Dirigido por: Carmen de Cos

Programa que se acerca a destinos de todo el mundo a través de los españoles que han decidido instalarse en otro país. Estos ''nuevos emigrantes'' ofrecen su particular punto de vista sobre el país que los ha acogido y explican sus anécdotas sobre cómo son sus vidas allí.

Este contenido no está disponible en Estados Unidos, Canadá y República de Chile por restricciones de derechos.

www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.10.1/js
4125626
No recomendado para menores de 7 años Españoles en el mundo - Düsseldorf - ver ahora
Transcripción completa

Aquí se encuentra la sede de más de 3.000 compañías.

Es el centro económico de Alemania occidental.

Antigua cuna de la industria pesada del país,

hoy es una potente ciudad de servicios.

Aquí se encuentra la sede de más de 3.000 compañías.

Es increíble.

Me siento como en casa en este teatro.

Llevo ya dos años trabajando aquí.

(Canta ópera)

Estamos en la capital de Renania del Norte-Westfalia,

una ciudad dividida por el Ring.

Bienvenidos a Dusseldorf.

Nunca me he sentido como un extranjero.

-El "cafelico".

-Para los amantes del vértigo, como yo.

Venga, Estefanía. No hay miedo, no hay dolor.

-Os presento a Cristo. ¿Qué tal?

Del Rayo Vallecano.

-Por la noche aquí hay gente.

No es como se piensa la gente en Alemania

que los alemanes a las 19:00 se esconden.

Tras su destrucción durante la II Guerra Mundial,

la ciudad no ha dejado de reconstruirse.

Pasan de levantar su antiguo casco histórico...

Renovar, renovar, renovar.

Te vas, vuelves a los cinco años y no la conoces.

A regenerar completamente el antiguo puerto

y convertirlo en la zona más vanguardista de la ciudad,

el Medienhafen.

Son un poquito como lo que representan,

lo más emblemático,

y gracias a estas casas fue como empezó el cambio,

la transformación.

Pero al margen de mostrarles

las diferentes tarjetas postales de la ciudad,

también vamos a mostrarles las diferentes realidades

que hay detrás de migrar a Alemania.

Somos andaluces.

-Estos niños de aquí.

-Son recuerdos que tenemos de nuestros padres,

momentos, alegría...

-Un concepto equivocado en España

es que la gente se piensa que por ser español

aquí vas a tener el trabajo de tu vida.

Aquí es muy diferente.

Forma de vida, cultura, tradición y vanguardia

al sabor de la cerveza más típica de la ciudad.

Y así comienza "Españoles en Dusseldorf".

"Welcome to Dusseldorf".

-Me llamo Elena,

soy cantante de ópera y siempre intenté huir de Alemania,

pero aquí estoy y me alegro mucho,

porque es un país maravilloso.

Hola. Hola.

¿Qué te pillamos haciendo?

Estoy vocalizando para salir a ensayar

porque salir a ensayar con la voz fría por la mañana

puede ser un poco peligroso.

Suelo masajear un poco la mandíbula

porque cuando estoy nerviosa se me bloquea un poco,

los músculos se me tensan.

Esto es el camerino de Deutsche Oper am Rhein.

Este es el camerino de las divas,

al que yo normalmente no tengo acceso,

de las veteranas que llevan ya mucho tiempo en la casa.

Aquí hay contratos fijos

y luego estamos los que no.

Aquí tengo que encontrar yo la ropa de ensayo.

Ellos querían que yo me pusiera esto para cantar,

pero como que no.

No puedo cantar porque voy así.

Luego a veces me pruebo la ropa de otros

y me hago fotos.

Me siento como en casa en este teatro.

Llevo ya dos años trabajando aquí.

Yo siempre he tenido mucho miedo de que el público

vaya a reaccionar mal, te vaya a abuchear...

Alguna vez me he quedado enferma,

me he quedado sin voz en mitad del escenario,

y la gente me ha aplaudido con un amor...

No en plan de "Qué bien lo has hecho",

pero de "Estamos contigo".

La gente es lo mejor de mi profesión, porque,

lejos de encontrar envidias o competencia,

he encontrado mogollón de comprensión,

de empatía, de apoyo.

Ese es el gran regalo.

El teatro en Alemania igual es un poco una burbuja

porque no tengo

los típicos amigos de trabajo alemanes.

Cada uno es de un país diferente, muy internacional,

y hay muy buen ambiente.

Alemania es increíble y consume muchísima cultura de todo,

de arte, de fotografía, de teatro...

Cada ciudad tiene su teatro de ópera

y tiene una plantilla de orquesta,

ballet y cantantes fijos.

(Canta ópera)

¿Cuánto cobraría una persona

que se dedica a la ópera en Alemania?

Entre Seguridad Social e impuestos te quitan casi la mitad.

Si además también tu agente

se lleva un porcentaje porque te ha conseguido el trabajo,

pueden ser los 2.500 euros brutos hasta 6.000 brutos.

-(Cantan ópera)

-Ya hemos terminado.

Esta es la zona de Heinrich Heine-Allee,

que fue un poeta.

Esta es la ópera por fuera y aquí está el programa del año.

Estoy en varias obras de aquí.

Estoy en "Ariadna en Naxos",

estaba en "Rigoletto", estoy en "Don Pasquale"...

Es un honor,

porque hay mucha gente

que estaría deseando tener este trabajo.

Muy bien, me siento encantada de la vida.

Trodelmarkt Aachener Platz.

Es mercadillo de pulgas, de comida, de verduras,

de cosas raras como el mono de motero...

-(Cantan en alemán)

-Son un grupo de músicos que tocan temas de los años 20-30

y se ambientan en esa época, van vestidos de esa forma...

Va mucho con el estilo del mercado, muy "vintage".

Total.

¿Qué os parece? Un poco "Un, dos, tres", ¿no?

Si huele mal, matas dos pájaros de un tiro.

-(Habla en alemán)

-Que lo vendieron absolutamente todo

para poder atravesar el Muro de Berlín

y que luego a los tres meses tiraron el Muro

y pudo venir quien le dio la gana.

Los alemanes necesitan muchísima confianza

para contarte sus historias.

Les cuesta mucho abrir su pasado, su memoria.

Se percibe un poco la tristeza en el ambiente,

la tristeza, en mi opinión,

de una nación que quisiera poder sentirse orgullosa.

Yo tengo amigos que me dicen:

"No puedo decir en alto que estoy orgulloso de ser alemán

porque la gente me mira raro.

Es como que lo tenemos reprimido".

Es una pena

que las generaciones posteriores a lo que ocurrió

tengan que asumir eso como propio.

Alemania es un país

que tiene muchas ganas de salir adelante

y de reconstruir su identidad.

¿Cuál es la próxima meta? Comer.

Lo más típico aquí es la salchicha, wurst.

El currywurst

lo tienen ahí preparado con algunas verduras y salsa.

También ponen mucho el brochen, que es el panecillo,

con mostaza o kétchup, lo que quieras.

Nos vamos a dar un homenaje de salchicha.

Esto es mezcla de todas las salchichas

con salsa de curry y pimiento rojo, cebolla...

Esto es la bratwurst, la salchicha blanca.

Esta cerveza es típica de aquí, altbier.

Cada viaje son 2,70.

Aquí hay que validar el ticket.

Hay tranvía por toda la ciudad.

Hay tranvía y metro y a veces se mezclan,

entonces es muy práctico.

La bicicleta es lo que más se suele emplear.

Yo voy en bicicleta a todas partes.

Los alemanes tienen mucha cultura del coche

y les encanta sacar sus cochazos a relucir,

pero la verdad es que se suele congestionar mucho.

-"Welcome to Dusseldorf".

-Esto es Altstadt, la zona vieja.

Esta zona es la más comercial.

Creo que me recuerda un poco a lo que es Sol, Gran Vía,

con mucha vida, muy urbana.

Es una de las clásicas zonas jóvenes.

Esto es el Ayuntamiento.

Aquí tenemos un contador

del tiempo que Dusseldorf lleva sin deuda pública,

de superávit.

Lleva 9 años, 208 días,

3 horas y 27 minutos.

Estamos en Burgplatz.

Tenemos esta torre,

que es una de las torres más antiguas de Dusseldorf.

Creo que es una torre de vigilancia defensiva.

Por un problema de materiales se construyó curvada

y se convirtió en algo muy emblemático.

Tras un incendio que hubo de toda la plaza,

los locales y la gente pidió que por favor

la construyeran exactamente como había quedado al principio,

con la curva.

Dusseldorf, como muchas otras ciudades alemanas,

quedó destruida por los bombardeos.

Muchos de los cascos viejos fueron reconstruidos

piedra por piedra,

tal y como eran en su origen.

Ese es el río Dussel, que da nombre a la ciudad,

significa "la villa de Dussel", del río Dussel.

Estamos en las escaleras enfrente del río Rhin,

suele venir mucha gente a ver la puesta de sol.

¿Qué tienes que agradecerle a Alemania?

Muchísimo, es verdad que me faltan muchas cosas,

me falta la alegría sobre todo,

saber que puedo acercarme a hablarle al panadero,

contarle alguna anécdota y que va a ser divertido.

De Alemania solo puedo decir cosas buenas

y decir que estoy muy agradecida, me han tratado siempre muy bien,

me han dado muchas oportunidades, me han protegido,

he hecho muchos amigos y contactos que me han ayudado.

Quiero mandar un saludo a mi maravilloso país,

del que estoy muy orgullosa.

Me gustaría que las personas que no hablan con amor de España,

reflexionaran antes de hacerlo.

Un beso muy fuerte. Adiós.

-Me llamo Rafa, soy Ingeniero Informático,

llevo en Dusseldorf viviendo cuatro años.

Os voy a enseñar distintas partes de Dusseldorf

y distintas realidades de Alemania y lo que conlleva estar aquí.

Hola. ¿Qué tal?

Buenos días.

Ahora mismo me pilláis terminando

un artículo en el blog de "Vente P'Alemania, Pepe".

Es un blog de información para recién llegados,

para gente que quiere planificarse la llegada a Alemania,

trámite burocrático

o cualquier duda que puedas tener sobre el sistema sanitario, el paro.

De momento tiene bastante éxito, tengo unas 1.000 visitas diarias.

Sobre todo suelen preguntar el tema del seguro médico.

Cuando estás trabajando, te lo descuentan de la nómina,

como en España, pero si no estás trabajando,

estás obligado a tener seguro médico,

con lo cual tienes que pagarlo de tu bolsillo.

Suelen ser 140 euros al mes.

Cuando estás empleado, es un porcentaje de tu sueldo,

igual que en España.

Este chico me está preguntando que de qué forma puede abrir

una cuenta del banco.

Para abrir una cuenta del banco tienes que presentar

un certificado de empadronamiento.

Se ve un poco atrapado,

porque si no tienes casa no puedes empadronarte,

si no puedes empadronarte no puedes abrir la cuenta del banco,

se te hace una pelota.

Las condiciones que hay aquí, en cuanto a sueldo, estabilidad,

son como las que nos podríamos encontrar en España en 2008.

En España, desde 2008 hasta ahora han cambiado las cosas mucho.

Esta casa son 65 metros cuadrados y estoy pagando 750 euros,

pero está incluido el agua, comunidad, calefacción...

Vámonos, que nos apura el tiempo.

Esta es la zona de Bilk, que está bastante cercana al centro.

¿Por qué viniste aquí?

Veía que mi empresa iba hacia abajo, que había despidos,

que los contratos no llegaban tan fluidamente como antes.

Así que me puse a buscar trabajo, a mirar qué opciones tenía,

vi una oferta de trabajo en Alemania.

Eché el currículum por ver hasta dónde llegaba,

he llegado hasta la cocina.

Aquí hay mucho trabajo, eso seguro,

el que quiera trabajar, generalmente trabaja.

Pero tampoco vamos a conseguir

un puesto que esté por encima de nuestras capacidades.

Os traigo a uno de los museos que hay en Dusseldorf,

es el Museo K21,

para que veáis la cultura que hay aquí.

Si miráis arriba, una red a 35 metros de altura

para los amantes del vértigo, como yo.

La red forma parte de la colección permanente

que tienen en este museo.

35 metros, Dios mío, vamos a morir.

¡Tengo vértigo ya!

Esto es una obra de Tomás Sarraceno, es interactiva

y está pensada para que la gente participe escalando en las alturas.

Hay que ponerse un traje

para que no se nos caiga nada de los bolsillos

y le caiga un euro a la cabeza de alguien.

¡Venga, Estefanía! No hay miedo, no hay dolor.

¿Mejor? ¿A que ahora te sientes...? No mires abajo.

Al salir de tu entorno de seguridad,

miedo a que no te salga como esperas y te tengas que volver,

hay que convencerse de que se tiene un plan,

que hay que llevarlo a cabo, te vienes, haces todo lo posible

y no tienes que pensar en que vaya a salir mal.

Un poco de miedo a lo desconocido, cómo serán los alemanes,

es verdad que no salen a la calle, que son desagradables,

esos tópicos que se tienen en España y luego no son reales.

Os traigo a un local muy típico de Dusseldorf,

donde elaboran su propia cerveza.

Esta es la malta que utilizan para hacer la cerveza "pils",

que es la cerveza rubia.

Esta es la primera parte del proceso.

El grano lo coge por aquí la máquina,

pasa por los tubos y la trituran en esta máquina.

Una vez triturado,

sube por estas tuberías que veis hacia arriba.

Es la malta que se utiliza para la Altbier,

que es mucho más oscura.

Sienten mucha identidad con su cerveza.

Sí, la gente de Colonia piensa que su cerveza, que es la Kölsch,

es la mejor del mundo.

La gente del Dusseldorf piensa que esta es la mejor del mundo.

(Hablan en alemán)

Esta, por supuesto.

Pero es que también, entre Colonia y Dusseldorf,

no solo por la cerveza, hay mucho pique,

porque Dusseldorf es la capital de este Estado,

y Colonia piensa que ellos deberían ser la capital.

Así que no se llevan muy bien.

En Dusseldorf no conviene decir que eres de Colonia,

en Colonia no digas que eres de Dusseldorf.

El siguiente paso de la cerveza, cuecen aquí a 70” la primera vez,

luego pasa por aquí.

En la base de esta olla tienen

una pieza metálica con agujeros muy pequeños

para que no pase la impureza de la malta,

sino que solo pase el líquido.

Van agregando ya los componentes para formar diferentes aromas,

los diferentes sabores.

Para la "pils" el proceso es diferente,

no se utiliza una fermentación superior,

sino una fermentación inferior y que además requiere

que el cubo que se obtiene de estos tanques se enfríe.

Se dice "prost" y se mira a los ojos.

Prost. Prost.

Es amarga pero tiene un regusto dulce.

Os he traído a un bar típico alemán,

donde ponen un plato muy tradicional,

que es el codillo del cerdo, una buena pieza,

que creo que lo cuecen un poquito, luego lo asan a fuego lento,

hasta que por fuera se queda muy duro,

que hay que cortarlo con cuchillo,

y por dentro queda la carne muy jugosa.

Esto es el codillo con remolacha y patatas saladas.

El precio son 15,90.

Barato no es, pero caro tampoco, merece la pena.

(Habla en alemán)

¿Escuchas?

No tengo palabras.

Es algo que hay que probar en Alemania,

si vienes a Alemania tienes que comer codillo y salchicha.

Este es un punto bastante emblemático de Dusseldorf

y vamos a ver la ciudad desde una perspectiva más alta.

Ahí podéis ver la zona del Medienhafen,

que son unos edificios llamativos de Dusseldorf.

Esa parte es el casco antiguo de la ciudad.

El río Rhin.

El barrio de Oberkassel, es un barrio de dinero.

Estamos en el Paseo de Promenade,

podéis ver la torre donde estuvimos.

Las luces son un reloj.

¿Cómo se interpreta este reloj? Es muy sencillo.

Arriba tenéis 2 luces encendidas y abajo tenéis 1,

es decir, 21.

La siguiente división son los minutos,

tenéis 3 luces encendidas, ahora mismo 2, 32,

son las 21:32.

Hemos quedado con un grupo de amigos,

casi todos españoles.

Como veis, martes por la noche y aquí hay gente,

que no es como se piensa la gente,

que los alemanes a las 19.00 se esconden.

No, aquí hay gente.

-(TODOS) ¡Hola!

Ya estáis instalados aquí, pero, ¿cómo han sido los comienzos?

¿Es fácil empezar aquí?

Estuve los tres primeros meses, durmiendo en un colchón de goma,

esperando a ver si la cosa funcionaba o no,

luego no me arrepiento.

-Me ofrecieron un puesto de trabajo cerca de Múnich, en un pueblecito,

una baronesa estaba buscando

a alguien que trabajara con caballos,

y decidimos venirnos, y de repente,

me dijo que había cambiado de opinión,

que no necesitaba a nadie.

Y estuvimos dos semanas,

durmiendo en las mantas de los caballos.

-Fue un jarro de agua fría, porque vienes con mucha ilusión,

con la esperanza de conseguir un trabajo de lo que has estudiado,

pero la realidad es muy diferente.

Empecé trabajando de camarero,

luego estuve en el aeropuerto de Dusseldorf,

aparcando coches, y al final,

encontré el trabajo en el que estoy ahora,

que estoy muy contento.

-Muchos saludos familia, y mandadnos sol, por favor.

¡Y jamón!

-Un saludo a la familia, y a mis amigos, Sevilla, Cádiz,

y a vosotros, gracias por venir.

-(TODOS) ¡Adiós!

-Me llamo Manuel Rey, tengo 52 años, llevo 35 en Alemania,

soy empresario en la rama de la telecomunicación,

y me vine aquí porque soy hijo de emigrantes.

Buenos días, Manuel.

¿Qué tal?

Por fin nos conocemos.

¡Por fin!

Vamos a cambiar un datafono, que tienen un problema.

Lo que hacemos en realidad, es instalar todo el punto de venta.

"Display" para el cliente, la impresora,

el "display" para la vendedora, la báscula y escáner de caja,

y debajo, está el ordenador en sí.

Ya pueden usarlo.

Éste es mi hijo,

y es el que se encarga de que todo esto funcione.

¿Qué tal es trabajar con tu padre?

Muy bien.

No solo es mi padre,

para mí es mi amigo de toda la vida.

Así que, es muy fácil.

-Me va a hacer llorar.

Tenía que comprar,

porque mi hermano tuvo el cumpleaños el día 6,

y esta noche hacemos una pequeña barbacoa,

y tenía que hacer unas compras.

La carne de cerdo, a seis euros el kilo,

salchichas que hemos comprado, siete euros el kilo.

Ternera alemana, 59 euros el kilo.

"Danke, ciao".

En Alemania, el sueldo mínimo, es casi nueve euros la hora.

Ya bien seas limpiadora, o lo que sea, de ahí,

hacia arriba está abierto.

¿Qué vienen buscando los inmigrantes en Alemania?

Hemos venido a buscar el dinero, lo que no teníamos en nuestro país.

Me hice, con mi hermano,

un aprendizaje de electrónica industrial.

Entonces, en el año 98, con el boom del año 2000,

que cambiaba todo,

que dejaba todo de funcionar y el mundo se venía abajo,

necesitaban gente que hiciera trabajos.

Tuve suerte de tener a mi lado gente que me ayudó mucho,

y dar buenos servicios,

empezó lo que es la propaganda boca a boca.

"Oye, tienes un español por ahí,

que lo hizo muy bien, tengo un trabajo para él,

¿tienes al español por ahí? ¿Puede el español esto?",

y poco a poco,

nos metimos en este mundo, y ya nos metimos tan fuerte,

que ya llegaron empresas que querían nuestros servicios.

Éste es el barrio de Pempelfort, lo que es el centro.

Vamos a mi casa, que está la mujer, y tenemos problemas con los timbres.

Antes de ser empresario,

me dieron la oportunidad de ser portero de esta casa,

entonces, te daban vivienda gratis, o casi gratis,

y mi mujer es la que se encarga de llevar todo esto.

Hola.

¿Qué tal?

Estoy dando una vueltica con el perro,

porque ya no puede más.

-Vamos adentro.

Éste es el cuartito de mi relax,

aquí tengo mi pecera, la que cuido, la que me da mi relax,

tengo mi tele, mi PlayStation, mi gafa virtual,

y aquí nos sentamos estilo "chill-room".

Éste es nuestro salón,

tenemos los más allegados: nietos e hijos.

¡Ya habéis llegado!

¿Cómo os conocisteis?

Aquí, en Alemania. En un centro español.

-Venga, ciao.

Hasta luego.

Ésta es la zona japonesa,

la comunidad japonesa más grande de Europa.

El comienzo de esta zona, fue este hotel.

Lo que es la zona de abajo del hotel,

tienen sus tiendas, sus peluquerías,

y alrededor de este hotel,

empezaron a hacer las tiendas de comestibles,

y a raíz de eso, fueron creciendo,

y se quedó todo lo que es esta calle, "la zona japonesa".

Ésta es una tienda japonesa que está aquí,

según dice el señor, desde hace más de 30 años.

Normalmente, cuando vienen los japoneses aquí,

trabajan en la misma empresa que trabajan en Japón.

Su obligación, después de estar aquí,

volver a trabajar en la misma empresa en Japón.

Pero él no quiso, y pidió el finiquito.

Nos va a invitar a tomar el mejor té japonés,

que es en polvo.

Primero se echa agua caliente, para calentar el recipiente,

con agua caliente.

Una escoba de té, que le llaman.

Muy aromático.

Mi madre emigró a Alemania porque su hermana trabajaba aquí,

en España estaba la cosa muy complicada,

mi madre tenía problemas familiares con su marido, mi padre,

y se vino aquí,

a ganar dinero para mantener a sus hijos, y al final,

nos quedamos en el piso, mi hermano y yo,

que tiene dos años más, en el de mi madre, a vivir.

En realidad, solo,

con 15 años, vivía con mi hermano que tenía 17.

Mi madre,

como se casó con un alemán en ese tiempo,

en el que fui el padrino,

fue la decisión de reunir a la familia,

pero me pasó lo que a todos,

empiezas a ganar dinero, a ver la vida aquí, cómo funciona,

y empiezas a comparar,

y te das cuenta de que aquí se está muy bien,

y me he quedado.

Aprendes a amar España cuando estás fuera.

Vamos, está ahí mi mujer ya esperándonos,

que nos vamos a casa de mi hermano, que ha tenido el cumpleaños,

a ver si hacemos una barbacoa.

-Hola.

-¡Hola!

-José Carlos, mi hermana Merche.

La mujer de mi hermano, que está desempaquetando.

Melanie.

Hola, Melanie.

Vamos a ver si hacemos una barbacoa con los amigos, si me dejan pasar.

-Buena barbacoa, macho.

-A ver cómo sale, si tenemos suerte hasta sale buena.

¿Llegasteis juntos a Alemania?

Estaba primero, luego,

volví a España a hacer el servicio militar,

y después, ya no me dejaron entrar,

tuvimos que hacer un montón de papeleo,

en el 84 me dieron el permiso de residencia.

En realidad,

no nos hemos separado desde que nacimos.

-No, nunca.

-Seguramente, nos dio la fuerza para,

en un país que no es el nuestro,

triunfar, o por lo menos, lo que hemos conseguido hasta ahora.

Eso nos lo dio desde muy pequeños, estar juntos y solos prácticamente.

-En realidad, mi familia es mi hermano.

-En el 2003, fue cuando caí enfermo,

me fallaron los riñones, y dijo:

"No te preocupes, te doy el mío".

Es bueno.

-Al final me va a hacer llorar.

-Lo que ella hoy no es capaz de tolerar,

es cuando hablamos y nos liamos, no dejamos hablar al otro.

-¡Hablamos todos a la vez!

Cuando dices una frase en español,

todavía no la has terminado de decir,

pero el que te está escuchando ya sabe lo que estás diciendo,

en el alemán no,

tienes que esperar a que termine la frase,

porque el verbo está casi siempre al final,

entonces si no esperas

hasta que el alemán no termine la frase,

no sabes qué te está diciendo.

-Por eso hicieron el idioma así, por eso le dieron la vuelta.

-¡Atento!

¿Te has dado cuenta de la movida?

Hablaba ella,

y todo el mundo estaba callado y escuchando, a ver qué nos dice.

Pero cuando empezó a contestar ella, le habló ella, yo, y éste.

El abanico de posibilidades en Alemania, es enorme,

aquí lo que te dan es la oportunidad,

y las opciones de tener éxito,

así que el que quiera, adelante.

¡Voy a llorar porque os vais a ir! Ya os he cogido cariño.

¡Nos vemos en España! ¡Adiós

Hola, me llamo Asun.

Tengo 45 años

y llevo viviendo 16 años en Alemania.

En estos momentos

estoy intentando convalidar mi título,

que no se me había ocurrido en los últimos 16 años,

para poder dar clases en un instituto oficial.

Asun, buenos días. ¿Qué tal? Buenos días.

¿Dónde estamos?

En un instituto de Bachillerato en Dusseldorf.

Ahora mismo está empezando una costumbre alemana.

Aquí tengo una amiga, Maite.

-Doy clases de español aquí

y estamos esperando porque es el último día de clase

y no nos dejan entrar.

En todos los institutos de Alemania es la despedida del instituto,

del tiempo que han pasado aquí, y entonces siempre hacen una broma

para el resto de los alumnos y para los profesores.

El tema de este año es zombies.

-"Españoles en el mundo", pueden pasar.

-(Habla en alemán)

-La directora ha salido

para avisar a todo el mundo que no se preocupen.

En ese momento ha sido raptada.

Vamos a ver cómo la van a liberar. No sé qué han planeado.

Para poder salvar a la directora de su secuestro,

los profesores tienen que superar determinadas pruebas.

Tiene que enfrentarse siempre alumnos contra profesores

y al final tienen que ganar los profesores

porque si no,

no podemos liberar a la directora y no reciben sus notas.

-Esto es un instituto público, accesible para todo el mundo.

La enseñanza es gratuita

y hay muchas ayudas para los alumnos.

La programación está también orientada a los inmigrantes.

Actualmente hay muchos inmigrantes que vienen a las clases

que no hablan alemán y tienen unas clases específicas.

-Hay tres tipos de formación secundaria

y, según las notas o rendimiento académico del alumno,

se les va encaminando a uno o a otro.

-El instituto tiene también muchos contactos con empresas

para aquellos alumnos que sabes de antemano

que no van a superar la Selectividad

buscarles una vía alternativa a la universidad, a la Selectividad,

y pueden hacer una formación en una empresa

organizada por nosotros, por el instituto.

Que lo paséis muy bien y a ver si sale el sol hoy.

Yo me voy a dar clase, que mis chicos me están esperando.

Adiós. Muchas gracias. Adiós. Adiós.

-Yo vine aquí por mi marido.

Me vine a Alemania

porque llegó el momento en el que decides en una relación,

mi marido es alemán, si quieres continuar.

Uno de los dos tendría que cambiar de país

y decidimos que lo hacía yo.

Era un momento en el que estaba pensando

en cambiar de trabajo de todas formas

y me puse manos a la obra, imprimí unos currículums

y me visité un montón de escuelas de español

hasta que encontré un sitio en el que pude dar clases.

Hay mucha gente de la que viene ahora

que viene buscando trabajar en lo suyo,

buscando directamente mejorar su situación profesional.

Está bien venir

si tienes un plan con un trabajo ya buscado,

porque, aunque estamos en Europa y nos parezcamos todos mucho,

la adaptación no es tan fácil como lo que parece.

Esto es la zona del puerto, Medienhafen.

Medien de los medios, lo que es toda la comunicación,

y Hafen es puerto.

Allí está la torre de la televisión. Es nuestro Pirulí de aquí.

Antiguamente aquí había naves

y estaba un poco abandonado.

Hace unos 20 años se empezó un cambio,

una transformación del puerto,

y entonces han ido saliendo edificios nuevos,

sobre todo con la arquitectura moderna.

La roja, la blanca y otra casa gris son las tres casas de Frank Gehry.

Este arquitecto es el mismo del Guggenheim de Bilbao.

Son un poquito como lo que representa,

lo más emblemático,

y gracias a estas casas fue como empezó el cambio,

la transformación.

Podéis ver allí los flossis,

unas esculturas de cuatro por dos metros.

Como tenían que recogerse las esculturas,

de hecho, las llegaron a recoger, hubo una llamada general

porque todo el mundo quería que las esculturas se quedasen.

Al final han permanecido.

Desde el 2002 se han quedado fijas

y se ha quedado un poco también de marca de Dusseldorf.

Es una avenida comercial un poquito mejor, más fina.

Este tipo de coches son llamativos todos.

No ves ninguno con un bollo ni con el espejo retrovisor roto.

Aquí siempre ocurre algo, siempre está renovándose.

Yo creo que les ha quedado un poco

la mentalidad aquella de después de la guerra

de reconstruir, mejorar y levantar.

Hay que reconocer que tienen una gran capacidad de trabajo

y están muy organizados.

Aquí nunca quedas para dentro de un rato.

¿Cómo que dentro de un rato?

Exactamente cuántos minutos y a qué hora hemos quedado.

Un rato no existe.

Estamos llegando a mi casa, es un barrio bastante céntrico,

intento dejar el coche antes aparcado,

y si no, nos vemos en bicicleta.

Os presento a Cristo.

Hola, ¿qué tal? Buenas tardes.

Bien equipado. Sí, del Rayo Vallecano.

Encantada.

Tienes que grabar esto,

porque esto es mi equipo en Alemania.

Ahora están en Segunda, casi bajando a Tercera,

como el Rayo, es una pena,

tengo muy mala suerte con mis equipos.

Antes tengo que...

-Todos los días, cuando llega, toca la batería.

Si no viene y toca la guitarra, se sienta al piano.

Aquí todo el mundo toca algo.

(Canta)

La escuela de música está al lado de casa,

empecé a ir con mi hija cuando tenía dos años hasta ahora,

han estado siempre con formación musical.

A las 13:30 están en casa

porque el instituto está al lado de casa,

les queda mucho tiempo para actividades de tiempo libre,

pueden hacer deporte o tocar un instrumento.

Los niños salen muy pronto, cuando tienes hijos,

sobre todo cuando son pequeños,

es bastante difícil ver cómo organizas tu vida,

si trabajas los dos, quién se encarga de los niños.

Los niños, en 1” de Primaria, salen a las 11:00 de clase,

de 08:00 a 11:00.

Uno de los dos no puede trabajar.

Esto lo hacía con los niños dos meses,

como habéis podido comprobar,

no es la idea del alemán serio y cuadriculado.

Yo pedí una beca Erasmus desde la Universidad de Salamanca,

de alguna manera a la Universidad se le pasó buscarme un piso

en una residencia de estudiantes,

tenía el billete para ir y no tenía un sitio donde dormir.

Un amigo alemán Erasmus me dijo:

"Tengo un amigo en Berlín que vive en un piso compartido con otros dos,

le voy a preguntar si puedes ir a su casa".

Yo no conocía a nadie,

cuando me dijeron que podía ir a dormir

a casa de un amigo con otros dos amigos.

Cuando llegué a Berlín... -Yo.

-Estaba Cristo esperándome con el amigo de mi amigo

y me fui directamente a su casa.

-Así nos conocimos.

Me gusta el estilo español,

es alegría, la fiesta y todo eso.

Todo eso, junto con el estilo alemán,

un poco más cabeza cuadrada.

-Se complementan bien los dos caracteres.

Esta casa tiene 140 metros cuadrados en 2 plantas.

Tuvimos mucha suerte, porque la compramos hace 9 años,

nos costó 250.000 euros,

que eso es un regalo,

ahora está el metro cuadrado a 1.000 euros.

Todos pisos que están haciendo alrededor cuestan,

a partir de 80 metros cuadrados, 300.000 euros.

-Según el Tripadvisor de Dusseldorf, es la mejor pizza.

-La pizza Salvatore con el salami de mi madre.

-Saludos a todos y sobre todo a los del Rayo.

Adiós. Muchas gracias, chicos, adiós.

Yo llegué aquí con mis padres en 1966,

toda la vida, 50 años,

lo que pasa que no pierdo el acento andaluz.

Como crío, era duro, porque la fragua es muy dura,

pero no suelo tirar nunca la toalla, soy un guerrero.

¿Qué tal estamos? Bien, encantado.

Encantada de conocerte. Hola, amigos.

¿Qué tal todo?

Además te hemos traído un regalo.

Sabemos que la familia y las raíces es

algo muy importante y muy especial.

¡Hombre!

-Que lo teníamos guardado.

-Cabrones, que sois unos cabrones.

¡Hombre! ¡Hombre!

Que nos han sorprendido, les dije que veníais vosotros

y se han venido de España, muchas gracias.

-Es que somos andaluces.

Habéis venido todos desde España en coche.

Sí.

-Ya sabes lo que pasa, que en el nido se crían todos

y en cuanto empiezan a volar y a formar su propio nido,

es normal.

Estamos en una concentración de coches antiguos,

coches, motos, tractores, todo viejo.

¿Cuántos coches antiguos tienes? 73.

Me encantan, me apasionan todas las cosas antiguas,

los coches son mi pasión.

Este coche está preparado para hacer rallies

y es muy especial,

porque me lo vendió un amigo antes de morir,

sabía que tenía cáncer y es muy sentimental este coche.

Para desconectar la batería, es obligatorio,

tiene los cinturones, son obligatorios,

además funcionan solo con el contacto.

Todo esto lo hago yo,

me das una máquina de soldar y herramientas

y te hago lo que quieras.

Lleva un doble carburador 1.800 y 130 caballos.

¿De dónde te viene esa pasión?

Mi hermano mayor, que ha venido ahora de España,

es mecánico

y desde ahí siempre comprábamos y vendíamos coches.

¿Cómo se consigue este tipo de coches?

Por Internet, por contactos, aquí también se consiguen.

El precio no es muy caro en estos coches,

son unos 3.000 euros.

Alemania tiene mucho coche antiguo y no es como en España,

yo tengo coches en España, que he comprado en España,

y la gente se dispara,

se cree que tiene un coche como los 850

y se piensa que valen 2 millones de pesetas.

Aquí los tienes mucho más barato y más cuidados.

Cuando iban en caravanas,

iban señalizando por la parte que iban a tirar.

Bienvenidos a Alemania.

"Willkommen auf Deutschland".

-Os he traído a Solingen, que es vecino de Wermelskirchen,

y vamos a ver el castillo de Burg.

Éste es el interior del castillo,

donde vivía la gente que vivía en el castillo.

El pueblo, la barriada,

todo está lleno de tiendas y restaurantes, hoteles...

Los alemanes son muy perfectos para todo lo que hacen,

son máquinas.

¿Qué has aprendido de los alemanes?

El alemán...

creo que se aprende, sobre todo,

su disciplina, la palabra, la seriedad.

Ahora vamos a llegar a la casa de Juan,

un privilegiado, por vivir en el castillo.

-Es lo único que me recuerda a mi patria,

a Granada, que vivo en un castillo también,

en vez de en La Alhambra, vivo en un castillo.

Amistad de toda la vida.

Conocimos a la madre cuando era más pequeña que ésta, todavía.

-Económicamente, las ayudas que uno tiene aquí.

Soy madre soltera,

las ayudas que me dan aquí, allí no las tenía.

Aquí tienes, por tener hijos, hasta que acaben los estudios,

te dan mensualmente 184 euros por niño.

Los medicamentos de los críos, no se pagan.

Lo que tienes aquí, el nivel de vida es bueno,

lo que te falta es la vida.

¡Os echo mucho de menos!

-Mi padre vino en octubre del 60,

y se me metió en la cabeza el venir a Alemania,

e hice la vida aquí.

¿Te han tratado bien en Alemania?

Muy bien.

Nunca me he sentido como un extranjero.

¿Te ves volviendo a España?

No, aquí tengo a toda mi familia.

Allí soy ahora más extranjero que aquí.

A seguir bien, eh.

Muchas gracias, Juan.

¡A vosotros!

-¿Cómo estás?

-Bien.

-¡El cafelico!

-Vinimos con nuestros padres,

tenía siete años, mi hermano para nueve.

-A mí me fabricaron aquí.

Y salí más cabezón y más grande.

-Lo primero que recuerdo que hizo mi padre,

al día siguiente de venir, fue cogernos a los cinco,

llevarnos al centro comercial de ropa,

y vestirnos de arriba abajo, todo.

Veníamos con ropa de España.

España hoy, es Europa.

Lo que ves en Alemania, lo puedes encontrar en España.

Pero en aquel entonces, no.

Estábamos a años luz.

-Pasa uno por aquí:

"Mira, aquí estuve con mi padre, con mi madre",

hemos estado viviendo allí... son recuerdos que tenemos

de nuestros padres,

momentos de alegría, de pena, de todo, con nuestros padres.

Aquí están mis padres.

Éste fue el primer coche que se compró mi padre,

como todos, "quiero un Mercedes", pues aquí está el Mercedes.

-Nos vemos después en la casa.

-¿En la de quién?

-En la mía.

-¿Del hermano mayor?

-No, por suerte o desgracia, soy el segundo.

Os voy a presentar a Frank, soy su forjador,

porque desgraciadamente, el único que queda soy yo,

y si no trabajas conmigo, no trabajas con nadie.

Os vamos a enseñar lo que es la joya de esta ciudad.

Aquí estamos ya en la fábrica, ésta es la ciudad del sable,

del cuchillo, y trabajamos para el ejército.

¿De Alemania?

De todo el mundo.

El último encargo grande que hemos hecho,

ha sido para Venezuela.

Hicimos el año pasado 3.900 sables de Zamora.

Hago la hoja completa, la forjo, todo en una pieza.

En un calentón del material, tienes que hacer la espada,

no la puedes meter otra vez.

Estará a unos 1.000 grados, más o menos.

Luego, hay que hacer la hoja, el motivo,

si es de dos cortes, ovalada,

porque lo que es un sable, lo hago todo a mano.

No hay otra cosa, en el yunque.

Ahí puedes ver el temple,

es la calidad del material porque los aceros,

tienes que saber los distintos temples de cada uno lleva.

Aquí tenemos a Frank, que os va a montar una empuñadura.

Todos los adornos, son hechos en la casa.

Todas las espadas que hay aquí, de hace 45 años,

todas las hojas son mías.

Esta hoja es muy difícil de hacerla,

es una hoja de fuego.

Todas esas curvas que veis, las doy a mano en el yunque.

De 1906, se va a América, para un coleccionista.

Mira qué elaboración lleva esta hoja.

¿En cuánto está valorada realmente?

Unos 100.000 euros.

La verdad es que somos únicos.

Artesanos a mano, únicos,

porque no lo hacen ya en ningún sitio del mundo.

Es la pena de que esto se pierda, se apague, no hay derecho.

Hola, amigos, ya estamos aquí, en el cortijo.

Aquí está la familia.

Parte de la familia.

¿Qué tal?

¿Os veis en algún momento, volviendo a España?

Creo que no.

-Con la edad que tengo, ya es imposible, ya no.

Tengo los hijos mayores, nietos.

-Quién sabe,

algún día nos veremos allí, o aquí otra vez.

No lo sé.

Juan, ¿te ves volviendo a España?

No, llevo 50 años, y ya los que me queden,

me los paso al lado de mis nietos, y mi hija, claro.

Ha sido un placer,

y un honor formar parte de la familia por un día.

(TODOS) ¡Adiós!

Nos vemos en España!

-Muy pocos, pero ánimo desde Alemania.

-Pruébalo. Buenísimo.

-Estamos llegando a las 21 horas juntos, eh.

-¡Cómo te gustaría esto, Dolores!

Maltratamos a los "Españoles en el Mundo",

y nos comemos su comida.

¡Venga!

No puedo trabajar así.

No sé si me he explicado bien.

-Genial, y además, si huele mal...

-Muchísimas gracias.

Españoles en el mundo - Düsseldorf

20 jul 2017

Los últimos 2.018 programas de Españoles en el mundo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios
  • Nuevo Düsseldorf Completo 50:13 64% pasado jueves
    Düsseldorf pasado jueves Españoles en el mundo viaja hasta Düsseldorf, la capital de Renania del Norte- Westfalia. Prácticamente destruida tras la Segunda Guerra Mundial, la ciudad no ha parado de reconstruirse y ...
  • Nueva Caledonia Completo 51:18 54% 13 jul 2017
    Nueva Caledonia 13 jul 2017 Hoy visitamos el archipiélago de Nueva Caledonia, en Oceanía. Descubrimos sus exuberantes costas, sus impresionantes playas y sus paisajes únicos. Además conoceremos su capital Numea y...
  • Japón Completo 51:13 70% 31 mar 2015
    Japón 31 mar 2015 Españoles en el mundo da un paso más allá en su último programa de la temporada. Si hasta ahora ha buscado españoles, ahora el objetivo será encontrar la huella de España fuera de nuestro país. Para ello ha ...
  • Kuwait Completo 50:27 53% 24 mar 2015
    Kuwait 24 mar 2015 VIsitamos Kuwait, un pequeño país que, pese a quedar marcado por la Guerra del Golfo, encabeza el ranking de los países más caros. En su capital, Kuwait City, se combina el ocio y el lujo con la tradición, es dec...
  • Fráncfort Completo 50:35 55% 17 mar 2015
    Fráncfort 17 mar 2015 Hoy en Españoles en el mundo visitamos Frankfurt, ciudad financiera, cultural e histórica. Recorremos sus calles en bicicleta, sus museos, teatros y espectáculos. 
  • Madrás Completo 53:29 51% 10 mar 2015
    Madrás 10 mar 2015 Madrás es la puerta del sur de la India y la cuarta ciudad más grande del país. Españoles en el mundo la visita durante el Festival del Pongal, durante el que se agradece la cosecha al dios Sol. Una ciu...
  • Brisbane (Australia) Completo 54:11 60% 03 mar 2015
    Brisbane (Australia) 03 mar 2015 Australia, con una filosofía de vida basada en naturaleza, deporte, sol y playa, es un lugar ideal con un ambiente multicultural, joven y fresco.Españoles en el mundo aterriza en Brisbane, capital del estado...
  • Cuzco Completo 51:14 48% 24 feb 2015
    Cuzco 24 feb 2015 Cuzco, situada en el corazón de los Andes, ofrece paisajes hermosos y nos acerca al pasado de la desconocida cultura incaica.
  • Manhattan Completo 53:16 59% 17 feb 2015
    Manhattan 17 feb 2015 Conquistar Nueva York en una visita es imposible, por eso en Españoles en el mundo visitamos el distrito más popular de la Gran Manzana, Manhattan. El 90% de las atracciones de Nueva York se concentran ...
  • Chiapas Completo 50:58 47% 10 feb 2015
    Chiapas 10 feb 2015 Españoles en el mundo se deja envolver por la magia de Chiapas, un estado mexicano rico en historia, tradición y naturaleza. Junto a cinco españoles los espectadores descubrirán su capital cultural, San Cristóbal...
  • Martinica Completo 54:04 45% 03 feb 2015
    Martinica 03 feb 2015 Españoles en el mundo llega a esta isla caribeña donde se respira aire francés y donde cada año, miles de turistas llegan atraídos por los espectaculares paisajes volcánicos . 
  • Hollywood Completo 53:35 45% 27 ene 2015
    Hollywood 27 ene 2015 Hoy en "Españoles en el mundo" visitamos un lugar de película. Viajamos a Hollywood, ciudad que ofrece infinidad de actividades relacionadas con el mundo del cine y del espectáculo. Prepárate para recor...
  • Manchester Completo 56:18 56% 20 ene 2015
    Manchester 20 ene 2015 Españoles en el mundo  viaja hasta Manchester, vibrante, divertida y con personalidad. De la mano de José, Paloma, Juan Antonio, Nuria y José Luis, los espectadores descubrirán esta ciudad que se convirtió e...
  • Johannesburgo Completo 53:38 43% 13 ene 2015
    Johannesburgo 13 ene 2015 Españoles en el mundo nos lleva a Johannesburgo, una de las ciudades más grandes de África y en la que se combinan cultura urbana, compras, gastronomía y vida nocturna con aventuras al aire libre, flora y fauna e...
  • Michigan Completo 54:05 45% 06 ene 2015
    Michigan 06 ene 2015 Españoles en el mundo viaja a Michigan el primer destino turístico en el medio oeste estadounidense. Conocido por ser el estado de los Grandes Lagos, es también cuna del motor y exponente del estilo de vida ...