www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.11.0/js
3454398
No recomendado para menores de 7 años Esto es vida! - 22/01/16 - Ver ahora
Transcripción completa

(Música)

Hoy conoceremos a gente con habilidades increíbles.

Les aseguro que les dejarán con la boca abierta.

Todos entrenan el órgano más complejo del cuerpo,

el cerebro.

En unos minutos, sabremos un poco más

de su funcionamiento. Eso será enseguida.

Increíble, ¿verdad? Y más cosas.

Les vamos a enseñar una manera muy original de hacer deporte,

el poledance. ¿Saben qué es?

Juliana nos lo cuenta.

El poledance es una disciplina deportiva

que cada vez tiene más adeptos por lo completo que es

y los beneficios que ocasiona para la salud.

¿Quieren saber qué problemas mejora? No se lo pierdan,

porque se lo voy a contar en un momento en "Esto es vida!".

Esto es vida.

Si le sonríes, te sonríe cada día.

(Aplausos)

¿Qué tal? Bienvenidos a "Esto es vida!".

Como les decía, hoy van a alucinar con las capacidades mentales

que tienen las personas que nos acompañan.

Por ejemplo, David. Ven que tiene varios cubos de Rubik.

Lo primero, eres capaz de solucionar un cubo entero

en nada, en poquitos segundos. Cuestión de segundos.

En cuestión de segundos. 10-15 segundos.

10-15 segundos. Pero no solo eso,

sino que, mientras haces el cubo, eres capaz de hacer otro malabarismo

con la otra mano. Eso es.

Impresionante, y es hombre. No, que no. En serio.

Lo vamos a ver enseguida, en unos pocos minutos.

También, antes les veían bailando. Él es Miguel Ángel, es coreógrafo.

Le acompañan dos bailarines muy especiales.

Como yo digo, no solo bailáis fantásticamente,

sino que tus bailarines son capaces de copiar tus coreografías,

complicadas algunas, en segundos.

Y les voy a poner una coreografía muy difícil

para que ellos, en poco tiempo, puedan aprendérsela.

Entrenamiento, como yo digo, no solo el baile, sino el cerebro.

Muy importante. También está con nosotros José María.

José María tiene una memoria fotográfica impresionante.

Espectacular, ¿verdad? En pocos segundos eres capaz

de memorizar un montón de cosas. Sí.

Memorizar números, memorizar colores, secuencias, palabras, etcétera.

En un momento lo vamos a comprobar también,

además, con ayuda de nuestro público.

Enseguida les voy a contar cómo lo vamos a hacer.

Antes, voy a dar la bienvenida a la doctora Borregón

y al doctor De Benito. ¿Cómo estáis?

Muy bien. Deseando verlos ya.

Deseando verlo, ¿verdad? Impresionante lo que vamos a ver.

Estoy pensando, por ejemplo, doctora, vamos a hablar

de este órgano tan complejo e importante que tenemos,

el cerebro, y cómo lo podemos ejercitar.

Yo no sé si funcionan todos los cerebros igual.

Por ejemplo, pensando en José María, que tiene memoria fotográfica.

Mi cerebro, por ejemplo, o el tuyo, ¿funciona igual?

Podría funcionar igual.

Todos tenemos un poco de memoria fotográfica.

La diferencia es que tú la puedes entrenar,

y para eso podrías sacarle el máximo partido.

Vamos a verlo con él. Doctor De Benito,

decía yo el más importante, pero también el más misterioso,

del que menos ha descubierto la ciencia.

Tenemos mucho conocimiento de lo que pasa en el cerebro,

pero es mucho más lo que ignoramos de sus habilidades,

de sus capacidades. ¿Os parece que empecemos

comprobando nuestra primera habilidad con José María,

la memoria fotográfica? Voy con él.

Para eso voy a pedir a nuestro público...

No mires hacia atrás, José María, porque voy a pedir al público

que se pongan los petos que les hemos dado de colores.

Se los hemos dado de manera aleatoria.

Se los van a colocar. Cuando estén preparados, me dirán.

José María se dará la vuelta,

y en pocos segundos hará una fotografía del público.

Después, le preguntaremos algunas de las secuencias,

alguna de las filas, a ver si es capaz de decirnos

en qué orden van los colores. ¿Listos?

José María, ¿estás preparado? Estoy preparado.

¿Sí? Sí.

Silencio ya, todos quietos.

Tres, dos, uno...

Media vuelta.

(Música suspense)

¿Ya?

Sí. Vamos.

Venga, vamos allá.

Ahora te voy a preguntar por alguna de las filas,

y me tendrás que ir diciendo la secuencia de colores.

Vale. Y el orden.

Por ejemplo, de izquierda a derecha, ¿vale?

Esto también es importante para ver el orden.

Voy a empezar, no sé si será la primera o la última

que has memorizado, pero por la primera fila.

Vale. Comenzamos.

Verde, rojo, rojo,

verde, rojo, rojo...

Verde...

Rojo, rojo...

Rojo, verde.

Perfecto, perfecto.

(Silbidos)

¿Hacemos otra? Sentaos.

¿Te puedo preguntar por otra? Venga.

¿Sí? Que se levante, por ejemplo, la segunda fila.

De izquierda a derecha otra vez. Vale.

¿Empezamos? ¿Lo tenemos? Pues tres, dos, uno...

Verde, rojo, verde...

Rojo, verde, rojo...

Rojo, verde, rojo...

Verde, rojo.

Impresionante.

Ya os podéis sentar. José María.

No vamos a seguir con todas las filas,

pero es impresionante.

Yo te veo cómo, de vez en cuando, paras.

Supongo que la manera de memorizar es como yo decía,

haces una fotografía, y lo que vas viendo

es la fotografía de nuevo, y así vas...

Hay una parte, que es la parte de memorizar,

y después hay una parte, que es la parte de recordar.

Como yo digo, mucho entrenamiento, ¿verdad?

Técnica y entrenamiento.

Es una habilidad que se puede mejorar.

Así que le damos las gracias a José María.

Muchas gracias. Mientras, os pregunto, doctores.

Por ejemplo, te voy a contar alguna curiosidad.

Vamos a empezar por cuántas neuronas crees que tenemos.

Al público, ¿cuántas neuronas creen que tenemos?

¿Cuántas calculan? Aproximadamente.

Una, dos... Algunos me dicen: "Una".

¿Alguna más?

Ni idea. Les veo a todos como diciendo: "Ni idea".

Cristina, tenemos 100 000 millones de neuronas.

100 000 millones. Piensen.

100 000 millones, son muchos ceros.

Ay, y algunos sin utilizar ni una. 100 000 millones de neuronas.

Y no todas...

Vamos a ver, si ya es llamativo el número tan grande de neuronas,

porque es casi inimaginable, cada neurona está conectada

con otras 1000 o 10 000 neuronas más.

Fíjense en la red tan grande de conexiones que existe.

100 000 millones de neuronas

conectadas entre 1000 y 10 000 conexiones cada una de ellas.

Cada una de ellas. Es una maraña impresionante.

¿Ves? Mis neuronas no dan para calcular tantos ceros.

Impresionante, desde luego, el funcionamiento del cerebro.

Por eso decíamos tan desconocido.

Vamos con otra de las habilidades mentales

que nos ha dejado impresionados. La voy a pedir a David que pase.

Vamos con él.

Porque David, como yo decía... Seguro que todos en casa

han intentado hacer un cubo de Rubik alguna vez.

Dicen que es una cuestión de entrenamiento

y de habilidad mental.

Él es capaz de realizar uno de estos cubos de Rubik,

pero David decía: "No nos quedamos ahí".

Hay algo más. Esto es como la vida.

Una vez que alcanzas tus objetivos, debes ir más allá.

En mi caso, una vez que aprendes a hacer el cubo de Rubik

con una mano... Que lo está haciendo ya.

Bueno, lo estoy mezclando. Ah, lo estabas mezclando.

No sé si queréis mezclarlo, os fiais de mí... No sé.

Los bilbaínos tenemos buena fama.

Mezcla un poquito, Paloma, que no somos muy desconfiados.

Nunca me ha dado por hacer el cubo de Rubik.

Paloma, teniendo en cuenta el cerebro que tú tienes...

Gracias. Puestos a elegir,

es mejor que te toque la lotería a que lo hagas aleatoriamente.

Vale, gracias. Es más fácil que me toque la lotería

a que así de primeras haga el cubo de Rubik.

Ya está. Este, para hacerlo. Eres capaz de hacerlo

en nada, en pocos segundos. Menos de 15 segundos.

Pero es que no solo es capaz de hacer el cubo de Rubik

en pocos segundos, es que además, a la vez, David...

Podemos intentar las dos cosas, ¿o empezamos con...?

Como tú veas. Primero, con una mano.

Lo que decíamos. Con la mano izquierda.

¿Tú eres diestro? Sí.

Él es diestro, pero lo hace con la mano izquierda.

Además, hace malabares. Con la derecha, malabares.

Esto nos demuestra que el cerebro tiene sus dos hemisferios.

La gente que es capaz de hacer el cubo de Rubik

es capaz, a veces, de disociar los dos hemisferios

y trabajar con cada uno. Y tanto que los disocia. Mira.

Es que casi ni mira.

Prácticamente, no está mirando al otro cubo.

Está mirando a los dos que tiene en el aire.

Esto es mucho entrenamiento. Utilizo la visión periférica.

Estoy mirando realmente. Estás mirando las dos cosas,

y encima me escuchas. Sí, sí.

¿Estás soltero? (RÍEN)

Sí. ¿Sí?

Bueno, pues cuando termines... (RÍE)

Además, al hacer actividades de este tipo...

Podría memorizar un número de teléfono también.

¿A la vez que estás con esto?

No lo puedo decir en antena, pero ahora ya...

¡Impresionante! Ya lo ha hecho.

Te decía, Cristina, que realizando actividades

como el cubo de Rubik, o actividades mentales,

entrenando el cerebro, disminuye el riesgo de padecer demencia.

Por ejemplo, de padecer alzhéimer.

Con lo cual, es útil hacer actividades de este tipo.

Lo que comentaba David. Es entrenamiento.

El cerebro, cada día, es capaz de generar la energía suficiente

como para encender una bombilla, entre 10 y 23 vatios,

si estuviéramos todo el día trabajando con el cerebro.

A base de chispazos, chispas entre las neuronas.

La energía eléctrica que salta entre las neuronas

daría energía suficiente para encender bombillas.

Qué curioso todo lo que estamos aprendiendo hoy

sobre este órgano tan misterioso.

Vamos con nuestros siguientes invitados.

Hablando de energía, ellos gastan mucha cada día...

bailando.

Pero, como yo decía, no solo tienen el entrenamiento

de bailar de muchas horas, sino que también hay que ejercitar

mucho el cerebro. Como decía, Miguel Ángel es coreógrafo.

Les vas a hacer una serie de pasos.

Ellos no saben qué coreografía vas a hacer.

¿Y en pocos segundos serán capaces de pillar entera la coreografía,

o eso es imposible?

Lo que vamos a trabajar es que, en poco tiempo,

les voy a enseñar una coreografía que no es fácil,

y ellos van a intentar retener cada movimiento

para que después lo pueden hacer solos.

Pues vamos con la coreografía. Vamos a empezar en...

Un, dos, tres, cua...

En cinco, en seis, en siete, en ocho.

Un, y dos, y tres, y cuatro.

Cin, seis, siete, ocho.

Perdón, ¿puedo añadir...?

Lo digo porque a lo mejor alguien en casa esta pensando:

"¿Cómo sé yo que no se lo ha dicho antes y que no les ha...?".

Puede, claro que sí. ¿Puedo meter yo un paso?

Me encantaría. De hecho... ¿Cuál es el último que has hecho?

Después de aquí, es cinco, seis, siete, ocho.

Pues yo eso te lo cambio, y que hagan...

A ver cómo lo hago con los tacones.

Que hagan, por ejemplo, yo que sé... Uno...

Uno.

Y dos. Y dos.

No lo repitas más, lo tienen que haber pillado.

Vale, perfecto.

¿Ponemos música ya? Venga, con música.

Y lo hacéis solos, ¿eh? Me retiro para que lo hagáis solos.

No les quiero ayudar ya.

(Música)

¿Contamos? Cin, seis, siete, en...

Un, dos, tres, cua...

Cin, seis, siete, tetris.

¡Ay, esa parte! Bien, bien. Muy bien.

¡Eh, la mía!

Muchísimas gracias. Bastante bien, bastante bien.

Y además, en la tele, en directo, y así demostramos

que realmente no se la sabían y lo complicado que es a veces.

A base de repetir, te aprendes una serie de caminos,

y la memoria actúa sobre esos canales,

sobre esas vías que se van abriendo.

Además de lo que nos cuentan el doctor De Benito

y la doctora Borregón, el cerebro hay que entrenarlo,

pero también hay que alimentarlo, y lo podemos alimentar bien.

Lo debemos alimentar bien.

Pues vamos a dar paso, si te parece, al doctor Uribarri.

(Aplausos)

Porque él nos va a contar, ¿verdad? Sí.

Algunos de los alimentos que pueden venir bien

a nuestro cerebro. ¿Esto es así?

Os traigo aquí varios alimentos muy buenos para nuestro cerebro.

A ver, cuéntanos qué alimentos vienen bien.

De toda la vida he oído lo de las pasas.

El primero que os he traído, el aguacate.

¿Por qué?

Porque tiene muchos ácidos grasos omega 3.

Que son buenos para las vainas de mielina,

para las membranas de las neuronas. El aguacate, estupendo.

El segundo que os voy a proponer son los arándanos.

Oye, los arándanos, ¿eh?

No sabía tanta propiedad de los arándanos.

Que si para la infección de orina, que si para el cerebro...

Para un montón de cosas. Qué bueno.

Los arándanos son estupendos para prevenir infecciones de orina

y para prevenir enfermedades cerebrovasculares también.

Ajá. Mejoran la oxigenación,

la vascularización del cerebro. Son antioxidantes.

Siguiente alimento bueno que os propongo hoy.

Estupendo para el cerebro. Qué botiquín más guay.

Qué ricas. Los frutos secos.

Almendras y pistachos. ¿Por qué los frutos secos?

¿Qué tienen los frutos secos? ¿Qué tienen?

Tienen muchas vitaminas del grupo B. Tienen vitamina E.

Tienen fósforo, magnesio, potasio, que es muy bueno para la memoria,

como tiene esta gente.

Y son estupendos también para el riego del cerebro.

Exactamente. Es muy importante.

Para que llegue el oxígeno. De hecho, la red vascular,

otra de las curiosidades es que no os imagináis

la cantidad de capilares que van por el cerebro.

Si pusiéramos todos los vasos sanguíneos en línea,

serían 650 kilómetros. ¿Qué me estás diciendo?

De Madrid a Cádiz. De Madrid a Cádiz.

Para que veáis la riqueza de vasos sanguíneos que hay en el cerebro

para nutrirlo, para alimentarlo. Espectacular.

¿Qué más alimentos ayudan?

Uno estupendo que tomamos mucho en España,

sobre todo en verano con los gazpachos. El tomate.

Qué rico. Tiene mucho licopeno.

Del licopeno ya hemos hablado.

Previene el cáncer y accidentes cerebrovasculares.

Estupendo el tomate. Muy bajo en sodio,

baja la tensión... Pocas calorías además.

Genial. Todo beneficios. Lo tiene todo.

El último que os voy a proponer, que en España somos el segundo país

consumidor del mundo tras Japón, el pescado.

Fundamentalmente, el pescado azul.

El salmón es muy bueno, las sardinas son muy buenas.

Porque tiene mucho fósforo, estupendo para nuestra memoria,

y ácidos grasos omega 3. Eso del omega 3 ahora está de moda.

Es verdad que estamos escuchando de muchos alimentos:

"Esto tiene omega 3, esto es muy bueno".

A mí me dijeron, no sé si es un mito o una realidad...

Cuando estas embarazada, te dicen: "Si tomas omega 3,

para el desarrollo del cerebro del feto va a venir bien".

Cierto cierto cierto. Eso cada vez se comenta más y además es así.

También es muy bueno para los niños

con trastorno de déficit de atención e hiperactividad.

También van muy bien los grasos omega-3.

De todos modos, a mí me ha gustado mucho lo que ha puesto aquí Fernando

pero que sepáis lo que hemos dicho, que los principales alimentos

para el cerebro son la motivación y el entrenamiento.

Por ejemplo haciendo ejercicios tipo memorizar números de teléfono.

Igual no haciendo el cubo de Rubik, que es más complicado...

Pero es divertido. Viene bien memorizar cosas.

Quédate con nombres, números de teléfono y memorízalas

e intenta recordarlas cada día. Es un truco muy fácil.

Yo os propongo que leáis todos los días.

Yo les propongo a ustedes para ejercitar la memoria

que cada día se aprendan tres palabras de otro idioma.

Ah, ejercitas y aprendes un idioma. Otro consejo es intentar usar

la mano no dominante, es decir, si eres diestro

hacer cosas con la mano izquierda. Verás que es muy difícil

pero que con el paso de los días lo vas haciendo mejor.

Muy bien. Yo voy a por el cuarto.

Hacer sudokus o crucigramas todos los días.

Además os lo vais a pasar bien y estáis ejercitando la mente.

Así que ya saben, alimentos, sobre todo ricos en omega-3,

y a entrenar un poquito.

Les voy a proponer otra manera de entrenar el cerebro. ¿Cómo?

Intentando adivinar la respuesta de nuestra pregunta del día.

(Música)

En unos minutos vamos a saber la respuesta correcta. ¿La saben ya?

Luego lo veremos. Ahora os vamos a presentar un ejercicio físico

que seguro que también consume un montón de energía.

Se llama poledance.

Antes a nuestra compañera Juliana la hemos dejado en una clase.

Vamos a ver si sigue ahí. Pues sí, Cristina, efectivamente.

Aquí sigo, en una clase de poledance. Una de las disciplinas deportivas

que están más de moda últimamente, no solo porque es una danza preciosa

sino porque también nos ayuda a estar mucho más sanos.

Para ello quiero hablar con K, la profesora de esta clase.

-Hola, buenas tardes.

-Gracias por atender a "Esto es vida!"

y sobre todo por contarnos en qué nos ayuda el poledance.

-Mira, nos ayuda bastante

porque quemamos entre 300 y 500 calorías por clase.

También alivia el estrés, la fatiga y el cansancio,

mejora el estado de la piel y el tono muscular.

Mejora la postura de la espalda, corrige los dolores....

Ayuda muchísimo.

-Pero, K, yo que no he hecho poledance en la vida

esto me parece dificilísimo.

¿De verdad que no hay que estar en forma para hacer esto?

-Mira, puede venir cualquier tipo de persona

que no haya hecho deporte en su vida.

No es necesaria una condición física específica

para venir a clase. Por eso tenemos un nivel de iniciación.

Esta clase, específicamente, este nivel avanzado.

También tenemos niños de 5 años

hasta personas de 65 años.

No hay problema.

-¿Se puede venir con algún tipo de lesión?

¿O hay que venir sano completamente?

-Mira, tenemos personas con problemas de rodillas,

con problemas de espalda, yo misma tengo escoliosis

y tengo haciendo pole 5 años. Soy profesora certificada internacional

y no hay problema. Más bien te corrige los problemas de la espalda.

Te ayuda muchísimo en las lesiones porque tonificar la musculatura

de todo el cuerpo. -¿Completa?

¿Hay alguno de tus alumnos que haya pasado por algún problema de salud?

-Ella tiene problemas de espalda. -¿Quién lo diría?

-Hola, ¿qué tal? -¿Has tenido problemas de espalda?

-Sí, tuve una desviación de columna a nivel lumbar

y estuve 2 años sin hacer deporte hasta que empecé con el poledance.

-¿Y ahora? Parece mentira viéndote cómo haces poledance.

-Sí, poco a poco fui corrigiendo posturas

y se me fueron quitando los dolores. Ahora llevo 2 años y algo y bien.

Ya no lo dejo. -Cristina, aquí no paran de decirme

que el poledance lo puede practicar cualquier persona

así que, K, me toca. Yo he estado antes calentando y ensayando un poco.

Quiero que me ayudes a, por lo menos, irme de aquí aprendiendo un poquito.

-Un giro básico. -Perfecto, te doy el micro.

Dime cómo me coloco. -Este brazo abrazando la barra.

Este brazo externo arriba y esta pierna... abre y hacia atrás.

Flexiona la corva y listo. ¡Muy bien!

-Pues sí, Cristina, si yo he sido capaz de hacerlo... es verdad.

Gracias, K, gracias, chicos. Si yo he podido hacerlo

lo puede hacer cualquier persona. Ya saben, anímense,

que aparte de divertidísimo van a estar mucho más saludables.

Mírale a ella qué guapa en la barra. Ella está estupenda y lo puede hacer

pero parece que sí, que lo puede hacer cualquier persona.

Nos dicen que además de muy divertido como dice Juliana,

doctora, este tipo de danza o baile

es bueno para ejercitar el suelo pélvico.

¿Qué ocurre si no lo tenemos ejercitado?

Si no lo tenemos bien lo que puede pasar

es tener incontinencia de orina, dolores de espalda

e incluso problemas en las relaciones sexuales.

Disfunciones eréctiles y sexuales. Tanto hombres como mujeres.

Cuando hablamos de suelo pélvico

no sé por qué pero todos pensamos en mujeres. También para...

Es más frecuente en mujeres, pero también en los hombres.

Podemos hacer más cosas, no solo el poledance,

se pueden hacer más ejercicios. Enseguida nos va a contar Paloma

algunos muy sencillos, pero hay otros, Fernando, más exóticos.

Exacto. Te voy a proponer uno muy exótico. Se llama Amura.

(Aplausos)

¿Qué tal?

Exótico, desde luego, ya lo parece.

(Aplausos)

La danza del vientre, supongo, Amura.

¿Por qué es tan importante, el suelo pélvico, ejercitarlo?

Antes de que me contéis porque es tan importante ejercitarlo

de la manera que podamos, con la danza del vientre mejor,

creo que a lo mejor hay alguien en casa que todavía se está preguntando

qué es el suelo pélvico. El suelo pélvico es lo que sujeta

toda la cavidad abdominal por la zona de abajo.

Es un conjunto de músculos y ligamentos

que van entre el pubis y el coxis y nos sujetan encima de ellos

todos los órganos internos como la vejiga, el útero en las mujeres,

el recto, la próstata en el caso de los hombres...

todo eso está contenido ahí. El suelo pélvico tiene que estar bien

para que haga bien sus funciones y para que no se descuelgue.

Es como una red que tenemos ahí

que nos está sujetando absolutamente en todo momento.

Por eso es tan importante que esté ejercitado

y que lo tengamos en buena forma como seguro que Amura lo tiene.

¿Qué síntomas podemos notar mujeres u hombres para saber

si no tenemos el suelo pélvico ejercitado?

Los síntomas que solemos notar son incontinencia urinaria,

que a veces pensamos que con la edad es normal perder orina, pues no.

Se puede ejercitar el suelo pélvico y mejoraríamos.

Y no solo de orina, sino también de heces o de gases.

También la urgencia, el querer llegar el cuarto de baño

pero que no dé tiempo. Eso por un lado.

También dolores de espalda y con las relaciones sexuales

o disfunciones sexuales. Hay precisamente, en la pantalla,

nos acaban de poner lo que sería un suelo pélvico en condiciones óptimas

y un suelo pélvico debilitado.

¿En qué ocasiones tenemos el suelo pélvico como la derecha?

Mira, lo que más afecta al suelo pélvico es el embarazo.

Tienes un bebé durante muchos meses presionando todo el suelo pélvico...

La red está soportando demasiado. Y peso al que no está habituado.

Y el parto. Un parto traumático, complicado, con fórceps, ventosa

o con un corte, la episiotomía, eso, al final, afecta al suelo pélvico.

Y te estropea el suelo pélvico. También lo estropea la menopausia.

Hay cambios hormonales y en tu organismo

y el suelo pélvico acaba alterándose.

Y ya para terminar, tres situaciones que también afectan el suelo pélvico

son el estreñimiento crónico, gente que al ir al baño

tiene que hacer mucho esfuerzo un día otro día y otro día

y acaba dañando el suelo pélvico, y la obesidad,

porque no deja de ser otra presión muy fuerte sobre el suelo pélvico.

Por eso es tan importante tenerlo ejercitado.

Supongo que también habrá algunas pautas que podamos seguir.

Lo del embarazo supongo que es ejercitar antes, durante y después

pero hay más cosas que podamos... Hay muchos consejos para fortalecer

y que podemos hacer para beneficiar

el buen funcionamiento del suelo pélvico.

Si queréis os contamos algunos de ellos.

Fernando y yo os vamos a dar algunos consejitos.

Mario entra con la mesa para que podáis explicar...

Siempre nos gusta ayudarnos de ejemplos gráficos.

El primero es beber abundante agua. Beber líquidos.

Entre 1,5 y 2 de agua cada día es lo que tenemos todos que hacer.

Evitando las últimas horas del día porque nos vamos a acostar

y no tener que estar levantándonos 20 veces al baño.

Exacto, Paloma. Hay que evitar antes de irnos a la cama

alimentos picantes, salados o que produzcan mucha agua

como por ejemplo la fruta, la verdura...

Hay que tener cuidado. Antes de dormir no convienen.

Las bebidas alcohólicas tampoco, la cerveza, el café, el té tampoco.

Aquí tenemos unas zapatillas. Te voy a explicar también que,

como ha dicho Fernando antes, los deportes de impacto

aumentan esa presión en la zona abdominal.

Correr, saltar... Para todo eso es bueno llevar buenas zapatillas

que amortigüen bien los golpes pero para la zona abdominal

no son ideales los deportes de impacto.

Cuidado con las fajas o prohibidas. Ah, ¿sí?

No es bueno apretarnos demasiado. Vas a tener muy buen tipo.

A ti no te hace falta, Cristina. Yo estoy pensando...

Ahora te lo digo... Vuelvo al posparto. A veces no sabes

si es mejor la faja, unos que sí y otros que no. ¿Es mejor que no?

Ir demasiado comprimida no es bueno. Estás presionando la malla, la red.

Que vuelva a su ser en su justa medida.

Es mejor ejercitarla tú misma para que sea tu musculatura

la que es capaz. Si aprietas el abdomen se va para abajo.

El suelo pélvico cae y es peor. No entiendo lo del despertador...

Es porque no es bueno aguantar la orina.

No es bueno no ir al baño.

Hay que ir al baño máximo cada tres horas.

No aguantarlo. Puede ser perjudicial.

Pues muchísimas gracias. Os voy a dejar aquí un momento.

Porque tengo a Amura que sigue bailando

y quiero hablar un ratito con ella porque nos interesa.

Amura, ¿qué tal?

Si podemos ejercitar el suelo pélvico de una manera

tan bonita y exótica y divertida, pues mucho mejor.

¿Es muy complicado aprender la danza del vientre?

Al principio cuesta un poquito diferenciar los músculos que tenemos.

No los hemos usado nunca y al principio cuesta un poco...

identificarlos pero luego ya... Yo vuelvo a lo mismo del poledance,

¿esto lo puede realizar cualquier persona de cualquier edad?

Sí, chicos, chicas y de cualquier edad.

Chicos y chicas... ¡Chicos y chicas!

¿Un chico y una chica se vendrían a aprender un poco

de danza del vientre? Un chico también.

Un señor o chico... ¿Nadie? Vente, anda. Venga.

Lo digo porque sino parece que siempre somos las chicas

las que bailamos... Uno a cada lado de ella...

Unas nociones básicas para que aprendamos poquito.

Un poquito flexionadas las orillas, de forma natural y...

Estirar la rodilla y aprieto...

Y ahora mismo, con este movimiento,

nosotros estamos ejercitando nuestro suelo pélvico.

Por eso es tan bueno. Incontinencia urinaria tenemos todos

y disfunción eréctil... Todos ahí.

Este sería un paso básico. Muchísimas gracias.

¿Qué tal, chicos, como primera clase?

Muy bien. Pues todo es empezar. Ya sabéis.

Aquí os dejo ensayando. Tengo aquí de nuevo a mis doctores.

Les pueden dar un aplauso a los voluntarios.

Este ejercicio... ¿cómo ejercita el suelo pélvico?

Lo primero es aprender a localizar el suelo pélvico.

Se puede ejercitar, pero si no sabes dónde está...

Vamos a verlo con un ejemplo.

Entre Fernando y yo vamos a enseñaros cómo se haría.

Estos son los riñones y esta es la vejiga.

Para intentar localizar el suelo pélvico

nos vamos a imaginar el gesto que haríamos si estuviéramos orinando.

Vamos a poner que esta es la uretra. El suelo pélvico es el encargado

de que cuando estamos orinando cortemos el chorro de la orina.

Mi mano es como si fuera el músculo pubocoxígeo,

el que está entre pubis y coxis y sujeta todos los órganos.

Cuando yo lo cierro corto la orina

y cuando lo abro, abro el chorro de la orina.

Esto mismo lo podemos hacer hombres y mujeres, no solo las mujeres.

Y también con la defecación... También ejercitas el músculo.

Para que tengamos en la cabeza dónde tenemos ese músculo

y cómo sabemos y lo estamos ejercitando,

es pensar en cómo haríamos si tuviéramos que aguantar...

Exacto, pero no hay que cortar. Pero esto ha sido el ejemplo

para localizar el músculo del suelo pélvico.

Pero no hay que hacerlo mientras estemos orinando.

Hay unos ejercicios que se llaman de Kegel

y son los que hacemos para ejercitar el suelo pélvico.

Se pueden hacer en cualquier lado.

Es mejor estar sentados y con las piernas un poco abiertas.

Relajados, la espalda recta, sentados, abran un poco las piernas.

En casa vamos a intentar hacer los ejercicios.

En casa y el público. Atentos todos.

Vamos a hacer como si cortamos el chorro de la orina

y contamos hasta 10 y relajamos y volvemos a contar 10.

¿Estamos haciendo los ejercicios? Hay una que ya los puede hacer

porque si no se lo va a hacer encima. Te veo que estás...

Esto es fácil. ¿Lo has hecho?

Yo tengo que decir que en este sentido

estoy bastante tonificada. Lo hago desde hace mucho.

Ahora mismo los estoy haciendo. De la tensión del plato...

No, los hago muy a menudo. Hay que hacerlos tres veces al día.

Podemos asociarlos a alguna actividad cotidiana

por ejemplo mientras estamos desayunando los hacemos.

Lo suyo es hacer como 10 minutitos estos ejercicios

de contraer 10 y relajar 10.

Los beneficios se ven a partir de la tercera semana.

Un poco de paciencia y háganlos en casa.

Ejercicios de los más sencillos

y que nos ayudarán a evitar la incontinencia urinaria,

a tener problemas en nuestras relaciones sexuales

y a un montón de cosas, así que de lo más interesante

aprender a hacer estos ejercicios.

Muchísimas gracias a nuestros doctores.

Nos lo ha dicho hace un momento el doctor Uríbarri,

el embarazo y el parto

es uno de los motivos que provocan la debilidad del suelo pélvico.

No sé si a nuestra siguiente protagonista

esto es lo que más le preocupa, lo digo porque, seguramente,

sea tan feliz en este momento que ni lo haya pensado.

Se llama Paula, tiene esclerosis múltiple

y siempre pensó que por su enfermedad

no podría ser madre, pero, por suerte, se equivocaba.

Esta es su historia.

Este año, los Reyes Magos

me tienen preparado un regalo muy especial

y es que voy a ser mamá.

Me diagnosticaron esclerosis múltiple, tenía 23 años,

me puse a llorar, no había escuchado "esclerosis múltiple" nunca.

Yo siempre he querido ser mamá.

Hice un pacto con mi neurólogo que fue que, durante dos años,

intentaríamos ver que ese medicamento me funcionase bien

y si me funcionaba, intentaríamos ir a por el embarazo.

(Música)

Tuve mucho miedo, porque aparte de todas las dudas

que se plantea una mujer que quiere ser madre,

como tengo la parte izquierda del cuerpo

un poco con más debilitada porque tengo pérdida de sensibilidad,

me da miedo que vaya a coger al bebé y se me caiga,

tengo también un miedo a que tenga que estar pidiendo ayuda

para desmontar el carrito del bebé, para bañarle...

(Música)

Estoy adaptando todos los cambios que tengo

con la llegada del bebé y del embarazo a mi enfermedad.

Estoy poniendo una cuna arriba y otra abajo.

Me he comprado una mochila.

Me fío más de la mochila, mis hombros y la sujeción de mi cintura

que no de mis propios brazos.

El apoyo es fundamental.

-Me emociono por mi hija,

por todo lo que ha sufrido por tener a Nora.

(Música)

Cuando tenga a mi nieta en los brazos,

creo que será el día más bonito de mi vida.

Es muy luchadora, siempre lo ha sido,

pero lo ha pasado muy mal.

Sí, desde luego, pudiera tener la enfermedad ahora mismo,

la tendría yo.

-Papá, te quiero mucho.

Muchas gracias por lo que has hecho por mí siempre.

He estado todo el embarazo muy bien, sin noticias de la enfermedad,

me quedaría embarazada de por vida.

(Música)

(Aplausos)

Qué bonito, incluso la foto que tiene de la ecografía.

Como les decía, una historia maravillosa.

Al final, ha podido quedarse embarazada y, por suerte,

no ha tenido ninguno de los síntomas durante todo el embarazo.

Maravillosa la historia. Realmente.

Montse, ¿qué tal? ¿Cómo estás? Bienvenida un día más.

Muy bien, cortando plantitas. Huele a pino.

¿Qué vamos a hacer hoy?

Hoy vamos a hacer un bálsamo para el resfriado,

de esos que puedes aplicarte en el pecho, en la nariz,

en la espalda... Qué bien.

¿Me va a valer para los niños?

Te valdrá sin una de las plantas,

porque vamos a usar tres plantas que son el pino,

que si encontramos piñas tiernas, más que mejor,

pero sino, se podría hacer con brotes tiernos.

Estas son piñas tiernas chiquitinas. Que se cortan...

Ya ves, mira cómo se cortan. Muy fáciles.

¿Podrían ser más grandes? Podrían ser un poco más grandes.

Sino, con brotes tiernos.

Necesitamos que sea muy rico en resina.

La resina de pino lleva trementina, que es un balsámico y mucolítico.

Hay muchos pinos, ¿da igual el tipo? No importa.

Las piñas del pino piñonero las podemos guardar para los piñones,

pero también nos servirían.

Sí, que hay muchas, nos da para todo.

Vale, ¿qué más?

Necesitamos también hojas de eucalipto.

El eucalipto lo encontramos todo el año verde,

por lo tanto, no hay problema para conseguir las hojas.

Por último, necesitamos, si es para adultos, romero.

Si es para niños de más de seis años, romero no.

Ese es el que tengo que quitar, ¿no? Para tus niños, sí.

Si tienen menos de seis años, se lo preguntas a tu pediatra

y, seguramente, te va a decir que sí, pero, primero se lo decimos.

Vale, ¿y qué hacemos una vez que tenemos las plantas preparadas?

Las tenemos cortadas y lo que vamos a hacer

es poner a macerar en vaselina.

Esta vez, no va a ser aceite, sino vaselina.

Vamos a poner vaselina líquida y vaselina filante,

el doble de la filante que de la líquida.

Filante es la que conocemos todos. Esta cremosa, sí.

La que utilizamos normalmente, ¿no? Sí.

La líquida, ¿se compra en el mismo sitio?

En el mismo sitio que la filante, sí. Ponemos las dos a fuego lento...

Cuando lo tenemos disuelto,

lo ponemos a fuego lento durante una media hora.

Cuando ha pasado la media hora, lo que conseguimos...

Lo ponemos aquí, ¿ves cómo hierve?

Cuando está calentito, ya podemos bajar el fuego

y dejar que vaya macerando durante media hora

y lo que conseguimos es esto.

Se convierte en eso. En esta pastita que tengo aquí.

Esta pasta,

que ya tiene todas las esencias maceradas,

y que vamos a colar... Yo ya te lo preparo.

Qué bien, perfecto.

Para separar las plantitas.

Esto lo vamos a guardar, porque cuando se enfríe,

esto va a venir espeso otra vez.

Lo vamos a guardar en un botecito antes que se enfríe.

¿Y se queda así? Y se queda así, una pasta, ¿ves?

Que es lo que vamos a aplicar debajo de la nariz...

Además, cómo suele... En el pecho...

Claro. Qué bien huele.

Las esencias de estas tres plantas son descongestivas y expectorantes,

nos van a ayudar a destapar la nariz y a sacar mucosidad.

Esto lo pondríamos debajo de la nariz...

De la nariz, en el pecho

o podremos dar un masaje en la espalda.

Estaba pensando que esto no sé si puede servir,

pero aquí que, alguna vez,

hemos hablado de los humidificadores naturales,

que hemos dado el consejo de poner

un cacito de agua encima de la calefacción...

Claro, añades una cucharita dentro... A parte del olor...

Se van evaporando las esencias y respiras mejor durante la noche.

Para los nenes o para ti mismo, si estás congestionado,

aparte que en la habitación hay un olor maravilloso,

encima, descongestiona. Pues sí.

La única variedad para los niños, quitamos el romero,

pero vamos, eucalipto, pino y... Vaselina.

Y romero. Me ha encantado.

Una última cosa, siempre se lo pregunto,

¿conservación en nevera también? No es necesaria la nevera,

solo que esté cerrado, seis meses. ¡Seis meses!

Que esté bien tapado, sí. Maravilloso.

Muchísimas gracias, Montse, como siempre,

por este remedio natural tan maravilloso.

Nosotros seguimos.

Hoy estamos hablando del cerebro, así que seguimos ejercitándolo,

de hecho, la pregunta del día va sobre el cerebro,

sobre la energía que gastamos al día,

¿saben ya la respuesta? ¿No se acuerdan de las opciones?

Venga, otra oportunidad.

(Música)

Ya estoy aquí con mi doctor De Benito,

en nuestro laboratorio tan loco de la tele, "El Locuratorio".

Cuéntame, tanto color... Tanto colorín

y tanta sustancia transparente, esto es agua.

Vale, vale. Pero esto no,

ya lo veremos, porque vamos a hablar de la viscosidad,

que es la capacidad de los fluidos de oponerse al flujo,

de ser viscosos, pegajosos, adherentes.

Como la miel, es pegajosa, viscosa.

Tenemos una serie de colorantes.

Mira cómo se comporta el colorante rojo...

El colorante es viscoso. Es más viscoso...

Que el agua.

Si lo echamos en agua, tiene tendencia a mezclarse, pero mira.

Ay, qué chulo.

Se mezcla, pero ya verás cómo se mezcla

y mantiene, al mismo tiempo, su propia consistencia,

se mezcla, pero no del todo, quedan hilitos,

no se disuelve del todo.

Porque son diferentes densidades. Tienen distintas densidades.

Qué bonito. Claro.

Con el amarillo, también pasa. Mira, el amarillo...

¿Terminarán mezclándose? Si lo agitásemos, sí.

Mira, con el verde, por ejemplo, pasa un efecto muy curioso.

Este, como es un poquito más fluido, mira.

Hace un efecto como de una nube. Sí, qué chulo.

(PÚBLICO) ¡Oh!

(Aplausos)

Y es porque es un poquito menos viscoso.

Es menos viscoso.

Mira que aquí se alcanza un equilibrio,

se han quedado estáticas, como las nubecitas.

Vamos a ver ese mismo efecto de que, efectivamente, la sangre

es más viscosa...

Ya saben que el doctor De Benito nos hace cosas muy chulas,

muy vistosas, pero todo tiene una razón de ser

y relacionado siempre con algún tema de salud,

en este caso, esto tiene que ver con la sangre

y cómo fluye por nuestro cuerpo. Exactamente.

La sangre va por las cañerías, por las venas, por las arterias.

Pero no fluye igual por todas partes.

Hay un fenómeno físico y es que los fluidos,

cuando van atravesando una tubería, circulan más deprisa

por el centro que por los bordes, que por las paredes.

¿Ah, sí? Sí.

Y cuanto más viscoso es el líquido que va por dentro,

más se aprecia ese efecto

y eso es lo que vamos a ver gracias a este experimento.

Ajá, pues cuéntame.

Esto contiene, simplemente, vamos a cambiar de posiciones,

tiene sirope maíz, una sustancia... Que me has dicho que no es agua.

Como más gelatinoso, más denso.

Lo que está en el vaso grande es sirope...

De maíz. Es más viscoso.

Y el medio, ¿hay algo?

Este tubo en el medio nos va a permitir

hacer un giro, una rotación. Vale, vale.

Al poner este líquido, este fluido,

al meter la aguja... Es bastante espeso, ¿verdad?

Se nota una cierta espesura.

Le pongo una gota...

de este colorante verde.

Es una gota... Entonces...

Me está costando, Luis, no entiendo muy bien lo de la sangre.

Estoy poniendo... Ahora. Ahora lo entenderás.

Estoy poniendo tres gotas de tres colores distintos.

Las estoy poniendo, una pegada al borde del tubo grande,

otra en el medio, a mitad de camino,

y la tercera la voy a poner muy pegadita, muy pegadita

al tubo de dentro.

Lo que queremos ver es cómo va a cambiar el efecto...

Según esté la gota más cerca de... Esto es un poquito pegajoso.

Más cerca de las paredes o más en el centro, ¿no?

Exactamente.

En el fenómeno de giro,

cuando hagamos un giro con el tubo que está en el centro,

vamos a ver cómo se desplazan los tres colorantes

a distinta velocidad.

El que está más cerca del tubo del centro,

se desplaza más rápidamente que el que está más periféricamente.

En la periferia. Exactamente.

Esto en tráfico es al revés,

normalmente, en el centro hay bastante más tráfico, ¿no?

Vamos a verlo con ayuda, porque esto es transparente.

Vamos a poner para que desde cámara se vea mejor este mismo efecto.

Tenemos las tres gotas... Recuérdame cuál es...

La verde está pegada al borde del grande,

la azul está en el medio

y la roja está pegada al tubo del centro.

Las tres harían de fluido de sangre, pero en diferentes posiciones,

para que veamos la velocidad.

Y el medio en el que se van a desplazar es viscoso

y vamos a ver el giro que hacemos.

Estamos viendo cómo, precisamente,

la verde y la roja tienden a desplazarse mucho más...

Van ganando, la verde se ha quedado...

La verde se ha quedado, ¿verdad? Sí, se ha quedado atrás.

Estás girando, está todo verde y azul...

Se han mezclado,

da la impresión de que se han mezclado

y han corrido de distinta manera, están en tres líneas,

porque cada una corrido... Las veo mezcladas.

Parece que están mezcladas desde aquí, desde arriba, no.

Para que lo veas, vamos a desandar lo andado.

Si ahora hago esto hacia atrás, ¿qué creéis que pasará?

Nada, ya está pintado, ya no puedes...

¡Que se están yendo para atrás otra vez!

Es como la moviola. No se ha mezclado.

No se mezclan.

Volvemos otra vez a tener las tres gotas igualitas.

Mira, ahí están las tres. Qué chulo.

(Aplausos)

Esto es un ejemplo de la viscosidad

y a pesar de que se están desplazando

y parece que se están mezclando, si recuperamos la posición original,

vuelven a estar en su mismo sitio. Me mola, me mola.

Creo que queda claro lo que es la viscosidad.

Me ha gustado mucho, doctor De Benito, como siempre.

Estos me los llevo para casa, que me quedan monísimos en el salón.

Gracias una vez más.

(Aplausos)

Continuamos en "Esto es vida!".

¿Ya saben la respuesta de nuestra pregunta del día?

¿Cuánta energía gasta nuestro cerebro?

¿La saben? ¿La 1? ¿La 2? ¿A, B, C? Vamos con la respuesta.

(Música)

La respuesta correcta es: 20 % de la energía total.

(Aplausos)

¿Lo han adivinado? ¿Sí? ¿No? 20 %...

Bastante más energía que el corazón, no me lo imaginaba.

No sé si los que trabajan tanto con la cabeza, gastarán más

o será estándar lo que gastamos todos,

pero ya es bastante, ¿eh?

"Estoy agotado de tanto pensar",

cuando estudias mucho, terminas agotando, eso sí es verdad.

Nos tenemos que marchar. Hasta aquí el programa de hoy.

Doctor Uríbarri, empiezo contigo, ¿con qué te quieres quedar hoy?

Con que siempre hablamos de ejercitar el corazón,

los músculos, y está muy bien, hay gente que corre,

va a los gimnasios, y es estupendo,

pero también tenemos que ejercitar el cerebro y el suelo pélvico,

una cosa que hemos aprendido hoy.

Si puede ser con la danza del vientre, mejor,

a mí me ha gustado. Todavía mejor.

Doctora Borregón.

Yo me quedo con los ejercicios de suelo pélvico,

que se pueden hacer en cualquier parte.

Tres veces al día, sobre todo, la gente que acabe de dar a luz

o la gente con incontinencia, para fortalecer ese suelo.

Tres veces al día, 10 minutitos de contraer y relajar,

como si cortáramos el chorro de la orina,

pero sin orinar, que eso, a la vez, es malo.

Doctor.

Yo me quedo con que es importante lo visto en "El Locuratorio"

del tema de la viscosidad,

es muy importante llevar una buena hidratación

para que la sangre no sea muy viscosa, muy espesa,

porque puede provocar problemas de falta de riego.

Muy importante la hidratación.

Y en este caso, también me quedo con los ejercicios de Kegel,

de hecho, despido del programa haciendo mis ejercicios.

Ahora mismo, los estoy haciendo

y con estos ejercicios les digo que pasen una buena tarde,

que se cuiden y que volvemos después de "Centro médico"

aquí, en "Esto es vida!".

Chao.

Esto es vida.

Si le sonríes te sonríe cada día.

  • Esto es vida! - 22/01/16

Esto es vida! - 22/01/16

22 ene 2016

Espacio de entretenimiento sobre salud y bienestar presentado por Cristina Lasvignes. Junto a ella en el plató,
tres médicos especialistas que abordan múltiples aspectos relacionados con la salud, siempre de una forma
amena y divertida. Además, otra médico del SUMMA recorrerá España para mostrar la salud desde distintos
puntos de vista.

ver más sobre "Esto es vida! - 22/01/16" ver menos sobre "Esto es vida! - 22/01/16"
Programas completos (64)
Clips

Los últimos 498 programas de Esto es vida

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios