www.rtve.es /pages/rtve-player-app/2.17.1/js/
5437724
Para todos los públicos En portada - Vi(5G)ilados - ver ahora
Transcripción completa

(Alarma)

(ALTAVOZ) "Hoy es 10 de julio de 2019."

"No tienes ninguna cita en la agenda."

"Que pases un buen día."

(Claxon)

(Barullo)

(Música)

(Cuenta atrás en inglés)

(Emisoras en inglés)

"Mire su teléfono.

No importa el modelo.

Cualquiera es más potente

que el ordenador que llevó al Apolo 11 a la Luna.

Vuelva a mirarlo.

Un sofisticado ordenador, pero casi un juguete

comparado con un supercomputador como este,

el Mare Nostrum, uno de los más potentes y rápidos del mundo."

Los supercomputadores son los computadores más rápidos,

hacen que muchos procesadores puedan colaborar entre ellos.

El Mare Nostrum

es un punto de encuentro entre las ideas y la realidad.

Solo un porcentaje de la gente que investiga necesito esto,

pero el tipo de problemas que resuelven

están en la frontera de la ciencia.

"Astrofísica, biomedicina, genética, energía,

prospección petrolera, campos eólicos, ingeniería...

Proyectos punteros que precisan complejos cálculos

y tratar gran cantidad de datos,

para cuyo análisis se utiliza la Inteligencia Artificial

y el gran productor de datos es el Internet de las cosas,

que se reforzará con el 5G."

Es fundamental que esta tecnología venga,

porque va a aumentar la conectividad.

Aumentar la conectividad, si lo utilizamos bien,

quiere decir hacer las cosas mejor.

El mundo del 5G en el que estamos entrando

puede ser un mundo maravilloso

al ampliar nuestra capacidad de comunicar,

que es la esencia del ser humano.

Pero lo que realmente sea

depende de lo que hagamos con esa capacidad de comunicación.

Vamos a estar muchísimo más conectados,

más rápidamente, más fácilmente, no solo a otras personas,

sino a cualquier tipo de actividad, información, datos...

La aplicación más inmediata

es que potencia el llamado Internet de las cosas.

Permite conectar un número de dispositivos,

una densidad de dispositivos tremendamente alta

en cuanto al número de dispositivos por kilómetro cuadrado.

Estamos hablando de potencialmente cientos de miles.

Esas cosas pueden ser cualquier cosa, por supuesto,

pueden ser coches.

Ahora vamos a ver un caso de uso referente a la seguridad del 5G.

Vamos a ver mensajes que aparecerán

en el cuadro de instrumentos del piloto.

El primer mensaje que veremos será la detección de un peatón.

Yo no estoy viendo lo que sucede en la derecha,

pero de forma predictiva aparece un mensaje

de que hay un peatón cruzando en el paso de cebra.

Esto ha sido posible gracias a que hemos instalado

unas cámaras térmicas que detectan al peatón cruzando.

Estas cámaras están conectadas con la infraestructura de tráfico,

en este caso con los semáforos,

y los semáforos están conectados con la red de 5G.

Gracias a la red de 5G,

que también está conectada con el vehículo,

envía la información y yo veo el mensaje del peatón cruzando.

Giraré a la derecha y de forma predictiva

me dice que hay un ciclista que va a cruzar.

Una vez más de forma predictiva,

al estar la bicicleta conectada con el 5G

y el 5G estar conectado conmigo,

tengo ese aviso predictivo en el cuadro de instrumentos.

Nosotros necesitamos que la ciudad esté comunicada,

que los peatones estén comunicados con una infraestructura celular,

que las infraestructuras de la propia ciudad,

los semáforos, calles, etc.,

estén comunicados también mediante tecnología celular.

"La tecnología que ya hace posible una comunicación total

entre personas y cosas es el 5G, la quinta generación

del desarrollo gradual de la comunicación inalámbrica.

En la década de 1980,

el 1G desarrolla la telefonía móvil con un servicio de voz básico.

En los 90, el 2G, además de mejor cobertura y capacidad,

permite los mensajes de texto, los SMS.

Con el cambio de siglo, el 3G incorpora Internet.

En la década de 2010, el 4G, con mayor velocidad,

permite el acceso a las redes y a los vídeos de alta definición.

Y ahora, el 5G, con mayor velocidad, densidad,

y, sobre todo, latencia,

es el gran salto que impulsará el Internet de las cosas."

La velocidad es lo que puede tardar una película en descargarse.

No es lo mismo que tarde una hora, un minuto o un segundo.

La latencia es el tiempo de respuesta de la red.

Estamos hablando de Internet,

desde que tú solicitas algo a un servidor

hasta que el contenido vuelve,

ese tiempo, que es muy corto y se mide en milisegundos,

se llama latencia.

Podemos hacer una equivalencia, por ejemplo,

si nos acordamos de la película "Jurassic Park"

y vemos al tiranosaurio,

en algún momento mencionan que los reflejos

del sistema nervioso del tiranosaurio es primitivo.

El tiempo que pasa

entre que detecta algo el ojo del tiranosaurio,

se procesa a su cerebro

y se toma la decisión de levantar la zarpa es largo.

Podemos traducir latencia por rapidez de reflejos.

Otra cosa es que el tiranosaurio corra más o menos rápido,

esa es la velocidad realmente de descarga.

Otra cosa muy importante que trae el 5G

es una capacidad de transmisión de datos,

no solo velocidad,

sino en cuanto a cuántos usuarios simultáneos

puede servir el sistema

con esa prestación y velocidad.

Incluso en zonas muy masificadas,

por ejemplo, un estadio, un concierto,

la hora punta en cualquier sitio,

podemos proveer de capacidad suficiente

para que todo el mundo haga a la vez lo que quiera hacer.

Uno de los elementos clave que acompaña al despegue del 5G

son los adelantos en Inteligencia Artificial.

Por lo tanto, vehículos de logística autónomos

dentro de parques de logística, dentro de almacenes, fábricas,

van a ir dotándose cada vez más de inteligencia.

Yo estaría en mi caja.

Al conectarme, me llevaría al circuito de la fábrica,

e iría al sector donde se ha detectado el problema.

Esa luz verde nos indica que el robot ha recibido la orden,

es correcta y la va a ejecutar.

Con esto, lo que comprobamos y detectamos

es que el problema que posiblemente pudiera tener el brazo robótico

no es de "hardware", sería de "software",

que se podría,

directamente en la fábrica, o en remoto, reparar.

"El 5G ya está operativo

en muchos lugares de las grandes ciudades chinas,

donde esta tecnología sirve

para mejorar las aplicaciones de la Inteligencia Artificial,

como el reconocimiento facial

y la recogida y uso de datos biométricos."

"Empezamos nuestro viaje

en la moderna y tecnológica Shenzhen, en el sur de China.

¿Qué mejor sitio para ver

la apuesta continua por una ciudad inteligente,

un modelo de urbe más ecológica y donde comprobamos de cerca

qué es el Internet de las cosas y cómo lo cambiará el 5G?"

China ha querido ser pionera del 5G y ya ha desarrollado

espacios y plataformas de Inteligencia Artificial

al servicio de los ciudadanos

y en los que esperan aplicar esta nueva tecnología.

Aquí, donde nos encontramos, es un ejemplo de ello.

Unos supermercados

que han revolucionado la forma de hacer la compra

y que pertenecen a los dos gigantes chinos del comercio "online".

"Son los de las plataformas JD.com y Alibaba,

que tendrán, por ejemplo,

más rapidez en estos paneles de información del producto.

Pantallas inteligentes que nos hablan del origen,

composición de la fruta e, incluso,

si es apta o no para personas con determinadas patologías.

Nos informamos así de la procedencia de este pez,

que, por cierto, es chino,

y vemos las bolsas de los pedidos por Internet,

que van por estos raíles en el techo

hasta el almacén de reparto.

Y ya terminada la compra..."

Vamos a pagar con la cara, como suena.

Hemos venido otras veces,

así que ya tienen nuestros datos biométricos

asociados a nuestra cuenta bancaria.

Seguimos todo el proceso.

Recogemos el ticket, y compra pagada.

Apto para los olvidadizos de la cartera.

"Del 5G se beneficiarán aquí también,

este centro de control,

donde hacen el seguimiento de los drones

que llevan pedidos hasta sitios remotos de China.

Una forma de reparto que todavía está en pruebas,

pero que ya llega para quedarse."

Paramos a comer.

En Pekín encontramos este sitio especial

y veréis por qué.

Aúna modernidad y tradición.

Se toma el típico "hot pot", pero son estos brazos hidráulicos

quienes sirven los ingredientes y más cosas.

"Son robots los que nos lo acercan,

programados en su cerebro artificiales

con el plano del restaurante, les marcan la mesa

a la que tienen que llevar la comanda y así nos llega.

Rapidez, agilidad... Un Internet más avanzado

para acceder al conocimiento, al ocio,

a mejorar nuestra calidad de vida..."

Pero quizá también a ser más vulnerables.

Nuestros datos más al descubierto

y a merced de grandes empresas o de gobiernos,

con los riesgos que eso entraña.

Vivimos en un mundo de vigilancia total

y de total falta de privacidad.

Cuanto más amplio es el acceso a una red,

más gente está en la red y más gente dice todo en la red

y hace todo en la red,

y, por tanto, más datos para que los que quieran apropiarse

de los datos y de nuestra privacidad lo puedan hacer.

Nosotros llevamos móviles en el bolsillo,

que los compramos nosotros con nuestro dinero.

Son dispositivos

que tienen una cámara por delante y una por detrás,

y una media de 14 sensores, un micrófono,

tres sistemas de geoposicionamiento distintos

y un montón de aplicaciones

que nosotros mismos nos encargamos de instalar

a las que les damos permiso

para que usen todos esos elementos del teléfono.

Son aplicaciones cuyo modelo de negocio es ofrecerte algo gratis

para extraer datos de ti, dónde estás, con quién estás,

quién hay a tu alrededor, de dónde vienes, a dónde vas,

en qué escaparate te paras, en qué restaurante entras...

A mí me parece mucho más preocupante

el problema de los móviles en combinación

con todo el entramado de reconocimiento facial

que se desarrolla en este momento.

"Bienvenido.

Permite que te recomiende algunos servicios y actividades."

Tenemos montada una demo que representa un espejo

que estaría en la recepción de un hotel.

Reconocería a los huéspedes que se aproximen a la cámara.

Ese espejo está enrolado con un ordenador con unas funciones

y te hace reconocimiento facial.

Son empresas que se dedican, fundamentalmente,

a la extracción de datos, una extracción masiva de datos

a través de plataformas con servicios gratuitos,

como, por ejemplo, Facebook.

Cuando Edward Snowden

facilita los documentos del proyecto Prisma, en 2013,

vemos que estábamos muy preocupados por el control gubernamental,

tanto que dejamos que las empresas empezaran a vigilar y controlar

y lo que vimos es que están conectados,

porque las mismas empresas que te vigilan,

Facebook, Google, Microsoft, Apple...,

colaboran con el gobierno para vigilarte.

Muchas preguntas sobre nuestra privacidad

nos las hemos hecho por primera vez aquí, en EE.UU.

Hace seis años, con Edward Snowden descubrimos que el gobierno

vigilaba nuestras comunicaciones en Internet

y ahora toda nuestra información va a viajar tan rápido

que yo podré estar en una calle cualquiera

y que alguien vea mi holograma en tiempo real

aquí, en el Capitolio.

¿Y qué pasa con mi comportamiento?

¿Lo que compro, lo que me gusta, por dónde me muevo?

También hemos descubierto que cuando utilizo esto

alguien me está observando

y puede que utilice mis datos sin mi permiso.

"Uno de los grandes escándalos sobre privacidad

que han pasado por este congreso es el de Cambridge Analítica.

Una consultora accedió

a los datos de millones de usuarios de Facebook,

a sus amigos, sus 'me gusta', y los utilizó para diseñar

propaganda política personalizada

e influir en las elecciones a favor de Donald Trump.

Y todos esos usuarios no sabían nada, claro."

Facebook ha aceptado pagar

la mayor multa de la historia de este país por algo parecido,

5.000 millones de dólares.

Y sigue limpiando su reputación.

Ha anunciado que va a eliminar decenas de miles de aplicaciones.

Todos los gigantes de Internet están ahora mismo

bajo alguna investigación aquí.

El 5G supone una evolución a escala de una lógica

que está muy basada en el registro de datos de las personas.

El Internet de las cosas son cosas hablando de ti,

a tus espaldas, en tu propia casa, con servidores lejanos.

Es un concepto que está diseñado para extraer datos.

Es una lógica que está vinculada

a la industria de extracción de datos,

que ahora mismo domina el mercado de las comunicaciones.

Los datos son el valor.

¿Qué pasa con esos datos? ¿Por qué son tan importantes?

En Silicon Valley tenemos un dicho: "Si no pagas por un servicio

es que estás pagando con tus datos".

En principio, los datos se venden en agregado,

no se venden en individual,

pero qué casualidad que luego usted reciba

propuestas de objetos, de libros, de música, de gustos, de lo que sea

exactamente de más o menos

de lo que a usted se supone que le gusta.

Eso quiere decir que está individualizado también.

"Nos hemos convertido

en los colaboradores de nuestra propia vigilancia.

También porque cuando pensamos en ser vigilados,

cuando nos decimos a nosotros mismos:

'¿Y a mí quién me va a vigilar si yo no soy nadie importante,

ni tengo mucho dinero, ni tengo un nombre?'."

Estamos pensando en un tipo de vigilancia muy del siglo XX,

una vigilancia tipo Stasi.

Pero claro, esta es una vigilancia perpetua, permanente, ubicua

en la que nosotros no tenemos que hacer nada, salvo estar.

"Proponemos un juego de agudeza visual.

Estamos en una calle de Pekín y, sin movernos de un punto,

vamos a contar cuántas cámaras de videovigilancia hay.

Una, dos, tres, cuatro, cinco y seis.

Y eso que son solo

las que desde aquí alcanza nuestra vista,

pero así es China, la red más grande y sofisticada de control

a través de estos ojos electrónicos.

Se calcula que en todo el país hay más de 200 millones de cámaras,

y algunas dotadas de Inteligencia Artificial

y datos biométricos,

capaces de identificar a una persona entre miles

en tan solo unos segundos, conectadas con bases de datos

ven nuestra edad, sexo, estatura o etnia a la que pertenecemos.

En aras a la seguridad, que tanto promulga

el gobierno autoritario del Partido Comunista Chino,

las empresas innovan con esta tecnología.

Desde las gafas policiales para identificar a sospechosos

y buscados por las autoridades,

a sistemas con un mínimo margen de error

que ya puede poner nombre y apellidos

a una persona por su forma de caminar y moverse."

"Todo un Gran Hermano en el país donde han conseguido

que apenas exista debate sobre la privacidad,

a no ser como pasó recientemente

con la popular aplicación Zao para hacer vídeos 'fake'.

Fue el propio gobierno chino el que entonces inició la polémica,

pero quizá tan solo porque los datos de millones de usuarios

estaban en manos de esa empresa.

Preguntamos en la calle y parece que, al menos aparentemente,

a nadie molesta esta vigilancia."

"Pero esta especie de 'Black Mirror'

alerta a la comunidad internacional.

El gobierno dispone de todos los datos

y no solo los usa para perseguir a los delincuentes o criminales.

Las cámaras ayudan al sistema no democrático

a realizar su llamado crédito social ciudadano,

un control para captar

comportamientos incívicos de una persona

y castigarlos, por ejemplo, vetando su acceso a trenes o aviones

o a determinados ámbitos sociales.

En China hay otro matiz.

Se sospecha que con ellas controlan a disidentes al régimen

y a minorías étnicas, como la tibetana

o la musulmana uigur en la región semiautónoma de Sinkiang.

Sorprende que EE. UU. haya incluido en su lista negra

a las 28 empresas chinas más importantes de videovigilancia

por el tratamiento a estas minorías musulmanas,

han dicho desde Washington, aunque muchos expertos coinciden

en que este veto es tan solo

un paso más en la guerra comercial entre las dos potencias."

El periodismo es, claramente, uno de los grandes perdedores

de esta era de la información, que es paradójico, ¿no?

Porque uno diría que una tecnología que te permite llegar

a cualquier parte del mundo, en tiempo récord, con coste cero

debería ser buena para el periodismo

y, sin embargo, el problema es que en los últimos 15 años

hemos ido trabajando cada vez más para la red social.

Lo que quiere decir que nosotros competimos

en una plataforma publicitaria

con noticias que han sido generadas para ser virales

y sin que esas noticias sean castigadas por ser mentira.

Competimos con ficción

en una carrera en la que solo podemos perder.

"El 5G enfrenta al periodismo a nuevos retos.

Por un lado, la capacidad de manipulación es mayor,

ya que ni siquiera lo que vemos en nuestras pantallas

es necesariamente real.

Por otro, supone una revolución técnica

que facilitará y mejorará las conexiones.

El televisor quizás desaparezca,

pero seguiremos atentos a las pantallas."

¡Dentro!

(Sintonía)

Y en este momento, TVE

hace la primera conexión de televisión del mundo

solo con tecnología 5G.

Hablamos en directo con Carlos de la Morena.

TVE en la vanguardia de las nuevas tecnologías.

Esta es la primera conexión en directo...

Hemos tenido la oportunidad de poder hacer

una primera conexión en directo en 5G para un informativo.

Habrá un antes y un después en los próximos años

para poder hacer esto con más facilidad

y poder informar mejor y trabajar mejor.

"Desde casa, el trabajo, la escuela o al pie del escenario

podremos acceder a nuevos espacios y experiencias mediante el 5G.

Las realidades virtual y aumentada

no tardarán en formar parte de nuestra vida cotidiana

y, además, se perfilan como un prometedor negocio

que se estima que en pocos años

moverá más de 160.000 millones de euros,

de los que más de la mitad

corresponderán a las aplicaciones de ocio,

desde juegos a espectáculos en directo.

Festival de Cruïlla, en Barcelona.

Un nuevo escenario experimental

para mostrar cómo podemos ser más que meros espectadores.

Realidad virtual,

una imagen envolvente transmitida mediante 5G,

un nuevo espectáculo acaba de comenzar."

Lo que tenemos colocado ahora mismo en el escenario

es una cámara especial que está compuesta por seis cámaras

que apuntan hacia todos lados.

En lo que consiste este "software", que está directamente conectado

con la cámara del escenario,

tiene un algoritmo que procesa las seis cámaras juntas

para crear una imagen de 360 grados,

es decir, que tenemos una composición final de 360

y una imagen para cada ojo.

Lo que conseguimos con una imagen para cada ojo

es tener el efecto de profundidad y de inmersión.

Esta experiencia de usuario 3D es como si estuviera

donde está posicionada la cámara en el escenario,

viviendo lo mismo que están haciendo

el cantante, el guitarrista o donde esté puesta la cámara.

Bueno, marea un poco, la verdad. Es muy chulo, pero marea un poco,

porque ves todo el escenario y no sabes si moverte o no.

Pero está chulo, está chulo, guay.

"Vivimos en un nuevo mundo de hiperconexión, el ciberespacio.

Se calcula que ya hay más de 7.000 millones de dispositivos

conectados y se calcula que, en pocos años,

viviremos inmersos en una conexión casi total.

Por ello, un problema creciente,

en particular en el Internet de las cosas,

es la ciberseguridad."

En este mapa podemos ver como, a nivel mundial,

estamos recibiendo en tiempo real

ataques de todos los países del mundo, de forma internacional,

que están tratando de atacar nuestros dispositivos.

La seguridad 100 % no existe,

pero sí que podemos alcanzar altos grados de protección.

Estamos hablando de infraestructuras críticas,

estamos hablando de que puede haber vidas humanas en riesgo,

como puede ser el caso del coche conectado,

como puede ser cuando hablamos de dispositivos médicos

que tenga una persona en su propio cuerpo,

por tanto, en esos escenarios

no podemos correr ningún tipo de riesgo

y la seguridad tiene que estar totalmente asegurada.

"Ciberseguridad, imprescindible en lo local y también en lo global,

ya que el 5G es una tecnología estratégica.

Su desarrollo hasta ahora obliga a la cooperación,

ya que, de momento, nadie tiene

un dominio total ni de patentes, ni componentes.

Sin embargo, esto no ha evitado que EE. UU. y China

mantengan un pulso, una rivalidad

por asegurarse el dominio del nuevo ciberespacio."

Trump y las élites americanas en general,

las élites políticas, las empresarias

saben mucho más de esto, han tenido el mismo choque

que ocurrió, si usted recuerda la Historia,

en el año 57 cuando los rusos lanzaron el primer Sputnik,

el primer satélite al espacio y hubo un choque en América,

porque cómo es posible que estos burócratas tontos soviéticos

estén más avanzados que nosotros.

Pues esto es lo que psicológicamente ha estado pasando.

Sabemos que los chinos producen más barato,

que explotan a sus trabajadores, les pagan menos,

entonces producen más barato y por eso compiten,

pero tecnología más avanzada que nuestras empresas,

¿cómo es posible?

Seguro, están espiando. Espionaje industrial.

Pero falla algo en esta lógica.

¿Cómo pueden espiar de algo que todavía no existe en EE. UU.?

Hace tiempo que la Casa Blanca acusa a China de espionaje

y apunta directamente a Huawei, pionera en la tecnología 5G.

La primera vez

que muchos estadounidenses escucharon hablar de ella

probablemente fue en diciembre,

cuando arrestaron a la jefa financiera

e hija del fundador.

EE. UU. la acusa de violar las sanciones a Irán

y le pidió a Canadá su extradición.

Luego Donald Trump le asestó varios golpes a Huawei.

La vetó de las futuras redes 5G en este país

y la puso en una lista

que muchos llaman la lista de la pena de muerte

para que ya no pueda seguir haciendo negocios aquí,

ni comprar los chips para sus móviles

ni el sistema operativo de Google.

Trump también ha emprendido toda una ofensiva diplomática

para pedir a otros países

que no confíen a Huawei sus redes 5G

si no quieren que Pekín los espíe

y muchos se preguntan si esto es solo por seguridad nacional

o es también competencia económica,

una baza para negociar en plena guerra comercial.

¿Acaso teme EE. UU. perder

la carrera por el dominio tecnológico?

Porque aquí, solo algunas compañías en algunas ciudades

empiezan a habilitar redes 5G.

"Volvemos a la ciudad china de Shenzhen, concretamente,

al barrio periférico de Dongguan,

donde se encuentra la sede central de Huawei.

En su sala de exposiciones

encontramos una extensa muestra explicativa

de cómo el 5G estará presente en nuestras vidas.

Desde la ligera mochila

que llevará un reportero para hacer conexiones en directo,

al control de una ciudad.

Las previsiones que baraja la multinacional china

es que en 2023 el 5G de Huawei

tenga billones de usuarios en todo el mundo,

a pesar del veto de EE. UU.

Conscientes de estar inmersos en la guerra comercial

entre Washington y Pekín,

nos cuentan que han intensificado su investigación

en todos los pasos del proceso de conexión,

desde las antenas,

al desarrollo de su propio sistema operativo, el HarmonyOs,

que sustituye al Android de Google."

"Y parte de esta investigación se lleva a cabo

en este nuevo campus de I+D.

Solo se nos permite verlo por fuera.

No podemos entrar en los edificios

ni hacer entrevistas a los trabajadores

en este enorme espacio inspirado en varias ciudades europeas

y que ha sido el capricho del fundador de la compañía,

Ren Zhengfei,

el magnate chino que aseguró recientemente en una entrevista

que ya estaban trabajando en el 6G.

Pero como en toda guerra, aunque sea comercial,

hay ataques y contraataques.

Pekín respondió también a la detención en Canadá,

ordenada por EE. UU. de Meng Wanzhou,

la alta directiva e hija del fundador,

arrestando y privando de libertad en China

a dos ciudadanos canadienses acusándolos de espionaje.

Una nueva partida por el poder geoestratégico ha empezado."

"Como casi toda nueva tecnología, el 5G suscita recelos.

Uno de ellos es respecto

a sus posibles efectos nocivos para la salud."

No se saben los efectos sobre la salud

de los campos electromagnéticos

producidos por la multiplicidad de antenas 5G.

No digo que esto sea nocivo, digo que no se sabe hoy día.

Todos los operadores y toda la industria está sujeta

a una regulación internacional, en nuestro caso, europea,

que regula los límites

y luego cada estado miembro pone los suyos.

Por supuesto, todos los operadores, todas las tecnologías

y todos los organismos de estandarización

cumplen todas las normas

y no hay absolutamente nada por lo que preocuparse.

"Otro recelo es si el despliegue del 5G

ahondará la brecha social y económica

entre las zonas más urbanizadas y las poco pobladas."

La conexión es general, y será generalizada,

el problema es la calidad de la conexión.

Y no todo el mundo tiene ni tendrá 5G.

Ahí, los militares tendrán 5G, los buenos hospitales tendrán 5G,

la clínica pobre, que es a la que más falta le hace,

no va a tener 5G.

Obviamente, el 5G se desplegará primero

allí donde tenga sentido económico.

Estamos hablando de nivel de usuario

y para uso en un móvil en el centro de las ciudades.

Lo cierto es que la telefonía móvil es una de las tecnologías

que más ha hecho por conectar el mundo rural.

"Las zonas menos pobladas

podrían beneficiarse de la tecnología 5G,

incluso antes de su despliegue.

Por ejemplo, en caso de incendio, en una zona boscosa y aislada,

esta tecnología puede usarse para vigilar y controlar el fuego."

(Sirenas)

(Sirenas)

Un paciente tiene un accidente.

Imaginemos que tiene una lesión importante frontal

en el cerebro.

Pues se podrá llegar a un diagnóstico bastante preciso.

Tú mandas esa información,

pero no la mandas al Hospital Clínic,

la mandas a la nube, al mundo.

Entonces allí está el mejor especialista de cirugía frontal

en tal hospital, en tal sitio, que, además, tiene cama.

Todo esto reestructura el sistema sanitario.

"El acceso a la mejor medicina

también es otra brecha que puede salvarse con el 5G.

Así lo ha demostrado ya en varias pruebas,

como la realizada en el World Mobile de Barcelona

el equipo del doctor Antonio de Lacy,

uno de los pioneros en la aplicación médica

de esta tecnología.

Para ello han utilizado el Optimus,

el quirófano más vanguardista de su hospital,

el Clínic de Barcelona,

un centro público de referencia internacional."

Aquí viene gente de todo el mundo a aprender

una técnica determinada que se inventó hace diez años

en este hospital, que es una cirugía del cáncer de recto

de una forma que es un abordaje diferente.

Han venido más de mil cirujanos de todo el mundo

a aprender esta técnica.

Todos vienen aquí y lo que desearían

es que luego uno de nosotros fuese a su hospital a ayudarlos.

Eso es imposible.

Con lo cual, esto sí lo puedes hacer de forma remota.

Esto va a ser el primer paso.

"La conexión del 5G, tarde o temprano,

influirá en todos los aspectos de nuestras vidas

y podría acercar los mejores especialistas y tratamientos

a pacientes que, de otra manera, no podrían acceder a ellos."

Vamos a llegar a la etapa

de lo que llamamos el cirujano remoto,

y es la etapa de la comunicación entre la máquina y el cirujano.

Este robot interacciona y le da consejos

al cirujano que está aprendiendo, pero lo más increíble

es que cuando tú cambias este cirujano menos experto

y le pones aquí un cirujano superexperto,

la máquina aprende del cirujano.

"El 5G cambiará nuestras vidas.

Nos llevará a un mundo de conexiones múltiples

entre los seres humanos, entre las máquinas,

entre estas y nosotros."

Es una herramienta más, es un instrumento más,

y saldrán muchas aplicaciones, espero que sean buenas,

para hacer que la sociedad

resuelva sus problemas de manera mejor y sea más justa.

Es un sistema del que dependemos para prácticamente todo

y que, sin embargo, no podemos ver.

Si no ves el sistema, no sabes cómo opera,

no sabes qué objetivos cumple, no sabes a quién sirve.

"Un futuro que será el de las nuevas generaciones.

Nuevas tecnologías, nuevas aplicaciones,

nuevos retos y también nuevos problemas.

El desafío es

que la conexión total y permanente no nos domine ni esclavice."

¿Quiere decir que hay que bloquear el 5G? No.

Quiere decir que junto al 5G hay que aumentar

la conciencia y capacidad ciudadana de obligar a las instituciones

a protegernos contra la pérdida de privacidad

y contra la vigilancia inadecuada o ilegal.

  • A mi lista
  • A mis favoritos
  • Vi(5G)ilados

  • Compartir en Facebook Facebook
  • Compartir en Twitter Twitter

En portada - Vi(5G)ilados

07 nov 2019

En portada explora el mundo virtual que se avecina. La tecnología 5G cambiará nuestras vidas. Aún no está claro si será para bien. El 5G abre la puerta a una nueva revolución industrial, la del Internet de las Cosas, y a una conexión global.

ver más sobre "En portada - Vi(5G)ilados" ver menos sobre "En portada - Vi(5G)ilados"
Programas completos (323)

Los últimos 812 programas de En portada

  • Ver Miniaturas Ver Miniaturas
  • Ver Listado Ver Listado
Buscar por:
Por fechas
Por tipo
Todos los vídeos y audios

El administrador de la página ha decidido no mostrar los comentarios de este contenido en cumplimiento de las Normas de participación

comentarios.nopermitidos