Presentado por: Cristina Lasvignes

Esto es Vida! se estrena en Televisión Española para ofrecerte el entretenimiento más sano. Presentado por Cristina Lasvignes y cuatro médicos: un pediatra, una dermatóloga, un especialista en digestivo que estarán en plató y una especialista en emergencias que desde la caravana llevará la salud por toda la geografía española.

Además cada día acudirán destacados especialistas de la Sanidad. Todo para mostrar, con la ayuda del público, el lado más ameno de la salud.
Este magacín de entretenimiento, salud y bienestar contará con espectaculares reproducciones del cuerpo humano, sorprendentes experimentos, una caravana que valorará la salud a pie de calle, claros ejemplos e historias reales de salud y bienestar. ¡El entretenimiento más saludable!

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.12.2/js
3475200
No recomendado para menores de 7 años Esto es vida! - 05/02/16 - ver ahora
Transcripción completa

Luego sabrán por qué. De momento, quédense con este dato.

¿Quieren saber por qué tenemos esta mesa llena de despertadores?

Tiene que ver mucho con uno de los temas

de los que hablaremos hoy,

el déficit de atención e hiperactividad.

Luego sabrán por qué. De momento, quédense con este dato.

Este trastorno se estima que afecta, nada más y nada menos,

que al 6 % de los niños de este país.

Eso son muchos niños.

Ay, madre, que la he liado.

Bueno, arreglo esto y comenzamos.

Esto es vida.

Si le sonríes, te sonríe cada día.

(Aplausos)

Bienvenidos a "Esto es vida!".

Después hablaremos de este trastorno de déficit de atención

e hiperactividad, pero antes, ¿están buscando trabajo?

¿Sí? Pues atentos, porque vamos a daros unos consejos

para que superéis con éxito el momento más decisivo,

que es la entrevista de trabajo. Para eso me acompaña una experta.

Ella es Carme Hernández. ¿Qué tal? Buenas tardes.

Encantada. Buenas tardes. Coach de negocios,

que nos va a ayudar a lo que no deberíamos hacer nunca

en una entrevista, ¿verdad? Porque es importante

preparar la entrevista de trabajo. Es muy importante.

Aquí te estas jugando si realmente te van a coger o no.

Por lo tanto, es importante que la preparemos con tiempo

y dediquemos el tiempo el tiempo que necesitamos.

Lo que haga falta. Y si ven "Esto es vida!",

lo van a tener más fácil porque les vamos a dar las claves.

Para eso vamos a ver algunas de las situaciones

que se pueden dar, o que no se deberían dar,

en las entrevistas de trabajo.

Hemos pedido a nuestros queridos Casado

que nos hagan, en este caso, de directora de Recursos Humanos

y de persona que va a buscar trabajo.

Vamos con la primera situación. ¿Se puede?

-¡Llévese lo que quiera, pero no me haga daño!

¡Tengo familia y un periquito! -No necesito nada.

Vengo a la entrevista. Soy Manolo.

-¿Manolo? -Sí.

-¿El que habla tres idiomas, tiene dos másteres, un doctorado

y es licenciado en Harvard? -Ese soy yo. Míralo ahí.

-¿El aspirante a director adjunto de una de las empresas

más importantes de este país? -El mismo, Manolo.

-¿Con esa ropa? -¿Te mola mi chándal?

-¡Claro que sí! ¡Está contratado!

-¿En serio? -Sí.

Pero solo para decirle que está despedido.

Primera situación, Carme. La apariencia, muy importante.

Por supuesto, la imagen. Y sobre todo, un consejito.

Antes de ir a la empresa, es importante investigar por Internet

qué tipo de empresa es. Imaginaos que es una empresa

que es clásica. Pues no voy en plan supermoderno.

Siempre manteniendo mi estilo, ser fiel a uno mismo,

pero siempre adecuado a la imagen de la empresa.

Porque nosotros vamos a ser parte de esa empresa.

Por lo tanto, es importante la imagen.

Vamos con una segunda situación de una entrevista de trabajo.

Veo que tiene vehículo propio y que se puede incorporar pronto.

-Efectivamente, tengo disponibilidad inmediata.

Podría incorporarme ahora mismo si fuera necesario.

-Podemos esperar unos días. Veo que tiene un máster...

-En comunicación audiovisual y marketing digital.

Y ahora estoy preparando una tesis doctoral

sobre impacto en redes sociales.

-Entonces, no es apta para el trabajo.

No puedo permitir que mis empleados tengan más estudios que yo.

(Risas)

¡Que no! Mira qué cara se le ha quedado.

Que no, hombre. Que no.

Hombre, has trabajado en Carantoña Films.

Conocerás a Tontxu. -Hombre, por favor.

Tontxu, claro que sí. Qué tío más majo.

Me reía con él muchísimo. -Muy ingenioso el tío.

-Se pasaba el día hablando de su compañero de piso.

Decía: "Todas las mañanas se le pegaban las sábanas.

Literalmente". Por lo visto, el tío era un guarrete

que no tocaba el agua ni de lejos. El "gremlin" le llamaban.

Madre mía, Tontxu. Qué grande era.

-Así que eso decía Tontxu de mí.

(Risas)

¿Tiene experiencia en balances contables bifásicos

de carácter retroactivo?

-Justo en eso no tengo experiencia,

pero la vichysoisse me queda divinamente.

-Justamente.

Eso no me vale.

Otra vez será.

Buena suerte y hasta la próxima. Dele recuerdos a Tontxu.

-Sí, de su parte.

Obviamente, todo iba muy bien

hasta que ella es indiscreta.

Es muy indiscreta. Es importante nunca hablar de nadie, por supuesto.

Pero ya no solo en una entrevista de trabajo,

en la vida cotidiana. Esto ya para nuestra vida.

Sí, para nuestra vida personal mejor no hablar de nadie

y ser muy discreta en todo esto. Y sobre todo,

fíjate en ella cómo se lanzaba a hablar.

Para nada estaba esperando a que el entrevistador

le estuviera preguntando y ella respondiendo.

Tenemos dos orejas y una boca.

Por favor, escuchemos antes de hablar.

A veces, el ansia por contar lo que somos,

no dejamos que la persona que nos entrevista...

Y la rapidez con que hablaba. "Bla-bla-bla-bla-bla".

Estamos demostrando demasiados nervios ahí.

Claro. Eso no es bueno.

E impaciencia. "Ya estoy dispuesta".

Estoy dispuesta, no. Vamos a negociar,

voy a estar tranquila. Yo soy una profesional.

Por lo tanto, tienes que mantenerte con pies de plomo.

Exactamente. Han visto, ¿no? No hay que ser indiscreto.

Esto, para la vida en general. Sí, por favor.

Y esperar a que el entrevistador nos pueda preguntar

y que no se nos vea que estamos ansiosos por hablar.

Una tercera situación, Carme, atenta. Y atentos todos.

¿Y usted es?

-Llámame Manolo.

-Y usted llame a la puerta la próxima vez antes de entrar.

¿Qué quiere? -Vengo a la entrevista.

-¿Qué experiencia tiene en el puesto? -Mucha.

¿Cuánto pagan? -Depende de la experiencia.

-¿Y el horario? -Para eso tendría que contratarle,

y aún no lo he hecho. ¿Me puede decir su experiencia?

-Dime tú la tuya. Me gusta saber quién me va a dar trabajo.

-Insisto, para eso tendría que contratarle

y aún no lo he hecho. -Me va a contratar...

Y lo sabe. -¿Pues sabe qué le digo?

Que tiene usted razón, ¡está contratado!

¡Que no! Anda, tira. (RÍE)

Bueno, Carme nos decía que se nos tiene que ver tranquilos,

seguros en nosotros mismos, pero no "sobraos".

Esto ya es demasiado. Nos hemos pasado, ¿no?

Este ha ido de sobradísimo, de coleguismo.

Y algo muy importante, la comunicación no verbal.

Hay que hacer un juego con el entrevistador

de estar ahí e ir un poco midiendo.

No te puedes estar pasando.

La comunicación no verbal es superimportante.

Igual que el tono de voz.

Ahora que hablas de lenguaje no verbal,

de nuestra postura, que no podemos estar despanzurrados,

ni podemos ser muy agresivos a la hora de gesticular,

no sé si esto es cierto, yo he oído un truco,

que es un poco imitar la postura de quien nos está entrevistando.

Si le vemos que está en una postura muy correcta, muy formal,

pues nosotros también imitamos esa postura.

Si vemos que está más distendido, sin despanzurrarnos,

pero a lo mejor nosotros... Has acertado.

¿Sí? A eso se le llama rapport.

¿Rapport? Rapport.

Es imitar un poco. Por ejemplo, ellos estaban sentados.

Si la persona que está entrevistándoos

se inclina hacia adelante,

tú puedes hacer un poco hacia adelante.

Si de repente cruza las piernas, puedes cruzar las piernas.

Esto es muy bueno porque al final es como que generas buen feeling.

Es como: "Hay algo que me cae bien". Empatizas, ¿no?

Por ejemplo, tú y yo estamos empatizando. Fijaos.

Es verdad. Estamos creando buen feeling.

Somos iguales, no me digan que no. Casi, casi.

Somos iguales. ¿No? Bueno, casi.

Creas un buen feeling, un buen ambiente.

Se llama hacer rapport. También es importante.

Esto, también muy importante. ¿Les ha quedado claro

todo lo que tenemos que tener en cuenta?

(PÚBLICO) ¡Sí! Vamos a recapitular un poco.

Buena apariencia, es importante nuestro aspecto físico.

Adecuado a la imagen de la empresa. Ajá, ¿qué más?

Luego, el tono de voz. Que se nos note tranquilos.

Que nosotros controlamos. Aguantando el tipo.

Pero no sobrados también. No.

Y luego, comunicación no verbal. Mi postura, mi posición...

Es muy importante. Habla mucho de nosotros.

Somos vistos y valorados

antes que por lo que somos capaces de hablar.

Una persona te ha valorado en 30 segundos.

En 30 segundos. Y ha hecho una valoración tuya,

y aún no has hablado. Es superimportante nuestra imagen,

posición, y sobre todo, evidentemente,

que lo que dices lo argumentes. Esos 30 segundos, Carme,

esa primera fotografía, que es nuestra primera impresión,

es muy difícil cambiarla por una segunda impresión.

Esa es la que va a quedar. Es la que va a quedar siempre ahí.

Es la primera impresión.

Es la que te queda grabada en la cabeza.

Luego ya no hay solución.

Así que es superimportante. Así que ya saben,

apuntad todo lo que nos ha dicho Carme.

Muchísimas gracias. Gracias a ti.

Por haber estado con nosotros esta tarde dándonos estos consejos.

Le pueden dar un aplauso, claro que sí.

Muchas gracias. Encantada de estar aquí.

Si empatizan con ella. Voy a aplaudir

porque hago lo mismo que ellos. Vamos a hacer igual que el público.

Por cierto, hablando de los consejos que nos daba Carme,

hablaba de buena apariencia. Tenemos que estar bien arreglados,

y también muy importante nuestro currículo y nuestra experiencia.

Hoy en día, el inglés es algo que en casi todas las entrevistas

ya te piden antes que el nombre. El inglés es imprescindible.

Pero el buen aspecto también. "Es que no tengo tiempo para todo.

Que si me arreglo, que si aprendo inglés...".

Tranquilos, que ya hay solución para todo. Atentos.

(HABLAN EN INGLÉS)

En este centro de belleza, en Madrid, porque no estamos en Nueva York,

es posible relajarse y mimarse mientras aprendemos inglés.

¿Qué os parece?

(Música)

Tratamientos novedosos los que hacéis aquí.

¿Qué van a hacerme?

-Te van a hacer el tratamiento Gold,

que, literalmente, es un tratamiento de oro.

Existe en la manicura y en la pedicura,

consiste en una exfoliación y una hidratación.

Uno puede elegir cualquier servicio que quiera,

de 45 minutos a una hora, para hacer a la vez la clase de inglés.

(HABLAN EN INGLÉS)

-Nadie diría que estamos en Madrid. Qué cosmopolita, hablando inglés.

-Es una gozada. Es un servicio que yo creo que es muy novedoso

y que va a tener muchísimo éxito, porque te permite,

a la vez que te estás relajando, optimizar el tiempo

y aprender inglés, que es superimportante.

-¿De qué temas de conversación hablas con las clientas?

-Del mundo del trabajo sobre todo.

Para que puedan comunicarse en su entorno profesional.

-Y el hecho de estar así, relajadas en este ambiente,

¿hace que se suelten más,

que les resulte más cómodo hablar en inglés?

-Yo creo que sí, porque están muy relajadas.

-En este centro de belleza tenéis también tratamientos

de muchas partes del mundo. -Exactamente.

Aquí desarrollamos lo que es facial y corporal.

Por ejemplo, ahora mismo podríamos estar en Budapest.

Hacemos un facial muy específico,

con un protocolo para reafirmar el rostro.

Pasamos de Hungría... -¿A qué país?

-A la India. En la India se trabaja esta técnica

hace muchísimos años, y es la depilación con hilo,

que no es tan agresivo como la cera tradicional.

-Seguimos viajando. -Exacto.

Aquí pasamos a lo que podría ser Japón.

Hay un tratamiento que tenemos específico para uñas débiles.

Entonces, todo un protocolo con productos japoneses

para fortalecer las uñas lo desarrollamos aquí,

y como está haciendo esta clienta ahora mismo.

-Y ahora, uno de los rincones que más me gustan,

porque es el más exótico. -Sí.

-Cuéntame. -Exacto.

Aquí es donde viven nuestros peces garra rufa.

Son peces que traemos directamente desde Turquía,

y hacen una exfoliación natural.

Para personas que no quieren la pedicura tradicional

y quieren probar algo original y diferente,

o regalarlo para alguien también,

aquí se hace con los peces garra rufa la pedicura.

-Rocío, esto es muy duro. -Es durísimo.

-Pero yo tengo la conciencia tranquila porque aprendimos inglés.

-Yo también. Además, nos lo merecemos.

Han visto, ¿no? Manicura, pedicura, inglés...

Lo hacen todo a la vez. Esto, por ejemplo,

sería ideal para alguien que sufre hiperactividad.

Y es que lo decíamos antes. Les recuerdo el dato.

Se estima que el 6 % de la población infantil española

sufre de déficit de atención e hiperactividad,

y por eso hemos invitado a un experto en el tema.

El es el doctor Kazuhiro Tajima. ¿Qué tal, doctor Tajima?

Buenas tardes. Muy bien, buenas tardes.

El doctor Tajima es médico psiquiatra

en el Hospital Universitario de Alcorcón,

y además es investigador en distintas áreas de salud mental,

pero sobre todo en este trastorno de déficit de atención

e hiperactividad.

La primera pregunta, doctor, es obvia.

De Burgos el nombre no viene. Efectivamente.

Mi nombre es japonés porque mi padre es japonés.

Y decidió ponerme este nombre. La gente se sorprende bastante

cuando me ve, porque no parezco muy japonés.

Claro, el doctor Tajima, y luego aparece...

Es porque es de origen japonés. Su padre es japonés.

Ahora sí, experto sobre todo, por eso le hemos traído,

en este trastorno. ¿Qué es el trastorno

de déficit de atención e hiperactividad?

Muy bien. Es un trastorno que, eminentemente, afecta a niños.

En la etapa escolar, se estima que la prevalencia es del 6 %.

Pero aunque sea un trastorno de niños,

estamos viendo que cada vez más se diagnostica en adultos,

donde la prevalencia se estima que sería la mitad, un 3 %.

Cuando hablamos de prevalencia decimos que afecta al 6 %

de la población infantil en España, que sepamos hasta ahora.

Efectivamente.

Y cada vez se ven más casos en adultos.

Hay mucha controversia con este trastorno.

Efectivamente, hay bastante controversia.

Los que nos dedicamos a ello, los clínicos,

no tenemos tal controversia, sino que lo diagnosticamos.

Y no nos cuestionamos otros diagnósticos

como pueden ser la esquizofrenia, el trastorno bipolar

o el trastorno obsesivo-compulsivo.

En cambio, en este parece que a veces...

En este parece que sí. Hay muchas dudas.

Por eso precisamente vamos en primer lugar

a aprender a identificar un posible trastorno

de déficit de atención. Luego nos explicará el doctor

cuándo sí y cuándo no con estos síntomas

que vamos a ver ahora mismo. Para eso hemos traído

nuestra rueda de reconocimiento una vez más,

donde vamos a ver sospechosos habituales,

es decir, síntomas que puede tener una persona

que tiene este trastorno.

Vamos con el primer sospechoso habitual.

Doctora Borregón.

Es la dificultad para terminar tareas.

Lo que hacen es que empiezan muchas tareas,

porque les estimulan, pero rápidamente se aburren,

se cansan. Entonces, empiezan una nueva.

De manera que se acumulan muchas tareas sin terminar,

muchas empezadas, y así en el día a día.

¿Esto suele ser así? Esto suele ser habitual,

tanto en niños como en adultos.

Del niño, el comentario que nos hacen los padres

es que al niño no le da tiempo a terminar los deberes.

Y los adultos, más o menos es un motivo de consulta

relativamente frecuente. "Tengo dificultades para terminar

todo aquello que me propongo, y lo dejo siempre a medias".

Vamos con el sospechoso habitual número dos.

El siguiente síntoma, doctor Uribarri.

Dificultad para organizarse. Un poco lo que decíamos ahora.

Son mentes un poco desordenadas. No tienen un buen método de trabajo.

Les cuesta hacer bien las tareas.

Están en todo, pero no están en nada.

Doctor. "Empiezo muchas cosas,

soy un caos organizándome". Y al final, esto genera muchas veces

problemas de autoestima tanto en el niño como en el adulto.

Porque son incapaces de organizarse en el día a día.

Vamos con el sospechoso habitual número tres.

Doctor De Benito.

Eh...

No acordarse de las obligaciones y las citas.

De los deberes que les mandan en el colegio.

Las preguntas en casa: "¿Tienes deberes?".

"No, no tengo deberes". Cosas de estas son muy frecuentes.

Los niños se despistan.

Efectivamente, los despistes es uno de los motivos de consulta

más habituales.

Y lo que ha comentado nuestro compañero,

los niños de repente se quedan sin hacer los deberes.

"¿Por qué no has hecho los deberes?". "No me he acordado".

Y en los adultos vemos también esas dificultades.

Algunos olvidos, que pueden ir desde olvidar las llaves

hasta olvidarse de, yo que sé, el coche.

Por poner un ejemplo. Yo llevo tres de tres.

Luego me explicas, que me quedan otras tres.

Vamos con el sospechoso habitual número cuatro. Doctora Borregón.

Consiste en evitar tareas que requieren esfuerzo mental

y concentración.

En los niños eso acarrea muchas veces fracaso escolar.

En adultos, uno de los motivos de consulta

que nos dicen nuestros pacientes es que tienen dificultades

para leer o incluso para seguir el hilo de una película.

Incluso para terminar de ver una película sin despistarnos.

Curioso. Vamos con el sospechoso habitual número cinco.

Doctor Uribarri. Inquietud.

Son personas que no paran de moverse.

Están siempre inquietas, moviendo las piernas,

moviendo los brazos. No permanecen sentados.

Siempre tienen que estar de un lado para otro.

Incluso aunque les digas: "Siéntate aquí y cálmate un ratito",

tienen que estar con la pierna... Lo vamos a ver con las piernas

moviéndose, con las manos. Siempre van a tener algo

en las manos: una goma, un lápiz. Sobre todo los niños.

En el caso de los adultos, a lo mejor no es tan patente

esa inquietud física, pero sí psíquica.

Vamos con el último sospechoso habitual de tener este trastorno.

¡Cristina, Cristina! Ay, qué susto me has dado.

¡Cristina! ¡Oye, Cristina, Cristina!

Son niños que van a interrumpir siempre

las conversaciones de los mayores.

A veces, con motivo, porque quiere decir algo,

pero muchas veces no quieren decir absolutamente nada.

Simplemente quieren interrumpir. Porque se mueven mucho,

tienen mucha intranquilidad. Son muy impulsivos.

La impulsividad. Qué susto nos acaba de pegar.

Suele ser también habitual. Además es una de las cosas

que genera más problemas en el día a día

tanto de los niños como de los adultos.

Como bien ha hecho nuestro compañero, porque muchas veces

son más impacientes, no dejan terminar las conversaciones

que hay en el grupo. Acaba condicionando su vida.

Vamos a ver, mientras el doctor De Benito coloca este último,

si os parece, recapitulamos.

Vamos a ver cuántos se sienten identificados con estos síntomas.

La primera: dificultad para finalizar tareas.

En segundo lugar: dificultad para organizarse.

Tercer sospechoso: no acordarse de las obligaciones.

En el número cuatro: evitar tareas que requieran gran concentración.

En el quinto: personas muy inquietas,

que son incapaces de mantenerse quietas y calmadas.

En último lugar, el sospechoso número seis:

personas impulsivas. Y ahora les pregunto,

¿cuántas personas de nuestro público, y en casa,

se sienten identificados con estos síntomas?

Pues creo que prácticamente el cien por cien.

Por ahí hay algún señor... Ah, y la doctora Borregón.

Yo voy a salir. La doctora Borregón también.

(Aplausos)

Yo me siento muy identificada. Se siente muy identificada.

Claro, la pregunta, por supuesto, obvia, doctor.

Bueno, yo no he levantado la mano, pero levanto las dos si hace falta.

No todos los que estamos aquí sufrimos un trastorno

de déficit de atención e hiperactividad

por tener uno de estos síntomas. Efectivamente.

Vamos a tranquilizar a nuestra audiencia.

Efectivamente, para hacer el diagnóstico de este trastorno

debe condicionar nuestra vida cotidiana,

debe afectar a al menos dos de tres de nuestras áreas

en el día a día. Afectar a nuestro trabajo,

a nuestras relaciones familiares

y a nuestras relaciones interpersonales.

Si no fuera así, no tenemos este problema.

Por ejemplo, en el caso de los niños,

estoy pensando que alguien diga en casa...

Y pensará además: "Pues como todos los niños.

Es impulsivo, se organiza mal,

tiene dificultad para acabar las tareas...".

¿Dónde vemos que puede ser un trastorno?

Es una pregunta muy acertada.

Seguramente vamos a tener padres que estén escuchando y viendo esto.

Yo tengo un niño que tiene problemas a la hora de concentrarse,

que en los exámenes no va todo lo bien que desearía.

Lo vemos impaciente.

Tan impaciente que incluso se va quedando sin amigos.

Dicen: "Este no para de hablar, no me escucha".

Entonces, a lo mejor sería al menos una señal de aviso

de que el chaval o el niño, ¿por qué no?,

que vaya a un especialista y al menos que se descarte

que tiene este problema. Ya sabemos cómo detectar que un niño

puede tener déficit de atención e hiperactividad.

Algo que, por cierto, afecta mucho en el rendimiento de los niños

en el colegio. Por eso hemos hablado

con una profesora y orientadora escolar,

y esto es lo que nos ha dicho sobre el tema. Atentos.

Los niños con trastorno de déficit de atención con hiperactividad

no son niños trasto, no son niños que quieran portarse mal,

sino una de las características del trastorno es esa inquietud,

y no necesariamente se les debe etiquetar.

Si nosotros podemos hacer esa atención pedagógica

desde años cercanos

a la etapa de educación infantil, la etapa de educación primaria,

digamos que los beneficios van a ser mucho mejores.

El pronóstico del propio trastorno es muy positivo.

Y los chavales, los chicos, los niños, las niñas,

suelen evolucionar muy bien con una atención a la diversidad,

con unas pautas específicas y con un trabajo docente

como el que se viene realizando en nuestros centros.

Se ha aprendido en la escuela de un tiempo a esta parte

al tratamiento de estos niños.

Y creo que afortunadamente, al menos en España,

ese fracaso escolar relacionado con el trastorno

de déficit de atención e hiperactividad

se ha reducido significativamente.

Con un seguimiento a lo largo de su escolarización,

pueden ser perfectamente adultos activos,

con distintas titulaciones universitarias,

de Formación Profesional, de Grado Medio, de Grado Superior.

Además, coincide que muchas veces tienen un potencial

de cociente intelectual bastante más elevado

de lo que en principio podríamos considerar.

(Aplausos)

Ya han oído a la profesora Araceli Luján,

son niños, nos dice, se lo voy a preguntar al doctor,

con un grandísimo potencial, ¿siempre?

No exactamente, eso sería confundir.

Es verdad que puede haber relación, en algunos casos,

con niños con altas capacidades, pero no todos los niños

con déficit de atención e hiperactividad

tienen altas capacidades.

Tienen virtudes y cosas positivas,

pueden ser niños más perseverantes en su empeño, más imaginativos,

y eso puede tener bastantes lecturas positivas.

Pero no todos tienen porqué ser futuros genios o genios en potencia

por tener este trastorno, tampoco hay que confundir.

No hay que generalizarlo. ¿Cuándo?

¿Cómo se hace el diagnóstico? Porque es muy importante,

si le vas a colgar esa etiqueta, tiene que estar fundamentada,

no, simplemente,

porque "Es muy inquieto y me da mucho la brasa".

Efectivamente, es una muy buena pregunta.

El diagnóstico, hoy en día, es un diagnóstico clínico,

es decir, es un diagnóstico en base a una entrevista,

que nosotros hablemos con el paciente, con los padres,

y podamos, en ese sentido,

elaborar un diagnóstico y un juicio clínico adecuado.

No tenemos, como en otros trastornos y en otras especialidades,

pruebas complementarias, no tenemos una radiografía,

un escáner, un análisis que nos diga: "Este niño tiene este trastorno".

Pero sí que, con esas pruebas y esos test, podéis identificarlos

y supongo que en diferentes grados. Efectivamente.

Igual, este niño tiene más predominio de la falta de atención,

este niño es más impulsivo, hiperactivo,

o, igual, es las dos cosas, es un tipo mixto como llamamos.

Este trastorno, por así decirlo, tiene un pico en la infancia,

antes de los 12 años, son niños especialmente inquietos,

especialmente hiperactivos, faltos de atención,

y al llegar a la adolescencia,

se va normalizando esa situación de impulsividad,

sobre todo, el tema motor va mejorando,

pero sigue predominando esa falta de atención,

esas dificultades de concentración que hemos visto,

y eso es lo que se perpetúa en la etapa adulta.

Por eso ese porcentaje de 6 % pasa a la mitad, a un 3 %.

Estamos viendo que muchas de esas personas

son diagnosticadas cuando son adultas.

De hecho, vamos a conocer a una de esas personas

que fue diagnosticada cuando era mayor.

Se llama Iker, tiene 29 años. Iker, ¿qué tal? Buenas tardes.

Bienvenido.

(Aplausos)

Iker tiene ahora 29 años y le diagnosticaron este trastorno

de déficit de atención e hiperactividad

cuando tenías, hace 5 años, cuando tenías 24 años.

24 años, más o menos. 24, 25.

¿Cómo hubiera cambiado tu vida, crees, Iker,

si te hubieran diagnosticado este trastorno cuando eras pequeño?

Para empezar, me habrían tratado,

con lo cual, tendría mucho menos que contar aquí hoy.

Seguramente, hubiera conseguido aceptarme a mí mismo,

porque me he enfrentado a distintas situaciones en mi vida

en las que he actuado con cierta baja autoestima

y, ahora mismo, estaría mucho mejor.

Como dice, muchas de las cosas de las que os voy a hablar ahora

no tendría que haberlas hecho, porque hubiera estado tratado.

Una de esas cosas es esta hoja de agenda.

Hemos sacado una de esas hojas de agenda que hace diariamente.

Esto es lo primero que tienes que hacer cuando te levantas, ¿no?

Tienes tu horario y tienes que escribirte, cada día,

como estamos viendo, desde las 7:30 todo lo que tienes que hacer...

Incluso el día de Navidad me levanté a las 7:30 horas.

Esto lo intento seguir todos los días,

salvo que tenga alguna actividad que me lo impida,

pero, realmente, seguir esto es lo que me ayuda

a cumplir con mis obligaciones, si no tengo esto tan estructurado,

tendría serios problemas para cumplir con determinadas cosas.

Si en algún momento pierdo el orden de los acontecimientos,

probablemente, salga mejor y el rendimiento sea muy lento.

En este caso, si fuera la de hoy, nos faltaría ir a "Esto es vida!",

pero bueno, esto es lo que tiene que hacer todos los días.

¿Esto suele ser habitual, doctor?

No tan planificado como lo tiene Iker,

pero suelen ser estrategias

que van desarrollando los pacientes que sufren este trastorno.

Ahora nos hemos venido a una segunda situación

en la vida de Iker, que es esta.

Están viendo más de 20 despertadores,

las alarmas, ¿por qué necesitas estas alarmas?

No solo me permiten que no se me olviden las cosas,

sino el no tener ansiedad

con respecto a que no vaya a cumplirlas,

con lo cual, tengo más rendimiento en las cosas que tengo que hacer.

¿Tienes trabajo, por cierto?

Tenemos una empresa familiar y me dedico a la gestión de fincas.

Es decir, estás en un trabajo fijo.

Le pregunto esto a Iker porque no sé, doctor,

si suele ser habitual que estas personas

tengan algún problema a la hora de tener un trabajo.

A veces hay problemas porque al ser bastante impulsivos,

bastante caóticos en cuanto a la organización,

suele ser gente que pierde trabajos y, en otras ocasiones,

es el propio paciente el que se va

porque cae en una inercia de monotonía

y el propio trastorno hace que queramos algo más,

entonces, es gente que no suele mantener los trabajos.

Y en las relaciones personales, ¿pasa lo mismo?

Pasa algo parecido.

En las relaciones de pareja, sobre todo.

Muchas veces, esa impulsividad

lleva, muchas veces, a faltar en las formas

y, muchas veces, algunas relaciones se rompen por eso.

Y esto, dirán ustedes, ¿y este bodegón con tanta comida?

Esto también fue algo que marcó la vida de Iker en un momento dado,

porque, precisamente, ese caos que había en tu vida

se tradujo en un problema con la comida.

Esta metáfora, realmente, la mayoría de las personas con TDAH,

como habrán dicho anteriormente, tienen problemas de comprensibilidad.

Esto lleva a problemas con las drogas, con el alcohol.

Yo tenido mucha suerte,

no bebo alcohol, no he consumido drogas,

entonces, tuve un problema con la comida,

llegué a pesar 112 kilos... ¿112 kilos llegaste a pesar?

112, 112,5, más o menos. Has perdido mucho.

Sí, y a base de autodisciplina,

que es la lucha constante que tiene una persona con TDAH,

realmente, consigue superar,

porque todo se puede superar con fuerza de voluntad.

Doctor, nos decía que había tenido un problema con la comida,

¿suele ser habitual?

¿Problemas de adicciones? ¿Con la comida, alcohol, drogas?

Por desgracia, la gravedad que tiene este trastorno

es la frecuencia con la que se asocia con otros trastornos mentales,

como pueden ser el abuso de sustancias, ansiedad, depresión

o, como ha comentado Iker, en este caso, el tema de la comida,

las compras compulsivas y, en muchas casos,

llevan a tener sobrepeso e incluso obesidad.

Te agradezco muchísimo, Iker, que hayas estado con nosotros.

Muchas gracias a ti.

Te dejo, me acerco, de nuevo, a la mesa con nuestros doctores

porque estamos viendo lo importante que es, Iker lo decía,

"Cómo hubiera cambiado mi vida

si me hubieran identificado este trastorno a tiempo

y no hubiera vivido, a lo mejor, la infancia complicada que viví

hasta que alguien consiguió decirme qué es lo que me pasaba".

Supongo que será muy importante cómo se trata, ¿no?

El trastorno mejora muy bien con un tratamiento determinado

y cuando les planteamos a los padres

que hay que tratarlo farmacológicamente,

la mitad de ellos se niegan.

Hasta la mitad, se pueden llegar a negar.

Incluso, me atrevería a decir

que, de la otra mitad que aceptan, inicialmente, el tomar medicación,

lo que vemos en las siguientes citas

es que no se han llegado a tomar la medicación

porque ha mirado los prospectos o se han documentado por internet...

Y se han asustado. No la han llegado a tomar.

Es importante, si es necesario llegar a esta medicación,

o si no, doctora, tener una serie de pautas que podamos seguir.

Algunos consejos, además de los dichos, tener una agenda

e ir anotando cada día lo que tienes,

incluso unos días antes de la fecha límite

para que te acuerdes, está muy bien, e ir haciendo la lista de tareas

que tienes que hacer, eso por un lado.

Por otro, dedicar varios minutos cada día a ordenar.

Normalmente, es gente desordenada, muy desastre en casa,

para que ese descontrol no te pueda,

ir todos los días organizando un poquito.

Organización y disciplina,

sobre todo, para este tipo de personas.

Todos esos consejos, supongo, que llevados a los padres

que tienen este tipo de niños para que los apliquen con ellos.

Con sus hijos, sí.

Muchas veces, a los padres,

los diagnosticamos viendo a los hijos.

Supongo que os pasará en la consulta cada día.

De hecho, nos pasa tan a menudo

que hemos establecido en nuestro hospital un protocolo

en el que, cuando valoramos al niño,

le damos una serie de baterías de test al niño,

pero también les damos baterías de test a los padres

y lo que vemos es que es un trastorno que tiene mucha heredabilidad

y que, en muchos casos, uno de los padres,

también tiene este trastorno.

Doctor Tajima, muchísimas gracias por haber estado con nosotros,

ha sido todo un placer.

(Aplausos)

Nosotros continuamos y cambiamos radicalmente de tema.

¿Alguna vez se han preguntado

cómo se forma un malabarista o un equilibrista? ¿Sí? ¿No?

Pues no se lo pregunten más, porque se lo mostramos ahora mismo.

Desde muy pequeñitos,

estamos muy familiarizados con el mundo del circo,

una disciplina deportiva y artística más difícil de lo que parece

y con muchos beneficios para la salud.

Hoy, en "Esto es vida!", nos vamos a colar entre bambalinas

de una escuela de circo, ¿quieren acompañarnos?

¿Sí? Pues pasen y vean.

(Música)

Enseñamos un montón de cosas,

un montón de disciplinas artísticas y deportivas.

Procuramos que lo hagan con un espíritu sano, deportivo,

no competitivo, que es la diferencia que tendría con el deporte

y luego ellos deciden si se quieren dedicar profesionalmente al circo

o lo usan como hobby.

-Bajar la cadera y después subir.

-Óscar, alguien que practique circo,

el día de mañana va a tener menos problemas de salud.

-Los equilibrios potencian ese sentido de equilibrio

que, cuando eres mayor, puedes tener problemas.

Menos dolores de espalda.

Tu cuerpo estará más acostumbrado a utilizar todos sus músculos

de una manera adecuada.

-13 años como malabarista,

¿qué te ha enganchado de esta disciplina de circo?

-Ayuda mucho para la coordinación.

También dicen que hay relación

entre malabares y habilidades matemáticas.

-¿Es difícil? ¿Esto lo puede hacer cualquier persona?

-Pienso que sí. -¿Me ayudas?

Esto es más difícil de lo que yo pensaba.

-Más difícil de lo que parece, sí.

-¿Cuántas horas de entrenamiento hay que hacer al día

para hacer lo que vemos en el circo?

-En la formación, estamos ocho horas al día

y depende de tu ritmo de aprendizaje, pero hay que dedicarle

mucho más tiempo de lo que la gente se piensa.

Se piensa que es un hobby y todo diversión, pero, en realidad,

es mucha dedicación y esfuerzo, sobre todo.

-Es increíble verles

y pensar que no se dedican a esto de manera profesional.

-Trabajan en un banco, en una oficina.

Pueden llegar a un nivel bastante alto

porque cualquier persona puede hacer circo.

-Alguien que no haya hecho nunca nunca deporte,

le costará más, efectivamente, hay que hacer algo de deporte,

pero para cualquier persona,

como hay tantas disciplinas y tanta variedad, realmente,

siempre puedes encontrar algo en lo que encaje tu forma física,

todo estilo de vida...

-Tienes ese plus de, cada vez, querer hacer algo más complicado

y eso te va llevando a centrarte y a ir fortaleciendo, en este caso,

los hombros, la espalda para estar recto,

las piernas para aguantar la tensión...

-¿Desde qué edad se puede venir a esta escuela de circo?

-Tenemos un programa para niños desde los 4 años.

Utilizamos el circo para su desarrollo pedagógico,

no queremos que cada niño que viene quiera ser artista de circo, no,

utilizamos las diferentes disciplinas de circo para su desarrollo integral.

-Esto es más difícil de lo que uno ve en el circo, ¿eh?

-Este es muy fácil,

los primeros 15 años es difícil, después, todo es fácil. Tranquila.

-¿Qué se trabaja haciendo equilibrio en cable?

-En el cable trabaja todo el cuerpo.

Todos los músculos que tiene el ser humano.

Hay que concentrarse, brazos, la postura, abdominales,

los pies... Entonces, es perfecto.

-¿Estoy preparada ya para irme contigo al circo?

-Sin problemas.

-¿Somos la nueva pareja de circo en Madrid?

-¿Por qué no?

(Aplausos)

Mira que insistimos, hay que hacer ejercicio,

hay que estar en forma y aquí, vamos buscando todo tipo de maneras

y si tiene que ser en un circo, pues malabaristas.

Lo importante es que hagan ejercicio, como quieran,

encima de una cuerda... No hemos hecho subirte, ¿eh?

Hoy, no.

Ya que tengo aquí a nuestro pediatra,

aprovechamos para hablar de un tema que nos preocupa mucho

a todos los padres, los terrores nocturnos.

¿Saben lo que es?

Muchas veces, doctor, confundimos las pesadillas con los terrores

y creo que no es lo mismo. No tiene nada que ver.

Los terrores nocturnos es, un niño,

generalmente, a partir de los 3-4 años, 2-3 años,

en la primera parte de la noche, parece que se despierta.

Se pone con los ojos abiertos, se sienta o se pone de pie,

gritando, con sensación de terror, está asustado, suda,

tiene el corazón rápido,

y los padres se pegan un susto tremendo.

Parece que está despierto, pero está dormido.

Es verdad que parece que no reacciona aunque le hables.

¿Qué edad suele ser la habitual? A partir de los 2-3 años

hasta la adolescencia puede durar. ¿Hasta la adolescencia?

Luego ya madura el cerebro y desaparecen.

¿Qué tenemos que hacer para que nuestros hijos

no sufran estos terrores o evitarlos en la mayor medida?

Vamos a verlo ahora, como nos gusta hacer aquí, con un juego.

Jugando, fenomenal. Vamos a jugar con el público.

¿Os han dado las manoplas? (PÚBLICO) ¡Sí!

Vamos a jugar a "Aconsejable, desaconsejable".

También aquí con... Laura.

Con Laura... Y Pedro.

Y Pedro.

Casi, casi adolescentes. Vamos con el primer consejo.

A ver si es aconsejable, ya saben, si creen que es aconsejable, verde

y si creen que es desaconsejable lo que nos diga Fernando, rojo.

A ver si aciertan.

Está el niño en pleno terror nocturno,

gritando, aterrorizado, fastidiado

y los padres le despertamos inmediatamente.

¿Aconsejable o no? Despertar al niño rápidamente.

Casi todos, desaconsejables...

Mayoría rojos, hay algún verde, aquí, ellos también.

Despertar al niño así, ¿es? Desaconsejable. Muy bien dicho.

Lo que hay que hacer es dejarle... Que se quede dormido solo y ya está.

En unos minutos se le pasará. Vale.

Siguiente consejo si nuestro hijo sufre terrores nocturnos.

Despertarle 15 minutos antes de la hora

en la que, normalmente, sufre el terror todas las noches.

¿Es aconsejable o no es aconsejable? Despertarle 15 minutos antes

de la hora a la que suele ser habitual...

Por aquí, bastantes aconsejables. Tenemos un público hoy...

Nuestros voluntarios piensan que no, que es desaconsejable, ¿y es?

Es aconsejable. ¿Aconsejable?

Es una cosa mucho más ocasional y no hay que llegar a este extremo,

pero si tuviéramos un niño que todas las noches,

a la misma hora, le pasa, podría ser aconsejable.

Luego, bien nuestro público. Yo pensaba que era desaconsejable.

Ya he aprendido una cosa más. Vamos con el siguiente consejo.

Darle un baño con agua templada antes de acostarse.

Agua templadita, ¿qué creen? ¿Aconsejable o no?

A ver... Casi todo el mundo, menos dos, menos cuatro...

Esto es aconsejable.

Habéis acertado la mayoría del público.

Casi todos. Nuestros voluntarios, sí.

Muy bien, porque todo lo que relaje al niño,

que le calme para que duerma mejor,

va a disminuir, va a evitar, los terrores nocturnos.

Relajación. Siguiente consejo, si sufren de terrores nocturnos...

Antes de dormir, y para que le entre sueño,

dejarle ver una película o jugar a los videojuegos...

Con el móvil un ratito... Con el móvil,

para que le entre sueño y se quede dormido.

¿Aconsejable o desaconsejable?

Aquí dicen desaconsejable... Rojo, rojo, muchos rojo.

Es desaconsejable.

Todo aquello que les estimule, les altere,

ver una película de miedo,

jugar a un videojuego que les pone como motos, eso fatal.

Muchísimas gracias, un aplauso para nuestros voluntarios

y muchísimas gracias, por supuesto, a nuestro doctor Uríbarri.

Nosotros vamos a seguir hablando de salud, en este caso,

con la doctora Borregón en el próximo "Sin cita previa".

¿Estás cansado de tener callos?

¿Qué podemos hacer contra esos callos

que no salen en las zonas donde nos roza la piel con algo?

Muy típicos, los callos en los pies, sobre todo en las mujeres,

por el roce con los tacones o donde nos roza el zapato,

o, por ejemplo, en las manos, cuando uno hace pesas

o está mucho tiempo agarrado a algo.

¿Qué podemos hacer? Aplicar cremas con urea.

La urea facilita la descamación de esas zonas de piel

que han crecido de más, se llama hiperqueratosis.

La urea la podemos aplicar a distintas concentraciones.

La hay, más o menos, hasta el 50 %.

Cuanto más concentración de urea, más rápido será el tratamiento

y más se nos van a quitar los callos.

Lo ideal es aplicarla por la noche

y si queremos que se absorba más, podemos cubrir la zona con plástico.

Así varias noches hasta que se vaya resplandeciendo la zona.

Por la mañana, en la ducha, podemos raspar con una piedra pómez

para que esa zona, que se ha puesto blandita,

consigamos alisarla mucho más.

Al tener menos callo, nos dolerán mucho menos los pies

y es muy importante evitar el estímulo

que ha hecho que nos salga el callo, es decir, evitar usar zapatos altos,

zapatos que no rocen o usar guantes si vamos a hacer pesas.

(Música)

(Aplausos)

Ya saben, si tienen callos, seguro que les han resultado útiles

los consejos que nos ha dado Borregón.

Las cremas de urea van muy bien.

Es verdad, yo las utilizo para las manos.

Ya estamos en nuestro "Locuratorio" con el doctor De Benito.

Cuéntame qué hacemos hoy y si necesito,

que es lo más importante de todo, casco, guantes...

Peligra tu integridad física.

Aquí la física, no, hoy la psíquica puede peligrar.

Esa está ya muy dañada, no te preocupes.

Hoy no tenemos gran protección, no tenemos gran protección.

Lo que vamos a hacer hoy es algo tan sencillo,

les gusta mucho a los niños, las pompas de jabón.

Bueno, claro... Pero no tendría mérito

si no lo hiciéramos de una manera especial,

lo vamos a hacer sin soplar, para hacer pompas hay que soplar,

pues nosotros no vamos a soplar, vamos a hacer pompas sin soplar.

¿Eso pasa en nuestro cuerpo de alguna manera? ¿Se hacen pompas?

Se hacen pompas sin soplar y luego salen.

Por arriba o por abajo, pero salen. Si es que...

Pero no tiene que ver con el aparato digestivo, mujer.

Me tientas, me tientas... Me llevas al lado oscuro.

No, tú solo, cualquier cosa, te vas enseguida.

Es lo que tiene esa especialidad.

Me llevas al lado oscuro de la fuerza siempre.

Anda ya...

Aquí tenemos hielo seco, es hielo carbónico,

que si se pone en contacto con agua sabes lo que pasa,

ya lo hemos hecho en alguna ocasión, ¿no os acordáis lo que pasa?

Empieza a salir humillo, ¿veis?

Me hace mucha gracia,

decís "hielo seco" como de toda la vida.

De toda la vida, claro. ¿No moja?

No moja es, simplemente que al disolverse,

forma este humo, que no es tóxico, por eso no llevamos mascarilla,

pero nos permite hacer una cosa muy simpática,

que es soplar pompas de jabón.

¿Qué hacemos para hacer las pompas de jabón?

Hacemos... Jabón y soplamos.

Jabón y soplamos, efectivamente. De toda la vida, ¿no?

Vamos a hacerlo.

Ponemos la tapa para que el humo salga por donde tiene que salir,

que es por aquí, ¿veis? Parece un concierto de Iron Maiden.

Si lo metemos en el jabón con glicerina, hace burbujas.

La glicerina la llevan todos los jabones, ¿no?

¡Hala! (PÚBLICO) ¡Oh!

Oh... Qué bonitas, doctor. Son bonitas las pompas de jabón.

Y sin soplar, ellas solas se hacen. Claro.

Y dices que se hacen, ¿por qué? Explícamelo otra vez.

Simplemente porque aquí está saliendo el gas carbónico.

El gas que surge de mezclar ese hielo seco con agua.

Sí.

Nosotros, cuando soplamos, quedan blancas, son transparentes,

pues estas quedan blancas porque se van llenando del gas carbónico.

Qué bonito. (PÚBLICO) ¡Oh!

Son bonitas, ¿eh?

De hecho, fíjate...

A ver si no se rompen...

¡Oh, no se ha roto!

Lo podemos hacer en casa con los niños

porque no es peligroso.

(Aplausos)

¿Puedo intentar hacer una? Puedes, puedes.

Ve haciendo y ve contándome más cosas.

¡Cuidado, cuidado! ¡Ay!

Iba a poner el hielo ahí. Vete a la porra...

Si lo coges así, mucho, explota. Ya me has asustado.

Más, más, vamos a hacer la brujería.

Me tengo que poner guantes porque el hielo está muy frío.

Aquí puedes soltar el conjuro. La sabiduría del dragón...

Ay, ay, ay.

Si adivinas en qué mano está el pequeño saltamontes.

Nos va a sacar de pobres este año, nos va a sacar de pobres este año.

¡Me ha perdido el paño!

(Risas)

El paño de este año.

Este paño nos sirve para hacer una capa de jabón

encima de esta palangana, que es tan grande.

Vamos a ver si conseguimos formar una película

encima del barreño e hinchar una especie de pompa enorme.

¡Superpompa! La Superpompa, como Bob.

Tenemos que hacerlo con mucha calma, esto pasa como en los pulmones,

utilizan una sustancia, el surfactante.

Has oído que los niños prematuros...

De los niños prematuros he oído unas cuantas cosas,

es lo que tiene tener una. Aquí tenemos la pompa.

¡Hala! (PÚBLICO) ¡Oh!

(Aplausos)

Cuidado cuando explote, Cristina. ¡Cuidado cuando explote!

¿Por qué?

¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué? Ay, ay, ay...

(PÚBLICO) ¡Oh! Ay, qué susto. Qué tonto.

(Aplausos)

Es muy importante el surfactante en los niños.

Actúa recubriendo los alveolos para que no se colapsen,

por eso los niños prematuros, como nacen con poco surfactante,

los pulmones se les colapsan,

es algo parecido a este jabón que hemos visto.

Es verdad, ese es uno de los problemas que tienen

cuando nacen. Hala, que nos vamos.

Nos vamos, que nos están esperando nuestros doctores.

Nos marchamos, ya saben, un último mensaje

con el que queráis que nos quedemos hoy.

El déficit de atención e hiperactividad existe.

Los pediatras y los padres debemos estar alertas y detectarlo

y, en su caso, tratarlo

antes de que afecte a la autoestima del chiquitín, del chaval.

Doctora Borregón. Para los adultos hiperactivos,

adultos y pequeños, siguiendo esos consejillos,

pueden ser personas absolutamente normales, incluso, brillantes.

Sigan esas pautas. Y el doctor De Benito...

Yo me he quedado con los consejos

que hemos sacado de las entrevistas de trabajo.

A veces, uno tiende a ser demasiado coloquial, afable,

y hay que medir con quien te estás entrevistando,

porque es importante, como decían,

la primera impresión es la que cuenta.

Porque, ¿qué es lo más importante en el mundo, doctor?

(AMBOS) El equilibrio. Ahí está, en esto también.

No pasarse... Exacto.

Esto es vida! - 05/02/16

05 feb 2016

Programas completos (64)
Clips

Los últimos 498 programas de Esto es vida

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios