www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3445945
No recomendado para menores de 7 años Esto es vida! - 15/01/16 - ver ahora
Transcripción completa

Ana María, tú estás convencidísima.

Yo estoy convencida de intentar dejarlo,

pero no puedo jurar que no vaya a coger un cigarro.

De verdad...

No lo sé. Porque lo hice hace cinco meses...

O sea, estuve cinco meses sin fumar y mi promesa era que nunca más.

Además lo bien que me encontré y he vuelto a pecar.

Espero que esta prueba tan fuerte de hoy

me haga estar esos cinco meses y 50 años más si los vivo sin fumar.

Lo voy a intentar con todas mis fuerzas, por supuesto.

Lo vas a intentar y...

y nosotros, además, Ana María, lo vamos a poder comprobar

porque vamos a seguirte muy de cerca.

Te hemos dado la mano y ya no te la vamos a soltar.

Vale, perfecto. Vamos a ir comprobando contigo

y además animándote a que esta vez sí que lo consigas de verdad.

Ella está dispuesta a dejarlo, a intentarlo y no volver a fumar

de una vez por todas. ¿Verdad que sí?

Bueno, quiero dejar de fumar. ¿Quieres dejar de fumar?

Necesito dejar de fumar.

(Aplausos)

Claro que sí.

Y necesito que me ayudéis a dejar de fumar.

¿Recuerdan ese momento? ¿Qué tal, cómo están?

Ocurrió hace pocas semanas.

Ana María, que fumaba un paquete y media al día

se comprometió en nuestro programa a dejar de fumar.

Pues bien...

Ana María estará hoy de nuevo en el programa porque hay novedades

y se las vamos a contar.

Hemos descubierto algo que justifica que Ana María esté de nuevo

en este plató.

Ahí sale, ahí sale.

Venga, graba, graba.

Pero ¿está fumando o no está fumando?

Esto es vida.

Si le sonríes te sonríe cada día.

Quiérete, mímate, día a día.

¿Han visto el adelanto, ¿no?

Pues luego veremos qué es lo que vieron nuestras cámaras

en "Esto es vida!".

Pero ahora es el momento del Locuratorio.

¿Qué tal, doctor De Benito? Hola, Cristina. Buenas tardes.

Cuéntame qué vamos a hacer hoy.

Mira, con el comienzo del video nos tienes en ascuas.

Es lo que vamos a hacer hoy, vamos a hacer un poco de ascuas,

un poquito de fuego, pero porque vamos a quemar metales

que tenemos en el cuerpo. ¿Ah, sí?

Es que la gente cree que los metales no arden. Sí, sí que arden.

Vamos a ver los principales metales que tenemos en el cuerpo

cómo arden y de qué color sale la llama.

Ah, y de qué color.

Les vamos a sacar los colares a los metales de nuestro cuerpo.

Les vamos a sacar los colores. Muy bien.

Te tienes que poner la mascarilla. Es para protegernos.

Va a ser, como se dice vulgarmente, una buena chasca, ¿no?

Vamos a intentar que no llegue la sangre al río.

Vamos a ver los principales metales que tenemos en el organismo.

Empezamos sacándole el color a este primer metal que tenemos ahí.

Este primer metal es muy conocido. Se llama sodio.

El sodio interviene en la sangre...

Pero el sodio es sal.

El sodio es un metal.

Si lo aislamos, si está mezclado con el cloro, entonces es sal.

Cloruro de sodio se llama.

Bueno, nosotros vamos a ver qué color sale cuando quemamos el sodio.

Y junto al sodio también tenemos el potasio,

que es otro ión muy frecuente. Vale, espera. ¿Qué estás echando?

Esto es alcohol. Es un poquito de alcohol.

Ah, vale, para que arda. Para que se inicie la reacción.

Vamos a ver los distintos metales que tenemos

y vamos a ver la distinta llama que sacan cada uno de los metales.

El sodio es muy importante para la tensión arterial.

El potasio es muy importante para la contracción muscular.

De hecho, viene de ahí los calambres, tomamos plátano, tomate,

alimentos ricos en potasio porque cuando tenemos muy bajo el potasio,

nos ha calambres. Muy bien.

Esto otro tan bonito... Este tiene color azul.

Supongo que la llama será azul. Bueno...

Luego lo vemos.

Este es cobre. El cobre está en menos cantidad

que el sodio y el potasio. El cobre es azul. No lo sabía.

Sobre todo cuando se oxida.

Has visto cuando se oxida alrededor, que quedan unos ribetes azules.

Pues por eso. Ah, vale.

El cobre está en menos cantidad.

Está en el hígado, en el corazón...

Ayuda a algunas reacciones metabólicas.

No sabía que teníamos cobre. Sí.

Incienso y mirra también tenemos. Tenemos un montón de metales.

Ya verás.

Este que tenemos aquí... ¿Qué es?

Calcio. Este sí, el de los huesos.

Pero el calcio tampoco pensaba que era un metal.

Sí, el calcio es un metal. Está en los huesos, en los dientes.

Todo el mundo sabe la importancia que tiene.

A estos cuatro metales les ponemos un poco de alcohol.

Al otro que tenemos no le va a hacer falta que le pongamos alcohol.

No. Porque arde él solo bastante.

Vale. Es magnesio.

El magnesio también lo tenemos en muy poca cantidad

y actúa en reacciones sobre todo en el cerebro.

En digestivo también lo damos,

porque ayuda a mover mejor el intestino.

Combate cosas de estreñimiento, etc. Vamos a sacar los colores.

Les sometemos a este calor intenso y así...

Vamos a ver de qué color cree la gente que va a salir la llama

del sodio. Del sodio, por ejemplo.

¿Qué creen? El sodio es la sal... La llama blanca.

Vamos a ver de qué color sale.

Eso, nos bajan un poco la intensidad de la luz.

Date cuenta que el sodio está mezclado,

todos losmetales están mezclados con un poco de serrín.

El serrín ayuda a arder para que el metal siga ardiendo.

Mira, mira. Se va viendo...

Sale una llama más bien anaranjada. Yo diría roja, casi.

Yo la estoy viendo roja. A ver si voy a ser daltónica.

El potasio arde con un color muy bonito.

Tiene la llama un poquito morada. Pero no me lo adelantes.

Sí. La llama es un poco morada porque los dos iones

influyen mucho en la contracción muscular.

¿Qué son los iones estos de los que me hablas?

¿Quiénes son esos tipos?

El sodio y el potasio son los que se intercambian entre las neuronas

cuando hay despolarización.

El cobre tiene un color verdoso. El cobre, qué bonito.

Luego los podemos azuzar un poco más.

En el caso del calcio... Blanco, como los huesos.

Bueno... Es un color más moradito.

Ah, es morado.

Atención, porque la llama del magnesio cuando arde

emite una radiación ultravioleta. Es muy potente a la luz.

Como el arco de soldadura de los soldadores,

que no hay que mirarlo porque te puede hacer daño en la retina.

Sale un color blanco intenso.

Tarda un poco en arder porque es un metal...

Si, además no le has puesto ni alcohol ni nada.

No, no. No hace falta.

Pero desprende una radiación muy potente.

Mira, al cobre lo podemos echar un poco.

Si lo azuzamos un poquito queda un poco más bonito.

"Sandrahalala". Mira...

Esto nos ayuda a saber la radiación.

De qué están hechas las estrellas allá a lo lejos.

Porque nadie ha ido a las estrellas.

Por la radiación que emiten las ondas de las llamas,

podemos averiguar de qué están hechas las estrellas

a millones de años luz.

Estos son metales que tenemos en el cuerpo.

Vamos a ver uno que no lo tenemos en el cuerpo,

pero por desgracia también estamos sometidos a él.

Lo tenemos en los esmaltes, en las pinturas y es el boro.

El boro.

Sí, este es un metal que si lo mezclamos aquí

con un poquito de ácido sulfúrico... ¿Ese es tóxico, es peligroso?

Puede ser tóxico, sobre todo los vapores.

Si le metemos con ácido sulfúrico y lo calentamos,

va a emitir un gas.

Ese gas arde con un color muy llamativo también.

Dale candela. Bueno, espérate.

Tenemos que ver que sale un humillo por arriba.

Ah, que primero tiene que salir el humo.

Sí, está hirviendo un poquito y se forma humo en el interior.

Es el gas, el ácido sulfúrico, que reacciona con el boro,

se calienta y va subiendo un humillo.

Yo creo que ya se puede, ¿eh? ¿Sí?

Sí. A ver.

No, todavía... Mira.

Ahí lo tenemos. Qué bonita esta.

Es una llama de color esperanza. Qué bonita, pero es tóxica.

O sea que nos engaña. Bueno, si combustiona no tanto.

Porque se va quemando y no es tan tóxico.

Ah, vale. Sería más tóxico si no se quemase.

Toda la vida pensando que todas las llamas...

Oye, eso está subiendo mucho. Sí, claro.

Podemos apagarlo un poco. Oye, oye, oye...

No te preocupes. No, si desde aquí no me preocupo.

Pero desde aquí.

Esto se puede tapar. Si quieres lo tapamos un poquito...

Gato con guante no caza ratones. Así...

Estamos más protegidos. Qué bonita la llama.

Vemos cómo los metales arden de diferente manera.

Es muy importante... Esto no lo hagáis en casa.

Era para ilustrar que los metales que tenemos en el cuerpo

también arden y con unos colores muy bonitos.

Muchísimas gracias, doctor De Benito.

Muy bonitas todas las llamas.

Se lo decía hace un momento.

¿Recuerdan a Ana María?

Estuvo en el programa hace unas semanas,

para contarnos que está enganchada al tabaco desde hace 42 años.

Cuando vino fumaba un paquete y medio al día.

A lo largo del programa, intentamos convencerle, ¿verdad?

Del riesgo al que se estaba exponiendo.

Ella nos prometió, nos dijo, nos juró,

que no iba a volver a fumar. Que lo iba a dejar.

Hace poco su marido Enrique, doctor De Benito,

nos dejó un mensaje de ayuda. Casi un SOS.

Hola, soy Enrique. Marido de Ana María.

Mi mujer ha reducido más de un 60 % el tabaco,

os he llamado para pediros ayuda, a ver si a través del programa

podemos darle ese empujoncillo que tanto hace falta

para que pueda dejar el tabaco definitivamente.

Si queréis, vamos al puesto de trabajo

a ver si la pillamos fumando y así lo comprobáis vosotros mismos.

Hay un cigarro que es imperdonable. Es el de por la mañana con el café.

Vais a comprobar que le doy el café y en dos minutos sale a fumar.

Mira, ahí salí, ahí sale. Está fumando.

¿Lo estás grabando, no?

Venga, graba, graba.

-Madre de Dios...

-He tenido que pedir ayuda al programa

para intentar solucionar el tema del tabaco.

Hay que dar el último empujón.

A ver si te acabas de concienciar de que el tabaco hay que dejarlo.

Ahora vamos a ir a un par de sitios...

-¿Y dónde vamos a ir?

Y vamos a ir sin tabaco. -¿Sin tabaco?

-Sin tabaco.

-Sabes que eso me da ansiedad.

-Bueno, vamos a verlo.

-¿Me lo quitáis? Gracias... Vale.

Aquí está de nuevo Ana María. Buenas tardes y bienvenida.

Acompañada de Enrique. Nuestro cómplice.

Ana María... Te hemos pillado.

Sí. El primer cigarro de la mañana. Es a las 11:00 de la mañana.

El primer cigarrillo.

Desde luego, nada que ver como cuando viene al programa,

que a esa hora llevaba como siete u ocho.

No, era el primero.

Me ha ido muy bien haber venido.

He rebajado... El día que tengo vida social llegaba a los diez.

He rebajado de los 30, 30 y pico, a seis, ocho o diez, depende del día.

Para mí ha sido un éxito y una alegría muy grande.

Yo no... No quiero ser aquí la ceniza, pero...

Hemos reducido, eso está muy bien, pero no hemos dejado de fumar.

No has dejado de fumar, Ana María, que es el objetivo de este programa.

Nosotros, de todas maneras, yo te lo dije al final

del programa y lo hemos visto antes.

Te dábamos la mano y no te la vamos a soltar.

Es decir, estás en ello, lo estás intentando,

pero digamos que has caído, no has conseguido dejarlo completamente,

que es lo que nosotros queríamos.

Voy a recordar, no solo a Ana María, que creo que le quedó muy claro

en el programa, sino a todos los demás,

que en este país, ahora mismo, por culpa del tabaco,

mueren cuatro personas cada hora.

Para que nos hagamos... Casi cinco, porque son cada 10 minutos.

Son más...

Durante este programa, que son 45 minutos,

mueren cuatro personas por culpa del tabaco.

Eso lo tienes presente. Tienes presente todo lo que vimos.

Totalmente, totalmente clarísimo.

Conseguir en mí bajar de esa forma tan considerable,

eso no me lo creo ni yo.

¿Tú crees realmente, Enrique, que sí que se lo tomó en serio

y lo ha intentado?

Intentarlo seguro que lo ha intentado.

Ella era una fumadora...

compulsiva, ¿eh?

Fumar ocho o diez cigarros es un paso muy importante.

Pero... No nos tenemos que quedar ahí, ¿eh?

Yo no me quiero quedar ahí.

No te quieres quedar ahí porque no estás dispuesto.

Me dijiste la última vez que viniste.

Sí.

No estás dispuesto a aguantar y a seguir

con este susto continuo en el cuerpo.

Quiero recordar que en el caso de Ana María

su marido ha llegado a encontrársela tirada, ahogada,

que no podía respirar.

La has tenido que salvar la vida más de una vez, literalmente.

Sí, sí.

Por lo menos un par de veces he tenido que meterla aire

a los pulmones porque no respiraba.

Tenía un tapón y he tenido que meter aire tres veces.

Nosotros, Ana María, como digo, no te soltamos la mano.

Vamos a seguir contigo.

De hecho, Enrique lo adelantaba en el video que acabamos de ver,

hemos querido que acompañes al programa de "Esto es vida!"

a una terapia, vamos a decir, una terapia de choque.

Nosotros queremos que veas, que vean todos ustedes el video,

pero antes no sé si me pueden pasar o si me lo van a pasar después,

porque quiero que Ana María se someta a una prueba

para que ella pueda vivir y sentir lo que siente una persona

que no puede respirar.

Enseguida te voy a decir cómo te vas a someter a esa prueba.

Pero vamos a ver cómo Ana María iba esta terapia de choque.

¿Dónde me has traído, Enrique?

-A un especialista que te va a ayudar a que dejes de fumar.

Tú confía en mí, verás cómo te va a ayudar.

Hola, buenas tardes. -Buenas tardes.

-Aquí te dejo con el doctor Carles. Estás en las mejores manos.

-¿Qué tal? Si me acompaña...

-Claro. -Ana María, ¿sabe dónde estamos?

-No exactamente, aunque me lo imagino.

-Bueno, esto es una unidad de tratamientos de quimioterapia.

Es donde los enfermos realizan todos los tratamientos

para curarse de un cáncer.

La mayoría de los tratamientos se ponen aquí.

El enfermo viene cada equis tiempo.

se conectan todos los fármacos.

¿Cuál es su sensación? -Asusta, asusta.

-A gusto no estoy, lo estoy pasando mal.

-Si la gente no fumara, la mayoría de los tumores no existirían.

¿Usted se ha planteado alguna vez que con el tabaco

podría tener algún tipo de tumor? -Sí que me he planteado

que lo que estoy haciendo está muy mal.

Pero siempre he descartado que a mí no.

Es lo que hacemos todos los enfermos de alguna droga.

A mí no me pasará.

-A mí me gustaría que nunca tenga que sentarse aquí.

-Eso espero.

-Vamos a ir a otro sitio para intentar que siga estando incómoda.

Ana María, la voy a dejar con el doctor Toscas.

-Te voy a enseñar un escáner de un paciente fumador como tú.

Ha desarrollado un tumor en el pulmón.

Es esto.

No solo puedes desarrollar un tumor, sino que también puedes tener

otras enfermedades benignas,

que a la larga pueden condicionar tu calidad de vida.

Cada vez que enciendas un cigarro te puedes acordar de esta imagen.

¿De acuerdo, Ana María? -De acuerdo, doctor.

-Es muy grave lo que he visto, lo que he vivido.

Tengo que concienciarme. No puedo hacer a mi familia esto.

Lo voy a conseguir.

-Mira, cariño. Te he traído aquí aunque esto sé que a ti...

Eres muy aprensiva...

Pero... Cada vez que fumas un cigarro,

hay posibilidad de que pueda pasar algo.

Y nos matarías.

Yo no quiero que ocurra nada.

Este tiene que ser el final como para decir que aquí se acaba.

-Así lo quiero yo. -Ya verás como lo consigues.

Tú eres muy fuerte.

Ana María se emociona de nuevo al ver este video,

porque fue una experiencia... Bastante dura.

Enseguida nos vas a contar cómo fue e igual que fue tu paso

por "Esto es vida!".

Donde fue bastante impresionante. También se emocionó.

Pero antes quería, como digo,

que vivieras la experiencia, tuvieras la sensación antes

de sufrirla de verdad de cómo llegar a respirar una persona

por culpa del tabaco.

Con la dificultad que se llega a fumar.

No sé si recuerdas a una de las personas que estuvo.

Te voy a pasar esta mascara con la que vas a tener esa dificultad

para respirar. Esa persona que estuvo,

que te dijo que tenía que vivir pegada a una bombona de oxígeno.

A ver... No te quiero pillar el pelo.

Con esto... ¿Estás bien?

Bueno... Bueno, no.

Intenta respirar.

Ella ahora mismo, aunque intenta respirar,

prácticamente no la llega aire a los pulmones.

Eso es precisamente lo que puede llegar a sentir una persona

que sigue fumando. Te ahogas, no puedes.

No eres capaz de aguantarlo.

Así, Ana María, lo que estás sintiendo ahora mismo

es lo que desgraciadamente tienen que sentir muchas personas

que no dejan de fumar y llegan a ese punto.

A tener que ir con una maleta de oxígeno a todas partes.

Con una bombona de oxígeno para poder respirar,

salir a la calle y ponerse en pie.

Inténtalo... Te pido que aguantes.

No es toda tu vida. Es lo que podría pasar.

Son solo unos minutos.

Mientras le quería preguntar a Enrique.

Se ve el amor tan inmenso que tienes por Ana María

y supongo que ese es, precisamente, el que te hace sufrir tanto.

Tener el miedo de encontrarte un día a Ana María

en una situación que no tenga remedio.

Sí, porque... Como yo he sido fumador,

he notado la deficiencia respiratoria por causas del tabaco.

Siempre tengo el miedo de que, por suerte, estamos mucho tiempo juntos.

Pero se va al trabajo o me voy yo, y esa dificultad le puede venir.

Siempre he tenido el miedo a esto.

He intentado todo lo posible para que deje de fumar.

Ha dejado mucho,

pero con todo y con eso, ocho y diez cigarros yo creo que...

está bien, pero aquí se acaba la historia.

No puedes más... Perdóname que te corte.

La estoy viendo... Quítatelo.

Gracias. ¿La sensación?

Asfixia total.

La angustia ha sido grande. Te estaba viendo...

Sí. Lo sé, lo sé. Lo he vivido muchas veces.

Esta sensación que acabas de tener ya la has vivido tú.

Ya la he vivido muchas veces.

Es una de esas, precisamente, la que nos contaba Enrique,

la que te ha tenido que directamente reanimar.

Sí, sí. quedarme sin oxígeno, caerme al suelo...

Romperme la nariz, hacerme un corte aquí...

He tenido situaciones graves de falta de oxígeno.

Y no...

He sentido la misma. Aparte, estaba recordando esos momentos tan feos,

que es lo que me hace llegar adonde estoy llegando.

A lo mejor, si dices que te ha llevado a ese momento

y a recordar esos momentos tan feos, podría servir como terapia.

De todas maneras, hablando de terapias, yo lo decía.

Acabamos de verte... Esto ha sido hace dos días, más o menos.

Esta terapia de choque. Has estado con un oncólogo.

¿Te ha servido, Ana María? Mucho.

¿Mucho? Muchísimo.

¿De verdad? De verdad.

¿Quieres que te diga una exclusiva, una primicia?

Llevo dos días sin fumar. ¿De verdad?

(Aplausos)

Dame un beso.

Olé. Campeona. Por fin, por fin.

Tercer día.

Oye, tú sabes que los primeros días son los más complicados.

En los que más ansiedad se tiene. Lo sé y me he puesto pruebas fuertes

para ver si lo superaba.

Tomarme dos cafés seguidos, ir a una comida, a una cena,

tomarme la copita de después. Y me preguntan si me encuentro bien.

Que si me apetece, y sí, pero va a ser que no.

Y no he vuelto a coger un cigarro. No he vuelto.

De verdad que es una grandísima noticia la que nos está dando.

Enhorabuena también a Enrique. Yo quiero agradeceros muchísimo

al programa de "Esto es vida!", porque me ha dado la vida.

Nunca mejor dicho.

No me imaginaba nunca dejar el tabaco.

Hemos intentado muchas veces, muchas. "Esto es vida!" me ha dado la vida.

Y nunca mejor dicho. Y agradecérselo sobre todo a la persona

que más quiero en el mundo, que es mi marido.

Es el que me ha traído aquí con engaños.

-Yo soy notario de esa realidad.

Es verdad que a raíz de visitar Barcelona,

la clínica y el cementerio, y pillarla en el trabajo,

es verdad...

Ha dejado de fumar.

Y lo que es más bueno, porque otra vez lo intentó,

es que ahora no quiere fumar.

¿Es lo que te enseñaron para tenerlo tan claro

y no haber vuelto a encender un cigarro?

El hospital fue el punto final. Es la gota que me faltaba.

A mí me convencí, os lo dije en el programa,

lo digo con el corazón.

No sé qué pasó aquí con aquella hormigonera,

con aquella porquería que me enseñasteis,

que me dejó un sabor en la boca que aún recuerdo.

Sabéis que hasta el público decía que qué mal huele,

qué mala sensación.

Y no se me ha ido. Se me ha quedado aquí.

Cuando cojo un cigarro me viene esa peste a lo que sentía aquí.

Es peste, es algo horroroso.

Entonces dije: "No puedo seguir martirizándome de esta manera".

Cuando viene lloraba de mi pena de que me ahogo,

me asfixio, me estoy dando cuenta de que estoy perdiendo mi vida

y la vida es muy bonita.

En realidad es joven y bella y a mí se me está haciendo

vieja y fea.

Venir aquí... Dije: "Yo no puedo hacer esto.

Tengo que dar ejemplo. Soy una persona muy fuerte.

Muy tenaz. Lo único que puede conmigo es el tabaco, se acabó".

Esa gota fue la terapia de choque... A mí me la disteis aquel día.

Esos seis, ocho, diez cigarros me faltaba una gota.

Lo que me demostraron en esos videos, lo que yo vi,

esa manchita en un pulmón, que era un tumor.

Sentarme en un sillón de quimioterapia.

Hablar con el radiólogo...

Dos excelentes médicos que me explicaron todo

lo que me puede pasar.

Yo no puedo hacer esa mi familia. No puedo.

Yo los necesito mucho y ellos me necesitan a mí.

Entonces dije: "Ahora quiero vida". Lloro de alegría.

Además respiro mejor. Ya canto algo.

Respiro. No toso... En dos días solo.

Dos días y el mes y pico de rebaje...

Pero de verdad, que del mes y pico de rebaje y estos dos días...

Mi cambio...

Hasta mi marido me dice: "Siempre me han gustado tus besos,

pero es que ahora saben mejor". A mí eso me gusta.

Qué bonito.

Estoy... Espléndida. Me siento superbién.

Súper feliz y con un convencimiento enorme

de no coger un cigarro más en mi vida.

Ana María, de verdad, muchísimas gracias.

Enhorabuena.

Seguimos de todas maneras. No te soltamos la mano todavía.

No, por favor.

Hay que hacer seguimiento. Enrique está ahí para contarnos.

Para ver si realmente, que creo que esta vez sí.

Vas a conseguirlo y no vas a volver a encender un cigarro.

De todas maneras, como bien decimos nosotros,

por supuesto que queremos que deje de fumar Ana María,

pero queremos que dejen de fumar todos.

Todo el mundo que nos ve.

Así que les recuerdo también que además de todo

lo que les contamos en el programa, tenemos en nuestra página web,

en www.estoesvida.com Un apartado donde les vamos a ayudar

a dejar de fumar.

Así que usted si quiere intentarlo y quiere dejarlo,

como ha hecho Ana María, pinche ahí,

en www.estoesvida.com y ahí podrá saberlo.

Y seguimos con más consejos para que lo consigan.

La doctora Borregón nos va a dar ocho claves, ¿verdad?

Muy importantes para dejar de fumar.

Sí, Cristina. Vamos intentar daros algunas claves para dejar de fumar.

La primera y la más importante es querer hacerlo.

Si no quieres hacerlo, si no tienes intención,

todas las cosas que te voy a contar a continuación

no van a tener ningún sentido.

La segunda es ponerse una fecha. No tiene por qué ser hoy.

Aunque yo siempre digo que si empiezas ya, mejor todavía.

Pero puedes esperar unos días, ir avisando a tu familia,

a la gente que está contigo que lo vas a dejar,

para que te puedan ayudar.

La tercera es combatir la ansiedad...

hay muchas maneras, una de ellas es con el ejercicio.

Cuando uno deja ese hábito, sentimos esa necesidad

y esa ansiedad incontrolable.

Haciendo ejercicio, mascando chicle, cualquier forma.

Y si no, pidiendo ayuda a nuestro médico,

que puede mandarnos pastillas para disminuir la ansiedad.

La siguiente es beber muchos líquidos.

Para que disminuya nuestra falta de hidratación

que hemos dicho que tan mala es.

Además, otra de las claves, es pensar en el día a día.

No merece la pena pensar: "Qué mal lo voy a pasar

cuando lleve dos meses sin fumar". Al revés.

Lo que vas a pasarlo es cada vez un poquito mejor.

Al principio lo pasarás muy mal, y cada vez irás estando

mejor y mejor, con lo cual, piensa solo en el día a día.

En el esfuerzo de cada día.

Mete en una hucha todo el dinero que ahorras

porque eso va a ser un refuerzo positivo.

A medida que vayas viendo que todo ese dinero

que tú te hubieras gastado en fumar lo vas a utilizar en otra cosa,

ponte un objetivo.

Me voy a comprar un capricho, me voy de viaje, lo que tú quieras.

Hazlo. Verás como cada vez que vayas viendo crecer esa hucha,

te vas a motivar mucho más.

En séptimo lugar, hazlo por todos los que te rodean.

Si al menos lo haces por ti, hazlo por tu familia,

por tus hijos, por tus padres, por tus amigos,

por los que están contigo.

Y por último lugar, piensa en las enfermedades,

en los trastornos que vas a evitar derivados del tabaquismo.

El infarto, el cáncer, los accidentes cerebrovasculares,

los ictus, la disfunción eréctil, la impotencia sexual,

el insomnio y así la lista es larguísima...

Muchísimas gracias a la doctora Borregón.

Por aquí me decían Ana María y Enrique

que se van a ir a Cuba con lo que van a ahorrar del tabaco

que no va a comprar a partir de ahora Ana María.

Antes de que os vayáis, os digo a vosotros y a todo el mundo,

atentos a este video. Escuchad.

Me gustaría que se levantara ahora mismo de los fumadores

el que está totalmente convencido de que no va a volver

a fumarse un cigarro. ¿Hay alguno?

Una, mira.

Tenemos una que está totalmente convencida.

De verdad que muchísimas gracias, valiente.

¿Cómo te llamas? Marian.

¿María? Marian.

Marian está totalmente convencida.

Nosotros queremos que todos terminéis convenciéndoos.

Están todos diciendo: "Buf, es complicado".

Han visto ese momento. María...

María está aquí, en primera fila. Ha vuelto a "Esto es vida!".

¿Cómo estás, María? Muy bien.

Tú desde el día del programa antitabaco de "Esto es vida!"

¿cuántos cigarros has vuelto a fumar?

Ninguno. Olé, ninguno.

Enhorabuena. Marian, Marian. Que he dicho María.

Enhorabuena, porque Marian demuestra que sí que se puede dejar de fumar.

Que sí que es posible.

Ustedes también pueden, ya saben. Y si no, www.estoesvida.com.

Ahí les vamos a ayudar.

Ahora atentos todos en plató y en casa

porque vamos con nuestra Pregunta del Día.

(Música)

Ahora vamos con una de nuestras secciones favoritas.

Tengo una pregunta para usted, doctor.

En este caso, el doctor Uribarri está aquí para responder

a todas sus preguntas.

Vamos con la primera pregunta.

Buenas tardes. ¿A partir de qué edad se les puede dar frutos secos

a los niños? Buena pregunta.

Los pediatras somos bastante anti frutos secos.

Aunque sean ricos, nos gusten, están buenos,

no se deben dar hasta los cuatro e incluso seis años.

Por dos motivos fundamentalmente. ¿Tanto?

Pensaba que era hasta los dos. No, hasta más tarde.

Por dos razones, una porque producen muchas alergias,

y otra porque, con mucha facilidad, se aspiran,

van a las vías respiratorias.

Es muy frecuente un padre que está un sábado tomándose una cerveza

con unas almendras y al niño de tres años le da unas almendritas.

El chaval se las empieza a comer, hace muchos trocitos,

lo traga mal y se le va al pulmón.

Son niños que empiezan a toser, a toser...

Se congestiona e incluso tienen que ir al hospital.

A veces hay que quitarles el trocito con una broncoscopia.

O sea que... Frutos secos lejos de los niños.

Les tenemos manía. Vamos, pregunta por allí.

Hola. ¿Qué tal?

Quería saber cómo sé si mi hija está deshidratada.

Buena pregunta también.

Cuando tienen a veces gastroenteritis, mucha diarrea.

Sí, exacto. Si un niño está varios días con diarrea

y no está comiendo casi o está bebiendo poco.

Fundamentalmente, un niño deshidratado está decaído.

Es muy raro que un niño esté deshidratado y esté contento,

esté jugando y se le vea bien. Son niños decaídos.

Y luego, además, se les ve muchas veces muy ojerosos.

Con los ojos hundidos.

Los labios muy resecos, la boca muy pastosa.

Son niños que casi no hacen pis. Si hacen pis, muy poco pis.

¿Lloran con lágrimas?

Efectivamente, no tienen lágrimas tampoco.

Es que eso me lo habían dicho y pensaba que era un mito.

No, mito o realidad, realidad. No tienen lágrimas.

Ahorran líquidos. Por eso no hacen pis, no tienen lágrimas.

Si les pinzas un poco poco de piel, se les queda...

Están como arrugaditos.

Fundamentalmente están decaídos, ojerosos y no hacen pis.

En ese momento, rápido al médico, ¿verdad? Cuando pase eso.

Siguiente pregunta por esta grada. Hola, buenas tardes, doctor.

Mi nieto tiene varicela.

Me gustaría saber cuánto tiempo dura el riesgo de contagio.

La varicela es contagiosa desde un día antes de aparecer las manchas,

durante 24 horas antes de contagiar y nadie lo sabemos

hasta cuatro o cinco días después de aparecer las manchas.

Primero aparecen unas vesiculitas, unas pompitas con agua.

Sí. Ahí eres totalmente contagioso.

Van apareciendo durante dos o tres días.

En el momento de que esas pompitas, esas heridas se van haciendo secas

y forman como costras, dejas de ser contagioso.

Cuatro o cinco días.

Una cosa que hay que tener cuidado y mucha gente no sabe.

No solo contagia el niño que tiene varicela.

¿Ah, no?

Yo cuando toco a un niño en la consulta,

le toco la tripa y tal, y tiene varicela,

rápidamente me lavo las manos, no para no cogerme yo la varicela,

sino para no pasársela al siguiente niño.

Nosotros podemos trasladar la varicela.

Si tú tienes un familiar que está con quimioterapia,

o una amiga que ha tenido un recién nacido

y tu hijo tiene varicela, lávate bien las manos e incluso

cámbiate de ropa, porque puedes pasar al recién nacido...

Sin tú tener la varicela, puedes trasladarla.

Gracias. Muy interesante, como siempre.

Muchísimas gracias, doctor, por responder nuestras preguntas.

Vamos a preguntar otra curiosidad, pero no aquí, sino en la calle.

Los beneficios de llorar. ¿Tiene algún beneficio llorar?

Vamos a ver qué nos han respondido.

Yo soy de poco llorar. (RÍE)

Pero cuando hay que llorar, se llora.

-Reírse cuando uno tiene ganas, y llorar cuando a uno le hace falta.

-Somos humanos, llora todo el mundo.

-A veces intento llorar, viene bien.

Al soltar todo lo que tienes dentro, se descarga todo el peso que tienes.

-Estoy más relajada, como si hubiera hecho mucho ejercicio,

y estoy más tranquila.

-Llorar es bueno, porque desahogas, te sientes aliviado, te relaja.

-Toda la angustia que tenía en mi cuerpo,

desaparece por completo.

-Tienes una presión en el pecho, y es necesario sacarla.

-Como todas las personas normales, lloramos cuando estamos tristes.

A veces de alegría, también.

-Embellece, siempre y cuando no te frotes los ojos.

-Es una terapia muy buena de relajación.

-Todos los sentimientos que tenemos nosotros sirven a alguna cosa.

-Limpia. Además, la sal es buena a veces,

las lágrimas suelen ser saladas.

-Yo soy muy ñoña, y con las pelis tristes lloro mucho.

-Veo en la televisión a alguien que está pasándolo mal,

suelo llorar.

-Yo lloro más cuando mis hijos tienen un problema.

-Por algún sentimiento, la pérdida de algún familiar.

-Voto por el llanto de felicidad.

-Cuando estoy muy agobiada, lloro un rato.

-Al momento me río, porque este mundo no tiene arreglo.

(RÍE)

Maravilloso.

Al momento nos reímos, y ya está.

Yo voto como la señora, llorar de felicidad, siempre que se pueda.

Llorar, que nos caigan lagrimas, ¿tiene algún beneficio, o no?

Digo beneficio médico. Es buenísimo.

Es buenísimo llorar, como reír.

Los dos son buenas cosas.

¿Vamos enumerando los beneficios médicos que tiene llorar?

Muy bien. Vamos con el beneficio número 1.

(Redoble)

Produce una gran liberación emocional.

Lo que produce normalmente es que nos liberemos.

Uno llora porque se siente mal,

pero libera sus emociones, y es capaz de expresarse.

La mayoría de las enfermedades psiquiátricas se producen más

en gente que no es capaz de expresar sus sentimientos.

Y aunque parezca que uno no puede llorar, porque es signo

de debilidad, los hombres dicen que no pueden llorar, no es verdad.

Nos ayuda, es una liberación.

Beneficio número 2.

(Redoble)

Llorar libera toxinas.

Igual que con el sudor se liberan toxinas y hormonas,

hay estudios de que con las lágrimas eliminadas de manera emocional,

se liberan más hormonas de estrés

que con las eliminadas pelando una cebolla.

Vamos con el beneficio número 3.

(Redoble)

Incluso aumenta las defensas.

Las lágrimas tienen una enzima que se llama lisozima,

una proteína que es antibacteriana.

Es un mecanismo de defensa contra el estrés.

Beneficio número 4.

(Redoble)

Llorar aumenta la empatía.

Cuando lloramos, expresamos nuestros sentimientos,

y nos comunicamos con los demás, que nos van a responder

normalmente con un sentimiento e comprensión, de compasión...

Beneficio número 5.

(Redoble)

El último, llorar mejora el estado de ánimo, nos quedamos tan a gusto.

Cuando uno llora, al principio lloras porque te sientes mal,

pero llorar da paso a una liberación

que va a hacer que a partir de ahí, empieces a mejorar,

y tengas mucho mejor estado de ánimo, mantiene el equilibrio.

Esto que le gusta tanto a nuestro doctor De Benito, el equilibrio.

A veces es necesario llorar, quedarnos a gusto...

Si puede ser llorar de alegría, mejor, ¿verdad?

Muchísimas gracias por contarnos todos estos beneficios.

Ahora vamos con el doctor De Benito,

en "Sin cita previa", va a hablar de la pancreatitis.

¿Alguna vez ha tenido un dolor intenso, vivo,

en la boca del estómago, aquí, en el epigastrio,

después de una comida muy abundante o una ingesta excesiva de alcohol?

En la mayor parte de los casos será una gastritis,

pero preste atención, porque en ocasiones,

se la ha inflamado el páncreas, y tiene una pancreatitis aguda.

La pancreatitis aguda es un cuadro serio,

por lo que uno necesita ir a urgencias.

Generalmente está vinculado a ingesta muy abundante de alimento,

o bien a ingestas de alcohol.

También está relacionado con piedras en la vesícula.

En cualquier caso, si usted tiene un dolor vivo,

que le hace como que la digestión se ha parado,

y tiene ganas de vomitar muy intensas,

vaya a urgencias, puede tratarse de una pancreatitis.

Tenemos hoy a Josep Sirera,

que ha venido a presentarnos un invento que han desarrollado,

me parece bastante innovador, sobre un colchón inteligente.

Cuéntanos en qué consiste el colchón inteligente.

Al hacerlo inteligente nos aporta datos, nos aporta información.

El sensor detectará inmediatamente que está tumbado o sentado,

y al levantarse, el mismo sensor detectará

que alguien ha desaparecido del sitio donde debería estar,

con lo cual, inmediatamente...

A los sonámbulos te avisa, por ejemplo.

Va a avisar a través de una señal de radio a este módem,

y el módem inmediatamente avisa a un teléfono móvil asignado,

para que vayan inmediatamente a atenderle,

y ver lo que haya podido ocurrir.

Te avisa de las ausencias.

¿También de alguna otra circunstancia?

Si hay cambio de postura...

En principio, solo detecta la ausencia o presencia de las personas

en los sitios donde está instalado el sensor.

Viene bien para los que tenemos niños pequeños que se levantan,

no sabemos dónde van. Pequeños, mayores, y más mayores.

Esto es un nuevo candidato a los Premios Esto es vida,

que lo pueden votar en nuestra página de Internet.

Y votar a su invento, el colchón inteligente,

parece que es bastante interesante. Muy interesante.

Buenas tardes. No quería asustar.

Encantado. ¿Cómo estás? Muchísimas gracias.

Encantada, me ha encantado también nuestro nuevo candidato,

el colchón, repito yo también, estoesvida.com, ahí pueden votar.

.com, muy bien, doctor De Benito, no .es, como dice la rubia

que presenta esto, lo dice mal.

Muchísimas gracias.

¿Saben ya la respuesta a nuestra pregunta del día?

¿No? Tenemos una segunda oportunidad, atentos.

En "Esto es vida" nos preocupamos por vuestra salud,

y por vuestro bienestar.

Para eso, nada mejor que el ejercicio físico.

Mucha gente nos habéis pedido unas tablas de ejercicios

que se puedan hacer de forma sencilla,

para eso hemos traído a Patri, es una entrenadora personal.

Hola, buenas tardes.

Vamos a ver cómo nos enseña Patri a hacer unos cuantos ejercicios

con elementos de andar por casa.

Una cosa sencilla, nada sofisticado. Eso es.

Cuando quieras. Enséñanos.

Con una simple escoba podemos hacer un ejercicio

para trabajar el cuadrado abdominal.

Os voy a enseñar el ejercicio, quiero que uno de vosotros dos

me lo representéis.

Hagamos lo mismo que tú. Depende de lo difícil que sea.

Bueno, bueno.

Es fácil, adaptado a todos los públicos.

El primer ejercicio es simple, flexión de rodillas,

y extensión de rodillas.

Extiendo, cojo aire.

Cojo aire de nuevo,

suelto el aire. Extiendo... Esto es duro, Patri.

Cojo el aire.

Este es el primer ejercicio, y es nivel 1.

En eso sí que nos podemos poner morados.

Esto está chupado.

Muchas gracias. Dejo el turno a Luis,

a ver cómo lo hace. Es sencillísimo, toma, toma.

Muéstraselo, es sencillísimo.

Bueno, bueno, ¿dónde me he metido?

No me acuerdo del primero, te digo la verdad.

¿Y ahora? Eso es lo primero.

Ahora necesito que aprietes el abdomen, coge aire y suelta despacio.

Cuando sueltes, mete el ombligo hacia la columna,

como si quisiésemos adelgazar. Ya está, ya.

Ahora estira los pies, haz fuerza aquí,

aprieta bien el abdomen,

y encoge las piernas.

Ahí, ahí, eso es.

Vuelve a estirar.

Eso es. Coge aire.

Sin apoyar. Eso es.

Sigue, sigue.

Ahora te toca a ti, ¿eh? Que me la pego.

(RÍEN)

Un aplauso.

(Aplausos)

Vamos a la siguiente prueba.

Esto lo has hecho muy bien, Fernando.

Muy bien, Fernando.

Vamos a trabajar la sentadilla, un ejercicio muy corriente.

La posición inicial es poniendo los pies a la anchura de las caderas,

apoyando bien la planta de los pies, y sobre todo,

me interesa que dejemos el peso en los talones.

El ejercicio consiste en flexionar las rodillas,

toco en mi silla, y subo.

Fácil.

¿Qué pasa? Que no es toco, me siento, me relajo, luego subo... No.

Tocar y subir.

Posición inicial, ¿he tocado?, subo ya.

¿He tocado? Subo ya.

Me puedo ayudar de los brazos, si no sé qué hacer con ellos,

tengo que sacar pecho arriba, pecho alto.

Bajo, toco, subo.

Bajo, toco, subo.

Ahora te toca a ti, Luis. Se lo paso esto...

Sí, sí. Le paso a Luis la tostada.

Sin calentar, ni nada.

Nada, nada. Así, sin más.

Ha dicho que hay cuádriceps aquí,

ella sí, yo no sé si aquí los hay, pero...

(Risas)

Pies a la anchura de las caderas, eso es,

te puedes impulsar con las manos, bajas y subes.

Si quieres, te bajo un poco la silla.

(RÍE) ¡No!

Por lo menos, que esté.

Entonces, es...

Eso es, y arriba.

Muy bien. ¡Bueno!

Aprieta el abdomen, eso es, saca pecho, columna recta.

Como veis, la columna esta recta.

Y arriba. ¿Están aquí los cuádriceps?

Lo notas, ¿no?

Sí, sí, sí. Se nota, sí.

Sí, sí, están, ¿eh? Muy bien.

Otra cosa importante de este ejercicio

es que las rodillas deben ir alineadas

con la punta de los pies.

Es decir, si quiero trabajar un poco la parte más interna de las piernas,

abro un poco más los pies,

pero mis rodillas no se quedan mirando hacia el frente,

se quedan en la dirección de la punta de mis pies.

¿Pasamos al siguiente?

Sí, sí, sí. Bueno...

Perfecto. Me toca a mí.

(SE QUEJA)

Sí, es más difícil. ¡Más difícil!

Seguimos con la silla, volvemos a trabajar el abdomen.

A ver, que no me caiga.

Ponemos las piernas aquí, eso sería el nivel 1,

la plancha abdominal.

Nivel 2, encogemos y alargamos. ¡Anda!

Fácil.

Importante no arquear nunca, porque nos hacemos daño en las lumbares.

Encogemos, y alargamos. Estamos trabajando todo el abdomen.

Es para los abdominales, la musculatura profunda, de dentro.

¿Lo tengo que intentar ahora?

Prueba. Ayúdame con los pies,

no sea que me ceda aquí. En casa, con el sofá.

El primero así, ¿no? En el sofá vale.

Así no...

El primero es aguantar, simplemente.

Aprieta el abdomen, el ombligo hacia la columna.

Sube, sube, sube.

Ahí. Más arriba.

Eso es.

Aguanta esa posición.

Y atrás. ¿Quién se ríe por ahí?

¿Quién se ríe por ahí? Encoge, y atrás.

Que baje el que se ríe. Cuidado, no arquees.

Estoy clavando el 2, ¿eh?

Lo estás clavando. Y arriba.

(Risas)

Bueno... Muy bien.

Perfecto. Se lo ha merecido, muy bien.

(SE QUEJA)

(Aplausos)

Vaya calor.

Este ejercicio es más sencillo, y más adaptado para todo el mundo,

vamos a trabajar la musculatura de aquí, el abductor.

Lo trabajamos cuando abrimos y cerramos.

Alargamos, y encogemos. Fácil, sencillo, lo podemos hacer en casa

con cualquier bayeta que tengamos.

Alargamos... y encogemos. Eso es.

Trabajamos toda esta zona, y el glúteo medio.

Nivel 2, vamos a complicarlo un poquito más, esto es muy fácil.

Esta pierna se flexiona un poquito,

y ahora cambia la cosa. Se flexiona, y subo.

Ahí está, muy bien.

Eso es. Importante mantener el pecho alto.

Nivel 3, más abajo.

¡Ay! ¡Joé!

¡Más abajo! Esto...

¡Au! (SE QUEJA)

(RÍE)

Eso pica mucho, Patri.

El peso tiene que estar en la planta del pie, en el talón.

Yo no puedo.

¿Se puede hacer con la otra pierna? Sí.

(RESOPLA)

Desde luego...

¡Joé! Qué tortura, de verdad.

Ahí, ahí. Ese es complicado, ¿eh?

Ayudaos con las manos, como antes.

(Aplausos)

Muy bien. (SE ESFUERZA)

Nos has dejado baldados, gracias.

¡Muchas gracias a todos!

(Aplausos)

(Aplausos)

En esta respuesta, yo no lo sabía,

el enunciado me ha dejado bastante alucinada.

¿Tenemos músculos en el ojo que se mueven 100 000 veces al día?

Tenemos muchos músculos en el ojo que cada vez

que cambiamos de ángulo de visión,

se tienen que ejercitar para adaptarse a lo que miras.

Y esas 100 000 veces, si hacemos la equivalencia,

sería como andar 80 km al día.

Es un músculo muy pequeño, que mueve el cristalino para enfocar bien.

Como continuamente estamos enfocando a distintas partes,

hasta 100 000 veces al día se contrae, pero es muy chiquitín.

Si contrajéramos la musculatura de nuestras piernas 100 000 veces,

acabaríamos caminando 80 km, pero con un gasto calórico tremendo.

El objetivo es que tenemos que caminar todos,

mover nuestro corazón, pulmones,

y caminar todos los días, 5 km estaría muy bien.

Con el mensaje nos quedamos, aparte de la curiosidad de la equivalencia.

¿Más mensajes que queráis transmitir, Paloma?

Espero que no tengamos motivos para llorar,

pero si los tenemos, dejen sus emociones llevar, y lloren.

Muy bonito.

Como vengo de comer unos chocolates energéticos,

hablando con Josep del colchón inteligente,

a ver si podemos hacer un colchón que me dé tanto sueño por la noche

como tengo por la mañana. (RÍE)

Estamos investigando sobre esto, es muy útil.

Madre mía, no estaría mal.

Vuelvo a recordar, estamos intentando que todos dejen de fumar,

estoesvida.com, ahí les vamos a seguir ayudando,

además de seguir de cerca a personas como Ana María,

que lo está consiguiendo, y nosotros encantados de conseguirlo con ella.

Muchísimas gracias a todos,

Volvemos con más salud después de "Centro médico",

en "Esto es vida". Cuídense.

Esto es vida, si le sonríes, te sonríe cada día.

Quiérete, mímate...

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Esto es vida! - 15/01/16

Esto es vida! - 15/01/16

15 ene 2016

Hoy, en Esto es Vida volvemos a dedicar nuestro programa al tabaco, y es que hemos hecho un seguimiento a Ana María, la mujer que decidió dejar de fumar en el primer programa dedicado al mismo. Descubrimos que continua fumando y la hemos sometido a una terapia de choque.

ver más sobre "Esto es vida! - 15/01/16" ver menos sobre "Esto es vida! - 15/01/16"
Programas completos (64)
Clips

Los últimos 498 programas de Esto es vida

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios