www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
3264740
Para todos los públicos España a ras de cielo - Somos lo que hacemos - ver ahora
Transcripción completa

¿Saben por qué nos gusta ver las cosas desde las alturas?

Porque el mundo desde aquí arriba parece distinto.

Emprenderemos un viaje de norte a sur y de este a oeste

para averiguar cómo somos y cómo hemos cambiado.

(Música cabecera)

Esta es la historia de España,

de una España diferente,

desde un lugar privilegiado:

el cielo.

Hoy, vamos a descubrir que el lema "renovarse o morir"

nos ha permitido convertir la tradición

en una apuesta de futuro.

Tres generaciones de una misma familia

nos van a enseñar cómo se mantiene viva

la pasión por fabricar coches

en la empresa automovilística más grande de España.

Mi hijo trabaja aquí y mi nieto trabaja aquí.

Estoy como para revolcarme.

Veremos cómo nuestro ingenio nos ha llevado a aprovecharnos

del aire de maneras muy distintas y sorprendentes

en los últimos cinco siglos.

¡Guau! ¡Esto es impresionante!

¡Qué grande se ve desde aquí!

Aterrizaremos en una empresa

que ha revolucionado la industria textil

con una cazadora hecha con trozos de vaqueros,

y además ha creado un modelo de trabajo sorprendente.

Esto yo lo veo fácil ahora, pero cuando me lo dijo el primero

no veía nada.

Y desde el aire vamos a descubrir dónde van a parar los desechos

que generamos en nuestra actividad diaria

y qué se hace con ellos.

Toda la energía que producimos aquí, todos los kilovatios,

con ellos podríamos iluminar todo el alumbrado de Madrid dos años.

Esto es "España a ras de cielo".

(Música animada)

Hoy, les proponemos un recorrido por cuatro formas de trabajar

en las que hay un denominador común: la constante renovación.

Veremos cómo hemos conseguido transformar en auténtica moda

algunas tradiciones como la utilización del viento

o el reciclaje de la basura.

Y sabremos cómo hemos sobrevivido a los cambios

en sectores tan competitivos como el textil

o la producción de coches gracias a la creatividad,

el ingenio y la pasión por lo que hacemos.

Hoy vamos a ver cómo nacieron estas empresas

y cómo han evolucionado para llegar hasta lo más alto.

Contemplaremos desde el cielo qué es lo que mejor hacemos.

(Música suave)

En muchos oficios, ha sido la tradición familiar

la que ha mantenido el espíritu de un sector.

Un ejemplo lo podemos ver en la fabricación de coches.

Empezamos nuestro viaje a ras de cielo sobrevolando Cataluña.

Más concretamente, Martorell, donde la producción de automóviles

se ha convertido en la seña de identidad

de una familia que ha mantenido una tradición de abuelos a nietos.

El sector automovilístico no solo ha marcado

la historia de esta familia, sino de toda la zona.

Llegamos a la fábrica de coches más grande de España.

Una factoría que, en los años sesenta,

fabricaba 152 coches al día y que hoy llega hasta los 2000.

El cambio ha sido espectacular.

Y si la plantilla inicial era de tan solo 925 empleados,

actualmente es de 11 000.

Pero detrás de todas estas cifras están las personas.

En la fábrica nos espera José Antonio Rodríguez,

el patriarca de una familia de tres generaciones de obreros

que han hecho del automóvil su vida.

Un hombre que llegó de Granada con una maleta y dos mudas

para luchar por un futuro mejor para su familia.

Esa era toda su ambición cuando entró a trabajar en la fábrica.

¿Cómo empezaste a trabajar en esta fábrica?

Yo empecé a trabajar en esta fábrica con mucha ilusión.

Desde el momento en que hice el examen y me llamaron,

aquella noche no dormí.

¿Tú de dónde venías? Toda mi familia

pertenecía al pueblo de Gor.

Mi idea era salir fuera de allí.

Trabajo no nos faltaba, pero no teníamos un duro.

¿Qué te pareció a ti cuando viste que ibas a trabajar allí?

Yo estaba encantado. Sí, ¿eh?

Contento de ver todo aquello, de ver la maquinaria,

de ver las carretillas que iban por allí

como por aquí las vemos. El movimiento de trabajo,

porque había muchísimo personal trabajando.

Aquello era despampanante.

Cuando vi aquellas calles, aquellas máquinas tan bien puestas,

digo: "Si esto es un alucine".

Era una época donde hacíais el 600.

Cuando me hicieron fijo, pasé al taller dos, al 600.

Y el 1500, que se hacían entonces.

¿Cómo trabajabais entonces?

Se trabajaba muy bien, y cada uno en su sitio.

Hacías tu trabajo, hacías tus minutos de producción,

y encantado.

¿Teníais la impresión de que estabais haciendo,

digamos, algo importante, porque eran los primeros coches

que había en España? Muy importante. Importantísimo.

Porque la fábrica cada vez iba a más, y cada vez se hacían las cosas mejor.

Mejor, porque había gente preparada para eso.

