Hacer de comer La 1

Hacer de comer

Lunes a viernes a las 13.25 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5451079
Para todos los públicos Hacer de comer - Borrajas con almejas y cerdo agridulce - ver ahora
Transcripción completa

Al abrir el buzón me he encontrado con esto,

cartas de espectadores. Menuda ilusión que me hace.

Y es que incluso están escritas a mano.

Yo creo que hacía muchísimo tiempo

que no recibía una carta así. La verdad que es emocionante

comprobar que todavía hay gente que se toma su tiempo

para escribir una carta, ponerle el sello,

llevarla a un buzón y que llegue a nosotros.

Yo... que sepáis que os lo agradezco muchísimo.

Así que como me decís cosas tan bonitas

y hoy voy a cocinar platos también bonitos.

Así que muy buenos días a todos

y hoy vamos a preparar unas borrajas con almejas

y después haremos un cerdo agridulce.

Para la segunda receta vendrá Odkhu,

concursante de la IV Edición de "MasterChef".

Pero por ahora vamos a las borrajas.

Así que voy a ir lavándome las manos y aprovecho

para daros los ingredientes de esta receta:

sal, aceite de oliva, pimienta, eneldo, cebollino,

pimienta en grano, guindilla, fumet de pescado, vino blanco,

almeja, ajo, harina y almendra, además de obviamente la borraja.

Lo primero que tenemos que hacer es cocer la borraja.

Vamos a hacerlo con el vapor del caldo de pescado,

del fumet de pescado... Por aquí.

Y además vamos a aromatizarlo con eneldo

y con granos de pimienta. Pero no os creáis que luego

vamos a desperdiciarlo o a desecharlo.

No, con este mismo fumet vamos a hacer

esa especie de salsita verde.

Por aquí, ya sabéis que me gusta romper.

Ese momento de romper hace que suelte

muchísimo más aroma y nos aporte

muchísimo más sabor. Así que mientras espero

que arranque a hervir os voy a enseñar

cómo se limpia una borraja. Bueno, veréis que las borrajas

suelen tener como un poco ese pelito.

Y además un pelito duro, vaya. O sea, que es molesto.

Bueno, yo tengo ya todas estas limpias,

pero me he dejado un par de ellas para enseñaros cómo se hace.

Yo primero sobre todo lo que hago es quitar

lo que es esta primera parte de un lado.

Así...

Y esta de otro. Mirad, así. ¿Veis?

Voy quitando y ya solo con esta capa tan fina

me llevo todo lo que es esta parte tan sumamente...

pues no sé, desagradable, la verdad.

Así. La borraja tiene un poco ese puntito desagradable

a la hora de pelar el exterior, pero luego tiene también

esa sensación de terrosidad, casi como una penca de acelga

pero con un poquito más de cuerpo.

No sé, a mí me gusta, la verdad.

Y como... como muy antiguo.

Recuerdo también mi madre hacer potaje de borrajas, mi abuela.

O sea; que para mí es una de esas verduras

que estoy bastante acostumbrado a ver en mi casa.

Bueno, voy a dejar de ponerme romántico.

Ya tengo las borrajas limpias y vamos a lo que vamos.

Ya veis que hay vapor, con esas tonalidades de eneldo

y con ese... la pimienta ahora mismo no se nota tanto,

pero os aseguro que se va a notar.

Así que meto mi borrajita. Entera, ¿eh?

A mí me gusta meterla entera.

Y lo vamos a dejar entre 8 y 10 minutos.

Así que mientras voy a responder a alguna

de las preguntas que me hacéis en redes sociales.

Por un lado me preguntáis si la venita negra

que tiene la gamba por encima es mortal.

Bueno, a ver... Evidentemente mortal no es,

porque si no yo creo que ya hubiera muerto

con 7 años, que era un devorador de gambas.

Pero lo que sí es cierto que es desagradable.

Tened en cuenta que esa vena negra

no deja de ser el intestino.

Así que mortal no es, pero os recomiendo quitarlo.

Siguiente pregunta. ¿Cuántas veces puedo utilizar

el aceite para freír patatas fritas?

Os voy a contar lo que yo hago en casa,

que es lo que he visto hacer

a mi madre y a mi abuela toda la vida.

Lo guardo en la misma sartén en el horno.

¿Cuánto utilizo? No más de tres veces.

La verdad que a la tercera me vale.

¿Qué me pasó el otro día? Me llamó mi hija:

"Papá, quiero encender el horno porque he comprado

una pizza y la quiero hacer". Saca lo que hay en el horno,

que siempre hay ese bol lleno de aceite.

Sacó el bol pero no sacó el paño.

Y al final acabó quemando el horno.

Vaya, estaba calcinado.

Pero seguro que se acuerda ella y yo también,

que me llamó diciendo: "Tengo un serio problema".

Bueno, vamos a esperar a que las borrajas

estén cocidas y continuamos con la receta.

Borrajita lista. La pongo por aquí.

Y una cosa importante que no voy a hacer,

que es enfriarla. No sería natural.

Pierde un poco esa naturalidad.

Bueno, por aquí tenemos

este fumet que ya está aromatizado.

Por aquí ya me voy a poner...

esta ollita, porque lo que vamos a hacer

es preparar la salsa

que nos va a acompañar esta borraja.

¿Que la borraja la queréis así simplemente al vapor?

Bueno, yo a lo mejor os recomendaría hacer

un poquito de aceite de oliva, de vinagre,

así como una bilbaína, ¿no? Ajito, aceite de oliva,

vinagre y guindilla por encima y queda bien,

así como una especie de refrito.

Ya sabéis que eso es muy sencillo para nosotros.

Vamos a hacer algo sencillo también pero que tenga

esa sensación de que cuando vengan

los hijos a comer con unos amigos digan:

"Guau, te has currado una borrajita en condiciones".

Bueno, para la salsita, lo que vamos a hacer

es una especie de salsa verde.

La podríamos llamar así perfectamente.

Así que pico el ajito y tengo ya calentando

mis sartencita, mi ollita.

Lo que voy a poner es un poquito

de aceite de oliva virgen extra.

Sin miedo. Qué bien huele.

Así que, bueno...

ajito.

La verdad que he querido hoy hacer la borraja

porque es una verdura relativamente desconocida.

No sé por qué, ¿no? No todo el mundo la utiliza

en casa o no a todo el mundo le gusta hacerla.

También os digo que si no os gusta

se puede sustituir por ejemplo por pencas de acelga.

Pero lo importante es que tiene

una cantidad de minerales como potasio, magnesio,

calcio, hierro, fósforo.

Además tiene muchísima fibra.

Así que ya sabéis, si no conocíais la borraja

animaros a probarla, que ya tenemos el ajito

aquí bailando y va a empezar a coger color

a la una, a la de dos y la de tres.

Harina, para adentro.

Necesito cocer ligeramente la harina.

Es poquito harina.

Yo creo que ha cocido bien, estáis viendo cómo burbujea.

Y añadimos el vino blanco.

Candela.

Y la guindilla, que se la voy a añadir ya.

Se la podía haber añadido antes también.

La parto a la mitad.

A mí me gusta echar las semillitas.

Oye, que pique un poquito pues está muy muy bien.

Mientras reduzco a la mitad, ya veis que va cogiendo

un poquito de cuerpo, voy a aprovechar

para ir picando ese cebollino.

La verdad que esta receta ya solo como las almejas

en salsa verde es una receta por sí sola.

Con la borraja, pues mucho más completa.

Bueno, esto ya huele a lo que tiene que oler.

Recordad que nos falta también el caldito,

que lo voy a echar ahora mismo. Voy a sacar un colador.

Así, por aquí.

Y voy a poner este fumet ya aromatizado,

que hierva un poquito. Esto está ya casi, ¿eh?

A ver, tengo por aquí también los filetes de almendra.

Así que lo que voy a hacer es añadir aquí el cebollino.

Por aquí. Bueno, hay que ver las almejas, ¿eh?

Pobres almejas que no tienen cerebro, no tienen ojos.

Mira que hay algunas almejas gigantes

que viven hasta 200 años.

Nada más y nada menos, pero las pobres

es que no se enteran de absolutamente nada

de lo que pasa a su alrededor.

Necesito que reduzca un poquito y que coja un pelín de cuerpo,

porque ahora va a soltar un poquito de agua la almeja.

Y mirad qué bonitas son, ¿eh? Qué conchita más bonita.

No sé, la verdad que tienen

esos tonos además como grises, verdosos.

Son diferentes en cada parte del mundo.

¿Sabéis que incluso los indios las utilizaban

como monedas de cambio?

O sea, imaginaos.

Y os digo una cosa, ¿eh?

En cuanto se abran, fuera, las sacamos. ¿Vale?

Se tarda muy poco.

Yo soy de los que le gusta poner la tapaderita...

y vais a ver lo rapidito que van saliendo.

Bueno, no me gusta que estén sobrecocidas.

Perdemos textura, perdemos gracia,

perdemos sabor, perdemos bicho.

Que lo importante es que la pieza, el bicho,

sea carnoso, tenga cuerpo.

Pues no quiero que perdamos nada de eso.

Bueno, cuanto más frescas estén

también os diré que se abrirán muchísimo ante.

Así que por eso es importante

que cuando compremos moluscos siempre sean frescos.

Bueno, voy a ir mientras poniendo la borraja por aquí.

Así.

Mirad qué pintaza, ¿eh? Qué platazo, ¿eh?

Lo pongo así en alargado porque me gusta mucho

la presentación así.

¿Pero que lo queréis poner en trocitos pequeños?

Pues también es agradable.

Así que vamos a ver. Mirad por aquí.

Oh, mirad cómo ya se están abriendo.

Y yo voy a hacer una cosa porque estoy hoy fino.

Quiero, no sé, hacerlo de esta manera

que lo voy a hacer.

Mirad, voy a ir sacando las que están ya abiertas,

así, que ya son prácticamente todas.

Como veis no he echado todavía absolutamente nada de sal.

Siempre que trabajo con almejas

y además voy a hacer como lo estoy haciendo ahora,

abriéndola al final, como he dicho sueltan agua,

pero ese agua es yodo puro, es sal pura.

Así que nunca añadáis sal en el caso de utilizar almeja

y abrirla como estamos haciendo ahora.

Momento de probar la salsita.

Y seguro que con el fumet, que ya tenía sal,

y con la almeja...

con el vino blanco, que es punzante...

Está picantita, eh?

Y esa guindilla, no necesita absolutamente nada.

Sabéis que cuando hay además un poquito de picante

no tiene un poco esa cierta necesidad digamos

de añadir más sal, porque el picante

un poco te desorienta el paladar y no te das cuenta

de si está más o menos salado.

Perfecto, esto tiene buena pinta.

Y por eso os decía que he querido sacar

la almeja poquito a poco, porque lo que quiero ahora

es colarla por aquí.

Y a ver si soy capaz de que...

Mirad, de verdad, buenísima.

Buenísima.

Y así me dejo un poco pues todo este ajo,

que ha hecho ya su trabajo, la pimienta,

que no la necesitamos.

Y el toque final, que es esta almendrita.

La voy a mezclar primero con este cebollino.

Y ahora va y qué, ¿cómo lo veis?

No sé si voy a ser capaz

de hacer el cerdo agridulce o no, ¿eh?

Porque estoy por comerme ya estas borrajitas con almejas.

(Timbre)

Buenos días, Odkhu. Hola. Buen día, Dani.

Que estoy aquí. Venga, pasa.

Al fondo a la derecha. Gracias.

Aquí llega Odkhu,

de la 5“ edición de "MasterChef".

Y él me va a ayudar a hacer el cerdo agridulce.

Hola, Dani. Bienvenido, Odkhu.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? Muy bien. ¿Y tú?

Me hace ilusión que vengas. Gracias.

A mí la verdad es que me encanta

la comida oriental, ¿eh? Y me encanta un poco

ese toque fusión bien entendido, ¿eh?

Y la verdad que he pensado en ti porque en tu restaurante

en Barcelona es el juego que hacéis, ¿no?

Sí, hacemos un poco de todo, la verdad.

Pues pasa, ponte por aquí. Venga.

El plato que vamos a hacer hoy es muy oriental.

Vale. Un cerdo agridulce.

Así que ve lavándote las manos y yo voy a ir diciendo

los ingredientes. Vale.

Para este cerdo agridulce vamos a utilizar:

cerdo, soja, jengibre, pimienta blanca, vino de arroz,

ajo, vinagre de arroz negro, aceite de sésamo, azúcar,

sésamo, almidón de maíz, arroz, nabo, pimiento rojo,

huevo, agua, aceite de oliva, cebolleta y apio.

Bueno, Odkhu, la receta tiene diferentes pasos, ¿no?

Yo creo que lo primero que vamos a hacer

es básicamente enseñar a marinar lo que es el cerdo.

La carne. Yo lo tengo por aquí.

Mira, pásamelo. Sí.

Lo tengo marinado.

Pero os voy a contar cómo se hace.

Luego haremos una salsa, lo que es la salsa agridulce.

Y luego haremos una guarnición, que va a ser este arroz

con un poquito de sésamo.

¿Empezamos? Empezamos.

Te voy a dar, mira... Manos a la obra.

Una tablita por aquí y vas a ir cortando

la cebolleta y el apio de este grosor.

Vale. Así como este nabo.

Yo mientras tanto os cuento cómo marinamos el cerdo,

que tampoco tiene mucho misterio.

Tan sumamente sencillo como poner el cerdo.

No hace falta sal, ¿no?

Porque siempre tengo la manía de echarle,

pero aquí ya tenemos nuestra propia sal,

que es esta soja.

A mí me gusta antes echarle lo que es el punto de pimienta.

Es una manía, necesito que se integre bien

también un poco en la parte sólida, en la parte de lo que es la carne.

Así.

Posteriormente lo más sólido también es este jengibre,

que como habéis visto le hemos quitado la piel

y hemos machacado con el cuchillito,

que la verdad que creo que es la mejor manera

de utilizar el jengibre, además de utilizarlo en zumo.

Porque esto mismo lo aprietas con un trapito y te sale

un líquido que es un zumo de jengibre brutal.

Qué bien huele el jengibre, ¿eh?

Sí, es que yo soy amante del jengibre.

Cada día, cada mañana utilizo el jengibre.

Es antioxidante y, bueno,

también para mantener la forma,

y también para la gripe y todo esto va muy bien.

También es muy bueno, ¿no? Sí, sí.

Eso está bien. Yo sobre todo hablo

de la parte aromática, que también es fantástico.

Así que, bueno, ahí vamos...

Un poquito ahora de vino arroz.

Vinagre de arroz... Ahora, un poquito de soja...

Soja... Y como todos los marinados...

En este caso, lo vamos a dejar un mínimo de dos horas.

Pero si lo queréis hacer la noche antes,

podéis hacerlo sin problema.

Así que mirad cómo, en dos horas,

se nos va a quedar... aquí, así.

Y ya la carne se ha chupado un poco todo lo que es ese sabor

que hemos añadido. Muy bien.

Por aquí... Voy a quitar de ahí. Vale.

Nos vamos a poner con el arroz...

Vamos a preparar el arroz primero, que es lo que más tarda

y es lo que quiero ponerme a hacer. Y luego, dejamos ahí

para evaporarlo. Veo que le tienes maña al cuchillo.

Me enseñó muy bien mi abuelo. Y, entonces...

Es como... Ya está en mi mano.

Lo controlo muy bien, bastante bien.

Vamos a echar por aquí para hacer el arroz.

¿Tú cómo harías el arroz?

Pues... No sé... O sea, como el típico.

Hervir fuerte. Y luego, dejar reposar

y en el vapor. Perfecto.

Bueno, como veis, tengo una placa increíble

y, además, me ha hervido muy rápido

porque lo tenía caliente.

Ya que está hirviendo, vamos a tapar. Es importantísimo.

Y vamos a dejarlo diez minutos.

Y después, lo dejamos reposar unos cinco minutitos más.

¡Venga!

Tenemos que preparar, por un lado, la salsa,

que tengo todo aquí preparado...

Pícame el ajito, ya que estamos. Vale.

Vienes de Mongolia y, a pesar

de que el Asia, el cerdo es muy utilizado... En Mongolia, ¿no?

No. En Mongolia, la verdad es que no es cultura de cerdo.

Ni pollo ni cerdo. Ni pollo ni cerdo.

Y el pollo y el cerdo son más caros que ternera y cordero.

¿Sí? Porque es una cultura nómada,

entonces, es imposible en una cultura para llevar,

una cultura como el cerdo y la granja, digamos.

Y el cultivo de verduras es muy limitado,

porque siempre vamos moviéndonos

y para alimentar muchos animales... Para dar la comida.

Entonces, no existe el cerdo ni el pollo.

Pero sí que existen algunos que entran de Rusia, de China...

Pero sale más caro que ternera y cordero. Sí, sí.

¡Qué interesante! Eso sí, a mí me quitan

el cerdo y el pollo y creo que me quedo ya

un cocinero cojo o manco, vaya.

Bueno, es que tú imagínate que mi abuelo come carne cada día,

pero, especialmente, le encanta el cerdo.

Entonces, mis tíos, cuando iban a Rusia,

compraban un embutido de cerdo y...

Bueno, es como una joya para mi abuelo.

Y lo guarda... Y guarda y, cada día, solo una loncha y...

¿Solo una?

Exactamente. Es como jamón. Va curando poco a poco.

He añadido el aceite de sésamo, ¿vale?

El aceite de sésamo es muy peculiar.

Tiene unos aromas que, en este caso,

siempre te suena a Asia, un poco estos sabores.

Muy oriental. Aquí, voy a echar para acá...

Y aquí, de manera antigua y tradicional,

voy a poner ya el ajito. El ajito... Ahí está.

Vamos a bailar. Mira cómo el ajo, con el aceite de sésamo,

es otro rollo diferente al hacerlo con aceite de oliva.

Mirad. Bueno...

Oye, veo que has sido muy rápido, eh.

Bueno...

¿Por qué no vas preparando para rebozar el cerdo?

Venga. Vamos a cascar los huevos,

a batirlos y vamos a echarle una cucharadita de almidón.

Yo, mientras tanto, ya que está aquí el aceite,

voy a echar un poquito de azúcar.

Voy a echar también pimienta, sin miedo ninguno.

Y voy a echar aquí...

el vinagre de arroz negro.

A ver... Estoy, en este caso, utilizando

el vinagre de arroz negro porque me parece

un poquito más intenso y me gusta mucho para esta receta.

¿Que no lo encontráis? ¿Se puede hacer con vinagre

de arroz blanco? Sin duda. Por supuesto que se puede.

¿Que nos gusta más con negro? Mejor, ¿no?

Sí. Hoy en día, puedo encontrar... Yo creo que hay de todo.

Hay de todo. ¿Tú tienes dificultad

para encontrar ingredientes en tu restaurante?

No. Es que hay de todo. Hoy en día, encuentro todo.

Ahí, perfecto. ¿Sí?

Bueno, ¿cuál es...? En tu restaurante,

yo quiero saber qué es

lo que más se come la gente, por un lado...

Y quiero saber también... qué es lo más raro.

Vale. El restaurante que nosotros hacemos...

Viene del día... Donde está el restaurante ubicado,

hay muchas oficinas.

Entonces, cada mañana, en fresco, compramos.

Y, primero, la calidad. A mucha gente le gusta el sabor

y la calidad y por eso viene.

Pero como plato. Quiero saber. Quiero hacerme una idea...

¡Venga! El menú del día, por ejemplo.

Bueno, menú del día... Pues...

¿Una "escudella" catalana con "kimchi"?

Por ponerte un ejemplo. ¡Yo qué sé!

Sí, sí. O sea, por ejemplo... A ver...

En invierno, hacemos... Mucha sopa.

Mucha sopa y mucho potaje y muchos guisos.

Y nos salen muy bien. A la gente le encantan los callos.

Y lentejas... ¿Y el punto asiático dónde está?

Nosotros hacemos como pasta estilo europeo.

Y luego, tenemos la salsa. Salteamos con estilo oriental.

Muy bien. A la gente le encanta.

Siguiente paso: el huevo. Estamos batiendo.

Lo que voy a hacer, es añadirte un poquito de almidón

ahí, perfectamente, para el cerdo.

Y me voy a echar un poquito de almidón.

Y esto ya, para la salsa.

Esto para rebozar... las costillas...

Y esto, que lo voy a disolver con un poco de la propia salsa

para evitar grumos.

Esto que estoy haciendo, es, básicamente,

disolver el almidón con un poquito de salsa caliente.

No me quedan grumos. Ahora añado la salsa.

Y lo que vamos a conseguir, es que coja un poco de cuerpo.

Mete el huevo ahí en las costillas y ve embadurnando ahí,

que se bañe bien. Mirad lo rápido que ha espesado

y cómo nos está quedando esta salsa,

que, además, luego volveremos a caramelizar cuando juntemos

con la costilla. ¡Mirad qué pinta!

Esto es lo que pretendo. Esto por aquí.

Bueno, por aquí tenemos también el aceite,

donde vamos a freír la costilla.

Voy a hacer un repaso para que no os perdáis, ¿vale?

Por un lado, teníamos nuestro arroz,

que está ya, prácticamente, terminándose por aquí.

Nos faltará solo dejarlo reposar y añadir los granos de sésamo.

Por otro lado, la salsa, que ya habéis visto

cómo la hemos hecho y que ya la tenemos espesa.

Por otro lado, tenemos las costillas

que ya hemos marinado y que, ahora mismo, estamos rebozando

y que vamos a freír por aquí.

Nos quedará solo saltear las verduras

e incorporarlo todo junto, la salsa con las verduras

y con la costilla de cerdo.

El arroz reposado ya. Os recuerdo que la salsa

la teníamos aquí

en el puntito que queremos. Siempre hay que dejarla

un pelín más líquida, porque en cuanto añadamos

a la sartén, va a estar caliente, va a caramelizar.

Que es lo que queremos. Pero si la echamos muy espesa,

caramelizará demasiado. Por otro lado, cerdo ya frito...

Bueno, ya veis el colorcito que tiene, que está ahí...

Sí, sí. El color dorado y crujiente. Está bueno.

¿Me llevo las verduras? Venga, ahí está. ¡Vámonos!

Pongo la cebollita aquí...

Pongo todo, ¿no? Ahí. El apio...

Lo que queremos hacer, es un salteado rapidito que...

Oye, y que quede... No voy a decir "crudo",

pero que tenga cuerpo.

Ese al dente...

Como conocemos de verdad al dente.

Así que apio, cebolleta, nabo y guindilla fresca,

ya los tenemos por aquí.

Bueno... ¿Echas de menos "MasterChef"?

Pues sí. La verdad es que es una experiencia...

Le vamos a quitar el aceite.

Sí. Ya lo cojo. Bueno, una experiencia, ¿no?

Una experiencia inolvidable y...

Nunca pensé que me iba a pasar... A ti, ¿no?

Tan buena. Sí, sí. Pero, realmente, he hecho

como un sueño y una experiencia... brutal.

Pues esas cosas pasan. Y conociendo España también.

Nunca he viajado. En España, siempre he estado en Cataluña.

Y me ha dado una oportunidad también para conocer bien

la cultura española, ¿no? Digamos...

Y...

Me encantó. Me gusta, me gusta. Lo echo de menos, obvio.

Si me dan otra oportunidad para entrar, pues sí, me gustaría.

Bueno, voy a dejar esto aquí, que vaya soltando agua.

Y para que no eches de menos España

y todas sus recetas tradicionales, de norte a sur

y de este a oeste,

tengo un regalito por aquí para ti.

Con todas estas recetas en este maravilloso libro

"Hacer de comer: Las mejores recetas".

Aquí tenéis muchas de las recetas que hacemos en el programa

y que podéis hacer con todo lo que tenéis en casa a mano.

Y este es para ti, Odkhuu. Gracias.

Te lo voy a guardar aquí. Lo firmamos luego.

Ya no te vas a olvidar... Sí. Bueno, ya tenemos tiempo.

Primero, acabamos nuestro trabajo y luego ya...

Bueno, ahí te daré muchas ideas de recetas para fusionar.

Bueno, yo voy a poner ese puntito de aceite

que a mí me gusta. Esto, como veis,

ya ha perdido toda el agua.

Así que... Se puede hacer sin aceite, eh.

Pero... ¡No puedo!

Así que... un poquito de aceite en este momento.

Echamos ya, tranquilamente. Tráete ya la costillita. Échala.

¡Venga! Mirad cómo han quedado. ¡Perfecto!

Bueno, y llega el toque final.

El de verdad, aquí.

La salsa de sésamo... La salsita. Que parecía

que eran muchas cosas, pero, al final, es sencillo.

Todo se... Bueno, vamos... Mirad que estamos finos.

Llevamos todo el día finos. Hoy vamos a seguir finos.

Vamos a colar...

¡Venga! Muévelo un poquito ahí... Así.

Huele. Vamos a mover rápido.

Huele bien. Huele súper.

Yo creo que ya, lo que podemos hacer, es...

Mira, tú vas cogiendo aquí. Añade sésamo.

Venga, mezclando con sésamo. Un poquito de sal...

Un poquito de sal...

Ahí, ¿no? Ponla a punto de sal. Sí.

Nosotros, mientras, seguimos aquí reduciendo.

Tened en cuenta que lo que quiero

es que la costilla quede totalmente caramelizada

y anegada de salsa.

Esta maravillosa salsa que hemos hecho. Así...

Bueno, parecía que eran muchas cosas,

pero, en el fondo, es sencillo.

A ver. Tira ahí... El arroz se hace solo,

como habéis visto.

Las verduritas... Pues, bueno, si no tenéis a Odkhuu,

pues tenéis que hacerlas vosotros.

Lo que más cuesta de esta receta, es cortar.

Pero yo, poco a poco, con los años,

le he ido cogiendo el gusto a cortar.

Un poquito de música... Ponerse a hacer de comer...

Y sigues la receta con nosotros. Me lo dice mucha gente.

Luego, en nuestra web rtve.es/hacerdecomer,

la gente va parando y va haciendo la receta

a la vez que nosotros. ¡Es alucinante!

De verdad. Me lo dice mucha gente. Está muy bien.

A mí me encanta. Ya solo ponéis un poquito

de música de fondo y vais a disfrutar de la cocina

con alegría. Exactamente.

Bueno, ¿cómo lo ves? Perfecto.

¿Tenemos a punto de sal todo? Sí. Punto de sal...

Vamos a ir emplatando ya. Todo ensamblado...

Estas costillitas caramelizadas, bien de verduritas...

Además, verduritas con personalidad, eh.

Porque el apio tiene su personalidad. El nabo también...

Me encanta el apio. Así. Está bueno, ¿no?

Mira, ponemos aquí, al otro lado...

He dejado, creo que se ve claramente, el hueco del arroz.

Por aquí, ¿no? ¡Venga!

¿Echamos aceite de oliva también? Sí. Un toque de aceite,

porque si no... Aliñarlo bien, porque si no, la cosa...

Ese toque nuestro también.

El aceite de oliva siempre falta.

Oye, me encanta cómo huele el arroz de grano largo.

Este vinagre... es de soja y vinagre de arroz... Todo.

Todo huele increíble. ¡Venga!

¡Vamos! Así.

Voy a poner... Qué olores tan diferentes, eh,

que nos aporta la cocina internacional.

Acostumbrados a una serie de olores en España...

Sofritos, el ajo, tomate... Y diferente un poco

ahora cuando huele a jengibre, a soja y tal...

Es como... No sé. Un registro nuevo. Un nuevo mundo.

Y que podemos, evidentemente, debemos, incluso,

culturizarnos y ser capaces de hacer ese tipo de recetas.

Porque todo cabe en nuestra cocina.

Así que... Costillitas agridulces

con nuestro arroz y con Odkhuu.

(Canción "The World")

Al final, el menú de hoy nos ha quedado muy de fusión.

De primero: borrajas con almejas, un plato muy de aquí.

Y de segundo: este cerdo agridulce tan asiático.

Bueno, tienes hambre, ¿no? Sí, sí, sí. Vamos a...

Oye, ha sido un placer tenerte en casa.

¿Qué te apetece probar primero?

Las almejas. Las almejitas, ¿no? Vale, venga.

Dale, que yo me voy con el cerdo.

Bueno, a los que estáis en casa, recordad lo que os digo siempre.

Haz la comida y mejora tu vida.

Y que aproveche. Y que aproveche.

Mira, tiene toda la razón.

¿Cómo sería "que aproveche" en mongol?

(HABLA EN OTRO IDIOMA) No lo pienso repetir.

Pero, bueno, lo habéis entendido bien, ¿no?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Borrajas con almejas y cerdo agridulce

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Hacer de comer - Borrajas con almejas y cerdo agridulce

22 nov 2019

Dani García intentará acercar al público de Hacer de Comer las borrajas, consideradas verduras de lujo en países como Francia e Italia. Tras presentar la receta de borrajas con almejas, contará con la visita de Odkhuu, aspirante de MasterChef 5, juntos harán cerdo agridulce.

ver más sobre "Hacer de comer - Borrajas con almejas y cerdo agridulce" ver menos sobre "Hacer de comer - Borrajas con almejas y cerdo agridulce"
Programas completos (191)
Clips

Los últimos 763 programas de Hacer de comer

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios