Generacion.es La 2

Generacion.es

Lunes a las 23.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5417809
No recomendado para menores de 7 años Generacion.es - Amor y sexo - ver ahora
Transcripción completa

(Sintonía "Generación.es")

"En 'Generación.es' no hay barreras entre pasado y presente".

"Viajamos por el tiempo con las experiencias de nuestros jóvenes

y nuestros mayores".

"Hoy, viajamos a través del amor y del sexo,

un tema que antes era tabú, incluso algo pecaminoso".

"Sin embargo, hoy, es tan natural como la vida misma".

"Por eso me pregunto: ¿siempre hemos podido vivir la sexualidad

con la misa libertad?".

"¿Han cambiado tanto las relaciones de pareja?".

"Imagino que unos y otros tendrán mucho que contar".

"Y como soy consciente que a los más reservados les puede costar

hablar de sexualidad, les he preparado diferentes actividades

para que se suelten".

"Quiero saber cómo les ha ido en el amor y en el sexo".

"Y no es porque yo sea curioso,

es por contrastar generaciones".

Bueno, amigos,

os presento a Montse Iserte.

Muy buenas. -Encantada.

Hola.

Ella es psicóloga

y terapeuta de pareja y sexual.

Y nos va a contar directamente por qué nos han citado,

os han citado hoy aquí.

No sé qué os imagináis,

pero os hemos preparado una cita rápida.

Bueno, varias citas rápidas.

Una cosa que se llama "speed dating".

Lo que haré será traer a cada uno un candidato

mientras estáis sentaditos, mientras os tomáis algo.

Y vais a tener una cita durante siete minutos,

ni uno más ni uno menos.

Durante ese rato podréis hablar de lo que queráis,

sin ningún tipo de compromiso.

Y así investigáis un poquito

y que también investiguen sobre vosotros,

a ver si la cosa cuaja o no.

Y a partir de ahí, yo tocaré la campanita.

Esa es la señal de que se nos han pasado los siete minutos,

dejamos de hablar y anotamos en esta hoja que tenéis

si os ha gustado o no esa persona y el por qué.

Soy Mary. -Encantado.

Te estaba esperando. -¿Sí?

Sí.

Tanto gusto. -Un placer.

Disfrutad de la cita. Los siete minutos empiezan...

Ya. Vamos.

Así que, Paco, ¿de dónde eres?

Yo soy nacido en Jaén.

En un pueblecito llamado Jimena. -Ah.

¿Te gusta el baile? ¿Te gusta viajar?

Ahora mismo, mi gusto es pasarlo bien, disfrutar con la gente,

cantar, bailar. -Uy, entonces...

Me gusta cantar al máximo. -Tú y yo somos especiales.

Estando en el baile, antes, los chicos... Las chicas se ponían

en una hilera esperando a que viniera

el chico a buscarte a ti.

Y entonces, pues estábamos todos allí

y yo vi entrar un morenazo por la puerta.

Y dije: "Ese para mí".

Y me dijeron: "Vamos".

"Lo conocemos todas. Este baila muy bien

y ni hablar".

Y efectivamente,

el morenazo vino a mí y me dijo:

"¿Baila usted, señorita?".

Yo no le contesté.

Yo me levanté y hablé con él.

Y 38 años con él.

ÉL se fue joven.

A mí me dejó... me dejó tocada.

Pero bueno, él ha sido valiente hasta para morir.

Habló con los médicos

y les dijeron: "Cuando yo me muera, por favor,

decid a mi mujer que he sido feliz con ella,

que la vida sigue

y que haga su vida

como la ha hecho conmigo".

"Que no tenga miedo de la gente

y que ella viva su vida".

Soy rociero por la gracia de Dios. -Ay, qué bonito.

Siempre que puedo bajo abajo. -Claro.

A la feria de Málaga.

¡Hombre! -Calle Larios.

Yo tengo una hermana allí.

En el Rincón de la Victoria. -El Rincón de la Victoria.

Pues yo conocí a mi marido...

en la época en que yo era azafata.

Y entonces, en un vuelo que hicimos

de Palma de Mallorca, que era donde teníamos la base, a Coruña,

me dijo el comandante: "A ti que te gustan tanto los barcos,

te voy a presentar mi hermano, que tiene uno".

Entonces, bajé con él y, claro, me lo presentó.

Y entonces, yo ya lo vi.

Total, que me gustó muchísimo.

Y hablé nada.

Sí, cuando salía con otros chicos,

sí me gustaban, pero nunca era ¡boom!

Siempre era: "Mmm, qué bien". O no sé qué.

O idealizaba a alguno que veía de los que no me hacían ni caso.

Yo los idealizaba una barbaridad. Pero no.

Pero esta vez yo sabía que...

Vamos, no me tuve que preguntar nada.

Siempre, siempre me gustó la mujer como mujer coqueta,

femenina, vocabulario normal.

Pero no tacos sin ton ni son.

Yo me casé enamorado.

Además, es bonito.

Casarse enamorado creo que es... es bonito.

Por ambas partes.

Eso es precioso.

Pero bueno, en mi caso, las circunstancias...

Todo, como digo yo, es un por qué de las cosas.

Sí. Mujer estupenda.

Pero, en fin, era muy... muy constante la inquietud en casa.

Llegaba de trabajar o con cualquier tontería era un disgusto.

Se acostaba y tenía que apagar todas las luces.

En fin, la cabeza, no sé qué.

Y era todo debido al trauma que tuvo de pequeñita, lamentablemente.

Y nada, y nos separamos.

Y nada, no hubo problemas.

Ella trabajaba, teníamos también vivienda para uno y para otro.

No hubo problema con respecto a todo esto.

Pero repito y lo digo siempre cuando me ha surgido:

yo no soy un hombre para ser separado.

El matrimonio significaba...

el marido, la mujer y los hijos, ¿no?, fundamentalmente.

Y ahí había unas normas

que eran muy claras y muy establecidas, ¿no?

Donde el hombre tenía un papel determinado

y la mujer tenía otro papel.

El hombre era el sustentador y la mujer, la cuidadora.

(Música de organillo)

(REPORTERA) Felicidades. Una pregunta.

(ALGUNOS) Sí. (REPORTERA) ¿Qué opináis

sobre el divorcio? -Es estupendo.

¿Es estupendo? -Sí.

Sí. O sea, soy partidario de él siempre y cuando se legalice

con unas normas muy concretas.

Gracias y que seáis felices. Que no os haga falta. (RÍE)

No llamen al día noche...

y a las tinieblas luz.

El matrimonio es escuela de santidad.

Es que el divorcio tardó mucho en llegar, ¿eh?

¿Sí? Y tanto.

El divorcio no fue hasta después de la transición.

Y sí que es cierto que había personas separadas,

pero eran separadas sin... De una manera

sin ningún tipo de respaldo legal.

No se veía salida. Hay que pensar también

que una de las cosas fundamentales para el divorcio

es la autonomía económica.

Y en aquella época, la mayoría de mujeres trabajaban,

pero no remuneradas, porque trabajaban en casa.

Con lo cual, no tenían...

Económicamente no eran autónomas, ¿no?

Y eso era muy complicado de cara a organizarse una vida

fuera de lo que era el matrimonio.

-No es que la sociedad y la familia hayan cambiado

porque la ley sea distinta,

sino que la ley llegó porque la sociedad y la familia cambiaron.

(OFF HOMBRE) "La sorpresa ha sido descubrir

que el divorcio no siempre estuvo prohibido".

"En 1932 y con la llegada de la Segunda República,

se aprobó una ley a su favor".

"Voy a dejar una cifra curiosa".

"En 1936, había 164 divorcios

por cada 1000 matrimonios".

"Pero la legalización del divorcio duró poco".

"Con la llegada del franquismo se eliminó".

De los 30, 40, 50 o 60 años que nos quedan por vivir,

pues al menos...

¿Tantos años?

¿Con la edad que tengo yo? -¿Qué puedes tener, 40 años?

Sí. 40. -¿No?

¿Mi primer amor? Pues yo creo que con 6 años.

Yo estaba... yo estaba enamorado de Marisol.

Sí.

Amor real yo creo que ha sido nada más que con mi mujer.

He salido con chicas, pero...

amo real...

con... con Pepi.

Vivía en el 8 y yo, en el 7.

Me asomaba y a lo mejor la veía y decía:

(SILBA) "Vaya cachas tienes, guapísima".

Y ella: "Ay, ay". Se metía para dentro.

Todo se ha desfasado mucho. -Sí.

Antes éramos demasiado retraídos. -Muy restringido todo.

A ti no te dirían nada, porque los hombres

eran los reyes, los reyes.

Las tontas éramos nosotras.

Porque éramos la reserva espiritual de Europa.

De Europa. -Sí. (RÍE)

Y nos fastidiaron bien con la reserva.

Es que en mi época, si no te casabas, eras muy mal vista.

O eras la solterona del pueblo...

Por... Pero de muchos pueblos de atrás

que se pasaban la vida haciendo ganchillo.

No. Yo no he hecho ganchillo. No, no.

No soy de labores.

Yo no me he visto capaz

de convivir años y años y años

noche y día con la misma persona en la misma casa.

No, no me... Ahora, tu en tu casa o yo en la mía, qué bien. Sí, sí.

Así sí que me ha gustado.

Pero si no... si no, no.

Y así estoy.

Con 78 años, soltera y sin compromiso.

Pero feliz.

Pues, Paco...

Hacemos... -No lo sé. ¿Yo qué te he parecido?

Una mujer que sabe estar en un momento determinado.

Me pareces extraordinaria.

-# Olé. #

Se piensan que porque tienes una edad

tú ya no te puedes enamorar.

Y no es verdad.

Hay veces que te enamoras

y sientes esas maripositas, que yo nunca pensé que volvería a sentirlo.

Y sientes y dices: "No puede ser que con mi edad te enamores".

Pues sí, te enamoras y te gusta vivir la vida.

Y...

y yo quiero y yo estoy abierta al amor.

La verdad es que en este...

La verdad es que somos clásicos. -(RÍE)

La pareja no sería mal en el futuro.

¿Eh? No te rías, que va en serio. -En serio, en serio.

En aquellos entonces, el ligue era el baile,

el... el... las reuniones que teníamos en las casas

y también el... el paseo del parque.

Yo justamente en el baile, pues...

no se me dio mal el baile.

Yo era un poco también bailarín.

Y como era bailarín, pues entonces, enseguida las cogía,

las daba un poquitín de vaivén

y se daban cuenta que mal no se me daba.

Y de ahí, pues la palabra ligue casi se daba por hecho.

La costumbre de los pueblos, es también curioso,

se solía luego mantener hasta que llegases al casamiento:

hablar en la puerta.

En la puerta de las casas.

Y también en las ventanas.

Al estilo de Romeo y Julieta.

Y preferían los padres

en la ventana

para evitar que en la puerta

hubiese algún roce que no les vendría bien a los padres.

No sé si estás casada, no estás casada.

Sí. Sí, sí. -Pero a lo mejor podamos quedar

y podemos apañar algo.

(RÍE)

Es que yo...

lo tengo todo muy completito.

Está completo ya, ¿no? -(RÍE)

Y una de las veces que hablamos, él me dijo que iba a pasar

en Navidad por las Islas Canarias.

Y que le iban a hacer lo que ellos llaman hacer provisión,

que es que le mandan cosas al barco.

Y entonces, yo pensé:

"Qué buena idea, por si pudiera mandarle un regalo".

Y en Canarias, por la tarde,

me fui a comprar una de esas maletas que había de tela

en Canarias. La llené de turrón, de cosas de regalos que me parecía.

Entonces, fui al... al helipuerto y le dije al que estaba allí...

Pregunté por Maceín, que nunca olvidaré este nombre,

que era el piloto, y le dije: "Oye...,

¿tú le puedes llevar esto, que me dicen que llevas cosas,

al Arteaga? ¿Se lo puedes llevar? Es un regalo para el primer oficial".

Y me dijo: "Sí, sí, no te preocupes".

Muy amable y tal. Estuve hablando un poco con él

y entonces, de repente, me dice, cuando ya me iba:

"¿Te gustaría ver el barco desde arriba?".

Digo: "¿Desde arriba? ¿Desde dónde?".

Dice: "Desde el helicóptero".

Digo: "Voy contigo y me lo enseñas". Dice: "Claro".

"Ah, claro. ¿Puedo ir?".

Digo: "De verdad que no te estorbo".

Y cuando nos íbamos acercando, dice: "¿Ves esas luces? Esa es él".

"Ese es el barco".

Y, de repente, me dice este Maceín, me dice: "Oye...,

¿tú te atreves, si yo te ato, te pongo el arnés,

tú te atreves a bajar,

siempre que me prometas que cuando yo haga así, te vas a subir?".

Digo: "¿Lo dices de verdad?". Digo: "Claro".

Y entonces, yo solo oigo una cosa, que esto no se me olvida.

Oigo al tal Maceín que habla con el barco y le dice:

"Permiso para desembarcar a la novia del primer oficial".

Digo: "Uy".

Conforme me iban bajando, claro,

yo veía que abajo había unas personas.

Y era Manolo, que estaba, además, con el mono de faena

y al lado, los marineros, que se ocupaban de descargar las cosas.

Entonces, yo bajé,

Manuel me dio un abrazo y un beso y yo oí: "Clac, clac".

Otra vez así. Chan. Y otra vez para arriba.

Ay, no sé, era un ruido. Si no se podía oír.

Era un ruido espan... Eran luces y ruido.

Pero yo me acuerdo del abrazo y del "clac, clac", boom.

Me enseñas a bailar la jota y yo, a bailar sevillanas.

Hombre, no estaría mal, ¿no?

No estaría mal, no. No estaría mal. -Hay que aprender cada día.

Cada día. -Cada día hay que tener ilusión

en aprender cosas nuevas. -Exactamente.

Claro, en la edad que te casas, pues eres todo fuego, ¿no?

Eres todo fuego,

pesas 30 kilos menos.

La mujer igual.

Y si encima, como yo, que mi mujer es preciosa,

pues, lógicamente, con más motivo, ¿no?

Eres un máquina, ¿no?

Y ahora, ¿pues qué pasa?

Que, claro, ya los años...

pesan.

La convivencia hace un desgaste también.

Pero no sé, yo... yo creo que...

que sin ella yo no podría funcionar

con la misma capacidad de carácter

y de... y esa alegría de vivir.

No, no creo que estuviera...

Lo que te hace falta es un hombre que te dé cariño.

(RÍE) Claro, claro. -Claro que sí.

-Bueno, parejitas.

Es que estás nerviosa. Ay, perdona.

Ángel, que he tenido que repetir la campana, porque no sientas mecha.

Es que sonaba mal. -Pero me he llevado un desengaño.

(ALGUNOS RÍEN) -Un desengaño.

Yo que estaba ya...

Claro. -Yo he tenido que identificarme.

Digo: "Pero ¿eres casado?". Porque ya iba la cosa así.

De repente, dice: "Soy casado". Me ha planchado.

Si engaño, entonces, me puede costar la vida esto.

Me ha planchado.

(Música instrumental suave)

Hay muchas personas de nuestras edades, más o menos,

que se encasquetan con parejas. -Sí.

Y ya es como... Demasiado joven, aún falta mucha vida por delante.

Pero yo ahora tengo pareja y no...

O sea, y me falta mucha vida por delante

y tengo pareja. -Claro.

Que se puede combinar.

¿Tú pretendes estar con tu pareja toda tu vida?

Bueno, toda mi vida, yo qué sé. Me gustaría estar todo el tiempo.

Claro, por ahora, bien. Sí.

Tener una relación con alguien no significa dejar tu vida.

Claro. -Totalmente.

No, una cosa es eso. Pero es que hay gente

que lo da todo por la pareja. -Y se...

No se relaciona con nadie más que no sea ella.

Exacto. Totalmente.

Pero hay personas como que engañan,

porque, al principio, es todo perfecto,

todo no sé qué. Y después, llega un momento que es:

"Es que no me gusta que salgas con tal persona".

¿Eso te ha pasado? -Sí.

Pero yo largué rápido. -Hombre.

Sí. O gente que se engancha a lo tóxico.

Una pregunta para los que tenéis pareja y los que no.

¿Habéis estado nunca enamorados?

Es decir, ¿aunque sea de vuestra pareja?

¿Sí? -Yo no lo sé.

Yo sí.

El término enamorarse es una palabra muy fuerte.

Sí. -Porque te han hecho creer

que es muy fuerte. Quiero decir, ¿no?

A ver, sí, pero no sé.

Es que nunca sabes qué es hasta que lo sabes.

Pero cuando lo sabes, tampoco sabes si lo sabes.

Porque no hay definición para la palabra.

¿Tú has estado enamorado? -Sí.

Y cuando lo supe, lo supe. No sé.

Yo nunca me he enamorado, pero he tenido "crushes".

"Crushes". -Yo también.

Un "crush" es... -Amor platónico.

Sí. Como un amor platónico. -Sí.

Es como que te gusta, pero no lo puedes conseguir,

porque es inalcanzable. -Un amor imposible.

Pones a las personas como aquí arriba, ¿no?

Sí -Son como...

Las ves superiores a ti.

Pero ¿eso no es confundir amor con admiración?

Exacto. -No.

Porque yo creo que es un error muy...

Yo tengo admiración hacia gente y mis "crush", ¿vale?

Vale.

"Está claro que el amor es un sentimiento subjetivo

y solo quien lo vive puede describir lo que se siente".

"Hoy en día,

el amor no tiene condiciones ni límites,

al menos, para muchos".

"Una realidad que se aleja bastante

de lo que sucedía durante buena parte del siglo pasado".

"El franquismo, junto con la Iglesia,

se encargó de difundir cómo tenía que ser

la moral sexual de la época".

"Y gracias a la radio, tuvieron acceso directo

a todos los hogares".

"Y, en especial, a su objetivo más preciado: las amas de casa".

(RADIO) "Consultorio de Elena Francis".

-# Francis.

# Consúltale a Francis.

# Sé la amiga de Francis.

# Francis.

# Francis. #

Qué guay.

# El consejo de Francis. #

(FRANCIS) "Hola, amigas todas, oyentes".

"Un cariñoso saludo para todas".

Si digo: "Elena Francis", ¿a qué os suena?

¿A nada? -A nada.

Absolutamente. Un nombre cualquiera.

Tarotista. El de uno de los programas

más importante de la radio de nuestro país.

Lo tuvo durante muchísimo tiempo.

Y era un programa que nació, pues con voluntad de dar consejos

sobre belleza. Luego, derivó en consejos amorosos, sentimentales.

Y la gente, de alguna manera,

escribía cartas que llegaban a la radio

y Elena Francis contestaba a todas propuestas,

supuestamente anónimas, de la gente.

Si queréis, empezamos haciendo una recreación nosotros mismos.

Vale. Para que podáis valorar qué era.

Consistía en algo muy sencillo. La gente enviaba cartas,

como la que tienes ahí, Jara. ¿Ya?

Te vas a coger y vas a leer. Vale.

A ver.

"Respetable señora...".

(ALGUNOS RÍEN)

"...una amiga soltera que frecuenta discotecas

y "buats" me dice que ve frecuentemente a mi marido

divirtiéndose con otras mujeres".

"Fui a una discoteca y lo encontré acaramelado con una chica".

"Me fui llorando".

"En casa, le pedí explicaciones y dice que fue allí

por asuntos de negocios".

(ALGUNOS RÍEN)

¿Qué hubiera pasado si la infiel hubiera sido ella en esta época?

Bueno... -Que la matan.

Vamos... (PAU) Hace falta ver la respuesta.

La muele a palos. Como dato, os digo

que hasta el año 78

la... la infidelidad

por parte de una mujer estaba penado.

¿Hasta qué año? Hasta el 78. No es tan lejano.

Mi madre ya había nacido. -Y por hombres, no.

Tu madre ya había nacido. Y hasta seis años de cárcel.

¿Y a los hombres no? A los hombres no.

¿Tu opinión como mujer

sobre el artículo que penaliza el adulterio?

Yo opino que este artículo no es totalmente igualitario,

ya que a la mujer se le puede coger sin ninguna prueba

y al hombre lo tienen que coger con otra mujer probado.

-Le advierto que esta intimidación en España

tiene una raigambre desde el código de 1822,

en el cual el legislador exageraba la nota

hasta el punto de que el marido podía disponer

de la penalidad a aplicar a la mujer

con el único límite de que no sobrepasara los diez años.

(FRANCISCA) Hasta los pactos de la Moncloa estaba...

estaba penalizado.

Penalizaban en el sentido de que si un hombre sabía

que su mujer era adúltera, la podía denunciar.

Y entonces, había una... Bueno, pues había unas amonestaciones

que dependían un poco del... del hecho,

tanto para la mujer adúltera

y, en este caso, para el hombre que había tenido relaciones con ellas,

también sabiendo que ella estaba casada.

La pena era para los dos.

Para la mujer adúltera y para que el que contribuía

al adulterio. Claro. Pero lo que pasa

es que el hombre podía decir que no sabía que estaba casada.

Con lo cual, estaba exento. Lo conocido como hacerse el loco.

Hacerse el loco. Efectivamente.

Yo creo que esta en concreto, actualmente,

yo creo que es la más frecuente aún.

Yo creo que se inventan excusas mejores ahora.

Sí. -La infidelidad está muy...

Sí. -¿No?

Muy puesta.

En el aire. Pero ¿eso qué quieres decir?

¿Que habéis naturalizado la infidelidad?

No. -No, no, no, no.

No.

¿Y qué pensáis de las relaciones abiertas?

Pues si están de acuerdo los dos... -Claro.

¿Os veis formando parte de una relación abierta?

Yo creo que esto no lo puedes decir hasta que lo vives.

A ver, yo, personalmente, en una relación

lo que me gusta es estar con esa persona.

Y cuando estoy enamorado, solo tengo ojos para ella.

Pero ¿veo la posibilidad de haber una relación abierta?

Pues sí, completamente.

Otra forma de pasárselo bien y de disfrutar de una relación.

Es otro tipo de acuerdo.

O, simplemente, una forma de poder querer

a más de una persona. Tú acabas de decir

que te gusta estar centrado en una persona,

que esa persona sea única para ti.

Pero ¿qué pasa cuando se pierde esa individualidad

y te sientes capaz de querer

de esa misma manera a varias personas?

Que no tienes tiempo para vivir. Es que...

-Total. -Yo pienso... Bueno, yo qué sé.

Es mi forma de verlo. Quizá mi forma de querer es como...

Muy... soy muy...

No sé. Entregada o lo que sea, ¿no? -Sí.

Bueno, si os parece...,

escuchamos la respuesta que daba Elena Francis

a esta mujer. Lucía, la vas a leer tú, si te parece.

Digo: "Me mira mucho". Lo que contestaba, literal,

la consultora, en este caso sentimental, Elena Francis.

Vale.

"No se preocupe. Los hombres son proclives al adulterio".

"Posiblemente se trate de una aventura pasajera".

"Tiene que conseguir que su marido se vuelva a interesar por usted

al tiempo que se sienta bien en casa,

extremando sus atenciones personales quizá abandonadas por la rutina".

"Reciba un cariñoso saludo de Elena Francis".

Qué maja. -La culpa es toda suya.

Sí, sí. Encima. -Qué fuerte.

¿Cómo una mujer puede decir eso? No lo entiendo.

Bueno, con el paso del tiempo, se ha descubierto

que tanto las preguntas como las respuestas...

en un... Durante un periodo, al menos,

las escribieron curas.

Y luego, guionistas y demás. Pero, en su mayoría, hombres.

De hecho, se encontraron hace relativamente pocos años,

2005, las... las cartas reales que enviaba la audiencia

y que no llegaron nunca a ser emitidas

porque no eran válidas. Quiero decir con eso

que la audiencia no enviara cartas. Se escribió

que era un instrumento del régimen

para tener a las mujeres, de alguna manera, controladas o sumisas.

Vamos a peor. ¡Ay!

Sí, sí.

Sí, es fuerte.

Y en esto ¿hemos cambiado?

Es decir, lo que sí hemos cambiado es la respuesta,

pero es un tema que sigue sucediendo.

¿Se demoniza de la misma manera o ya creéis que se ha naturalizado

y da igual que el adúltero sea él o la adúltera sea ella?

No da igual. Ahora, si lo hace un hombre, también es:

"Hala, qué guay lo que ha hecho".

Y si lo hace una chica, es como dice él, lo peor que ha hecho.

Ya tienes tu reputación tachada para toda la vida.

Sí. Sigue habiendo esto.

Pero me imagino que no hasta el punto de que aplaudamos al hombre

y tiremos mierda a la mujer.

No tanto como lo era en esta carta, pero sigue pasando completamente.

El problema que tenemos todos, y nos pasa a todos,

porque es una cosa que pasa y es evidente que pasa,

es que hemos vivido en una sociedad machista,

una sociedad que nos inculca unas ideas

que, bueno, que están ahí porque han estado siempre

y van desapareciendo, pero están aún.

Y yo creo que, al menos en mi parte,

alguna vez sí que he sentido, no que lo haya pensado,

pero sí que mi subconsciente se quedaba con esa idea.

Rollo que si veía a una chica que se liaba con muchos chicos,

pues sí que me quedaba con esa imagen.

Que una vez te das cuenta, piensas:

"¿Qué coño estoy pensando y por qué estoy pensando yo eso?".

Y debo luchar para no tener estos pensamientos.

Pero creo que sería feo negarlo

y decir que no lo he pensado, porque es algo que nos pasa a todos.

(RADIO) "Dios habrá de ayudarle a usted,

por usted misma y por su hijo".

"Escríbame si así lo desea".

"Y sepa que soy su amiga".

"Tradicionalmente, la sociedad entendía el sexo

con fines meramente reproductivos

y solo lo aceptaba dentro del matrimonio".

"Entonces, la educación sexual era escasa,

o, más bien, nula".

"Con la revolución sexual, en los años 60, todo cambió".

"Se reivindicó la igualdad entre géneros, el feminismo

y los métodos anticonceptivos".

"La sexualidad se convirtió en algo que explorar y celebrar

desde el arte, el cine y la música".

"A partir de ese momento, se abrió la puerta

a la diversidad sexual y al placer

de disfrutar de una sexualidad plena

y sin prohibiciones".

"Los jóvenes viven ajenos a este pasado frente a la libertad sexual

que tienen hoy en día".

"Aún así, ¿habrá cambiado tanto la educación sexual

que recibió una generación y otra?".

Hasta aquí, amigos. Ya podéis bajar.

(Risas)

Sí, bueno.

Amor.

¿Has recibido en tu vida alguna noción o educación sexual?

No, ninguna.

¿Crees que te ha perjudicado en la vida?

Yo creo que sí. Francamente, sí.

(OFF HOMBRE) "La pareja descubre en el agua

el caprichoso azar de dos corazones enlazados".

-¿Y en la escuela tampoco? -No, no, en absoluto.

Es que más bien yo creo que esto de la escuela

me ha perjudicado bastante. Te ponen una especie de tabús,

una especie de cosas que deseducan más que educan.

(Risas)

Ay, lo has tenido en el sobaco.

(CARME) Bolas chinas.

Sí.

-Mira, hace... Ay, Marina.

Ay, Marina.

Uy, uy, uy.

Pau, no te pongas nervioso. -Pau.

Sí, pero dirá que para qué.

-Tengo yo aquí.

No sé, impacta mucho. Porque yo los había visto,

los había visto en vídeos. Pero hasta...

No sé, verlos en persona ha sido como...

impactante un poco.

Pero muy guay. Me he puesto a jugar con todo.

O sea, para activarlos todo y todo.

Incluso me he hecho esto.

Qué fuerte.

Hola.

(MUCHOS) Hola.

¿Qué tal?

(MUCHOS) Bien. -¿Bien?

Bienvenidos.

Gracias. -Encantada.

Sí es verdad que me he sentido incómoda, un poco incómoda.

Porque a mí me parece, sobre todo,

que... que el sexo es una cosa íntima.

¿Vosotros habéis recibido una educación sexual

un poquito distinta a la que han recibido ellos?

¿Qué habéis aprendido?

¿Qué os ha dicho en el colegio, en casa, la familia?

En el colegio, no nos han dicho nada. Al menos en mi situación.

¿Y entre tus amigas no habéis hablado, no hablabais,

comentabais el primer beso, caricias...?

Sí, eso sí.

Pero, no sé, mucho más allá, mucho más extenso, no.

A mí me resuena de 50 años atrás esto.

(EVA) Vamos a ver.

Pues están como hace 60 años estábamos los demás.

No saben nada de nada,

no les explican nada de nada.

Boca, oreja, como todo el mundo hemos hecho.

Creo que a nivel sexual me han educado bien en la escuela

y he podido aprender cosas.

Yo he tenido la suerte

de que más que mis padres

venir a mí a hablarlo,

yo ir a ellos y preguntar y que, más o menos, me respondan

y me sepan, pues...

tratar desde la comprensión y entender mi...

mi curiosidad por las cosas.

¿Con tu familia no te entiendes? -No mucho.

Con mi madre un poco, me comprende, pero fuera de ahí, ya no.

¿Con tu padre no?

No mucho, no muy bien.

Pero ¿porque él es así o porque es de otra generación?

(ENTREVISTADA) Según él, pertenece a otra generación.

-Como cuando yo tenía 17 años, que mi padre me decía:

"Hijo, siéntate, que voy a hablar contigo".

Me sentaba y me decía: "Como vengas a casa a las 11:00,

te doy una patada en la cabeza que te la reviento".

Y le entendía. Porque había diálogo, había comunicación.

(LUCI) Yo con mi padre

no hablo de sexualidad

ni él quiere sacar el tema,

porque a mi padre eso le pone muy atacado.

Y casi que no hablamos de eso.

Mi padre pasa de ese tema, como si no existiera.

No. Nunca hablo de estos temas con mis padres.

Sí que alguna vez he tenido la charla

o he tenido un intento de charla con mis padres.

Eso de que se te acercan y dicen:

"Pau, vamos a hablar de...". Y tú: "No".

Y, realmente, no quieres la información,

porque te lo plantean como una cosa extraña.

Hombre, eso era tabú.

Soy yo el que le decía a mi madre, por ejemplo, muchas veces,

de broma: "Uy, mami, tienes ojeras. ¿Esta noche qué, ha habido...?".

Y ella: "Ay, niño, qué sinvergüenza eres" .

Pero de broma, ¿no?

La única preocupación que tenían las madres en decirte

que ojo con los chicos y que no te quedaras embarazada.

Eso era lo primero que te decían.

Pero no te explicaban cómo te podías quedar embarazada.

Tampoco. -Yo he llegado a escuchar

que te decían:

"Cuando estés con un chico, no te quites las bragas,

porque te quedas...". Sí, sí.

Te quedas preñada.

-En el colegio, no me decían nada, al contrario.

Que en vez de ayudarme me fueran hundiendo más,

por ejemplo, hablándome de que teníamos que ser puros,

etcétera. Yo me planteé el problema de qué significaba ser puros.

(MARÍA) Yo no hablé de métodos anticonceptivos con mis padres.

No. Pero eso supongo que, supongo no, era entre...

era entre nosotras, claro.

Claro. Yo conozco lo básico.

El condón, el...

La pastilla, supongo. Y poca cosa más.

Bueno, conozco también el DIU, que se llama.

Porque mi madre me contó lo que ella utiliza.

Pero tampoco sé cómo funciona.

Y nada, no conozco nada más realmente.

Pero, por ejemplo, hay preservativos femeninos.

Y esto yo no me enteré hasta que salí del cole

y, pues mira, te encuentras con esto.

Esto a mí no me lo enseñaron

cuando fui a que me enseñaran a poner un preservativo masculino.

En el momento en que los métodos anticonceptivos se generalizan,

y es con el uso de la píldora,

entonces es cuando la mujer puede tener relaciones

sin peligro al embarazo. Es un antes y un después en la sexualidad.

Entonces, perdona, dices: "con la aparición de la píldora".

Pero entiendo yo que el anticonceptivo base,

que sería el preservativo, llegó antes que la propia píldora.

Bueno, pero el preservativo era muy difícil de conseguir.

¿Quién se atrevía a ir a la farmacia a por un preservativo?

¿Quién? ¿Quién? Si te ibas a encontrar a la vecina

que te iba a preguntar, que te iban a mirar de aquella manera,

como: "¿Para qué quiere esto?".

Era muy difícil eso.

Y entonces, y encontrar las pastillas...

Las pastillas se utilizaban, los anticonceptivos orales

se utilizaban muchas veces bajo el sinónimo

de regulador de menstruación.

Bueno, se sigue utilizando mucho como regulador de menstruación.

Sí. Pero no fue hasta el año 78

cuando se despenalizó el uso de anticonceptivos hormonales.

Y en aquella época, por ejemplo, yo recuerdo lo difícil que era

incluso encontrar un DIU, un dispositivo intrauterino.

Había grupos de mujeres profesionales

y de otras mujeres que iban a Londres a buscar los DIU,

los dispositivos intrauterinos que después nos traían a los centros

y a los servicios para poder ponerlos.

Es que estamos hablando de cosas...

Estamos hablando del año, pues te digo de los años 80,

de los primeros de los 80.

Parece que haya pasado, pues una eternidad.

Y bueno, han pasado años, pero no tanto.

Claro, la historia reciente. Es historia reciente.

Yo soy completa y absolutamente contrario al aborto.

(MUJER OFF) "Cada año, unas 100 000 abortaban clandestinamente".

(OFF HOMBRE) "No es un viaje de placer".

"Van a Londres a abortar".

(MUJER OFF) "Pero la mayoría abortaba en condiciones penosas".

Ella hervía agua, allí echaba un contenido,

que dijo que era alcohol.

Ella lo introducía en la vagina

y luego, después, una vez después de introducir eso en la vagina,

pues nos daba una copa de coñac, café negro y dos aspirinas.

Ninguna mujer va a sufrir o va a tener que afrontar

consecuencias penales por el hecho de haber abortado.

(JARA) Yo, ahora mismo, tengo pareja desde hace...

unos siete meses o así.

Pues yo, este año, me quedé embarazada.

O sea, me di cuenta cuando estaba casi de dos meses o así.

Yo tomaba unas pastillas anticonceptivas,

pero estuve dos o tres días sin tomármelas

y se ve que esto ya es...

es, bueno, un error, ¿no?, que ya puede influir.

Me ayudó a ver lo que es el embarazo,

el embarazo a mi edad, el aborto

y todo este tema desde muy cerca.

Entonces, esto...

a mí me ha marcado.

Pero a mí familia fue como: "Oh, Jara, qué bien".

"Te puedes quedar embarazada".

De hecho, yo tengo muchos quistes en los ovarios

y pensaba que no podía.

Y fue más como una sorpresa buena que un drama.

Y ahora no es el momento, porque estoy estudiando, por lo que sea,

porque no podría cuidar a este niño o niña.

Y ya está, sin más. Yo lo vivo desde...

mucha alegría, mucho amor, no sé.

Es de las decisiones más difíciles

que ha tenido que tomar nunca un mujer en su vida.

Ajá. El aborto estaba prohibido.

Luego, se despenalizó.

Pero se despenalizó solamente en tres supuestos.

En el caso de malformación fetal,

peligro de la madre o en el caso de violación.

Y eso duró durante muchísimos años.

Hasta que tuvimos la Ley de Plazos, que fue en el 2010.

La Iglesia, una sociedad tradicional,

una sociedad que no vela por los derechos de las personas,

una sociedad que minimiza

a la mujer, que la discrimina.

Y sigue estando en muchos aspectos presente, ¿no?

Es el hecho, pues bueno, de que... de quitarle a la mujer

los derechos de decidir,

de decidir lo que quiere hacer con... con su propio cuerpo

en un momento determinado.

Yo os he traído un objeto

que me gustaría enseñaros.

(CARME) Esto ya es un tesoro.

Esto es un clítoris.

Esto es el clítoris.

¿Qué me querías preguntar?

Era saber que dónde estaba el clítoris.

¿Dónde está el clítoris? -Sí.

(EVA) Mira, el clítoris está situado

externamente entre... Imagínate tu vulva.

Has cogido un espejito y te la has mirado. Bien.

Pues imagínate tú... -No te he respondido, pero bueno.

(ALGUNOS RÍEN) -¿No lo has hecho?

No.

No. Yo creo que no conozco mi cuerpo.

Al no mirarme tampoco, pues cuesta, ¿no?, saber qué tienes.

No, no me he explorado nunca. Pero es que por lo mismo,

porque no me llama todavía, la verdad.

Bueno, pues el clítoris está situado entre unos labios que hay,

que se llaman los labios menores, que tienen una formita como así,

y otros que son los labios mayores.

¿No has tenido nunca la curiosidad de mirarte?

No. Sabía que estaba ahí,

pero no sabía si realmente estaba como más para fuera

o ya dentro, ¿sabes?

¿Y tú tampoco, Lucía? (LUCI) No.

¿De verdad? -De verdad.

No me lo puedo creer. (CARME) Yo tampoco.

Vosotros, con su edad, ¿sabíais dónde estaba el clítoris?

Perdona, yo no sabía que se llamaba clítoris,

pero sabía dónde estaba.

Y antes de su edad.

(MARY) Pues yo no. (CARME) Sabía.

Perdón por no saberlo. -Yo también.

(MARY) Yo, a su edad, no. (CARME) Yo, sí.

Ahora, que se llamaba clítoris ni idea.

En el pueblo, cuando nos juntábamos cuatro o cinco,

nos poníamos en un carro de aquellos que tiraban los burros,

nos poníamos allí y te mirabas:

"Mira, yo tengo pelillos, el otro, no sé qué".

"Sí, sí. Ah, pues mira, nos masturbamos".

Y veías al más mayor y te quedabas...

Mira que yo soy la única de mi esto de amigos

que nunca hablo de masturbación.

Siempre que hablan, les dejo hablar, yo nunca hablo. No sé.

Porque no... No sé.

Mis amigos sí hablan de... Mis amigos chicos, me refiero,

sí hablan de que ellos se masturban y lo vemos como normal.

Pero es verdad que cuando es alguna chica que dice que lo hace,

se ve como: "Hala, no veas".

¿Cuál es la edad media a la que suele empezar un adolescente

a tener su primera relación? Pues mira,

podría estar alrededor de los 15.

15, 16. Y en algunos casos, 14 años.

Esa es la edad de inicio coital. Porque además es muy curioso, ¿no?

Porque cuando hablas de a qué edad tienen relaciones,

siempre estamos pensando en las relaciones con penetración,

en el coito, que es lo que más preocupa a los adultos.

Pero que era más bonito antes, porque había más respeto

y había más cosas. -Sí.

(MARY) Antes, la virginidad se perdía cuando te casabas.

Antes, era así.

Y yo la perdí cuando me casé.

Como era en esa época y, no sé, pero sí, es verdad,

virgen al matrimonio.

Sí. Sí, sí. Además, me parecía bien.

Me parecía bien y me encontraba bien.

Nunca... nunca sentí que...

que estuviera forzándome para nada.

Ah, pues yo perdí mi virginidad sobre los veintitantos largos ya.

Bastante tardía, ¿eh?

Ahora dirían: "Qué tonta esta mujer".

Pero bien.

Fue bien.

No como una amiga mía, que la perdió muy tarde y dijo,

me dijo, dice: "Chica, ¿para eso tanto esperar?".

Solo me faltaba leer el periódico.

No han sentido nunca la campanita. Clin, clin, clin, clin, clin.

Cuando he dicho lo de la campana, quería decir un orgasmo.

Yo sé que cuando lo haga, es porque me voy a sentir bien

y porque va a ser la persona adecuada.

Es que no siento a nadie para que esté conmigo,

de momento. Ya vendrá.

En mi caso, fue... fue como muy difícil.

Porque yo no estaba preparado en ese momento

y estaba como con mucha presión de mis amigos,

mucha presión de toda la gente que me rodeaba,

que lo hacían sin ninguna maldad completamente,

pero sí que había la pregunta de: "¿Lo habéis hecho?".

Y, digamos, que esa presión es una cosa que...

que a mí, en mi momento, pues me... me dio mucho miedo

y me... me... Hizo que, en su momento, no me gustara.

A ver, la verdad que todavía no ha habido nada de eso,

pero que sí, que besos y todo eso,

pero no sé. Es que también soy muy pequeña.

También considero que soy pequeña.

Yo perdí la virginidad a los 14 años.

Y no era con una pareja,

era con un chico que conocí que me transmitió confianza.

Y también porque intenté desmitificar el hecho, ¿no?,

en sí mismo de que hay mucha gente que espera que sea

la persona ideal.

Y, no sé, la persona ideal ¿para qué?

Porque, al final, quizás hay una persona

que es la ideal para hablar

sobre no sé qué, pero después,

el tema sexual, pues es muy diferente.

Si tienes 18 años y no la has perdido:

"Ay, Dios mío, ¿cómo puedes hacer...? ¿Cómo puedes...?".

Qué tontería más grande.

Realmente yo considero que una persona debe perder la virginidad

cuando se le ofrezca el momento.

Ni tampoco considero que tenga que ser con una persona especial.

Cuando suceda. Es que cuando suceda, sucederá y ya está.

Yo la virginidad sí me acuerdo perfectamente.

Porque yo tengo familia en...

en Lloret de Mar.

Entonces, aquello era todo el fin de semana

a dos discotecas a veces. Me ponían el sello,

me iba a la otra y tal, ¿no? Y en fin, había buen rollo.

Y me acuerdo de una chica inglesa, que estuvimos allí un buen rato

en la playa y cada día tal.

Y entonces, nos perdimos por allí, por un paraje muy bonito.

Y, bueno, y allí echamos un ratito muy agradable.

Yo, por la cara que ponía ella y como salí yo,

pues salimos bordados de grana y oro.

En aquellos años, había casas de prostitutas.

Que, además, estaban reconocidas.

Y ahí fue justamente donde perdí la virginidad.

Aunque no me convencía nada pasar por esos trances.

Pero no... no solíamos tener otra forma en aquellos años.

Pasamos de una sociedad represora a una hipersexualizada.

Continuamente hay estímulos de sexo en todo.

Estamos en una era en este momento de "pornonativos".

En mi época y en la anterior no había educación sexual.

Era represiva.

Entonces, ante una represión hay una reacción.

Pero el problema es que llevamos ya muchos años

en el que no hay educación sexual, no la hay.

Pero sí hay modelo de educación sexual: el pornográfico.

Es un modelo que es bastante agresivo,

donde el hombre es el dominante y la mujer lo único que sirve

es para que se utilice su cuerpo. Es la cosificación femenina.

Sí. Y el tema básicamente

de los diferentes orificios que pueda tener en el cuerpo.

Eso es lo que... Ese es el modelo que se va perpetuando

y que se va aprendiendo.

No es lo mismo ese aprendizaje en una persona adulta,

que tiene experiencias y tiene una madurez,

que en una persona que se está desarrollando.

Y eso es un verdadero problema.

Porque eso implica que, de alguna manera,

la... ese modelo a la mujer la aleja de la sexualidad, ¿no?

La convierte en un objeto.

Estamos viendo que están cambiando los patrones eróticos cerebrales,

incluso morfológicamente.

Y eso no sabemos qué consecuencias puede tener en el futuro.

"La sexualidad nos identifica,

nos define y marca nuestras relaciones

con los demás".

"Antes, todo lo alejado del binomio hombre-mujer

era duramente reprimido por el franquismo".

"La homosexualidad entre hombres, por ejemplo,

era considerada contra natural y la ley la castigaba

con penas incluso de prisión".

"Bueno, y nada que decir de las mujeres lesbianas,

que ni se contemplaba que pudieran existir".

"Por suerte, la sociedad ha avanzado hacia a libertad".

"Ahora, el espectro de la diversidad sexual

y de género es tan amplio que nos faltaría papel y rotuladores

para dibujarlo".

Bueno, chicos os presento

a Itxasne Gaubeka,

de la Asociación GOGARA,

socióloga tallerista,

que hoy le vienes a hacer

un taller de género. Un taller de género.

Bien.

También os presento a Eric y Ariadna,

compañeros que han venido a hacer el taller

para que no sea siempre tan endogámico,

traigamos también gente de fuera que pueda participar.

¿Nos cuentas lo que vamos a hacer en el taller?

Nos vamos a dividir en función

de si nos gustan los hombres o las mujeres.

¿La idea cuál es?

Es que dibujemos

o nos imaginemos cuál es el hombre o la mujer ideal

y hagamos un dibujo de la silueta desnuda,

la persona desnuda. Una vez hecho el dibujo o mientras,

podéis ir pensando en cinco características psicológicas

y cinco características físicas que harían que esa persona

fuera irresistible para vosotras

y para vosotros.

Pues cuando... cuando tú digas. Sí. Pues ya.

Pues venga, vamos a ello.

A ver qué sale de aquí. Los hombres.

-Ha dicho hombres y mujeres. -Hombres y mujeres, claro.

Castaño. -Castaño. A mí también.

Rubito. -Alto.

Aquí son las cualidades físicas.

Y aquí las... Las... Sí.

Una pregunta.

¿Y si a mí me gustan las personas

y podría estar en las dos mesas?

Puedes estar también ahora. -Puedes moverte de un lado a otro.

Estoy un poco cansada de esto de las etiquetas.

Y yo, ahora, tengo una pareja que es un chico,

pero a mí me han atraído chicas y he estado con ellas, ¿no?

Por lo tanto, no me quiero limitar a relacionarme

con un solo tipo de...

de género o de sexo, ya no sé cómo llamarlo.

Pero sí, sí. Me gustan las personas y no me limito a nada.

Hemos puesto que nos gusta uno muy alto.

Consensuado. -Que tenga las piernas rectas.

Que no sea patizambo. -¿Qué?

Pelo en la cara.

No, pelo no. Babita bien hecha. -(ALGUNAS RÍEN)

Y perfiladita.

(MARY) Bien, bien. -Vale.

Yo solo quería la babilla así, una perilla chula.

Y le han pintado bigote. Pero bueno, lo demás estaba bien.

(EVA) ¿Qué tipo de pechos,

qué tipo de genitales le queréis dibujar?

Estos concretamente son generosos, por lo que sea.

Sí. Un poquitín dados de sí.

¿El tema de la artificialidad de ciertas partes del cuerpo?

¿Daría igual que se haya operado las tetas y sean enormes?

No, no me gustan. Ahí es adonde vamos.

No. Naturalidad total.

Pero si es muy planita y se ha puesto unas tetas, mejor que tenga.

Entonces, buscaré. -Si le gusta a ella...

Perdona. Entonces buscaré otra que no tenga esas condiciones.

(EVA) Quería hacer una pregunta.

¿Es fácil encontrar hombres cariñosos, comunicativos?

Es que esto parece una lista de los Reyes Magos.

(ALGUNAS RÍEN) -No.

No, no. (JARA) Sí, sí.

¿Los hombres, en general, que vamos conociendo

son bastante comunicativos, sensibles?

Pues hay de todo. (CARME) Hay de todo.

¿Empática estáis de acuerdo todos? (SAMUEL) Sí, empática, claro.

(ÁNGEL) Sí. Encaja en la frase.

Hay como que, obviamente, este es el hombre ideal

y esta es la mujer ideal, etcétera.

Y... y claro que este es como el estereotipo, ¿no?,

el que se puede apuntar.

Hay un tema que no se ha tratado, que se pasa por encima

porque no se piensa mucho, es el tema de los genitales.

Yo soy una persona transgénero, además de bisexual, lo tengo todo.

Y entonces, ocurre que, bueno,

me he ido moviendo en los dos lados. Y se ha hablado en el momento

de cuestiones que tenemos entre las piernas.

Ari, ¿y tú siempre has sido Ari?

No. Yo nunca he sido Ari. Yo soy una mujer "trans".

Por ejemplo, para mí la mujer ideal es una mujer con pene,

que es lo que soy yo y me encanta.

Yo con mi padre no tengo relación hoy en día.

Así llevo ya, pues dos años.

Y a mi madre, en un principio, le costó mucho,

porque no lo entendía.

Y luego, aparte, tenía la visión de la mujer "trans" que se tenía antes.

Era una mujer prostituta, con una mala vida.

Entonces, ella no tenía esta imagen que yo...

tengo ahora y que tampoco ella sabía que existía.

Y, al final, pues, poco a poco, fue entrando en razón y tal.

Y ya se vio en el apuro de que tenía que ayudarme.

Que yo necesitaba alguien que me apoyase de la familia

y tan cercana.

Entonces, ya mi madre

se puso las pilas

y ya me empezó a ayudar. Y pasó de ser mi...

mi enemiga en casa a mi mejor amiga.

Ahora, que los jóvenes entiendan el movimiento LGTBI,

que los jóvenes entiendan que pueden ser "heteroflexibles",

"homoflexibles", que puedan ser "pansexuales",

o que puedan ser "queer". O asexuales.

O asexuales. Es decir, es algo que cada vez...

Es decir, está más integrado. Cada vez se tolera más.

Si nos... nos vamos hacia atrás,

estaba todo como mucho más confuso, ¿no?

En el momento en que ya se empieza a abrir un poco la sociedad,

y eso fue ya en la época, pues ya digo, finales de los 70,

primeros de los 80,

las personas empiezan a expresar más lo que se siente, ¿no?

Pero, claro, todo esto estaba muy relacionado

con el tema del vicio, la falta de moralidad.

No deja de ser una población vulnerable

que le queda básicamente pocas...

salidas laborales, como muchos de ellos y de ellas

se dedicaban básicamente a la prostitución, ¿no?

Homosexualidad, heterosexualidad, bisexualidad...

Ahora, cuando vas en el metro o cuando vas por ahí

y oyes a los jóvenes en el instituto

o vienen a las consultas, la mayoría se consideran bisexuales.

(MUJER OFF) "Este fue el principio del fin".

-Queda, en consiguiente, tomada en consideración

la proposición de ley sobre peligrosidad social.

(MUJER OFF) "El Congreso iniciaba así el trámite para derogar

la Ley de Peligrosidad y Rehabilitación Social

que castigaba con cárcel o internamientos en psiquiátricos

a los homosexuales en España".

"Un año después, el 26 de diciembre de 1978,

se aprobaba definitivamente".

(ÁNGEL) En mi época,

puede que existiese.

Pero debido a que era totalmente, vamos, prohibitivo,

es que, vamos, no... Nada de nada.

Era... era difícil. Bueno, no, era imposible.

No como estos chicos que hemos tenido aquí, "trans",

esta tarde,

que lo han explicado con naturalidad.

Y... y yo, ateniéndome a mis años,

lo he visto con esa normalidad.

Hacen su vida normal y son felices.

Eso es lo mejor que puede tener un ser humano:

ser feliz.

"Es evidente que hoy en día tenemos más derechos

para vivir una sexualidad sin limitaciones".

"Pero también más información para romper con mitos y prejuicios".

"Yo me quedo con la idea de que la sexualidad no tiene que ver

solo con la capacidad reproductiva o los genitales,

sino también con la autoexploración y aceptación del propio cuerpo,

con la autoestima, con los sentimientos,

con el contacto físico

y con los roles de género".

"Y, evidentemente, para sentirse bien con uno mismo

y disfrutar de una sexualidad plena, nos tenemos que querer".

"Es importante que sepamos cuidarnos y respetarnos".

Oye, y del taller con la sexóloga,

¿qué es lo que más os llamó la atención

a una generación de la otra?

Bueno, me sorprendió, pero ya lo sabía un poco.

Me sorprendió que fuera tan general

que todos los jóvenes dijéramos: "A mí me gustaría saber más cosas".

Porque igual los mayores dabais por hecho

que ellos estaban mucho más avanzados en información.

Bueno, igual os disteis cuenta que no estaban tan informados.

No están tan informados. -Ellos están...

ellos están mejor informados que nosotros.

Y tanto. -Mucho más.

¿Creéis que ha cambiado mucho

la igualdad de género?

¿Los mayores en este aspecto habéis visto una evolución?

Sí, sí. Hombre, sin duda de ninguna clase.

A mí lo que me choca es que gente tan joven como ellos

piense que todavía hay alguien que... que piensa como entonces,

en el sentido de sumisión, ¿eh?

De sumisión de la mujer al hombre y todo eso.

Sí. Lo intentan camuflar. (MARÍA) ¿Ah, sí?

Sí. -Y algunos ni eso.

Exacto. -La verdad.

Alguno. Siempre ellos.

Alguno y alguna. Es que... Sí. -Hay muchas mujeres machistas.

Sí. -Sí.

Por los cuentos que te han leído de pequeña,

las películas que has visto, lo que ves en casa...

O sea, es normal que haya resquicios, yo creo.

Hombre, evolución ha habido. -Claro.

Por eso, por eso digo. -Eso es indiscutible.

Es diferente, pero es inevitable. -Falta mucho.

Claro. -Falta mucho por recorrer.

Aún hay muchas discotecas en que las chicas entran gratis.

(SAMUEL) Sí. -Y esto, pues es por algo, ¿no?

Pero ¿te parece importante cambiar los cuentos,

por ejemplo, cuentos clásicos, por cambiar el rol?

Me parece muy importante

que nos demos cuenta de cómo afecta esto.

(REPORTERO) En el caso de que Dios te conceda unos hijos,

¿vas a ser tú la que les inicies, les eduques sexualmente?

Sí, creo que sí. Apenas tengan uso de razón,

pues les pienso plantear los problemas tal como son,

al revés de lo que me hicieron a mí, dejarles actuar libremente

para que no se encuentren con unos problemas

que me he encontrado yo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Amor y sexo

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

Generaciones - Amor y sexo

21 oct 2019

En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestro grupo de jóvenes y nuestro grupo de mayores. En el capítulo de amor y sexo, los mayores van a un speed dating y los jóvenes conocen quién es Elena Francis. Al final, todos juntos participan en un tuppersex y en un taller de género.

ver más sobre "Generaciones - Amor y sexo" ver menos sobre "Generaciones - Amor y sexo"
Programas completos (9)

Los últimos 9 programas de Generacion.es

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Trabajo Completo 50:06 8% pasado viernes
    Trabajo pasado viernes En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestro grupo de jóvenes y nuestro grupo de mayores. En el capítulo de trabajo, los jóvenes trabajan como...
  • Consumo Completo 50:40 8% 06 dic 2019
    Consumo 06 dic 2019 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestros grupos de jóvenes y de mayores. En el capítulo de consumo, los jóvenes se ponen en la ...
  • Viajes Completo 50:56 8% 29 nov 2019
    Viajes 29 nov 2019 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestro grupo de jóvenes y nuestro grupo de mayores. En el capítulo de viajes, los jóvenes viajan en un S...
  • Moda y estética Completo 51:06 8% 22 nov 2019
    Moda y estética 22 nov 2019 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestro grupo de jóvenes y nuestro grupo de mayores. En el capítulo de moda y estética, los jóvene...
  • Gastronomía Completo 52:13 8% 04 nov 2019
    Gastronomía 04 nov 2019 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestros grupos de jóvenes y de mayores. En el capítulo de gastronomía, nuestros protagonistas cocinan lo...
  • Tecnología Completo 49:35 8% 28 oct 2019
    Tecnología 28 oct 2019 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestros grupos de jóvenes y de mayores. En el capítulo de tecnología, se enfrentan a las m&aac...
  • Amor y sexo Completo 53:04 12% 21 oct 2019
    Amor y sexo 21 oct 2019 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestro grupo de jóvenes y nuestro grupo de mayores. En el capítulo de amor y sexo, los mayores van a un speed d...
  • Familia Completo 51:52 10% 14 oct 2019
    Familia 14 oct 2019 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestro grupo de jóvenes y nuestro grupo de mayores. En el capítulo de familia, los jóvenes descubren los...
  • Educación Completo 52:30 13% 07 oct 2019
    Educación 07 oct 2019 En Generación.es descubrimos cómo éramos y cómo somos con nuestro grupo de jóvenes y nuestro grupo de mayores. En el capítulo de educación, los jóvenes se t...