www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.14.0/js
4621456
Para todos los públicos Fabricando Made in Spain - Programa 10 - ver ahora
Transcripción completa

(NARR.) ¿Te has preguntado alguna vez

qué se fabrica en España?

¿Cómo se hacen las cosas que te rodean?

En "Fabricando", seis reporteros recorrerán el país de punta a punta

para responder a estas preguntas y desvelarte el secreto que esconde

el complejo proceso de fabricación de un objeto cotidiano,

porque en España se fabrica mucho y bien

y vamos a demostrarlo.

Hoy fabricamos quesos.

Este queso comenzó a fabricarse hace 8 meses

con la leche de 30 ovejas.

Durante este tiempo ha dado volteretas,

se ha tirado por toboganes, ha nadado, es un queso curado.

¿En qué se diferencia de los otros?

Hoy fabricamos palillos.

Parece sencillo, pero el proceso de fabricación

de un palillo como este tiene su complejidad.

De hecho se necesitan alrededor de 15 pasos hasta completarlo.

Y hoy fabricamos bolígrafos.

Con nueve bolígrafos podemos trazar el recorrido de una maratón.

Calculen: ¿Cuántos kilómetros podríamos trazar con un bolígrafo?

Todo esto y mucho más, aquí, en Fabricando.

El ser humano empezó a comer queso antes que a escribir,

las antiguas civilizaciones ya lo usaban en épocas de escasez,

ya que aguanta en buen estado mucho más que la leche.

Era una especie de requesón.

Hoy en día, de hecho, los quesos que más gustan, lo más caros,

son los curados, los más viejos.

Nos lo cuenta Jorge.

¿En qué se diferencia uno semicurado de uno curado?

¿Se puede comer su corteza?

¿Engorda tanto como dicen? Hoy fabricamos quesos.

Estamos en Villalonso, en Zamora, Castilla y León,

y esta es la explotación agraria de los hermanos Carro,

Carlos, Daniel y Miguel Ángel, muy buenas.

(LOS TRES) Muy buenas.

El queso puede fabricarse con leche de vaca, de cabra, de búfala,

de camella, hoy fabricamos queso de oveja.

Carlos se va ir a ordeñar, Daniel a dar de comer a las ovejas

¿y nosotros dónde vamos? A explicar de dónde sale el queso.

Vamos a explicar cómo se fabrica el queso

desde el principio de los principios.

La cogió, ahí la ha cogido, ya está.

¿Ya está? Ya está.

Si han sido tres segundos. Ya.

Este es el inicio del queso, para que una oveja de leche...

Necesita un cordero, si no pare no puede dar leche.

Las ovejas que dan leche son las que acaban de ser madres.

Carlos es el encargado de ordeñar las ovejas.

¿Cuántos años tienes, Carlos? 25.

¿Y cuánto tiempo llevas trabajando aquí?

¿Con las ovejas? Toda la vida.

¿A qué hora has llegado? A las 7 se empieza ordeñar.

Todo mecanizado. Sí.

Esto es una llave... ¿Y esto chupa?

Chupa. Mete el dedo.

Mete el dedo, sin problemas. ¿Seguro?

Va haciendo así que sería el movimiento de las manos.

El movimiento de ordeñar a mano.

Prueba. No tiene esta.

¿No tiene?

Hala, ¿a usted le sale mogollón de leche?

¡No!

¿Así? Sí.

Ah...

¡Mira, mira, mira!

¿Y se puede beber? No.

Yo nunca he probado la leche de oveja.

¿Y el queso de oveja? No me gusta.

¿Cómo dices eso? En casa de herrero cuchillo de palo.

Si está buenísimo. Ya.

¿Al día cuánta leche hacéis? 3000 litros al día.

¿De cada oveja cuánto leche sale?

Ovejas recién paridas, tres litros, tres y medio, cuatro...

-La leche llega a este recipiente y sube por esta tubería

hasta un tanque de frío que la mantiene a 4 grados C.

Como sale de las ovejas a 28, ahora la está enfriando y está a 6,

hasta que llegue a 4.

Cada dos días viene el camión

y se la lleva a la fábrica de quesos.

(Música de dibujos animados)

En camiones cisterna como este, que son como un termo gigante

que mantiene la leche a cuatro grados

la leche llega hasta esta fábrica de quesos,

leche que viene de unas 70 explotaciones granaderas

de toda Castilla y León hasta aquí, a Valladolid.

Valeri Ausas, muy buenas. ¿Qué tal, Jorge?

El director de la fábrica. Bienvenidos.

Gracias. ¿Qué hace ese señor arriba del camión?

Ha cogido unas muestras para ver si la leche que viene en la cisterna

es aceptable o no es aceptable.

Hacemos un análisis de antibióticos

para ver si las ovejas se han vacunado,

hacemos unas muestras de acidez y Ph y comprobamos que no haya fraude

de leche de vaca o de cabra dentro de la de oveja.

Porque esas otras son más baratas. Muchísimo más

y como toda la leche es blanca... Pueden intentar colárosla.

¿Todo ok? Todo ok.

Perfecto.

Estos ocho tanques es vuestro almacén de leche.

Exactamente.

450 000 litros ¿a qué temperatura?

4 grados.

Vamos a ver cómo se hace el queso.

Hay que bajar, ¿no? Sí.

Yo que pensaba que fabricar el queso era aburrido.

Porque esta fábrica es muy antigua.

Es de 1880.

Más de un siglo. Más de un siglo, sí.

Pues espéreme un momento, que yo vuelvo enseguida.

No se mueve, disculpe, un momento.

¿A dónde irá Jorge? Es un momento vemos lo que nos quiere enseñar.

También veremos hoy cómo los quesos

se zambullen en esta piscina y para qué.

Y vean cómo en segundos este tronco es cortado en láminas.

¿Se imaginan que de ahí van a salir miles de palillos?

¿Y alguna vez han visto de cerca la punta de un bolígrafo?

Esta máquina trabaja con 24 herramientas

y precisión milimétrica

para crear la parte más importante de un bolígrafo.

Son muchos los interrogantes que hoy debemos resolver,

pero vamos por partes, veamos a dónde se dirigía Jorge.

Me han dicho que Venancio ha puesto un apodo a todos aquí.

A casi todos. A casi todos.

Vamos a hacer una cosa, yo iré conociendo a gente aquí

que me dirán: "Soy Fernando Pérez", o "Patricia Luque",

yo conectaré contigo para que me digas el nombre real,

el mote, el apodo, ¿de acuerdo? Vale, vale.

Ya está, vamos a fabricar queso. ¿Ya estás aquí?

Ya está. Muy bien.

Valeri, ¿no? Sí.

Venancio, ¿el apodo de Valeri?

El correcaminos, porque va todo el día de aquí para allá.

-Eso dicen que hacía antes, ahora cada vez más tranquilo.

Bueno, ¿y aquí a quien tenemos? A mi amigo Tino..

¿Autoriza usted a que Venancio hable?

Sí, que diga lo que quiera. Venancio...

El padre Apeles, porque es el doble del padre Apeles.

¿Qué le parece?

No digo nada. ¿Usted se ve parecido con él?

No.

Por este mogollón de tuberías la leche llega desde los depósitos

hasta aquí, ¿esto qué es?

Un intercambiador de frío y de calor.

Por aquí entra la leche a 4 grados, ¿y sale por allí a cuántos?

A 30 grados.

A 30 grados de temperatura, a 30,3.

Dentro de estas cubas enormes la leche ya está preparada

para hacer queso.

Ahí dentro hay mucha leche, ¿cuántos litros?

6500 litros.

Mariano es maestro quesero.

El responsable de que los quesos salgan buenos o malos.

Eso es. Venancio, ¿cómo se llama de verdad?

Monchito, porque todo el día está tocando la espalda por detrás.

Mochito. Sí.

(RÍEN LOS TRES)

Bueno...

Esto es cuajo, el cuajo proviene de los lechazos, del cordero.

Que tiene como cinco estómagos...

En realidad el estómago del cordero está dividido en cuatro partes.

Es una característica propia de los rumiantes,

en este caso nos interesa la cuarta parte,

en ella encontramos las encimas, que se llaman cuajo,

y que permiten separar la leche del suero, lo que es cuajar.

Por este motivo el cuajo se añade en este momento.

Y de uno, sacan esto.

Se tritura, se mezcla con agua

y el resultado de filtrarlo es esto.

Vamos a echar el cuajo a la leche

y litro y medio de cuajo hace que esos 6500 de leche...

Se hagan cuajada. Se convierta en cuajada.

¿Cuánto tarda? Pues unos 18 minutos o así.

18.

Han pasado 18 minutos, la leche lleva 18 minutos ahí en calma,

cuajándose.

Ese dedito es el dedito de Mariano,

está comprobando si la leche está bien cuajada o no.

¿Puedo meter la mano?

Mariano, ¿cómo lo ves? Apto.

¿Apto para...? Para cortar la cuajada.

Está suavita, ¿no? Está muy bien.

Ya está cortando la cuajada.

Poco a poco, los brazos esos que tienen como una cuchilla así,

unos hilos... Liras.

¿Bridas? ¿Cómo? Liras.

Jorge, liras, como el instrumento musical de cuerda.

Este utensilio se llama así

por su parecido con la lira antigua.

Su función es cortar repetidamente la leche cuajada

para separarla del suero.

Poco a poco esas liras hacen que ese yogur gigante

acabe siendo granillos de arroz.

Y ahora aquí ya tenemos arroz. Arroz de queso, exactamente.

¿Y ahora? El suero pasa a la parte de atrás

y aquí queda para hacer el molde de cuajada.

Por ese grifo sale suero, que no tiene nada que ver

con el de los hospitales. Nada, las sales minerales solo.

Llega a unos recipientes vacíos... Sí, los moldes.

...y luego la máquina va a meter dentro el queso.

Sí, va posicionando los quesos en los moldes.

La máquina lo que haría con los granos es aplastarlos...

Para soltar más suero y compactar la cuajada.

Y haría un queso, ¿no? Exactamente, ahora lo vemos.

Yo no sé hacerlo, la máquina sí.

De repente caen unas tartas de queso

dentro de los recipientes. Los moldes, sí.

Y esto es lo que será nuestro futuro queso.

Ahora si quieres lo sacamos para que lo veas.

¿Lo coges? ¿Cuántos litros de leche de oveja

hacen falta para un queso? Un queso entero 20 litros.

La leche de 30 ovejas. Leche de 30 ovejas para un queso.

Aquí están José Ramón y Patricia. Hola.

¿Cuántos quesos llevarás hoy ya? Huy, muchísimos.

¿Muchísimos? Ella pone un paño como este...

Para que no pegue en el molde al prensarle

y para que escurra bien el suero.

Y mi compañero pone la tapa.

¿Los bíceps bien, fuerte? Bien.

Estás fuerte, claro, se pasa el día ahí...

Al gimnasio no vas. Algunos días.

¿También? Hay que mantenerse en forma.

Los moldes de queso, dentro de los paños,

llegan a la prensa a las manos de Venancio,

el rey de los apodos. ¿Y ahora aquí qué?

Despacito, sin que se caigan...

21 quesos en cada fila. En cada fila.

¿Usted es de aquí de Valladolid? Sí.

Ahora pulsamos aquí...

Estos palitos aprietan los quesos para que se hagan más estrechos...

