Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5467023
Para todos los públicos Hacer de comer - Bullabesa marsellesa y peras en hojaldre con nueces - ver ahora
Transcripción completa

Mira, mira qué nivel.

¡Olé!

Arriba y abajo. ¡Olé!

Ojalá hacer deporte fuera así de fácil.

Aquí estoy en plan nostálgico recordando mi infancia.

Me encanta cuando me encuentro con cualquier juguete

de este tipo que son juguetes antiguos

que mi madre me guardaba.

Pero en fin, ahora no toca jugar,

sino toca hacer de comer.

Así que muy buenos días a todos

y hoy vamos a cocinar dos recetazas.

Primero una bullabesa marsellesa.

(Timbre)

Y de postre una deliciosa

pera en hojaldre. Y ya ha sonado el timbre

y está Ricardo aquí.

¿Qué tal, Ricardo? Hola, Dani. Ábreme.

Venga, pasa. Bienvenido.

Él es Ricardo, un espectador del programa que subió

a redes sociales esta maravillosa

bullabesa marsellesa con el hashtag #hacerdecomer.

Y dije: "Tiene que venir aquí.

Me apetece muchísimo hacer esta bullabesa".

Más que nada porque es un plato muy tradicional y muy gustoso.

Ricardo, ¿qué tal? Dani, ¿qué tal?

¿Cómo estás? Encantado de verte.

Igualmente. Un abrazo.

Bueno, vienes desde Santander. Desde Santander, exacto.

Pues nada... ahí. Muchas gracias.

Bueno, directo de Santander para cocinar aquí con nosotros.

Primero lo que vamos a hacer es lavarnos las manos.

Perfecto. Y mientras tú te las lavas

yo voy a contar los ingredientes

que necesitamos para esta receta.

Sal, pimienta, aceite de oliva, pan precocido,

pimienta de Espelette, pimentón, azafrán,

rape, langostino, huevo,

patata, mejillón, tomate, puerro, hinojo, cebolla y ajo.

Luego, si vas al mercado, pedid morralla.

Cabeza de rape, hueso de rape y cuerpos de langostinos.

Está todo yo creo. Me voy a ir lavando las manos.

Y bueno, ve contándome, vaya.

Cuéntanos qué es una bullabesa marsellesa.

Yo imagino que la gente ya imaginará que es un plato

que tiene que ver con el pescado y con Marsella.

Es de origen francés y es una sopa de pescado.

Pero no es una sopa de pescado al uso como podemos conocer,

sino que se hace en dos cocciones.

La primera es una caldo que tenemos que hacer

con la morralla como has explicado,

con la cabeza del rape,

las camisas y las cabezas de las gambas.

Perfecto. Y luego después ya utilizaremos

la patata para darle un poco de consistencia.

Y al última hora añadiremos los mejillones,

el rape y los langostinos.

Nos ponemos manos a la obra. Perfecto.

Verduritas por aquí.

Bueno, yo he contado que vienes de Santander.

Ahí del Sardinero, ¿eh? Tengo un gran recuerdo.

Bien bonito es, ¿eh? Es precioso, la verdad.

Queremos saber más de ti. Cuéntanos, ¿a qué te dedicas?

Pues yo trabajo en una empresa familiar

dedicado a la joyería y relojería.

Guau. Y llevamos ahí muchos años,

ya ochenta y tantos años en Santander.

Fundó mi abuelo la empresa y ahí seguimos.

Ah, qué bien, ¿no? Mis primos y yo al frente.

Dando ahí el callo, ¿no? Eso es.

Cebolla. Venga, vamos a centrarnos.

Cebollita ahí a groso modo.

¿Quieres que vaya picando yo el hinojo?

Claro, tú el hinojo.

El toque de hinojo me encanta.

Es una cosa que por ejemplo aquí no utilizamos mucho.

No, pero tiene un toque anisado muy interesante.

Exactamente, ese puntito anisado es brutal.

¿Y la afición de cocina? Uf.

Porque la relojería y joyería...

Hay joyas gastronómicas, ¿no?

Pero poco tiene que ver una cosa y otra.

La afición la verdad es que viene un poco

pues un poco por necesidad,

porque yo estudié fuera en EE.UU.

¿Ah, sí? ¿Dónde estudiaste?

En Ithaca, en el Upper State de Nueva York.

Y entonces allí en la universidad

no es que se comiera exactamente muy bien.

¿No? Entonces empecé a hacer ahí

un poco tortillas de patata. Compraba mis ingredientes

y me iba haciendo mis cosas.

Y bueno, así empecé un poco.

Y luego practicando, pues mira, es un hobby que...

Te gusta, ¿no? Me gusta, me relaja.

Tiene pinta de que cocina bien. Todavía no puedo dar

el veredicto, pero tiene pinta de que cocina bien.

Lo que sí te digo, y os digo a ellos y a todos,

que si se atreve a hacer

una bullabesa marsellesa hay nivel.

Hay nivel y sabe de lo que está hablando.

Allá vamos. Tenemos el ajito que está bailando un poquito.

Cómo huele el ajo, ¿eh? Me encanta el perfume.

También el aceite de oliva. Sí, sí.

Cuéntame cosas de Nueva York.

Yo he vivido un tiempo en Nueva York

y es una ciudad que me fascina, que me gusta.

Yo no vivía en la ciudad.

Yo vivía como te dije en el Upper State.

¿Tomatito? Sí, vamos.

Igual, ¿no? Sí.

Y es una experiencia. Yo se lo recomiendo

a todo el mundo que pueda el estudiar fuera de casa,

el salir, el ver mundo, el conocer otra cultura,

pues la verdad es que es maravilloso.

Eso es fundamental. Voy a echar ya la cebollita.

La pongo por aquí. Perfecto.

Ahí, el puerro...

Y el hinojo si quieres.

El hinojo. Vamos a echarlo seguido.

Lo que sí te digo es que la experiencia

de estudiar fuera es maravillosa.

Pero ahora estoy viviendo a nivel personal

mi hija que está estudiando en Londres

y que, bueno, es complicado. Sí, eso es.

Bueno, vamos ya, ¿no? Estamos aquí y vamos a ir

echando prácticamente los pescados, ¿no?

Exacto. Ahí.

Si quieres comenzamos con la cabeza de rape.

Vamos a explicar un poco. Las cáscaras las podemos echar.

Lo que sí, que se dore un poquito.

Sí, porque la cabeza que suelte el aroma.

La machacamos, ¿no? Sí.

Mirad ahí que ha soltado.

Lo mezclo aquí, exactamente. Eso es veneno.

El petróleo de la sopa, vaya. Eso es.

Bueno, vamos a echarle también la cabecita de rape.

Y un día vamos a hacer un pilpil con rape.

He añadido el hueso de rape y ahora, por aquí,

a estos que son tan feos y tal siempre son...

en nuestra tierra son armados.

Porque parece que van armados en una coraza.

En Santander se llaman cucos.

Cucos, ¿no? Sí.

Pues vámonos con todos los armados para adentro.

Ahí.

Más cositas.

¿Quieres que vaya yo dándole? Sí, como quieras.

Por aquí pez araña, que yo creo que también

es un poco porque parece lo que es.

Aquí, un poquito.

Contaba la leyenda, yo creo que no lo sabe nadie

exactamente, que el chanquete en sí en la zona de Málaga

eran los colorados y eran de este tipo,

y eran este pescado o la cría de ese pescado, ¿no?

Y finalmente...

tenemos aquí lo que en muchos sitios se llaman vaquitas.

Vaquitas. Las vacas, pero bueno,...

agüita y a cocer 30 minutos. Vamos a hacer una cosita.

Llevamos la olla directamente. Venga.

Vamos a hacer trabajo en equipo de verdad.

Venga.

Bueno, os diré que para hacer

una bullabesa marsellesa debe tener al menos mínimo

cuatro de las especies que os voy a decir:

rape, congrio, peje, escorpina, salmonete rubio,

cigala de mar o langosta.

Bueno, no hay que poner todos. Pero dice la receta original

que de todos esos que os he dicho al menos mínimo

debe haber cuatro. Cuatro.

Ricardo, ponemos a cocer. Lo ponemos media hora.

Media horita. Sin que esté el fuego fuerte

para que no se nos deshaga el pescado.

Y sin remover.

Yo creo que lo dejamos ahí media hora.

Perfecto. Y lo tenemos.

Colamos y lo tenemos.

Mientras vamos a ir pelando patatas

y preparando todo. Genial.

Hemos colado el fumet o caldo, como queramos llamarlo,

que hemos preparado con toda esa morralla.

Una bullabesa marsellesa realmente tiene

un acompañamiento especial.

Ahora voy a contar lo que es la rouille.

Es un acompañamiento, una especie de mayonesa.

No solo en la Provenza lo lleva la sopa bullabesa,

sino que lo llevan otro tipo de sopas, ¿no?

Pero es un acompañamiento

digamos a base de pimiento de Espelette, pimentón,

azafrán, pan y yema de huevo,

además de ajo, aceite de oliva,

un poquito de sal y de pimienta.

Si te parece vamos a hacer dos cosas.

Tú primero te encargas de la bullabesa,

que ahora ya básicamente te queda cortar el pescado

para poder juntarlo a las patatas, los mejillones,

rape, langostino y el caldo, ¿no?

Básicamente aquí. ¿Cuál sería el paso para ti?

Yo creo que ir calentando el caldo

para hacer las patatas. Vuelvo a meter el caldo aquí.

Añadimos las patatas que vayan cociendo.

No son muy grandes. Perfecto, añadimos la patata.

Esa patata necesitará aproximadamente unos...

Diez o doce minutos.

Bueno, mientras Ricardo va cortando el rape

os cuento cómo voy a hacer yo el acompañamiento.

Por lo pronto he comprado un pan precocido

que estaba en el congelador.

Como veis aquí tengo las puntitas,

que lo que voy a hacer con las puntas

va a ser guardarlas, porque después las freiremos

para hacer la salsa.

Y por otro lado voy a coger mi maravillosa mandolina,

mi mandolina amiga, nunca mejor dicho,

y voy a hacer esas tostas

que realmente se llaman tostas melba.

Es importante que el pan esté congelado

para poder hacer este paso.

Os aseguro que si no lo tenemos congelado

es imposible hacer láminas finas.

Ahí.

Bueno, recojo mis bártulos. Me lo apunto, buen truco.

Ahí está, y lo que voy a hacer es sacarme

una bandeja de horno, un poquito de papel grasa,

un poquito de aceite de oliva.

Porque mi intención no es otra que hacer una tosta,

nunca mejor dicho.

Y para tostarlo voy a usar el horno.

¿Tú cómo tuestas el pan?

O la tostadora o en el horno normalmente.

Sí, ¿no? Sí.

Bueno, yo voy a echarle un poquito de aceitito también.

Yo creo que sí, que queda mejor, ¿no?

Bueno, el aceite quieras que no es importante si quieres

que coja un poco de crujiente y que tenga un pelín de grasa.

Bueno, has llegado ahí casi a nivel profesional, ¿no?

No, no, no. Algo más que afición, ¿no?

Nunca me atrevería a hacerlo profesionalmente

porque lo respeto demasiado. Pero sí que colaboras

con alguna revista de gastronomía, ¿no?

Sí, colaboro en un suplemento. Haces recetas, ¿no?

Exacto, y hago recetas todos los sábados,

sobre todo pues para niños, un poco enfocado

a hacer la comida y la cena de los niños.

De los chicos. Que es lo que hago en casa.

Lo que haces en casa, ¿no? Eso es.

¿Y les haces bullabesa? Les encanta, ¿no?

Les vuelve locos.

¿Sí o qué? Sí, sí.

Bueno. Oye, qué suerte, ¿eh? Lo bueno es que prueben de todo

y que vayan comiendo de todo. Totalmente.

200 grados aproximadamente unos 10 minutitos.

Y veréis qué tostita melba más crujientita

y más buena que nos va a quedar.

Pero no nos olvidemos de nuestra bullabesa.

Llevamos unos 4 minutos ahora mismo con las patatas.

Vamos a añadir el rape.

Lo dejaremos unos 5 o 6 minutitos más

y finalmente, en el último momento,

añadiremos los mejillones y los langostinos.

Así que, bueno, unos 10 minutos de cocción.

Más o menos lo que vamos a tardar

en que se nos tueste nuestra tosta.

¿Os acordáis de los piquitos de pan

que le he quitado a la barra? Pues lo estoy friendo.

Es esto que está aquí. Me queda ya un poco por aquí.

Y, Ricardo, yo creo que ya la bullabesa en sí

está prácticamente hecha, ¿no?

Yo creo que añadimos los mejillones si te parece.

Venga, perfecto. Pégale. Y...

Este es un momento top. Cualquier tipo de molusco

es importante en una sopa de estas,

ya sea un mejillón, ya sea una almeja,

ya sea incluso, fijaros lo que digo,

unos berberechos o una navaja, ¿no?

Sí, el sabor que le aporta... Son moluscos todos

que nos van a dar un registro y una connotación diferente.

Mira, échame una mano. Sí.

Quítame la yema de huevo. Vamos a hacer el rouille,

como hemos dicho, que no nos olvidemos, ¿eh?

Que por cierto además,

no os he enseñado cómo ha quedado...

Cáscalo aquí siempre, es importante.

Bueno, ahí vamos, el pan.

Tienes ahí la yema de huevo. Exacto.

Tenemos los ajitos por aquí, que han estado cociendo

en el caldo base de la bullabesa.

¿Qué más tenemos? Tenemos... exacto...

Tú como ves perfectamente... Sal, aceite...

Y pimienta. Pimienta.

Mirad lo que voy a hacer aquí.

Voy a echar un poquito de sal aquí primero.

Voy a echar también un poquito de pimienta.

Pimienta voy a echar en los dos sitios. Ahí.

Que tenga "power", ¿eh?

Sabéis que me gusta mucho la pimienta, vaya.

Todo el que nos ve lo sabe.

Bueno, voy a echarla aquí ahora mismo.

Así.

Yema de huevo pan frito, ajo...

pimiento de Espelette,

pimiento especial que se cultiva en la zona

del País Vasco francés.

¿Que no tenéis el Espelette?

Pues le echáis más pimentón y punto.

¿Tú eres muy purista en la cocina

o te saltas las normas?

A mí me gusta tirar de instinto a veces.

De instinto. Esa palabra me gusta.

Instinto básico.

Lo último que he añadido, que no lo he dicho,

ha sido el azafrán, ¿vale?

Que no me pierda porque me despisto rápido.

Y ahora un poquito de aceite,

que echaremos después también un poco más.

Y lo que sí voy a utilizar es un poquito de caldo.

A ver, te voy a quitar

un poquito de caldo, ¿vale? Perfecto.

Ahí. Sí, así se aligera un poco.

Sí, vamos a echar esto, porque muchas veces

esas cosas son como muy tontas.

Has echado mucho caldo y dices:

"Me tenía que quedar con cuerpo y espeso

y acabo de echar aquí que parece esto una bebida".

Así que prefiero ir, poco a poco;

si me pide caldo, le echaré caldo si me pide grasa, echaré más grasa.

(Música)

Langostinos, que se nos van... Sí, los vamos añadiendo.

Los echaría ya, ¿no? Sí. Y más caldo no vas a usar, ¿no?

Para que digáis que la cocina francesa,

siempre, lleva mantequilla.

Aquí tenéis una receta en la que no hay mantequilla.

Bullabesa...

Vamos a ver si a la bullabesa le hace falta algo.

Ricardo, esto, como quien dice... Listo, ya está.

Ya está, prácticamente. Y lo que haría sería esto...

¡Guau! Vaya, vaya, vaya...

¡Vamos! Uf... (SE RELAME)

Es que está buena. Tremenda.

Me encanta cuando, además...

Aparenta como debilucha, tal y cual...

Y tiene un saborazo. Exactamente.

Aparenta lo que no es, aparenta timidez,

pero cuando te lo metes en la boca está brutal.

Qué rico. La verdad, está superrico.

No me extraña que a tus hijos les guste este plato,

cuando se lo preparas. Se vuelven locos, la verdad.

Vamos a poner un poquito de todo.

Hemos usado patatas pequeñas, porque son monas,

pero si queréis usar patatas más grandes,

sin problemas, también, se puede. Se pueden triscar, ¿no?

También, un poquito chascadas. Yo te digo, personalmente,

que tu receta de la bullabesa me ha encantado;

así que necesito, un poco, tu aprobación a lo que he hecho.

Pues... Yo voy a coger otra, por aquí

y voy emplatando.

Bueno, crujiente está, ¿eh? (SE RELAME) Hum...

A mí me gusta, sobre todo, acompañada con esta tosta de pan,

que tiene este punto entre mayonesa, romescu...

Tiene el toque del azafrán, de la pimienta...

Tiene un punto picante, también, ¿no?

Qué rico.

Vamos a aprovechar, que aquí somos generosos,

aquí lo aprovechamos, absolutamente, todo.

Voy a aprovechar que el mejillón está aquí

para colocarlo de esta manera.

Bueno, Ricardo, me gusta, ¿eh?

Encantado de que hayamos tenido la oportunidad de hacer

esta maravillosa bullabesa marsellesa.

Nos quedamos con tu receta, ¿eh? Muchas gracias.

También, todo el público se queda con tus recetas.

Espero ver más recetas en redes sociales.

Eso está hecho.

Un placer, a cuidarse. Gracias, igualmente.

Dale un abrazo a tus niños.

Qué suerte comerse esto y más cosas así.

Muchas gracias. Gracias.

Aquí tenéis la bullabesa marsellesa.

("Ton visage", Fréro Delavega)

("Ton visage", Fréro Delavega)

Estoy preparándolo todo para la segunda receta de hoy,

que van a ser estas deliciosas peras en hojaldre.

Os cuento los ingredientes que vamos a necesitar...

Azúcar; vino blanco; agua; pera; naranja; hierbabuena;

cardamomo verde; canela en rama; anís estrellado; zumo de lima;

azúcar, en este caso, glas; ricota; nueces; arándanos secos;

leche; huevos y hojaldre.

Estoy seguro de que nunca habéis visto nada así;

así que merece mucho la pena.

Agüita y vino blanco, por aquí.

Azúcar, ahí vamos. Esto es, básicamente, un almíbar,

pero especiado y aromatizado, las dos cosas.

Tenemos canela en rama, por aquí; yo la rompo, me gusta romperla.

Anís estrellado, que me gusta romperlo, un poquito.

Cardamomo, imprescindible; el cardamomo tiene sodio, hierro,

magnesio, tiene calcio, fósforo, potasio...

Parece que estoy diciendo la tabla periódica entera.

Hierbabuena.

Ahora voy a coger, un poquito, muy poquita, cascarita de naranja;

intentando evitar lo blanco, lo máximo posible.

Fijaos bien por qué me pongo encima,

porque, al final, voy a estar limpiando la piel

y vais a estar viendo cómo salen todos sus jugos.

Con esta cantidad de cáscara tenemos más que suficiente.

Vamos a aprovechar el zumito, la parto a la mitad...

Como sabéis, somos gente curiosa,

así que, en este caso, vamos a sacar este colador,

para que no caigan ni las pepitas ni a pulpa.

Así que... Hay gente que odia la pulpa, ¿eh?

A mí me gusta un poco de texturita y de gracia.

Recordamos, repasamos...

Tengo, prácticamente, este maravilloso almíbar,

que huele genial, pero para que sea almíbar

necesitamos que el azúcar se disuelva y se integre;

por eso, tenemos que darle, como mínimo, un hervor.

He sacado la tabla porque quiero hacerle un agujero, no es fácil,

porque mirad dónde está la raíz y mirad dónde está la salida;

sería una cosa por aquí, no sería por el medio.

Vamos a cruzar los dedos para que salga bien. Vamos allá...

(Música)

(Música)

Esto se llama "perfección".

Mientras tanto, el azúcar ya se ha disuelto,

esto es un almíbar de verdad, tiene aroma,

no solo a vino blanco, sino, a muchísimo más.

Ahora, lo que vamos a hacer es cocer veinticinco minutos

y, después, las dejaremos enfriar en la nevera treinta minutos más.

Ahora, lo que vamos a hacer es echar el zumo de lima aquí,

que no se lo habíamos echado, lo había olvidado.

Siguiente paso; tenemos ricota, tenemos azúcar glas, nueces...

Y, ojito, tenemos arándanos secos, que nos van a dar

ese toque de acidez que quedará genial.

¿Qué es la ricota?

No deja de ser nuestro requesón, pero de origen italiano.

Realmente, es, un poquito, menos húmedo que el requesón,

pero si no tenemos ricota y queremos hacerlo con requesón,

no habría ningún problema. De hecho, veo a mucha gente

que coge alguna que otra receta nuestra y escribe:

Receta de Dani García, del programa "Hacer de comer",

pero le he añadido esto. No solo no nos molesta,

sino que nos encanta y nos apasiona que tengáis vuestras propias ideas.

Nueces, ricota...

Las nueces tiene Omega 3, sano a más no poder.

Echamos los arándanos secos y el azuquítar glas;

voy echando el azúcar por aquí, poquito a poco.

Os lo creáis o no, ya tenemos la mitad de la receta.

Relleno, prácticamente hecho; nos queda meter el relleno

en una manga pastelera y cocer las peras,

que son veinticinco minutos; y dejarlas, después, como he dicho,

treinta minutos más enfriando en la nevera.

(Música)

(Música)

Hemos tenido las peras treinta minutos en la nevera,

pero fuera del almíbar, que no sé si lo he dicho antes,

aunque, lo habéis visto, por si acaso, lo remarco,

siempre, fuera del almíbar.

Ahora, los siguientes pasos son rellenarlas, por un lado,

y envolverlas en hojaldre, por otro;

mientras tanto, vamos a pintarlas con huevo,

para meterlas al horno, y, luego, las vamos a pintar

con una especie de almíbar de leche,

que es lo primero que voy a poner a hervir por aquí.

Un poquito de leche y azúcar,

que utilizaremos cuando salgan del horno.

Es un almíbar, ¿eh?

Lo digo para el que esté pensando que hay mucha azúcar.

Lo dejo aquí, a fuego lentito, para que se disuelva, poco a poco.

Ahora, me dispongo a rellenar las peras,

para eso he cogido una servilleta, porque tienen dos cosas;

una de ellas, es que están tiernas y otra de ellas,

es que necesito secarlas, ligeramente,

para que el hojaldre no coja mucha humedad.

Por aquí tengo mi manguita pastelera,

recordamos que aquí tenemos ese maravilloso relleno.

Voy a rellenarlas así, de esta manera.

Entendéis por qué lo he metido en una manga, ¿no?

Sino, el relleno sería, prácticamente, imposible meterlo.

Ya tengo una pera rellena, voy a dejarla por aquí,

y vamos a ir a por la siguiente. La cojo con el papelito, insisto,

porque me gusta, primero, que el jarabe pringa, ¿eh?,

cogerlas con las manos, nos pringaría de azúcar;

y segundo, porque necesito ese puntito de sequedad.

Ahora, volvemos a lo mismo.

Vaya sorpresa se van a llevar vuestros comensales

cuando, de repente, abran una pera con hojaldre

y se encuentren este relleno.

Ya las tenemos rellenas

y, ahora, llega el momento de empezar con las manualidades.

Tengo el hojaldre, que es un hojaldre,

que lo podéis comprar hecho, o si lo hacéis, genial.

Aquí lo que tenemos es la tira de hojaldre,

lo único que he hecho ha sido coger la placa de hojaldre

y cortarla en tiras.

En vez de mover el hojaldre, prefiero mover la pera.

Con mucha paciencia y con mucho mimo,

lo que voy a hacer es ir enrollando el hojaldre, poquito a poco,

para vestir bien a esta pera.

(Música)

(Música)

Qué chulada, ¿eh? Ya veréis cuando las saquemos del horno,

os va a gustar muchísimo más.

El almíbar de leche, casi, lo tengo.

creo que podemos quitarlo del fuego y dejarlo reposar, un poquito.

Primera pintada, huevo; segunda pintada, almíbar de leche.

¿Por qué lo pintamos? Por si alguien se lo pregunta;

porque, la verdad, queremos darle brillo,

quiero que se quede como merece.

Ojito, porque le voy a echar un poquitín de sal,

ya sabéis que me gusta que los postres,

también, tengan un puntito de sal.

Cojo mi pincelito y voy pintando así...

Se me da mejor pintar una pera que pintar una pared.

Al ser cocinero da la sensación de que eres un tío muy hábil

y, como cocinas, eres capaz de colgar siete cuadros,

y os aseguro que no es así.

Eso sí, ¿eh? Aquí hemos hecho monumentos.

Me recordaba, un poco, a la película "Ghost",

seguro que la habéis visto, con Patrick Swayze y Demi Moore.

Pero bueno, ni yo soy Patrick Swayze

ni veo por detrás de mí a Demi Moore.

Pero bueno, ahí vamos...

Antes de meterlas en el horno, querida Demi Moore,

ya que no estás aquí detrás de mí, a lo mejor, estás ahí delante,

el libro de "Hacer de comer", las mejores recetas;

que sepas que va por la quinta edición

y que sepas que son recetas muy fáciles,

que vas a poder preparar en casa, no solo tú, cualquier persona.

Ya sabéis, "Hacer de comer", las mejores recetas.

Nos vamos al horno, por aquí.

¿Os imagináis que me vea de verdad?

A veces, pasan cosas mágicas y maravillosas como esa.

Quién sabe, ¿no?

Vámonos al horno y me dejo de soñar chorradas.

180 grados, veinte o veinticinco minutos,

que es más importante que quedar con Demi Moore.

(Música)

Mirad qué cosa más bonita. Nos queda darle ese segundo...

Contrachapado, la segunda pintura.

Primero, le hemos dado el huevo, para que dore y quede bonito;

y, ahora, le vamos a dar con este almíbar de leche,

para que brille, un poquito más.

Queda bonito, ¿eh?

Sé que estáis salivando y sé que estáis deseando hacerlas,

estáis buscando el hueco ideal en vuestra agenda para hacerlas.

Muchas veces, cuando terminamos, a distancia estáis pensando:

La hago el fin de semana.

Me escribís, vaya, a #hacerdecomer, continuamente.

Si las hacéis, hacedles una fotito, a mí me encanta verlas.

Voy a abrir una, me apetece abrir una,

además, así os enseño cómo queda por dentro.

Con mucho cuidadín...

Mirad... qué auténtica maravilla.

Voy a poner esta por aquí... así.

Y, luego, pondré esta por aquí, para que se vea un poquito.

Es un postre divertido, es un postre rico

y es un postre... goloso.

Pues, lo tenemos.

Aquí tenemos nuestras peras en hojaldre rellenas.

(SUENA "UNCHAINED MELODY", RIGHTEOUS BROTHERS)

(SUENA "UNCHAINED MELODY", RIGHTEOUS BROTHERS)

Apetecible, ¿verdad?

Aquí tenemos la bullabesa marsellesa

y las peras en hojaldre rellenas.

Tenemos sabor, textura, dulce, salado, aromas...

Primero, postre... Tenemos, absolutamente, de todo,

lo único que nos falta es que tengas ganas de hacerlas;

así que, haz la comida y mejora tu vida.

Voy a comer la bullabesa, bueno, la he probado antes,

la verdad es que estoy frito por pegarle un tajo,

como diría, un poco, la gente de mi barrio, a la pera.

Mirad qué pintaza, el hojaldre está superbién cocido.

(SE RELAME) Hum...

Os recomiendo que lo toméis templado.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Bullabesa marsellesa y peras en hojaldre con nueces

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Hacer de comer - Bullabesa marsellesa y peras en hojaldre con nueces

16 dic 2019

Dani García cuenta hoy con un nuevo pinche: Ricardo, un seguidor de Hacer de comer que colgó en redes sociales una fotografía de su bullabesa marsellesa. Juntos cocinan el plato estrella del invitado. Para poner el toque dulce, Dani prepara peras en hojaldre rellenas de nueces.

ver más sobre "Hacer de comer - Bullabesa marsellesa y peras en hojaldre con nueces" ver menos sobre "Hacer de comer - Bullabesa marsellesa y peras en hojaldre con nueces"
Programas completos (191)
Clips

Los últimos 763 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios