www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4626069
Para todos los públicos Fabricando Made in Spain - Programa 13 - ver ahora
Transcripción completa

(NARR.) ¿Te has preguntado alguna vez qué se fabrica en España?

¿Cómo se hacen las cosas que te rodean?

En "Fabricando", seis reporteros recorrerán el país de punta a punta

para responder a estas preguntas y desvelarte el secreto que esconde

el complejo proceso de fabricación de un objeto cotidiano,

porque en España se fabrica mucho y bien

y vamos a demostrarlo.

Hoy fabricamos... leche.

¿Sabían que desde que la leche se ordeña hasta que se envasa,

pasan menos de 24 horas?

¿O que una vaca a lo largo de su vida

puede producir hasta 60.000 litros de leche?

Y hoy fabricamos... cajas fuertes.

¿Sabían ustedes que una caja fuerte como esta

podría llegar a resistir el impacto

de un tren a 200 km por hora sin llegar a abrirse?

Las que fabrican en esta factoría verán como pueden resistir

las condiciones más extremas.

Y hoy fabricamos... gusanitos.

Los españoles consumimos al día más de 200.000 bolsas de gusanitos.

¿Qué tienen dentro?, porque gustan a todos,

a bebés, a jóvenes y a mayores.

Todo esto y mucho más aquí, en "Fabricando".

El origen del consumo de leche se remonta a hace 11.000 años.

Existen continuas referencias en los escritos antiguos

sobre nómadas que empezaron a ordeñar sus animales

obteniendo este alimento.

Gracias a las conquistas romanas por Europa,

el hábito de consumo y comercialización se expandió.

Hoy en día, con los métodos de conservación térmicos,

se ha conseguido mantener la leche a temperatura ambiente

en perfecto estado,

convirtiéndola en uno de los alimentos principales

de nuestra alimentación.

Nos lo cuenta... Mónica.

En España tomamos 3.500 millones de litros de leche al año.

Por salud o coquetería, ha crecido el consumo de la leche desnatada.

Hoy les mostramos cómo se fabrica.

(Canción "rock")

Tú eres el encargado de esta granja de vacas.

Sí. De aquí sale la leche, obviamente.

Ahora están comiendo, ¿no? Sí, tienen comida todo el día.

¿Cuántos kilos de alimento puede comer la vaca al día?

Alrededor de 45. ¡45 kg!

Cuanto más coman, más transforman. Si no comen, no producen leche.

Y luego una vaca beberá 180 litros de agua.

¡180 litros de agua! ¿En cuánto tiempo?

Al día. ¡180 litros de agua al día!

¿Eso qué es? ¿Le están dando un masaje a la vaca?

Sí, les gusta mucho a las vacas.

Sí, una vaca nerviosa no produce leche, o produce mucha menos.

Como verá, estas van a ordeñarse ahora. Están deseándolo.

Ellas solas van a la sala de espera.

O sea, que salen para ser ordeñadas. ¿Cuántas hay?

600. ¿Cuánto tardan en ordeñarlas?

Pues dos horas y tres cuartos.

Esta sala de ordeño se llama sala rotativa.

Y la vaca sube en la rueda y da una vuelta.

Cuando la vaca entra a su plaza,

la ordeñadora que está en el puesto le aplica un producto limpiador

para quitar cualquier resto de suciedad de los pezones.

Después, y esto sí que es muy importante,

la ordeña un poco a mano para ver cómo sale la leche.

Porque si la vaca tuviera cualquier infección

o se hubiera dado un golpe y echara un poco de sangre,

lo vería y entonces si la leche no sale normal,

a esa vaca no se le pone la unidad de ordeño

para evitar que esa leche llegue al tanque.

Y una vez comprobado que la leche sale bien,

ya se le pone... La unidad de ordeño.

Se controla la presión a la que se debe ordeñar la vaca

para que la leche salga lo más rápido posible

y sin dañar los esfínteres, la punta de los pezones.

Para que la leche salga prácticamente sola.

Hay como una vibración.

¿Qué es lo que hace la máquina?

¿Y ahora sube?

Sí, la leche no sale por las cuatros ubres a la vez.

Hay una fase que sale la leche y otra fase que masajea la ubre.

Entonces se alterna: succión, masaje; succión, masaje.

Cuando detecta un flujo de leche inferior a 300 gr por minuto,

significa que a la vaca ya no le queda más leche.

Entonces la propia máquina corta el vacío y deja de succionar.

Y aquí vemos que está cayendo la leche. ¿Esto dónde va?

Ahora baja a la parte de abajo, a un colector

que luego veréis, que ya empuja la leche al tanque de frío.

¿Dónde estamos llegando?

Llegamos al centro de la sala, al foso de la sala de ordeño.

Ahora les vemos las caras, antes les veíamos el culo.

Es más seguro verles las caras. (RÍE)

Estos tubos salían del colector, de una parte de la unidad de ordeño

que tenía colocada la vaca.

Y la leche por este tubo entra aquí, ¿no?

Sí. Este aparato se llama medidor

y nos determina la cantidad de leche que produce cada vaca.

¿Cuántos años puede estar una vaca dando leche?

Desde que nace hasta que empieza a dar leche pasan dos años.

A partir de ahí, la vaca puede estar sobre cinco años

produciendo a un nivel bueno.

¿Se conservan las propiedades que tiene ahora esta leche

que cae de la vaca directamente hasta que llega a casa?

Intentamos que se conserve tal cual sale de la vaca.

Por eso veis que desde que la leche sale va por un sistema cerrado

limpio y desinfectado, hasta el tanque de frío.

Y la leche desnatada, que es lo que vamos a ver hoy,

¿sigue teniendo los mismos nutrientes?

Todos, exactamente igual. Solo falta la grasa.

¿Cuándo acaba el ordeño de la vaca?

Hay un chorro de agua. Cuando la vaca ve el chorro...

¿Qué dices? No le gusta mucho la ducha,

entonces sale y se va a buscar su cama para descansar.

(Canción)

Ellos las prefieren muy gordas, gordas, gordas, gordas

supergordas, gordas, gordas y "apretás".

¿Y ahora la leche dónde está? Se almacena en el tanque de frío.

Y aquí hay que bajar la temperatura lo más rápido posible.

¿Por qué?

Porque al ser un producto vivo que tiene microorganismos,

el problema es que se acaba deteriorando.

¿A qué temperatura está? Ahora está a 4 grados.

¡4 grados, de 30 a 4! Es muy importante.

¿Y ahora qué hacéis? Pues ahora antes de cargarla,

voy a verificar que su color

sus propiedades organolépticas, son las correctas.

Las propiedades organolépticas son las que perciben los sentidos.

Por ejemplo, su sabor, textura, olor, color

y sin utilizar aparatos o instrumentos de estudio.

¿Qué tal, Víctor? ¿cómo va el color y el olor?

Está perfecta.

¿Y si hubieras visto algo que no está bien?

¿Qué haríais? En ese caso, la leche no se carga.

Bueno, está OK la leche. Sí.

Ahora, ¿cuál es el siguiente paso?

Ahora va a la cisterna para ir luego a la fábrica.

Enseguida vemos cómo la leche se traslada a la fábrica.

Les sorprenderá la velocidad con la que los "briks" son llenados

y sellados para llegar a nuestras casas.

¿Sabían que una caja fuerte lleva un hormigón muy especial?

¿O que no hay dos gusanitos iguales aunque se cortan de la misma forma?

Enseguida lo vemos. Antes Mónica nos cuenta

cómo la leche llega a la fábrica.

¿Ya ha empezado a cargar? Sí, ahora está cargando.

¿Cuántos litros puede llevar este camión cisterna?

Este camión puede llevar 16.000 l. ¡16.000!

Y todo llega por aquí. La manguera se enchufa al tubo

y el tubo va al camión.

¿Qué cualidades tiene este camión

para llevar la leche y que se preserve bien?

Es aislante, entonces si la leche

la metes a cuatro grados,

te mantiene esa temperatura durante el transporte.

Ahora ponemos el "tomamuestras". ¿Y para que se toma la muestra?

Se envía al laboratorio interprofesional de Castilla y León.

¿Un control sanitario? Exacto.

Ahora vamos a descargarlo a la fábrica.

(Música "country-folk")

¿Ahora qué hacemos? Ahora analizamos la leche,

a ver si está apta para la recepción.

Para ser admitida en la fábrica. ¿Y si hay un problema y no es apta?

La rechazan y ya no la puedo descargar.

¿Y te tienes que volver con ella?

Claro. O a destruirla a un sitio especial.

La muestra la recoge mi compañero, Juan Carlos.

Encantada.

Te voy a dar esto, porque tienes que llevarlo.

¿Esto que es? Es el agitador.

Es como una gran batidora.

La materia grasa de la leche se queda arriba.

Claro, como el aceite. Claro, flota más.

Y debe quedar homogeneizada. Y si no lo mezclarais,

¿qué pasaría con la muestra? Que daría muy alto de grasa.

Claro, porque cogeríais la parte de arriba, que sería grasa.

Y te voy a enganchar aquí. (RÍE) Madre mía.

¿Ves la leche dónde está? ¡Oye, qué olor!

Y ahora vamos a batirla.

Como ves, suena. Y la leche se empieza a menear.

¿A ver?

Claro, ahora está mezclado. Qué bien huele.

Y ahora cogemos una muestra para el general.

¿Y ahora adónde vamos? A analizarlo.

¿Al laboratorio? Exacto.

(Música tecno)

La leche va a ser sometida a un tratamiento térmico

a ver si lo resiste.

Vamos a emular el tratamiento térmico mezclándola con alcohol.

Utilizamos un alcohol de 80 grados.

¿Y por qué emula el alcohol al calor?

Lo emula porque tiene un efecto deshidratante.

Que es lo mismo que sucederá más tarde.

Vamos a ver la estabilidad a través de los grumos

que se forman al mezclarla con alcohol.

Si la leche está mal, habrá coágulos.

Como cuando se corta la leche. Sí, precipita la leche. Se coagula.

Cojo una cantidad de leche. ¿Qué cantidad de alcohol?

La misma cantidad que de leche. Y ahora hacemos una mezcla.

Cae perfectamente y sin un grumo.

Esto es una señal de que es una leche muy fresca

y con muy buena estabilidad.

¿Podemos dejar que pase a la fábrica?

Sí, sí.

¡Qué ruido hace! Sí, bastante.

¿Dónde estamos? ¿Qué es esto? Esto es una centrífuga.

Y esto lo que hace es desnatar la leche.

Separa la leche entera de la nata.

Por un camino va la nata y por el otro la leche desnatada.

La desnatada viene por esta tubería.

¡Ahí va a salir leche desnatada ya hecha!

Esto es la leche desnatada ya, sin nada de grasa.

Ya tenemos la leche desnatada.

Vamos a tomar una muestra de nata para que compares las dos.

Estupendo.

Aquí tenemos la nata y la leche desnatada.

La leche va por un lado y la nata al ser más densa, va por otro.

Se separan.

No lo hemos podido ver porque se hace de forma hermética,

¿para qué? Para preservarlo de la luz.

Dentro del centrifugado también se pasteuriza, mediante calor.

La pasteurización consiste en elevar la temperatura de la leche

a 72 grados durante 15 segundos

y luego enfriarla para llevarla a los silos de almacenamiento.

Así se garantiza que si hubiera alguna bacteria patógena

quedaría eliminada.

Esta es la leche desnatada. Sí.

Es leche sin nada de grasa. ¿Qué pasa con esta nata?

No la tiráis, ¿no? No, una nata de esta calidad

la usamos en otros productos como la nata de cocina

o la nata de montar y un producto extraordinario: la mantequilla.

Santi, tenemos la leche ya pasteurizada.

Y creo que está en esos silos de ahí metida.

Ahí la tenemos almacenada a cuatro grados de temperatura,

y está lista para poder llevarla a la uperisación.

¿Estos silos enormes cuántos metros tienen?

Tienen una capacidad de 300.000 litros.

¿Cada uno? Sí.

¿Y cuánto tardáis en vaciarlo y hacer envases de leche de litro?

Pues no más de 24 horas.

Dentro de estos tubos hay litros de leche entrando constantemente.

Efectivamente, hay unos 16.000 litros ahora.

¿Y adónde va esa leche? ¿Cuál es el siguiente paso?

El siguiente paso va a ser la uperisación.

Ahora estamos en control de proceso.

Aquí lo que hacemos es la uperisación de la leche.

Estamos progresivamente, calentando la leche

hasta llevarla a 80 grados

y luego de 80 grados, en menos de un segundo,

levantamos la temperatura a 150 grados.

¿Y cómo es eso posible? Mediante la acción del vapor.

Eso lo mantenemos durante 4 segundos

y lo volvemos a bajar a 80 grados, lo refrigeramos.

¿Qué consigue la uperisación?

Conseguimos hacer de la leche que sea de larga vida.

Esta leche va a tener una duración de tres meses.

Y este proceso tan importante sucede dentro de esos tubos...

Que parece que no pasa nada. Sí, pero la leche da un buen viaje.

(Música animada)

Ya tenemos la leche pasteurizada, uperisada,

es decir, esterilizada, limpia y perfecta para consumirse.

Pero antes, queda el envasado.

La leche llega estéril y la máquina la mantiene así con el envase.

Aquí llega el papel en bobinas, como veis aquí.

Y la máquina lleva un proceso... Si quieres lo vemos.

Hasta aquí llega el papel. Aquí está el papel normal todavía.

Aquí están estos tres punzones

que hacen un troquel donde va a ir el tapón.

Este hueco.

Y esas agujas nos inyectan el polietileno fundido.

Este es el plástico más común y esta máquina lo inyecta

en unos moldes dando lugar al tapón de los "briks".

El tapón es esto.

De aquí en dos segundos sale el tapón formado.

Esto es una aspiradora, que lo manda a la máquina.

Vale. La máquina lo calienta, lo funde

y lo inyecta en los moldes que acabamos de ver.

Y ahí se forma el tapón. Así que no está hecho previamente.

Por aquí el papel sale estéril, completamente.

Y ya lleva el tapón. Exacto.

Y se va como volando. Formando un tubo como lo llamamos.

Por aquí pasa la leche.

Si te fijas, ves una tubería dentro del tubo.

Ahí va la leche que está bajando hasta ahí.

El mismo brazo sella dos paquetes.

Sella el culo, digamos, de uno y el principio de otro.

Al tener un nivel constante de leche, no hay nada de aire.

Sube, le aprieta y obliga a la leche a que suba.

Envasa lo que cabe en el paquete y lo que sobra para el siguiente.

¿Cuántos de estos se fabrican aquí en un día?

Más de un millón. ¿Más de un millón?

Y van a España, ¿o fuera?

No, todo lo que se envasa aquí es para consumo nacional.

Para obtener una leche de calidad no basta con ordeñar a las vacas,

el proceso empieza mucho antes, con la alimentación de las vacas.

Cada día comen 45 kg de pienso y pasto

y beben unos 180 litros de agua.

También es importante que tengan mucha calidad de vida,

y ningún estrés, si no, producirían muy poca leche.

Por eso hay una máquina que les da masajes.

Las vacas son ordeñadas con un sistema automatizado

y producen una media de 40 litros al día.

La leche obtenida pasa a través de un circuito cerrado

a un tanque de refrigeración donde se mantiene a cuatro grados.

Después es cargada en un camión cisterna

que la llevará a la fábrica. Antes de descargar la leche,

el laboratorio de la fábrica hace un análisis

para garantizar que la leche está en condiciones óptimas.

Después, una centrifugadora separa la nata de la leche.

Así se obtendrá la leche desnatada.

A la vez, la leche se pasteuriza y después se uperisa

para esterilizarla y alargar su fecha de caducidad

hasta los tres meses.

Por último,la leche es envasada.

Las cajas fuertes se conocen desde época romana.

Se trataba de cajones metálicos cerrados con candados de la época.

Desde entonces han cambiado los materiales

y la tecnología con la que se cierran,

pero lo que no ha cambiado es su función:

guardar cosas de valor.

Hoy descubrimos sus secretos.

Nos lo cuenta Enric.

A pesar de que parece que cajas fuertes como esta,

esta, esta más grande

o esta misma, están hechas de piezas de acero macizo,

la realidad es que el metal solo es una pequeña parte.

(Música "rock")

A ver si podemos alargar la verga

para luego colocar el brazo en horizontal para esta serie.

Aquí ponéis en marcha el diseño

de la caja fuerte. Sí.

Aquí es donde manejamos todo lo que va a salir fuera.

Del ordenador...

a la realidad, a las piezas de las cajas fuertes.

Esto es el prototipo antes de lanzar la serie.

(Música animada)

-Las cajas fuertes se fabrican con chapa,

en este caso de 1,5 mm de espesor,

de 2.050 por 1.500, que es el tamaño de la chapa.

Esto es chapa de 4 mm de espesor, 3 mm de espesor...

y de 2 mm.

Con esto se conforma un cuerpo

en base a varias soldadura y más procesos

y luego se rellena con hormigón.

Y luego ya ves la pared,

que es desde 4 cm hasta 140 cm.

Las chapas que tenéis colocadas ahí

las lleváis a esta zona de "punzonado".

Fíjate, la máquina coge las chapas

con unas ventosas, ¿no? Sí, las ventosas son para la carga,

y las garras son para el punzonado.

¿Y ahora qué hace? Está punzonando.

Lo cual significa haciendo unos agujeros.

Después de hacer los agujeros es el momento de cortar la chapa.

Y conseguir distintos tipos de piezas, entiendo.

Correcto y diferentes medidas.

Una caja fuerte media, ¿cuántas piezas puede tener?

Puede variar entre una de 50 piezas y otra de 200.

¿Estas piezas forman parte de una única caja fuerte?

Aún faltan más, es una caja media de tamaño medio.

Las tendríamos que doblar, ¿no? Exacto.

¿Dónde lo hacéis? En las plegadoras.

David está ahí, plegando las piezas.

Es decir, dándoles una forma. Fíjate, ahí otro doblez más.

En este caso es la parte baja de la caja fuerte.

Lo curioso es que lo hace a vista.

El tope de atrás es el que le dice dónde tiene que ir.

Tiene un tope que le ayuda, ¿no? Sí.

Ahí vamos a por el tercero.

Y tenemos la pieza ya con forma.

Y lista para el siguiente proceso.

Imagino que esta máquina hace mucha fuerza para doblar una chapa.

55.000 kg.

(Música potente)

Feli conoce muy bien este robot, es una plegadora

pero de piezas más grandes.

Lo que no pueden hacer los chicos a mano, lo hace él.

¿Tú sabes cómo lo llamamos? ¿Tiene nombre?

¿Cuál es? Fíjate en los movimientos...

¿Por los movimientos debería saber el mote?

Más o menos. ¿Puedo utilizar algún comodín?

Puedes utilizarlo.

Me comunica. ¿Puedo pedir el del público?

Sí, puedes.

Fue representante de España en Eurovisión.

¡Chikilicuatre! Sí.

Sí, lo han llamado así los chicos.

(Canción: el Chiki- Chiki)

Enseguida volvemos con Chikilicuatre.

También vamos a comprobar si de verdad

estas cajas fuertes son imposibles de abrir.

Y vean cómo en este gigantesco cilindro

a los gusanitos se les da el punto exacto de sal.

Pero antes, conozcamos diferentes tipos de cajas fuertes.

Antes de seguir, quiero enseñarte lo que hacemos.

En este caso es una caja bancaria. Únicamente lleva un cierre mecánico.

Incluso puedes ver el interior, que dentro parece muy sencillo

pero hay todo un sistema de pestillería

donde realmente es un trabajo de ajuste mecánico.

Este caso en concreto es una caja de alta seguridad

para un cliente ruso que va a guardar relojes de lujo.

Otra gama de productos son los armeros de alta gama.

Son cajas fuertes pero revestidas de madera,

donde van a guardar armas de muy alto valor.

De las piezas dobladas pasamos al momento...

De ensamblaje.

El operario tiene que ser un maestro o si no estamos perdidos.

Tenemos las tres partes, de una caja fuerte.

El cuerpo exterior que es el cuerpo de la caja fuerte.

Aquí tenemos el núcleo o el cuerpo interior,

que sería lo que llamamos nosotros la camisa.

La camisa es una estructura de acero que se introduce en la caja

para darle rigidez y que se rellena con hormigón

para hacerla indestructible.

¿Qué función tiene esta pieza?

Si alguien intenta con un taladro

perforar una parte dela caja

se puede encontrar con un ángulo, con un agujero...

Y ahí dentro después veremos que puede haber más elementos

que pueden romper la broca.

Y aquí podríamos ver la tercera parte de la caja,

que es la puerta.

¿Es lo más importante la puerta? Todo es importante.

Es un conjunto, no podemos dejar que una pieza sea más débil.

Vemos como los operarios están cogiendo la camisa

y la van dentro del cuerpo externo de la caja.

Todo es como un puzzle,

donde cada pieza encaja a la perfección con el resto.

Por eso en este momento hay dos operarios

para ajustarla al milímetro.

El soldador en este caso ha realizado un buen trabajo

ya que todo encaja al milímetro.

¡Bueno, bueno! No hay que tener miedo de pegar.

Si no, no se ajusta.

Hasta ahora hemos visto la fabricación del esqueleto

pero ahora vamos a ver la de la carne, porque estas cajas

en muchos casos, se rellenan de hormigón.

Tú preparas la mezcla...

de este hormigón en la que pones esto.

Esto se llama bauxita. Y esto sería el basalto.

¿Y con qué lo mezcláis? Con cemento.

El cemento lo guardáis ahí... Ahí tenemos los silos.

Y aquí las tolvas de áridos.

Y se realiza la mezcla con que conseguiremos el hormigón.

La mezcla donde va la bauxita, el basalto

y la fibra es un hormigón bastante duro.

Está a prueba... de todo.

De ladrones, ¿no? De ladrones sobre todo.

Los áridos se mezclan en este montacargas.

Se suben. Suben, llegan al torno.

Y aquí en el torno se mezclan con el cemento y el agua.

Se mezclan y va cayendo la pasta que estamos viendo.

Con eso rellenáis la caja. Exacto.

Además de los áridos y el cemento le añadimos fibra de metal

para que todavía podamos hallar una solución más compacta

y evitar todo tipo de ataque.

Fíjate, son muy delgadas, pero casi imposibles de torcer.

Esto, con los otros productos... Lo mejor de lo mejor.

Jesús. Oye, das la mano fuerte.

(RÍE) Son las cajas...

Las cajas fuertes, que son muy pesadas.

Es el jefe de puntura. Hay que ponerlas bonitas estas cajas.

Exactamente.

Enmasillamos los golpes, abolladuras y deformaciones

para tapar las grietas y las uniones de chapa.

Otra unión de chapa que dejamos completamente lisa,

que parezca un solo bloque.

Aquí las cajas ya están acabadas

para pasar a la sala de pintura.

Aquí es donde pintamos, exactamente.

Hay un operario...

Solemos meter cajas de dos en dos y se les van dando manos

hasta eliminar los parches y que se vea todo uniforme.

Aquí no solo hacéis cajas fuertes sino también puertas blindadas.

Que también hay que pintar. Correcto.

Puertas blindadas, cajas de 5.000 kilos...

¿Quién quiere una caja de 5.000 kg?

¿Un banco? Los bancos. Exactamente.

-Cada país tiene un color. Aquí tenemos el gris, de España.

Este gris más clarito podría ser válido para Holanda.

Este otro sería par Francia

y acabaríamos con el gris de Italia.

(Música tecno)

Vosotros os encargáis de rematar la puerta.

Aquí colocaremos esta pieza, la maneta...

Combinaciones, ¿quizás? Sí, combinaciones, cerraduras...

Y la maneta lo que hace es arrastrar todo el mecanismo.

Es la que manda.

Sí, para abrir la caja, para arrastrar los pestillos

y para todo el mecanismo.

También hay elementos... Mecanismos de cierre.

Son los elementos de cierre de cada caja.

¿Y solo te los sabes tú? Bueno, es un poco especial la cosa.

Cuidado, ¿eh? Secreto.

Después de la pintura le hemos añadido la maneta...

La cerradura de toda la vida. Y una combinación electrónica.

Esto es impenetrable. Intentamos que así sea.

Esta es la llave. ¿Qué pasa si las pierdo?

Habría que reventar la caja. ¿Qué cuestan estas cajas?

Pues desde la más sencilla puede estar en unos 500 euros,

hasta instalaciones que suponen de más medio millón de euros.

Entre nosotros, abrir esto no tiene que ser complicado, ¿no?

Tú mismo, te reto a que lo intentes.

¿Con las herramientas que quiera? Lo que quieras.

Jesús, ven, ven. Tranquilo, que yo te ayudo.

Vamos a medias, ¿eh? Venga. Eso está hecho.

(Golpes)

(Música "heavy metal")

¡Jesús!

Tú que desayunas más fuerte. Vamos a intentarlo.

Pasemos a algo más serio.

Nada.

No vamos a ninguna parte. No nos vamos a ganar la vida así.

Solo nos queda una opción, seguir trabajando.

(Música "heavy metal")

Mira qué polvorín. No solo hacemos cajas para casas,

también para obra pública. ¿Aquí qué guardaríamos?

Podríamos guardar explosivos. ¿Para hacer túneles?

Hay que protegerlo del robo, de la posible explosión...

Va en un polvorín.

Doble llave. Sí. Usuario y guardia civil.

Cada uno tiene una. Exactamente.

Bueno, ojo con la llave.

Más o menos te puedes imaginar el grosor de la puerta.

Esto es la trampilla de emergencia

Si pierdes las dos llaves de arriba,

una persona puede introducirse por la puertecita.

Olé. Fíjate en el grosor.

Más o menos, la longitud de la llave.

Lo mejor está al fondo. ¿Puedo pasar?

La verdad es que tengo curiosidad.

Esto va para largo.

Un detalle final: las cajas pueden pesar desde los 100 kg

hasta las 15 toneladas de este polvorín.

Donde por cierto, creo que pasaré una larga temporada. Fin.

Resistiendo tanto nos sorprende que el elemento base de las cajas

sean chapas de pocos milímetros de grosor.

Un acero que hay que cortar, punzonar

y plegar para montar después el cuerpo exterior.

La camisa y la puerta.

El acero es la piel y la carne no es otra que el hormigón,

que se fabrica con distintos elementos

que confieren dureza a la mezcla.

Una vez tenemos el cuerpo de la caja fuerte,

hay que enmasillar y pintar para darle un buen aspecto.

Basta con añadir los elementos accesorios y electrónicos

para que la caja fuerte custodie nuestros bienes más preciados.

Los aperitivos de maíz ya eran consumidos por los incas

hacia el año 300 a.C.

El desarrollo de una innovadora técnica de procesado

a mediados del siglo pasado llamada extrusión,

propició el mayor consenso de la historia de nuestro país.

No existe una sola persona que no piense que los gusanitos

están buenísimos. ¿Cuál es su secreto?

Nos lo cuenta Jorge.

Es imposible comer solo uno, no puedes parar hasta acabártelos.

¿Qué tienen los gusanitos que gustan a todo el mundo?

(Música disco)

Hola, Jorge. ¿Usted es Cecilio?

Sí, señor.

Son bonitos los gorros, en esta fábrica.

Hay algunos que nos dan que no sabe usted.

Listos. Vamos a ver cómo se hacen los gusanitos.

Porque hay un montón de mitos y leyendas urbanas sobre ellos.

Todo mentira. Esto es sano, sanísimo.

Te voy a preguntar muchas cosas. Pues pregúntame.

Primero, dinos los ingredientes de un gusanito.

Los ingredientes, más sencillos imposible: maíz.

Y agua. ¿Aquí hay maíz?

Eso es sémola de maíz.

¿Sémola qué quiere decir? Maíz molido.

Maíz, el amarillo. Lo podemos ver.

Maíz molido, solamente.

¿Y de dónde procede?

El 99 % de nuestras materias primas son españolas.

¿Y el petróleo? ¿Qué petróleo?

¿Qué petróleo? Los gusanitos llevan petróleo.

No, eso es mentira. Eso es una leyenda urbana.

A través de este tubo va girando

y va subiendo el maíz hasta esos depósitos.

La sémola de maíz ahí se mezcla con agua.

Se le añade un pequeño porcentaje de agua.

¿Cuánto?

En una mezcla de 100 kg se añade entre uno y tres litros.

No lo podemos ver en funcionamiento. Sí, por seguridad.

Vale.

David, ¿cuánto tiempo llevas trabajando aquí?

Trece años y medio.

Llegas a casa con restos de gusanitos por la cara.

Sí, con olor a gusanitos y salado.

¿A qué hora sales de trabajar? A las dos de la tarde.

Si un amigo te ofrece una bolsa de gusanitos,

¿tú comerías? Pues sí.

Solo para ver si están bien. Como sé que es algo que hemos hecho,

para ver cómo los come la gente.

Estamos haciendo gusanitos. Estamos empezando.

Todo es un proceso automático. Esta es la sémola de maíz.

Lo hemos mezclado con agua y así tiene más humedad.

Tiene en torno al 20 o 25 % de humedad.

No se aprecia.

No aprecio nada. Pero, ¿es necesario aumentar la humedad?

Sí, porque al tener siempre la misma humedad,

el proceso se realiza siempre igual.

Si esta humedad varía, los gusanitos saldrán más o menos finos,

más o menos largos o más o menos grandes.

¡Empiezo a ver gusanitos!

Me emociono porque llevamos toda la vida comiéndolos.

Si los gusanitos fueran personas,

serían así físicamente.

A ver si encontramos a alguien que tenga cuarenta años.

Cuarenta y seis. ¡Qué bonito, gusanitos!

Yo pensaba que tenía cuarenta. Qué grande eres.

¡Eres más grande! (RÍE)

Treinta y dos. -Veinticinco.

-Cuarenta. ¿Tiene cuarenta años?

Nació en el 72. ¡Oh!

Tiene justo la misma edad que los gusanitos.

¿Tienen cuarenta años los gusanitos?

Qué bueno.

¡40 añitos tienen los gusanitos! Seguimos a ver cómo se hacen.

Recapitulamos, tenemos aquí la sémola de maíz con agua.

¿Y ahora qué? A través de este transportador,

los llevamos a los depósitos de las máquinas extrusoras.

En la extrusora, la mezcla del maíz con el agua

se calienta y se presiona.

Una vez que la pasta sale al exterior,

desaparece la presión y el maíz se expande.

Ahí tenemos la forma tan especial del gusanito.

Es lo que les pasa a las palomitas en el microondas.

El efecto es el mismo.

La palomita es un grano que explota y esto se expande.

Claro, es lo mismo.

Y lo produce lo mismo, el almidón.

Y luego hay un cuchillo...

Que lo va cortando a la medida necesaria.

Vamos a ver los gusanitos. Vamos a verlos por fin.

Saca la pala, Cecilio, que hay que comer.

Este producto todavía no es el final.

Un gusanito, otro gusanito,

otro gusanito y otro gusanito.

No son iguales. Esa es la gracia de los gusanitos,

que no hay dos iguales, son todos diferentes.

Igual que las palomitas. Nunca hay dos palomitas iguales.

¡Recién hecho!

Este es el producto sin hornear, todavía no es el producto final.

Todavía hay que... Están buenos.

Claro, porque es maíz y ya está, no tiene nada más.

¿Es mejor tomarlo como aperitivo, como postre o en la merienda?

No se recomienda que sustituya ninguna comida.

Es solo un aperitivo. ¿Engordan mucho?

No. Esto tiene 155 calorías, como un yogur natural.

Ahora descubriremos qué le echáis a los gusanitos,

porque uno empieza a comer y no puede parar.

Es solo un proceso.

Algo raro les echaréis. Nada, no tiene nada.

¿Usted come muchos? Yo muchos, me encantan.

De la cinta transportadora... a cajitas.

Sí, en este elevador los trasladamos hasta el horno.

Esto es un horno. Es un horno de calor indirecto.

¿Qué quiere decir? Que lo que se caliente es el aire.

Es el que entra en contacto con el producto y extrae la humedad.

¿Y para qué primero les echáis agua y ahora se la quitáis?

El proceso necesita humedad para expandir,

en este proceso se trata de dejar el gusanito

con una humedad que sería entre el 1 y el 1,5 %

para poder envasarlo y que esté siempre crujiente y esponjoso.

¿Usted tiene hijos? Dos.

¿Pequeños? Una pequeña y otro ya mozo.

¿Y les deja comer gusanitos? Sí, es un alimento sano.

¡Lluvia, cascada de gusanitos!

A ver, meta la pala, Cecilio.

Aquí está, muy crujiente.

Y no tiene nada de humedad.

La caspilla que sueltan, ¿qué es, el propio maíz?

Es el propio maíz.

¿En este torno que pasa?

Aquí se añade un pequeño porcentaje de aceite de girasol.

Entre un 10 y un 12 % de aceite

y luego se le añade entre 1 y 1,5 % de sal.

¿Aquí qué pasa? Aquí se mezcla todo.

Este sería el producto final.

¿Y los colorantes y conservantes? No tiene de nada.

Tienen fama de tener cosas raras dentro.

Pues ya lo has visto. Estos son los gusanitos en directo.

Maíz, agua, aceite de girasol y sal, Nada más.

(Canción)

Somos cuatro gusanitos

que cantamos sin cesar a media voz esta canción.

Somos cuatro gusanitos

que cantamos sin cesar a media voz esta canción.

De aquí, ahora lo trasladamos a través de este elevador

a la cinta transportadora

que los lleva a las máquinas donde se envasan automáticamente.

Un momento. El sabor del gusanito todo el mundo lo conoce.

Sí.

Incluso con los ojos cerrados. Mira.

¿Uds. serían capaces de distinguir un gusanito solo por su sabor?

Ahora veremos si la gente supera esta prueba.

También les va a llamar la atención cómo estas balanzas llenan

la cantidad exacta en cada bolsa. En unos momentos lo vemos,

pero antes comprobemos si su sabor es tan característico.

No veo nada. -Nada, nada.

-Esto es un gusanito. -Un gusanito.

(RÍE) A ver, se le ha quedado uno aquí colgando.

-Seguro. -Sí, de los de toda la vida.

Gusanitos por aquí, gusanitos por allá.

Si un niño viniera aquí alucinaría, porque esto es Gusanitolandia.

Esto es una báscula que tiene 16 básculas pequeñas.

Y cada una de ellas coge la cantidad necesaria

para entre ellas sumar 85 gramos.

Cuando la tiene abre la trampilla y cae a la bolsa de abajo.

Se caen todos los gusanitos para ese boquete...

Y por ahí va a la máquina envasadora.

Va a 42 paquetes por minuto.

Vamos a bajar para ver dónde caen los gusanitos.

Ahí es donde caen los gusanitos.

El producto pasa por este detector de metales

y todos los gusanitos son inspeccionados.

Si hubiese cualquier partícula por pequeña que sea,

hasta 0,1 mm, la detectaría, pararía la bolsa y la rechazaría.

(Música tecno)

(RÍE) ¿Qué ha sido eso?

Claro, esa bolsa estaba abierta y la ha rechazado.

O sea, detecta las bolsas mal cerradas,

y pega el petardazo y bolsa fuera.

Y la saca del sistema.

Las bolsas pasan dentro de la caja de forma automática.

¿Cuánto tiempo hemos tardado en hacer esta bolsa?

Desde que hacemos el maíz en la mezcladora,

hasta que está envasado, en torno a diez minutos.

¿Y cuántos gusanitos hay dentro? Ahí me pillas, no sé.

Un número aproximado, a ver si se acerca.

Puede haber noventa. ¿Noventa gusanitos?

Dos, tres, cuatro...

17, 18, 19...

32, 33, 41, 42...

(SIGUE CONTANDO)

¡Vale, 90, has acertado!

¡85, 86, soy un crack!

(RÍE) Eres un crack.

Ha sido un placer. El placer es mío.

Vamos a aprovechar que llega un cargamento de gusanitos

para traspasar la puerta.

Cuidado, que nos dan con los gusanitos en la cara.

Por aquí están los jefes.

Hola, buenos días. Marta.

Y Juan Gómez Cuétara. Muy buenos días.

Aquí se guardan los gusanitos que van a todos los kioscos.

Y son los que van a cada kiosco, a cada chino,

a cada tienda pequeñita de alimentación...

¿Tenéis calculados en cuántos puntos de España se venden gusanitos?

Estamos en unos 45.000 puntos de venta.

Solo de gusanitos,

vendimos unos 9 millones de bolsas el año pasado.

Eso es mucho dinero. Son muchas bolsas, pero no dinero.

¿Y cuál es la provincia donde más se venden los gusanitos?

Málaga o Sevilla. Andalucía es muy buena zona.

Porque se consumen en la calle. ¿Y dónde menos?

Pues en el Norte. Donde más llueve.

Nos afecta mucho la lluvia. Si hace buen tiempo se consume más.

¿Y saben en qué kiosco es donde más gusanitos se venden?

Sí, el Kiosco de La Paloma en la provincia de Málaga.

¿El de Benalmádena? Exacto, ahí con todos los animales

y van los chavales a dar de comer a los patos gusanitos.

Ese es el kiosco donde más vendemos.

¿Cuánto tiempo pasa desde que el gusanito se hace hasta la venta?

En menos de 15 días ya se está vendiendo.

Ha sido un placer, de verdad, descubrir cómo se hace un gusanito

y desmontar esas teorías que hay por la calle.

Sí, esas leyendas urbanas. En verdad es un producto natural,

que solo tiene maíz, aceite y un poquito de sal.

¿A que Ud. también pensaba que en una bolsa de gusanitos

había un revuelto explosivo de ingredientes?

Pues no, hemos aprendido que se fabrican con maíz,

agua, aceite y sal.

El origen de los gusanitos está en estos sacos de sémola de maíz.

Se añade agua para humedecerlo y que pueda explotar mejor.

Explotar, sí, sí.

Los gusanitos surgen de explosiones como las palomitas.

Aquí la masa está caliente y muy presionada,

y al salir al por pequeños moldes se forman los gusanitos.

Una cuchilla giratoria los corta con formas distintas,

nunca hay dos gusanitos iguales.

Dentro de este cilindro se añade el aceite y la sal.

Se revuelve bien y en diez minutos la bolsa de gusanitos está lista.

Sin colorantes ni conservantes

y a consumir preferentemente durante los próximos seis meses.

  • Programa 13

Fabricando Made in Spain - Programa 13

06 jun 2018

Esta semana en Fabricando Made in Spain mostramos cómo la leche se desnata y se pasteuriza al mismo tiempo. También veremos cómo el interior de una caja fuerte es un auténtico laberinto de acero para que sea prácticamente imposible perforarlas.

Histórico de emisiones:
06/08/2013

ver más sobre "Fabricando Made in Spain - Programa 13 " ver menos sobre "Fabricando Made in Spain - Programa 13 "
Programas completos (61)

Los últimos 279 programas de Fabricando. Made in Spain

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios