Programa divulgativo que aprovecha la hora de la sobremesa para viajar a los confines del mundo y observar con detenimiento la diversa vida natural que nos brinda nuestro planeta. Para ello, se emiten series documentales de televisiones y productoras de todo el mundo.

Este  contenido solo   está disponible para España y durante 7 días  desde su emisión   en TVE por restricciones de derechos. 

4167222 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
Para todos los públicos Grandes documentales - La Europa más salvaje: Bosques y tierras boscosas - ver ahora
Transcripción completa

Un continente revestido de bosques tupidos y verdes.

Se extienden a lo largo de miles de kilómetros,

tapizando casi todos los horizontes.

Al amparo de estos gigantes de la naturaleza,

florecen hábitats asombrosos.

Y la vida puede medrar en los bosques.

Al hilo de las estaciones,

las criaturas de los bosques han de enfrentarse a periodos de bonanza

y de hambruna.

En las tierras boscosas de Europa las oportunidades abundan,

tanto como los peligros.

LA EUROPA MÁS SALVAJE

Bosques y tierras boscosas.

Antiguamente los bosques tapizaban más del 90% de Europa.

Pero durante la última edad de hielo,

hace unos setenta y cinco mil años,

las gélidas temperaturas arrasaron casi por completo

con las tierras boscosas.

Hoy en todo el continente,

los árboles han vuelto a reclamar el terreno perdido

y se siguen expandiendo.

De no ser por la interferencia del ser humano,

este continente volvería a sus orígenes boscosos.

Pero hay muchos tramos de bosque

que todavía albergan a las mismas fieras

y siguen enraizados, como siempre lo estuvieron.

Los robledales y los hayedos recubren la Europa central.

Mientras que justo debajo del círculo polar ártico,

florecen unos bosques perennifolios

conocidos como "taigas".

Durante años, la fauna salvaje del Continente

ha desarrollado excepcionales adaptaciones

destinadas a explotar

todo lo que tenían que ofrecerle los bosques.

no siempre se aplica la ley "el que lo encuentra, se lo queda".

A medida que las estaciones van y vienen,

hasta el mayor carnívoro de los bosques

depende de las oportunidades

tanto como de su ingenio para sobrevivir.

Los montes Cárpatos

son la cordillera más larga de Europa central.

Con una extensión de casi diez veces la superficie de Gales.

Desde sus más de dos mil quinientos metros de altitud,

estas montañas dominan el paisaje

y albergan la mayor extensión de bosque virgen

de todo el continente.

Estas antiguas tierras boscosas

se han mantenido intactas e inmutables

durante miles de años

y albergan a más de quinientas especies animales.

Son un fiel reflejo de la antigua Europa.

Acechando el sotobosque nos topamos con otra reliquia del pasado.

En los últimos coletazos del invierno

las suaves pisadas de un cazador sigiloso

son casi inaudibles.

El lince euroasiático no tiene gran cosas que temer.

El único enemigo de este felino

el tercer mayor depredador de Europa es el propio invierno.

Pero esta especie lleva viviendo aquí tanto tiempo

como los propios árboles

se ha adaptado a la perfección

a la estación más inclemente de estos bosques.

permite al lince soportar el desplome de las temperaturas

y sus patas anchas y acolchadas

le permiten moverse con soltura con la nieve.

Mientras que en verano

los linces cazan camuflándose entre las frondosas ramas,

ahora que el invierno ha desnudado los árboles,

su piel se torna más pálida y permanecen en el suelo.

Es el mayor felino salvaje de Europa,

con un peso de cerca de cuarenta kilos.

Estos felinos pueden derribar animales de cuatro veces su tamaño.

como no se pueden esconder entre el follaje,

se vuelven demasiado visibles para las presas más grandes.

Por suerte

este macho puede comer cualquier cosa que se le ponga a tiro.

Ahora que cuesta tanto encontrar una presa

tiene que contar con sus sentidos

para rastrear su almuerzo.

Tiene la vista tan desarrollada

que es capaz de detectar a un pequeño roedor

a una distancia de 75 metros.

Pero esta vez no le va a servir de nada al lince.

Los ratones de campo se han refugiado bajo el manto de nieve.

Los mechones de pelo que tiene en las orejas

ayudan al lince a percibir las vibraciones sonoras,

dotándolo de un increíble sentido del oído

y es especialmente sensible al sonido de las patas pequeñas

que corretean debajo de la nieve.

Los linces no son unos corredores veloces.

Su diseño es ideal para emboscarse.

Se aproxima a su presa con sigilo para evitar ser detectado.

Sus patas traseras son más largas que las de delante

lo que aumenta el poder letal de sus saltos.

El lince sabe que solo tiene una oportunidad.

Todo depende de la precisión.

Se prepara para abalanzarse.

Y acierta de lleno.

Estar a cubierto en el bosque es tan vital para el depredador

como para la presa.

Pero a veces,

la fortuna de uno es la desgracia del otro.

Hay otras criaturas más grandes que también se esconden

entre estos árboles.

El bosque alberga a todo un titanic.

El bisonte europeo

es el mayor mamífero terrestre de todo el continente.

Estas fieras miden más de dos metros

y pesan casi una tonelada.

Su gruesa piel

los ayuda a protegerse de las dentelladas del frío.

En invierno las temperaturas pueden caer en picado

hasta alcanzar los diez grados bajo cero.

Su impresionante capacidad de aguante al frío

explica que los bisontes sobrevivieron a la misma glaciación

que pudo con el mamut lanudo.

Pero parte de su supervivencia, se la deben al bosque.

Se piensa que se desarrollaron en las praderas

al igual que sus primos americanos

y huyeron a los bosques

para protegerse de los brutales inviernos

y de la persecución de los cazadores.

Son más delgados que sus homólogos americanos

y sus cuellos han evolucionado para tener la cabeza más alta,

lo que es perfecto para husmear en el sotobosque forestal

en vez de en las llanuras cubiertas de nieve.

Han sabido adaptarse a la vida en el bosque.

Y a cambio del santuario que les brinda,

los bisontes ayudan al bosque.

Al pastar los bisontes crean espacios abiertos,

como praderas en medio de los bosques,

lo que a su vez atraerá a los insectos y a los pájaros

cuando llegue un clima más cálido,

cosa que por suerte para muchos,

está justo a la vuelta de la esquina.

Ahora que la tierra se ha inclinado

y el hemisferio norte empieza a darle la cara al sol,

por toda Europa aparecen señales del deshielo estacional

en el suelo forestal.

En Europa central la primavera se presenta

como una explosión de color.

Entre la hojarasca en descomposición del año pasado,

asoman flores vibrantes que tapizan los bosques de colores.

Y los retoños comienzan a elevarse hacia los cielos.

Los bosques de árboles de hoja caduca

que perdieron su follaje en invierno,

reciben el sol volviendo a reverdecer.

Por encima del follaje de los bosques de los Cárpatos,

apostada en un afloramiento rocoso,

una osa se despereza tras un sueño profundo.

Los osos pardos

hibernan en guaridas aisladas durante el invierno.

En estos meses de frío

su metabolismo cambia para conservar la energía.

El ritmo cardiaco de esta hembra

desciende hasta las quince pulsaciones por minuto.

Puede sobrevivir un máximo de cien días sin comer ni beber.

Cerca de ocho mil osos pardos viven aquí, en los Cárpatos.

Son el 60% de la población total del continente.

Esta hembra ha pasado los dos últimos meses con compañía.

En los meses más fríos del invierno y sin salir de su estado de letargo,

dio a luz a un cachorro.

Aunque nació ciego, desdentado y lampiño,

este supo instintivamente lo que tenía que hacer

y se pegó a la madre en busca de calor,

alimentándose de su leche hasta que llegó la primavera.

Ahora que el clima se ha suavizado

el cachorro prueba por primera vez la vida al aire libre.

Hay mucho que explorar.

No puede resistirse a forcejear con el primer árbol que ve.

Los osos son buenos escaladores,

pero este cachorro tendrá que practicar todo lo que pueda

antes de descender al bosque con su madre.

En la región más septentrional de Europa

hay una densa tierra boscosa

que lleva miles de años dando cobijo a los osos pardos.

Este ecosistema que bordea el círculo polar ártico

es la taiga.

Una franja de bosque que rodea la tierra

y representa casi una tercera parte

de la superficie boscosa del mundo.

Casi el 80% de la taiga se haya en Europa,

en una superficie que comprende cinco países.

Finlandia es el país con la mayor densidad de bosques

de toda Europa.

Está cubierto casi por completo de bosques de taiga.

Meciéndose en las alturas,

los árboles coníferos dominan el horizonte.

Al contrario de los bosques de latitudes inferiores de Europa,

estos árboles nunca pierden del todo sus hojas,

semejantes a agujas,

de tal forma que son capaces de absorber toda la luz posible

y así mantener su follaje verde durante todo el año.

Esta región solo tiene dos estaciones principales:

el verano y el invierno.

El exterior ceroso de estas agujas

es una adaptación al frío extremo de los inviernos árticos.

La cera evita que las hojas se congelen,

además de impedir que la nieve se acumule en las ramas.

Debajo de las ramas la exposición solar es menor

y el sotobosque no ofrece mucha protección.

Y el bosque está lleno de carnívoros.

Este oso ha emergido de la hibernación con un apetito voraz.

Un reno no tuvo suerte y sucumbió al invierno.

Se ha convertido en un bocado de lo más codiciado.

No le importa compartir el almuerzo con una gaviota que está de paso.

Pero otro animal más combativo podría provocar una pelea,

algo que este oso mal nutrido no se puede permitir.

Los machos de oso pardo

pueden pesar casi quinientos kilos

tras las comilonas de los meses más cálidos.

Pero a lo largo del invierno,

este individuo ha perdido más de una tercera parte de su peso

durante la hibernación.

Tiene que compensarlo lo antes posible,

si quiere sobrevivir.

Comerá cuarenta kilos de carne al día

atiborrándose durante varios meses

hasta que el corto verano de la taiga

ceda el paso una vez más al clima frío.

El invierno ha sido feroz con todos los habitantes del bosque

y hay otros carnívoros aquí que llevan semanas sin comer.

Los lobos grises

son los miembros más grandes de la familia de los cánidos.

Son criaturas sociales

que viven en manadas de una media de seis miembros.

Como ocurre con la mayoría de las manadas de lobos,

son los hijos de un macho y una hembra alfa

los que lideran el grupo.

Tras pasar la mañana remoloneando,

llega el momento de ponerse manos a la obra

e ir a buscar algo de comer.

Estos animales son unos cazadores avezados.

Y este lobo ha olido una presa potencial.

Sus patas alargadas y sus cuerpos aerodinámicos,

hacen de estas criaturas unos corredores excepcionales

capaces de alcanzar velocidades de más de 50 kms/h.

Este macho alfa puede pesar lo mismo que un hombre de peso medio.

Solo sus colmillos pueden llegar a medir cinco centímetros de largo.

Son unos asesinos tan formidables como elegantes.

Pero en el bosque

no siempre hace falta que uno se busque su propia comida.

Los lobos han rastreado el almuerzo potencial

a tres kilómetros de distancia.

Están hambrientos

y no piensan dejarse pisotear por otro comensal.

El oso aprende una lección por las malas,

la ley según la cual el que lo encuentra, se lo queda.

No se aplica en estos bosques.

Pero los lobos han de andarse con cuidado.

El oso pesa seis veces más que ellos.

Un manotazo de su poderosa zarpa puede romper huesos.

Un lobo solitario no da la talla ante esta bestia.

Pero lo que de verdad convierte a estos lobos en depredadores mortales

es su capacidad para el trabajo en equipo.

En cuestión de minutos tienen rodeado al oso.

Uno de los lobos distrae a oso de su presa.

Mientras, los otros se acercan a hurtadillas.

El oso se aproxima al contendiente.

Intenta ahuyentarlo cargando contra él.

Pero los lobos son unos ladrones ágiles

y los demás intervienen mientras tanto

para adueñarse del almuerzo.

El oso sabe que ha perdido la batalla.

No hay forma de saber quién ganaría un combate a muerte.

Pero sencillamente,

no merece la pena arriesgarse.

Ya ha perdido una energía muy valiosa

tratando de defender su almuerzo.

Pero sabe que habrá más oportunidades en estos bosques.

Para los lobos es un golpe de suerte.

No se hecha nada a perder.

Lo primero que comen son los órganos y los músculos

ricos en nutrientes.

Dejarán a este reno en los huesos.

Hay una jerarquía estricta dentro de la manada.

Algunos han de esperar su turno

antes de que se les permita hincar el diente.

Pero habrá para todos.

Este banquete sustentará a toda la manada

durante otra semana, por lo menos.

A tres mil kilómetros al sur de la taiga

en las laderas boscosas de los montes Cárpatos,

la luz del sol se cuela por entre el follaje

y permite que florezca el sotobosque.

Un mundo oculto se despliega aquí a escala reducida.

Las lombrices llevan más de seiscientos millones de años

existiendo en Europa.

Son sistemas de filtrado vivientes

que procesan las plantas en descomposición y la hojarasca.

Y a cambio atiborran el suelo de ricos nutrientes,

como una especie de compost.

Son vitales para la salud del suelo forestal.

Y por desgracia para las lombrices

son una de las bases de la alimentación

de otra de las criaturas del lugar.

Al igual que muchos otros residentes del bosque,

esta salamandra común acaba de emerger de su hibernación.

Lleva cinco meses dentro de un gran tronco podrido

esperando a que se termine el invierno.

Estos anfibios de sangre fría similares a lagartos

pueden medir hasta veinticinco centímetros de largo

y su nombre siempre ha estado relacionado con antiguas leyendas.

La salamandra común segrega un veneno tóxico

a través de la piel

indicado por estos parches de color amarillo brillante.

Es un mecanismo de defensa contra los depredadores.

Su coloración negra y amarilla

es una advertencia de no acercarse.

esta hembra nunca tendrá que recurrir

a su sistema de defensa.

Ahora que ha llegado la primavera,

tiene que reponer sus reservas de energía.

Las salamandras comunes son carnívoras

y cazan lombrices, insectos y babosas.

Todas criaturas ricas en proteínas.

Tienen una visión aguzada

y pueden avistar a la presa desde lejos.

Si esto les falla,

pueden contar con su excelente sentido del olfato.

El suelo forestal encierra tesoros si una sabe donde mirar.

Llegado el momento de cazar cuenta con un lazo incorporado.

Espera el momento perfecto.

Dispara la pegajosa lengua a la velocidad de un parpadeo humano,

sellando el destino de la lombriz.

Esta hembra necesita proteínas extra

pues está a punto de parir.

Las salamandras comunes son uno de los pocos miembros de su grupo

que dan a luz crías vivas.

La mayoría de los otros anfibios pone huevos.

Una vez ha dado con un buen lugar para parir,

expulsa a sus crías, una por una,

en el agua.

Las salamandras comunes pueden vivir varias décadas.

esta hembra podrá dar a luz a cerca de mil crías.

En cuanto las suelta en el agua, tienen que buscarse la vida.

Pasarán varios meses en este medio subacuático,

alimentándose de pequeños crustáceos y de larvas de mosquitos.

Contrariamente a los peces, tienen agallas externas.

Su aspecto recuerda a una melena con volantes.

En las aguas estancadas

pueden mover estas agallas como tamices

filtrando oxígeno extra a su paso.

Pero a veces no es suficiente

y tiene que hacer un pequeño viaje hasta la superficie.

Por fin absorberán sus agallas y podrán salir del agua

y convertidas en salamandras adultas irse a vivir al bosque.

En Europa occidental

el sotobosque es un tapiz de flores primaverales.

Y contrariamente a la salamandra común

esta hembra es una madre atenta.

Estos pequeños zorros rojos tienen cinco semanas.

Han pasado la mayor parte de su vida junto a su madre

en una zorrera cercana.

El bosque los ha estado cobijando durante el invierno

amortiguando los feroces elementos de la estación.

Pero ahora que ha llegado la primavera

se les permite por fin explorar su entorno.

Hoy se están entrenando para cazar con sigilo.

De momento, los insectos les valen para practicar.

Su madre los vigila celosamente.

Los zorros adultos son fundamentalmente solitarios.

Y tan solo se empareja para criar a sus cachorros.

Esta madre tan solo dispone de unos pocos meses

para enseñarles todo lo que habrán de saber

para poder sobrevivir por su cuenta en estos bosques.

Cuando llegue el otoño, tendrán que buscarse la vida.

No siempre van a poder esconderse en medio de las campanillas.

Los próximos meses

pondrán a prueba sus nervios tanto o más que su resistencia.

De vuelta en la taiga.

Por el efecto combinado

de las raíces no muy profundas de los pinos

y su espeso follaje perenne,

hay muchas plantas que no pueden crecer en el suelo forestal.

Por eso las criaturas

no pueden contar con el sotobosque

y tienen que tomar medidas más extremas para evitar ser detectadas.

Las plumas del gran búho gris

se camuflan a la perfección en la corteza de los árboles

de estas tierras boscosas.

Con sus ochenta y cuatro centímetros de alto,

es uno de los mayores búhos del mundo.

Su volumen se compone principalmente de su suave plumaje

que lo abriga en estos climas tan fríos.

Por muy esponjosos que sean, son unos animales duros.

Este polluelo tiene un instinto de supervivencia de lo más peleón.

Un rasgo propio de la especie,

que permite que la mayoría de los polluelos del gran búho gris

lleguen a ser adultos.

Astutamente oculto en un tronco podrido de un viejo abedul berrugoso,

tiene unas vistas inmejorables del coto de caza de sus padres.

Se turnan para dar de comer a sus polluelos.

Cuando escasean las presas,

la madre está dispuesta a morir de hambre

para asegurarse de que su polluelo esté bien alimentado.

La caza es una tarea interminable.

Los grandes discos faciales

canalizan el sonido en dirección a los oídos del búho,

permitiéndole localizar a su presa

desde una distancia de hasta cien metros.

Su esponjoso plumaje y su enorme envergadura alar

de más de un metro y medio

le permiten planear en silencio a través de los aires

navegando con gracilidad

por los densos bosques de taiga de Finlandia

hasta que se le ponga a tiro una presa

y le de muerte.

Es una sorpresa desagradable para el pequeño ratón de campo.

Pero un alimento vital para el poyuelo de búho.

Dará de comer a su pequeño durante varios meses

hasta que esté preparado para emprender el vuelo

y lo defenderá de toda criatura que se le acerque demasiado.

Pero en otras partes del bosque

los depredadores forestales están al acecho de un premio muy diferente.

En la cúspide del verano

el bosque ofrece un amplio abanico de opciones

para los recolectores.

El sotobosque está plagado de arándanos azules

y moras de los pantanos.

Son unas golosinas muy preciadas para muchos residentes del bosque.

Todos los años

los bosques de Finandia producen unos quinientos millones de kilos

de bayas silvestres.

Contienen muchas vitaminas y azúcares vitales

así como calcio.

Casi el 50% de la dieta de este oso pardo

se compone de las frutas y bayas que va encontrando.

Comerá cientos de ellas al día durante los meses de verano.

En el límite de un claro vecino

una osa ha descubierto otro sabroso tesoro.

Un tronco caído plagado de insectos

ricos en proteínas.

Utiliza sus uñas largas y curvadas

para desprender la corteza.

Y con su lengua larga y pegajosa,

extrae con cuidado los insectos.

Tiene a tres cachorros a los que alimentar.

Y ahora que el invierno no va a tardar en suceder al verano,

es importante que les enseñe a buscar comida por su cuenta.

Cerca de la mitad de los cachorros de oso pardo

mueren antes de cumplir un año.

Sin embargo a algunos no les apetece

aprenderse la lección.

Perseguir cuervos es mucho más divertido.

Pero no todo es diversión en estos juegos.

Son una necesaria exploración del bosque circundante.

Tiene que poder reconocer toda fuente potencial de alimento

y la manera de acceder a ella.

Aunque el bosque es un anfitrión generoso

la suerte no siempre va a estar de su parte.

Tras su derrota ante los lobos

la búsqueda de frutas

a interponerse en el camino de la familia.

Su presencia repentina cambia la atmósfera.

La hembra ha de tener cuidado.

Los machos matan a menudo a los cachorros de las hembras

lo que las hace entrar en celo.

De esta forma pueden volver a aparearse con ellas

y así perpetuar su estirpe.

Es más pequeña que él

y podría morir tratando de defenderlos.

No vale la pena.

Los conduce al santuario de los árboles

dejando al macho el resto del botín de insectos.

En los bosques de los montes Cárpatos

los días se están acortando gradualmente

a razón de unos pocos minutos cada día.

A medida que el verano termina

alguno de los residentes están usando el bosque

con un fin de lo más insólito.

En el claro empantanado

la obra de esta criatura está presente en todas partes.

Los castores son los arquitectos del reino animal.

Y son los mayores roedores autóctonos de Europa.

Valiéndose de sus dientes a modo de cinceles,

pueden tallar cualquier tipo de árbol.

Antes de llevárselos

para construir unas madrigueras abovedadas

que los protegerán de los depredadores.

También crean presas

que ralentizan el cauce de los arroyos de los alrededores

creando vastos claros encharcados

y transformando así el entorno forestal.

Para cuando los castores se hayan ido y sus presas estén destruidas

habrán deforestado una superficie importante de bosque

dejando solo una pradera rodeada de árboles.

En los últimos días del verano desarrollan una actividad frenética.

Reparar las presas y taponar con barro los agujeros

es una tarea de nunca acabar.

Tan solo les quedan unos pocos meses

antes de que las aguas se congelen parcialmente.

Durante el invierno permanecerán casi todo el invierno

alimentándose de las ramas que habrán almacenado

en previsión del frío.

Han de hacer todo lo que puedan para prepararse

para el implacable invierno.

Estamos a finales de septiembre.

Y en los bosques de los Cárpatos

el otoño ha desatado un mes de batallas sangrientas

para uno de sus residentes.

A la sombra de las montañas,

las colinas arboladas retumban

con el inquietante aullido de un ser habitualmente silencioso.

...El otoño marca el punto de partida del celo del ciervo rojo.

Estos bosques montañosos

albergan a los mayores ciervos rojos del mundo.

Algunos miden cerca de dos metros y pesan más de cuatrocientos kilos.

Durante el resto del año

los machos deambulan en manadas de solteros

y solo ahora se juntan con las hembras,

movidos por un irrefrenable deseo de procrear.

Sus aullidos son gritos de guerra.

Solo el macho dominante tendrá la oportunidad

de engendrar los cervatillos del año que viene.

Estos claros son una arena donde se libran intensos combates.

Este rey ciervo tiene un nuevo contendiente.

Se miden con la mirada

y se preparan para una lucha potencialmente mortal.

Entrelazan sus astas

y se empujan en un alarde de fuerza.

Sus astas están hechas de hueso

y son tan afiladas como lanzas.

Pueden desgarrar sin dificultad la carne del rival.

Sólo puede ganar el macho más fuerte y apto

y es una batalla igualada.

Un movimiento en falso podría ser letal.

Pero su rival se retira.

Tendrá más contendientes antes de que se retire la estación.

Será una batalla sin fin que durará varias semanas.

Mientras el celo del ciervo rojo domina los claros del bosque,

el propio bosque ha estado sufriendo una transformación.

El follaje se inunda de vivos colores.

Durante el invierno

no llega aquí la suficiente luz

como para que se produzca la fotosíntesis,

que las plantas conviertan en comida la energía solar.

A medida que los días se acortan, los bosques se empiezan a preparar.

La producción de comida por los árboles se ralentiza,

provocando cambios químicos en las hojas.

Colorándolas de fantásticas tonalidades marrones,

rojas y amarillas

antes de que por fin caigan al suelo.

El otoño también es la última oportunidad que tienen los árboles

para dispersar sus semillas.

Algunos, como las hayas,

hacen llover sus frutos sobre el suelo forestal,

haciendo las delicias de los residentes más pequeños del bosque.

Los mamíferos pequeños como el lirón enano,

engullen todas las calorías que pueden

preparando la hibernación.

Los frutos son ricos en grasas y en hidratos de carbono.

Es un festín para estos recolectores.

Alguno de los más expertos supervivientes del bosque

están agazapados entre el follaje,

al brigo de los depredadores.

Con un peso de trecientos cincuenta gramos,

las ardillas rojas

son lo bastante ligeras

como para llegar a las ramas más altas y finas,

lo que les permite sacar partido a toda la comida del bosque.

Comen de todo, desde corteza de árbol

hasta setas.

Sus tobillos de doble articulación y sus largas uñas

les permiten trepar a toda prisa por las ramas

y dar vueltas alrededor de los troncos.

Y pueden saltar seis metros entre dos árboles.

Estos animales tienen tres meses

y abandonaron a sus madres hace unas semanas.

Tienen mucho que aprender.

Cuando menean la cola de esta forma es una señal de nerviosismo.

Al estar rodeadas de tantos depredadores potenciales,

empezando por el lince,

es natural que se muestren tan asustadizas.

A la mínima de cambio echan a correr.

En los últimos días de calor

estos adolescentes no pueden resistirse

a jugar a perseguirse.

Estos juegos son un buen entrenamiento

para las batallas territoriales del mañana.

estas ardillas tan juguetonas tendrán que pugnar

por su propio territorio.

Contrariamente a muchos mamíferos de los Cárpatos

las ardillas rojas no hibernan.

En vez de ello,

almacenan los tesoros que les ofrece el bosque

durante los meses de abundancia del verano.

Guardan todo lo que pueden en numerosas despensas secretas

esparcidas por los bosques,

a las que recurren en cuanto la comida empieza a escasear.

El bosque también se beneficia de sus hábitos recolectores.

Las semillas enterradas y olvidadas por las ardillas,

se convertirán en los bosques del futuro.

De vuelta en la taiga,

el invierno está a la vuelta de la esquina.

El tiempo ya casi se ha acabado para esta familia de osos pardos.

Han tenido siete meses

para atiborrarse de todo lo que les ofrecía el bosque.

Los cachorros han superado las espectativas.

Todos han sobrevivido por el momento y están gordos y saludables.

El año que viene se enfrentarán a solas a los meses más despiadados.

A lo largo de las próximas semanas

su madre les enseñará a construirse un refugio

y juntos se atrincherarán en él

con la esperanza de sobrevivir al invierno

que una vez más se apoderará del continente.

Todas las criaturas que viven en estos bosques

se han adaptado y han evolucionado

para explotar lo que les ofrecen.

Estos animales han sabido especializarse,

o han aprendido a convivir con la variedad.

En los bosques y tierras boscosas de Europa

los retos que plantean las estaciones

son cuestión de vida o muerte para sus residentes.

Pero a lo largo del año,

la protección del bosque es una constante,

que guarece a los animales de los elementos

como de sus enemigos.

Y allá donde se extiendan los bosques de Europa

las criaturas que se esconden entre sus árboles

volverán a vencer

a las más inhóspitas de las estaciones.

Subtitulado por: María Victoria Cerezo Olivares

Grandes documentales - La Europa más salvaje: Bosques y tierras boscosas

51:39 10 sep 2019

Europa es un continente revestido de bosques tupidos y verdes. Todas las criaturas que viven en estos bosques se han adaptado y han evolucionado para explotar lo que les ofrecen. En estas tierras boscosas los retos que plantean las estaciones son cuestión de vida o muerte para sus residentes.

Contenido disponible hasta el 17 de septiembre de 2019.

Histórico de emisiones:
16/08/2017

Europa es un continente revestido de bosques tupidos y verdes. Todas las criaturas que viven en estos bosques se han adaptado y han evolucionado para explotar lo que les ofrecen. En estas tierras boscosas los retos que plantean las estaciones son cuestión de vida o muerte para sus residentes.

Contenido disponible hasta el 17 de septiembre de 2019.

Histórico de emisiones:
16/08/2017

ver más sobre "Grandes documentales - La Europa más salvaje: Bosques y tierras boscosas" ver menos sobre "Grandes documentales - La Europa más salvaje: Bosques y tierras boscosas"

Los últimos 23 documentales de Grandes documentales

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 47:15 ayer Los koalas son sinónimo de Australia, pero pocas personas saben que habitan en las regiones del este y sureste del país, donde pueden satisfacer sus necesidades arborícolas ya que su dieta es muy específica: hojas de eucalipto. Contenido disponible hasta el 23 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 01/03/2017 01/11/2017

  • 49:39 ayer El fotógrafo de naturaleza, Cede Prudente y su asistente Rizal, continúan su viaje por el serpenteante río explorando las llanuras pantanosas habitadas por orangutanes y calos, cuevas que podrían contener secretos de gran valor científico y atravesando los dominios de criaturas vulnerables. Contenido disponible hasta el 23 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 22/11/2017

  • 25:16 pasado viernes Hoy Richard Wiese viaja a Chile. Su visita comienza en Santiago, donde explorará el Mercado Central, considerado como uno de los principales mercados del mundo. Viajará la ciudad portuaria de Valparaíso, la cuna de la "cueca brava", una mezcla de música urbana y baile que une a todos los chilenos. Contenido disponible hasta el 20 de septiembre de 2019.

  • 42:41 pasado viernes En el primer episodio Sona Datta viaja a Pakistán para rastrear los orígenes antiguos que han dado forma a la India moderna que vemos hoy. La India es un subcontinente impregnado de cultura y gran significado religioso. Estamos en una de las primeras grandes civilizaciones humanas. Contenido disponible hasta el 20 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 13/04/2018 22/03/2019

  • 45:59 pasado viernes Continuando en su viaje por Japón, Joanna Lumley llega hasta la ultra moderna y alocada ciudad de Tokyo; atravesará una antigua senda transitada por shogunes y samuráis; paseará por la ciudad de Kyoto disfrutando de los almendros en flor y por último, tomará té con una joven aprendiz de geisha. Contenido disponible hasta el 20 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 25/05/2018

  • 49:35 pasado jueves Los humedales del Danubio rebosan vida cada año al llegar el verano. Una selva sumergida de algas y plantas acuáticas purifica el agua y libera nutrientes y oxígeno y, de esta manera, el Danubio se convierte en una línea vital para castores, garzas reales, tortugas, etc. Contenido disponible hasta el 19 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 03/04/2017 16/04/2019

  • 49:34 pasado jueves Desde su fuente en el extremo norte de Borneo, a lo largo de 560 km. hasta el mar, el río Kinabatangan es la gran arteria que alimenta la tierra de Sabah, pero su futuro está en peligro; los que le defienden se esfuerzan por preservar todo lo que tiene de único, exótico y extraordinario. Contenido disponible hasta el 19 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 21/11/2017

  • Cerdeña salvaje

    Cerdeña salvaje

    50:23 pasado miércoles

    50:23 pasado miércoles Cerdeña es una isla de origen volcánico en el Mediterráneo, con 1900 metros de costa y un infinito laberinto de islas alrededor; pero Cerdeña también tiene otras caras: bosques silvestres, montañas escarpadas, murmurantes arroyos, ruinas misteriosas y una fauna única. Contenido disponible hasta el 18 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 03/04/2017 28/05/2019

  • 51:33 pasado miércoles Europa del sur es una tierra árida y reseca donde puede ser difícil encontrar agua dulce, forzando a plantas y animales a evolucionar y adaptarse. Al escasear la fuente de toda vida, las criaturas han de superar desafíos a diario para poder sobrevivir. Contenido disponible hasta el 18 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 17/08/2017

  • Skagerrak salvaje

    Skagerrak salvaje

    51:53 pasado martes

    51:53 pasado martes Skagerrak es un estrecho marino con diferentes caras que separa el sur de Noruega de la península de Jutlandia (Dinamarca), conectando a su través el mar del Norte y el mar Báltico. Su abrupta y profunda costa es tanto un refugio pacífico como un escenario de conflictos. Contenido disponible hasta el 17 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 28/02/2017 27/05/2019

  • 51:39 pasado martes Europa es un continente revestido de bosques tupidos y verdes. Todas las criaturas que viven en estos bosques se han adaptado y han evolucionado para explotar lo que les ofrecen. En estas tierras boscosas los retos que plantean las estaciones son cuestión de vida o muerte para sus residentes. Contenido disponible hasta el 17 de septiembre de 2019. Histórico de emisiones: 16/08/2017

  • 3:04 03 oct 2016 Descubre el mundo oculto y desconocido de la selva. Un mundo rara vez visitado por el hombre, un submundo de amenazas ocultas llenas de criaturas que se mueven por el suelo selvático, por las ramas de los árboles, que vuelan por el cielo... ¿Qué pasa cuando la cobra blanqui-negra tiene hambre?  descúbrelo en "Velocidad mortal, un submundo oculto"

  • 2:43 16 sep 2016 La 2 de TVE estrena la prestigiosa serie producida por la BBC Earth, 'Shark',  que desvela los secretos de unas criaturas misteriosas, los tiburones. Con más de treinta especies filmadas, nos muestran en impactantes imágenes cómo cazan, cómo es su compleja vida social, el cortejo, el desarrollo, las amenazas y desafíos que afrontan los mayores depredadores de los mares. En el episodio 1, el documental nos muestra a la enorme familia de los tiburones y sus diferentes técnicas de cazar. Algunos en grupos, otros utilizan la emboscada o la velocidad para conseguir su presa. En este capítulo acompañamos a los tiburones debajo del hielo ártico a los arrecifes tropicales, mostrando sus increíbles técnicas de caza de uno de los grandes depredadores del océano. El primer capítulo se estrena el lunes 19 de septiembre en La 2 a las 16:30 h.

  • 2:06 29 ene 2016 'Criaturas de Luz' nos acerca al fenómeno de la bioluminiscencia, una cualidad adquirida por determinados seres vivos, especialmente los animales acuáticos en las profundidades marinas, tras millones de años de evolución, y nos explicará los usos que esta podría tener para el ser humano

  • 1:20 11 nov 2015 Depende del lugar del mundo, comer con las manos, es signo de buena o mala educación. Los expertos afirman con razón que comer con cubiertos “es un proceso de refinamiento que nos aleja de la naturalidad y nos acerca a la tecnología.” En los animales sería más bien al contrario, parece que los más refinados e inteligentes son capaces de coger y manipular los alimentos para comerlos. Casi todos los grupos animales cuentan con algún experto en comer con las manos.

  • 1:43 10 nov 2015 Las dietas de los animales son muy variadas pero las bebidas se limitan solo a una: ... el agua... Otro problema es cómo conseguirla, porque no siempre resulta fácil dar un trago refrescante. El agua puede estar incluida en el alimento, puede estar sólida, llegar en forma de nube o vapor o aparecer fugazmente en algunos lugares, convocando a miles de gargantas sedientas que llegan desde todas partes.

  • 2:12 10 nov 2015 En algunas latitudes, antes de que llegue el invierno, la naturaleza parece entrar en una especie de frenesí nutritivo en la que muchas plantas, árboles y arbustos dan sus mejores frutos. Es una época de abundancia: frutos carnosos, jugosos y sabrosos engordan y maduran para que los disfruten los paladares más golosos. No hay tiempo que perder; muchos de estos frutos tienen fecha de caducidad y no conviene dejarlos pasar.

  • 1:28 10 nov 2015 Se podría decir que el mundo es como un delicatessen gigante. Algunos alimentos son más barato y están al alcance de todos. Hierbas, las hojas de los árboles o las algas marinas son devorados por miles de especies y millones de personas todos los días ... La naturaleza produce algunos alimentos que sólo se pueden comer unos pocos días al año y estos son muy codiciados. Otras comidas se ocultan bajo tierra y se necesita un gran esfuerzo para llegar a ellos; algunos están ocultos bajo el mar, en la pantalla del escaparate colorido de los arrecifes de coral.

  • 2:33 05 nov 2015 La 2 estrena 'Menús salvajes', una serie documental de producción española, que nos muestra el gran restaurante de alta cocina que es la naturaleza. La serie documental nos acerca a través de 26 capítulos las costumbres culinarias de los animales para descubrir facetas sorprendentes de su comportamiento y de su ecología. Cada tarde dos capítulos en Grandes documentales, en La 2.

  • 1:57 14 sep 2015 La 2 celebra 20 años de Grandes Documentales. Para celebrar este aniversario La 2 de TVE emite la serie de la BBC 'Reinos ocultos', una producción en tres capítulos que aborda la naturaleza desde la perspectiva de las criaturas más pequeñas del mundo animal.'Grandes documentales' es uno de los espacios más emblemáticos y veteranos de La 2. Empezó a emitirse en 1995, como programa divulgativo de sobremesa que viaja cada tarde a los confines del mundo para observar con detenimiento la diversidad de la vida natural en nuestro planeta, a través de documentales de televisiones y productoras de todo el mundo.

Mostrando 1 de 2 Ver más