Y salga el suero.

Y ya se quedan ahí hasta el día siguiente.

Mil maneras de comer el queso, continuamos con Silvia.

Una pregunta, ¿el queso engorda mucho o no?

El queso engorda bastante, así que cuidadito con lo que comes.

Madre mía. ¿Qué hacen aquí Ilona y...?

Mercedes. ¿Qué hacen?

Quitan el paño al queso para tirarlo a la salmuera.

Está prensado, se le quita el paño y se mete en sal.

Esta es mi parte favorita, el "acuaqueso".

¡El queso llega en tobogán, y "plum", al agua!

Alcanza gran velocidad, yo creo, unos 20 o 30 km por hora.

¡Tobogán, aaaaah, "plum"!

Y cae al agua. Esto es agua con sal,

que tiene una función muy importante

y es que empieza a formarse la corteza del queso,

tan necesaria para que madure correctamente.

¿Para darle sabor y para la conservación del queso?

Sí, y para que termine de dessuerar, aquí sale el resto del suero.

48 horas se pasa el queso metido en este mar de sal.

Sí, y luego a madurar.

Maduración del queso.

Esto es muy difícil de explicar. Descuida, tenemos aquí a Tamara

que nos lo explicará, es una experta en maduración.

La primera cámara es esta. Sí.

Esto son los quesos que van a empezar a madurar.

Estos acaban de llegar. Sí. Y estos tienen dos meses,

y están llenos de moho.

La diferencia entre mi queso que acaba de llegar y ese

que lleva dos meses aquí pasando frío, es evidente...

Es el moho que genera durante los dos meses de la primera etapa.

Hay que lavarlo. Hay que cepillarlo y aceitarlo.

Silvia cree que me he olvidado de preguntarle su apodo a Venancio,

pero es que aún no es el momento.

Llegan los quesos y una noria que le da la vuelta.

Se despaletizan

y luego hay una máquina de cepillado y una de aceitado.

Cepillado, lo podríamos llamar el túnel de lavado de quesos.

Parecido. Entran con moho y salen limpitos.

Y salen limpios, exacto.

¿Por qué hay que quitar el moho y no se puede dejar los ocho meses?

De otra manera el queso merma demasiado.

Además el aceite es muy importante para el aroma de nuestro queso.

Entonces le quitáis el moho y le ponéis aceite.

Le recubrimos con aceite, sí.

Y de nuevo a la cámara frigorífica.

De nuevo se paletiza y vuelve a la cámara frigorífica.

Vuelve a entrar en una cámara tres meses.

Exacto, lo volvemos a cepillar y aceitar,

volvemos a pasarlo a otra cámara,

el mismo proceso dos meses, cepillado, aceitado,

y la última cámara es ya la de producto terminado,

en esa permanece un mes hasta que sale a mercado.

Total, desde que el queso entra en la cámara 1

hasta que sale de la última son ocho meses...

De maduración mínimos.

Ocho meses quiere decir que el queso está curado.

Más que curado. Más que curado.

En esta cámara están los quesos que ya llevan ocho meses

pasando frío. Exacto.

Cada cámara tiene una temperatura. En cada etapa.

No la decimos para que no os copien.

Efectivamente.

Aquí tenemos un detector de metales,

todos los quesos deben dar ok en el detector de metales.

Es raro, ¿no? Que un queso lleve metal dentro.

No es tan raro, puede suceder.

Un tornillo, porque pulseras no lleva nadie.

No, no llevamos nada. Un tornillo, una tuerca, algo así.

Por cierto ella es Silvia Álvarez, jefa de producción,

pero igual Venancio la llama de otra forma.

Seguro que tengo mote, como todos.

Venancio, ¿cómo se llama Silvia?

A Silvia la llamo Solivia.

Porque está muy delgada, por adelante por detrás.

Ella se lo toma con humor. Qué remedio.

Vale. Los quesos siguen y hay cuatro puntitos blancos.

Exacto. Eso es cola, que sirve para pegar la etiqueta

y que no se mueva.

¿Y eso se come? Es comestible,

todo lo que usamos aquí es alimentario.

Martillazo. Eso es.

Y llega la etiqueta, aquí no hay mucha más historia.

No, es muy sencillo, simplemente pasa por la codificadora,

donde se le da el lote y la fecha de caducidad.

¿Y en esta especie de carpintería qué hacen?

Le dan el embalaje final al producto en una jaula de madera,

es muy artesanal como ves.

Y los quesos se van, qué pena tras ocho meses decirles adiós.

Pues sí.

Se van en camión, este es su trasero, ¿a dónde?

Pues a toda España. Esta producción de cajas

ustedes las planearon hace ocho meses.

¿Y si los supermercados de repente les piden más quesos?

Pues no habrá. Qué pena sería eso, ¿no?

Sería muy triste. ¿Y si sobran quesos?

Nos los comemos.

Ha sido un placer enorme conocerles.

-Encantado. Enhorabuena por el cariño

que le ponen a la fabricación de los quesos. Adiós.

Hasta luego.

Oiga, una curiosidad, ¿usted no tendrá mote también, no?

Sí. ¿Cuál?

Ceporrino. Ceporrino.

Encantando, Venancio, gracias por todo. Hasta otra.

Hasta luego.

Pues ya tenemos el queso acabado.

Un queso de oveja, curado,

hemos tardado más de ocho meses en fabricarlo.

Recordemos. Para comenzar a hacer el queso

la leche se calienta hasta 30 grados.

Es leche totalmente natural, sin pasteurizar, y a mezclar.

Un litro de cuajo por cada 6000 de leche de oveja.

Dejamos reposar la mezcla unos minutos

hasta que la leche se cuaja.

Y cuando la cuajada está lista

se corta en pedacitos que parecen arroz.

Esta máquina aplasta el arroz para darle forma de queso.

Tartas que, dentro de paños,

se aplastan durante 24 horas en prensa.

¿Por qué se aplastan? ¿Por qué en paños?

Para que expulse el suero y el queso quede compacto.

Después, por este tobogán,

los quesos caen a una piscina de sal.

La sal hace que se forme la corteza y le da sabor.

Tres meses de frío, limpieza y aceite.

Dos meses de frío, limpieza y aceite.

Dos meses más, limpieza y aceite.

Último mes, lo cepillamos y el manjar está listo.

El palillo existe desde hace miles de años,

y probablemente es el instrumento de limpieza dental más antiguo.

Antes de inventarse el cepillo de dientes

la gente se limpiaba los dientes con pequeños trozos de madera.

Con la llegada de la odontología moderna no ha disminuido el uso

y además se ha vuelto indispensable

en otras áreas, como la gastronómica.

Nos lo cuenta Mónica.

Parece mentira que un trocito de madera levante tantas pasiones.

Desde los que lo usan hasta la extenuación

buscando un resto de comida perdido en los dientes,

hasta lo que lo dejan reluciente comiendo un picho.

Hoy les mostramos cómo se fabrican los palillos.

Tocar madera,

tocar madera,

tocar madera,

tocar madera...

Luis, de todos estos troncos saldrán palillos, ¿no?

¿Qué madera es esta?

Es madera de chopo canadiense.

¿Y por qué el chopo?

Porque el chopo es una madera blanda

y se puede trabajar en verde, recién cortada se puede trabajar.

Esto rojo del tronco, ¿qué es?

Lo hemos cortado, entonces la savia se ha desprendido,

ha quedado al aire libre y coge ese color por oxidación.

Por contacto con el aire. El aire y el sol.

Si hacemos así...

Tiene la humedad que es la savia. Sí, sí, sí, está húmedo...

y esto es porque estamos ahora en primavera verano,

más en verano que otra cosa.

¿Y es mejor ahora la madera para hacer los palillos?

No, mejor está en invierno, la madera tiene más tensión

y es mucho más... resistente. Resistente.

Pero ahora... ¡Ay! (RÍE) Nada.

Tenía yo un papel... Te he asustado yo más... (RÍE)

Tampoco está muy limpio, ¿eh, Luis?

Pero muy caballero, te lo agradezco.

Te he asustado yo más que el tronco.

Claro, el tronco no, el tronco no va a ir mucho más lejos.

(RÍE A CARCAJADAS) No va a ir, no,

bueno, allí, a la máquina.

¿Y allí qué le harán? Allí lo pelan.

¿Esta máquina qué hace? Pelar troncos.

Les quita la corteza. Exactamente.

Imagínate un palillo de corteza,

¿eso cómo sería? No se puede.

Ya está aquí el tronco. Sí, entra a estos rodillos de aquí.

Sí, y estos dos rodillos, ¿qué hacen?

Se abren y le hacen presión.

Mira. Ah...

Mira, ahora se abren. Vale,

le tienen controlado completamente para que no se mueva,

se mantiene recto y el corte de la cuchilla es limpio.

Oye, qué rapidez.

Y lo que hace la máquina es que corta justo el trozo de corteza.

Sí, mira. No quita más.

No, no la daña nada.

Me encanta el olor. Sí.

Yo ya no... Hombre, huele un poco.

Tú ya ni lo notas, ¿no?

¿Qué es lo siguiente? Ahora es cortarlo.

Cada tronco se va a cortar a 53 cm.

Y las espadas están todas a la misma distancia.

Las espadas son tres sierras eléctricas.

Están dispuestas a la misma distancia, 53 cm,

y cortan al unísono los troncos para trabajar mejor con ellos.

Primero las zarpas estas que bajan ahora...

Sí. Eso es para sujetar el tronco.

llegará abajo...

Ahora lo levanto para arriba y lo expulsa.

Qué velocidad las espadas estas, ¿cuánto tardan?

Diez, cinco segundos nada más.

¿Una de estas nos pilla a nosotros? (RÍE) Y nos hace cuatro cachos.

¿Has tenido algún accidente con...? Yo sí.

Si, ¿eh? No se verá aquí.

Ah, desde aquí hasta aquí. Perdona que te...

¿Cuando se hacía a mano? Sí, se escapó y ni me enteré.

Cuando me di cuenta la tenía colgando de la camisa toda rota.

¿Qué dices? Son cosas del trabajo.

Miguel Ángel ya tenemos el tronco pelado,

cortado, parece fruta, ¿eh? (RÍE)

¿Y ahora qué vas a hacer con él, por qué lo pones aquí?

Esta máquina va a desenrollar el tronco.

¿Desenrollarlo, cómo es eso?

Se trata de que la máquina lo agarra entre dos puntos

lo hace girar y a través de una cuchilla

lo que haremos es sacar planchas para su troquelado.

¿Ya se ha acabado el...? Se está acabando.

¿Pero cuánto ha durado esto?

Depende del tamaño del tronco, siempre menos de 30 segundos.

Y esto es, a ver...

Esto es lo que queda... Oye, pesa esto, ¿eh?

¿Y con esto qué hacéis?

Se revende a empresas que hacen biomasa con ello.

¿Para?

Para fabricar materiales para quemar.

Esto es el principio del tronco,

esta es la zona que no se aprovecha.

¿Por qué no? Porque son retales muy cortos.

Esto se elimina y se echa a la cinta donde se recoge todo el desperdicio

que luego se tritura.

Por aquí va a una zona de reciclaje, digamos.

A partir de aquí el tronco ya se ha redondeado

y sale ya la plancha entera.

Sale continuo todo el tronco desenrollado, ¿no?

Eso.

Esto es una única plancha... Parece papel.

Es que es muy delgado, tiene un mm y medio.

Tiene parte de la humedad que conserva el árbol.

¿Si no estuviera húmedo se podría hacer esto?

No, y para los procesos posteriores necesitamos que tenga humedad.

Es que es increíble, mirad cómo es,

que puedes hacer lo que quieras con ello y no se parte.

Hemos visto cómo se desenrolla todo el tronco,

y que llega hasta aquí.

¿Y aquí qué sucede? Entra la plancha,

recorre toda la longitud de la máquina

que son unos tres metros y medio y allá,

a través de una célula fotoeléctrica la da la orden de cortar la plancha

y la deja caer y entra otra tira continua.

Y así hasta que se acabe el tronco.

Las planchas están posicionadas en la prensa

y a través de unos rodillos los va arrastrando con su avance

para que golpe a golpe vaya fabricando ya los palillos.

Esta es la que da forma a los palillos.

Y aquí tenemos ya los palillos.

Sí, ya tienen su forma, lo único que les queda es secar y pulir.

¿Pero cómo consigue esta máquina que de las planchas de madera

salgan estos palillos todos iguales?

Muy buena pregunta, Mónica.

Enseguida la resolvemos

y además, ¿qué se imaginan que tiene este palillo incrustado?

Les damos una pista, cuando se taló la madera de este palillo

era temporada de caza.

También les mostraremos cómo este robot coge

todas las piezas que forman un bolígrafo y las une en segundos.

¿Podrían ustedes hacerlo más rápido?

Volvamos con Mónica que nos explicará cómo se consigue

que los palillos sean todos iguales.

En la prensa están colocadas una serie de cuchillas como estas

que sería la forma del palillo.

Claro si metiéramos aquí el palillo...

Eso es, saldría con esa forma. Justo, perfecto.

Una corta primero un lateral, ¿no?

El lateral delantero y la que viene detrás le da el corte trasero

y lo que le hace desprenderse ya de la plancha

y que caiga en la cinta.

Estos troncos de 53 cm que hemos visto cómo se desenrollan...

Saldrían aproximadamente 65 000 palillos.

¿Cuánto tarda esta máquina en hacer ese tronco palillos?

Poco.

Un minuto.

Este sería el material sobrante

que la prensa aparta de que sería el palillo.

Que va al mismo lugar donde hemos visto que antes

se lanzaba el sobrante de los troncos.

Como hemos visto durante el proceso de fabricación de los palillos

muchos trozos de madera se desechan,

caen a cintas transportadoras

que los traen hasta al subterráneo de la fábrica.

Su objetivo es ser reciclados dentro de este horno.

Aquí sirven de combustible para calentar

otra parte importante del proceso de fabricación, el secadero,

donde los palillos pierden la humedad de la madera original.

A través de esta cinta trasportadora

que cruza toda la fábrica

los palillos recién cortados como hemos visto

pero aún húmedos, llegan a esta otra zona.

Julián, ¿aquí qué sucede con los palillos?

Los palillos van pasando a través de la cinta

que los va transportando al otro extremo,

pues al final ya sale seco.

¿Desde que entran hasta que salen cuánto tiempo pasa?

Un cuarto de hora.

¿A qué temperatura? A 110, 112, ahí suele andar.

Aquí el palillo ya sale completamente seco.

La función del cepillo es separar el palillo

para que caiga suelto a la cinta transportadora.

Porque si no estaría apelmazado.

Oye, ¿si se te pasa de horneado un palillo? Porque esto es madera.

Tiene un termostato

que en el momento que coge la temperatura

cuando llega a esa temperatura, se baja.

A ver... ¡Huy!

O cogemos...

Están calientes y estos siguen húmedos, ¿eh?

A ver, voy a partir uno de cada.

Este es el que está ya seco y este el que está húmedo.

Sí, unos se parte... Este se parte antes

y este le cuesta más. Al humedecido le cuesta más

porque la fibra no está seca y al no estar seca le cuesta.

Es más flexible. Claro.

Estos palillos van ahora, a través de las cintas transportadoras

van al túnel de pulido...

El túnel de pulido es este bombo,

en él los palillos se rozan unos con otros

y de este modo se pulen y se abrillantan.

Oye, están suaves, ¿eh?

¿Esto por qué es importante pulirlo?

Para cuando tú te llevas a la boca o lo pones en un pincho

que no se quede ninguna astilla de madera, que no se quede clavado

y que no te puedas hacer daño.

¿Tú lo sueles utilizar? Pues sí, la verdad que sí.

Cuando comes carne, se te queda entre los dientes, dices "venga".

Tú sabes que hay quien piensa

que hacerse así con el palillo es de malísima educación.

Pues yo creo que no, porque los dentistas ya suelen decir

que o bien te pasas el hilo dental o te andas con un palillo.

Y ahora llega el momento del envasado.

Los palillos pasan por una cinta por medio de un circuito cerrado

y van a una máquina empaquetadora automática que ella misma dosifica.

Vienen en cajitas,

cada cajita lleva 600 aproximadamente,

igual alguna algo más.

¿Y una vez que se dosifican los palillos en cada caja?

Pasan por una cinta, van a una cerradora,

que automáticamente le echa cola,

la cierra automáticamente y ya a envasar a las cajas grandes.

Mira. A ver.

¿Qué es esto, Luis?

Esto son perdigones

que los cazadores han dejado en el árbol.

¿Qué hacen aquí en palillos ya hechos?

Pues vienen dentro del árbol y cuando los desenrollamos,

en la cuchilla lo filetean y se quedan dentro de la madera.

Y esto no lo podéis detectar...

Si no hay un detector de metales...

Si viene dentro de una caja un palillo o dos

con el perdigón, lo detecta,

y luego en los palillos, los examinamos de uno en uno para...

¿Para ver cuáles tienen?

Para tener evidencia de que había un perdigón.

Si entrara en el cuerpo de una persona

y, por ejemplo, le queda en el apéndice,

le puede formar una apendicitis.

¿Hacemos la prueba para ver?

A ver...

(Pitido de aviso)

Podemos decir que esto es casi imposible

que llegue en una caja de palillos

porque esta máquina controla perfectamente

que no haya ningún trozo de metal ni de perdigón por ahí perdido.

Sí, sí.

Los palillos se fabrican con madera de chopo

que llega a la fábrica en troncos recién cortados.

Lo primero es quitarles la corteza,

después tres sierras cortan la pieza en cuatro trozos de 53 cm

y a continuación pasan a la máquina de desarrollo

donde serán convertidos

en una lámina continua de un milímetro de espesor.

Esta lámina es cortada en planchas de tres metros y medio

que son apiladas

para que las cuchillas de la máquina troqueladora

las convierta en palillos.

A continuación los palillos son secados en un horno de 10 metros

que funciona a velocidad y temperatura constante.

Así se consiguen que tengan mayor resistencia.

Por último se pulen y empaquetan.

Y ya están listos para utilizar.

No convencido de la utilidad de la pluma para escribir rápido

el periodista húngaro Ladislao Biro

y su hermano George, que era químico,

se pusieron a la obra para diseñar un instrumento más efectivo

para escribir sus reportajes.

En 1938, mientras observaban

a unos niños que jugaban con unas canicas

se dieron cuenta de que al atravesar estas un charco

salían rodando y trazaban una línea de agua en el piso seco.

Acababan de inventar el bolígrafo,

un artilugio que cada día pasa por nuestras manos

y que hoy en España se fabrican con mucho diseño.

Nos lo cuenta Alba.

Echen un vistazo a su alrededor, seguro que tienen un boli a mano,

junto al ordenador o a su smartphone.

Y es que los bolis han sobrevivido y continúan resistiendo

a las nuevas tecnologías.

Hoy conocemos el curioso proceso de fabricación de un boli.

Hoy empezamos por el departamento de diseño

porque no vamos a crear un bolígrafo cualquiera,

vamos a diseñar el bolígrafo de "Fabricando".

Esther, la idea parte de aquí del departamento de diseño.

Sí, estamos buscando algún elemento gráfico

que nos sirva para diseñar

teniendo en cuenta vuestros colores, vuestra estética,

para que el boli sea vuestro.

Lo que debemos hacer es vectorizar la imagen

para que luego se pueda llevar a producción.

Vectorizar consiste en representar una imagen

mediante un conjunto de curvas,

dicho de otra manera, mediante unas ecuaciones matemáticas.

Esto permite representar las imágenes independientemente

del tamaño o resolución donde las imprimamos,

sin que pierda calidad sea en un boli o en un gran mural.

Este es el área del boli que podemos marcar,

y entonces aquí, como veis,

lo hemos adaptado. Hala.

¿Y qué colores habéis escogido para nosotros?

Hemos utilizado el rosa y un turquesa,

hemos intentado mezclar vuestros colores

y ahora queremos adaptar una imagen tuya.

Huy, ¿esta soy yo? (RÍE)

Esta imagen tratada después se pasa a blanco y negro,

después se quita el fondo,

se contrasta para que pueda salir bien en la producción

y lo que hacemos es... Ay, mira qué guay.

...tu bolígrafo. Entonces esto sería como el plano, el primer paso.

Esto es lo que vamos a fabricar a partir de ya.

Jordi, ¿qué tal? Hola, muy bien.

¿Cómo estás, bien? Mira, me acaban de mandar

del departamento de diseño esta idea.

Perfecto. ¿Tú puedes hacerla realidad?

Por supuesto, estás en el sitio adecuado.

El material con el que hacemos el bolígrafo, Jordi.

Exactamente. ¿Qué es?

Es el material que fabricaremos tu boli, es ABS.

¿ABS? Sí, es plástico ABS.

El ABS es un plástico muy resistente,

es un material que soporta las temperaturas extremas

y los golpes.

Mira, tenemos el clip,

tenemos el cuerpo... Sí.

Tenemos el manguito, y tenemos la puntera.

Y todo esto va a ir en plástico.

En plástico. Pero es transparente

y mi boli es verde.

Exacto, lo que hay que hacer es teñir este material.

Javier acabo de hablar con Jordi y justo acabamos de ver

esta materia prima que sería el plástico.

¿Ahora en qué fase nos encontramos?

Nos encontramos en la primera fase.

Una vez hemos seleccionado la materia prima

vamos a darle color.

Ahora cogemos los pigmentos,

pigmento es un polvo con el cual se le da el color que deseemos.

Cogemos el plástico que hemos pesado antes.

Que son seis kilos de plástico. Seis, lo introducimos en el bidón.

¿Qué vamos a hacer con él?

Mezclar los dos colores. Agitar.

Bombear.

Aproximadamente en tres minutos estará la mezcla ya consolidada.

Vamos a ver como ha quedado este plástico.

¡Hala!

¿Se puede coger o me mancho? No, lo puedes coger.

Pues sí se ha teñido, ¿eh? Sí.

Ya tenemos plástico y pintura todo mezclado,

o sea ya tenemos el color.

La mezcla la llevamos a la máquina de inyección.

Hola, Francisco. ¿Qué tal?

Mira lo que te traigo.

¿Qué vamos a hacer con esto aquí?

En esta fase es la inyección de los moldes.

Ponemos el material que por un sistema de aspiración

sube a esto que es un tolva.

Y esto es un circuito de plastificación

con unas resistencias que calientan ese material.

Aquí está el molde que inyecta.

A orden y semejanza de ese molde salen las piezas.

Entonces ese plástico teñido lo que hacéis aquí es fundirlo

y en estado líquido inyectarlo al molde para que coja esa forma,

se refrigera y ya tenemos pieza del boli, ¿no?

Aquí los tenemos, Francisco.

Aquí tenemos el proceso de inyección en terminado.

Esto sería el clip. El clip.

En las otras máquinas inyectadoras, ¿qué se está haciendo?

La boquilla, el cuerpo y el manguito.

Ya tenemos el cuerpo, la puntera, el clip y el manguito

recién salidos de las máquinas inyectadoras.

Antes de unirlos pasaremos por serigrafía

donde dotaremos al boli de personalidad.

Jordi, ya tenemos las piezas, y ahora toca...

Serigrafiarlo.

Vamos a imprimir los diseños que habéis elegido.

Lo vamos a imprimir en el cuerpo y en el clip.

¿Y cómo se hace esto?

Pues vamos a verlo.

¿Pensaban que para hacer un bolígrafo

hacía falta un laboratorio fotográfico?

Enseguida veremos qué proceso es necesario

para que un diseño quede plasmado en el cuerpo de un bolígrafo.

También verán la minuciosa prueba a que se someten los bolígrafos

para comprobar que ustedes no tendrán problemas al usarlos.

Aquí lo que vamos a hacer es un revelado

como se hacía antiguamente en las fotos.

Hemos separado la imagen que vamos a producir en los distintos colores.

En este caso hay tres colores.

Que estas líneas serán el rosa,

estas el verde,

y esta soy yo, ¿en qué color voy? En negro.

En negro, bueno. ¿Qué haríamos con ellos?

Aquí lo que tenemos es la pantalla. ¿De qué está hecho?

Está hecha de tela y lleva una película encima.

Adherimos el fotolito. Sí.

Y lo pondremos a una exposición de luz.

El fotolito es una imagen fotográfica

impresa en papel traslúcido.

Se utiliza como plantilla para una posterior estampación

y para ello es necesario exponerlo a una fuente de luz

como al revelar fotos.

La imagen que nos interesa imprimir es opaca,

y el resto del fotolito trasparente,

de esta forma la tinta pasará solo por la zona oscura

dando lugar al dibujo que deseamos imprimir.

Ahora le va a dar agua a presión.

¿Por qué le echas agua? Para revelarlo.

Es la misma técnica que en foto,

y esto lo haríamos con esto y con las líneas de "Fabricando".

Qué chulo. ¿Y qué hacemos con esto ahora?

Esto lo secamos y luego lo llevamos a la máquina a imprimir.

-Son tres pantallas porque son tres colores.

En cada pantalla aplicaremos un color.

Teníamos el fotolito,

teníamos la parte que no estaba dibujada,

y la parte que había en negro. Sí.

La parte que hay en negro es la única que no le ha tocado la luz.

Ah, y por ahí se va a filtrar la pintura,

la tinta.

¡Ah, mira!

¡Ya tenemos la primera parte de nuestro dibujo!

Vamos a la segunda capa que sería la verde

y ahora Jordi me embadurna de negro, ¿no?

¿Cómo encajas los diferentes dibujos?

Todas las piezas llevan una entalla...

¿Qué es eso? Es la muesca esta que llevan aquí.

Ajá.

Esto lo que hace es que los útiles cogen por aquí el bolígrafo

lo registran y siempre lo paran en la misma posición.

para que cada color quede encajado en la posición que hemos decidido.

Esto sería el cuerpo de nuestro bolígrafo de "Fabricando".

El hombre bolígrafo.

Ahora ponemos el clip aquí, ¿vale?

Hay tinta dentro del tintero.

¿Aquí tienes una chapa con relieve? Un cliché con el marcaje del nombre.

Pone "Fabricando made in".

Aquí dentro imprime la goma y lo desprende en el clip.

Pondría "Fabrican made in" en negro,

y el "Spain" en blanco. En blanco.

¿Y cuántos de estos puedes hacer a la hora?

1500.

Nuestro sello ya está en el clip y en el cuerpo del boli,

pero antes de montarlo

paralelamente se están fabricando las cargas o recambios, vamos.

Miguel Ángel, ¿qué tal? Hola, ¿qué tal?

En esta sección lo que hacemos es básicamente la punta.

Empezamos cortando un hilo que nos viene en bobinas.

Esto es acero inoxidable y lo cortamos a una medida concreta,

que es la que necesitamos para fabricar la punta.

Lo hacemos utilizando aceite de corte,

es el aceite que se necesita para poder trabajar

sobre el acero inoxidable porque es muy duro.

O sea que lo nutre, de alguna manera.

Cada máquina tiene 24 microherramientas

y cada una hace una operación diferente.

Van haciendo pequeños agujeros

y van retirando el material sobrante

hasta dejar la punta como todos la conocen.

Entonces pasamos de esta pequeña pieza de acero inoxidable

a lo que ya tendría forma de punta.

Por aquí, este pequeño orificio que hay dentro,

no sé si se aprecia, es por donde entraría la tinta.

Con esto aún no podemos escribir. No, porque falta lo más importante,

que son las bolas, y aquí tenemos tres tipos de bolas.

Para que entiendan mejor el funcionamiento

de la punta de un boli vamos a aumentarla cien veces.

¿Tienen a mano un desodorante roll-on?

El mecanismo es exactamente el mismo,

una abertura con forma de circunferencia.

Se posa una bola dentro y se cierra ligeramente

para que la bola no escape,

pero permitiendo que gire para dispersar el líquido.

¿La medida estándar de la bola cuál es?

Un milímetro, que es esta que ves aquí que es un poco más gorda.

Sobre un asiento que tiene la punta colocamos la bola...

Asiento te refieres a un marcaje. Exacto,

una forma circular que tiene el extremo final de la punta

que es donde apoyaría esa bola.

¿No se fija con nada para que se mantenga

cuando la ponemos en vertical o...? La fijamos cerrando,

cerrando el extremo final de la punta sobre la bola.

¿Y la bola se sigue moviendo? Sí, perfectamente.

Y dejamos la apertura exacta

para que pase la tinta para escribir.

Esto... Es lo que necesitamos

para unir la punta con el depósito de tinta

que es esta pieza blanca.

La punta de acero inoxidable, el tubito de latón

y el cilindro con el tapón ya listo y preparado

para que se inyecte la tinta, ¿no? Exactamente.

Y eso se hace aquí. En esta máquina.

Primero se baja el cuerpo, se le inyecta el tubito,

posteriormente se pone la tinta,

luego la punta,

en esta parte se inyecta la grasa

que es una silicona para evitar que la tinta retroceda.

Esto, ¿no? Esto blanco de aquí.

¿Y cuánto de tinta se le mete? Unos 0,56 gramos.

En este caso. En este caso.

Y en esta parte se le pone el tapón. ¿Y el tapón para qué sirve?

Tapón para engranar con el sistema de pulsación.

¿Ya tendríamos todo listo y preparado para escribir?

No. Al colocar la punta aquí queda un poco de aire aún.

La tinta tiene que ir por aquí para echar todo el aire,

y la silicona, la grasa, bajar...

Esto se lleva a la máquina de centrifugar

para que la tinta llegue hasta la punta.

Eso eliminaría todo el aire que queda en el tubito, ¿no?

Exactamente. Perfecto, pues démosle al play.

La diferencia entre una carga centrifugada y otra sin centrifugar.

En esta se aprecia el aire entre la silicona y la tinta

y esta, una vez centrifugada...

la silicona ya está tocando la tinta.

Esta carga aún no escribe y esta, ya centrifugada sí escribe.

Y una vez cargado de tinta

la someteríamos a una prueba rigurosa de calidad.

Lo que vemos es como la máquina nos realiza una simulación

de una persona escribiendo.

Sería esto, donde pondríamos dentro la carga

esto lo colocaríamos dentro de nuestra máquina

y la pondríamos a funcionar

como mínimo cien metros.

Curiosidad, cada arito hace 0,1 metros.

Por tanto para agotar nuestra carga tendríamos que hacer 41 500 aritos.

Podríamos escribir con esta carga 4 kilómetros y medio,

casi nada, ¿eh? Casi nada.

Es como la media de km que hace un jugador de básquet

durante un partido.

Estas zonas blancas que vemos en toda la línea

eso demuestra que la carga es defectuosa de escritura.

Le falta tinta y por tanto deja periódicamente...

un trozo sin escribir.

Y si pasa esta prueba adelante con esa partida de bolígrafos,

¿pero si no la pasa, qué?

Si no la pasa se actuaría sobre la máquina

y se desecha la producción que se haya fabricado

durante los dos controles que hacemos.

Y llegaríamos a la máquina de montaje.

Es una máquina que tiene vibradores, donde se añade todo el material.

Lo primero que pone es el pulsador, lo que hace

que al pulsar salga la punta. Lo unes con el cuerpo...

Luego coloca el clip, va pasando la máquina,

y pone la bailarina.

La bailarina va a conjunto con el pulsador.

Que es lo que hace que baje y suba el boli en este modelo.

La boquilla, que va con el manquito

para que no nos hagamos daño en los dedos.

Metes la boquilla con el manguito, añade el muelle y añade la carga.

Después ya, lo que es la pinza de la máquina,

que lo pone todo en conjunto, es decir, pone el vestido al boli.

Luego ya.... ¡Y tendríamos

el bolígrafo de "Fabricando"!

En esta fábrica se pueden llegar a producir

100 millones de bolígrafos que viajan a 75 países diferentes.

Bueno, estos nos los quedamos nosotros por aquello de no saturar.

Para fabricar este boli tan chulo

partimos de plástico como materia base

de cada una de las partes que lo conforman, recordemos:

Cuerpo, clip, puntera y manguito.

Las bolitas de plástico se mezclan con el pigmento del color deseado

y se baten.

El resultado, el plástico ya está teñido.

Se introduce en las inyectadoras donde a alta temperatura se derrite

y se inyecta en los moldes

para obtener la forma de cada una de las partes.

La fase de serigrafiado

es muy similar al revelado de fotos.

Tenemos tres fotolitos o negativos,

ya que cada uno tendrá un color diferente en la impresora.

Paralelamente a este proceso se están creando las puntas,

24 miniherramientas distintas lo pulen con precisión

para obtener la forma que todos conocemos.

Una vez lista la punta en la fase de carga

la unimos a un cilindro de latón y a un cuerpo de plástico

que es el contenedor de la tinta.

Si pasa el control de escritura ya podemos llevarlas

a la fase final, la de montaje.

En esta tremenda máquina se unirá la carga

con las distintas partes del bolígrafo y listo para usar.

"Fabricando, made in Spain" ya tiene su propio bolígrafo.

  • Programa 10

Fabricando Made in Spain - Programa 10

01 jun 2018

¿Cuánto tiempo se tarda en hacer un queso curado; o cómo se consigue que un tronco de chopo se convierta en miles de palillos de dientes; o cómo es la punta de un bolígrafo que permite pasar la tinta de manera homogénea?

Histórico de emisiones:
16/07/2013

ver más sobre "Fabricando Made in Spain - Programa 10" ver menos sobre "Fabricando Made in Spain - Programa 10"
Programas completos (61)

Los últimos 279 programas de Fabricando. Made in Spain

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos