www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3360078
Para todos los públicos Fabricando Made in Spain - Programa 56 - ver ahora
Transcripción completa

¿Te has preguntado alguna vez qué se fabrica en España?

¿Cómo se hacen las cosas que te rodean?

En "Fabricando" te desvelamos los secretos

que esconde la fabricación de un objeto cotidiano.

Porque en España se fabrica mucho y bien.

Vamos a demostrarlo. Hoy fabricamos... chicles.

Hoy vamos a arrancarles la sonrisa a 150.000 niños

y a algún adulto. Les cuento por qué.

Es exactamente el número de chicles que hay en estos bombos.

Pero no son chicles normales. Son chicles-melón. ¿Lo recuerdan?

Aquí, en Molina de Segura, Murcia, nacieron hace más de 35 años.

Les mostramos cómo se fabrican. Hoy fabricamos bicicletas.

Llega un momento en que todo niño le dice a su padre:

"Quiero una bicicleta".

Seguramente no sepan que hacen falta trabajadores como Ramón

en una cadena de montaje que es plenamente manual.

Enseguida se lo contamos. Hoy fabricamos toallas.

Para fabricar una toalla como esta necesitamos

todas estas bobinas de algodón. 528 hilos que deben pasar por aquí.

Lo llaman el detector de mentiras, y sirve para comprobar

que todos los hilos están en perfecto estado.

¿Saben cómo? Enseguida se lo explicamos.

Y hoy observamos a cámara lenta como la pasta toma forma de espiral

y cómo esta máquina hace el relieve y los agujeros de los botones.

Todo esto y mucho más, aquí, en "Fabricando".

La acción de mascar se remonta a los antiguos griegos,

que mascaban resinas con propiedades medicinales.

En 1871, un norteamericano adquirió 1 t de resina de caucho

para fabricar neumáticos.

Fracasó en ese sector y decidió hacer un producto masticable.

Entonces el chicle era insípido, pero años después se le añadieron

jarabe de arce y regaliz para darle su característico sabor dulzón.

Actualmente los hay de muchos colores, sabores y formas.

Nos lo cuenta...¡Sara!

Se consumen 24 millones en nuestro país a diario.

Lo llevamos siempre encima y si no, lo pedimos.

Adultos, niños, y lo podemos comprar casi en cualquier sitio.

¿Pero sabemos exactamente de qué están hechos los chicles?

Hoy, por fin, lo descubrimos. Hoy fabricamos chicles.

(Música pop)

¿Qué tal, chicos? Hola, Javier, muy buenas.

Venimos a fabricar el chicle de melón de toda la vida.

¿Qué lleva? Lleva glucosa.

Recibimos cuatro o cinco camiones al día de esta materia prima.

Es la glucosa. Sí.

¿Qué es exactamente? Un derivado del maíz.

Realmente, del almidón de maíz. Aunque lo llamamos azúcares,

el azúcar, que veremos luego, viene de la caña o de la remolacha

y este del maíz. También usamos azúcar.

Sí, lo tenemos que moler, porque luego en el chicle

lo tenemos que notar suave, no podemos notar grano en el diente.

¿Qué más lleva? Goma base.

¿Qué es?

Lo que nos queda en la boca después de comernos el chicle.

Está formada principalmente por caucho.

¿El mismo caucho de los neumáticos?

(RÍE) Lo llamamos igual pero es otra modalidad de caucho.

Esto hace que podamos masticar el chicle.

Eso, mezclado con resina. ¿De dónde viene esta resina?

De los pinos, de los árboles. Luego utilizamos talco.

¿Polvos de talco de toda la vida? Sí, los mismos.

¿Por qué se utiliza talco? Para darle fortaleza a la goma.

Si no, quedaría muy blanda. Se le llama la carga de la goma.

¿Qué hacemos con todo esto? Mezclarlo.

¿Dónde? En una mezcladora.

Voy para allá. Gracias, Javier. Encantado.

Ya conocemos los ingredientes principales del chicle.

Miren este bombo.

Aquí la goma de mascar se tiñe de un llamativo color.

¿Quieren saber por qué? Además, hoy fabricamos bicicletas.

En este robot se sueldan 16 a la hora.

¿Cuál es el truco para hacerlo con tanta rapidez?

También les mostraremos cómo se tejen las toallas.

¿Sabían que para fabricarlas se usan tres tipos de hilos diferentes?

Y verán, a cámara lenta, convertirse la pasta en espirales.

Pero antes seguimos con los chicles.

Ramón, muy buenas. ¿Qué tal? Buenas. Bien, ¿y tú?

Estás echando cosas en la amasadora. Por supuesto, hay que hacer chicle.

Le estamos echando la goma base. ¿Cuánto le echas de goma base?

Echamos 56 kilos. 500 kilos de masa en total.

Ahora echaríamos la glucosa. ¿Qué más se le echa?

El emulgente, para que la goma y el azúcar se mezclen

yel chicle salga con una textura buena.

¿Qué más? Sorbitol.

El sorbitol es un tipo de alcohol que encontramos de forma natural

en algunas frutas. En esta fábrica lo usan porque, además de endulzar,

retiene la humedad de la masa, lo que hace que el chicle

tenga su textura característica: ni muy dura ni muy blanda.

La industria alimentaria lo utiliza también como aditivo de refrescos,

dulces y productos congelados.

Podemos encontrarlo en las etiquetas como E-420.

Ramón, esta ya es la masa. Esto ya tiene más aspecto de chicle.

¿Es ya el chicle definitivo? No.

Esto es lo que, cuando te comes el chicle, lo que se te queda.

Si se le va un poco el sabor y el azúcar se queda la goma base.

Yo quiero que nuestro chicle nos sepa a melón.

Para eso le echamos la esencia. Esencia de melón.

Esto va a hacer que nos sepa y nos huela a melón.

Efectivamente. Falta el azúcar.

Sí. ¿Se echa ahora?

Ahora echamos el azúcar. ¿Qué tanto por ciento?

Un 60 %.

Y durante todo el proceso ya no se le añade nada más.

No. ¿Y ese ruido?

Parece que está explotando algo. Son pompas, por el aire del chicle.

(Música cadenciosa)

¿Ahora qué hacemos? Sacar la masa.

¿Esto ya sería el chicle hecho? Sí, terminado. Ya se puede comer.

¿Puedo probarlo? Por supuesto.

Voy a daros el visto bueno.

¡Mmm! Es chicle. Claro.

Luego lo llevaremos a la extrusora para darle la forma del melón.

Paco, esta es la masa que ha preparado Ramón.

Sí. ¿Qué hacemos con ella?

El siguiente paso es subirla a la pre-extrusora.

Entonces, hay dos extrusoras. Exacto.

Las extrusoras funcionan por medio de husillos

que con el movimiento inyectan la masa hacia este cabezal.

Los husillos son tornillos sin fin que empujan la masa.

Exactamente. Sale por el cabezal a esta cinta.

Aquí ya cae la masa de la pre-extrusora a la extrusora.

Digamos que la masa ya viene batida y un poco esponjosa.

No viene ya todo ese pegote de masa que habéis visto en la amasadora.

Aquí llega a esta extrusora, que es la que extruye

las tiras del melón. Esto es lo que sale de la extrusora.

Exactamente. Un churro en forma de premelón.

Con las estrías. Sí.

Entiendo que en la extrusora hay un molde con esa forma.

No es un molde, son boquillas exteriores

que hacen hueca la tira, y una boquilla exterior

que hace la tira estriada. ¿Y está hueca por dentro?

Dentro le cae un preparado de azúcar y ácido.

El picapica que tenemos cuando mordemos el melón.

¿Podemos verlo? Claro, te corto uno y lo ves.

Está completamente hueco y el picapica en polvo por dentro.

Eso es el picapica. Pero está caliente.

Sí, esto sale a unos 60 grados. ¿Y a cuánto tenemos que cortarlo?

Aproximadamente a unos 50 grados. ¿Cómo perdemos esos 10 grados?

Con este túnel de frío. ¿Que nos lleva adónde?

A la moldeadora, pero antes de pasar por la moldeadora

pasa por un calibrado que aprieta la tira

para que lleve un mismo calibre. Y no queden melones más gordos.

(Música con mucho ritmo)

El siguiente paso es que la corte la cuchilla.

Cortó un trozo de churro. Sí.

De aproximadamente 1 m o 1,10 m. La tira cae al molde.

El molde moldea la tira.

La corta individualmente y le da esta forma más redonda.

Exactamente. El molde suelta el melón y este cae una mesa enfriadora.

¿A cuántos grados sale de esta mesa?

Aproximadamente a 30 grados. ¿Puedo coger uno?

Sí.

Está muy blandito.

Sí, cuando el melón llega a la mesa de enfriado

todavía lleva muchos grados. Hay que hacérselos perder con frío.

Para llegar a su punto final tiene que hacer un recorrido de enfriado.

El primero es esta mesa. Si el melón cayera a 50° a la mesa

y en esa mesa no hubiera una vibración el melón se pegaría.

Se pegarían unos con otros. Porque lleva mucha temperatura.

Luego llegaría a otro túnel. Está por aquí debajo, ¿no?

Paco, lo que veo es que las puntas de ese metro de churro que teníamos

se van por otro lado. Esas puntas se van desechando.

Son la parte sobrante del molde del melón.

Y las reutilizáis. Las volvemos a echar a la amasadora.

¿Cuánto tarda el proceso desde la pre-extrusora hasta ahora?

Unos 10 minutos.

(Música soul animada)

Aquí pintáis y coloreáis los melones.

Entre otras cosas. Se pintan los melones y se les aporta

su aroma característico. Vamos por partes.

¿Cuántos melones has cargado en este bombo?

Habrá unos 65 kilos. Unas 12.500 piezas, más o menos.

¿Qué es lo primero que se hace? El aporte de colorante.

Es una mezcla de jarabe de glucosa, azúcar y agua.

Tres cucharones y medio.

¿Cuánto tiempo tiene que girar para que se impregnen todos?

15 minutos.

Tenemos ya el melón verde. Sí, lo tenemos mojado.

Ahora le tenemos que hacer el proceso de secado con azúcar.

Inicialmente le echamos un kilo de azúcar.

Está entre unos 30 y 35 minutos. ¿Por qué seca el azúcar?

Porque absorbe toda la humedad que le ha aportado el jarabe.

Hemos empezado la segunda parte del proceso de secado.

Está aportando aire frío y esto hace que todo se homogenice.

Ahora vamos a pasar a la siguiente fase, el abrillantado.

Se aporta un jarabe que hace que el melón coja todo el brillo.

Una vez que los melones han absorbido todo el jarabe de abrillantar

le damos una última capa de grasa vegetal

que le da más brillo y lo protege para que no pierda la humedad.

Hay muchas dudas sobre si tragarse el chicle es bueno.

Mi abuela me decía que se quedaba siete años pegado en el intestino.

Las abuelas saben mucho, pero en este caso tu abuela fallaba.

No pasa nada. La materia que queda del chicle, si te la tragas,

sale fuera sin ningún problema, como cualquier otro alimento.

(Música pop animada)

¡Tomás! ¿Qué tal? Hola.

¿Cuántos melones hay aquí?

Unas 300.000 unidades, melón arriba, melón abajo.

Si mis sobrinos estuvieran aquí no te dejaban ni uno.

Me lo imaginaba. Cuéntame qué hacéis aquí.

Esta es la cinta de alimentación de la pesadora.

Aquí se vacían las gavetas con melones.

Esta cinta alimenta la pesadora, y desde la pesadora

bajan a la formadora de bolsas.

Esa es la pesadora, ¿verdad?

Sí. ¿Cómo funciona?

Tiene 14 pesos.

Se le programa un peso y ella, entre los 14 pesos, elige

los que va a vaciar para conseguir el peso que le hemos programado.

Ese peso cae sobre la formadora de bolsas.

Una vez ha caído el peso la mordaza cierra, corta la bolsa

y empieza la línea de envase. Y el resultado es este:

bolsas con 250 melones. Sí.

¿Cuántas bolsas salen de aquí al día?

Unas 90. 90.000 bolsas de chicles al día.

(Música electrónica animada)

¿Adónde van estas bolsas, Tomás?

El mercado es mayoritariamente internacional.

El 70% aproximadamente va a internacional

y el 30, a nacional. ¿Adónde, por ejemplo?

A Estados Unidos, Inglaterra, Francia, los países árabes.

A Singapur no lo mandaréis, ¿no? No.

Allá está prohibido masticar chicle. Y penado con cárcel, incluso.

Aunque el 70% del producto lo enviemos fuera,

es el preferido de los españoles. Vamos a probarlo.

Mientras nos acabamos la bolsa de melones vamos a ver el resumen.

El ingrediente principal del chicle es el azúcar molido.

Pero también lleva glucosa y goma base, que es precisamente

lo que hace que esta golosina sea masticable.

Todos estos ingredientes se introducen en esta amasadora

y tras 30 minutos hay una masa que se puede comer y sabe a chicle.

De la máquina extrusora sale la masa en forma de chorro hueco.

Aquí se añade el picapica que irá dentro del chicle.

En un túnel de frío, la masa baja su temperatura 10°.

Esta cuchilla corta el churro de chicle en uno de 1 m de largo.

Los rodillos formadores lo convierten en melones.

Pasan a una mesa enfriadora y en bombos se les da color verde.

Para secarlos se incorporan azúcar y aire.

Se les añade algo de grasa para conseguir brillo

y ya tenemos los chicles listos para envasar.

En nuestra visita a la fábrica de espaguetis

conocemos los ingredientes con los que se elaboran.

Estos ingredientes son los mismos para los diferentes tipos de pasta,

ya sean espaguetis, tallarines o macarrones.

Hoy vemos a cámara lenta cómo se consigue que la pasta

tenga forma de espiral.

En esta máquina se hacen las espirales.

Cada minuto fabrica 30.000 tornillos de pasta.

La masa pasa por los agujeros, donde hay un molde en espiral.

Una cuchilla giratoria va cortando.

Como pueden observar, el corte es muy preciso.

La pasta todavía está fresca.

Cae a una cinta vibradora. El movimiento la empieza a secar.

En una hora se fabrican 2.000 kilos de espirales.

El primer antepasado que podemos encontrar de la bicicleta

aparece en el siglo XVIII cuando un francés,

el conde de Sivrac, inventó el celerífero.

Eran dos ruedas unidas por un armazón y adquiría velocidad

al ser impulsado por las piernas del conductor.

Desde entonces se le hicieron ajustes para encontrar comodidad

y funcionalidad, se le añadieron pedales, cadena y neumáticos.

En la actualidad la bicicleta ha adquirido una gran importancia,

ya que su uso es sinónimo de vida sana.

Nos lo cuenta... ¡Darío!

Lo habitual en nuestro país es importar las piezas de una bicicleta

para después ensamblarlas aquí, pero esta fábrica de Alicante

produce más de 20.000 bicicletas como esta al año.

Aunque parezca un producto infantil su proceso de construcción no lo es.

Hoy fabricamos bicicletas.

(Música rock)

Muy buenas, Luis. Hola, ¿qué tal?

Veo que estáis haciendo los planos. Esto es el inicio.

Aquí se diseñan en 3D los componentes de la bicicleta.

¿Para qué edades está dirigida la bicicleta que vamos a hacer?

Esta bici en concreto es para niños de tres a seis años.

Vamos al almacén de recepción de materia prima para ver el metal.

Vamos para allá.

¿Qué tipo de material recibís aquí? Básicamente, dos materiales:

aluminio y acero. ¿Qué medida tienen estos tubos?

En torno a los 5 m, es un estándar a la hora de comprar materia prima.

Veo que tienen distintos diámetros.

¿Por qué es?

La bicicleta de la que hablamos tiene cinco diámetros distintos de tubo.

¿Una producción diaria de bicis? Ahora mismo, unas 200 al día.

Teniendo ya nuestro metal, ¿ahora adónde tengo que ir?

Antonio está esperándote para enseñarte el siguiente proceso.

Antonio, ¿qué tal? Muy bien, aquí estamos.

He recibido en el almacén tubos de metal y me han mandado aquí.

Esta es la sección de corte. Cortamos el tubo a medida.

El paquete de tubo lo dejamos allí. El alimentador automático lo alimenta

El tubo cae a este canal.

Aquí lleva unos rodillos. Pilla el tubo y lo hace avanzar.

Avanza hasta el tope que le hemos puesto.

Cuando llega al tope le da señal y la sierra corta el tubo.

Esto es lo que va aquí colocado y lo hace girar.

¿De qué está hecha esta sierra? Es una sierra de forjado.

Llevo un centro especial y lleva un afilado

que cambia de medida según el corte que vayas a hacer.

Veo que tienen como un liquidito. Eso es la taladrina.

Es un aceite que se mezcla con agua que refrigera y lubrica

para que en el corte la sierra aguante.

¿Cuántos tubos necesitamos para hacer nuestra bicicleta?

14 tubos, desde el más pequeño, que es de 60...

¿Ésos son 6 cm? Sí.

El más largo son 526.

¿Cuál es el siguiente paso? El mecanizado del tubo.

¿Me enseñas a mecanizar el tubo? Vamos.

Ya hemos visto cómo se cortan las barras de acero

que se convertirán en la estructura de la bici.

Todavía hay que fabricar las ruedas y el resto de partes plásticas.

¿Sabían que en esta fábrica hacen 75 piezas a la hora

Y vean este rollo. Son metros y metros de toallas.

Hoy descubrirán cómo se convierten en toallas individuales.

Ponemos de nuevo en marcha nuestra cámara lenta

para ver cómo se da forma a los botones.

Será ahora. Antes seguimos fabricando bicicletas.

Ahora estamos en la sección de mecanizado de la pieza.

Donde hacéis la figura y agujeros necesarios para montarla, ¿no?

Hay tres bancadas para todo el proceso de la bicicleta.

Colocamos las piezas, nos apartamos de las barras de seguridad...

¿Esta es una jaula de seguridad?

Sí, cuando pones en marcha la máquina si intentas entrar, se para.

La jaula de seguridad consta de un transmisor

que emite una luz infrarroja a un receptor.

La interrupción de esa luz provoca la parada de la máquina.

Esta es la llave que se gasta luego para apretar los tornillos de la bici

Esta es la que metéis junto al libro de instrucciones

para montar las piezas. Esta es la tija del sillín.

La tija es el tubo que une el sillín con el cuadro.

Aguanta nuestro peso cuando vamos sobre la bici.

Con ella se puede regular la altura de la bicicleta.

Eso hace que el pedaleo sea más eficaz.

Esto va al sillín. Esta en concreto la ha chafado.

Le ha hecho la entrada y esto va soldado en el cuadro.

Aquí va el sillín. ¿Cómo se hace el resto de piezas?

¿Es un proceso similar? Más o menos.

Colocas las piezas, la pones en marcha y salen piezas acabadas.

¿Dónde tenemos que ir ahora? Al proceso de soldadura.

(Música hip hop)

¿Cómo montamos esto con las piezas que tenemos?

Montamos todas las piezas en el molde de soldar.

Colocas las piezas y queda todo conforme lo ves aquí.

El operario le da orden a la máquina, entra y el robot va soldando.

Suelda lo programado.

Empieza a soldar por aquí, va de sitio en sitio

y de punto en punto de soldadura.

Tenemos dos moldes de soldar.

Mientras suelda uno, el operario monta otro.

Así no para.

¿Cuánto tardas en montar el puzle del que hablábamos y el soldado

Aproximadamente tres minutos y medio. Es lo que tarda el robot en soldar.

Es lo que tiene que tardar también el compañero.

Si, en montar el puzle y volver a iniciar el proceso.

Gira nuestra mesa y la coge... ¿Y a la hora salen...?

15 o 16 piezas acabadas. 15 o 16 piezas a la hora.

¿Qué nos queda para que acabe de coger forma de bici?

Faltarían la horquilla delantera y el manillar.

¿Adónde me tengo que ir con nuestro esqueleto metálico?

A la sección de plástico. Gracias, Antonio.

Encantado. Hasta luego.

(Música electrónica)

Enrique, muy buenas. ¿Qué tal? Hola, muy bien.

Vengo de tratar el metal, pero queda una parte muy importante:

la del plástico. Estamos haciendo una llanta.

Es la llanta de la bicicleta. De la rueda.

¿Qué material utilizáis? Una poliamida.

¿Qué es eso? Una granza plástica.

Esto sería la materia prima. ¿Esto es nuestro plástico?

Es el plástico que estamos utilizando ahora, de color natural.

¿Y si quisiéramos darle color? Utilizaríamos colorantes.

Bolitas de color.

Todo eso lo transformaremos por mediación de la máquina.

Lo pasamos por la cámara de plastificación.

Esta cámara está cubierta por resistencias.

Lo que hacen es calentarla entre 240 grados en la entrada

hasta 255 en la última zona de salida.

Hace unas 75 piezas por hora.

La bicicleta tiene muchas más piezas de plástico.

Por supuesto. Tendríamos que cambiar el molde que hay ahora mismo.

¿Y ese brazo metálico se encarga de extraer nuestra pieza?

Correcto. ¿Adónde voy ahora?

Solo te queda llegar a la zona de montaje.

Un placer, Enrique. Voy a montaje. Hasta luego.

Muy buenas, Fernando. ¿Qué tal, cómo estás?

Vengo de la fase de plástico, y entre otras cosas,

me han enseñado a hacer esta llanta.

Pero para que la bici se mueva necesitamos

que esto se convierta en una rueda del todo.

¿Lo hacéis aquí? El proceso es totalmente manual.

Ahora está montando la cubierta, introduciendo la recámara.

Esto es como el taller del coche. Exactamente lo mismo.

Hemos colocado un poco de agua para que resbale.

Este líquido es agua. Sí, simplemente.

¿Para qué es?

Para que, al ser goma, resbale y lo introduzca dentro sin problemas.

Aquí a la rueda delantera se le monta la horquilla,

junto con el manillar y el sistema de freno.

He visto el freno con su cable, con sus zapatas.

No lo fabricáis aquí. No.

No se fabrica aquí porque viene estandarizado por si alguna vez

tienes que cambiar las zapatas lo puedas hacer en cualquier taller.

Entonces, de este premontado nos llevamos la rueda trasera,

la rueda delantera con el material, y ya vamos a la fase final.

(Música electrónica)

Fernando, he visto salir esta estructura del metal

y estaba todavía con la soldadura. Veo que ahora la tienes pintada.

¿Qué ha pasado aquí? La pinta una empresa auxiliar

porque por motivos medioambientales no podemos pintarla en fábrica.

Con esto ya podemos empezar a construir nuestra bici.

Exacto. Llegamos a la cadena de montaje propiamente dicha.

Vamos empezar por aquí. En este primer puesto

colocan enriquecedores, puente de freno...

¿Qué hacemos en esta segunda etapa de nuestra cadena de montaje?

Colocamos ya la rueda trasera

junto con la correa, que es sintética.

¿Y esto sustituye a las cadenas de las bicis?

Con el inconveniente que tenían las antiguas cadenas,

con eslabones llenos de grasa que se salían. En este caso,

no hay posibilidad de que se salga. ¿Esta correa no se sale?

Una vez alojada en su sitio, no se sale.

¿De qué está hecha? De caucho sintético.

Aquí la rueda con la horquilla se mete para fuera.

Antes hemos hecho un premontaje para facilitar este puesto.

Tensa los frenos

para que las zapatas queden lo más próximas a la llanta

y al padre le llegue la bicicleta en perfecto estado.

Veo que es todo montaje a mano. Sí.

¿Cuánto tardáis en acabar de montar una bici?

Cinco o seis minutos.

Llegamos ya a la colocación del sillín, colocamos el asa...

¿Qué es el asa? Es por si el chiquillo se cansa.

El padre puede simplemente cogerla y llevársela.

Pensáis en todo. También en la comodidad del padre.

En un momento dado es bastante importante también.

No veo pedales. Ahí los tenemos.

Vienen estandarizados para, a la hora de recambios,

que te los puedan suministrar en cualquier tienda.

Y de aquí al punto de venta. Sí.

Como está terminada nuestra bici, si quieres, mientras tanto,

vemos un resumen de cómo se fabrica una bicicleta.

Para fabricar una bicicleta partimos de un diseño en tres dimensiones.

Hay que cortar las barras de acero según las medidas

de las 14 piezas metálicas que lleva la bici.

A esas piezas se les hacen hendiduras y agujeros

para poder ensamblarlas entre sí.

Se fijan unas a otras mediante un robot de soldado

y queda preparado el esqueleto metálico de la bici.

Paralelamente, se preparan las piezas de plástico

derritiendo y mezclando estas bolitas.

Mediante un tornillo sin fin se mete la pasta en los moldes de las piezas

y el brazo robótico las extrae del mismo.

Se ensamblan las piezas de metal con las piezas de plástico

y se deja montada la bicicleta para llevarla a los puntos de venta.

En esta fábrica de botones en Alcorcón, Madrid,

conocimos esta máquina y descubrimos las diferentes operaciones

que hace con el botón, desde darle la forma de la cara o la espalda,

hasta el taladro de los agujeros.

Hoy queremos ver cómo trabaja a cámara lenta.

Los botones llegan vírgenes a través de este dispensador

Entran en la máquina por la derecha, donde se trabaja

la parte trasera del botón gracias a una fresa.

En la otra torre giratoria se hace la cara del botón.

Primero una cuchilla elimina el material sobrante

para hacer el relieve delantero.

Ahora, cuatro punzones afilados penetran en el botón

para formar los agujeros.

Este proceso genera gran cantidad de viruta que es aspirada.

Cada seis segundos se da forma a un botón en esta máquina.

La toalla ha estado presente en la sociedad desde épocas remotas.

En el siglo II era de algodón teñido

y se utilizaba para tumbarse y secarse tras el baño.

Posteriormente, en la Edad Media, se usaron como mantel y servilleta.

Pero hasta finales del siglo XIX no triunfó la industria toallera.

Coincidió con una gran preocupación por la limpieza y la higiene.

El Departamento de Sanidad de Estados Unidos

reguló el cambio diario de las toallas en los hoteles.

Desde entonces este producto ha evolucionado

y hoy en día las hay de diferentes tejidos, formas y colores.

Nos lo cuenta... ¡Ruth!

Todas las mañanas, tras duchamos hay que secarse bien.

También cada vez que nos lavamos las manos y cuando hacemos deporte.

Siempre nos acompaña. Es un elemento indispensable en nuestro día a día.

Por eso en casa todos tenemos más de una, de dos y de tres.

Hoy fabricamos toallas.

(Música pop)

Muy buenas, Inés. ¿Cómo estás? Buenas, Ruth.

Inés, hoy fabricamos toallas. ¿Qué necesitamos para fabricarlas?

Nuestra materia prima es el hilo de algodón.

¿Todas las toallas se fabrican con hilo de algodón?

No, tenemos hilo de algodón e hilo regenerado.

El 80 % del hilo es poliéster y el 20 % es algodón.

Que es lo más habitual, o lo mejor, para fabricar toallas?

Lo mejor es el algodón. La calidad de las toallas de algodón es mejor

porque absorbe más la humedad. ¿Qué toalla estamos fabricando hoy?

De lavabo, de 50 por 100. Si ya tenemos la materia prima,

el hilo de algodón, podemos empezar a fabricarla.

Sí, te dejo con mi compañero Pablo en el urdidor.

Me voy a ver a Pablo. Gracias, Inés. Hasta luego.

Pablo, te traigo la materia prima, el hilo de algodón.

¿Colocas las bobinas manualmente? Sí.

Aquí hay muchísimos conos, Pablo. 166.

¿166? Para hacer esta toalla, sí.

¿Cuantos metros de hilo necesitamos para eso?

4.000. Pasamos por el recorrido de los hilos...

Lo tienes que enganchar entre... ¿Esto qué es?

Es de porcelana, para que cuando pase el hilo aguante la resistencia.

Y llegamos aquí.

Este es el detector de mentiras. ¿El detector de mentiras, Pablo?

Cuando se rompe un hilo se enciende la luz.

La luz roja se encendería cuando el hilo se rompe.

Este trozo de hierro bajaría y toca aquí.

Es como una alarma que nos dice: "Ojo, se ha roto".

Ya sabemos que el hilo está bien

y no hay ninguno roto, ¿cuál es el siguiente paso?

El hilo de las 166 bobinas pasa por aquí.

Llega aquí. ¿Y esto para qué sirve? Pasa por las barras.

Cuando pasa, roza el hilo y quita la electricidad estática.

Una vez le hemos sacado la electricidad estática al hilo,

los 166 hilos... Pasan por este peine gigante.

¿Para qué nos sirve? Para que el hilo no se enrede.

Como bien indica el nombre, para peinar los hilos, ¿no?

Correctamente, y va a este peine pequeño

para sacar una medida de la faja, que es el conjunto de hilos

y en este caso debe medir 18,5. Hacemos tres repeticiones.

De tres fajas, una toalla.

Es decir, tres fajas como esta, de 166 hilos,

componen esta toalla.

Donde hacemos las fajas se llama bota.

¿Qué hace exactamente, Pablo?

Pase el hilo por aquí y va haciendo metros.

Se va enrollando. ¿Por qué pasamos los hilos de las bobinas pequeñas

a una bobina enorme? Para hacer más toallas, más metros.

Una toalla ya está hecha. Estas serían dos, tres,

cuatro, cinco y seis.

De esta bobina gigante vamos a sacar seis toallas como esta.

Cada toalla está formada por tres fajas.

Las fajas son un conjunto de hilos que, en paralelo, miden 18,5 cm.

Se hace de esta forma porque se ahorra espacio,

ya que se trabaja con una única bobina gigante

y no con cientos de conos de hilo. La gran bobina que hay en la bota

está formada por casi 3.000 hilos en paralelo.

Con esos hilos se podrán fabricarse seis toallas.

La posición de los hilos facilita el trabajo posterior en la tejedora.

En este caso estamos haciendo una toalla blanca.

Todos los hilos son blancos, pero si quisiéramos

la toalla de otros colores... Cambiaríamos la fileta.

Las bobinas de la fileta.

Pondríamos un color azul y uno turquesa.

Esto pasaría a la bota, y de la bota, a la tejedora.

Y en la pesadora le daríamos la forma que queremos.

Sí. Me voy a la tejedora.

Muy bien. Gracias, Pablo.

(Música pop)

Antonio, ¿qué estamos tejiendo aquí? Hemos empezado a tejer la bobina

que vosotros habéis hecho antes con Pablo.

Es la que se encargará de hacer el rizo en la toalla.

Esta parte de aquí. Sí, es un hilo un poco más grueso.

Luego hay otra bobina en la parte de abajo que también es de algodón.

Pero es un hilo más fino y se hace la parte que no tiene rizo.

Esta que no tiene rizo.

Aquí delante se juntan los dos. Para poder coserlos está la trama.

¿Qué es la trama? Otro tipo de hilo de algodón.

Es el que se encargará de ir cosiendo el rizo con la otra clase de hilo.

Para hacer el tejido de la toalla se necesitan tres tipos de hilo.

El más grueso es el encargado de hacer el rizo.

Un segundo hilo, más fino, para tejer las partes de la toalla

que no tienen rizo, y un tercer hilo, o trama,

que se coloca en horizontal. Este último, la trama,

se entrelaza por encima y por debajo de los hilos anteriores

para ir tejiendo la toalla.

¿Qué es esta parte azul, Antonio? Es para que pase el hilo.

¿Ves? Con este agujero. ¡Como una aguja!

Exacto. Tenemos este hilo muy gordo.

Va enganchado a esta parte metálica, que es como una aguja muy larga.

Por el ojal tenemos pasado este hilo.

Esto se mueve para adelante y para atrás

y va juntando estos hilos de aquí y hace el transversal.

Como un peine. Ahora hemos metido la información en este ordenador.

Pasará a la tejedora. Su función es levantar cada vez

el hilo que le toque para ir haciendo el dibujo.

(Música electrónica)

Antonio, ¿cómo podemos distinguir si una toalla es de buena calidad?

Pesa más. Son más densas. La tela es más prieta.

Tienen más soltura de rizo.

¿Cuánto tiempo se tarda en fabricar una toalla como esta?

En cinco minutos haríamos las seis toallas.

Tenemos las seis toallas medio hechas.

Pero habrá que separarlas. Normalmente se usan estas cuchillas.

Son los cortadores. Por aquí van a cortar

estos hilos y van a separar las toallas.

Conforme va bajando la tela, la tela se recoge abajo

Aquí le tenemos la toalla que hemos empezado.

Ya pasa a otras manos. Me voy a verlas, entonces.

Jorge se encarga de la sección de confección. ¿Qué estás haciendo?

La toalla viene seccionada en seis rollos, como habéis visto.

Ahora tengo que juntarlas para poder pasarlas por la máquina.

Para que sea un solo rollo. Correcto.

Vamos a confeccionar la tira larga, esta orilla.

El lateral de la toalla. Vamos a dejarlo así.

Así no se deshará la toalla cuando la laves.

La máquina de coser cose el lado derecho y el lado izquierdo.

Y va haciendo el doble...

Va doblando la toalla y el pespunte va sacando la toalla.

Ahora vamos a pasar el empalme. Hay que ir con cuidado

para pasarlo bien, y una vez pasado le damos a la máquina, y a velocidad.

¿Cuál es la mejor forma de lavar una toalla?

El lavado se debe hacer en 30 o 40°, y si puede ser, sin suavizante.

Así, cuando nos secamos con la toalla se queda mejor.

Absorbe más el agua que tenemos en el cuerpo.

¿Hay que planchar las toallas? No, Ruth.

Con tenderla bien estirada es suficiente.

Único que debemos hacer cuando compremos una toalla

es lavarla siempre, así el rizo coge más textura y seca más.

Es decir, una toalla recién comprada,

si no lo la lavamos no seca bien. No seca lo suficiente.

Siempre hay que lavarla. Siempre.

Ahora van a entrar unas pinzas, cogen la toalla,

y estiran la toalla. ¿Para qué?

Para llegar a la medida de la toalla. Hemos puesto 1 m en el ordenador.

Ya está cogiendo la toalla a metro. Vale.

Ahora vamos a cortar. Ahora verás la cuchilla.

A toda velocidad. Sí.

En esta máquina le estamos cosiendo el dobladillo.

La tela se queda ahí dentro, haciéndole un pespunte fuerte

para que en el lavado no se rompa. Pasa colgando.

Va pasando y esta máquina le pone la postura.

Un sistema de correas y dientes mete la tela dentro de la costura.

Esto va a toda velocidad. Sí. Aquí le hace el dobladillo.

Prácticamente se va a quedar así. ¿Qué nos falta, Jorge?

Vamos a pasar a ver a Sonia para que la doble y la embolse.

(Música pop)

Muy buenas, Sonia. ¿Cómo estás? Buenas tardes. Muy bien.

Te traigo la toalla personalizada "Fabricando made in Spain".

¿Qué hay que hacer ahora con ella? Ahora te la doblamos.

Aquí las doblamos así, pero luego puedes hacer como tú quieras.

Lo has hecho muy rápido. ¿Cuántas toallas doblas al día?

Entre 2.200 y 2.300. Son muchísimas. Es mucha práctica.

Son muchos años aquí ya. Casi 15. ¿Qué más hay que hacer, Sonia?

Si sale alguna toalla con estos hilos, se cortan.

¿Para qué sirve esa pistola, Sonia? Esta pistola saca aire.

Si hay alguna toalla con pelusa, la quitamos.

Así la toalla queda perfecta.

Sonia, ya tenemos nuestras toallas repasadas.

Con ningún hilo, bien limpias y mejor dobladas.

¿Ya están listas? Listas para que te las puedas llevar.

Estas me las llevo, entonces.

Ruth, ¿hacemos un repaso de cómo se fabrican las toallas?

Me parece genial. Vamos a verlo.

Para fabricar las toallas se necesitan estas bobinas pequeñas

de hilo de algodón que pasan a convertirse en una bobina gigante.

El hilo de esta bobina, junto a otros dos tipos de hilo,

se coloca en la tejedora para empezar a tejer las toallas.

Las agujas de esta máquina suben y bajan los hilos

en función de los dibujos o de la altura de rizo deseada.

Las toallas se cortan por los laterales y van a confección

donde se bordan los dobladillos laterales y longitudinales.

Una vez rematadas pasan a repaso para separar aquellas con taras.

El resto se doblan y empaquetan.

(Música jazz)

  • Programa 56

Fabricando Made in Spain - Programa 56

12 nov 2015

Vemos la fabricanción de chicles de melón, de bicicletas y de toallas.

ver más sobre "Fabricando Made in Spain - Programa 56" ver menos sobre "Fabricando Made in Spain - Programa 56"
Programas completos (59)

Los últimos 277 programas de Fabricando. Made in Spain

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios