www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
4685182
Para todos los públicos España a ras del cielo  - Maravillas - ver ahora
Transcripción completa

¿Saben por qué nos gusta ver las cosas desde las alturas?

Porque el mundo desde aquí arriba parece distinto.

Bienvenidos a España, pero a una España desconocida,

la que vemos desde el aire.

Esta es la historia de España. De una España diferente

desde un lugar privilegiado, el cielo.

Hoy volamos sobre España, un país patrimonio de la humanidad.

Visitaremos cuatro de nuestras maravillas más famosas y admiradas

dentro y fuera de nuestras fronteras.

Junto a la hija menor de Enrique Morente

volaremos entre los palacios de la Alhambra.

Mi padre no sabía vivir en Granada sin ver la Alhambra.

Me meteré en donde casi nadie ha conseguido hacerlo,

en los pasadizos secretos de este monumento.

Les contaré cuáles son los únicos inquilinos de El Escorial,

el monasterio real más grande de España

que durante siglos fue considerado la octava maravilla del mundo.

Hoy día, todo el mundo puede ver el monasterio por dentro,

pero en época de su fundador,

no podían entrar más que él y sus monjes.

En Tenerife, conoceremos la maravilla natural

más visitada de Europa, el Parque nacional del Teide.

Allí me espera un importante reto,

ayudar a un discapacitado a subir los 3.718 metros

del pico más alto de España.

Y desde 100 metros de altura,

les enseñaremos cómo avanzan las obras del monumento español

que más tiempo lleva construyéndose y que aún están sin acabar,

la Sagrada Familia.

Esto es "España a ras de cielo".

Desde esta silla se supone que Felipe II

observaba la construcción de su monasterio de El Escorial,

que cuatro siglos más tarde

era declarado patrimonio de la humanidad.

En aquella época no había una política de preservación

de estas maravillas, pero hoy en día si.

Gracias a ello, España es el segundo país

con más patrimonio de la humanidad del planeta.

Son 44 los bienes culturales, monumentos y espacios naturales

que la Unesco ha reconocido de nuestro país.

Nuestro viaje comienza a tan solo 50 kilómetros de Madrid,

allí se encuentra el Real Monasterio de El Escorial

que fue declarado patrimonio de la humanidad en 1984.

Cada año recibe más de medio millón de visitantes.

Luego les vamos a contar quiénes son los inquilinos

de estos casi 35.000 metros cuadrados,

pero ahora vamos a conocer a Juan Ignacio Cuesta,

un estudioso que conoce todos los secretos de El Escorial

y lo haremos como Felipe II, desde las alturas.

Las dimensiones del monasterio son espectaculares.

Ocupa unos 35.000 metros cuadrados

donde se reparten las cuatro torres principales que son:

la del Cierzo, las Damas, la del Norte y la del Jardín.

Luego tiene el cimborrio y los dos campanarios.

Forman en el interior unos cuarteles,

uno de ellos pertenece a la clausura de los monjes

y al actual colegio de Alfonso XII.

Felipe II quería que El Escorial

fuera un panteón donde descansasen todos los reyes de España.

El último rey en encontrar reposo en el monasterio fue Alfonso XIII,

cuyos restos regresaron a España en 1980.

Terminado el funeral, el féretro de Alfonso XIII

es trasladado al panteón del monasterio.

El rey madrileño descansa por fin en su tierra,

junto a sus padres y antecesores en la corona de España.

-Quedan dos lugares: uno está destinado a Juan Carlos

y otro está destinado a Sofía, su mujer.

Posteriormente, no sabemos que se hará

porque ya no hay sitio para más reyes allí.

Hoy día, todo el mundo puede ver el monasterio por dentro

y lo puede visitar, pero en época de su fundador,

no podía entrar más que él y sus monjes

y si acaso alguna personalidad.

Nadie más y así fue durante muchísimo tiempo, hasta el siglo XX.

Solamente visitarlo, permite que uno pueda comprobar que estamos

ante una de las grandes maravillas que el hombre ha conseguido

con su tesón, su esfuerzo y su dinero.

Lo más extraordinario de El Escorial

no es que sea el monasterio real más grande de España,

sino que además, está habitado desde hace 450 años.

Nos adentramos en la parte privada del monasterio,

cerrada al público general.

Solo las personas que habitan estas paredes conocen sus misterios

pero, ¿quiénes viven en este monumento

considerado durante años la octava maravilla del mundo?

Somos unas 100 personas las que vivimos aquí.

Los niños de la escolanía, que son los que cantan en el coro,

en la basílica.

Después hay una serie de estudiantes de teología

y la comunidad propiamente dicha.

Somos sacerdotes, atendemos toda la organización

y las labores de este monasterio.

El padre prior nos lleva a contemplar

las mejores vistas del monasterio desde la torre de la Botica.

Somos afortunados porque al estar en una zona privada,

no pueden ser disfrutadas por los visitantes.

Yo todas las mañanas, cuando me levanto,

abro mi balcón y veo esto mismo.

Es una gozada disfrutar con esta vista de El Escorial.

El año 1885, los agustinos nos hicimos cargo del monasterio,

pero somos frailes viviendo en un monasterio.

Nos movemos mucho hacia fuera

porque esa fue la finalidad de las órdenes mendicantes,

estar en el pueblo, con el pueblo y para el pueblo.

El vivir aquí te hace desentrañar el alma,

verdaderamente, del monasterio.

Hay que vivirlo, estar aquí y gozar de esto.

Es un privilegio y una gozada poder vivir aquí.

En esta basílica se ha casado gente importante

y gente no tan importante, hay de todo.

Una de las bodas más sonadas ocurrió en el año 1970.

Rocío Dúrcal y Junior se dieron el sí quiero

ante cientos de asistentes.

Luce un vestido de línea princesa, manga larga y estrecha,

falda evasé y cola que parte de la cintura.

En la confección del velo,

se emplearon más de 40 metros de tul.

Un último requisito,

contrayentes y testigos firman el acta matrimonial.

A los recién casados todo el mundo les desea toda clase de venturas.

En las bodas que se celebran en la basílica de El Escorial,

uno de los momentos más esperados

es la actuación del coro de la escolanía.

Medio centenar de niños conocidos en el mundo entero

por sus virtuosas voces.

Lo que no es tan conocido

es que esos niños viven junto a los frailes

dentro del monumental monasterio.

¿Quiénes son? ¿Qué cualidades tienen?

¿Cómo son escogidos estos niños?

Para que un niño acceda a la escolanía

tenemos un proceso de selección.

Nosotros visitamos un montón de colegios,

se seleccionan una serie de chavales

los cuales son invitados a unas pruebas aquí,

dentro del monasterio.

Todos ellos tienen grandes cualidades

tanto para el estudio como para la música

porque es muy exigente la vida en la escolanía.

Tienen un horario muy cargado y son muy felices,

pero tienen mucho trabajo.

No todos los niños valen para ello.

Buenas tardes. (Todos) Buenas tardes.

Os presento a los niños más pequeños de la escolanía.

Han llegado hace 15 días y ya los habéis escuchado cantar.

Estudian solfeo y se preparan para poder unirse al coro.

Los niños recién llegados reciben sus primeras clases de música.

Con el tiempo, los mejores formarán parte del coro

y cantarán por medio mundo.

Solo ellos conocen el esfuerzo que hacen

para mantenerse en el coro.

Todos los días hacemos una hora de ensayo

y el fin de semana hacemos dos horas, algunas veces más.

También dedicamos bastante tiempo al estudio,

es bastante disciplinado, pero se aprende mucho

y en la música es lo que más hay.

-Llevo nueve años aquí y no era consciente

de que vivo en un sitio que es patrimonio de la humanidad,

y si lo piensas es algo así como:

"Dios mío, sale en el libro de Lengua, El Escorial".

Es una experiencia.

Ya hemos conocido cómo viven los habitantes de este monumento

creado por el hombre.

De una maravilla del arte cristiano

pasamos a una joya del arte musulmán.

Hoy les tengo que confesar que es un día muy importante para mí.

Y no es porque sea mi cumpleaños

ni porque esté en una pista de aterrizaje,

sino porque estoy a punto de visitar,

por primera vez en mi vida, la Alhambra de Granada.

Uno de los primeros monumentos de nuestro país

que consiguió el reconocimiento de patrimonio de la humanidad.

Además, hoy estoy de suerte,

me va a acompañar en esta visita tan especial, Soleá Morente.

Todos conocimos a su padre, el genial cantaor Enrique Morente

y a su hermana Estrella.

Hoy descubriremos a la pequeña de la familia,

una artista a la que su padre no llegó a ver cantar

sobre un escenario.

Qué alegría conocerte. -Qué ilusión conocerte.

-Porque estamos en tu tierra.

-Estamos en Granada, la tierra más bonita.

-He venido a tu tierra para que me lo cuentes.

Me han dicho que te apasiona la Alhambra.

-La llevamos en el alma, en la garganta.

-Así tenéis ese arte. -Ahí estamos, estamos en ello.

-¿Te gustaría verlo desde el aire? -Me encantaría.

Nunca lo he hecho, pero es uno de mis sueños.

Qué pasada. -Ya estamos en el aire.

-¡Ya estamos volando!

Aquí, toda maravillosa Granada esperándote.

Qué bonito, la torre de la Vela, el patio de los Arrayanes.

Qué bonito, emocionante, increíble.

Me estoy acordando de mi padre muchísimo,

cuando vivo experiencias tan maravillosas

me acuerdo muchísimo más.

Era nuestro parque, donde nos traía a jugar.

La Alhambra forma parte de nuestra vida, de nuestra casa.

Todas las ventanas de mi casa dan a la Alhambra.

Mi padre no sabía vivir en Granada sin ver la Alhambra.

Por suerte, esta maravilla, hoy la disfrutamos todos.

Pero, durante siglos, solo unos pocos pudieron hacerlo,

entre ellos personalidades como el rey de Marruecos, Mohamed V.

En la Alhambra, admira el palacio nazarita

y el paisaje que desde él se divisa.

Fue, precisamente, a otro Mohamed V a quien correspondió,

durante su reinado,

el orgullo de terminar, en 1390, esta maravilla arquitectónica

que incorpora piezas de tan refinado gusto

como el patio de Los Leones, el mirador de Lindaraja,

y el patio de los Arrayanes.

Pero esta situación cambia en 1984,

cuando la Unesco decide que este monumento

forme parte del legado de la humanidad.

En ese momento, la Alhambra pasa a ser conocida en el mundo entero.

De las 800.000 personas que cada año visitaban este monumento

en la década de los 80,

hemos pasado a los 2,2 millones registrados en 2012.

De ellos, el 28% son españoles y casi la mitad,

pertenecen a la Unión Europea.

En tan solo 25 años, las visitas a la Alhambra, se han triplicado.

La importancia de esta maravilla es tal,

que todos los años supera en número de visitantes

a un monumento tan conocido como el Taj Mahal.

Todos los días, una media de 6.000 personas visitan

este patrimonio mundial.

Y hoy, me toca a mí.

Entramos en la Alhambra para hacer una visita fuera de lo común,

nada turística.

Además de Soleá, me va a acompañar Antonio Carbajal,

uno de los poetas contemporáneos más influyentes de este siglo.

Premio Nacional de Poesía en 2012,

ellos nos van a mostrar cómo viven y cómo sienten esta maravilla.

Antonio, ¿cómo estás? Qué alegría conocerte.

-¿Qué tal? -Es un placer para mí.

¿Conoces a Soleá Morente? -Hola, maestro.

-La conocí así de pequeñita, ha crecido.

-Muchas gracias, un honor estar aquí hoy.

-Si te apetece, nos vamos dando un paseo

y vamos charlando amigablemente, ¿te parece bien?

-Para eso estamos. -Adelante.

-Vámonos.

Llegamos a un punto emblemático de la Alhambra.

Hace tan solo un año,

sus figuras más importantes recuperaron su ubicación original

después de 10 años de restauración.

No te pierdas esto. -Los leones son auténticos.

-Yo los he visto siempre grises

y ahora tengo la impresión de que están recién hechos,

tanto la fuente como lo otro, es una maravilla.

-Me estoy preguntando cómo, en mi vida, no he estado aquí antes.

Es algo que no me perdonaré.

-Cuando estás aquí y ves estas yeserías

entiendes aquello de Lorca:

"Entre yesos y jazmines, tu mirada era un pálido ramo de simientes".

-Mi padre en su carrera hay mucha Alhambra en su música.

He visto cantar a mi padre muchas veces en la Alhambra,

la última vez que le vi fue en el Carlos V,

un concierto increíble,

he vivido cosas que para mi alma se quedan.

(Canta flamenco)

Hacemos un alto en el camino,

hay muchos rincones de la Alhambra que el público no puede visitar.

Pero hoy, junto al arqueólogo Jesús Bermúdez,

vamos a conocer sus zonas privadas.

Estoy dispuesto a que me sorprendas.

-Estamos en el Partal, que es el Palacio de Alhambra,

de los tres o cuatro palacios

que hay en esa zona de Palatina de Alhambra,

el más antiguo de todos.

Es un lugar muy especial, apartado de la visita pública

porque es un lugar muy recogido, que le llaman "El observatorio".

-Ahora entenderás el nombre del sitio.

-Porque es "El observatorio".

-Es un sitio que está abierto a los cuatro puntos cardinales,

es un lugar reservado para el sultán

y exclusivamente para su vida privada.

Era aficionado a la astronomía y dicen que se hizo este pabellón

para por las noches observar las estrellas,

tuvo una enfermedad que se quedó ciego.

Una ironía que él concibiera un palacio

para tener una parte de observatorio de las estrellas

y padeciera esa enfermedad.

Incluso, fíjate el lugar de la observación,

la bóveda que tenéis ahí arriba

es la bóveda Mozárabe más antigua de la Alhambra.

-¿Os queda mucho por descubrir? -Sí, es una caja de sorpresas.

-Me han dicho que hay unos pasadizos que comunican los palacios.

¿Eso lo podríamos ver?

-Al ser secretos están ocultos. -Me encantaría verlos, perfecto.

-Vamos para allá. -Sí que voy a ser un privilegiado.

-Hemos llegado a la entrada de uno de los pasadizos

que pasan por debajo de los palacios de Alhambra.

-No sé a qué me recuerda, pero me recuerda a algo.

-Estos pasadizos fueron parte

del sistema de defensa inmediata de los sultanes.

Arriba se celebraba la vida normal y por debajo pasan estos lugares

que sirven a la guardia pretoriana, aguardaban la vida del sultán,

que era el dueño del mundo.

Tenía que estar especialmente protegido.

-¿Cuánto mide todo esto? ¿Hasta dónde te llevaba esto?

-No conocemos cómo era el recorrido exacto de todo,

se han ido descubriendo por partes, por sectores,

se han modificado mucho.

-Voy a intentar escaparme por aquí. -Si puedes.

-A ver dónde acabo.

-No sé si podrás,

porque los vigilantes de ahora no son los medievales,

ahora es otro sistema más rápido.

-Ha sido un placer. -Encantado.

-Gracias por tu conocimiento.

No sé si tirar por ahí o por allí, ya veremos.

-Prueba, suerte.

De los pasadizos secretos volvemos a la superficie.

Mira qué maravilla.

Esto es la terraza volada

y desde aquí podemos contemplar el Albaicín, que es mi barrio,

donde yo he nacido.

Esto es patrimonio histórico de la humanidad.

En 1994 fue nombrado

y es el núcleo del arte musulmán, flamenco, andaluz.

Lo que estas murallas y torres

son ahora inspiración para los artistas en el pasado

sirvieron para defender al sultán que aquí residía.

La torre de la Vela

es una de las imágenes más representativas de la Alhambra,

además de ser un enclave que guarda muchísimas leyendas e historias.

Hay una anécdota en la torre con la campana.

-El día 2 de enero que se celebra la toma,

ese día está todo el día sonando la campana

y vienen las muchachas solteras

porque dicen que si la tocas encuentran novio,

así que yo voy a venir con mi amiga.

-¿Esto ha ido cambiando mucho desde que hayas nacido?

-Cambiamos nosotros, las personas, los estados de ánimo,

pero la Alhambra siempre está ahí.

Quiero vivir en Granada, porque me gusta oír

la campana de la Vela cuando me voy a dormir.

-Los pelos de punta. Muy bien, cariño.

Con la voz de Soleá nos despedimos de la Alhambra,

ha sido un día mágico.

He viajado siete siglos atrás,

y he respirado el aire que respiraron reyes y princesas.

Me voy al mirador de San Nicolás, en el barrio del Albaicín,

para disfrutar de la última vista de esta maravilla.

No olvidaré esta visita jamás.

Sin lugar a dudas,

España es un país lleno de maravillas

creadas y pensadas por el hombre.

Pero hoy me encuentro en un lugar muy especial,

porque ha sido la naturaleza

la que ha generado una de las grandes maravillas,

no solo de nuestro país, sino del planeta entero.

Y hoy, ustedes, la van a poder ver

desde un punto de vista distinto, a ras de cielo.

Les presento el Parque Nacional del Teide.

Nos encontramos a más de 2.000 metros de altitud

en el centro de la isla de Tenerife, en esta maravilla que,

desde junio de 2007, es patrimonio de la humanidad.

Es un tesoro geológico único en el mundo,

en el que volcanes, cráteres y ríos de lava

forman un impresionante arco iris de colores.

No es de extrañar

que sea el parque volcánico que más visitas recibe del mundo,

solo superado por el monte Fuji, en Japón.

Uno de los fenómenos naturales que más sorprenden

es el conocido como "mar de nubes", creado por los vientos alisios

al empujar las nubes contra las cumbres

e impedir su ascenso.

Pero el alma de este parque es el Teide,

cuyo pico, de 3.718 metros, es el techo de España

y uno de los volcanes más voluminosos del mundo.

En este imponente escenario me espera Juan Antonio,

una persona especial cuya vida

está marcada por su afán de superación.

Hace 20 años,

un accidente de tráfico le dejó en silla de ruedas.

Desde entonces, tiene el sueño de volver a subir al Teide,

como lo hizo cuando tenía 15 años.

Hoy es su gran día y voy a estar ahí para ayudarle.

¿Vas a subir? -A la cresta.

-¿Estás seguro de subir ahí arriba? -Sí.

-Es que yo estoy asustado y te veo a ti muy valiente.

-Es fácil. -¿Cómo haremos para subir?

¿Tenemos que ir a algún sitio primero?

-Sí. Nos acercamos al teleférico primero, si te parece bien,

y allí organizamos.

-Te veo tan seguro que me voy contigo.

-Adelante.

-Eres mucho más valiente que yo,

porque yo estoy asustado y te veo a ti muy tranquilo.

Vamos allá.

-Eres ingeniero, ¿no?

-Tomas la decisión mental

de "yo no me voy a quedar tirado en una cama

y me voy a poner a hacer lo que más me gusta".

-¿Y ahora nos vamos a encontrar con ellos?

-¿Son esos? -Sí.

-Vamos a saludarles.

Buenos días, ¿cómo estáis?

Vamos a subir a Toni ahí arriba. -Sí.

-¿Y esto cómo lo hacéis?

-Con muchas ganas, con un entusiasmo fuera de lo común

y convencido de que todo es posible.

-Este es vuestro espíritu.

-Ni más ni menos, llegar a todas partes

con la gran diferencia

de que unos vamos sentados y otros de pie.

-¿Cómo subimos a Toni?

-Cogiéndolo con una técnica adecuada

y llevándolo en esta silla especial que tenemos en el vehículo.

-¿Cómo se llama?

-Joliet, silla de ruedas adaptada para personas con discapacidad,

con movilidad reducida, y nos permite ir

por cualquier tipo de terreno y superficie por complicada que sea.

Hay que tener en cuenta que,

cuando nos estemos moviendo a esa altitud,

tendremos un 50% menos de oxígeno

que si estuviésemos a nivel del mar.

-Hoy también vais a tener una cosa, que yo os puedo ayudar.

-Eso no es poco.

-Somos unos más, porque estaré encantado de ayudaros.

¿Cuánto pesa esto?

-Pesa 26 kilos más el peso de Toni.

Y me temo que se va a aproximar a los 100 kilos.

-Bien. Os veo fuertes.

Si moverse en silla de ruedas por una ciudad es difícil,

hacerlo por los escarpados senderos del Teide parece casi imposible.

Pero hoy, lo vamos a intentar.

Todo está listo, nuestro recorrido empezará en el teleférico,

que sube paralelo a la montaña,

desde los 2.356 metros de la estación base

hasta la primera parada a 3.550 metros de altitud.

Serán 614 metros con un desnivel medio del 42%,

todo un reto para un hombre de ciudad como yo.

Pero antes volvamos la vista atrás.

Corrían los años 70, coincidiendo con el auge del turismo en Tenerife,

acceder al Teide se convertía en un reclamo para los visitantes,

para facilitar el ascenso masivo en 1971,

se inauguraba el teleférico más alto de España.

40 años después nosotros también nos subimos al teleférico

que asciende en paralelo a la montaña.

La primera vez que subimos en el teleférico.

-35 años que no subía, subí de pequeñajo.

Y cuando me quedé en silla las oportunidades se dan menos.

-¿Y estás deseándolo? -Qué menos.

Falta poco para que empecemos

la ascensión de los 200 metros que nos separan del pico del Teide.

Este último trayecto lo haremos a pie,

por un complicado sendero de piedras volcánicas.

Debemos prepararnos para que todo salga bien.

Se nota la temperatura. -Cuidado con el escalón.

-Se nota la respiración y, a partir de ahora,

es cuando empieza lo bueno.

Vamos a ello, Toni. Vamos allá, señores.

Míralo, ahí lo tenemos, el gran cráter.

-Tiene buena pinta. -La gran montaña.

-Los arneses que van a facilitar la ascensión,

que nos vamos a enganchar como perros a un trineo.

No se olviden que esto se va a hacer en equipo y uno solo hace poco,

pero el equipo es capaz de hacerlo todo.

-Nosotros vamos a llegar arriba, a por ello. Para adelante, señores.

El ascenso al pico más alto de España

lo hacemos por la ruta de Telesforo Bravo,

un sendero empedrado de tan solo metro y medio de ancho.

Se empieza a notar el olor a azufre y la respiración ya no es tan fácil.

Estoy andando por las laderas del volcán,

pero me siento tranquilo.

Al fin y al cabo, la última erupción se produjo hace más de 200 años.

¿Sabían qué hace 180 mil años

el Parque Nacional del Teide se elevaba hasta los 6.000 metros?

Los continuos movimientos geológicos

han rebajado esta montaña más de un tercio de su altura original,

y se agradece.

Porque a casi 3.600 metros yo ya estoy agotado.

¿Toda esa montaña qué sería?

-La consecuencia del desmoronamiento

que se produjo de un gigantesco volcán que existió antes del Teide

como lo conocemos y como lo estamos viviendo y disfrutando,

ese gigantesco desmoronamiento

dio paso al espectáculo y al paisaje que ahora vemos.

-Todo lo que vemos ahora

es la lava que ha caído de aquel volcán que había,

y, sobre aquel, emerge la gran maravilla, esto.

-Sí, se este se nos antoja majestuoso, fantástico y grandioso,

imagínate cómo era aquel que dio paso a este.

-Cuando queráis, ¿podemos? Va.

-¿Puedes? -Sí.

-¡Vamos, vamos!

-Es buena esa.

-Ha marcado mucho en mi vida.

-¡Vamos, montaña! -Podemos, podemos.

-Venga.

-Llegamos a los 3.600, cuesta respirar,

cuesta cargar con el peso,

de ahí que tengamos que hacer pequeñas paradas y relevos

en los porteadores de Toni.

No es fácil, pero es maravilloso lo que estamos viviendo.

-¡Vamos, que podemos! -Venga, ahí.

Llevamos más de una hora de travesía

y la dificultad del recorrido es alto.

El azufre se mezcla con el aire y nos dificulta la respiración,

el sol se hace insoportable

y no hay ni una sola sombra para tomar un respiro.

A pesar de todo,

estamos aquí para ayudar a que Toni cumpla su sueño.

Ahora entiendo

por qué para los guanches el Teide era sinónimo de infierno.

Aquellos habitantes de Canarias creían que aquí dentro

estaban encerradas todas las fuerzas del mal.

Cada vez hay menos fauna y menos flora

cuanto más ascendemos, ¿no?

-Sí. Por encima de los 2.000 metros es alta montaña.

Nos acercamos cada vez más a la cima, al cráter del volcán,

por lo que aquí vida, poca.

Es un medio hostil de alta montaña.

Es de lo poco que podemos ver a esta altitud.

-¿Cómo estáis el equipo? ¿Hemos recuperado?

Se huele el azufre. Vámonos. -¡Vamos!

A las dificultades de la altura y del terreno

se le une la falta de tiempo.

Todavía no hemos llegado a la cumbre

y bajar a Toni nos llevará otras dos horas.

Tenemos que hacerlo antes de que anochezca.

Atención ahora que es todo muy estrecho.

Va, que se puede. Que se puede. -Vamos.

-Manolo, ¿qué es esto? -Es lo que denominamos fumarola.

-Está ardiendo.

-El volcán está dormido pero está vivo, está silente.

Esta emanación es la combinación de vapor de agua y gas de azufre.

-¿Qué temperatura tiene? Yo no lo tocaría.

-Si te acercas demasiado te puede quemar.

-Vale.

-Además la emanación es tal

y la concentración de azufre es tan elevada

que te va a dificultar la respiración.

Los científicos,

para establecer una analogía entre estas rocas y las de Marte,

hacen estudios comparativos.

-Porque el paisaje es marciano. -Sí.

Hay una zona del parque nacional que se denomina paisaje lunar.

-No hemos llegado a lo más alto, aunque estamos a un paso de coronar.

-Vamos a llegar arriba. Quiero coronar.

Se lo hemos prometido.

-Después de lo subido queda la guinda.

-Y Toni debe estar deseándolo, así que vamos a llevarlo.

-Vamos llegando. -Falta poquito.

-Falta muy poquito para la cima.

-Mira lo cerca que estamos del final.

-Estamos en el último tramo. -Cuidado.

-Tramo de gran dificultad.

Es una zona bastante peligrosa donde no podemos estar todos colaborando.

¡Vamos señores que estamos! -¡Arriba todos!

-¡Venga! -¡Arriba!

-¡Vamos Toni, que estamos! ¡Que llegamos!

-Venga, ya lo estamos consiguiendo.

-Es la cima de España, el lugar más alto.

Toni, hemos llegado. Qué bueno.

Estamos encima de las nubes. Veo el mar.

Estamos en la parte más alta a 3.718 metros. Toni, ¿qué?

-Tengo que agradecer al equipo.

Pensar que otro mundo es posible a través de la solidaridad,

del cariño y del empuje.

Somos los que lo han demostrado hoy contigo.

-Habías tendido una experiencia en el pasado,

habías subido aquí con 15 años.

-Sí. -¿Qué sientes hoy?

-Ha cambiado poco,

ha cambiado la perspectiva de todo lo que era la visión.

Para mí ha sido bastante mágico.

-Cuando compartes las cosas con gente así

te enseñan a que cuando nos unimos, cuando estamos juntos por una causa,

siempre se consigue.

Gracias a ellos por habernos acompañado hoy

y por haber llegado a esta montaña y conseguir que alguien como Toni,

que por su discapacidad no podría hacerlo solo,

hoy ellos lo han traído para que vea algo

que no podría ver de ninguna manera.

Lo hemos logrado.

Un aplauso para todos vosotros, amigos.

-¡Bien! -¡Guau! ¡Sí!

-¡Conseguido! -Estoy en la cima.

Volvemos a la península para conocer

la obra que lleva más tiempo construyéndose,

el monumento inacabado más famoso del mundo.

El año pasado

por la Sagrada Familia pasaron 3.200.000 personas,

un récord histórico que ha convertido esta basílica

en el monumento más visitado de España.

De todo este templo,

la Fachada de la Natividad y la cripta,

las únicas obras construidas en vida por Gaudí,

entraron a formar parte de la lista de patrimonio de la humanidad.

Lo primero que voy a hacer

es conocer el corazón de esta basílica,

un templo que se ha levantado desde siempre

con la ayuda de donativos de la gente.

Más de la mitad del templo ya está edificado

y dicen que la obra podría terminar en el año 2026.

La historia de la Sagrada Familia comienza hace 131 años,

cuando un joven Gaudí se hace cargo de la dirección de las obras.

Si bien ya se había construido una parte de la cripta subterránea,

él sustituye el proyecto inicial por uno propio mucho más ambicioso.

Su obsesión es que este templo

no pase desapercibido en la sociedad de su época y lo consigue.

Los trabajos de la Sagrada Familia ocupan toda la vida de Gaudí,

pero antes de morir sólo llega a construir

una de las tres fachadas proyectadas,

la Fachada del Nacimiento,

y ve coronada sólo una de sus torres.

En ese momento la basílica alcanza los 100 metros de altura.

Con 73 años Gaudí seguía trabajando en su obra más importante,

pero el 10 de junio de 1926 un tranvía acaba con su vida.

Su restos son enterrados en la cripta de la Sagrada Familia.

Después de su muerte

la Guerra Civil española y la postguerra

frenan el avance de las obras.

Pero en 1954 los trabajos se retoman con fuerza

y se comienza a levantar la segunda fachada,

la Fachada de la Pasión.

El templo se trasforma con el tiempo.

La basílica crece a lo ancho.

Se empiezan a construir las columnas,

las bóvedas de la nave central

y se colocan los cimientos de la Fachada de la Gloria.

Con el paso del tiempo nueve generaciones de arquitectos

se han encargado de la construcción de la basílica

interpretando el proyecto original y los deseos de su creador.

El último heredero de su legado es Jordi Fauli.

Tiene la responsabilidad de acabar la Sagrada Familia

145 años después de que se colocara la primera piedra.

Con él entramos donde muy poca gente consigue hacerlo,

en el corazón de las obras.

Empezamos por arriba del todo.

-Vale. -Adelante, por favor.

-Por aquí. Sí que me has traído alto.

-Más alto en la obra no es posible.

-¿A qué altura estamos? -A 81 metros.

Es la base de la Torre de Jesucristo.

La torre empezará a esta altura, que llegará a 172,5 metros,

para no superar la altura de Montjuic,

que es lo que Gaudí quería.

172,5 metros son 23 veces 7,5,

que es el módulo de la cantidad básica

para todas las medidas del interior de la Sagrada Familia.

No hay nada gratuito.

Primero son formas parabólicas, porque resisten muy bien el viento,

circulares, porque se ven iguales desde cualquier punto de vista.

El edificio es una alabanza a Dios, por eso pone "Hosanna excelsis".

Y el color es signo de vida,

que acaba con estos símbolos del obispo,

la mitra arriba del todo, por ejemplo.

La fase actual es la construcción de la primera sacristía,

una cúpula de 40 metros de altura

que él definió en un modelo de yeso que estamos siguiendo.

Y la construcción de lo que vemos detrás

de las seis torres centrales.

Seguimos el programa de Gaudí, que fue muy hábil

al pensar en la construcción de la Sagrada Familia por partes,

para que cada generación fuera protagonista de una parte

y la sociedad de cada momento tuviera una parte como objetivo.

Por otro lado, porque sabía que, si él construía una fachada entera,

la fachada del Nacimiento, daba al edificio una imagen

para darlo a conocer a todo el mundo.

Es una forma de atraer visitantes.

-¿Qué le pasa a uno cuando de repente le llaman y le dicen:

"Quiero que te encargues de la construcción

de la Sagrada Familia"?

-Estoy en la Sagrada Familia desde hace 23 años.

En aquel momento solo éramos cuatro personas en la oficina.

Ahora somos 44 y otros profesionales,

que también han ido aprendiendo a construir la Sagrada Familia

con los años.

Se dice que Gaudí era un hombre enigmático

que dejó símbolos ocultos en las fachada del Nacimiento,

pero hay una persona que lleva años descifrando sus secretos.

Esta es la fachada original de Gaudí.

Es la única que logra acabar en vida.

-Cuando uno ve estas cosas de pequeño o en el colegio,

no te acabas de enterar de toda la simbología

y todo lo que significa esto.

-Allá arriba nos encontramos un capitel

donde está representado JHS,

iniciales de Jesús Salvador de Hombres

y hay un ciprés, una tau, una cruz y una paloma.

Para el cristianismo, JHS significa Jesús Salvador,

pero dentro de los ambientes de la masonería

también significa Isis, Orus y Seth.

El ciprés simboliza la inmortalidad.

La tau la utilizaban los templarios sobre todo,

para colocarla en muchas esquinas de catedrales e iglesias.

Y la paloma significa el trabajo bien realizado, pero inacabado.

Por lo tanto, está hablando

de la inmortalidad de los Templarios,

de un templo inacabado, pero que está bien realizado.

Las catedrales están realizadas para el pueblo.

Son como libros abiertos donde la gente de la calle

podía interpretar lo que de otra manera

le sería muy difícil saber dentro de la propia iglesia.

Allí arriba aparecería una mano con un ojo en su interior.

Esto se le llama la providencia,

pero al mismo tiempo es el ojo que todo lo ve.

La masonería suele aparecer en una especie de triángulo

con un ojo en su interior,

ese es el ojo del gran arquitecto del universo.

-¿Esto está demostrado en algún documento?

-De Gaudí no hay ningún documento explícito que nos mencione

que Gaudí es masón.

Gaudí también decía que el que busque ciencia

va a encontrar aquí muchos elementos relacionados con ella.

Acababa esta frase diciendo: "Solamente los verdaderos iniciados

sabrán lo que quise decir en este templo".

Seguimos en el interior de la Sagrada Familia,

aunque no lo parezca.

En este lugar cerrado al gran público están las oficinas

donde las ideas de Gaudí toman vida gracias a las nuevas tecnologías.

Aquí está el corazón. -Gaudí dejó maquetas de yeso.

Sabía que era un proyecto que no construiría,

que construirían sus discípulos y sucesores.

-Utilizando nuevas tecnologías pero sigue siempre la esencia, ¿no?

-Siempre. Gaudí era un genio.

-¿Podemos ver alguna de las maquetas que hacéis?

-Aquí tenemos una maqueta.

Es de la torre central, de las de Jesucristo.

Este esquema paramétrico ha permitido proyectar este modelo.

Vemos lo que tenemos que corregir, lo valoramos y hacemos otra maqueta.

-Está previsto que acabe en 2026. -Sí.

-Te gustaría vivir 13 años más para ver esta obra acabada.

-Si Dios quiere.

Quizá no tengamos que esperar 13 años,

porque gracias a las nuevas tecnologías

ya podemos ver la grandeza de toda su obra.

Ya que estamos aquí, no nos vamos sin ver la joya de la corona,

el único trozo de la maqueta original que se conserva.

Esta maqueta estaba seguramente en este espacio de aquí,

que era uno de los dos talleres de modelos que tenía Gaudí.

Estos modelos fueron destrozados al inicio de la Guerra Civil,

pero los fragmentos, como vemos aquí, se conservaron.

Y sus discípulos, teniendo las fotografías originales

y los conocimientos de geometría,

sus colaboradores pudieron construir con los fragmentos conservados

las maquetas que nos han servido para la construcción

de estos ventanales.

Ya he visto la Sagrada Familia,

pero no me quiero ir de Barcelona sin disfrutar desde el aire

de las demás obras de este genio catalán.

La arquitectura de Gaudí es muy hermosa desde todos los ángulos

y ver sus obras desde las alturas es un auténtico privilegio.

Mientras sigo volando por Barcelona aprovecho para ver desde el aire

el Parque Güell, La Pedrera y la Casa Batlló,

tres de las construcciones más famosas de Gaudí

que también son patrimonio de la humanidad.

La Pedrera es uno de los edificios más significativos

del modernismo catalán.

Su fachada la hemos visto miles de veces,

pero lo que no sabíamos

es que su azotea es tan increíble como el resto del edificio.

La Casa Batlló es otra de las maravillas de Gaudí.

Un edificio que descolocó a la Barcelona

de principios del siglo XX con estos curiosos ventanales.

Es imposible encontrar algo parecido en el mundo al Parque Güell.

¿Sabían que fue diseñado

para albergar viviendas de alto "standing"

con todos los adelantos tecnológicos de la época?

Lo que estamos viendo se conoce como los Pabellones,

aunque a muchos de nosotros

nos trasporte al cuento de Hansel y Gretel.

Después de volar sobre la obra de Gaudí

hemos comprobado que su imaginación no tenía límites.

Más de un siglo después su legado sigue impresionando

a los millones de personas que visitan la obra de este genio.

Hoy hemos descubierto un poco más de nuestro patrimonio cultural,

natural y monumental.

Maravillas que en algún momento fueron contempladas por unos pocos,

pero que ahora podemos disfrutar todos.

Por eso debemos conservarlas

porque el patrimonio es nuestra seña de identidad.

No solo es un legado heredado de nuestros padres,

sino un préstamo de nuestros hijos.

Tenemos la hermosa oportunidad

de trasladar a las futuras generaciones

cómo lo hemos cuidado y mimado

para que ellos también puedan disfrutarlo.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Maravillas

España a ras del cielo - Maravillas

10 ago 2018

España a ras de cielo visita cuatro de las maravillas españolas más famosas y admiradas dentro y fuera de nuestras fronteras. Cuatro maravillas que destacan sobre las demás por su grandiosidad, su fama o su valor histórico. Además, todas ellas han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco: la Alhambra, el Teide, El Escorial y la Sagrada Familia.

Histórico de emisiones:
01/10/13
27/07/15

ver más sobre "España a ras del cielo - Maravillas" ver menos sobre "España a ras del cielo - Maravillas"
Clips

Los últimos 81 programas de España a ras de cielo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos