur, pepino y hierbabuena.

A ver, el yogur, es muy curioso que la palabra yogur

viene de Turquía y significa "larga vida".

Me parece un significado muy bonito para un alimento.

La verdad que el yogur siempre se ha dicho que es bueno,

incluso, se usa mucho en cosmética también.

El ácido láctico que tiene, ayuda, a la piel,

a que seamos como un poquito más suaves.

Tenemos aquí el pepino que le quitamos las pepitas,

tenemos aquí esto, está cogiendo el colorcito

que quiero y voy a ir metiendo la brocheta, voy a bajar

un poquito el fuego y que se vaya, poco a poco,

caramelizando y ahora, presionáis un poquito

para intentar que todo toque plancha.

Vamos con la siguiente brochetita, exactamente, igual.

Y esto como contiene agua, ¡huy, qué bien huele!

Contiene agua, lo que hay que hacer ahora

es no tocarla. Voy a echarle un poquito,

mientras lo marcamos seguimos con la salsa.

Esta salsa de yogur con pepino me recuerda mucho a Grecia,

evidentemente, que tiene una salsa

que se llama la "salsiki" que es muy típica

que se le echa, prácticamente, a todas las ensaladas también.

y se pone como muy de "dip", ¿no?

Digo "dip" porque estoy, un poco, americanizado;

"dip" quiere decir dipear, mojar.

Lo estoy rallando, aunque, lo podríamos cortar, ¿eh?

Pero quiero que esta salsa sea más fina y más elegante;

así que, por eso, lo estoy rallando.

Cuidadito, que se carameliza, aquí hay cosas que...

Hay que estar muy atentos, ir moviendo, poco a poco.

Mirad ese color, ese color es importante;

ese color, ese brillo, ese caramelizado, de verdad...

Es lo que hace que la verdura esté... buena, rica.

Me vuelvo a la salsa de yogur.

El otro día estuve en Londres cenando en un sitio griego,

en un restaurante que se llama Milos,

y me sorprendió mucho ver que tienen el yogur colgado.

Es alucinante cómo tienen bolas de yogur enormes,

como si fuera mozzarella, y va cayendo abajo, al suelo,

y, luego, tienen platos con yogur. El que más me gusta es con miel,

unas nueces rotas y un poco de miel es un platazo grandioso.

No le quito ojo a lo que está pasando ahí, ¿eh?

Ahí están pasando muchas cosas, muchas cosas y muchas cosas buenas.

Este caramelizado es brutal, ¿eh?

Cuidadito con las brochetas metálicas, que acumulan calor,

yo, porque soy yo y estoy más acostumbrado,

pero tened cuidadito, ¿eh?

Así...

Creo que luego vamos a hacer algo para recoger

todo esto que tenemos aquí abajo.

Y ya sé qué haré, os lo voy a explicar.

Esto ya se va haciendo, ya, casi, está;

así que me voy a dar prisa con la salsa de limón.

Voy a utilizar parte de la ralladura

y parte del zumo; un poquito, no hace falta mucho.

Aunque sea el mismo ingrediente no nos aporta lo mismo, para nada,

la ralladura que el jugo;

el jugo nos aporta ese punto de acidez y de frescura

y la ralladura nos aporta... perfume, sobre todo.

Por encima de todo, perfume.

Vamos a sacarle, un poquito, el jugo.

Miro para allá, no quiero que se me queme.

Cuidadito, cuidadín.

Vamos rápido, ¿eh? Pero quiero que el caramelizado que veis abajo,

eso es fundamental, y más con lo que haré ahora, desglasarlo.

Echo el yogur y esto, prácticamente, está.

La verdad es que estoy, un poco, nervioso,

porque viene Nuria Fergó, a ver si me atrevo a decirle...

Que cuando empezó en "Operación Triunfo"

conquistó, un poco, mi corazón, por no decirte mucho, ¿eh?

La veía pegado a la tele; qué guapa, malagueña,

qué morena, qué salada. ¡Qué arte, hija!

Ahora, seguro que llega y me pongo colorado.

¿Qué os apostáis?

Bueno, listo. Vamos a hacer una cosa importante,

es un truquito leve para sacar todo ese saborcito que hay abajo.

Voy a echarlo aquí.

Todo esto que veis ahí no lo pienso dejar ahí, ¿eh?

¿Qué vamos a hacer?

Le pondré agua y voy a levantar todo ese sabor hacia arriba.

¿Qué es lo que hará? Juntárselo con nuestra verdurita.

Con esto es más que suficiente.

Me lo vuelvo a traer aquí y dejo que hierva un pelín,

mientras, pongo aquí la salsita, en un ladito.

Esto es una especie de glaseado de verduras.

Si veis esto pensáis que ha cocinado varias horas

o de qué manera lo ha hecho; pero habéis visto

que es una cuestión de no alterar, para nada, el producto,

de hacerlo todo como hay que hacerlo,

de la mejor manera posible, dejando reducir las cosas,

dejando cocinar. Tenemos una verdura enterita,

perfectamente salteada y perfectamente glaseada.

Vamos a poner un poquito más de salsa,

vamos a tirar para el otro lado.

Ahora sí.

Hierbabuena para el puchero, hierbabuena para la brocheta...

Aquí lo lleváis, brochetita de cerdo adobado.

("Giants", Ella Henderson)

("Giants", Ella Henderson)

¿Veis esta manchita negra?

Esto nos demuestra que es un besugo auténtico.

(Timbre)

Ya está aquí Nuria.

(Timbre)

Espero no ponerme colorado, pero...

Hola, Nuria, ¿qué tal? Hola, Dani; ya estoy por aquí.

Pasa, al fondo a la derecha. Vale.

Me dijo que quería hacer un besugo, a ver qué le pasa.

La verdad, es un pescado, relativamente, sencillo,

aunque tiene su puntito de cocción exacto.

Buenas... Hola, ¿qué tal?

¿Qué pasa? ¿Cómo estás?

Muy bien. Un placer, ¿eh?

Igualmente. ¿Cómo estás?

Superbién. Pasa por aquí.

Contenta de estar aquí y de compartir esta mañana.

Yo sí estoy muy contento de que estés aquí,

he hablado de ti en la primera receta.

¿Qué has dicho? A ver...

Luego te lo digo que, ahora, me da vergüenza.

Vale. Cuando llevemos un ratito.

Ok, ok. Qué chulo...

He preparado todo para hacer un besugo, pero dime qué te pasa.

Suelo hacer bastante pescado, besugo, también, y se queda seco.

Sequito, ¿no? Sequito.

Hoy no te va a pasar, te prometo que no te pasará.

Como me pase contigo aquí...

Te enseñaré un primer truquito que estás viendo ya,

que es meterlo en agua con sal, pero, ahora, lo contaremos.

Vete lavando las manos. Sí.

Voy a contar los ingredientes para este besugo al horno.

Ajo, piparra, guindilla seca, vinagre de Jerez, perejil,

besugo, judías blancas, zanahoria baby, bulbo de hinojo,

judía verde, cebollino, bimi y eneldo;

además, de aceite de oliva, pimienta y sal.

Lo que veis aquí es el besugo en sí;

por otro lado, tenemos el refrito, que es esto que tenéis aquí;

y todo esto lo usaremos para hacer una ensalada curiosa,

que vienen muy bien, ¿no?

Una ensalada más fresca, semicruda, ahora lo iremos contando.

Gracias, me hace mucha ilusión. Estoy encantada.

De verdad. A mí, más.

Aún, así, vas a cortar, ¿eh? A ver si creías...

Vale, algo tengo que hacer, tengo que ayudar en algo.

Algo tengo que hacer. ¿Cómo se te da la cocina?

Bueno... a ver...

No lo hago mucho, mucho, mucho, por mis circunstancias,

que, luego, te iré contando. Claro.

Cocino, lo que pasa es que cocino muy "light".

Vas a cortar hinojo, te lo voy a cortar por la mitad,

porque estoy irá en crudo, y, ahora, mira...

A ver que te vea.

¿Has trabajado con hinojo? No.

Te lo estoy haciendo todo... Vale, finito.

Y los deditos para adentro, para no cortarme.

Los deditos para adentro, como empieces así, te cortas.

Pones los deditos así, te apoyas aquí y buscas...

No hay prisa, ¿eh? Perfecto.

¿Vale? Sí.

Mientras, me pongo con el besugo, que es lo que haremos primero.

Lo primero que hemos hecho es una solución de agua y sal...

Estaba viendo humo por aquí... He puesto agua para escaldar.

Me he asustado, pensaba que íbamos a liar la de Dios.

La salmuera suele ser un 10% de sal por cantidad de agua;

para un litro de agua, cien gramos de sal.

Lo dejamos quince o veinte minutos en agua y sal.

Eso hará, uno, hidratarlo. Sí.

Dos, darle un punto de sal y tres, que coja cuerpo.

Mirad qué besugo he traído. Madre mía, qué cosa más...

Tonterías las justas, si venías tú...

Di que sí, madre mía... Calidad, calidad.

Como veis, está, totalmente, limpio de escamas

y sabéis que hay mucha gente que le pega varios cortes.

Para la gente muy pro, no tienen que hacer cortes,

probablemente, encuentren su punto de cocción porque lo conocen;

para la gente con menos experiencia, como Nuria,

con cierto miedo y pánico al pescado al horno,

porque se les pasa, vamos a hacer cortes.

Los muy pro dirán que se escapan los jugos por ahí,

tampoco es tanto, no pasa nada, pero sí que es verdad

que nos va a dar a entender cuándo está más o menos hecho.

Voy a pegarle un corte aquí,

otro aquí en el medio,

con tres, prácticamente, nos es más que suficiente.

Y otro... otro por aquí, y otro por aquí.

Con unas tijeritas le voy a quitar lo que es la púa de arriba.

Bueno, Nuria. ¿Cómo va?

Cuéntame cosas. ¿Qué te cuento?

Cuando estás de gira...

Se come muy mal, no te lo cuento, porque es así;

no te da tiempo, estás en el tren, te comes el bocata, no sé qué...

Y, luego, cuando estoy en casa, que puedo cocinar, me toca cocinar,

ya te digo, todo lo... Lo justito, ¿no?

Verdurita a la plancha, los trigueros me encantan...

Eso está bien, te mantienes en forma.

Sí, lo intento, lo intento.

La verdad, estás muy guapa. Muchas gracias, muchas gracias.

Pero ¿qué pasa? Cuando voy a los restaurantes

es cuando me hincho, me pido cosas con nata...

Me pasa igual. Las salsitas... Los postres...

Ahí, sin miedo. En casa no lo hago, pero fuera...

Eso tiene que ser sin miedo. Totalmente.

Voy a coger aceite de oliva, sal y pimienta.

Creo que nos pasa a todos. Sí.

A ver, tenemos, por aquí, un poquito de sal, no mucha,

porque ya lo hemos tenido en sal;

Así que solo voy a echarlo por arriba un poquito.

Pimienta. Podéis ser generosos, pero sin miedo ninguno.

¿Cómo vas? Es que eso...

No me atrevo yo... Los deditos ya me sobran ahí...

Cógete... Tenemos un bol con hielo ahí debajo

y mete ahí el hinojo sin miedo.

Mira. ¡Perfecto! ¡Venga! Y ahora, cógete la judía verde

y métela ahí también, en el hielo.

Mirad cómo he cortado. Eso se llama juliana

y está totalmente en crudo.

Grasa, importante.

Horno: 180 grados, 25 minutos. 25.

Y le hecho el corte para luego ver cómo va a estar

en su punto justo.

Bueno, vamos a seguir con la ensalada.

No te creas que te has librado. Vale.

Besuguito al horno. He puesto un cazo de agua a hervir.

Lo que vamos a hacer, es echar la zanahoria primero...

Tráetelo a este lado. ¿Lo traigo aquí?

A este ladito, por aquí... No te me quemes, eh.

No, no, no. Lo que me faltaba.

(RÍE) Aquí he puesto

un poco de agua y sal. Voy a hervir un poquito...

Y luego, lo sacaremos directamente a este hielo.

¿Y cuánto es un poquito? Voy a esperar que hierva

35 segundos. Mientras, nos vamos a poner

con el ajo y me cuentas algunas cositas curiosas.

Y voy a echar el bimi después, porque la cocción es diferente.

La zanahoria, con dos minutos, tenemos suficiente.

Y el bimi, con un minuto tenemos suficiente.

¿Seguimos picando? Seguimos picando.

Te he preguntado antes por la gira. Sí. Mi gira...

Yo te cuento. Yo no soy de giras. Trabajo todo el año,

gracias a Dios. Voy a tocar madera... A seguir así.

¡Perfecto! Porque tengo varios formatos.

Con lo cual, en veranito hago la gira con los cuatro músicos

Y luego, en invierno, hago, por ejemplo, piano y voz

en los teatritos. En teatros.

Chulo, ¿no? El teatro... ¡Me encanta!

Más íntimo. Mucho más.

El repertorio es diferente. ¿Más lentas?

¡Claro! Más lentas, más de explayarte,

de que la gente... Acústico, melancólico.

Aparte, estoy haciendo otro espectáculo

con otro cantante, Felipe Garpe, de rancheras.

Que se llama "México lindo sinfónico".

¡Qué bueno! Y todo el repertorio

son rancheras con cuatro mariachis

y la banda municipal de cada ciudad.

Los mariachis meten candela, ¿no? ¡Hombre...!

Y nosotros las cantamos ahí... Y llenamos...

¡No te puedes ni imaginar! ¡Qué bueno!

Así que muy contenta.

Y el proyecto de nuevo disco para el año que viene...

Estoy ya metida en ello. Cuéntanos algo. ¿Se puede...?

No. Sé que están los seguidores ahí...

Estoy calladita porque ya lo dije el otro día.

Pasa que, muchas veces, yo lo suelto todo, lo cuento

y, luego, por circunstancias de la vida, se truncan las cosas.

Y te quedas con cara de tonta. Estoy de acuerdo contigo.

¡Y ahora no lo voy a decir! Y cuando salga, saldrá

y ya se enterará todo Dios. ¡Ahí está!

Bimi al agua. Y sabéis...

Esta es mi verdura favorita. Dicen que es

la verdura más sana del mundo. Y es verdad.

Se hace aquí, además, en España.

Bimi, me encanta. Nuria, tengo que confesarte algo.

Voy a cortar también el cebollino,

que así es más fácil. Me da vergüenza

porque soy muy tímido. ¿Que eres tímido?

Tú empezaste en el 2001, ¿no? Sí.

En "Operación Triunfo". Yo te veía ahí en la tele

y decía: ¡Qué malagueña tan guapa!

He sido uno de los muchos que ha estado muy enamorado de ti

en esa época. ¡Bueno...!

Eso no está mal. Me encantabas.

Decía: ¿Me encontraré a esta chica malagueña

alguna vez por la calle? No nos hemos encontrado.

Hemos tardado años, ¡pero aquí la tengo a mi lado

cocinando conmigo! ¡Algo es algo!

Y hemos coincidido en muchos sitios muy chulos.

Eso es verdad. Superchulos.

¿Y cómo viviste aquello?

Pues... fue lo que cambió mi vida. Porque en el cuarto, vale.

Pero en el primero... Ha sido una suerte...

En el primero de la historia. Pues sí. Ya, para toda la vida.

¡Total! Eso ya no te lo quita nadie.

No me lo quita nadie y aparte... Ni esas vivencias.

Es que ha sido... Fue un fenómeno social.

Y la experiencia, Dani... brutal. Increíble, ¿no?

¿Como persona, también? Aparte de la parte artística...

Es que yo cambié como persona ahí dentro,

al convivir con mis 15 compañeros. A mí me abrió la mente.

Te hizo ser diferente. Yo venía de pueblo

con unas ideas, unas cosas... Y cuando me meto allí

y uno me contaba una cosa, el otro, otra...

Yo decía: ¡Esto no es lo que yo pensaba!

Claro. Las experiencias de uno, del otro...

Me hizo... ¡Ostras! Rápidamente, madurar

y decir: ¡Guau! ¿Y la fama...?

¿Te hizo ser diferente? ¿Te afectó para bien?

¿Para mal? Me afectó para mal.

¿Para mal? ¿Por qué? Porque yo quería seguir

en el anonimato.

A veces, se echa de menos. Sí. Yo...

Lo pasé mal por eso. Pero decidí que no podía cambiar

de profesión porque mi vida era la música

y ser artista y estar ahí. Ser artista y un buen músico

sin ser reconocido, es difícil.

Ya. Pero yo quería... Pues eso... Subirme al escenario, darlo todo.

Pero, luego, bajarme y... Y como si nada.

Como si no fueras tú. Sí.

Yo creo que en la vida tienes que pagar esos precios.

Ya. Tiene su cosa buena y su cosa más malilla.

Pero bueno... Después de 18 años, ya estoy acostumbrada.

¡Ay, Dios mío! A ver esa ensaladita...

Nos faltaría echar... Que lo voy a echar ya por aquí...

Esta judía blanca.

Y aquí, hay que tener cuidado con los movimientos,

porque ya no son los mismos.

Quiero decir, que se va a romper. Si empezamos a mover esto

y aliñarlo de una manera bestia,

pues la judía, que ya está cocinada,

se puede ir rompiendo. Y no queremos que se rompa.

Así que, con mucho cuidado,

de abajo hacia arriba, la vamos moviendo.

La ensalada, prácticamente, la tendríamos.

¿Qué nos quedaría? El aliño. Pero en este tipo de ensaladas

tan sumamente frescas, cuando echamos sal y aceite,

aquello se nos va a poner más mustio.

Por lo tanto, hay que aliñarla al último momento.

Así que voy a esperar a que salga el besugo del horno

para poder terminar la ensalada y hacer ese refritito

de guindillas para ponerlas en el besugo.

(Música)

El besugo... A ver, cosas importantes para ti.

Uno: el ojo. Parece una tontería, pero el ojo tiene que quedar así.

Y así, más o menos, ya sabes que aquello se está cocinando.

Otro... Mirad aquí queda un puntito crudo.

Es vital. Aunque parezca crudo,

mientras hablamos, se sigue cocinando.

Se acaba de sacar del horno ahora mismo.

Le vamos a dar todavía un toquecito más de sabor

con un refrito. Este ajo voy a ponerlo aquí

en el aceite de oliva.

Guindilla... Me encanta cuando tiene la semilla dentro.

Yo la rompo. Le echo la semillita. Sí...

Picará más. ¿Te gusta el picante? ¡Me encanta!

Pues nada, perfecto. ¡Ojito con el puntito picante!

¿Que no os gusta picante...? No echéis dos.

Pero yo, no sé por qué, sabía que a Nuria

le gustaba el picantito.

Sí. Vinagre de jerez.

¿Qué vamos a hacer? Echaremos el vinagre por encima.

Me gusta rociarlo primero.

Luego, echaremos el sofrito.

Esto parece una tontería pero debe ser así.

No el sofrito y, luego, el vinagre. Mirad...

Que caiga dentro, además. Sin miedo.

Vinagrito de jerez. ¡Ahí!

Esto es lo que viene siendo, prácticamente,

una especie de bilbaína. Tengo... Que no creáis

que se me ha olvidado... Tengo ahí las guindillitas...

Encurtidas o piparra.

¡Así! Y esto tienes que echarlo así, eh.

Nos quedaría ya solo... Mirad.

Este rollo, tal y como yo lo estoy echando...

¿Oís? ¡Guau!

¡Oh, qué pintaza, eh!

¡Qué pinta! Se sigue cocinando. Frescura ahora.

Cebollino ahí. Vamos a echar el ajito

por los lados también.

Y esto lo puedo hacer con cualquier otro pescado.

Con cualquier otro pescado. Piparra por encima...

Esto ya está, prácticamente, eh. ¡Venga! Sal, aceite de oliva...

Venga, sal... Y la aliñas tú, ¿no? ¡Venga!

Yo, para hacer algo. Sí. Con una ensaladita,

sí que sabes, ¿no? Eso de que el aceite primero...

Yo, la sal. Siempre la sal primero.

La sal primero, ¿no? Sí.

Voy a quitar por aquí, porque me vengo yo

muy contento aquí... ¡Vale, va!

Un poquito de sal... Mirad qué pintaza tiene esto.

¿Después qué va? ¿Vinagre o aceite?

Sal y aceite de oliva. Aquí no hay vinagre.

Nos falta el perejil...

Que lo vamos a echar, además, en hojitas, enteros.

Bueno, de sal veo que vas bien. Sí. Me gusta.

Eres salada, ¿no? Ya sé que es salada, de sobra.

Vamos a emplatarlo aquí...

Ya casi lo tenemos, Nuria. Perfecto.

Hay que probar este tipo de ensalada.

Que parece que nos da un poco de miedo...

Sí, porque yo...

Sí, porque es verdad que la gente está acostumbrada

a la ensalada de tomate. Sí.

Salgamos de la ensalada mixta, que hay más cosas en la vida.

Y hay otras maneras de cocinarlas. Y esa judía verde...

Que es cremosa, frente al "al dente"

de la ensalada en sí. Mirad...

Va a quedar una ensalada con una pinta brutal.

Tú sí que sabes. ¡Bueno, listos!

Estamos, estamos... ¡Madre mía!

Aquí dejamos nuestro besuguito al horno.

Y ahora, lo que nos toca, Nuria, es comérnoslo.

¿Lista? ¿Hay hambre? Preparadísima.

¡Pues vamos a ello! ¡Huele que alimenta!

# Primavera clara. Zapatitos nuevos de tacón. #

# ¡Ay, coloradito el corazón! #

# Buscaré un amor desde mi balcón. #

# Brisa de esperanza peina mi cabello bajo el sol

# unas horquillitas de color. #

# Buscaré un amor desde mi balcón. #

Al final, hemos conseguido hacer la receta

sin tener ninguna conversación de besugos.

¡Total! Desde luego.

¿Le has perdido el miedo al besuguito al horno?

Tengo ganas de ir a mi casa y hacerlo.

¡Te lo juro! Eso pasa muchas veces.

La gente que nos ve, también.

Nos ve y sale corriendo ahí... Tengo ganas.

Pero ahora quiero probarlo. Esto...

La verdad es que hoy hemos hecho dos propuestas

facilísimas para poder hacer en casa.

Por un lado, este cerdo adobado con salteado de verduras,

que lo hemos presentado en brochetitas...

Y por otro lado, este besugo al horno

con una ensalada muy fresca.

Nuria, ha sido un placer, eh. El mío.

Muchas gracias por ayudarme. Nada. He estado encantada.

He aprendido mucho, aunque parezca que no.

Yo me alegro. Me voy a mi casa a hacerlo ya.

(RÍEN) Y vosotros, haced como Nuria

y perded el miedo a cocinar, no solo el besugo,

sino cualquier receta.

No hay nada mejor que hacer de comer,

porque, como siempre os digo: Haz la comida y mejora tu vida.

Bueno, yo estoy frito... Aunque ha sido el horno,

pero estoy frito por pegarle un tajito al besugo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Cerdo adobado con verduras y besugo al horno

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Hacer de comer - Cerdo adobado con verduras y besugo al horno

27 nov 2019

Hoy en Hacer de Comer, Dani García da el paso a paso de dos recetas llenas de sabor. Primero prepara cerdo adobado con salteado de verduras y después besugo al horno. La cantante y actriz Nuria Fergó se pone el delantal para que el chef le enseñe a preparar este último plato sin que quede seco.

ver más sobre "Hacer de comer - Cerdo adobado con verduras y besugo al horno " ver menos sobre "Hacer de comer - Cerdo adobado con verduras y besugo al horno "
Programas completos (170)
Clips

Los últimos 680 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios