Festivales de verano de La 2 La 2

Festivales de verano de La 2

Lunes a jueves sobre las 01.30 horas

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4694299
Festivales de verano - 53º Heineken Jazzaldia: Rubén Blades - ver ahora
Transcripción completa

(Música cabecera)

Muy buenas, San Sebastián.

Muchas gracias, aquí estamos con Roberto Delgado y orquesta.

Y no voy a hablar mucho, solo voy a identificar las canciones

porque tenemos un tiempo específico para poder tocar

y darle la oportunidad también a los otros compañeros que van a tocar.

Esta canción que vamos a interpretar originalmente la grabó Ray Barretto,

el gran Ray Barretto, que en paz descanse...,

con una letra diferente.

Le ha hecho un arreglo nuevo Roberto Delgado.

Tiene una letra distinta.

Forma parte de todo lo que tiene que ver maestra vida,

con todo el desarrollo de esa idea

y esta canción, en español, se titula "Ara-yue"

y en inglés se titula "Ara-yue".

(Música)

Península brava de mar agitado,

de selvas doradas y cielos plateados.

Los indios la llaman Arunc Ara-yué.

Sus colores son distintos

porque reflejan la calma.

De las cosas que existieron

y que aún viven en el alma,

esa es,

así es...

En el aire se respira

solidaria la confianza

que produce una esperanza

confirmada y compartida.

Así es,

esa es...

La península bravía

de Ara-yue.

Esa tierra de Ara-yue.

Ah, na...

Esa tierra de Ara-yue.

Esa tierra es paraíso,

Dios la hizo porque quiso otro Edén.

Esa tierra de Ara-yue...

Roberto Roena, te hablaré de un habla extraño,

que en Ara-yue no hay desengaño.

Ay... Esa tierra de Ara-yue.

Sus nubes saben a papa

y sus ríos a café.

¡Panamá!

Ay... Esa tierra de Ara-yue.

Tú la recuerdas mucho mucho en tus noches. Te da la fe.

Ay... Esa tierra de Ara-yue.

Un mar de siete colores

y llanos llenos de flores.

Ay, esa tierra de Ara-yue.

"Ara" quiere decir "madrugada" y "yue", "luna encantada".

¿Qué banda suena así?

Qué bonito Ara-yue. Qué bonito Ara-yue.

Donde sea que te encuentres, te protegerá su aché.

Qué bonito Ara-yue. Qué bonito Ara-yue.

En el aire se respira solidaria una esperanza.

Qué bonito Ara-yue. Qué bonito Ara-yue.

Te produce la confianza confirmada y compartida.

(Aplausos, vítores)

Muchas gracias.

Y otra vez agradecemos mucho la invitación.

Oigan, muchas gracias. A los fotógrafos... Gracias.

Muchas gracias.

Queremos darle las gracias a los fotógrafos.

Gracias por estar acá. Al Festival de Jazz de San Sebastián.

A la familia Delgado y a su hijo Diego,

a los colegas de Too Many Zooz, que son de...

también son de Panamá, yo creo.

Queremos saludar a B. Berri,

que nos ha ayudado y nos dio, desde el comienzo,

hace 20 años, cuando vinimos acá, su afecto,

a Harry Boldt y a Joseph Cosgriff, que no sé, Harry, dónde estás.

A toda la gente. A la gente de Panamá que está por aquí.

Muchas gracias por venir. Por supuesto está Colombia.

Está Venezuela. Perú. Ecuador.

Bienvenidos, muchachos.

Espero que todo el mundo esté con visa.

A nuestro equipo técnico, Andrés, Nacho, Óscar, Manolo, Vinnie y David.

Nosotros tenemos visa también. (FELIZ) ¡Uh!

Está canción que la vamos a interpretar ahora,

como es un festival de jazz...

La gente cree que porque tocamos salsa no sabemos hacer otra cosa.

No. Esta es una banda de músicos. Nosotros tocamos música.

Y dentro de la música que tocamos, también tocamos jazz.

Y hay una comunicación muy grande con el jazz en Nueva York

desde hace mucho tiempo. Tengo muchos amigos...

Y es más. Machito, que grabó a Charlie Parker.

Mario Bauza, que le presentó a Chick Webb Ella Fitzgerald...

Tenemos este número. La letra es de Norman Kimble

y la música de Michel Legrand. Mi amigo Tony Bennett

hizo una versión de esto y nosotros tenemos una

y se titula, en inglés, "Watch What Happens"

y en español se titula "Watch What Happens".

(Música)

(CANTA EN INGLÉS)

(Aplausos)

(Música suave)

Esto es para los jazzistas.

Ahora viene la salsita.

(GRITA)

(Trompeta)

En la trompeta, Wichy López, el expreso de Guanajuato.

Directamente de Cuba, vía Panamá.

(Continúa la música)

(Aplausos)

Y ustedes se preguntan...

¿Y esa canción? Yo no la conozco.

La exseñorita....

(Vítores)

...no ha decidido...

¿Qué?

Qué hacer...

(VOZ LEJANA) "One, two, three".

En su clase de Geografía,

la maestra habla de Turquía mientras que la susodicha

solo piensa en su desdicha y en su dilema,

¡Ay, qué problema!

En casa el novio ensaya qué va a decir.

Seguro que se va a morir cuando los padres se enteren

y, aunque él salir huyendo prefiere,

no llega a esa decisión porque esperar es mejor...

a ver si la regla viene.

Decisiones, cada día.

Alguien pierde, alguien gana...

¡Ave María! ¡Oye, caco!

Decisiones... Todo cuesta.

Salgan y hagan sus apuestas... ¡Ciudadanía!

El señor de la casa de alquiler,

a pesar de que ya tiene mujer,

ha decidido tener una aventura...

a lo Casanova,

y le ha propuesto a una vecina que es casada,

de la manera más vulgar y descarada,

que cuando su marido al trabajo se haya ido,

lo llame a él para él ser su enamorado.

Y la señora, que no es boba, se lo cuenta a su marido

y el tipo decide, cómo no,

invitar al atrevido, y ella lo cita,

cual lo acordado.

Y el vecino sale todo perfumado

con ropa limpia que su esposa le ha planchado

y trae una flor que se encontró en el tendedero,

a lo "Love Story".

Y en casa de la vecina está el marido,

indeciso sobre dónde darle primero,

con un bate de béisbol del extranjero,

de esos que dicen Roberto Clemente.

Y suena el timbre... Rin, rin.

Y no es el Gran Combo.

Comienza la segunda del noveno.

Decisiones, cada día.

Alguien pierde, alguien gana...

¡Ave María!

Decisiones...

Todo cuesta.

Salgan y hagan sus apuestas... ¡Ciudadanía!

El borracho, que está convencido

que a él el alcohol no le afecta los sentidos...

Por el contrario, él cree que sus reflejos

son muchísimos más claros y tiene más control.

Por eso, él hunde el pie en el acelerador,

sube el volumen de la radio para sentirse mejor...

¡Bien chévere!

Cuando la luz cambia a amarilla,

las ruedas del carro chillan,

ya el tipo se cree un James Bond.

Decide la luz del semáforo comerse

y no ve el camión aparecerse en la oscuridad.

Pito, choque y la pregunta: "¿Qué me pasó?".

Pa' la eternidad...

Persígname.

Decisiones, cada día.

Alguien pierde, alguien gana...

¡Ave María!

Decisiones...

Todo cuenta.

Salgan y hagan sus apuestas... ¡Ciudadanía!

Decisiones, cada día.

Alguien pierde, alguien gana...

¡Ave María!

Decisiones... Todo cuesta.

Salgan y hagan sus apuestas... ¡Ciudadanía!

(Aplausos)

¡Epa!

Hace unos años, hicimos un trabajo...

Muchas gracias. Hace unos años,

hicimos un trabajo que, en cierta forma,

no fue como pensaba; pero, de alguna cierta forma,

sí salió así, con el Gabo, con Gabriel García Márquez,

de Colombia.

Eh, trabajamos un material. Yo fui el que hice la letra,

en realidad, él no se quería meter en eso.

Porque, correctamente, dijo que no íbamos a terminar nunca,

así que... De todas formas, este álbum salió

y no le gustó a nadie. Nada más que a Gabo y a mí.

De eso, se salvó esta canción, que se titula "Ojos de perro azul".

(Música)

Ojos de perro azul,

mirando cínicamente a la ciudad,

sonriendo crípticamente a la humanidad,

juzgando elípticamente a la sociedad.

Ojos de perro azul,

buscando dementemente la realidad,

esperando de repente ver la verdad,

brillando ominosamente en la oscuridad.

Paseo que se transforma en fuga,

escape que se convierte en cita,

se empaña el sentido en nuestra vida

cuando corremos en eterna retirada,

que pretendemos tornar en descubrimientos...

cada mañana.

Ojos de perro azul,

saltando de rostro en rostro en su soledad,

midiendo al miedo en distancias por caminar,

queriendo encontrar su casa en lo que no es ya.

Ojos de perro azul,

encadenado a un pasado sin voluntad,

sin ser esclavo tampoco está en libertad,

con sueños que no recuerda al despertar.

Mirando gente que se ha dado a la fuga,

viendo a pueblos enteros corriendo en eterna retirada,

viendo esa huida convertirse en cita,

pues del encuentro con la verdad nadie se escapa,

aunque te escondas tras la promesa,

queda el mañana.

Y a eso no alcanza.

Ojos de perro azul,

tropezando por las calles con la maldad,

riendo sarcásticamente al comprobar

que hoy la mentira es más fuerte que la verdad...

Y a la hora de la verdad,

¿de qué color es tu mentira?

Explícame qué es mejor perder...

¿el alma o vida? Mira a dónde vas...

La abundancia solo será del que camina sin miedo...

Mira a dónde vas...

¿De qué te vale vivir siendo por dentro extranjero?

Todos cansados de mirar la maldad del que es más fuerte.

Mira a dónde vas... Gente con miedo a vivir

y, a la vez, te asustas de la muerte.

(Continúa la música)

Gente viendo en este mundo el reflejo de una falsa realidad.

No existe espejo que sin nuestra ayuda,

pueda decir la verdad. Mira a dónde vas...

Tentadores, guerrilleros, verso inútil, lotería...

Mira a dónde vas... Hipoteca, no hay trabajo.

Carro nuevo y la querida.

Vete corriendo por fuera y por dentro

en continua retirada. Mira a dónde vas...

No le tengan miedo al miedo,

que asustados vivir no vale nada.

(Música)

(Aplausos)

Muchas gracias.

Gabo se lo agradece...

(RÍE) Yo se lo agradezco.

Y Colombia y Panamá se lo agradecen.

Bueno...

Esta canción que les vamos a interpretar ahora

es una canción donde empezamos a... Primero,

que es una canción sobre temas que no se escriben.

Yo siempre me dediqué a escribir sobre las cosas

que no escribían otros. Esta canción es sobre el efecto

de un divorcio, sobre el niño... Y cómo después, de adulto,

él entiende a la madre, entiende la situación.

Cuando uno es niño, uno no la entiende.

Esta canción se titula "Cuentas del alma".

(VOZ LEJANA) "One, two, three".

(Música)

Siempre en la noche mi mamá

buscaba el sueño frente a la televisión

y me pedía que, por favor, no la apagara.

Su soledad en aquel cuarto no aguantaba,

aunque jamás lo confesó.

Yo, niño, no entendía su horror...

porque uno es joven y no sabe del amor.

Crecí mirando a mi madre vivir aferrada

a una esperanza que la enterró, toda amargada,

dentro de una noche que no acabó.

Mi madre le ha temido a la noche...

desde el día en que se fue mi papá.

Yo la miro y comprendo que ella piensa

que las cuentas del alma no se acaban nunca de pagar.

No se acaban nunca de pagar.

No se acaban nunca de pagar.

No se acaban nunca de pagar.

No se acaban nunca de pagar.

Ah, ah...

(Continúa la música)

Hoy bien comprendo su dolor

y lo terrible que es amar a una ilusión,

que está atrapada entre la sombra del pasado...

y que, en las noches, se libera y va a su lado

como el fantasma de un amor que no murió.

Mi madre le ha temido a la noche

desde el día en que se fue mi papá.

Yo la miro y comprendo que ella piensa

que las cuentas del alma no se acaban nunca de pagar.

No se acaban nunca de pagar.

No se acaban nunca de pagar.

No se acaban nunca de pagar.

No se acaban nunca...

de pagar.

¡Venga, el piano!

¡Juan Berna!

(Piano)

¡Juan Berna, en el piano!

(TARAREA)

No se acaban nunca de pagar... ¡Las cuentas del alma!

No se acaban nunca de pagar... ¡Las cuentas del alma!

No se acaban nunca de pagar... ¡Las cuentas del alma!

No se acaban nunca...

de pagar.

Ah, ah...

¡Juan Berna, en el piano!

(Aplausos)

Ahora, vamos a interpretarles este tema,

que es un tema instrumental.

La banda...

Tom Kubis, autor de este tema, fue profesor de armonía

de Roberto Delgado y le dio este tema hace muchísimos años.

Le hicimos un arreglo porque también forma parte

de lo que es la parte del repertorio nuestro,

que es de jazz. Y esta canción...

lo que hace es demostrar la calidad de la banda.

Se titula "Do I Hear Four?".

(Música)

¡Wichy López!

(Continúa la música)

(Aplausos)

Wichy López, "flute and horn".

Roberto Delgado, arreglado.

Me habían dicho que había gente de Perú por aquí, ¿no? ¿Sí?

¿No hay peruanos?

Esta canción la grabamos en el álbum de "Buscando a América"

con Seis Del Solar.

Es una canción escrita por un peruano, César Miró,

de la hermana de la República del Perú.

La canción la aprendí de Virgilio Martí,

un sonero cubano, de Cayo Hueso, Cuba.

Él le hizo una adaptación al guaguancó.

Esta canción originalmente era un vals peruano,

es un vals peruano.

Llegó una letra, un poema de César Miró.

Se titula "Todos vuelven" y siempre se la dedicamos

a todos nuestros amigos que se han ido

porque la muerte solo comienza por el olvido.

(Música)

(TARAREA)

Todos vuelven a la tierra en que nacieron,

al embrujo incomparable de su sol.

Todos vuelven al rincón de donde salieron,

donde acaso floreció más de un amor.

Bajo el árbol solitario del pasado,

cuántas veces nos ponemos a soñar.

Todos vuelven por la ruta del recuerdo,

pero el tiempo del amor no vuelve más.

El aire, que trae en sus manos la flor del pasado,

su aroma de ayer,

nos dice muy quedo al oído

su canto aprendido del atardecer.

Nos dice, con voz misteriosa

de nardo y de rosa, de luna y de miel,

que es santo el amor de la tierra

y que triste es la ausencia que deja el ayer.

Que es santo el amor de la tierra,

que es triste la ausencia que deja el ayer.

¡Celia Cruz!

Que murió el día de mi cumpleaños.

-Todos vuelven.

-Cual lo eterno del Caribe.

-Todos vuelven.

-Cuando el sol baja cansado.

-Todos vuelven.

-El recuerdo vive libre.

-Todos vuelven.

-Como una mariposa del pasado.

-Todos vuelven.

-Por un jardín de memorias.

-Todos vuelven.

-Frescas como un aguacero.

-Todos vuelven.

-Van pasando las historias.

-Todos vuelven.

-Padres de madres, barrios y obreros.

-Todos vuelven.

-Todo vuelve y trae el silencio.

-Todos vuelven.

-Nada se pierde en mi Caribe.

Jerry Rivera.

Juan Formell.

Gabriel García Márquez.

(TARAREA)

Tite Curet Alonso, Puerto Rico.

San Feliciano.

En la conga, Marcos Barraza.

Habla, Marquitos.

Mientras yo peleo con la brisa marina.

¡Marcos Barraza, conga!

En el timbal, Carlos Pérez-Bidó.

Carlos Pérez-Bidó.

Carlitos Pérez-Bidó.

Carlos Pérez-Bidó a la batería. ¿Qué digo? Timbal.

En la batería, Ademir Berrocal.

Ademir Berrocal, batería.

Son, son, son, son, son, son las voces de mi tierra.

-Todos vuelven.

-Que susurran a mi lado.

-Todos vuelven.

-Todos vuelven del silencio.

-Todos vuelven.

-Todos vuelven del pasado.

-Todos vuelven.

-El abrazo de mi madre.

-Todos vuelven.

-Mi esquina en el vecindario.

-Todos vuelven.

-La mirada de mi padre.

-Todos vuelven.

-Las amigos de mi barrio.

-Todos vuelven.

-Todos vuelven del silencio.

-Todos vuelven.

-Nada muere en mi Caribe.

-Todos vuelven.

-Pues venciendo a los olvidos.

-Todos vuelven.

-La esperanza sobrevive.

(Aplausos)

Marco Barraza, conga.

Carlos Pérez-Bidó, bate... Timbal.

Ademir Berrocal, batería.

Y ahora para usted, jovencita.

Esta canción para toda la gente

que ha sido, de una u otra forma,

"chifiada", como decimos en Panamá.

Esperando que llegue el día en que a la gente la respeten

por su contribución y su carácter

y no el color de su piel ni el apellido ni el dinero.

(Aplausos)

Al fin y al cabo, hay gente que es tan pobre

que lo único que tienen es dinero.

Y esta canción se llama "Ligia Elena".

(Música)

(TARAREA)

Ligia Elena, la cándida niña de la sociedad.

Se ha fugado con un trompetista de la vecindad.

El padre la busca afanosamente

y lo está comentando toda la gente.

Y la madre pregunta angustiada: "¿En dónde estará?"

De nada sirvieron regaños, ni viajes ni monjas.

Ni las promesas de amor que le hicieran los niños de bien.

Fue tan buena la nota que dio aquel humilde trompeta

que, entre acordes de cariño eterno,

se fue ella con él.

-Se han mudado a un cuarto chiquito con muy pocos muebles

y allí viven contentos y llenos de felicidad.

Mientras tristes, los padres preguntan:

"¿En dónde fallamos?"

Ligia Elena con su trompetista amándose están.

-Dulcemente se escurren los días en aquel cuartito,

mientras que en las mansiones lujosas de la sociedad,

otras niñas que saben del cuento al dormir se preguntan:

"Ay, señor, ¿y mi trompetista cuándo llegará?"

Otras niñas que saben del cuento al dormir se preguntan:

"Ay, señor, ¿y mi trompetista cuándo llegará?"

-Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiada.

-Ligia Elena está contenta y la familia está angustiada.

-Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiada.

-Están en Venezuela y no paran de llorar.

-Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiada.

-Ligia Elena allá en Colombia se escapó con un trompeta.

-Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiada.

-En Perú se llevaron a la niña del ojo de papá.

(TARAREA)

(ININTELIGIBLE)

(TARAREA)

Vinnie.

Gracias, Vinnie.

Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiada.

-Pudo más el amor que el dinero, señor.

-Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiada.

-Que eso de racismo, hermano, no está nada.

-Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiada.

-"¿En dónde fallamos?", pregunta mamá.

-Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiada.

-Se ha colado un negro en la blanca sociedad.

-Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiada.

Ah.

(TARAREA)

Le colgaron.

Casi siempre tocaba.

Wichy López.

Wichy López en representación

de todos los trompetas enamorados del mundo.

¡Vaya un ritmo!

Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiada.

-Total, si me hubiera querido.

-Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiada.

-Ya no hubiera olvidado.

Ya estaba cansado de tanto esperar.

-Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiada.

Pudo más el amor que el dinero, señor.

-Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiada.

-Qué buena la nota que dio aquel trompeta.

-Ligia Elena está contenta y su familia está asfixiada.

-Si eso de racismo, hermano, no está en nada.

(Aplausos)

Oh.

Wichy López, trompeta. Wichy.

Honrando a la idea del jazz otra vez.

Uno de mis héroes creciendo, Frank Sinatra.

Teníamos unos discos que los poníamos una y otra vez en la casa

y yo cantaba encima de esos discos,

y por cantar encima de los discos de Sinatra aprendí a respirar.

Cualquier persona que escuche los discos de Frank Sinatra,

pongan atención y verán que nunca lo van a escuchar respirando.

Hay gente que canta y te dice...

(FARFULLA Y RESPIRA)

No.

Así que oyéndolo, aprendí también un poquito de inglés.

Y esta es una de las canciones que a mí más me gustaban de él,

una canción que otra vez le hicimos un arreglo

y es una de las canciones que tenemos formando parte del repertorio.

De hecho, ahora en octubre posiblemente salga un álbum

que hicimos con Wynton Marsalis y el Lincoln Center Jazz Orchestra.

Hicimos un concierto hace cuatro años atrás

y creo que van a sacar un disco,

Carlito Henriquez, que es el bajista, me dijo.

Así que de todas formas,

respetando al gran Chairman of The Board, Mr. Frank Sinatra,

y a toda la gente que está por aquí que le gusta el jazz,

esta canción que se titula "The way you look tonight".

(Música)

"From Las Vegas".

"Swing, guys".

(Aplausos)

Muchas gracias.

Roberto Delgado.

Entonces, le hacemos una de... Y ahora les hacemos unas así.

(Aplausos)

Así el respetable sigue respetado.

Tengo una canción que yo escribí,

pero gracias a Dios no fui el que la grabé primero.

La persona que grabó el tema primero lo hizo mejor que yo

y creo que lo hubiera hecho mejor que yo siempre

porque este tema que reflejaba su huida en ese momento,

que yo me alegro mucho de haber escrito este tema

y de habérselo dado a él y que él lo haya grabado primero

y que lo haya hecho su firma.

Básicamente, me refiero, por supuesto, a Héctor Lavoe.

(Vítores)

Y esta canción se titula "El cantante".

(Música)

¡Va, Juancito!

Yo soy el cantante

que hoy han venido a escuchar.

Lo mejor del repertorio

a ustedes voy a brindar.

Y canto a la vida

de risas y penas,

de momentos malos

y de cosas buenas.

Vinieron a divertirse y pasaron por la puerta.

No hay tiempo para tristeza, vamos, cantante, comienza.

Me paran siempre en la calle,

mucha gente que comenta:

"Oye, Héctor, tú estás hecho,

siempre con hembras y en fiestas".

Y nadie pregunta

si sufro, si lloro,

si tengo una pena que hiere muy hondo.

Yo soy el cantante

porque lo mío es cantar

y el publico paga para poderme escuchar.

Yo soy el cantante, San Sebastián,

muy popular donde quiera,

pero cuando el show se acaba

soy un humano cualquiera.

Y sigo mi vida con risas y penas.

Con momentos malos

y con cosas buenas.

Yo soy el cantante

y mi negocio es cantar.

Y a los que me siguen

mi canción vengo a brindar.

-Hoy te dedico

mis mejores pregones.

-"Chichisín" Castillo, trompeta.

-Hoy te dedico

mis mejores pregones.

Hoy te dedico

mis mejores pregones.

-¡"Chichisín" Castillo!

-Hoy te dedico

mis mejores pregones.

-¡"Chichisín" Castillo!

Recordando a Héctor Lavoe,

siempre en nuestros corazones.

-Hoy te dedico

mis mejores pregones.

-Héctor fue la voz de Puerto Rico

y cantó en los "Nueva Yores".

-Hoy te dedico

mis mejores pregones.

-Se nos fue muy jovencito,

pero quedan sus canciones.

-Hoy te dedico

mis mejores pregones.

-Héctor cantaba de nuestras alegrías,

de nuestras penas y de dolores.

-Hoy te dedico

mis mejores pregones.

-¡Héctor!

Hoy te dedico

mis mejores pregones.

-¡"Chichisín" Castillo!

¡El hijo del señor y de la señora Castillo!

-Hoy te dedico

mis mejores pregones.

Hoy te dedico

mis mejores pregones.

-"Juana Peña" y "El cantante"

se escuchan en fiestas y en bodas.

-Hoy te dedico

mis mejores pregones.

-Ejemplos de un repertorio

que jamás pasa de moda.

-Hoy te dedico

mis mejores pregones.

-A Héctor Lavoe lo saludamos

en San Sebastián y en Panamá.

-Hoy te dedico

mis mejores pregones.

-Sigue viva su memoria,

pues lo bueno no se va.

-Hoy te dedico

mis mejores pregones.

-A Héctor le gustaba cuando la gente cantaba.

A Héctor le gustaba.

Así que canten esto de vuelta.

(TARAREA)

¡Duro!

(TARAREA)

Que cante la gente.

Que cante la gente.

-Hoy te dedico

mis mejores pregones.

-Héctor Lavoe decía

que otros cantaban con falda

y él cantaba con pantalones.

-Hoy te dedico

mis mejores pregones.

-Sus pregones para las muchachas

también les gustaban a los varones.

-Hoy te dedico

mis mejores pregones.

-Héctor Lavoe sigue vivo

en la salsa y no morirá.

-Hoy te dedico

mis mejores pregones.

-El recuerdo de su vida

de las memorias nuestras no se van.

-Hoy te dedico

mis mejores pregones.

-Y por eso vivirá.

(Aplausos)

"Chichisín" Castillo.

Trompeta.

Siempre nos cae el tiempo encima.

Bueno, de las estrellas de Fania no podía faltar un tema.

Este tema, originalmente

el arreglo es de Jay Chattaway, que es un jazzista,

y Louie Ramírez, que hizo la música.

Yo hice la letra. Louie lo puso en clave.

A veces la gente no entiende la cuestión del "dos, tres".

Esta canción se titula "Juan Pachanga".

(Aplausos)

(Música)

Arreglo, "arrangement by" Jay Chattaway

y Louie Ramírez.

Juan Berna al piano.

Oh, le, le, la, la, la, le

Son las cinco de la mañana y ya amanece.

Juan Pachanga bien vestido aparece.

Todos en el barrio están descansando.

Y Juan Pachanga en silencio va pensando

que aunque su vida es fiesta y ron,

noche y rumba,

su plan es falso igual que aquel amor que lo engañó.

Y la luz del sol se ve alumbrando,

y Juan Pachanga el manito va penando.

Vestido a la última moda, perfumado,

con zapatos de colores, ye-ye, bien lustrados.

Los que encuentra en su camino lo saludan.

-¡Hey, man!

-"Qué feliz es Juan Pachanga", todos juran.

Pero lleva en el alma el dolor de una traición

que solo calman los tragos, los tabacos y el tambor.

Y mientras la gente duerme,

aparece Juan Pachanga con su pena

y amanece.

-Óyeme, Juan Pachanga, olvídala.

-Amanece con la pena. -Óyeme, Juan Pachanga, olvídala.

-No, no; no lo quiere la morena. -Óyeme, Juan Pachanga, olvídala.

-Mira que está amaneciendo. -Óyeme, Juan Pachanga, olvídala.

-El amor, amor, está muriendo. -Óyeme, Juan Pachanga, olvídala.

-Olvídala, olvídala, olvídala. -Óyeme, Juan Pachanga, olvídala.

-Ay, despierta y sácala. -Óyeme, Juan Pachanga, olvídala.

-Porque nunca te ha querido. -Óyeme, Juan Pachanga, olvídala.

-Dale también olvido. -Óyeme, Juan Pachanga, olvídala.

-Deja la mentira. -Óyeme, Juan Pachanga, olvídala.

-Que el amor no se mendiga.

Enrique Becerra al teclado.

Avenicio Núñez, trombón.

-Óyeme, Juan Pachanga, olvídala.

-Juan Pachanga va pasando. -Óyeme, Juan Pachanga, olvídala.

-Por dentro lleva un dolor. -Óyeme, Juan Pachanga, olvídala.

-Una pena que lo está matando. -Óyeme, Juan Pachanga, olvídala.

-Por culpa de un mal amor.

En el bongó,

Raúl Rivera,

"Toto".

Dibuja, "Toto".

(Aplausos)

(Música)

¿Cómo llegó aquí? No sé.

(SILBA)

Por la esquina del viejo barrio lo vi pasar

con el tumbao que tienen los guapos al caminar.

Las manos siempre en los bolsillos de su gabán.

Pa que no sepan en cuál de ellas lleva el puñal.

Y gracias a la platería.

Usa un sombrero de ala ancha de medio lao.

Y zapatillas por si hay problemas salir volao.

Lentes oscuros pa que no sepan qué está mirando.

Y un diente de oro que cuando ríe

se ve brillando.

Como a tres cuadras de aquella esquina, una mujer

va recorriendo la acera entera por quinta vez.

Y en un zaguán entra y se da un trago para olvidar

que el día está flojo y no hay clientes pa trabajar.

Un carro pasa muy despacito por la avenida.

No tiene marcas, pero sabemos que es policía.

Pedro Navaja las manos siempre dentro del gabán.

Mira y sonríe, y el diente de oro vuelve a brillar.

Mientras camina, pasa la vista de esquina a esquina.

No se ve un alma, está desierta toda la avenida.

Cuando de pronto esa mujer sale del zaguán,

y Pedro Navaja aprieta un puño dentro del gabán.

Mira pa un lado, mira pal'otro y no ve a nadie.

Y a la carrera, pero sin ruido, cruza la calle.

Y mientras tanto, en la otra acera va la mujer

refunfuñando pues no hizo pesos con qué comer.

Mientras camina, del viejo abrigo saca un revolver esa mujer.

Iba a guardarlo en su cartera pa que no estorbe.

Un treinta y ocho de Smith & Wesson, el especial,

que carga encima pa que la libre de todo mal.

Y Pedro Navaja, puñal en mano, le fue encima.

El diente de oro iba alumbrando toda la avenida.

-Se le hizo fácil.

-Mientras reía, el puñal le hundía sin compasión,

cuando de pronto sonó un disparo como un cañón.

Y Pedro Navaja cayó en la acera mientras veía a la mujer,

que, revolver en mano y de muerte herida, ay, le decía:

"Yo que pensaba hoy no es mi día, estoy salá,

pero, Pedro navaja, tú estás peor".

Y créanme, gente, que aunque hubo ruido nadie salió.

No hubo curiosos, no hubo preguntas, nadie lloró.

Solo un borracho con los dos cuerpos se tropezó.

Cogió el revolver, el puñal, los pesos y se marchó.

Y tropezando se fue cantando desafinao.

El coro que aquí les traje y da el mensaje de mi canción.

¿Qué dijo, San Sebastián?

(PÚBLICO) "La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida".

-Ese es el borracho de "Decisiones".

-La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida.

-Pedro Navajas, matón de esquina, quien a hierro mata,

a hierro termina.

-La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida.

-Valiente pescador, mal anzuelo que tiraste,

que en vez de una sardina, un tiburón enganchaste.

-La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida.

-Porque la vida es una tómbola, tom-tom-tómbola.

La vida es una tómbola.

-La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida.

-Si el año pasado todo nos sobraba,

el año que viene nos falta todo.

Arreglo de Luis "Perico" Ortiz, de Puerto Rico.

(TARAREAN)

(TARAREAN)

-"I like to be in America!".

-La tierra de Roberto "Manos de Piedra" Durán.

-La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida.

-Ocho millones de historias tiene la ciudad de Nueva York.

-La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida.

-Como decía mi abuelita, el que último ríe, se ríe mejor.

(TARAREAN)

(TARAREAN)

-"I like to be in America!". -La tierra de Simón Bolívar.

Y de Caetano Veloso.

-La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida.

-De barrio, cuidao en la acera,

cuidao, camará, que el que no corre, vuela.

-La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida.

-Dicen que si naciste pa martillo, del cielo te caen los clavos.

-La vida te da sorpresas, sorpresas te da la vida.

-Como en una novela de Kafka,

absurdamente, el borracho dobló el callejón de repente.

-¡La vida te da!

-En Nueva York dos personas fueron encontradas sin vida.

Fueron hallados en una de las calles de Lower East Side,

Manhattan.

(Aplausos)

Muchísimas gracias...

a todos.

Roberto Delgado y orquesta.

Festivales de verano - 53º Heineken Jazzaldia: Rubén Blades

13 ago 2018

Actuación de Rubén Blades dentro del 53º Heineken Jazzaldia

Contenido disponible hasta el 12 de octubre de 2018.

ver más sobre "Festivales de verano - 53º Heineken Jazzaldia: Rubén Blades" ver menos sobre "Festivales de verano - 53º Heineken Jazzaldia: Rubén Blades"
Programas completos (31)
Clips

Los últimos 40 programas de Festivales de verano de La 2

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios