www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5277098
No recomendado para menores de 7 años Españoles en el mundo - Nueva Zelanda, Isla Sur - ver ahora
Transcripción completa

(AMBOS) "Welcome to New Zealand".

Después de dos días de viaje, hemos llegado.

Estamos en la Isla Sur de Nueva Zelanda,

las antípodas de España.

Un paraíso de naturaleza virgen y paisajes de ensueño.

Empezamos.

Nueva Zelanda es relax.

La Isla Sur es la más grande de Nueva Zelanda

y está dividida por su cordillera alpina,

18 picos con más de 3.000 metros de altura.

Un paisaje que contrasta con la Isla Norte,

mucho más llana y tropical.

Poder aterrizar en la nieve, con estas vistas, viendo el lago.

Mira qué pasada.

En el año 2011, un terremoto devastó Christchurch,

la capital de la Isla Sur.

Un acontecimiento que marcó un antes y un después

en la vida de la ciudad.

La catedral cayó

y han tardado siete años en decidir qué hacer con ella.

Queenstown es la capital mundial de la aventura,

aquí se inventó el puenting comercial

y nosotros no nos vamos a ir sin probarlo.

La península de Otago concentra la mayor parte de la fauna del país.

Su universidad es la más antigua de Nueva Zelanda.

Las focas típicas de Nueva Zelanda,

les gusta mucho dormir encima de las rocas.

Esto son los cormoranes de Otago, sí que son endémicos,

solo se encuentran en esta zona.

Navegamos por Milford Sound,

un fiordo situado en el suroeste del país,

considerado por los neozelandeses la octava maravilla del mundo.

Es una de las cascadas de Milford Sound,

creo que son unos 160 metros.

Nos estamos mojando.

Nos mojamos un poco, pero está bien, es parte de la experiencia.

Bienvenidos a Nueva Zelanda, Isla Sur.

Somos Joan. -Y Elia.

-Y el bebé.

Llegamos a Queenstown hace unos cinco años.

Nos enamoramos del lugar, es todo muy bonito, precioso.

Tuvimos una buena oportunidad de trabajar aquí,

la cogimos y aquí estamos.

Buenos días. Hola, chicos.

¿Cómo estáis? Muy bien. ¿Vosotros?

Bien, preparándonos para la aventura de hoy.

¿Dónde os vais?

Conduciremos hasta Glenorchy,

allí cogeremos un helicóptero y nos iremos a Milford Sound.

-Hemos llegado a Glenorchy,

el pueblo que se encuentra en la punta norte del lago Wakatipu.

-Nuestra idea original era llegar a Nueva Zelanda,

pasar una temporada de un año.

Llegamos a Queenstown y nos enamoró el lugar.

Yo tuve mucha suerte y encontré un trabajo de lo mío,

de ingeniero estructural.

Aquí estamos, después de casi cinco años.

-Nos compramos una casa y, ahora, esperando nuestro primer hijo.

De momento, aquí seguimos una temporada.

-Hemos empezado sobrevolando el lago Wakatipu,

que está al lado de Queenstown, tiene 83km de punta a punta.

-Estamos entrando en Fiorland,

una de las zonas más lluviosas de Nueva Zelanda,

la gente siempre decimos que 270 días al año llueve,

que nos toque un día así es tener mucha suerte.

Impresiona un poco volar tan cerca de las montañas.

Casi estás tocando los glaciares.

Estamos en Mitre Peak, que es el pico que nace desde Milford Sound

y sube 2.000 metros hacia arriba, es espectacular.

Mira cómo cae esto, qué paredes tenemos por todos lados.

-Poder aterrizar en la nieve, con estas vistas,

viendo el lago Wakatipu.

-El sentimiento de libertad, no hay nadie en 20km a la redonda

y estás solo en medio de la naturaleza,

ves los glaciares al fondo, el lago, los ríos, los colores,

todo es espectacular.

Hay una diferencia muy clara

entre el paisaje de la Isla Norte y el de Isla Sur.

La Isla Norte es más cálida, es más playa, más verde.

En el Sur es mucho más montaña, glaciares, más intenso.

Es un buen sitio para tener un bebé. Sí.

Pero espero no ponerme de parto aquí,

porque no quiero salir corriendo.

Una experiencia así es algo que se tiene que hacer

cuando se viene a Nueva Zelanda, verlo desde arriba,

tener otra perspectiva, es impresionante.

El Hollyford Valley, se puede caminar, hay refugios.

Seguimos en dirección a Milford Sound.

-Delante tenéis a Mitre Peak, es espectacular cómo nace del fiordo

y sube hacia arriba en vertical.

Llevo con la sonrisa en la boca desde que hemos salido,

estoy alucinada, maravillada.

Qué día más bueno.

Phil nos va a guiar hasta el crucero.

Unos españoles por aquí. Sí.

¿De dónde sois? De Badajoz.

Esto es espectacular,

te quedas con la boca abierta vayas por donde vayas.

-Nieve, playa, fiordos, todo verde,

unos cambios de temperatura bastante grandes, muy bonito.

-Milford Sound es uno de los fiordos de la zona de Fiorland,

no se complican mucho con los nombres.

Como es el único fiordo accesible por carretera,

es un lugar muy turístico.

