Programa divulgativo que aprovecha la hora de la sobremesa para viajar a los confines del mundo y observar con detenimiento la diversa vida natural que nos brinda nuestro planeta. Para ello, se emiten series documentales de televisiones y productoras de todo el mundo.

Este  contenido solo   está disponible para España y durante 7 días  desde su emisión   en TVE por restricciones de derechos. 

4082859 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
Para todos los públicos Grandes documentales - Secretos de la vida salvaje: Secretos de los grandes espacios abiertos - ver ahora
Transcripción completa

Durante décadas hemos intentado

aproximarnos a los animales salvajes.

Pero siempre que los estábamos observando...

ellos también nos estaban mirando.

Pero ahora podemos pasar inadvertidos

y observarlos tal y como son en libertad.

Los avances tecnológicos

nos permiten adentrarnos en la vida privada de los animales,

sin que se den cuenta de que estamos ahí.

Podemos filmarlos desde muy lejos, incluso desde el cielo.

Tenemos cámaras de control remoto con múltiples disfraces...

que nos acercan a ellos más que nunca.

Podemos filmarlos en cualquier parte

de día o de noche.

Y lo más importante,

tenemos dedicados equipos de naturalistas y documentalistas

que se enfrentan a peligros e incomodidades

para mostrarnos las mejores y más íntimas imágenes

de animales salvajes jamás filmadas.

Las grandes extensiones abiertas son el hogar

de algunas de las criaturas salvajes más espectaculares.

Aquí no es difícil ver a los animales.

Pero igual que nosotros podemos verlos,

ellos también nos ven.

Y cuando lo hacen su comportamiento cambia.

Nos cierran las puertas de su intimidad.

Pero ahora podemos hacernos invisibles

y ver desde dentro el mundo secreto

de estas criaturas icónicas de la naturaleza.

En los vastos humedales del subcontinente indio,

las aves voladoras más altas del planeta,

con una estatura que supera a la de la mayoría de los humanos,

no pasan desapercibidas.

Están a punto de iniciar

una de las representaciones más elegantes del mundo natural,

pero son aves muy tímidas,

que no actúan ante espectadores.

Sin embargo, gracias a potentes cámaras

podemos asistir en primera fila

a la extravagante danza nupcial de las grullas sarus.

Estas grullas solo danzan para su pareja,

reafirmando un vínculo que las une de por vida.

En India las grullas sarus

se han convertido en símbolo de la fidelidad marital.

En las llanuras de África

los elefantes componen una imagen familiar.

Pero sus momentos más íntimos suelen tener lugar

lejos de la presencia de observadores humanos.

Pero este grupo está siendo monitorizado

por un equipo de investigadores que se ha ganado su confianza,

lo que les ha permitido

filmar el comportamiento espontáneo de los elefantes.

El nacimiento de esta cría

se ha producido en el momento menos oportuno.

Estamos en la estación seca,

y la sedienta manada tiene que reanudar la marcha

para encontrar agua cuanto antes.

No pueden detenerse, ni siquiera por el recién nacido.

La madre y la cría tienen que seguir la marcha del grupo.

La madre sola no podría proteger al pequeño de los predadores

que vagan hambrientos durante la estación seca.

El elefante recién nacido no tarda en ponerse en pie.

Pero no tiene tiempo para estirar las agarrotadas patas,

ni siquiera para mamar por primera vez.

Según avanza el día,

es poco lo que puede hacer su madre por ayudarle.

Por fin la manada llega a la seguridad del río.

Pero con la meta a la vista,

el recién llegado está a punto de derrumbarse.

Avanza dando tumbos

Los últimos metros hasta la bendición del agua fresca...

y su primera comida.

Los grupos de elefantes están unidos por fuertes vínculos,

especialmente con las crías, con las que todos se muestran

pacientes y protectores.

Cada vez son más las pruebas

de que los elefantes son animales inteligentes y sensibles,

y de que tienen una vida emocional no muy diferente de la nuestra.

Tanto si son sus bulliciosos juegos o su entrega a sus hijos,

cuanto más vemos de la vida íntima de los elefantes,

más reconocemos en ellos características humanas,

como la pena.

Una hembra ha muerto...

y el grupo le dedica algo muy parecido a un duelo,

algo prácticamente desconocido en otras especies.

Un hermano mayor parece consolar

a la cría más joven de la hembra muerta.

La cría, devastada, continúa acariciando a su madre.

Y es la última en partir.

Las grandes extensiones de espacio abierto del planeta,

nuestras llanuras, sabanas y tundras,

son el escenario

de las más extraordinarias concentraciones

de animales salvajes,

que forman manadas de miles de individuos.

Aquí tienen libertad, y espacio para correr.

Pero otra de las características de los espacios abiertos

es que no hay dónde esconderse,

y ese hecho condiciona la vida de todos los animales de las llanuras.

Por una parte, el número ofrece protección.

Aquí se encuentran las mayores manadas migratorias

de herbívoros del planeta.

Pero donde hay herbívoros, hay depredadores.

Y la batalla entre cazadores y presas no acaba nunca.

Para acercarse a la realidad de la vida en las llanuras,

equipos de naturalistas y documentalistas

colocan cámaras en todas partes.

En el aire...

camufladas sobre el terreno...

moviéndose entre las manadas...

siguiendo todos sus movimientos.

Incluso en el agua.

Entre todas nos brindan un acceso incomparable

a un mundo donde las probabilidades de sobrevivir

son inquietantemente bajas.

Privados de la protección de nidos, cuevas o madrigueras,

sus crías deben dar sus primeros pasos

bajo la atenta mirada de los predadores.

Más aún que las crías de elefante,

los ñus recién nacidos

deben estar preparados para la acción inmediata.

Nada más nacer se ponen en pie,

y son capaces de correr en pocos minutos.

Pero no solo deben ser capaces de soportar el viaje.

Teniendo en cuenta

que nacen cientos de miles de crías en unas pocas semanas,

las manadas de ñus son imanes para los predadores,

que acuden en su busca desde muy lejos.

El recién nacido tiene que ganar una carrera contra el tiempo.

Las hienas ya han entrado en escena, y están buscando recién nacidos.

Para el pequeño cada segundo cuenta.

Pero pocos minutos después de nacer

la cría ya corre tan rápido como los adultos...

y consigue escapar de las hienas.

El ternero ha sobrevivido al primer desafío.

Pero otros muchos miles de crías no tendrán tanta suerte.

Las hienas no se irán de aquí hambrientas.

Quizá la hiena no sea el animal más adorable de las llanuras...

pero dado que caza en equipo,

es uno de los predadores con mayor porcentaje de éxitos.

La enemistad entre hienas y leones es manifiesta.

Las hienas pueden matar y matan a cachorros de león,

e incluso llegan a arrebatarles sus presas.

El mayor error que puede cometer una hiena

es encontrarse sola en territorio de leones.

Hay algo inusual en el destino de esta hiena.

Para los leones parece ser más un juego brutal

que la captura de una presa.

Los leones no muestran el menor interés por devorar a su víctima.

De hecho finalmente se alejan, dejándola moribunda.

Como las hienas,

los leones son animales sociales que cazan y viven en grupo.

Son los únicos grandes felinos que lo hacen.

Las manadas están formadas

por hembras emparentadas entre sí, sus crías,

y hasta cuatro machos adultos.

Después de las primeras semanas de vida de una cría,

las leonas comparten sus cuidados, incluso la amamantan.

Los pequeños tardarán entre dos y tres años en convertirse en adultos.

Hay mucho tiempo para el ocio.

Pueden pasar hasta 20 horas cada día descansando.

Después de meses filmando leones

descubrimos una variedad insospechada

de técnicas de comunicación,

que incluyen lenguaje corporal y expresiones faciales,

así como diferentes sonidos y patrones de aseo mutuo.

Todas ellas contribuyen a fortalecer los vínculos que unen al grupo.

Estos vínculos de cooperación

son la clave del éxito de los leones en la caza.

Cuando se trata de sobrevivir

en el implacable mundo de las llanuras,

la unión del grupo les brinda una crucial ventaja.

Estos leones forman parte de una gran manada

de treinta individuos en total.

Pero las cosas no están yendo como ellos querrían.

Es el final de la estación seca,

y la única charca que queda

ha sido monopolizada por los únicos animales

que pueden imponerse a los leones:

una gran manada de elefantes.

Es una experiencia nueva para los leones,

acostumbrados a ser la especie dominante.

Al caer la noche, quizá resentidos por el trato recibido en la charca,

los leones se reúnen cerca de un grupo de elefantes.

Los leones tienen una excelente visión nocturna,

y a menudo cazan al abrigo de la oscuridad,

cuando cuentan con la ventaja de la sorpresa.

Esta noche, las cámaras infrarrojas

han capturado unas imágenes excepcionales,

algo jamás filmado hasta ahora.

Parece que los leones

tienen la intención de matar a una cría de elefante,

lo que en principio no es fácil,

ya que las crías están rodeadas por los adultos,

que las protegen.

Los elefantes sienten la presencia de los leones,

pero no pueden verlos.

Están nerviosos, y el grupo empieza a separarse.

En medio de la confusión

un adulto joven se aleja demasiado de la manada.

Los leones se lanzan sobre él,

aunque es una presa mucho mayor que las crías

a las que atacan normalmente.

En la oscuridad de la noche,

elefante y leones se enfrentan en un mortífero

y aparentemente interminable duelo de resistencia.

Parece imposible que los leones puedan vencer,

pero finalmente, contra todo pronóstico, lo consiguen.

Por el contrario, los guepardos son animales solitarios.

Cuando cazan, lo hacen solos.

Pero ello no impide que tengan

el mayor porcentaje de éxitos en la caza

de todos los grandes felinos.

El guepardo es el animal de cuatro patas más veloz del planeta,

y uno de los más ágiles.

Pero las hembras con crías

tienen que hacer frente a grandes desafíos

para criar a sus indefensos cachorros sin ayuda

en las llanuras abiertas.

Está constantemente alerta ante cualquier peligro.

Tiene que proteger a sus pequeños e inquietos cachorros

y al mismo tiempo mantenerlos bien alimentados.

Tiene que cazar.

Y para ello no tiene más remedio

que dejar solo a su cachorro de una semana.

Cuando ha cobrado su presa, el cachorro se reúne con ella.

Está sano y salvo,

pero apenas la mitad de los cachorros que nacen

llega a alcanzar la madurez.

Las hienas siempre están merodeando en busca de cachorros,

y la presencia de la madre no los detiene.

Esta hiena es más grande y fuerte que el guepardo hembra,

que sin embargo le hace frente.

Al final la hiena desiste.

Las madres guepardo protegen celosamente a sus cachorros.

Esta hembra tiene a cinco pequeños que alimentar.

Un trabajo a jornada completa.

Tiene que cazar todos los días.

Los animales carnívoros, tanto cazadores como carroñeros,

forman una visible aunque reducida minoría

en la cúspide de la cadena trófica.

Mucho más numerosos son los herbívoros, sus presas,

y tienen un estilo de vida muy distinto.

Para ellos el elemento clave es la hierba.

La hierba en todas sus variedades

es la base de la alimentación de todos ellos,

incluso de los más grandes.

Los hipopótamos, por ejemplo, se alimentan de hierba,

aunque suelen pastar durante la noche,

cuando pueden pasar inadvertidos.

Durante las horas de oscuridad pueden consumir entre 40 y 60 kilos.

Poco antes del amanecer regresan al río,

justo a tiempo para saludar el amanecer desde el agua.

Así es como estamos más acostumbrados

a ver a los hipopótamos:

descansando, refrescándose y ahorrando energías.

Sumergidos en el agua,

pueden mover la enorme masa de su cuerpo sin apenas esfuerzo.

Las cámaras subacuáticas muestran que en realidad no flotan,

ni tampoco nadan.

Se mantienen en zonas poco profundas,

y cuando se sumergen,

lo que hacen a menudo para protegerse del intenso sol,

trotan sobre el fondo manteniéndose entre dos aguas.

A pesar de ser un herbívoro,

el hipopótamo es uno de los animales más agresivos del planeta.

Cuando baja el nivel de las aguas durante la estación seca

se ven obligados

a compartir espacios muy reducidos con sus vecinos,

y los ánimos no tardan en caldearse.

Al ser herbívoros

no necesitan sus largos y poderosos incisivos para comer.

Solo sirven para pelear.

Los perdedores de estos combates

están inevitablemente condenados al exilio.

Para los animales de las llanuras,

la necesidad de encontrar agua es un problema omnipresente.

Incluso cuando abunda,

el acto de saciar la sed

puede ser una actividad de alto riesgo.

Los herbívoros acuden a las charcas a beber,

pero los predadores van a comer.

Los ríos son especialmente peligrosos.

Si beber es arriesgado,

meterse en el agua puede ser simplemente suicida.

Pero a veces no hay alternativa.

Para las manadas migratorias que cruzan las llanuras africanas

el río Mara es un obstáculo mortal.

Tienen que cruzarlo,

o morirán de hambre con el avance de la estación seca.

Pero eso significa enfrentarse a una fuerte corriente,

rápidos traicioneros

y cientos de cocodrilos hambrientos que se reúnen aquí

precisamente para esperar su llegada.

Los cocodrilos atacan a animales grandes y pequeños.

Esta bonanza los mantendrá bien alimentados durante muchas semanas.

Los animales, presa del pánico,

tienen que enfrentarse a otros obstáculos

antes de dejar atrás el mortífero río Mara.

Otras manadas que migran mucho más al norte

se enfrentan a diferentes problemas en sus épicos viajes.

Las grandes extensiones desiertas de la tundra ártica

son despiadadas e inhóspitas.

Pero cada año ocho millones de renos

las atraviesan en su migración anual.

Cubren distancias mucho mayores que ningún otro animal terrestre.

Por término medio, a lo largo de su vida

un reno recorrerá una distancia equivalente

a dar tres vueltas a la tierra.

Los renos padecen hambre, frío y agotamiento

en su largo viaje a través de llanuras áridas

y constantemente azotadas por el viento.

Pero hay una cosa que no pueden soportar.

Nubes de moscas y mosquitos que pican y succionan sangre

castigan e irritan a los renos hasta la desesperación.

Para escapar de ellas,

tienen que ascender a terrenos más elevados y fríos.

No tienen otra alternativa.

El frío presenta retos muy específicos

a los animales que viven en los espacios abiertos.

Durante el invierno,

cuando un grueso manto de nieve cubre el terreno,

los herbívoros pasan grandes dificultades

para encontrar alimento.

Dependen de las reservas de grasa acumuladas durante el verano

y de los escasos suplementos que puedan encontrar,

pero inevitablemente se van debilitando

con el paso de los meses.

Para los depredadores, sin embargo,

es una buena noticia que sus presas estén débiles.

Cuanto más avance el invierno,

más fácil será el trabajo del cazador.

Yellowstone, en Norteamérica,

se asienta sobre la caldera de un antiguo volcán.

Posee un microclima

que da lugar a uno de los inviernos más fríos del planeta,

con temperaturas mínimas que alcanzan los 50 grados bajo cero,

a pesar del hecho de que sigue teniendo fuentes termales volcánicas

y géiseres activos.

A veces hace tanto frío que la humedad del aire se congela

formando millones de lentejuelas de hielo.

Pocos humanos son capaces de resistir este duro invierno.

Acercarse a cualquier animal sobre el terreno

exige tanto dedicación como determinación.

Armados con equipos especiales para filmar a temperaturas extremas,

un equipo se ha aventurado a ir donde muy pocos han llegado:

a descubrir los secretos de este vasto mundo de hielo.

El invierno trae muchos cambios

a los espacios abiertos de Yellowstone.

Normalmente este ciervo canadiense o uapití

sería una presa inasequible para los lobos.

Pero con el avance del invierno

las probabilidades empiezan a estar a su favor.

Esta es una manada numerosa y decidida,

y el uapití se ve sometido a un acoso agotador.

Su reacción es inesperada.

Se refugia en las aguas heladas del río.

Los lobos no saben qué hacer.

No pueden lanzarse al agua,

bastante profunda para empapar su denso pelaje,

lo que les provocaría la muerte por hipotermia.

Es un empate técnico.

Un juego de paciencia.

El uapití, al tener las patas más largas,

puede resistir el agua helada,

pero tampoco puede permanecer allí indefinidamente.

Finalmente los lobos se cansan de esperar.

No quedan más que dos,

y solos no son adversario para el ciervo.

Que decide intentar escapar.

Y a pesar del entumecimiento de sus patas,

consigue ponerse a salvo.

Para los lobos no es una gran pérdida.

Saben que según avance el invierno, antes o después llegará su momento.

Estos imponentes bisontes,

la última manada verdaderamente salvaje que queda en Norteamérica,

no tiene nada que temer de los lobos...

pero sí de los estragos de estos salvajes inviernos,

cuando el grosor de la capa de nieve puede ser demasiado,

incluso para estos poderosos animales.

Con el avance del invierno,

aunque todavía queda algo de hierba

profundamente enterrada bajo la nieve,

no merece la pena el esfuerzo de desenterrarla.

Una violenta tormenta que trae vientos huracanados,

gélidos y penetrantes,

llevan a los bisontes al límite de su resistencia.

Tienen que moverse,

a pesar de que con ello seguirán agotando sus ya mermadas energías.

Se dirigen a un río alimentado por fuentes termales volcánicas.

Aquí hace más calor, y la nieve es menos profunda.

Es el único alivio que les puede ofrecer el invierno de Yellowstone.

Cuesta creer que los pequeños zorros

puedan sobrevivir a los crueles inviernos de Yellowstone,

pero lo hacen, y con gran éxito.

Su secreto es su agudo oído.

Incluso a través de casi un metro de nieve,

son capaces de detectar el más leve movimiento.

En el casquete norte del planeta, el hielo cubre el mar.

A su alrededor se extienden tierras tan frías

que la supervivencia humana es casi imposible.

El archipiélago de Svalbard

es una tierra helada y azotada por el viento.

Sus islas e islotes

han permanecido prácticamente aislados del mundo exterior.

Un 60 por ciento de su superficie está cubierta por glaciares,

y durante el invierno

muchas de las islas quedan unidas por el hielo.

Es un gran refrigerador desierto,

y eso lo convierte en el hogar perfecto para los osos polares.

Pero acercarse a la vida privada de estos osos siempre vigilantes

es otra cuestión.

La solución son cámaras ingeniosamente camufladas

y operadas por control remoto.

Con ellas, el equipo de filmación

puede seguir a los osos donde quiera que vayan.

No es que los osos no reparen en los intrusos.

Lo hacen, y tratándose de animales muy curiosos,

les gusta investigar.

Satisfecha su curiosidad,

se olvidan de las cámaras y siguen con sus actividades diarias...

En el caso de esta hembra, hacerse la interesante.

La gravedad no está de parte de su pretendiente,

que intenta arrastrar como puede

sus más de 700 kilos de oso por la escarpada pendiente de roca.

Finalmente renuncia al ascenso...

Y decide esperar a que la hembra acuda a él.

Pero cuando ella lo hace, parece que su ardor se ha enfriado.

A pesar de los esfuerzos de la hembra,

el macho ha tenido bastante por hoy.

Para la mayoría de las hembras

la época de apareamiento termina con un resultado más satisfactorio.

Estos cachorros están contemplando por primera vez

el mundo que se abre más allá de su osera.

Pero para su madre los problemas no han hecho más que empezar.

El pasado otoño

la hembra vino hasta aquí desde el hielo marino

para tener a sus cachorros en la seguridad de su osera en la montaña.

Ahora, debilitada por el prolongado ayuno,

tiene que guiar a sus cachorros en un extenuante viaje

desde la montaña al hielo marino del norte,

donde podrá cazar focas,

la base de la dieta de los osos polares,

por primera vez en meses.

Pero tienen que darse prisa.

Las temperaturas primaverales

ya están empezando a fundir el hielo más cercano a la tierra.

Si llegan demasiado tarde ya no podrán abandonar la isla.

Los cachorros son demasiado pequeños

para nadar hasta la masa de hielo marino.

Esta vez han tenido suerte.

Han dejado la tierra atrás

y ya puede dar comienzo la educación de los cachorros.

Lo primero es nadar.

Los osos polares adultos son consumados nadadores,

capaces de cubrir decenas de kilómetros sin descansar,

pero los cachorros necesitan tiempo para nadar grandes distancias.

Y lo más importante, tienen que aprender a cazar focas.

Y eso no es nada fácil.

Las focas son la base de la dieta de estos osos,

pero en el agua no tienen ninguna posibilidad de cazarlas.

Tienen que aprovechar para atacarlas

cuando descansan sobre las placas de hielo.

Por ello el hielo marino es esencial para su supervivencia.

Pero en los últimos años los puentes invernales de hielo

que unen la tierra y el hielo marino

han empezado a fundirse antes,

dejando a madres con sus cachorros aislados en tierra,

donde apenas encontrarán nada que comer excepto algas.

Esta familia ha alcanzado el hielo marino sana y salva,

pero si la tendencia del deshielo a adelantarse se mantiene,

el momento en que nazcan los cachorros

será aún más crucial para su supervivencia.

En los entornos extremos no hay espacio para el error.

Calcular bien el momento

se ha convertido en algo esencial aquí en el lejano norte de Canadá,

donde los halcones gerifaltes

se enfrentan al reto anual de criar a sus polluelos.

Con este clima septentrional

solo hay una ventana de unas pocas semanas en las que es posible criar.

Y cada año es un desafío.

Cámaras especiales siguen a una pareja de gerifaltes

durante el breve período de la primavera y el verano

mientras intentan sacar adelante a sus polluelos.

Es el segundo intento de la pareja.

El año pasado perdieron a todas sus crías.

Los halcones se reparten las tareas de la cría.

La hembra cuida de los pequeños en el nido

mientras el macho trae la comida:

crías de liebre ártica.

Hay un breve período en el que los lebratos

son lo bastante pequeños

para que el macho los transporte hasta el nido.

El nacimiento de los polluelos

se debe sincronizar exactamente con el de los lebratos,

y los polluelos deben haber abandonado el nido

cuando las liebres se convierten en adultas.

Si los dos hechos no coinciden, aunque sea por unos pocos días,

los polluelos morirán de hambre.

Al menos los halcones están seguros en su nido,

en lo alto de un acantilado.

Lejos de las rocas no hay forma de protegerse.

Los únicos árboles, sauces árticos,

apenas crecen unos centímetros.

Aves como el búho nival anidan sobre el terreno.

Ellos también tienen que calcular con cuidado

el nacimiento de sus crías.

Su supervivencia depende del nacimiento de los lemmings.

Por suerte para los búhos,

este año los lemmings están siendo especialmente prolíficos.

Habrá comida suficiente

para esta nidada excepcionalmente numerosa.

Los polluelos de los gerifaltes no han tenido tanta suerte.

Las liebres recién nacidas no son tan numerosas,

y las pocas que hay están creciendo rápidamente.

Al halcón macho, más pequeño y débil que la hembra,

ya le resulta difícil

llevar los rollizos lebratos hasta el nido.

Desanimado, parece haber renunciado por completo a su responsabilidad.

En circunstancias normales

la hembra nunca dejaría el nido desatendido,

pero los polluelos hambrientos se están debilitando rápidamente.

El año pasado al llegar a este punto

esperó a que su compañero encontrara una solución,

y los polluelos murieron.

Esta vez no va a permitir que ocurra lo mismo.

Alza el vuelo y empieza a buscar una presa en la llanura.

Se eleva a 500 metros sobre el terreno,

desde donde puede detectar el menor movimiento.

Ve a una liebre...

se lanza en picado...

y la atrapa.

A continuación despedaza a la presa,

demasiado grande para llevársela entera,

y emprende un vuelo de varios kilómetros hasta el nido

con un gran pedazo para sus polluelos.

Pesa tanto que tiene que parar a descansar.

Puede que ya sea demasiado tarde.

Con un último esfuerzo consigue llegar al nido.

Justo a tiempo.

Desde este momento, es ella quien busca la comida,

y los polluelos se recuperan rápidamente.

Según el breve verano llega a su fin,

vemos cómo le ha ido a cada uno.

Las liebres supervivientes han crecido lo suficiente

para hacer frente al invierno.

Y los jóvenes gerifaltes ya están probando sus alas.

Las liebres se quedarán aquí incluso en lo más duro del invierno.

Pero los halcones se van.

Volarán hacia el sur hasta Groenlandia,

donde pasarán lo peor del invierno.

Fría, árida y remota,

la reserva de Changtang, en el norte de la meseta tibetana,

debe ser uno de los espacios abiertos

más inhóspitos del planeta.

Pocos extranjeros han pisado estas tierras,

y resulta difícil creer

que ningún ser vivo pueda sobrevivir aquí.

Pero, por supuesto, hay abundante vida...

si uno sabe dónde buscar.

Sus víctimas no la ven venir.

Y hay otros habitantes además de las arañas.

En un breve lapso de buen tiempo,

vemos a las picas emerger de sus madrigueras.

Los osos tibetanos salen a cazar.

En la parte más elevada de la meseta,

apenas empieza a anunciarse la primavera,

da comienzo la época de apareamiento

de los grandes atletas del Changtang.

A 1.500 metros sobre el nivel del mar

el aire del Changtang está tan enrarecido

que a los humanos nos cuesta respirar.

Pero los antílopes tibetanos no tienen esos problemas.

Por el contrario,

realizan una extraordinaria exhibición atlética.

Los machos compiten por las hembras

intentando correr más rápido que sus rivales.

Y si hay dudas sobre quién es el ganador,

recurren a la lucha cuerpo a cuerpo.

Los combates son extremadamente violentos.

Para el perdedor,

el resultado no solo es un duro golpe para su orgullo.

Solo, herido y debilitado por la pelea,

sus probabilidades de sobrevivir en este despiadado territorio

son muy escasas.

En estas tierras baldías no hay donde esconderse.

El mundo de las llanuras y mesetas

es extraordinariamente variado.

Incluye todo tipo de terrenos y zonas climáticas.

Pero a pesar de sus diferencias,

todos están habitados por una gran variedad de animales,

muchos de los cuales se encuentran en peligro

por la presión de la caza y otras formas de invasión humana.

Al asomarnos a la vida de estos animales

no solo podemos admirarlos,

sino también empezar a conocerlos mejor

y acometer con mayor empeño la urgente tarea de proteger

la inapreciable fauna salvaje de nuestro planeta.

Grandes documentales - Secretos de la vida salvaje: Secretos de los grandes espacios abiertos

52:59 18 jun 2018

Llanuras, sabanas y tundras son escenario de las más extraordinarias concentraciones de animales salvajes. Las posibilidades de sobrevivir son escasas pues no hay dónde esconderse. Sólo el grupo puede ofrecer protección y las batallas entre predadores y presas son continuas.

Contenido disponible hasta el 25 de junio de 2018.

Histórico de emisiones:
26/06/2017

Llanuras, sabanas y tundras son escenario de las más extraordinarias concentraciones de animales salvajes. Las posibilidades de sobrevivir son escasas pues no hay dónde esconderse. Sólo el grupo puede ofrecer protección y las batallas entre predadores y presas son continuas.

Contenido disponible hasta el 25 de junio de 2018.

Histórico de emisiones:
26/06/2017

ver más sobre "Grandes documentales - Secretos de la vida salvaje: Secretos de los grandes espacios abiertos" ver menos sobre "Grandes documentales - Secretos de la vida salvaje: Secretos de los grandes espacios abiertos"

Los últimos 23 documentales de Grandes documentales

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 25:40 pasado viernes Guadalupe es una tierra de mestizaje de culturas que aún conserva la traza y el recuerdo de los primeros amerindios, pero también de los esclavos negros. Hoy vamos a descubrir esta tierra, donde se mezclan íntimamente los vestigios del pasado y los rituales contemporáneos. Contenido disponible hasta el 29 de junio de 2018. Histórico de emisiones: 01/12/2017

  • Barcos extremos: Amazonas

    Barcos extremos: Amazonas

    50:41 pasado viernes

    50:41 pasado viernes Holly Morris nos conducirá por el Amazonas peruano, desde Yurimagias hasta la ciudad de Iquitos, de gran importancia a principios del siglo debido a la fiebre del caucho. Será una aventura fluvial de unos 700 kms., pues de allí nos llevará hasta la Reserva Natural de Pacaya-Samiria. Contenido disponible hasta el 29 de junio de 2018. Histórico de emisiones: 20/10/2017

  • 51:31 pasado viernes Giles y Monica experimentan el cálido abrazo del Fogo Island Inn, en un enclave rocoso y rociado por el mar de la remota isla Fogo en Terranova, Canadá. Blanco, angular y posado sobre zancos en zigzag como las casas de pescadores locales, el espectacular hotel rinde homenaje a los colonos europeos. Contenido disponible hasta el 29 de junio de 2018.

  • 48:00 pasado jueves En las selvas de la India, dos depredadores gobiernan los campos de batalla: el tigre de Bengala y el Dhole, el perro salvaje indio. Comienza la estación seca y, en las escasas charcas, se darán cita todo tipo de especies que pondrán en riesgo su vida. Contenido disponible hasta el 28 de junio de 2018. Histórico de emisiones: 04/10/2017

  • 51:10 pasado jueves A lo largo de un año que resultará explosivo y acompañando a algunos de los habitantes más curiosos de Islandia como los zorros polares, los criadores de eíderes y los jinetes vikingos, descubriremos como es intentar llevar una vida normal en uno de los lugares más inestables de nuestro planeta. Contenido disponible hasta el 28 de junio de 2018. Histórico de emisiones: 13/06/2016 23/01/2017 16/03/2017

  • 53:11 pasado miércoles Equipos humanos arriesgan su vida alcanzando lugares antes imposibles para acercarnos más que nunca a los animales que dominan las aguas del planeta y descubrir, utilizando la más avanzada tecnología, su mundo secreto y misterioso, lleno de peligros y seres inimaginables. Contenido disponible hasta el 27 de junio de 2018. Histórico de emisiones: 28/06/2017

  • 48:39 pasado miércoles El tejón de la miel es una animal pequeño pero matón. No le tiene miedo a nada, es el animal más temerario del mundo. Es capaz de atacar a cualquier otro animal, desde serpientes venenosas a leones adultos. Varios expertos querrán descubrir cómo son realmente estos "chicos malos". Contenido disponible hasta el 27 de junio de 2018. Histórico de emisiones: 23/11/2015 24/03/2016 06/09/2017

  • 50:29 pasado martes Islas, selvas y bosques remotos son los últimos refugios de especies exóticas, aún desconocidas, y de otras recientemente descubiertas de las que poco o nada se sabe aún. El interés del hombre por conocerlos, y los avances tecnológicos, nos permitirán proteger a las especies más amenazadas. Contenido disponible hasta el 26 de junio de 2018. Histórico de emisiones: 27/06/2017

  • 50:05 pasado martes Para cualquier animal, los primeros días de vida son a menudo los más difíciles. Algunos son abandonados por sus progenitores nada más nacer y otros sin embargo contarán con su ayuda. Entre otros, seguiremos a unos cachorros de tigre desde sus primeros días hasta su madurez. Contenido disponible hasta el 26 de junio de 2018. Histórico de emisiones: 09/06/2016 19/01/2017 15/03/2017

  • 52:59 pasado lunes Llanuras, sabanas y tundras son escenario de las más extraordinarias concentraciones de animales salvajes. Las posibilidades de sobrevivir son escasas pues no hay dónde esconderse. Sólo el grupo puede ofrecer protección y las batallas entre predadores y presas son continuas. Contenido disponible hasta el 25 de junio de 2018. Histórico de emisiones: 26/06/2017

  • 50:24 pasado lunes Cuando la comida en el Serengeti disminuye, el Masai Mara es un paraíso para los depredadores. Mientras los ñus, gacelas, cebras y antílopes negros hacen su viaje anual desde el sur del Serengeti hacia el norte, el río Mara en Kenia, la trampa mejor puesta de la naturaleza, les está esperando. Contenido disponible hasta el 25 de junio de 2018.

  • 3:04 03 oct 2016 Descubre el mundo oculto y desconocido de la selva. Un mundo rara vez visitado por el hombre, un submundo de amenazas ocultas llenas de criaturas que se mueven por el suelo selvático, por las ramas de los árboles, que vuelan por el cielo... ¿Qué pasa cuando la cobra blanqui-negra tiene hambre?  descúbrelo en "Velocidad mortal, un submundo oculto"

  • 2:43 16 sep 2016 La 2 de TVE estrena la prestigiosa serie producida por la BBC Earth, 'Shark',  que desvela los secretos de unas criaturas misteriosas, los tiburones. Con más de treinta especies filmadas, nos muestran en impactantes imágenes cómo cazan, cómo es su compleja vida social, el cortejo, el desarrollo, las amenazas y desafíos que afrontan los mayores depredadores de los mares. En el episodio 1, el documental nos muestra a la enorme familia de los tiburones y sus diferentes técnicas de cazar. Algunos en grupos, otros utilizan la emboscada o la velocidad para conseguir su presa. En este capítulo acompañamos a los tiburones debajo del hielo ártico a los arrecifes tropicales, mostrando sus increíbles técnicas de caza de uno de los grandes depredadores del océano. El primer capítulo se estrena el lunes 19 de septiembre en La 2 a las 16:30 h.

  • 2:06 29 ene 2016 'Criaturas de Luz' nos acerca al fenómeno de la bioluminiscencia, una cualidad adquirida por determinados seres vivos, especialmente los animales acuáticos en las profundidades marinas, tras millones de años de evolución, y nos explicará los usos que esta podría tener para el ser humano

  • 1:20 11 nov 2015 Depende del lugar del mundo, comer con las manos, es signo de buena o mala educación. Los expertos afirman con razón que comer con cubiertos “es un proceso de refinamiento que nos aleja de la naturalidad y nos acerca a la tecnología.” En los animales sería más bien al contrario, parece que los más refinados e inteligentes son capaces de coger y manipular los alimentos para comerlos. Casi todos los grupos animales cuentan con algún experto en comer con las manos.

  • 1:43 10 nov 2015 Las dietas de los animales son muy variadas pero las bebidas se limitan solo a una: ... el agua... Otro problema es cómo conseguirla, porque no siempre resulta fácil dar un trago refrescante. El agua puede estar incluida en el alimento, puede estar sólida, llegar en forma de nube o vapor o aparecer fugazmente en algunos lugares, convocando a miles de gargantas sedientas que llegan desde todas partes.

  • 2:12 10 nov 2015 En algunas latitudes, antes de que llegue el invierno, la naturaleza parece entrar en una especie de frenesí nutritivo en la que muchas plantas, árboles y arbustos dan sus mejores frutos. Es una época de abundancia: frutos carnosos, jugosos y sabrosos engordan y maduran para que los disfruten los paladares más golosos. No hay tiempo que perder; muchos de estos frutos tienen fecha de caducidad y no conviene dejarlos pasar.

  • 1:28 10 nov 2015 Se podría decir que el mundo es como un delicatessen gigante. Algunos alimentos son más barato y están al alcance de todos. Hierbas, las hojas de los árboles o las algas marinas son devorados por miles de especies y millones de personas todos los días ... La naturaleza produce algunos alimentos que sólo se pueden comer unos pocos días al año y estos son muy codiciados. Otras comidas se ocultan bajo tierra y se necesita un gran esfuerzo para llegar a ellos; algunos están ocultos bajo el mar, en la pantalla del escaparate colorido de los arrecifes de coral.

  • 2:33 05 nov 2015 La 2 estrena 'Menús salvajes', una serie documental de producción española, que nos muestra el gran restaurante de alta cocina que es la naturaleza. La serie documental nos acerca a través de 26 capítulos las costumbres culinarias de los animales para descubrir facetas sorprendentes de su comportamiento y de su ecología. Cada tarde dos capítulos en Grandes documentales, en La 2.

  • 1:57 14 sep 2015 La 2 celebra 20 años de Grandes Documentales. Para celebrar este aniversario La 2 de TVE emite la serie de la BBC 'Reinos ocultos', una producción en tres capítulos que aborda la naturaleza desde la perspectiva de las criaturas más pequeñas del mundo animal.'Grandes documentales' es uno de los espacios más emblemáticos y veteranos de La 2. Empezó a emitirse en 1995, como programa divulgativo de sobremesa que viaja cada tarde a los confines del mundo para observar con detenimiento la diversidad de la vida natural en nuestro planeta, a través de documentales de televisiones y productoras de todo el mundo.

Mostrando 1 de 2 Ver más