www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
751063
No recomendado para menores de 12 años Gran Reserva - T1 - Capítulo 1
Transcripción completa

Desde que mi bisabuelo fundó las Bodegas Cortázar,...

...intentamos que nuestro vino sea un fiel reflejo de nuestra familia.

Al igual que mi padre, es un vino con aroma a nuestra tierra,...

...puro, arraigado,...

...elegante...

...y con largo final, difícil de olvidar.

Como mi hermano Pablo, es cabal,...

...con un buen equilibrio y una buena estructura.

Como mi hermana Emma, es limpio y sencillo,...

...fresco en su paso, sugerente, con finura.

Como mi hermano Raúl, es sorprendente,...

...diferente, imprevisible.

Y hoy, gracias al señor Agüero, el espíritu de nuestra familia...

...llenará 300 000 botellas más este año,...

...de las cuales 30 000 serán de nuestro gran reserva.

Que así sea.

Disparo

Aplausos

¡Muy bien, muy bien!

¿Has pedido el deseo? Tengo todo lo que necesito.

Pero gracias.

-Algo que no necesites.

Que te den ganas de trabajar.

-Dentro de un año.

-Yo trabajo. Un día cada dos meses.

-No te metas con el niño.

¿Hasta cuándo será el niño? -Hasta que deje de serlo.

-Tú me apoyabas.

-Sí, pero no siempre puedo.

-Cuñado, defiéndeme.

-No me meto en líos de familia.

-¡Qué listo! -Prudente.

-Papá.

Papá, ¿estás bien?

Sí, sí.

Soy feliz por estar hoy con todos mis hijos.

Sé que vuestra madre se sentiría muy alegre...

...al veros juntos y bien avenidos.

-Eso, a ratos, papá.

He estado pensando en el día en que mi padre me cedió...

...la dirección de Bodegas Cortázar.

Por qué lo hizo en ese momento.

Y creo que fue el día que comprendió...

...que había hecho todo lo que podía.

El día que comprendió que podía ser un obstáculo para las bodegas.

Supongo que a mí también me ha llegado ese día.

Después de mucho pensarlo,...

...quien ha firmado el contrato con los Agüero,...

...que triplicará la producción este año,...

...será quien me suceda.

No sé qué decir, papá.

Ya está firmado.

Ya eres el director de las Bodegas Cortázar.

Los deseos se cumplen.

Feliz cumpleaños, hijo.

Gracias, papá.

No me defraudes.

Timbre

Ya voy yo.

Bueno.

A ver cómo está esa tarta, venga.

Mónica, justo a tiempo. Miguel, hay un problema.

Venga, cariño, ayúdame a recoger.

-Cuando termine la tarta. -Vale.

-¿Quieres más tarta?

¿Se han echado atrás?

-Los Agüero comprarán el vino a Reverte, no a nosotros.

-¿Y tú cómo sabes eso?

-Tengo un contacto entre los Agüero.

Os lo dirán en una semana.

-¿Pueden romper un acuerdo?

-Hasta que se firma, todo se puede romper.

-¿No estaba firmado?

-No, teníamos un acuerdo verbal. Estábamos esperando los papeles.

-Tú eres abogada.

Pero ¿un contrato verbal no tiene validez en un juzgado?

Vi un caso en la tele de...

¿Y denunciamos a un posible cliente?

No, pero...

¿Se puede contraofertar? No.

Es firme. Su mujer quiere ese vino.

-Hay que hacer algo. Hemos invertido mucho.

Si no conseguimos el contrato, podemos perder la bodega.

Pruébalo.

Ya he probado el vino de los Reverte.

¿Y puedes hacer uno igual? Claro.

Con su uva, podría.

Agüero no ha dicho a Reverte que quiere su vino.

No, lo hará dentro de una semana.

Para que no suban el precio.

-¿Qué hacemos con la fiesta de los Agüero?

Sigue con los preparativos.

¿Alguien me va a explicar qué pasa?

Te escucho bien.

Ya.

Una entrevista de trabajo, ¿dónde?

Bueno. Sí, sí, sí.

Ya verás como te cogen, amor. ¿Es Luz?

Sí. Tiene una entrevista para un periódico de Nueva York.

¡Un beso, hermanita!

¡Y suerte! Me voy.

¿Vienes a cenar? No. Chao.

-Luego me ayudas en la bodega. -He quedado con los colegas.

¿Te importa si lo hacemos mañana? -¿Si me importa vendrás?

-Te quiero, papá.

Vamos a colgar, hija, que esto te va a costar mucho.

Papá te manda un beso muy fuerte.

Mucha suerte. Llama al salir.

¿Qué ha dicho?

Habla con ella y te enterarás.

¿Cuándo vas a dejar de ser tan testarudo?

Me conociste así. No voy a cambiar ahora.

Son tres años sin hablar con tu hija por una chorrada.

A mí no me parece una chorrada.

Ay, Jesús.

Ella no quiere ser bodeguera.

Hay que respetarlo.

No vamos a tener la misma discusión siempre que llame.

Hasta que te dejes de tonterías.

Móvil

Móvil

¿Sí?

Sí, soy yo.

¿Terminó la reunión?

-No te quejes, tú te has librado. ¿Os acerco a casa?

-¿Y Miguel? -Se tuvo que ir.

Por trabajo.

-Y ahora, encima, director.

-Cualquiera mataría por ese puesto. -Tú no.

-Todos sabéis que el trabajo no es mi fuerte.

¿Estás bien?

-Claro, estoy bien, muy bien.

-Debes aprender a mentir, se te da muy mal.

-Voy a buscar a la niña.

-Oye, Paula.

Que si necesitas hablar o lo que sea, ya sabes dónde estoy.

-Gracias, Raúl.

Don Jesús. Hola, Miguel.

¿Qué tal? Bien.

¿Cómo está tu padre? Bien, siempre haciendo algo.

Lo entiendo perfectamente. ¡Vaya si lo entiendo!

Yo tengo claro que el día que deje la bodega será para ir al cementerio.

¿Y sus hijos, cómo les va?

Daniel me ayuda en la finca.

¿Y Lucía dónde está?

De un lado para otro.

Los periodistas están hoy aquí y mañana allá.

No son de buen asiento.

Creo que ahora anda por Nueva York. Dele recuerdos de mi parte.

Bueno, pues tú dirás.

Sí, don Jesús, no nos andemos con rodeos.

Prefiero ir al grano.

Quiero comprarle sus bodegas.

Pero no están en venta, Miguel.

Lo sé.

Y sé que es posible que diga que no, pero deje que le explique.

En los últimos dos años, sus bodegas lo han pasado mal financieramente.

Bueno, sí, supongo que como todos.

No han sido los mejores años.

La crisis es dura, pero sobrevivimos.

Sobrevivir. Esa es la clave.

Nosotros no queremos sobrevivir.

Por este acuerdo, ustedes cobrarían el 10%...

...de los beneficios de sus bodegas durante 50 años.

Muchas gracias, Miguel. Y dale las gracias a tu padre.

No tiene que ver con mi padre, ahora yo dirijo las Bodegas Cortázar.

Entiendo.

Como dije antes, el día que deje las bodegas, será para ir al cementerio.

Piénselo. No lo pensaré.

¿Es su última palabra?

La última y la única.

Gracias por haberme atendido.

Papá.

Ha dicho que no.

Mañana hablamos con calma y tomamos una decisión.

Que descanses.

Hasta mañana.

Hasta mañana.

No se convertirá en la uva de los Reverte.

-Que mañana hagan un aclareo de los racimos y eliminen los más grandes.

Conseguiremos uva de mayor calidad.

-¿Me estás dando lecciones? -Esto debía estar hace una semana.

-Tu hermano quiere mecanizar.

Si no hay suficientes racimos, no se podrá.

Con todo lo que sabes y tu padre ha nombrado a Miguel.

-Yo apoyo las decisiones de mi padre.

-No te queda otra.

Pero eso no quiere decir que te guste.

-Llama a la cuadrilla, que estén aquí mañana.

-¿Quién eres para mandarme? -Gustavo.

-Te he hecho una pregunta. -Vale, lo haré yo.

-¡Pablo!

No intentes pasarme por encima.

Mamá...

¿Qué haces aún levantada?

Esperando a tu padre. Le llamo al móvil y no contesta.

¿Y dónde está?

Eso me gustaría saber a mí.

Pero como es así,...

...no me lo dijo.

Se va a llevar una tunda.

Se va a acordar de mí. Mamá, no te enfades.

Estará en la bodega enredado con cualquier cosa.

Vete a la cama. Buenas noches.

¡Eh! ¿Y ya está?

¿Qué pasa, mamá?

¿No vas a ir a ver qué le ha pasado?

¿Qué le va a pasar?

Está mayor y maniático, eso le pasa.

Vale, voy a ir yo.

Mamá, mamá.

¿Adónde vas?

Ya voy yo, anda.

En serio, estoy en las bodegas, con todo el pedo, buscando a mi padre.

A saber dónde se ha metido.

Oye.

¿Eh?

¡Papá!

¡Papá!

¿Papá?

¡Papá!

¡Papá!

¡Papá!

¡No!

¡Vamos, papá!

¡No!

¡Papá!

¡No!

"I would like to thank you for take count my CV to do this interview".

No hay de qué.

¿Habla español?

Es lo que tiene ser de Zaragoza.

Puede sentarse, señorita Reverte.

¿Usted es de...? De La Rioja.

Tierra de buenos vinos.

Sí. Mi padre tiene una bodega.

¿Ah, sí? ¿Cuál?

Es una pequeña, no la conocerá. Bodega Reverte.

Pues no, pero ahora me fijaré.

Hábleme de usted, veo que lleva tres años en Nueva York.

Casi, dentro de un mes y una semana hará tres años.

¿Ha vuelto a casa desde entonces?

Bueno, he estado muy ocupada.

Ya. ¿Por qué quiere trabajar aquí?

No conozco ningún periodista que no lo desee.

Yo conozco a algunos.

He trabajado en sitios donde he aprendido mucho.

Pero esta es la oportunidad...

...que llevaba buscando desde que llegué.

Móvil

Perdón.

Lo siento mucho. Creí que había quitado el sonido.

No pasa nada.

Ya está, lo siento.

¿Por dónde íbamos?

¡No!

Soy yo, Dani.

Si puedes, llámame. Por favor, es importante.

-Lo siento mucho, hijo. Sabes que yo apreciaba a tu padre.

-Gracias.

Deberías llevarte a tu madre.

Aquí ya no pinta nada.

Quiero decir que aquí, total, tu padre ya no...

-Vale. -Llévatela.

-Venga.

¡No, no!

Vámonos para casa.

Vamos a casa, mamá.

Vamos, mamá.

¡Yo no voy a ningún sitio sin tu padre!

¡No! Mamá, escúchame.

-Mujer, es mejor que se vaya para casa.

Llora

Mejor váyase para casa. Aquí se va a llevar un mal rato.

-Vamos para casa, mamá.

¿Cómo ha ido?

Me han dado el trabajo.

¿En serio?

Empiezo la semana que viene. Esto hay que celebrarlo.

Vamos a comer.

Espera, que llamo a casa para contarlo.

Dani.

¿Quién va a trabajar en el mejor periódico de Nueva York?

No he escuchado el mensaje, ¿por qué?

Dani...

¡Qué dices!

Hubo un escape de sulfuroso.

La alarma no sonó. -¡Qué horror!

Tantos años en la bodega y lo mata algo así.

Con su edad, cualquier día podía pasarle.

-Lo extraño es que no notase el olor.

Si el escape es fuerte, no sales.

Cuando lo viste estaba bien.

Igual de testarudo que siempre.

-Pobre familia, de verdad.

Lo único positivo es que ahora sí podremos comprar la bodega.

Y habrá acuerdo con los Agüero. -Miguel, por favor...

¿Qué? La hija es periodista.

Daniel tiene problemas. Su padre no lo dejaría al mando.

¿Cómo vas a presentarte allí ahora?

-Sería mejor esperar. ¿Esperar a qué?

Ha muerto su marido, no es momento.

Es el momento. Si no lo hacemos nosotros, otros lo harán.

Doña Sofía va a vender.

Ya no está para ocuparse. ¿Y papá qué dice?

Nada, es una decisión del director. ¿Y los accionistas?

Y los accionistas, por supuesto. Votemos.

¿Y Raúl dónde está?

Un besito.

Pórtate bien.

-Adiós, mamá. -Hasta luego.

Raúl, ¿tú aquí?

-Hacía unas gestiones. -Ya, gestiones.

-¿Qué hora es? -Las nueve.

-La hora de desayunar.

-¿No has ido a casa? -Sí.

-Llevas la misma ropa.

-Me gustan observadoras. -Te gustan todas.

-¿Qué me dices al desayuno?

-Tengo que hacer unas compras. -Así desconectas.

Venga, no se lo digo a nadie.

Venga, unas porras.

Campanas

Sacad de este mundo a nuestro hermano Jesús, ahora difunto.

Encomendamos su cuerpo a la tierra,...

...tierra a la tierra, ceniza a la ceniza, polvo al polvo,...

...con la esperanza de la resurrección a la vida eterna.

¡No!

¡Basta, mamá!

Mamá.

¡No!

Mamá, por favor...

¡No!

¡Mamá!

Mamá.

Lo siento.

Lo siento mucho, Sofía.

Jesús era como mi hermano.

Lo sé.

Lo siento mucho.

Lo siento.

Gracias.

Lo siento. Gracias.

Hola, Lucía.

Cuánto tiempo.

Mucho.

Ojalá fuera en otra situación. Ojalá.

Lo siento.

-Lo siento. Gracias.

-Lo siento muchísimo.

Raúl.

¿Cuándo has vuelto?

-Pues...

Estás muy guapa, ¿eh? -Gracias.

-Papá, me voy andando a casa, si no te importa.

¿Vas a llevar a Sara a casa para conocerla?

Bueno, se lo pregunto. Díselo.

Hasta luego. -Chao.

¿Y vosotros venís?

No, papá, esta noche cenaremos en casa.

¿Te importa? Claro que no.

Hasta luego. ¿Me acercáis a la bodega?

¿Ahora vas a trabajar? A todas horas.

-Miguel, te esperamos en el coche.

¿Te parece sitio para discutir?

Preferiría hacerlo en casa, pero nunca estás.

Paula, déjalo, por favor ¿Quién es?

Llevamos 10 años casados, te conozco.

Y nos ha ido bien. No lo estropees.

¿Algún problema?

No, ninguno.

-¡Esperadme!

Creía que te quedabas en buena compañía.

Es solo una amiga.

Una buena noticia: mi hijo pequeño ha madurado.

No te daré esa alegría, papá.

No sé cómo pudo pasar.

Dicen que la alarma estaba apagada. ¿Por qué iba a apagar la alarma?

No lo sé.

Igual se despistó.

Dani, ¿qué hacía papá haciendo el trasiego solo en la bodega?

Lucía, como si no lo conocieras.

No le hablaba de sus cosas. Iba y venía cuando quería.

Le hubiera gustado verte aquí.

Le hubiera gustado que hiciera lo que él quería.

Si me hubiera ido yo, y no tú, no se habría enfadado tanto.

¿Cuándo toca el próximo trasiego?

Tres años fuera y no olvidas lo que hay que hacer.

Media vida escuchando: "La viña te dice qué has de hacer".

Lo echabas de menos.

Reconócelo.

¿Y mamá dónde está?

Se ha acostado.

Mañana verá al abogado por lo del testamento.

¿Por qué?

Yo qué sé.

Ya sabes cómo es.

Y no estoy para llevarle la contraria.

Pero luego ha quedado con Miguel Cortázar.

¿Para qué ha quedado con Miguel?

No lo sé.

Pero viniendo de los Cortázar, nada bueno.

A ti qué te voy a contar.

Oye, ¿te apetece que vayamos a tomar algo?

Ni loca.

Me voy a dormir.

Hasta mañana. Que descanses.

Oye, Luz.

Que me alegro de que estés aquí.

Aunque no te pienso devolver el cuarto.

¡Qué cara!

Emma.

¿Por qué lloras?

No era tu padre. -Ya lo sé.

Pero los años pasan para todos, Gustavo.

-No pienses en eso, anda.

-Quiero un hijo.

-¿Qué, ahora?

-Lo he pensado mucho tiempo.

Mírame.

¡Mírame!

Tengo casi 40 años, Gustavo.

Y el tiempo se me va a pasar.

Y yo no quiero hacerme vieja sola.

Tú dices que llegará, pero no llega.

-No estás sola, estoy yo.

-Yo quiero ser madre. Si tú no quieres, pues...

-Eh.

¿Cómo no voy a querer tener un hijo contigo?

Tonta.

-¿De verdad?

-Sí.

Mi padre quiere que vengas a cenar.

-¿Y tú quieres?

-Claro.

-Vale.

-¿Segura?

-No creo que me vayan a morder, ¿no?

-Con mi familia, no se sabe.

Me ducho.

-Vale.

Móvil

Móvil

Móvil

Móvil

Móvil

Móvil

Móvil

Móvil

Móvil

Móvil

Móvil

Móvil

Móvil

¿Cuándo verás a la viuda de Reverte? Mañana a las once.

¿Crees que ella sí venderá?

Eso espero.

Sin el vino de los Reverte, los Agüero no firmarán.

Y sin Agüero, mi plan para hacerme con la bodega se irá al traste.

Teléfono

Teléfono

Es tu padre.

Contesta.

¿Sí?

No se preocupe, estaba despierta.

Claro.

Mañana estaré ahí a primera hora.

Sí, muy bien.

Hasta mañana.

¿Qué quería?

No me lo ha dicho.

¿Crees que sospecha algo? No creo.

Si no, me habría llamado a mí, no a ti.

Confías demasiado en lo que conoces a tu padre.

Te equivocas.

Yo solo confío en mí.

Mi padre no tiene ningún motivo para sospechar nada.

Nadie lo tiene.

Y menos, ahora.

Ya se ha dormido otra vez. -Gracias.

No te tendría que haber llamado.

-Paula, aunque sea mi hermano, no creo que todo lo que hace está bien.

-Dijo que iba a la bodega y no está. -Estará en...

-Son las dos de la mañana.

Tú conoces a Miguel mejor que nadie.

¿Te puedo hacer una pregunta?

-Claro.

-¿Crees que tiene una amante?

Déjalo.

Es una tontería.

-No lo sé, Paula.

¿Has hablado con él?

-Esta tarde, pero lo niega.

-¿Y qué vas a hacer?

-¿Qué puedo hacer?

-Paula.

Tú eres inteligente.

Y eres preciosa.

Cualquier hombre daría lo que fuera por ti.

Ven, Paula.

Paula.

Si Miguel tiene una aventura estando contigo,...

...es más imbécil de lo que pensaba.

-Vamos a la cama.

¡Jesús, pásame la manguera!

-Has salido muy temprano esta mañana.

-Quería comprobar unas cosas.

No quería despertarte. -A mí me habría encantado.

-Emma...

-¿Qué?

-Tengo mucho trabajo.

-Soy socia. Te doy la mañana libre.

-No es cuestión de cantidad de veces, sino de calidad.

-Hola. -Hola.

-¿Te pasa algo? -¿Qué?

-Que si te pasa algo.

-Estoy pensando qué hacer con mi vida.

-¿A qué te refieres?

-Quiero ser algo más que esto, algo más que el jefe de los peones.

-Pues habla con Miguel. -No serviría de nada.

-¿Intercedo con mi padre?

-No, ni se te ocurra.

Lo que tenga que hacer lo haré yo.

-Vale.

-¡Jesús, abre el grifo!

¿Has visto mi camisa verde?

No, estará lavando.

Paula, ¿qué pasa?

Nada, ¿por qué? Desde que he llegado estás rara.

Ayer trabajasteis hasta tarde.

Estamos con lo del contrato de los Agüero.

Llamé a la bodega y no estabais. ¿A qué hora?

A las doce, creo. Habríamos salido a cenar.

¿Quiénes estuvisteis?

Raúl, Pablo, Mónica y Emma, ¿quiénes íbamos a estar?

¿Por qué? Por nada.

Voy a despertar a la niña.

Gracias por venir tan temprano. Para eso estoy.

Siento lo de don Jesús, eran amigos.

De eso hace muchos años.

Te he pedido que vengas para redactar el testamento.

Don Vicente... Ya lo hemos hablado, Mónica.

Y no quiero que, si me llega la hora,...

...los asuntos de la familia estén sin arreglar.

A mi abuelo le costó mucho levantar la empresa.

Quiero que quede en buenas manos.

¿Estás lista?

Cuando quiera.

Yo, Vicente Cortázar,...

...en plenas facultades mentales...

Declaro que este es mi último testamento y anulo los anteriores.

Mediante este acto, dispongo de mis bienes de la siguiente forma.

A mi mujer,...

...Sofía Ruiz Lezcano, le cedo el uso y disfrute de la casa familiar,...

...los bienes de mis cuentas y los que hubiera en el domicilio familiar.

En cuanto a las Bodegas Reverte...

...y sus bienes y tierras inherentes, los lego de la siguiente forma:

50% para mi hijo, Daniel Reverte, y 50% para mi hija, Lucía Reverte,...

...siempre que ambos se comprometan a encargarse de su parte de herencia.

¿Qué significa eso?

Si uno no se encarga del negocio, se venderá.

-¿Qué?

Mamá, no tiene sentido.

Es el testamento de tu padre, es su voluntad.

Sabía lo que hacía.

Sé que no es buen momento, no la molestaré mucho tiempo.

Jesús decía que los cuervos...

...aparecen antes de que haya un cadáver en casa.

Queda un mes para la vendimia, doña Sofía.

¿Crees que no lo sé, Miguel?

60 años trabajando y viviendo para la bodega, sin vacaciones.

Y cada peseta ganada invertida en sacar esto adelante.

Era toda su vida.

Don Jesús era un gran bodeguero. Sí.

Por eso estoy aquí.

No puedo dejar que se echen a perder tantos años de trabajo de su marido.

Y míos. Y suyos, claro.

Mire, he estado echando cuentas un poco por encima.

Esta es la cifra a la que puedo acercarme.

Creo que la verá justa.

Debes hablar con mis hijos. Son los herederos.

¿Sus hijos? Sí.

Se ha leído el testamento esta mañana.

En este negocio las cosas no pueden pararse cuando ocurre una desgracia.

Hay que hacer las cosas deprisa.

Por favor, hable con sus hijos.

Dígales que me llamen, nos sentamos y hablamos de lo que quieran.

Por favor, hable con ellos.

Hola, Lucía.

Qué sorpresa verte aquí.

La sorpresa es verte a ti aquí.

¿Qué tal por Nueva York?

Muy bien.

¿Y cuándo vuelves?

Aún no lo he decidido.

Un día podemos ir a tomar algo.

¿Y tu mujer qué tal? Bien, muy bien.

En casa.

Bueno.

No les molesto más.

Gracias por su atención, doña Sofía.

¿Qué quería, mamá?

¿Tú qué crees, hija?

Creí que tendría más respeto.

La gente va a lo suyo.

Pero qué más da hoy que mañana.

Tu padre ya no está y no va a volver.

¿Y Dani qué opina?

Papá nunca vendería a los Cortázar.

Dani, escucha. ¿Qué?

A ti te da igual, tú escapaste, pero yo me quedé aquí.

¿Me lo vas a recordar toda la vida?

Ese tío es un gilipollas. Solo le interesa el dinero.

¿Te harías cargo tú solo de la bodega?

Lo dejó claro: o estabas tú o de mí no se fiaba.

Hablemos con mamá. Hará la voluntad de papá.

Dani.

¡Dani!

¡Lucía!

¡Lucía!

¡Lucía!

Lucía, ¿dónde estás?

¿Dónde estará esta niña?

¡Te cacé!

¿Quieres una?

Toma.

Papá, esta está mala.

No está mala, todas saben igual.

¿Sabes por qué?

Aún no han madurado del todo.

En unos días, estarán mucho más dulces.

¿Y ya se podrán comer?

No, empezará la cuenta atrás para la vendimia.

Todo el trabajo de meses cuidando la tierra, ella nos lo devuelve.

Mira.

Aquí.

Estas uvas llevan dentro el sabor de nuestra tierra.

Pues no sabe muy bien.

Algún día aprenderás que ese sabor es el que nos lo ha dado todo.

El que nos hace ser la familia que somos.

"Y aprenderás a valorarlo".

Espero que sea importante.

Creí que debías saberlo.

¿Qué hacéis?

Pablo ordenó el aclareo. ¿Por qué?

La calidad, ya sabes.

¿Han tirado muchos racimos? Acaban de empezar.

Pablo quería hacerlo ayer, pero fue el entierro de don Jesús.

Diles que paren ya.

¡Eh!

¡Eh!

¡Vale! ¡Lo dejamos!

¡Recoged todo y venid para acá!

¡Deja eso!

Joana, vale.

Estarás orgulloso.

No te fiabas de mí.

Te has ventilado la empresa en dos días.

De niño, cuando te enfadabas venías aquí.

Para estar solo.

¿Cómo estaba él?

Bien.

Un poco cascarrabias, como siempre.

¿Te hablaba algo de mí?

A todas horas.

Cuando llamabas, era un acontecimiento.

Escuchaba lo que le decía mamá como si fuera una novela.

¿Y por qué no se ponía al teléfono?

Porque era un orgulloso.

Dani, ¿tú de verdad crees que vamos a poder solos con todo esto?

¿Hablas en serio?

¿Te quedas? Sí.

Yo se lo diré a los Cortázar. Quiero disfrutar ese momento.

Las cosas se hacen a mi manera.

Lucía, no... ¡Dani!

Vale.

Sí, te lo prometo.

¡Ven aquí!

¡Vale ya!

Vamos allá.

Hola, Paloma. Hola.

Ha llamado Javier Encinas, del banco, que le llames cuando puedas.

Llama a esas personas.

-Quiero hablar contigo. ¿Ahora?

Sí, ahora.

No, olvídalo.

¿Por qué?

Eso relegaría a Pablo.

Yo hago tanto por la bodega como él.

Pero no eres él.

Los vinos Cortázar serán creados por un Cortázar.

Pablo es tan Cortázar como yo.

¡No vuelvas a decir eso!

Miguel, mira...

¡He dicho que no!

No seré el último mono aquí.

¿Me estás amenazando? Tómatelo como quieras.

Gustavo, no me retes.

Solo estás aquí por mi hermana.

Ya lo sabes.

Nos vemos en la comida.

Móvil

Móvil

¿Sí?

Sí, te he llamado antes.

Tengo otro trabajo para ti.

Quiero que sigas a mi mujer.

Quiero...

Quiero saber si tiene una aventura.

Hola. -Hola.

-Te estuve llamando antes. -He estado ocupada.

-¿Estás arrepentida?

-Sí.

Bueno, no sé, estoy confundida.

-No tengo prisa, esperaré. -Las cosas no son tan simples.

-¿Seguirás con Miguel aunque te joda la vida y te haga infeliz?

Puerta

Mañana a las diez en el río.

-¡Hola! -Hola.

-¿Hay alguien en casa?

-Hola.

-¿Qué tal? -Bien.

-Sara, este es Raúl.

-La chica que le ha robado el corazón a mi hermano.

-Lo estoy probando. -Si te cansas de él, avísame.

-Soy Paula.

-La mujer de Miguel.

-Pablo te tiene bien informada. -Sí.

-¿Y papá? -Está eligiendo los vinos.

Voy a buscarlo. -No, ya bajo yo.

Subo ahora mismo. -Sí.

-Pasa. -Pasa.

¿Qué tal, papá?

Ah, Pablo. Hola, hijo.

Bueno, está Sara arriba.

¡Ah!

¿Un Posada de Cerler o un Virgen de la Finca?

Adelante, es tu día.

Me lo pones difícil.

Los dos son excelentes, aunque quizá el Posada necesita más botella.

Sí, no está mal. Buena elección.

A este aún no le ha llegado su momento.

Pablo.

Ahora que estamos solos quería hablar de tu hermano.

Papá, no debes darme explicaciones.

Ya lo sé, pero quiero hacerlo.

No pienses que doy un privilegio a Miguel sobre ti.

Tú eres mi hijo mayor.

Responsable, diligente. Eres bueno en todo.

Pero esa bondad que tanto aprecio en ti no es lo que se le pide...

...al director de una bodega.

Lo sé, papá.

Sabía que lo entenderías.

Miguel será un gran director.

A cenar, no hagamos esperar a las mujeres.

Adelante.

Hola. Siento el retraso.

Hola.

Hola.

Hola.

Sara...

-¿Qué tal, Miguel?

¿Os habéis presentado?

-Sí. -Perfecto.

Papá. -Don Vicente.

Tenía ganas de conocerle. Igualmente, hija.

Sentaos.

¿Y los demás?

A la invitada, a ver qué le parece.

No me ponga en este aprieto, yo no sé mucho de vinos.

-Tranquila, ya aprenderás.

-Lo que puede aprenderse.

Hoy estás disculpada.

Si no me llamas de usted.

Soy mayor, pero no me lo recuerdes.

Ahí tienes.

Emma, ¿quieres? Sí.

¿Mucho o poco?

Bueno...

Gracias, papi.

A ver, ¿tú quieres?

¿Qué haces aquí? Conocer a la familia de mi novio.

No juegues conmigo. Deja a mi hermano, lárgate.

Suéltame o sabrán que nos conocemos.

Has venido.

-¡No, Raúl, esto es un error! -¿Por qué?

-No puede ser. -Contesta.

-Estoy casada con tu hermano. -Divórciate.

-¿Y tu padre? -¿Qué haría, desheredarme?

-¡Te llevo 10 años, Raúl! -¡Paula!

¡Paula!

Paula, espera.

-¡Raúl, por favor!

-Dime que no quieres nada conmigo.

-No puedo. -¿Por qué?

-Porque no quiero.

Lo siento. Podías habérmelo dicho anoche.

No era el momento, estaba esa chica.

Se llama Sara. Debiste consultarme.

Querías el vino de los Reverte. Otra vez, pregúntamelo.

Lo siento. Hacía mi trabajo.

Pablo...

Pablo...

Vamos a convertir esta bodega en algo grande.

Hay que dejar de mirar atrás.

Hay que ir con los tiempos, por delante.

La mecanización será buena para todos.

¿Y Agüero?

Yo me ocupo de Agüero.

Otra cosa, Pablo. Hay que buscar otro ingeniero.

No quiero a Gustavo por aquí.

Ya.

Pero ¿y Emma?

Emma tendrá que entenderlo.

Es lo mejor para la empresa.

Bueno, ¿no vas a decir nada, mamá?

Que estoy feliz.

¿Lo has pensado bien? Tu trabajo, tu vida...

Mi vida ahora estará aquí. Sé lo que hago.

Si es lo que queréis, es lo que yo quiero.

¡Qué orgullos estaría tu padre de vosotros!

¿Os queda mucho?

En un par de horas estará listo.

Llaman a la puerta

Sí.

¿Miguel? Sí.

Tienes visita.

Hola, Lucía. Hola, Miguel.

¿Cómo te va todo, bien? Bien.

¿Qué tal con Marc?

Lo dejamos hace mucho tiempo. Lo siento.

No, era un desgraciado. Parece que los atraigo.

Gracias por lo que me toca.

¿Estáis de obras? Sí.

Unos cambios en mi despacho.

¿Un café? Estaré un minuto, gracias.

Pues tú dirás.

Vengo a decirte que hemos pensado vuestra oferta por la bodega.

Os lo agradecemos mucho, pero hemos pensado no vender.

Vamos a seguir mi hermano y yo.

Vaya, eso sí que me sorprende,...

...que una periodista se haga bodeguera.

Antes que periodista soy Reverte.

Sé de dónde vengo. Las cosas no son fáciles.

Y con los problemas de tu hermano... Eso es asunto nuestro.

Solo quería comunicarte la decisión.

¿Te doy un consejo?

Piénsatelo mejor.

Mi padre trabajó toda la vida para que viviéramos de estas tierras.

Si vosotros pudisteis levantar la bodega,...

...¿por qué no vamos a poder nosotros?

Agüero, soy Miguel Cortázar.

Sé que quieres el vino de los Reverte.

Quería ofrecerte un trato.

No podía esperar.

-Gustavo.

Emma está en la oficina.

Estoy preocupada.

-¿Ah, sí?

-Porque creo que Miguel quiere echarte.

Me pidió que concertara tres entrevistas.

Los tres son ingenieros agrónomos.

-Tonterías.

-¿Has hecho algo para cabrearle?

Gustavo.

-Soy el marido de una socia, no puede echarme.

-Sí puede, los despidos dependen del director, no de los accionistas.

"¿Cómo estás, mi amor?".

Bueno, un poco mejor.

"¿Y tu mamá y tu hermano?".

Pues imagínate.

Y cuando te vengas, será aún peor.

De eso te quería hablar, Andrés.

A lo mejor tardo un poco en volver.

¿Qué? "Mi familia me necesita".

¿Y nuestros planes?

Tendrán que esperar un poco.

"¿Esperar, cuánto?".

No lo sé.

Quizá un par de años.

¿Tú estás loca?

¿Por qué no te vienes tú?

"Nuestra vida está aquí. Huiste de allí y viniste aquí".

El tiempo pasa volando.

No creo que pueda esperar.

¿Qué quieres decir?

Lo siento mucho.

Lucía.

Tenemos un problema.

¿Te das cuenta?

¿De qué?

Todo lo que abarca la vista es nuestro.

Quién le iba a decir al abuelo que la viña vieja acabaría así.

Cuando compramos la viña del río, a tu madre le pareció una locura.

Eran nuestros ahorros.

Decía que todo se iría en gastos y mira.

Tuviste buen ojo para la viña.

No, no fue la viña.

Fue lo que tú hiciste con la uva que da.

Lástima que ella no pudiera verlo.

Ya. Has hablado con Miguel, ¿no?

Sin hacerlo, sé cómo te sientes.

Fue un malentendido.

Siempre presumo de que mis hijos se llevan bien.

Cuatro y nunca hay problemas.

Quiero que siga siendo así.

Papá, no te preocupes. He hablado con Miguel.

Sabe que lo apoyo en todo.

Me alegra oír eso.

Móvil

Móvil

¿Sí, dígame?

Sí, soy yo, sí.

¿Cómo?

Sí. Perdone un momento, por favor.

Adelántate, yo tengo el coche ahí. Nos vemos en la fiesta.

Sí, sí, sí.

Sí, ya estoy.

No, cuénteme.

Cuénteme.

¿Cómo estás tan seguro?

Huelo el TCA. Este cartón está contaminado.

Y toda la bodega. Está por todas partes.

¿Y qué hacen aquí dentro? Ayer no estaban.

¿Habrá contaminado la bodega?

Seguro.

¿Qué vamos a hacer?

No vamos a hacer nada. No podemos hacer nada.

El que metió el TCA no lo hizo para asustarnos, sino para arruinarnos.

-¡Aquí hay más!

Móvil

Miguel, te llaman.

Móvil

Móvil

¿Sí?

-"¿Señor Cortázar?". Sí, dime.

"He seguido a su mujer. Tiene una relación con alguien".

"Tengo pruebas".

Hola, ¿qué hay? Buenas noches.

¿Qué tal? Buenas noches.

Me alegro de veros. ¿Todavía sigues con él?

Gustavo, ¿dónde está mi hermana? Organizando a los camareros.

¿Y tú por qué no estás con ella?

Perdona.

-Miguel. Ahora no, Mónica.

-Miguel.

Pablo. Has venido acompañado.

-Hola, Miguel.

Me alegra que estés aquí, Sara.

¿Has visto a Raúl? -No lo he visto.

¿Voy a buscarlo? No.

Pablo, ¿podemos hablar?

Sí, claro. Disculpa un segundo.

Dime.

No me gusta. ¿Quién?

Te lo digo porque te quiero. No me fío de ella.

Raúl, quiero hablar contigo.

-Muy bien.

-¿Ha pasado algo?

-No, qué va.

¿Vamos a por otra copa?

-Sí.

¿Quieres una copita? -Gracias.

-Hola, Miguel.

¿Estás bien?

Dime que no es verdad.

¿De qué hablas?

Tú y Paula.

Miguel... ¿Qué hago ahora?

Déjala.

Tú no la quieres. ¿Tú sí?

Pues sí.

¿Cómo puedes ser tan estúpido?

Ella te ha utilizado. Tú me has traicionado.

Hablas tú de traición. Vete.

¿Qué?

Dile a papá que quieres viajar.

No quiero verte aquí más. No pienso...

Has vendido mercancía a mis espaldas.

¿Qué crees que opinará de eso papá?

Eres un hijo de puta.

Para ser un hijo de puta, primero hay que ser inteligente.

-Miguel.

Te busca tu padre.

Voy.

Mañana no quiero verte por aquí.

Paula.

Que... Miguel lo sabe.

Papá, ¿querías verme?

Adelante, hijo.

Me gusta el despacho. ¿Cómo no estás en la fiesta?

Este es el primer vino que hice.

Tenía 15 años.

Y fíjate cómo se mantiene.

Todavía tiene vida.

Fue en 1959.

Mi padre acababa de morir.

Siempre he dicho que quiero a todos mis hijos igual.

Pero es mentira y tú lo sabes.

Por eso...

...no entiendo que me traiciones.

No te puedes imaginar cuánto nos parecemos tú y yo.

Pero yo tuve la decencia de esperar a que no estuviera.

Si has tenido el valor de hacerlo, ten el valor de hablar de ello.

Don Vicente. Sí.

El señor Agüero ha llegado. Ya vamos.

Gracias.

¿Cómo lo has sabido?

Llamaron del banco. ¿Cuál era el plan, quedarte la bodega?

No era, es. Voy a tener mi propia bodega.

Pero ¿qué has hecho con mi hijo? Soy lo que tú querías.

No, yo no traiciono a la tierra ni a la familia.

Pero los Agüero han firmado con las Bodegas Cortázar.

Han firmado conmigo. Vendrán conmigo.

No voy a permitir que lo hagas.

Ya lo has hecho, papá.

Es difícil tener secretos conmigo.

No lo olvides.

Tú eres el director.

Pero yo sigo siendo el padre y lo seguiré siendo.

"Desde que mi bisabuelo..."

...fundó las Bodegas Cortázar,...

...intentamos que nuestro vino sea un fiel reflejo de nuestra familia.

Al igual que mi padre,...

...es un vino con aroma a nuestra tierra,...

...puro, arraigado,...

...elegante...

...y con largo final, difícil de olvidar.

Como mi hermano Pablo, es cabal,...

...con un buen equilibrio y estructura.

Como mi hermana Emma, es limpio y sencillo,...

...fresco en su paso, sugerente, con finura.

Como mi hermano Raúl, es sorprendente,...

...diferente, imprevisible.

Y hoy, gracias al señor Agüero, el espíritu de nuestra familia...

...llenará 300 000 botellas más este año,...

...de las cuales 30 000 serán de nuestro gran reserva.

Que así sea.

¡Daniel, no es momento ni lugar!

¿Por qué le sigues el juego?

¡Hijo de puta!

¿Metiste TCA en nuestra bodega? ¿Qué dices?

¡Todo está estropeado!

Esa acusación tendrás que probarla.

Lo juro: no te venderé ni una uva. Antes la tiramos.

Marchaos y dejad de hacer el ridículo.

Vamos, Pablo.

Vamos, Dani. Vámonos.

¡Dani!

¡Dani!

¡No!

¡Dani!

¡Dani, por favor!

Pagué para que contaminasen con TCA tu bodega.

¡Demuéstralo ahora!

¡Dani, Dani!

¡Daniel!

¡Daniel, por favor!

¡Dani, por favor!

Vámonos, Dani.

Vámonos.

¡Vámonos!

Marca un teléfono

Papá, necesito verte.

Sí, sí.

Necesito hablar contigo.

Es importante.

En la bodega, en una hora.

Miguel, yo no quería que las cosas sucediesen así.

Haberlo pensado antes.

Móvil

Sí.

No, ahora no puedo ir.

Vale, ya voy.

¿Quién era?

Mañana por la mañana quiero que te vayas.

¿Y Claudia? No te preocupes por ella.

Le diré que te has ido de viaje. No, olvídalo.

Eso va a ser difícil, Paula.

Vuelvo en media hora.

Disparo

¿Miguel Cortázar?

-¡Emma, Raúl!

-¿Cómo está?

-¿Han dicho algo? -Aún no. ¿Y Gustavo?

-Le han llamado. ¿Qué ha pasado?

-Parece que le han disparado.

-¿Qué?

Móvil

Sí, papá. -¿Que le han disparado?

¿Quién? -No lo sabemos.

Papá lo encontró en la bodega.

-¿Familiares de Miguel Cortázar?

-Sí.

-El disparo no afectó a sus órganos vitales.

Tiene traumatismo craneoencefálico. -¿Se recuperará?

-Le retiraremos la medicación poco a poco a ver cómo reacciona.

La verdad, no sabemos qué secuelas pueden quedar.

-Todavía no saben nada.

-Sabemos que, por el momento, su vida no peligra.

-Doctora.

-Señor Cortázar.

¿Me oye?

Señor Cortázar, ¿me oye?

Tranquilo, no se incorpore.

Tranquilo. ¿Dónde estoy?

En un hospital. Ha sufrido un accidente.

¿Me oye?

Está en un hospital.

-Eh, Miguel, Miguel.

Estamos aquí.

¿Quién eres? Tranquilo.

Por favor.

¿Recuerda su nombre?

No.

¿Reconoce a su hermano? No.

¿Reconoce a su mujer? No.

No recuerdo nada.

Tranquilo.

¿No recuerda nada?

¿Quién querría asesinarlo?

Ojalá recordara.

No quiero que se hable del tema.

¿Cuándo dirá la verdad tu familia?

Miguel, ten cuidado.

Puedes caerte. Quizá así recuerde.

Lo malo mejor olvidarlo.

Quedó con su padre en la bodega.

¿Y ya? ¿No tiene ningún sospechoso?

Miguel no se acuerda.

-Espero que siga así, por el bien de los dos.

¿Preocuparse por la familia es molesto?

Cuando me casé por la iglesia, como él quiso, entré en la familia.

Eres Gustavo, ¿no? ¿Cómo estás, Miguel?

Desde ahora, Pablo tomará las decisiones en la bodega.

¡No tienes cojones! -Estás despedido.

Está contaminada. ¡Papá no lo haría!

Papá no habría dejado de pagar una factura.

Les compramos la uva y hacemos el vino.

Sabemos a cuánto pagáis la uva.

Y ninguno tiene nuestras cepas.

¿Ellos no hacen su vino?

Miguel la contaminó.

Pronto dejarán de ser extraños.

Intentaré recordar todo lo que he olvidado.

Bienvenido a casa, hijo. Gracias, papá.

Bienvenido, hermanito. -Bienvenido, Miguel.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • T1 - Capítulo 1

Gran Reserva - T1 - Capítulo 1

15 abr 2010

La familia Cortázar está de enhorabuena: Miguel Cortázar ha conseguido un contrato millonario que va a convertir definitivamente a la bodega de su familia en una de las más importantes y rentables de la región. Por eso su padre, Don Vicente Cortázar, en recompensa por su esfuerzo y dedicación, le cede su puesto como director de la empresa. Sin embargo todo se complica cuando el gran cliente de los Cortázar decide romper su acuerdo en favor del vino de los Reverte, una pequeña bodega familiar gestionada por Don Jesús y su hijo Daniel.  Pero Miguel no está dispuesto a permitirlo y, cegado por la codicia, es capaz de cualquier cosa para evitarlo¿ 

 Mientras Lucía, la hija de Don Jesús, ha elegido una vida distinta lejos de casa y del negocio familiar. Algo que está a punto de cambiar cuando un trágico acontecimiento hace que tenga que volver para encontrarse con su pasado y hacer frente a una decisión que cambiará su vida por completo¿

ver más sobre "Gran Reserva - T1 - Capítulo 1" ver menos sobre "Gran Reserva - T1 - Capítulo 1"
Programas completos (43)

Los últimos 394 programas de Gran Reserva

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. graciela isleño

    Como puedo hacer para ver los ultimos capitulos de gran reserva, no se abren

    23 feb 2018
  2. Silvia

    Quiero ver los capitulos de la primera temporada y no puedo verlos pues no se descargan

    23 abr 2017
  3. Chelo

    Quiero ver los capítulos de la primera temporada, el video no se carga. Alguien sabe como?

    30 ago 2015
  4. Jumagaro

    Hola, quiero ver los capitulos de la primera temporada pero no se carga el video. Cómo puedo verlos?

    24 abr 2015