Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5359530
Para todos los públicos Hacer de comer - Brandada de bacalao y tarta de cumpleaños - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía)

(Sintonía)

No lo creo, la pantalla negra, otra vez,

está a tope de batería. ¿Será un virus? No me lo explico.

Oh... de verdad... Buenos días a todos.

El mundo de la cocina encierra menos misterios que la informática.

Una cosa os diré, una receta nunca se quedará colgada;

vamos a preparar dos platos que son un antivirus natural:

el plato principal será una brandada de bacalao

y de postre, una tarta de chocolate y galletas, ideal para cumpleaños,

de las de toda la vida.

La primera receta de hoy la vamos a hacer con Jon,

uno de los espectadores que subió la foto, a redes sociales

con el "hashtag" #hacerdecomer, de su brandada.

Tiene que estar al caer, porque he quedado con él aquí.

(Timbre)

Jon, ¿qué tal? Dani, ¿qué tal?

La cocina está al fondo, le doy y te abro.

¡Vale!

Sabéis que le doy mi toquecito a las recetas,

aunque la de Jon, de primera, tenía muy buena pinta,

pero le daremos un toque muy especial.

Jon, ¿qué tal? ¿Cómo estás? Hola, ¿qué tal?

Encantado, un placer. ¿Cómo estás?

Muy bien. Bien ¿o qué?

Oye, vaya pintaza que tenía tu brandada.

Me encanta cocinar con bacalao, son esos platos

que tiene mucha capacidad para meterse de primero, segundo...

¿Cómo estás? Muy bien, muy bien.

Si quieres, nos lavamos las manos, lávatelas tú primero

y explicaré los ingredientes de la brandada de bacalao,

que son los siguientes: patata, puerro, ajo, bacalao fresco,

bacalao ahumado, sal, mantequilla, nata, aceite de oliva y eneldo.

Me lavo las manos, como verás, he añadido a tu receta

un poquito de puerro y, también, bacalao ahumado,

que creo que le dará un toque superespecial.

Muy bien.

Cuéntame cómo haces la brandada, normalmente.

Echo aceite y rehogo los ajos; con guindilla al gusto,

a mí me gusta mucho, así que le echo mucha;

luego, echo la cebolla y cuando está en su puntito

es cuando echo el bacalao y lo doro bien;

al final, le añado la natita.

He sustituido la guindilla por el bacalao ahumado.

España no es un país de excesivo picante,

yo lo tolero, poco a poco, me gusta más,

sin embargo; el ahumado es algo que nos gusta encontrar

en muchas elaboraciones. Vamos a sacar una tablita

para picar el ajito y el puerro. ¿Te apetece ir picándolo a ti?

Venga, vale. Te doy un cuchillo

para que piques el ajo y la cebolla,

yo, mientras tanto, voy a ir picando el bacalao.

Cuéntame de dónde vienes.

Vengo de Madrid. ¿De Madrid?

Sí, pero soy del País Vasco. Originalmente, del País Vasco.

Sí, llevo en Madrid diez años, pero soy del País Vasco.

Esta receta, dicen, que es vasca,

aunque catalanes y franceses quieren su autoría, digamos.

Sí. Vete picando, si quieres...

Pica el puerro y el ajito en trozos chiquititos.

Como buen vasco, ¿eres buen cocinero o no?

Me defiendo, siempre, me gusta cocinar para los amigos.

¿De qué parte eres? De Guipúzcoa, nacido en Donosti.

¿A qué te dedicas?

Trabajo en tecnología, soy informático.

Has venido el día indicado, porque el tema ordenador no...

No se me da muy bien, la verdad. ¿Tendré que hacer otra cosa?

No, vamos a cocinar, no te haré trabajar de lo tuyo.

He sacado la tabla azul para cortar el bacalao,

pero me he puesto con la patata...

La he cortado pequeñita para que se cueza antes

y no tengamos que esperar tanto.

La voy a pasar, mientras tanto, a la tabla verde.

Ya tengo aquí la ollita, y voy a empezar a añadir

un poco de mantequilla y de aceite de oliva.

¿Desde cuándo cocinas, Jon?

Los de Donosti cocináis desde la cuna, ¿no?

Claro, desde chiquitito, sí.

Me arrimé a la cocina con mi madre y, al final, poco a poco...

Gastronómicamente, me he criado en Donosti, en Lasarte, ¿no?