¿Qué crees que te aportó como persona?

La felicidad de mi cada y la de mi hijo.

Tu hijo trabaja aquí, ¿no? Y tu nieto.

Mi hijo trabaja aquí y mi nieto trabaja aquí.

Estoy como para revolcarme.

(Música animada)

¿Notas un gran cambio en todo?

¿Lo que te cuentan tu hijo, tu nieto,

de cuando tú trabajabas aquí a cómo está ahora mecanizado,

cómo se ha engrandecido todo esto? ¿Han dado el salto?

Hablo con mi hijo y hablo con mi nieto

y yo ya no tengo los alcances que ellos tienen.

Claro, claro.

Lo siento, porque he vivido otra vida.

Yo lo que tengo es una gran experiencia,

pero ellos tienen otros alcances que yo no los he tenido.

Ahora vienen nuevos tiempos.

Y el amor está en el aire.

La tradición en la fabricación de vehículos

se remonta a los primeros años del siglo XX

con marcas líderes en su época como Hispano-Suiza.

Aunque fue con la creación de la empresa SEAT, en 1950,

cuando se potenció la industria.

El Estado quería motorizar la España de la posguerra

y abrió una fábrica en Barcelona de automóviles italianos FIAT

bajo licencia.

"Hace algunos años, muy pocos,

tal escena hubiera resultado increíble.

Ya que esta serie de automóviles

que se alinean en el puerto de Barcelona

no llegan del extranjero, sino que esperan turno para su salida.

Sí, señores, España ya exporta automóviles.

Concretamente, este popular utilitario".

La producción fue creciendo tanto

que comenzaron a llegar trabajadores como José Antonio,

para los cuales se crearon barrios dormitorio como el de Bellvitge

en los que vivían familias enteras

que se dedicaban a la fabricación de coches.

En hogares como estos, crecieron generaciones

cuya vida giraba alrededor de los coches.

Como es el caso de la familia de José Antonio.

Este veterano ha inculcado a los suyos la pasión por su trabajo,

pero nunca ha llegado a ver a su nieto David en la factoría.

Hoy, le vamos a dar una sorpresa,

porque va a visitarlo en la fábrica donde estudia y hace prácticas.

¿Habrá choque generacional?

¿Tendrán las mismas aspiraciones respecto al trabajo

el abuelo y el nieto? ¿O han cambiado con los años?

Hombre, aquí está mi...

Qué alegría conocerte. Encantado.

-Aquí viene tu abuelo a verte, y el compañero.

-Estoy formándome ahora. El tercer año.

¿El tercer año ya? El último, y entro aquí a trabajar.

¿Te estás especializando en algo? Sí, mantenimiento.

En este taller, el 90 % son robots. Nosotros somos los...

Sería como los bomberos mecánicos.

Nosotros, que hay una avería, corriendo, como a apagar el fuego,

pues a arreglar la avería.

Arreglar el robot que vigila al otro robot.

Por si estropea, claro. ¿Es una responsabilidad

después de haber trabajado tu abuelo y tu padre aquí?

Hombre, tengo que dar la talla. Claro.

¿Qué calificación le damos? Viendo cómo está funcionando, ¿qué?

Número uno. Como tiene que ser.

Me decía José Antonio que, cuando él trabajaba,

su gran aspiración era tener un trabajo seguro,

mantener a su familia... ¿A qué aspiras tú?

Ahora mismo, en estos tiempos, como la familia está asegurada,

lo que busco es un peldaño más arriba.

Aspiro un poco más, llegar a ser algo importante.

Un placer conocerte. Que vaya todo muy bien.

Igualmente. -Vale.

Mientras su abuelo se conformaba con un puesto de trabajo fijo,

David ha dejado claro que quiere llegar a lo más alto.

Y entre el abuelo y el nieto está la generación intermedia.

José Antonio hijo pasó por seis departamentos diferentes

hasta llegar al Centro de Prototipos de Desarrollo.

¿Qué tal? Encantado de conocerte. Hombre, Francis.

¿Cuáles son las sensaciones de quien entra a trabajar en una fábrica

y ha podido ver la evolución que ha tenido todo esto,

y que formas parte de ello? Echar la vista atrás

y ver cómo trabajábamos en un principio y cómo estamos hoy,

para mí es un cambio enorme.

Aquí, ¿qué hacéis? ¿Para qué sirve esta máquina?

Esta es una maqueta que nos permite analizar

virtualmente la posición de trabajo de un operario

y verificar que todo el coche es fabricable e industrializable.

Lógicamente, mejoramos el proceso, reducimos los tiempos ciclo

y conseguimos hacer el coche en el menor tiempo.

¿No podría probar yo esto?

Ahora es como si yo fuera conduciendo este coche, ¿no?

Es algo espacial casi.

Bueno, es... Me voy a dar una vuelta por ahí.

El simulador mezcla partes reales como el asiento o el volante

con partes virtuales que veo a través de las gafas.

En este momento, puedo conducir cualquier modelo de la marca

como si fuera un videojuego.

Oye, impresionante la visión a través de esto.

Esta familia de trabajadores me lleva a un sitio muy especial.

Donde se conservan los tres coches históricos más famosos de la marca.

De su conservación se encarga Isidre López.

¿Qué tal? ¿Cómo estás? ¿Qué tal? Muy bien, hombre.

¡El papamóvil! El papamóvil.

Pero ¿lo ha usado realmente el papa? Sí, sí.

Es el coche que usó en la visita que hizo Juan Pablo II en el 82.

Tiene una historia curiosa. La comisión del Vaticano

que vino a chequear toda la visita, la ruta,

se dieron cuenta de que el coche oficial que usan ellos

no pasaba por la puerta del Camp Nou ni del Santiago Bernabéu,

donde tenía que hacer una misa su santidad.

Entonces, ¿qué hacemos?

Bueno, se tuvo que fabricar este coche en quince días.

Partimos desde la anécdota de que no cabía

y tuvisteis que hacerlo vosotros. Exacto.

¿Podría probarlo? Hombre, claro.

Vamos a ello.

(Música animada)

El último 600 fabricado.

Qué bueno. Se fabricaron 800 000,

y este es el último. El último.

Nunca salió de la fábrica, nos lo quedamos.

Ah, claro. No se matriculó ni nada.

Como ves, tiene 600 kilómetros.

¡Está nuevo! Está en rodaje todavía.

¡Está en rodaje! Sí, sí.

A ver cómo suena. Me acordaba de cómo sonaba el 600...

(Motor)

¡Hombre, el característico sonido del 600!

Claro. ¡Sí, señor!

¡Qué bueno! Está nuevo.

¿Sabes que yo he tenido uno? No.

Sí, he tenido uno. Se lo robaba a mi madre.

Bueno, me lo prestaba mi madre.

(Motor)

Ahí está, ahí está. Perfecto.

Vamos allá.

(Música animada)

Voy a ver el motor. Me encantaba el motor del 600.

Es que yo lo arreglaba.

En esta época, estos coches, con dos llaves...

Con dos llaves, efectivamente. Aquí estaba lo de...

Aquí mira, lo del aceite. Me acuerdo perfectamente.

A ver cómo va de aceite.

Lo mirábamos así y decíamos: "Tiene aceite".

En uno de estos íbamos la familia. ¿Sí?

Cuatro hermanos. ¡Cuatro hermanos! Madre mía.

Y de fin de semana. Sí, sí, sí.

Este es el Panda Grupo 2,

que fue un coche que utilizó Carlos Sainz.

Es el primer coche oficial que tuvo Carlos Sainz.

Incluso en uno de los rallies hizo quinto de la general.

¿Ah, sí? Sí, sí.

O sea que este coche aún corre. Sí, lo restauramos.

Qué bueno. Podemos hacer rallies de regularidad.

De clásicos.

Con este coche, Carlos Sainz ganó su primer rally en 1981.

Hace dos años, decidieron restaurarlo,

y nuestro campeón tuvo ocasión de conducirlo de nuevo

y recordar sus inicios en la competición.

Hoy, soy yo el que tiene el placer de manejarlo.

En este momento, me siento un poco solo.

Echo de menos un copiloto.

Sin duda alguna,

la fabricación de coches ha marcado nuestra historia.

Y ha sido el símbolo del crecimiento económico de una época.

Pero también es el motor de la biografía

de muchas familias como la de José Antonio.

(Música suave)

Aunque si hablamos de transformación y renovación,

tenemos que trasladarnos hasta las tierras de Castilla-La Mancha.

Aquí, el viento, que siempre sopla fuerte,

ha supuesto un reto para el hombre.

Durante cinco siglos, este recurso natural

ha llevado al límite nuestra imaginación

hasta encontrar cómo sacar provecho de él.

Desde los antiguos molinos con los que obteníamos harina,

hasta los modernos gigantes con aspas

con los que conseguimos transformar el aire en energía.

Me encanta este lugar.

Estoy en Tébar, en la ermita de Santa Quiteria.

Y es un lugar que me gusta porque el viento y la energía

se convierten en algo muy especial.

Estoy en Castilla-La Mancha, donde, desde hace más de 500 años,

han sabido convertir el viento en buena energía.

Y si no, miren lo que hay detrás.

Pero el idilio del viento con nuestro país

viene ya desde hace varios siglos.

Gracias a uno de los inventos más importantes

de la historia de la humanidad: el molino de viento.

Con su uso se facilitó la fabricación

de uno de los alimentos más utilizados de la historia:

el pan.

En la sierra de Mota del Cuervo,

aún quedan 7 de los 33 molinos de viento

que un día la coronaron.

Los molinos se introdujeron en La Mancha

hacia mediados del siglo XV, y son conocidos en todo el mundo

gracias a las andanzas de don Quijote.

Desde entonces, los molinos son considerados

un patrimonio industrial tradicional.

Son la tecnología del siglo XVI.

La profesión de molinero dejó de existir en España

en los años treinta.

Pero, gracias a personas como Enrique Tirado,

se mantiene viva en pleno siglo XXI.

¡Enrique! ¡Hombre!

Buenos días. ¿Cómo estás? Muy bien, ¿y tú?

Qué alegría verte. Igualmente.

Más de 400 años de historia nos contemplan. ¿Dónde estamos?

Estamos en el balcón de La Mancha, lo más bonito de La Mancha.

Aquí fue atacó el Quijote.

Qué listo. Totalmente.

Me han dicho que aquí había muchos molinos.

¿Toda la zona tenía molinos?

Sí, aquí llego a haber 33 molinos, en lo alto de esta sierra.

Ahora, ¿cuántos tenemos? Ahora, siete.

Siete. Esto es alta tecnología.

Hombre, por supuesto. Aquí ya manejabais con el viento...

Hace cinco siglos, dominar el viento era un triunfo de los grandes.

Ahora mismo, queremos revitalizar esto para volver a aquella época.

Depende del viento el movimiento de todo esto, ¿no?

Por supuesto, claro.

Hay que saber de viento para saber dónde se orienta.

En lo alto del molino hay una serie de ventanitas,

que son las se organizaban para saber de dónde viene el viento

y qué tipo de viento era. ¿Hay muchos tipos de vientos?

Aquí hay muchos vientos. Ajá.

Tenemos el belmontejo, el solano, el matacabras...

¿Matacabras? ¿Eso qué es? Se conoce que el viento

levantó unas cabras y las mató, y por eso le pusieron matacabras.

Y depende de donde venga, le ponéis un nombre.

Cada uno tiene su nombre distinto. ¿Hasta cuándo funcionan los molinos?

El 1929 es cuando dejaron de moler. El último que molió fue el Zurdo.

El Zurdo, que es uno de estos. El último que hay.

Es el único que tenía la maquinaria al contrario,

y era el único que molía al revés. Único en el mundo, según creemos.

Ese tiene una historia porque, hace dos siglos,

salió el dueño a dar una vuelta,

a ver si venía mejor viento o peor viento,

y las aspas, en la puerta, lo cogieron, y lo mató.

A partir de entonces, a todos los molinos de viento

les ponían dos puertas, una en una parte

y la otra en la parte posterior. ¿Y por qué dejaron de moler?

Porque vino la electricidad y esto no era rentable.

Fue cuando hicieron el eléctrico.

¿Es para ti importante lo de los molinos?

Importantísimo. Yo sé que mi madre fue la última...

Mi madre y mi tía fueron las últimas que molieron aquí.

Para mí es muy importante eso. Sobre todo viniendo de mis ancestros.

Después de escuchar a Enrique, vamos a ver cómo se molía el trigo.

Hemos quedado con Isidoro Castellano,

un agricultor manchego,

para aprender cómo se puede fabricar harina de forma artesanal

siguiendo una tradición de más de cinco siglos.

Tenemos aquí el trigo, ¿no?

Estas semillas pasarán luego por el molino,

el proceso del molino de viento, y se convertirán en la harina

con la que podemos hacer el pan. Así es. Correcto.

Vamos a ver cómo se hace. Vamos para adentro.

(Música alegre)

Vamos a localizar de donde viene la orientación del viento

para colocar las aspas y ponerles las lonas

para empezar a hacer la molienda. Muy bien.

Así que vamos a hacer la prueba del algodón, como lo suelo llamar.

Dale.

Amigo.

O sea que tenemos viento de acá. Ahí está.

Vamos a ver si viene el viento de ahí...

Si el viento va así, tendremos aspas para aquí.

Ahí está, para orientarlo.

¿Lo hacemos? Sí. Vamos a colocar las aspas

orientándolas hacia donde viene el viento.

Vamos allá.

Ah, que lleva ruedas. Lleva ruedas.

Alta tecnología. Para que sea más practicable.

Vamos allá.

Eso es. Ahora, vamos a colocarlas.

Bueno, artesanía pura, pero, a la vez, alta tecnología.

Los molinos están situados en lo alto de la sierra

para recibir la mayor cantidad de corrientes posible.

Pero es necesario mover las aspas de la máquina

para que se pongan en dirección al viento.

Para manejar esta impresionante obra de ingeniería medieval

hemos quedado con Vicente, un molinero profesional.

¡Hombre, aquí tenemos al gran molinero!

¡Qué guapo te has puesto! ¡Te pones así para moler!

¿Vamos a poner las lonas?

Vamos a ponerlas para empezar la molienda.

¡Francis! ¡Sí!

¡Agua va! ¡Dale!

¿Dónde las pongo? Ponlas ahí.

Como Cristóbal Colón, ¿eh? Sí, venga.

Cristóbal Colón y yo hacíamos esto. Venga, pero...

Vamos allá.

Tú, que estás habituado a rodar las escenas esas fuertes...

Esto ya es otra cosa. Eso ya desde abajo lo puedes poner.

Muy bien. Lo tenemos aquí.

¿Qué? Fenómeno, fenómeno.

Venga, vamos a ver si podemos...

A ver qué tal se nos da con el viento que tenemos un poco complicado.

Primero quitamos el freno, ¿no? Vamos a quitar el freno.

Muy bien.

Ahí. Ahí está.

Ahora, lo que hacemos es bajar el palo de alivio

para aliviar la piedra.

El molino utiliza un mecanismo muy sencillo.

El viento hace girar las aspas, y este movimiento se transmite

a un engranaje que mueve una piedra circular

sobre otra que está fija.

Entre las dos está el trigo que se va moliendo.

Escuchar el sonido de las piedras y oler el trigo recién triturado

me traslada a tiempos pasados.

Eso se llama la guitarra, esto es la tolva.

Va cayendo, ¿ves? Va cayendo la piedra.

¿Y esto es igual que se hacía hace 400 años?

Exactamente igual. Ni más ni menos.

Mucho has molido aquí, ¿eh, Vicente?

Pues sí, bastante.

Desde que tenía 16 años, ya empecé como aprendiz,

y ya trabajaba entonces en los molinos.

Hemos visto un buen proceso hasta llegar a la harina.

¿Podemos tocar la harina? Sí, sí. Claro.

La harina que hemos molido en un molino de viento

funcionando en su proceso natural como se hacía hace 500 años.

Gracias, Vicente. Muy amable por explicarlo.

A vosotros.

Los molinos de viento son cosa del pasado,

pero han inspirado a una de las industrias

más jóvenes de nuestro país:

las energías renovables.

Aupados por el sol, el viento y, sobre todo, las ayudas oficiales,

estos molinos modernos generadores de energía

han modificado el paisaje de nuestra geografía.

Estas construcciones metálicas

usan el mismo concepto que los molinos,

pero su fin es completamente diferente:

obtener energía eléctrica del viento.

El fenómeno de los aerogeneradores tiene una historia muy corta.

Aun así en el año 2009 celebramos los 25 años

de la construcción del primer aparato en España.

"Fue un 10 de marzo de hace 25 años

cuando se instaló el primer aerogenerador

en Vilopriu, un pueblo del Bajo Ampurdán.

Era de fabricación nacional,

tenía 3 palas de 12 m de diámetro y una potencia de 15 kw.

Nada que ver con los modelos que se instalan últimamente

y que estamos acostumbrados a ver".

Al igual que hace cinco siglos,

el viento sigue siendo un motor de la actividad económica española.

Y lo que es más importante,

ha creado una nueva modalidad de trabajadores.

En el parque eólico de Sisante, Cuenca,

hemos quedado con Héctor García,

el técnico encargado de esta impresionante instalación.

Él forma parte de una nueva generación de personas

que controlan a estos gigantes con brazos de metal.

Héctor, ¿cómo estás? Muy bien.

¿Qué es exactamente un parque eólico?

Es una agrupación de aerogeneradores

todos conectados entre sí y a su vez interconectados con la subestación

y cuya función es producir electricidad.

O sea, con esto producimos energía, con el movimiento de estas aspas.

¿Tan sencillo como eso?

Tan sencillo como que cada uno puede producir,

más o menos, para abastecer a unas 300 familias.

O sea que todo este parque da energía para...

Muchos miles de personas.

¿Y qué comparación tiene esto con una nuclear?

Con cinco instalaciones como esta podríamos producir lo mismo

que produce una nuclear tipo. Y esto es una energía limpia.

Totalmente limpia. Como puedes ver hay sembrados,

aprovechamiento rural en todo el entorno del parque eólico...

España en este sentido es puntera en el mundo, ¿es cierto?

¿Que somos los pioneros, los que hemos inventado esto

y exportamos nuestro talento? Somos punteros en todo el mundo.

De hecho hay empresas que hace unos 15 años apostaron,

junto con los gobiernos,

por este tipo de energía y ahora estamos exportando

tecnología y recursos humanos al resto del mundo.

El funcionamiento es muy sencillo.

Es tan sencillo como el de una bicicleta.

¿Como de mi bici? ¡Explícame esto!

Esto me... Espera, espera. Me interesa.

Tan sencillo como una dinamo de una bicicleta.

O sea, pongo la dinamo... Generas movimiento...

Y generamos electricidad. Cierto, generamos electricidad.

¿Y quieres decirme que eso que hay ahí es una dinamo como esta?

Exactamente igual. Transforma el movimiento...

¿Ese bicho es una dinamo?

¡Qué bueno, oye! Pues me encantaría verlo.

Vamos a subir para verle las tripas al aerogenerador.

Quiero saber cómo funciona la turbina,

esa especie de dinamo gigante de la que me hablaba Héctor.

Llegamos a la zona de la maquinaria en la parte alta del aerogenerador.

Ángel Ruíz es el encargado de que estas moles funcionen correctamente.

Bueno, Ángel, ya hemos llegado. La zona de arriba.

Cuéntame un poco... Explícame cómo es todo el proceso

El viento hace que giren las palas,

ese movimiento se transmite por el eje

y del eje a la multiplicadora. Y de la multiplicadora al generador.

Ahí es donde llega la energía y produce la energía eléctrica.

O sea que en esta distancia, desde aquí hasta ahí, ya tenemos energía.

O sea, aquí tenemos viento y ahí la energía que produce.

Ahí está. Qué sencillo parece así.

Sí, es muy sencillo. ¿Nos vamos a verlo desde el aire?

Sí. Vamos allá.

Tengo la oportunidad de conocer una zona

donde hasta hoy solo los técnicos han tenido acceso.

Estaremos a 80 m de altura.

Tiene que haber unas vistas espectaculares desde ahí arriba.

Además, quiero ver de cerca cómo giran las aspas.

Bueno...

¡Guau!

¡Bueno, esto es impresionante! ¡Qué grande se ve desde aquí!

Todo el parque.

Oye, ¿y qué es esto que tenemos ahí?

Ahora mismo vemos el anemómetro y la veleta,

uno para orientar a favor del viento y lo otro para medir la velocidad.

He estado esta mañana con los molinos tradicionales

y dependían mucho del viento. Ellos lo movían a mano...

Aquí no necesitáis tener un conocimiento del viento.

Aquí se hace todo electrónicamente a través de la veleta.

El aerogenerador se orienta hacia donde venga el viento.

Antes se hacía manual y ahora es automático.

Toda esta energía que generamos, ¿a dónde va?

Sale desde cada aerogenerador por una línea subterránea

y va a parar a la subestación eléctrica

y desde allí sigue por la línea eléctrica hasta la vivienda.

(Música)

Pero qué puesta de sol... Sí, muy bonita.

¿Te subes a veces a ver el sol? Hombre, es el trabajo...

Si te pilla a estas horas... lo puedes ver.

Hemos hecho un viaje por los molinos de viento del pasado y del futuro

para comprobar cómo hemos conseguido aprovechar

un recurso natural como el viento.

Y ahora vamos a ver cómo esa constante adaptación

nos ha caracterizado en nuestra forma de trabajar.

Si hay un sector que ha llevado hasta sus últimas consecuencias

el dicho popular "renovarse o morir",

ese ha sido el textil.

Nos dirigimos hacia Barcelona para aterrizar en una empresa

que ha roto todos los esquemas de siglos de tradición textil.

Nos acercamos a este edificio vanguardista,

el segundo más largo de la ciudad, que representa toda una metamorfosis

en la forma de entender la elaboración de las prendas.

Es un caso muy curioso porque a partir de una prenda

hecha con trozos de vaqueros de segunda mano,

su creador consiguió levantar un emporio

que hoy día llega a 100 países.

Detrás de esta primera idea original estaba Thomas Meyer,

un suizo veinteañero

que trasladó su espíritu creativo y audaz a la marca.

Nos vamos a conocer el laboratorio

donde se crean estas divertidas prendas.

Es una empresa diferente, no solo por la ropa,

sino también por la forma de trabajar.

Y por sus llamativas acciones de marketing

en las que nos invitan a entrar en ropa interior

a una de sus tiendas y salir vestidos

o a participar en un maratón de besos por todo el mundo.

Hablamos con Manel Jadraque, CEO de la empresa,

para que nos explique en qué consiste la propuesta de trabajo

diferente del centro creativo.

Tenemos cuatro plantas muy extensas, cada planta tiene 7000 m.

No tememos despachos, todas las mesas son iguales,

y no solo eso, sino que la gente está organizada por barrios

y tú cada mañana llegas a trabajar y decides dónde te vas a sentar.

Los empleados de este centro creativo

opinan sobre el uso de los espacios y las pautas de convivencia.

Y se organizan en retos,

que son los objetivos que deben cumplir respecto al trabajo.

La propuesta es que el sitio potencie su lado más creativo,

y para ello hay zonas dedicadas a la inspiración.

Como dato curioso un "happímetro" mide la felicidad de los empleados

al entrar o al salir del trabajo.

Nuestro recorrido empieza en la zona de prototipos

donde las confeccionistas elaboran las primeras muestras.

Si bien la empresa ha cambiado mucho,

todavía siguen confeccionando los prototipos de forma artesanal.

Encarna Valverde, la trabajadora más veterana de la empresa,

nos habla de los orígenes de la marca.

Fui la primera empleada, porque no había nadie, solo estaba el jefe.

Era todo un montón de tejanos y...

y de ahí empezó la chaqueta tejana,

la famosa chaqueta tejana.

Era una prenda que no se había visto nunca, ¿no?

¿A quién se le iba a ocurrir esa idea?

Para que lo entendáis, esta cazadora,

necesitábamos, por lo menos, tres pantalones.

Esto es una cinturilla. Aquí hay una. Aquí tendríamos otra. Dos pantalones.

Las mangas y la espalda son la parte de abajo.

Bueno, esto yo lo veo muy fácil ahora,

pero cuando me lo dieron de primero... no veía nada.

Después subimos a la cuarta planta.

En el probador, las modelos visten

las prendas recién confeccionadas para ajustar tallas y medidas.

Es el momento de ver cómo las ideas se adaptan al cuerpo humano

y hacer los retoques necesarios antes de la fabricación en serie.

Una vez que la prenda está construida y aprobada,

solo queda el último paso en el proceso creativo...,

la decoración de las prendas.

El momento en el que se hacen los retoques de color

y se colocan los últimos adornos.

Acompañamos a la creativa Cristina Clemente a la azotea

para ver cómo transforma las prendas en directo.

La manera que tengo yo de customizar o transformar las prendas...

bueno, hay varias. A veces trabajo sobre un plano liso

y eso luego el diseñador lo acopla en las prendas.

Otras veces me llegan prendas que no tienen ningún tipo de rollo

y simplemente les doy otro aire. A mi gusto.

Utilizamos técnicas de "patchwork", de bordado.

Para transformas las prendas lo que hacemos es teñirlas,

Y otras veces te vuelves loca y empiezas a salpicar y, bueno...

Y salen cosas muy divertidas. Yo esto lo tengo metido en la sangre

porque mi madre hacía todos los trabajos de labor

de los trajes regionales zaragozanos, las baturras,

y prácticamente comía con lentejuelas, bolitas...

y mi abuela también era modista, con lo cual siempre estaba rodeada

de este tipo de cosas.

Las tijeras, lo hilos, botones... como un juguete más.

Qué diferente es crear una prenda de ropa ahora que hace 50 años...

"La tradición artesana de Barcelona

ha hecho de ella un emporio industrial

como lo pregona el penacho de humo de sus fábricas y chimeneas.

Su fama textil se comprueba en el constante laborar de las máquinas

que mueven con ritmo acompasado los telares.

Los estampados producen piezas de original elegancia

para las que hay en el mercado una demanda incesante".

El gran cambio del sector textil ocurrió en los años 70

con el nacimiento del "prêt-à-porter"

y la producción en serie que hizo accesible la moda

a todas las clases sociales.

Los trabajadores de aquellas viejas fábricas de ropa

seguramente no hubieran imaginado el sorprendente cambio que llegaría

en el diseño de prendas y también en su forma de distribución.

Volamos hasta el parque empresarial de Gavà, al sur de Barcelona,

para conocer uno de los centros de logística

más desarrollados de Europa.

Un almacén automatizado que puede acumular tres millones de prendas

y procesar 5000 pedido a la vez.

Todo lo anterior se hacía a mano, tareas manuales.

Ir a buscar la caja, recibir la caja, ir a buscar la prenda,

preparar la prenda y redistribuirla. Ahora todo ese movimiento

lo hace un sistema que controla todas las cajas y es automático.

No hay prácticamente tarea manual.

Cuando las prendas llegan desde las fábricas

se almacenan ordenadamente en el centro

y al recibir un pedido la maquinaria se pone en marcha.

Nuestro sistema sabe qué caja tiene que ir a buscar,

cuántas prendas necesita y lo que hace es,

en ese pedido, agrupa las prendas en una misma caja de cliente

y desde aquí expedimos a todo el mundo

y llega al punto de venta final.

Hemos visto el recorrido que hacen todas esas prendas

desde que son creadas hasta que llegan a cualquier ciudad del mundo,

pero ¿qué ocurre luego con esa ropa

y con el resto de productos que consumimos?

Con el paso del tiempo probablemente van a ser descartados

convirtiéndose en basura.

Lo que no sabemos es dónde van a parar todos esos residuos

que generamos al final de cada día y qué se hace con ellos.

La respuesta está ahí abajo,

en el vertedero más grande de España, Valdemingómez.

Un sitio donde la basura

se ha convertido en el motor de una nueva industria.

Toda esta basura que ven a mis espaldas

es una pequeña parte de la que se produce en el país.

Cada español genera un kilo de basura al día.

Y en una planta como esta se reciben casi 26 millones de toneladas

de basura cada año, y ¿qué pasa con toda esa basura?

¿Qué hacemos con ella? ¿A dónde va a parar?

Voy a hablar con la persona que mejor conoce este centro

para que me cuente cómo hacen para que la basura se convierta

en planchas de aluminio, abono para plantaciones

o en un biogás que produce energía.

¡Miriam! ¡Francis! ¿Qué tal?

¿Cómo estás? ¿Qué tal? Qué alegría verte.

Vaya sitio para una cita, ¿no? Pues sí, la basura...

en estado genuino. Desde que aquí llega.

¿Y cuál es el proceso? Lo primero que hacemos es pesar

y controlar de dónde viene y qué tipo de residuo

es el que traen los camiones de la ciudad de Madrid.

Porque puede llegar todo mezclado. ¡No!

Viene lo que ponemos en el contenedor amarillo, envases,

viene por unos camiones y lo que viene de la fracción restos,

que es lo que nosotros en casa mezclamos orgánica y otras cosas,

eso es lo que nos llega para trabajar con ello.

Lo que tenemos que hacer con ello son unos procesos

que separan los materiales reciclables y la materia orgánica.

Aquello son plásticos, ¿no? Hay muchos plásticos

y cada uno tiene un precio diferente y sirve para una cosa diferente.

Por ejemplo, para que sepamos,

es muy diferente el plástico transparente de las bebidas gaseosas

del plástico de los recipientes del jabón de lavadora...

Tienen composición química diferente y sirven para diferentes cosas.

Nosotros al ciudadano no le tenemos que marear

diciendo que separe muchas cosas. Pocas y ya nos encargamos nosotros

de separarlas para comercializarlas.

Prioridad número uno:

obtener materiales reciclables de la basura.

Esa es, digamos, la esencia de la clasificación de los residuos.

Estas latas, una vez separado y montado eso,

¿hay empresas que hacen algo con ellas?

Hay muchas que nos compran el tipo de material que quieran.

Nosotros ahora estamos viendo algo que ya hemos procesado,

latas de aluminio,

y estamos esperando que venga el comprador

para llevárselo en un camión. Y ellos hacen lo que quieren.

Luego procesan las latas, por ejemplo,

y lo convierten en láminas de aluminio que vuelven a vender

para hacer nuevos envases u otras cosas de aluminio.

Del contenedor de orgánica sacamos compost.

Se vende para agricultura. ¡Qué interesante! ¡Vamos a pasear!

En este centro es habitual observar un continuo movimiento de camiones

que llegan con la totalidad de la basura que se genera en Madrid.

Pero no toda puede ser reutilizada.

Hay desechos que siguen amontonándose en espacios así,

los famosos vertederos.

Ahora estamos viendo el vertedero.

Es la parte donde todo lo que no se ha podido utilizar se tira.

Pues una parte sí y otra no. Los que tienen energía para darnos

los mandamos a la incineradora y los que no, al vertedero.

Pero incluso que no nos sirve todavía nos da energía.

¿Qué pasa en el vertedero cuando se va llenando?

Lo tapamos, lo sellamos y hacemos una montaña de residuos.

Eso es lo que al final,

cuando llegue al punto máximo que hemos proyectado,

lo cubrimos con unos materiales aislantes

y dejamos encerrado el biogás y empezamos a extraerlo.

Y con esa energía estamos abasteciendo la ciudad de Madrid

en el 2,6 % de su demanda. Todos los residuos de Madrid,

tanto los que reciclamos como los que no,

al final les sacamos mucho provecho. Ya veo, ya veo...

¿Cuántas familias se podrían iluminar, sus casas,

con lo que generamos aquí? 60 000 viviendas.

Es una cantidad muy importante. 60 000 de la basura.

Toda la energía que producimos aquí, todos los kilovatios...

que generamos en todo el parque... con ellos podríamos iluminar

todo el alumbrado de Madrid 2 años. Solamente con esto.

Si antes los desechos, prácticamente no tenían otro destino

que los vertederos, sorprende ver cómo ahora

se aprovechan con fines diferentes.

Pero lo que no me había imaginado es que la basura se ha convertido

en un auténtico negocio.

Todo es empresarial, por decirlo de alguna manera.

Esto que hemos generado basura se reconvierte y vuelve a producir.

Genera un dinero, un ingreso y además produce en otro lado.

Es una actividad económica muy valiosa.

De la venta de combustible, de la venta de energía eléctrica,

de la venta de materiales estamos consiguiendo el 38 %

de lo que nos cuesta todo el tratamiento de residuos.

Qué bueno. Una buen cifra. Una cifra importante.

¿Y cuántos millones de kilos..., de toneladas, de basura recolectáis?

Estamos en 1 200 000 toneladas al año,

pero la basura es muy sensible a lo que está pasando en la economía.

Se reduce el consumo, se reduce el residuo.

En los 6 últimos años se ha generado un 20 % menos de residuo

en toda la ciudad de Madrid.

Ha sido un placer compartir el día y lo que nos has enseñado,

pero nunca me imaginé que la basura diera para tanto.

Ha sido un placer. Gracias por todo. Un placer.

Vamos allá.

Esta actividad, como todas las que hemos visto desde el aire,

cumplen con el mismo objetivo, renovarse o morir.

Adaptación, transformación y supervivencia

son algunos de los rasgos

que nos definen en nuestra forma de trabajar.

Hemos conseguido que una parte de los desechos que generamos

no se queden solo en los vertederos y puedan ser reutilizados.

Traspasamos a la familia los valores de la pasión

por un trabajo en cadena.

Inventamos nuevas formas de producir prendas

y utilizamos los recursos que nos rodean de una forma diferente.

En definitiva, somos lo que hacemos.

(Música)

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Somos lo que hacemos

España a ras de cielo - Somos lo que hacemos

31 ago 2015

Es un programa en el cual se realizará un viaje a lo largo de nuestro pais. Por lo que somos hoy en dia y por lo que fuimos.

 

ver más sobre "España a ras de cielo - Somos lo que hacemos" ver menos sobre "España a ras de cielo - Somos lo que hacemos"
Clips

Los últimos 80 programas de España a ras de cielo

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios