Programa divulgativo que aprovecha la hora de la sobremesa para viajar a los confines del mundo y observar con detenimiento la diversa vida natural que nos brinda nuestro planeta. Para ello, se emiten series documentales de televisiones y productoras de todo el mundo.

Este  contenido solo   está disponible para España y durante 7 días  desde su emisión   en TVE por restricciones de derechos. 

3690980 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Grandes documentales - La Tierra. Un nuevo entorno natural: Océanos - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por TVE

Los entornos naturales de la Tierra son espectaculares.

Sin embargo, hay una especie que nunca aparece en las imágenes:

Nosotros.

Soy el doctor Sanyanjan.

Como científico y conservacionista,

he dedicado los últimos 25 años de mi vida,

a estudiar y proteger la vida salvaje.

¡Espera, espera!

Ahora, mi misión es desvelar una historia que nunca se ha contado.

Todo aquello que consideramos salvaje,

en realidad ha sido moldeado por el hombre

a través de los siglos.

Podemos ser destructivos,

pero si cambiamos nuestra perspectiva,

tenemos el poder de restaurar la naturaleza

de las formas más sorprendentes.

¡Cogedla!

Los océanos, son la última frontera salvaje de la Tierra.

Pero ahora, están en peligro.

El estudio de los grandes depredadores,

nos da pistas de su pasado.

Es increíble lo que estoy viendo.

Y esas pistas, podrían ayudarnos a encontrar soluciones para el futuro.

Que permitan prosperar a la fauna marina y a los humanos.

La Tierra, un nuevo entorno salvaje

Océanos.

Esta es una de las islas más remotas de la Tierra:

Palmyra.

Un atolón situado en medio del Pacífico,

a 5.000 kilómetros del continente más cercano.

Este es el aspecto que tenían nuestros océanos,

antes de que llegáramos nosotros.

Es el tipo de lugar,

que a cualquier científico le gustaría estudiar.

Un refugio perfecto

para millones de aves migratorias de larga distancia.

Pero yo he venido aquí para ver lo que hay bajo el agua.

En Palmyra, los científicos han descubierto

cómo funcionaban antiguamente nuestros océanos.

Para saber en qué consiste,

ni siquiera debo abandonar los bajíos.

Tiburones.

Están por todas partes.

Hay cinco veces más que en la mayoría de los arrecifes.

Si los tiburones describen círculos a tu alrededor,

puede significar que van a cazar.

Su elevado número es lo que convierte a este paraje

en un lugar tan especial.

La única forma segura de observarlos es saliendo del agua.

Lo único que tengo que hacer es

agitar este trocito de pescado en el agua, así.

Y el más leve olor a pescado en el agua, mira lo que consigue.

Kith Polo, es científico marino,

y utiliza este método tan simple para averiguar cuántos tiburones hay

Y ahora llegan hasta allí atrás.

Hay uno detrás de otro y de otro.

¡Madre mía!

¡Dios mío!

¡Es increíble lo que estoy viendo!

Hay decenas y decenas y decenas.

En menos de un minuto estamos totalmente rodeados.

¡Se ha lanzado a la cámara!

Mientras contemplo todos estos tiburones,

me pregunto cómo puede haber suficientes peces

para alimentarlos a todos.

Es como si en las llanuras africanas viéramos más leones que ñus.

Parece como si las reglas hubieran cambiado.

Pero resulta, que en océano,

la cadena alimentaria funciona de otra manera.

Los depredadores están escoltados

por una multitud de peces más pequeños

que se reproducen tan rápidamente,

que permite que el número de depredadores

sea superior al de presas.

Con el peso que tienen es fácil comprender

que tienen que alimentarse.

Así que todos los pececillos que hay en esta zona del océano,

tienen que reproducirse rápidamente para poder alimentarlos a todos.

Lo devoran todo, así que los peces, tienen que reproducirse muy jóvenes,

crecer deprisa y agruparse lo más rápido posible.

Eso es lo que permite subsistir a todos estos tiburones.

Lo que han descubierto en Palmyra,

pone patas arriba cualquier manual

para comprender la relación entre depredador y presa.

Así era cómo funcionaban los océanos antiguamente.

Antes de la llegada de los humanos.

Seres vivos superproductivos que se reproducían rápidamente,

controlados por una multitud de depredadores.

Pero si todos los océanos eran así, ¿qué cambió?

Este hombre, ha dedicado su vida

a encontrar la respuesta a esa pregunta.

Él sabe, que antes de que llegáramos los humanos,

incluso este muelle de Florida, era como es hoy Palmyra.

Si alguien se hubiera caído al agua, aquí, hace cien años,

probablemente lo habrían atacado los tiburones.

Habría unos 500 tiburones de dos metros de longitud,

yendo de un lado a otro;

así que no era un buen sitio para bañarse.

El doctor Jeremy Jackson,

está considerado como uno de los científicos marinos

más importantes del mundo.

Ha pasado su vida analizando datos

que revelan la historia completa

de la relación de los seres humanos con el mar.

Mientras tomamos una cerveza,

me cuenta que por encima de todo lo que cambió nuestros océanos,

se debe a un único factor: la sobrepesca.

Y para convencerme, ha traído un montón de pruebas.

Fíjate en estas fotografías.

Son fotografías tomadas aquí, en Florida.

A lo largo de varias décadas.

Y muestran a pescadores deportivos con sus capturas.

El mismo muelle.

La misma estación del año.

El mismo océano.

Pero peces muy diferentes.

Estas imágenes solo se pueden interpretar de una forma:

Nos hemos comido todo esto.

Y luego todo esto.

Y ahora mira lo que nos queda.

Y esto que le muestro es solo un ejemplo

de todas las criaturas gigantescas que solían vivir aquí.

¿Hubo un tiempo en que en los océanos

había monstruos en vez de gambas?

Hoy hay gambas, almejas, calamares y demás.

Eso es todo lo que hay.

En la actualidad, capturamos cada año más peces en el océano

que el triple del peso de la población total de Estados Unidos.

Jackson ha investigado en profundidad

y cuenta con uno de los registros más completos

que jamás se han realizado,

sobre el impacto humano en los océanos.

Lleva 40 años registrando el cambio.

De un océano productivo lleno de depredadores

como sucede en Palmyra,

a lo que tenemos hoy.

Y lo ha proyectado en el futuro.

Antes había animales de gran tamaño y nos los comimos.

Había muchos manglares;

bosques de algas y arrecifes de coral que están siendo arrasados.

Había muy pocas bacterias en el agua,

y ahora, su presencia es masiva.

Eso es lo que está ocurriendo en los océanos.

De ahí el aumento de baba.

Para él, el aumento de baba o mucílago,

no tiene que ver solo con la sobrepesca.

Lo agravan el desarrollo urbanístico costero y la polución,

incluso el cambio climático.

Es una tormenta perfecta.

A veces me gusta hablar sobre la zona muerta

de las costas del planeta.

Se trata básicamente de un retroceso

de 600 millones de años en la evolución.

Desde la base de la cadena alimentaria,

han tomado el océano.

Así que las zonas costeras del océano

han sido invadidas por una sopa de bacterias y otros microbios.

Lo que provoca una explosión de medusas

que son los únicos seres que pueden alimentarse

de ese plancton microbiano.

Este aumento de baba, ya ha empezado a afianzarse.

Y en todo el mundo, los pescadores, se sienten asediados.

Los océanos se enfrentan a un aumento de baba.

En vez de haber tiburones en la cima de la cadena alimentaria,

aquí, los principales depredadores son las medusas.

¡Las odio!

-Muchos de los microbios que acarrea el aumento de babas, son mortales.

-La red está llena de estos bichos.

Actualmente, cada año se capturan

cerca de medio millón de toneladas de medusas.

Tenemos un montón de bichos que no queremos.

Es lo que yo suelo llamar ratas y cucarachas del apocalipsis.

Tal vez el apocalipsis que vaticina Jeremy Jackson,

esté sucediendo ante nuestros ojos.

Pero yo estoy convencido,

de que se puede poner freno a todos y a cada uno de los elementos

que conforman la tormenta perfecta de la que habla Jackson.

Aunque lo llaman doctor muerte, realmente es un tipo encantador

y se ríe cuando te cuenta esas cosas horribles

que van a suceder en los océanos.

Para mí la palabra clave es: aumento.

Y la baba no ha aumentado aún tanto.

Yo creo que todavía es posible eludir ese futuro del que él habla.

Al menos en algunas partes del planeta.

Para evitar el aumento de baba,

el primer obstáculo con que hay que lidiar es, la sobrepesca.

Además, debemos comprender

qué papel desempeñan los peces en nuestros océanos.

Durante mucho tiempo, no ha sido posible conocer sus secretos.

Pero ahora, la nueva tecnología,

nos proporciona las herramientas necesarias para hacerlo.

Y su investigación comienza en un lugar sorprendente.

Este atunero, se está acercando a su objetivo.

Lleva varias semanas buscándolo.

Desde que zarpó de las costas de Papúa Nueva Guinea.

Estos atunes de aleta amarilla,

están atravesando el océano Pacífico.

Algunos recorren cerca de 20.000 kilómetros en un año.

A diferencia de la mayoría de los peces,

tienen la sangre caliente,

lo que les permite proporcionar más calor a sus músculos

y generar más potencia y velocidad.

Eso los convierte,

en uno de los mayores depredadores del océano.

Hoy en día, no quedan muchas poblaciones de atunes migratorios

en nuestro planeta.

Estos pescadores se dirigen hacia un banco enorme.

Se podría pensar que a estos atunes les ha llegado su hora.

Pero solo se trata, de una breve parada.

A estos atunes no los están matando.

Les instalan un sistema de seguimiento.

Y luego los liberan para que continúen su migración.

Hemos estado marcando peces desde Indonesia y Filipinas en el oeste,

hasta Hawái y las islas Kiribati y Marshall en el este.

Desde que comenzamos en 2006,

hemos marcado a unos 400.000 peces,

de los cuales 65.000, han sido recapturados,

lo que supone casi un 17 %.

Y por supuesto, siguen entrando más.

-Listado 32, listado 33...

Este marcado de atunes,

forma parte de un esfuerzo global

para comprender el movimiento de los depredadores marinos.

Los científicos, han marcado a decenas de miles.

Han reunido datos durante 3.000 días y siguen sumando.

Ahora, se puede seguir el perfil de un individuo en particular

de forma global.

Es como un Facebook para peces.

Estos depredadores,

también revelan dónde se congregan sus presas.

Todos estos datos,

conforman un extraordinario mapa del océano

que nos ayuda a localizar las partes más importantes.

Empiezan a surgir patrones.

Autopistas para tiburones martillo.

Áreas de descanso para las ballenas, donde el krill desova.

Y frente a las costas de Costa Rica, zonas de cría para los pargos.

En el Pacífico Norte,

se observa una autopista llena de vida

que cambia y se desplaza en un ciclo anual.

Ahora sabemos que esos puntos calientes del océano,

cambian según las estaciones.

Estoy siguiendo uno,

mientras se dirige a las costas de Columbia británica.

Millones de arenques del Pacífico, vienen aquí a desovar.

Estos leones marinos los están siguiendo.

Algunos han venido de lugares tan lejanos como Méjico.

¡Mirad qué criaturas!

¡Son enormes!

Tienen la mitad del tamaño de esta canoa.

Me estoy balanceando porque esas olas las crean ellos.

Y no solo hay leones marinos.

Orcas,

y ballenas jorobadas,

se sienten también atraídas hacia este banquete.

Los datos que tenemos de los depredadores,

nos permiten precisar y el momento exacto y la ubicación

de lugares de desove como este.

Si dejamos de pescar en estos emplazamientos en particular,

solo unas semanas al año.

Daremos a estas poblaciones de peces la oportunidad de recuperarse.

Lo suficiente, para que el océano se regenere

y se pueda mantener el negocio pesquero multimillonario

que funciona en esta costa,

durante el resto del año.

Recuperar la diversidad de las poblaciones de peces.

Es un paso importante,

si queremos desterrar la visión de la baba marina de Jeremy Jackson.

Pero ese es solo un paso.

El próximo desafío está en nuestras propias costas.

El célebre científico Jeremy Jackson

señaló que el desarrollo y la polución,

agravan los problemas a los que se enfrentan los océanos,

amenazando nuestros hábitats costeros más importantes.

Como estos manglares que rodean Florida y las Bahamas

y que juegan un papel crucial,

incluso para los peces del océano profundo.

Este es el escenario

de uno de los acontecimientos más asombrosos que he presenciado.

Aquí acuden tiburones limón procedentes de las profundidades

y van directamente a los bajíos.

Están aquí, para alumbrar a sus crías.

Las raíces retorcidas de los bosques de manglares,

proporcionarán protección a su progenie.

Hubo un tiempo en que estas aguas

estuvieron repletas de tiburones limón,

aunque actualmente, es una imagen cada vez más excepcional.

Pero hay un científico

que está obsesionado por conseguir que regresen a este lugar.

¿Le encantan los tiburones?

Bueno, no me gustan todos los tiburones,

pero me encantan los tiburones limón.

Eso sería un tiburonista. Eso es, un tiburonista.

El doctor Samuel Gruber,

es el mayor experto en tiburón limón del mundo.

Durante más de 50 años ha observado cómo en los océanos

han ido desapareciendo estos depredadores.

Samuel quiere asegurarse,

de que la siguiente generación tenga un futuro

y la única forma de conseguirlo,

es echándole el guante a una hembra de tiburón preñada.

Ha colocado a su equipo alrededor de la laguna,

para que intercepten a cualquier hembra.

En cuanto localizan a una, se adentran en la laguna.

Y entonces, ésta se convierte en una sala de maternidad.

En la que reclaman a Samuel para que haga las veces de patrona.

Recibido. Recibido, Samuel.

Bueno, esto está a punto de empezar. Eso es.

Al doctor Gruber se le requiere en la sala de partos.

¡En marcha!

Nadie sabe realmente

lo que ocurre con las crías de tiburón después de su nacimiento.

Y el doctor Gruber,

está llevando a cabo un estudio sobre esta etapa tan vulnerable

de su ciclo vital.

Su plan es hacerse con dos o tres crías de esta madre.

Y trasladarlas a una zona de los manglares,

donde permanecerán a salvo para que él pueda estudiarla.

¡Vamos chicos, vamos!

¡Las crías van a nacer!

Como en cualquier sala de maternidad

el ambiente cada vez es más tenso.

¡Espabilad! Es un tiburón enorme.

Le están dando la vuelta.

Samuel está en el agua y la está sujetando por la cola.

¡Estar atentos, por dios! ¡Sois un atajo de...!

¡Haced algo!

En algún momento tengo que entrar en el agua.

¿Ahora? Sí.

Acercarse a un depredador de casi tres metros

a punto de dar a luz, es arriesgado.

¡Vamos chicos, sujetad al tiburón!

-Lo tengo. -¡Lo tengo, lo tengo!

-Tenemos al tiburón. -Lo tengo.

Es un tiburón... descomunal.

Ponte así... no sé qué hago. Tranquilo.

Tenemos que caminar lentamente.

Los peces rémora, acompañan constantemente a los tiburones.

Sujeta bien.

¡Siento una cría! ¿Una cría?

Creo que sí.

¡Sí, sí, sí.! ¡Siento la cría!

¡Sí, están ahí, están ahí!

He sentido un golpe. Ahora es solo cuestión de tiempo.

¡Despacio, con cuidado! ¡Ya vienen!

Listos para recoger a las crías. ¡No os distraigáis!

-¡Las redes, traed los alabardos, ya vienen!

La siento, noto como me golpea la cría.

¡Me está golpeando la mano! ¡Lo sé, lo sé. Están a punto!

-Cuidado por si se revuelve. -Saldrán en cualquier momento.

He emprendido un viaje para saber

cómo podríamos proteger nuestros océanos.

Y aquí eso significa ayudar a nacer a estas crías.

¡Sí, la cría está saliendo ya! Va a salir.

Aquí viene, ya la tengo. ¡Tengo a la cría!

¡Maldita sea, cogedla!

¡Vamos chicos, despertad de una vez!

-Casi no hago pie. -Estar atentos, vienen más.

Los tiburones limón,

tienen un puñado de crías cada dos años.

Y se estima que solamente la mitad de ellas, sobreviven.

A menudo, son devoradas por otros depredadores,

antes de que puedan llegar a la seguridad que les ofrecen,

las raíces de los manglares.

Por eso aquí, hay mucho en juego.

Las crías son trasladadas a un manglar cercano,

donde se lleva a cabo el estudio.

Y tampoco ortodoxo como siempre, Samuel nos sigue.

Aquí, el equipo puede observar cómo se desarrollan los alevines

durante esta etapa tan vulnerable de sus vidas.

Dios mío, recién nacido.

Será su hogar en los próximos tres o cuatro años.

Luego irá a aguas más profundas,

hasta que se convierta en un gran tiburón.

Y con suerte, pueda volver aquí. Exacto.

Regresará al lugar donde nació para dar a luz.

Gracias al seguimiento que hacen a estos jóvenes tiburones,

el doctor Gruber, ha comprendido la impronta que dejan en los manglares,

desde el día en que nacen.

Por tanto, este será el lugar exacto

al que regresará nuestra joven hembra,

para dar a luz a sus propias crías.

Si estos manglares desaparecen tendremos un grave problema.

Porque ha de ser aquí o en ninguna otra parte.

Estas crías de tiburón que dependen de los manglares,

contribuyen a su vez con este ecosistema.

Son depredadores en miniatura

que desempeñan la misma tarea que sus padres

en las profundidades del océano.

Encabezan la cadena alimentaria,

nutriéndose de una enorme variedad de otras criaturas

que utilizan también los manglares como zona de cría,

antes de regresar a las profundidades.

Este tipo de manglares,

ocupa millones de hectáreas de nuestros litorales.

Tiene una extensión suficiente,

como para envolver el planeta, dos veces.

Estos ecosistemas nutren la vida oceánica.

Por eso el impacto del ser humano en las costas,

es otra de las causas que provoca el aumento de la baba

del que hablaba Jeremy Jackson.

Pero existe una amenaza oculta causada por el hombre

que se extiende a todos los rincones de los océanos

y afecta a todos los ecosistemas costeros del planeta.

Los arrecifes del coral,

representan menos del uno por ciento de los mares.

Pero albergan más de la cuarta parte de toda la vida marina.

Sin embargo, sobre ellos pesa

la amenaza constante del cambio climático.

Si en los mares aumenta la temperatura un solo grado,

los corales empiezan a blanquearse y mueren.

Pero hay algo que los humanos podemos hacer.

Aquí, en Florida, lo saben bien.

Gracias al estudio de arrecifes de coral en laboratorios,

los científicos han descubierto

que algunos corales sobreviven mejor que otros en aguas más cálidas.

Ahora los investigadores,

pueden seleccionar corales más resistentes y criarlos.

Incluso construir un arrecife de la nada.

La clave del éxito, en éste y en cualquier otro arrecife saludable,

son los peces.

Se alimentan de las algas invasoras que asfixian el coral,

bloquean la luz del sol

y los dejan más expuestos al aumento de la temperatura del agua

y al blanqueo.

Aquí los seres humanos y los peces, trabajan juntos,

para mantener el coral libre de algas.

Puede que sea un ecosistema semiartificial, creado por el hombre

pero cuenta con las especies adecuadas,

para hacer un buen trabajo.

Y ahora, nosotros podemos contarnos entre ellas.

En el mar de Cortés en Méjico,

están adoptando esta idea de los ecosistemas artificiales,

para tratar de resolver grandes problemas.

Una forma agradable de ir a trabajar.

Sí, no sabes con quién te vas a encontrar.

A veces los delfines vienen a saludarte,

o una ballena, pasa justo al lado.

Aquí se dedican a la acuicultura,

una actividad que puede resultar poco atractiva.

La acuicultura contamina las bahías y los estuarios

y si se realiza en tierra,

genera una gran cantidad de residuos.

Es una actividad un poco oscura.

Pero esta gente dice que lo que hacen aquí, es diferente.

Y cuando llego al lugar empiezo a ver a qué se refieren.

Bajo el agua, se puede distinguir el contorno de una esfera gigante.

Esto tengo que verlo.

Estos científicos afirman

que forma parte de un plan futurista para alimentar a nuestro planeta.

Aquí abajo la actividad es frenética.

Hay estructuras y personal por todas partes.

Aunque eso no es nada, comparado con lo que se adivina en la penumbra.

En Méjico, han construido una obra de ingeniería

que forma parte de un plan futurista para alimentar a nuestro planeta.

Una esfera geodésica colosal

que mide casi 30 metros de diámetro.

Flotando como un planeta en las aguas profundas.

Un planeta con una puerta de entrada.

Una vez en su interior,

la frontera entre la naturaleza salvaje

y este reciento enclaustrado,

parece difuminarse.

El hecho de realizarse aquí, en la profundidad del océano,

es lo que hace que esta forma de acuicultura,

sea más eficaz que los antiguos métodos de bajura.

La idea es que las poderosas corrientes oceánicas,

atraviesen las jaulas, arrastren los residuos

y eviten las propagación de parásitos

que afectan a las granjas de acuicultura convencionales.

Los peces, también tienen que nadar con más fuerza

y eso los mantiene más saludables.

Estos totoabas, por ejemplo,

pueden crecer hasta alcanzar una longitud de casi dos metros

y más de 90 kilos de peso.

Si somos capaces de utilizar métodos como estos

para aliviar la presión sobre las poblaciones salvajes

y proteger las zonas naturales de cría,

podríamos conseguir una increíble regeneración de los mares.

Este es realmente un proyecto del siglo XXI.

Pero esta moderna acuicultura se enfrenta a un desafío,

ya que los peces, se alimentan de derivados de otros peces.

Cada día se trabaja para obtener alimentos más sostenibles.

Y aunque posiblemente no sea perfecto,

tenemos que hacer las cosas bien por un hecho muy simple.

Por primera vez en la historia de la humanidad,

hoy consumimos más pescado de piscifactoría

que de pesca extractiva.

Esto representa un cambio tan grande

como cuando pasamos de ser cazadores recolectores,

a crear una sociedad agrícola sedentaria.

Un hecho que cambió la faz del planeta.

Nuestra intervención en los océanos se intensifica.

Estructuras como ésta,

contribuyen a mitigar la presión

que ejercemos sobre las poblaciones de peces salvajes.

Al mismo tiempo que nos permiten usar este nuevo enfoque,

para ayudar al océano a regenerarse por sí mismo.

Y esto, se puede aplicar también en el corazón de nuestras ciudades.

En la ciudad de Nueva York,

se ha puesto en marcha un proyecto de ingeniería extraordinario

que utiliza la propia naturaleza para reducir el aumento de mucílagos

Este barrio, se ha llevado el lote completo

en lo que respecta a la baba de Jeremy Jackson,

sobrepesca,

desarrollo costero masivo

y contaminación.

¿No te preocupa caminar por aquí?

Bueno, uno de los problemas que tenemos en el puerto

es el desbordamiento del alcantarillado combinado;

así que cuando llueve en exceso en Nueva York...

¿Es como un retrete? Exacto.

Y los residuos entran en el puerto, así que...

En retrete de Nueva York se desborda en estas aguas

que tratáis de recuperar.

Kate, es arquitecta

y ha tomado sus diseños inspirados en la naturaleza,

para elaborar un plan que permita al océano

recuperar este paisaje industrial.

La flora y la fauna se establecen donde pueden.

Si te fijas en estos muelles,

verás que hay un montón de mejillones azules.

Tienes razón. Están en todo el muelle.

¡Está lleno!

Kate, quiere recuperar a un animal

que una vez alimentó a toda esta ciudad.

Un diminuto animal que está llamado

a transformar la ciudad de Nueva York.

¿Qué es esto? Parece una ostra.

Y es una ostra viva, ¿no? Así es.

He comido muchas, muchas ostras en mi vida.

Ya, pero ésta no.

Kate ha descubierto

que la áspera textura de este paisaje desolado,

puede servir como réplica perfecta de una costa natural.

Es una base ideal,

en la que pueden establecerse ostras y otras criaturas filtradoras.

Estos animales, eliminan el exceso de nitrógeno de los contaminantes,

en los que prosperan las bacterias que provocan el aumento de baba.

Por increíble que parezca,

una sola ostra puede filtrar y limpiar,

hasta 50 litros de agua contaminada al día.

Antes de que esta bahía fuera dragada

para que la ciudad pudiera expandirse,

millones de ostras purificaban el agua de este puerto.

Antiguamente cuando las ostras cubrían casi el 25 % del puerto,

todo el agua del puerto se filtraba en una semana.

Así que el agua que hay aquí... Pasaba por el estómago de las ostras.

Cada semana. Cada semana, sí.

Pero las ostras, son solo el comienzo.

A medida que el agua se limpia,

otras criaturas pueden trasladarse aquí.

Animales que construyen los cimientos de un océano saludable.

Y que son el antídoto contra el aumento de baba.

De repente, un páramo puede convertirse

en un territorio lleno de vida,

en el que algunas especies migratorias,

podrían encontrar refugio.

Estos cangrejos azules defienden sus escondrijos.

Y algunas parejas de enamorados, bailan.

A veces, durante ocho horas al día.

Le ha gustado está moviendo la cola.

¡Míralos!

Incluso los cangrejos de herradura vienen aquí a aparearse.

Es muy curioso,

estamos es una de las ciudades más modernas del mundo.

Y estas criaturas parecen del período jurásico.

Y han venido arrastrándose aquí.

Si hubiera un muro no habrían podido hacerlo.

Tienen que arrastrarse por la arena.

La pendiente no puede ser muy pronunciada.

Así que es muy emocionante que estén regresando.

Creo que ese es el futuro.

Por un lado las personas y por otro, los animales.

Y con el diseño adecuado y algo de ingeniería,

podremos coexistir.

Kate, junto con otros colegas,

ha convencido a las autoridades de la ciudad,

para que dejen que en estos parajes desolados,

la naturaleza cobre vida de nuevo.

Y ahora, incluso grandes empresas,

están invirtiendo dinero para recuperar la población de ostras.

Kate ha elaborado también,

modelos para la construcción de grandes estructuras submarinas

que den a las ostras,

un punto de apoyo para volver a colonizar Manhattan.

Ya se han cultivado siete millones y medio.

Y si tenemos en cuenta que una sola ostra

puede poner millones de huevos,

está claro que las ostras volverán a ocupar este hábitat.

Cuando purifiquen las aguas del puerto,

volverá la vida marina.

Y pasado algún tiempo,

podremos incluso consumirlas.

Si aquí somos capaces de luchar contra el aumento de baba,

será un gran paso para cambiar el futuro de nuestros océanos

y nuestra relación con el mundo natural.

Todo forma parte

de nuestra nueva relación con la naturaleza.

Grandes documentales - La Tierra. Un nuevo entorno natural: Océanos

43:59 11 feb 2020

Los océanos son la última frontera salvaje de la tierra, pero ahora están en peligro. El estudio de los grandes depredadores nos da pistas de su pasado, y esas pistas podrían ayudarnos a encontrar soluciones que en un futuro, permitan prosperar a la fauna marina y a los humanos.

Contenido disponible hasta el 18 de febrero de 2020.

Histórico de emisiones:
18/02/2016
12/10/2017
06/12/2018

Los océanos son la última frontera salvaje de la tierra, pero ahora están en peligro. El estudio de los grandes depredadores nos da pistas de su pasado, y esas pistas podrían ayudarnos a encontrar soluciones que en un futuro, permitan prosperar a la fauna marina y a los humanos.

Contenido disponible hasta el 18 de febrero de 2020.

Histórico de emisiones:
18/02/2016
12/10/2017
06/12/2018

ver más sobre "Grandes documentales - La Tierra. Un nuevo entorno natural: Océanos " ver menos sobre "Grandes documentales - La Tierra. Un nuevo entorno natural: Océanos "

Los últimos 22 documentales de Grandes documentales

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 51:30 hoy Peter Rosegger describió en sus obras el paisaje excepcional de las montañas boscosas de los alrededores de los Alpes, donde también se encuentra la casa donde nació el escritor. El documental sigue el curso de la naturaleza en el bosque de Rosegger a lo largo de las cuatro estaciones. Contenido disponible hasta el 24 de febrero de 2020. Histórico de emisiones: 22/02/2018

  • 23:59 pasado viernes Estamos en la mitad del mundo, Ecuador, el país con mayor diversidad del planeta. Visitamos Quito, ciudad Patrimonio de la Humanidad. Seguimos hacia Otavalo, Peguche y paramos en el taller de los músicos Ñanada Mañachi, para terminar relajándonos en las Termas de Papallacta. Contenido disponible hasta el 21 de febrero de 2020.

  • 51:46 pasado viernes Holly Morris viaja a Turquía para descubrir quién utiliza ahora la famosa Ruta de la Seda y cómo la historia del país ha dado forma a los restos que dejaron. En su recorrido desde Ankara hasta el Monte Ararat, Holly nos muestra las mercancías y los camiones que circulan hoy por estas carreteras. Contenido disponible hasta 21 de Febrero de 2020

  • Noruega, en busca del Norte

    Noruega, en busca del Norte

    50:45 pasado viernes

    50:45 pasado viernes Con sus bosques, sus fiordos y sus auroras boreales, Noruega posee una naturaleza cautivadora. Para descubrirla en todo su esplendor, lo mejor es viajar al Gran Norte y experimentar las condiciones invernales, disfrutar de sus espléndidos paisajes naturales y contemplar la magia de las islas Lofoten. Contenido disponible hasta el 21 de febrero de 2020.

  • 51:33 pasado jueves Europa del sur es una tierra árida y reseca donde puede ser difícil encontrar agua dulce, forzando a plantas y animales a evolucionar y adaptarse. Al escasear la fuente de toda vida, las criaturas han de superar desafíos a diario para poder sobrevivir. Contenido disponible hasta el 20 de febrero de 2020. Histórico de emisiones: 17/08/2017 11/09/2019

  • 48:13 pasado jueves En los humedales boscosos del norte de Alemania existe un lugar único donde habitan los caballos salvajes de Dülmen. Sus ancestros sobrevivieron al rigor de las estaciones durante siglos y nunca fueron domesticados. Contenido disponible hasta el 20 de febrero de 2020. Histórico de emisiones: 03/09/2018.

  • 51:39 pasado miércoles Europa es un continente revestido de bosques tupidos y verdes. Todas las criaturas que viven en estos bosques se han adaptado y han evolucionado para explotar lo que les ofrecen. En estas tierras boscosas los retos que plantean las estaciones son cuestión de vida o muerte para sus residentes. Contenido disponible hasta el 19 de febrero de 2020. Histórico de emisiones: 16/08/2017 10/09/2019

  • 43:55 pasado miércoles Si destruimos los cursos del agua, todos podemos sufrir las consecuencias. En este viaje descubriremos que si cambiamos nuestra perspectiva, podremos restaurar el ciclo natural del agua. Los resultados pueden ser espectaculares. Contenido disponible hasta el 19 de febrero de 2020. Histórico de emisiones: 22/02/2016 15/08/2016 16/10/2017 10/12/2018

  • 51:38 pasado martes Los Alpes es uno de los mayores ecosistemas salvajes intactos de Europa, pero la vida dista mucho de ser fácil para sus moradores. La capa de nieve permanente, los cortos veranos y las condiciones traicioneras plantean un reto constante. Solo las criaturas más resistentes sobreviven. Contenido disponible hasta el 18 de febrero de 2020. Histórico de emisiones: 15/08/2017 09/09/2019

  • 43:59 pasado martes Los océanos son la última frontera salvaje de la tierra, pero ahora están en peligro. El estudio de los grandes depredadores nos da pistas de su pasado, y esas pistas podrían ayudarnos a encontrar soluciones que en un futuro, permitan prosperar a la fauna marina y a los humanos. Contenido disponible hasta el 18 de febrero de 2020. Histórico de emisiones: 18/02/2016 12/10/2017 06/12/2018

  • 3:04 03 oct 2016 Descubre el mundo oculto y desconocido de la selva. Un mundo rara vez visitado por el hombre, un submundo de amenazas ocultas llenas de criaturas que se mueven por el suelo selvático, por las ramas de los árboles, que vuelan por el cielo... ¿Qué pasa cuando la cobra blanqui-negra tiene hambre?  descúbrelo en "Velocidad mortal, un submundo oculto"

  • 2:43 16 sep 2016 La 2 de TVE estrena la prestigiosa serie producida por la BBC Earth, 'Shark',  que desvela los secretos de unas criaturas misteriosas, los tiburones. Con más de treinta especies filmadas, nos muestran en impactantes imágenes cómo cazan, cómo es su compleja vida social, el cortejo, el desarrollo, las amenazas y desafíos que afrontan los mayores depredadores de los mares. En el episodio 1, el documental nos muestra a la enorme familia de los tiburones y sus diferentes técnicas de cazar. Algunos en grupos, otros utilizan la emboscada o la velocidad para conseguir su presa. En este capítulo acompañamos a los tiburones debajo del hielo ártico a los arrecifes tropicales, mostrando sus increíbles técnicas de caza de uno de los grandes depredadores del océano. El primer capítulo se estrena el lunes 19 de septiembre en La 2 a las 16:30 h.

  • 2:06 29 ene 2016 'Criaturas de Luz' nos acerca al fenómeno de la bioluminiscencia, una cualidad adquirida por determinados seres vivos, especialmente los animales acuáticos en las profundidades marinas, tras millones de años de evolución, y nos explicará los usos que esta podría tener para el ser humano

  • 1:20 11 nov 2015 Depende del lugar del mundo, comer con las manos, es signo de buena o mala educación. Los expertos afirman con razón que comer con cubiertos “es un proceso de refinamiento que nos aleja de la naturalidad y nos acerca a la tecnología.” En los animales sería más bien al contrario, parece que los más refinados e inteligentes son capaces de coger y manipular los alimentos para comerlos. Casi todos los grupos animales cuentan con algún experto en comer con las manos.

  • 1:43 10 nov 2015 Las dietas de los animales son muy variadas pero las bebidas se limitan solo a una: ... el agua... Otro problema es cómo conseguirla, porque no siempre resulta fácil dar un trago refrescante. El agua puede estar incluida en el alimento, puede estar sólida, llegar en forma de nube o vapor o aparecer fugazmente en algunos lugares, convocando a miles de gargantas sedientas que llegan desde todas partes.

  • 2:12 10 nov 2015 En algunas latitudes, antes de que llegue el invierno, la naturaleza parece entrar en una especie de frenesí nutritivo en la que muchas plantas, árboles y arbustos dan sus mejores frutos. Es una época de abundancia: frutos carnosos, jugosos y sabrosos engordan y maduran para que los disfruten los paladares más golosos. No hay tiempo que perder; muchos de estos frutos tienen fecha de caducidad y no conviene dejarlos pasar.

  • 1:28 10 nov 2015 Se podría decir que el mundo es como un delicatessen gigante. Algunos alimentos son más barato y están al alcance de todos. Hierbas, las hojas de los árboles o las algas marinas son devorados por miles de especies y millones de personas todos los días ... La naturaleza produce algunos alimentos que sólo se pueden comer unos pocos días al año y estos son muy codiciados. Otras comidas se ocultan bajo tierra y se necesita un gran esfuerzo para llegar a ellos; algunos están ocultos bajo el mar, en la pantalla del escaparate colorido de los arrecifes de coral.

  • 2:33 05 nov 2015 La 2 estrena 'Menús salvajes', una serie documental de producción española, que nos muestra el gran restaurante de alta cocina que es la naturaleza. La serie documental nos acerca a través de 26 capítulos las costumbres culinarias de los animales para descubrir facetas sorprendentes de su comportamiento y de su ecología. Cada tarde dos capítulos en Grandes documentales, en La 2.

  • 1:57 14 sep 2015 La 2 celebra 20 años de Grandes Documentales. Para celebrar este aniversario La 2 de TVE emite la serie de la BBC 'Reinos ocultos', una producción en tres capítulos que aborda la naturaleza desde la perspectiva de las criaturas más pequeñas del mundo animal.'Grandes documentales' es uno de los espacios más emblemáticos y veteranos de La 2. Empezó a emitirse en 1995, como programa divulgativo de sobremesa que viaja cada tarde a los confines del mundo para observar con detenimiento la diversidad de la vida natural en nuestro planeta, a través de documentales de televisiones y productoras de todo el mundo.

  • 00:23 31 ene 2014 El 3 de febrero llega a La 2 'Africa', una serie de la BBC dirigida por David Attenborough que nos invita a descubrir los nunca visto del continente más asombroso. De lunes a jueves a las 16.00 h

Mostrando 1 de 2 Ver más