Programa divulgativo que aprovecha la hora de la sobremesa para viajar a los confines del mundo y observar con detenimiento la diversa vida natural que nos brinda nuestro planeta. Para ello, se emiten series documentales de televisiones y productoras de todo el mundo.

Este  contenido solo   está disponible para España y durante 7 días  desde su emisión   en TVE por restricciones de derechos. 

4062006 www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
Para todos los públicos Grandes documentales - Amazonia eléctrica - ver ahora
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad TVE.

La electricidad.

Nosotros la usamos desde hace un siglo,

pero estas criaturas la llevan utilizando

desde hace 200 millones de años.

Esta es la última frontera de la Amazonia.

Un mundo perdido, en el que algunos animales

han desarrollado un sexto sentido eléctrico.

Ahora, un intrépido científico

se aventura en el mundo desconocido de los peces eléctricos.

Amazonia eléctrica.

El Amazonas, uno de los lugares menos explorados del planeta.

Es más grande de lo que podemos comprender.

Y lo que vemos solo es una pequeña parte de la historia.

La verdadera acción transcurre bajo la superficie.

Es un mundo que muy pocos han logrado ver

y en el que algunos animales poseen un misterioso sexto sentido.

Son peces con poderes tecnológicos

capaces de moverse en un campo de batalla

más complicado de lo que podemos imaginar.

Durante siglos,

el río Amazonas ha atraído a exploradores de todo el mundo

para intentar descifrar los secretos de sus profundidades.

Para el ictiólogo Will Crampton es un tesoro oculto,

repleto de misterios que esperan ser descubiertos.

Lleva más de veinte años estudiando los peces eléctricos

y ha encontrado aquí más de cincuenta nuevas especies.

La cuenca del Amazonas es el hogar de más de 5000 especies de peces.

Pero son los peces eléctricos los que dominan.

Todo el río late con su energía.

Es el lugar perfecto para un investigador dedicado a los peces.

Cada vez que echo mi red al agua,

cruzo los dedos para que salga algo nuevo.

Y eso es realmente lo que me impulsa a seguir trabajando.

A pesar del número de especies que ha descubierto,

Will quiere profundizar

en la estrategia oculta tras esa guerra eléctrica.

Ahora dispone de tres semanas

para encontrar tantos peces eléctricos como pueda,

incluido el más grande de todos, la anguila eléctrica.

Pero no será una tarea fácil.

En algunos tramos, el río Amazonas tiene diez kilómetros de ancho

y cien metros de profundidad máxima.

El fango oscurece el agua,

impidiendo que la luz del sol ilumine su fondo.

Debido a esas condiciones extremas,

los peces desarrollaron formas de adaptación especiales

para vivir en la oscuridad.

Durante el día, el mundo del Amazonas es un mundo lleno de luz y de color.

Pero cuando el sol se pone y oscurece, otro mundo despierta:

el mundo eléctrico.

Emergen criaturas de aspecto extraterrestre,

cada una de ellas con su propia señal eléctrica.

Los peces "cuchillo de cristal" surgen de las profundidades.

El pez "fantasma blanco", también conocido como tamanduá,

es un pez que ve a través de la piel.

Sus diminutos ojos son prácticamente ciegos.

El pez macana o pez "cuchillo elefante"

tiene una probóscide especializada.

Incluso existen peces que se han especializado

para alimentarse de las colas de otros peces eléctricos.

Por muy extrañas que puedan resultar estas criaturas a nuestros ojos,

su mundo es aún mucho más extraño:

es una vida eléctrica.

Creando campos eléctricos a su alrededor,

estos peces se comunican y orientan en la más completa oscuridad.

Estas señales son grabaciones de esos peces

convertidas en sonido para que podamos oírlas.

Es este mundo extraño el que fascina a Will.

El núcleo de mi investigación es saber cuántas especies existen

para comprender de dónde proceden y cómo usan ese increíble sentido

para orientarse en su mundo y detectar objetos

y para comunicarse

y hacer esas cosas extraordinarias que otros peces no pueden hacer.

La electricidad está por todas partes.

Es la fuerza invisible que mueve nuestro mundo.

Todo lo que hacemos está controlado

por las señales eléctricas que recorren nuestro cuerpo.

Controlamos nuestras pantallas táctiles

alterando su campo eléctrico con las yemas de los dedos.

Todos los seres vivos tienen una carga eléctrica.

Pero los peces eléctricos llevan esa capacidad a otro nivel.

El más poderoso de todos es la anguila eléctrica.

En realidad no es una anguila, sino un pez cuchillo.

Es el único pez del Amazonas

capaz de cazar y matar a su presa con electricidad.

Todo su cuerpo está diseñado expresamente para ser eléctrico.

Tiene todos sus órganos vitales junto a la cabeza.

El resto de su cuerpo es una batería gigante.

El secreto de la gran potencia eléctrica de la anguila

son dos de sus órganos:

el órgano de Sachs, que detecta a sus presas,

y el órgano de Hut, que las aturde.

Son los responsables de producir

las descargas de alto voltaje necesarias para atacar y defenderse

y están dotadas de unas células eléctricas llamadas electrocitos

dispuestas como las pilas de una linterna.

Cuando la pila gigante, de casi medio millón de electrocitos,

se activa,

el agua circundante se electrifica,

aturdiendo a cualquier animal que esté cerca.

En menos de un segundo, este sigiloso cazador

puede convertirse en una potente pistola eléctrica,

con descargas que pueden alcanzar los mil voltios,

ochenta veces el voltaje de una batería de coche.

Es suficiente para enfrentarse al predador más grande del Amazonas.

Este caimán cree que le espera un festín.

Pero es más de lo que puede morder.

Las descargas eléctricas de alto voltaje

hacen que los músculos del caimán se contraigan de forma incontrolable.

Paralizado, el caimán no puede luchar.

Al final, la descarga de la anguila se interrumpe durante un segundo

y el caimán aprovecha para huir.

Nunca dejará de asombrarme

que un simple pez pueda generar un voltaje tan alto.

Es una descarga eléctrica tan potente que puede noquearte.

Es un pez que vive en un oscuro mundo eléctrico,

usando solo su sentido eléctrico junto con el resto de sus sentidos

para crear un mundo tridimensional.

El ingenioso diseño de la anguila eléctrica

podría haber ayudado a los ingenieros

a desarrollar la primera batería.

Los científicos aún siguen teniendo mucho que aprender

de los peces eléctricos,

y Will se encuentra en la primera línea de esa investigación.

Los peces me interesan desde que era un niño.

Recuerdo que mi madre me decía que cuando yo tenía solo cuatro años

le pedía que me llevara a la tienda de animales para ver los peces,

en vez de pedirle que me llevara a una juguetería.

Al parecer, yo preguntaba qué especies de peces diferentes vendían

y el vendedor bromeaba conmigo diciéndome nombres falsos,

como un chiste,

y yo le corregía y le decía:

"No es así, se llama así..."

La búsqueda de peces eléctricos

llevó a Will hasta el corazón del Amazonas.

Pocas personas soportarían la dura realidad

de la vida diaria en la selva.

Pero este es el laboratorio de Will.

Para el hombre moderno esto no es un paraíso tropical.

Es muy duro trabajar en el Amazonas;

a veces, es un reto lleno de incomodidades:

el sol, las lluvias torrenciales...

En ocasiones, resulta deprimente.

La cuenca del Amazonas es inmensa.

Su extensión es equivalente a dos tercios del tamaño de todo EE.UU.

y perderse es un peligro muy real.

Debido a esas condiciones extremas,

el Amazonas no nos ha revelado aún todos sus secretos.

Will ha elegido este lugar por una simple razón:

los arroyos de la jungla, afluentes del Amazonas,

son el hábitat preferido de la anguila eléctrica.

Will levanta un laboratorio en la jungla

para investigar los peces eléctricos que encuentre

y crear un entorno en el que pueda estudiar su conducta.

Lo más importante que hay que tener en el Amazonas,

además de una buena cafetera italiana,

es, con mucha diferencia, un buen repelente para los mosquitos.

Pero no todos los bosques tropicales tienen tantos.

En algunos lugares del Amazonas apenas hay mosquitos,

pero yo tengo que ir donde están los peces.

Pero Will tiene un arma secreta aún más importante.

Un artefacto sencillo pero esencial,

que le permite acceder a ese mundo eléctrico.

Un amplificador y un altavoz conectados a dos electrodos

convertirán las señales eléctricas de los peces en sonido.

Puedo encontrar los peces, saber su posición exacta

y atraparlos sin necesidad de verlos.

Puedo escucharlos en su mundo utilizando mi detector eléctrico.

Suena bien.

Existen más de 200 especies conocidas de peces eléctricos,

incluida la anguila eléctrica;

y todos ellos tienen una firma eléctrica única.

La señal del pez cuchillo más pequeño

es muy parecida a la de la anguila, pero mucho menos potente.

No utiliza la electricidad para aturdir a su presa,

sino para navegar y comunicarse.

Como la anguila,

el pez cuchillo genera electricidad mediante su órgano eléctrico.

Una señal del cerebro abre unos canales microscópicos

que le permiten lanzar átomos y moléculas.

Cada electrocito tiene una carga similar a la de una pequeña pila.

Su energía combinada crea un campo eléctrico alrededor del pez.

Los electrorreceptores integrados en su piel

detectan cualquier cosa que atraviese ese campo.

Es como sentir el espacio que te rodea con mil dedos, simultáneamente

Su característica forma de cuchillo

incrementa el área de la superficie de sus electrorreceptores.

Una ondulante aleta

permite al pez cuchillo nadar hacia atrás o verticalmente,

mientras explora el entorno en busca de una presa o de depredadores.

Igual que un escáner de aeropuerto,

puede ver lo que hay en tus bolsillos y si es peligroso.

Lo que Will busca ahora son esos campos eléctricos.

Estoy preparando mi detector eléctrico de peces y una red

para buscar peces eléctricos en los riachuelos de la jungla.

Espero encontrar peces eléctricos pequeños,

y tal vez encuentre una anguila eléctrica, algo muy raro.

El gran premio sería encontrar una nueva especie.

Nunca he trabajado aquí, así que hay muchas posibilidades

de que descubra algo nuevo para la ciencia.

Ese impulso rítmico es la señal de un pez cuchillo pequeño.

A veces se necesitan varios intentos para pescarlos;

son expertos en esconderse.

No ha habido suerte; me parece que se ha escapado.

Pez eléctrico, uno; yo, cero.

Es un trabajo...

Es muy sucio y, a veces, muy frustrante.

Sí...

Me está haciendo sudar.

Este es muy habilidoso.

Desapareció.

Fallé...

Estaba en la superficie.

¡Maldición!

Bueno, no lo he atrapado.

Pero aquí hay algo más...

¡Fantástico, es un pez hoja!

Oculto entre las hojas, en el lecho del arroyo,

había un pez hoja.

Son unos peces asombrosos.

¿Dónde se ha metido ahora?

Lo acabo de ver.

Ahí está, míralo.

Vibra como un teléfono móvil.

No es un pez eléctrico; en realidad, está emparentado con la perca.

Vibra en mi mano como un teléfono móvil.

Lo que hacen es comunicarse mediante sonidos, sonidos acuáticos,

y la vibración es el generador de sonidos.

Son extraordinarios.

No solo se parece a una hoja, incluso se comporta como una hoja.

Nada como si la corriente le arrastrara lentamente.

Detrás de este recatado disfraz

se oculta un increíble cazador emboscado.

Se desplaza de lado para acercarse sigilosamente a su presa.

Este tetra neón ignora lo cerca que está.

Lo que para él es una hoja,

en realidad, es un cazador hábilmente camuflado.

Will sigue buscando señales de peces eléctricos.

El detector de peces ha localizado un patrón familiar.

Esos chasquidos son las descargas eléctricas de una anguila eléctrica.

Vaya, está muy cerca, debemos tener cuidado.

Quizá podamos atraparla aquí.

Escucha ese ruido de chasquido, ha sido una descarga muy fuerte.

Vaya...

Will debe tener mucho cuidado.

La descarga de la anguila es lo bastante fuerte

como para detener su corazón.

Las botas de goma mojadas no ofrecen ninguna protección

ante esa pistola eléctrica viviente.

Las descargas son muy violentas y hay que evitarlas.

Una vez recibí una descarga mientras vadeaba un riachuelo y fue horrible.

La anguila se ha escondido bajo la arena.

Se ha metido en un agujero; es imposible sacarla de ahí.

Lo único que puedo hacer es volver esta noche.

Seguro que sale de noche a alimentarse en el río,

incluso puede que en uno de estos arroyos.

Intentaré atraparla esta noche; pero ahora, imposible.

La anguila eléctrica prefiere los riachuelos de aguas mansas

a las aguas abiertas del inmenso río.

El ritmo lento de sus impulsos eléctricos no puede detectar

a las presas más veloces en movimiento.

Cuando cae la noche,

estas aguas tranquilas se convierten en su territorio de caza.

La estación de las lluvias llega al Amazonas.

El diluvio inunda la selva,

que convierte su frondoso suelo en una gigantesca ciénaga.

Me estoy tomando un café instantáneo repugnante hecho con agua fría.

Esto es triste, húmedo...

Herzog tenía razón: es deprimente.

Incluso en los días cálidos, cuando me muero de calor

y los mosquitos me devoran y estoy empapado,

yo sigo trabajando, porque es un reto no saber qué puedes atrapar.

Las lluvias constantes dificultan aún más el trabajo de campo

y las crecidas de los ríos complican la búsqueda de la anguila eléctrica.

Finalmente, la tormenta pasa.

De noche, las anguilas salen para cazar en los riachuelos.

El detector de peces,

lámpara de cabeza,

la red...

Listo.

Will quiere encontrar un ejemplar de un tamaño decente

para probar sus teorías.

La humedad, del 90 por ciento, hace aún más peligrosa la pesca.

El sudor es un buen conductor de la electricidad

y cualquier descarga es mucho más potente cuando estás mojado.

Will regresa al escondrijo de la anguila.

A pesar de su sigilo,

no puede escapar de los modernos artilugios de Will.

Lo único que tiene que hacer ahora es atraparla...

sin electrocutarse.

¿Qué es eso?

Sí, aquí está, bien.

Sus guantes de goma aislantes deberían ser suficiente

para que la descarga no llegue a su corazón.

¡Me ha tocado!

La descarga toca la red de metal y llega a la ropa mojada,

pero esta vez Will escapa con una ligera descarga.

Apaga eso, sí.

¡Vaya, mírala!

Con la anguila a buen recaudo, fuera del agua,

Will tiene la oportunidad

de estudiar con detalle esta misteriosa criatura.

¡Es increíble!

¡Una anguila de un metro y veinte centímetros en una charca!

Mira el tamaño de este arroyo:

mide la mitad que ella de ancho.

Creo que de noche las anguilas vienen de los ríos más grandes

para cazar peces pequeños.

Es simplemente increíble encontrar algo así en este arroyo.

La mayoría de los peces no puede sobrevivir fuera del agua.

Pero la anguila tiene otro poder oculto: puede respirar aire.

Eso significa que Will podrá estudiarla fuera del agua

sin causarle ningún daño.

Pero, de momento, se encuentra como en casa en esta piscina hinchable.

Un buen par de guantes de goma son realmente una parte esencial

del equipo para trabajar con anguilas eléctricas.

Estas anguilas pueden descargar hasta 10.000 voltios

y eso es más que suficiente.

Pesa mucho.

Vamos a dejarla aquí.

Aquí tiene los intestinos.

No le gusta que la toquen, obviamente.

La cavidad de las vísceras está restringida a esta zona.

El estómago, el hígado,

todas las vísceras están localizadas en esta zona.

El ano de la anguila eléctrica está localizado aquí,

debajo de la mandíbula.

Necesita dedicar la mayor parte posible de su cuerpo

para los órganos eléctricos,

para generar esa cantidad increíble de energía.

Quizás el rasgo más sorprendente del cuerpo de la anguila

se oculte en su boca.

Si logra abrirla, veremos sus pulmones.

Vamos a intentar abrirle la boca; si se deja, claro.

El interior de la boca está adaptado para obtener oxígeno del aire.

Es, básicamente, un pulmón.

De hecho, como respira aire,

podemos mantenerla fuera del agua durante un largo período de tiempo,

y no parece importarle.

Aquí está.

¿Veis esos pliegues rosas que recubren el interior de la boca?

Me ha mordido y me ha dado una descarga, creo.

No he sentido la descarga, pero he sentido el mordisco.

La anguila obtiene el 80 por ciento del oxígeno que necesita

respirando aire.

Cada diez minutos, sube a la superficie a respirar.

Por muy extraordinario que sea su pulmón en su boca,

se trata de una estructura muy delicada que podría resultar dañada

por las espinas de sus presas.

Por eso,

la anguila tiene una estrategia de caza para protegerse de las heridas

basada en el sigilo, no en la velocidad.

Los sensores que tiene en su piel

detectan el más mínimo movimiento de su presa.

Mediante impulsos eléctricos de bajo voltaje,

puede sentir la proximidad del pez.

Gracias a su electrovisión, no se le escapará.

Ahora ya está a tiro.

Y se prepara para lanzar una descarga eléctrica letal.

La anguila lanza una descarga de alto voltaje que aturde al pez.

Entonces, engulle de una sola vez al pez paralizado

sin dañar el interior de su boca.

Si observamos con atención, veremos el momento crucial

en el que la anguila inhibe la respuesta de huida del pez,

impidiéndole escapar.

La anguila podría ser el único pez del Amazonas

que caza con electricidad.

Pero no es el más extraño.

Las aguas profundas del Amazonas

son el hogar de peces eléctricos aún más insólitos.

Pocas criaturas pueden sobrevivir en sus oscuras profundidades,

pero los peces eléctricos proliferan en ellas.

Su habilidad para maniobrar en la oscuridad

les ha permitido dominarlas en número y diversidad.

El Amazonas abisal es un mundo que nadie ha visitado jamás.

La escasa visibilidad y las fuertes corrientes

hacen que bucear aquí resulte imposible.

Para Will la única forma de saber qué se esconde en el fondo del río

es la pesca al arrastre.

Y lo que encuentra es un auténtico monstruo de las profundidades.

Este es un pez eléctrico muy raro e interesante.

Es un magastana disraptor,

así llamado por el filoso ráptor de "Parque Jurásico".

Y es un depredador feroz.

Este pez cuchillo tiene un particular hábito alimenticio.

Se alimenta de las colas de otros peces eléctricos.

Con sus potentes mandíbulas y afilados dientes

cercena limpiamente las colas de sus presas.

Los científicos ya sospecharon esta extraña conducta

tras analizar el contenido de sus estómagos.

Pero esta es la primera vez que se filma.

Y eso no es lo más sorprendente.

Las colas amputadas de sus presas vuelven a crecer.

Los peces eléctricos se cuentan entre los pocos vertebrados

capaces de regenerar su médula espinal, los huesos y los músculos.

La expedición de Will coincide con el período de apareamiento.

El fondo del Amazonas bulle con peces eléctricos

ansiosos por encontrar pareja y alejar a los rivales.

Will utiliza el detector de peces para espiar ese mundo secreto.

Cuando se sumerge,

escucho repentinamente una actividad eléctrica frenética.

Oigo a dos o tres especies al mismo tiempo.

A treinta metros de profundidad, los peces cuchillo macho

se emplean a fondo para defender su territorio.

El río zumba de actividad.

Sí, es algo fascinante poder escucharlo.

Es casi tan extraño como los sonidos de las ballenas en el océano.

Un sonido que no podrías escuchar en ningún otro lugar.

Bajo la superficie los pretendientes buscan posibles parejas

con sus canciones eléctricas.

Las hembras las reciben a través de los electrorreceptores de su piel.

Este macho de fuertes mandíbulas busca una hembra.

Durante el período de apareamiento,

las mandíbulas de los machos crecen.

Cuanta más testosterona, más grande será su mandíbula.

Su llamada ha atraído a otro macho con las mismas intenciones.

Y ahora tiene que defender su derecho a aparearse.

Su rival tiene una mandíbula más fina, pero una fuerza similar.

El impostor consigue reducirlo.

Ha perdido el duelo.

Su castigo será cambiar su frecuencia eléctrica,

cediéndole al vencedor campo libre sobre el canal eléctrico.

El aumento de la actividad bajo el agua no pasa desapercibido.

Los peces eléctricos no son los únicos que proliferan

en las aguas turbias del Amazonas.

Los siluros y las rayas

también acechan en estas sombrías profundidades.

El cuerpo del siluro

está completamente cubierto de papilas gustativas.

Y sus barbas le permiten detectar las más pequeñas vibraciones,

incluso en la oscuridad.

Y también pueden detectar las señales eléctricas

gracias a los microrreceptores que tiene en su piel.

El pez eléctrico está tan concentrado en encontrar pareja

que se convierte en una presa fácil para los depredadores.

El cortejo no sale gratis.

Esta vez el pez eléctrico logra escapar.

Afortunadamente para él, el siluro no necesita comer todos los días.

Will ha explorado

los riachuelos de la jungla y las profundidades del río,

pero aún le queda un ecosistema por explorar.

La inmensa llanura aluvial del Amazonas

es el paraíso de los peces eléctricos.

En esta época del año, en la llanura aluvial amazónica,

los prados flotantes alcanzan su máxima extensión

y los peces eléctricos su mayor densidad.

Las especies de plantas flotantes

viven en las orillas del canal principal

y proporcionan refugio a los peces pequeños.

La llanura es el territorio

de algunos de los depredadores más feroces del Amazonas.

Las nutrias gigantes cazan en manadas.

Son los lobos del río.

Cuando salen de caza, nada está a salvo;

ni siquiera el más famoso súperdepredador del Amazonas.

Las pirañas pueden hacer pedazos a su presa en pocos segundos,

pero no son rivales para las nutrias gigantes.

Entre la vegetación flotante, lejos de los depredadores,

hay un santuario de peces eléctricos.

Con tantos peces en un solo lugar,

la posibilidad de encontrar una nueva especie es muy real.

No existe un hábitat como este en ningún otro lugar del mundo.

Toda la vegetación sube y baja con las aguas de las crecidas.

Las raíces de estas plantas solo cuelgan en el agua

y extraen los nutrientes del agua y no del suelo.

Es un lugar maravilloso para encontrar peces eléctricos.

Hay colonias de peces eléctricos, como el pez cuchillo,

y hay una gran diversidad de especies,

incluyendo muchas que aún no se conocen.

Fue aquí donde Will descubrió muchas de sus nuevas especies.

Algunas de las señales eléctricas son tan peculiares,

que Will, solo con escucharlas, sabe si se trata de una especie nueva.

Puedo oír tres especies diferentes justo aquí.

Pero si movemos el electrodo y lo sumergimos más, no hay nada;

están entre la vegetación.

Los peces utilizan diferentes frecuencias,

como las emisoras de radio.

Eso les permite identificarse entre sí y evitar las interferencias.

Will reconoce la mayoría de las señales,

pero hay una o dos que nunca ha oído antes.

Algo se mueve ahí.

Está ahí.

¡Fantástico, es grande!

Es un pez eléctrico muy interesante.

Como la anguila eléctrica, respira aire.

Pertenecen a la misma familia.

¡Vaya, se escapa!

Aquí tenemos otro magnífico ejemplar de carapo,

un pez cuchillo listado.

Will lo embolsa dispuesto a regresar al campamento

para estudiarlo con más detalle.

Yo diría que es un macho, aunque podría ser una hembra.

Estas aguas están llenas de peces eléctricos.

Will captura tantos tipos diferentes como puede.

Con tantas variaciones,

la única forma definitiva de saber si ha encontrado una nueva especie,

es registrar sus señales eléctricas.

Will lo tiene todo programado,

pero el Amazonas tiene sus propias reglas.

Las tormentas son un auténtico problema.

Una de las cosas más peligrosas en el Amazonas

es que te caiga encima un árbol durante la tormenta.

Un árbol gigante acaba de caer al río,

justo en un sitio por el que acabamos de pasar hace unos segundos.

Y un día te puede tocar la lotería.

Cuando lo ves tan cerca, te da un poco de miedo.

La tormenta ha destrozado el campamento.

Will quiere analizar sus capturas para ver si ha encontrado algo nuevo

Cada nueva especie que encuentra es una pieza en el rompecabezas

de la investigación de los peces eléctricos.

Dudo mucho que esto tenga sentido.

Lo encontré.

Will ha convertido una nevera portátil en un miniacuario

para grabar las señales de los peces.

Y lo que encuentra es sorprendente.

Una de las ondas no se parece en nada a lo que ha visto antes.

Esta especie creo que no está descrita, no la había visto nunca.

Tiene una onda inconfundible, con cuatro fases cortas.

Parece que su frecuencia es más alta.

Es un emocionante descubrimiento, una valiosa aportación a su trabajo.

Si es una nueva especie, Will podrá bautizarla formalmente

y añadirla a su lista, formada por otras 50 especies descritas por él.

Pero ahora tiene algo más importante entre manos.

Este es el momento de la verdad:

424 voltios, 424 procedentes de un pez.

Es increíble.

Es casi cuatro veces el voltaje de los enchufes en Estados Unidos.

Nunca deja de asombrarme

que un pez pueda producir un voltaje eléctrico tan alto.

Cuando ataca, la anguila eléctrica

lanza una serie de descargas de alto voltaje;

unas cuatrocientas por segundo.

La electricidad viaja instantáneamente por el agua.

Todo lo que esté en su radio recibirá una descarga eléctrica.

Will conecta unas luces led a dos electrodos para mostrar visualmente

cuánta electricidad genera la anguila.

Pero, incluso en el mundo del mayor experto en peces eléctricos,

se producen sorpresas desagradables.

¡Vaya, me ha alcanzado la maldita anguila!

La descarga es tan fuerte como para asustar a Will,

pero no lo bastante duradera como para calentar el café.

Ha debido de arremeter contra los dos electrodos que hay en el agua

y he recibido toda la descarga.

He dejado caer el circuito en el agua y me he librado por poco.

Lo peor del dolor es la anticipación del dolor, eso es lo peor.

Siempre me esfuerzo mucho para evitar la descarga;

no me gusta nada.

Ahora Will tiene una anguila eléctrica y un pequeño pez eléctrico

y tiene la oportunidad de averiguar cómo interactúan entre sí.

Will quiere ver qué es lo que pasa en el agua

cuando la anguila eléctrica da caza a un pez eléctrico.

Y espera a que caiga la noche.

Ha puesto un pequeño pez cuchillo con la anguila.

Ahí están, la onda de la anguila y la del pez cuchillo.

Mientras Will escucha los sonidos de la caza,

observa una conducta poco usual.

Está conectando y desconectando la señal.

Ahora, por ejemplo, la ha interrumpido.

He puesto el electrodo cerca de su presa,

y ahora mismo no está emitiendo nada.

Cuando la anguila se acerca, la presa desconecta su campo eléctrico.

Presiente el peligro y se esconde de la anguila saliendo de su radar.

Incluso en los entornos amplios de su hábitat natural,

la anguila tiene respuestas para eso.

Cuando la presa deja de enviar impulsos eléctricos,

se hace invisible para la anguila.

Pero lanzando pequeñas descargas dobles,

la anguila puede activar el sistema nervioso de su presa,

obligándola a moverse para detectar su posición en el agua.

La anguila utiliza su potencia eléctrica

para controlar a distancia el sistema nervioso de su presa

obligándola a delatar su posición.

La anguila se prepara para el ataque final.

Si alguien pensaba que no queda naturaleza salvaje por explorar,

que lo piense mejor.

Aquí, en el corazón del Amazonas,

Will ha descubierto un mundo increíble

de poderes eléctricos y de comunicación de alta tecnología.

Ha encontrado especies potencialmente nuevas

y ha sido testigo de la extraordinaria técnica de caza

de la anguila eléctrica,

además de grabar sus valiosas señales eléctricas.

Creo que lo que me impulsa a seguir adelante es la complejidad:

encontrarle sentido a aquello que, inicialmente, parece casi caótico.

Pero, con tiempo y paciencia, y recogiendo más y más datos,

comienzas a descubrir patrones.

Cuanto más tiempo dedico a estudiar los peces eléctricos,

más cerca estoy de desenredar esa complejidad.

Cada expedición a la selva amazónica es una aventura a lo desconocido,

a un mundo que solo estamos empezando a conocer.

Quién sabe cuántos secretos más se ocultan

en esta Amazonia eléctrica esperando a ser descubiertos.

Grandes documentales - Amazonia eléctrica

49:10 14 dic 2017

En las profundidades del Amazonas, en sus afluentes y en su llanura aluvial existe un mundo oculto habitado por seres con el poder de la electricidad. Son los peces eléctricos, en posesión de un órgano generador de electricidad que les permite comunicarse y orientarse en la más completa oscuridad.

Contenido disponible hasta el 21 de diciembre de 2017.

Histórico de emisiones:
12/06/2017

En las profundidades del Amazonas, en sus afluentes y en su llanura aluvial existe un mundo oculto habitado por seres con el poder de la electricidad. Son los peces eléctricos, en posesión de un órgano generador de electricidad que les permite comunicarse y orientarse en la más completa oscuridad.

Contenido disponible hasta el 21 de diciembre de 2017.

Histórico de emisiones:
12/06/2017

ver más sobre "Grandes documentales - Amazonia eléctrica" ver menos sobre "Grandes documentales - Amazonia eléctrica"

Los últimos 23 documentales de Grandes documentales

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • 25:49 pasado viernes En la Isla Reunión vive desde el siglo XIX una de las etnias más importantes que han poblado la isla: la comunidad india. Uno de sus ritos más fascinantes es la marcha sobre el fuego, que ya es uno de los símbolos de la isla. Veremos los rituales que rodean esa ceremonia. Contenido disponible hasta el 22 de diciembre de 2017.

  • 25:41 pasado viernes Entre los siglos VIII y XII unos reyes constructores edificaron innumerables templos en Tailandia, en la frontera con Camboya. Es la expansión del reino jemer, que se extendía desde Angkor hasta Bangkok. El Camino Real está bordeado de templos y otras construcciones con funciones más prácticas. Contenido disponible hasta el 22 de diciembre de 2017.

  • 42:57 pasado viernes Serbia es el mayor de los nuevos estados balcánicos y, debido a los conflictos de las últimas décadas, sigue siendo el gran desconocido. Contenido disponible hasta el 22 de diciembre de 2017. Histórico de emisiones: 28/04/2017

  • Amazonia eléctrica

    Amazonia eléctrica

    49:10 pasado jueves

    49:10 pasado jueves En las profundidades del Amazonas, en sus afluentes y en su llanura aluvial existe un mundo oculto habitado por seres con el poder de la electricidad. Son los peces eléctricos, en posesión de un órgano generador de electricidad que les permite comunicarse y orientarse en la más completa oscuridad. Contenido disponible hasta el 21 de diciembre de 2017. Histórico de emisiones: 12/06/2017

  • 51:59 pasado jueves Recorrido desde la isla de Spitzbergen en Noruega para alcanzar el Polo Norte, saltando a las Islas Malvinas, para alcanzar el Polo Sur. Se hace un estudio de la fauna, del calentamiento global, y de aquellos que se encuentran en peligro de extinción actualmente, tanto en un Polo como en otro. Contenido disponible hasta el 21 de diciembre de 2017.

  • 47:59 pasado miércoles Dos crías de lobo marino nacen en Nueva Zelanda, en diferentes lados de la costa. Para estos seres la supervivencia es una batalla diaria, pero dependiendo en qué lado estés de la costa, para unos será el paraíso y para otros un lucha por sobrevivir. Contenido disponible hasta el 20 de diciembre de 2017. Histórico de emisiones: 13/06/2017

  • 49:46 pasado miércoles Todos los años, a principios de agosto, se produce en el Serengeti la mayor migración animal del mundo. Durante dos meses 1.200000 ñus y 250000 cebras alcanzan el río Mara, el punto más peligroso de su recorrido, y se lanzan a atravesarlo para alcanzar la otra orilla. Contenido disponible hasta el 20 de diciembre de 2017.

  • 45:44 pasado martes El clan de hienas, con su reina al frente, está formado por doce hienas moteadas con sus cachorros. Las lluvias llevan más de un mes de retraso y con esta grave sequía escasea el alimento. La hiena es uno de los carnívoros más abundante de África. Contenido disponible hasta el 19 de diciembre de 2017. Histórico de emisiones: 29/05/2017

  • 50:24 pasado martes Primavera en Escandinavia; todo se pone en movimiento: el sol, el agua, las plantas y la fauna autóctona, que despierta y espera impaciente la llegada de las aves migratorias que han pasado el invierno en África y la Europa mediterránea para aparearse y criar. Contenido disponible hasta el 19 de diciembre de 2017.

  • 45:45 pasado lunes La manada de Nsefu tiene problemas con los siete leones adolescentes ya que su transición a la madurez es dura y los seis cachorros les han robado la atención de los adultos. Ahora, son los últimos a la hora de comer y la escasez de alimentos está provocando que se salten las normas de la manada. Contenido disponible hasta el 18 de diciembre de 2017. Histórico de emisiones: 25/05/2017

  • Aguas salvajes

    Aguas salvajes

    46:19 pasado lunes

    46:19 pasado lunes El agua es la vida para el ser humano, los animales y las plantas. En Austria existe una gran variedad de especies y cuando las nubes bajan los ríos se convierten en aguas descontroladas y los seres humanos a pesar de la tecnología más avanzada, no puede controlar las catástrofes. Contenido disponible hasta el 18 de diciembre de 2017.

  • 2:43 16 sep 2016 La 2 de TVE estrena la prestigiosa serie producida por la BBC Earth, 'Shark',  que desvela los secretos de unas criaturas misteriosas, los tiburones. Con más de treinta especies filmadas, nos muestran en impactantes imágenes cómo cazan, cómo es su compleja vida social, el cortejo, el desarrollo, las amenazas y desafíos que afrontan los mayores depredadores de los mares. En el episodio 1, el documental nos muestra a la enorme familia de los tiburones y sus diferentes técnicas de cazar. Algunos en grupos, otros utilizan la emboscada o la velocidad para conseguir su presa. En este capítulo acompañamos a los tiburones debajo del hielo ártico a los arrecifes tropicales, mostrando sus increíbles técnicas de caza de uno de los grandes depredadores del océano. El primer capítulo se estrena el lunes 19 de septiembre en La 2 a las 16:30 h.

  • 1:57 14 sep 2015 La 2 celebra 20 años de Grandes Documentales. Para celebrar este aniversario La 2 de TVE emite la serie de la BBC 'Reinos ocultos', una producción en tres capítulos que aborda la naturaleza desde la perspectiva de las criaturas más pequeñas del mundo animal.'Grandes documentales' es uno de los espacios más emblemáticos y veteranos de La 2. Empezó a emitirse en 1995, como programa divulgativo de sobremesa que viaja cada tarde a los confines del mundo para observar con detenimiento la diversidad de la vida natural en nuestro planeta, a través de documentales de televisiones y productoras de todo el mundo.

  •  Superpez (comienzo)

    Superpez (comienzo)

    3:15 15 mar 2012

    3:15 15 mar 2012 En su viaje por tres océanos y durante más de dos años, Rick Rosenthal buscará encontrarse cara a cara con el pez más grande, más rápido y más peligroso en su habitat.

  • 2:37 14 mar 2012 El Pacífico, la mayor superficie oceánica del planeta, es el escenario de la desigual batalla entre los depredadores y sus presas. En este espacio los tiburones ponen en juego toda su rapidez, eficacia y precisión en una cadena en la que su turno siempre es el primero.

  • 3:04 03 oct 2016 Descubre el mundo oculto y desconocido de la selva. Un mundo rara vez visitado por el hombre, un submundo de amenazas ocultas llenas de criaturas que se mueven por el suelo selvático, por las ramas de los árboles, que vuelan por el cielo... ¿Qué pasa cuando la cobra blanqui-negra tiene hambre?  descúbrelo en "Velocidad mortal, un submundo oculto"

  • 2:06 29 ene 2016 'Criaturas de Luz' nos acerca al fenómeno de la bioluminiscencia, una cualidad adquirida por determinados seres vivos, especialmente los animales acuáticos en las profundidades marinas, tras millones de años de evolución, y nos explicará los usos que esta podría tener para el ser humano

  • 1:20 11 nov 2015 Depende del lugar del mundo, comer con las manos, es signo de buena o mala educación. Los expertos afirman con razón que comer con cubiertos “es un proceso de refinamiento que nos aleja de la naturalidad y nos acerca a la tecnología.” En los animales sería más bien al contrario, parece que los más refinados e inteligentes son capaces de coger y manipular los alimentos para comerlos. Casi todos los grupos animales cuentan con algún experto en comer con las manos.

  • 1:43 10 nov 2015 Las dietas de los animales son muy variadas pero las bebidas se limitan solo a una: ... el agua... Otro problema es cómo conseguirla, porque no siempre resulta fácil dar un trago refrescante. El agua puede estar incluida en el alimento, puede estar sólida, llegar en forma de nube o vapor o aparecer fugazmente en algunos lugares, convocando a miles de gargantas sedientas que llegan desde todas partes.

  • 2:12 10 nov 2015 En algunas latitudes, antes de que llegue el invierno, la naturaleza parece entrar en una especie de frenesí nutritivo en la que muchas plantas, árboles y arbustos dan sus mejores frutos. Es una época de abundancia: frutos carnosos, jugosos y sabrosos engordan y maduran para que los disfruten los paladares más golosos. No hay tiempo que perder; muchos de estos frutos tienen fecha de caducidad y no conviene dejarlos pasar.

Mostrando 1 de 2 Ver más