Le tengo mucho cariño a la ciudad, a veces, me siento donostiarra,

porque he pasado todo lo que es la primera parte,

mi infancia gastronómica, podríamos decir, allí.

Tú le echas solo aceite, yo le añado mantequilla,

porque trabajaremos con nata. Cuando trabajamos con nata

me gusta poner unos dados de mantequilla,

además de echar aceite, porque el aceite nos ayudará

a que la mantequilla no se queme.

Echo el ajito por aquí y le doy un poco de caña.

Dices que cocinas para amigos, pero ¿cocinas en el día a día?

Sí, por supuesto. ¿También?

Sí. Por la noche, imagino, ¿no?

Porque comerás en el trabajo, como todos los informáticos...

¿A qué hora empiezas? A las ocho.

¿Te llevas el táper o comes en...?

Hago táper para mí y para todos.

¿Cómo son? Les pongo cariño.

Hasta a los más sencillos se les puede poner mimo.

Una brandada de bacalao se la puede poner.

Claro. La gente fliparía.

Suelo echar lentejas, cosas de diario.

Las lentejas están bien. Se me había olvidado, está la piel,

ya que la he sacado por aquí, vamos a dejarla en el plato.

¿Sueles usar la piel? No.

Hoy la vamos a utilizar, ya que la tenemos ahí.

Vamos a usarla de forma original, para que sorprendas a todos.

Ya veo tu táper de bacalao. (RÍE)

Tenemos el puerro...

Los ajitos están semidoraditos, vamos a echar el puerro...

Así.

Vamos a quitar tu tabla y te paso a los mandos del bacalao.

Este bacalao es fresco, ligeramente, salado.

Antes, se metían en salazón y se secaban mucho más,

hoy día les meten inyecciones de agua con sal,

pero no deja de ser bacalao fresco.

Vamos a echar la tablita y te paso el testigo del bacalao,

para que vayas troceándolo; mientras, le doy vueltas al puerro.

Para hacer una brandada os recomiendo lo que hacemos,

utilizar este bacalao, que es fresco y lo han salado;

luego, tenemos estas hebra, que se las pondremos por encima;

y, como hemos sacado la piel, haremos el crujiente, quedará bien.

Muy bien. ¿Echamos el bacalao?

Vamos a cocinar este, el ahumado lo pondremos al final,

está cocinado, no necesita cocinarse,

no necesitamos que tenga una cocción excesiva,

meteremos el bacalao al final.

Como veis, la patata y el puerro, sobre todo el puerro, han fondeado,

y, ahora, es el momento de añadir la nata.

¿Se podría usar leche en vez de nata? Pues, sí,

pero una brandada me la imagino cremosa en boca,

y, para eso, necesito nata.

Vamos a dejarla hervir antes de echar al bacalao ahumado.

Trocéalo, ya que está aquí.

Tal y como está, lo troceas. Aparte de con esta brandada,

¿con qué platos sorprendes a tus amigos?

Con un poco de todo, pero me gusta mucho lo asiático.

¿Ah, sí?

Sí, últimamente, estoy cocinando mucho en wok.

¿Te gustan los woks? Sí, salen bastante ricos.

¿Sí, no? Y da mucho juego.

A mí me gusta mucho, pero, a veces, pasa,

como se pone de moda, en exceso, todo me sabe a asiático, ¿no?

Ya estamos cociendo la brandada.

En la parte de arriba he puesto una sartén,

donde vamos a marcar, aparte, esos trocitos de bacalao.

Estoy hablando mucho, cuéntame cositas tuyas.

Eres padre, ¿no? Sí, tengo dos.

Yo, también. Uno de tres y uno de uno.

Hay que empezar a hacer papillas.

Lo bueno es que el mayor come comida normal.

¿Sí, no? Y el otro, dentro de poco.

A ver, cómo vamos por aquí, voy a echar, sin poner aceite,

estas tiritas de bacalao, que asaremos para la brandada.

El ahumado, este ha hervido lo suficiente,

así que es momento de añadirlo.

Sé que eres deportista. Sí.

¿Qué deportes hacer? Hago triatlón, sobre todo.

Cuenta qué es el triatlón, para quien no lo sepa.

Tienes que nadar, ir en bici y correr, diferentes distancias.

¿Has hecho el Iron Man? No, todavía, no.

No has llegado, pero... Pero se hará.

Es un triatlón. Sí, pero de larga distancia.

De larga distancia, exacto. Sí.

Tengo amigos que lo hacen.

Es un segundo trabajo, porque son muchas horas.

Hacen falta muchas horas para hacer un Ironman.

Y con dos pequeñajos...

Paco Roncero, que es cocinero, al que le mando un beso,

hacen triatlones, Iron Man y de todo.

Todo el mundo puede hacerlo, todo el mundo puede hacerlo;

al final, son distancias que...

Ayudan mucho, en el día a día, para superar retos,

porque si haces un Iron Man o una prueba de ese estilo,

te comes cualquier cosa.

Significa "hombre de hierro", ¿no? Sí.

En Marbella hay uno cada año.

En Marbella hay un medio Iron Man, de hecho, lo he hecho.

¿Sí? Estuve el año pasado.

¿La dieta de alguien que quiere hacerlo...?

Prácticamente, lo hago por eso, así puedo comer lo que quiera.

Es muy inteligente lo que me acaba de decir,

me hace reflexionar muchísimo; si quiero comer lo que quiera

me tengo que apuntar a hacer triatlón, sí o sí.

Claro que sí.

Le voy a dar la vueltecita a este bacalao,

que estamos dorando aquí, ligeramente. Mira qué bien huele.

Sí. ¿Qué pasa? Huele al ahumado.

Sí, le da un toque...

Vamos a darle la vueltecita y vamos a hacer el crujiente.

¿Has hecho, alguna vez, algún crujiente?

Eh... sí. Vamos a quitar esto de aquí.

Sobre todo, con queso.

Hacerlo de queso funciona, perfectamente.

Es que es fácil y queda muy bonito.

Fácil total, estoy, totalmente, de acuerdo.

Impresiona mucho y es fácil de hacer.

Yo te enseñaré a hacer hoy uno, pero con la piel del bacalao.

Voy a enseñaros cómo hacerlo en casa,

vamos a hacerlo en el microondas. ¿Qué necesitaremos primero?

Este papel, que es el papel de horno.

Esto lo podemos hacer en la oficina.

¿Y no os turnáis en la oficina? Hoy te toca a ti hacer tapers.

No, ¿no? ¿Pasa o no pasa? Me dicen: "Lleva, lleva",

pero nunca llevo nada. Nada, ¿no?

Cada uno se busca la vida. Lo que voy a hacer es añadirle

un poquito de aceitito.

Aquí, huy, ya, bueno, eso es un poquito excesivo,

pero no pasa nada. Ya aprovecho también

y se lo meto por debajo ya que me ha sobrado aceitito.

El año que viene te veo en Marbella.

El año que viene en Marbella, yo sí, pero, vaya,

yo estaré sentado en el banco mientras pasas por ahí

con los pies llenos de arena, salitre, encima de una bici.

¿Tú te coges vacaciones solo para hacer eso?

Si es fuera, unos días sí.

Sí, ¿no? Sí.

¿Entrenas a diario? Ahora menos con los niños,

antes hubo temporadas que de los siete días de la semana

imagínate el número de entrenamientos,

hasta dos al día. Tela, ¿no?

Sí, es muy sacrificado. Me lo puedo imaginar.

Mira, el crujiente, hemos metido la piel,

como veis, aquí, entre dos papeles de horno

con un poquito de aceite y ahora va a ir al microondas.

Le vamos a poner un plato encima porque si no, se nos arrugará,

hay que ponerle peso para que se quede plana,

así que buscadme un plato que sea, totalmente, liso.

La ponemos encima y nos vamos al microondas.

La temperatura, en vatios, debe ser de 900 vatios

y luego, el tiempo serán dos minutos.

vas a tener un crujiente genial y fácil de hacer.

Aquí. Y un par de minutos.

En un par de minutos lo vamos a tener.

Lo que vamos a conseguir con 900 vatios y los dos minutos

es deshidratarlo y una vez deshidratado,

lo que vamos a hacer es hervirlo. Yo creo que la patata

ya está de cocción y creo que ya tiene,

es una pinta excelente y me huele a brandada,

a brandada de bacalao ahumado que es la que a mí me gusta

y me gusta mucho hacer.

Búscame la patatita a ver si la encontramos.

Esta, ¿no? Es bacalao, yo la hice chiquitita,

mira, ahí tienes una, eso es patata.

¿Cómo está? Yo creo que está ya.

¿Ya, no? Perfecto.

Bueno, nos pita el microondas.

Pruébala a punto de sal, yo voy al microondas.

Pero no te quemes, eres como los cocineros de casa

que coge el cuchillo, lo primero que pilla

y prueba el punto del sal. También soy como los cocineros

de casa que no veas cómo quema el plato.

Creo que está bien, está bien.

Está bien de sal porque recordemos que el bacalao

tiene ese punto de salazón que nos viene genial,

no le echaré nada más. Con la reducción propia,

con la mantequillita, con el bacalao ahumado,

de verdad que te aseguro que tendremos una brandada,

increíblemente, rica.

Vamos a apagar aquí ya la brandada y vamos a apagar,

también, el bacalao asado que le pondremos encima

con un chorreoncito de aceite de oliva.

Fíjate, tenemos aquí esta piel.

Dame un poquito de papel, vamos a secarla un poco

Mirad, mirad cómo todavía salen burbujitas y parece

que el plato arde. Bueno, esperamos a que enfríe

un poco para ver cómo está de crujiente.

Esto lo suelo hacer con jamón. Sí, para echarle jamón, también,

choricito, también. Bueno, ahora voy a dejar

que la piel de bacalao pierda un poco de temperatura.

Mientras tanto, trituramos y ahora os enseño

cómo queda la textura de esta brandada de bacalao.

(Música)

Mira, Jon, ¿esta textura te gusta para la brandada?

Está perfecto. A mucha gente le gusta la brandada

fría y a otros, la brandada caliente.

Se puede comer de las dos formas, yo me quedo en el punto intermedio,

ni el frío ni el caliente, me gusta templadita

que tenga cuerpo. Tenemos la brandada por aquí.

Lo que hago es darle con el dedo así,

me vengo para abajo y tal, y no es para echarlo ahí, sino...

Me lo imaginaba. Pruébalo tú un poco ahí

y echa el resto en el fregadero.

A ver qué me dices cómo está.

Está muy bueno. Voy a sacar esto por aquí,

vamos a hacer un último repaso antes de emplatar.

Tenemos la brandada por aquí, el bacalaito, recordad que lo saqué

y doramos en la sartén, mira, como en pellizquitos

me lo vas quitando, así.

Mientras tanto, yo voy a freír, ligeramente, nuestra piel

de bacalao que tuvimos en el micro a 900 vatios dos minutos.

Aceite hirviendo, metemos la piel de bacalao.

Qué toquecito crujiente, cómo me gustan las texturas.

Desperdiciar la piel no entiendo muchas veces,

pero la cantidad de gente que hay que, realmente,

la piel la aparta en un plato de pescado,

eso me da mucho coraje. A esto le echamos un poquito

de aceite de oliva y ya tenemos, prácticamente,

nuestro plato, ¿qué nos faltaría? Toque herbáceo.

Punto verde. Un poquito de verde, eneldo,

¿me coges un poco de ahí? Voy.

Mientras, mezclo esto con el aceite.

Bueno, qué bueno tener un jardín con tantas plantas orgánicas.

Le echo un poquito de aceite al bacalao, bueno,

vamos a emplatar, ¿no?

Brandada, vamos a ponerla aquí

en el centro. Hay que tener en cuenta

que la brandada cuando le da el aire,

crea una peliculita, por lo tanto

hay que comérsela, relativamente, pronto.

Mira, vamos a poner trocitos de bacalao.

Muy bien, vaya pintita que está cogiendo esto.

Mira, un poquito aquí. Voy a poner ya el eneldo,

así, una hojita así, otra por aquí.

Oye, esto no es un triatlón, pero nos hemos marcado

una buena brandada y creo que una terminación

de platazo de restaurante potente.

Jon, esto lo veo en un taper.

Fijaos cómo está de crujiente el bacalao, me veo a la gente

en la empresa de Jon robando tapers.

Mirad qué preciosidad que esto parece

un plato de un restaurante de muchísima categoría.

Partiendo de tu receta, al final, hemos hecho

esta brandada de bacalao ahumado con crujiente.

Muchísimas gracias, Jon, por haber venido

y otro día te acompaño en un triatlón,

pero yo voy en helicóptero. Espero que vengas.

Voy en helicóptero desde arriba. Te buscaré en la salida.

Pues, nada, la verdad, un placer y esta es tu casa.

Me llevo la idea, el próximo taper va del estilo.

Nada, oye, muchas gracias, a cuidarse.

Y aquí os dejo esta brandada de bacalao ahumado.

(Música)

Y ahora, es el momento de la tarta de chocolate.

Es un homenaje a la infancia y este tipo de tarta

creo que todos la llevamos dentro

de nuestro corazoncito infantil.

Qué ilusión me hace hacer una tarta de este tipo.

Para los ingredientes de esta tarta usaremos:

galleta, leche, licor de naranja,

un poquito de sal, canela, chocolate y mantequilla.

Esta tarta se divide en dos, digamos que es la base

que es la galleta con la leche y el licor de naranja

y por otro lado esa especie de "ganache"

de chocolate con el chocolate, la canela, la sal, la mantequilla

y más leche. Vamos a empezar por la "ganache",

el relleno, para que nos entendamos.

Tenemos la leche por aquí y el chocolate por aquí.

Voy a poner la leche a calentar, sobre todo, a hervir,

es muy importante que hierva y que caliente bien.

La verdad, que en este hervor

podemos meter diferentes tipos de cosas,

fusionar cualquier tipo de hierba, incluso especias

que le vendrían genial. A mí me gusta este tipo

de chocolate que se llama "pistole" que es la manera de presentar

el chocolate que es en este tipo de botoncito y aquí

sí que podéis elegir según vuestros gustos

porque el chocolate siempre se mide en porcentaje

de cacao, a mayor porcentaje de cacao, mayor amargor

y mayor pureza, digamos. Importante a nivel técnico,

lo que haremos será calentar por aquí y hervir la leche.

Por otro lado para que integre mucho mejor, lo que haré será meter

el chocolate en el microondas y fundirlo.

No quiero jugármela y lo meteremos a 600 vatios, no quiero riesgos

y no quiero que se me queme.

Recordad que el microondas calienta siempre del centro

hacia fuera, por lo tanto, aunque veáis mucho volumen

se puede quemar, así que prefiero venir cada minuto

a controlarlo y así evitaré que se me queme.

Me voy a sacar un recipiente

para trabajarlo de una manera más cómoda.

El chocolate habéis visto que tengo "pistoles",

botoncitos, chocolatinas pequeñitas que son muy cómodas de trabajar.

Voy a ir aprovechando para forrar el molde.

Tenemos aquí un molde, yo ya le saqué el papel de horno

de su tamaño y ahora, solo me faltaría añadirle,

que también tengo por aquí, lo que será, digamos,

el perfil y para que el perfil se me pegue bien,

lo que hago es ir antes a ver el chocolate porque ha pitado.

Así que vamos a ver cómo está.

Mirad, ya solo con un minuto cómo está.

Oh, este es un momento cumbre.

Y le voy a dar solo 30 segunditos ya.

Aquí. Y ahora ya, con 35 segundos,

voy a ver si soy capaz de que me dé tiempo a forrar.

Así, rápidamente, voy pintando el molde. Así.

Mirad. Fijaos así cómo queda.

Pongo mantequilla.

Voy a poner también aquí, que se nos quede bien pegadito.

Y ahora...

(Timbre del microondas) Parece que lo voy a conseguir.

Justo acaba de pitar. Ahora va a esperar a que termine.

El papel luego lo que nos va a ayudar,

es a poder desmoldarlo bien.

Aquí es importante pegarlo bien.

Me voy corriendo al microondas.

Veo que mi microondas se porta bastante bien

Porque ha pitado una vez y luego no ha seguido.

Y es el momento.

Y vamos a sacar el chocolatito.

Os podéis quemar fácilmente. Voy a poner esto aquí.

Ahora.

Como veis, no se me ha quemado y está perfecto.

Homogéneo y... Bueno.

Con una pinta increíble. Voy a echarlo aquí,

que me va a ser bastante más fácil trabajarlo.

Y ahora, la leche, que se la voy a echar hirviendo,

va a quedar perfecto. Así.

Tenemos la leche hirviendo, que ya la voy a quitar. Ahora...

Lo que voy a hacer, es añadir un poquito de canela

y un poquito de sal.

Ahí. Ya sabéis que la sal y el chocolate casan perfectamente.

Recuerdo aquellos bocadillos de chocolate

que se hacen mucho en Cataluña.

Y ese puntito de sal siempre, en algún que otro bombón.

De los mejores bomboneros de este país, como, por ejemplo,

Paco Torreblanca u Oriol Balaguer,

que son gente genial y hacen unos bombones increíbles.

Voy a echar la leche, que ya ha hervido

y está bien caliente, sobre el chocolate

sin parar de emulsionar.

Para mí, hacer ese tipo de tarta

me recuerda muchísimo a mi infancia.

Tuve una infancia, evidentemente, muy feliz.

Pero también es cierto que tuve una infancia

en la que mis cumpleaños caían, nada más y nada menos,

que el 30 de diciembre.

Siempre me ha parecido bastante injusto

el tener que celebrar mi cumpleaños

en una fecha tan sumamente extraña,

donde ha pasado Papá Noel, donde viene la Navidad,

luego mi cumpleaños... Son fechas donde, al final,

tu cumpleaños es, básicamente, lo de menos.

Yo vivía durante todo el año

yendo a cumpleaños de mis amigos, sobre todo,

cumpleaños de verano, que los celebras sin colegio,

que los haces en la playa, en la piscina.

Pues nada. Mi madre y mi padre se empeñaron

en que yo naciera el 30 de diciembre.

Y, bueno, me hicieron un niño que no pudo celebrar,

probablemente, sus cumpleaños como los demás.

Fijaos qué bonito está quedando el chocolate.

Y lo estoy integrando poco a poco.

No lo decía, pero estas son cosas

que, técnicamente, siempre vienen muy bien.

La integración poco a poco de lo que es la leche

con el chocolate, la canela y ese puntito de sal.

Mantequilla, importante echarla así.

No me gusta echarla derretida. Prefiero echársela en pomada,

cuando ya la mezcla está bien caliente.

Eso sí es importante. Y emulsionarla, porque así

nos quedará más brillante y más esponjosa.

Ahí. Aquí ya sí es el momento de ejercitar bien el brazo

y hacer que se integre bien el chocolate.

Veréis que en la receta tengo licor de naranja.

Es verdad que esta receta, de toda la vida,

se ha hecho con coñac y con alcohol.

Es increíble, pero era una tarta muy para niños

y se hacía siempre con licores.

Lo que vamos a hacer, es quemar el alcohol.

Con esto, conseguiremos quedarnos

solo con la esencia del licor de naranja.

Y, además, lo vamos a mezclar con un poco de leche.

Y todo eso lo vamos a hacer ahora mismo,

mientras se enfría el chocolate.

Mirad qué bien ha quedado

y qué bien se ha integrado la mantequilla.

Es increíble cómo cuando éramos pequeños,

tenías un poco de catarro, ¿y qué te decían?

Tómate un poquito de coñac.

La verdad es que es algo totalmente impensable ahora.

Voy a coger un cacito y voy a echar el licor de naranja.

Lo que voy a hacer, es calentarlo,

porque una vez que esté caliente, voy a prenderlo.

Me voy a sacar un bol aquí. Tengo la leche aquí también

y tengo la galleta y tengo mi molde y tengo el relleno.

O sea, básicamente, me queda empezar a ensamblar.

Primero, vamos a quemar bien el alcohol de este licor.

Ya está caliente, por lo tanto, lo voy a prender.

Me voy a sacar estas pincitas, que me van a facilitar

el empapado de la galleta.

No veas cómo sube esto. Os lo digo siempre

y no me cansaré de decirlo. Siempre que hagáis flambeado,

que pongáis fuego en la cocina, apagad la campana.

Esto está ya, prácticamente, hecho.

Listo.

Alcohol quemado. Lo voy a echar aquí.

Así. Y ahora voy a echar la leche.

Así.

Lo bueno de hacer este tipo de tarta,

es que es éxito asegurado.

Les gusta a pequeños, a niños, a mayores.

Me apetecía mucho hacerla hoy aquí

y recordar esa parte nostálgica de nuestra infancia.

Que, a todos nos gusta, pero que, curiosamente,

incluso en la parte salada, no sé, ha dejado de hacerse.

O sea, ¿dónde me puedo comer, pues, no sé, unas migas?

No es tan fácil encontrar un sitio donde comer migas.

Empezamos la fase baño de la galleta, que va a ser así.

Cojo la galletita. La meto aquí un poquito.

Que empape bien entera.

Y la pongo aquí. Así, poco a poco.

Importante que esté templada.

Yo, que soy más rápido, voy a echar tres.

Así. Y ya voy cogiendo, sacando, mientras va empapándose.

Esta tarta la he visto versionada de muchas maneras,

con diferentes tipos de chocolate.

También la he visto versionada con natillas,

con crema catalana, con arroz con leche.

Con todo lo que pilléis por ahí.

Como me estoy viniendo arriba, echaré de dos en dos,

en vez de tres en tres. Así.

Venga. Dos en dos. Y rápidamente.

Es que se empapa muy rápido, eh.

Y ahora, esto se trata de ir haciendo

como una especie de milhoja. Pero, en este caso,

galleta de chocolate, galleta de chocolate,

galleta de chocolate.

Yo creo que a mí, aproximadamente, me van a salir

unas tres capitas de galleta y el resto será chocolate.

Y el chocolate lo echo así.

Siempre lo muevo un poquito para que vuelva a sacar el brillo.

Y ahora voy echando poco a poco, hasta cubrir.

Ya la gracia está en ponerle mucho cariño y muchas capas.

Y nos va a salir una tarta deliciosa.

(Canción "99 Red Balloons")

Y el último cazo de chocolate.

Yo me la comía, la verdad, así.

Pero mucho mejor dejarla enfriar y que cuaje

durante seis horas en la nevera.

Estoy machacando las galletas que me sobraban.

Lo que quiero, es crear una superficie llena de galleta,

que haya mucha galleta.

Yo sé que lo que queréis, es ver la tarta.

Mirad cómo ha quedado la tarta

después de seis horas en la nevera.

Lo que voy a hacer, es darle la vuelta.

Me pongo esto aquí.

Y le doy la vuelta por aquí. Así, de esta manera.

Ahora veréis lo útil que ha sido dedicarle un tiempecillo

a encamisar el molde.

Mirad. Así.

Ahora mismo tenemos la base en la parte superior.

Quiero darle la vuelta otra vez.

Así que me voy a coger otro platito

para ponerlo en condiciones.

Así que voy a quitar el papelito.

Pongo otro platito aquí.

Le doy la vuelta por un lado.

Casi se me queda pegado, eh.

Quiero decorarla bien para que luego no esté manchado,

aunque ya se ha manchado pero no se va a ver,

el plato de chocolate.

Así que voy a poner todo lo que es la galleta por aquí.

Así.

Así, un poquito de galleta por todos lados.

Si me cae abajo, no me va a importar.

Y ahora la voy a sacar con una espátula.

Así que voy a sacar ya esta espatulita.

Y me voy a llevar la tartita aquí.

Y ahora sí que sí...

Le pongo las velitas de mi cuarenta y...

No sé qué cumpleaños.

Y me emociono. Esta es la tarta que me voy a hacer este cumpleaños.

Tarta de chocolate y galletas.

(Música)

Qué dos platos hemos preparado hoy.

Brandada de bacalao, que bien podría estar

en cualquier restaurante de alta cocina.

Y esta tarta de cumpleaños de chocolate y galleta.

La gran estrella de las celebraciones infantiles.

¿Te has perdido algún detalle de la receta?

No pasa nada. Podéis consultarla en nuestra página web:

rtve.es/hacerdecomer.

Conviértete tú en una estrella excelente

poniendo en práctica estas recetas.

Y, sobre todo, haz la comida y mejora tu vida.

Voy a probar la brandada.

La brandada con un poquito de todo.

Quiero crujientito, quiero trocitos de bacalao

y quiero, sobre todo, eneldo también.

Lo digo de corazón, es una receta

que podría estar en cualquier restaurante de alta cocina.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Brandada de bacalao y tarta de cumpleaños

Hacer de comer - Brandada de bacalao y tarta de cumpleaños

01 ago 2019

Dani García recibirá en su cocina a Jon, un seguidor del programa que nos enseñó en las redes sociales su receta de brandada de bacalao y que hoy viene a cocinarla junto a Dani García, que con sus consejos terminará de perfeccionar la receta.

ver más sobre "Hacer de comer - Brandada de bacalao y tarta de cumpleaños" ver menos sobre "Hacer de comer - Brandada de bacalao y tarta de cumpleaños"
Programas completos (115)

Los últimos 458 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Manuel

    Hola. ¿Qué ha ocurrido con el programa de ayer lunes, que no lo han colgado aún? Gracias.

    06 ago 2019