www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
3365476
No recomendado para menores de 7 años Esto es vida! - 16/11/15  - Ver ahora
Transcripción completa

Buenas tardes. Hoy, en "Esto es vida!",

sabremos si existe una razón científica

que explique por qué los hombres no escuchan a las mujeres.

Sí, sí.

Aprenderemos a lavarnos bien las manos, algo muy importante

y que no solemos hacer bien. Y hablaremos de alergias.

Vamos a conocer a María,

una mujer que, por culpa de una alergia muy complicada,

vive literalmente encerrada en su casa.

Hola, soy María. Tengo 24 años,

tengo sensibilidad química múltiple

y llevo viviendo un año en esta habitación.

Nos sentamos.

Esta sauna nos sirve para desintoxicar

lo que nosotros no desintoxicamos

como una persona que no tenga sensibilidad química.

Esto nos ayuda a echar tóxicos.

Esto es vida.

Si le sonríes, te sonríe cada día.

(Aplausos)

Ahora sí, bienvenidos a "Esto es vida!".

Estoy con el doctor Luis de Benito. También están Fernando Uribarri

y la doctora Paloma Borregón. Bienvenidos a todos.

Ya se lo he dicho. Vamos a hablar hoy,

entre otras cosas, de alergias.

Lo vamos a explicar de una manera muy gráfica,

como nos gusta a nosotros. Pero antes, Luis,

me gustaría saber, de los invitados...

Del público. Iba a decir de los invitados.

De los invitados del público de hoy, ¿quiénes son alérgicos?

A ver, ¿cuántos? Oye.

Está bastante bien.

Por allí también tenemos unos cuantos alérgicos.

Me levantan la mano unos cuantos, los que tenemos enfrente.

Parece que... El tema preocupa.

Exacto, saber qué ocurre en un cuerpo cuando es alérgico.

Vamos a partir de la colaboración del público,

que siempre es tan servicial. ¿Qué pasa en un organismo sano?

Vemos a... Nuestro sistema inmunológico.

Ya me lo sé, nuestro poli. Patrullando perfectamente.

Además, con una buena visión de profundidad.

Por gafas no será. Hombre, claro.

Y es capaz de reconocer lo propio de lo extraño.

Hemos puesto lo del boquete, por el cual, de vez en cuando,

entran en el organismo, en esta ocasión, un alérgeno.

¿Qué es un alérgeno?

Es un trozo, un fragmento, de una proteína,

de un alimento que comemos.

Vale, yo traduzco. Me como un cacahuete.

Por ejemplo, una proteína de ese cacahuete.

Y entonces el sistema inmunológico comprueba que no es nada extraño.

Va dentro a seguir su curso. Muy bien.

¿Qué le pasa al sistema inmunológico de un paciente con alergia?

Le viene a pasar esto.

Le quitamos las gafas. Pero entonces no ve.

Se vuelve miope total. Vale.

¿Qué sucede en el organismo cuando tiene alergia?

Nos comemos el cacahuete.

Entra el mismo alérgeno en el torrente circulatorio.

Entonces, el sistema inmunológico no tiene muy claro si es algo malo.

No distingue. "No soy un virus.

No soy nada malo. ¿Por qué me cacheas?".

No distingue. Ante la duda, llama a otro,

que es igual de miope que él. Que no se entera

porque está un poco alterado. En cualquier caso,

como creen que es algo malo, rápidamente llaman a los anticuerpos

que vengan a neutralizarlo. "¡Tenemos un sospechoso!".

Lo trincan. Acordonando la zona y todo.

Acordonan la zona. Montan la parda.

Qué follón. Si es un trozo de cacahuete inofensivo.

Pero no se quedan contentos con eso. Llaman al ejército incluso.

¡Hala! Tienen una reacción...

exagerada.

Empiezan a liberar compuestos inflamatorios.

Producen mucha histamina.

Producen mucha histamina.

Empieza a producirse el picor en el cuerpo,

las reacciones inflamatorias, los sofocos...

Porque están produciendo sustancias inflamatorias.

Esto es lo que sucede en un organismo que tiene alergia,

tiene una reacción... Exagerada.

Desproporcionada, Cristina. Total, por un alérgeno

que en principio es inofensivo. Un trocito de cacahuete

y mira la que se ha montado. Vaya follón.

Es una reacción alérgica. Este follón inmunológico

que estamos viendo, lo que ocurre cuando somos alérgicos,

es lo que hace que reaccionemos. Sí, sí.

Cuando reaccionamos, vamos al médico y decimos: "Creo que soy alérgico",

y el médico nos receta antihistamínicos.

Antihistamínicos, corticoides, adrenalina...

Medicación. Medicación.

¿Y qué hace esa medicación? ¿Qué hace?

De alguna manera viene a decir: "Chicos, lo habéis hecho bien".

¿Tú eres el antihistamínico? Ah, vale.

Dice: "Chicos, lo habéis hecho bien. Os habéis pasado tres pueblos,

pero iros retirando de aquí, que no es para tanto".

Y el sistema inmunológico... Si le pide perdón y todo.

Porque se han pasado. Ha sido una reacción desproporcionada.

Una reacción que te puede comprometer la vida incluso.

Como siempre, muchísimas gracias.

Gracias, Luis, y gracias a nuestros voluntarios del público.

Muchas gracias.

Ahora vamos a la mesa con Fernando y con Paloma.

Está claro lo que ocurre dentro de nuestro cuerpo.

Estas alergias se manifiestan de diferentes maneras.

¿Cómos se manifiesta la alergia?

Pues sí, Cristina, de muy diversas maneras.

La reacción, afortunadamente, menos frecuente pero más grave

es la reacción anafiláctica. ¿Qué es eso?

Te puedes quedar en el sitio.

Es una reacción tan potente que te puede matar.

Afortunadamente, no es la más frecuente.

Puede haber síntomas digestivos. Por ejemplo, vómitos, diarrea.

Puede haber síntomas respiratorios, que decía antes Luis.

Y lo más frecuente son manifestaciones en la piel.

Cutáneos. Pues teniendo aquí a la dermatóloga,

a Paloma Borregón, que nos cuente ella.

Hay veces que la gente come algo y dice: "Creo que me ha sentado mal

porque me ha salido una roncha en una mano".

Eso normalmente no lo suele ser. He traído unas fotos

para que se vea en qué consiste. Es una reacción generalizada.

Uno se llena de lesiones por casi todo el cuerpo.

Muy típica la zona de alrededor del cuello o de la boca,

que es con lo que comemos. ¿Qué nos puede pasar?

Que esa histamina se libere. Vamos a ver las siguientes fotos.

Se libere, que es lo más peligroso, a nivel de la boca.

Se hincha la lengua, se hinchan los labios.

Cuando dices que se libera histamina

es lo que hemos visto de los militares.

Es todos los militares que hemos visto,

todas las proteínas que producen esto.

¿Qué hay que hacer?

Ves ahí que tiene... Ese es el riesgo.

Por eso decía Fernando que puede ser grave.

Si la lengua se hincha, si los labios se hinchan

o si la úvula, que es la campanilla, se hincha,

no nos puede dejar respirar. Por eso son situaciones de urgencia.

Luis, una cosa que seguro que en casa

más de uno se está preguntando. A mí me pasa a veces.

No es lo mismo ser alérgico a un alimento

que ser intolerante a un alimento.

Las alergias, como ha explicado Paloma,

pueden ser cuadros que comprometen la vida.

Son cuadros alérgicos donde interviene el sistema inmunológico.

Las intolerancias son mucho más frecuentes,

y son situaciones en las que uno come algo que le cae mal.

No a todos les tiene que caer bien todo.

Yo como pimientos y me caen mal y no soy alérgico.

A lo mejor eres intolerante. ¿Y los padres?

Los niños, Fernando, suelen tener muchas alergias.

De hecho, tenemos muchas pautas las madres

a la hora de introducir alimentos. Os voy a dar tres claves, Cristina.

Tres claves importantes para la introducción

de los alimentos en los niños. Clave número uno.

Tenéis que introducir los alimentos según lo paute vuestro pediatra.

No es un capricho deciros que a tantos meses

hay que introducir el huevo o a tantos el pescado.

Todo está pensado para minimizar las posibles alergias.

Clave número dos.

Nunca introduzcáis dos alimentos o más nuevos a la vez.

Si tiene una reacción alérgica el niño, no vamos a saber

si se debe a uno o a otro. Siempre de uno en uno.

Clave número tres.

Tampoco introduzcáis nunca un alimento nuevo por la noche.

Esta me parece interesante. Si el niño tiene una reacción,

lo acuestas inmediatamente o a los 15 minutos de haber cenado,

y puedes no enterarte. Y la reacción puede ser grave.

Mucho cuidado. Los alimentos nuevos, durante el día. Bajo vigilancia.

Muy buenos consejos los que nos dais, doctores.

Muchísimas gracias.

Luego seguiremos hablando de alergias.

Yo decía hace un momento que íbamos a conocer a una chica

que se llama María y que tiene una alergia tan grave,

sensibilidad química múltiple,

que hace ni siquiera pueda estar con nosotros en el plató.

Por eso, a quien tenemos por aquí es a Flori, su madre.

Sí, encantada. Buenas tardes y bienvenida.

Vamos a charlar enseguida contigo para que nos cuentes

cómo es vuestra vida. Pero antes, si te parece,

nos vamos a conocer a tu hija y cómo es la vida de María.

Hola, soy María. Tengo 24 años.

Tengo sensibilidad química múltiple

y llevo viviendo un año en esta habitación.

Solo salgo dos o cuatro horas a la semana.

Este armario lo he forrado entero con aluminio

porque la madera nos hace daño.

También está forrado por dentro

para que la ropa no coja el olor de la madera.

Toda la ropa tiene que ser ecológica,

porque nos produce muchos picores y dermatitis.

Y aunque sea ecológica, en muchos sitios echan tintes

que tienen químicos. Entonces, tampoco la podemos usar.

Esta es la mascarilla que uso normalmente,

lo que pasa que ahora mismo no me vais a poder escuchar bien.

Entonces, me la pongo para que veáis cómo se escucharía.

Pero de momento me pongo esta, que protege un poco menos,

pero para estar aquí, en casa, me sirve.

Como veis, la habitación está casi vacía

porque no puedo tener la mayoría de muebles que tenía antes.

No tengo cortinas porque hacen que se peguen más los olores.

La cama, el colchón y las almohadas son de algodón ecológico.

Y los muebles que puedo usar son de cerezo.

El único aparato eléctrico que tengo es un purificador de aire,

que limpia el aire de cualquier olor que pueda entrar

o de bacterias o de ácaros.

Me perjudican los móviles, el wifi, las ondas de los teléfonos móviles...

Las personas con sensibilidad química necesitamos tomar estos suplementos

porque, con los tóxicos que tenemos en el organismo,

nuestro cuerpo se debilita y pierde las vitaminas que tenemos.

El magnesio, por ejemplo, nos ayuda para los dolores,

el cansancio, las fatigas...

El Qüell Fish, que es pescado.

Yo, por ejemplo, como tengo el mercurio tan alto,

no puedo comer pescado.

Nos tenemos que vacunar todos los días.

Con estas vacunas, si tenemos alguna reacción,

frena esa reacción que tengamos.

Yo era peluquera.

Y empecé, a los seis meses, a tener dermatitis.

Eran dermatitis en la boca o en las axilas.

También empecé con intolerancias alimenticias.

Los últimos meses que estuve trabajando empecé con asma.

Todas las tardes yendo a Urgencias.

Iba y me decían que no tenía nada. Empecé a mirar.

Y vi que lo que me pasaba

era relacionado con la sensibilidad química.

Aquí también tengo una mesa

que tiene que ser de cristal y de aluminio.

Luego tengo aquí una sauna.

Nos tenemos que meter, más o menos, 20 minutos al día.

Nos sentamos.

Esta sauna nos sirve para desintoxicar

lo que nosotros no desintoxicamos

como una persona que no tenga sensibilidad química.

Estoy nos ayuda a echar tóxicos.

El problema que tenemos es que dejamos de sudar.

Dentro de unos años, con mi tratamiento,

con todas las medidas que tengo, poco a poco las podré ir quitando,

podré salir más a la calle.

Lo que más echo de menos

es irme a tomar una Coca-Cola a un bar

o salir a la calle sin mascarilla.

Tu hija nos lo ha explicado de una manera muy gráfica,

qué es lo que ella tiene,

que es la sensibilidad química múltiple.

Tiene alergia a todo. A todo.

Prácticamente, a todo. A todo.

Tiene que vivir, como yo decía... En una burbuja.

Aislada en casa. No puede salir, prácticamente.

Prácticamente, no puede salir.

Cuando ella sale, va en su coche. Porque tiene puesto un filtro

para que no entren los olores de la calle.

Y no sale del coche. No puede ir a un centro comercial,

a un cine, una discoteca... No puede hacer la vida

de una chica normal. Dices centro comercial, discoteca...

Tiene 24 años. 24 años.

Es lo que debería estar haciendo. Lleva un año con la enfermedad.

Lleváis un año, yo diría. Yo hablaría en plural,

porque si vive con vosotros... Sí.

Anquen vosotros podáis salir a la calle,

vuestra vida ha tenido que cambiar. Ha cambiado muchísimo.

De ser una familia normal, como todo el mundo,

pues tenemos que estar adaptándonos a cosas que ella necesita.

No nos podemos echar colonia, yo no me puedo teñir,

no me puedo pintar...

Cuando voy a estar con ella, esos olores a ella le afectan.

Y nuestra vida ha cambiado bastante.

Mi familia, mis hijas, las otras que tengo,

a mi casa, si vienen, tienen que tirarse una semana

lavándose con bicarbonato.

En la ropa no puedes echar suavizante ni jabón.

Tiene que ser con bicarbonato para que puedan estar con su hermana.

Y es muy duro.

Ella decía que echa de menos algo tan cotidiano

como salir a la calle y tomarse algo con sus amigas.

Es una chica que, o lo tiene guardado dentro...

No expresa... ¿No se queja?

No. No la he oído decir: "Jo, mamá, qué vida llevo.

No puedo salir". No. Es que María no dice nada.

A nosotros nos tiene, de verdad...

A veces digo que estamos su padre y yo peor que ella.

Que ella. Nosotros lo hemos llevado muy mal.

Ella, ¿qué tipo de relación tiene fuera de vosotros?

¿Tiene amigos, tiene pareja, tiene novio?

Ella tiene su novio. ¿Ah, sí?

Javi, que la ayuda mucho. La hace la comida,

la hace la cena, la mira las cosas...

La ayuda muchísimo. Es el que está con ella.

Si nos pusiéramos a enumerar todo lo que a tu hija

le provoca alergia, sería interminable la lista.

Es que hay muchas cosas.

Económicamente, ¿tenéis que comprar otro tipo de productos?

No sé si también, aparte de los medicamentos,

esa sauna que veíamos especial que necesita todos los días,

¿también se ha notado? Sí, claro. Eso es un gasto

que no te lo costea nadie. Te lo tienes que costear tú.

Y es un gasto que no esperábamos y nos ha pillado...

muy malamente.

Y ha habido gente en el pueblo donde vivimos, en Valmojado,

el ayuntamiento, que nos han hecho cosas

y ayuda para que María tenga sus tratamientos,

las vacunas y el suero que se tiene que poner.

En Casarrubios tenemos una tienda que hemos abierto ahora.

Tenemos una huchita y ahí va todo el mundo...

Colaborando para que María mejore. Al menos su calidad de vida,

ya que tiene que estar...

Para que el día de mañana pueda salir como una chica normal.

¿Tu deseo para el futuro de María? Que mi hija se mejore.

Es lo que deseo. Dime una imagen de tu futuro.

"Quiero verme con mi hija así, haciendo algo".

Algo que se te ocurra. Pues mira...

Lo que más me gustaría, ver a María bien.

De verdad, ese es mi deseo.

Verla bien.

Porque así es muy duro.

Ver a tu hija así todos los días.

Gracias.

(Aplausos)

Bueno, María. Ella es fuerte, tú lo has dicho.

Nunca se ha quejado. No, no. Nunca.

Ella es fuerte. Al menos es lo que os está demostrando.

Ella dice: "Papá, mamá, si yo, el día de mañana,

voy a estar mejor que vosotros. Porque vosotros vais a estar...

Con las cosas que coméis, os vais a poner peor".

Ella nos da mucha fuerza. Qué increíble.

Es un amor de niña. Muchísimas gracias, Flori.

A ti. Por haber estado con nosotros.

Te lo agradecemos un montón. Gracias.

Como decía, estás con nosotros

porque María no puede estar con nosotros.

Vamos a conocer en un rato a una persona

que tiene lo mismo que tu hija, sensibilidad química múltiple,

pero que está en un momento donde puede salir de casa.

Aunque tenemos que tomar una serie de medidas en el plató...

De hecho, voy a pedir que desalojen toda una grada.

Porque, como bien ha explicado Flori,

estas personas no pueden tener contacto con nadie

que se haya echado colonia ni desodorante ni tinte.

Mientras despejamos, vamos a ir con la doctora Caravaca

y con Juliana, que han ido a Villajoyosa

para explicarnos los beneficios del chocolate.

Y enseguida hablamos con Carmen.

Ya los aztecas lo tenían como símbolo de sabiduría.

El chocolate, además de ser un alimento delicioso,

tiene muchos beneficios para la salud.

La caravana de "Esto es vida!" ha llegado a Villajoyosa,

en Alicante, para contároslo.

-Hola, buenos días. -Hola.

-Somos de la caravana "Esto es vida!".

¿Te vienes conmigo a la caravana?

Te he escogido porque pienso que podrías estar en la menopausia.

-Sí, lo estoy. -Estás en ella.

-Sí. -Imagino que tendrás bajones.

-De vez en cuando tengo alguno. -¿Qué haces cuando los tienes?

-Voy a por el chocolate.

-Existe una relación entre la felicidad y el chocolate.

Y es precisamente porque el chocolate tiene unas sustancias

muy parecidas a las anfetaminas y estimula el sistema nervioso.

¿Sabías que el chocolate es el mejor antidepresivo natural?

-No lo sabía. -El chocolate se digiere muy bien

y no engorda tanto.

A la gente que esté de capa caída o baja de ánimo

le aconsejo que tome chocolate, pero negro.

Por las propiedades del cacao.

Porque el chocolate blanco es manteca de cacao con azúcar

y no tiene cacao.

-Entonces puedo comer chocolate sin tener remordimientos.

-Hola, buenos días. -Buenos días.

-Te veo muy joven y muy saludable.

-Pues, hija, de joven nada. Ya tengo 68 años.

-Las mujeres, cuando están con la menopausia,

tienen fluctuaciones hormonales, que hace que ellas,

aunque quieran estar felices, tienen una depresión endógena,

por así decirlo. Tienen que echar mano

de antidepresivos y estimulantes, y el mejor es el chocolate.

Tu corazón funciona perfectamente.

Y a una frecuencia maravillosa. -Pues qué alegría me estás dando.

-Mi consejo es que cuando una mujer esté en plena menopausia

y baja de ánimo, no solamente tome chocolate,

sino que haga vida normal. Le va a durar un tiempo,

no se sabe cuánto, no van a ser muchos años.

Y además aquí, en pleno Mediterráneo, en Villajoyosa, con el sol,

tiene los mejores factores para ser feliz.

-Bueno, Ana. Villajoyosa, este rincón de Alicante,

tiene todos los ingredientes para que alguien pueda ser feliz.

-Pues sí, Juliana. El sol, Mediterráneo y hasta chocolate.

¿Qué más queremos? -¿Qué más queremos?

Como estáis viendo ahora, esta grada la tenemos despejada

porque está con nosotros Carmen.

Carmen tiene sensibilidad química múltiple.

Estamos separadas porque, aunque yo he tomado las precauciones

de no echarme laca, no echar desodorante,

aun así sí que llevo algo de maquillaje.

Por lo que me explica Carmen, esta es una distancia prudencial

para no perjudicar en ningún caso a Carmen.

Por eso lleva esa mascarilla.

Carmen, nos contaba Flori que su hija vive recluida en casa.

No es tu caso, pero prácticamente.

También tienes alergia a todo. A todo.

Evidentemente, su hija me sirve de referencia.

Porque hasta que...

No sé si me llegará el momento de verme así o no,

pero intento hacer lo posible por evitar estar en contacto con todo

aun sabiendo los riesgos que hoy puedo correr.

Tú te dedicabas... Creo que eras peluquera.

Tenías una peluquería. Una profesión...

Es difícil mantener cualquier profesión con esta alergia,

pero encima una profesión donde estás rodeada de productos químicos.

28 años de peluquería. 28 años.

28 años de peluquería. Y nunca me podía imaginar

que mi negocio, mi profesión, lo que más me gustaba en la vida,

me estaba matando. Era lo que más te estaba...

Me estaba matando. Directamente.

Tienes que dejarlo. No solo tu profesión, sino...

La vida. La vida entera.

Es un cambio brutal. Se te junta el cielo con la tierra.

No entiendes nada.

No sabes por qué te ha ocurrido esto.

Te haces la misma pregunta siempre: ¿por qué a mí?

Tú entiendes perfectamente lo que vive María ahora mismo

encerrada en su casa. Lo que está viviendo María es...

Es algo con lo que nadie deberíamos, no sé...

No debería estar permitido esto.

Vivir así, entre cuatro paredes, no es nada fácil. Es duro.

Entonces, el consejo que le puedo dar a María

es que se agarre a la fuerza de su madre.

A lo que más le pueda importar ahora.

Yo estoy convencida que ojalá entre todos los afectados

y toda la sociedad, que estáis siendo más conscientes

y estáis adquiriendo... Entre todos vamos adquiriendo

más sensibilidad, más conocimiento sobre todo esto.

Ojalá algún día se pueda tener una solución.

Creo que no es digno vivir así. No.

Desde luego que no lo es.

Tú dices que María tiene que agarrarse a Flori

y al resto de su familia. ¿A quién te agarras tú?

A mi hijo.

Fue mi bastón desde el primer momento,

y fue lo que me hizo tirar hacia adelante.

Cuando te lo quitan todo, a lo único que te aferras

es a tu hijo, ¿no?

Lo que más me ha hecho...

tirar para adelante son los abrazos de mi hijo.

Su cabecita en el pecho y que te diga:

"Mamá, no te preocupes, que yo estoy aquí.

Voy a estar contigo y luchando contigo".

No sé si alguno de esos abrazos que te ha dado tu hijo,

esos inmensos abrazos, ha sido...

por culpa de alguien. Y entiéndeme lo que quiero decir con esto,

no sé si alguna vez has sentido... el rechazo...

Sí. Pero yo creo que con la sensibilidad química múltiple

pasa con otra enfermedad.

Yo creo que cualquier persona, cuando pasamos al otro lado,

está claro que ese rechazo es un poco...

Y es verdad que el desconocimiento forma parte de ese rechazo,

pero lo que hay que intentar, y es otro consejo que le doy a ella,

es que hay que decir lo que tenemos. Hay que darle voz e intentar...

Bueno, que somos como cualquier otra persona y hay que pelear

porque algún día esto pueda cambiar. Por eso, de verdad,

creo que es tan importante que hoy,

incluso tomando todas las precauciones

porque te estás poniendo en riesgo...

Hemos despejado la grada pero aquí hay...

Hay muchos olores. Productos químicos, olores que,

aunque tengas la mascarilla ya los estás notando.

Así que por eso te doy las gracias doblemente.

Es muy importante que hayas estado aquí.

Seguro que Flor y la madre de María y muchas personas como ella

te lo van a agradecer enormemente.

Gracias de nuevo. Y te vamos a dejar que te puedas marchar

porque sabemos que no es bueno que estés aquí mucho tiempo.

Muchas gracias, Carmen. Gracias.

Nosotros continuamos. Ahora vamos con una encuesta.

Hemos salido a la calle para preguntarles...

¿escucha realmente a su pareja?

¿Tú me escuchas? (RÍE) -Escucho, lo que pasa es que...

-Ya está, ya con eso está todo.

-¿Tú me escuchas? -Regular.

-¿Has visto?

-¿Tú me escuchas? -No.

(RÍE) ¿Has visto?

-No lo sé tampoco. De verdad, francamente, que no lo sé.

-Pues estamos así...

-Sí, yo creo que sí.

-¿Tú me escuchas? -Sí, te escucho pero no te oigo.

-¿Siempre? -Sí, hombre,

lo que pasa que hay veces que estás en otra cosa, pero sí.

-Siempre no. Si me preguntas siempre te digo que no. Si no, sí.

-No es que no me escuche, es que mi marido tiene una falta...

le estoy hablando y sigue andando. -Bueno, pero la escucho.

-Yo tengo que ir casi detrás de ti. Y más ahora sordete. Más.

-Nunca. -Nunca. Pero de verdad.

Le tengo que repetir 40 veces las cosas. Pocas veces me escucha.

-Se ha acostumbrado al tono de voz y... se desconecta.

-Habla mucho.

-El hombre, no sé por qué, entre que coge el mando y ve el fútbol...

-Y ella, ¿cree que le escucha? -Sí.

-Lo dudo. -Sí. Sí. Sí escucho.

-Otra cosa es que le haga caso, pero escucho.

-¿Tú me escuchas? -Pues sí, te escucho.

-Anda, mira qué bien... No sabía eso.

-Me escucha pero no me hace caso.

-Papi. ¡Papi! ¿Me escuchas? (RÍE) -Claro.

Ay, papi, ¿me escuchas? Bueno, yo creo que a veces es verdad

que no nos escuchamos los unos a los otros.

Pero lo que me parece increíble, Luis, es que exista un estudio

que diga que esto tiene una razón científica,

lo de que los hombres no escuchen a las mujeres. ¿Esto es así?

Bueno, hay un estudio del departamento de psiquiatría

de la universidad de Sheffield que lo encabeza el doctor Michael Hunter

con doce pacientes que lo que hace es analizar

cómo funciona el cerebro... Pero ¿qué es lo que dice el estudio?

Viene a decir, básicamente,

que a partir de los 6 minutos de atención de la voz femenina

la atención del cerebro masculino decae y se anula.

Bueno, en fin... Lo que faltaba ya. Una razón, encima, científica.

Habéis visto que hemos dividido a la grada

en mujeres, las que están con Fernando y Luis,

y hombres, que están con Paloma y conmigo.

Vamos a empezar, a ver si os parece, a ver qué opinan del estudio.

Primero las mujeres. A los 6 minutos de hablar a un hombre,

el hombre, por la frecuencia, deja de escuchar.

Cristina, yo estoy con Pilar. Pilar, ¿cuántos años llevas casada?

44. Y 5 de novios. ¿Cuántos minutos crees que tu marido

es capaz de seguirte la atención? Pues tres minutos...

(RÍEN)

¿No llegamos a los seis? Nada.

O sea, que el estudio es muy generoso.

Sí. Y si vamos a la verbena de San Isidro se da la vuelta

y yo me subo y el se da la vuelta y no me hace caso.

¿Y cuando quieres que te haga caso?

¿Qué truco utilizas para que te atienda?

Pues o me escucha o no ve el fútbol. Se queda sin fútbol.

Y después de este estudio, ¿vas a ser un poco más comprensiva con él?

Parece que hay una cierta base científica. ¿O te la refanfinfla?

No. Yo soy con él... muy buena.

Paloma, tú estás también...

Aquí estoy ¿con quién? Con Paco.

¿Y su mujer quién es? Pilar.

Tu mujer es Pilar. Aquí tenemos la otra versión. Cuéntenos.

¿Su mujer habla mucho? Bueno, de vez en cuando.

"Bueno, de vez en cuando..." Yo la tengo de relaciones públicas.

Porque está delante, que si no igual...

No, de verdad, me llevo muy bien con ella.

Ella dice que como tres minutos más o menos. ¿Usted cuánto diría?

Un poquito más. Un poquito más. Vamos a poner...

Depende del tema. Cuatro o cinco.

Depende el tema. Si le habla de fútbol...

Pero no para quitárselo, si es para quitárselo, entonces ya negociamos.

No quiere hablar de fútbol así que... Pero la escucha.

Vamos, llevan 44 años casados y 5 de novios.

Toda la vida.

Yo estaba diciendo que a veces es verdad

que dejamos de escuchar a la pareja, pero usted lo de la razón científica

a partir de ahora le va a decir que lo dice un estudio,

¿para dejar de escucharla? Si hay un estudio...

Cristina, mi abuelo, me acabo de acordar...

Mi abuelo decía a mi abuela que parecía un interruptor automático

porque salta y salta y salta y parece que no acabamos nunca.

Así los genes... Desde luego. ¡Lo has dicho tú!

Por norma general soléis hablar bastante más las mujeres

que los hombres. Hay de todo.

Luis, hay que desmentirlo. Hemos consultado el parecer

de una pareja veterana. Tengo a mi lado a Yaiza,

que seguro que no lleva 44 años de relación. Seguro.

No hay más que verle. ¿Tú que haces? ¿Te entiendes bien con tu pareja?

Hombre, yo creo que sí. Me entiendo dentro de lo que cabe.

Y si no me entiendo me tiro de morros todo el día y hago entenderme

por las buenas o por las malas. Pero hay un problema.

Con la edad perdemos, lo digo por lo más mayores,

perdemos audición de ciertas frecuencias...

O hacemos perderlas. No es que no queramos oír,

es que realmente no oímos. Luis, yo insisto con los 6 minutos.

A mí no me queda claro si estáis de acuerdo o no

con que el hombre, por una razón científica,

pierda la audición y deje de oírnos.

Mira, Cristina..., yo llevo oyéndote a ti en el programa muchas horas...

¿Qué vas a decir? Y sigo manteniendo la atención.

No me creo nada ese estudio. Ahí, ahí...

Esa es mi opinión. Ahí te quería ver yo. Claro que sí.

Mira, Fernando, hay más cosas aparte de la atención.

Hay que ver el punto de vista del que lo dicen las mujeres.

Que tienen mucho sentido común, pero una psicología diferente.

Es cierto que a veces escuchamos pero no interpretamos bien la señal.

Luis, yo estoy contigo.

Creo que tenemos que hacer otro estudio científico.

Nos vamos a entender tú y yo. Sí, al final nos vamos a entender,

aunque a veces nos cueste. ¿Por qué? ¿Cuál es el problema? La traducción.

Ahí es donde tenemos los problemas. Por ejemplo, ¿cómo te llamas?

Borja. ¿Tienes novia?

No. Si tuvieras novia y te dijera:

"¿Este fin de semana te quieres ir con los amigos?

Vale, no me importa, haz lo que quieras".

Pues no me voy. No te vas. Muy bien.

Pues tienes el primer paso fantástico para tener novia.

Sabes traducirla. Ahí. Traducción. Eso es lo que nos falta.

Entendernos más. Muchísimas gracias a todos. Yo tengo que decir,

y no es por devolverte el piropo, Fernando, pero es cierto.

Yo, al que entiendo perfectamente cada vez que habla de los niños

es a nuestro pediatra el doctor Uribarri. Por eso muy atentos todos

a los consejos que nos da para los niños.

En esta época del año llegan las bronquiolitis,

una infección vírica, respiratoria, que afecta a muchos niños pequeños

y les produce fundamentalmente tos, fiebre y dificultad respiratoria.

La dificultad respiratoria la notaréis en que respira

más rápido de lo normal, mueve mucho la barriga, se le hunde aquí arriba

y se le ve agobiado. Cuando todo va bien,

que la mayoría de las veces son leves y van estupendamente bien,

lo primero que desaparece es la fiebre. Dura dos o tres días.

Después la dificultad respiratoria dura cuatro, cinco o seis días

y posteriormente la tos, que es lo que más tarda en irse,

tarda entre 15 y 20 o incluso más días.

De eso no os tenéis que preocupar. Iréis notando que la tos

cada vez es menos frecuente, menos intensa y es un mecanismo bueno.

Es un mecanismo de defensa que no queremos cortar.

Por lo tanto tener claras las ideas. La bronquilitis es una infección

que produce tos, fiebre y dificultad respiratoria

y la mayoría de las veces tiene un curso muy bueno y se cura rápido.

Bueno, pues ahora estoy con Marta.

Marta ha venido porque se ha puesto en contacto con nosotros

porque tenía una duda y quería que nosotros se la resolviéramos

o ayudáramos a resolverla. Y es, Marta...

Pues es que mi ginecólogo me propuso hacerme la amniocentesis

y me gustaría saber exactamente en qué consiste.

Y los riesgos que tiene, si es bueno hacérsela...

Seguramente muchos de los que están por aquí tampoco tienen claro,

no solo si se debe hacer o no, tan siquiera qué es.

Me miran los chicos jóvenes pensando que no tienen ni idea de lo que es.

No os preocupéis. Tenemos a nuestro doctor Luis de Benito

que nos lo va a explicar de una manera muy gráfica

y después le preguntamos a Marta y al resto si os ha quedado claro.

Vamos a explicarle a Marta y a todos los demás qué es una amniocentesis

y por qué se hace. En qué consiste y por qué se indica.

A través de la sonda de una ecografía hacemos ecografías

a los niños que están dentro del útero.

Aquí vemos una imagen de una ecografía

donde vemos el corazón latiendo, la carita del niño

y un espacio donde hay líquido amniótico.

Al líquido amniótico accedemos

poniendo un poco de anestesia sobre la piel

para que la piel no duela y una vez que está anestesiada,

que es lo único que duele, cogemos una aguja fina pero más larga,

entramos por el mismo sitio por el que hemos puesto la anestesia

y llegamos a la cavidad amniótica, que es la bolsa donde está el feto.

Pinchamos y llegamos a donde está el líquido.

Esto siempre bajo control ecográfico.

Vemos aquí la sonda ecográfica para no pinchar al niño.

De esta forma extraemos líquido, que es lo que se analiza

para ver si el niño viene en buena situación,

si tiene alguna enfermedad que podamos tratar previamente...

En definitiva, conocer... Es una prueba meramente diagnóstica,

no es terapéutica, para conocer en qué situación viene el niño.

Evidentemente es una prueba diagnóstica

que también tiene sus riesgos los cuales explican los ginecólogos.

Hay que valorar los pros y los contras de realizar la prueba.

¿Te ha quedado claro? Sí, muy claro.

Ahora hay que valorar los riesgos y las ventajas.

Pero lo que es... Sí, lo que es, seguro.

Oye, pues igual que ha hecho Marta, si ustedes tienen alguna duda

y quieren que nosotros se la resolvamos y se la expliquemos

de estás maneras tan gráficas y tan naturales

que nos gusta explicar las cosas, se ponen en contacto con nosotros

en el programa "Esto es vida!" por ejemplo a través de Facebook,

que tenemos nuestro perfil, Estoesvidatve.

¿No sabemos todavía lo que es o ya sí?

Creemos que niño. Pero todavía no es seguro.

Ay, qué bien. Pues que vaya todo fenomenal

y atenta a todo lo que nos dice Fernando que da consejos muy buenos.

También nos da consejos muy buenos la doctora Borregón

que debe estar por ahí porque va a explicar algo que parece sencillo,

que sabemos hacer todos, lavarnos las manos,

pero que no. Lo hacemos muy mal. Y por eso hoy vamos a aprender

a lavarnos las manos como Dios manda.

Cristina, no es tan fácil lavarse las manos.

Cuando a uno le preguntan siempre piensa que es de lo más sencillo,

pues no es tan fácil. En las manos es donde más bacterias se quedan

y es importante lavárselas.

De esa manera la Organización Mundial de la Salud

ha publicado un mecanismo para hacerlo.

Hay que acostumbrarse a hacer esto

como si fuera una especie de gimnasia

y acostumbrarnos con el aerobic a lavarnos las manos.

Tenemos unos cuántos pasos que seguir.

Cristina oye aerobic y se apunta. Vamos a verlo. Vamos a empezar.

Lo primero que hay que hacer es...

Esto tiene que durar entre 40 y 60 segundos, casi un minuto con esto.

Primero es abrir el grifo y le damos agua.

Tenemos música y todo. El público lo puede aprender también.

Siguiente, echarnos jabón. Jabón abundante.

Y ahora ya nos vamos moviendo. Manos en círculos para las palmas.

Oye, no os veo moveros. Uno, dos, tres, cuatro. Perfecto.

Seguimos. El dorso se las manos también.

Igual. Un, dos, un dos.

Seguimos. Entre los dedos. No os veo hacerlo al público.

Yo tampoco. Vamos. Dedo con dedo.

Aquí hay que darle un poco más de movimiento.

Los pulgares, superimportante. Un pulgar y el otro pulgar.

Y las uñas contra la palma de la otra.

Después nos tenemos que aclarar con el agua.

Metemos la mano debajo del grifo y tenemos que estar unos 8 segundos.

Esto que estamos diciendo yo he dicho que es vital.

Es importantísimo y lo es tanto que esto que estamos viendo aquí,

es algo que nos recomiendo la Organización Mundial de la Salud.

Me he quedado aclarándome.

Muy importante, para secarnos las manos,

coger un papelito. Alcánzame...

Coger un papel y no solo secarnos las manos

sino que el grifo, que esta sucio porque lo tocamos antes

y porque lo ha tocado todo el mundo, con el papel cerramos el grifo.

Ah, con el mismo papel. ¿Hacemos un repaso?

Casi un minuto lavándonos las manos. Vamos allá. ¿Preparados?

Agua. Damos al grifo. Agua.

Eso es. Jabón. Generoso.

Vamos con el jabón y empezamos los gestos. Uno, palma con palma.

Dorso, la parte de arriba de la mano.

Torso. Dorso.

¿Qué he dicho? Torso.

Ah... Entre los de dos.

Ahora doblamos los dedos, dedo con dedo.

Mañana todos en casa...

El primer dedo el pulgar por separado,

que ese queda mucha suciedad.

Y las uñas con la palma de la otra mano.

Yo ya no sé con qué mano voy. Tienes que hacer las dos.

Sí, perdón. Ahora nos tenemos que aclarar.

La canción "Cumpleaños feliz". Más o menos ocho segundos.

Un momento. Hemos cortado el agua desde que hemos abierto.

que esto ya lo dice... que estamos con el agua como para...

Ahora nos tenemos que aclarar, ocho segundos aclarándonos.

Podemos usar una canción como "Cumpleaños feliz".

(CANTAN) "Cumpleaños feliz,

cumpleaños feliz,

te deseamos todos,

cumpleaños feliz". Y ahora papel.

Nos secamos.

Cerramos el grifo y ahora qué pasa, que me voy del baño.

Esto es lo que me da más rabia. La puerta nunca la puedes empujar.

Tocas la puerta y ya la ha tocado todo el mundo.

Pues con el papelito que no hemos tirado

hemos cerrado el grifo y abrimos la puerta del baño con él.

No es tan complicado. A que mañana todos

cantamos "Cumpleaños feliz". Y todos en casa... Un, dos, tres...

Que lo vuelvo a hacer, ¿eh? Que tengo toda la tarde...

Vale, parece que esta vez sí que ha quedado claro

todas las recomendaciones de la OMS. Es complicado pero es importante.

Los médicos, cuando operamos, tenemos que lavarnos las manos

sin tanta musiquilla, pero igual, para que las manos estén limpias.

Esta parafernalia es importante.

Y en la vida para que se nos quiten las bacterias, lo mismo.

Muchísimas gracias, Paloma. Nos ha quedado muy claro.

Vamos con Fernando. Tú también te lavas las manos muy bien.

Vaya marcha tenéis, Paloma y Cristina, vaya lavado de manos

tan divertido y tan bueno y tan bien hecho.

Bueno, ¿quieren ustedes saber cuál es la capacidad

de almacenamiento de orina de nuestra vejiga?

Vamos con curiosidades de la ciencia.

Ya estamos aquí en nuestro "Locuratorio".

Han visto que ahí están colocados ya cuatro personas del público.

Enseguida vamos a contar por qué están estos voluntarios... forzosos,

podemos decir, casi, con Paloma. Eso en un momento. Antes...

vamos con esto. ¿Qué nos vas a contar?

Hoy vamos a hablar de la transmisión nerviosa,

de cómo las neuronas transmiten la información de una a otra.

Para eso teneos un sistema simplificado.

Un cerebro de un hombre, por ejemplo.

Con dos neuronas nada más. Exactamente.

Dos neuronas, la de diario y la de festivo.

Eres tú. Y luego dices... Vaya día llevamos con las matrimoniadas.

Hay que ser simplificado. Esta neurona se mueve...

y tiene un movimiento...

Cuando empieza a moverse, ¿qué significa?

¿Que tiene una información? Que tiene información.

Y la otra que estaba parada... le transmite la información.

Vemos que la parada recibe información

y empieza a moverse. Y al mismo tiempo que recibe la información

aquella la pierde y se va parando. Una vez que pasa la información

ella ya ha hecho su trabajo y se calma. Y la siguiente se la pasa

a la siguiente y así...

Pero la neurona que ha recibido la información

ve a la otra quieta y le pasa de vuelta el mensaje.

Y hace que habiendo estado parada vuelve otra vez a moverse.

Mientras que esta va parándose. Se van transmitiendo

la energía del movimiento de un lado al otro y del otro al uno.

Y una vez que transmiten se paran hasta que vuelve a llegar

y eso es lo que ocurre en nuestro cerebro con las... corrientes...

descargas... Exactamente. Es muy simplificado.

Hay cerebros más complejos.

Por ejemplo las mujeres tenéis un cerebro más complejo.

Ay, que me has preparado uno femenino...

Bueno, algunos hombres también lo tienen así.

Hombre, Luis, tú tienes muchas más que estas.

Cuatro o cinco más. Con neuronas de colores...

Vamos a ver aquí un sistema más complejo de esa transmisión.

De cómo funcionan las neuronas y cómo se traspasan la información.

Exactamente, de una a otra. Y sobre todo porque actúan coordinadamente.

No es que se pasen información de una forma...

Cuando hablamos de información es como cuando nosotros queremos

mover un brazo y nuestro cerebro nos dice que movamos un brazo.

Exacto. El chispazo que le transmite una a otra.

Si soltamos estas neuronas se ponen a moverse cada una...

Como son péndulos distintos da apariencia de movimiento caótico.

Sí, cada una va a su bola. (RÍE)

Chiste fácil. Pues no creas que es así.

Ah, ¿no?

Si lo miras desde una perspectiva diferente,

es una coreografía, es un movimiento muy organizado.

Y desde otra perspectiva se puede ver que esa información

tiene un sentido... Es decir, que tienen una coreografía

y terminan... Ah, míralas. ¡Es verdad!

Al final han terminado coordinándose.

Tiene sentido lo que está diciendo una mujer, aunque no lo creamos.

Luis, al final vamos a terminar... No, entiéndeme...

Si es que se trata de verlo desde la perspectiva del otro.

Claro, tiene sentido. Claro que tiene sentido.

Que no nos entendéis pero esto demuestra

que todo lo que decimos tiene sentido.

Es comprensible. Vale.

Yo decía que teníamos a nuestros voluntarios forzosos...

Vamos a ver con un ejemplo práctico

cómo se transmite la información nerviosa de uno a otro.

Como siempre me tenéis de músculo me voy al músculo.

¿Te vas allí? Vale. Y me he traído a la única

que no a sido voluntaria forzosa porque lo hace encantada

porque ella va a manejar los mandos, que es nuestro cerebro. Paloma.

Aquí tenemos a nuestras neuronas. Tranquilos, son descargas... nada.

Dan un poco de risa y ya está. No os preocupéis.

Y allí tenemos a Luis, que es nuestro cuerpo.

Vamos, a ver, Luis, ¿cómo funciona?

Básicamente desde del cerebro tiene que emitirse una orden

y por impulsos nerviosos va pasando de neurona en neurona

hasta que le llega al cuerpo que ejecuta la orden del cerebro.

Vale... Una neurona transmite la orden

a la siguiente y la siguiente... Los impulsos nerviosos

son las descarguitas eléctricas que les mete Paloma

para que vayan traspasando la información.

¿Eh? ¡Qué bien! ¡Qué divertido "Esto es vida!"!

¡Eh! ¡Qué guay! (RÍE MALVADA)

Bueno, pues vamos allá, cerebro. Su orden.

Mi orden va a ser "agáchate".

Me ha transmitido la orden y me he agachado.

Oye, estos impulsos nerviosos que estamos viendo

tampoco tienen tanta... ¿Se puede meter un poco más de chicha

en los impulsos nerviosos? (PÚBLICO) ¡Sí!

Es que les he visto yo que se agachan como que tampoco...

les debe dar mucha cosa. Cerebro, estoy cansado.

El músculo está cansado, entonces ¿qué pasa?

El músculo le tiene que decir al cerebro que está cansado.

Para levantarse necesita más energía.

¿Qué hace el músculo para decirle al cerebro... ¿qué haces?

Me estoy cansando, cerebro.

(GRITA)

Y yo me entero y le digo... Levántate.

Menos mal. Ha quedado claro cómo las órdenes

llegan a través de nuestras neuronas.

Esto en el cerebro no pasa, pero son impulsos nerviosos

y así nos llegan las órdenes.

Es un ejemplo de transmisión nerviosa.

Lo hemos hecho a tiempo lento, a cámara lenta.

Esto sucede en milésimas de segundo.

El cerebro está jugando un rato, de paso con las...

Esto es caótico ya. Estamos descubriendo una faceta

de Borregón que yo no conocía. Es un poco maquiavélica.

Solo sigo órdenes. ¡Suelta!

Muchísimas gracias a nuestros voluntarios.

Dejamos ahí los bornes.

Pedimos a Fernando que entre y que se una.

Paloma, ven aquí, maquiavélica. Cómo le dabas al botón.

Nos tenemos que marchar, chicos. Yo soy una mandada.

Sí, anda que no te estaba gustando...

¿Con qué nos quedamos hoy del programa?

Nos quedamos con que hemos aprendido muchas cosas sobre la alergia

y sobre la conducción nerviosa que nos acabáis de explicar.

Luis.

Que si escucho a mi mujer desde otro punto de vista

a lo mejor la entiendo. Ay... Dios mío...

Y yo me quedo con que hay que lavarse las manos,

pero hay que lavárselas bien. Dedicando un tiempo

porque en las manos se acumulan bacterias.

Se nos ha quedado a todos lo de la canción.

Lo importante que es lavarse bien.

Como siempre, un montón de cosas. Mañana más salud.

Por la mañana "Saber vivir"

y por la tarde, después de "Centro médico",

nosotros en "Esto es vida!". Cuídense. Ciao.

Esto es vida.

Si le sonríes te sonríe cada día.

Quiérete, mímate, día a día.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Esto es vida! - 16/11/15

Esto es vida! - 16/11/15

16 nov 2015

Espacio de entretenimiento sobre salud y bienestar presentado por Cristina Lasvignes. Junto a ella en el plató, tres médicos especialistas que abordan múltiples aspectos relacionados con la salud, siempre de una forma amena y divertida. Además, otra médico del SUMMA recorrerá España para mostrar la salud desde distintos puntos de vista.

ver más sobre "Esto es vida! - 16/11/15 " ver menos sobre "Esto es vida! - 16/11/15 "

Los últimos 498 programas de Esto es vida

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
Recomendaciones de usuarios