Programa divulgativo que aprovecha la hora de la sobremesa para viajar a los confines del mundo y observar con detenimiento la diversa vida natural que nos brinda nuestro planeta. Para ello, se emiten series documentales de televisiones y productoras de todo el mundo.

Este  contenido solo   está disponible para España y durante 7 días  desde su emisión   en TVE por restricciones de derechos. 

3917182 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.7.3/js
Para todos los públicos Grandes documentales - Los Apalaches salvajes - ver ahora
Transcripción completa

Subditulado por accesibilidad TVE

Los Apalaches forman parte de una de las cadenas montañosas

más antiguas de la tierra.

Sus bosques vírgenes son un santuario para la fauna salvaje.

Un refugio en el que todos

deben disputarse los recursos para sobrevivir.

En esta tierra casi desconocida de acontecimientos únicos

la vida está marcada por el paisaje y las estaciones.

Por sorprendentes encuentros y batallas abiertas,

alteradas por la presencia del ser humano.

Porque no es un lugar aislado.

Rebosa vida y belleza.

Situado a las puertas de la civilización.

Son los Apalaches salvajes.

Un bosque virgen en el corazón de norte América.

Con una longitud de 2500 kms. Los Apalaches recorren la costa este.

Pero el apelativo es atribuido a su parte sur.

Durante el invierno la nieve cubre las laderas.

Temperaturas de 20 bajo cero.

Incluso los ríos se congelan.

Pero el rigor invernal toca a su fin.

Y el deshielo anuncia la llegada de la primavera.

Los bosques se transforman con el paso de las estaciones.

La primavera trae cambios espectaculares.

Para la fauna salvaje representa un nuevo comienzo.

Los osos negros buscaron un refugio en diciembre

y han pasado el invierno durmiendo.

Una madre y sus crías abandonan su guarida por primera vez.

Tras nacer en la osera los oseznos permanecieron a salvo en su interior,

gracias a la nutritiva leche de su madre.

Los próximos meses serán especialmente peligrosos.

muchos cachorros pierden la vida durante este periodo.

Los machos adultos

representan el mayor riesgo.

Algunos matarían a los oseznos para poder aparearse con la madre.

A veces devoran a las crías.

Aunque el 85% de su dieta es vegetariana.

Este macho lleva meses sin comer y necesita reponer fuerzas.

Y no es el único.

A diferencia de los osos, los mapaches no ivernan.

Necesitan aporte calórico y devoran todo lo que encuentran.

Su nombre procede del antiguo pueblo que habitó estas tierras.

Los indios bautizaban a los animales tras observar sus costumbres.

Los llamaron aracom que significa arañar con las manos.

Sus garras delanteras les permiten tantear el fondo

y atrapar presas que no pueden ver.

Su habilidad para buscar recursos invisibles alimentó la creencia

de que siempre lavan su comida.

Su alimentación es variada.

Pero los cangrejos de río son su plato favorito.

Una tercera parte de la dieta está formada por estos crustáceos.

A veces dejan algo para el día siguiente.

a los uapitíes macho les están saliendo cuernos nuevos.

Sus muñones se convertirán en armas temibles.

Pero ahora sólo piensan en comer.

Los uapitíes eran muy abundantes en estas montañas,

hasta que la caza acabó con ellos.

Varias docenas fueron reintroducidas la pasada década.

Las etiquetas y collares permiten controlar su floración.

El clima templado proporciona alivio y alimento a muchos animales.

Pero deben soportar fenómenos repentinos e imprevisibles.

Los chaparrones transforman el bosque.

Y con las lluvias el bosque comienza a agitarse.

Enterrado junto a los arroyos

unos extraños seres comienzan a removerse.

Su momento ha llegado.

Estas criaturas viven ocultas bajo el suelo del bosque.

La respiración cutánea hace que la piel permanezca húmeda.

Pasan mucho tiempo bajo las hojas muertas.

Son salamandras.

Estos anfibios se encuentran muy bien en el sur de los Apalaches.

Allí conviven 31 especies diferentes.

Muchas exhiben colores brillantes.

Una señal que advierte de la toxicidad de su piel.

Su aparición multitudinaria

es uno de los acontecimientos más misteriosos de los Apalaches.

Bajo la lluvia las salamandras reptan hacia las charcas.

Se aparean en un ambiente convulso y agitado.

Sólo se produce una vez al año.

Cuando la lluvia cesa la fiesta toca a su fin y se dispersan.

Una masa de huevos da testimonio de su actividad.

Tres cuartas partes están cubiertas de bosques.

Un hábitat perfecto para el oso negro.

Los osos son omnívoros

y devoran cualquier cosa que caiga entre sus zarpas.

Pero como no pueden digerir las plantas leñosas,

buscan los brotes verdes.

Las hojas más frescas se encuentran en lo más alto.

Por ello trepan a los árboles.

Todos están hambrientos tras el largo ayuno invernal.

Así que cuando buscan comida, nada los detiene.

Pasarán meses hasta que los bosques se llenen de frutos secos.

Pero en algunos lugares han aparecido curiosas exquisiteces.

Unos frutos brillantes y aromáticos.

Estos guardabosques han salido a buscar osos.

Colaboran en un programa de recuento.

Algunas zonas de los Apalaches

tienen las poblaciones más densas de osos negros del este de norte América.

Un ejemplar por kilómetro cuadrado.

Su número cambia año tras año.

Pero para contarlos, primero hay que verlos.

Algo que exige la utilización de un cebo muy apetitoso:

sardinas.

El increíble olfato de los osos

les permite detectar un aroma a más de un kilómetro de distancia.

Seguro que este pescado llama su atención.

En un bosque lleno de osos hambrientos

mejor mantenerse lejos del pringoso aceite.

Cuando aspiran el olor del aceite vendrán hasta aquí.

¡Ya está!

Es mejor no atravesar su territorio oliendo a sardinas.

Es cosa de profesionales.

No lo intentéis en casa.

Colocamos cámaras de seguimiento para ver cómo llegan hasta las latas.

Y para descubrir qué hacen después con ellas.

Están a diez metros de altura.

Todo en orden. Cierro la tapa.

En poco tiempo el bosque estará lleno de cebos pringosos

y cámaras de vigilancia.

El festín podría traer a otros comensales.

Pero sólo los osos son lo bastante grandes

para trepar a los árboles

y alcanzar el premio.

La pregunta es:

¿funcionará?

Comienza un nuevo día en el corazón de los Apalaches.

Es hora de revisar las trampas.

¡Han venido!

Si, son mordiscos de oso.

Aquí está la huella de un canino, con entrada y salida.

Son inteligentes y aprenden rápido.

Estas marcas parecen de un osezno.

Son superficiales.

Más arriba las huellas son más profundas.

Aquí se escurrió, mira que zarpazo.

Y mamá osa clavó sus garras aquí.

Estas marcas son muy diferentes.

Pelo negro.

Si, pelo negro.

Es el momento de examinar las cámaras.

Aquí los tenemos.

Treparon hasta la copa y luego bajaron.

Las imágenes muestran las acrobacias ejecutadas por madre e hijo.

Un plano muy bueno.

Sus afiladas garras y fuertes mandíbulas

permiten a esta osa de 115 kg trepar

y triturar la lata.

Las grabaciones demuestran que son unos cazadores con recursos.

Tira de la rama para alcanzar el pescado.

¡Que lista!

Y luego lo saca con la lengua o las garras.

Casi estaba colgada de la rama.

Después de coger las sardinas descubrió la cámara.

¿Qué está haciendo?

La osa lame el aceite que ha caído sobre la cámara.

Pero el sabor de ésta no parece gustarle.

Mientras tanto

esta madre y sus oseznos buscan alimentos.

Sólo tienen unos pocos meses y permanecerán a su lado un año.

Después deberán independizarse.

Y disputar la comida a los grandes machos.

Sus años de adolescencia serán muy peligrosos.

Uno de cada cuatro no saldrá adelante.

En el corazón de los Apalaches

el aire arrastra una fragancia

que este buitre americano ha captado desde el aire.

A diferencia de otras rapaces

poseen un agudo olfato capaz de percibir la carne podrida.

Un buitre volando en círculos sólo significa una cosa:

un joven oso yace en el suelo.

Su cadáver no durará mucho.

Un enorme coyote como un lobo llega atraído por el aroma.

Este mamífero es uno de los depredadores más adaptables.

Y aunque hábil cazador, no hace ascos a un animal muerto.

Su presencia en estas montañas es muy reciente.

Los coyotes llegaron desde el oeste.

Cruzaron el Misisipi y llegaron a los Apalaches en los años ochenta.

Aquí encontraron una tierra propicia

con pocos depredadores que les hicieran sombra.

En el pasado, los lobos recorrían estos bosques.

Pero debido a la caza y degradación de su hábitat

hace mucho que desaparecieron de los apalaches.

Los cazadores también terminaron con los pumas.

Pero algunos cuentan que los han visto merodeando entre las sombras.

La ausencia de depredadores beneficia a animales como el mapache,

uno de los grandes oportunistas del bosque.

Vivir en grupo aporta ventajas, incluida la seguridad.

Es posible verlos al amanecer o al anochecer.

Pero es en la oscuridad donde se encuentran más cómodos.

Se mueven sigilosamente ocultándose cada pocos pasos para inspeccionar.

El peligro acecha en cada rincón.

Los mapaches no forman parte del menú habitual de los osos

pero más vale ser precavido.

El amanecer ilumina el bosque.

Este ciervo de cola blanca limpia sus nuevas cuernas

aun ocultas bajo suave terciopelo.

La primavera deja paso al verano.

Y los montes apalaches rebosan de vida.

Los bosques se llenan de insectos y hojas verdes

y todos los animales aprovechan esta explosión de riqueza.

Los días son largos y húmedos.

La temperatura llega a alcanzar los 35.

Los árboles se convierten en un ansiado refugio.

El cálido sol que baña las montañas

atrae a un forastero mucho más peligroso que cualquier depredador.

El ser humano.

Los campamentos se llenan de visitantes

deseosos de disfrutar de la naturaleza.

Pero donde hay hombres, siempre hay comida.

Y ahí empiezan los problemas.

Las posibilidades de ver un oso, son enormes.

Su gran tamaño y su color oscuro resaltan en campo abierto.

Pero a veces se acercan demasiado atraídos por el olor de la comida.

Los equipos especiales acuden al rescate.

Nos han informado de que una madre con tres oseznos

está en uno de los campamentos husmeando entre la basura,

sin duda, buscando comida.

Una osa hambrienta con cachorros a los que alimentar

no puede resistirse a la comida fácil.

Los aromáticos menús de los excursionistas

convierten este lugar en un paraíso.

Todos los años se repite la misma historia.

Muchos lo han grabado con sus propias cámaras.

los osos rebuscan en las cestas y en los contenedores de basura

y cuanta más comida consiguen, más veces regresan

y más atrevidos se vuelven.

¿Qué se puede hacer para impedir que lleguen demasiado lejos,

y se conviertan en un peligro?

Manejar a los osos es más fácil

que luchar contra la imprudencia de la gente.

El olor a comida siempre los atraerá.

Lo único que hace falta es un descuido.

Si dejas mucha comida en la basura el oso volverá una y otra vez

buscando la misma recompensa fácil.

Un error que puede convertir

a un animal pacífico en un peligroso reincidente.

Pero no siempre es así.

En algunos bosques de los Apalaches gozan de una segunda oportunidad.

El proceso de rehabilitación comienza con una apetitosa comida.

Incluye todo lo que un oso travieso pueda desear.

Ponemos sardinas, bacon, rosquillas de crema.

Ponemos un poco para asegurarnos de que siempre haya algo que le guste.

Un oso ha intentado robar comida en un aparcamiento.

Es un ladrón cauteloso y desconfiado.

La trampa es cebada con manjares irresistibles.

Ahora toca esperar y ver si muerde el anzuelo.

No muy lejos, una espera más larga toca a su fin,

culminando un proceso que terminará esta noche.

El suelo del bosque comienza a moverse,

creando una visión fantasmagórica.

Tras vivir ocultas bajo el suelo durante 17 años,

estas ninfas emergen de la tierra para completar su ciclo vital.

Lo hacen todas al mismo tiempo.

Por millones.

Son ninfas de cigarra.

Múltiples oleadas salen a la superficie buscando las alturas.

Durante 17 años han permanecido enterradas a 30 centímetros,

absorbiendo la sabia de las raíces de este árbol.

Pero ha llegado el momento de trepar por su corteza,

para llevar a cabo la última transformación.

Los espectrales adultos blancos que ocultaban quedan al descubierto.

Sus cuerpos son frágiles y vulnerables.

El manto de la noche los protege de los depredadores.

Pero en cuanto amanezca,

muchos acudirán para disfrutar de esta extraña exquisitez.

Sus cuerpos blandos casi han completado sus transformación.

Sus esqueletos se endurecen y se tornan más oscuros.

Es hora de comenzar el acto final.

Ya convertidos en adultos

trepan hasta las ramas más altas.

Y los machos comienzan a llamar a las hembras.

Sus cámaras de resonancia amplifican el sonido de sus vibrantes membranas.

Solo los machos pueden cantar.

Aún así, el concierto ejecutado resulta ensordecedor.

Reproducirse una vez cada 17 años

impide que algún depredador sincronice su ciclo vital

para especializarse en la ingestión de cigarras.

Es una estragegia ingeniosa.

Pero eso no significa que la llegada de millones de insectos

ricos en proteínas,

pase inadvertida.

El bosque está lleno de bocas hambrientas,

dispuestas a dar buena cuenta de estas apetitosas presas.

Para la fauna de los Apalaches, su llegada es un regalo del cielo,

sabroso e inesperado.

Ninguno de los comensales había nacido

cuando emergió la anterior generación.

Pero todos disfrutan de este repentino banquete.

Sin embargo, muchos adultos sobreviven.

Dentro de pocas semana depositarán sus huevos.

Y una nueva generación se ocultará bajo el suelo del bosque

esperando a que llegue el momento de emerger

dentro de otros diecisiete años.

Pocos habitantes del bosque vivirán el tiempo suficiente

para presenciar la próxima eclosión.

Pero este joven oso podría ser uno de los afortunados.

El quince por ciento de su dieta es proteína animal.

Por eso los cachorros investigan cómo saben los insectos

y dónde encontrarlos.

Deben aprender a rastrear cualquier fuente de alimento.

Pero no todas las lecciones son provechosas.

No muy lejos

un adulto que robaba comida en un aparcamiento

ha caído en la trampa.

El apetitoso cebo de sardinas y bacon ha funcionado.

Aunque aun no lo sabe,

este oso descarriado ha tenido suerte.

Va a disfrutar de una segunda oportunidad.

Queremos que se tranquilice para poder examinarlo.

Después le pondremos una etiqueta numerada en la oreja.

Le tatuaremos el mismo número y le soltaremos.

Pero antes deben anestesiarlo.

¿Qué hora es?

las siete cincuenta y dos.

Los efectos del sedante duran unos treinta minutos.

No hay tiempo que perder.

Es una hembra de unos seis años.

Mientras esté anestesiada no podrá parpadear.

Deben proteger sus ojos para impedir que se sequen.

La capucha evitará que la suciedad dañen la vista.

Algunos ejemplares tienen problemas de salud o enfermedades dentales

que podrían poner su vida en peligro.

Efectúan una revisión rápida.

¿Hora? ocho y trece.

El etiquetado de la oreja y el tatuaje bucal

permitirán una rápida identificación.

Esto es lo más complicado.

Los osos que pierden el miedo a los humanos y se alimentan de basura

viven menos años que sus congéneres salvajes.

ya eres la número 557.

Esperan que a partir de ahora esta pequeña ladrona se reforme.

Deben terminar cuanto antes.

Su paciente se está despertando.

Y lo último que desean es quedarse encerrados con una osa furiosa.

Hora de buscarle un destino lejos de visitantes y excursionistas.

Cuando se despierte le dolerá la cabeza y estará de mal humor.

Los efectos del sedante casi han desaparecido.

Pero una inyección rápida estimulará su recuperación.

El procedimiento puede parecer duro pero esa es la idea.

Esta desagradable experiencia le enseñará

que aunque la comida pueda parecer irresistible es más seguro

no acercarse a los humanos.

La hembra será liberada a ochenta kilómetros de casa,

y de las tentaciones que motivaron su captura.

Encontraremos un lugar bonito, con muchas vallas.

Las moras están empezando a florecer.

Así cuando la soltemos

tendrá un territorio con comida abundante.

Este sitio tiene buena pinta.

La osa está a punto de ser liberada en una zona desconocida.

¿Aceptará su castigo y desaparecerá tranquilamente?

¿O intentará vengarse de sus captores?

Ha llegado el momento de averiguarlo.

Tras asegurarse de que todo está en orden

el guardabosques vuelve para abrir el candado.

Está a punto de ser puesta en libertad.

¿Pero se irá pacíficamente?

Ha escogido la mejor dirección.

La vida le ha dado una segunda oportunidad.

Es hora de reformar al siguiente candidato.

Esta familia se ha mantenido lejos de los humanos,

al menos hasta ahora.

La hembra explora el terreno junto a sus crías.

Contra todo pronóstico los tres oseznos han salido adelante.

Y cada día aprenden nuevas habilidades.

Su madre los ha traído hasta unas zarzas

donde maduran los frutos más jugosos.

Un manjar más sabroso que los brotes de principios de año.

Pero la luz del sol que ayuda a madurar los frutos,

también provoca cambios en el tiempo.

Las tormetas de verano son frecuentes en los Apalaches.

Gracias a sus aguzados sentidos

la hembra olfatea la inminente lluvia

y se prepara para lo que va a pasar.

Para los oseznos los truenos son algo nuevo.

Se mantienen cerca de mamá.

El verano es la estación más húmeda en el sur de los Apalaches.

Descarga casi 500 l/m2 entre julio y agosto.

Las crecidas traen nueva vida a los ríos

y la frondosa vegetación lo cubre todo.

Pero el otoño se aproxima

y los colores del bosque volverán a cambiar.

Es el primer verano de los oseznos.

Su instinto les empuja a buscar refugio en las alturas

poniendo a prueba sus cualidades trepadoras.

Pero con tantos rayos cayendo

encaramarse a un árbol no es buena idea.

Su madre los llama para que bajen.

Tras la lluvia

el frío viento crea una densa niebla.

Para las manadas de uapitíes es una bendición.

Las hembras dan a luz durante el verano.

Necesitan ayuda para ocultar a los cervatillos recién nacidos.

Cuando esta manada fue reintroducida aquí, hace más de una década,

una de cada dos crías era capturada por un oso o un coyote.

A pesar de todo

la población de uapitíes ha seguido creciendo.

Estos enormes cérvidos están repoblando zonas

que no habían pisado desde hace más de siglo y medio.

Los guarda bosques colocan radiocollares a los cervatillos.

Pero primero hay que localizarlos.

Los adultos también llevan collar.

Si encuentras la la madre, encuentras a la cría.

Pero ambas son inseparables.

Y eso dificulta mucho la aproximación.

Está ahí delante.

Una hembra puede pesar 200 kg.

y pondrá todo su empeño en defender a su cría.

No va a ser fácil.

El cervatillo está acostado entre esos árboles

no lo ves hasta que estás casi encima.

El radiocollar de la madre nos indica que está muy cerca.

Si nos ataca, tendremos que dar la vuelta y echar a correr.

Pero en un bosque tan espeso correr no es una alternativa.

Si quieren salir ilesos tendrán que moverse con precisión.

Sólo dispondrán de una oportunidad.

Si fallan, el cervatillo desaparecerá entre los árboles.

Es ahora o nunca.

Para no revelar la localización de su cría

la madre se mantiene a una distancia prudencial.

Pero no deja de vigilar a los recién llegados.

Colocar el collar es cuestión de segundos.

Vamos, ve con tu madre.

Los quejidos del cervatillo alertan a la hembra,

que acude a su lado dispuesta a atacar.

Los guardabosques intentan tranquilizarla.

Cuando una hembra embiste, debes tomártelo muy en serio.

Muchas veces los osos simulan un ataque.

Pero cuando una cierva carga contra tí

sabes que está dispuesta a todo, para proteger a su cría.

Cuando el cervatillo se reúne con ella

la tensión desaparece.

El sur de los Apalaches es el hogar de 140 uapitíes.

Y su número continúa creciendo.

Las temperaturas han comenzado a descender.

El verano deja paso al otoño.

Y los montes experimentan una transformación mágica.

Una explosión de colores tiñe el paisaje.

Los días se acortan, el aire se enfría

y los árboles se preparan para el invierno.

Los pigmentos verdes comienzan a desvanecerse.

Y las hojas se visten de amarillos, naranjas

y de espléndidos rojos, que las protegen de insectos.

Los animales se preparan para el invierno.

Los osos sólo piensan en una cosa

comer para ganar peso.

Última oportunidad para darse un festín antes de hibernar.

Las bellotas son su manjar favorito.

Por eso los robles son tan importantes en esta época del año.

Si la cosecha ha sido buena,

podrán afrontar los fríos meses que se avecinan.

Muchos habitantes de los Apalaches han dejado atrás la época de celo.

Pero no todos.

La del uapití coincide con la llegada del invierno.

Los machos llevan todo el año preparándose.

las hembras estarán receptivas poco tiempo.

Sólo los más fuertes podrán aparearse.

Sus bramidos advierten de que si no se alejan

deberán enfrentarse a ellos.

Los combates comienzan con una fase de tanteo.

Pero pueden llegar a ser muy encarnizados.

Los machos más fuertes tienen una edad media de siete años.

Lucen unas cuernas enormes.

Sólo los vencedores pasarán sus genes a la siguiente generación.

Para los osos es época de ocio y tranquilidad.

Este jóven macho come durante veinte horas al día

triplicando las calorías que ingería en primavera.

Su peso ha aumentado un treinta por ciento.

Sus reservas de grasa y la drástica reducción de su metabolísmo

le permitirán superar el invierno.

El oso no es el único comensal de esta zona.

Y las bellotas no se pueden desperdiciar.

Los mapaches aprovechan cualquier ocasión.

Los osos les proporcionan una comida fácil.

Estas crías aún no han cumplido un año.

Y éste es su primer festín otoñal.

Consiguen superar el periodo invernal sin recurrir a la hibernación.

Cuando llegue la primavera

los más jóvenes tendrán que emprender su propio camino.

Pero hasta entonces, mamá se asegurará de que estén seguros.

El invierno se acerca.

Y la comida comienza a agotarse en los Apalaches.

Sus habitantes recorren bosques y laderas.

Encontrar alimento es su única preocupación.

El primer año de vida de estos oseznos ha sido un éxito.

La hembra ha evitado encuentros peligrosos

y sus pequeños continúan con vida.

Les ha enseñado qué pueden comer

y cómo encontrarlo.

Aún deben aprender cómo alejarse de los problemas

y cómo evitar las tentaciones,

para mantenerse en el lado correcto de la ley.

pero ya habrá tiempo para eso.

Lo importante ahora es encontrar un refugio para pasar el invierno.

Muy pronto sus corazones latirán tan sólo 10 veces cada minuto.

Es hora de dormir sin preocupaciones,

hasta que la primavera inunde de vida los salvajes Apalaches.

Grandes documentales - Los Apalaches salvajes

42:13 16 feb 2017

Los bosques vírgenes de los Apalaches son un santuario para la fauna salvaje, un refugio en el que los veteranos y los recién llegados deben disputarse los recursos para intentar sobrevivir. Es un bosque virgen en el corazón de Norteamérica.

Contenido disponible hasta el 23 de febrero de 2017.

Los bosques vírgenes de los Apalaches son un santuario para la fauna salvaje, un refugio en el que los veteranos y los recién llegados deben disputarse los recursos para intentar sobrevivir. Es un bosque virgen en el corazón de Norteamérica.

Contenido disponible hasta el 23 de febrero de 2017.

ver más sobre "Grandes documentales - Los Apalaches salvajes" ver menos sobre "Grandes documentales - Los Apalaches salvajes"

Los últimos 22 documentales de Grandes documentales

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 49:38 hoy Ellos tienen la gracia y el poder, son súper depredadores. Desde los gatos a los tigres siberianos, este especial reúne imágenes de depredación dramáticas. Desde un sprint de guepardos, hasta las luchas a muerte entre un jaguar y caimanes. Contenido disponible hasta el 27 de febrero de 2017. Histórico de emisiones: 27/10/2016

  • Hawai salvaje

    Hawai salvaje

    42:13 hoy

    42:13 hoy Esto es el Hawai salvaje, un paisaje indómito creado por el fuego en el que las especies han evolucionado a sus anchas, inventando ingeniosas formas para adaptarse. Este es el único hogar de la Foca Monje, un animal extraordinario en peligro de extinción. Contenido disponible hasta el 27 de febrero de 2017.

  • 51:13 pasado viernes Por los Montes Tauro, desde Isparta a Antioquía, en Anatolia Suroriental, un viaje por la espiritualidad de los derviches y la fantasía de Capadocia. Diversidad cultural y actividades económicas y tradiciones milenarias revividas, respetando de forma natural y sostenible la herencia recibida. Contenido disponible hasta el 24 de febrero de 2017.

  • 52:22 pasado viernes Corea del Sur, uno de los países más pobres del mundo al final de la trágica guerra de 1953, se ha con-vertido en la duodécima potencia económica mundial. Apodada "El país de la calma matinal", tiene en su arquitectura y diseño dos ejemplos de su dinamismo. Contenido disponible hasta el 24 de febrero de 2017. Histórico de emisiones: 24/06/2016

  • 49:39 pasado jueves Los animales tienen muchas razones para combatir y cada uno cuenta con sus propias armas y reglas de combate. Ellos rara vez luchan sin una buena razón: por lo general para defender su territorio, asegurar una comida o para atraer a una compañera. Contenido disponible hasta el 23 de febrero de 2017. Histórico de emisiones: 21/07/2016

  • Los Apalaches salvajes

    Los Apalaches salvajes

    42:13 pasado jueves

    42:13 pasado jueves Los bosques vírgenes de los Apalaches son un santuario para la fauna salvaje, un refugio en el que los veteranos y los recién llegados deben disputarse los recursos para intentar sobrevivir. Es un bosque virgen en el corazón de Norteamérica. Contenido disponible hasta el 23 de febrero de 2017.

  • 50:09 pasado miércoles Tras 200 días de gestación nace un pequeño impala macho de unos 5 kgs., Swala Pala. Veremos cómo transcurre su infancia y su adolescencia, las lecciones que tendrá que ir aprendiendo en su día a día. Contenido disponible hasta el 22 de febrero de 2017. Histórico de emisiones: 15/09/2016

  • Amazonia desconocida

    Amazonia desconocida

    56:09 pasado miércoles

    56:09 pasado miércoles El río las Piedras, Perú, forma parte del afluente más largo del Amazonas. En la jungla que flanquea la cabecera del río se encuentra la mayor diversidad de vida de toda la selva tropical. Los animales que habitan estas selvas llevan miles de años buscando la forma de sobrevivir. Contenido disponible hasta el 22 de febrero de 2017.

  • Las estaciones salvajes (2)

    Las estaciones salvajes (2)

    43:31 pasado martes

    43:31 pasado martes El mayor ecosistema subtropical de Estados Unidos se encuentra en el sur de Florida, un paisaje de pantanos, cenagales, praderas y bosques inundados, donde cientos de especies animales y vegetales se han adaptado a dos estaciones extremas: veranos húmedos e inviernos secos. Son los Everglades. Contenido disponible hasta el 21 de febrero de 2017. Histórico de emisiones: 16/06/2016

  • 51:33 pasado martes Los Dolomitas se extienden a lo largo de 16.000 Km cuadrados que abarcan desde inhóspitos desiertos rocosos hasta densos bosques alpinos. Es un lugar de mitos y cuentos de hadas y entre los riscos y escondida en las calas de sombra, la vida silvestre crea nuevas historias y fábulas día a día. Contenido disponible hasta el 21 de febrero de 2017.

  • 2:43 16 sep 2016 La 2 de TVE estrena la prestigiosa serie producida por la BBC Earth, 'Shark',  que desvela los secretos de unas criaturas misteriosas, los tiburones. Con más de treinta especies filmadas, nos muestran en impactantes imágenes cómo cazan, cómo es su compleja vida social, el cortejo, el desarrollo, las amenazas y desafíos que afrontan los mayores depredadores de los mares. En el episodio 1, el documental nos muestra a la enorme familia de los tiburones y sus diferentes técnicas de cazar. Algunos en grupos, otros utilizan la emboscada o la velocidad para conseguir su presa. En este capítulo acompañamos a los tiburones debajo del hielo ártico a los arrecifes tropicales, mostrando sus increíbles técnicas de caza de uno de los grandes depredadores del océano. El primer capítulo se estrena el lunes 19 de septiembre en La 2 a las 16:30 h.

  • 1:57 14 sep 2015 La 2 celebra 20 años de Grandes Documentales. Para celebrar este aniversario La 2 de TVE emite la serie de la BBC 'Reinos ocultos', una producción en tres capítulos que aborda la naturaleza desde la perspectiva de las criaturas más pequeñas del mundo animal.'Grandes documentales' es uno de los espacios más emblemáticos y veteranos de La 2. Empezó a emitirse en 1995, como programa divulgativo de sobremesa que viaja cada tarde a los confines del mundo para observar con detenimiento la diversidad de la vida natural en nuestro planeta, a través de documentales de televisiones y productoras de todo el mundo.

  •  Superpez (comienzo)

    Superpez (comienzo)

    3:15 15 mar 2012

    3:15 15 mar 2012 En su viaje por tres océanos y durante más de dos años, Rick Rosenthal buscará encontrarse cara a cara con el pez más grande, más rápido y más peligroso en su habitat.

  • 2:37 14 mar 2012 El Pacífico, la mayor superficie oceánica del planeta, es el escenario de la desigual batalla entre los depredadores y sus presas. En este espacio los tiburones ponen en juego toda su rapidez, eficacia y precisión en una cadena en la que su turno siempre es el primero.

  • 3:04 03 oct 2016 Descubre el mundo oculto y desconocido de la selva. Un mundo rara vez visitado por el hombre, un submundo de amenazas ocultas llenas de criaturas que se mueven por el suelo selvático, por las ramas de los árboles, que vuelan por el cielo... ¿Qué pasa cuando la cobra blanqui-negra tiene hambre?  descúbrelo en "Velocidad mortal, un submundo oculto"

Mostrando 1 de 2 Ver más