Es famoso y la gente viene a visitarlo.

Trabajo en un turoperador,

organizamos viajes a Nueva Zelanda y a Australia

para el mercado español y portugués.

Nos estamos mojando.

Nos mojamos un poco, pero está bien, es parte de la experiencia.

-Es una de las cascadas permanentes de Milford Sound,

son unos 160 metros.

Ha aparecido en varias películas.

Una de las más conocidas es la de "Lobezno".

-Uno de los animales más típicos de Nueva Zelanda, la oveja.

Es la época de la crianza y están los corderitos,

que nos miran asustados.

Todo tiene sus pros y sus contras,

a vivir en un lugar que no es una ciudad,

a nivel compras o a nivel facilidades,

es más complicado.

Yo misma, el día que tenga que parir,

no tengo un hospital en Queenstown,

tengo que conducir dos horas hasta el hospital.

En cambio, el hecho de ser tan pocos,

implica que todos nos conozcamos

y que puedas vivir en un lugar con una seguridad increíble,

en la que puedes dejar el coche abierto, la casa abierta

y no pasa nada.

Estamos ya en Queenstown.

Queenstown tiene ambiente casi las 24 horas del día.

Ahora os vamos a llevar a comer a un lugar

que si vienes a Queenstown de turista

no te puedes perder.

Aquí puedes encontrarte gente haciendo cola durante una hora

para comer una hamburguesa.

-Es una de las atracciones de Queenstown.

-Tenemos un amigo. -Tenemos visitantes.

-Seguro que ellos quieren. No son para ti.

-Se acercan mucho.

-Tira, tira. Pasa, no.

-¿Dónde están los pollitos? Ataca, ataca.

Están acostumbrados.

¿Qué tal?

Deliciosas. -Buenísimas.

Zapatos fuera.

¿Os quitáis los zapatos? Siempre.

Tradición kiwi,

porque la mayoría de casas tienen moqueta,

porque es un poco más cálido.

Qué bonita y qué limpia.

Con Joan viviendo en esta casa no podía ser de otra manera.

La hicimos nosotros la mesa. -Los sacos también.

Cuando nos compramos la casa,

como ya no teníamos ni un duro más para invertir en muebles,

dijimos: "Vamos a hacer algo nosotros".

El mapa os gustará mucho.

En muchos mapas no aparece Nueva Zelanda,

pero en el nuestro sí.

Abajo del todo. De aquí a aquí, bien lejos.

19.000 kilómetros. -Media vuelta al mundo.

Estando tan lejos de casa, de la familia,

¿se echa algo de menos?

Familia, amigos y comida diría que no tanto,

porque, por suerte, tengo una gran cocinera en casa.

Ella es la que se encarga de cocinar y yo soy el que limpia.

-Él limpia, yo cocino. -Tenemos ese trato.

Esta es una de las habitaciones.

Normalmente tenemos invitados, huéspedes.

Es la que más éxito tiene.

Lo tenemos todo preparado con las toallas.

Tenemos una lista de normas.

-Si quieres escuchar música,

la puedes escuchar con tus auriculares

o en tu espacio personal, a no ser que sea Queen,

que entonces la puedes poner como quieras.

El huerto. -Salimos al jardín.

Fresas, tomates, brócolis, calabazas.

¿Cuántos metros cuadrados tiene esta casa?

160. El terreno es pequeño.

Son 360, uno de los más pequeños de la zona.

¿Una casa como esta aquí cuánto puede costar?

Ahora mismo estaría valorada en unos 840.000 dólares.

¿Vais a seguir en Queenstown viviendo?

Vamos a seguir ampliando la familia

y de momento aquí nos quedan unos años.

-Él o ella nacerá ya con el pasaporte kiwi.

Nosotros llevamos aquí cinco años trabajando

y todavía nos quedan dos para conseguirlo,

pero él o ella nacerá ya con el pasaporte.

-Tendrá la doble nacionalidad.

Que vaya muy bien. Muchas gracias.

Nos lo hemos pasado muy bien con vosotros.

Muchas gracias. Que os vaya muy bien.

Adiós, chicos.

-Me llamo Rocío y soy sevillana.

Además de trabajar de profesora de instituto,

soy cantante también.

He conocido muchísima gente de muchos países diferentes,

he hecho grandes amistades

y he descubierto la naturaleza de otra manera.

Tenéis que escribir sobre vuestra familia hoy.

Tenéis que escribir cuántos sois,

cómo se llaman y cuántos años tienen.

Buenos días. Hola. ¿Qué tal?

¿Cómo estás? Muy bien. ¿Y tú?

Muy bien. ¿Qué te pillamos haciendo?

Estoy en clase con mis niños de año nueve,

que es el primer año de instituto.

Están aprendiendo sobre la familia.

En este colegio tenemos samoano, maorí, japonés y español.

Coged un ordenador cada uno, por favor.

El ordenador es obligatorio para todas las clases.

Los profesores debemos asegurarnos

que al menos el 40% del tiempo ellos trabajen por su cuenta,

porque se promueve mucho

el trabajo personal y de investigación.

Hemos empezado un proyecto de fin de curso

y lo tienen que hacer en español de un tema que ellos elijan.

Matt ha elegido el boxeo.

Ahora tiene que hacer

que esté relacionado con el español de alguna manera.

Esto es una asignatura como otra cualquiera.

Los alumnos pueden elegir un idioma o hacer cocina.

Hay muchas asignaturas

que son Formación Profesional en España.

Tenemos carpintería, costura,

hasta un taller mecánico para arreglar coches.

En Nueva Zelanda

no se tiene tanto cuidado como en España

con los cuchillos, el fuego...

Los niños lo hacen todo.

En Primaria los niños hacen trabajos con madera

y utilizan martillos y clavos, incluso en la guardería.

Aquí aprenden a coser, diseñar y hacer patrones.

Ella es la profesora. Se llama Emily.

Esto son habilidades

que van aprendiendo desde año nueve

para que luego cuando sean mayores ya puedan hacerlo todo,

ya puedan poner su cremallera, su diseño,

y hacer todo sin ayuda de ella.

Estamos en el patio del colegio

y aquí están los chicos jugando al softball.

En Nueva Zelanda en general

en todos los colegios e institutos el deporte se promueve muchísimo.

Trabajar aquí es una maravilla,

porque el reconocimiento profesional es muy grande, te miman mucho.

Yo me siento profesionalmente muy valorada.

Os traemos ahora al marae,

el templo maorí que tenemos en el colegio.

Ahora vamos a ver al grupo de kapa haka.

Se han puesto sus mejores galas para vosotros.

¿Esto se estudia en el colegio? Es opcional.

Es una especie de extraescolar

que pueden hacer los alumnos que quieran.

La haka es un cántico como guerrero

y normalmente empiezan los chicos delante

y así presentan su fortaleza, su valentía,

y después ponen a las chicas delante y hacen canciones

que pueden ser celebrativas o de bienvenida.

Estamos en Hagley Park, el parque central de Christchurch.

Es como el parque María Luisa en Sevilla,

donde la gente viene a pasar el domingo, pasear...

Cuando salíamos fuera de Christchurch

y veía los montes me emocionaba mucho,

porque venía de Sevilla, de la sierra andaluza,

que no es tan frondosa.

La naturaleza me enamoró.

Hola. ¿Qué tal? -Hola.

¿Qué tal, guapa? -Muy bien.

-Los dos nos dedicamos a la educación

y nos conocimos

cuando él estaba impartiendo unos cursos al profesorado.

-Vamos a hacer "punting",

que es una especie de barca que va por el río.

Vamos a ver los jardines y de todo.

Van a ser 30 por media hora.

Esto era una tradición británica

y entonces aquí llevan las americanas

para definir el IT College, como en Oxford o como en Cambridge.

La diferencia del "punting" con las góndolas venecianas

es que el diseño que tienen

está adaptado a que el remero siempre reme de un lado

y la góndola por inercia se vaya hacia el otro lado.

Pero esto no es un remo,

es un bastón que él va subiendo y bajando.

Era solo para transportar mercancías.

Esta ciudad tiene un montón de herencia británica.

Como en Oxford y en Cambridge se estila mucho esto,

aquí lo han dejado.

-Lo fundó la Asociación de Canterbury,

que es una ciudad inglesa.

Ellos querían representar la Inglaterra rural

en Nueva Zelanda.

Se llama Canterbury por el arzobispo de Canterbury.

Estamos en pleno centro de Christchurch

y ahora vamos a tomar el tranvía

para dar un recorrido por el centro histórico.

Son tranvías restaurados y vienen de distintos puntos,

pero los restauran aquí y lo hacen voluntarios.

Vamos a ver la catedral.

Hubo un terremoto en el año 2011 y se derrumbó.

Vamos a ver ahora lo que queda de la catedral.

-Yo os dejo ya con Rocío, que tengo trabajo.

-Hasta luego. -Adiós.

-En 2011 hubo, en Christchurch, un terremoto muy grande,

y tuvo un gran impacto en la ciudad.

La catedral cayó

y han tardado siete años en decidir qué hacer con ella.

No sabían si cambiarla por un edificio nuevo o restaurarla.

Como veis, necesita una restauración entera.

En febrero cayó la torre

y en junio hubo una réplica y cayó el rosetón.

Ahora estamos en otra parte del centro afectada

por el terremoto de 2011.

Estos solares están vacíos.

Hay un monumento a los que murieron en el terremoto de Christchurch,

son 185 personas.

Hay una silla por cada persona.

Te invitan a sentarte y a estar aquí, a pensar en ellos.

Yo estaba en la cocina, estaba con un cuchillo en la mano,

se me cayeron a la espalda las cosas de las alacenas.

Lo primero que hice fue

empezar a correr hacia el colegio de mis hijos.

El suelo se estaba abriendo y fue como:

"Esto no me está pasando a mí".

Es como un escenario de una película,

pero no piensas, solo corría.

Hubo mucha suerte porque era la hora del recreo

y los niños estaban fuera.

Estaba todo el mundo llorando, gritando, los profesores también.

Ahora hemos venido a subir en el teleférico de Christchurch

para ver la ciudad desde lejos.

Yo me vine por amor, nos casamos aquí,

ya estamos divorciados,

pero sigo viviendo aquí con mis dos hijos.

Vamos a subir con ellos.

Este es Isaac y Ari.

¿Qué tal, chicos? Bien.

¿Cuántos años tenéis?

16. -12.

¿Cómo ha sido vuestra adaptación a Nueva Zelanda?

Porque tú llegaste con 11 años.

Fue bien, tenía amigos, así que no estaba aburrido.

¿Qué echáis de menos, aparte de la familia y amigos?

La cultura en general.

-Los amigos están más cerca, puedes andar a las casas,

no tienes que llevar el coche a todos lados.

¿Os gusta esto? Sí.

Pero también me gusta España.

-Aquí tenemos la vista de la ciudad, estamos en el este de Nueva Zelanda,

de la Isla Sur.

Está el océano Pacífico, podéis ver la costa,

y toda la ciudad de Christchurch delante.

La ciudad se extiende a lo ancho, una ciudad muy extensa,

de casitas bajas.

El centro está allí, con los edificios más altos,

los que han quedado después del terremoto.

¿Qué tal es la vida aquí?

Tenemos mucha calidad de vida en Christchurch.

Tenemos mucho tiempo, muchas actividades al aire libre,

mucho espacio y mucha oferta.

¿Te ha costado adaptarte a esto? No, me adapté muy bien.

En ese momento fue un cambio a mejor.

Con lo cual, me adapté muy rápido.

Estamos en "Alvarado", que es un restaurante mejicano,

donde yo canto con mi banda.

Aquí está Sandra, de Granada. -Llevamos tres años juntas.

Yo cantaba en un cuadro flamenco, pero poco más.

-Mi padre es músico

y en casa siempre hemos tenido música.

Yo siempre he cantado, pero en casa. No he cantado nunca para el público.

Ha sido como: "Vamos a hacer unos coros".

Poco a poco, llevamos tres años.

# -(AMBAS) Yo soy la tierra de tus raíces.

# -El talismán de tu piel lo dice.

# -(AMBAS) Yo soy la tierra de tus raíces.

# -Lo dice el corazón, el fuego de tu piel. #

¿A ellos les gusta bailar esta música?

Les encanta, está muy de moda, van a clases particulares,

aprenden sus pasitos y vienen a practicar aquí.

¿Qué planes tienes? ¿Te vas a quedar aquí?

No me gusta hacer planes a muy largo plazo,

pero aquí estamos muy bien y contentos.

Los niños son felices

y echamos mucho de menos la casa, la familia,

pero vamos muy a menudo.

Nos vamos a despedir aquí, muchas gracias por todo.

A vosotros por venir.

Que sigas cantando. Gracias.

-Me llamo Irene, me vine a Nueva Zelanda

porque conocí a mi marido en un crucero a la Antártida.

Estábamos los dos trabajando y me dijo:

"Me gustas mucho, te quiero ya,

vente conmigo a vivir a Nueva Zelanda".

Y le dije: "Yo te sigo donde quieras".

Tengo mi churrería y soy instructora de zumba

y yo creo que esto es mi nueva casa.

Hola, Irene. Hola.

¿Qué tal?

Un segundo, que me faltan tres más.

Yo soy instructora en este gimnasio, doy clases de zumba,

de "strong", de bodypump, casi vivo aquí.

No sé si llamarme "culturista",

pero he competido dos veces en culturismo.

Me apetece mantener la musculatura y tener un poco más,

porque quiero seguir compitiendo.

Hola, Nora.

En estas competiciones tienes que ir pintado, con tacones.

A las dos no nos va.

Hemos tenido que practicar mucho con los tacones, con las poses.

Todo esto es del pelo, que yo no tengo ni idea,

me tuve que llevar a una amiga, que me hiciese el pelo,

anillos, todo brillante.

Mi segundo puesto en Otago.

Este fue mi tercer puesto en Nacionales.

Esto es la pose relajada,

se trata de que estés mostrando la anchura de los hombros

con una sonrisa de oreja a oreja, porque estás relajada,

pero tu cintura es estrecha.

Tensas los músculos, para que se vea que tienes gemelos y cuádriceps.

Cuarta a la derecha, las piernas juntas,

sonríes a los jueces, porque estás muy feliz de estar aquí

y luego te giras para que te vean así.

Mi madre siempre me decía: "Si haces muchas pesas

te crecerá la espalda y serás horrible".

Como si llevases una corona y estás feliz de llevar la corona.

Mi gol era tener abdominales antes de los 40.

Lo has conseguido. Sí.

Os he traído a Tunnel Beach,

es una de las playas más bonitas de Dunedin,

es una preciosidad, es espectacular.

Vamos a tener que dejar a las bebés en el coche,

es una reserva y puede haber animales salvajes,

como focas o pingüinos,

les preocupa que las perras puedan jugar.

Hola, cariño. -¿Qué tal?

-Él es Matt, es mi marido,

él es el culpable de yo esté en Nueva Zelanda.

Como nos conocimos y yo no tenía Internet,

no se me ocurrió mirar a dónde venía.

¿De dónde eres?

No, soy de Gales, ahora soy medio kiwi.

Hablas muy bien español. Gracias.

Bastante, pero muy básico.

-Todo esto es zona de granja.

Si tenemos suerte, veremos algún corderito saltando.

Creo que son seis veces más que la población.

Imagínate la impresión que tuve yo viniendo de Australia,

tardamos 20 minutos en llegar a casa y decía:

"¡Hala, vacas! ¡Hala, ovejas! Qué emoción".

Ahora es como: "Sí, hay muchas".

Estamos en el océano Pacífico.

Como esto es una zona de tantos acantilados,

no tenían accesos a las playas.

Decidieron hacer estos túneles, cuando veáis lo que hay abajo

entenderéis por qué tenían tantas ganas de llegar hasta allí.

Mira qué pasada.

Te subes a una roca de esas y estás solo en el mundo,

tranquilo, es una preciosidad.

No oyes a nadie.

Unos valientes por ahí. Sí, esos son de aquí.

Así es cómo distingues a los de aquí y a los que no.

Nosotros vamos con esto,

los turistas van con chaqueta, con abrigos.

Los de aquí, si hace sol, con tirantes, sin camiseta.

Vienen con el coche, aparcan, bajan corriendo, se dan un bañito

y luego suben corriendo otra vez.

Matt se ha tenido que ir a montar la churrería,

hoy tenemos un evento con los churros.

En lugar de tener que irme a trabajar yo, se va él.

Estamos en la estación de trenes de Dunedin,

que es uno de los edificios más fotografiados de Nueva Zelanda.

Ahora mismo solo está usado para mercancías

y los únicos pasajeros que llevan es para hacer rutas turísticas.

Os he traído al Octagon, que es el centro de Dunedin.

"Dunedin" es el nombre gaélico para Edimburgo.

El primer asentamiento fue escocés

y lo hicieron todo pensando en Edimburgo,

en hacerlo como una capital en donde pudiesen vivir

y sentirse como en casa.

Aquí tenemos la iglesia principal, que es anglicana.

Luego tenemos las Cámaras Municipales

con el Ayuntamiento.

Todas las calles de alrededor

tienen los nombres como las calles de Edimburgo.

Tienen un sistema similar al de Gran Bretaña

con primer ministro y luego un Parlamento.

Lo que tenemos ahora es una primera ministra.

Tiene menos de 40 años y acaba de dar a luz.

Solo ha estado de baja maternal dos meses

y su marido es el marido de la casa.

Tuvieron una Cumbre Internacional y ella fue con la niña.

Tuvo que parar para darle el pecho. Salió en las noticias españoles.

Me llamó todo el mundo: "Sale la presidenta".

Primera ministra, pero bueno.

Estamos en el Forsyth Barr Stadium, el estadio de rugby de Dunedin.

Este sitio es genial para niños pequeños.

Siempre hay cosas que hacer, como estos eventos que tenemos hoy.

Tenemos a los niños aquí preparados para hacer la kapa haka

y después tienen un montón de cosas.

Tienen los castillos hinchables alrededor,

tienen juegos para los niños, para pintarles la cara,

tienen un escenario y tienen comida.

Nosotros somos parte de la comida.

La cola para los churros empieza aquí.

¡Tenemos la cola más larga!

¡Churros españoles,

churros con chocolate y dulce de leche!

¡Hola!

Ahí está Matt, mi marido. ¡Hola, Matt!

Está haciendo la masa dale que te pego.

Empezamos un negocio de bocadillos para poder trabajar juntos,

pero era muchísimo trabajo, no dormíamos,

y le dije: "¿Por qué no hacemos churros?".

Aquí nadie sabía lo que eran los churros.

Eran "spanish donut",

que cada vez que los llaman así me duele el alma.

Para que la gente los probara

yo iba con un vestido de flamenca, una bandeja

y cachitos de churros para que la gente probara.

Al cabo de unos meses construimos el primero

y ya podíamos empezar a ir a más sitios,

podíamos aparcar en la calle.

Colas tenemos en todos los eventos.

Lleváis el cachirulo de Zaragoza. Hombre, claro.

Y tengo una Virgen del Pilar por ahí.

¿A cuánto los vendéis?

Una porción grande, que son seis churros y una salsa,

por ocho dólares.

La porción pequeña, que son tres churros y una salsa,

por cinco.

¿Mucho trabajo hoy? No mucho hoy.

-Yo pienso que les gusta porque lo comparan con los donuts.

Les parece más ligero y muy sabroso.

Muy buenos. ¿A que sí?

No parece que estemos a 23.000 kilómetros de distancia.

¿A que no? Saben a casa. Es como comer de casa.

Buenísimos. Gracias.

Enhorabuena.

Soy profesora de zumba y estas son mis maravillosas chicas.

¿Cómo es tu balance en el país? Estoy enamorada, me encanta.

Me encuentro con gente que vale muchísimo la pena

y me han acogido como a una hermana, una hija, una sobrina.

Tengo aquí familia de todas partes.

¿Qué planes tienes de aquí en adelante?

Mis planes son seguir en Nueva Zelanda.

Quiero hacerme entrenadora personal.

El sueño de Matt y el mío es en algún momento

comprar un barco e irnos a navegar por el mundo.

Te vamos a despedir bailando. Estupendo. Yo me quedo aquí.

Un besico. Adiós.

-Me llamo Nadjejda, tengo 37 años y soy de Madrid.

Hace un par de años que vivimos en esta zona

porque estoy haciendo mi doctorado en Ciencias Marinas

en la Universidad de Otago.

Vivo con mi familia en una isla en la que solo vivimos nosotros

y es esa que tenemos detrás.

Buenos días. Hola. ¿Qué tal?

¿Cómo estás? Bien. Aquí cuidando de mis bichitos.

¿Qué bichitos son esos?

Esto son erizos de mar de Nueva Zelanda.

Son los erizos blancos.

Son uno de los animales con los que yo trabajo.

Ahora mismo los tengo en el sistema.

Es un sistema que estoy utilizando para estudiar el cambio climático.

Vine siguiendo a mi director de tesis,

que quería trabajar con él, porque él es muy conocido

en este campo de la acidificación de los océanos.

Esto es parte de mi doctorado

y normalmente los doctorados en Nueva Zelanda

son de tres años.

Yo ya he completado mis dos primeros años

y ahora solo me falta ya escribir la tesis.

Tenemos estos tanques aquí

con un montón de organismos de la zona

y son tanques que tenemos preparados

para que los niños metan la mano y toquen a los animales.

Tenemos las anémonas.

Estrellas de mar.

Este es otro de los erizos de mar con los que yo trabajo.

Estos se comen, las gónadas.

Las gónadas que se comen en Japón son las de este erizo

y los maorís también.

Dejamos el laboratorio marino en Portobello

y os voy a enseñar el resto de la península de Otago.

Este es mi chico. -Hola.

-Se llama Dreez. ¿Qué tal? Encantada.

Estamos justo en medio del puerto natural de Otago.

Cuando colonizaron Nueva Zelanda

fueron los primeros habitantes maorís.

Esta isla no la usaron para vivir, sino para pescar.

El nombre en maorí significa "lugar donde se pueden poner redes".

¿Dónde vivíais antes? En Bélgica. Dreez es belga.

-Yo soy belga,

pero nos conocimos en Barcelona en 2002.

Un año después vino ella a estudiar a Bruselas

y al final fuimos novios y estudiamos juntos.

-Y aquí seguimos.

Tenemos las focas típicas de Nueva Zelanda.

Siempre las encontramos en esta zona.

Les gusta mucho dormir encima de las rocas.

Parece que nos está saludando, sabía que veníamos.

-A veces cuando andas por las playas tienen el mismo color de las rocas

y te asustas: "¡Una foca!".

-Estos son los cormoranes de Otago.

Estos sí que son endémicos,

solo se encuentran en esta zona donde estamos.

Esos son los nidos que hacen,

que son nidos de tipo chimenea que llaman.

Son pájaros pescadores que bucean y pescan.

Hay unos cuantos.

Estas son las gaviotas de espalda negra,

que son las más grandes de Nueva Zelanda.

Otra de las especies de cormoranes que hay aquí.

En el nido más a la izquierda tienen un polluelo.

¿Veis unas cositas naranjas moviéndose?

¿Son endémicos de aquí?

Estos son los de Nueva Zelanda, los naranjas de ahí.

-Con el pico pueden abrir un mejillón.

¿Cómo es esto de vivir en este paraíso?

Es como un sueño hecho realidad.

Siendo bióloga marina,

qué mejor lugar para vivir que aquí, en medio del mar.

También es un sitio muy bonito para que crezcan los niños.

Me parece muy importante que conozcan la naturaleza

y que estén en contacto con ella.

Hemos llegado ahora al centro de Portobello,

que es el pueblo en el que vivimos nosotros.

Es un pueblo chiquitito.

Es un sitio muy tranquilo para vivir.

Hay un artesano que trabaja la piedra de jade,

porque esta piedra

es muy importante en la cultura maorí.

El nombre maorí para la Isla Sur

significa "agua donde hay mucha piedra verde".

La manera de seleccionar las piedras es una manera tradicional

y lo que hacen ellos es caminar río arriba.

Ellos solos pueden coger

las piedras que son capaces de llevar.

¿Esta piedra la ha llevado él?

Es solo la mitad, pero cuando la cogió pesaba 64kg.

Esta es la manera con la que se gana la vida.

Es parte de la tribu de la Isla Sur, que se llama "Ngai Tahu",

su antepasado vino aquí porque estuvo trabajando de esclavo,

construyendo el puerto.

Él ha hecho este que llevo yo.

Simboliza la hoja del helecho cuando empieza a crecer,

sabes que está siempre enrollada y se va abriendo así.

Significa "nuevos comienzos".

-Nunca puedes comprarlo para ti mismo,

alguien te lo tiene que regalar.

-Lo llevas en contacto con tu piel un par de días,

luego se lo das a la persona a la que se lo vas a regalar

para pasarle la energía buena.

Me lo guardo dos días conmigo y luego lo regalo.

Luego lo regalas. Eso haré.

Hola, cariño. -Hola.

-¿Qué tal el cole? -Bien.

-Hola, Lucía.

¿Quiénes son?

Estos son nuestros niños, este es Noah.

-Acaba de cumplir siete años.

¿Cómo te llamas tú? Dile "Lucía".

"Estoy un poco cansada después del cole".

-Del cole no, del "kindy". -Después del "kindy".

El cole es muy pequeño, solo tiene 64 estudiantes.

Es un modelo de educación

en el que los pequeños aprenden de los niños mayores

y los mayores, según van creciendo y aprendiendo,

van enseñando a los niños pequeños que van entrando.

Vamos a que veáis la isla donde vivimos,

que está justo ahí.

¿En esta isla vivís solo vosotros? Los únicos residentes.

-Él tiene el trabajo de cuidador residente de la isla,

quiere decir que somos las únicas personas que vivimos ahí.

-Fue hace un año que me di cuenta que el puesto estaba libre.

La misma noche lo buscó en Internet, vio mi currículum.

Un año más tarde, aún estoy aquí,

estamos muy contentos de vivir ahí con los niños.

Tenemos un barco pequeño, que caben seis personas.

-Cuando cogió el puesto de trabajo, salimos en el periódico local,

una foto de la familia,

como la nueva familia que va a vivir en Quarantine Island.

-La isla más grande es Quarantine Island,

en la que estamos.

Se ve el albatros, que es lo que representa donde estamos.

Durante los años de cuarentena, estaban las familias aquí.

En esta foto se ve el edificio original de cuarentena.

-Esta familia fueron los primeros cuidadores residentes.

Cuando los padres se murieron, el hijo se quedó.

-La familia estuvo 3 generaciones, 61 años en la isla.

-Como había una estación de cuarentena,

donde venía gente con infecciones bastante graves,

y necesitaban un sitio donde enterrarles.

Hay unas 70 personas enterradas.

Se cree que la mayor parte son niños.

Los que sí que están enterrados aquí son la familia Dougall,

que fueron los primeros cuidadores residentes.

Esta es la casa en la que vivimos ahora,

arriba tiene una habitación, que es donde duermen los niños.

Los niños, que están en la isla, que no tienen vecinos para jugar.

¿Cómo lo llevan? Muy bien, son muy sociables.

Hay muchos grupos y familias que vienen aquí,

los niños pasan todo el día fuera jugando con otros niños.

-Aquí vivimos una vida lo más sostenible que podemos,

tenemos agua de lluvia para beber, para ducharnos y lavarnos.

Tenemos la huerta. -Lechuga, espinacas, brócoli.

¿Qué es eso blanco?

Acabamos de esquilar las ovejas.

De ovejas vais servidos.

Sí, más de 20 millones, más que habitantes.

¿Qué habéis encontrado en Nueva Zelanda?

Calidad de vida, vivir en este sitio tan bonito,

aire libre, mucha naturaleza.

¿Cuánto tiempo creéis que vais a estar en la isla?

No lo sabemos, a mí me queda un año hasta que acabe el doctorado.

Después, ya veremos.

¿Le quieres decir algo a las primas? -Primas.

-Hola, primas y primos. -Abuelas y abuelos.

-Tíos. -Bisabuelos.

Os dejamos cenando y disfrutando de esto.

Adiós.

-Me llamo Josep Guilera, llegué a Nueva Zelanda en 2013.

Llegué en busca de aventura

y ahora estoy viviendo y trabajando en mi propio negocio,

tengo un taller mecánico de motos.

Viviendo con mi familia, mi mujer, mi bebé y mi precioso perro.

Los cuatro muy felices.

Hola. ¿Qué tal?

¿Cómo estás? Bien.

¿Qué estás haciendo?

Lavando unos carburadores, que están bastante sucios.

Cuido colecciones privadas de motos clásicas.

También hacemos servicios normales de toda la vida,

el típico cambio de aceite, ruedas, neumáticos, frenos, esas cosas.

Hay un gran poder adquisitivo,

tienes un nivel de vida muy alto y se nota,

la gente tira a los caprichos y a los "hobbies".

Es una clase de moto de colección.

Estos modelos vienen de Texas.

¿Es complicado recibir el material en la isla?

Todo lo que sea japonés llega bastante rápido,

por la cercanía.

Si ya nos vamos a marcas americanas o europeas,

puede llegar a tardar tres o cuatro meses,

dependiendo de qué pieza.

Aquí todo es un poco más caro,

supongo que es porque estamos en el lado más apartado del mundo.

El tema de servicios,

si estuviéramos hablando de una hora en España,

que te puede costar hasta 40 euros en un taller mecánico,

aquí son 100 dólares.

Unos 50 o 60 euros.

Un sueldo de mecánico de moto medio, lo que yo andaba ganando

cuando trabajaba en otro taller, que no era mío,

3.500 al mes.

No está mal.

Pero te tienes que pagar

800 dólares a la semana de alquiler por una casa,

si quieres vivir a solas con tu pareja y tu niño,

el sueldo de uno se va en alquiler.

Tenemos la oficina, este es mi compañero, Tim.

Compañero y socio. Hola.

¿Qué tal? Muy bien.

¿Hablas español? Un poco.

-Aquí tengo a la familia al completo,

los dos bisabuelos, que era el que corría carreras de moto,

y el mecánico.

Ahí está papá, siempre muy aficionado a las motos.

Siempre he estado en el mundo de las motos,

desde que era muy pequeño.

Mi padre me compró mi primera moto cuando tenía tres o cuatro años.

¿Qué piensa tu familia de que sigas en Nueva Zelanda con el negocio?

Están contentos y tristes,

ser hijo único, no tener más hermanos

y que tu hijo se vaya a 16.000km de distancia,

es un poco duro.

Mis padres me lo dicen mucho, mis abuelos aún están vivos

y pesa cada vez que haces un Skype o una llamada,

se nota que te echan de menos.

Yo los echo mucho de menos.

Vaya vistas tenemos.

¿Dónde estamos? Estamos en Coronet Peak.

En la estación de esquí más baja que te puedes encontrar en la zona,

1.300 metros.

Lo principal que hay que destacar son las montañas de allí,

que está la otra pista de esquí.

Podéis ver el lago Wakatipu al fondo,

Queenstown allí, en ese pequeño valle de allí,

ahí es donde está el centro del pueblo,

y el lago Hayes, que lo tenemos situado aquí,

que es el segundo lago más grande de la zona.

Tenemos toda la West Coast, que incluye hasta los fiordos,

es una cordillera alpina causada por erupción volcánica

y movimientos de tierra muy potentes.

Si entras en la página web del Ayuntamiento de Queenstown,

te advierten que cada 300 años

tiene que haber un terremoto muy grande.

En la zona que estamos ahora

tendría que haber pasado hace unos 150 años.

Se está esperando un terremoto gordo,

como el que pudo ocurrir en Christchurch

hace 5 años o así.

¿Tú cómo acabas aquí?

Tenía dos amigos que vinieron a pasar aquí un año

con lo que se llama la Working Holiday Visa,

que puedes hacer vacaciones y trabajo durante un año.

Me gustó muchísimo y me quedé con una Visa de trabajo normal.

Os he traído al Kawaru Bungy Jumping,

el original de Queenstown, el primero que hubo.

Empezó en 1986

y desde entonces cada día saltando gente loca.

Eso es lo que vamos a hacer tú y yo.

¿Yo también? Tú también. Sí, es obligatorio.

¿Hay algo que tengamos nosotros?

Epilepsia no y no estoy embarazado de momento.

Ya estamos listos. A ver si me tiro. Se va a tirar.

Este es de 43.

Este es el "baby", pero aquí empezó todo.

Está sacado de las junglas de tribus del medio de la selva,

que se tiraban desde puentes con lianas atadas.

De ahí se cogió la idea y la exportaron hacia aquí.

Cuando empezaron, si saltabas desnudo era gratis.

No me digas.

Lo tuvieron que quitar rápido.

"Spain".

"Hello". Hola.

¡Nos vamos!

"¡Españoles en el mundo!"

¡La leche!

¡Lo mejor que he hecho en mi vida!

Esto es lo mejor que he hecho en mi vida.

Estamos en la zona central de Queenstown.

Nos vamos a montar en el "waterpik",

que es un barco a vapor de los años 1800 y algo.

Hola. ¿A quién tenemos aquí?

Hola. -Esta es Sonia y el pequeño Paul.

Hola, Paul. Vaya ojos tienes. Como los padres.

¿Vosotros dónde os conocisteis? En el pueblo, al lado de Tarragona.

-Me enamoré, me pidió matrimonio y desde entonces aquí estamos.

Os habéis asentado ya en Nueva Zelanda.

¿Es un buen lugar para criar a vuestro niño?

Sí.

-Tienes tu comadrona personal durante todo el embarazo

desde el principio.

La comadrona personal

es la que está el día del parto contigo.

No vas a un paritorio.

Puedes tener el niño en casa,

en el hospital o en lo que llaman casa de partos.

-El tema de educación y sanidad lo tienes todo para él.

-El típico plato de Nueva Zelanda es el cordero.

Cordero y ternera hechos a la barbacoa

y el cerdo está hecho al horno y luego lo desmenuzan,

porque queda muy meloso.

El marisco de la zona es este.

Estos mejillones tienen un color verde en la cáscara.

Se echa mucho de menos el poder ir al mercado

y ver todos esos vegetales frescos a tan buen precio

y tan bien, tan grande, tan vivo todo.

Aquí es todo un poco más industrial.

Vas al supermercado y compras un pimiento rojo

y no es tan personal.

¿Vosotros qué planes tenéis?

Más niños, niñas o lo que venga y hacernos viejos

con los niños o las niñas que salgan.

-Un plan de futuro era comprarnos una caravana

y viajar por todo el país los tres.

Os dejamos disfrutar de la cena. Muchas gracias.

Mucha suerte aquí. Que vaya bien. Chao. Cuidaros.

Gracias por venir.

-Esta es la calle en una zona residencial

más empinada del mundo.

¿Subimos andando? ¿Pretendes que la subamos?

Venga, va, una carrera. Yo te dejo sola.

Podemos subir en la "furgo". Eso no sube.

Que sí, ya verás.

# Despacito.

Despacito. #

Siempre me da la sensación de que nos vamos a caer.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Nueva Zelanda, Isla Sur

Españoles en el mundo - Nueva Zelanda, Isla Sur

13 jun 2019

Españoles en el Mundo les invita a las antípodas para conocer la Isla Sur de Nueva Zelanda. Nuestros anfitriones nos enseñan una isla más montañosa y agreste que la norte, y además famosa por sus grandes rebaños de ovejas

ver más sobre "Españoles en el mundo - Nueva Zelanda, Isla Sur" ver menos sobre "Españoles en el mundo - Nueva Zelanda, Isla Sur"
Clips

Los últimos 2.096 programas de Españoles en el mundo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios