www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3276661
No recomendado para menores de 16 años Fronteras - 09/09/15 - Ver ahora
Transcripción completa

Hoy, en "Fronteras":

la colección de alfombras peruanas de una pasajera

trae de cabeza a los agentes antinarcóticos en Barajas.

¿Son alfombrillas? -Sí.

-Estoy abriendo un doble fondo.

Patrullamos por tierra, mar y aire la costa de Algeciras,

donde los narcos aprovechan la noche para actuar.

Parece ser una neumática.

Uno, dos, tres, cuatro y cinco, ¿no? Y todos los fardos en la popa.

En el Pirineo catalán

un equipo especial de montaña se camufla entre la maleza

para cazar a los contrabandistas de tabaco.

¿La colilla estaba cuando pasasteis? -No.

-Revisamos una especie de tractor o coche, no sabemos qué es,

que bajaría cargado de tabaco.

(Música de cabecera)

Uno de los principales problemas de las fronteras españolas

es el tráfico de drogas. En lo que va de año, los guardias

de Barajas se han incautado de 700 kg de cocaína.

Y su lucha continúa.

Cada día prestan especial atención

a los pasajeros procedentes de Suramérica,

origen habitual de las mulas o correos de la droga.

En el control de equipajes de uno de estos vuelos calientes

recién llegado de Lima, la actitud de una turista

demasiado preocupada y la sospechosa imagen

de su maleta en el escáner han activado las alarmas.

Hay que mirarlo esto. -Sí, puede haber un doble fondo

realizado seguramente en algún tipo de prenda.

-Que la abra y la vemos. -Vamos a abrir, por favor.

Un agente ayuda a la pasajera a deshacer su maleta.

¿Son alfombrillas? -Sí.

-Vale, vamos a mirarlas un momento.

La mujer viene cargada de típicas alfombrillas peruanas

que los guardias conocen bien de otras ocasiones.

Van directos a ellas y al supuesto doble fondo.

Sí, estoy abriendo para observar, que ya lo veo,

que viene realizado un doble fondo con cocaína dentro seguramente.

(HABLA EN INGLÉS)

(Teléfono)

-¿Tú arriba? -Yo arriba.

-Yo abajo.

La costa española es objetivo prioritario

de los agentes que trabajan en las fronteras.

En el sur, en la bahía de Algeciras,

el equipo de observación aérea de vigilancia aduanera

sobrevuela una de las zonas más conflictivas.

La zona que estamos patrullando prácticamente es

alrededor de unas 40 millas, ¿vale?

Hacia el este de Punta Europa.

Y ahora nos vamos a acercar un poco a la circunvía de costa española

porque es una de las zonas más calientes.

Esta es la bahía de Algeciras y esto es Gibraltar.

Por motivos de seguridad, nunca saben con antelación

qué destinos tendrán que patrullar. Hoy les ha tocado guardia de noche.

A estas horas su tarea consiste en localizar

y controlar posibles embarcaciones sospechosas.

Estamos en la zona más caliente y vamos al tráfico de drogas.

Hay rutas abiertas. Se está vendiendo mucho hachís.

Y ahora está empezando a haber cocaína.

Estamos en la puerta justo del tráfico de drogas.

Sus armas desde las alturas son las cámaras térmicas y los radares.

Estamos pendientes de si vemos un puntito de calor

por si puede ser un barco sospechoso

que venga de Marruecos para hacer un alijo en la costa española.

Tiene que ser un puntito que se mantenga caliente,

o sea, negro.

Lo que puede indicarnos es que puede haber una goma parada

o si no una estela. Este es el peñón de Gibraltar.

Y esta es otra de las zonas, creo que es el puerto de la Tunara,

que es otra de las zonas bastante calientes.

Estamos controlando también por si vemos algún punto caliente

en la playa o alguna goma que pueda entrar.

Buscan lanchas neumáticas rápidas,

una embarcación que en estas aguas solo se usa para el narcotráfico.

El hachís básicamente lo traen en embarcaciones muy rápidas.

La cocaína ya suele ser en barcos pesqueros,

en veleros que vienen de África.

-La diferencia es que tienen varios motores potentes

y llevan unos grandes depósitos para poder hacer navegaciones.

Y después tiene unas esloras de 14, 15, 12 o 16 metros,

con lo cual les permite ir a cualquier sitio tranquilamente.

Si detectasen algo extraño, entrarían en acción

las patrullas marítimas, y, si fuese necesario,

les acompañaría el grupo de seguimiento terrestre.

Avisamos al centro para mover todos los operativos,

tanto por tierra como los barcos,

y así podríamos controlarlos

hasta la hora que decidamos abordarlos

o meterle mano.

-Hay barcos tipo lanchas rápidas que sin helicóptero es muy difícil

que consiga ver algo por la altura de su radar y de su cámara.

Nos apoyamos mutuamente.

Es muy difícil que podamos coger una embarcación semirrígida cargada

si no tenemos un barco de apoyo. -Queda poco para que amanezca

y uno de los puntos negros de la pantalla llama su atención.

Parece ser una embarcación neumática

por la estela que va formando. Esta va para dentro, al norte.

En el puerto de Barcelona el Tte. Sergio Álvarez

dirige un control de pasajeros y vehículos

recién desembarcados de un "ferry" procedente de Tánger.

En total pasarán por delante de sus ojos 120 personas,

42 turismos y 4 furgonetas.

Recordemos que ya ha acabado el ramadán.

Empiezan a venir los desembarcos más fuertes.

Empezamos a tener familias que vienen con los niños

y empezamos a tener que controlar un desembarque diferente

al de verano.

Los guardias buscan especialmente a personas buscadas por la justicia

o detectar objetos y sustancias prohibidas.

Dejemos estanca la zona, que no entre nadie,

que no se nos cruce nadie, que no intenten los familiares

meterse dentro con la excusa, y vamos a impedir

que nadie que venga del barco pueda dar a ningún familiar

que esté fuera ningún objeto ni nada. Vamos a aclararlo bien.

El teniente va directo al lugar o al pasajero que ve sospechosos.

Otra de las comprobaciones que hacemos es asegurarnos

de que todo el personal que viaja en el vehículo

tiene su tarjeta de embarque y venía en ese vehículo.

A veces nos encontramos la situación de que hay personas

que van en el barco y para evitar pasar el control de pasajeros a pie

se meten en algún coche con el que no viajaban.

Los agentes revisan cada vehículo al milímetro

y miran en todos los compartimentos posibles.

El teniente realiza el registro personalmente

cuando algo le parece extraño. Le ha tocado a este coche.

Es un viejo turismo de alta gama conducido por un joven marroquí.

Bien, ¿qué lleva en el maletero?

El agente entabla conversación con el ocupante

y le hace preguntas superficiales que le sirven para detectar

si su comportamiento es normal.

¿Has trabajado en España? -Sí, trabajando en España.

-Ahora te vienes conmigo. Vamos a pasar aquí adentro, ¿vale?

Algo no le ha debido cuadrar al guardia,

que decide dedicar más tiempo al vehículo y a su ocupante.

¿La documentación? -Sí.

-Y el pasaporte, déjemelo. Y vamos mirando el coche mientras.

Comienza el interrogatorio del teniente Álvarez.

Te he visto muchos sellos. Venías mucho.

¿Eh? -Eso era antes.

Mira el tiempo cómo va, mira.

Por ejemplo, el 2013 y el 2004. -Ya, ya...

Antes estuve trabajando. Vendía cosas...

Vendía cosas. -¿Vender cosas? ¿El qué?

(EL AGENTE HABLA FRANCÉS) (DUDA) -Zapatos.

-¿Solo zapatos? -Sí, solo zapatos.

Cosas, ¿entiendes?

-¿Quién es el propietario del coche? -Yo.

-¿Qué le ha pasado al capó? -Yo lo compré así.

-¿Así? -Sí.

-Pues este coche tuvo un incendio. -¿Cómo?

-Se quemó.

¿Y lo compró aquí? -Lo compré así, sí.

Por un señor.

-¿Conseguiste el dinero para comprar el coche vendiendo zapatos?

-No, antes estuve trabajando. Tiene tres años.

Te lo juro por mi madre. He hablado contigo la verdad.

Trabajo en chatarra.

Voy a buscar... -¿Eran zapatos o era chatarra?

-Escúchame, yo busco un "container".

Si algo es bueno lo guardo en la casa.

-¿En un "container" de chatarra? -Sí, yo no compro nada.

Poco a poco el guardia va acorralando al conductor,

que empieza a caer en contradicciones.

Me cuenta historias que ya me las conozco.

Siempre lo mismo.

De repente estaba vendiendo zapatos y luego estaba con la chatarra.

Por eso es bueno que empieces a hablar mucho con él,

que empieces a preguntarle, que se suelte y se relaje.

¿Vendes chatarra? -Ordenadores antiguos,

(TITUBEA) muñecos... ¿Sabes por qué?

Yo sé cosas de anticuario. Por ejemplo, una muñeca de Famosa.

-¿Tú distingues antigüedades? -Sí.

Yo sé muchas cosas. -Ahí estamos de acuerdo.

Mientras el teniente prosigue con su investigación

los agentes revisan a fondo el vehículo.

Y por fin sus compañeros le avisan. Hay algo en el maletero.

¿Qué son esos?

Cada vez que un avión aterriza en Barajas se pone en marcha

un dispositivo de seguridad y control

que vigila la entrada de los pasajeros y sus equipajes.

¿Habían venido antes? -No.

Mientras los viajeros esperan, unos con más entusiasmo que otros,

los agentes de aduanas saben a quién mirar y dónde registrar.

¿Por qué lleva una maleta en el interior de la otra?

-Porque esta viene "full" y lo que quiera comprar

no me van a entrar por el peso. Tiene un límite de 23.

-Gracias, la inspección ha terminado.

Puede recoger sus cosas. La salida por aquí.

-Gracias. -Hasta luego.

Su trabajo es imprescindible.

Gracias, perfecto. Puede salir por allí. Gracias.

Su deber es inspeccionar y preguntar

para garantizar que todo esté en orden

y que no entre por la frontera ningún producto prohibido.

Mira cómo se parte. Es el esqueleto de un erizo blanco.

-Sí. -De adorno se lo regalo yo.

-Vale, pues muchas gracias.

-¿Está bien? -Sí.

-¿Me deja el equipaje ahí encima, por favor?

Este pasajero acaba de aterrizar procedente de La Habana.

En estos vuelos los agentes siempre buscan cigarros y puros.

¿Cuánto tabaco lleva? -Dos o tres, cuatro como mucho.

-Esto son puros. -No, cigarros.

-¿Y esto? -Son puros.

-Eso he dicho, son puros. -Eso son cigarros.

-100 más o menos. -Más o menos 90.

-¿Sí? -80 o 90.

-Este mazo como aquel, otros noventa y pico.

Lleva dos.

¿Sabe que lo permitido son 50?

¿Sí?

Otro viajero espera también a que registren su equipaje.

A simple vista, lo que lleva supera con creces

el límite legal.

Voy a ir abriendo el otro.

Los agentes comienzan a registrar los paquetes del otro pasajero.

Buenas, caballero.

¿Sabe que la franquicia es solo de 50 puros por persona?

O un cartón de tabaco.

-Sí, porque otras veces lo he pagado. -Vale.

Si ya lo sabe ya sabe cómo va el tema.

Dice que otras veces que ha pasado con tabaco

ha pagado los impuestos y que ha pasado.

pero claro, la ley son 50 puros o cartón de tabaco

y 200 cigarrillos, y es lo que puede pasar.

Todo lo que pase de ahí tendría que pagar impuestos

hasta cierto límite, y si ya supera el límite

ya pasa a ser una infracción a la ley de contrabando.

El Estado pierde millones de euros con el contrabando de tabaco ilegal.

Conocían la ley,

pero estos ciudadanos han querido tentar a la suerte,

que esta vez les ha dado esquinazo.

Casi todos saben lo que es permitido y lo que no es permitido.

Entonces vienen a ganarse la vida, digamos,

con la venta de este tabaco fuera, en la calle.

Lo venden normal. Digamos que en puestos en la calle.

Y otros ya más profesionales, que vienen con vitolas aparte.

Aquí le ponen la vitola y los venden como si hubiesen pagado impuestos

o los comprasen en un estanco normal.

La vitola es la anilla de los puros

que identifica la marca y procedencia de cada ejemplar

para evitar el fraude y las imitaciones.

El primer viajero llevaba en total 200 puros

y 7 cartones.

Hasta 150 o 200 puros

el vista daría la opción de pagar la diferencia.

Una vez que supera esta cantidades se le hace acta de infracción.

El agente de aduanas le da la opción de pagar los impuestos

para que pueda llevárselos.

¿Cuánto sale a pagar?

-1.170 euros. (EL JOVEN SE LAMENTA)

El joven tiene 20 días para tomar una decisión.

Si no vuelve a pagar los tributos y llevarse los habanos

tabacalera recogerá el material para destruirlo.

En el caso del segundo pasajero, la cantidad superaba

lo que la franquicia permitía. Eran 400 puros y 13 cartones.

La avaricia rompe el saco, y él ha sobrepasado tanto el límite

que ha perdido la posibilidad de llevarse uno de recuerdo.

Toda la mercancía se queda depositada en la aduana.

Ya no hay la posibilidad de quedarse con 50 puros

o el cartón de tabaco. Una vez que supere la franquicia

ya todo el tabaco y puros se queda depositado en la aduana.

Ya se ha procedido por parte de la aduana

a hacerle un acta de contrabando de tabaco.

Dependiendo de las veces que haya sido y de la cantidad

pues ya será la multa mayor o menor

dependiendo de la cantidad y de si es reincidente y demás.

Al ciudadano le va a caer un buen puro.

Recibirá en su casa una sanción administrativa

con la multa que tendrá que pagar.

Seu d'Urgell, en el pirineo catalán.

Muy cerca de la frontera con Andorra.

Un cuerpo de la Guardia Civil se adentra en la montaña.

Estoy con el guardia Marcel y con el guardia Adrián.

Haremos un apostadero a ver si pasan farderos cargados de tabaco

procedentes de Andorra.

En esta misión, los guardias del servicio de apostaderos

se camuflan en el monte para esperar y detener a los farderos,

conocidos así por transportar la mercancía.

A más de mil metros de altura el guardia Sánchez y sus compañeros

controlan las sendas utilizadas por los contrabandistas

que cruzan andando la frontera con hasta 125 cartones cada uno.

¿La colilla estaba cuando pasasteis? -No.

-Recientemente hemos pasado y no estaban.

A ver si tenemos suerte y pasan hoy también.

-¿Vas a montar un nailon para que detectes si pasan?

-Vale, el sitio es perfecto porque la senda es estrecha.

-Esta senda solo es utilizada por contrabandistas.

Por aquí no viene la gente a coger setas,

ni vienen montañeros de excursión por la montaña.

Los agentes dejan señuelos para ver si el camino sigue activo

o los estraperlistas han cambiado de ruta.

Cuando hay un coche en la carretera nos agachamos para no ser detectados.

Pero no son los únicos que vigilan el monte.

Cada vez que subimos por la montaña tenemos que ir fijándonos

que no haya puestos que denominamos "chivatos",

que son los que dejan los contrabandistas

en la montaña y avisar de nuestra presencia.

Paramos en puntos estratégicos donde no se nos pueda ver.

La media de cajetillas de tabaco incautadas al año en esta frontera

ronda las 120.000 unidades.

Una mercancía cuyo valor supera el medio millón de euros.

Esta carretera es dirección Andorra. Ahí está la aduana.

Estamos muy próximos a la línea fronteriza de Andorra.

Estamos casi en la línea divisoria de España con Andorra.

Faltará un kilómetro, más o menos. -Unos 2 km.

-Hemos llegado al lugar donde nos vamos a apostar.

Lo elegimos porque no se nos ve desde el exterior.

Está recubierto de muchos árboles y maleza.

Aquí somos, en principio, indetectables.

-Cuando coges a la gente es duro, todos te cuentan historias.

La gente lo hace por ganar dinero, pero hay muchas historias.

No es agradable.

El que se lucra es el que contrata al fardero.

El que compra la caja a mil euros en Andorra

y la vende en 2.000 en España.

Son los dos perfiles típicos del contrabandista de tabaco:

el habitante de la comarca que sube sus ingresos con el estraperlo

y las "collas", organizaciones que disponen de pilotos,

conductores, farderos, intermediarios y distribuidores.

Estamos divisando una especie de tractor o de coche.

Podría bajar cargado de tabaco.

Podría bajar cargado de tabaco.

Comienza una nueva jornada en el aeropuerto de Barajas

y los agentes del grupo cinológico se ponen en marcha.

Llega un vuelo de Punta Cana, habitual en los registros,

pues son altas las probabilidades de encontrar estupefacientes.

En la sala de equipajes de la T1, el guardia Alfonso Requena

trabaja con su perra Maggy, un pastor alemán de 2 años y medio

que va a olfatear a los pasajeros recién aterrizados.

Nos acercamos al vuelo de Punta Cana, el que quiero registrar.

Estos perros están entrenados para buscar personas desaparecidas

y para detectar drogas o explosivos.

Maggy conoce muy bien Barajas y es muy rápida.

La función del guía es ir alentándola.

¡Mira, mira!

Vamos.

Hasta aquí todo parece en orden pero algo llama la atención del can.

Muy bien.

No tengas miedo, chica, que es muy bueno.

En este caso se está interesando por una persona.

La marca varias veces y, por fin, se queda parada junto a ella.

Para poner a tono a la perra, el agente Requena ha infiltrado

a una compañera. Es una manera de entrenar a estos animales

en los escenarios reales donde luego tienen que actuar.

La perra me punteaba constantemente en los pies.

La referencia ha sido constante en los pies.

No solo la ha marcado, sino que me ha llevado al punto,

que es esta cartera donde hemos ocultado un poco de hachís.

Se trata de ponérselo difícil.

A veces por el contenedor usado y otras por la cantidad ínfima.

En el pasaje tan grande, con la cantidad de olores que hay,

esto es una dificultad añadida.

Cantidad pequeña, muchos olores propios,

gente distrayéndola, y aun así la perra, como veis,

ha resuelto la práctica con bastante éxito.

Una leyenda urbana dice que los perros policía se drogan.

Como digo, es una leyenda urbana.

El adiestramiento del perro no difiere mucho

del de un perro cazador en la asociación de olores.

Asociamos un olor con su premio.

Ese olor puede ser droga o puede ser el olor de un extintor.

Se trata de asociarle olores. La perra, una vez tiene el juguete

parejo a ese olor, la perra lo que busca es el juguete.

Ha hecho su trabajo y su entrenador le entrega el rodillo como premio.

Para Maggy ha sido un juego. Solo busca la recompensa final.

¡Bien, guapa!

Los perros los cogemos con un año, o año y poco.

Trabajamos constantemente con ellos. Son nuestros compañeros.

Su edad de jubilación es entre los ocho y los diez años.

Establecemos lazos profesionales, pero también afectivos.

Llevo ya dos perros jubilados y conviven en casa conmigo,

con mi mujer, con mi gato y con mis dos peces.

En la Bahía de Algeciras, el equipo de observadores aéreos

hace guardia de noche en busca de embarcaciones sospechosa.

Estamos justo en la puerta del tráfico de drogas.

Están pendientes de un punto negro captado por sus cámaras térmicas.

Parece ser una neumática

por la estela que va formando.

Esta va para dentro, para el norte.

174. 6,4 millas.

Parece ser una "goma" con dos motores al sureste de Punta Europa.

Lleva tres personas a bordo. A ver si está cargada o no.

Estará esperando a cargar o a que la avisen para alijar.

Uno, dos, tres, cuatro y cinco, ¿no?

Y todos los faros en la popa.

Todos los paquetes son fardos.

El helicóptero siempre se mantiene a distancia para no ser descubierto.

Estamos llamando a la patrullera para que se acerque.

  • Fronteras - 09/09/15

Fronteras - 09/09/15

09 sep 2015

Uno de los principales problemas de las fronteras españolas es el tráfico de drogas. En lo que va de año, los guardias del aeropuerto de Barajas han incautado 700 kilos de cocaína. Y su lucha continúa. Cada día, prestan especial atención a los pasajeros procedentes de Sudamérica, origen habitual de las mulas o correos de la droga. Fronteras seguirá muy de cerca el caso de una turista que viene de Lima e intenta entrar en Madrid con el equipaje lleno de unas alfombras bastante particulares.

La lucha contra el narcotráfico es especialmente dura en Algeciras, donde se combate por tierra, mar y aire. El espacio asistirá a una persecución de película, que tiene como escenario las revueltas aguas del Estrecho. Mientras, en el Pirineo catalán, los agentes no escatiman medios para intentar frenar otro tipo de contrabando, el de tabaco, que cada año causa pérdidas millonarias al estado español.

ver más sobre "Fronteras - 09/09/15" ver menos sobre "Fronteras - 09/09/15"
Programas completos (5)

Los últimos 23 programas de Fronteras

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios