Estoy vivo La 1

Estoy vivo

Jueves a las 22.40 horas

Estoy vivo
Jueves a las 22.40 horas  
www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5401553
No recomendado para menores de 12 años Estoy vivo - Temporada 3 - Capítulo 28 - ver ahora
Transcripción completa

(TODOS) Por nosotros.

La última vez me dijiste que te ibas para siempre.

Ya no.

Laura está enamorada de usted hasta las trancas.

Y yo también.

Tú, por lo que veo, no has perdido el tiempo.

¡Policía!

Ya está, ya se ha ido.

¡Esto no puede estar pasando!

Este lamentable accidente forma parte

del devenir natural de los acontecimientos.

Me habéis arrebatado a las personas que más amo.

Ustedes no tienen ni puta idea de lo que es eso.

¿Cuánto tiempo ha pasado? Un año.

No aceptaron mi dimisión y me dieron una excendencia.

Soy asesor.

Felicidades por Sergio.

De no ser por él, no habría aguantado.

Cuando me enteré, fue como si me partieran en dos.

Cada vez que oigo a un cura hablar del más allá,

me desconono.

Me han hablado mucho de usted. A mí también de usted.

Le presento a Adrián, su nuevo compañero.

Soy un inspector de Policía, no su puto chófer.

(GRITA)

No tienes ni idea de qué va esto.

Quiero ver los recuerdos de ayer.

Susana intentó decirme algo. ¿Cómo?

Cuando la seguimos; se giró y me dijo algo.

Espérame.

Han vuelto. Solo hay una manera de averiguarlo.

Cuando La Pasarela asigna un traje a un muerto,

se llevan el traje.

Si de verdad han bajado, Iago,

serán ellas las que nos encuentren a nosotros.

Empleada doméstica...

Tú no...

Agente de Policía.

Incorporada a la Comisaría de Vallecas.

Como el señor Márquez cuando volvió.

¿Tú eres? Subinspectora Alicia Izquierdo.

Es mi primera semana aquí.

¡Oh, oh! ¿Qué pasa?

Por ellas.

De momento, todo controlado.

(Silbido tetera)

(Teléfono)

Hola.

No toque nada, enseguida voy para allá.

Me dijo que si pasara algo, le avisara.

Por eso la he llamado.

Gracias. Ha hecho bien.

Mire ahí, comisaria. ¿Lo ve?

La han abierto.

No es la primera vez que ocurre.

A veces profanan las tumbas para robar. Joyas, relojes...

-¿Tienen cámaras de seguridad? -¿Cámaras?

No, esto es solo un cementerio, aquí es fácil entrar.

Bueno, de hecho, esta mañana... -Quiero que lo arregle

antes de que la noticia llegue a familiares y amigos.

-Pero... ¿Cómo? O sea, ¿no van a investigar?

Si quiere, podemos abrirla para ver lo que falta.

-Ya sé lo que falta. Séllela.

A ver, con todos mis respetos, señora comisaria,

pero yo no puedo sellar una tumba en estas condiciones.

-Por supuesto que puede.

Si la noticia salta a la prensa,

no va a ser bueno ni para usted ni para mí.

Lo quiero todo arreglado hoy mismo.

Tómelo como una muestra de agradecimiento.

Hola.

Han abierto la tumba.

# Ahora, que empiezo de cero,

# que el tiempo es humo, # que el tiempo es incierto.

# Abrázame fuerte, amor, # te lo ruego,

# por si esta fuera la última vez. #

(Ladridos)

¿Qué quieres, desayunar? A ver...

Toma, toma.

Buen chico.

¡Señor Márquez!

¿De dónde vienes?

Las he encontrado.

Venga.

Pero si es Alicia, la nueva subinspectora.

Y su madre y su hermana pequeña.

Todo encaja, señor Márquez.

Perdóname, Iago, pero eso no prueba nada.

Sabía que diría eso.

Sígame.

La Pasarela siempre actúa igual con las personas que vuelven.

Las ubican en entornos conocidos para la adaptación.

Yo era policía cuando me bajaron con el mismo puesto y comisaría.

Exacto. Mismo trabajo, en el mismo barrio.

¿Y tú crees que han hecho lo mismo con Laura y las chicas?

Sí, y Alicia y su familia llegaron al barrio hace una semana.

Salga un momento de la habitación, por favor.

¿Que salga? Sí, que salga.

Y espere a que le avise para volver a entrar.

Entre, por favor.

(Ruido)

Le ha detectado. Funciona perfectamente.

Apaga eso, Iago.

¿Me quieres explicar qué cojones estás haciendo?

Esto, señor Márquez, es un detector de trajes.

De trajes como el suyo.

De personas que han regresado de La Pasarela.

¿Y desde cuándo tienes este trasto? Desde siempre.

Estaba desactivado.

Si no, estaría pitando todo el día con usted por aquí.

¿Y me quieres decir que con esto vamos a averiguar

si Alicia es Susana?

Con usted ha funcionado.

¿Tú crees que son ellas? Estoy convencido.

Pero pronto lo sabremos seguro.

(Música)

No puede ser.

Pues nada, cariño, media horita más de coche.

(Música)

(Truenos)

(INAUDIBLE)

¡María!

(Llanto de bebé)

¿Te encuentras bien?

(Música)

La música, María, baja la música.

Vamos a mover el coche de aquí, ¿te parece?

Conduzco yo, venga.

Tranquila, tranquila.

Espérame aquí, eh.

Espérame, espérame aquí.

Márquez... Ey.

¿Busca a alguien? No, no.

Señor Márquez, ¿me oye?

¡Señor Márquez!

¿Quieres dejar de gritarme, Iago?

Te oigo alto y claro. Dime. ¿Ha visto ya a Alicia?

No, todavía no ha llegado. Pero ¿sabe lo que debe hacer?

Iago, llevo 20 años de policía, sé hacer mi trabajo.

¿Y el sensor? ¿Lo tiene preparado?

Aquí lo tengo.

Bueno, le recuerdo que lo único que tiene que hacer

es colocarlo debajo de su mesa y alejarse todo lo posible

para no causar interferencias. Muy bien. ¿Y después?

Si es Susana, el detector se encenderá.

Yo le avisto.

Vamos allá.

Vamos, señor Márquez, es su oportunidad.

Subinspectora.

Perdona, pero no te puedes sentar aquí.

-Ah, es que, no sé, me dijeron que estaba libre.

-Ya. Déjala, David.

Está bien. ¿Seguro?

Sí, sí, tarde o temprano

alguien tendría que ocupar la mesa de Susana.

Está bien.

Lo siento.

No sabía que este era su sitio. No te preocupes.

Adelante.

Ay, perdón. Perdón.

Ah... ¿quieres un café? Te invito. Sí, claro.

¿Con azúcar? Vale. Sí.

Un azúcar está bien.

Vamos, ¿no? No, no, sigue con lo tuyo,

ya me ocupo yo. Bueno, gracias.

¿Lo ha puesto ya? Sí.

Funcionará, ¿verdad, Iago?

¿Le he fallado alguna vez en estos años, señor Márquez?

Nunca.

Venga... Enciéndete.

Enciéndete.

(Pitido)

Es ella. Es Susana.

Alicia, de parte de la comisiaria. -Gracias.

Las hemos encontrado, señor Márquez.

¡Las hemos encontrado!

Subinspectora Susana Vargas, un placer.

Tu café.

Gracias.

Iago, Iago. Sigo aquí.

Es mi hija.

Absolutamente.

Muy pronto volveremos a estar juntos.

Márquez, tenemos un aviso.

Han encontrado el cadáver de una mujer en su domicilio.

Voy enseguida. Llevaos a Alicia.

¿Alicia?

Alicia, sí Alicia, la subinspectora Alicia.

Así le enseñáis cómo funciona todo.

Sí, claro, así le enseñamos cómo funciona todo, sí.

Bueno, pues venga, espabilando.

Es...

Es el cruce donde tuvieron el accidente Laura y sus hijas.

No había vuelto a pasar por ahí desde entonces.

-¿Estabais muy unidas?

-Con Laura...

era como una hermana.

Me acuerdo muchísimo de ella.

A veces, incluso cojo el teléfono para llamarla.

No he borrado ni su número.

-Al menos no estás sola.

Tienes a tu marido y a tu hijo. -Sí. Es verdad.

Pero no es lo mismo.

Vale, perdona, Laura era...

la única amiga de verdad que he tenido.

Y a mi edad una ya no encuentra amigas así.

-Ya.

Estas cosas nunca se superan. Pero con el tiempo lo vas aceptando.

-¿Usted también ha perdido a alguien?

A demasiada gente.

Una pena que no pudiera conocerlo. -Es guapísimo.

(Teléfono)

David, dime.

Sí, estoy con María.

(ASIENTE)

Ahora voy para allá.

Así que eres policía.

Perdón, ¿cómo dijo?

Eh... No, nada, que eres... eres policía, ¿no?

. Bueno, sí, claro que soy policía.

Ya.

¿Algún problema, inspector?

No, no, ningún problema, no. No.

¿Así que llevas poco tiempo en el barrio?

¿Cómo?

Que cuesta adaptarse al principio.

Los cambios de todo tipo, eh.

Al comienzo, sí, un poco. Sí, ya, ya.

La verdad es que yo tampoco me he acostumbrado.

¿Y tu madre, qué tal tú madre, cómo está ella, lo lleva bien?

¿Mi madre? (ASIENTE)

Pues sí. Sí, la verdad es que sí.

Mejor que yo. Ya.

¿Y tu hermana? Porque tú tienes una hermana pequeña, ¿no?

Sí, tengo una hermana pequeña.

Y... muy bien.

La verdad es que, no sé, bueno, el barrio, la casa...

Muy bien. Ya, ya.

Muy diferente de donde venís, claro.

¿De Perú?

De Perú...

Sí, de Perú.

De Perú, dice. Sí, sí, de Perú.

Me parece que esto lo he vivido ya,

es como un déjà vu de esos.

(Mensaje)

Eh... Creo que es el tuyo, ¿no? -¿El mío?

-No, no, cuelga, a ver. -Perdón.

-No, no te preocupes. ¿Mamá?

-Alicia, ¿qué tal tu día, mi amor? -Mamá, estoy en manos libres.

Y estamos trabajando. -Ay, perdóname, hija.

Acuérdate de las llaves. -Sí.

Hola. ¡Hola!

¿Aló? ¿Quién habla?

Soy yo.

O sea, quiero decir, que soy el inspector Márquez.

Un compañero de trabajo de su hija.

Ah... Encantada de saludarle. Lo mismo digo.

Bueno, encantadísimo es poco.

Mamá, que tenemos que seguir currando, ¿vale?

Hablamos después. Chao. Adiós.

¿Encantadísimo es poco?

Sí, bueno, sí, encantadísimo es poco,

es una manera de hablar, un poquito de educación, Andrés.

Eh... Adrián, Adrián.

Eso es, Adrián, disculpa.

La verdad es que es muy tranquilo. -Qué suerte tienes.

-Ya se ha hecho caca. -Parece que sí.

-Rebe,muchas gracias por venir tan pronto, bonita.

-Nada, no te preocupes, estaba por aquí cerca.

-Por cierto, os presento.

Rebe es la chica que me ayuda con Sergio,

Verónica, la comisaria. -Encantada.

-Igualmente.

Perdón, me dijeron que podía esperar aquí.

-Sí, por supuesto. -María, ¿puedo ir al baño?

-Claro, mira.... -No te preocupes, la acompaño. Ven.

-¿Tenéis calabozos? -Claro que tenemos calabozos.

¿Qué se supone que estás haciendo aquí?

-Ya lo has oído. Soy la niñera.

-Quiero que termines con todo esto ahora mismo.

Te inventas una excusa, pero dejas este trabajo ya.

-No me gusta lo que les estamos haciendo.

-Es que no hay otra forma.

Han abierto las tumbas, saben que no están los cuerpos.

Y ahora, vete. Ya sabes lo que tienes que hacer.

¡María!

Cariño, no me contestas...

Bueno, así que imagino que estarás muy liada con el trabajo.

Solo llamaba para saber qué tal estabas.

Bueno, pues llámame cuando puedas.

Te quiero.

¿Qué pasa, gallego?

¿Un cafecito?

A ver, no estoy para adivinanzas, Iago.

Han vuelto, señor Sebas. Ellas han vuelto.

¿Quién? Laura, Susana y Bea.

Están aquí, entre nosotros.

No puede ser.

Confirmadísimo.

Como Andrés.

Han bajado de allí...

arriba.

No jodas.

¿Y dónde están?

Susana ahora se llama Alicia,

trabaja de subinspectora, con el inspector Márquez.

¿Otra vez?

Pero ¿qué le pasa a la vieja, ahora fuma hierba o qué?

Tengo que pedirte un favor, Iago.

Señor Sebas, lo que sea.

Es muy importante para mí. Esto...

Esto se lo tengo que contar a María.

Que su amiga está viva.

Lo que sea, menos eso.

Ya lo hemos hablado muchas veces. Pero ¿por qué?

Si lo sé yo, también puede saberlo ella.

Acuérdese de lo que pasó cuando intentó contar la verdad a Laura.

Me cago...

en mi puta vida.

María está muy mal.

Y no lo supera.

Y yo ya no sé qué hacer, ¿entiendes? Ya no sé qué hacer.

Lo siento, señor Sebas.

Bueno, ¿y habéis hablado ya con ellas?

¿Cómo lo vais a hacer?

Yo quería hacer algo especial con Susana. Una sorpresa.

Bastantes sorpresas han tenido ya, gallego.

Algo que le recuerde que nada ni nadie nos volverá a separar.

Hola. -Buenas.

-¿Cuánto lleva muerta? -Aproximadamente diez horas.

Sí, sí. Chao.

La víctima se llamaba Ana López. Madrileña, 26 años.

Trabajaba en banca. La ejecutaron a sangre fría.

La ataron de pies y manos y le dispararon a quemarropa.

¿Ajuste de cuentas? No creo. Es pronto para saberlo.

Está completamente rígida, lleva diez horas muerta.

El marido se la encontró esta mañana cuando volvía de viaje.

Parece muy afectado.

¿Y falta algún objeto de valor en la casa?

No. Como veis, estamos abiertos a cualquier hipótesis.

Dice que ayer estaba en Berlín, en una reunión de trabajo.

Cenó con colegas.

Nos ha dado sus nombres y sus teléfonos.

-Está claro que no pudo ser él. -Hay algo más.

-Suelta.

-La mujer estaba embarazada.

Mierda.

(Timbre)

Gracias.

Hola. Muy buenas.

¿En qué puedo ayudarle?

Pues... No lo sé.

Busco algo muy especial.

Para no separarme nunca más de la persona que más quiero.

¿Le dejó? Algo parecido.

Pero ha vuelto.

Ya veo. Solo quiero hacerla muy feliz.

¿Tiene algo para eso?

Aquí tenemos de todo.

Si es tan amable.

Siéntese aquí.

No es exactamente lo que estaba buscando.

Yo me refería a algo más pequeño.,

¿Un anillo tal vez?

Yo buscaba algo un poco más excesivo.

Pues aquí tenemos un poquito más de exceso.

Pero sin perder la elegancia.

Mm... Poco brillante.

¿Le gusta el brillo? Sí.

Pues aquí estamos hablando ya de otra liga.

Muy buena piedra, según la elección que quiera.

Este.

Excelente elección.

Su tarjeta, señor Márquez.

Y aquí tiene, mucha suerte. Muchas gracias.

Adiós. Hasta luego.

Gracias.

¿Se ha dejado usted algo?

Los brazos arriba.

Y no se te ocurra pulsar la alarma o te pego un tiro aquí mismo.

Háblame de tu anterior cliente.

El chico que acaba de salir.

¿Qué ha comprado? (BALBUCEA) -Un anillo.

-¿Para su novia?

No te asustes, hombretón, si ya estamos acabando.

-Puedes llevarte lo que quieras, eh.

-No he venido a robar.

-¿Qué quieres?

-Que lo parezca.

(Alarma)

Acabas de tomar la peor decisión de tu vida.

Sí, ahora mismo te envío a alguien.

Chao.

Márquez.

Gracias.

Ha saltado la alarma en una joyería del centro.

Id a echar un vistazo, yo me quedo cerrando.

¿Un robo? O una falsa alarma. Puede ser.

¿Y nosotros por qué?

Porque se ha ido todo el mundo a comisaría.

Venga, va, informad cuando lleguéis,

Estoy yo para meterme en líos, Santos.

¡Papu! Mira.

Mira...

¿A que es bonito, eh?

Hoy va a ser un gran día, Papu.

Hoy lo vamos a petar.

¿Te quieres casar conmigo, Susana Vargas?

Te quiero, Iago.

(Música)

A ver, Alicia, quiero una lista con familiares, amigos,

compañeros de trabajo...

Cualquier persona que tuviera algo que ver con la víctima.

¿Tenemos ya confirmada la coartada del marido?

-Sí. Hay imágenes suyas bajando del avión. No miente.

Estamos a la espera de la autopsia para saber la hora de la muerte.

-La tendremos mañana.

-¿De Márquez y Adrián sabemos algo?

-Fueron a una urgencia en una joyería. Están de camino.

-Seguimos sin saber qué significa la pequeña abrasión en el estómago.

-Espero tener los resultados esta noche.

Por lo demás, la mataron de un solo disparo.

Sabremos más con la autopsia. -A ver si nos aclara algo.

¿Algún hilo más del que tirar?

-Bueno, pronto llegarán las imágenes de las cámaras de los vecinos.

-Bien, te ocupas tú de ello. -Perfecto.

-Pues venga, a trabajar todo el mundo.

Ay... Comisiaria. -María, dime.

Quería darle las gracias por lo de esta mañana.

-No hay nada que agradecer.

Con que me quites el usted, me conformo.

¿Estás mejor?

-Bueno, ha sido un día de mierda,

se me ha venido todo de golpe otra vez, pero... estoy bien.

-A lo mejor tenías que pasar por ese sitio otra vez.

No sé, hablar.

-No sé.

Ni siquiera soy capaz de bajar al sótano

y ordenar sus cosas. Me pongo mala.

-¿Tienes sus cosas todavía?

-Sí.

Sebas dice que es mejor donarlas, que no es bueno para mí,

pero yo no puedo.

Lo guardé casi todo, sus fotos,

su ropa,

(LLORA) su diente.

Disculpe. Disculpa.

Menudo día llevo.

Me voy al baño, que debo tener el rímel en las orejas.

Mis toallitas.

(Música)

(Música distorsionada)

¡Papu!

(Ruido)

¡Papu!

Papu, ¿dónde estás?

¡Papu...!

¿Qué te pasa?

¿Estás malito?

(Cargador pistola)

(CHISTA)

Yo, que tú, no me movería.

Puedo hacerte mucho daño.

Uy.

Pero ¿qué haces aquí?

-He venido a traerte una cosa, a ver si te animas.

-Ay, mi amor. -Ahí lo tienes.

Nada, que se ha empeñado en venir a verte

y no he podido impedírselo. -Ay, qué rico huele.

-Sí...

-Te quiero.

-Oye, a mí no me recibes así. -¿Eres tonto?

Es tonto papi.

-Hay inspectora nueva, ¿no?

-Sí, se llama Alicia, una chica peruana muy maja.

-¿Peruana? -Sí, peruana, de Perú. ¿Pasa algo?

-No, no, que no me la imaginaba peruana.

-¿Cómo te la imaginas? ¿Tocando la siringa?

-No, no, que no me habían dicho... Déjalo.

-Me estás poniendo nerviosa, Sabas. -¿Quién es?

-¿Quién es quién? -Coño, la nueva.

-Ninguna. ¿Y este interés repentino? -¿Eh?

No, no, mujer, que me había dicho...

Me había dicho Márquez que era muy buena gente.

-Ya. Buena gente.

A Márquez ya le vale, que podría ser su hija.

-Tontería.

¿Otra vez?

Pero bueno, ¿este niño de dónde saca tanto material?

-Me alegra verte mejor, te ha cambiado la cara.

Con esta cosita todo lo malo se va de golpe.

-Es un regalo.

Sebas, mi marido.

-Encantado, comisaria. -Puedes llamarme Vero.

-Todavía no me olvido de la jerga policial.

Voy a cambiarlo, ¿me ayudas?

(Sirena)

¿Seguro que es aquí?

No hay más joyerías en toda la calle.

Si hay alguien más, que salga con las manos en alto ahora.

Está vivo.

Hostias. ¿Estás solo?

Eh...

Soy el inspector Márquez, tranquilo, te sacaremos de esta.

Voy a llamar a Artificieros... No, no, no hay tiempo, Adrián.

Vete.

¿Cómo? Que te vayas.

Que te vayas. Si esto explota, vamos a salir por los aires.

Que no pienso dejarte. Desaloja el edificio. Es una orden.

Rápido.

¡Vamos!

Me cago en mi puta vida.

Puedes llevarte lo que quieras.

¿Tengo pinta de ladrona?

No te acuerdas de mí, ¿verdad?

Es que estoy muy cambiada.

No te conozco.

Yo a ti sí.

Por eso estoy aquí.

Esto es un aviso.

Por los viejos tiempos.

Y porque me caes bien.

No sé de qué me hablas.

Apartaos de mi camino.

No habrá más advertencias.

(Teléfono)

Te están llamando.

Cógelo. A lo mejor es Márquez.

(Teléfono)

Señor Márquez.

No es buen momento.

Dímelo a mí, que estoy delante de una bomba a punto de explotar.

¿Una bomba? La he puesto yo.

¿Cómo que la has puesto tú?

Iago, ¿con quién cojones estás hablando? Concéntrate.

Como esto pete, acabo en Cuenca.

Dile que abra el cajón del mostrador y coja unos alicates.

Para cortar el cable.

Señor Márquez, tiene que cortar el cable.

En el mostrador hay un cajón, busque unos alicates.

Ya está, aquí los tengo.

Y ahora, ¿cuál corto: el verde o el morado?

¿Verde o morado?

Yo qué sé...

Iago, se acaba el tiempo.

Verde o morado, tienes que ayudarme, por favor.

¡El verde!

Corte el verde.

¡No, espere, el morado!

¿El morado? ¿Seguro?

Joder, no lo sé.

Iago, vamos a morir.

Nos tienes que ayudar. ¿Verde o morado?

Yo cortaría el verde.

Corte el verde. ¿Estás seguro?

Iago, ¿estás seguro?

¡No!

Si esto explota, ¿yo me regenero o no?

Porque vas a tener que recoger mis pedacitos por todo el barrio.

Ni idea, señor Márquez.

A tomar por culo, el verde. Estoy con usted.

¡No, el morado, corte el morado! ¿El morado?

¡El morado! El morado.

¡Bom!

Señor Márquez...

Estoy aquí.

Señor Márquez!

¿Estás bien?

Joder, pensé que no salías de esta. Yo también.

Ha sido suerte.

Gracias, Adrián.

Mejor ni le pregunto, ¿verdad? No, mejor no.

¿Una cerveza?

Mira, una cerveza, sí.

Por un momento pensé que había muerto.

Y yo.

Fue esa chica.

¿Qué chica? ¿De qué hablas, Iago?

Una mujer entró en casa y me apuntó con una pistola.

Ella puso la bomba.

No me jodas.

También dijo que me conocía. Pero a mí no me suena de nada.

Y si la vieras de nuevo, ¿la reconocerías?

Es inconfundible.

Es como...

como albina, pelo largo... Espera, espera.

¿Has dicho "como albina"? (ASIENTE)

Iago...

a esa chica la vi la noche del accidente.

Creo que no es de este planeta.

La madre que te parió. ¿De qué cojones me estás hablando?

Mira, me importa una mierda, como si viene de Saturno.

Tenemos que averiguar qué cojones quiere.

Que no nos crucemos en su camino.

Fue un aviso.

Bueno, pues podía haber dejado una nota en lugar de una bomba.

(Timbre)

¿Usted espera a alguien? No.

(CHISTA) Quieto, quieto. ¡Soyyo, sebas!

A ver, que no tengo mucho tiempo. Esto para ti.

Bueno, para Laura.

Y tú, supongo que ya tienes lo tuyo, el anillo.

¿Qué anillo?

Voy a pedirle a su hija que estemos juntos para siempre.

Eso es más que casarse. Cojonudo.

Claro que sí.

Con un par.

Es un chaval de puta mare. Ya, ya.

¿Qué pasa? Estáis empanados, coño.

Sebas, hoy he desactivado una bomba, no sé si...

A mí una albina casi me vuela la cabeza.

Pues a mí me han salido los macarrones gloria bendita.

No te jode.

Venga, creo que Susana está en El Vuelo con compañeros.

No te digo nada, pero está a huevo.

Laura no sé dónde está. Yo tengo su dirección.

Bueno, pero os vais a duchar antes, porque estáis hechos un asco.

Si me permite que vaya primero. Sí, claro, adelante.

¿Quieres que te acompañe? No, no, no hace falta.

Sí que hace falta.

Voy a dejar a la familia y vuelvo en un momento.

Gracias.

(Música)

Chicos, otra, ¿no? -No, yo me voy a casa.

-Que si quieres, te acerco a casa.

-No, yo creo que me voy a quedar un ratito más.

-Pues venga, mañana nos vemos.

Hasta luego, chicos.

-Venga, nos vemos mañana. -Hasta luego.

Hasta luego, Iago. Hola.

Te la va a levantar, chaval. -¿Qué?

-Que con la carita de tonto, tiene un peligro que ni te cuento.

-Me da igual.

-Hola.

¿Qué haces ahí tan solo?

Es que aún no me lo creo.

¿El qué? Ya sabes,

que te haya encontrado.

Me encanta tu nuevo traje. ¿Qué?

No es nuevo, pero gracias.

¿Qué tomas?

Pues...

¿Tú?

El tequila es lo mejor para romper el hielo.

Tequila. Claro.

¿De un trago? De un trago.

Camarero, dos chupitos de tequila, por favor.

Por cierto, me llamo Alicia. Que ni nos hemos presentado.

Iago.

Iago.

María te va a matar, y a mí también, Sebas.

No te preocupes ahora de eso.

Venga,

a partir de aquí, tú solito.

Que no sé qué decirle.

Que no tienes que decirle nada, Andrés.

Estate tranquilo.

Igual no es el momento, Sebas.

Ella no me ha llamado, no ha venido a verme.

Igual ya no quiere saber nada más de mí.

Ella es Laura, es el amor de tu vida.

Ella sabrá lo que hay que hacer, siempre lo sabe.

Te conozco desde que éramos críos,

y tú no eres de los que se queda en el banquillo.

Ya, pero esto es diferente.

¿Quieres subir de una puta vez?

Gracias por estar.

Por estar siempre.

Ya sabes que las quiero como si fueran de mi familia.

a ti también, joder.

(RÍEN)

¿Te puedo contar un secreto? Claro.

Todavía tengo las luces rojas.

En mi habitación.

Me gustan las luces rojas.

Su...

Alicia.

Una cosa. Una.

Como yo lo sé,

y tú sabes que yo lo sé,

igual ya no hace falta que sigamos con esto.

Vale.

¿Sí? Me parece muy bien.

Sí.

Un brindis. Sí.

Por nosotros. Eso.

Que somos nosotros. Sí.

Salud. Salud.

Sabía que te encontraría.

¿Me estabas buscando? Nunca dejaría de buscarte.

Nunca. En mi vida.

¿Sabías que eres buenísimo, Iago?

Hola.

Hola.

Usted debe ser Márquez.

Hola.

¿Eres tú?

Es...

Eres Laura.

Me llamo Rosario.

¿Lo puedo ayudar en algo?

Eh...

Disculpe, soy... soy...

Manuel Márquez,

inspector Márquez, compañero de Alicia, de su hija.

Ah, sí, el de la llamada del coche, el inspector Márquez.

Sí. Sí, soy yo.

Mamá...

¿Pasa algo? -No.

Es el compañero de Alicia, el inspector Márquez.

-Ah, hola, encantada. ¿Qué tal?

-¿Quién es?

-Es el inspector Márquez, compañero de Alicia.

-Hola, buenas noches. Hola, encantado. ¿Qué tal?

Eh... Bueno, yo he venido a traer esto.

Bueno, es para Alicia, también para ustedes, claro,

solemos hacerlo en comisaría con... con la gente nueva.

Vaya, pues muchas gracias, eh. Se lo daremos.

Es un detalle, nada más, no lo habían traído y,

y lo he traído yo.

Si se quiere quedar a cenar. -Sí, vamos.

-Claro, claro, sí. Venga, venga. No, no, no.

Huele muy rico, pero yo tengo una...

una cita con un amigo que...

Perdón. Perdón por las horas, lo siento.

Que aproveche. Buenas noches.

Sebas, no es ella.

No es Laura.

(Puerta)

Oh.

No me jodas, Iago, no me jodas.

Márquez...

No le oí entrar.

Eh... Iago,

tengo que decirte algo.

Está Su... Bueno, está ella.

En la habitación, en la cama.

Durmiendo.

Bueno...

No son ellas, Iago.

No son ellas.

¿Qué me está diciendo?

Que esa chica que está en tu cama no es Susana.

Eso no puede ser.

Es ella.

El detector decía...

que era Susana. Y usted lo vio.

No es mi hija.

Es la hija de un tal Román

y de una señora que se llama Rosario.

Que, por supuesto, tampoco es Laura.

(Puerta)

Mamá.

-Ven, mira.

De tu cumpleaños. ¿Te acuerdas? -Sí. A ver.

-Lo pasamos muy bien ese día.

-Pero ¿todo esto de dónde lo has sacado?

-María lo tenía guardado en el trastero.

-A ver...

Mira... (RÍEN)

Mira qué pequeñita eras aquí.

¿Te acuerdas del vértigo que tenías?

-Me encantaba que me lo hiciese.

Esta foto es preciosa.

-Tu padre me estaba haciendo cosquillas en la oreja.

-Mira. -Las dos hermanitas.

-El abuelo.

-El abuelo, sí.

-Márquez... -Márquez.

-Eh...

Esta es nuestra vida.

La de verdad.

-Anda, ven aquí.

(Timbre)

Debe de ser Susana. Me dijo que vendría a cenar.

-Ah, ¿sí? Vamos. -Sí.

¿Seguro que quiere que haga eso?

Va a ser una carnicería.

Este es su nuevo traje. Comisaria Verónica Ruiz.

-Tenemos que mantener nuestro secreto.

Hay que proteger a tu hermana.

¡Policía!

(Disparo)

Habéis robado un coche fúnebre con un cadáver.

Y apuntasteis con un arma a un señor de 90 años.

Es una cagada impropia de dos policías con experiencia.

# Para bailar la bamba,

# se necesita una poca de gracia. #

Laura, Bea y Susana no murieron por casualidad.

Hay algo que se nos escapa.

Y te necesito para averiguarlo.

Voy a encontrar a su hija, señor Márquez.

Aunque sea lo único que haga el resto de mi vida.

Eres un poli cojonudo y trabajas de puta madre.

Necesito verte.

Esta tarde, a las 18:00, en el parking donde te besé.

Diviértete, anda.

(Claxon)

¡Tirad para adelante, gilipollas! Sigue tocándome los cojones.

¿Qué está pasando?

Andar hurgando ahí no te va a hacer bien.

¿Con qué derecho me oculta esta información?

No era relevante, solo hubiera causado más dolor.

¿Quién cojones se ha creído? ¡Por favor!

Mi sobrino tiene derecho a saberlo.

¡Susana, sé que estás aquí!

¿Iago?

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Temporada 3 - Capítulo 28

Estoy vivo - Temporada 3 - Capítulo 28

03 oct 2019

Vero recibe una llamada del gerente del cementerio. Las tumbas de Laura, Susana y Beatriz han sido abiertas. La comisaria ordena que se vuelvan a sellar para que la noticia no trascienda. El Enlace convence a Márquez de que Laura, Susana y Beatriz están vivas en el cuerpo de otras mujeres que están muy cerca. La policía descubre el cuerpo de una mujer asesinada. Márquez, Santos y David inspeccionan el lugar del crimen sin encontrar ninguna pista. Sólo algo les llama la atención: la mujer estaba embarazada.

ver más sobre "Estoy vivo - Temporada 3 - Capítulo 28" ver menos sobre "Estoy vivo - Temporada 3 - Capítulo 28"
Programas completos (29)
Clips

Los últimos 337 programas de Estoy vivo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

Añadir comentario ↓

  1. Benjamin

    No he podido ver el cap. 28. Alguien me puede decir como ver lo?

    ayer
  2. Leire

    Gracias por esta serie. Me encanta todo, la trama, los personajes, la historia, los diálogos, las actrices son geniales, y los actores también. Gracias a tod@s l@s que hacéis posible esta serie.

    07 oct 2019
  3. acaciera38

    Bravo por la magnifica serie, ojalá y los personajes anteriores vuelvan a la serie- en Especial una felicitación a Jesús Castejón a ALejo Saura y a Javier Gutierrez bordais la serie- humor intriga suspense.. saludos y besos a todos-

    06 oct 2019
  4. Pedro Luis

    Mi pregunta es ¿aceptará Iago que Susana sea a partir de ahora un tío?

    05 oct 2019
  5. Pedro Luis

    Mi pregunta es ¿aceptará Iago que Susana sea ahora un tío?

    05 oct 2019